Você está na página 1de 7

SOLUCIONES LABORALES PARA EL

SECTOR PRIVADO

ORALIDAD, EL NUEVO PARADIGMA


Mario PASCO COSMÓPOLIS(*)

¿Por qué –cabe preguntarse– era necesaria una radical en nuestras vidas, que los implementos
nueva Ley Procesal del Trabajo, como la fla- para grabar imágenes y sonidos resultaran tan
mante Ley Nº 29497, cuando la Ley Nº 26693 baratos, que la vida cotidiana, en fin, sufriera
había sido puesta en vigor hace menos de diez tantas y tan profundas transformaciones.
años? Y fue una ley que contó en su formula-
ción con el aporte de distinguidos especialistas Los procedimientos judiciales no pueden ser
nacionales y extranjeros, que recibió amplia esquivos o impermeables a estas realidades.
difusión previa y fue objeto de debates a ni- Antes bien, deben aprovecharlas como una
vel nacional; dictaminada por unanimidad por forma, hoy impostergable, de mejorar sus pro-
la Comisión de Trabajo, fue aprobada, tam- pios sistemas y dotarlos así de eficiencia y se-
bién por unanimidad, por el Pleno del Congre- guridad, como elementos vitales para lograr
so. Se trata, pues, de una ley bien cimentada eficacia y celeridad.
en lo teórico, ampliamente analizada y discu- Por eso era indispensable introducir un siste-
tida antes de su promulgación, y que contó con ma procesal que esté basado en el uso intensi-
el apoyo sólido de todos los grupos políticos. vo de esa nueva tecnología.
Y, sin embargo, aunque parezca paradójico, Pero hay otra razón muy poderosa para ello:
se trata de una ley que envejeció demasiado Colombia, Chile, Ecuador, Venezuela, países
pronto. No por debilidades internas, sino por- muy cercanos y afines al nuestro, han adopta-
que se vio precozmente sobrepasada por dos do el sistema oral recientemente, y las infor-
fenómenos que quizás eran imprevisibles en maciones que nos llegan, y que en algunos ca-
1996: por un lado, el desarrollo velocísimo sos hemos podido comprobar personalmente,
de la moderna tecnología y, por otro, la reac- demuestran que la experiencia ha sido amplia-
tivación doctrinaria y legislativa del proceso mente exitosa y satisfactoria. Y que no deja
oral en varios de los países más cercanos al margen para la comparación con los viejos
DOCTRINA LABORAL

nuestro. sistemas escriturarios, dadas las enormes dife-


rencias a favor de las nuevas formas.
A mediados de la década pasada, en efecto, na-
die podía imaginar que la computadora dejara La pregunta inicial, entonces, puede ser fácil-
de ser un instrumento de uso sofisticado para mente respondida: la nueva ley procesal es ne-
convertirse en una herramienta universal, que cesaria porque así lo imponen las necesidades
las comunicaciones instantáneas fueran tan de los nuevos tiempos.
generalizadas y sencillas, que el teléfono celu-
lar estuviera en manos de todo el mundo, que ¡Bienvenida sea, por lo tanto, la Ley Nº 29497,
Internet se hubiera introducido de modo tan nueva Ley Procesal del Trabajo!

(*) Socio de Rodrigo, Elías & Medrano, Abogados. Catedrático principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ex mi-
nistro de Trabajo y Promoción del Empleo.

SOLUCIONES LABORALES N° 25 / Enero 2010


54
DOCTRINA LABORAL

I. Oralidad, escrituración y audiencia, cuando el juez no recuer- Lo que marca la diferencia entre
falsa oralidad da ni por asomo lo acontecido en su ellos no es el que todos los actos den-
presencia. tro de cada cual deban desarrollarse
Durante mucho tiempo se ha vivido forzosamente de manera oral o es-
No se diga nada de las instancias su- crita, sino la forma como se relacio-
en nuestro país a la sombra de la fic- periores, en las que los magistrados
ción de que el nuestro era un proceso nan las partes entre sí y, sobre todo
no conocen a las partes ni por el ros- con el juez, así como el modo como
oral o, al menos, predominantemen- tro, no han visto jamás a un testigo ni
te oral. Ello no es así. Aunque en la este toma contacto y puede apreciar
presenciado una sola de las declara- la prueba.
teoría el nuestro era –o todavía es– ciones y demás actuaciones. Los in-
un sistema mixto, en la práctica sigue formes orales, por lo demás, solo son En los procesos escriturarios, los ac-
siendo un proceso escriturario, por- un ejercicio retórico que, en muchos tos fundamentales se verifican a tra-
que la mayoría de las actuaciones se casos, está destinado solo a que el vés de la presentación de escritos,
sigue haciendo en esa forma, y por- cliente, sentado en el auditorio, pre- que se van sucediendo e intercam-
que hasta aquellas que se descargan
sencie la actuación de su abogado, se biando conforme el proceso avan-
de manera verbal terminan reducidas
convenza de su elocuencia y se per- za. Algunos de tales actos van a
a actas y a escritos.
suada de que ha agotado su mejor es- desahogarse de manera oral –como
Se trata, en verdad, de una falsa ora- fuerzo en su defensa. Los vocales las declaraciones de parte o las tes-
lidad, una “oralidad caricaturizada”, rara vez escuchan con atención al in- timoniales–, pero aun en ellos debe
como dice Stafforini(1), que “como formante, salvo casos aislados y de presentarse de antemano el pliego in-
género híbrido carece de las respec- excepción. terrogatorio, y la deposición del de-
tivas ventajas de ambos tipos proce- clarante habrá de registrarse bajo for-
El sistema conjuga lo peor de los ma de acta, todo lo cual convierte al
sales; en ella se dicta, no se habla, y
dos sistemas: es más engorroso que proceso en una serie de folios que, en
se dicta para que se lea, no para que
se escuche, perdiéndose así simultá- el sistema escrito, porque demanda su momento, son sometidos al escru-
neamente las ventajas de la escritura mucha presencia del juez, las par- tinio del juez, quien profiere su sen-
y las ventajas de la oralidad”. tes y los abogados, y consume, por tencia también bajo la misma forma.
ende, mucho de su tiempo, pero no
Los actos que deben ser orales se tiene las ventajas del juicio oral.
transforman, por necesidades de la II. Por qué y para qué del
forma, en actos escritos, o peor aún, La falsa oralidad es peor que la es- proceso oral
las actuaciones son leídas de viva crituración y como sistema –o qui-
voz, como sucedía en nuestro país, zás sea mejor decir, como método– Sabino Hernández, catedrático ecua-
por ejemplo, con la audiencia penal, es en realidad un engorro y no una toriano, nos recuerda, con sabiduría,
que consistía en una lectura tediosa solución. que para lograr la modernidad de-
e innecesaria de actas y documentos La oralidad, en efecto, no es un sim- bemos escudriñar en el pasado. Los
inacabables, lo cual es llanamente ple atributo o peculiaridad, sino un procesos más célebres de la historia
una absurda pérdida de tiempo para carácter que cimenta y califica todo de la humanidad –tanto reales cuanto
todos quienes la sufren y la negación un sistema procesal. Los sistemas ficticios– fueron orales –desde los de
misma de la auténtica oralidad. suelen ser clasificados en dos gran- Salomón, hasta los de Sócrates, Je-
des tipos: oral o escrito. Cuando la sús, Galileo Galilei y Tomás Moro, o
La audiencia, cuando no puede con- los de Shylock y los de Sancho Pan-
cluir en una sola fecha, es descuar- oralidad es acogida, pasa a ser el ras-
go dominante, el elemento nuclear, la za, en la ínsula Barataria–, sin que el
tizada en oportunidades distantes y
clave definitoria del proceso. acierto en unos o la injusticia patente
aisladas, rompiéndose su unidad.
en otros derive de los procesos en sí,
La inmediación del juez es apenas La oralidad exige y al mismo tiempo que fueron sin duda céleres.
formal y las audiencias son un re- posibilita, es decir, condensa y es, a
su vez, requisito para la consecución Al proceso oral –conocido también
medo de la oralidad, con ritos cente-
narios como los de los pliegos inte- y la propia eficacia de otras carac- como proceso por audiencias– se le
rrogatorios, etc. El juez, además, se terísticas de gran importancia, pací- atribuyen innúmeras ventajas, en-
limita a expeditar lo indispensable, ficamente atribuidas al proceso la- tre ellas, su sencillez, ya que, en tér-
sin asumir el papel protagónico que boral: inmediación, concentración, minos generales, todos sabemos ha-
este proceso le impone. sencillez e incluso celeridad. blar pero no todos sabemos leer ni

La sentencia es pronunciada meses


y hasta años después de realizada la (1) STAFFORINI, Eduardo. Derecho Procesal Social. Editora Argentina, Buenos Aires, 1995, p. 360.

55
SOLUCIONES LABORALES PARA EL SECTOR PRIVADO

podemos escribir. Habida cuenta hablada consiente el diálogo, la répli- Pretende, del mismo modo, con-
de que en el litigio laboral partici- ca instantánea, la pregunta y la res- vertirse en un disuasivo de las de-
pa siempre, por necesidad, un traba- puesta. En el curso del informe de un mandas masivas sin fundamento
jador o un conjunto de ellos, y que letrado, al juez se le y en un canalizador
estos no son necesariamente letra- pueden ocurrir nume- de legítimas preten-
dos, uno de los rasgos que la doctri- rosas dudas o aclara- siones judiciales. (…)


na reclama para el proceso laboral es ciones que debe plan- Pero los efectos no
la simplicidad, tanto en la estructu- tear y esclarecer en el La oralidad no es, pues, se limitarán a lo di-
ra del procedimiento cuanto, inclu- acto dirigiéndose al in- la mera prevalencia de la cho. La norma pue-
so, en la formulación del texto legal,
los cuales deben ser de fácil inteli-
formante. En el pro- expresión hablada sobre la de cambiar la manera
cedimiento escrito el de litigar; la forma de
gencia para el lego. Tal propósito es juez no puede entrete- escrita en el desarrollo de ejercer el derecho; el
más factible con un trámite oral que nerse en enviar comu- las actuaciones procesales, modo de actuar frente
a través del intercambio de escritos, nicaciones para dichos
hábitat natural del abogado, no del fines”.
sino (...) un sistema alterno anera las normas y la ma-
de ver al Poder
trabajador. y distinto al del proceso es- Judicial”.

La oralidad no es,
Sin embargo, la principal virtud de la pues, la mera preva-
criturario. Con referencia al pro-
oralidad es que permite la inmedia- lencia de la expresión ceso penal, pero con
ción, como acertadamente acota Paul hablada sobre la escri- conceptos que son
Paredes(2), quien agrega: “En sentido ta en el desarrollo de mutatis mutandis ple-
amplio, oralidad significa inmedia- las actuaciones procesales, sino que namente válidos para el proceso la-
ción, concentración, publicidad, uni- constituye un sistema alterno y dis- boral, Ortega Riso(6) expone las
dad de instancias, libre valoración tinto al del proceso escriturario. ideas-fuerza más relevantes del jui-
de la prueba, celeridad y simplifica- cio oral:
ción de formas”. Oralidad e inmedia- Por ello, ir a un proceso oral no im-
ción conforman el binomio clave que plica tan solo una nueva ley, ni un - Principio de la inmediación (la
permite al juez conocer las interiori- aggiornamento de la existente, sino la prueba debe ser directamente
dades del proceso en forma directa, adopción de un nuevo y distinto sis- percibida por los jueces de pri-
sin dilaciones y sin intermediarios, tema procesal. Luis Vinatea(5), quien mera mano).
lo cual resulta vital para la aprecia- participó muy activamente en la pre-
ción, valoración e interpretación de paración de la nueva ley, se entusias- - Oralidad (se trata de una idea al
la prueba, que es –qué duda cabe– lo ma al pronosticar que, con el proceso servicio de la inmediación y de
más importante del mismo. oral, terminarán las demandas frívo- la contradictoriedad: las personas
las pero, sobre todo, las defensas sin deben aclarar espontáneamente,
En un proceso escrito, el “juez care- sustento, para lo cual apunta a: con base en su memoria y a través
ce (...) de contacto con las partes y de la palabra, de modo que puedan
con los hechos”; a él le llega “sola- “(…) un tipo de proceso basado ser oídas directamente por los jue-
mente el eco atenuado o impersonal en el uso de tecnología; efectivo ces. Sin perjuicio de que hay lec-
de los escritos redactados en el mo- y dirigido a facilitar que la norma turas, la lectura daña severamente
mento del examen de los testigos, se haga efectiva. Para ello, bus- la inmediación de los jueces y la
así como el de la inspección de lu- ca mostrarse tan eficaz que ac- contradictoriedad. La mera lectu-
gares, etc. En los sistemas orales, en túe como un desincentivo al in- ra –oral– de escritos o declaracio-
cambio, normalmente existe una re- cumplimiento, de tal forma que o nes no constituye oralidad).
lación directa entre el Juez y el ma- evite el incumplimiento o lleve a
terial probatorio, ya que las pruebas una conciliación del conflicto en - Concentración y continuidad (tam-
se presentan, fundamentalmente, en su etapa inicial. bién al servicio de la inmediación,
la audiencia y el Juez presencia la de-
claración de los testigos y la exposi-
ción que las propias partes hacen res- (2) PAREDES PALACIOS, Paúl. Prueba y presunciones en el proceso laboral. ARA Editores, Lima,
pecto de los hechos en litigio. En esta 1997, p.108.
forma el Juez se encuentra en mejo- (3) Ibídem, p. 443.
res condiciones para valorar la cues- (4) Cit. por RUPRECHT, Alfredo J. “Autonomía del Derecho Procesal del Trabajo”. En: Derecho Labo-
ral. Nº 117, enero-marzo de 1980, p. 118 (El alma de la toga, Bs.As. 1940, p. 187).
tión controvertida”(3). (5) VINATEA RECOBA, Luis. “La oralidad en el proceso laboral ”. En: El Peruano, Lima, 21 de octu-
bre de 2009.
A lo que agregamos las palabras de (6) ORTEGA RISO, U. “La institución del juicio oral”. En: Revista Judicial 2008. Corte Superior de Jus-
Ossorio y Gallardo(4): “La palabra ticia de Tacna, agosto de 2008, p. 51.

SOLUCIONES LABORALES N° 25 / Enero 2010


56
DOCTRINA LABORAL

la audiencia debe desarrollarse de introducción de evidencias en el jui- Es que, como resalta Carnelutti,
principio a fin en una sola uni- cio oral”(7).
dad. Esa unidad puede durar una “En la práctica de las pruebas
hora o una semana, pero debe Esta es una cuestión capital. Nada se distinguen dos etapas: la per-
verse toda la prueba de una sola hay que sustituya, en la formación de cepción y el juicio. Este es con-
vez). criterio, a la percepción directa, en secuencia de aquella. Un juicio o
especial de los testigos. La reacción valoración de la prueba acertado
- Principio de contradictoriedad a las preguntas, la claridad de las res- solo se logra en la medida en que
(en un entorno de juego justo, puestas, las dudas, las vacilaciones, el juez haya participado directa-
el juicio favorece que las partes los silencios son muchas veces más mente en su práctica, pues ese es
puedan realizar toda la actividad convincentes que el contenido for- el medio idóneo y único en que
que esté a su alcance para conver- mal recogido en el acta, que muchas lograr entrar en contacto con las
tir el caso de la contraparte y pre- veces se limita a un lacónico sí o no, personas ya sean partes o terce-
sentar su propio caso). desprovisto de toda carga comunica- ros, con los lugares, documentos
tiva. Las sensaciones, las emociones, y en fin con cualquier objeto pro-
- Imparcialidad (el juicio exige ser los sentimientos no se expresan solo cesalmente pertinente”(9).
resuelto por alguien que no ten- con palabras; es más, muchas veces
ga compromisos ni credibilida- se esconden o encubren detrás de las Al juez laboral se le exige, además,
des preconcebidas para ninguna palabras. Hay, sin embargo, un meta- una posición activa y diligente, en la
de las partes, y que haya sido ca- lenguaje que se trasunta en los ges- que debe liderar el proceso, que es
paz de organizar para todas ellas tos, los ademanes, los tics y otras reconocido por eso como uno cua-
un entorno de juego justo durante manifestaciones corporales, que tan si inquisitivo. Por tanto, al momen-
el debate). magistralmente describió Sigmund to de la actuación de las declaracio-
Freud en su Psicopatología de la nes no puede esquinarse y recibir,
- Publicidad (el juicio debe reali- de manera pasiva, el interrogatorio
vida cotidiana, que son incontrola-
zarse en presencia de la comuni- prefabricado de la parte que ofre-
bles a nivel consciente y, en razón de
dad. Toda persona tiene derecho ció la prueba, ni la manifestación –
ello, más fidedignos que las palabras.
a presenciar el juicio y a obser- muchas veces también prefabrica-
Por lo demás, es regla conocida que
var de qué manera jueces y abo- da– del declarante, sino que tiene
la primera impresión es duradera y,
gados ejercen su labor dentro del que intervenir en forma dinámica,
casi siempre, la más acertada.
tribunal). siguiendo el vaivén de las pregun-
“Cuando el juez está en relación tas y respuestas, y haciéndose una
Lo que caracteriza al proceso oral, directa, personal, inmediata, con
entonces, no es solo que las cosas, composición de lugar en la que los
los justiciables, escucha sus ale- vacíos que surjan deben ser colma-
en vez de escriturarse, se verbali- gaciones, recibe y pide sus expli-
cen, sino que todo el trámite se reali- dos con la intervención del propio
caciones, aclara sus dudas, oye juez, cuyo deber es buscar la ver-
ce en audiencia, con la presencia in- a los testigos y ve y ausculta sus
dispensable e insustituible del juez, dad real.
reacciones y semblantes, sus osci-
quien no es un espectador sino que laciones y reticencias, pide acla- Por cierto, también la mecánica de
pasa a ser el verdadero protagonista raciones a los peritos, ve los luga- la actuación probatoria, en un proce-
al dirigir, enrumbar y conducir todas res y las cosas sobre las que ver- so oral, debe ser idónea a tal propósi-
las actuaciones, que deben llevarse a sa el litigio, recibe entonces una to, por lo que el interrogatorio debie-
cabo y agotarse en un concentrado y fuente de convencimiento y evi- ra ser libre y directo, sin las ataduras
mínimo número de diligencias. dencia muy superior al que le del pliego escrito ni los formulismos
brinda cualquier otro medio de anacrónicos del “Diga Ud. como es
En el proceso oral “‘el mero cono-
conocimiento”(8). verdad que (...)”.
cimiento del derecho por sí solo no
es suficiente’; (…) requiere la co-
rrecta integración del derecho sus-
tantivo, procesal y la prueba, me-
diante la adquisición de destrezas y
habilidades en litigación oral, como
la construcción de la teoría del caso,
la ejecución de interrogatorios o con- (7) ÁVALOS CISNEROS, María. “La práctica de la litigación oral”. En: Jurídica. Suplemento de análi-
sis legal de El Peruano, Lima, 20 de octubre de 2009.
trainterrogatorios, la objeción de pre- (8) EISNER, citado por PAREDES PALACIOS, Paul. Ob. cit., p. 109.
guntas, la formulación de alegatos de (9) VALLEJO CABRERA, Fabián. Derecho Procesal del Trabajo y de la seguridad social. 2ª edición.
apertura y de clausura, así como la Librería Jurídica Sánchez R.Ltda., Bogotá, 2002, p. 59.

57
SOLUCIONES LABORALES PARA EL SECTOR PRIVADO

También los peritos deben compare- La tercera exigencia es que la sen- es el juez quien primero interroga a
cer, no para la ratificación ritual y su- tencia sea dictada en la propia au- las partes, a los testigos, a los peritos,
perficial de lo que sentaron por es- diencia, en forma casi instantánea, lo que lo obliga no solo a conocer a
crito, sino para dar explicaciones, cuando el juez está todavía bajo el fondo el caso, que debe estudiar con-
absolver dudas, responder a cues- impacto intransferible de lo que aca- cienzudamente antes de la audiencia,
tionamientos y, en general, hacen ba de vivir. Así lo establece la fla- sino a conducir los interrogatorios.
patente no solo el resultado de sus mante Ley Procesal del Trabajo, la
opiniones, sino la manera como se cual con prudencia autoriza excep- Los auxiliares de la justicia tendrán
formaron, el método que siguieron, ciones, en casos de especial comple- que habituarse a manejar la nueva
el decurso de sus indagaciones y el jidad debidamente justificados. tecnología, que hará que las audien-
razonamiento que guió a la forma- cias, en vez de anotarse en actas in-
Con ello se logra la fusión de los di- terminables, queden registradas en
ción de su criterio, nada de lo cual se
versos atributos ideales del proceso imagen y sonido, de modo tal que el
traduce en el peritaje, que suele ser laboral: sencillez, celeridad, concen-
un instrumento conciso y poco ilus- expediente principal sea electrónico,
tración e inmediatez, logrados a tra- no escrito. Por cierto, tendrá que ha-
trativo de ese desarrollo subjetivo. vés de la oralidad. ber siempre un expediente escrito, ya
El proceso oral se desenvuelve sobre que de algún modo tienen que pro-
No obstante, el esquema tolera que tocolizarse la demanda y la contes-
la base de determinadas premisas u las dos piezas liminares: la deman-
objetivos. tación, que siempre serán escritas, y
da y su contestación, con todo lo que
anexarles la prueba instrumental, las
las acompaña o rodea, puedan man-
El primero es que las actividades pericias, etc.; pero este legajo será el
tenerse en forma escrita, con lo que
centrales del proceso deben ejecutar- soporte, no el expediente principal,
el sistema puede ser calificado como
se en audiencia presencial continua, el cual quedará grabado en los me-
mixto. A ese respecto, resulta curio-
con asistencia forzosa de las partes dios magnéticos o informáticos que
sa la contraposición de las leyes es-
y bajo la presidencia inexcusable del el sistema judicial provea.
pañola y venezolana: en la primera,
juez. Por consiguiente, cuando una la demanda debe ser escrita y la con-
sesión se cierra sin concluir por razo- Los litigantes enfrentarán, ya no un
testación, necesariamente oral; en la pliego frío y distanciado con pregun-
nes del tiempo, no debe citarse para segunda, la demanda puede ser oral,
su continuación en una fecha distan- tas estereotipadas, sino un interroga-
pero la contestación es forzosamen- torio directo –cross examination lo
te, sino inmediata, al día siguiente, y te escrita.
así de modo sucesivo hasta agotarla. denominan en inglés–, teniendo al
Solo así puede darse el continuum re- frente a un juez preparado y conoce-
querido para que el juez pueda apre- III. Proceso oral: los nuevos dor del caso, y a abogados dispues-
ciar la litis en su integridad, no frac- desafíos tos a agotar los medios para hacer-
cionada o mutilada. los caer en dudas y contradicciones.
El proceso oral conlleva nuevos y Y los abogados ya no redactarán esos
La audiencia pasa a ser la verdade- enormes retos para todos los partici- pliegos intonsos en la comodidad de
ra entraña del proceso, su cuor cuore. pantes: el juez, los auxiliares de jus- sus despachos, sino que tendrán que
ticia, los litigantes, los abogados, los prepararse a fondo para actuar en
El segundo es que en esa audien- testigos, los peritos, etc. Se trata en
cia todas las actuaciones se ejecuten vivo y en directo, como se suele de-
verdad de un cambio total de menta- cir en la televisión.
en forma oral: los interrogatorios, lidad, lo que exige una actitud proac-
los testimonios, los peritajes, todo, tiva, dispuesta a alejarse de los vie-
en fin, debe ser desahogado de viva jos métodos y asumir con audacia las IV. La teoría del caso y su
voz. Incluso, todo ello debe ser regis- nuevas responsabilidades. preparación
trado, no solo en actas escritas, sino
con el uso de los medios técnicos de El juez pasa a ser el conductor real Para ello, lo central y vital es la cons-
que hoy con tanta facilidad se dispo- de la audiencia, y con ello del pro- trucción de la teoría del caso, esto es,
ne: cinta magnetofónica, vídeos, etc., ceso, lo que lo fuerza a abandonar la la presentación del asunto en dispu-
con el objeto de que, en su momen- posición distante y pasiva en que se ta desde la perspectiva de su propia
to y de ser necesario, sean apreciados ha desenvuelto a lo largo de décadas, visión.
por el juzgador con la máxima proxi- para convertirse en el protagonista
midad objetiva al modo como fueron central, aquel que conduce, dirige y En principio, para la construcción de
actuados. Así lo prevé el artículo de ordena todas las actuaciones, a partir la teoría del caso lo recomendable es
la nueva Ley Nº 24947. de sus propias intervenciones, pues “(…) seguir el orden de lo jurídico,

SOLUCIONES LABORALES N° 25 / Enero 2010


58
DOCTRINA LABORAL

lo fáctico y lo probatorio, culminan- importancia de su planeamiento y testigo y su testimonio; y cuáles son


do con la formulación de una histo- práctica, para la conducción exitosa los temas básicos que se deben exa-
ria con sentido (…) relevante (…). de testigos propios” explica. minar con un testigo determinado.
Afrontar un litigio judicial requie-
re de una adecuada planeación para En efecto, este planteamiento permi- En consecuencia, deberá determi-
que las pretensiones expuestas lo- tirá determinar cuáles son los hechos narse en qué orden presentar a los
gren ser declaradas por el juzgador. u opiniones (peritos) relevantes de la testigos, cómo orientarlos éticamen-
La teoría del caso es la herramien- teoría del caso que el testigo proba- te, cómo acreditarlos y cómo desa-
ta más importante para concebir la rá con su dicho, qué secuencia deberá rrollar lógica y persuasivamente el
actuación del proce- seguir para explicar- testimonio a través de la narración
so, verificar el des- los claramente, y qué previa de los hechos. Para preparar
empeño durante el temas y detalles son al testigo y su testimonio, es necesa-
rio focalizarse en lo que este aporta

debate oral y termi- de importancia para la
nar adecuadamente en El proceso oral conlle- consistencia de su de- a la teoría del caso de la parte que lo
el argumento de con- va nuevos y enormes retos claración. Su función presenta o propone. No se puede po-
ner a hablar a los testigos de todos
clusión. De ahí que para todos los participan- será presentar el tes-
timonio de una ma- los hechos, sino solo de aquello que
la preparación del
juicio evitará incon- tes: el juez, los auxiliares nera efectiva, lógica y le consta directamente y resulta re-
sistencias durante el de justicia, los litigantes, persuasiva. levante para probar la teoría expues-
alegato de apertura o ta por la parte.
cierre, el interrogato-
los abogados, los testigos, En el interrogatorio el
rio, contrainterrogato- los peritos, etc. Se trata en centro de atención es Una vez establecido lo que el testigo
aporta, se debe determinar los temas
rio o la formulación verdad de un cambio total el testigo, cuya credi-
bilidad se determina y subtemas a tratar con él y la forma

de oposiciones”(10).
de mentalidad (...). por quién es (su vida), de hacerlo.
De otro lado –y esto qué dice (contenido)
y cómo lo dice (com- Entre ellos, el desarrollo de temas
tiene que ser interna-
portamiento). Para el del interrogatorio; el análisis de sus
lizado subjetivamen-
(…) que presenta su testigo, su ha- fortalezas y debilidades; prepara-
te por todos– es que toda la prue-
bilidad en el interrogatorio es ob- ción de un esquema para el interro-
ba, toda, tiene que ser actuada en la
tener la información de este, que el gatorio; orden de presentación de
audiencia.
juez comprenda lo dicho por ese tes- los testigos y su acreditación; ilus-
Por ejemplo, si una de las partes tigo y lo persuada. Desde la perspec- tración del testigo; y, narración pre-
ofrece y presenta una pericia, duran- via de hechos.
tiva del magistrado, él se pregunta
te la audiencia no puede referirse a quién es este testigo (acreditación),
ella como una pieza que obra en au- El análisis del testimonio a rendir
por qué está aquí (relación con los debe partir de cuáles son los hechos
tos, sino que el perito tiene que com- hechos) y por qué creerle (verosimi-
parecer y solventar sus opiniones relevantes de la teoría del caso que
litud), refiere Jiménez Montes, al ex- deben probarse con este testigo, cómo
delante del juez y de las partes, y so- plicar las mejores técnicas de la en-
meterse al escrutinio que todos ellos debe presentarlos y qué detalles auxi-
trevista forense. liares enriquecen el testimonio.
puedan hacerle, lo que significa que
estos tienen que prepararse previa- Además, precisar las debilidades o
mente de modo exhaustivo para es- V. Planeamiento vacíos de este testigo en entrevistas
tar en condiciones de interpelar al realizadas por cuerpos investigativos
perito. La pericia escrita que obrará Así el interrogatorio efectivo requie- o declaraciones anteriores rendidas
en el expediente será solo el sopor- re un planeamiento fundamentado en ante autoridades judiciales.
te material, pero lo que cuenta es lo la teoría del caso, que permita saber
que se desahogará en la audiencia, en qué le aporta el testigo a ella; cuáles Esto para anticipar el contrainterro-
presencia y con participación de los son las fortalezas y debilidades del gatorio de la parte adversa.
concurrentes a la actuación.
“El interrogatorio es la manera como
la prueba testimonial se presen-
ta y practica ante el juez. Cada su- (10) A partir de aquí, las citas textuales provienen del artículo publicado por ÁVALOS CISNEROS, María.
Ob. cit., que comprende amplias glosas de lo expuesto por José Jiménez Montes, experto colombia-
jeto procesal pretende probar su teo- no, en un seminario sobre capacitación a los jueces en el nuevo proceso penal, que es también ob-
ría del caso a través de él. De ahí la viamente oral.

59
SOLUCIONES LABORALES PARA EL SECTOR PRIVADO

El abogado prepara luego una secuen- con el testigo adverso, y se ha pla- finiquitado en 6 o 7 meses–, sino más
cia o esquema con que desarrollará el neado debidamente, se debe contra- certero y, por lo tanto, más justiciero.
interrogatorio. “No propiamente un interrogar”, recomienda.
guión con todas las preguntas, pero sí Piénsese, nomás, en que la senten-
una guía o lista de chequeo que le per- El contrainterrogador debe pregun- cia debe ser pronunciada por el juez
mita la conducción del interrogatorio, tarse si el testimonio afecta su teoría al término de la audiencia, o sea el
verificar si se abordaron los temas re- del caso, si se trata de un testigo im- mismo día en que esta se desarrolla,
levantes para su teoría, llevar un or- portante, y si es un testigo creíble. Si para tomarle el peso y medir lo que
den o secuencia lógica, e incluir algún el testimonio vertido en el interroga- significa, en términos de duración
detalle especial del testigo”, afirma Ji- torio no es conducente ni relevante, del proceso, el sistema oral frente al
ménez Montes. no hay por qué controvertirlo, ya que escriturario.
por sí solo está debilitado. Si encuen-
tra necesario contrainterrogarlo, lo
VI. El contrainterrogatorio primero que deberá pensar es cómo A modo de conclusión
encaja el testigo en la teoría del caso
Agotado el interrogatorio de un testi- del sujeto procesal contrario (…), y Creemos, con convicción, seguridad
go presentado por un sujeto procesal, cómo afecta a su teoría. y gran expectativa, que la nueva Ley
corresponde al otro decidir si ejer- Procesal del Trabajo Nº 29497 cons-
ce el derecho a contrainterrogar. Sin Para esto es conveniente hacer una tituye un cambio trascendental, un
duda, enfrentar a los testigos contra- lista de los hechos relevantes so- salto cualitativo para la administra-
rios es una de las habilidades más di- bre los que el testigo puede declarar ción de la justicia laboral.
fíciles de desarrollar en el litigio. Un en el interrogatorio y deducir cuá-
contrainterrogatorio exitoso requiere les tendrán que ser objeto de con- No obstante, no basta la reforma le-
conocer exactamente los puntos dé- trainterrogatorio, las fortalezas y gal; es absolutamente indispensable
biles del testigo y su testimonio, sa- debilidades del testigo o de su testi- que vaya acompañada del soporte lo-
ber cómo confrontarlos, qué tipos monio, y qué deseo que se revele en gístico –nuevos locales, adecuados
de preguntas formular, tener domi- el contraexamen(11). para el desarrollo de las audiencias;
nio sobre el testigo y saber cuándo tecnología de registro de imágenes y
y cómo se debe terminar, remarca el Esto exige profunda capacitación sonidos; notificaciones vía Internet;
expositor. para el juez, sus auxiliares, los abo- expediente electrónico, y un largo
gados, los litigantes, todos quienes, etcétera–; y además y fundamental-
Para esto se requieren nuevamente en fin, tienen algún grado de parti- mente de la capacitación intensiva de
la debida planeación y mucha prác- cipación, lo que a su vez implica un jueces y auxiliares de justicia, en lo
tica. La función del contrainterroga- enorme esfuerzo a desarrollarse en que compete a los poderes públicos,
torio es refutar en todo o en parte lo un largo tiempo. que a su vez se proyectará por nece-
que el testigo ha contestado al inte- sidad a los litigantes y abogados.
rrogador. ¿Cómo?, pues atacando la Y que además debe ir acompañado
credibilidad personal del testigo o de un poderoso apoyo material: lo- Sin ello, la reforma solo legislativa
del testimonio; sacar a relucir lo que cales adecuados para audiencias que sería estéril. Peor aún, sería frustran-
el testigo no dijo, poner en eviden- necesariamente deben desarrollarse te y decepcionante, lo que repercu-
cia que no se entregó toda la infor- en público y, sobre todo, el soporte tiría en nuevas y mayores críticas al
mación. Para ello, se pueden utilizar de la tecnología. Poder Judicial –que, si lo sabe apro-
manifestaciones anteriores del testi- vechar, encuentra aquí ahora un pun-
go, incluidas aquellas hechas a terce- El expediente electrónico, las notifi- to de apoyo fundamental para revertir
ros, o entrevistas, exposiciones, de- caciones vía internet, la filmación de su imagen negativa y recuperar pres-
claraciones juradas o interrogatorios las audiencias y su registro, no en ac- tigio–, y haría cundir el desánimo en
ante el juez (…). tas, sino en DVD, las bases de datos los trabajadores, que son los gran-
informáticos, en especial de la juris- des perjudicados de la situación que
Como todo aspecto o etapa del pro- prudencia, los sistemas para cálcu- hoy se vive, y habrán de ser los des-
ceso oral, el contrainterrogatorio re- lo de beneficios, son todos elemen- tinatarios y los grandes beneficiarios
quiere una cuidadosa planeación, tos que habrán de contribuir a un de los cambios positivos que la Ley
más aún cuando se trata de enfren- juicio no solo más rápido –se calcu- Nº 29497, debidamente implementa-
tar al testigo adverso. “Lo primero la que un proceso normal puede ser da, está destinada a producir.
que se debe pensar es si es necesa-
rio o no contrainterrogar al testigo.
Solo si se tiene un claro entendi-
miento de lo que se piensa obtener (11) JIMÉNEZ MONTES, José, cit. por ÁVALOS CISNEROS, María. Ob. cit., pp. 4-5.

SOLUCIONES LABORALES N° 25 / Enero 2010


60