Você está na página 1de 43

UNIVERSIDAD PERUANA
CAYETANO HEREDIA

Facultad de Estomatología
Roberto Beltrán

“PROTECTORES BUCALES

EN ODONTOLOGÍA”

INVESTIGACIÓN BIBLIOGRÁFICA DEL PROCESO DE SUFICIENCIA


PROFESIONAL PARA OBTENER EL TÍTULO DE CIRUJANO DENTISTA

JUAN ALBERTO BLÁCIDO CERVANTES

LIMA-PERÚ

2011

 

MIEMBROS DEL JURADO

PRESIDENTE : Dra. Sandra Pastor Arenas

SECRETARIO : Dr. Edgar Quenta Silva

ASESOR : Dra. María Elena Díaz Pizán

FECHA DE

SUSTENTACIÓN: 08 de Marzo del 2011

CALIFICATIVO : APROBADO

 

DEDICATORIA

A mis padres Nelly Cervantes y Alberto Blácido, que nunca dejaron de brindarme su
apoyo en mi formación académica así como también mi abuelita Irene tienen mi
mayor agradecimiento, respeto y admiración.

A mis hermanos Jorge y Luis, por su constante apoyo, amistad y cariño que me
brindan todos los días.

 

AGRADECIMIENTOS

A la Dra. María Elena Díaz Pizán por su constante apoyo, exigencia y amistad
brindada para el logro de este objetivo.

 

RESUMEN
 

Los protectores bucales son dispositivos confeccionados con el objetivo de proteger


las estructuras orales ante cualquier impacto, amortiguando la fuerza recibida; ya sea,
anulándola por completo o disminuyendo su intensidad así las consecuencias en los
tejidos duros y blandos producen menos daño. Dentro de las características que deben
presentar están: espesor, retención, resilencia, confort y durabilidad.

En la actualidad los protectores bucales se clasifican en: a) prefabricados, los cuales no


cuentan con la retención necesaria y son incómodos para realizar las funciones de
fonación, respiración y deglución, b) termoadaptables, que tampoco cuentan con el
espesor adecuado ya que al calentarse y morderlos pierden el grosor necesario para
que cumplan su función, y los c) confeccionado a medida. Este último presenta como
ventajas: buena adaptación, retención, comodidad y el estar confeccionados con un
material estable; por lo tanto es considerado el más eficaz y el que brinda mayor
comodidad.

Los protectores bucales están indicados para personas que practican deportes de
contacto, para pacientes con antecedente de trauma dental, pacientes con tratamiento
ortodóntico y comportamiento autolesivo.

Palabras clave: Protector bucal, trauma dental, prevención de injurias, odontología


deportiva.

 

LISTA DE ABREVIATURAS

EVA Etileno de Acetato de Vinilo

ADA Asociación Dental Americana



 

LISTA DE TABLAS

Pág.

TABLA 1 Grado de protección que brinda un protector bucal 7


TABLA 2 Deportes con mayor riesgo de trauma dental 14
TABLA 3 Problemas que presentan al usar el protector bucal 28
 

 

 

ÍNDICE DE FIGURAS

Pág.

FIGURA 1 Conocimiento sobre protectores bucales de un grupo de 2


odontólogos.
FIGURA 2 Protectores bucales que los odontólogos indican a sus pacientes 3
FIGURA 3 Capas de un protector bucal 5

FIGURA 4 Protector bucal prefabricado o de stock 9


FIGURA 5 Protector bucal termoplástico con perforación 10
FIGURA 6 Protector bucal preformado 10
FIGURA 7 Protector bucal a medida 11
FIGURA 8 Protector fabricado con máquina al vacio 12
FIGURA 9 T4K (Trainer for Kids) 17
FIGURA 10 Profilaxis 19
FIGURA 11 Dientes con lesiones cariosas 19
FIGURA 12 Diferencias entre confección al vacio y a presión 20
FIGURA 13 Máquina al vacio 22
FIGURA 14 Compresor de aire Drufomat 22
FIGURA 15 Compresor de aire Erkopress 23
FIGURA 16 Compresor de aire Biostar 23
FIGURA 17 Limpieza con agua 24
FIGURA 18 Porta protector bucal 24
FIGURA 19 Deportista mordiendo su protector bucal 25
 

 

 

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Pág.

I. INTRODUCCIÓN 1

II. DEFINICIÓN 2

III. HISTORIA 4

IV. CARACTERÍSTICAS IDEALES DE LOS PROTECTORES 5

BUCALES

V. TIPOS DE PROTECTORES BUCALES 9

1. PREFABRICADOS 9

2. TERMOADAPTABLES 10

2.1. BUCALES TERMOADAPTABLES 10

2.2. TERMOPLÁSTICOS PREFORMADOS 10

3. HECHOS A MEDIDA 11

3.1. TERMOCONFORMADOS AL VACÍO 12

3.2. LAMINADO A PRESIÓN 12

VI. USO DE PROTECTORES BUCALES 14

1. PACIENTES QUE PRACTICAN DEPORTES DE CONTACTO 14

2. PACIENTES CON ANTECEDENTE DE TRAUMA DENTAL 15

3. PACIENTES EN TRATAMIENTO ORTODÓNTICO 16

4. PACIENTES CON COMPORTAMIENTO AUTOLESIVO 17

VII. CONFECCIÓN DE PROTECTORES BUCALES 19

1. IMPRESIÓN 20
10 
 

2. MATERIALES DE IMPRESIÓN 20

3. DISEÑO 21

4. TÉCNICA DE CONFECCIÓN 21

4.1 CONFECCION AL VACÍO 21

4.2 LAMINADO A PRESIÓN CALIENTE 22

VIII. INDICACIONES DE USO 24

IX. COLABORACIÓN Y ACEPTACION DE LOS PROTECTORES 26

BUCALES

X. CONCLUSIONES 30

XI. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 31


1
 

I. INTRODUCCIÓN

La incidencia de traumas dentales debido a caídas, deportes, accidentes


automovilísticos y la violencia presente en las calles ha crecido en las últimas décadas
siendo los afectados principalmente niños y adolescentes. Existen además ciertos
factores que aumentan el riesgo y gravedad de las lesiones traumáticas; como por
ejemplo la protrusión del maxilar o labio superior corto, pacientes con discapacidad
física o mental, etc (1).
Otra población de riesgo, independiente de las condiciones físicas particulares, son las
personas que practican deportes de diferentes grados de contacto.

La odontología no consiste solo en tratar el daño causado, sino fundamentalmente en


prevenir el daño. De allí que nuestra profesión tiene un rol muy importante, brindando
información necesaria a padres de familia, médicos, profesores, entrenadores,
deportistas acerca de cómo prevenir las injurias en la cavidad bucal (2).
Dispositivos fabricados para la protección de las estructuras de la boca como los
protectores bucales pueden reducir la incidencia y severidad de los traumas si son
usados principalmente dentro de las actividades recreacionales o deportivas.

En nuestro medio los odontólogos no tienen la formación necesaria en el campo de la


prevención de injurias bucales. Se desconoce acerca del uso, fabricación, indicaciones
y ventajas que brindan los protectores bucales.

Es por ello que una mayor preparación en este tema podría evitar muchas injurias con
daños físicos y psicológicos irreparables.

El propósito de esta revisión bibliográfica es brindar información acerca de las


funciones de los protectores bucales, conocer los materiales que lo hacen más eficaz
para así como también los problemas más comunes que los protectores bucales pueden
causar.
2
 
 

II. DEFINICIÓN

Los protectores bucales son barreras físicas de la boca los cuales nos brindan
protección y amortiguación ante cualquier lesión traumática ya sea anulándola por
completo o disminuyendo la repercusión que tenga en los tejidos duros y blandos,
siendo los dientes los principales dentro de estos (3-5).
La efectividad de los protectores bucales está basada en su capacidad de absorber y
disipar las fuerzas agresivas, separando el tejido bucal de los dientes para prevenir
laceraciones y mordeduras de labios y carrillos, y de esta forma evitar el contacto
violento entre las arcadas dentarias disminuyendo asi el riesgo de fracturas óseas o
lesiones de cabeza y cuello (6).
La difusión sobre el conocimiento de los protectores bucales debe ser dada
principalmente por el odontólogo; sin embargo, no todas las escuelas dentales brindan
esta formación a sus alumnos. Onyeaso y col. en el año 2004 realizaron un estudio en
Nigeria, en el cual se pregunto a un grupo de odontólogos acerca de su conocimiento
sobre la fabricación y uso de los protectores bucales. Se pudo observar que menos de
la mitad de odontólogos (48.8%) recibió información dentro de su formación de
pregrado, aproximadamente la décima parte de profesionales (11.2%) adquirió
conocimientos sobre el tema en libros y el 40% no sabían nada acerca de protectores
bucales (7) (Fig. 1).

Fig. 1. Conocimiento sobre protectores bucales de un grupo de odontólogos

Tomado de: Onyeaso CO, Arowojolu MO, Okoje VN. Nigerian dentists knowledge and
attitudes towards mouthguard protection. Dent Traumatol 2004; 20: 187-191. (7)
3
 

Debido a éste poco conocimiento y entrenamiento sobre los protectores bucales es


lógico pensar que estos profesionales tampoco son capaces de indicar o supervisar su
uso a un paciente que lo requiera. Por eso, es muy importante la formación del
odontólogo en este tema porque de lo contrario se realizarán malas indicaciones, o lo
que es peor, no se indicarán cuando realmente se necesite. Podemos apreciar a través
de este estudio que solamente un poco más de la mitad de los odontólogos en Nigeria
indican el uso de protectores bucales hechos a medida y el resto indica los
termoadaptables o de stock que no cumplen con las características ideales de
protección, tal como se observa en la Fig. 2 (7).

 
Fig. 2. Protectores bucales que los odontólogos indican a sus pacientes en Nigeria

Tomado de: Onyeaso CO, Arowojolu MO, Okoje VN. Nigerian dentists knowledge
and attitudes towards mouthguard protection. Dent Traumatol 2004; 20: 187-191. (7)
4
 

III. HISTORIA

El uso de los protectores bucales tuvo su origen en 1913 a través de los practicantes de
boxeo quienes comenzaron a utilizarlos con el propósito de evitar la pérdida de sus
dientes o heridas dentro de sus bocas, lesiones que muchas veces eran provocadas por
sus propias piezas dentarias (8).

Así tenemos que en 1892, el doctor Wolf Krause creó lo que sería el primer
dispositivo que no se asemeja a los protectores bucales que conocemos hoy en día,
sino sólo cumplía con una de las principales características de los protectores bucales
que es evitar el contacto entre los dientes superiores e inferiores. Esto lo hizo a través
de gutapercha colocada entre ambas arcadas momentos antes de empezar las peleas de
box. (2).

Otro reporte que tenemos sobre los protectores bucales data de 1916, fecha en que el
doctor Thomas A. Carlos confecciona un protector bucal en base a una impresión,
esto lo realizó debido a la necesidad de tenerlo en boca permanentemente y que no sea
capaz de deslizarse como lo hacían los confeccionados por Krause (2).

Conforme pasaron los años, los protectores bucales se han convertido en implementos
tan importantes en los equipos de protección de los boxeadores. Tanto así, que en
1927 su uso ya era indispensable (2)

Pero recién en 1962, su uso se hizo una obligación para todos los deportistas de las
diferentes disciplinas (9, 10). Fue también en ese mismo año que el uso de protectores
bucales se hizo una obligación en las escuelas de EEUU donde se practicaba futbol
americano, y en 1973 una norma disponía su uso obligatorio para todos los jugadores
de las ligas universitarias (11).
5
 

IV. CARACTERÍSTICAS IDEALES DE LOS PROTECTORES BUCALES

La eficacia y desempeño ideal de un protector bucal está basada en diversas


propiedades desde su fabricación hasta el diseño, siguiendo estos principios es como
se logrará la máxima protección hacia nuestros dientes (3, 5, 11).

Fig. 3. Capas de un protector bucal


Tomado de: Patrick DG, Van Noort, Found MS. Scale of protection and
the various types of sports mouthguard. Br J Sports Med 2005; 39: 278-
281. (12).

El protector bucal debe estar compuesto por una lámina flexible en la región media y
2 capas exteriores más rígidas (Fig. 3), con el propósito de reducir las fuerzas de
impacto que se transmitirán al diente y disipar las fuerzas hacia las estructuras
adyacentes a través de la capacidad flexible del material intermedio (12).

El material con el que se fabrican los protectores bucales es el Etileno de Acetato de


Vinilo (EVA), un producto químico industrial que es incoloro e inflamable (13).

Los efectos tóxicos que presenta este material ocurre solo al inhalarlo en altos niveles
o al contacto accidental sobre la piel en su estado líquido provocando: irritación de los
6
 

ojos, la nariz y la garganta. Más no presenta efectos alérgicos al usarlos como material
para protectores bucales (13). 

Las características ideales que debe presentar un protector bucal son las siguientes:

1. Espesor
El protector bucal es mejor mientras más delgado sea pero al mismo tiempo
debe proporcionar una adecuada protección y funcionalidad. Es decir, no debe
interferir en la fonación, deglución y respiración. El espesor ideal se considera
de 4mm de EVA (14).

2. Ajuste y retención
Uno de los factores importantes al momento de optar por un protector bucal es
el ajuste y retención que éste nos pueda brindar en la boca. Ya que si el
protector se desplaza durante la actividad provocará incomodidad al
reposicionarlo, perdiendo eficacia y protección ante cualquier impacto (3).

3. Resilente
Debe ser capaz de recibir y absorber las fuerzas de impacto y distribuirlas en
los demás dientes. El estudio realizado por Coto y col. (2009) sobre los efectos
de la saliva en las propiedades mecánicas de los protectores bucales, sugiere
que la saliva es un factor que ayuda en el efecto de la absorción de fuerzas y en
la dispersión de ésta, aumentando la flexibilidad de la superficie del protector
(9, 10).

4. Comfort
Esta es una de las principales características y de mucha importancia para el
paciente. El comfort es decisivo en la elección y compra. Un protector bucal
debe permitir la fonación, respiración y deglución normal durante la actividad
realizada (3).

5. Durabilidad
Debe ser de un material que no se desgarre con facilidad y dure a través de las
distintas actividades del usuario (3).
7
 

Conforme va creciendo el paciente y cambia la arcada dentaria debe


confeccionarse un nuevo protector bucal capaz de adaptarse a estos nuevos
cambios (3).

6. Fabricación
La confección de este dispositivo debe ser de manera fácil y rápida tanto en el
consultorio como en el laboratorio dental (3).

7. Diseño
Debe contar con un diseño óptimo el cual brinde confort y al mismo tiempo la
protección efectiva al paciente abarcando la mayor cantidad de dientes.
Según Patrick (2008) debe extenderse hacia distal de los segundos molares y
en la zona del paladar, 10mm por encima del margen gingival (12).

Patrick y col, el año 2008 elaboraron un índice sobre los grados de protección
que brindan los protectores bucales, los cuales son descritos a continuación:
(12) (Tabla 1)

Tabla 1 Grado de protección que brinda un protector bucal

GRADOS DE PROTECCION
GRADO FUNCIÓN
10 Combinación de los grados 8 y 9
9 Protectores bucales evaluados con instrumentos de prueba
8 Protector bucal confeccionado a medida con diseños y materiales
mejorados
7 Protector bucal confeccionado a medida con materiales mejorados
6 Protector bucal confeccionado a medida nuevo
5 Protector bucal confeccionado a medida de grosor insuficiente
4 Protector bucal confeccionado a medida, entre 2-5 años
3 Protector bucal confeccionado a medida, > 5 años
2 Protector bucal termoadaptable
1 Protector bucal de stock
0 Sin protector bucal
Tomado de: Patrick DG, Van Noort, Found MS. Scale of protection and the various
types of sports mouthguard. Br J Sports Med 2005; 39: 278-281. (12)
8
 

Donde:
Grado 0.- El paciente no cuenta con protector bucal.
Grado 1.- Protector bucal de stock, el cual ofrece muy poca protección.
Grado 2.- Protector termoadaptables donde es posible conseguir una mejor
protección comparado con los de stock.
Grado 3.- Protector bucal elaborado a medida, con una antigüedad mayor a 5
años.
Grado 4.- Protector bucal confeccionado a medida con una antigüedad entre
2 y 5 años.
Grado 5.- Protector bucal elaborado a medida con un espesor inadecuado.
Grado 6.- Protector bucal nuevo confeccionado a medida (ofrece la mejor
protección).
Grado 7.- Protector bucal confeccionado con materiales mejorados que
aumentará la eficacia del dispositivo.
Grado 8.- Protector bucal confeccionado a medida, éste brinda mayor confort
con diseño y materiales mejorados pero sin perder su eficacia.
Grado 9.- Protector bucal cuya efectividad es evaluada con instrumentos
especiales.
Grado 10.- Protector bucal con características de los niveles 8 y 9, es decir,
están confeccionados con materiales mejorados y diseños precisos.
9
 

V. TIPOS DE PROTECTORES BUCALES

Los protectores bucales han venido siendo fabricados de diversas maneras y con
diferentes materiales pero fue recién en 1981, cuando se establece una clasificación
que los agrupó según sus características comunes. En la actualidad los protectores
bucales se clasifican en (9, 10):

1. Protectores Bucales Prefabricados


Estos tipos de protectores bucales (Fig. 4) son los más comercializados por
tiendas e industrias deportivas (3). No son los ideales, ya que al ser
confeccionados en altas producciones cuentan sólo con tamaños estándares.
Debido a esto, no se pueden adaptar a las características de cada portador,
dejando de ofrecer retención y ajuste necesarios (3).
Son los más adquiridos por el público ya que sólo basta con ir a un centro
comercial y sacarlos de la caja donde vienen empacados para empezar a usarlos
(11).
Al no contar con la retención necesaria traerán como consecuencia la
incomodidad del portador para realizar las funciones de fonación, respiración y
deglución convirtiéndose así en peligro al momento de realizar las prácticas
deportivas (2)
 

Fig. 4. Protector bucal prefabricado o de stock

Tomado: Solis Leiber. http://mmachinesofwar.com; 2010.


10
 

2. Protectores Bucales Termoadaptables


Estos tipos de protectores se confeccionan en la boca y existen dos subtipos según
su forma de adaptación (11):

2.1. Protectores bucales termoplásticos


A los cuales se les adhiere en su superficie interna una capa de silicona o
resina autopolimerizable la cual se adapta a los dientes. Lamentablemente
con el tiempo estos protectores pierden ajuste, ya que la resina y silicona no
son materiales rígidos como el EVA (11). (Fig. 5)

Fig. 5. Protector bucal termoplástico con perforación.

Tomado de: Greene Stuart. http://qualitydentistry.com; 2007.


 
2.2. Protectores termoplásticos preformados
Los cuales se sumergen en agua caliente y luego se llevan a la boca del
paciente para reblandecerlos dándole forma a medida que el paciente realice
movimientos funcionales para su mejor adaptación (3, 11). (Fig. 6)
 

Fig. 6. Protector bucal preformado

Tomado de: Berman L, Blanco L, Cohen S. Manual Clínico de


Traumatología Dental. 1ra Ed. Amsterdam. Elsevier; 2008 (2)
11
 

Sin embargo estos protectores bucales tampoco cuentan con el espesor adecuado
ya que al calentarse y morderlos pierden el grosor necesario para que cumplan su
función (2).

3. Protectores Bucales a Medida


Las ventajas de éstos protectores bucales son: buena adaptación, retención,
comodidad y además son confeccionados con un material estable que no se
desgarrara en el transcurso de la actividad realizada (2, 11) (Fig.7).

 
Fig. 7. Protector bucal a medida

Tomado de: American Dental Association. Protecting teeth with


Mouthguards. J Am Dent Assoc. 2006; 137(12): 1772 (15)

La principal desventaja que presentan estos protectores es el elevado costo. Pero, a


pesar de esto son los más indicados por los profesionales (2, 11).
Según Patrick y col (2008), se deben desarrollar tres aspectos importantes para
mejorar el funcionamiento del protector bucal hecho a medida (12), éstos son:
• Materiales de confección.- Buscar nuevos materiales para absorber repetidos
impactos y de esta forma transferir menos energía a los dientes.
• Diseño de los protectores.- Buscar diseños que sean mas cómodos sin dejar de
ser estables.
• Instrumentos de prueba.- A fin de cuantificar la eficacia que brindan los
protectores.
12
 

Los deportistas saben que los mejores protectores bucales son los confeccionados
a medida, lamentablemente el precio es el principal indicador al momento de
optar por uno. Pero sólo a través de la educación y de la importancia que se les
brinde a su uso se podrá elegir el correcto (2).

Hay dos categorías de protectores a medida, según su forma de elaboración:


3.1. Protector Termoconformado al Vacío
Este tipo de protector se confecciona de manera similar al protector
elaborado a presión, con la diferencia que una vez colocados sobre la
máquina al vacío son succionados hasta adaptarse al modelo de yeso
tomado previamente de la boca del paciente (2) (Fig. 8).

 
Fig. 8. Protector fabricado con maquina al vacio

Tomado de: Rivera Miguel. http://www.medicodeldeporte.es; 2008.

A pesar de ser una de las mejores opciones, difiere del protector elaborado a
presión en su conformación interna, -siendo ésta menos precisa-, comparada
con el elaborado a presión, perdiendo ligeramente su adaptación al
momento de colocarlo en boca. Sin embargo no deja de ser una alternativa
mejor que los protectores termoplásticos y de stock (2)

3.2. Protector Laminado a Presión


Este tipo de protector, nos brinda la facilidad de poder colocar varias capas
de EVA, para así lograr un grosor adecuado (11).
13
 

Este tipo de elaboración mediante laminado a presión nos permite fusionar


varias capas de EVA; lo cual nos dará una mayor protección a diferencia del
protector elaborado con la maquina al vacío (2).

Según la ADA el grosor óptimo para una adecuada protección de la boca es


entre 4 a 5 mm aunque esto sigue siendo motivo aún de varias
investigaciones (11).
14
 

VI. USO DE PROTECTORES BUCALES

Los protectores bucales se indicaran de acuerdo a las características físicas y


psicológicas propias del paciente y a la actividad que éste realice, así tenemos:

1. PACIENTES QUE PRACTICAN DEPORTES DE CONTACTO


Todos los deportes traen cierto riesgo de sufrir lesiones orofaciales debido a
caídas, golpes y contacto directo con superficies duras (16).
Cetinbas y Sonmez, en un estudio realizado el año 2006 en Turquía menciona los
deportes en los cuales existe mayor riesgo de sufrir traumas dentales, según un
grupo de entrenadores (16) (Tabla 2).

Tabla 2. Deportes con mayor riesgo de trauma dental

DEPORTE PRACTICADO %
Futbol americano 28%
Box 20%
Basket 17%
Artes marciales 17%
Soccer 9%
Natación 3%
Atletismo 3%
Todos los deportes 3%

Tomado de: Cetinbas T, Sonmez H. Mouthguard


utilization rates during sport activities in Ankara,
Turkey. Dental Traumatology 2006; 22: 127-132. (16)

En la Tabla 2 podemos observar que el futbol americano conlleva a un mayor


riesgo de sufrir una lesión bucal, seguida por el box, básquet y artes marciales,
disminuyendo a medida que el deporte tenga menos contacto como la natación y
el atletismo (16).
Otro estudio realizado en Turquía por Tulunoglu y Ozbek el año 2006 evaluó la
incidencia de lesiones tanto de tejidos duros como blandos en deportes de
15
 

contacto como el boxeo y tae kwon do donde se destacó la importancia que


brindan los deportistas de boxeo al uso del protector bucal comparado con los
deportistas que practican tae kwon do; ya que el 100% de la muestra de
boxeadores lo utilizaban (17).

Esta diferencia entre los practicantes de estas dos disciplinas se debió a que el
gritar es una parte importante dentro del desarrollo de la actividad del tae kwon
do siendo indispensable para su concentración. Es preciso señalar que en este
estudio los protectores bucales utilizados fueron los termoadaptables, los cuales
impiden la respiración y fonación adecuadas (17).

El tipo de protector bucal más indicado para las prácticas deportivas siempre será
el hecho a medida ya que proporciona mejor adaptación, retención y por lo tanto
brinda mayor protección. Sin embargo, la gravedad de las lesiones cerebrales no
podrá disminuir con el uso de cualquier tipo de protector bucal tal como lo señala
Wisniewski y col. en un estudio realizado en jugadores de futbol americano de
ligas universitarias (18).

La práctica deportiva conlleva el riesgo considerable de contraer una lesión


dental, no solo en los deportes de contacto, sino también en los deportes menos
peligrosos (18).

2. PACIENTES CON ANTECEDENTE DE TRAUMA DENTAL


La concientización acerca del uso y la importancia de protectores bucales por lo
general se dá luego de haber sufrido un trauma dental como lo demuestran Santos
y Monte Alto, en un caso publicado el año 2006. Los autores describen el caso de
un hombre de 36 años de edad que practicaba basquetbol y sufrió un trauma
provocado por el codo de un compañero; no usaba ningún tipo de protector,
debido a ello los daños que se observaron fueron rupturas del hueso malar y
dislocación del septum nasal y a pesar de las injurias producidas en el tercio medio
de la cara, no se reportó ningún trauma dental. Esta experiencia recién llevo al
paciente a tomar conciencia acerca del uso de protectores bucales (6).
16
 

Los pacientes con antecedentes de trauma dental siempre van a estar a la


defensiva desde el punto de vista psicológico pueden tener un rendimiento más
bajo por temor a sufrir un nuevo accidente. Lipton describe una serie de síntomas
y conductas que pueden presentar los pacientes que fueron expuestos a trauma
dental como por ejemplo: temor exagerado a sufrir un nuevo trauma,
hipervigilancia, pérdida de interés, etc. Los protectores bucales brindaran
nuevamente confianza al paciente y mejorarán su conducta tanto familiar como
social (2).

3. PACIENTE EN TRATAMIENTO ORTODÓNTICO


Pacientes con alteraciones del overjet y labio superior corto son propensos a
traumas dentales frecuentes. Así mismo, pacientes con dispositivos ortodonticos
fijos son otro grupo de riesgo debido a que frente a algún trauma en la zona
peribucal pueden causar daño a los tejidos intra o extra bucales (19).

La elaboración de los protectores bucales en éstos pacientes es más complicada


debido a los dispositivos ortodonticos que se encuentran en boca, los cambios en
la arcada que se registraran cada cierto tiempo y la necesidad del diente de no
tener obstáculos durante el tratamiento ortodontico (19).

Se debe ajustar el protector bucal a la boca del paciente y a los dispositivos


ortodonticos cada 2 o 3 semanas o como el ortodoncista lo crea conveniente para
evitar retardar el movimiento de los dientes. (20)

La compañia Myofunctional Research Company en el año de 1992 presentó el


T4K (Trainer for Kids) el cual ayuda en el tratamiento de los hábitos que afectan
el crecimiento y desarrollo facial como deglución atípica, respiración bucal,
succión digital, mordedura de músculos labiales y buccinadores; sin embargo, no
cumple con las características ideales de un protector bucal; por ser fabricado en
forma prefabricada no se ajustara a las características de la boca del paciente. Por
lo tanto es mayor la capacidad para tratar los hábitos a comparación de la eficacia
que nos puede brindar como protector bucal (21)
17
 

Fig. 9. T4K (Trainer for Kids)

Tomado de: Myofunctional Research. http://www.myoresearch.com; 2008.

4. PACIENTES CON COMPORTAMIENTO AUTOLESIVO


Las lesiones autoinflingidas consisten en movimientos repetitivos que producen
daño de los tejidos y pueden observarse en personas normales o con discapacidad
física o mental. La automutilación o autolesión son formas de daño sin la intención
de suicidio. Estos son actos compulsivos que pueden ocurrir para liberar un dolor
emocional (por enojo o ansiedad), para rebelarse contra la autoridad o para
desafiar las situaciones de riesgo (22).

Es obligación del odontólogo buscar la mejor solución para estos pacientes. Deben
ser considerados los tratamientos conservadores o menos radicales ya que el
pronóstico de los dientes de estos pacientes es poco favorable, optándose por
modificar el comportamiento autolesivo para reducir el número de lesiones y de
esta manera preservar la salud bucal y prevenir traumas (22).

Se han reportado diversos casos en los cuales el protector bucal es muy


beneficioso para evitar las autolesiones. Asi por ejemplo, Zafer y Seval, en el año
1996 describen el caso de un niño de 4 años de edad con retardo mental debido a
encefalitis producida durante la infancia. Se le confeccionó un protector bucal
luego de suturar las lesiones que presentaba en boca. A éste protector se le añadió
silicona elastomérica con el fin de mejorar sus cualidades, sin embargo, no fue
efectivo debido a la pobre retención. El problema fue resuelto finalmente
18
 

utilizando un aparato especial donde el acrílico curado por calor se combinó con
una superestructura hecha del material de silicona retenido mecánicamente con
asas confeccionado con alambre ortodóntico (23).

Sheehy y col. reportaron un caso de automutilación debido a la enfermedad de


Hallervorden-Spatz (EHS) en un niño, presentando ulceraciones en el labio y la
lengua. Además, presentaba caries dental y traumatismo de los incisivos deciduos.
Todo el tratamiento se realizó bajo anestesia general y para evitar que siga
autolesionándose se le colocó protectores bucales termoadaptables (24).

En el campo médico, también cumplen funciones importantes (3), como por ejemplo:
• En pruebas de endoscopia en pacientes edéntulos, donde se pueden ocasionar
daños en las superficies palatinas.
• En pacientes con reflujos gástricos e hipersensibilidad dental
19
 

VII. CONFECCIÓN DEL PROTECTOR BUCAL

A fin que el protector bucal tenga el confort y eficacia necesarios antes de su


confección se deberá:
a) Realizar una profilaxis dental (Fig. 10), retirando toda la placa acumulada
tanto calcificada como blanda que luego de un pulido nos brindará una
superficie ideal para lograr una mejor retención y adaptación del protector
en la boca (3).

 
Fig. 10 Profilaxis

Tomado de: Patricia Barciela. http://www.prensaescuela.es; 2008.

b) Restauración de piezas dentarias, antes de empezar la confección del


protector bucal para no afectar la adaptación posterior de este (3) (Fig. 11).
 

Fig. 11 Dientes con lesiones cariosas

Tomado de: Palomino Michael. http://www.geschichteinchronologie.ch; 2009.


20
 

Se pueden escoger dos opciones en la confección de los protectores bucales a medida:


confección al vacio y laminado a presión en caliente. Dependerá de la habilidad del
operador y del equipo con el que se cuente (2).

Para poder verificar la configuración interna del protector que deseamos instalar,
podemos retirar la lámina de EVA que se encuentra en el modelo original y vaciar
yeso sobre éste protector y luego verificar si la configuración es la misma del modelo
original. Esto nos permitirá conocer el tipo de protector con mayor fidelidad al modelo
de la boca (2) (Fig. 12).

(A) (B)

Fig. 12 Diferencias entre confección al vacio y a presión. (A) Modelo inferior vaciado en yeso a
partir de protector fabricado a vacío. (B) Modelo inferior vaciado en yeso a partir de protector
fabricado a presión.

Tomado de: Berman L, Blanco L, Cohen S. Manual Clínico de Traumatología Dental. 1ra Ed.
Amsterdam. Elsevier; 2008 (2)

Pasos para la confección de un protector bucal:

1. IMPRESIÓN
La impresión es el paso fundamental en cualquier procedimiento de confección de
dispositivos dentales, ya que en la medida que tengamos una mejor impresión
inicial mejor será el resultado final del trabajo (2).

2. MATERIALES DE IMPRESIÓN
Se deben utilizar dos tipos de materiales de impresión (2):
• Silicona pesada.- Con la que podremos captar las características de las
estructuras óseas de la boca del paciente.
21
 

• Silicona fluída.- La cual nos permitirá captar con mejor detalle los tejidos
blandos. Se aplica con una jeringa para de esta manera evitar las burbujas.

Una vez que se tomó la impresión, se recomienda realizar un vaciado inmediato


con yeso piedra. Se debe tener cuidado de captar bien todos los límites del
vestíbulo. No es necesaria una base amplia, ya que se eliminará al recortar el
modelo (2).

3. DISEÑO
Dibujar en el modelo la línea de diseño con lápiz de la siguiente manera (2):
• Vestibular: A 3mm del pliegue mucovestibular, evitando los frenillos, para no
afectar su función.
• Palatino: A 10mm de los márgenes gingivales de las molares y atrás de las
rugas palatinas.
• Distal: Aproximadamente 3mm atrás del diente más distal de la arcada.

La línea de lápiz nos va a definir el contorno por el que más tarde se cortará el
material de vinilo. Según la cantidad de cobertura que dispongamos tendremos un
soporte adecuando y retención suficiente (2).

4. TECNICA DE CONFECCION
La confeccion de los protectores bucales termoadaptables y a medida es realizado
con láminas de EVA, el cual es un polímero termoplástico conformado por
unidades de Etileno y Acetato de vinilo

Existen dos técnicas de confección para los protectores a medida:

4.1. CONFECCIÓN AL VACIO


Esta técnica es la más tradicional y consiste en colocar una lámina de EVA
sobre el modelo mediante una máquina de vacío que la reblandece por
medio de calor y luego la adapta estrechamente sobre el modelo (5) 
 
22
 

Fig. 13 Máquina al vacio 

Tomado de: Greene Stuart. http://www.qualitydentistry.com; 2007.

4.2. LAMINADO A PRESIÓN EN CALIENTE


Existen tres máquinas para la fabricación mediante esta técnica, (Figs. 14,
15, 16) las cuales deben conectarse a un compresor de aire. La confección
del protector bucal se realiza en 2 etapas, en la primera se colocará una
lámina de EVA sobre el modelo y en segunda otra lámina la cual se
fusionará a la primera (2).

• Drufomat

Fig. 14 Compresor de aire Drufomat

Tomado de: Greene Stuart. http://www.qualitydentistry.com; 2007.


 
23
 

• Erkopress

Fig. 15 Compresor de aire Erkopress

Tomado de: Berman L, Blanco L, Cohen S. Manual Clínico de


Traumatología Dental. 1ra Ed. Amsterdam. Elsevier; 2008. (2)

• Biostar

Fig. 2 Compresor de aire Biostar

Tomado de: Berman L, Blanco L, Cohen S. Manual Clínico de


Traumatología Dental. 1ra Ed. Amsterdam. Elsevier; 2008.

Debido a la contracción que se produce en el proceso de fabricación que es


alrededor del 30 a 40% del EVA es que la fusión de dos láminas de 3mm
nos dará como resultado un protector de 3 a 4mm (2).
24
 

VIII. INDICACIONES DE USO

Antes de hacer entrega del protector bucal al paciente el odontólogo debe darle
algunas recomendaciones para el uso adecuado y evitar su deterioro (3).
Entre las principales indicaciones tenemos (3):
• No se debe limpiar o cepillar el protector bucal con agua caliente o tibia, dado
que podría deformarse.
• Debe limpiarse el protector bucal con agua fría y un cepillo de cerdas suaves
(Fig. 17)

 
Fig. 17 Limpieza con agua

Tomado de: Dental Health Magazine staff. http://worldental.org; 2008.

• Su transporte debe hacerse en envases de plástico identificables (Fig. 18)

 
Fig. 18 Porta protector bucal

Tomado de: Mongrain Robert. http://www.prweb.com; 2009.


25
 

• Verificar la condición del protector bucal cada cierto tiempo para ver si
necesita reemplazo. El desgaste puede irritar los tejidos duros y blandos
bucales.
• Sumergir el protector en enjuagues bucales para evitar la formación de placa
bacteriana.
• Evitar masticar el protector bucal, ya que acelera el desgaste (Fig. 19)

 
Fig. 19 Deportista mordiendo su protector bucal

Tomado de: Kostrzweski Walter. http://www.comfortablecaredentistry.com; 2003.


26
 

IX. COLABORACIÓN Y ACEPTACIÓN DE LOS PROTECTORES


BUCALES

Uno de los factores importantes para la adquisición de un protector bucal es la


comodidad que éste nos va a brindar (2).
La adquisición de protectores bucales de stock o termoplásticos es mayor comparado a
los confeccionados a medida. Esto es debido a la gran comercialización de las
industrias y la poca difusión por parte de los odontólogos ante su falta de
conocimiento en la mayoría de los casos (2).

En un estudio realizado a profesionales odontopediatras brasileños, se observó que en


ese país a pesar de existir un conocimiento sobre la protección que brindan los
protectores bucales son pocos los que conocen todas las ventajas que ofrecen (8).

 
Fig. 20 Conocimiento sobre la protección que brindan los protectores bucales

Tomado de: Silveira EG, Araujo SM, Schmitt BHE, Farias MMAG, Campos L, Caregnato M.
Conhecimento e atitudes dos odontopediatras do Estado de Santa Catarina acerca de mecanismos de
prevencao de traumatismos bucais relacionados a esportes. Rev Odontol UNESP. 2009; 38(6): 341-6 (8).

Sin embargo existen todavía odontólogos que indican el uso de protectores bucales
prefabricados o termoplásticos; debido al poco conocimiento que tienen en la
confección de los protectores a medida y las diferencias entre ellas (Fig. 21).
27
 

 
Fig. 21 Tipo de protector bucal que indican los odontólogos en Brasil

Tomado de: Silveira EG, Araujo SM, Schmitt BHE, Farias MMAG, Campos L, Caregnato M.
Conhecimento e atitudes dos odontopediatras do Estado de Santa Catarina acerca de mecanismos de
prevencao de traumatismos bucais relacionados a esportes. Rev Odontol UNESP. 2009; 38(6): 341-6 (8)

La falta de sanciones por parte de las autoridades del deporte, a los responsables por
considerarlos un aditamento poco necesario, hace que los deportistas no tomen en
cuenta su importancia, a esto se suma la falta de conocimiento de los entrenadores
deportivos sobre la importancia de los protectores bucales en la prevención de
lesiones. Esto influencia al deportista a no usarlo y más aún cuando se eligen
protectores que interfieren en la respiración y habla (8).

Una razón por la que no se hace uso del protector bucal es la falta de conocimiento
por parte del deportista. Así lo muestran Fakhruddin y col. en el año 2007, en un
estudio realizado en Canadá en el cual podemos observar cifras alarmantes en niños
de 12 a 14 años de edad donde sólo el 5,5% usan protectores bucales en actividades
deportivas dentro de las escuelas, mientras que en las competencias deportivas sólo el
20.2% (25).
28
 

Otro factor importante según Fakhruddin y col, es la presencia de un seguro dental. Es


común ver el uso de protectores bucales en niños que poseen un seguro dental frente a
otros que no lo tienen (25).

Por eso es necesario brindar mayor información sobre su uso, lo importante que
pueden ser para evitar riesgos y lesiones traumáticas y sobre todo crear normas que
sancionen el incumplimiento en caso de no usar protector bucal (2).

Tanto los padres como los entrenadores son los responsables principales del empleo y
la difusión del protector bucal, conjuntamente con los odontólogos quienes orientarán
con respecto al uso del protector bucal más adecuado para cada caso (2).

La aceptación y colaboración del paciente aumentará notablemente conforme todo su


círculo social reciba también información sobre la importancia de éstos dispositivos
(2).

En Turquia, Cetinbas y Sönmez el año 2006 llevaron a cabo un estudio con el objetivo
de conocer los mayores problemas encontrados en el uso de los protectores bucales de
los atletas (16). Los resultados pueden observarse en la Tabla 3.

Tabla 3 Problemas que presentan los atletas al usar protector bucal

TIPO DE PROBLEMA N° DE ATLETAS


Hablar 52 (47.3)
Respirar 19 (17.3)
Sequedad bucal 18 16.4)
Mal sabor y olor 11 (10.0)
Naúsea 4 (3.6)
Labios agrietados 3 (2.7)
Hipersalivación 3 (2.7)
TOTAL 110 (100.0)

Tomado de: Cetinbas T, Sonmez H. Mouthguard utilization rates


during sport activities in Ankara, Turkey. Dental Traumatology
2006; 22: 127-132. (16)
29
 

Vemos que casi la mitad (47,3%) mencionaron que la incomodidad se presentaba al


momento de hablar, mientras que la respiración, sequedad bucal y mal sabor se
presentaban en menor proporción (26).

La disponibilidad de los protectores bucales hechos a medida en algunos países como


Suiza sólo es dada por los consultorios privados ya que los sistemas de salud no
brindan la cobertura para la fabricación de estos dispositivos (26).

A diferencia de lo encontrado por Cetinbas y Sonmez, en Suiza existe mayor falta de


información acerca de la importancia de los protectores bucales puesto que al ser
preguntados por qué no usaban el protector bucal los atletas respondieron que no es
necesario su uso, evidenciándose falta de información y concientización (16, 26).

Promocionar y aceptar el uso de protectores bucales entre las personas es un trabajo


donde la unión de padres, deportistas, entrenadores, asociaciones deportivas y
profesionales solo hará posible reducir el riesgo de lesiones en las estructuras orales
(16, 26).
30
 

X. CONCLUSIONES

• La concientización a deportistas, padres de familia, entrenadores, etc. sobre el


uso del protector bucal debe ser dada principalmente por el odontólogo el cual
debe tener los conocimientos adecuados acerca del uso del protector bucal.

• Se necesita incorporar dentro de los cursos de pregrado información específica


acerca de la importancia de los protectores bucales en la prevención de
traumas dentales.

• Los protectores bucales ideales son los confeccionados a medida ya que


brindan la mayor protección contra los posibles traumas dentales.

• Se necesita incorporar nuevas normativas en el deporte que sancionen el no


portar un protector bucal ya que en algunas poblaciones no dan la importancia
debida entrenadores, padres de familia y deportistas.
31
 

XI. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Cohenca N, Roges RA, Roges R. The incidence and severity of dental


trauma in intercollegiate athletes. J Am Dent Assoc 2007; 138: 1121-1126.
2. Berman L, Blanco L, Cohen S. Manual Clínico de Traumatología Dental.
1ra Ed. Amsterdam. Elsevier; 2008.
3. Cam L. Protectores bucales y la prevención de lesiones. Gac. Odontol
1998; 1(1):5-6.
4. Herazo B. Clínica del sano en odontología. Santa Fe de Bogota. 1993.
5. Boj J, Catalá M, García-Ballesta C, Mendoza A. Odontopediatría. 1ra Ed.
Barcelona. Masson; 2004.
6. Santos APP, Monte Alto LA. Orofacial injury in a Brazilian professional
basketball player: case report. Dental Traumatology 2006; 22: 169-171.
7. Onyeaso CO, Arowojolu MO, Okoje VN. Nigerian dentists knowledge and
attitudes towards mouthguard protection. Dent Traumatol 2004; 20: 187-
191.
8. Silveira EG, Araujo SM, Schmitt BHE, Farias MMAG, Campos L,
Caregnato M. Conhecimento e atitudes dos odontopediatras do Estado de
Santa Catarina acerca de mecanismos de prevencao de traumatismos bucais
relacionados a esportes. Rev Odontol UNESP. 2009; 38(6): 341-6.
9. Coto NP, Brito e Dias R, Costa RA. Study on the effect of saliva on the
mechanical properties of mouth protectors for sports. Rev Inst Cienc Saude
2009; 27(1): 48-51.
10. Coto NP, Brito e Dias R, Costa RA, Antoniazzi TF, Carvalho EPC.
Mechanical behavior of Ethylene Vinyl Acetate Copolymer (EVA) used
for fabrication of mouthguards and interocclusal splints. Braz Dent J 2007;
18(4): 324-328.
11. American Dental Association. Using mouthguards to reduce the incidence
and severity of sports-related oral injuries. J Am Dent Assoc. 2006;
137(12): 1712-20.
32
 

12. Patrick DG, Van Noort, Found MS. Scale of protection and the various
types of sports mouthguard. Br J Sports Med 2005; 39: 278-281.
13. Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades [Internet].
Giorgia: División de Toxicología y Medicina Ambiental [actualizado 11
Ene 2009; citado 13 Mar 2011]. Acetato de Vinilo; [aprox. 2 pantallas].
Disponible en: http://www.atsdr.cdc.gov/es/toxfaqs/es_tfacts59.html#expos
14. Duhaime CF, Whitmyer CC, Butler RS, Kuban B. Comparison of forces
transmited through different EVA Mouthguards. Dental Traumatology
2006; 22: 186-192.
15. American Dental Association. Protecting teeth with Mouthguards. J Am
Dent Assoc. 2006; 137(12): 1772.
16. Cetinbas T, Sonmez H. Mouthguard utilization rates during sport activities
in Ankara, Turkey. Dental Traumatology 2006; 22: 127-132.
17. Tulunoglu I, Ozbek M. Oral trauma, mouthguard awareness, and use in
two contact sports in Turkey. Dental Traumatology 2006, 22: 242-246.
18. Wisniewski JF, Guskiewicz K, Trope M, Sigurdsson A. Incidence of
cerebral concussions associated with type of mouthguard used in college
football. Dent Traumatol 2004; 20: 143-149.
19. Newsome P, Tran D, Cooke M. The role of the mouthguard in the
prevention of sports-related dental injuries: a review. International Journal
of Pediatric Dentistry 2001; 11: 396–404.
20. Yamada T, Sawaki Y, Ueda M. Mouth guaixl for athletes during
orthodontic treatment. Endod Dent Traumatol. 1997; 13: 40-41.
21. Myofunctional Research [Internet]. Australia: The Corporation; c2005-
2007 [actualizado 28 Mar 2008; citado 10 Mar 2011]. El Trainer
Preortodoncia; [aprox. 2 pantallas]. Disponible en:
http://www.myoresearch.com/cms/index.php?t4k_esp
22. Medina AC, Sogbe R, Gomez-Rey AM, Mata M. Factitial oral lesions in
an autistic patient, International Journal of Pediatric Dentistry 2003; 13:
130-137.
23. Zafer C, Seval O. The use of a special mouthguard in the management of
oral injury self-inflicted by a 4-year-old child. International Journal of
Pediatric Dentistry. 1996. 6: 277-281.
33
 

24. Sheehy EC, Longhurst P, Pool D, Dandekar M. Self-inflicted injury in a


case of Hallervorden-Spatz disease. International Journal of Pediatric
Dentistry 1999; 9: 299-302.
25. Fakhruddin KS, Lawrence H, Kenny D, Locker D. Use of Mouthguards
Among 12- to 14-Year-Old Ontario Schoolchildren. JCDA 2007; 73(6):
505-505e
26. Perunski S, Lang B, Pohl Y, Filippi A. Level of information concerning
dental injuries and their prevention in Swiss basketball – a survey among
players and coaches. Dent Traumatol 2005; 21: 195-200.