Você está na página 1de 1

Buenos días. Mi nombre es Sarah Anderson. Soy un gerente de negocios.

Creo que tengo una agenda muy


ocupada. Me levanto a las cuatro y media y hago un café. A las cinco, me ducho y me preparo para el trabajo.
Normalmente tomo un desayuno ligero y salgo de casa. Si tengo prisa, prefiero tomar un taxi, pero si tengo
tiempo, tomo el autobús. Me pongo a trabajar a las siete y media y preparo mi agenda para el día. Los lunes y
martes escribo informes para mi supervisor. Los miércoles, hago muchas llamadas telefónicas y programo
reuniones. Los jueves y viernes, tengo que llamar a una veintena de clientes antes del mediodía. A la una de la
mañana, almorcé con mis compañeros de trabajo en la cafetería. Por la tarde, trabajo en mis proyectos y
asigno responsabilidades a los miembros de mi equipo. A las cinco y media, vuelvo a casa. Llego a casa a eso
de las siete. Mi esposo y yo preparamos la cena y ayudamos a nuestros niños con su tarea y los acostamos.
Después de eso, vemos las noticias. Antes de irme a la cama, voy a la computadora y reviso mi correo. Esta es
básicamente mi vida de lunes a viernes.