Você está na página 1de 11

DISEÑO E IMPLEMENTACIÓN DE PRUEBAS DE POZOS DE GAS.

INTRODUCCIÓN

Este capítulo presenta conceptos fundamentales para diseñar e implementar


pruebas de pozos de gas, incluidas las pruebas transiente de presión y capacidad
de entrega de pozos. estos conceptos de diseño incluyen recomendaciones para
seleccionar la prueba de pozo apropiada para lograr los objetivos de prueba
deseados, estimar las propiedades de formación de prueba previa, seleccionar el
cronograma y la secuencia apropiados para la prueba y elegir la duración de prueba
requerida para muestrear un volumen de reservorio deseado y / o alcanzar
condiciones de flujo estabilizado. Los ejemplos ilustran los conceptos de diseño.

TIPOS DE PRUEBA POZO Y SUS PROPÓSITOS

La prueba de pozo de gas se puede agrupar en dos categorías generales según su


función principal. La primera categoría, pruebas transiente de presión, incluye
pruebas diseñadas para cuantificar importantes propiedades de la roca y el fluido
del reservorio (permeabilidad, porosidad y presión promedio del reservorio) y para
localizar e identificar heterogeneidades del reservorio (fallas de sellado, fracturas
naturales y capas). La segunda categoría, la prueba de capacidad de entrega,
incluye la prueba diseñada para evaluar el potencial de producción de un pozo.

PRUEBA DE PRESIÓN TRANSIENTE.

Las pruebas de presión transiente se refieren a las pruebas de pozo en las que
generamos y medimos los cambios de presión con el tiempo. Estas pruebas nos
permiten evaluar no solo las condiciones del pozo cercano, sino también las
propiedades del yacimiento in situ más allá de la región afectada por perforaciones
y aberturas de terminación. Además, estas pruebas de pozos pueden caracterizar
las características de formación importantes que se necesitan para diseñar el plan
de agotamiento óptimo para el reservorio, incluida la presión en el área de drenaje
de los pozos de prueba, la posible presencia y ubicación aproximada de las barreras
de flujo (fallas de sellado) y las propiedades dominantes de heterogeneidades del
reservorio (propiedades de fractura y matriz en un reservorio naturalmente
fracturado o propiedades de capa individual). Las pruebas de presión transiente se
pueden subdividir en pruebas de pozos individuales y de pozos múltiples.
PRUEBAS DE UN SOLO POZO.

Como su nombre lo indica, las pruebas de un solo pozo involucran solo un pozo en
el que la respuesta a la presión se mide después de un cambio de frecuencia. a
partir de la respuesta de presión medida, podemos caracterizar las propiedades
promedio en una porción o en toda el área de drenaje del pozo de prueba. una
prueba común de pozo único, una prueba de acumulación de presión, se lleva a
cabo estabilizando primero un pozo productor a una tasa fija, colocando en el pozo
un dispositivo de medición de presión de fondo de pozo (BHP) y cerrando el pozo.
Después de la detención, el BHP se acumula en función del tiempo, y la tasa de
aumento de la presión se utiliza para estimar las propiedades del pozo y la
formación. a partir de una prueba de acumulación de presión, podemos estimar la
presión promedio del yacimiento y la permeabilidad en el área de drenaje del pozo
y las propiedades de la región inmediatamente adyacente al pozo.

Otra prueba común de presión transitoria, una prueba de reducción o flujo, se realiza
produciendo un pozo a una velocidad conocida y constante mientras se miden los
cambios de BHP en función del tiempo. Las pruebas de reducción están diseñadas
principalmente para cuantificar las características del flujo del yacimiento, incluida
la permeabilidad y el factor de la piel. Además, cuando la presión se ve afectado por
los límites externos del reservorio, se pueden usar pruebas de extracción para
establecer los límites externos del reservorio y para estimar el volumen de
hidrocarburos en el área de drenaje del pozo. Estas pruebas de reducción
específicas se denominan prueba de límite de yacimiento. Cuando las
consideraciones económicas requieren una pérdida mínima de tiempo de
producción, las pruebas de presión y extracción también pueden usarse para
estimar la capacidad de entrega del pozo y, si se realizan y analizan
adecuadamente, son alternativas viables a las pruebas de capacidad de entrega.

Una prueba de caída de presión es similar a una prueba de acumulación de presión,


excepto que se realiza en un pozo de inyección. Después de la estabilización a
cierta velocidad de inyección, el pozo se cierra en BHP, que luego comienza a
disminuir, se mide como una función de hora. Una prueba alternativa para un pozo
de inyección es una prueba de inyectividad, en la cual inyectamos en un pozo a una
velocidad medida y medimos la presión a medida que aumenta con el tiempo. Las
pruebas de inyectividad son análogas a las pruebas de reducción de presión.

PRUEBAS MULTIPOZO.

Cuando el caudal se cambia en un pozo y la respuesta de presión se mide en uno


o más pozos, la prueba se llama prueba de pozo múltiple. Las pruebas de pozos
múltiples están diseñadas para determinar las propiedades en una región centrada
a lo largo de una línea que conecta pares de pozos de prueba y, por lo tanto, son
más sensibles a las variaciones direccionales de las propiedades del yacimiento,
como la permeabilidad. Además, estas pruebas pueden determinar la presencia o
falta de comunicación entre dos puntos en el reservorio. El concepto básico en una
prueba de pozos múltiples es producir o inyectar en un pozo, el pozo activo, y
observar la respuesta de presión en uno o más pozos de compensación, o pozos
de observación, a partir de estos datos, podemos estimar tanto la permeabilidad
como la porosidad. En la orientación de las fracturas naturales y para cuantificar la
relación de los productos de porosidad-compresibilidad de la matriz y sistemas de
fractura.

Las pruebas de interferencia y pulso son dos pruebas comunes de pozos múltiples.
En la prueba de interferencia, el pozo activo se produce a una velocidad constante
medida a lo largo de la prueba. Otros pozos en el campo deben cerrarse para que
cualquier respuesta de presión observada pueda atribuirse a un solo pozo activo,
en las pruebas de pulso, el pozo activo produce y luego se cierra, vuelve a
producción y se vuelve a cerrar. Esta secuencia de producción / cierre, que se repite
con los períodos de producción y cierre, rara vez excede más de uno en pocas
horas, se produce una respuesta de presión en los pozos de observación que, por
lo general, se puede interpretar sin ambigüedades, incluso cuando otros pozos en
el campo continúan produciéndose.

ENSAYO DE CAPACIDAD DE ENTREGA.

Como se discutió en el cap. 7, las pruebas de capacidad de entrega son pruebas de


flujo diseñadas para medir las capacidades de producción de un pozo en
condiciones específicas de reservorio. Aunque estas pruebas se usan
principalmente para pozos de gas, las pruebas de capacidad de entrega también
son aplicables a los pozos de petróleo. A diferencia de la mayoría de las pruebas
de presión transitoria, algunas pruebas de capacidad de entrega requieren
condiciones de flujo estabilizadas para un análisis adecuado. Un indicador de
productividad común obtenido de las pruebas de capacidad de entrega de gas y
pozo es el potencial de flujo abierto absoluto (AOF). Otra aplicación de las pruebas
de capacidad de entrega es la generación de una relación entre el flujo de entrada
y el rendimiento entre las tasas de producción de la superficie y las presiones de
flujo de fondo de pozo (BHFP). Se utiliza para diseñar instalaciones de producción
de superficie.

Las pruebas de capacidad de entrega comunes incluyen pruebas de flujo después


de flujo, de punto único, isócrona e isócrona modificada. Descrito en detalle en el
cap. 7, estas pruebas se revisan brevemente aquí para completar nuestra discusión
sobre el diseño y la implementación de las pruebas de pozo.
PRUEBAS DE FLUJO TRAS FLUJO.

Las pruebas de flujo después del flujo, a veces llamadas contrapresión de gas o
pruebas de cuatro puntos, se realizan produciendo el pozo a una serie de diferentes
tasas de flujo estabilizadas y midiendo el BHFP estabilizado en la superficie de la
arena. Cada flujo de flujo diferente se establece con éxito o con sin un período
intermedio de cierre muy corto. Por lo general, las pruebas de flujo tras flujo
convencionales se realizan con una secuencia de tasas de flujo en aumento, sin
embargo, si se marcan caudales estabilizados, la secuencia de velocidad no afecta
a la prueba. El requisito de que los períodos de flujo continúen hasta que la
estabilización sea a veces una limitación importante de la prueba de flujo tras flujo,
especialmente en la formación de baja permeabilidad que toma mucho tiempo para
alcanzar condiciones de flujo estabilizadas.

PRUEBAS DE UN SOLO PUNTO.

Una prueba de un solo punto es un intento de superar la limitación de los largos


tiempos de prueba requeridos para las pruebas de flujo tras flujo en formaciones de
baja permeabilidad. Las pruebas de punto único se llevan a cabo fluyendo el pozo
a una tasa única hasta que el BHFP se estabiliza. Las pruebas de punto único son
particularmente apropiadas cuando las características de capacidad de entrega del
pozo se están actualizando, como lo requieren muchas agencias reguladoras. Sin
embargo, una limitación de este tipo de prueba es que el análisis de los resultados
requiere un conocimiento previo del comportamiento de la capacidad de entrega del
pozo, ya sea de pruebas previas en el pozo o de correlaciones con otros pozos que
producen en el mismo campo en condiciones similares. En estas pruebas, también
debemos asegurarnos de que el pozo haya fluido el tiempo suficiente para estar
fuera del almacenamiento del pozo y en el régimen de flujo de estado
pseudoestable.

PRUEBAS ISOCRÓNICAS.

La prueba isocrónica también se desarrolló para acortar los tiempos de prueba en


los pozos que tardan mucho tiempo en estabilizarse; específicamente, la prueba
isócrona es una serie de pruebas de punto único desarrolladas para estimar las
características de capacidad de entrega estabilizadas sin que fluya realmente el
pozo durante el tiempo Requerido para lograr condiciones estabilizadas. La prueba
isocrónica se realiza produciendo alternativamente y luego cerrando el pozo y
permitiendo que se acumule hasta la presión promedio del reservorio antes del
siguiente período de prudencia. Las presiones se miden en varios incrementos de
tiempo durante el período de flujo de caché. Los tiempos en los que se miden las
presiones deben ser los mismos en relación con el comienzo de cada período de
flujo. Por ejemplo, podemos elegir medir los BHFP a las 0.5, 1.0, 1.5 y 2.0 horas
después del comienzo de cada período de flujo. Debido a que se requiere menos
tiempo para acumular una presión esencialmente inicial después de cortos períodos
de flujo que para alcanzar un flujo estabilizado en una prueba de flujo después de
flujo, la prueba isocrónica es más práctica para formaciones de baja permeabilidad
Aunque no es necesario para analizar la prueba, generalmente se obtiene un punto
de flujo final y estabilizado al final de la prueba.

PRUEBAS ISOCRONALES MODIFICADAS.

El tiempo para acumularse hasta la presión promedio del yacimiento antes de fluir
durante un cierto período de tiempo todavía puede ser poco práctico, incluso
después de cortos periodos de flujo en una prueba isocrónica. En consecuencia, se
desarrolló una modificación de la prueba isocrónica para acortar aún más los
tiempos de prueba. El objetivo de la prueba isócrona modificada es obtener los
mismos datos que en una prueba isócrona sin los largos periodos de cierre
requeridos para alcanzar la presión promedio del reservorio en el área de drenaje
del pozo. La prueba isócrona modificada se realiza como una prueba isócrona,
excepto que los períodos de cierre son de igual duración pero deben ser iguales o
superiores a la duración del período de flujo. Debido a que el pozo a menudo no se
acumula hasta la presión promedio del yacimiento después de cada período de flujo,
las presiones de la superficie de la arena de cierre registradas inmediatamente
antes de cada periodo de flujo se utilizan en el análisis de prueba en lugar de la
presión promedio del yacimiento. En consecuencia, la prueba isocrónica modificada
es menos precisa que la prueba isócrona. Tenga en cuenta que, a medida que
aumenta la duración de los períodos de cierre. Una vez más, a menudo se obtiene
un punto final de flujo estabilizado al final de la prueba, pero no es necesario para
el análisis de los datos de prueba.

CONSIDERACIONES GENERALES DEL DISEÑO DE LA PRUEBA

Si se diseña e implementa correctamente, una prueba de pozo puede proporcionar


mucha información útil sobre pozos individuales y el reservorio. Las aplicaciones
comunes de las pruebas de pozos de petróleo y gas incluyen la intencionalidad y la
localización de heterogeneidades importantes de yacimientos, como fallas de
escalamiento, capas de yacimientos o fracturas naturales; calculando el recurso
existente y estimando las reservas para varias etapas de agotamiento del
yacimiento; selección de estrategias óptimas de desarrollo de campo y producción;
y equipos de procesamiento. Otras aplicaciones incluyen determinar la naturaleza
de los fluidos de formación y obtener muestras de fluidos para análisis de
laboratorio.

A lo largo de los años, se han desarrollado una variedad de pruebas de pozos. Sin
embargo, muchos son apropiados solo bajo condiciones de prueba específicas, y
cada prueba proporciona información diferente sobre el pozo y / o el reservorio. Por
lo tanto, cuando se identifica uno de los primeros pasos en el diseño de la prueba
de pozos, podemos continuar con el diseño de la prueba, incluida a la selección de
una prueba de pozo particular para lograr los objetivos deseados, desarrollar
procedimientos para implementar la prueba de manera segura y económica,
seleccionar el equipo de prueba requerido para obtener los datos adecuados,
recopilar y analizar los datos.

En general, los objetivos de una prueba de pozo no son solo obtener datos
suficientes para cumplir con los objetivos establecidos, sino también cumplir estas
tareas de manera oportuna y económica. Para satisfacer estos objetivos generales,
el ingeniero de diseño debe reconocer los diversos entornos de pruebas de pozos
y comprender cómo estos entornos afecta el diseño y la implementación de las
pruebas de pozos. En esta sección, resumimos algunos de los entornos de prueba
que se encuentran comúnmente en el diseño de prueba de pozo y discutimos cómo
estas diversas situaciones afectan el diseño de prueba.

TIPO Y ESTADO DEL POZO.

Al decidir el tipo de prueba de pozo que se va a utilizar, las principales


consideraciones de diseño son el tipo y el estado del pozo. El tipo de pozo se refiere
a su función principal, como desarrollo / exploración o productor / inyector; el estado
indica si el pozo está activo o cerrado. Además, dependiendo del tipo y el estado
del pozo y la información requerida, podemos Seleccione una prueba de presión
transitoria o de entregabilidad.

POZOS DE DESARROLLO VS. EXPLORACIÓN.

La principal diferencia entre las pruebas de desarrollo y los pozos de exploración es


el tipo de información necesaria. En un campo desarrollado donde se conoce la
geología general y el comportamiento del yacimiento, los pozos de desarrollo se
perforan para aumentar las reservas o para acelerar la producción. En
consecuencia, las pruebas de los pozos de desarrollo se centran en la obtención de
propiedades específicas del pozo individual en lugar del depósito. Por ejemplo,
podemos optar por realizar una prueba de acumulación de presión para estimar la
presión promedio del reservorio de corriente en el área de drenaje del pozo, la
cantidad de daño a la piel de un reacondicionamiento reciente o las propiedades
necesarias para el diseño y la evaluación de la estimulación.

A la inversa, para un pozo de exploración perforado en un área con pocos pozos o


sin pozos, las pruebas deben proporcionar más información sobre el reservorio en
una región grande alrededor del pozo en lugar de cerca del pozo individual. Se hace
mayor hincapié en la evaluación de la capacidad de entrega, la estimación de
reservas y la obtención de información geológica. Por ejemplo, en un pozo salvaje
en un nuevo reservorio para el cual hay poca o ninguna información disponible,
podemos optar por realizar un drill stem test (DST) para obtener muestras de fluidos
para la permeabilidad del laboratorio y la presión estática inicial del reservorio.

PRODUCCIÓN CONTRA INYECCIÓN DE POZOS.

Las mayores diferencias en las pruebas de estos pozos son el tipo de prueba y el
equipo necesario. Para estimar las propiedades del yacimiento, normalmente
realizamos una prueba de drawdown o buildup, mientras que una prueba de cuatro
puntos o de un solo punto se utiliza para estimar la capacidad de entrega futura del
pozo en un pozo productor.

A la inversa, las propiedades del yacimiento pueden estimarse a partir de una


prueba de inyección o caída en un pozo de inyección. En general, debido al equipo
requerido para realizar una prueba de inyección, la prueba de los pozos de inyección
es más costosa que la prueba de los productores.

Los campos de almacenamiento de gas son uno de los pocos ejemplos de


reservorios desarrollados por pozos que se alternan entre la inyección y la
producción, según la época del año. Desde finales de primavera hasta principios de
otoño, se inyecta gas en los pozos: durante finales de otoño hasta el invierno y
principios de primavera, los pozos se producen para satisfacer la demanda a corto
plazo de gases asociados con el clima frío. Otras aplicaciones de los pozos de gas
incluyen proyectos de mantenimiento de presión en el depósito de condensado de
gas y programas de desplazamiento en depósitos de petróleo.

POZOS BAJOS Y PROFUNDOS.

La principal diferencia entre estos entornos de prueba es el tipo de equipo requerido


para implementar la prueba. El volumen de fluidos almacenado en el pozo
distorsiona la respuesta de presión temprana y controla la duración del
almacenamiento del pozo, especialmente en pozos de gran capacidad con grandes
volúmenes de pozos. Si los efectos de almacenamiento del pozo no se minimizan o
si la prueba no continúa más allá del final del período de almacenamiento del pozo,
será difícil, si no imposible, analizar los datos de la prueba con métodos
convencionales. Para minimizar la distorsión del almacenamiento de los pozos y
para mantener las pruebas de los pozos dentro de un tiempo razonable y
económico, tal vez sea necesario instalar tubos, empacadores y dispositivos de
cierre de fondo de pozo. Aunque este equipo adicional reduce en gran medida o
incluso elimina los efectos de almacenamiento del pozo, también aumenta el costo
y el tiempo requerido para realizar la prueba.

Otra consideración más es la mayor presión y temperatura del yacimiento que se


encuentra en los pozos profundos. En pozos profundos de gas a alta presión,
debemos especificar equipos que puedan acomodar de manera segura la presión y
el caudal más altos que se esperan durante la prueba. Por ejemplo, las conexiones
de tubería roscada en el tubo de flujo y el lubricador deben usarse solo a presiones
de reservorio más bajas, mientras que a presiones más altas, las conexiones
soldadas, las conexiones integrales y / o las bridas deben usarse para conectar los
lubricadores a la cabeza del pozo. En general, el equipo diseñado para soportar
presiones más altas también es más costoso.

Además, como la temperatura aumenta con la profundidad, las fallas de la


herramienta relacionadas con la temperatura ocurren con mayor frecuencia en
pozos más profundos y deben incorporarse al proceso de diseño. Un problema
relacionado con la temperatura muy común es la falla de los lubricantes en
herramientas mecánicas. Se debe tener cuidado de lubricar todas las partes móviles
de la herramienta con aceites y aceites de alta temperatura. Otro problema común
relacionado con la temperatura es el de los paquetes de baterías en los medidores
eléctricos con memorias de fondo de pozo. en general, para evitar fallas en las
herramientas, se deben usar baterías de alta temperatura cuando la temperatura
del fondo de pozo supera los 300 0 F.

POZOS ESTIMULADOS VS NO ESTIMULADOS.

Los datos de la presión transitoria utilizados para calcular la permeabilidad y el factor


skin deben tomarse de la región del tiempo medio o los datos que representan el
flujo radial en un reservorio que reacciona. Estos datos ya no se ven afectados por
el almacenamiento del pozo y reflejan la permeabilidad efectiva del yacimiento que
no se ve alterada por la estimulación o el daño. Muchos pozos, particularmente
aquellos en formaciones de cojinetes de gas de baja permeabilidad, requieren
fracturas hidráulicas mucho después de que cesa el almacenamiento en el pozo.
En pozos de baja permeabilidad que se han fracturado hidráulicamente, los datos
de presión transitoria que representan el período de flujo radial pueden no aparecer
durante muchos meses o incluso años.
Debido a estos largos tiempos de prueba, generalmente recomendamos una prueba
inicial de pozo antes del tratamiento de fractura. Una prueba de prefractura
razonablemente corta proporcionará datos que pueden usarse para determinar la
permeabilidad de la formación. Luego, se puede utilizar una prueba posterior a la
fractura para evaluar el éxito del tratamiento de fractura y para evaluar el
rendimiento del pozo fracturado. Si la permeabilidad de la formación se estimó
anteriormente, la prueba posterior a la fractura puede terminarse en un tiempo
razonable después de que finalicen los efectos de almacenamiento en el pozo, lo
que acorta considerablemente el tiempo de la prueba posterior a la fractura y reduce
los costos. Otra consideración al probar los pozos fracturados hidráulicamente es la
selección adecuada del equipo de superficie. A menudo, la arena utilizada como
pantalón de apoyo se desplazará y producirá durante el período de retorno de la
prueba. Debido a que la arena es muy abrasiva, puede destruir choques, válvulas y
flujos. Si se espera que la producción de arena sea un problema, los colectores de
arena y los orificios ciegos deben colocarse aguas arriba del equipo de medición de
la producción.

EFECTOS DE LAS PROPIEDADES DEL YACIMIENTO. FORMACIONES DE


BAJA PERMEABILIDAD FRENTE A ALTA.

Las propiedades de formación también afectan el diseño de la prueba. La principal


de estas propiedades es la permeabilidad, que dicta el caudal y la duración de la
prueba. Al seleccionar el caudal de prueba y los tiempos de flujo, debemos
satisfacer varios criterios. Primero, la prueba debe mantenerse el tiempo suficiente
para obtener datos más allá de los efectos del pozo cercano, como el período de
distorsión del almacenamiento del pozo, daño de la formación o estimulación.
Además, la prueba debe ejecutarse el tiempo suficiente para alcanzar el radio de
investigación deseado y evaluar un volumen representativo de la formación. En los
reservorios de baja permeabilidad, el tiempo de flujo requerido para satisfacer estos
dos criterios a menudo es prohibitivo, especialmente cuando el gas se quema a la
atmósfera. La duración del período de almacenamiento del pozo depende de varias
características del pozo (por ejemplo, volumen del pozo y compresibilidad del fluido)
y propiedades del yacimiento (por ejemplo, porosidad, permeabilidad, grosor neto
de pago y propiedades del fluido). Aunque la permeabilidad afecta la duración de la
distorsión del almacenamiento del pozo, no es la única propiedad que debe
considerarse en el diseño de la prueba de pozo. Por ejemplo, dependiendo de la
profundidad del pozo y la presión del yacimiento, los pozos de baja permeabilidad
pueden exhibir efectos de almacenamiento en el pozo durante varias semanas. Sin
embargo, podemos encontrar un reservorio con una permeabilidad igualmente baja
y la misma presión del reservorio pero a una profundidad menor y, debido al menor
volumen del pozo, la duración del almacenamiento del pozo podría ser mucho más
corta. El ingeniero debe estimar la duración y la severidad de los efectos de
almacenamiento de pozo de cada diseño de prueba de pozo.

Aunque no podemos cambiar las propiedades del yacimiento para eliminar o reducir
los efectos de almacenamiento del pozo, podemos alterar el pozo mecánicamente
para cambiar sus propiedades. Por ejemplo, al ejecutar un empacador de fondo en
una cadena de tubería, podemos reducir el volumen efectivo del pozo en un factor
de tres o cuatro y, en consecuencia, reducir la duración de los efectos de
almacenamiento del pozo. El período de almacenamiento del pozo puede reducirse
aún más mediante la ejecución de válvulas de fondo de pozo en la cadena de
tubería, lo que nos permite cerrar el pozo justo por encima de la superficie de la
arena en lugar de hacerlo en la superficie. Tenga en cuenta que todas estas
herramientas especiales son caras. Por lo tanto, el ingeniero de diseño debe
comparar el costo de los tiempos de prueba más prolongados con el costo de
funcionamiento de los empacadores de tubos y las válvulas de cierre de agujero de
pozo. Al igual que la duración de los efectos de almacenamiento del pozo, el tiempo
para alcanzar el radio de investigación deseado en un reservorio aumenta con la
permeabilidad decreciente. En este caso, sin embargo, no podemos acortar el
tiempo de flujo cambiando la configuración del pozo. El tiempo de prueba adicional
resultará en un aumento de los costos, especialmente cuando las pérdidas de
producción se vuelvan significativas durante el período de prueba.

Al seleccionar el caudal de prueba, debemos reconocer que es necesario crear una


reducción medible en la superficie de la arena y en el depósito durante la prueba.
La magnitud de la reducción de la presión depende de las propiedades del depósito
y del caudal de fluido en el depósito. Debido a que las propiedades del reservorio
son fijas, podemos controlar la reducción de presión solo variando el caudal. La
diferencia entre la superficie de la arena y las presiones del yacimiento varía
directamente con el cambio en el caudal e inversamente con la permeabilidad. Para
pozos de mayor permeabilidad, una tasa de flujo dada producirá una reducción de
presión menor que la misma velocidad en pozos de menor permeabilidad. Por lo
tanto, se debe utilizar una tasa más alta para aumentar la reducción de la presión.
Tenga en cuenta que las tasas más altas requieren separadores más grandes y el
medidor funciona en la superficie. Además, se desperdiciará más gas a través de la
ventilación y la quema a menos que el pozo esté conectado a una tubería.

Por lo tanto, el costo de la prueba por día generalmente aumenta en los pozos de
mayor permeabilidad. Sin embargo, el aumento del costo se compensa en parte con
el tiempo de prueba significativamente reducido en los pozos de alta permeabilidad.
Finalmente, las tasas más altas pueden generar mayores reducciones de presión,
lo que puede provocar una condensación retrógrada indebida en depósitos de
condensado de gas o formación de formación en areniscas no consolidadas. Ambas
condiciones pueden dañar el reservorio inmediatamente adyacente al pozo.

ZONAS ÚNICA VS. MÚLTIPLE.

Nuevamente, la principal diferencia en estas condiciones es el tipo de equipo


utilizado para realizar la prueba. Los objetivos y técnicas de la prueba son
generalmente los mismos. En una sola zona, las pruebas de reducción y
acumulación se realizan típicamente para determinar propiedades del yacimiento
tales como la permeabilidad, el factor de la piel o, los pozos fracturados
hidráulicamente, la mitad de la longitud de la fractura. Durante la prueba, la zona de
producción se comunica con el pozo a través de un intervalo de pozo abierto o una
cubierta perforada En los pozos completados en varias zonas, se utilizan las mismas
pruebas de extracción y acumulación utilizadas en la zona única. Sin embargo, el
procedimiento de prueba debe modificarse para aislar la zona probada de las otras
zonas productoras que la rodean. El equipo que se usa para aislar las zonas varía
según el método de aislamiento. Por ejemplo, cuando se aísla la zona desde abajo,
podemos usar un conector de puente mecánico de cable. Después de colocar el
tapón entre las zonas, el cable o la tubería se extraen del orificio. La prueba se lleva
a cabo con medidores de fondo de pozo colocados en el pozo en el cable.

Cuando se aísla la zona desde arriba, normalmente usamos un empacador y un


tubo. El empaquetador se establece entre la zona de prueba y las zonas de
producción por encima de ella. La prueba se lleva a cabo con medidores en una
línea de cable a través de la tubería. Alternativamente, podríamos colocar los
medidores en un porta bombas montado debajo de un conjunto de tapones de
puente entre la zona de prueba y las zonas de arriba. Para aislar las zonas de
prueba por encima y por debajo, establecemos un tapón puente entre la zona de
prueba y las zonas a continuación. Además, usamos un empacador en la tubería
para aislar la zona de prueba de las zonas que están por encima de ella. Los
medidores de presión se ejecutan en una línea de alambre a través de la tubería