Você está na página 1de 1

La clasificación de Elisabet Garriga y Doménec Melé (2004) es un mapa de las teorías y abordajes

de lo que llaman responsabilidad social corporativa (RSC). Asumen en su análisis cuatro teorías
que están integradas en los fenómenos de la realidad social y que la RSC focaliza: instrumentales,
políticas, integrativas y éticas. Las teorías instrumentales remarcan la dimensión económica y
consideran que la corporación es un instrumento para la creación de riqueza. Aquí la RSC sólo
tiene sentido en cuanto constituye un medio para lograr el fin, es decir, las ganancias. Este
enfoque está basado en lo que se ha dado en llamar «egoísmo ilustrado». Las teorías políticas son
las que resaltan el poder y la posición social de la corporación y el uso de ese poder con
responsabilidad, por lo que realizan acciones de cuidado a las comunidades, aceptan deberes y
derechos o participan en cooperación social. Las teorías integrativas consideran que las empresas
deben incorporar las demandas sociales, debido a su interdependencia con ellas, para la
existencia, la continuidad y el crecimiento. Por último, las teorías éticas consideran que la relación
entre la empresa y la sociedad está embebida de valores y que las empresas deben aceptar
responsabilidades sociales para lograr el bien de la sociedad (Garriga y Melé 2004)

Completamos la idea con las afirmaciones de Doménec Melé: La primera responsabilidad exigida
por el bien común es respetar a las personas y sus derechos y al medio ambiente; cumplir los
legítimos contratos y actuar con justicia y veracidad en todo tipo de relaciones. En segundo lugar,
contribuir al bienestar y el desarrollo de quienes están involucrados en la empresa tanto como sea
posible y dentro de las actividades incluidas en la misión de empresa [...]. Por último como
ciudadano empresarial, la empresa ha de sentir las preocupaciones sociales de la sociedad, [...] y
ha de hacerse sin descuidar su misión principal