Você está na página 1de 2

Laura Marcela Duran Piñeros

La historia de un médico ejemplar

Bennet Omalu nació en Nnokwa, Nigeria, siendo el sexto de siete hijos. Durante su infancia
ocurrió la guerra civil de Nigeria, por lo cual tuvo que mudarse a un pueblo en el sureste de
Nigeria con su familia por dos años. Su padre era ingeniero de minas y su madre era
costurera, por tanto pudieron darle una buena educación e incluso llevarlo a la universidad
de Nigeria, donde se graduó de médico cirujano. Para su especialización, aplico para becas
en Seattle y estados unidos, donde estudio epidemiologia y patología y anatomía clínica
respectivamente. Después consiguió trabajo en Pittsburg USA, donde a su vez estudio
neuropatología

En su trabajo como médico forense, tuvo la oportunidad de examinar al ex jugador de futbol


americano Mike Webster y descubrió anormalidades en la histología de su cerebro. Al
analizarlo, se dio cuenta de que esto se debía a los golpes en su cabeza que sufrió cuando
jugaba futbol americano. Mike había experimentado alucinaciones, paranoia, cambios de
humor y pérdida de memoria en los últimos años de su vida, pero nadie lo había asociado
a su antiguo trabajo. Omalu publico sus descubrimientos en la revista científica
“Neurosurgery”, donde llamo a esta condición encéfalopatología traumática crónica (ETC).

Luego de la publicación de este artículo, comienza una lucha contra la NFL para
que reconozcan esta enfermedad y sea aceptada por la comunidad, pues esto daba
una mala imagen al futbol americano. Un médico del equipo Steelers, Julian Biles,
le ayuda con su investigación para que esta salga la luz debido a que trababa a
muchos de los jugadores de la liga, entre ellos al primer paciente de Omalu con
ETC: Mike Webster. A lo largo de la investigación, Omalu se enfrenta a muchos
retos para probarle al mundo su teoría, siempre intentando hacer lo correcto.

La NFL le impide hablar de la enfermedad en sus conferencia medica de futbol


americano, desestiman su trabajo, y tachan de traidor a su compañero Bailes por
cambiarse de bando. Frente a esto, Omalu quiso rendirse y retractarse de sus
palabras, pero al ver la determinación de su esposa y sus colegas decide seguir
enfrentándose a ellos. No obstante, al final fue obligado detener su investigación y
mudarse a otro estado debido a que su esposa sufre un accidente de tránsito por
parte de unos fanáticos del futbol, lo cual le produce un aborto. Sus hallazgos
sirvieron de guía a otros investigadores interesados quienes logran al fin el
reconocimiento público de la NFL sobre la existencia de la ETC. Al final, Omalu tiene
la posibilidad de hablar públicamente en una conferencia acerca de la enfermedad
que descubrió y se le otorga la nacionalidad americana como recompensa por sus
esfuerzos.

En mi opinión, Bennet Omalu es una persona digna de admirar por su valentía, su


perseverancia y su integridad como médico y como persona. No se rindió en la
búsqueda de la verdad hasta que se dio cuenta de que eso podría causar daño a
sus seres queridos y fue capaz de comprender la posición de su amigo Bailes, a
quien le encantaba el futbol americano y era muy cercano a varios de los jugadores
de la NFL. También lo admiro por su rigurosidad a la hora de hacer una investigación
y por el respeto que le tiene a sus pacientes, aun si ellos ya han fallecido. Debido a
lo anterior, lo considero mi héroe personal y un modelo a seguir en mi carrera y en
mi vida.

Interesses relacionados