Você está na página 1de 12

Rev.

Ciencias Sociales 140: 163-173 / 2013 (II)


ISSN: 0482-5276

CONOCIMIENTO DE LAS PERSONAS ADULTAS


SOBRE EL CLIMATERIO, ANDROPAUSIA Y LA SEXUALIDAD

KNOWLEDGE OF ADULTS ABOUT THE CLIMACTERIC, ANDROPAUSE


AND SEXUALITY

Viriam Leiva Díaz * 1

Carolina Arguedas Medino ** 2

Marilyn Hidalgo Castillo *** 3

Yessenia Navarro Vargas **** 4

RESUMEN

El presente artículo expone los resultados de una investigación, la cual tuvo como objetivo
principal diagnosticar el conocimiento y vivencias que poseen las personas adultas, con
respecto al proceso de climaterio y la sexualidad. Este estudio tuvo un enfoque cuantitati-
vo con un diseño metodológico de tipo estructural descriptivo. La información se obtuvo
por medio de un cuestionario aplicado a una muestra de 176 personas, de las cuales 108
eran mujeres y 68 varones, con edades que oscilaban entre los 35 a 65 años. Entre los
resultados más destacados se encontró que la población posee vacíos de información en los
temas de sexualidad y sus componentes. Se demostró que la mayoría manejan conceptos
erróneos en cuanto a la temática, además de tabúes y mitos.

PALABRAS CLAVE: CLIMATERIO * SEXUALIDAD * EROTISMO * GÉNERO * SEXO * AUTOESTIMA


* RELACIONES INTERPERSONALES * ESPIRITUALIDAD

* Escuela de enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR).


viriaml@gmail.com
** EBAIS del Hospital Clínica Bíblica, Costa Rica
caroarme@gmail.com
*** Hospital Calderón Guardia, Costa Rica.
laflaca1099@hotmail.com
**** Empresa Volcano, Costa Rica.
yesse.n.v@gmail.com
164 Viriam Leiva Díaz et ál.

ABSTRACT

This article exposed the results of an investigation about the knowledge that adult people
have of the climacteric´s process and the sexuality. This study had a quantitative approach
with a methodological design of structural descriptive type. The information was obtained
by questionnaire. It was applied to a sample of 176 people (108 women and 68 men) with
ages between 35 to 65 years old. The most important results were the information gaps
in the topics of sexuality and its components. Most people have wrong knowledge in this
topic, also many taboos and myths.

KEY WORDS: CLIM ACTERIC * SEXUALITY * EROTICISM * GENDER * SELF ESTEEM *


INTERPERSONAL RELATIONSHIPS * SPIRITUALITY

INTRODUCCIÓN emociones, los valores y el amor entre otros.


Además, incluye las relaciones que tenemos con
El ser humano durante el ciclo vital de su los demás y con nosotros mismos; es por esto
desarrollo, debe enfrentar y superar diferentes que a través de la sexualidad, las personas sien-
etapas, las cuales son inminentes en el trans- ten, expresan y viven.
curso de su vida. Las mismas generan cam- A pesar de que el climaterio y la andro-
bios en múltiples aspectos, como por ejemplo, pausia son etapas inherentes al desarrollo, se
durante la vivencia de su sexualidad; asimismo, da de manera frecuente un desconocimiento
algunas de estas fases corresponden a la etapa de la misma, generando mitos, tabúes y prác-
del climaterio y la andropausia (Dulcey, 2000). ticas inadecuadas. Todas estas realidades son
En estas etapas se presenta una serie de comunes en el diario vivir y es importante que
cambios en los sujetos que transitan por este las personas construyan estrategias adecuadas
período, los cuales pueden modificar la vida para afrontarlas, por lo que es indispensable la
cotidiana y la vivencia personal, lo que significa colaboración de un profesional que le muestre
muchas veces, el desencadenamiento de una cri- herramientas necesarias para enfrentar estos
sis; sin embargo, es importante tener en cuenta estadios, con el suficiente empoderamiento.
que esta realidad es diferente en cada sujeto.
Aunado a lo anterior, cabe subrayar que METODOLOGÍA
cada individuo posee diferentes formas para
enfrentar estos nuevos procesos, dependiendo de La investigación tuvo un enfoque cuanti-
las experiencias de vida y del entorno en el que tativo con un diseño estructural descriptivo de
se ha desenvuelto la persona, así como, el cono- tipo transversal (Barrantes, 2006). La población
cimiento que posee sobre esta etapa que atra- estuvo conformada por 1150 asociados y aso-
viesa y la forma en que ha logrado superar, con ciadas activos de CooproNaranjo RL, quienes
éxito o no, las anteriores etapas del desarrollo. residen en el cantón de Naranjo. Para el estudio
Todos los seres humanos viven su sexua- se extrajo a través de un muestreo probabilístico
lidad desde sus particularidades, por lo cual es por cuotas, una muestra de 176 personas, de las
significativo destacar la importancia que posee cuales 108 eran mujeres y 68 eran varones, cuyas
la vivencia de la misma para el ser humano, ya edades oscilaban entre los 35 y 65 años de edad.
que forma parte de su desarrollo integral. Para la recolección de los datos se utilizó
Para las personas es indispensable cono- un cuestionario constituido por 27 preguntas.
cer, vivir y expresar su sexualidad, independien- De estas 25 eran preguntas cerradas y trataban
temente de sus características personales, ya sobre los temas de climaterio, sus síntomas y
que esta permite transcender a un ámbito más sus signos, asimismo, sobre el autoestima y
espiritual y psico-emocional, en la cual se da la los componentes de la sexualidad; las otras dos
expresión más perfecta de los sentimientos, las preguntas eran abiertas y correspondían a la

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
Conocimiento de las personas adultas sobre el climaterio, andropausia y la sexualidad 165

temática de autoestima y proyecto de vida. Este 156 personas viven con su esposo(a), 134 viven
instrumento se sometió a revisión por parte de con sus hijos(as), 6 viven con los padres, 4 con
cuatro expertos en la temática y en estadística. los suegros(as) y 4 viven con otras personas.
Para reunir la información, se procedió a Entre las ocupaciones laborales que des-
asistir a cada casa de los asociados y asociadas, empeñaban los entrevistados(as), se encontró
para ello las personas procedieron a llenar el que 29% son agricultores, un 57% son amas
consentimiento, el cual se diseño basándose de casa, otro 3% son maestros(as) y el 19%
en el documento que posee la Vicerrectoría de restante practica otro oficio (cocineros, mis-
Investigación de la Universidad de Costa Rica. celáneos, ingenieros, arquitectos, enfermeras,
La duración del estudio fue de cuatro entre otros).
meses (de junio a octubre de 2010), desarro- En lo que respecta a la escolaridad,
llado en el cantón de Naranjo de la provincia se obtuvo que 25 personas finalizaron estu-
de Alajuela. dios universitarios, seguida por 22 de ellos
Asimismo, toda investigación que tenga que no la terminaron; además, 25 personas
como objeto de estudio al ser humano, debe poseen una secundaria incompleta y 20 poseen
regirse por el conjunto de principios éticos secundaria completa; 19 asociados tienen la
generales, establecidos por las regulaciones primaria incompleta, 59 mantienen prima-
nacionales e internacionales, teniendo como ria completa; por otra parte, 6 poseen otro
norte fundamental los derechos humanos, grado de escolaridad y solamente 1 persona,
como inviolables y los cuales se encuentran por no posee estudios primarios.
encima de los intereses de cualquier investiga- Teniendo en cuenta la descripción de
ción (Chacín y Briceño, 2001). las personas entrevistadas, se analizarán los
Entre los criterios de Bioética conside- resultados obtenidos sobre los conocimientos y
rados en esta investigación se encuentran: el prácticas de las personas en torno a las etapas
“principio de respeto”, pues se aplicó un consen-
de climaterio y andropausia.
timiento informado, en el cual se les explicó a
En cuanto al conocimiento sobre el con-
los y las participantes el propósito del trabajo; “el
cepto de climaterio se encontró que un 64%
principio de beneficencia” donde se realizó una
refirieron conocer el concepto, mientras el res-
aclaración sobre los riesgos, beneficios y con-
tante 36% mencionó desconocerlo. De los que
secuencias de participar en la investigación; así
afirmaron conocer el concepto, solo un 48%
como, se les aseguró a los participantes confiden-
concordaron que es el periodo de transición
cialidad en la información brindada, pero se les
entre la vida reproductiva y la no reproductiva,
informó que los datos serían divulgados en una
que comprende la menopausia y la andropausia.
publicación científica. Por último, se consideró el
Otro porcentaje representativo del 52% mane-
“principio de justicia”, dando un trato igualitario
a cada participante durante el proceso. jan un concepto erróneo del mismo.
En lo que respecta a la edad que abar-
ca el climaterio, solo un 17% (30) mencionó
RESULTADOS
correctamente que oscila entre los 35 y 65
Como se mencionó previamente, la mues- años, mientras un 83% mencionaron que estas
tra estuvo constituida por 176 participantes de etapas iban desde los 25 a los 75 años de edad.
los cuales, 108 eran mujeres y 68 varones, en Por otra parte, al indagar sobre cuáles
edades que oscilaban entre los 35 y 65 años. consideraban que eran los cambios que se dan
Dentro de los aspectos sociodemográfi- en esta etapa, se evidenció que la mayoría de
cos importantes para el estudio se encuentra la población refirió como síntomas presentes:
el estado civil, 153 de las personas partici- una disminución del deseo sexual, cambios en
pantes son casados(as), 19 son solteros(as), el estado emocional, sudoración aumentada,
9 se encuentra n divorciados(a s), 3 son retraso en la lubricación vaginal, así como,
viudos(as) y 2 personas vivían en unión libre. sensación de bochorno y escalofríos repenti-
Además en cuanto a la convivencia familiar, nos. A su vez, un porcentaje más pequeño de

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
166 Viriam Leiva Díaz et ál.

participantes (15%) manifestaron que también el estado emocional, sudoración aumentada,


la incapacidad para lograr o para mantener retraso en la lubricación vaginal, así como,
una excitación sexual, los sentimientos de sensación de bochorno y escalofríos repentinos.
incomprensión de las otras personas hacia la A su vez, en cuanto a las edades que abarcaban
realidad de vida, disminución en la potencia la misma, un 74% de la población manifestó
durante la erección, mayor cantidad de tiempo que oscilaba en el intervalo entre 40 a 60 años,
para alcanzar el orgasmo y un cambio en los un 16% expresó que tenía lugar entre los 35 y
patrones de sueño. 65 años de edad, y el porcentaje restante (10%),
Unido a lo anterior, se preguntó cuales de decidió marcar alguna otra opción diferente.
los cambios mencionados estaban presentando Al evaluar el concepto de andropausia,
los y las participantes, encontrándose en la mayoría de la población (61%) en estudio
primer lugar, una disminución del deseo sexual, no conoce qué es o tienen un concepto errado
cambios en el estado emocional, bochornos y de la misma, solamente un 39% de todos los
escalofríos repentinos, sudoración aumentada, encuestados contestaron correctamente al refe-
retraso en la lubricación y cambio en los patro- rirse como “la disminución de los niveles de las
nes de sueño. A su vez, los síntomas menos hormonas masculinas”. De igual forma, al inda-
frecuentes entre las personas encuestadas esta- gar sobre las edades que abarcaban dicha etapa
ban: incapacidad para lograr o para mantener de vida, un 54% lo desconocía, mientras que el
una excitación sexual, sentimientos de incom- 46% consideró correctamente que la andropau-
prensión de las otras personas hacia la realidad sia se desarrolla entre los 40 y 60 años.
de vida en esta etapa, disminución de la poten- Seguidamente, se presentan los resulta-
cia durante la erección y una mayor cantidad de dos obtenidos acerca del conocimiento sobre
tiempo para alcanzar el orgasmo. Por último, el término de sexualidad, por lo que es impor-
un 2% (4) de los asociados(as) consideraron que tante aclarar que para el desarrollo de esta
no habían vivido ningún cambio. temática, se tomaron en cuenta los conceptos
Otro aspecto explorado fueron los mitos que la conforman: sexo, género, erotismo y
y estereotipos que las personas tienen en torno espiritualidad.
al climaterio. La mayoría de la población mane- En cuanto al concepto de sexo, solo un
ja uno o varios mitos en torno a esta temáti- 52% de la población refirió correctamente que
ca; entre los mencionados frecuentemente se es un conjunto de características biológicas que
encuentran los relacionados con la actividad definen al espectro de humanos como hembras
coital, por ejemplo: “no se puede tener relacio- y machos, mientras que el otro 48% mantenía
nes sexuales cóitales con la pareja”, “el deseo un concepto equivocado sobre la misma o no
sexual disminuye después de la menopausia”. lo sabían; entre las enunciaciones brindadas
Otros mitos están asociados con aspectos de están: “construcción social que define a la per-
ánimo, como que “las mujeres aumentan su sona”, “relaciones íntimas entre dos personas”,
estado de enojo”, y por último, se encuentran entre las más frecuentes.
los relacionados con el género, tal como que Por otra parte, en cuanto a la definición
“los hombres no desarrollan cambios”. En el de género, se obtuvo que solo el 27% de las per-
estudio realizado se encontró que el 44% (78) sonas concordó con el concepto correcto como
asociados(as) creen que, tanto el hombre como aquel conjunto de características sociales y cul-
la mujer sufren cambios en la etapa del clima- turales asignadas a las personas en función de
terio, lo cual es correcto, puesto que ambos lo su sexo, mientras que un 36% consideraba que
experimentan. era lo mismo que sexo. El otro 37% mostró otras
Por otra parte, al indagar sobre cuáles concepciones incorrectas o lo desconocían.
consideraban que eran los cambios que se dan Al indagar sobre el concepto de erotismo,
en esta etapa, se evidenció que la mayoría de un 35% acertó al expresarlo como “un conjunto
la población refirió como síntomas presentes: de procesos humanos en torno al apetito por
una disminución del deseo sexual, cambios en la excitación sexual, la excitación misma y el

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
Conocimiento de las personas adultas sobre el climaterio, andropausia y la sexualidad 167

orgasmo, sus resultantes en la calidad placen- de vida, debido a que la influencia de la pareja
tera de esas vivencias humanas”, un 20% hace y la convivencia en su hogar, influyen en la
referencia a la acciones de ver material porno- manera de afrontar los cambios. Según Cla-
gráfico, y el otro 45% estableció otros concep- vijo (2009), el entorno familiar interviene en
tos erróneos o lo desconocían. forma muy significativa, debido a que estas
Por último, en el concepto de espiritua- etapas coinciden con situaciones de crisis, en
lidad, un 68% lo destacó como el conjunto de el interior de la familia, con la pareja, los hijos
aspiraciones, convicciones, valores y creencias y los padres, lo que pone en riesgo la estabili-
que permiten a cada persona orientar sus pro- dad y el equilibrio logrado por la familia, en
yectos de vida, un 12% consideró que la espiri- etapas previas al climaterio.
tualidad se expresa o se vive solamente dentro Otro aspecto importante que se debe
de una religión y el otro 20%, manejaba otro analizar corresponde a los oficios que desempe-
concepto erróneo de espiritualidad, o no sabía a ñan estas personas, ya que esto va a determinar
qué hacía referencia. las posibilidades de acceso a los servicios de
salud, en el momento que empiezan a presentar
DISCUSIÓN los cambios en su cuerpo, así como, poder rea-
lizar consultas médicas cuando surjan dudas al
En este estudio se destaca la participa-
respecto (Programa Estado de la Nación, 2009).
ción mayoritaria de mujeres, esto podría estar
Unido a esto se encuentra el grado de escolari-
asociado a que social y culturalmente, los cam-
dad, ya que es otro factor que se debe tomar en
bios que se gestan en ellas, durante el ciclo de
cuenta, puesto que el desenvolvimiento acadé-
vida estudiado, son referidos con mayor frecuen-
mico que exhiban las personas, puede influir
cia. Por otro lado, debido a la socialización mas-
en la forma en que ellos viven su sexualidad
culina, a los varones se les dificulta aceptar la
en estas etapas de vida y en cómo atraviesen
enfermedad, así como, la expresión de sus temo-
los cambios vividos en las mismas. El grado de
res y necesidades, haciéndoles sentir que deben
soportar con valentía, sin quejas y en soledad escolaridad puede ser un factor determinante
junto a los cambios físicos y fisiológicos que se en el acceso a la información y a su vez, en
van dando (Moyniham, 1998 y OPS, 2000). la búsqueda de ayuda por parte de personas
Un aspecto que se indagó fue las redes expertas en el tema (Organización Mundial de
de apoyo con que cuentan las personas partici- la Salud, 2010). Asimismo, puede influenciar en
pantes del estudio, esto es fundamental ya que el empoderamiento que tengan las personas, en
la forma en que se viven los cambios generados cuanto a su vida y en los efectos de los cambios
en la premenopausia, menopausia, climaterio presentados en estas etapas.
femenino y andropausia, depende de la posibi- En el tema sobre el conocimiento que
lidad de contar con redes de apoyo (Montes de poseían los y las entrevistadas acerca de la
Oca, Guzmán y Huenchuan, 2003), con el fin conceptualización del término de climaterio,
de compartir sus experiencias de vida, contan- se evidenció que el concepto no está claro, aun
do con apoyo emocional, siendo especialmen- siendo este un proceso que forma parte del ciclo
te importante cuando su compañero(a) está vital y un período de transición, entre la vida
viviendo el mismo proceso, haciendo más fácil reproductiva y la no reproductiva, hasta la vejez
la convivencia con estos cambios y por ende, un (Medina, 2008).
envejecimiento más saludable (Sánchez, Hon- Ejemplo de lo mencionado previamente
rubia y Chacón, 2005). Esto guiaría procesos de se encuentran los resultados en lo que respec-
educación en salud dirigido a parejas que están ta al conocimiento de la edad de inicio de las
atravesando este período de vida. etapas. De acuerdo con Benítez (2008), el cli-
Por otra parte, el conocimiento sobre materio inicia a los 35 años con el climaterio
la convivencia familiar es otro aspecto rele- temprano; a los 45 años, continua con el peri-
vante, ya que es un factor determinante en menopáusico y a los 55 años se da el clima-
cómo los y las participantes viven esta etapa terio tardío, el cual terminaría a los 65 años.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
168 Viriam Leiva Díaz et ál.

En el caso de los hombres, la andropausia lo cual puede ser determinante para enfrentar
comienza alrededor de los 50 años de edad esta etapa, así como, afectar la vivencia de su
(Rodríguez, 2009). sexualidad. Estas creencias erróneas que la
El reconocimiento de las diferentes sociedad ha implantado en las personas, como
manifestaciones que pueden presentarse en ese la de asociar esta etapa con eventos que limitan
proceso, contribuye a disminuir la ansiedad que las capacidades físicas, fisiológicas y emocio-
pueda derivarse de estos cambios, brindándole nales, hacen que se conciba como una enfer-
la oportunidad de entender el proceso, ya que medad, la cual debe ser tratada (Organización
es normal que en la etapa del climaterio, tanto Panamericana de la Salud, 2000). Estas con-
en hombres como mujeres, se den una serie de cepciones mencionadas anteriormente, no solo
cambios fisiológicos y emocionales. Como lo dañan la integridad social de la mujer, sino
mencionan Araya, Urrutia y Cabieses (2006), también la vivencia de esta etapa en el hom-
en el caso de las mujeres se presentan síntomas bre, la cual se ve perjudicada por la existencia
como bochornos, diaforesis, insomnio, cam- de mitos, en parte, relacionados con factores
bios de humor, disminución de la libido, con como: el machismo, el cual les limita lo que
una alteración en la lubricación vaginal, en el están viviendo en esta etapa, sus inquietudes
momento del coito. y dudas, haciendo que estos mitos perduren y
Del mismo modo, como lo menciona se incrementen. Por esta razón, debido a estos
Rodríguez (2009), los cambios en el hom- conceptos erróneos de virilidad que se posee, la
bre son variados y están muy relacionados enseñanza se convierte en un método indispen-
con los que presentan las mujeres; entre ellos sable para aclarar estos mitos y tabúes presen-
se encuentran: una pérdida de la energía y/o tes en la actualidad (Rodríguez, 2009).
la motivación, con disminución de la activi- Cabe destacar que, si bien es cierto, se
dad intelectual y de la memoria. Es común la ha dado una mayor apertura al trato de la
presencia de fatiga, depresión, cambios emo- temática de la menopausia y la andropausia en
cionales, irritabilidad y debilidad muscular. los programas de educación para la salud que
Asimismo, en la parte sexual se puede encon- se brindan a la comunidad costarricense, la
trar una disminución del deseo, dificultad población continúa manejando conceptos erró-
en lograr y mantener una erección, disminu- neos, conceptualizando la menopausia única-
ción de erecciones nocturnas y de satisfacción mente como una disminución de las hormonas
sexual. Además, se observa la reducción de la femeninas y la andropausia como un proceso
masa muscular corporal, vigor físico y den- masculino. Evidencia de esto son los resultados
sidad ósea, dolores osteoarticulares y dismi- que arroja el presente estudio, mostrando la
nución de la estatura, así como, el aumento poca claridad que poseen los y las encuestadas
del riesgo de padecer osteoporosis. Muchos sobre ambos conceptos.
de estos cambios, descritos por los y las par- Por otra parte, en cuanto a las edades
ticipantes, van en relación con la manera en que abarca esta etapa, se pudo apreciar que en
cómo están atravesando estas etapas, debido su gran mayoría, se tiene claro cuál es el inter-
a que no todos han presentado la mayoría de valo de edad correspondiente a este período,
estos síntomas, por lo tanto, cada participante contribuyendo a la disminución de la ansiedad
lo ve de manera distinta. que puede generar dichos cambios. Es impor-
Como lo expone Bonifacio et ál., los “(…) tante resaltar que aun cuando no existe una
síntomas biológicos y psicológicos, constituyen edad determinada para su inicio, debido a que
el ‘Síndrome Climatérico’ que es común al 80% los organismos femeninos son diferentes y por
de las mujeres. El 20% restante no sufre cam- tanto, dicho lapso puede variar, se considera
bios significativos” (2007: 1). que este proceso puede desenvolverse entre los
Otro aspecto analizado fueron los mitos y 35 a 65 años, período en que se desarrollan las
estereotipos que los y las encuestadas asumen, etapas de transición: perimenopausia y meno-
como hechos asociados al lapso que atraviesan, pausia (Bonifacio et ál., 2007).

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
Conocimiento de las personas adultas sobre el climaterio, andropausia y la sexualidad 169

Respecto al concepto de andropausia, se orienta a saber qué es lo que quiere cada perso-
ve evidenciado que la mayoría de los encues- na, en función de sus intereses, competencias,
tados no saben qué es o manejan un concepto habilidades, formación, así como, fomentar el
erróneo sobre el mismo. Esto puede deberse aprecio y el respeto que poseen por sí mismos
a la desinformación sobre este período; una (Masso, 2009).
muestra de esto es el desarrollo reciente de Aunque el porcentaje de encuestados que
investigaciones y estudios relacionados con la no tenía claro un proyecto de vida, es mucho
masculinidad, que dejan de lado temas alle- menor al que sí lo tenía, es importante rescatar
gados de interés para la población masculina, este elemento, puesto que un proyecto de vida
como lo son el climaterio masculino y la andro- bien establecido en cada una de las etapas de
pausia; aunado a esto se encuentran las políti- vida, es fundamental para todos los individuos
cas de salud, las cuales carecen de programas como parte de la construcción de su sexualidad;
que incorporen a la población adulta masculina ya que esto mismo incentiva motivos suficien-
(Arrondo, Cuesta, Grasa, Ponz, Solchaga, Alda- tes para luchar y seguir adelante, asimismo, es
ve, Pascual, Napal e Ipiens, 2004). pieza clave en la construcción del sentido de
Dado los hallazgos obtenidos, algunos identidad, ayudando a fomentar la realización y
autores mencionan que el climaterio y la andro- satisfacción personal.
pausia vienen siendo una definición pareci- Además es importante destacar que la
da; sin embargo, el climaterio se refiere a los ilusión para alcanzar las metas es, muchas
cambios que sufren tanto los hombres como veces, el motor que empuja la vida de las perso-
las mujeres, mientras que la andropausia se nas a establecer proyectos a futuro que les per-
refiere a los “(…) cambios hormonales que mita planear estrategias y prever los obstáculos
tienen lugar en los hombres de edad media potenciales que puedan limitar o entorpecer el
relacionados con el proceso de envejecimiento, logro de su proyecto de vida (Domínguez, 2007).
de manera similar a lo que ocurre con la meno- En cuanto a la capacidad de relacionarse
pausia en las mujeres…” (Silva, 2006: 1). Como con los demás, se considera que para la vivencia
lo señala el autor, estos cambios son provocados plena de la vida, es importante tener una ade-
por una disminución de las hormonas mascu- cuada relación interpersonal donde exista una
linas, incitando una serie de cambios físicos y comunicación recíproca entre dos o más per-
psicológicos. sonas, en la cual se involucren los aspectos de
En cuanto a la edad en que se desarro- la habilidad para comunicarse: el escuchar, la
lla la andropausia, esta se da entre los 40 y solución de conflictos y la expresión auténtica
60 años, puesto que la edad promedio de este de cada quién (Buitrago y Amaya, 2001). Ade-
proceso, se observa en hombres mayores de 45 más, es fundamental comprender que los seres
años; no obstante, se sabe que a partir de la ter- humanos viven en constante relación con otras
cera y hasta la cuarta/quinta década de vida, se personas; somos una especie que está en conti-
inicia la declinación de los niveles sanguíneos nuo contacto con los demás y necesitamos de
de andrógenos endógenos, aunque sin cambios afecto, lo que convierte a esta interacción en
detectables (Silva, 2006). una necesidad básica para vivir; en otras pala-
Por su parte, otra de las temáticas anali- bras, se necesita de los demás para sobrevivir
zadas, es la referente a la sexualidad, la cual fue (Aldana, Gómez, Sánchez y Gaviño, 2007).
estudiada desde cada uno de sus componentes, Basándose en los resultados anteriores,
como lo son: las relaciones interpersonales, se afirma que durante el proceso de las relacio-
proyecto de vida, sexo, género, erotismo y espi- nes interpersonales se requiere del desarrollo
ritualidad. de destrezas, las cuales se van adquiriendo y
En lo referente al proyecto de vida de moldeando, según cada etapa de vida en la que
los y las participantes, como se mostró en el se encuentran; asimismo, realizando cambios
apartado anterior, un gran porcentaje no tiene en la personalidad y/o autoestima de cada per-
ningún proyecto atinente al plan de vida que se sona. Aunado a lo anterior, el mantenimiento

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
170 Viriam Leiva Díaz et ál.

de relaciones interpersonales eficaces, también La conducta sexual de los hombres y las


dan un sentido de pertenencia, lo cual es un mujeres y sus resultados están deter-
elemento trascendental en la construcción y minados y condicionados por las carac-
el desarrollo de la identidad personal, ya que terísticas familiares, el concepto de los
fortalece la seguridad de las mismas (Buitrago “roles sexuales”, experiencias anteriores
y Amaya, 2001). y oportunidades, más que por el hecho
Es relevante indagar cuatro compo- de ofrecer información o instrucción
nentes básicos de la sexualidad: sexo, género, sexual (1999: 1).
espiritualidad y erotismo. En primer lugar, es
transcendental determinar el concepto que Asimismo, se destacaron los roles asig-
manejaban los y las encuestadas sobre sexo, nados para cada uno de los géneros, los cuales
por cuanto existe una gran cantidad de defini- son muy característicos de cada sociedad; sin
ciones; no obstante, en este trabajo el concepto embargo, se mantienen estándares universales
de sexo debe entenderse como el “conjunto de que se deben respetar. Los roles están presentes
características biológicas que definen al espec- en la vida cotidiana, ya que son la razón de ser,
tro de humanos como hembras y machos”, lo sentir y actuar de cada persona. Estas acciones
cual es congruente con la definición de la Orga- responden a las exigencias que se les piden por
nización Mundial de la Salud (2000). Un núme- ser mujer u hombre, además, dictan la manera
ro representativo de los encuestados poseía un de relacionarse entre los dos sexos (King, 1984).
concepto equivocado sobre esa definición, lo Comprender la definición de cada concep-
cual muestra una gran carencia de información to es útil para las personas, ya que les permite
sobre este tema. El reconocer esto es funda- tener claro los roles sociales específicos para
mental ya que es necesario llenar estos vacíos, la mujer y el hombre, permitiendo generar un
con el fin de que las personas logren diferen- cambio en el pensamiento y el comportamiento,
ciar la variedad de componentes que encierra debido a que se logra comprender que estas exi-
la sexualidad de las personas, lo que ayudará a gencias sociales inherentes al género, son solo
una vivencia más plena de la misma. frutos de una sociedad patriarcal, pensamiento
Asociado a este concepto, otro de los tópi- que en el trascurso de la socialización primaria
cos analizado fue la concepción de género, el y secundaria, se les ha inculcado a las personas.
cual se tiende a confundir y asemejar con el Otro componente que se investigó como
concepto de sexo, por esto se indagó en la defi- parte del componente de la sexualidad, fue el
nición que poseían los y las participantes, ya que erotismo. Alrededor de este tema son muchas
muchas veces suelen usarse como sinónimos, las ideas equivocadas que se tienen al respecto,
aunque sean conceptos diferentes. En este caso, lo cual se apoya con la evidencia en los resul-
solamente un grupo pequeño (27%) acertó el tados. Este concepto debe entenderse como:
componente como “conjunto de características “los procesos humanos entorno al apetito por
sociales y culturales asignadas a las personas la excitación sexual, la excitación misma y el
en función de su sexo” (Instituto de las Mujeres orgasmo, sus resultantes en la calidad placen-
de la Ciudad de México, 2009). La influencia tera de esas vivencias humanas, así como las
que posee este elemento en el desarrollo de la construcciones mentales alrededor de estas
sexualidad es fundamental, pues se encuentra experiencias” (Rubio, 2009).
presente en las personas desde la niñez, debi- El erotismo se debe comprender como el
do a que al intervenir toda la sociedad en el medio, por el cual se puede adquirir un cono-
proceso de aprendizaje, desde la familia hasta cimiento profundo sobre el cuerpo y los deseos
la comunidad, en general, se van dando pau- de sí mismo, además de los del otro; es por esto
tas, por medio de una serie de simbolismos, que el verdadero erotismo se expresa cuando
de cómo se deben comportar las mujeres y los cada uno trata de comprender al otro, hace lo
hombres, para que encajen en ella. Como lo que le gusta y a la vez, está  haciendo lo que
apuntan Valdez, Gysling y Benavente (1999): le gusta al otro (Martínez, 2008). Aunado a lo

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
Conocimiento de las personas adultas sobre el climaterio, andropausia y la sexualidad 171

anterior, permite percibir las sensaciones de durante la misma, como por ejemplo en
nuestro cuerpo, solos o con los demás, propor- su sexualidad, debido a que el desconoci-
cionándo placer y satisfacción, lo cual constitu- miento en el tema reduce las posibilida-
ye el objetivo principal. des de actuar y/o enfrentar la realidad de
Como último componente de la sexuali- los cambios que se presentan.
dad, se analizó el tema de la espiritualidad; para Entre los cambios más comunes de esta
ello se indagó en el concepto que poseían las etapa que han atravesado los entrevista-
personas respecto a este, donde el más evidente dos se encuentran: trastornos del sueño,
fue: “conjunto de aspiraciones, convicciones, resequedad vaginal, disminución del deseo
valores y creencias que permiten a cada per- sexual, alargamiento del tiempo para con-
sona orientar sus proyectos de vida” (Campos, seguir una segunda erección, afecciones
2008); sin embargo, también la consideraron cardiovasculares, adelgazamiento de las
como un componente exclusivo de una religión, paredes vaginales, entre otras.
confundiendo, de esta manera, la espiritualidad La educación en sexualidad es escasa
con la religión, lo cual es uno de los problemas para los periodos de perimenopau-
más frecuentes en la sociedad. Es debido a esto sia, menopausia, climaterio femenino y
que, muchas veces, las personas se restringen andropausia; es por esto que la educación
en la vivencia de la espiritualidad, ya que con- para la salud es una estrategia fundamen-
sideran que esta no se encuentra en ellos, al no tal en el área de promoción, con la cual se
pertenecer a ninguna religión. Por lo tanto, es deben de llenar los vacíos de información
importante que las personas comprendan que que las personas poseen, cambiando la
una construcción propia de cada ser humano perspectiva con respecto a esta etapa del
puede variar en el transcurso de la vida y que desarrollo; cabe resaltar que se propone
cada persona la expresa de manera diferente. como estrategia educativa la andragogía.
La espiritualidad permite creer en sí mismo; es
Conocer los cambios que se pueden
a través de ella que las personas se encuentran
generar en esta etapa de vida, es una
consigo mismo(a) y fortalecen su yo interno,
herramienta que contribuye a ayu-
reforzando en un marco de valores, que forman
dar a que las personas que atraviesan
un todo aquello que se es, se cree y se actúa.
esta etapa del desarrollo disminuyan
La espiritualidad no puede ser entendi-
el miedo, la ansiedad y las dudas que
da sola, sino como un componente más de la
surgen al desconocer qué es lo que esta
sexualidad y por tanto, al establecer cualquier
pasando, lo cual se logra como se men-
intervención con la persona adulta mayor,
cionó en la consideración anterior por
se debe tratar integralmente la sexualidad,
medio de un proceso educativo.
partiendo del cambio de visión de la geni-
talización de la etapa de la andropausia y la La autoestima se ve afectada debido a
menopausia, hacia una que conceptualice la la falta de información y los perjuicios
sexualidad integralmente, comprendiendo que sociales que se dan en torno a la etapa de
está compuesta de una serie de dimensio- vida que atraviesan. Como se evidenció
nes que deben ser fortalecidas tendientes a en el estudio, este es un tema fundamen-
“encontrándose bien con su interior”. tal a la hora de abordar la temática sobre
la sexualidad en los períodos de perime-
CONSIDERACIONES FINALES
nopausia, menopausia, climaterio feme-
nino y andropausia, debido a que el amor
Los resultados del estudio ponen en evi- propio es el eslabón base del cual se parte
dencia que las personas que se encuentran para lograr un cambio en la perspectiva
en la etapa de adultez intermedia poseen de los individuos. Por tanto, todo proceso
vacíos de información con respecto al pro- educativo que se realice con este grupo
ceso de vida que atraviesan, lo que afec- población debe tener de base el manejo
ta de manera negativa la vivencia plena de la autoestima.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
172 Viriam Leiva Díaz et ál.

RECOMENDACIONES Barrantes, R. Investigación: un camino al


conocimiento, un enfoque cuantitativo
Es necesario llenar los vacíos de infor- y cualitativo. San José, Costa Rica:
mación que poseen las personas que se Editorial EUNED, 2006.
encuentran en los períodos de perimeno- Benítez, J. Climaterio. 2008. En: <http://www.
pausia, menopausia, climaterio femenino semergen.es/semergen /contentFiles
y andropausia con respecto a los cambios /13666/es/climaterio.pdf> [consultado el
que se producen en estas etapas de vida
17 de octubre de 2010].
con el fin de lograr una vivencia plena de
Bonifacio, C.; Espínola, L .; L avado, F.;
su sexualidad.
Reguera, O. y Varas, P. Influencia del
Con la finalidad de que la familia conoz-
entorno familiar y laboral en relación
ca los procesos del ciclo vital que se
a la autoestima de la mujer climatérica
atraviesan en la adultez intermedia, es
en el Hospital I Luís Albrecht. Es
indispensable realizar estrategias de edu-
Salud de Trujillo, noviembre 2007. En:
cación para la misma, debido a que, los y
<http://www.scribd.com/doc/902972/
las participantes refirieron la importan-
el-climaterio> [consultado el 17 de
cia de comprensión y apoyo por parte de
octubre de 2010].
su núcleo familiar.
Buit ra go, O. y A m aya , B. “ E duc ación
Promover la creación de grupos de apoyo
Persona lizada, una moda lidad
de personas que se encuentren atra-
educativa”. Revista de Ciencias Humanas
vesando la misma etapa de desarrollo,
26. Colombia, 2001. En: <http://www.
donde puedan compartir sus experien-
utp.edu.co/~chumanas/revistas/revistas/
cias, temores, dudas y adquirir herra-
rev26/buitrago.htm>
mientas para afrontar juntos los diferen-
Campos, C. Ética y religión, propuestas para
tes cambios.
una relación saludable. La Mancha:
Incluir en las ferias de la salud, informa-
ción oportuna y veraz sobre los procesos Ediciones de la Universidad de Castilla-
de perimenopausia, menopausia, clima- La Mancha, 2008.
terio femenino y andropausia, así como, Chacín, M. y Briceño, M. Cómo generar líneas
los distintos tratamientos para el manejo de investigación: sugerencias prácticas
de los síntomas. para profesores y estudiantes. Segunda
edición. Venezuela: Publicaciones del
Decanato de Postgrado, Universidad
BIBLIOGRAFÍA
Nacional Experimental Simón
Aldana, E.; Gómez, M.; Sánchez, M. y Gaviño, Rodríguez, 2001.
F. “Áreas de conflicto en mujeres en la Clavijo, L. “Evaluación de funciones familiares
etapa del climaterio en dos grupos de en pacientes con Síndrome Climatérico
psicoterapia”. Revista de Ginecología y en el Hospital Obrero Nro. 2 de la Caja
Obstetricia de México 75. 2007: 332-340. Nacional de Salud Cochabamba-2008”.
Araya, A.; Urrutia, M. y Cabieses, B. “Climaterio Rev. Med. (Cochabamba) 20 (30).
y postmenopausia: aspectos educativos Cochabamba, 2009.
a considerar según la etapa del periodo”. Domínguez, L. “Proyecto de vida y valores:
Revista Ciencia y Enfermería XII (1). condiciones de la personalidad madura
2006: 19-27. y saludable”. Boletín Electrónico de la
Arrondo, J.; Cuesta, J.; Grasa, M.; Ponz, A.; Asociación Oaxaqueña de Psicología 3
Solchaga, J.; Aldave, I.; Pascual, S.; (1). 2007: 44-58. En: <www.conductitlan.
Napal, S. e Ipiens, A. “Andropausia: ¿un net/40proyecto_de_vida.pdf> [consultado
síndrome que se debe tratar?”. Revista el 17 de octubre de 2010].
Internacional de Andrología 2 (2). Guzmán, J., Huenchuan, S y Montes de Oca, V.
España, 2004: 60-67. “Marco teórico conceptual sobre redes de

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)
Conocimiento de las personas adultas sobre el climaterio, andropausia y la sexualidad 173

apoyo social de las personas mayores”. Organización Panamericana de la Salud


CEPAL-SERIE Seminarios y conferencias (OPS). Promoción de la salud sexual.
30. Santiago, Chile. Publicaciones Recome ndaciones para la acción.
Naciones Unidas, 2003: 23-32. En: Washington DC: OPS, 2000.
<http://w w w.eclac.cl /publicaciones/ Organización Panamericana de la Salud-
xml/2/14182/lcl1995_1.pdf> [consultado Organización Mundial de la Salud.
el 16 octubre de 2011]. Promoción de la salud sexual. 2000. En:
Instituto de las Mujeres de la Ciudad de
<http://www.infoabu.com/Salud-Sexual-
México. ¿Qué es género? 2009. En:
Promocion-PAHO-OMS.pdf> [consultado el
<www.inmujer.df.gob.mx /genero/pdf/
generoquees.pdf> [consultado el 17 de 25 de octubre de 2010].
octubre de 2010]. Programa Estado de la Nación. Decimoquinto
King, I. Enfermería como profesión. Filosofía, Infor me Estado de la Nación e n
principios y objetivos. México: Editorial Desarrollo Humano Sostenible. San
LIMUSA , 1984. José, Costa Rica: Programa Estado de la
Martínez, V. El Erotismo. 2008. En: <www. Nación, 2009.
sexuar.com.ar/divulgacion/ erotismo. Rodríguez, B. “Climaterio femenino”. Revista
html> [consultado el 17 de octubre de Científica de UCES VIII (2). 2009. En:
2010]. <http://desarrollo.uces.edu.ar:8180/
Masso, F. Autoestima. 2009. En: <www.es.salut. dspace/ bitstream /123456789/734/1/
conecta.it/pdf/injuve/ IIguianorexia_4. Climaterio_masculino.pdf> [consultado
pdf> [consultado el 17 de octubre de el 17 de octubre de 2010]
2010]. Rubio, E. Modelo Holónico de la sexualidad
Medina, C. “Andropausia y menopausia”.
huma na. 20 0 9. En: < w w w.
Revista de la Facultad de Ciencias
for m acion-integra l.com. a r/index 2.
Médicas. Enero-junio 2008: 7-8. En:
<http://www.bvs.hn/ RFCM /pdf/2008/pdf/ php?option=com_content> [consultado
RFCMVol5-1-2008-2.pdf> [consultado el
el 17 de octubre de 2010].
17 de octubre de 2010]. Sánchez, R.; Honrubia, M. y Chacón, M. Guía
Moynihan, Clare. “Theories of masculinity”. BMJ básica de educación afectivo-sexual
317 (7165). 1998: 1072-1075. para personas con discapacidad visual.
Organización Mundial de la Salud- OMS . España: Publicacions I edicions de la
“Investigaciones sobre menopausia en Universitat de Barcelona, 2005.
los años noventa. Informe de un grupo Silva, J. “A ndropausia. Est ado actual y
científico de la OMS”. Serie de Informes conceptos básicos”. Rev. Universitas
Técnicos 866. Ginebra, Suiza. 1996. Médica 47 (1). Bogot á, Colombia.
Organización Mundial de la Salud- OMS . Pont if icia Un iversid ad Javer ia n a ,
“ P ro m o c ió n d e l a s a lu d s e x u a l: 2 0 0 6 : 17- 2 3 . E n : < h t t p : // w w w.
recomendaciones para la acción”. r e d a l y c . o r g /s r c / i n i c i o /A r t Pd f R e d .
2000. En: <w w w.perueduca.edu.pe/
jsp?iCve=231018678003>
adolescentes-y-salud/.../sxsaludsexualops.
Valdés, T.; Gysling, J. y Benavente, M. El
pdf> [consultado el 17 de octubre de
2010]. poder de la pareja, la sexualidad y la
Organización Mundial de la Salud- OMS. reproducción. Mujeres de Santiago,
“Autoevaluaciones de la salud en la Chile. 1999.
Encuest a Mundial de Salud 2002:
correlación con el nivel educativo”.
Boletín de la Organización Mundial de la Fecha de ingreso: 22/02/2012
Salud 88. Febrero 2010: 81-169. Fecha de aprobación: 08/08/2012

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 140: 163-173 / 2013 (II). (ISSN: 0482-5276)