Você está na página 1de 4

INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

ESCUELA SUPERIOR DE ECONOMIA

ECONOMIA AGRICOLA

EVOLUCION DEL PRECIO, DEMANDA Y PRODUCCION


DEL MAIZ

GRUPO 4EM16

AYALA MOJICA AXEL


Introducción
México representó en el año 2017 cifras especialmente positivas en la balanza de

agroexportaciones. De acuerdo con SAGARPA (Secretaría de Agricultura,

Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) las exportaciones, que también

comprenden ganadería y pesca, aumentaron un 12,4% con respecto al año 2016,

mientras que el maíz espera una reducción en su cosecha para América Latina de

un 15% después de una cosecha record en 2017. A pesar de que Brasil espera una

reducción de sus exportaciones en 1.5 millones de toneladas, México, Colombia y

Chile pronostican un aumento de sus importaciones para la campaña de 2018-19.


Desarrollo

El programa de precios de garantía para diversos cultivos el pasado viernes en

Zacatecas, pareciera que no ha sido lo suficientemente debatido, sobre todo por los

efectos no previstos que pudiera tener. Se prevé la fijación de precios de garantía

para cultivos como el maíz, frijol, arroz, trigo, así como para la leche. En el caso del

maíz, el presidente anunció que el precio de garantía que se pagará a los

productores en México será a partir de ahora, de 5,610 pesos por tonelada. Según

reportaron algunos diarios, uno de los objetivos centrales de este programa es lograr

la autosuficiencia alimentaria de nuestro país. Se trata de un anuncio que para

muchos es una buena noticia; sin embargo, las consecuencias de esta política no

están debidamente analizadas o bien, no se les dio la importancia debida.

En primer lugar, hay precisar que el maíz que utilizamos para elaborar la gran

variedad de alimentos que forman parte de variada gama de comida mexicana es

el maíz blanco, en el que México es autosuficiente, según reportes recientes de

Sagarpa, que indican que el consumo anual de este cultivo es de 23.5 millones de

toneladas, mientras que la producción anual se ubica en 24.5 millones de toneladas.

Ahora bien, en el caso del maíz que se utiliza como forraje para ganado, es verdad

que somos deficitarios, pero también es verdad que el costo de producirlo en México

es sustancialmente más alto que en Estados Unidos, por ejemplo.

El precio de garantía anunciado por el presidente de la República se ubica

prácticamente 100 dólares por encima del precio de una tonelada de maíz amarillo

producida en Illinois, pero ya puesta en el puerto de Veracruz. A ese precio


anunciado el viernes, habrá que agregar el costo de transporte a los centros de

acopio, que el gobierno ya anunció que cubrirá.

Así que en México se pagará más por tonelada de maíz que el precio que costaría

importar ese grano. Para evitar que los precios de los alimentos que se elaboran

con maíz se encarezcan o que el costo que enfrenta la engorda de ganado bovino

o porcino en nuestro país no se incremente de manera sustantiva, el gobierno

deberá mantener artificialmente bajos los precios para estos usos, lo que

necesariamente demandará una gran cantidad de recursos fiscales.

Por otro lado, se envían señales erróneas a los mercados agropecuarios, de manera

que ante la posibilidad de una mayor rentabilidad en el cultivo del maíz, es altamente

probable que productores de otros cultivos, incluso hortalizas, decidan destinar sus

tierras a producir maíz. Así que es posible que se eleve la producción de maíz, a un

costo muy elevado para las finanzas y a costa de reducir la producción de otros

cultivos.

El problema del campo mexicano no se resuelve con precios de garantía, es un

problema mucho más profundo, que tiene que ver con aún insuficientes

mecanismos para eficientar la comercialización, y sobre todo, con un régimen de

derechos de propiedad endeble.

A mediano plazo, “creo que es fácil pronosticar que va a haber menos oferta y más

demanda, gracias a los precios bajos y luego al alza, o sea que estamos tocando

fondo y va a empezar a aumentar”. Después de haber llegado a US$300 por

tonelada en 2012 en Chicago, y de llegar al punto mínimo en este momento, “creo

que para 2018, 2019 o 2020 va a empezar a subir de nuevo”.