Você está na página 1de 6

16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial

Novedades La Nueva Medicina y sus 5 Leyes Biológicas Escuela de las Leyes Biológicas Pirámides Energéticas y Energía Piramidal Otros Temas

Artículos
Proyecto Wells
 

Lista de temas de los artículos en esta página:

1. Hipótesis sobre el rechazo a la verificación oficial de la Nueva Medicina.

1. Hipótesis sobre el rechazo a la 
verificación oficial de la Nueva Medicina.

Relacionada  con  la  Nueva  Medicina  hay  una  pregunta  que  todo  aquel  que  comienza  a  conocer  sus  propuestas  tan  revolucionarias  termina
haciéndose  y  que  vendría  a  ser  más  o  menos:  ¿por  qué  ha  fracasado  tan  estrepitosamente  a  la  hora  de  trasladar  a  la  sociedad  su  nuevo
planteamiento para luchar contra las enfermedades?

Siendo además la propuesta de esta Nueva Medicina tan fácil de entender, tan simple en sus planteamientos y tan inmediata de llevar a la práctica,
suele  ser  frecuente  que  cada  nueva  persona  que  conoce  esta  teoría,  creada  por  Ryke  Geer  Hamer  a  principios  de  los  años  ochenta  del  pasado
siglo,  no  llegue  a  explicarse  cómo  es  posible  que  habiéndose  curado  miles  de  personas  pueda  haber  sido  rechazada  sin  darle  opción  a  una
verificación oficial. ¡Qué extraño!, pensará quien comienza a conocer lo sucedido con Hamer y su Nueva Medicina.

Este médico, que en su momento gozaba de reconocimiento entre sus compañeros de profesión, presentó una tesis que, como hemos dicho, pudo
ser verificada sin demasiada dificultad, y el tribunal que la recibió, en lugar de proponer su verificación, le respondió que abjurase de dicha tesis o
que abandonase su trabajo clínico. Ciertamente el comportamiento de ese tribunal fue un tanto extraño.

A lo largo de las siguientes décadas la persecución que sufrió Hamer fue todavía más difícil de explicar si atendemos a lo que este hombre hizo
durante todo ese tiempo: pedir que se verificasen las 5 Leyes Biológicas.

¿Dónde está la lógica, la racionalidad, el simple sentido común, la demostración más básica de que como seres humanos trabajamos y luchamos
en beneficio de nuestra especie, si en lugar de recibir con gratitud y esperanza una Nueva Medicina que promete la curación de las enfermedades
nos dedicamos a encarcelar a su descubridor y a perseguir a quienes la practican?

Lo que más sorprende de la historia de la Nueva Medicina es que a lo largo de casi 30 años haya podido recibir ataques y descalificaciones de
tribunales  médicos,  tribunales  de  justicia,  medios  de  comunicación,  y  además,  esto  mismo  haya  sucedido  en  diferentes  países.  Digo  que  esto
sorprende  porque  si  usted  se  está  iniciando  en  la  teoría  de  esta  Nueva  Medicina,  es  posible  que  haya  empezado  a  tener,  cuando  menos,  la
intuición de que sus planteamientos muy probablemente sean acertados.

Aunque  nadie  está  a  salvo  de  padecer  injusticias,  esta  historia  queda  tan  fuera  de  lo  que  podríamos  esperar,  por  el  continuo  rechazo  y  acoso
padecido, que más bien sería acertado plantearnos si al margen de la medicina oficial, o de la Nueva Medicina, no deberíamos poner en claro qué
es lo que deseamos hacer con nuestra vida y con la de los demás. Si queremos conducirnos por un camino en el que buscamos la verdad o más
bien  estamos  dispuestos  a  pasar  por  encima  de  ella,  intentando  favorecer  determinados  intereses  cuya  única  verdad  se  demuestra  por  su
materialización contable.

Que  desde  posiciones  tan  distantes  como  las  de  jueces,  periodistas  o  médicos,  la  respuesta  haya  sido  tan  monocorde  ante  una  propuesta  de
curación  eficaz  de  las  enfermedades,  creo  que  despertará  en  casi  cualquiera  un  ligero  desasosiego,  por  lo  menos  en  cualquier  lector  libre  de
prejuicios o al menos si no es tan fácil estar libre de prejuicios,  sin nada en contra inicialmente de la Nueva Medicina.

Téngase  en  cuenta,  esto  no  lo  debería  de  olvidar,  que  desde  que  Hamer  ofreció  al  mundo  su  Nueva  Medicina,  en  ningún  momento  se  ha
demostrado científicamente que sea equivocada. Sin embargo, si que pudieron conseguirse verificaciones en los primeros años, que demostraban
que  sus  principios  se  cumplían.  Es  en  esta  posición  en  la  que  nos  planteamos  ¿qué  ha  sucedido  para  que  Hamer  y  su  Nueva  Medicina  hayan

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 1/6
16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial
padecido años de rechazo y persecución?

Las  que  podrá  leer  a  continuación  son  algunas  de  esas  explicaciones  que  se  han  intentado  dar  para  entender  cómo  ha  sido  posible  que  se  le
cortase  el  paso  a  la  Nueva  Medicina  durante  casi  treinta  años  a  una  fácil  y  rápida  verificación  de  sus  principios.  Nadie  está  hablando  de  una
verificación  que  obligatoriamente  demostrase  que  la  Nueva  Medicina  fuese  correcta,  sino  de  una  verificación  que  de  manera  científica  pudiera
determinar si Hamer estaba en lo cierto o se equivocaba. Veamos por lo tanto varias de esas hipótesis que acompañaré con algunos comentarios:

1. Hipótesis de la conspiración
Probablemente sea una de las primeras en las que cualquiera puede pensar y por lo general es la más (o casi única) mencionada en Internet. Esta
hipótesis propone que la Nueva Medicina ha sido rechazada a lo largo de todos estos años porque es contraria a los intereses de determinados
grupos económicos, en especial grandes empresas farmacéuticas, y a toda su área de influencia formada en su conjunto por el sistema sanitario.
Se supone por lo tanto que, de alguna manera, esas empresas han influido en todos los que, teniendo algo que decir con relación a la verificación
de la Nueva Medicina, se posicionaran en su contra.

Ya  sabemos  que  los  beneficios  de  las  grandes  empresas  farmacéuticas  son  desbordadamente  desproporcionados,  así  que  podríamos  también
aceptar como posible que estas empresas pudieran presionar a tribunales médicos o a cualquier institución que pudiera hablar en nombre de la
ciencia médica. Esto tampoco nos extrañaría demasiado, ya que es la rentabilidad económica la que determina qué merece ser investigado y qué
debe de caer en el olvido, dejando al margen consideraciones de segunda, o tercera, fila como el número de personas que se ven afectadas por las
enfermedades sobre las que se realiza algún tipo de investigación (piense por ejemplo en los millones de personas que sufren en el tercer mundo
enfermedades  cuya  curación  no  despierta  entusiasmo  desde  el  punto  de  vista  de  la  rentabilidad  económica).  Por  lo  tanto  si  es  el  capital  el  que
decide los pasos que si pueden darse en el terreno científico, también puede decidir qué debería de acallarse.

Sin embargo, sin necesidad de demostrar que este poder de influencia sea cierto, y exista de hecho, sí que podemos comprobar que no ha sido la
causa del rechazo de la verificación de la Nueva Medicina. Con esto que digo no estoy negando que en algún momento o en alguna medida, estas
empresas no hayan ejercido presión para que Hamer y sus descubrimientos iniciasen el camino del descrédito, sino que no es posible explicar la
persecución  sufrida  atendiendo  sólo  a  esta  tesis.  Podemos  dar  por  cierto  que  existan  personas  que  tal  vez  estén  a  sueldo  de  las  grandes
farmacéuticas y que como fieles trabajadores sean incapaces de ver más allá de lo que puede beneficiar a esas empresas que hacen posible su
vida, trabajo, familia con seguridad en su futuro...

También  podemos  admitir  que  muchas  otras  personas  entiendan  que  la  buena  marcha  de  su  trabajo­vida,  aunque  sea  indirectamente,  podría
depender de que las empresas farmacéuticas, y en general el sistema médico, pueda continuar por el camino actual sin que se introduzca ningún
tipo de crisis de principios ni planteamientos que hagan peligrar la actual forma de negocio.

También podríamos  aceptar  que cualquier tribunal de justicia se viese fácilmente manipulado en cuestiones médicas, ya que si tiene puesta su


total confianza en quienes de manera oficial pueden pronunciarse sobre lo que es la Medicina, no debería de parecernos tan extraño que Hamer
terminase hospedándose varias veces en la cárcel. De los medios de comunicación no nos vamos a extrañar de nada. Los periodistas son simples
trabajadores que trasladan a sus lectores lo que se espera leer cada día en unos medios "responsables" que no pueden dedicarse a apoyar tesis
de personas que han sido repudiadas por la oficialidad.

Por  lo  tanto,  en  apariencia  podemos  cerrar  un  círculo  iniciado  en  las  farmacéuticas  que  nos  conduciría  hasta  los  medios  de  comunicación,
pasando por las instituciones médicas, que podrían convertir en cierta la hipótesis de la conspiración. Sin embargo, a lo largo de estos casi 30
años  sí  que  ha  habido  médicos  que  han  apoyado  y  aceptado  como  ciertos  los  principios  de  la  Nueva  Medicina,  sí  que  ha  habido  medios  de
comunicación que ha publicado artículos en favor de Hamer, y hasta ha habido juicios favorables a la Nueva Medicina. Incluso, se ha obtenido la
verificación de la Nueva Medicina por parte de alguna Universidad. Esto ha sido posible porque realmente no existe un obstáculo real e insalvable
que hayan levantado las empresas farmacéuticas que impida que una persona pueda conocer y verificar, aunque sea de manera privada, la Nueva
Medicina.

En esas grandes empresas no existe un grupo de trabajadores que en todo momento estén manejando un listado de cientos de miles de médicos,
jueces, periodistas, para contactarlos cuando salta la alarma de que alguno de ellos está derribando esas barreras que le puedan permitir ver con
claridad que la Nueva Medicina es cierta. Hasta el momento ese tipo de control mental no es posible. Tanto en el caso de que creyésemos como
cierto que las empresas farmacéuticas ejercen una presión real, como dando por verdadero que esa precisión es auto ejercida por cada una de las
personas que tienen algún puesto de responsabilidad en el sector médico (hipótesis más factible que la que implícitamente necesita del control
mental de toda  una comunidad), nos deberíamos de dar cuenta de que cualquier grupo de disidentes podría desenmascarar todo este tinglado.
¡Pero no ha sido así!

Lo que ha sucedido es que muy pocos médicos han estado a favor de la Nueva Medicina, y la práctica totalidad ni se ha pronunciado (éste es el
grupo  que  más  nos  puede  interesar,  pues  muchos  médicos,  en  algún  momento,  conocieron  de  su  existencia  pero  siguieron  indiferentes  a  la
misma), siendo también una minoría los que la han rechazado. Entre estos últimos no se ha dado el caso de ninguno que haya declarado algún
tipo  de  presión.  Recuerde  que  estamos  tratando  exclusivamente  la  tesis  de  la  conspiración.  Se  lo  menciono  porque  esta  tesis  no  tiene  mucho
sentido en un panorama como el actual en el que el 99,9% de los médicos que en alguna ocasión han tenido conocimiento de la existencia de la
Nueva  Medicina  lo  que  han  hecho  es  ignorarla.  ¿Lo  han  hecho  porque  han  recibido  previamente  una  carta  de  las  empresas  farmacéuticas
advirtiéndoles al respecto? Yo diría que no.

El error de los que se suman a la tesis de la conspiración es que simplifican lo sucedido en exceso. Todo lo ven blanco o negro y, por lo tanto,
para ellos sólo existen los que están a favor y los que están en contra de la Nueva Medicina. Si el motivo último del rechazo fuese la conspiración
de  las  empresas  farmacéuticas,  entonces  habría  sido  bien  fácil  que  a  lo  largo  de  estos  30  años  hubiese  aparecido  un  heroico  desertor
denunciando las presiones recibidas. Pero en este sentido nadie se pronunció.

Como  ya  dije,  no  vamos  a  negar  que  en  algún  momento  esa  presión  haya  podido  existir,  pero  dar  por  cierta  una  trama  que  sería  mantenida  a
sabiendas  de  que  mueren  millones  de  personas  cada  año  que  en  caso  contrario,  con  la  Nueva  Medicina,  podrían  salvarse,  esto  sería  imposible
mantenerlo oculto, porque sólo haría falta la existencia de un hombre justo para hacer saltar por los aires toda esa corrupción.

En 30 años de historia de la Nueva Medicina ha sido más frecuente el desinterés que esa supuesta presión que, la verdad sea dicha, ni siquiera ha
sido necesario ejercerla (salvo casos concretos). La tesis de la conspiración es muy poco satisfactoria para explicar lo sucedido. Es demasiado
fácil encontrarle lagunas en las que carece de explicación válida, sin embargo puede servirnos de base para una ampliación que tal vez si pueda
ayudarnos a comprender mejor por qué se ha rechazado la Nueva Medicina.

2. Hipótesis de la responsabilidad ante la hecatombe o "el folio de Hamer"

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 2/6
16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial
Como hemos visto, la hipótesis de la conspiración no es válida para explicar completamente por qué se produjo el rechazo a la Nueva Medicina.
Resulta imposible creer que existiendo una desconexión casi total, en el sentido de que cada cual guardaba su independencia, entre medios de
comunicación, tribunales médicos o jueces, que podían además encontrarse en países diferentes, se diese una respuesta tan uniforme de rechazo.
Es bien cierto que en contadas ocasiones esa respuesta fue favorable, pero incluso en esos casos sólo había que dejar pasar el tiempo para que
desapareciesen de escena esas pocas personas que confirmaron la veracidad de lo propuesta por Hamer, y para encontrar de nuevo ese paisaje
público plano de opiniones siempre contrarias o indiferentes a la Nueva Medicina.

En ese trabajo nivelador del terreno siempre jugó un importante papel la prensa y la televisión, unos medios de comunicación, que salvo en aquel
"desliz"  cometido  por  el  programa  de  televisión  española  "Preguntas  y  respuestas",  siempre  han  demostrado  que  saben  comportarse  como
excelentes perros de presa. Desde las instituciones médicas o científicas se marca la presa a cazar con argumentos supuestamente basados en
equilibrados y sosegados razonamientos, y desde los periódicos se lanzan ataques sin medida ni lógica, pero fundamentados en las verdades ya
establecidas  desde  estamentos  superiores  que  ayudan  a  hacer  pasar  la  mentira  y  la  manipulación  como  la  muy  seria  y  respetable  opinión  de
periodistas que, si bien se toman la licencia de un tono más pasional, respetan siempre los dictámenes de los científicos. No quiero decir con esto
que ese sea el cometido de los medios de comunicación, pero si que es cierto que la selectiva y modelada información que nos presentan es una
manipulación muy poco afortunada de la realidad.

Pues bien, me llamaba la atención esa uniformidad en los ataques a la Nueva Medicina. Desde la presentación ante un tribunal médico de Tübingen
en el año 1981 de su tesis, que obtuvo la recomendación de abjurar de sus descubrimientos, hasta su marcha forzada a Noruega después de su
paso por una prisión francesa, todo aquel que se ha cruzado en el camino de Hamer y ha podido hacer uso del poder que le otorgaba su posición,
siempre  le  gratificó  con  una  mala  saña  impropia  de  lo  que  podría  esperar  alguien  que  encuentra  una  solución  para  sacar  nuestras  vidas  de  la
enfermedad  o  de  una  temprana  muerte.  Cualquiera  podría  pensar  que  vino  Hamer  a  ¡estropearnos  el  sufrimiento  y  las  tragedias  que,  antes  o
después, siempre coloca en nuestras vidas la enfermedad! ¡Vaya faena que nos hacía Hamer queriendo curarnos!

Como  decía,  no  me  parecía  justificado  con  la  hipótesis  de  la  conspiración  encontrar  a  personas  que  sin  necesidad  alguna  de  aleccionamiento
daban  una  respuesta  negativa  a  la  Nueva  Medicina.  Entre  los  que  despertaban  mis  dudas  se  encontraban  únicamente  los  integrantes  de  la
comunidad  médica  y  en  general  los  que  teniendo  el  método  científico  como  herramienta  de  trabajo  habían  tenido  conocimiento  de  la  Nueva
Medicina. Tanto los periodistas como los jueces, por muy mala prensa y muy desacertados juicios que hubiesen ofrecido, no creaban ningún tipo
de desajuste demasiado escandaloso respecto a lo que se esperaba de ellos, aunque la manipulación de la justicia, por simple decoro, no debería
de ser un asunto tan fácil.

Dejando a un lado a esos autómatas teledirigidos, los que si me desconcertaban por comportarse como una orquesta tan bien afinada eran los
científicos que debían de tener, cada uno de ellos, un trasfondo común de la suficiente fuerza y al mismo tiempo independiente de nacionalidades,
cultura o nivel de conocimientos, que surgiese del interior de cada una de esas personas y les condujese a rechazar con unanimidad esa Nueva
Medicina que proponía una nueva forma de curar a los enfermos. La propuesta de Hamer tenía la suficiente fuerza y entidad como para que no
fuese  nada  difícil  que  ese  reactivo  despertase  en  todos  los  que  tenían  que  dar  una  respuesta  a  la  Nueva  Medicina.  Para  intentar  encontrar  el
nombre del reactivo que ha estado presente en cada una de esas personas que conocieron por primera vez la Nueva Medicina, lo que tenemos que
hacer es ponernos en su lugar.

Imaginemos:  cada  año  se  publican  cientos  de  miles  de  páginas  con  nuevas  investigaciones  sobre  los  más  variados  temas  médicos  en  los  que
trabajan  decenas  de  miles  de  personas  que  intentan  aportar  un  poco  más  de  luz  en  la  lucha  contra  las  enfermedades.  En  mitad  de  todo  este
maremagnum  se  presentó  Hamer,  con  un  solo  folio  (esto  es  una  teatralización  y  simplificación,  pero  que  resulta  útil  para  comprender  qué
sucedió), donde aparecían sus leyes de la Nueva Medicina. ¿Qué pudieron pensar aquellos que tenían que dar una respuesta a la propuesta de
Hamer?  Que  el  mundo  tal  y  como  lo  conocían  dejaría  de  existir.  Si  la  Nueva  Medicina  encontraba  una  pequeña  vía  de  aceptación  y  de  manera
pública  se  reconocía  que  gracias  a  esas  leyes  se  podían  curar  las  enfermedades  que  quiebran  la  vida  de  tantas  personas,  entonces  la  que
podemos llamar medicina oficial desaparecería, y junto a ella toda la industria medico farmacéutica. Esto no podría ser calificado como crisis sino
como  hecatombe,  pues  sería  imposible  controlar  a  sanos  y  enfermos,  tanto  en  su  petición  de  asistencia  con  la  Nueva  Medicina,  como  en  su
rechazo a todo lo que hasta ese momento pudiera recordar a la oficialidad. Sucedería así, pues la Nueva Medicina parte de unos principios que
contradicen los que acepta la medicina oficial.

¿Qué podemos esperar de una medicina que nos dice que microorganismos causantes de la tuberculosis son en realidad nuestros aliados o que
muchos  cánceres  forman  parte  de  la  Fase  de  Curación  que  se  inscribe  en  una  respuesta  biológica  con  sentido,  de  tal  manera  que  dando  una
solución definitiva a los conflictos que desataron esa respuesta en nuestro cuerpo, la curación llega por sí sola?

Lo  que  podríamos  esperar  es  que  esa  nueva  medicina  arrasase  no  sólo  con  la  medicina  oficial,  sino  con  toda  una  concepción  del  mundo  que
venimos aceptando desde hace milenios, que eche abajo de la noche a la mañana las bases de nuestra civilización y que siembre la incertidumbre
ante la radicalidad de sus planteamientos completamente nuevos.

Ahora le pregunto a usted: ¿qué respuesta podían dar los médicos que tenían la responsabilidad de detener ese abismo que se escondía en ese
simple  folio  que  le  presentaba  Hamer?  Probablemente  en  la  respuesta  de  todos  esos  jurados  médicos  o  de  otros  miembros  de  la  comunidad
científica, se mezclaba la responsabilidad frente a una revolución devastadora con el sistema establecido, el miedo ante el propio futuro, y por lo
tanto, el egoísmo que prefiere mantener las propias ventajas antes que situarse ante la incertidumbre de lo que sería radicalmente desconocido.

Se  equivocan,  por  lo  tanto,  quienes  desde  una  candidez  demasiado  irresponsable,  y  nada  realista,  creen  que  poner  en  funcionamiento  una
medicina que garantice la curación de los enfermos justifica todo lo que tenga que suceder para que esto llegue a ser posible. Estas personas no
llegan a comprender que la medicina oficial es mucho más que una medicina, es una nueva forma de vida para millones de personas y por lo tanto
las curaciones puede que sean un objetivo secundario cuando de lo que se trata es de tomar decisiones respecto a la continuidad de ese sistema
que  hace  posible  que  tantas  familias  puedan  seguir  con  sus  proyectos  de  vida.  Esto  no  es  una  crítica  a  la  Nueva  Medicina,  sino  a  quienes  no
supieron o no entendieron, que más que una Nueva Medicina, lo que tenían que ofrecer era una transición posible y mínimamente traumática a esa
medicina.

También deberíamos de tener en cuenta en esta hipótesis del "folio de Hamer", que la enfermedad siempre ha situado a cualquier persona en una
posición de marginación en la sociedad. Los enfermos eran los que lastraban a los ejércitos en su avance, los que comprometían la buena marcha
de  las  empresas,  los  que  desestabilizaban  la  prosperidad  de  las  familias,  los  que  introducían  el  miedo  en  colegios  o  pueblos.  Si  bien  la
desaparición de los enfermos (por lo menos su reducción tanto en número como en gravedad) podría ser deseable, no lo sería tanto si fuese a
costa de poner en peligro el actual sistema económico. Sacrificar médicos por enfermos en esta búsqueda de la verdad no les debió de parecer
demasiado razonable a todos los que rechazaron la Nueva Medicina.

El  mundo  no  estaba  preparado  para  un  cambio  tan  radical,  ya  que  intentar  traer  un  poco  de  sentido  y  dignidad  a  nuestra  sociedad  habría  sido
insoportable  para  los  mismos  cimientos  de  nuestra  decadente  civilización.  De  hecho,  esto  se  puede  comprender  echando  mano  de  la  Nueva
Medicina, ya que gracias a ella sabemos que algunos procesos de curación pueden ser realmente fatídicos e indeseables. Podría parecer que esta
hipótesis  si  que  puede  dar  una  acertada  explicación  de  lo  sucedido  con  Hamer  y  su  medicina;  sin  embargo,  tampoco  es  muy  complicado
encontrarle fallos que demostrarían su incapacidad para dar una correcta respuesta.

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 3/6
16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial
De  hecho,  podríamos  rebatir  esta  hipótesis  con  cada  uno  de  sus  propios  argumentos.  Si  suponemos  que  el  egoísmo  y  la  búsqueda  del  interés
particular  pudo  conducir  al  sector  medico­farmacéutico  a  rechazar  la  Nueva  Medicina,  también  podríamos  dar  por  cierto  que  los  cazadores  de
nuevas oportunidades con las que hacerse ricos, y conseguir un futuro más próspero, podrían haberse lanzado sin compasión en defensa de una
medicina que tenía todo el terreno virgen por delante. No niego que esas empresas o profesionales habrían tenido una dura tarea que desarrollar,
pero todo lo que se hizo en este sentido fueron como pompas de jabón que desaparecieron tan discretamente como aparecieron.

Si  pretendemos  invocar  a  la  responsabilidad  ante  el  abismo,  damos  por  hecho  que  todo  aquel  que  llegó  a  conocer  la  Nueva  Medicina  se
encontraba en una posición acomodada y alejada por completo de cualquier tragedia generada por enfermedades. Sin embargo, cada año un buen
número de médicos se entregan a un trabajo desinteresado, desde el punto de vista económico, en países desfavorecidos en los que el abismo
aparece día a día en consultorios donde se atienden a multitud de enfermos que tendrían en la Nueva Medicina su mejor aliado.

En resumen, la hipótesis que he llamado "el folio de Hamer" consigue dar una explicación interesante y con cierta lógica de por qué se rechazó la
Nueva Medicina, pero pide una uniformidad en las respuestas contrarias que no llega a convencer del todo, pues sinceramente, vemos todo lo que
nos puede ofrecer la Nueva Medicina y no podemos aceptar que la miseria humana sea tan grande como para no haya podido formarse a lo largo
de estos años un grupo sólido que lograse hacer posible la verificación pública y oficial de esta medicina. Al igual que se han formado grupos de
médicos que han estado dispuestos a viajar por el mundo atendiendo a los más desfavorecidos, ¿por qué no podíamos esperar ese mismo olvido
del interés propio dando prioridad a la lucha contra el sufrimiento?

3. El mundo no posible de la Nueva Medicina
Como ya ha podido leer, tanto en el punto 1 como en el 2, nos encontramos con explicaciones que si bien pueden ser ciertas no permiten dar una
respuesta satisfactoria a la pregunta de por qué la Nueva Medicina ha sido rechazada de manera tan uniforme en diferentes países y por personas
que nada tenían en común.

Lo que estamos buscando es una identificación más precisa de ese reactivo común que hace actuar, como impulsados por un resorte, a jueces,
médicos,  políticos,  periodistas,  cada  vez  que  se  menciona  la  Nueva  Medicina  y  que  nos  demuestre  que  esa  respuesta  negativa  podía  darse  sin
precisar de una presión o aleccionamiento inicial, que tampoco precisaba de una supuesta responsabilidad ante el abismo que podía introducir
esta  Nueva  Medicina  y  además,  por  si  esto  fuese  poco,  necesitamos  de  una  respuesta  que  sea  compatible  con  la  actitud  de  quienes  se
convirtieron en  seguidores de la Nueva Medicina. 

Ese reactivo podría ser el siguiente: nadie ha creído que la Nueva Medicina pudiera construir un mundo posible.

Esto no lo han creído ni siquiera los seguidores de esta medicina, porque intentaron perpetuar el mismo modelo actual de una medicina que hace
negocio a costa del enfermo, en la que éste  todavía tiene que acudir a preguntar: ¿qué me sucede, doctor? Esto ha sido así porque el objetivo
principal de todo aquel médico que conoció la Nueva Medicina no fue dedicarse a darla a conocer a todos, sino a montar una consulta privada o
una clínica, donde atender a enfermos, pensaban en su propio futuro antes que en el de todos los que de ninguna manera podrían acceder a su
consulta o a sus conocimientos.

La Nueva Medicina es mucho más que una medicina, es el inicio de una nueva manera de concebir el mundo y de establecer relaciones entre los
seres humanos. Siendo así, ¿cómo se creía posible que su introducción en nuestra sociedad no necesitaría de más cambios que los que pudieran
afectar al sector medico­farmacéutico?

La  Nueva  Medicina  nos  enseña  que  entre  los  seres  vivos  lo  que  existe,  o  debe  de  existir,  es  colaboración  y  que  las  enfermedades  aparecen  en
multitud de ocasiones por el analfabeto entendimiento natural que tiene el hombre moderno de lo que es bueno o malo, y de un progreso contrario
a la naturaleza.

Tan sólo por ese principio de colaboración, la Nueva Medicina resulta inaceptable en una sociedad en la que la explotación del ser humano es un
derecho del que nadie está dispuesto a prescindir, ni médicos, ni jueces, ni periodistas, nadie que haya llegado a una posición en la que tenga algo
que defender estará dispuesto a perder sus privilegios, por muy contranaturales que sean y más aún cuando esos privilegios se han hecho pasar
por  algo  "natural"  que  todos  quieren  conquistar.  Además,  aquí  ya  nadie  se  plantea  qué  es  bueno  o  malo,  sino  cómo  podrá  alcanzar  el  mayor
beneficio.

La falta de escrúpulos o la antestesia de conciencia en el mercado laboral ante injusticias, se considera hoy día una actitud positiva y valiosa en
los  trabajadores.  Cualquier  trabajador  (médico,  juez,  ingeniero,  albañil,  químico,  panadero)  sabe  que  poner  al  descubierto  posibles  daños  que
cause su labor sólo contribuirá a su propia desdicha personal, de ahí que se les descargue de cualquier culpa por consecuencias negativas de su
trabajo, liberando al mismo tiempo su conciencia y creando seres que pueden sentirse inmaculados incluso cuando por su labor puedan sufrir o
pedecer multitud de personas.

Pues bien, imagine ahora con este planteamiento el rechazo que recibió la Nueva Medicina. Parece que ahora se puede entender algo mejor. El
panorama  es  el  siguiente:  nadie  tiene  culpa  de  nada.  Nadie  quiere  complicarse  con  cuestionamientos  que  no  son  de  su  incumbencia.  Aparece
Hamer  planteando  un  mundo  incompatible  con  el  actual  y  solicitando  que  de  nuevo  cada  persona  sea  dueña  de  su  vida  y  sea  por  lo  tanto
consciente del daño que puede causar, y de la verdadera naturaleza del bien y del mal que se ponen en juego en las relaciones interpersonales.

Ese  mundo  al  que  da  inicio  la  Nueva  Medicina  sencillamente  no  es  posible  lanzarlo  de  forma  abrupta  desde  el  mundo  actual,  porque  nuestra
decadencia se desintegraría en cuestión de semanas dando paso al caos. Por esto mismo lo que siempre he echado en falta en los seguidores de
la Nueva Medicina ha sido la elaboración de un plan sensato de transición hacia la nueva sociedad que se generaría, sin más remedio, al mismo
tiempo que comenzase a aplicarse esta Nueva Medicina.

4. Hipótesis de las fuentes de la vida
He dejado para el final la hipótesis que considero más interesante y que puede dar la explicación más completa y sencilla de lo sucedido con la
Nueva Medicina. No voy a negar que las otras tres hipótesis en su conjunto dan una buena respuesta a por qué se rechazó la medicina descubierta
por Hamer. Pero, sinceramente, me parece que para considerarlas como las hipótesis acertadas en todas las circunstancias no serían válidas.

En el rechazo a la Nueva Medicina siempre me sorprendió, como ya lo he mencionado, la uniformidad del sector médico y cómo han transcurrido
tres décadas en las que la teoría de esta medicina ha estado a disposición de cualquier persona, sin que ni una sola voz pública de la suficiente
relevancia se haya dejado oír, preguntando tan sólo por qué se le negó la oportunidad de demostrar su veracidad.

Probablemente, para muchos este rechazo (en especial para los que creen en la hipótesis de la conspiración) les descubrió a unos seres humanos
despiadados, dispuestos a todo con tal de conseguir su enriquecimiento personal. Para otros, que no comparten esa fácil división entre buenos y

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 4/6
16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial
malos, el rechazo les tuvo que causar la intranquilidad de no poder responder a la pregunta: ¿hacia dónde se dirige nuestra sociedad? Y, sobre
todo, les tuvo que sobrecoger que tantos seres humanos puedan ser sacrificados con el fin de mantener un sistema que hace posible la vida de
otros tantos.

Yo sabía que aquello que estuviese detrás de esa negativa a la verificación de la Nueva Medicina debía de ser casi instintivo. No podía imaginar a
tantos médicos y científicos que rechazaron la Nueva Medicina o no quisieron saber nada de ella, dilucidando qué sucedería con el mundo si le
daban  el  visto  bueno  a  esta  medicina.  De  hecho,  cuando  he  comentado  este  asunto  con  otras  personas  que  conocían  la  Nueva  Medicina,  casi
siempre era un tema sobre el que no habían reflexionado. Casi nadie se planteó cómo podría cambiar sus vidas la Nueva Medicina, al margen de
asuntos de salud y enfermedad. Entonces, ¿por qué tenía que suponer que esos médicos siempre fueron tan adelantados en temas sociales?¿De
verdad que imaginaron el mundo no posible de la Nueva Medicina?

Y aquí llegó mi respuesta:

Hemos estado tomando la vida como el gran valor incuestionable que todos colocamos en la cima de nuestra escala de valores. ¿Quiénes podían
tener dudas sobre ese valor sin el cual nada es posible? En principio, nadie. De hecho, yo tampoco tengo dudas al respecto. Sin embargo, con la
vida nos vemos obligados a hacer algo, y en cualquier caso de alguna manera tenemos que entender, valorar, enjuiciar, la vida propia y la de los
demás. Hay vidas que son mejores que otras. Hay momentos de la vida que nos deparan felicidad y otros desgracia, podemos estar a punto de
perderla o podemos dársela a nuestra descendencia. En definitiva, manejamos la vida al igual que podemos manejar lo que haremos un sábado
por la tarde o la conversación que tendremos con unos amigos o el helado que nos comeremos mientras paseamos, pues eso mismo es parte de
la vida.

Es, por lo tanto, imposible que podamos querer perder lo que somos. Es cierto que hay circunstancias que podemos llamar "especiales", en las
cuales alguien no soporta esa vida y decide ponerle fin o puede que con promesas de otros mundos y otras vidas se esté dispuesto a perder la
actual. Pero, imaginando a alguien centrado en su vida y desarrollando su potencial, ¿cómo podemos al mismo tiempo creer que puede desear
perderla? Pues bien, puede que desear perderla no sea la expresión acertada, pero que se muestren indiferentes ante la posibilidad de perderla es
una realidad en la vida de millones de personas.

Equivocadamente  creemos  que  esa  lucha  en  contra  de  la  propia  vida  es  un  imposible,  y  para  esto  imaginamos  a  alguien  ahogándose  y  sólo
podemos pensar en una persona que en esa situación hace todo lo posible para escapar de ese ahogo.

Imaginamos a alguien que sufre un infarto y pensamos en alguien con miedo porque cree que va a perder su vida. Imaginamos a alguien que viaja
en un avión que va a estrellarse y sólo podemos pensar en una persona que, desesperada, creerá que su vida llegó a su final. Pero lo anterior lo
único  que  nos  demuestra  es  que  en  situaciones  extremas,  donde  el  final  de  la  vida  se  nos  muestra  demasiado  cercano,  reaccionamos
instintivamente, como queriendo escapar de ese final.

A  diario,  sin  embargo,  se  nos  puede  presentar  el  final  de  nuestra  vida  de  manera  mucho  más  desapasionada,  menos  trágica  y  con  tonalidad
intrascendente.  Los  accidentes  en  el  hogar  son  un  buen  ejemplo  de  muertes  que  se  presentan  mientras  alguien  está  tostando  el  pan  y  queda
electrocutado  o  cuando  va  a  darse  un  baño  y  resbala  en  la  bañera  dándose  un  golpe  que  le  sesga  la  vida.  Esas  muertes  no  son  realmente
accidentes, porque al denominarlos así pretendemos hacer desaparecer cualquier responsabilidad en ellas. Pero la realidad, y he aquí el mensaje
contundente, es que muchísimas de esas muertes sí podrían evitarse. A lo que no estamos dispuestos es a crear entornos más seguros que al
mismo tiempo tendrían costes económicos mucho más elevados.

La vida también podemos perderla poco a poco, sin necesidad de que todo se decida en un momento fatídico. Aceptamos por lo tanto convivir con
herramientas  o  en  lugares  o  manteniendo  costumbres  que  nos  van  a  conducir  a  perder  la  vida,  y  a  pesar  de  esto  no  adoptamos  la  actitud
desesperada de quien se está ahogando o está sufriendo un infarto.

En la búsqueda de una conclusión final, necesito también que se entienda que la vida se identifica con lo que hace posible la vida. Vivir es desde
luego viajar (pero ya me dirá usted cómo podría ir a Brasil si no tuviese su actual trabajo); vivir también es disfrutar del amor de otra persona (pero
sin esa otra persona o sin su decisión para iniciar una relación, de poco amor podría disfrutar); vivir también es darse un estupendo baño en el
mar (pero no olvide que para hacer posible ese baño antes tuvo que aprender a nadar). Vivir por lo tanto puede que sea lo que nos sucede en la
vida, pero lo que hacemos en esa vida, y por lo tanto el mismo hecho de vivir, es sólo posible gracias a lo que permite y fomenta la vida.

La  vida  hoy  día  es  equivalente,  por  lo  menos  en  el  sentido  de  hacerla  posible  y  fomentarla,  al  desarrollo,  progreso  y  prosperidad  de  nuestra
civilización. Todo aquello que contribuya a mejorar esa prosperidad será tomado como fuente de nueva vida.

Lo  que  sucedió  con  el  rechazo  de  la  Nueva  Medicina  fue  que  nadie  estuvo  dispuesto  a  poner  en  peligro  lo  que  hacia  posible  la  vida  cuando  la
recompensa sería "tan sólo" salvar algunas o muchas vidas presentes. Lo que hace posible la vida (industrias, sistema económico, historia) no
nos habla de no expirar por cualesquiera enfermedades que podamos imaginar (que es lo que nos permite la Nueva Medicina), sino que lo que
hace posible la vida nos habla de todo lo que si podremos hacer en esa vida, y esa es su enorme fuerza. 

La vida en sí misma no es nada. Prometer que alguien no muera de un infarto no tiene mucha fuerza, porque ya hemos visto que la gente si puede
convivir  en  situaciones  que  demuestran  ser  límites  o  que  acabarán  con  su  vida  poco  a  poco,  pero  hasta  que  no  se  produce  la  tragedia  ni  se
alteran. Desde luego que nadie quiere morir, pero entre la promesa de no morir (por lo menos no hacerlo antes de tiempo) y la promesa de una
vida repleta de bienestar, muy pocas personas dudarán. Por esto, esos médicos que tuvieron en su mano permitir que la Nueva Medicina pudiera
ser verificada tampoco dudaron. Estos médicos sabían que la Nueva Medicina seguramente podría ser verificada, y probablemente hasta de una
manera sencilla. Pero no estaban dispuestos a ir en contra de la vida (de lo que hace posible la vida) puesto que la Nueva Medicina demostraba ser
tan radicalmente diferente a la medicina actual y sus planteamientos eran tan revolucionarios, que poner en marcha esa medicina habría supuesto
sin más remedio la llegada de la primera verdadera revolución de toda la historia de la Humanidad.

¿A  cuántas  personas  que  viven  pensando  en  sus  vacaciones  de  verano  y  en  comprarse  un  nuevo  apartamento  en  otra  ciudad  puede  imaginar
usted deseosas de que llegue una gran revolución? Yo a ninguna, ya sean médicos, periodistas, abogados,.

Puede ser cierto que estas personas intentasen defender la vida (las supuestas fuentes de vida) pero al rechazar la Nueva Medicina iniciaron un
camino  trágico.  Quienes  conocemos  la  Nueva  Medicina  sabemos  que  desde  hace  tres  décadas  se  están  cometiendo  asesinatos,  ya  no  se  les
puede llamar simplemente muertes en nombre de la prosperidad económica que ha sido identificada con la vida.

Hoy día la gente está muriendo para que otros puedan seguir teniendo nuevos coches, nuevas casas o nuevas vacaciones.

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 5/6
16/8/2016 Nueva Medicina Germanica Hamer Rechazo Verificacion Oficial

Temas Recomendados:

  Escuela de las Leyes Biológicas en Guadalajara Escuela Virtual de las Leyes Biológicas por Internet

  ¿Qué Hacer Ante un Diagnóstico Médico Grave? Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación

  Todo sobre los Dientes y la Mandíbula en la Boca La Verdad sobre el Temido Colesterol

Lo Más Visto en los Últimos 30 Días:
1 Todos los Órganos con Tejido del Ectodermo 4 Las Tablas del Dr. Hamer y la Nueva Medicina

2 Todos los Órganos con Tejido del Endodermo 5 Venta de Pirámides Energéticas Salud y Meditación

3 Libros Recomendados de Nueva Medicina (GRATIS) 6 Todos los Órganos con Tejido Mesodermo Antiguo

 
Visitas por Países Páginas Vistas por Países
en este Momento

Derrame Cerebral Motorcycle Taiwan 2017


neuroaidacv.com motorcycletaiwan.com.tw
El Unico Suplemento Natural que Ayuda Asia#1 Motorcycle Parts Expo in Apr.20-
las Funciones Neurológicas 23,2017. Booking Booths Now!

Posgrado en Docencia
Especialización Virtual. Aprovecha Hoy!

https://www.pasadofuturo.com/nmg­articulosproyectowells.htm 6/6