Você está na página 1de 7

PARCIAL PSICOLOGIA DEL DESARROLLO: BLOQUE III

Alumna: Díaz Brenda Solange.

Carrera: Psicopedagogía.

Curso: Segundo.

INTRODUCCIÒN:
Características del pensamiento de un niño entre 4 a 5 años, explique las limitaciones y
posibilidades del sujeto para aprender en el nivel inicial, las nociones para la iniciación de
aprendizajes que favorezcan el ingreso al cálculo matemático.

Elegí esta pregunta ya que las características de los niños de cuatro o cinco años de edad
encuadran en el periodo pre operacional, el niño demuestra una mayor habilidad para
emplear símbolos -gestos, palabras, números e imágenes- con los cuales representar las
cosas reales del entorno. Ahora puede pensar y comportarse en formas que antes no eran
posibles, manipula la realidad mentalmente y ya no con los sentidos. Puede servirse de
palabras, preparar juegos, ideas, dibujos, los mecanismos de acomodación y asimilación
son realizados sobre esquemas representativos y no en prácticos, este periodo también
tiene varias limitaciones a pesar de la capacidad de representar con símbolos las cosas y
los acontecimientos.
Son varios los logros del desarrollo del sujeto psicológico que ocurren mientras transcurre
por el sistema educativo y en cierta manera, son las instituciones y el aprendizaje que se
logra en ellas las que constituyen la base fundamental para estas conquistas.

Marco teórico: - Modulo II: BLOQUEII (tramo pedagógico).

- Seis estudios de Psicologia (Piaget)


- Psicologia del niño.
- Desarrollo psicológico y educación (palacios, Marchessi y Colls)
- El niño entre cuatro y cinco años (Nuñez-Hernandez-Nuñez)
DESARROLLO:
Durante los 4-5 años de vida, el pensamiento del niño tiene determinadas características, en este
periodo este pensamiento es llamado representacional ,es un conjunto de conductas que implica
la evocación representativa de un objeto o de un acontecimiento ausente y que supone, en
consecuencia, la construcción o el empleo de significantes diferenciados. En el rango de esta edad
se pueden distinguir tres de esas conductas, de aparición casi simultánea.

Juego simbólico señala, indudablemente, el apogeo del juego infantil. Resulta indispensable a su
equilibrio afectivo e intelectual que pueda disponer de un sector de actividad cuya motivación no
sea la adaptación a lo real, sino, por el contrario, la asimilación de lo real al yo, sin coacciones ni
sanciones: tal es el juego, que transforma lo real, por asimilación más o menos pura, a las
necesidades del yo, mientras que la imitación (cuando constituye un fin en sí) es acomodación más
o menos pura a los modelos exteriores, y la inteligencia es equilibrio entre la asimilación y la
acomodación.

Además, el instrumento esencial de adaptación es el lenguaje, que no es inventado por el niño,


sino que le es transmitido en formas ya hechas, obligadas y de naturaleza colectiva. Es
indispensable para el niño que pueda disponer igualmente de un medio propio de expresión, o
sea, de un sistema de significantes construidos por él y adaptables a sus deseos: tal es el sistema
de los símbolos propios del juego simbólico, tal es el juego simbólico, que no es sólo asimilación de
lo real al yo, como el juego en general, sino asimilación asegurada (lo que la refuerza) por un
lenguaje simbólico construido por el yo y modificable a la medida de las necesidades.

El niño emplea el juego como medio para el aprendizaje.

El lenguaje, Según Piaget, el desarrollo del pensamiento representacional permite al niño adquirir
el lenguaje. Los años preescolares son un periodo de desarrollo acelerado del lenguaje: la mayoría
de los niños pronuncian sus primeras palabras hacia el segundo año y van aumentando su
vocabulario.

Cuando el niño comienza a hablar, utiliza palabras referentes a actividades y a eventos, lo mismo
que a sus deseos actuales. Durante el periodo pre operacional empieza a emplearlas en forma
verdaderamente representacional. En vez de centrarse exclusivamente en las actividades del
momento o en sus deseos inmediatos, comienza a usarlas para representar objetos ausentes y
acontecimientos pasados. Dicho de otra manera, las usa para referirse a eventos que no
experimenta de modo directo.

Se sostiene que los niños de esta edad ya han adquirido las principales reglas gramaticales de su
lengua materna. El neurodesarrollista Luis López, manifiesta que el lenguaje está prácticamente
estructurado desde el punto de vista sintáctico y morfológico, aunque la combinación que el niño
hace es relativamente escasa, porque utiliza oraciones de tres o cuatro palabras.

Imágenes mentales, Durante la etapa pre operacional, el niño comienza a representarse el mundo
a través de Pinturas o imágenes mentales, lo cual ha hecho que algunos expertos califiquen de
"lenguaje silencioso" el arte infantil. Hacia los 4 o 5 años dibuja animales, personas, personajes de
caricatura y otros objetos. Las figuras pueden representar objetos reales del entorno o personajes
de la fantasía que han visto o de los cuales han oído hablar. Es gracias al lenguaje y a su continuo
desarrollo que el niño adquiere más capacidades privadas o socializadas.

Entre los cuatro y cinco años los niños son sumamente imaginativos, tienen gran facilidad para
crear, para convertirse en cualquier cosa, todavía su fantasía es muy fuerte.

Ahora bien, el sujeto para aprender en el nivel inicial tiene posibilidades y limitaciones.

Las incapacidades del niño a esta edad son:

-El niño es dominado por los aspectos perceptivos de los objetos, no puede realizar inferencias a
partir de propiedades que no observa directamente

- Descentración : el niño se focaliza en un solo aspecto de la situación o un solo punto de vista el


propio no puede centrarse en otras dimensiones diferentes

-No relaciona los estados iniciales y finales de un proceso, ignora las transformaciones dinámicas
intermedias

-El pensamiento es Irreversible, no puede rehacer mentalmente el proceso seguido hasta volver al
inicio.

-Razonamiento transductivo, hace conexiones asociativas inmediatas, razona de lo particular a lo


particular.

- El egocentrismo las relaciones causa-efecto están centradas en su propia actividad.

-Pensamiento animista, cree que los objetos inanimados están vivos y dotados de intenciones
deseos sentimientos y pensamientos.

- El fenomenismo que implica establecer un lazo causal entre fenómenos que se dan próximos
(pensar que las ganas de dormir bastan para que llegue la noche).

-El finalismo hay una causa para todo (las nubes se desplazan para que llueva en otros sitios).

-El artificialismo creer que las cosas han sido construidas artificialmente por el hombre o por un
ser supremo.

En todos estos casos se observa una incapacidad para diferenciar el mundo interior del exterior.

El egocentrismo también se manifiestan en lenguaje infantil y Piaget lo consideraba subordinado


al pensamiento. Para Piaget el lenguaje egocéntrico tiene como única finalidad estimular el propio
pensamiento y precede al lenguaje socializado cuya misión es comunicativa; aquí se enfrenta con
la posición de Vygotsky que no niega la existencia de un lenguaje egocéntrico pero lo considera
posterior al lenguaje socializado que desde el comienzo es el que conecta al niño con el mundo
que lo rodea.

Las posibilidades que el niño tiene de aprender a esta edad son:

A nivel organismo cuerpo:

Desarrollo constitucionales complejizados.

Papel del equilibrio y su relación con la imagen inconsciente del cuerpo.

A nivel estructura simbólica

Registro del otro como sujeto deseante: el niño tiene que darse cuente que además de él existen
otros que también tienen inquietudes, expectativas y deseos.

Es uno de los logros más costosos para el sujeto, porque debe renunciar a la idea del niño
pequeño que todo gira en torno a él y que es una fuente inagotable de fenómenos en el mundo.
Reconocer que existen otros resulta fundamental para aprender, porque estos otros son los
docentes, compañeros, familia con los cuales y de los cuales el niño va a aprender porque le
prestan sus herramientas.

Registro de la carencia: se trata de la toma de conciencia de que algo le falta y necesita. Reconocer
que no sabe, que desconoce algo posibilita aprender, ya que el aprendizaje surge de la necesidad.

La mayor dificultad para este registro es cuando se detecta que algo le falta y se angustia y
despierta ansiedades como miedo a la perdida (lo que posee el sujeto no le alcanza para aprender
y teme que con la intervención de otros que lo ayudan, puede perder lo poco que tenía) y miedo
al ataque(temor a sentirse invadido por lo que piensan otros y por tanto piensa que quieren
destruir lo que el posee).

Posibilidad de simbolizar, sublimar: Los símbolos nos permiten representar las cosas, ideas,
sentimientos y deseos. La palabra, el lenguaje es el ejemplo más acabado de este mundo
simbólico, está conquista es básica para aprehender en el mundo. Por eso se trata de símbolos
acordados por otros, que el niño deberá adoptar y por tanto renunciar a los propios.

Aquí tiene un rol la institución educativa, donde, con más fuera, se le impone al niño los símbolos
creados por la cultura que le permitirán acceder a la norma y es esta la función primordial de la
escolarización.

Valoración de los productos: se vuelven productores de sus ideas y acciones. Estas producciones
dan resultados que son evaluados por otros. En la medida que los otros los vean como
productores y lo valoren, ellos se valoraran a ellos mismo y afirmaran su personalidad.

La forma en que estas producciones de los niños sean recibidas por los docentes influenciara en la
posibilidad de valorarse a sí mismo. La mirada del otro nos constituye como sujetos humanos.
Formación del yo y superyo: Permite el funcionamiento del aparato psíquico quien es el
responsable de establecer, desde lo emocional, las relaciones con el mundo y con nosotros
mismos.

El yo permite el juicio crítico, el procesamiento del pensamiento, el contacto con la realidad entre
otros.

El superyo permite el reconocimiento y aceptación de la norma.

Significar la agresión: Dar un sentido, un significado a la agresión en servicio al aprendizaje y la


producción. No se refiere a la defensa para oponerse a aprender, sino al hacerlo para evitar qué
otros ataquen durante el proceso, en donde con sus desconocimientos el niño queda indefenso
frente al otro.

Significar el conocimiento: darle sentido al aprender.

Algunas veces los sujetos muestran actitudes de desvalorización del conocimiento. La institución
educativa debe remontar estas sensaciones o las experiencias ligadas al conocimiento que trae el
estudiante para que esté en condiciones de aprender significativamente.

A nivel estructura lógica:

El niño con edad entre cuatro y cinco años está en un período de transición entre el estadio de
pensamiento pre conceptual y el estadio de pensamiento intuitivo, para el cual se habla de las
siguientes características:

• La formación de conceptos se da a partir de experiencias con material concreto: el niño


construye los conceptos primarios partiendo de la relación que establece con experiencias
concretas basándose en la acción y apoyándose en la percepción. Los primeros conceptos
cuantitativos los elabora mediante parejas de contraste: más-menos, muchos-pocos, grande
pequeño, alto-bajo, entre otros.

• Pensamiento irreversible: a pesar de que la intuición es una acción interiorizada, no es


reversible, ya que en el plano de la representación es más difícil invertir las acciones, además la
reversibilidad

• Falta de conservación: el niño, en este período, aún no puede comprender que la cantidad,
continúa o discreta, se conserva a pesar de las modificaciones en las configuraciones espaciales.

• Primacía de la percepción: el esquema intuitivo permite hacer comparaciones entre cantidades,


y establecer criterios de equivalencia o diferencia. Sin embargo, estas comparaciones son
perceptivas, es decir, dependen de la correspondencia óptica, pues en el momento en que se
altera la configuración espacial, desaparece la equivalencia, por lo que aplica una comparación
perceptiva del espacio ocupado. El niño dice, por ejemplo, al variarle la presentación de una bola
de plastilina por una figura alargada: “hay más porque es más largo”.
• Paso de una centración simple a dos centraciones sucesivas: por ejemplo, corrige o sustituye la
centración sobre la altura: “hay más porque es más alto” por una descentración sobre la amplitud:
“hay menos porque es más delgado”, pero todavía considera ambas relaciones alternativamente y
no al mismo tiempo.

Por ultimo voy a explicar las nociones para la iniciación de aprendizajes que favorezcan el ingreso
al cálculo matemático.

Sabemos que este conocimiento lógico matemático posibilita diferenciar, comparar, ordenar,
agrupar, etc. Esto nos permite un conocimiento más específico y completo acerca del objeto, pues
ya no digo solamente que es pesado, brillante, sino que puede decir que tan brillante o pesado es
respecto a otro objeto.

Esta etapa corresponde al nivel de las representaciones, que se caracteriza por la manipulación,
construcción y organización de los objetos del mundo real, por medio de la interacción directa, por
eso para poder construir el conocimiento lógico matemático previamente se debe construir el
conocimiento físico, donde predomina la observación de los elementos y de los conceptos previos
para poder afirmar que algo es duro, blanco, pesado; nos posibilita una aproximación de
conceptos, ideas, sobre el objeto de conocimiento para luego comparar, agrupar dependiendo sus
características.

Estas operaciones y acciones qué acompañan el conocimiento lógico son básicas para responder a
los requerimientos de la escolarización en forma permanente.

CONCLUSIONES:

El niño con edad entre cuatro y cinco años está en un periodo de transición en lo que respecta a su
desarrollo; ha dejado de ser un “bebé” pero todavía no es un niño “grande”, es por esta razón que
requiere una atención y un trato particular, procurando sobretodo fortalecer su autoestima, la
seguridad en sí mismo y la posibilidad de establecer relaciones tanto con sus iguales como con los
adultos que le rodean.

Las experiencias preescolares y el acceso, más adelante, a la escuela implican nuevas experiencias,
nuevas exigencias y nuevos modelos que el niño observa e imita activamente en frecuentes
juegos de adaptación de roles.

Son esos años de especialización perceptiva y motriz y multiplicación de las destrezas motrices
finas. Se consolida la lateralización. El esquema corporal se integra y se estabiliza. La inteligencia
se encuentra en el subestadio intuitivo del estadio preoperatorio, desde el que tiene lugar un
acercamiento gradual a la lógica operatoria. En estos años se supera el egocentrismo cognitivo y
se consolidan los procesos de mediación simbólica y autorregulación de la actividad. Aumenta el
vocabulario como la experiencia directa o indirecta y el significado de las palabras se enriquece.
Bajo estas circunstancias toda experiencia educativa que se brinde a niños con estas edades debe
partir del conocimiento de sus características, para poder identificar sus necesidades e intereses
reales y propiciar un proceso educativo pertinente.

Muchas de las acciones, ideas, comportamientos y producciones en el aprender de los


estudiantes, son el resultado de conflictos en el desarrollo o de situaciones no resultas en el
periodo preoperatorio, por eso es necesario conocer la trayectoria de los niños en este periodo.