Você está na página 1de 3
“La obligatoriedad escolar en todo el pais. se extiende desde a edad de CINCO (5) afios hasta la finalizacién del nivel de la Educacién Secundaria, El Ministerio de Educacién, Ciencia y Tecnologia y las autoridades jurisdiccionales competen- tes asegurarén el cumplimiento de la obligatoriedad escolar a través de alter- rnativas institucionales, pedagogicas y de promocién de derechos, que se ajusten a los requerimientos locales y comunita- Pay rios, urbanos y rurales, mediante accio- nes que permitan alcanzer resultados de calidad equivalente en todo el pafs y en todas las situaciones sociales” “Departamento totalmente equipado y amoblado para seis personas ubica- do a una cuadra de la playa sobre la peatonal. Cocina-comedor, amplia mesa con seis silas, amplio balcén. TV con cable, heladera, vajla completa, Tiene dos dormitorios, uno con cama matrimonial y una pequefia cama individual, en el otro tres camas comunes y fuera de los dormitorios un futén de dos plazas. DISPONIBILIDAD: Segunda quincena de Enero! Apenas tres minutos faltaban. Dos minutos y medio, para ser mas preci- sos. El Arena de Sen Pablo hacia mucho tienpo que ya se habia convertido en el Arena de San Parto. El sufriniento de esos 117 minutos de Argen- tina 0 Suiza 0 habia sido inabarcable, dificil de asinilar. Poco hacia prever que se estasa amasanco un desenlace infartante, que nada de lo que habia pasado hasta entonces tendria sentido. La pelota estaba en poder del equipo europeo, sobre 1a derecha, cerca de la mitad de la cancha. La presioné Palacio y se 1a robé a Lichtsteiner. Asi le Legé a Messi, detras de los tres cuartos, con campo para arrancar un sprint memorable, digno del minuto 0 (si, del minuto 0, jaunque iban 117!) esquivar una patada kareteca que con el tienpo puede transfornarse en un himno a la superacién, seguir y abrir hacia 1a derecha, por donde entraba Di Maria, libre y detras de Higuain. Y Di Maria, con una tran- quilidac inpropia de un partido que habia sido una usina de nervios, le puso ese toque suave, pie abierto, ojos mis abiertos, para cruzér- sela al excelente arquero Benaglio, que habia sido figura y pintaba para hacerse verdugo en los penales que se venian “El Grafico”, 1 de julio de 2014. F. Este medicanento por contener sorbato potésico como excipiente es perjudicial en pacientes con diets pobres en potasio. El exceso de potasio puede producir, después de la adninistracién oral, moles- tias de estémago. Este medicament contiene 0,96 g de sorditel por 2,5 ml de jarabe. Puede causar moles- tas de esténago y diarrea. No debe utilizarse en pacientes con into- lerancia a la fructosa, En caso de enpeoraniento de los sintomas 0 si no se produjera mejoria después de 7 dias de iniciar el tratamiento, ste deberd sez interrumpido y se deberé consultar con el nédico Muchos afios después, frente al pelotén de fusilamiento, el coronel Aure- iano Buendia habia de recordar aquella tarde renota en que su padre Jo 1evé a conocer el hielo. Maconde era entonces una aldea de veinte casas de barzo y cafabra constzuidas a 1a orilla de un rio de aguas ‘éifanas que se precipitaban per un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes cono huevos prehistéricos. £1 undo era tan reciente, que muchas cosas carecian de nonbre, y para mencicnarlas habia que sefalerlas con el dedo, Todos los afos, por el mes ce marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su cazpa cerca de Ja aldea, y con un grande slbo- roto de pitos y timbales daban 2 conocer los nuevos inventos. Primero Llevaron el inan, Un gitano cozpulento, de barba rontaraz y manos de gorrién, que se presenté con el nonbre de Melquiades, hizo una truculenta denostracién piblica de lo que é1 mismo Mlanaba 1a octava maravilla de Jos sabios alquimistas de Macedonia. Fue de casa en casa arrastrando cos Lingotes metlicos, y todo el mundo se espanté al ver que los calderos, las pailas, las tenazes y los anafes se caian de su sitio, y les maderas crujian por la desesperacién de los clavos y los tornillos tratando de desenclavarse, y aun los objetos perdidos desde hacia mucho tiempo apare- cian por donde mas se les habia buscado, y se arrastraban en desbsncace turbulenta detras de los fierros migicos de Melquiades. Fragnento de Cien afios de soteded, de Gabriel Garcia Mirquer (1967) Aqui me pongo @ cantar al conpas de 1a vigilela, que el honbre que 1o desvele una pena estrordinaria como Ja ave solitaria con el cantar se consuela, Pido a los santos del cielo que ayuden mi pensaniento: es pido en este monento que voy @ cantar mi historia ne refresquen la renoria y aclazen ni entendiniento, Fragnento de Martin Fierro, de José Hernindez (1872).