Você está na página 1de 12

ANTROPOLOGÍA HISTÓRICA DEL PARTO HUMANO:

UNA REVISIÓN LITERARIA

MIGUEL ESNEIDER ARCINIEGAS PERDOMO

PRESENTADO A:
RN, PhD Karen J. Correa
Doctorado en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud
Universidad de Manizales

SEMILLERO DE INVESTIGACIÓN EN DOLOR ALGEA


UNIVERSIDAD DEL TOLIMA

2019
El parto del ser humano ha ido cambiando a lo largo de los años. En la actualidad,
las profesiones relacionadas con la salud humana tienen en su contenido
curricular el componente de obstetricia enfocado desde su razón disciplinar, pero
muchas veces, este contenido no incluye la historia del parto. Por esto, es
importante hacer un repaso histórico desde la época primitiva hasta la actual para
lograr entender de manera más integral al cuidado de la salud materno-perinatal, y
poder conocer las técnicas más involucradas en el trabajo de parto, el parto y el
puerperio humano, unificando así, la herencia de nuestros ancestros con los
conocimientos actuales.
La Obstetricia, también conocida como el “Arte de partear” se define por la acción
de una tercer persona que se encarga de acompañar, proteger, cuidar a la madre
e hijo en el proceso del embarazo, parto y puerperio. Las técnicas utilizadas en
este arte y ciencia fueron aprendidas desde épocas remotas prehistóricas,
transmitidas de generación en generación, con el fin de ayudar al otro.(1)
EL PARTO HUMANO EN LA PREHISTORIA
En la época prehistórica, el proceso de parto ocurría de manera solitaria: la mujer
en trance de parto se alejaba de la comunidad humana y animal, y ella buscaba
refugio adecuado donde se sintiera sola, sin amenazas o peligros ambientales, en
orillas del río o de lagunas, o dependiendo de las circunstancias, lo hacía en la
soledad del bosque o en las cavernas, y adoptaba la posición de cuclillas que
instintivamente creía fisiológicamente más conveniente para parir, pues le era más
fácil y productivo pujar.(2)
Algunos autores afirman que el arte de la Obstetricia inicio en el Valle del Indus,
extendiéndose hacia el Medio Oriente y toda la India (3)
Sin embargo, en la prehistoria, la paleontología se encargó de registrar a una
homínida bípeda, cuyo nombre “Lucy” data de hace aproximadamente 3,2 millones
de años atrás. La morfología ósea de Lucy permitía su bipedestación, sin
embargo, su pelvis era estrecha, por lo tanto, se hacía dificultoso el parto de lucy,
así como lo menciona Juan Luis Arsuaga en su libro La especie elegida, “la
morfología del isquion y el pubis de Lucy me llevan a pensar que la vagina se
abría hacia adelante, y no hacia atrás, con lo que el parto tendría en ellas las
características que tiene entre los humanos modernos, con rotación incluida del
bebé y trayectoria curva” (4)
En dicha época, las maternas padecían el dolor de parto en silencio, pues, los
gritos podían atraer a las bestias que rodeaban el ambiente a larga distancia.
Incluso desde la prehistoria la materna sabía qué hacer quirúrgicamente con el
cordon umbilical, pues, en el momento en que el feto sale a través del canal
vaginal hacia el exterior ambiental, la mujer, al igual que otros mamíferos, sabía
por instinto que el bebé debía separarse de la placenta, y destrozaba el cordón
umbilical por machucamiento afilando piedras u otros objetos disponibles de la
época. La materna limpiaba la sangre con el agua disponible del rio o laguna más
cercana, limpiando su cuerpo y el de el neonato.
Es muy probable que cuando el proceso de parto se complicaba, la parturienta
llamaba a otra mujer para que le asistiera el parto y el resultado del proceso fuera
mucho menos dificultoso.

LA MATRONERÍA DESDE LA ANTIGÜEDAD

Desde las primeras épocas de la humanidad, la obstetricia estuvo a cargo de


mujeres, conocidas en el latin como “obstetrix”, que en español, dependiendo de la
región eran conocidas como matronas, parteras, comadronas, obstetras.
La matronería es una disciplina encargada de la atención del embarazo, parto y
puerperio. Esta disciplina o profesión empezó desde épocas muy antiguas, incluso
registrado en la Santa Biblia. Sin embargo, al igual que muchas disciplinas
actuales, la matronería comenzó siendo una especie de formación Técnica, y a lo
largo de los años su epistemología fue creciendo hasta llegar a ser una profesión
que requiere de una formación académica exhaustiva y científica, y logrando
embarcar su ejercicio a mujeres (matronas) y posteriormente a la comunidad
masculina (matrones).
La primera matrona registrada en la historia fue Debora, nodriza de Rebeca,pues
le asistió a sus partos a lo largo de toda su vida. Esto se sabe gracias a la
aparición de la escritura, con la Biblia. (5)(6)
En la biblia se hace referencia a comadronas hebreas, ellas eran prestigiadas y
gozaban de reconocimiento sociocultural en la época. Es en el Primer Libro del
Antiguo Testamento donde se habla del parto complicado de Raquel, compañera
sentimental de Jacob, donde se describe que Raquel muere en el nacimiento de
su hijo, Benjamin. No sólo eso, sino también se describe cuando la comadrona
realizaba un tacto vaginal y descubre el sexo del bebé por su presentación de
nalgas (Génesis, 35, 16- 18) (5)(6)
Los registros de la obstetricia también se remontan desde aproximadamente hace
cuatro mil años atrás, con los papiros egipcios. En el papiro de Ebers (1900- 1550
aC), podemos encontrar tratados de ginecología y obstetricia, describía la
asistencia que prestaban mujeres expertas hacia las embarazadas en proceso de
parto. En el papiro, se registró que la ginecología aparece por los prolapsos
uterinos y los flujos o secreciones vaginales .También se pronosticaba al recién
nacido dependiendo del llanto y la forma de sujetar la cabeza, y, se hace
referencia a la aceleración del parto en casos problemáticos
En 1700 a.C, en la Biblia se habla del nacimiento de los gemelos de Tamar, donde
se describe la destreza que presenta la partera ante la presentación complicada
del parto, donde, la supervivencia de los gemelos, resalta las habilidades y
competencias de la comadrona ( Génesis, 38, 28-30 ) Luego, en 1600 a.C, se
decía que las comadronas debían estar en edad reproductiva, y que las hebreas
realizaban su proceso de parto sobre 2 piedras. También, se describe el uso de
las sillas para el parto, y de dos parteras conocidas como Sifrá y Púa (Éxodo, 1,
15-21)
En el Papiro de Westcar (1700 aC), se describe cómo se calcula la fecha probable
de parto- FPP- y los instrumentos y utensilios que facilitan el parto, sillas,
recipientes, fórceps, ventosas, etc.
En el Papiro de Westcar se encontró un relato donde habla del dios egipcio RA,
envió a cuatro deidades para asistir el parto de la mujer de un sacerdote:
ISIS: diosa de la fertilidad: es el símbolo de la fertilidad, protege la fecundidad,
cuida el embarazo, cuida de los niños antes y durante el parto y es protectora de
la lactancia.
TUERIS: patrona del embarazo, el parto y el nacimiento; relacionada con la rotura
de la bolsa; alejaba “espiritus” malignos de niños y mujeres y era protectora de la
leche materna.
HEKET: diosa comadrona o del nacimiento: asiste al parto, ahuyenta los peligros y
es ayudada por la diosa Meskhent.
MESKHENT: diosa del ladrillo de parto y del nacimiento. Presidía los partos.
BES: una deidad masculina, que asistía el parto protegiendo de espíritus
malignos y junto con Tueris, celebraba el nacimiento del recién nacido con un
baile.(7)

Los hebreos introgujeron los espéculos para examinar el órgano reproductor


femenino de aquellas que padecían prolapso uterino o secreción vaginal.
El prolapso uterino se trataba mediante la sucusión hipocrática,un método que
consistía en zarandear a la mujer mientras estuviese cabeza abajo, suspendida en
lo alto por los pies.

En la antigua Grecia, las mujeres ejercían la obstetricia, y entre la comunidad,


ejercían de manera oculta la ginecología, hasta que fué Hipócrates de Kos quién
fundó la obstetricia per sé, sin embargo en el Corpus Hippocraticum, se
demostraba claramente la poca información que se tenía frente a esta disciplina,
pues literalmente decía “el feto tiende a abandonar el claustro materno obligado
por el hambre y nace en virtud de sus fuerzas; pero esto solo ocurre solamente
cuando tiene la cabeza hacia abajo, apoyando los pies en el fondo de la matriz. De
ahí se desprende como lógica consecuencia que en cualquier otra posición, el
parto es imposible y la mujer debe ser liberada del producto de la concepción
mediante instrumentos embriotómicos”. También se encontró que en la antigua
grecia los ginecólogos usaban sondas metálicas y dilatadores de madera para
explorar el utero.

En época de Tiberio, hace unos 30 años a.C, cuando Celso en su escrito


desmintió el paradigma que afirmaba que la única manera de expulsar el feto es
en posición cefálica, éste afirmaba también que recomendaba a las matronas que
se podian adoptar otras posiciones o maniobras como la posición podálica.
Salomé y Zelomí fueron parteras que atendieron el parto de María, ellas fueron
requeridas por José para este suceso (Protoevangelio de Santiago, Cap. 17- 22)

EL EMBARAZO, PARTO Y PUERPERIO A PARTIR DE LOS PRIMEROS AÑOS


DESPUES DE CRISTO
En época de Trajano y de Adriano (aproximadamente 100 años d.C.) Sorano de
Éfeso se encargo de perfeccionar la obra de Celso. En la era cristiana, Sorano de
Éfeso introdujo la versión podálica, y en aquella época las mujeres eran las que
dominaban la doctrina gineco-obstetrica autorizadas por el estado. En esa época
la Obstetricia era una disciplina aparte de la ginecología. Las mujeres que se
dedicaban a ejercer el área de la obstetricia eran conocidas como obstetrices o
matronas, y las mujeres que asistían el área de la ginecología eran conocidas
como feminae medicae (ginecólogas). En aquella época, las comadronas atendían
los partos, pero cuando surgían complicaciones pedían colaboración a los
médicos, mientras que las ginecólogas eran las que trataban directamente las
enfermedades propias de la mujer.
Sorano de Efeso, escribió un libro conocido como “silla obstétrica”, podemos
deducir que el parto se sucedía estando la mujer en posición sentada.
Como método anticonceptivo, Sorano recomendaba que se taponara la boca del
útero con una mecha de hilas.
Según la historia, el primer comadrón verdadero fue Pablo de Egina (652-690),
considerado un oráculo en conocimientos a fin de la reproducción humana. En sus
métodos, recomendaba que el parto en las mujeres obesas se asistiera
acostándolas sobre su abdomen, las piernas levantadas hacia atrás.
El tiempo transcurrido entre los siglos II y el XVI ha sido llamado “la oscura noche
de la Edad Media”, debido a la improductividad en cuestiones de las ciencias
sanitarias, y, no solo eso sino un retroceso. En cuanto a la obstetricia, se volvió a
tocar temas como hechizeria y magia. Una manera de confirmar lo anterior es
transcribir el relato que Demetrio Mereskowski, donde habla acerca del parto de la
duquesa Beatriz Sforza, en Milán en 1497.

EL RENACIMIENTO DE LA OBSTETRICIA

Es en el siglo XVI donde ocurre el “Renacimiento de la obstetricia”. El


renacimiento de la obstetricia, es una etapa donde, se promueve la educación a
través de libros específicos para el cuidado maternal, destinado a la formación de
matronas. En ese mismo siglo, la iglesia concedía las licencias para ejercer la
matronería.
En Francia, es donde ocurre la aparición de la obstetricia moderna. Las mujeres
seguían a cargo de esa disciplina, pero los cirujanos se encargaban de asistir el
parto cuando las comadronas fracasaban.(2)
En 1557 el Obispo de Canterbury le otorgó licencia de matrona a Eleanor Pead,
que, entre todos sus contribuciones, estaba la del bautismo de neonatos
moribundos o con un estado de salud crítico para trasladarlos hasta la iglesia para
su bautismo.
Fueron las matronas francesas las más conscientes que las del resto de Europa
en la necesidad de perfeccionar sus conocimientos y que sus prácticas fueran
profesionalizadas, es decir, que la practica fuera fundamentada con base
científica, por el hecho de que en Francia la Obstetricia se desarrolló antes que en
ningún país y desde allí se difundió.

IMPORTANTES CAMBIOS EN LA MEDICINA OBSTÉTRICA A PARTIR DEL SIGLO


XVII

En el siglo XVII se aseveró mucho más la división entre los gremios de matronas y
médicos, debido a que los médicos de esa época argumentaban que sus
procedimientos modernos eran mejores para las maternas y neonatos que los
tradicionales utilizados por las matronas de la época (Groningen, 2015).Aún así,
fue Justine Siegemund, una reconocida matrona alemana del siglo XVII, quién
escribió Court Midwife (1690), y éste libro se nombró como el primer texto médico
alemán realizado por una mujer.
En el siglo XVIII se generan cantidades de manuales sobre obstetricia tanto para
matronas como para cirujanos comadrones. Algunos manuales destacados que se
publicaron en la época con el fin de contribuir a la formación de parteras fueron:
“Cartilla nueva, útil, y necesaria para instruirse las matronas, que vulgarmente se
llaman Comadres, en el oficio de partear” Antonio Medina (1750). “Nuevo y natural
medio de auxiliar a las mujeres en los lances peligrosos de los partos sin
operación de manos ni instrumentos” Babil de Gárate (1756). “Iinstrucciones
sucintas sobre los partos, para la utilidad de las Comadres" Joseph Raulin (1772).
“Embriología sagrada o Tratado de la obligación que tienen los curas, confesores,
médicos, comadres, y otras personas, de cooperar a la salvación de los niños que
aún no han nacido, de los que nacen al parecer muertos, de los abortivos, de los
monstruos” Francisco Cangiamila (1785).
En este siglo fue Fielding Ould, un matrón, quien estableció la práctica de
matronería como una ciencia sujeta a la investigación científica al escribir su obra
“A Treatise of Midwifery” (1742), aportando importantes estudios para que se
desarrollara la transición de matroneria medieval a la obstetricia moderna.
En 1790 se formó la primera formación académica de matronas de manera
reglamentada en España, en el Real Colegio de Cirugía de San Carlos de Madrid
siendo el catedrático Agustín Ginesta el encargado de la enseñanza. (8)
Los científicos sociales alemanes Gunnar Heinsohn y Otto Steiger postularon una
teoría la cual contribuyó a entender la razón por la cuál la profesión de matronería
fuera rechazada y reprimida por parte de las autoridades y entidades públicas:
Como la matronería, aparte de tener el conocimiento y habilidad para asistir a las
parturientes, también tenían el conocimiento para ejercer la contracepción y el
aborto. De acuerdo con la teoría de estos sociólogos, el estado, en un esfuerzo de
repoblar el continente de Europa debido a que se había sufrido una epidemia
de peste bubónica (también conocida como la peste negra) que había colonizado
el continente por épocas, empezando en 1344, y Europa había perdido bastantes
poblantes por la peste, el estado empezó a perseguir a las matronas como brujas
para cazarlas, ya que ellas contribuían a la disminución del número de población
porque ellas tenían el conocimiento sobre el control de la natalidad.
Después de la caza de brujas, el número de habitantes aumento
considerablemente, específicamente el número de hijos por madre. A este
fenómeno se reconoció como explosión poblacional europea de la era moderna.
Este hecho generó que, debido al aumento de número de jóvenes en Europa, se
le permitió colonizar partes del resto del mundo.

EL SIGLO XIX Y LA REAL CÉDULA: RÉGIMEN CURRICULAR DE LA


MATRONERÍA
En el siglo XlX, El 6 de mayo de 1804, durante el reinado de Carlos IV, se aprobó
la Real Cédula, éste era un documento encargado de regular la situación
académico-legal en todo lo que corresponde al régimen de la cirugía y las rámas
subalternas de ésta, como son los de las parteras o matronas. En la Real Cédula
se dictaminan las asignaturas que se deben estudiar, el número de cursos y la
duración de cada curso. También se especificaba que las matronas tenían unas
limitaciones legales como lo es la imposibilidad de realizar cirugías o recetar
fármacos.
Posterior a ese suceso, se reglamentó la obtención del título de Matrona, regulado
por la Ley de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857, que abarca todo al
ámbito académico y profesional. La ley de Instrucción Publica fue promulgada por
el ministro Claudio Moyano, por lo que se le conoció a dicha ley de manera
popular como la Ley Moyano. Se define a la partera como “la mujer práctica en el
arte de partos o que ejerce en virtud de título”

La Ley de Instrucción Publica fue sustituida por el Real Decreto del 16 de


Noviembre de 1888. Este Real Decreto aprobaba todo el reglamento para las
carreras de Matronería, donde se describían los exámenes, pruebas, derechos
académicos, practicas y conocimientos previos que se debían adquirir para ejercer
la profesión de Matronería.

APARECE FLORENCE NIGHTINGALE


En finales del siglo XlX, los avances científicos hicieron que la profesión de
Matronería fuera una de las profesiones médicas más respetadas del siglo, sin
embargo, cuando en el momento de parto participaba un médico, el rol de la
matrona cambiaba considerablemente.
La comadrona de la época no protestaba ante éste hecho, al parecer, porque al
momento de considerar, esos avances y cambios se hacían para el interés hacia
el bienestar de las madres y los niños. Sin embargo, aparece Florence
Nightingale, y ella veía a la comadrona no solamente como su papel profesional,
sino que también la vió como alguien que tenía la capacidad de expandir su rol a
nivel laboral. Ella tenía un interés en ampliar horizontes de la matronería y elevar
el nivel social de las comadronas.
Escribió en sus Notes on Lying-in institutions and a Scheme for Training Midwives:
“Yo llamo a la comadrona a una mujer que ha recibido tal formación científica y
práctica, que le permite ocuparse de todos los casos del parto normal y anormal,
estando tan sólo sujeta a consulta, como cualquier otro comadrón. Tal formación
no puede realizarse en menos de 2 años (...) ninguna formación de 6 meses de
duración permite a una mujer ser algo más que una enfermera que atiende a
partos”
Nightingale consideraba que la práctica de la obstetricia debía seguir en manos de
las mujeres, pero con la condición de ser “inteligentes, educadas, formadas y
diestras, conocedoras de todos los aspectos de la obstetricia, que pudieran
consultar con los médicos sólo cuando fuese necesario.”
En 1867 Florence formó el Nightingale Fund y la Nightingale Schoool for Nurses, y
a partir de esto comenzó a negociar el ingreso de usuarias maternas a una parte
nueva del King’ College Hospital, donde se formaran aquellas estudiantes que
aspiraban a ser comadronas. Sin embargo, tiempo después, ésta escuela y todos
los hospitales maternos se vieron obligados a cerrar debido a la aparición de los
brotes de fiebre puerperal, por lo tanto el King College Hospital se clausuró.

SIGLO XX Y ENFERMERÍA OBSTÉTRICA

En el siglo XX se reorganizó a grandes rasgos las academias de Matronería. En


España, el estudio de Matronería se unificó con los estudios de la profesión
Enfermería, La Enfermería en esa época experimentó grandes cambios, que no
todos fueron positivos para el desarrollo de la Matronería. Un ejemplo de ello fue,
por ausencia de formación específica, hubo una escasez de profesionales de
Matronería,desde 1987 hasta en 1995, que es cuando finalizó la primera
promoción de matronas con el sistema de residencia. Este suceso ocasionó que
se hiciera una restricción al número de matronas que podían ocupar el puesto
profesional de matronería, entonces, ocasionó la transformación de las plazas de
matronas por enfermeras. (9)
La Enfermería Obstétrica remonta en 1925 en los Estados Unidos. En el primer
programa trabajaban enfermeras diplomadas en salud pública, cuyos estudios
habían sido realizados en Inglaterra. Esas enfermeras brindaban los servicios de
medicina familiar, además de cuidados durante el embarazo y durante el parto en
los centros de enfermería en los Montes Apalaches. El primer programa de
educación en Enfermería Obstétrica en los Estados Unidos comenzó en 1932.
En la actualidad, La mayoría de los enfermeros obstetras se gradúan con un título
de maestría. Los programas que ofrezcan la Enfermería Obstétrica deben estar
acreditados por el American College of Nurse-Midwives (ACNM, por sus siglas en
inglés) para que los estudiantes egresados puedan presentar el Examen de
Certificación Nacional.
El Instituto Nacional de Medicina (National Institute of Medicine) de los Estados
Unidos ha recomendado que las enfermeras obstetras tengan una mayor
participación en la prestación de atención en salud para las mujeres.
Se estableció que la enfermera obstetra recibe educación y capacitación para
suministrar un amplio rango de servicios del cuidado de salud materno-perinatal,
por lo tanto, se permitió que muchas de sus funciones como enfermera obstetra
certificada (CNM, por sus siglas en inglés) incluyan la elaboración de la historia
clínica, realizar valoración fisiológica, ordenar procedimientos, ordenar exámenes
de laboratorio, manejo del tratamiento, realizar cuidados promotores de la salud
de las mujeres, realizar cuidados preventivos que reduzcan el riesgo de
enfermedad, entre otros.
A las CNM se les permite legalmente recetar fármacos, pero esto varía
dependiendo de la Salud Publica de cada estado.(10)
Con estudios realizados en los últimos 30 años, se demostró que las enfermeras
obstetras pueden manejar la mayor parte del cuidado perinatal (incluyendo el
cuidado prenatal, del parto y posparto). También es evidente que están calificadas
para cubrir la mayor parte de las necesidades ginecológicas y de planificación
familiar de las mujeres en cualquier etapa del ciclo vital. Algunas de estas
especialistas también pueden examinar y manejar enfermedades comunes de los
adultos.(12)

DEL SIGLO XX HASTA LA ACTUALIDAD


En el siglo XX (3) ocurrieron demasiados acontecimientos que contribuyeron al
constructo de la obstetricia hasta la fecha actual (año 2018). La anestesia fue un
descubrimiento que colaboró con el cuidado para manejar el dolor de la
embarazada en 1847. En 1903, se dio el importante paso de descubrir la
anestesia epidural donde ésta se introdujo en el acto quirúrgico obstétrico. En
1911 se aplicó la anestesia epidural en un parto normal. En 1906, Enrique Dale
descubrió que la acción de la oxitocina puede ser aplicada desde la extracción de
la hipófisis posterior. En 1913 Watson propuso un esquema de inducción del parto
por medio de aceite de ricino, un enema de jabón, sulfato de quinina y el famoso
extracto de lóbulo posterior de la hipófisis. En 1916 Kjelland contribuyó
enormemente a la instrumentación quirúrgica obstétrica con la introducción del
fórceps actual.
En 1962 se diseñó el amnioscopio por Erich Saling, cuyo instrumento fue de vital
importancia para el procedimiento de amnioscopia, muy utilizado en los años 70-
80, cuando la búsqueda de meconio fetal era utilizada.
El confort fetal intrauterino (CFIU) necesitaba ser evaluado por obvias razones;
pero fue en 1960 cuando se utilizó la monitorización fetal electrónica para valorar
el CFIU, y se aplicó en el ámbito clínico 10 años después, como monitorización
electrónica basal no estresante, registro del parto o test de tolerancia a
contracciones inducidas.
En 1957 el dr Donald realizó ecografías del cráneo fetal, y a partir de esto, se
inició el uso de la ecografía en obstetricia. Desde aproximadamente 1076 se
iniciaron las ecografías bidimensionales, primeramente usadas en el sector
privado y posteriormente en el sector público. Actualmente están en uso las
tridimensionales.
En la actualidad, con el paso del tiempo la clínica obstétrica pública tiene a su
disposición un sin número de ventajas tecnológicas que contribuyen a un apoyo
hacia el cuidado de la salud materno-fetal y el diagnóstico oportuno de patologías
asociadas a la etapa perinatal como lo son la Resonancia Nuclear Magnética, la
amniocentesis genética, cordocentesis, estudios biológicos y bioquímicos (ADN
fetal libre en sangre), fármacos como la oxitocina, insulina, metilergonovina,
sulfato de magnesio, prostaglandinas sintéticas, corticoides, entre muchos otros,
así como también avances en la psicología y trabajo social enfocado hacia el
manejo de situaciones económicas, sociales, culturales y psicológicas de las
embarazadas y su situación familiar, una adecuada intervención de gestión
administrativa y una serie de ventajas que apoyan un buen estado biológico
psicológico, social y espiritual de la madre y el bebé, es decir, un buen estado de
salud.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Sedano L Manuel, Sedano M Cecilia, Sedano M Rodrigo. Reseña histórica


e hitos de la Obstetricia (HISTORICAL REVIEW AND MILESTONES OF
OBSTETRICS). Rev. med. Clin. Condes. 2004; 25(6): 866-873.

2. Galliano Daniela, Fernandez Parra . Historia de la ginecología y


obstetricia[Internet] Hospital Universitario Virgen de las Nieves; 2007
[consultado el 23 de Abril del 2018, citado el 07 de Enero del 2019].
Disponible en:
http://www.hvn.es/servicios_asistenciales/ginecologia_y_obstetricia/ficheros
/cr07.historia_ginecologia_obstetricia.pdf

3. O´Dowd, M., & Philipp, E. Historia de la Ginecología y Obstetricia.


Barcelona: Edika Med; 1995.
4. Arsuaga, J. L. La especie elegida. Madrid: Temas de hoy.; 2006

5. La Santa Biblia; Antiguo Testamento (Génesis y Éxodo) (Génesis, 35, 16-


18) ( Génesis, 38, 28-30 ) (Éxodo, 1, 15-21)

6. García, M. y García, A. C. Las funciones de la matrona en el mundo antiguo


y medieval. Una mirada desde la historia. Revista Matronas Profesión 2005;
vol 6 (1):11-18

7. Cruz y Hermida, J. Las Matronas en la historia desde la mitología a


nuestros días. Madrid: Plaza editorial; 2007.

8. Ruiz-Berdún, Dolo Llull. La primera enseñanza reglada de las matronas en


España: el Real Colegio de Cirugía de San Carlos de Madrid. Revista de la
Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas. 2013; vol
36 (78): 387-410.

9. Asociación Navarra de Matronas. "APUNTES HISTÓRICOS DE LA


PROFESIÓN DE MATRONA A PROPÓSITO DE LA EXPOSICIÓN DE
“MATRONAS Y MUJERES EN LA HISTORIA” [internet] .Ciudadela de
Pamplona: Inmaculada Serrano Monzó. Consultado el 23 de abril del 2018.
Disponible en: http://matronasdenavarra.com/wp-
content/uploads/2015/04/historia.pdf

10. American College of Nurse-Midwives, ACNM Position Statement.


Midwifery/Nurse-Midwifery education and certification in the United States.
Estados Unidos; Marzo del 2016. Disponible en:
www.midwife.org/ACNM/files/ACNMLibraryData/UPLOADFILENAME/00000
0000077/Certified-Midwifery-and-Nurse-Midwifery-Education-and-
Certification-MAR2016.pdf
11. Groningen, A. V. (2015). Recuperado el 23 de 04 de 2018, de verloskunde-
academie: https://www.verloskunde-academie.nl/geschiedenis/
12. Melissa D.AveryCNM, P. D. (3 de Enero-Febrero de 2007). The DNP and
Entry Into Midwifery Practice: An Analysis. (ScienceDirect, Ed.) Journal of
Midwifery & Women's Health, Volumen 52(1): 14-22.