Você está na página 1de 9

ACTITUD Y PERSONALIDAD

ACTITUD

Para muchos autores la actitud no es la conducta en si misma, sino una forma de


predecir o proyectar las “posibles” conductas, basados en la actitud que se tenga hacia
un objeto. (Rodrigues (1987), ) define actitud como “una organización duradera de
creencias y cogniciones en general, dotada de una carga afectiva a favor o en contra de
un objeto social definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y
afectos a dicho objeto”

En términos operativos, en la investigación aplicada en Ciencias Sociales,


generalmente se acepta que una actitud es una organización relativamente duradera de
creencias en torno a un objeto o una situación, las cuales predisponen a reaccionar
preferentemente de una manera determinada” (Milton Rokeach ).

Las actitudes lógicamente son constructos hipotéticos (son inferidos pero no


objetivamente observables), son manifestaciones de la experiencia consciente, informes
de la conducta verbal, de la conducta diaria, etc

“Se puede definir una actitud como la tendencia o predisposición aprendida, más o
menos generalizada y de tono afectivo, a responder de un modo bastante persistente y
característico, por lo común positiva o negativamente (a favor o en contra), con
referencia a una situación, idea, valor, objeto o clase de objetos materiales, o a una
persona o grupo de personas” (Young, Kimball )

“Una actitud puede ser definida como una organización permanente de procesos
emocionales, conceptuales y cognitivos con respecto a algún aspecto del mundo del
individuo”. (D. Krech y R.S. Crutchfield)

Al comparar estas distintas definiciones, se puede afirmar que la actitud es una


predisposición, una tendencia a una acción adquirida por medio del ambiente en que se
vive, de las experiencias personales, vinculadas con una carga afectiva que se adquiere
con respecto al objeto.
Desde su aparición en la Psicología social, a principios del siglo pasado, y hasta la
actualidad, se han propuesto distintas definiciones de actitud, de mayor o menor
complejidad. En la actualidad, la mayoría de los estudiosos del tema estaría de acuerdo
en definir las actitudes de la siguiente forma:

Evaluaciones globales y relativamente estables que las personas hacen sobre otras
personas, ideas o cosas que, técnicamente, reciben la denominación de objetos de
actitud.

De una manera más concreta, al hablar de actitudes se hace referencia al grado


positivo o negativo con que las personas tienden a juzgar cualquier aspecto de la
realidad, convencionalmente denominado objeto de actitud ((Eagly y Chaiken & Petty y
Wegener). Las evaluaciones o juicios generales que caracterizan la actitud pueden ser
positivas, negativas, o neutras y pueden variar en su extremosidad o grado de
polarización

Otra de las características esenciales de las actitudes es que constituyen un fenómeno


mental. Es decir, las actitudes reflejan una tendencia evaluativa que no es directamente
observable desde fuera del propio sujeto. Por tanto, se hace necesario inferir las
actitudes de las personas a partir de ciertos indicadores.

LAS ACTITUDES CONSTAN DE TRES COMPONENTES: cognitivo, afectivo y


conductual.

 Componente cognitivo: Incluye los pensamientos y creencias de la persona


acerca del objeto de actitud.
 Componente afectivo: Agrupa los sentimientos y emociones asociados al
objeto de actitud.
 Componente conductual: Recoge las intenciones o disposiciones a la acción
así como los comportamientos dirigidos hacia el objeto de actitud.

Las actitudes están relacionadas con el comportamiento que mantenemos en torno a


los objetos a que hacen referencia, por ejemplo, si mi actitud es desfavorable a cierto
candidato presidencial, lo más probable es que no vote por él en las próximas
elecciones.
Las actitudes son sólo un “indicador” de la conducta pero NO la conducta. Es por
ello, que las mediciones de actitudes deben interpretarse como “síntomas “o como
indicios y no como hechos.

Por lo general las personas buscan consistencia entre sus actitudes y su


comportamiento, para que de esta manera parezcan razonables y consistentes.

Fuentes de actitudes

Las actitudes se adquieren de los padres, maestros y de los grupos de amigos y


compañeros. Además desde que nacemos poseemos una determinada predisposición
genética. A medida que la persona crece, moldea sus actitudes en concordancia con lo
que admira, respeta o en todo caso con lo que ya posee.

Las actitudes no son muy estables. En las organizaciones son importantes ya que
como se sabe afectan el comportamiento de los individuos y por lo tanto de los
trabajadores

Tipos de Actitudes

La mayor parte de las investigaciones acerca del comportamiento organizacional, ha


puesto interés especialmente en tres actitudes. Tales son:

 Satisfacción en el trabajo: también conocido como satisfacción laboral, se


refiere a la actitud general del individuo hacia su trabajo.

Una persona con una gran satisfacción con el trabajo tiene actitudes positivas,
mientras que aquella que se siente insatisfecha alberga actitudes negativas.

 Participación en el trabajo: grado en el que una persona se identifica con su


trabajo, participa activamente y considera que su desempeño es importante para
su sentimiento de valía personal.
Los empleados con gran participación en su trabajo se identifican intensamente
con el trabajo que realizan y se interesan realmente en él, relacionándose con
menos faltas y menores tasas de renuncia.
 Compromiso con la organización: estado en el que un empleado se identifica
con la organización y sus metas y quiere seguir formando parte de ella.

Formación de las actitudes

Las personas poseen actitudes hacia la mayoría de estímulos que les rodean. Incluso
para aquellos objetos para los cuales podemos no tener ningún conocimiento ni
experiencia, enseguida Actitudes 463 podemos evaluarlos en la dimensión bueno-malo,
o me gusta-no me gusta.

La mayoría de las actitudes tiene sus raíces en el aprendizaje y el desarrollo social,


muchas actitudes se adquieren:

 Por condicionamiento instrumental, es decir, por medio de los premios y

castigos que recibimos por nuestra conducta.

 Por modelado o imitación de otros.

 Por refuerzo vicario u observación de las consecuencias de la conducta de otros

Esta teoría posee implicancias para las organizaciones, ya que brinda una ayuda para
pronosticar la propensión a comprometerse en una actitud y un cambio de
comportamiento

Teoría de la disonancia cognoscitiva

Fue propuesta por (León Festinger), que intentó explicar la relación entre las actitudes y
el comportamiento. Propone que la disonancia cognoscitiva se refiere a cualquier
incompatibilidad que exista entre dos o más actitudes o entre comportamientos y
actitudes. Esta incompatibilidad es incómoda, y por lo tanto los individuos tratan de
disminuirla por los medios posibles.

Sin embargo la disonancia no se puede evitar nunca por completo. Festinger propone
además que el deseo de disminuir la disonancia se encontraba determinado por la
relevancia de los elementos (a poca importancia la presión por corregir será menor), el
nivel de la influencia que la persona cree que posee sobre los elementos y los factores
de recompensa, que influyen en el grado en el que los individuos se sentirán motivados
a disminuir la disonancia.
PERSONALIDAD

La personalidad es “Las características psicológicas y distintivas de una persona que


conducen a respuestas a su ambiente relativamente consistente y permanente”. (Kotler,
1996)

“El patrón de pensamientos' sentimientos y conducta que presenta una persona y que
persiste a lo largo de toda su vida' a través de diferentes situaciones”.( (Sigmund Freud)

La integración de todos los rasgos y característicasdel individuo que determinan una


forma de comportarse”, es decir, que la personalidad se forma en función del
desarrollo del individuo, a partir de las características ambientales, biológicas y
sociales que explican, modulan y mantienen su comportamiento. (Allport,1975)

Es la suma total de las formas en que un individuo reacciona y se relaciona con


los demás. Se refiere a una serie de características personales distintivas, entre otras
sus motivos, emociones, valores, intereses, actitudes y competencias.

Se refiere con esto a un grupo estable de características y tendencias que


determinan los puntos comunes y las diferencias en el comportamiento psicológico,
refiriéndose con esto a pensamientos, sentimientos y acciones de personas que
coinciden en el tiempo, y no tan solo en el resultado de presiones sociales y biológicas
del momento.

Se puede observar que encierra tres ideas de relevancia como:

 La definición no limita la influencia de la personalidad sólo a determinados


comportamientos, a ciertas actitudes o determinadas personas, en contraste la
teoría de la personalidad es una teoría general del comportamiento, es decir un
intento por comprender o describir la totalidad del comportamiento durante el
tiempo. Existen algunas personas que afirman que explicar el concepto de
personalidad es tratar de explicar la esencia del ser humano.
 Con puntos comunes y diferencias se refiere a un aspecto importante del
comportamiento humano. En cierto modo, la persona es como: todas las demás
personas, algunas otras personas y ninguna otra persona. Las teorías de la
personalidad describen lo que las personas poseen en común y además aquello
que las diferencia. Comprender la personalidad de un hombre consiste a
distinguir lo que esa persona tiene en común con los demás, como aquello que la
hace ser única.
 Otros autores definen la personalidad como constante y con coincidencia en el
tiempo. La mayor parte de las personas reconocen de manera intuitiva esta
estabilidad. La personalidad que posee un individuo cambia con el transcurso
del tiempo, a lo largo de la vida, aunque los cambios más relevantes se dan en la
primera infancia.

FACTORES QUE SE CONSIDERAN DETERMINANTES DE LA PERSONALIDAD

Herencia: La creencia en una base biológica de la personalidad se encuentra basada en


las ideas de muchas personas.

La oposición, que persiste en el tiempo, naturaleza–crianza en la teoría de la


personalidad ha sido un gran desacuerdo sobre el grado hasta el que influyen los
factores genéticos en la personalidad.

Algunos investigadores afirmaban que la personalidad se hereda, otros en cambio


afirmaban que las experiencias de algunas personas determinaban su personalidad. En
este sentido el pensamiento contemporáneo es más equitativo, y postula que tanto la
herencia (biología) como el ambiente (experiencias) son importantes, aunque claro
algunas características de la personalidad pueden recibir más influencia de un factor que
de otro.

Ambiente: Los componentes ambientales que incluyen son:

• Cultura: Es la manera característica en que poblaciones distintas organizan sus vidas.


Cumple un papel importante en la formación de la personalidad. Las personas que nacen
en una cultura específica están expuestas a los valores de la familia, de la sociedad y a
las normas de comportamiento aceptables. Es la encargada de definir la manera en que
se deben desempeñar los papeles en la sociedad, así como también ayuda a establecer
patrones amplios de similitud del comportamiento entre las personas. Por lo general
existen diferencias extensas en los comportamientos de individuos, por esto no todas las
personas reaccionan igual a las influencias culturales. En este tema, muchas veces los
gerentes pueden cometer errores pues consideran que sus subordinados son iguales a
ellos, pues las personas poseen y muestran muchas diferencias importantes, inclusive las
personas que se desarrollan en la misma cultura y que se han desarrollado en los
mismos grupos sociales son diferentes.

• Familia: Conduce al individuo a participar socialmente en una cultura determinada;


los padres y hermanos desempeñan un gran papel en la formación de la personalidad del
individuo, así como también los demás miembros como tíos, primos, abuelos, entre
otros. En algunos casos la carencia de uno de los padres puede afectar negativamente el
desarrollo de los hijos a causa de tres aspectos:

 Mediante sus comportamientos exponen situaciones que originan determinadas


conductas.
 Actúan como modelos de papeles con los que generalmente se identifican en
gran medida los hijos.
 Recompensan y castigan selectivamente algunos comportamientos.

Las condiciones en las que se encuentre la familia es una fuente de suma relevancia de
diferencias de personalidad, pues esta influencia abarca aspectos como tamaño de la
familia, al nivel socioeconómico, la raza, la religión, la ubicación geográfica y el orden
de nacimiento dentro de la familia

• Pertenencia a un grupo: El primer grupo al que la mayor parte de personas pertenece


es la familia, luego participa en muchos más a lo largo de su vida. Los cuantiosos
papeles y experiencias por las que pasan los individuos en estos grupos son una fuente
de diferencias en la personalidad.

• Experiencias Vitales: Las experiencias de cada una de las personas a lo largo de su


vida, actúan como determinantes de la personalidad, un ejemplo claro sería el desarrollo
de la autoestima que depende de diferentes experiencias, como la oportunidad de lograr
las metas y cumplir con las expectativas, las pruebas de la capacidad de influir sobre las
demás personas, entre otros.

Situación: Influye en los efectos de la herencia y el ambiente de la personalidad. La


personalidad que presenta una persona, aunque por lo general es estable, cambia en
situaciones diferentes.
Lo interesante es que las situaciones parecen diferir esencialmente en las restricciones
que aplican sobre el comportamiento.

TIPOS DE PERSONALIDAD

Tipo A: personalidad del que está integrado intensamente a una lucha crónica e
inacabable por conseguir más y más en cada vez menos tiempo y, si es necesario, en
contra de la oposición de cosas y personas.

 Siempre se mueven, caminan y comen rápidamente


 Se impacientan con el ritmo al que se suceden los hechos
 Se esfuerzan por pensar o hacer dos cosas a la vez
 No saben manejar su tiempo libre
 Se obsesionan con las cifras. Miren su éxito por cuanto obtienen de todo lo que
consiguen.

Tipo B: suelen ser más tranquilas, hacer las cosas de una en una y expresar sus
opiniones.

 Nunca tienen una sensación de urgencia acompañada de impaciencia


 No necesitan desplegar ni hablar de sus logros, salvo si así lo exige la
situación
 Juegan para divertirse y no para exhibir su superioridad a toda costa
 Pueden relajarse sin sentirse culpables

RASGOS DE LA PERSONALIDAD

No son más que las disposiciones persistentes e internas que hacen que el individuo
piense, sienta y actué, de manera característica.

 Rasgos cardinales:

Son relativamente poco frecuentes, son tan generales que influyen en todos los
actos de una persona. Un ejemplo de ello podría ser una persona tan egoísta que
prácticamente todos sus gestos lo revelan.

 Rasgos Centrales:
Son más comunes, y aunque no siempre, a menudo son observables en el
comportamiento. Ejemplo, una persona agresiva tal vez no manifieste este rasgo
en todas las situaciones.

 Rasgos secundarios:

Son atributos que no constituyen una parte vital de la persona pero que
intervienen en ciertas situaciones. Un ejemplo de ello puede ser, una persona
sumisa que se moleste y pierda los estribos.