Você está na página 1de 3

LA PERSONALIDAD Y LA HOMOSEXUALIDAD

La personalidad ha sido objeto del interés desde la Antigua Grecia hasta


nuestra época. Se ha estudiado a través de distintos puntos de vista, de
donde se ha partido para crear el concepto de la misma pudiendo variar en
algunos elementos. Desde el punto de vista psicológico podemos definir la
personalidad “aquello que identifica al ser humano individual a lo largo del
ciclo vital, por lo que debe integrarse en un modelo personal, desde la
reactividad situacional, hasta el estilo de vida, las motivaciones, las
creencias y concepciones del mundo”.
Se puede decir que los homosexuales hoy para poder “gritar” a la sociedad
"yo soy homosexual " han tenido que recurrir a muchos actos de protesta ya
que su derecho a la libre personalidad de algún u otra manera no se estaba
respetando. Lo que realmente han querido conseguir es romper las
barreras, los paradigmas que se han creado en la sociedad, no solo a través
del arte o de la música, han querido darse a conocer si no que hoy vemos
jueces, arquitectos, ingenieros, gente de toda condición que diga
públicamente que es igual que todos los demás, con la única diferencia de
que se enamoran de personas de su mismo sexo. Yo quería que un libro
como "El amor del revés" ayude a desmontar toda esa mitología terrible
sobre los homosexuales.
La personalidad no influye en las preferencias sexuales de una persona,
pero si es muy representativa de la misma, hay casos donde las personas
que son homosexuales o que sienten el deseo sexual por el mismo genero
tiene una personalidad igual a la de una persona que es heterosexual o que
se inclina por el sexo opuesto, como hay casos en donde hay personas que
no se atreven de alguna u otra manera expresar su situación y tienden a
crear una personalidad diferente, propia que los puede identificar como
personas diferentes, por ejemplo. Arnel es un chico que desde niño se ha
inclinado por el sexo opuesto pero que realmente toda du vida lo ha
ocultado por miedo al rechazo familiar e incluso social, él ha crecido toda su
vida con ese paradigma que no le deja ser feliz, cuando lo conocí era una
persona insegura que aunque intentara hacerse le fuerte nunca se le veía
convencido, su personalidad siempre fue diferente a la de los demás
compañeros él era muy social y muy atento a diferencia de los demás
compañeros, siempre aunque por ciertas expresiones daba de que pensar
con respecto a su inclinación sexual él lo negaba todo, después de un
tiempo el decidió hablar, desahogarse, sentirse libre y empezó aceptar su
condición, cuando lo volví a ver me sorprendí mucho porque jamás pensé
verlo en una posición tan decidida como en la que él estaba frente ese
tema, le pregunte sobre su cambio, que lo llevo hacer todo eso y me dijo “yo
soy hombre y me gustan los hombres y es algo que nadie puede cambiar en
mí y que yo no puedo ocultar por creer que no soy diferente o que soy un
bicho raro”. Realmente por lo que me cuentan y por lo que veo sigue
teniendo la misma personalidad, el mismo carisma, ahora una felicidad no
fingida. La paradoja de la historia es demostrar que la personalidad no hace
que una persona sea homosexual, heterosexual, bisexual, etc. Solo que es
una máscara que a veces es real, en otras ficticias, donde nos escondemos
por temor, inseguridad, falta de confianza en cada uno y que a través de
esta podemos mostrar lo que somos.

Angie Redondo
Jaisy Wilches
Eva salcedo