Você está na página 1de 6

Fallas de empuje

Las fallas de empuje se desarrollan cuando la tensión máxima de compresión (01) es horizontal
y hay una tensión de tracción desviadora orientada verticalmente (Fig. 4.1B).

B. Fallas de empuje. β= 45°- θ/2. En teoría, los empujes deben cortar la superficie terrestre
horizontal en ángulos de 30 °, pero, de hecho, los empujes y las fallas inversas pueden cortar el
surfaceatanyangle y ocasionalmente se pueden revertir en la superficie En comparación con
las fallas normales y las fallas de deslizamiento, se han estudiado en detalle menos fracturas
resultantes de los impulsos de empuje, por lo que las estadísticas y las geometrías de las
relaciones de longitud de desplazamiento son poco conocidas. Dúplex, la intersección de
ángulo bajo de las fallas con la superficie de la tierra, las trazas de los empujes a menudo se
ven afectadas por la topografía y pueden ser muy sinuosas, lo que hace que sea más difícil
medir las compensaciones si la dirección del movimiento de falla no está bien definida. Las
mediciones geodésicas de la deformación coseísmica (Stein et al., 1988) indican que, durante
el empuje, el levantamiento de la pared colgante suele ser considerablemente mayor que el
hundimiento de la pared del pie (Fig. 4.25). Esta es la imagen de espejo de la deformación
coseísmica asociada con muchas fallas normales (Fig. 4.23). El área afectada por la
deformación coseísmica depende de la magnitud del desplazamiento, de las fallas en la
geometría y de la rigidez del polvo que se está deformando. En el terremoto del condado de
Kern de 1952 en el sur de California, la deformación se extendió por unos 40 km a ambos lados
de la ruptura (Fig. 4.25). Aunque el desplazamiento vertical total en este terremoto (~ 100 cm)
fue considerablemente menor que en la ruptura del pico de Borah (~ 150 m: Fig. 4.23), la zona
deformada de Widthofthe era el doble, debido a la mayor rigidez de la corteza en las
proximidades del condado de Kern terremoto.

A. Desplazamiento cosísmico resultante del terremoto de


Borah Peak en 1983. Tenga en cuenta la asimetría del desplazamiento a través de la falla, por
ejemplo, que la pared colgante se cae de cuatro a cinco veces más que la pared de los pies
levantada. Tenga en cuenta también que la falla causó la deformación de una zona de al
menos 35 km de ancho. Para la ubicación de la línea de nivelación, vea la Figura 4.11. B.
Sección transversal geológica esquemática a través del levantamiento del estribo (Pico Borah)
y la cuenca colgada adyacente (valle de Thousand Springs), que es un medio graben. C. El
choque principal y las réplicas de 1983 definen el plano de ruptura que se sumerge a unos 45 °
con respecto al SVV. Modificado después de Stein et al. (1988) ..

Las compensaciones máximas de aproximadamente 7 m


(> 21 ') ocurrieron adyacentes a la falla del lago Hebgen. Observe la compleja geometría
tridimensional del desplazamiento y las pequeñas fallas antitéticas en el SE. Las
compensaciones menores están asociadas con la falla de Madison Range, mientras que las
compensaciones grandes adicionales ocurrieron a lo largo de la falla de Red Canyoll. El río
Madison fue represado por deslizamientos de tierra provocados por este terremoto. Dada la
sensibilidad de los ríos a los pequeños cambios, es probable que la inclinación inducida por la
falla haga que los ríos emigren hacia la zona de hundimiento máximo. Modificado después de
Alexander et al. (1994).

Los márgenes de placas convergentes son capaces de producir terremotos de gran magnitud.
La interfaz entre las placas de reemplazo y de debajo del sistema de inyección comúnmente
representa una superficie irregular extensamente propensa a los terremotos. El terremoto de
Alaska (M = 8.3) a lo largo de la zona de subducción de las Aleutianas, al sur de Anchorage, fue
el terremoto más grande que afectó el siglo de América del Norte (Wyss y Brune, 1967). El
empuje a lo largo de la interfaz de subducción causó una deformación que afectó a una zona
de más de 350 km de ancho y unos 800 km de longitud (Fig. 4.26). La pared colgante
experimentó una elevación espectacular (máximo de 8-10 m) a través de una zona de 200 km
de ancho en el lado norte de la trinchera de las Aleutianas, mientras que aún más al norte, la
pared colgante se redujo hasta 2,5 enfermos dentro de una zona de l50 km de ancho ( Fig.
4.26). Al principio puede parecer sorprendente que el muro colgante, que se encuentra sobre
la falla de la guerra, experimente hundimiento, así como un levantamiento coseísmico. Dos
factores contribuyen a este patrón. Primero, el empuje de la pared colgante causa una
redistribución de las cargas regionales en la corteza. Dada una corteza elástica con una cierta
flexión de longitud de onda específica, tal carga de empuje debe producir una flexión
sinusoidal que se humedece con una distancia creciente de la carga (Turcotte y Schubert,
1982). En segundo lugar, durante la fase interseísmica, se bloquea parte de la interfaz de
subducción.

Como consecuencia, parte de la corteza suprayacente se abomba hacia arriba como placas de
costra en uno de los lados de la zona bloqueada que se mueven inexorablemente hacia la otra.
Gran parte de esta tensión elástica se recupera por levantamiento o hundimiento sísmico
durante el terremoto posterior. En la mayoría de los terremotos, la flexión más distal y
húmeda no se detecta, pero en un gran terremoto (como en Alaska) donde una extensa costa
puede
A. Desplazamiento coseísmico debido a fallas de empuje durante el
terremoto de 1952 en el condado de Kern, California (M = 7.3). Tenga en cuenta la asimetría
de levantamiento de pared colgante y hundimiento de footwall. B. Sección transversal
geológica de la cuenca del muro de los pies y el bloque de pared colgante de la falla del lobo
blanco que se desató durante el terremoto del condado de Kern. Marcadores miocenos se
compensan unos 5 km. Tenga en cuenta que las unidades del Mioceno no se espesan
apreciablemente a medida que se acercan a la falla. Esto indica que la falla no se activó hasta
el momento del Plioceno. Modificado después de Stein et al. (1988).

Más de 2.4 x 105 km2 fueron deformados por este terremoto.


Ocurrió un levantamiento fuerte (hasta 10 m) en una zona alargada en el muro colgante
proximal, y se produjo un hundimiento menor (hasta 2,5 m) en zonas más distales a través de
la falla del muro colgante. La mayor parte de la deformación se determina a partir de líneas
costeras desplazadas. La deformación del estribo (fuera de la zanja) debido al terremoto sigue
siendo desconocida. Modificado después de Plafker (1972) y LaJoie (1986).

Sirve como marcador de la elevación, la flexión variable deja una firma clara. A pesar de la
asimetría coseísmica inicial durante el empuje que se traduce en un levantamiento acentuado
de la pared de colgar en comparación con la pared del pie (Fig. 4.25A), la erosión de esta pared
de suspensión elevada, la deposición en la pared del pie deprimida, y los ajustes isostáticos a
estas cargas cambiantes y la carga coseísmica conducen a una estructura geológica en la que el
hundimiento de la cuenca del muro de los pies es comúnmente comparable a la roca de
levantamiento del muro colgante (Fig. 4.25B). Por lo tanto, la estructura geológica conservada
se puede conceptualizar como resultado de deformaciones tanto coseísmicas como
interseísmicas (Fig. 4.27). La importancia relativa de la deformación coseismica frente a la
deformación interseísmica en la creación de la estructura geológica preservada depende del
tamaño de la estructura con respecto a la resistencia de la corteza y de la eficiencia de los
procesos superficiales para erosionar y redistribuir la carga. Si la carga es pequeña en
comparación con la rigidez de la corteza, habrá menos respuesta isostática a la carga, y se
reducirá el hundimiento adicional de la pared del pie debido a la carga de sedimentos de la
depresión de la flexión. A la inversa, si los procesos de erosión son altamente eficientes,
derribarán la carga suspendida de sedimentos (y la hundimiento) en la zona del pie.

A. El desajuste entre la
deformación coseísmica observada y la estructura geológica (que se integra a lo largo de
muchos ciclos de terremotos) define el patrón de la deformación sesísmica. B. Se sugiere que
la tensión interseísmica es el resultado del flujo viscoso en el manto y las respuestas isostáticas
a la carga de sedimentos y la erosión. Observe cuidadosamente las desviaciones horizontales
en las deflexiones de un panel a otro, ya que indican cómo varía la distribución de la
deformación para cada una de las variables contribuyentes. Modificado después de Stein et al.
(1988).

Comúnmente, la cantidad de desplazamiento en una falla de empuje se extingue hacia la


punta de empuje. Como consecuencia de esta disminución en el desplazamiento, la pared
colgante se dobla típicamente adyacente a la punta de empuje. El desplazamiento coseísmico
durante el terremoto del condado de Kern (Fig. 4.25A) muestra este plegamiento, y si este
patrón de deformación persistiera a través de muchos terremotos sucesivos, generaría un
anticlinal de pared colgante. Del mismo modo, plegado del colgante y extenso.

la ruptura de la superficie ocurrió durante el terremoto de El Asnarn (M = 7.3) en 1980 en


Argelia (Philip y Meghraoui, 1983). Al otro lado de la cresta del anticlinal de la pared de colgar,
se abrieron en varios sitios debido a fallas de momento de flexión (consulte la descripción en la
siguiente sección). La oblicuidad del vector de acortamiento con respecto a la traza del empuje
se puede juzgar por la orientación de estos agarres crestales. Cuando la tendencia de las fallas
normales que limitan los graben y la tendencia de la traza de empuje son paralelas, se produjo
un acortamiento aproximadamente perpendicular a la traza del empuje (Fig. 4.28). Por otro
lado, donde los grabens tienen tendencia oblicua a la cresta anticlinal y al rastro de empuje, se
infiere que el acortamiento ha sido oblicuo al rastro de empuje (Fig. 4.29). Esta oblicuidad del
vector de acortamiento también es consistente con la orientación de las cizallas conjugadas
que se desarrollan a lo largo del frente de la cáscara. En cada caso, se puede observar que la
tensión observada localmente resulta de la orientación del campo de tensión local (en el caso
de que el sensor de agarre se conjuga las zonas auditivas) o el campo de presión regional (en el
caso de los polvos) con respecto a la orientación de las superficies defectuosas (Fig. 4.30).
A. Mapa de las rupturas de la superficie resultantes del terremoto de
1980 en Asnam. El paralelismo del agarre crestal (fallas de momento de flexión en la pared
colgante) y el empuje frontal y la orientación de las zonas de corte sugieren que el
acortamiento era perpendicular a la traza del empuje. Tenga en cuenta que la orientación de
las zonas de cizallamiento conjugadas es coherente con el movimiento de flexión local o las
tensiones de tracción en la cresta del anticlinal, en lugar de las tensiones regionales
responsables del empuje. B. Diagrama de bloques esquemático que muestra la orientación
crestal graben en zona de acortamiento perpendicular. Modificado después de Philip y
Meghraoui (1983).

A. Mapa de las rupturas de la superficie en el terremoto de Asnam en


E1 de 1980, definiendo grabens crestal en el escalón y zonas de corte con respecto a la carrera
de empuje. Tenga en cuenta las diferentes orientaciones de las zonas de corte conjugadas en
el área del mapa. En la región crestal, la flexión anticlinal crea tensiones de tensión de
momento de flexión, mientras que la cizalladura debida a un acortamiento oblicuo controla la
orientación de las tensiones de tracción a lo largo del frente de empuje B. Diagrama de
bloques esquemático que muestra el agarre oblicuo, donde el acortamiento es oblicuo a la
traza de empuje. Modificado después de Philip y Meghraoui (1983).
Las líneas discontinuas representan la
orientación aproximada del esfuerzo de compresión máximo regional. Las variaciones locales
de la tensión debidas a la flexión de los anticlinales de las paredes colgantes dan lugar a puntos
crestales de momento de flexión. Modificado después de Philip y Meghraoui (1983).