Você está na página 1de 6

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA AMERICANA

FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES


PROGRAMA DE DERECHO

TALLER CONCILIACIÓN Y ARBITRAJE

Presentado por:

HENRY CAICEDO SARMIENTO


MARIA ISABEL NOREÑA MIRA

Presentado a:

NORIDA NATALIA TREJOS VILLEGAS


Docente Conciliación y Arbitraje

Medellín, abril 2 de 2019.


1. Marco de responsabilidad del conciliador en materia penal, patrimonial y
disciplinaria:

Materia penal:

Con respecto a la responsabilidad penal, el conciliador puede incurrir en algunos de los siguientes
tipos penales:

Concusión: este tipo penal se da cuando el servidor público, abusando de su cargo o de sus
funciones, constriñe, induce o solicita a alguien a dar o prometer al mismo servidor o a un tercero
dinero o cualquier otra utilidad indebidos.

Cohecho: este puede ser de dos tipos: 1) cuando el servidor público recibe, para sí o para otro,
dinero u otra utilidad, o acepta promesa remuneratoria, directa o indirectamente, para retardar u
omitir un acto propio de su cargo o para ejecutar uno contrario a sus deberes oficiales; 2) cuando
el servidor público acepta, para sí o para otro, dinero u otra utilidad o promesa remuneratoria,
directa o indirecta, por acto que deba ejecutar en el desempeño de sus funciones.

Prevaricato: puede darse cuando el servidor público profiera resolución, dictamen o concepto
manifiestamente contrario a la ley o cuando omita, retarde, rehúse o deniegue un acto propio de
sus funciones.

Abuso de autoridad: se da cuando el Servidor público, fuera de los casos especialmente previstos
como conductas punibles, con ocasión de sus funciones o excediéndose en el ejercicio de ellas
comete un acto arbitrario e injusto.

Abuso de autoridad por omisión de denuncia: este tipo penal se configura cuando el servidor
público, teniendo conocimiento de la comisión de una conducta punible cuya averiguación deba
adelantarse de oficio, no da cuenta a la autoridad competente.

Revelación de secreto: se incurre en este tipo penal cuando el servidor público indebidamente dé
a conocer documento o noticia que deba mantener en secreto o reserva.

Utilización de asunto sometido a secreto o reserva: se incurre en él, cuando el servidor público
utilice, en provecho propio o ajeno, descubrimiento científico u otra información o dato llegados
a su conocimiento por razón de sus funciones y que deban permanecer en secreto o reserva.

En materia de Responsabilidad civil o patrimonial:


Por tratarse de una actividad jurisdiccional, aun siendo transitoria, la responsabilidad patrimonial
por daño antijurídico es del Estado; el perjudicado demandará al Estado, y si éste concilia o se
profiere sentencia que lo declara responsable, tendrá acción de repetición contra el conciliador en
los términos que señala la Ley 678 de 2001. El conciliador sólo será responsable si actuó con dolo
o con culpa grave.

En virtud de ella, el conciliador puede incurrir en las faltas disciplinarias establecidas en el Código
Disciplinario Único, Ley 734 de 2002. De acuerdo a la labor que desempeñan los conciliadores,
se consideran faltas gravísimas, y sólo son sancionables a título de dolo o culpa, las siguientes:

Realizar una conducta tipificada como delito sancionable a título de dolo, por razón o con ocasión
de las funciones.

Actuar a pesar de la existencia de causales de incompatibilidad, inhabilidad, impedimento o


conflicto de intereses establecidos en la Constitución o en la ley.

No obedecer las instrucciones o directrices contenidas en los actos administrativos de los


organismos de regulación, control y vigilancia o de la autoridad o entidad pública titular de la
función.

Apropiarse directa o indirectamente, en beneficio propio o de un tercero, de recursos públicos, o


cuando permita que otro lo haga o los utilice indebidamente.

Cobrar derechos que no correspondan a las tarifas autorizadas, o por funciones que no causen
erogación.

Ofrecer u otorgar dádivas o prebendas a los servidores públicos o particulares para obtener
beneficios personales que desvíen la transparencia en el uso de los recursos públicos.

Abstenerse de denunciar a los servidores públicos y particulares que soliciten dádivas, prebendas
o cualquier beneficio en perjuicio de la transparencia del servicio público.

Ejercer las potestades que su empleo o función le concedan para una finalidad distinta a la prevista
en la ley.

Ejercer sus funciones con el propósito de defraudar la ley.

Abusar de los derechos o extralimitarse en las funciones.


En general, las faltas disciplinarias que sean compatibles con el ejercicio de la profesión, causadas
por acción u omisión de sus deberes.

1.1 Conciliador sujeto disciplinable por el concejo superior o por el procurador:


Según la ley 640 en donde se designó que el Ministerio del Interior y de Justicia sería el encargado
de vigilar a los conciliadores; sin embargo, la Corte Constitucional en Sentencia C-917 de 2002
dicto que la facultad que tenía el Ministerio estaba en contra de la independencia de poderes,
debido a que los conciliadores realizan funciones jurisdiccionales de manera transitoria y que, por
lo tanto, su control sería ejercido por el Consejo Superior de la Judicatura.

Lo anterior no impide para que si el Ministerio del Interior y de Justicia en ejercicio de sus
funciones, sospecha de la existencia de un actuar de acción u omisión que se puedan llegar a
considerarse como una falta disciplinaria, esté en el deber de dar traslado al Consejo Seccional,
competente en materia disciplinaria, o a la Fiscalía General de la Nación, si la conducta puede
configurar un ilícito penal.

2. ¿Qué es el pacto arbitral y cuáles son sus clases?

Según la ley 1563 de 2012, en su artículo 3; nos expresa que el pacto arbitral es un negocio jurídico
en donde las partes se someten o se obligan a someter a arbitraje controversias en las cuales se
vean involucradas. Por otro lado, esto implica la obligación de renunciar a las partes para que estas
hagan valer sus pretensiones ante los jueces. El pato arbitral puede consistir en un compromiso o
en una clausula compromisoria. También las partes indicaran cual es la naturaleza del laudo. Si
nada se estipula al respecto, este se proferirá en derecho.

Este se divide en dos modalidades que son:

Cláusula compromisoria: El art 4 de la ley 1563 de 2012, manifiesta que la cláusula


compromisoria, es la que podrá formar parte de un contrato o constar en documento separado
inequívocamente a él. La cláusula compromisoria que se pacte en documento separado del
contrato, para producir efectos jurídicos deberá expresar el nombre de las partes e indicar en forma
precisa el contrato a que se refiere. Esta solamente está dada para efectos contractuales y se pacta
antes de que surja la controversia.

Compromiso: es el negocio jurídico donde una vez surgido el conflicto, las partes pactan dirimir
dicha controversia a través del proceso arbitral, en donde se puede hacer de manera contractual o
extracontractual. Su respaldo legal se encuentra en el artículo 6 de la ley 1563 de 2012.
3. Según el funcionamiento del tribunal puede ser ad hoc e institucional, explique dicha
clasificación y la diferencia entre uno y otro:

Arbitraje Ad hoc: es aquel tipo de arbitraje en que las reglas de procedimiento son establecidas por
los mismos árbitros o por las partes en concordancia a la ley de arbitraje.

Arbitraje Institucional: las partes acuerdan solucionar su conflicto ante instituciones especializadas
a cuyo reglamento, ya establecido, se someten.

De los tribunales ya sean ad hoc o institucional, también se puede decir que actúan dependiendo
del conflicto que se deba resolver. Por ejemplo, si son conflictos internacionales entre Estados, el
arbitraje lo realiza un tribunal ad hoc, pero en el caso de controversias nacionales, lo resuelve un
tribunal institucional.

La diferencia radica en que los tribunales institucionales, son los que se dedican a resolver
conflictos en derecho dentro del país de origen, como lo es Colombia; en cambio los tribunales ad
hoc son los que buscan asegurar los argumentos de los estados y que estos sean analizados, esto
se aplica para que la disputa entre estados e incluso entidades internacionales se solucione, y es
este juez ad hoc, quien se encarga de solventar dicha disputa.

4. Se puede presentar demanda ejecutiva ante tribunal de arbitraje:

Siguiendo los lineamientos que nos da la Constitución Política de Colombia de 1991, en su artículo
116, donde otorga facultades jurisdiccionales a los particulares, entre ellos los a los árbitros para
declarar y ejecutar sus decisiones se podría decir que si se podría presentar este tipo de demandas.
Además, considerando que el arbitraje tiene como uno de sus principios la voluntad autónoma de
las partes para acudir a él, es razonable manifestar esta afirmación. Como ejemplo de esto, algunas
leyes como la 510 de 1993 en sus artículos 87 y siguientes, y el artículo 78 de la Ley 1676 de 2013,
habilita el direccionamiento de sus controversias a los tribunales e arbitraje.

5. Comparte la decisión sobre el rechazo de la demanda instaurada por el señor Aquiles


brinco debido a que existe un pacto arbitral:

La decisión tomada por el funcionario de la superintendencia de sociedades, era errónea; puesto


que basándonos en el Art 40 de la ley 1258 de 2008, en donde dicen expresamente lo siguiente:
Las diferencias que ocurran a los accionistas entre sí, o con la sociedad o sus administradores, en
desarrollo del contrato social o del acto unilateral, incluida la impugnación de determinaciones de
asamblea o junta directiva con fundamento en cualquiera de las causas legales, podrán someterse
a decisión arbitral o de amigables componedores, si así se pacta en los estatutos.
Por otro lado, en el art 24, numeral 5, literal C; manifiesta que una de las facultades que tiene la
superintendencia de sociedades es la impugnación de actos de asambleas; por otra parte, para que
el funcionario haya podido rechazar la demanda, debía tener en cuenta el Art 90 en el parágrafo 1,
que menciona que la existencia de un pacto arbitral no da lugar a la inadmisión o rechazo de la
demanda. Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, la decisión del señor Aquiles Brinco
de interponer una impugnación de actos de asamblea, fue la adecuada y la correcta para el caso en
concreto, y es por eso que la determinación que tomo el funcionario de rechazar la impugnación,
no fue acertada teniendo como base los argumentos antes mencionados.

Bibliografía:

Constitución política de Colombia año 1991


Código civil colombiano
Código general del proceso
Código penal y de procedimiento penal colombiano
ley 510 de 1993
Ley 678 de 2001
Ley 640 de 2001
Ley 734 de 2002
ley 1258 de 2008
ley 1563 de 2012
Sentencia C-917 de 2002