Você está na página 1de 221

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE ACTIVIDAD

FÍSICA SOBRE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS Y LA


TOMA DE DECISIONES EN UNA MUESTRA
ADOLESCENTE

Inmaculada Martín Martínez

Programa oficial de doctorado en Actividad Física y Salud

DIRECTOR

Rafael Guisado Barrilao

Departamento de Enfermería

Universidad de Granada
Editor: Universidad de Granada. Tesis Doctorales
Autor: Inmaculada Martín Martínez
ISBN: 978-84-9125-008-1
URI: http://hdl.handle.net/10481/39523 
D. Rafael Guisado Barrilao

Doctor en Medicina, Universidad de Granada

CERTIFICA:

Que la presente Tesis Doctoral titulada “EFECTOS DE UN PROGRAMA DE ACTIVIDAD


FÍSICA SOBRE LA FUNCIÓN EJECUTIVA Y LA TOMA DE DECISIONES EN UNA
MUESTRA ADOLESCENTE” ha sido realizada bajo mi dirección, por Dª. Inmaculada Martín
Martínez para optar al grado de Doctora en el Programa Oficial de Doctorado en Actividad
Física y Salud. Concluida y reuniendo a mi juicio, las condiciones de originalidad y rigor
científico necesarias, autorizo a su presentación a fin de que pueda ser defendida ante el tribunal
correspondiente. Y para que así conste, expide y firma este informe en Granada, a 23 de octubre
de 2014.

Fdo.: Rafael Guisado Barrilao


“La Ciencia será siempre una búsqueda, jamás un descubrimiento real.

Es un viaje, nunca una llegada”

(Popper, Karl R.)


Agradecimientos

En primer lugar me gustaría hacer una mención especial a mi familia, a la que amo
muchísimo: a mis hermanos por sus muestras de apoyo y cariño y a mis padres, por su apoyo
incondicional y por enseñarme a creer en mí, a no rendirme jamás y a luchar por mis sueños e
ilusiones en la vida. Ellos me han transmitido el valor de la perseverancia, de la educación, del
trabajo, del sacrificio, de la dignidad y del amor.

A mi director por saber orientarme desde el principio y ponerme siempre en contacto


con las personas adecuadas y que han colaborado para hacer posible la elaboración de este
trabajo. Ellos han despertado en mí el interés por la investigación, compartiendo inquietudes y
sueños y ayudándome a progresar y a ser cada vez mejor.

Al equipo de dirección del Instituto Carmen Pantión de la localidad de Priego de


Córdoba que autorizaron la realización de la fase de intervención. A todos mis alumnos que han
intervenido como sujetos en este estudio y que formaron parte de él, por su disposición, alegría
y por cada momento compartido, que les aseguro me enriqueció de manera especial. A sus
familias, que aceptaron la participación de sus hijos y a los compañeros de dicho instituto de
Secundaria que me apoyaron y me animaron durante este trabajo.

A Antonio Aguayo y sus deportistas de Priego que me ayudaron en la fase de grabación


de video durante las sesiones de trabajo con los alumnos. A Antonio Aguilar Sánchez por su
enseñanza del GPAI y su colaboración en este capítulo. A Rocío Juárez Ruíz de Mier por su
colaboración en la evaluación neuropsicológica y su asesoramiento en el funcionamiento
cognitivo de los adolescentes. A Antonio Hernández Mendo por su ayuda en aspectos
metodológicos y su conocimiento de la psicología del deporte que ha contribuido a orientar
algunos aspectos del trabajo.

Quiero hacer una mención especial a Rafael García, su incorporación en este proyecto
ha hecho posible que todo vaya tomando forma y me ha animado constantemente en los
momentos más difíciles. He aprendido mucho de ti y espero seguir haciéndolo.

Por último quiero hacer una reflexión personal. A pesar de que cuando inicié este
proyecto el objetivo final era su finalización y el permitirme mejorar en el campo académico y
profesional, el camino me ha ayudado a valorar cada momento, lo más sencillo, lo cercano,
simple o trivial. Afrontar las distintas dificultades me ha hecho crecer como persona, por lo que
quiero destacar la gran satisfacción personal que me ha aportado la elaboración de este trabajo
en mi vida, social, académica, profesional y personal. En él he puesto todo mi amor y respeto
personal.
TABLA DE CONTENIDOS

Resumen……………………………………………………………………………. 9

CAPÍTULO I. Los juegos en espacios reducidos (Small Sided Games - SSG)…... 13


Resumen (13)
Introducción (13)
Aplicaciones prácticas (15)
Modificaciones de los elementos estructurales de los SSG (17)
Terreno de juego (18)
Número de jugadores (20)
Terreno de juego y número de jugadores (22)
Reglas de juego (28)
Porteros (32)
Tiempo de juego y descansos (34)
Entrenador (36)
Percepción Subjetiva del Esfuerzo durante los SSG (37)
Conclusiones (41)
Futuras investigaciones (41)
Referencias (41)

CAPÍTULO II. Actividad física y función ejecutiva……………………………… 51

Resumen (53)
Introducción (53)
La función ejecutiva (54)
Actividad física y funciones ejecutivas (55)
Efectos agudos de la actividad física sobre la función ejecutiva en niños y
adolescentes (56)
Efectos crónicos de la actividad física sobre la función ejecutiva en niños y
adolescentes (59)
Condición física y función ejecutiva en niños y adolescentes (62)
Conclusiones (65)
Referencias (65)

CAPÍTULO III. Toma de decisiones en el deporte………………………………73

Resumen (75)
Introducción (75)
Perspectivas de la toma de decisiones en el deporte (76)
Variables determinantes en la toma de decisiones en el deporte (77)
Variables cognitivas y toma de decisiones (79)
Percepción (80)
Atención (84)
Memoria (87)
Función ejecutiva (90)
Planificación (90)
Flexibilidad cognitiva (91)
Inhibición (91)
La anticipación como determinante del éxito en la acción deportiva (93)
Enseñanza y mejora de la toma de decisiones en el deporte (94)
Game Performance Assessment Instrument (GPAI) (97)
Conclusiones (100)
Referencias (101)

CAPÍTULO IV. Metodología y objetivos……………………………………….111

CAPÍTULO V. Estudio 1. Efectos de un programa de actividad física sobre las


funciones ejecutivas en una muestra de adolescentes……………………………115

Resumen (117)
Introducción (117)
Método (120)
Resultados (123)
Discusión (128)
Conclusiones (131)
Referencias (131)

CAPÍTULO VI. Estudio 2. Actividad física y función ejecutiva en una muestra de chicas
adolescentes………………………………………………………………139

Resumen (141)
Introducción (141)
Método (143)
Resultados (146)
Discusión (150)
Conclusiones (152)
Referencias (153)

CAPÍTULO VII. Estudio 3. Toma de decisiones en juegos reducidos en una muestra de


chicas adolescentes…………………………………………………….. 159

Resumen (161)
Introducción (161)
Método (163)
Resultados (165)
Discusión (170)
Conclusiones (171)
Referencias (172)

CAPÍTULO VIII. Estudio 4. Percepción Subjetiva del Esfuerzo en un programa de


actividad física basado en juegos reducidos…………………………..177

Resumen (179)
Introducción (180)
Método (182)
Resultados (184)
Discusión (190)
Referencias (193)

CAPÍTULO IV. Futuras investigaciones……………………………………… 201

CAPÍTULO X. Anexos…………………………………………………………215
Publicaciones y Presentaciones de la Tesis Doctoral

De la presente Tesis Doctoral se desprenden los siguientes logros:

Publicaciones

El Estudio I: “Efectos de la actividad física sobre las funciones ejecutivas en una muestra de
adolescentes”, está aceptado para su publicación en la revista Anales de Psicología.

Comunicaciones en congresos

Martín-Martínez, I., Chirosa, L.J., Reigal, R., Hernández-Mendo, A., Juárez, R., Chirosa, I.J. y
Martín-Tamayo, I. Efectos de un programa de actividad física sobre las funciones ejecutivas en
una muestra adolescente. VII Congreso Internacional de la Asociación Española de Ciencias del
Deporte. Granada, 15-17 Noviembre de 2012.
RESUMEN

Resumen general de la Tesis Doctoral


Resumen

El motivo principal que genera este trabajo es la convicción de la necesidad de


incrementar el número de horas semanales de Educación Física programadas en los colegios,
dadas las carencias existentes de actividad física en la sociedad actual, y en concreto en una
edad tan delicada como es la adolescencia. Esta investigación busca defender una posición que
entiende a la persona como una realidad psicosomática que necesita asentar sus procesos
cognitivos sobre una base física sólida y sana, y al mismo tiempo nos interesa el tipo de
actividad apropiada para generar en las personas un crecimiento más adecuado. Por eso, este
trabajo parte de la implementación de un programa de actividad física que ha consistido en dos
sesiones de trabajo basadas en Small Sided Games (una de sesenta minutos y otra de treinta
minutos), que junto con las dos horas de educación física reglada en el ámbito escolar; tiene por
objetivo, el incremento del tiempo de actividad física acumulado a lo largo de la semana.

Uno de los objetivos de esta investigación es estudiar los efectos producidos por dicho
programa de actividad física sobre las capacidades cognitivas en un centro escolar de educación
secundaria. Otro de los objetivos es relacionar aspectos vinculados a la función ejecutiva con la
toma de decisiones en situaciones de juego real, para evaluar los nexos de unión entre ambos
factores. En el estudio I y II se analizaron los efectos de dicho programa sobre diversas
variables cognitivas vinculadas al constructo función ejecutiva. En el estudio III se analizó la
toma de decisiones en los juegos reducidos, determinando su evolución tras el programa de
intervención. En el estudio IV el objetivo es analizar los efectos del programa de actividad física
sobre la percepción subjetiva del esfuerzo, la frecuencia cardiaca y conductas colectivas como la
participación en el juego. En el estudio I los participantes fueron 54 adolescentes, físicamente
inactivos y en el estudio II, se realizó una selección de la muestra, incluyendo sólo 39 chicas
físicamente inactivas. Los resultados de ambos estudios nos mostraron efectos positivos sobre la
memoria de trabajo y la flexibilidad cognitiva. En el estudio III se incluyeron 44 adolescentes y
los resultados mostraron una evolución positiva de la toma de decisiones en los deportes
analizados. En el estudio IV se incluyeron 42 adolescentes y los resultados ponen de manifiesto
efectos significativos sobre la percepción subjetiva del esfuerzo, que disminuyó tras el programa
de intervención.

Palabras clave: Small Sided Games, Percepción Subjetiva del Esfuerzo, Frecuencia
Cardíaca, Función Ejecutiva, Adolescencia, Toma de decisiones, Game Performance
Assessment Instrument.

Nota para el lector: Las referencias bibliográficas presentadas en esta Tesis Doctoral
están situadas justo después de cada apartado. El formato de las mismas varía en función de la
revista a la que ha sido enviado cada artículo. En el resto de casos se ha seguido las normas
APA 6ª edición.

9
10
CAPÍTULO I

Los juegos en espacios reducidos “Small Sided Games”

11
12
Small Sided Games
TRABAJO DE REVISIÓN

Resumen Introducción

En este capítulo se pretende hacer una Los SGG, también conocidos como
aproximación sobre los Small Sided Games juegos en espacios reducidos o juegos
(SSG), ya que el programa de intervención modificados, son situaciones motrices que
de la presente tesis se basa en estos juegos. mantienen la lógica interna del juego
Se expondrá en qué consisten, cuáles son deportivo real aunque alterando algunos de
sus principales aplicaciones prácticas y las sus aspectos. Estas tareas son de tipo
modificaciones de sus variables colectivo, es decir de colaboración-
estructurales, las cuales permiten el trabajo oposición, con espacio común y
específico de diferentes objetivos. participación simultánea de los jugadores
(Casamichana y Castellano, 2009; Hill-
Los SSG, o juegos modificados, son Haas, Dawson, Impellizzeri y Coutts,
ejercicios que recogen la esencia de los 2011). En este tipo de situaciones, se
deportes colectivos y permiten el desarrollo utilizan estrategias globales e integrales de
de factores físicos, psicológicos, técnico- práctica en los que se integran factores
tácticos y sociales. Aportan una serie de técnicos, tácticos, físicos y psíquicos
beneficios que van desde el plano físico propios de los deportes colectivos
hasta el psíquico, y contribuyen a una mejor (Clemente, Martins y Mendes, 2014;
comprensión de los aspectos técnico- Halouani, Chtourou, Gabbet, Chaouachi y
tácticos dentro del ámbito deportivo. El Chamari, 2014; Román-Quintana,
empleo de los SSG se ha generalizado en Casamichana, Castellano y Calleja-
los deportes colectivos, dado que permiten, González, 2014). Por eso, se han utilizado
mediante la modificación de sus elementos ampliamente como estrategia de enseñanza
funcionales y estructurales, obtener - aprendizaje (Jones y Drust, 2007;
diferentes objetivos. De esta forma, los Sampaio, Abrantes y Leite, 2009).
SSG se han convertido en una alternativa al
entrenamiento tradicional y constituyen un La actividad deportiva es una tarea
método efectivo y específico para el abierta de cooperación-oposición, incierta,
aprendizaje, mejora y desarrollo de los con situaciones cambiantes en las que
deportes. predomina la percepción y la toma de
decisiones. Por lo tanto, este tipo de
actividades nos ofrece la posibilidad de
Palabras clave: Small Sided Games, decidir y solucionar distintas situaciones-
Percepción Subjetiva Esfuerzo, Frecuencia problema que van a aparecer a lo largo del
Cardíaca. ejercicio (Montoya, De Paz, Fernández,

13
Mercé y Yagüe, 2010). Se utilizan como el empleo de los SSG en los procesos de
alternativa al entrenamiento tradicional ya preparación de los deportes colectivos,
que son situaciones de juego que, al están cada vez más extendidos (Gabbett,
modificar algunas de sus características, Jenkins y Abernethy, 2009).
permiten conseguir diferentes objetivos
(Casamichana, Castellano, González- Por ejemplo, en fútbol, Impellizzeri et
Morán, García-Cueto y García-López, al. (2006) ponen de manifiesto que los SSG
2011; Halouani et al. 2014; Hill-Hass, constituyen un método eficaz para el
Coutts, Rowsell y Dawson, 2008; Jeffreys, desarrollo de la capacidad y potencia
2004). Por ejemplo, los juegos con menor aeróbica junto con la mejora de aspectos
número de jugadores se utilizan para la técnicos y tácticos. Del mismo modo, Jones
mejora de la resistencia y el y Drust (2007) consideran que el empleo de
acondicionamiento físico y los juegos con los SSG supone un estímulo específico que
mayor número de jugadores para la mejora se adecua a las demandas del deporte y
táctica (Katis y Kellis 2009). aumenta la eficacia de la formación técnica,
física y fisiológica. Sánchez, Yagüe,
Además, este tipo de actividades evita Fernández y Petisco (2014) señalan que el
tareas repetitivas, favoreciendo la entrenamiento con SSG producen una
adherencia y motivación hacia la práctica mejora de la técnica (conducción y regate)
física, dado que aumenta la participación e y de la condición física, especialmente la
implicación en el juego, así como la agilidad y la resistencia.
percepción de competencia de los
participantes (Bondarev, 2011). Asimismo, En baloncesto, se considera un método
favorecen el proceso de aprendizaje, pues eficaz para conseguir un mejor desarrollo
se mantiene la lógica interna del deporte, de habilidades al provocar una mayor
permitiendo, a su vez, adaptarse a las posesión de balón y número de
posibilidades y características de los lanzamientos (Arias, Argudo y Alonso,
jugadores (Casamichana y Castellano, 2009). En esta misma línea, Piñar,
2009). Cárdenas, Alarcón, Escobar y Torre (2009)
señalaron que el minibasket permite una
En los deportes colectivos, el mejora de las habilidades de juego al
entrenamiento integrado de todas las aumentar la participación individual con
capacidades que se ponen en balón. Klusemann, Pyne, Foster y
funcionamiento durante el juego, Drinkwater (2012) pusieron de manifiesto
especialmente en situaciones de estrés y que los formatos de SSG con menor
esfuerzo, es esencial para conseguir una número de jugadores (2 vs 2 y 4 vs 4)
buena preparación (Montoya et al., 2010). requieren una mayor exigencia técnica,
Además, las grandes diferencias entre los física y fisiológica. Por su parte, Gonzalo-
jugadores experimentados y noveles Skok, Arjol-Serrano y Suárez-Arrones
radican fundamentalmente en su capacidad (2014) consideran que la utilización de
de decisión, anticipación y reconocimiento distintos formatos de SSG (1 vs 1, 2 vs 2, 3
de situaciones de juego. Por estos motivos vs 3 y 4 vs 4) produce una mejora en el

14
rendimiento del salto vertical en jugadores rendimiento de carrera) de 10 jugadores de
de élite de baloncesto. élite.

En balonmano, los SSG permiten Según Little y Williams (2006), uno de


trabajar las cualidades físicas al mismo los problemas atribuidos a los SSG ha sido
tiempo que otras variables técnicas y la heterogeneidad de la carga de trabajo,
tácticas. De este modo, Buchheit, Laursen con la consecuente variabilidad de
et al. (2009) en un trabajo con 38 jugadores intensidad entre jugadores y la baja
adolescentes, ponen de manifiesto la reproducibilidad de las situaciones de
eficacia de estos SSG para el desarrollo de juego. Sin embargo, el trabajo efectuado
la condición física en jóvenes, mejorando la por estos autores con 23 jugadores de fútbol
potencia aeróbica máxima y la de 22 años de media, en el que utilizan
especificidad técnica de juego. En otro formatos de SSG desde 2 vs 2 hasta 8 vs 8,
trabajo de Buchheit, Lepetre et al. (2009) demuestran que las diferencias de FC entre
con nueve jugadores de balonmano de 21 jugadores son muy bajas. Otras
años de edad media, se señala que el juego investigaciones, han puesto de manifiesto y
4 vs 4 es apropiado para mejorar la potencia confirmado, que aunque los juegos en
y capacidad aeróbica, siendo una alternativa espacios reducidos tienen un pequeño grado
específica para el entrenamiento en de variabilidad, es lo suficientemente
balonmano. constante para que se pueda considerar que
se respeta el principio de reproducibilidad
En rugby, Kennett, Kempton y Coutts (Casamichana, Castellano y Hernández-
(2012) determinaron que los SSG con Mendo, 2014; Hill-Hass, Rowsell, Coutts y
menor número de jugadores y mayor Dawson, 2008; Hill-Hass, Coutts et al.,
terreno de juego suponían una mayor 2008; Rampinini et al., 2007).
exigencia física, fisiológica, perceptiva y
técnica. Otro trabajo realizado por Gabbett, Aplicaciones prácticas
Abernethy y Jenkins (2012) puso de
manifiesto que la utilización de diferentes Los SSG o juegos modificados son una
formatos de SSG afectaba al desarrollo herramienta idónea y eficiente para el
físico, fisiológico, técnico y táctico. Foster, desarrollo del conocimiento y rendimiento
Twist, Lamb y Nicholas (2010) señalaron de juego. De hecho, permiten practicar
que la utilización de diferentes formatos de problemas similares al juego real y un
SSG producía diferencias en la intensidad y entrenamiento específico de las demandas
el número de acciones técnicas individuales del deporte (Buchheit et al., 2009; San
de los jugadores de rugby. Por su parte, Román-Quintana, Casamichana, Castellano
Seitz, Riviere, De Villarreal y Haff (2014), y Calleja-González, 2014). En ellos se
pusieron de manifiesto que tras ocho reproducen las posibilidades técnico-
semanas de entrenamiento en rugby basado tácticas específicas y las demandas
en SSG, se mejora el rendimiento físico fisiológicas del juego real por lo que se
(capacidad de sprint, velocidad y favorece el desarrollo y aprendizaje de
dichos aspectos, la transferencia del

15
conocimiento táctico y el desarrollo de los Todo ello va a aumentar la motivación y el
procesos de toma de decisiones (Blomqvist, desarrollo de actitudes que fomenten la
Vänttinen y Luhtanen, 2005; Gabbett et al. adherencia y la práctica física a largo plazo.
2009). (Romero, Paredes, Sánchez y Morancos
2012; Serra, García y Sánchez-Mora,
Además, influyen activamente en el 2011).
aprendizaje de los deportes y pueden ser
utilizados como instrumento de evaluación En el ámbito educativo, la enseñanza
del rendimiento de juego, toma de deportiva debe fomentar las capacidades
decisiones y ejecución técnico-táctica en cognitivas, motrices, de integración y
todas las edades y niveles. Ofrecen un participación, buscando una mayor
amplio abanico de oportunidades de autonomía y un desarrollo integral del
movimiento, adaptándose al nivel de los alumno a través de la actividad lúdica-
jugadores y posibilitando el desarrollo de deportiva. Es importante llevar a cabo este
habilidades y competencias propias de cada enfoque comprensivo y cooperativo y no
edad (Jones y Drust, 2007; Sampaio et al., centrarse únicamente en una visión
2009). competitiva que favorezca la adhesión a la
práctica deportiva (González, Cecchini,
Asimismo, permiten una mejora de la Fernández-Rio y Méndez, 2007).
potencia aeróbica máxima junto a una
mayor especificidad de juego y un mayor Por ello, se debe fomentar la
aprendizaje práctico a largo plazo, ya que la cooperación, la superación personal, el
ejecución del juego real favorece la desarrollo cognitivo, la creatividad,
asimilación de las habilidades técnicas al diversión, utilizando la competición como
requerir una mayor implicación cognitiva medio y no como fin, adaptando el deporte
(Gabbet et al., 2009). Los SSG son tareas a los intereses y necesidades del deportista
adaptables, de fácil configuración, ya que y buscando el máximo número de
utilizan reglas simplificadas y flexibles, por experiencias, lo que puede conseguirse a
lo que permiten adaptarse a las través de la utilización de los SSG (Serra,
características, dificultades y necesidades García et al., 2011).
de los jugadores potenciando su creatividad
y su motivación (Casamichana y Castellano Teniendo en cuenta que la adolescencia
2009, 2011). es una etapa donde se van modelando
conductas y adquiriendo hábitos de vida, la
Teniendo en cuenta que la práctica de práctica regular de actividad física,
actividad física y el fomento de un estilo de necesaria para el bienestar y la calidad de
vida saludables son de gran importancia en vida debe promoverse desde la educación
nuestra sociedad, los SSG pueden ser una física (Navarro, Ruíz, Brito y Navarro,
buena oportunidad para la coeducación, la 2010). La utilización de este tipo de
aceptación y superación de dificultades de ejercicios en la escuela, puede ofrecer la
uno mismo y la mejora de la capacidad oportunidad de promover la práctica de
motriz, cognitiva, psicosocial y afectiva. actividad física moderada y vigorosa que

16
produzca beneficios en la salud de los entrenamiento intermitente de alta
adolescentes (Arnett y Lutz, 2003). intensidad y mediante SSG 3 vs 3 con 18
Además, este tipo de prácticas permiten jugadores (25,6±0,5) de balonmano, y
adecuarse a las posibilidades y llegaron a la conclusión que tras el
características individuales, realizarse de entrenamiento basado en SSG se produce
forma progresiva, global y con carácter una mayor mejora en la velocidad, la
lúdico, lo que supone un aspecto motivador capacidad de salto, la fuerza del brazo y la
y puede contribuir a obtener una mayor agilidad específica. También Delextrat y
adherencia a la práctica de actividad física Martínez (2014), compararon los efectos de
(Diego, 2010; Navarro et al. 2010). un entrenamiento interválico y a través de
SSG (2 vs 2 28x7,5 m.) con 27 jugadores de
Un trabajo realizado por Arnett y Lutz
baloncesto sub-17 y llegaron a la
(2003) con 60 alumnas de octavo grado, en
conclusión que ambos tipos de
el que se aplica un programa de actividad
entrenamiento producen mejoras similares
física basado en SSG (fútbol y hockey) de
en la capacidad aeróbica, aunque tras el
seis semanas de duración (24 sesiones),
entrenamiento basado en SSG se produjo
puso de manifiesto que dicha actividad
una mejora de la agilidad defensiva, el tiro
proporcionaba más de la mitad de actividad
y la potencia del tren superior.
física necesaria para la promoción de la
salud. En esta misma línea, Castagna et al. Por todo ello, se puede considerar a los
(2007), encontraron que los SSG SSG, como herramientas adecuadas y
constituían un estímulo adecuado para la versátiles que pueden ser utilizadas tanto en
promoción de la salud cardiovascular. el ámbito deportivo como educativo, para la
consecución de diferentes objetivos.
En otro estudio de Radziminski,
Rompa, Barnat, Dargiewiez y Jastrzebski
(2013) con 20 jugadores de fútbol (15.1 ±
0.67), se comparó un trabajo interválico
Modificaciones de los elementos
estructurales en los SSG
(carrera 5x4 minutos) con otro basado en
SSG (3 vs 3, 5x4 minutos). Se observó una Los SSG son una herramienta idónea y
mejora de la fuerza máxima y la capacidad eficiente para el desarrollo del
total de trabajo en ambos grupos aunque conocimiento y rendimiento en el juego,
una mayor mejora del VO2máx. en el grupo siempre que se realice una adecuada
SSG. Además se produjo un mayor nivel de modificación que se adapte a las
conocimientos técnicos específicos en competencias del jugador y a los objetivos
fútbol solo en el grupo SSG. Esto indica, del entrenamiento. Se deben realizar
según los autores, que los SSG son un estrategias de modificación orientadas a la
entrenamiento adecuado para el desarrollo estructura del juego así como a los
de la capacidad física y técnica en jóvenes principios y objetivos técnicos-tácticos
jugadores de fútbol. (Serra, García et al. 2011). Las variables
que se pueden manipular para modificar la
En esta línea, Iacono, Eliakim y Meckel
intensidad y eficacia de los SSG son las
(2014), compararon los efectos del
siguientes (Casamichana, Castellano,

17
González-Morán et al. 2011; Hill-Haas et grupo de 10 jugadores de 15.5 ± 0.52 años,
al., 2011; Jeffreys, 2004; Jones y Drust, durante la realización de SSG en fútbol 5 vs
2007; Montoya et al., 2010; Aceña, 2014): 5 en tres tamaños distintos: grande (62x44
terreno de juego, número de jugadores, m), mediano (50x35 m) y pequeño (32x23
reglas de juego, porteros, entrenador, m). Llegaron a la conclusión de que el
duración y descanso. La eficacia en la espacio individual de interacción, además
utilización de los SSG va a depender de de influir en la intensidad física y
cómo se combinen y modifiquen dichos fisiológica de los juegos reducidos,
factores que intervienen en el juego (Jones repercutía en la selección y ejecución de las
y Drust, 2007; San Román-Quintana et al., conductas motrices que se daban en el
2014). juego.

Terreno de juego Köklü, Albayrak, Keysan, Alemdaroglu


y Dellal (2013) analizaron las respuestas
El terreno de juego (pitch size) es uno fisiológicas (frecuencia cardiaca y
de los elementos que permiten alterar las percepción subjetiva del esfuerzo) en
características del entrenamiento, lo que ha diferentes tamaños de terreno en SSG 3 vs 3
sido evaluado en diferentes estudios. Por y 4 vs 4 en fútbol. En el estudio
ejemplo, Montoya et al. (2010) realizaron participaron 16 jugadores de 14.2 ± 0.6
un estudio en el que participaron 6 años y utilizaron los siguientes formatos de
jugadores de fútbol de 1ª División juego: 3 vs 3 pequeño, mediano y largo
Provincial de León, jugando SSG 3 vs 3 en (20x15, 25x18 y 30x20) y 4 vs 4 (20x20,
tres terrenos de juego: 15x15 m, 20x20 m y 30x20 y 32x25), llegando a la conclusión
30x30 m con una duración de diez minutos. de que la intensidad es mayor cuando se
Observaron que a medida que se aumentaba aumenta el terreno de juego en ambos
el espacio, se incrementaba la frecuencia formatos.
cardiaca media y el porcentaje de la
frecuencia cardiaca en umbral anaeróbico. Por su parte, Frencken, Van Der Plaats,
Visscher y Lemmink (2013) estudiaron los
Otro trabajo en fútbol, realizado por desplazamientos e interacción de 10
Toh, Guelfi, Wong y Fournier (2011) con futbolistas (22 ± 3 años) en SSG 4 vs 4 con
12 niños de 10.7 ± 1.2 años de edad media, cuatro tamaños diferentes de terreno de
utiliza SSG 3 vs 3 en tres campos juego (30x20, 24x20, 30x10 y 24x16). Los
diferentes: campo de bádminton (6.1 x 13.4 autores encontraron una modificación de
m), campo de voleibol (9 x 18 m) y campo los desplazamientos y un mayor
de baloncesto (14.2 x 26.5 m) y señala que acercamiento de los jugadores longitudinal
el aumento del terreno de juego incrementa y lateralmente cuando se disminuyó la
la intensidad (gasto de energía y frecuencia longitud y anchura del terreno de juego
cardiaca) durante estos juegos. respectivamente. Además, al disminuir el
espacio de juego se facilitó la recuperación
Casamichana y Castellano (2009) del balón por parte del equipo defensor.
analizaron las conductas motrices en un Otro trabajo realizado por Gabbett,

18
Abernethy et al (2012) con 16 jugadores de de juego tuvo un mayor impacto en las
rugby de élite de 23.6 ± 0.5 años, señaló demandas metabólicas.
que el incremento del terreno de juego Corvino, Tessitore, Minganti y Sibila
aumenta las demandas fisiológicas aunque (2014), analizaron la distancia recorrida, el
no influye en el volumen y la calidad de las número de acciones técnicas ejecutadas, la
ejecuciones técnicas. frecuencia cardiaca y la percepción
subjetiva del esfuerzo con seis jugadores de
Hodgson, Akenhead y Thomas (2014) balonmano (28±3 años) durante SSG 3vs 3
analizaron el tiempo de movimiento y las en tres tamaños diferentes: 24x12, 30x15 y
demandas técnicas (pases, regates, tiros, 36x16 m y no encontraron diferencias
interceptaciones, etc.) con ocho jugadores significativas en relación a los parámetros
de fútbol masculino, en tres tamaños de técnicos y el tiempo empleado en las
SSG 4 vs 4 (pequeño 30x20, mediano distintas zonas del ritmo cardiaco, aunque
40x30 y grande 50x40 m). Los autores la distancia total recorrida aumentó al
llegaron a la conclusión de que en el aumentar la dimensión del terreno de juego.
formato mediano y grande hay una mayor
demanda física frente al formato pequeño, En otro estudio de Vilar et al. (2014) en
el cual supuso una mayor demanda técnica. el que analizaron la influencia del terreno
de juego en SSG 5 vs 5 en fútbol sobre las
En otros casos, la relación entre el acciones técnicas de 15 jugadores
terreno de juego y la intensidad durante los masculinos (21,87±1,96) en tres tamaños de
SSG difiere de lo anteriormente expuesto. juego diferentes (28x14, 40x20 y 52x26 m),
Así por ejemplo, Kelly and Drust (2009) no no encontraron diferencias en relación a las
encontraron diferencias significativas en la oportunidades de pase y tiro a portería
FC y requerimientos técnicos con 8 aunque observaron un menor número de
jugadores de fútbol profesional (18 ± 1 oportunidades para mantener la posesión de
años) utilizando SSG 5 vs 5 con tres balón en el campo más pequeño.
tamaños diferentes (30x20 m, 40x30 m y
50x40m). En otro estudio, Tessitore, A pesar de estos resultados, y teniendo
Meeusen, Piacentini, Demarie y Capranica en cuenta las diferencias metodológicas, la
(2006) evaluaron la FC y las acciones mayoría de los estudios concluyen
técnicas con 9 jugadores de fútbol (21.7 ± indicando que a medida que se aumenta el
2.4 años) durante SSG 6 vs 6 en dos terreno de juego hay un incremento de la
tamaños de juego diferentes: 30x40 y intensidad del ejercicio, con aumento de la
50x40 m, y encuentran que la mayor FC, la concentración de lactato y la
intensidad se produce en el terreno de percepción del esfuerzo.
30x40 m, es decir, la menor área individual

19
Tabla 1. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de las dimensiones del terreno de juego
Autores Año Modificación Conclusión principal
Corvino et al. 2014 24x12 30x15 36x16 Mayor distancia total recorrida al
3 vs 3 aumentar terreno de juego
Vilar et al. 2014 28x14 40x20 52x26 Menor posesión de balón en campo menor
5 vs 5
Hodgson et al. 2014 30x20 40x30 50x40 Mayor demanda física en campo mediano
4 vs 4 y grande. Mayor demanda técnica en
campo pequeño.
Frencken et al. 2013 30x20 24x20 30x16 24x16 Disminución de desplazamientos laterales
4 vs 4 y longitudinales. Mayor acercamiento
entre jugadores. Mayor recuperación de
balón al disminuir el terreno de juego.
Köklü et al. 2013 3 vs 3 Mayor intensidad al incrementar el terreno
(20x15, 25x18 y 30x20) de juego
4 vs 4
(20x20, 30x20 y 32x25)
Gabbett, 2012 10x40 40x70 m Incremento distancia recorrida e
Abernethy et al. (4 vs 4) intensidad al aumentar el terreno
Toh et al. 2011 6.1x13.4 9x18 14.2x26.5 m Incremento de la intensidad de trabajo al
(3 vs 3) aumentar el terreno (gasto energía y FC)
Montoya et al. 2010 15x15 20x20 30x30 m Incremento FC media y porcentaje FC en
(3 vs 3) umbral anaeróbico al incrementar terreno
de juego
Casamichana y 2009 32x23 50x35 62x44 m Incremento del número de intervenciones
Castellano (5 vs 5) por jugador al disminuir el espacio
Kelly y Drust 2009 30x20 40x30 50x40 m No diferencias significativas en la FC y
(5 vs 5) acciones técnicas
Tessitore et al. 2006 30x40 50x40 m Incremento de FC y VO2máx en campo
(6 vs 6) pequeño

Número de jugadores Así, Romero et al. (2012) compararon


dos tipos de SSG en el que se varía el
El número de jugadores en cada equipo número de jugadores (4 vs 4 y 7 vs 7) y se
(player number) es otra de las variables que mantiene el espacio de juego (40 x 25
se puede modificar para regular la metros). Participaron 20 jugadores de fútbol
intensidad en los SSG. Los estudios que profesionales (edad 28.1 años) y los autores
han investigado los efectos de la variación observaron que a menor número de
en el número de jugadores sobre la jugadores la zona de trabajo se sitúa
intensidad del entrenamiento han principalmente por encima del 85% de la
mantenido constantes otros factores en los frecuencia cardiaca máxima y los jugadores
SSG, incluyendo el área de juego. recorren una mayor distancia.

20
En esta misma línea, Castagna, fútbol (15.75± 0.45 años) y los resultados
Impellizzeri, Chaovachi, Abdelkrim y demuestran que el juego 3 vs 3 produce una
Manzi (2011), en un trabajo con 14 mayor intensidad del ejercicio y un mayor
jugadores de baloncesto (18.9 ± 2.3 años), número de acciones técnicas. En otro
en el que se juega 5 vs 5, 3 vs 3 y 2 vs 2 en estudio con ocho jugadores de fútbol (15 ±
una cancha de baloncesto, observaron un 0 años), Sampaio et al. (2007), utilizaron
incremento de la intensidad y las demandas SSG 2 vs 2 y 3 vs 3 en un terreno de 30x20
fisiológicas al disminuir el número de m. y pusieron de manifiesto un incremento
jugadores. Duarte, Batalha, Folgado y de la PSE al disminuir el número de
Sampaio (2009) en un trabajo con 8 jugadores.
jugadores de fútbol sala (25.9 ± 4.5 años)
utilizaron formatos 2 vs 2, 3 vs 3 y 4 vs 4 La variable “player number” también se
(terreno 20x20 m.) y observaron un puede modificar creando una superioridad
incremento de la intensidad y de algunas de en algunos de los equipos o con jugadores
las acciones técnicas individuales cuando el de “carga neutral”. Esto se puede utilizar
nº de jugadores disminuye. para desarrollar la competencia atacante o
defensiva; y en el caso de los jugadores
Gabbet y Mulvey (2008) analizaron el neutrales o “flotantes” para el desarrollo de
tiempo de movimiento en dos formatos de la capacidad aeróbica.
SSG (3 vs 3 y 5 vs 5 en un terreno de juego
de 50x50 metros), con 30 jugadoras de Hill-Haas, Coutts, Dawson y Rowsell
fútbol (21± 2 años) y lo compararon con (2010) examinaron las respuestas
una competición internacional. Dichos fisiológicas y de tiempo-movimiento en
autores llegaron a la conclusión que los cuatro formatos de fútbol: 3 vs 4, 3 vs 3+1;
SSG no ofrecen un estímulo suficiente de 5 vs 6 y 5 vs 5+1 en 16 jugadores de fútbol
sprint de alta intensidad similar al que se juvenil masculino con una edad media de
produce durante la competición. 15.6 ± 0.8 años. En este estudio la presencia
del jugador comodín proporciona mayor
Da Silva et al. (2011) en un estudio con estímulo para trabajar y conseguir la
16 jugadores de fútbol de 13.5 ± 0.7 años, posesión de balón frente a los equipos con
utilizaron tres formatos de SSG (3 vs 3, 4 vs igual número de jugadores.
4 y 5 vs 5 en un terreno de 30x30 metros) y
pusieron de manifiesto que el número de Todos estos estudios ponen de
jugadores afecta a la intensidad y las manifiesto que la variación en el número de
acciones técnicas, siendo el formato 3 vs 3 jugadores modifica las respuestas físicas,
el que produce un estímulo fisiológico y fisiológicas, técnicas y tácticas, indicando
técnico más intenso. que a medida que disminuye el número de
jugadores hay un incremento de la
Abrantes, Nunes, Macas, Leite y intensidad.
Sampaio (2012) utilizaron dos formatos de
SSG (3 vs 3 y 4 vs 4) con 16 jugadores de

21
Tabla 2. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones del número de jugadores
Autores Año Modificación Conclusión principal
Abrantes et al. 2012 3 vs 3 Mayor tiempo en zona de FC máx. y PSE con
4 vs 4 menor número de jugadores
Romero et al. 2012 4 vs 4 7 vs 7 Mayor distancia recorrida y mayor tiempo en
40x25 m zona de alta intensidad (%FC máx.) al
disminuir número jugadores
Castagna et al. 2011 5 vs 5 3 vs 3 2 vs 2 Incremento de la concentración de lactato y
28x15 m FC con menor número de jugadores
Da Silva et al. 2011 3 vs 3 4 vs 4 5vs 5 Incremento de FC máx. y mayor número de
30 x 30 m acciones técnicas en 3 vs 3
Hill-Hass et al. 2010 3 vs 4 3 vs 3+1 Mayor distancia recorrida con “flotante".
37x28 m Mayor PSE con menor número jugadores
5 vs 6 5 vs 5+1
47x35 m
Duarte et al. 2009 2 vs 2 3 vs 3 4vs 4 Mayor número de regates y contactos con
20x20 m balón. Mayor tiempo en zona de alta
intensidad (% FC máx.) al disminuir número
jugadores
Gabbet y Mulvey 2008 3 vs 3 5 vs 5 Menor número de contactos con balón y
50x50m menor distancia recorrida en SSG frente a la
competición
Sampaio et al. 2007 2 vs 2 3 vs 3 Incremento de PSE al disminuir el número de
30x20 m jugadores

Terreno de juego más número de posesión de balón y un mayor número de


jugadores intervenciones por parte de los jugadores.

En general, se considera que el aumento


En otro trabajo, Jones y Drust (2007)
del tamaño del terreno de juego, junto con
analizaron las demandas fisiológicas y
el incremento del número de jugadores,
técnicas con un grupo de 8 jugadores de
produce una disminución de la intensidad
fútbol juvenil (7 ± 1 años de edad) en dos
del ejercicio. Por ejemplo, Rampinini et al.
formatos de SSG (4 vs 4 en un campo de
(2006) utilizaron SSG 3 vs 3, 4 vs 4, 5 vs 5
30x25 m. y 8 vs 8 en un campo de 60x40
y 6 vs 6 en tres formatos o tamaños
m.) llegando a la conclusión que la
diferentes (12x20 15x25 18x30, 16x24
disminución del número de jugadores
20x30 24x36, 20x28 25x35 30x42, 24x32
implica una mayor exigencia física y
30x40 36x48 m respectivamente), con 20
técnica.
jugadores de fútbol profesionales de 24.5 ±
4.1 años, y observaron una mayor
Kati y Kellis (2009) consideran que los
intensidad en los SSG de terreno de juego
juegos con menor número de jugadores se
grande en relación a los más pequeños y en
utilizan para el acondicionamiento físico y
los formatos 3 vs 3 respecto a 6 vs 6, lo cual
la mejora de la resistencia y técnica y los
puede deberse a un incremento de la

22
juegos con mayor número de jugadores se jugadores en un trabajo con 28 jugadores de
asemejan más al juego real y pueden ser fútbol profesional (24 años) utilizando los
más adecuados para el desarrollo y mejora siguientes formatos de SSG: 2 vs 2 en
de la táctica. Dichos autores evaluaron las campo de 30x20 metros, 3 vs 3 en 43x25 m,
acciones técnicas y la intensidad en dos 4 vs 4 en 40x30m, 5 vs 5 en 45x30 m, 6 vs 6
formatos distintos de SSG (3 vs 3 con un en 50x30 m y 8 vs 8 en 70x45 metros.
campo de 15x25 metros y 6 vs 6 con un
campo de 30x40) con un grupo de 34 Klusemann, Pyne, Foster y Drinkwater
jugadores de fútbol de 13 ± 0.9 años. (2012) en un estudio con 16 jugadores de
élite de baloncesto masculino y femenino
En rugby, Kennett et al (2012) en un (15-19 años), indicaron que los formatos de
estudio con 20 jugadores semi- SSG con menor número de jugadores (2 vs
profesionales, analizaron la intensidad de 2 en un campo de 14x15 m y 4 vs 4 en
diferentes formatos de SSG (4 vs 4, 6 vs 6 y campo de 28x15 m) requieren una mayor
8 vs 8 en campo pequeño 32x24 m. y exigencia técnica, física y fisiológica.
grande 64x48 m.) y concluyeron que los
SSG con menor número de jugadores y Owen, Wong, Paul y Dellal (2014),
mayor terreno de juego suponían una mayor examinaron la respuesta en frecuencia
exigencia física, fisiológica, perceptiva y cardiaca y acciones técnicas en 10
técnica. jugadores masculinos de fútbol (27.6 ± 4.11
años) utilizando SSG pequeño (4 vs 4),
Monolopoulus et al. (2012), en un mediano (de 5 vs 5 a 8 vs 8) y grande (9 vs
estudio con 16 jugadores profesionales de 9 a 11 vs 11). Los autores observaron una
fútbol (25± 5 años) utilizaron formatos SSG mayor intensidad con una mayor velocidad
en un rango de 4 vs 4 hasta 8 vs 8 con las en general en los SSG pequeños, aunque en
siguientes características: 4 vs 4 en un ellos hubo menor número de sprint de alta
campo de30x40 metros, 5 vs 5 en campo de intensidad. También observaron diferencias
35x45 m, 6 vs 6 en campo de 40x50, y 7 vs técnicas, produciéndose menor número de
7 y 8 vs 8 m en campo de 50x60. Dichos interceptaciones y pases en los SSG
autores concluyeron que la intensidad pequeños y un mayor número de regates y
durante los juegos aumenta a medida que tiros en los más grandes.
disminuye el número de jugadores debido
al mayor número de posesiones de balón Por su parte, Casamichana, Castellano
que se producen, siendo por tanto en el y Blanco-Villaseñor (2011) realizaron un
formato 4 vs 4 en el que se producen los estudio en el que participaron 14 jugadores
mayores niveles de frecuencia cardiaca. de fútbol de élite de 21.3 ± 2.3 años de
edad. Se utilizaron SSG con tres
Del mismo modo, Little and Williams orientaciones distintas (sin porterías, con
(2007) pusieron de manifiesto este porterías reglamentarias y porteros, y con
incremento de intensidad (mayor frecuencia porterías pequeñas y sin porteros) y se
cardiaca y percepción subjetiva del modificó el número de jugadores
esfuerzo) al disminuir el número de manteniendo el área de juego relativa a

23
cada jugador (3 vs 3 en un espacio de 43x30 vs 6 para el trabajo aeróbico en
metros; 5 vs 5 en 55x38 metros y 7 vs 7 en pretemporada.
64x46 metros). Los autores llegaron a la
conclusión que cuando el espacio no está Bondarev (2011) realizó un estudio con
orientado y el número de jugadores 25 estudiantes universitarios (edad 18 ± 1
disminuye, la percepción subjetiva del años), utilizando cuatro formatos de juego
esfuerzo aumenta. reducido (3 vs 3, 4 vs 4, 5 vs 5 y 6 vs 6 con
tres tamaños de campo de juego en cada
Sampaio et al. (2009) concluyeron que uno). Observó que el juego 3x3 implicaba
existía un incremento de intensidad al un mayor número de contactos con balón y
disminuir el número de jugadores junto con una mayor demanda fisiológica en
el terreno de juego a pesar de que no comparación con el juego 4 vs 4, 5 vs 5 y 6
encontraron diferencias significativas en la vs 6.
frecuencia cardiaca y la PSE. Utilizaron
dos juegos reducidos (3 vs 3 y 4 vs 4 con un Fradua et al. (2013), tras un análisis de
espacio relativo de 12 m2 y 16.8 m2 por cuatro partidos de fútbol de la liga española
jugador respectivamente) con 8 jugadores (temporada 2002/2003), establecieron que
de baloncesto (edad 15.5 ± 0.6 años). para que las demandas de los SSG se
asemejen lo máximo posible a los partidos
Por su parte, Foster et al (2010) de competición, el área individual de juego
utilizaron SSG 4 vs 4 y 6 vs 6 en tres debe ir desde 65 m2 hasta 110 m2;
terrenos de juego (15x25, 20x30 y 25x35 concretamente recomiendan un espacio de
m.) con 22 jugadores de rugby de 14.5 ± 1.5 5-10 m en SSG 2 vs 2 y 3 vs 3; 10-20 m en
años y señalaron que no había diferencias SSG 4 vs 4 y 5 vs 5; 15-20 m en SSG 6 vs 6
en función del terreno de juego, aunque sí y 7 vs 7; 20-30m para 8 vs 8 y 9 vs 9 y 25-
según el número de jugadores, siendo 35 m para 10 vs 10.
mayor la intensidad cuando disminuía el
número de jugadores. Davies, Young, Farrow y Bahnert
(2013) utilizaron los siguientes formatos de
Hill-Haas, Dawson, Coutts y Rowsell juego: 30x20 m en SSG 5 vs 5, 45x30 m en
(2009) utilizaron tres formatos de juego SSG 5 vs 5 y 23.2x20 m en SSG 3 vs 3, con
reducidos en fútbol (2 vs 2 en espacio de 28 14 jugadores de fútbol americano (21.7 ±
x 21 m., 4 vs 4 en 40 x 30 m. y 6 vs 6 en 49 3.1). Encontraron que la reducción del
x 37 metros) con 16 jugadores de alto nivel número de jugadores producía un
(16.3 ± 0.6 años) y encontraron que el incremento moderado de las demandas de
aumento de los formatos de trabajo agilidad, es decir, acciones tales como
producía una disminución de las respuestas pasos laterales, cambios de dirección,
fisiológicas y del volumen de trabajo, desaceleraciones, derrapes, paradas bruscas
siendo el formato 2 vs 2 adecuado para la y acciones de ataques falso. Según los
mejora de la condición física aeróbica- autores era debido a que los jugadores
anaeróbica, el formato 4 vs 4 para el pueden participar más y mantener un
entrenamiento del juego real y el formato 6 contacto más regular con el balón.

24
Almeida, Ferreira y Volossovetch (33,0±6,4). Los autores no encontraron
(2013) utilizaron dos formatos de juego diferencias significativas en los tres
SSG en fútbol (3 vs 3 en terreno 46 x 31 m formatos, aunque hubo un incremento
y 6 vs 6 en terreno 62 x 40.4 m) para moderado del número de aceleraciones de
estudiar el rendimiento ofensivo y la alta intensidad en el formato 3 vs 3.
experiencia en el juego con 28 jugadores de
fútbol (sub-15). Establecieron dos grupos: Vickery, Dascombe, Duffield, Kellet y
uno sin experiencia en el juego y otro con Portus (2013), realizaron un estudio con 11
3.93 ± 1.00 años de experiencia en el juego. jugadores de cricket (22.2 ± 3.6) en el que
Los autores encontraron una mayor disminuyeron el terreno de juego y
circulación de balón entre jugadores en el aumentaron el número de jugadores (de tres
grupo con experiencia mientras que se a cuatro) y no encontraron modificaciones
observó una mayoría de acciones ofensivas en relación a la frecuencia cardiaca,
individuales en el grupo de jugadores sin concentración de lactato y tiempo de
experiencia. Sin embargo no se encontraron movimiento, por lo que concluyen que
diferencias significativas en los distintos dicha modificación no produjo una
formatos de juego respecto al desarrollo y variación de las demandas fisiológicas
finalización de la secuencia ofensiva. respecto al juego real.

Brandes y Heitmann (2012) realizaron Estos mismos autores (Vickery,


otro estudio con 17 jugadores de fútbol de Dascombe, Duffield, Kellet y Portus 2013),
élite de 14.9 ± 0.7 años, con los siguientes realizaron otro estudio con 13 jugadores de
formatos de juego (2 vs 2 en 28x21 m, 3 vs cricket (22.8 ± 3.5) utilizando el mismo
3 en 34x26 m y 4 vs 4 en 40x30 m) y formato reducido (batlezone) y pusieron de
demuestran que aunque todos los formatos manifiesto que en dicho formato de juego
son adecuados para el entrenamiento se reproducían las respuestas fisiológicas y
aeróbico y requieren un esfuerzo de alta las demandas de movimiento del cricket
intensidad similar al juego real, el formato (frecuencia cardiaca, tiempo de
3 vs 3 es el más adecuado para el desarrollo movimiento, concentración de lactato y
de la capacidad aeróbica, mientras que en percepción subjetiva del esfuerzo). Además
el formato 2 vs 2 se producen las mayores se observó una buena consistencia entre
demandas fisiológicas, incluyendo un sesiones.
mayor suministro de energía anaeróbica.
Randers, Andersen, Rasmussen, Larsen
Randers, Nielsen, Bangsbo y Krustrup y Krustrup (2014), realizaron un estudio
(2014) analizaron los efectos sobre el con dos grupos de edad: sub-10 (45
tiempo de movimiento y la respuesta jugadores de 8-9 años) y sub-13 (41
fisiológica (frecuencia cardiaca y jugadores de 11-12 años). El grupo sub-10
percepción subjetiva del esfuerzo) de tres participó en SSG fútbol 8 vs 8 y 5 vs 5,
formatos de SSG en fútbol (3 vs 3 en 15,5 mientras que el grupo sub-13 participó en
m, 5 vs 5 en 20x40 m y 7 vs 7 en 23,5x47 SSG fútbol 11 vs 11 y 8 vs 8. Las
m), con 12 hombres no entrenados dimensiones del terreno de juego fueron las

25
siguientes: 5 vs 5 30x40 m, 8 vs 8 Silva, Garganta, Santos y Teoldo
52,5x68m y 11 vs 11 105x68m. Se (2014) compararon el comportamiento
analizaron frecuencia cardiaca, acciones táctico en 18 jugadores de fútbol sub-11
técnicas y tiempo de movimiento. En el con dos formatos de juego (3vs3 30x19,5 m
grupo sub-10 hubo un incremento de la y 6vs6 60x39 m), llegando a la conclusión
frecuencia cardiaca y del número de que en el juego 3vs3 se lleva a cabo un
acciones técnicas en el formato 5 vs 5. En el comportamiento táctico más agresivo.
grupo sub-13 hubo una menor distancia Gaudino, Alberti e Iaia (2014) en un trabajo
recorrida y un mayor número de acciones con 26 jugadores de fútbol (26±5 años) y
técnicas en el formato 8 vs 8. Se concluye tres formatos de SSG (5vs5 30x30, 7vs7
que los juegos con menor número de 45x35 y 10vs10 66x45m.) pusieron de
jugadores y menor terreno de juego manifiesto que la intensidad de los mismos
implican una menor demanda física pero (distancia total recorrida, número de
eleva la participación técnica de los aceleración, distancia a máxima velocidad y
jugadores. velocidad máxima absoluta) es mayor al
aumentar el número de jugadores y terreno
Clemente, Rocha, Martins y Mendes de juego.
(2014) analizaron el impacto de los
siguientes formatos de SSG en balonmano Como se puede observar, la mayoría de
(2vs2, 3vs3y 4vs4 en 10x7,5m y 20x7,5m) los estudios ponen de manifiesto que
sobre la respuesta cardiaca en 8 estudiantes mediante la combinación de estos dos
femeninas (15±0,0). Los resultados factores se puede modificar el tipo de
mostraron que los formatos más pequeños entrenamiento, variando la intensidad del
incrementan la frecuencia cardiaca por lo ejercicio y la dinámica del juego. Por tanto,
que pueden utilizarse para el entrenamiento la modificación de las variables pitch size y
anaeróbico, mientras que los juegos 3vs3 y player number pueden ser tenidas en cuenta
4vs4 son más adecuados para el trabajo del de forma conjunta en el diseño de SSG, en
umbral de lactato y la resistencia aeróbica función del objetivo de entrenamiento.
de alta intensidad.

26
Tabla 3. I. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de las dimensiones del terreno de juego
y número de jugadores
Autores Año Modificación Conclusión principal
Clemente et al. 2014 2 vs 2, 3 vs 3,4 vs 4 2 vs 2 Entrenamiento anaeróbico
10x7,5 20x7,5 3 vs 3 y 4 vs 4 Entrenamiento
R.Aeróbica y umbral lactato.
Gaudino et al. 2014 5 vs 5 en 30x30 m Mayor intensidad al incrementar
7 vs 7 en 45x35 m terreno y nº jugadores
10 vs 10 en 66x45 m
Randers, Andersen 2014 5 vs 5 en 30x40 m Menor nº de jugadores + menor terreno
et al. 8 vs 8 en 52,5x68 m implica una menor demanda física pero
11 vs 11 en 105x68 m una mayor participación técnica
Randers, Nielsen 2014 3 vs 3 en 15,5x31 m ↑nº aceleraciones alta I en 3 vs 3
et al. 5 vs 5 en 20x40 m
7 vs 7 en 23,5x47 m
Silva et al. 2014 3 vs 3 30 x19,5 m Menor tamaño = táctica más agresiva
6 vs 6 60 x 39 m
Almeida et al. 2013 3 vs 3 46 x 31 m No diferencias significativas respecto
6 vs 6 62 x 40.4 m al desarrollo y finalización de la
secuencia ofensiva
Davies et al. 2013 30x20 5 vs 5 Mayor demanda de agilidad al
45x30 5 vs 5 disminuir el número de jugadores
23.2x20 3 vs 3
Owen et al. 2014 30x25 4 vs 4 Mayor intensidad en 4 vs 4
46 x40 5 vs 5 Menor nº interceptaciones y pases
50x44 6 vs 6
Mayor nº regates y tiros en 4 vs 4
54x45 7 vs 7
60x50 8 vs 8
70x56 9 vs 9
80x70 10 vs 10
100x74 11 vs 11
Vickery et al. 2013 Reducción de un 18% del área No existe variación de las demandas
de juego y de 4 a 3 jugadores fisiológicas (FC, concentración de
en cricket lactato y tiempo de movimiento)
Brandes et al. 2012 2 vs 2 28x21 m Mayor porcentaje de FC máx. con
3 vs 3 34x26 m menor número de jugadoras
4 vs 4 40x30 m
Monolopoulus et al. 2012 4 vs 4 30x40 m Mayor % FC máx. con menor número
5 vs 5 35x45 m de jugadores
6 vs 6 40x50 m
7 vs 7 50x60 m
8 vs 8 50x60 m
Kennett et al. 2012 4 vs 4 6 vs 6 8 vs 8 Incremento de FC, distancia recorrida
32x24 m 64x48 m en sprint, lactato y PSE al disminuir
terreno y número de jugadores
Klusemann et al. 2012 2 vs 2 14x15 m Mayor FC y PSE al disminuir número
4 vs 4 28x15 m jugadores
Bondarev 2011 3 vs 3 4 vs 4 Incremento de FC al disminuir terreno
5 vs 5 6 vs 6 y número de jugadores
Pequeño - Mediano - Grande

27
Tabla 3. II. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de las dimensiones del terreno de juego
y número de jugadores
Autores Año Modificación Conclusión principal
Casamichana, 2011 3 vs 3 43x30 m Incremento PSE con espacio orientado
Castellano y 5 vs 5 55x38 m y menor número de jugadores
Blanco-Villaseñor 7 vs 7 64x46 m
Foster et al. 2010 4 vs 4 6 vs 6 Incremento de FC con menor número
15x25m 20x30m y 25x35 m de jugadores
Hill-Hass et al. 2009 2 vs 2 28 x 21 m Incremento de FC, PSE y
4 vs 4 40 x 30 m concentración de lactato al disminuir
6 vs 6 49 x 37 m terreno y número de jugadores
Kati y Kellis 2009 3 vs 3 15x25 m Mayor intensidad y ejecuciones
6 vs 6 30x40 técnicas en 3 vs 3
Sampaio et al. 2009 3 vs 3 (12 m2/jugador) No diferencias significativas en FC y
4 vs 4 (16.8 m2/jugador) PSE

Jones y Drust. 2007 4 vs 4 30x25 m Mayor FC, distancia recorrida a más


8 vs 8 60x40 m velocidad e incremento del número de
contactos con balón en 4 vs 4
Little y Williams 2007 2 vs 2 30x20 m Incremento de FC y PSE al disminuir
3 vs 3 43x25 m el número de jugadores
4 vs 4 40x30 m
5 vs 5 45x30 m
6 vs 6 50x30 m
8 vs 8 70x45 m
Rampinini et al. 2006 3 vs 3 12x20 15x25 18x30 m Disminución de FC, concentración de
4 vs 4 16x24 20x30 24x36 m lactato y PSE al aumentar el terreno y
5 vs 5 20x28 25x35 30x42 m el número de jugadores
6 vs 6 24x32 30x40 36x48 m

Reglas de juego realizar varias series de sprint produjo un


aumento de la distancia recorrida y la
La modificación de las reglas de juego intensidad, el empleo de jugadores
(rule modifications) también permite una neutrales por las bandas produjo una
variación de la intensidad y de los objetivos disminución de la FC y la regla consistente
técnicos y tácticos en los SSG. Así, Hill- en que todos los jugadores atacantes deben
Haas et al. (2010) realizaron un estudio en estar en dos zonas delanteras, aumentó la
el que utilizaron 4 formatos de SSG en intensidad del ejercicio.
fútbol (3 vs 3, 3 vs 3+1, 5 vs 5 y 5 vs 5+1)
con las siguientes modificaciones: regla de Casamichana, San Roman, Calleja y
fuera de juego efectiva, todos los jugadores Castellano (2013) examinaron la influencia
del equipo atacante deben estar en dos del número de contactos permitidos por
zonas delanteras, dos jugadores neutrales posesión individual en las demandas físicas
juegan por las bandas y un jugador de cada y fisiológicas en SSG 6 vs 6 más dos
equipo tiene que realizar varias series de comodines en fútbol. Participaron 14
sprint. Los autores concluyeron lo jugadores (23.1 ± 4.5 años) y el objetivo fue
siguiente: el cambio de regla consistente en mantener la posesión de balón variando el

28
número de contactos permitidos (1 4 vs 4 con tres situaciones de juego:
contacto, 2 contactos y contactos libres). objetivo mantener la posesión de balón;
Los resultados mostraron un incremento de porteros y portería reglamentaria y porterías
la frecuencia cardiaca y el número de pequeñas y sin portero. Concluyeron que la
aceleraciones de baja intensidad en el intensidad disminuye con porteros y
formato con dos contactos, por lo que los porterías reglamentarias. Serra, González y
autores concluyen que el número de García (2011) analizaron el proceso de
contactos afecta a las demandas físicas y toma de decisiones y ejecuciones técnico-
fisiológicas. tácticas con 21 niños de 8 - 9 años.
Utilizaron dos juegos modificados 3 vs 3:
Dellal, Owen et al. (2012) analizaron uno de ellos similar al juego real y otro en
las respuestas fisiológicas y técnicas en un el que se exagera el principio táctico de
partido real y tres formatos de SSG 4 vs 4 conservar el balón (Juego de los cinco
(uno en el que se permite un toque de pases). Los autores observaron que el juego
balón, otro en el que están autorizados dos real producía un mayor porcentaje de
toques de balón y otro en el que se juega decisiones y ejecuciones técnico-tácticas
con las reglas estandarizadas), con 40 orientado a avanzar y conseguir gol,
jugadores de fútbol internacional de 25.3 ± mientras que el juego modificado por
2.4 años y concluyeron que todos los exageración facilita al jugador la aplicación
formatos de SSG producían una mayor del principio táctico de conservar la
implicación fisiológica: incremento de FC, posesión de balón. En esta misma línea,
concentración de lactato y PSE, menor Blomqvist et al. (2005) en un estudio con
tiempo de recuperación y mayor número de 12 estudiantes de secundaria (14 -15 años)
acciones técnicas. Mallo y Navarro (2008) con SSG 3 vs 3 con tres reglas diferentes
en un estudio con 10 jugadores de fútbol de (mantener la posesión de balón, botar balón
18.8 ± 0.6 años, en el que se realizaron tres en la línea de fondo para conseguir gol y
formatos de SSG (3 vs 3 con el objetivo de juego con porterías de hockey), encontraron
mantener la posesión de balón el mayor un mayor tiempo efectivo de juego cuando
tiempo posible, 3 vs 3 con dos jugadores el objetivo era mantener la posesión.
exteriores que pueden pasar el balón a los
jugadores de campo y con el objetivo de Por su parte, Almeida, Ferreira y
mantener la posesión de balón y 3 vs 3 con Volossovitch (2012), en un estudio con 8
porteros de fútbol y reglas estandarizadas), jugadores de fútbol de 12.8 ± 0.6 años,
encontraron que la intensidad global de utilizaron SSG 3 vs 3 con porteros y tres
estos tres juegos es superior a la modificaciones en las reglas: juego libre,
experimentada durante un partido de máximo dos toques en cada posesión y
competición. obligatorio 4 pases por equipo antes de tirar
a puerta. Los resultados indicaron que el
En otro estudio con 18 jugadores de juego libre fomentaba más el juego
fútbol (24.6 ± 3.1 años), Casamichana, individual, los dos toques hacía el juego
Castellano, González-Morán et al. 2011 más rápido y la regla de 4 pases producía
analizaron la demanda fisiológica en SSG una mayor participación y comunicación

29
colectiva. Abrantes et al. (2012) con 16 ± 3.1) utilizando dos formatos de juego (5
jugadores de élite de 15.75 ± 0.45 años de vs 5) en el que en uno de ellos se limitaba el
edad, utilizaron SSG 3 vs 3 en fútbol con número de posesiones de balón. El cambio
tres modificaciones de reglas: sólo juego de regla no modificaba el número de
ofensivo, sólo situación defensiva y juego acciones técnicas y demandas de agilidad
real, demostrando que la situación de juego de los jugadores, aunque si producía un
defensivo es de menor intensidad, por lo estilo y ritmo de juego más rápido.
que puede ser adecuada para promover un
trabajo aeróbico de recuperación. Casamichana, Suárez-Arrones,
Castellano y Román-Quintana (2014),
En baloncesto, Arias et al. (2009), analizaron el número de toques permitido
analizaron el desarrollo de habilidades en sobre el tiempo de movimiento y la
67 jugadoras (10.39 ± 0.67 años) al intensidad en SSG fútbol. Doce jugadores
modificar la línea de tres puntos y (22,7±4,3) jugaron 6 vs 6 (60x49 m.) con
encontraron mayores porcentajes de un máximo de dos toques de balón y 6 vs 6
posesión de balón y número de libre, produciéndose un incremento de la
lanzamientos al utilizar la línea de tres intensidad en el caso del juego con dos
puntos delimitada por el área de la zona toques de balón máximo. Halouani,
restringida. En otro trabajo, Piñar et al Chtourou, Dellal, Chaouachi y Chamari
(2009) con 47 jugadores de 9-11 años de (2014) utilizaron dos formatos de SSG en
minibasket , modificaron el tiempo de juego fútbol (3vs 3 20x15 m.) con 20 jugadores
de cada jugador (dos periodos de 10 (14,0±0,7). En uno de dichos formatos el
minutos), disminuyeron el número de objetivo era parar el balón con la suela en
jugadores (3 vs 3) y redujeron el tamaño del una superficie reducida detrás de la línea de
terreno de juego (15x10 m.) situando la fondo y en el otro, había que marcar en una
línea de tiros libres a 3 m. de la canasta. meta pequeña, encontrando un incremento
Los autores señalaron que la participación de la frecuencia cardiaca y la concentración
individual es mayor en este juego 3 vs 3 en de lactato en el primero de los formatos.
relación al juego real 5 vs 5.
La mayoría de los estudios concluyen
En cricket, Vickery, Dascombe, indicando que la modificación de las reglas
Duffield, Kellet y Portus (2013), realizaron en los SSG producen un incremento de la
un estudio con 11 jugadores (22.2 ± 3.6) y FC, concentración de lactato, percepción
encontraron que el cambio de reglas (los subjetiva del esfuerzo, distancia total
jugadores deben completar sólo cuatro recorrida y tiempo empleado en realizar
entregas y los bateadores realizar una carrera de alta intensidad. Además, los
carrera después de cada bola golpeada) cambios específicos de reglas modifican las
producía un aumento de la velocidad de demandas técnicas – tácticas permitiendo
carrera, la frecuencia cardiaca y la orientar el entrenamiento y aprendizaje
concentración de lactato. Por su parte, deportivo hacia la consecución de diversos
Davies et al. (2013) realizaron un estudio objetivos y favoreciendo que el alumno se
con 14 jugadores de fútbol australiano (21.7 involucre a nivel perceptivo, decisional y

30
ejecutivo, teniendo que resolver las en las reglas conlleva. (Serra, García et al
distintas situaciones de juego que el cambio 2011).

Tabla 4 I. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de las reglas de juego
Autores Año Modificación Conclusión principal
Casamichana, 2014 6 vs 6 (60x49 m.) Incremento de la intensidad con
Suárez-Arrones Juego libre-Máximo dos toques dos toques de balón
et al.
Halouani, 2014 3 vs 3 (20x15) Incremento de la intensidad
Chtourou, Dellal Parar el balón-Marcar en meta cuando el objetivo es la parada del
et al. pequeña balón
Casamichana, 2013 Número de contactos por posesión de Incremento FC y nº aceleraciones
San Roman et al. balón (1, 2 y contactos libres) de baja intensidad en el formato
con dos contactos
Vickery et al 2013 Solo cuatro entregas y una carrera Incremento de la intensidad del
después de cada bola golpeada en juego (velocidad, frecuencia
cricket cardiaca y concentración de
lactato)
Davies et al. 2013 5 vs 5 limitando el número mínimo No se produce una mayor
de posesiones en fútbol australiano demanda de agilidad aunque si un
estilo de juego más rápido
Abrantes et al. 2012 3 vs 3 sólo juego ofensivo, sólo Disminución FC en juego
situación defensiva y juego real defensivo
Almeida et al. 2012 3 vs 3: juego libre, máximo dos Distintas acciones técnico-tácticas:
toques en cada posesión y el juego libre fomenta el juego
obligatorio 4 pases por equipo antes individual, los dos toques
de tirar a puerta. incrementan la velocidad del
juego, la regla de 4 pases produce
más juego colectivo.
Dellal et al. 2012 4 vs 4:1 y 2 toques de balón. Reglas Mayor distancia recorrida,
estandarizadas. velocidad y posesión de balón.
Juego real Incremento de FC, PSE y
concentración de lactato en SSG
Casamichana, 2011 4 vs 4: Objetivo mantener posesión Disminución de la intensidad con
Castellano, de balón. Porterías reglamentarias y porteros y porterías reglamentarias
González-Morán porteros. Porterías pequeñas y
et al. porteros.

Serra, González 2011 3 vs 3 Juego real modificado Mayor porcentaje de jugadas para
et al. 3 vs 3 objetivo mantener posesión de avanzar hacia la portería en el
balón (Juego de los cinco pases) juego real modificado. Mayor
porcentaje de jugadas en situación
de conservar posesión de balón en
el juego de los cinco pases.
Hill-Hass et al. 2010 3 vs 3 y 5 vs 5: Fuera de juego Incremento FC, concentración de
efectiva. Todos los jugadores del lactato, PSE y distancia recorrida a
equipo atacante deben estar en dos mayor velocidad. Jugadores
zonas delanteras. Dos jugadores neutrales producen una
neutrales juegan por las bandas. Un disminución de la intensidad.
jugador de cada equipo realiza varias
series de sprint.

31
Tabla 4 II. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de las reglas de juego
Autores Año Modificación Conclusión principal
Arias et al. 2009 Línea de tres puntos utilizando la Mayor porcentaje de posesión de
zona y línea de tres puntos balón y número de lanzamientos
rectangular en minibasket. en línea de tres puntos utilizando
la zona
Piñar et al. 2009 3 vs 3 con menor tiempo de juego y Incremento de acciones técnicas en
línea de tiros libres a tres metros de la 3 vs 3 en relación al juego real
canasta
Mallo y Navarro 2008 3 vs 3 en fútbol: Incremento de FC, contactos con
Mantener posesión de balón. balón y distancia recorrida a
Dos jugadores exteriores. mayor velocidad en relación a la
Reglas estandarizadas. competición
Blomqvist et al. 2005 3 vs 3 en fútbol: Mayor tiempo efectivo de juego
Mantener posesión de balón. cuando el objetivo de juego es
Línea de fondo como portería. mantener la posesión de balón.
Porterías de hockey.

Porteros Por el contrario, Mallo y Navarro


(2008) en un estudio con 10 jugadores de
Una de las modificaciones comunes en fútbol, en el que utilizaron tres formatos de
los SSG es la eliminación de los porteros SSG 3 vs 3, encontraron una disminución
(goalkeepers) con el objetivo de aumentar significativa de la FC al incluir porteros.
el número de goles marcados. A pesar de Según estos autores, esta disminución de la
ello, son pocos los estudios que han intensidad del ejercicio era debida a una
investigado el uso de porteros y su mayor organización de la defensa en torno
influencia sobre las variables físicas, al área de meta que reduce el ritmo de
fisiológicas y técnico-tácticas. Dellal et al. juego. En esta misma línea, Casamichana,
(2008), en un trabajo con 10 jugadores de Castellano, González-Morán et al. (2011)
fútbol de élite (26 ± 2.9 años), observaron encontraron una disminución de la
un aumento de la intensidad cuando el intensidad con porteros y porterías
portero estaba presente en situaciones de 8 reglamentarias en SSG 4 vs 4 (25x32 m)
vs 8 en terreno de 60x45 m debido a un con 18 jugadores de fútbol (24.6 ± 3.1
incremento en la motivación al buscar el años). Según dichos autores, esto puede
gol y la victoria. Del mismo modo, en otro deberse a que al introducir porteros y
estudio con 40 jugadores de fútbol mantener constante las dimensiones del
internacional (25.3 ± 2.4 años), Dellal et al. terreno de juego, el espacio individual de
(2012) encontraron un aumento de FC con interacción se reduce y puede provocar una
la inclusión de porteros en SSG 4 vs 4, disminución de la FC.
pudiendo ser debido al incremento de la
motivación cuando los porteros estaban
presentes.

32
En otro trabajo, Costa et al. (2010), mayor costo metabólico durante los
utilizaron SSG 3 vs 3 con porteros, en un partidos reales.
campo de 36x27 m con dos tamaños de
portería distintos: 6x2 m y 3x2 m. En el En el estudio anteriormente citado de
estudio participan 16 jugadores (categoría Gaudino et al. (2014) con 26 jugadores de
sub-13) y llegaron a la conclusión de que se fútbol (26±5 años), los autores compararon
producen diferentes acciones técnico- la intensidad de los siguientes formatos de
tácticas en función del tamaño de la SSG (5vs5, 7vs7 y 10vs10) con porterías
portería. De esta manera observaron más reglamentarias y porteros y con el objetivo
acciones ofensivas fundamentalmente de mantener la posesión de balón y llegan a
orientadas a mantener la posesión de balón, la conclusión que la intensidad de los
un incremento del principio táctico de mismos (distancia total recorrida, número
penetración y un menor porcentaje de tiros de aceleraciones, distancia a máxima
a puerta ante porterías pequeñas. velocidad y velocidad máxima absoluta)
aumenta al introducir las porterías y con
En otro trabajo, Casamichana y porteros.
Castellano (2013) comparan el número de
aceleraciones de distintos rangos de Vemos como en la actualidad, la
intensidad entre los SSG y un partido real influencia de la presencia o no de porteros
de fútbol. En el estudio participan 27 sobre la intensidad en los SSG no queda
jugadores masculinos (22.8 ± 4.4 años) y clara. Pueden influir en el mantenimiento
utilizan tres formatos de SSG (3 vs 3, 4 vs 4 de la estructura del equipo, incrementando
y 5 vs 5) sin porterías, con porterías la comunicación entre los jugadores, lo cual
reglamentarias y porteros y con porterías puede influir en el tiempo de movimiento,
pequeñas sin porteros. El número de las acciones técnico-tácticas y la
aceleraciones fue mayor en los SSG lo cual, implicación física y fisiológica, sin
según los autores podría estar relacionado embargo, son necesarios más estudios al
con una mayor fatiga neuromuscular y un respecto (Hill-Haas et al. 2011).

33
Tabla 5. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de los porteros
Autores Año Modificación Conclusión principal
Gaudino et al. 2014 5 vs 5, 7 vs 7 y 10 vs 10: Con porterías Mayor intensidad con porteros
reglamentarias y porteros.
Objetivo mantener posesión.
Castellano y 2013 3 vs 3, 4 vs 4 y 5 vs 5: Sin porterías. El número de aceleraciones es
Casamichana Con porterías reglamentarias y mayor en los SSG que en el
porteros. Con porterías pequeñas sin juego real
porteros.
Dellal et al. 2012 4 vs 4 30x20 m Incremento de % FC máx. con
Sin portero, 1 y 2 toques de balón porteros
Porteros y reglas estandarizadas
Casamichana, 2011 4 vs 4 25x32 m. Disminución de FC media y
Castellano, Sin porterías, con porterías pequeñas y máx. con porteros
González-Morán et con porterías y portero
al.
Costa et al. 2010 3 vs 3 36x27 m. Distintas acciones técnicas
Portería 6x2 m ante porterías de distinto
Portería 3x2 m tamaño.
Dellal et al. 2008 8 vs 8 60x45 m. Incremento de FC con porteros
Sin portero y con portero
Mallo y Navarro 2008 3 vs 3 33x20 m. Disminución del tiempo a
Mantener posesión de balón. mayor velocidad y % de FC
Dos jugadores exteriores. máx. con porteros
Porteros y reglas estandarizadas.

Tiempos de juego y descanso manifiesto una mayor distancia recorrida a


alta velocidad y una menor percepción de
Mediante la alteración de los periodos esfuerzo en el trabajo intermitente, debido,
de juego y descanso (training regimen), posiblemente, a los tiempos de descanso
también se puede modificar la intensidad que permitían cierta recuperación.
del trabajo realizado. La mayoría de los Paradójicamente, hubo también un trabajo a
estudios muestran una gran variabilidad en mayor porcentaje de FC máxima en los
relación al tiempo de duración de los ejercicios continuos. Según dichos autores,
juegos, número de series de trabajo e esto puede ser debido a que los intervalos
intervalos de descanso, lo que se dificulta el de descanso permitían iniciar el ejercicio
análisis y establecimiento de conclusiones. siguiente con menor frecuencia cardiaca.
Por ejemplo, Hill-Haas, Rowsell, et al.
(2009) realizaron un estudio con 16 En otro estudio, Dellal, Drust y Lago-
jugadores de fútbol (16.2 ± 0.2 años), en Penas (2012) utilizaron SSG (2 vs 2, 3 vs 3
tres formatos de juego (2 vs 2, 4 vs 4 y 6 vs y 4 vs 4) con 20 jugadores internacionales
6), en el que se comparó un trabajo de fútbol (27 ± 2 años) y distintos periodos
fraccionado (4 series de 6 minutos de juego de trabajo (dos, tres y cuatro minutos
con 1,5 minutos de descanso pasivo repetidos 4 veces cada uno). Los autores
planificado) con otro continuo (24 encontraron una disminución de las
minutos). Dicha investigación puso de actividades de alta intensidad, un

34
incremento del estrés fisiológico y una Casamichana, Castellano y Dellal
variación de las acciones técnicas a medida (2013) estudiaron la frecuencia cardiaca
que se iban sucediendo los distintos durante el mismo formato 5 vs 5 de SSG en
periodos de trabajo. En esta misma línea, fútbol en tres regímenes de entrenamiento
Kelly y Drust (2009) (con 8 jugadores distintos: un trabajo continuo de 16 minutos
profesionales de fútbol, edad 18 ± 1 años) y dos trabajos interválicos (4 series de 4
emplearon un régimen de entrenamiento minutos y 2 series de 8 minutos).
interválico (4 series de 4 minutos, con 2 Participaron 10 jugadores masculinos (21,3
minutos de recuperación en SSG 5 vs 5) y ± 3.4 años) y se observó una mayor
señalaron una disminución de la intensidad distancia cubierta a mayor velocidad en los
y de las acciones técnicas a medida que formatos interválicos, lo cual indica, según
avanzaba el juego, como consecuencia de la los autores, que el trabajo continuo produce
fatiga. una mayor carga física que el formato
intermitente.
Por su parte, Duarte et al., (2009) en
un trabajo con 8 jugadores de fútbol sala Todos estos resultados ponen de
(25.9 ± 4.5 años), utilizaron formatos 2 vs 2 manifiesto que los requerimientos físicos,
y 3 vs 3 de 4 minutos de duración, así como fisiológicos, técnicos y tácticos varían en
4 vs 4 durante 10 minutos, y observaron un función del régimen de entrenamiento. Por
incremento de la intensidad y de las lo tanto, los tiempos de juego y descanso
acciones técnico-tácticas individuales deben planificarse adecuadamente para
cuando el tiempo de ejercicio disminuía. conseguir adaptarlos a los objetivos
Por otro lado, Fanchini et al. (2011) en un pretendidos. Tanto el trabajo fraccionado
trabajo con 19 jugadores de fútbol (24 ± 4 como el continuo en los SSG producen
años) en el que compararon SSG 3 vs 3 con efectos beneficiosos, ya que reproducen las
distinto tiempo de trabajo (tres series de 2, demandas fisiológicas, técnicas y tácticas
4 y 6 minutos de duración con dos minutos del juego real. El trabajo intermitente es
de recuperación), determinaron que el percibido por los jugadores como más
aumento de la duración producía una sencillo, lo cual puede conllevar una mayor
disminución de la intensidad aunque no implicación de los jugadores, al mismo
influía en las acciones técnicas. tiempo que los periodos de descanso
favorecen la recuperación y el aumento de
las respuestas técnicas y la toma de
decisiones (Hill-Haas et al. 2011).

35
Tabla 6. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones del régimen de entrenamiento
Autores Año Modificación Conclusión principal
Casamichana, 2013 5 vs 5 Incremento distancia cubierta a
Castellano y 16’ mayor velocidad en los formatos
Dellal 4 series de 4’ interválicos
2 series de 8’
Dellal et al. 2012 2 vs 2 20x15 m Incremento FC, PSE y nº de
3 vs 3 25x18 m balones perdidos. Disminución de
4 vs 4 30x20 m la distancia cubierta al aumentar
4 series de 2’ el nº de series
4 series de 3’
4 series de 4’
Fanchini et al. 2011 3 vs 3 37x31 m Menor % de la FC máx. al
3 series de 2’ (4’ recuperación) aumentar el tiempo de trabajo
3 series de 3’(4’ recuperación)
3 series de 6’ (4’ recuperación)
Duarte et al. 2009 2 vs 2 3 vs 3 20x20 m Mayor nº de regates y contactos
1 serie de 4’ con balón. Mayor tiempo en zona
4 vs 4 20x20 m de alta intensidad (% FC máx.) al
1 serie de 10’ disminuir tiempo de juego
Hill-Hass, 2009 2 vs 2 28 x 21 m Mayor distancia cubierta y nº de
Rowsell et al. 4 vs 4 40 x 30 m sprint en el trabajo interválico.
6 vs 6 49 x 37 m Mayor FC y concentración de
4 series de 6’ (1.5’descanso) lactato en trabajo continuo
1 serie de 24’
Kelly y Drust 2009 5 vs 5 30x20 40x30 50x40m Disminución de la FC al
4 series de 4’ (2’ recuperación) aumentar los periodos de trabajo

Entrenador de manifiesto que la motivación verbal del


entrenador producía un aumento de la
Otro de los factores que influye en la percepción subjetiva del esfuerzo y la FC.
intensidad durante la práctica de SSG es la Gracia, García, Cañadas e Ibañez en un
presencia activa del entrenador (Coach estudio con 19 jugadores de baloncesto
encouragement). En el estudio de (14,5±1,5) en el que utilizan SSG (3 vs 3 y
Rampinini et al. (2006) con SSG 3 vs 3, 4 4 vs 4 en terreno 14x15 m.) llegan a la
vs 4, 5 vs 5 y 6 vs 6 en tres tamaños de conclusión de que hay un mayor nivel de
terreno de juego diferentes (pequeño, FC con feedback del entrenador.
mediano y grande), con 20 jugadores de
fútbol (24.5 ± 4.1 años), en el que se Estos estudios avalan el papel del
modificó la presencia o no del entrenador, entrenador durante los SSG especialmente
se determinó que la presencia de éste cuando se pretende conseguir altas
aumenta la intensidad durante el juego. intensidades durante los mismos. Podemos
concluir, que la presencia de entrenador,
Sampaio et al., (2007), tras utilizar dos con una actitud positiva y de corrección
formatos SSG (2 vs 2 y 3 vs 3) con ocho continua a sus jugadores favorece la
jugadores de fútbol (15±0 años), pusieron motivación, la adherencia a la práctica y el
incremento de la intensidad en los SSG.

36
Tabla 7. Resumen de los trabajos sobre SSG y modificaciones de la presencia del entrenador
Autores Año Modificación Conclusión principal
Gracia et al. 2014 3 vs 3 4 vs 4 Incremento de FC y esfuerzo con
Con y sin feedback del feedback
entrenador
Sampaio et al. 2007 2 vs 2 3 vs 3 Incremento de FC y PSE con entrenador
Con y sin motivación verbal
del entrenador
Rampinini et al. 2006 3 vs 3 4 vs 4 5 vs 5 6 vs 6 Incremento de % FC máx.,
Con y sin motivación del concentración de lactato y PSE con
entrenador entrenador

Percepción Subjetiva del Esfuerzo la optimización del rendimiento y adecuarlo


(PSE) durante los SSG a los objetivos (Casamichana y Castellano,
2014; Guijarro et al., 2009).
El esfuerzo percibido surgió con las
Según Borg aunque la capacidad de
investigaciones de Borg (1962) acerca de la
trabajo físico es diferente entre los
percepción de la sensación de esfuerzo
individuos, la percepción subjetiva de
relacionado con el incremento de la
intensidad se encuentra dentro del mismo
actividad física. En su conceptualización,
rango, de manera que cuando se trabaja al
Borg tuvo en cuenta las emociones
máximo de capacidad se percibe el mismo
percibidas de los músculos periféricos, el
nivel de esfuerzo. Sin embargo, estudiar el
sistema pulmonar y cardiovascular y
esfuerzo percibido teniendo en cuenta sólo
variables psicológicas como la motivación
el aspecto fisiológico puede resultar
y la emoción, creando una escala para
insuficiente ya que la percepción de
medir el grado de esfuerzo percibido por el
esfuerzo puede estar influenciada por
sujeto cuando realiza ejercicio.
aspectos psicológicos, de motivación y
El esfuerzo percibido se relaciona con afecto (Beniscelli y Torregrosa 2010).
el incremento gradual de la carga física, su
Se puede decir que el esfuerzo
fiabilidad para determinar la intensidad del
percibido es un constructo
ejercicio y su relación con la frecuencia
multidimensional que debe contemplar las
cardiaca y el volumen máximo de oxígeno,
características individuales, las condiciones
ha sido puesto de manifiesto en diferentes
del entorno, la tarea, la intensidad y
investigaciones (Casamichana y Castellano,
duración de la misma y los factores
Blanco-Villaseñor y Usabiaga 2012;
emocionales, cognitivos, la concentración,
Guijarro, De la Vega y Del Valle 2009;
determinación y la fortaleza mental
Martínez, Casariego y Suárez, 2010). Por lo
(Martínez et al 2010). Desde el punto de
tanto, el esfuerzo percibido es un buen
vista psicológico el esfuerzo percibido
indicador de la carga de entrenamiento,
puede verse influenciado por el enfoque
permite reconocer al deportista que
atencional, la orientación al logro, el
responde peor a las cargas de trabajo,
compromiso, la autoeficacia y las
modificar el proceso de entrenamiento para
estrategias de afrontamiento. Desde el

37
punto emocional debemos considerar la En otro estudio, con 14 jugadores
influencia de la capacidad de concentración, semi-profesionales de fútbol (21.3 ± 2.3
la determinación y la fortaleza mental años), en el que utilizaron 3 formatos de
(Beniscelli y Torregrosa 2010). SSG (3 vs 3, 5 vs 5 y 7 vs 7), Casamichana,
Castellano, Blanco-Villaseñor et al. (2012)
La PSE surgió como modo de
llegaron a la conclusión de que la PSE se
cuantificación de la carga en deportes
incrementaba cuando el espacio no estaba
individuales pero su aplicación se ha
orientado y el número de jugadores era
extendido a los deportes colectivos, sobre
menor. En un trabajo de Hill-Haas, Dawson
todo por su facilidad de aplicación,
et al. (2009) con jugadores de fútbol (16.3 ±
reproducibilidad, simplicidad, versatilidad,
0.6 años), se estudiaron las respuestas
consistencia y validez (Casamichana,
fisiológicas, la PSE y el tiempo de
Castellano, Blanco-Villaseñor et al 2012).
movimiento en tres formatos de juego (2 vs
En estos deportes, el gasto energético que
2, 4 vs 4 y 6 vs 6). Los autores señalaron
refleja el esfuerzo físico se ve influenciado
que la PSE podía ser un buen indicador
por requisitos extra de energía consecuencia
global de la intensidad del ejercicio junto
de la lucha por la posesión de balón, los
con la frecuencia cardiaca y la
cambios de ritmo y de dirección y la
concentración de lactato en sangre.
variabilidad de desplazamientos y acciones
técnicas (Beniscelli y Torregrosa 2010), por
En otro trabajo de Hill-Haas, Rowsell
lo que la percepción subjetiva del esfuerzo
et al. (2009) con 16 jugadores de fútbol
es una técnica adecuada para determinar la
(16.2 ± 0.2 años), en tres formatos de juego
intensidad de la sesión de trabajo y
(2 vs 2, 4 vs 4 y 6 vs 6), se comparó un
cuantificar la carga en tareas específicas
trabajo fraccionado con otro continuo (24
intermitentes, como son los juegos en
minutos). Dicha investigación puso de
espacios reducidos (SSG) (Casamichana,
manifiesto una menor percepción de
Castellano, Blanco-Villaseñor et al 2012).
esfuerzo en el trabajo intermitente, debido,
En esta línea, Coutts, Rampinini, posiblemente, a los tiempos de descanso
Marcora, Castagna e Impellizzeri (2009), en que permitían cierta recuperación. Por el
un trabajo con 20 jugadores de fútbol en el contrario, Montoya et al. (2010) señalaron
que realizaron 4 formatos de SSG (3 vs 3, 4 que los valores de PSE aumentaban en los
vs 4, 5 vs 5 y 6 vs 6), demostraron que esfuerzos realizados de forma intermitente
existía una correlación entre FC, y que la percepción subjetiva de la
concentración de lactato y PSE, siendo ésta recuperación se relaciona de forma inversa
un indicador eficaz de la intensidad del con el tamaño del espacio. Abrantes et al.
ejercicio durante los SSG. También, Little y (2012) en un trabajo con 16 jugadores de
Williams (2007) pusieron de manifiesto que fútbol (15.75 ± 0.45 años), analizaron la
la PSE era un buen indicador de la PSE en dos formatos de SSG (3 vs 3 y 4 vs
intensidad del ejercicio junto con la FC, en 4) y señalaron que el juego 3 vs 3 generaba
su estudio con 28 jugadores de fútbol, (24 una mayor intensidad de trabajo con
años) utilizando formatos de 2 vs 2 hasta 8 mayores tasas de FC, PSE y acciones
vs 8. técnicas.

38
Una investigación de Dellal, Hill-Haas, formato 2 vs 2 como 3 vs 3. Un incremento
Lago-Penas y Chamari (2011) en la que se de la PSE en el formato 2 vs 2 cuando
compararon las respuestas fisiológicas de existía motivación por parte del entrenador
20 jugadores de fútbol profesionales y 20 y en el juego regular. Y, por el contrario, un
jugadores aficionados (27.4 ± 1.5 años), en incremento de la PSE en el formato 3 vs 3
formatos 2 vs 2, 3 vs 3 y 4 vs 4, puso de con dos toques de balón y con defensa
manifiesto que la PSE era mayor en los individual.
jugadores aficionados. Otro trabajo de Hill-
Hass et al. (2008) con 16 jugadores (15.6 - Por su parte, Köklü, Ersöz,
17.9 años de edad) en el que utilizaron SSG Alemdaroğlu, Aşçı y Özkan (2012)
2 vs 2, 4 vs 4 y 6 vs 6, en régimen de analizaron la influencia de la formación de
entrenamiento continuo e interválico, los equipos en la intensidad de SSG 4 vs 4
señaló que existía poca variabilidad en la con 32 jugadores de fútbol (16.2 ± 0.7
PSE en todos los formatos de años). Para ello, constituyeron los equipos a
entrenamiento. partir de los siguientes criterios: de forma
aleatoria; teniendo en cuenta el consumo
Sampaio et al. (2007), emplearon dos
máximo de oxígeno, en función de sus
formatos SSG (2 vs 2 y 3 vs 3) con ocho
habilidades técnicas y, por último,
jugadores de fútbol (15 ± 0 años). En cada
considerando conjuntamente el consumo de
uno de los formatos realizaron las
oxígeno y las habilidades técnicas.
siguientes modificaciones: juego regular,
Determinaron que la percepción subjetiva
defensa individual, dos toques de balón por
del esfuerzo era mayor cuando los equipos
jugador y motivación verbal del entrenador.
se seleccionan, simultáneamente, de
Los resultados pusieron de manifiesto un
acuerdo con el consumo de oxígeno y las
incremento de la PSE con defensa
habilidades de los jugadores.
individual y dos toques de balón tanto en el

39
Tabla 8. Resumen de los trabajos sobre SSG y PSE
Autores Año Modificación Conclusión principal
Abrantes et al. 2012 3 vs 3 Incremento PSE con menor nº de
4 vs 4 jugadores
Casamichana, 2012 3 vs 3 43x30 m Incremento de PSE con menor nº
Castellano, Blanco- 5 vs 5 55x38 m jugadores
Villaseñor et al. 7 vs 7 64x46 m

Koklu et al. 2012 4 vs 4 Mayor PSE cuando el consumo de


36x24 m oxigeno y las habilidades de los
jugadores son similares
Dellal et al. 2011 2 vs 2 20x15 m Incremento PSE en jugadores aficionados
3 vs 3 25x18 m
4 vs 4 40x30 m
Montoya et al. 2010 15x15 20x20 30x30 m Mayor PSE en terreno 20x20m.
(3 vs 3)
Coutts et al. 2009 3 vs 3 Existe relación entre FC, concentración
4 vs 4 de lactato y PSE
5 vs 5
6 vs 6
Hill-Hass, Dawson 2009 2 vs 2 28 x 21 m Incremento de PSE al disminuir nº de
et al. 4 vs 4 40 x 30 m jugadores
6 vs 6 49 x 37 m

Hill-Hass, Rowsell 2009 2 vs 2 28 x 21 m Mayor PSE en trabajo continuo


et al. 4 vs 4 40 x 30 m
6 vs 6 49 x 37 m
4 series de 6’
(1.5’descanso)
1 serie de 24’
Hill-Hass et al. 2008 2 vs 2 28 x 21 m No diferencia significativa
4 vs 4 40 x 30 m
6 vs 6 49 x 37 m
Little y Williams 2007 2 vs 2 30x20 m Incremento de FC y PSE al disminuir el
3 vs 3 43x25 m número de jugadores
4 vs 4 40x30 m
5 vs 5 45x30 m
6 vs 6 50x30 m
8 vs 8 70x45 m
Sampaio et al. 2007 2 vs 2 3 vs 3 Incremento de PSE al disminuir nº
30x20 m. jugadores

40
Conclusiones número de decisiones tomadas, la eficacia
de las mismas, el tipo de acción técnico-
Como se ha podido observar en los táctica realizada, etc. Por otro lado también
diferentes estudios analizados, se puede se consideran necesarias futuras
considerar que: investigaciones que establezcan relaciones
entre la intensidad del juego, la toma de
1. La alteración de los elementos decisión individual y la eficacia colectiva
estructurales de los SSG producen del equipo.
efectos sobre aspectos fisiológicos,
acciones técnico-tácticas o percepción Referencias
subjetiva del esfuerzo.
1. Abrantes, C., Nunes, M., Macas, V.,
2. Los SSG son una buena herramienta Leite, N., & Sampaio, J. (2012). Effects
para organizar programas de actividad of the number of players and game type
física dada su estabilidad en diferentes constraints on heart rate, rating of
situaciones y grupos. perceived exertion and technical actions
of small-sided soccer games. Journal of
3. Se están utilizando como alternativa a Strength and Conditioning Research,
los ejercicios tradicionales de 26(4), 976-981.
entrenamiento dado que permiten el
desarrollo de diferentes aspectos 2. Aceña, a. (2014). Juegos en espacio
simultáneamente. reducido: efectos de la modificación de
aspectos estructurales e influencia en
4. Su versatilidad puede permitir su uso parámetros técnico táctico-
en ámbitos diferentes al deportivo, condicionales. Futbolpf: Revista de
dado que se puede adaptar a las Preparación física en el Futbol, (8), 31-
características de los participantes y a 41.
los objetivos perseguidos.
3. Almeida, C., Ferreira, A., &
Volossovitch, A. (2013). Offensive
Futuras investigaciones sequences in youth soccer: effects of
experience and small sided games.
Aunque la línea de investigación de los Journal of Human Kinetics, 36(1), 97-
SSG ha sido ampliamente estudiada, 106.
poniéndose de manifiesto que la
modificación de su estructura incide en los 4. Almeida, C., Ferreira, A., &
efectos que producen, más trabajos son Volossovitch, A. (2012). Manipulating
necesarios para llegar a comprender la task constraints in small-sided soccer
influencia que tiene la manipulación de games: performance analysis and
estos juegos. Por ejemplo, se aprecia un practical implications. The Open Sports
menor número de evidencias que indiquen Sciences Journal, 5, 174-180.
el impacto de estas modificaciones sobre el

41
5. Arias, J., Argudo, F., & Alonso, J. Conditioning Research, 26(5), 1353–
(2009). Efecto de dos modelos de la 1360.
línea de tres puntos sobre variables
relacionadas con la acción de juego en 11. Buchheit, M., Laursen, P.B., Kuhnle, J.,
minibasket femenino. Nuevas Ruch, D., Renaud, C., & Ahmaidi, S.
Tendencias en Educación Física, (2009). Game-based training in young
Deporte y Recreación, 16, 111-114. elite handball players. International
Journal of Sports Medicine, 30(4), 251-
6. Arnett, M., & Lutz, R. (2003). 258.
Measurement of Moderate to Vigorous
Physical Activity of Middle School 12. Buchheit, M., Lepetre, P., Behaegel, A.,
Girls, Using TriTrac Activity Monitors Millet, G., Cuvelier, G., & Ahmaidi, S.,
During Small-Sided, Game-Based (2009). Cardiorespiratory responses
Lessons. Measurement in Physical during running and sport-specific
Education and Exercise Science, 7(3), exercises in handball players. Journal
149-159. of Science and Medicine in Sport,
12(3), 399-405.
7. Beniscelli, V., & Torregrosa, M.
(2010). Componentes del esfuerzo
13. Casamichana, D. & Castellano, J.
percibido en fútbol de iniciación.
(2014). Utilidad de la escala de
Cuadernos de Psicología del Deporte,
percepción subjetiva del esfuerzo para
10(1), 7-21.
cuantificar la carga de entrenamiento en
fútbol. Futbolpf: Revista de
8. Blomqvist, M., Vänttinen, T., &
Preparación física en el Futbol, (8), 53-
Luhtanen, P. (2005). Assessment of
70.
secondary school students’ decision-
making and game-play ability in soccer.
Physical Education and Sport 14. Casamichana, D., & Castellano, J.
Pedagogy, 10(2), 107–119. (2013). Differences in the numbers of
accelerations between small sided
9. Bondarev D.V. (2011). Factors games and friendly matches in soccer.
influencing cardiovascular responses Journal of Sports Science and
during small-sided soccer games Medicine, 12,209-210.
performed with recreational purposes.
Физическое воспитание студентов
15. Casamichana, D., Castellano, J., &
№ 2, 115-118.
Dellal, A. (2013). Influence of different
training regimes on physical and
10. Brandes, M., & Heitmann, A. (2012).
physiological demands during small
Physical responses of different small-
sided soccer games: continuous vs
sided game formats in elite youth
intermittent format. Journal of Strength
soccer players. Journal of Strength and
and Conditioning Research, 27(3), 690-
697.

42
16. Casamichana, D., Castellano, J., espacios individuales de interacción y
Blanco-Villaseñor, A., & Usabiaga, O. los efectos en las conductas motrices de
(2012) Estudio de la percepción los jugadores. Aplicaciones al
subjetiva del esfuerzo en tareas de entrenamiento en fútbol. Motricidad.
entrenamiento en fútbol a través de la European Journal of Human
teoría de la generalizabilidad. Revista Movement, 23(0), 143-167.
de Psicología del Deporte, 21(1), 35-
40.
22. Casamichana, D., Castellano, J., &
Hernández-Mendo, A. (2014). La
17. Casamichana, D., & Castellano, J.
Teoría de la Generalizabilidad aplicada
(2010). Time-motion, heart rate,
al estudio del perfil físico durante
perceptual and motor behaviour
juegos reducidos con diferente
demands in small-sides soccer games:
orientación del espacio en
Effects of pitch size. Journal of Sports
fútbol.[Generalizability theory applied
Sciences, 28(14), 1615-1623.
to the study of physical profile during
different small-sided games with
18. Casamichana, D., Castellano, J., &
different orientation of the field in
Castagna, C. (2012). Comparing the
soccer]. RICYDE. Revista Internacional
physical demands of friendly matches
de Ciencias del Deporte, 10(37), 194-
and small-sided games in
205.
semiprofessional soccer players.
Journal of Strength and Conditioning
Research, 326(3), 837–843. 23. Casamichana, D., San Román-
Quintana, J., Calleja-González, J., &
19. Casamichana, D., Castellano, J., Castellano, J. (2013). Utilización de la
González-Morán, A., García-Cueto, H. limitación de contactos en el
& García-López, J. (2011). Demanda entrenamiento en fútbol: ¿afecta a las
fisiológica en juegos reducidos de demandas físicas y fisiológicas?
fútbol con diferente orientación del RICYDE. Rev. int. cienc. deporte.
espacio. International Journal of Sport 33(9), 208-221.
Science, 7(23), 141-154.

24. Casamichana, D., Suarez-Arrones, L.,


20. Casamichana, D., Castellano, J., &
Castellano, J., & Román-Quintana, J. S.
Blanco-Villaseñor, A. (2011). Estudio
(2014). Effect of Number of Touches
de la percepción subjetiva del esfuerzo
and Exercise Duration on the
en tareas de entrenamiento en fútbol a
Kinematic Profile and Heart Rate
través de la teoría de la generalidad.
Response During Small-Sided Games
Revista de Psicología del Deporte,
in Soccer. Journal of human
20(1), 1-7.
kinetics, 41(1), 113-123.

21. Casamichana, D., & Castellano, J.


25. Castagna, C., Belardinelli, R.,
(2009). Análisis de los diferentes
Impellizzeri, F., Abt, G., Coutts, A., &

43
D’Octavio, S. (2007). Cardiovascular Journal of Sports Science and
responses during recreational 5x5 Medicine, 12(1), 79-84.
indoor-soccer. Journal of Science and
Medicine in Sport, 10(2), 89-95. 31. Da Silva, C., Impellizzeri, F., Natali,
A., De Lima, J., Bara-Filho, M., Silami-
26. Castagna, C., Impellizzeri, F., García, E., & Marins, J. (2011).
Chaouachi, A., Abdelkrim, N., & Exercise intensity and technical
Manzi, V. (2011). Physiological demands of small-sided games in
responses to ball-drills in regional level young brazilian soccer players: effect of
male basketball players. Journal of number of players, maturation, and
Sports Sciences, 29(12), 1329-1336. reliability. Journal of Strength and
Conditioning Research, 25(10), 2746–
2751.
27. Clemente, F. M., Martins, F. M. L., &
Mendes, R. S. (2014). Developing
32. Davies, M., Young, W., Farrow, D., &
Aerobic and Anaerobic Fitness Using
Bahnert, A. (2013). Comparison of
Small-Sided Soccer Games:
Agility Demands of Small-Sided
Methodological Proposals. Strength &
Games in Elite Australian Football.
Conditioning Journal, 36(3), 76-87.
International Journal of Sports
Physiology and Performance, 8,139-
28. Corvino, M., Tessitore, A., Minganti, 147
C., & Sibila, M. (2014). Effect of court
dimensions on players’ external and 33. Dellal, A., Chamari, K., Pintus, A.,
internal load during small-sided Girard, O., Cotte, T., & Keller, D.
handball games. Journal of Sports (2008). Heart rate responses during
Science & Medicine, 13(2), 297. small-sided games and short
intermittent running training. Journal of
29. Costa, I., Garganta, J., Greco, P., Strength and Conditioning Research,
Mesquita, I., Silva, B., Müller, E., 22(5), 1449-1457.
Castelao, D., Rebelo, A., & Seabra, A.
(2010). Analysis of tactical behaviours 34. Dellal, A., Logo-Penas, C., Wong,
in small-sided soccer games: D.P., & Chamari, K. (2011). Effect of
comparative study between goalposts of the number of ball contacts within
society soccer and futsal. The Open bouts of 4 vs 4 small sided soccer
Sports Sciences Journal, 3, 10-12. games. International of Sports
Physiology and Performance, 6(3),
30. Coutts, A.J., Rampinini, E., Marcora, 322-333.
S.M., Castagna, C., & Impellizzeri,
F.M. (2009). Heart rate and blood 35. Dellal, A., Chamari, K., Owen, A.,
lactate correlates of perceived exertion Wong, P., Lago-Penas, C., & Hill-Haas,
during small-sided soccer games. The S. (2011). Influence of technical
instructions on the physiological and

44
physical demands of small-sided soccer F. (2011). Effect of bout duration on
games. European Journal of Sport exercise intensity and technical
Science, 11(5), 341-346. performance of small-sided games in
soccer. Journal of Strength and
36. Dellal, A., Hill-Haas, S., Lago-Penas, Conditioning Research, 25(2), 453–
C., & Chamari, K. (2011). Small-sided 458.
games in soccer: amateur vs.
professional players’ physiological 42. Foster, C., Twist, C., Lamb, K., &
responses, physical, and technical Nicholas, C. (2010). Heart rate
activities. Journal of Strength and responses to small-sided games among
Conditioning Research, 25(9), 2371– elite junior rugby league player.
2381. Journal of Strength and Conditioning
Research, 24(4), 906-911.
37. Dellal, A., Owen, D.P., Wong, P.,
Krustrup, M., Exsel, V., & Mallo, J. 43. Fradua, Zubillaga, Caro, Fernández-
(2012). Technical and physical García, Ruíz-Ruíz y Tenga. (2013).
demands of small vs. large sided games Designing small-sided games for
in relation to playing position in elite training tactical aspects in soccer:
soccer. Human Movement Science, Extrapolating pitch sizes from fullsize
31(4), 957-969. professional matches. Journal of Sports
Sciences, 31(6), 573-581.
38. Dellal, A., Drust, B., & Lago-Penas, C.
(2012). Variation of Activity Demands 44. Frencken, W., Van DerPlaats J.,
in Small-Sided Soccer Games. Visscher, C., & Lemmink, K. (2013).
International Journal Sports Medicine, Size matters: pitch dimensions
33(5), 370-375. constrain interactive team behaviour in
soccer. Journal of Systems Science and
39. Diego, L. (2010). Hacia una educación Complexity, 26(1), 85-93.
física generadora de hábitos saludables.
Revista electrónica de Ciencias 45. Gabbett, T., & Mulvey, M. (2008).
Aplicadas al Deporte, 3(10), 1-10. Time-motion analysis of small-sided
training games and competition in elite
40. Duarte, R., Batalha, N., Folgado, H., & women soccer players. Journal of
Sampaio, J. (2009). Effects of exercise Strength and Conditioning Research,
duration and number of players in heart 22(2), 543–552.
rate responses and technical skills
during futsal small-sided games. The 46. Gabbett, T., Jenkins, D. & Abernethy,
Open Sports Sciences Journal, 3(2), 13- B. (2009). Game-Based Training for
15. Improving Skill and Physical Fitness in
Team Sport Athletes. International
41. Fanchini, M., Azzalin, A., Castagna, C., Journal of Sports Science & Coaching
Schena, F., Mccall, A., & Impellizzeri, 4(2), 273-283.

45
47. Gabbett, T., Jenkins, D., & Abernethy, juego modificadas en baloncesto de
B. (2012). Influence of wrestling on the formación. E-Balonmano. com: Revista
physiological and skill demands of de Ciencias del Deporte, 10(1), 23-30.
small-sided games. Journal of Strength
and Conditioning Research, 26(1), 53. Guijarro, E., De la Vega, R., & Del
113–120. Valle, S. (2009). Ciclo menstrual,
rendimiento y percepción del esfuerzo
48. Gabbett, T., Abernethy, B., & Jenkins, en jugadoras de fútbol de élite. Revista
D. (2012). Influence of field size on the Internacional de Medicina y Ciencias
physiological and skill demands of de la Actividad Física y el Deporte,
small-sided games in junior and senior 9(34), 96-104.
rugby league players. Journal of
Strength and Conditioning Research,
54. Halouani, J., Chtourou, H., Dellal, A.,
26(2), 487–491.
Chaouachi, A., & Chamari, K. (2014).
Physiological responses according to
49. Gaudino, P., Alberti, G. & Iaia, M.
rules changes during 3 vs. 3 small-sided
(2014). Estimated metabolic and
games in youth soccer players: stop-
mechanical demands during different
ball vs. small-goals rules. Journal of
small-sided games in elite soccer
Sports Sciences, (ahead-of-print), 1-6.
players. Human Movement Science, 36,
123-133.
55. Halouani, J., Chtourou, H., Gabbett, T.,
50. González, C., Cecchini, J. A., Chaouachi, A., Chamari, K., &
Fernández-Rio, J., & Méndez, A. Gabbett, T. J. (2014). Small-sided
(2007). Posibilidades del modelo games in team sports training: Brief
comprensivo y del aprendizaje review. Journal of strength and
cooperativo para la enseñanza deportiva conditioning research/National
en el contexto educativo. Aula Abierta, Strength & Conditioning Association.
36(1, 2), 27-38.
56. Hill-Haas, S. V., Rowsell, G. J.,
Dawson, B. T., & Coutts, A. J. (2009).
51. Gonzalo-Skok, O., Arjol-Serrano, J.L.
Acute physiological responses and
& Suárez-Arrones, L. (2014). Impact of
time-motion characteristics of two
a warm-up and different small sided
small-sided training regimes in youth
games drills on jump performance in
soccer players. Journal of Strength and
elite young basketball players. Journal
Conditioning, 23(1), 111-115.
of Sport and Health Research, 6(1), 87-
98.
57. Hill-Hass, S. V., Rowsell, G., Coutts,
A., & Dawson, D. (2008). The
52. Gracia, F., Rubio, J. G., Cañadas, M., reproducibility of physiological
& Ibáñez, S. J. (2014). Diferencias en responses and performance profiles of
la frecuencia cardíaca en situaciones de youth soccer players in small-sided

46
games. International Journal of Sports 63. Hodgson, C., Akenhead, R., & Thomas,
Physiology and Performance, 3(3), K. (2014). Time-motion analysis of
393-396. acceleration demands of 4v4 small-
sided soccer games played on different
58. Hill-Haas, S. V., Coutts, A., Rowsell, pitch sizes. Human Movement
G., & Dawson, B. (2008). Variability of Science, 33, 25-32.
acute physiological responses and
performance profiles of youth soccer 64. Impellizzeri, F., Marcora, S., Castagna,
players in small-sided games. Journal C., Reilly, T. Sassi, A., Iaia, F., &
of Science and Medicine in Sport, Rampinini, E. (2006). Pysiological and
11(5), 487—490. performance effects of generic versus
specific aerobic training in soccer
59. Hill-Haas, S. V., Coutts, A., Rowsell, players. International Journal Sports
G., & Dawson, B. (2009). Generic Medicine, 27(6), 483-492.
versus small-sided game training in
soccer. International Journal Sports 65. Jeffreys, I. (2004). The use of small-
Medicine, 30(3), 636 – 642. sided games in the metabolic training of
high school soccer players. National
60. Hill-Haas, S. V., Dawson, B., Coutts, Strength and Conditioning Association,
A., & Rowsell, G., (2009). 26(5), 77-78.
Physiological responses and time–
motion characteristics of various small- 66. Jones, S., & Drust, B. (2007).
sided soccer games in youth players. Physiological and thecnical demands of
Journal of Sports Sciences, 27(1), 1–8. 4x4 and 8x8 games in elite Young
soccer players. Kinesiology 39(2), 150-
61. Hill-Haas, S. V, Dawson, B. T., 156.
Impellizzeri, F. M., & Coutts, A. J.
(2011). Physiology of Small-Sided 67. Katis, A., & Kellis, E. (2009). Effects
Games Training in Football A of Small sided games on physical
Systematic Review. Sports Medicine, conditioning and performance in young
41(3), 199-220. soccer players. Journal of Sports
Science and Medicine 8(3), 374-380.
62. Hill-Haas, S. V, Coutts, A. J., Dawson,
B. T., & Rowsell, G. J. (2010). Time- 68. Kelly, D., & Drust, B. (2009). The
motion characteristics and effect of pitch dimensions on heart rate
physiological responses of small sided responses and technical demands of
games in elite young players: the small-sided soccer games in elite
influence of players numbers and rules players. Journal of Science and
changes. Journal of Strength and Medicine in Sport 12(4), 475–479.
Conditioning Research, 24(8), 2149–
2156. 69. Kennett, D., Kempton, T., & Coutts, A.
(2012). Factors affecting exercise

47
intensity in rugby-specific small-sided and Conditioning Research, 20(2), 316-
games. Journal of Strength & 319.
Conditioning Research, 26(8), 2037–
2042. 75. Little, T., & Williams, A. (2007).
Measures of exercise intensity during
70. Klusemann, M., Pyne, D., Foster, C., & soccer training drills with professional
Drinkwater, E. (2012). Optimising soccer. Journal of Strength and
technical skills and physical loading Conditioning Research, 21(2), 367-371.
insmall-sided basketball games.
Journal of Sports Sciences, 30(14), 76. Mallo, J., & Navarro, E. (2008).
1463-1471. Physical load imposed on soccer
players during small-sided training
games. Journal of Sports Medicine and
71. Köklü, Y., Albayrak, M., Keysan, H.,
Physical Fitness, 48(2), 166-171.
Alemdaroghe, U., & Dellal, A. (2013).
Improvement of the physical
77. Martínez, J.A., Casariego, C., &
conditioning of young soccer players
Suárez, M. (2010). Comportamiento de
by playing small sided games on la autovaloración del estado físico
different pitch size special reference to después del suministro de cargas de
physiological responses. Kinesiology, entrenamiento. Revista Cubana de
45(1), 41-47. Medicina del Deporte, 5(2), 111-117.

72. Köklü, Y., Ersöz, G., Alemdaroğlu, U., 78. Monolopoulus, E., Kalapotharakos, V.,
Aşçı, A., & Özkan, A. (2012). Ziogas, G., Mitrotasios, M., Spaneas,
Physiological responses and time K., & Tokmakidis, S. (2012). Heart rate
motion characteristics of 4-a-side responses during small-sided soccer
small-sided game in young soccer games. Journal of Sport Medicine and
players: the influence of different team Doping Studies, 2(2), 1-4.
formation methods. Journal of Strength
and Conditioning Research, 26(11), 79. Montoya, D., De Paz, J. A., Fernández,
3118-23. R., Mercé, J., & Yagüe, J. M., (2010).
Variabilidad de la carga fisiológica en
73. Krustrup, P., Dvorak, J., Junge, A., & los pequeños juegos de fútbol en
Bangsbo, J. (2010). Executive función del espacio. Apunts. Educación
summary: The health and fitness Física y Deportes, 102(4), 70-77.
benefits of regular participation in
small-sided football games. 80. Navarro, M., Ruíz, J., Brito, E., &
Scandinavian Journal of Medicine and Navarro, R. (2010). Salud y actividad
Science in Sports, 20(1), 132-135. física. Efectos positivos y
contraindicaciones de la actividad física
74. Little, T., & Williams, A. (2006). en la salud y la calidad de vida.
Suitability of soccer training drills for Canarias Médica y Quirúrgica, 21(8),
endurance training. Journal of Strength 4-13.

48
81. Owen, A., Wong, P., Paul, D., & actividad, y un reproductor de
Dellal, A. (2014). Physical and implicación en los jugadores de elite y
technical comparisons between various recreativos juveniles. Scandinavian
sided games within professional soccer. journal of medicine & Science in
International Journal of Sports Sports , 24 (S1), 17-26.
Medicine, 35(4), 286-292.

87. Randers, M. B., Nielsen, J. J., Bangsbo,


82. Owen, A., Wong, P., Mckenna, M. &
J., & Krustrup, P. (2014). Physiological
Dellal, A. (2011). Heart rate responses
response and activity profile in
and technical comparison between
recreational small‐sided football: No
small- vs. large-sided games in elite
effect of the number of
professional soccer. Journal of Strength
players. Scandinavian journal of
and Conditioning Research, 25(8),
medicine & science in sports, 24(S1),
2104–2110.
130-137.

83. Piñar, M.I., Cárdenas, D., Alarcón, F.,


88. San Román-Quintana, J., Casamichana,
Escobar, R., & Torre, E. (2009).
D., Castellano, J., & Calleja-González,
Participation of minibasketball players
J. (2014). Comparativa del perfil físico
during small-sided competitions.
y fisiológico de los juegos reducidos vs.
Revista de Psicología del Deporte, 18,
Partidos de competición en fútbol.
suppl., 445-449.
Journal of Sport and Health
Research, 6(1), 19-28.
84. Radziminski, L., Rompa, P., Barnat,
W., Dargiewiez, R., & Fastrezebski, Z.
89. Romero, B., Paredes, V., Sancho, I., &
(2013). A comparison of the
Morencos, E. (2012). Demandas
physiological and technical effect of
cinemáticas y de frecuencia cardiaca de
high intensity running and small sided
los juegos de posesión 4x4 vs 7x7 en
games in young soccer players.
jugadores de fútbol profesionales.
International Journal of Sports Science
Revista de Preparación Física en
& Coaching, 8(3), 455-465.
Fútbol, 4(2), 42-50.

85. Rampinini, E., Impellizzeri, F.,


90. Sampaio, J., García, G., Maçãs, V.,
Castagna, C., Abt, G., Chamari, K.,
Ibáñez, S., Abrantes, C., & Caixinha, P.
Sassi, A., & Marcora, S. (2007).
(2007). Heart rate and perceptual
Factors influencing physiological
responses to 2x2 and 3x3 small-sided
responses to small-sided soccer games.
youth soccer games. Journal of Sports
Journal of Sports Sciences, 6, 659-666.
Science and Medicine, 6(10), 121-122.

86. Randers, MB, Andersen, tuberculosis, 91. Sampaio, J., Abrantes, C., & Leite, N.
Rasmussen, LS, Larsen, MN, y (2009). Power, heart rate and perceived
Krustrup, P. (2014). Efecto del formato exertion responses to 3x3 and 4x4
de juego en el ritmo cardíaco, perfil de basketball small sided games. Revista

49
de Psicología del Deporte, 18(3), 463- 97. Silva, B., Garganta, J., Santos, R., &
467. Teoldo, I. (2014). Comparing Tactical
Behaviour of Soccer Players in 3 vs. 3
92. Sampaio, J., & V. Maçãs, V. (2012). and 6 vs. 6 Small-Sided
Measuring tactical behaviour in Games. Journal of human
football. International Journal Sports kinetics, 41(1), 191-202.
Medicine, 33(5), 395-401.
98. Tessitore, A., Meeusen, R., Piacentini,
M.F., Demarie, S., & Capranica, L.
93. San Román-Quintana, J., Casamichana,
(2006). Physiological and technical
D., Castellano, J., Calleja-González, J.
aspects of “6-a-side” soccer drills.
(2014). Comparativa del perfil físico y
Journal of Sports Medicine and
fisiológico de los juegos reducidos vs
Physical Fitness, 46(1), 36-43.
partidos de competición en fútbol.
Journal of Sport and Health Research,
99. Toh, S., Guelfi, K., Wong, P., &
6(1), 19-28.
Fournier, P. (2011). Energy expenditure
and enjoyment of small-sided soccer
94. Sánchez-Sánchez, J., Yagüe, J. M.,
games in overweight boys. Human
Fernández, R. C., & Petisco, C. (2014).
Movement Science, 30(3), 636–647.
Efectos de un entrenamiento con juegos
reducidos sobre la técnica y la 100. Vickery, W., Dascombe, B.,
condición física de jóvenes Duffield, R., Kellett, A. & Portus, M.
futbolistas.[Effects of small-sided (2013). The influence of field size,
games training on technique and player number and rule changes on the
physical condition of young physiological responses and movement
footballers]. RICYDE. Revista demands of small-sided games for
Internacional de Ciencias del Deporte, cricket training. Journal of Sports
10(37), 221-234. Sciences, 31(6), 629-638.

95. Serra, J., García, L.M., & Sánchez- 101. Vickery, W., Dascombe, B.,
Mora, D. (2011). El juego modificado, Duffield, R., Kellett, A., & Portus, M.
recurso metodológico en el fútbol de (2013). Battlezone: An examination of
iniciación. Retos. Nuevas tendencias en the physiological responses, movement
Educación Física, Deporte y demands and reproducibility of small-
Recreación, 20, 37-42. sided cricket games. Journal of Sports
Sciences, 31 (1), 77-86.
96. Serra, J., González, S., & García, L.M.
(2011). Comparación del rendimiento 102. Vilar, L., Duarte, R., Silva, P.,
de juego de jugadores de fútbol de 8-9 Chow, J. Y., & Davids, K. (2014). The
años en dos juegos modificados 3 influence of pitch dimensions on
contra 3. Cuadernos de Psicología, performance during small-sided and
11(2), 77-91. conditioned soccer games. Journal of
sports sciences, (ahead-of-print), 1-9.

50
CAPÍTULO II

Actividad física y función ejecutiva

51
52
Actividad física y función ejecutiva
TRABAJO DE REVISIÓN

Resumen desde hace muchos años. Sin embargo, sólo


desde hace varias décadas se está
El interés por estudiar los beneficios efectuando una evaluación sistemática del
que la práctica física tiene sobre el fenómeno (Khan y Hillman, 2014;
funcionamiento cognitivo en el ser humano Colcombe et al., 2004; Hillman, Kamijo y
tiene una extensa trayectoria. Sin embargo, Scudder, 2011; Hillman, Kramer,
hasta hace varias décadas no se ha podido Belopolsky y Smith, 2006; Tomporowski,
constatar este fenómeno de manera Davis, Miller y Naglieri, 2008). La
científica. Su estudio, en la infancia y importancia otorgada a la actividad física
adolescencia, está despertando el interés de orientada a la salud y el bienestar, unido al
numerosas investigadores por el impacto crecimiento de programas de estudio desde
que puede tener en la salud y el desarrollo la psicología del deporte, han permitido
de las personas en estas fases de la vida. renovar los intentos por explicar y
Del conjunto de variables que están siendo demostrar la vinculación existente entre
objeto de estudio, la función ejecutiva está dichos factores (Tomporowski, 2006).
emergiendo de una forma muy importante. Además, las actuales técnicas de
Entre otras razones, su implicación en la neuroimagen están ofreciendo una ayuda
conducta y la adaptación al medio, juega un fundamental para resolver numerosos
papel esencial para que numerosos interrogantes que rodean a este fenómeno
investigadores hayan centrado su interés en (Khan y Hillman, 2014; Chaddock et al.,
ella. En este capítulo se profundiza en 2010; Hillman, Erickson y Kramer, 2008).
aquellos trabajos que han puesto de
manifiesto la relación entre actividad física Hasta hace pocos años, la mayor parte
y la función ejecutiva en niños y de las investigaciones realizadas se han
adolescentes. centrado en población adulta y de edad
avanzada, dadas las implicaciones
Palabras clave: Actividad Física, Función asociadas a la desaceleración del proceso de
Ejecutiva, Infancia, Adolescencia. envejecimiento y la repercusión que el
funcionamiento cognitivo tiene sobre la
calidad de sus vidas (Hillman, Belopolsky,
Snook, Kramer y McAuley, 2004; Carlson
et al., 2008). Sin embargo, la aparición de
Introducción
estudios sobre población infantil y
adolescente son cada vez más frecuentes, lo
La cognición, es un término general
que está ofreciendo datos que revelan la
que se refiere a un conjunto de procesos
capacidad de este tipo de actividades para
mentales que el ser humano es capaz de
incidir activamente sobre el desarrollo
llevar a cabo. Su relación con la práctica de
cognitivo (Mierau, Gerhard, Mierau y
actividad física ha sido objeto de interés
53
Strüder, 2014; Syväoja et al. 2014; Khan y mentalmente, ser flexible en las estrategias
Hillman, 2014; Best, 2010; Monti, Hillman para alcanzar una meta o inhibir estímulos
y Cohen, 2012; O’Leary, Pontifex, Scudder, irrelevantes (Banich, 2009; Shallice, 1994;
Brown y Hillman, 2011; Tomporowski et Soprano, 2003). En concreto, y aunque es
al., 2008; Tomporowski, Lambourne y objeto de debate, estas destrezas se podrían
Okumura, 2011). agrupar en aspectos como inhibición,
memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva
La naturaleza de los trabajos existentes (Diamond, 2006). Estas habilidades se
son de diversa índole, pudiéndose encontrar consideran fundamentales para el desarrollo
aquellos que observan efectos agudos tras y eficacia de la conducta, consiguiendo una
una única sesión de actividad física y adecuada adaptación al medio y tener un
aquellos que analizan los efectos tras un funcionamiento social adecuado (Del
programa estructurado de práctica física, y Missier, Mäntylä y Bruine de Bruin, 2010;
siendo el ejercicio aeróbico el que ha Diamond, 2013; Lezak, 2004; Richland y
demostrado ser más efectivo (Chaddock et Burchinal, 2013; Wenner, Bianchi,
al., 2010; Chaddock et al., 2011; Hillman et Figueredo, Rushton y Jacobs, 2013).
al., 2008; Hillman et al., 2004;
Kempermann et al., 2010; Tomporowski et En áreas como la actividad física, y en
al., 2008). concreto el deporte, inhibir estímulos
distractores, internos y externos, centrando
Verburgh, Königs, Scherder y la atención en los aspectos fundamentales y
OOsterlaan (2014), realizaron una revisión basar la conducta en la elección de la mejor
de estudios empíricos sobre la relación de la opción más que en un impulso son factores
actividad física y la función ejecutiva que se ponen en funcionamiento
(planificación, inhibición, memoria de continuamente cuando desarrollamos un
trabajo y flexibilidad cognitiva) en ejercicio físico-deportivo (García,
preadolescentes (6-12 años), adolescentes Rodríguez y Garzón, 2011; Hillman, Snook
(13-17 años y adultos jóvenes (18-35 años) y Jerome, 2003; Davidson, Amso,
y pusieron de manifiesto dicha relación Anderson y Diamond, 2006; Memmert,
positiva especialmente relevante en niños Simons, y Grimme, 2009).
adolescentes y preadolescentes.
El control del funcionamiento
ejecutivo está sustentado, en gran medida,
La función ejecutiva por los circuitos de la corteza prefrontal,
aunque en él participan otras estructuras
En el conjunto de variables cognitivas, como la corteza cingulada anterior, los
la función ejecutiva, en concreto, es un ganglios basales, el cerebelo o el núcleo
constructo que se emplea para aglutinar un talámico dorsomedial (Cadavid, 2008;
conjunto de capacidades que se utilizan Davis et al., 2011; Goldberg y Bougakov,
para organizar y planificar una tarea, 2005; Rodríguez, López, García y Rubio,
seleccionar adecuadamente los objetivos, 2011; Verdejo-García y Bechara, 2010).
iniciar un plan de acción y mantenerlo

54
Por lo tanto, la evolución de la función es específico del ámbito de las Ciencias de
ejecutiva está vinculada a la maduración de la Actividad Física y el Deporte, sino que es
la corteza prefrontal (Injoque-Ricle y una tónica general en el estudio de las
Burín, 2011) más desarrollada en el ser funciones ejecutivas que está señalando
humano que en otras especies, la cual desde hace algunos años (Blakemore y
sucede más lentamente que otras estructuras Choudhury, 2006).
del cerebro. De hecho, aunque este tipo de
habilidades hace aparición en edades Sin embargo, las funciones ejecutivas
tempranas de la vida, es en etapas más se desarrollan durante la infancia y
avanzadas cuando se expresan con más adolescencia en paralelo a los cambios
intensidad y consolidan (Cadavid, 2008; madurativos de la corteza prefrontal y sus
Manga y Ramos, 2011; O'Hare y Sowell, relaciones con el resto del cerebro. Es el
2008; Papazian, Alfonso y Luzondo, 2006). resultado de la interacción entre los
procesos de maduración y especialización
Debido a este fenómeno, no sólo la propios de la especie humana y la
infancia sino también la adolescencia transmisión cultural del entorno, es decir, es
pueden ser periodos sensibles para el el resultado de la influencia interactiva
desarrollo de estas capacidades (Martos y entre factores genéticos y ambientales
Paula, 2011). Por lo tanto, a la evolución (Cadavid, 2008). Por lo tanto, aunque se ha
natural de estas habilidades, el conjunto de incrementado el número de investigaciones
experiencias y estímulos vividos durante que han evaluado este fenómeno, es
ella pueden repercutir en sus diferentes necesario aumentar el cuerpo de
manifestaciones contribuyendo a su conocimiento en edades más avanzadas.
desarrollo (Díaz et al., 2012; Martínez y
Manoiloff, 2011; Parada et al., 2012). Es
decir, los factores biológicos-ambientales y Actividad física y funciones ejecutivas
socio-económicos interactúan con dichos
factores de desarrollo neural, influyendo y El impacto de la práctica física sobre el
moldeando las funciones ejecutivas (Arán rendimiento cognitivo, y en concreto sobre
2011). las funciones ejecutivas ha sido puesto de
manifiesto en diferentes estudios (Jacobson
Los componentes de la función y Matthaeus, 2014; Chaddock, Pontifex,
ejecutiva están presentes desde edades Hillman y Kramer, 2011). Esto puede
tempranas. Ya desde los primeros meses de proceder de las demandas cognitivas
vida comienzan a manifestarse inherentes al ejercicio, los cambios
comportamientos elementales de fisiológicos producidos en el cerebro y las
autorregulación (Bausela, 2010; Garon, implicaciones cognitivas existentes cuando
Bryson y Smith, 2008). En el conjunto de se realiza una tarea motora compleja.
estudios efectuados, se puede apreciar que Además, es importante determinar el tipo
existen mayores evidencias científicas en la de ejercicio físico, duración e intensidad,
infancia y pre-adolescencia que en así como las variables cognitivas que se van
adolescencia media y tardía. Este hecho, no a evaluar, dado que se puede estar

55
incurriendo en errores que interfieran en la En las últimas décadas, son diversos
correcta interpretación de los resultados los estudios que han intentado responder a
(Best, 2010; Castelli, Hillman, Buck y los efectos que tiene una sesión de actividad
Erwin, 2007; Tomporowski et al., 2008). física sobre la función ejecutiva.
Posiblemente, son más numerosos que los
Los deportes colectivos pueden ser una que han analizado los efectos de un
buena herramienta para la estimulación de programa estructurado. Es probable que el
la función ejecutiva en niños y adolescentes control de posibles contingencias durante
(Best, 2010). Además del impacto un periodo prolongado, así como el
fisiológico del ejercicio, este tipo de establecimiento de un diseño más accesible
actividades requieren resolver problemas haya decantado esta opción. Son varias las
motores y tácticos de forma continuada. revisiones que han indagado en ambos
Ratey (2008) considera que existe una fenómenos, tal y como se puede comprobar
mayor activación de nuestro cerebro cuando en los estudios de Best (2010), Hillman et
los juegos y ejercicios físicos contienen al. (2011) y Tomporowski et al. (2008).
numerosas situaciones que hay que
resolver, lo que se ajusta a este tipo de Además, actualmente, la neuroimagen
tareas. En concreto, los deportes colectivos está ofreciendo más datos sobre las
tienen implícitas tareas como colaborar con relaciones entre actividad física y función
un compañero, anticiparse a las acciones de cognitiva. Diversos estudios, que han
los oponentes, elaborar estrategias para abordado esta línea de trabajo, han sugerido
alcanzar el éxito en una jugada o ser capaz la relación positiva existente entre aspectos
de inhibir estímulos accesorios para de la función ejecutiva y el volumen de
centrarse en los importantes. estructuras subcorticales, como ciertas
regiones de los ganglios basales o el
Además, en una investigación hipocampo (Chaddock et al., 2010;
realizada por Cortis et al. (2011), con Erickson et al., 2011).
jugadores italianos de baloncesto categoría
cadete, ponen de manifiesto la importancia
de generar actividades que tengan que Efectos agudos de la actividad física
resolver rápidamente para aumentar el sobre la función ejecutiva en niños y
control sobre la atención y el rendimiento adolescentes
en la función ejecutiva.
Son diversos los estudios que analizan
Además, en este tipo de ejercicios los los efectos agudos de la actividad física
participantes están más involucrados en el sobre la función ejecutiva.
juego, más atentos a las demandas del
mismo y con un aumento en el número de Un trabajo realizado por
decisiones a tomar (Jones y Drust, 2007; Tomporowski, Davis, Lambourne,
Sampaio, Abrantes y Leite, 2009). Gregoski y Tkacz (2008) sobre una muestra
de 69 niños entre 7 y 11 años (9.2 ± 0.84),
pusieron de manifiesto el impacto agudo de

56
la actividad física sobre la función actividad física consistió en caminar
ejecutiva. El grupo experimental realizó durante 20 minutos, al 60% de la frecuencia
una tarea en tapiz rodante durante 15 cardíaca máxima (125.4 ± 1.0 ppm de
minutos, además de un calentamiento y una media). El instrumento de evaluación
vuelta a la calma de 4 minutos cada utilizado fue una tarea modificada de la
periodo. Se realizaron antes y después de prueba flanker task (Eriksen y Eriksen,
dicho periodo de trabajo un ejercicio 1974). Los participantes completaron dos
basado en una tarea propuesta con evaluaciones en días diferentes, con una
anterioridad por Cepeda, Cepeda y Kramer media de 10.6 días entre una y otra, en
(2000), en la que había resolver una serie de franjas horarias similares. Cada uno de los
ejercicios basados en memoria de trabajo e días, el grupo se dividió en dos, en función
inhibición. Los resultados indicaron que de la condición experimental, siendo
aquellos que realizaron actividad física contrabalanceados y obteniendo cada día
tuvieron un mejor rendimiento en estas una condición diferente. El grupo que no
pruebas. realizaba actividad física se quedaba
sentado durante 20 minutos. Los autores
Otro trabajo de Chang, Liu, Yu y Lee encontraron efectos positivos sobre el
(2012) puso de manifiesto el efecto agudo control inhibitorio.
del ejercicio aeróbico sobre la función
ejecutiva en niños con hiperactividad y Kubesch et al. (2009) estudiaron los
déficit de atención. Participaron 40 niños de efectos de 5 y 30 minutos de ejercicio físico
10,43 años de edad media y se utilizaron el sobre la flexibilidad cognitiva, el control
Test Stroop y el Wisconsin Card Sorting inhibitorio y la memoria de trabajo, en una
Test (WCST) para medir la función muestra de 81 adolescentes alemanes, con
ejecutiva. El grupo experimental realizó edades entre los 13 y 14 años. Para observar
treinta minutos de ejercicio aeróbico de los efectos de 5 minutos de ejercicio, un
intensidad moderada (50-70% de la grupo de 36 alumnos (21 chicos y 15
frecuencia cardíaca), tras los cuáles se chicas) y para analizar los efectos de 30
produjo una mejora en ambos test, por lo minutos otro de 45 niños (26 chicos y 19
que los autores concluyen que dicho chicas). En ambos casos, esos grupos se
ejercicio aeróbico es adecuado para la subdividieron en grupo control y
mejora de la atención selectiva, la experimental. En los dos estudios se utilizó
inhibición de la respuesta y la flexibilidad un diseño cross-over en el que todos
cognitiva en niños con hiperactividad y pasaban por las dos condiciones
déficit de atención. experimentales. En el primero, el grupo
control efectuaba 5 minutos de ejercicio
Hillman et al. (2009) realizaron un aeróbico y el control observaba cómo los
estudio con un grupo de 20 niños compañeros lo desarrollaban. En el
preadolescentes norteamericanos con una segundo, el grupo control efectuaba 30
media de edad de 9.5 años, en el que minutos de ejercicio aeróbico y el control
observó el efecto agudo de un ejercicio escuchaba un audio-guía. Para realizar la
aeróbico sobre el control inhibitorio. La evaluación cognitiva se utilizaron las

57
pruebas flanker task y dots task (Davidson, cognitiva, resolución de interferencias y
Amso, Anderson y Diamond, 2006; Eriksen tiempo de ejecución global).
y Eriksen, 1974). Los resultados indicaron
que 30 minutos de ejercicio aeróbico fueron Drollette et al. (2014) realizaron un
adecuados para mejorar el control estudio con un grupo de 40 niños (9.5±0,7
inhibitorio, dado que hubo diferencias años), en el que observó el efecto agudo de
significativas en el flanker task. un ejercicio aeróbico sobre el rendimiento
cognitivo. La actividad física consistió en
Best (2012) estudió los efectos agudos caminar durante 20 minutos, al 60-70% de
de la actividad física sobre la función la frecuencia cardíaca. El instrumento de
ejecutiva con 33 niños entre 6 y 10 años. evaluación utilizado fue una tarea
Los participantes realizaron video-juegos modificada de la prueba flanker task
que requieren un vigoroso movimiento de (Eriksen y Eriksen, 1974). Los resultados
todo el cuerpo (exergames) y la función indicaron que existe un incremento del
ejecutiva se evaluó después de la actividad control inhibitorio especialmente en los
mediante una tarea de flancos modificada, niños que previamente se caracterizan por
The Child Attention Network Test (ANT-C, niveles bajos de capacidad de control
Rueda et al. 2004). Se observó una mejora inhibitorio.
del funcionamiento cognitivo (flexibilidad

Tabla 1. Resumen de los trabajos sobre efectos agudos de la actividad física sobre la función ejecutiva
Autores Año Muestra Tarea Conclusión principal
Drollette et al. 2014 40 niños de 9-10 Caminar 20 minutos al Mejora del control
años 60-70% de la FCmáx inhibitorio
Best 2012 33 niños entre 6 y Video-juegos que Mejora en la flexibilidad
10 años requieren un vigoroso cognitiva, resolución de
movimiento de todo el interferencias y tiempo
cuerpo de ejecución global.
Chang et al. 2012 40 niños de 10,43 Treinta minutos de Mejora en la función
años de edad media ejercicio aeróbico de ejecutiva (atención
intensidad moderada selectiva e inhibición de
respuesta) en niños con
déficit de atención e
hiperactividad
Hillman et al. 2009 20 preadolescentes Caminar 20 minutos al Efectos positivos sobre
de 9.5 ± 0.5 años 60% de la FCmáx el control inhibitorio.
Kubesch et al. 2009 81 niños entre 13 y 30 minutos de ejercicio Efectos positivos sobre
14 años aeróbico el control inhibitorio
Tomporowski 2008 69 participantes de Correr 15 minutos sobre Mejoras en memoria de
et al. 9.2 ± 0.84 años tapiz rodante trabajo e inhibición

58
Efectos crónicos de la actividad física Un grupo experimental (n= 56) desarrolló
sobre la función ejecutiva en niños y una mayor actividad (dos periodos de 20
adolescentes minutos de práctica física) y el segundo (n=
55) realizó una menor actividad (un periodo
Davis et al. (2007) llevaron a cabo un de 20 minutos).
trabajo en el que analizaron el impacto de
un programa de ejercicio aeróbico, sobre la Kamijo et al. (2011) realizaron un
función ejecutiva, en un grupo de niños estudio con 36 niños entre 7 y 9 años
obesos entre 7 y 11 años (9.2 ± 0.84). Se durante 9 meses, que se dividieron en un
incluyeron en el estudio 94 participantes, grupo experimental (n= 20) y un grupo
los cuales se dividieron en un grupo control control (n=16). El grupo que realizó
y dos experimentales. Ambos completaron actividad física, la desarrolló dos horas
un programa de actividad física, durante 12 después de cada día de clase y se centró en
semanas y 5 días en cada una de ellas, la mejora de la capacidad cardiorespiratoria,
aunque uno de ellos 20 minutos diarios y el aunque complementada con ejercicios de
otro 40. Los ejercicios que realizaron fuerza, al menos dos días a la semana y
fueron juegos de carreras, salto y colectivos basados en actividades de autocarga y con
modificados. Se evaluaron medidas como la pequeñas resistencias, así como ciertas
capacidad de planificación y atención, destrezas motoras. Se evaluaron diferentes
mediante la herramienta CAS (Naglieri y parámetros físicos y cognitivos para
Das, 1997). Los resultados revelaron observar el éxito del programa. Tras la
diferencias entre el grupo control y los intervención se observó un incremento
experimentales tras la intervención. No significativo del VO2máx en el grupo
obstante, sólo fueron significativas entre el experimental, así como mejores
grupo control y el que había realizado puntuaciones en memoria de trabajo
sesiones más extensas. (Sternberg task modificado – Stenberg,
1966).
En un estudio realizado por Davis et al.
(2011) sobre 171 niños con sobrepeso En su estudio, Donnelly y Lambourne
(IMC= 26 ± 4,6 kg/m2) de entre 7 y 11 (2011) pusieron de manifiesto que existe
años, encontraron que tras un programa de relación entre la actividad física, la función
13 semanas de ejercicio aeróbico, hubo un cognitiva y el rendimiento académico. Se
beneficio sobre la función ejecutiva, en realizó un proyecto de Plan de Estudios de
concreto sobre una tarea que valora la tres años en el que se aumentaba la
capacidad de planificación (Cognitive actividad física en las escuelas mediante la
Assessment System – Naglieri y Das, aplicación de clases dinámicas en el que
1997). Los participantes se dividieron en un participaron 665 niños y 677 niñas de
grupo control (n= 60) y dos experimentales primaria. El programa mejoró el
(n= 111). El programa de actividad física se rendimiento académico en áreas como
realizó después de cada día de clase y matemáticas, lectura y ortografía y produjo
estuvo basado en juegos de carreras, saltos, cambios favorables en el IMC por lo que
así como fútbol y baloncesto modificados. los autores concluyeron que el aumento de

59
actividad física mejora la condición física y adolescentes con sobrepeso y de bajos
el rendimiento académico. recursos económicos de entre 15 y 19 años
(16,46 años de edad media). Se realizó un
Chaddock et al. (2013) estudiaron la programa de 10 semanas de exergames,
influencia de un programa de actividad cinco días a la semana durante treinta
física (Fitness Improves Thinking in Kids minutos de duración. Se establecieron tres
FIT Kids) de nueve meses de duración grupos, uno que realizaba exergames
sobre el control cognitivo en la infancia. competitivos, otro que realizaba exergames
Participaron 23 sujetos de 8 y 9 años y cooperativo y un grupo control. La función
realizaron una media de 60 minutos de ejecutiva fue medida a través del Delis-
actividad física de moderada a vigorosa a lo Kaplan Executive Function Systen (D-
largo de 5 días a la semana. Tras el KEFS) que consta de 9 subescalas que
programa los autores observaron una evalúa el rendimiento del sistema frontal
mejora del control atencional y el control de del cerebro y las habilidades de la función
la interferencia (inhibición cognitiva). ejecutiva (Delis, Kaplan y Kramer 2001).
Los resultados mostraron que el grupo que
Chang, Tsai, Chen y Hung (2013) realizó exergames competitivo mejoró
llevaron a cabo un estudio en el que mucho más su función ejecutiva.
analizaron el impacto de un programa de
ejercicios de coordinación sobre la función Verret, Guay, Berthiaume, Gardiner y
ejecutiva. Participaron 26 niños de 6 a 7,5 Béliveau (2012) analizaron los efectos de
años de edad que realizaron 35 minutos de un programa de actividad física sobre las
ejercicios coordinativos de fútbol de baja y funciones ejecutivas (atención y respuesta
moderada intensidad (40-50% y 60-70% de inhibitoria) en 21 niños con TDHA (9,1
la frecuencia cardiaca máxima) dos veces años de edad media). El programa consistió
por semana durante ocho semanas. La en 10 semanas de ejercicios aeróbicos y
función ejecutiva fue evaluada a través del musculares de intensidad moderada a
Eriksen flanker test y se observó una vigorosa durante 45 minutos, tres veces por
mejora del tiempo de reacción y una mayor semana. Se realizaron ejercicios tales como
precisión en las respuestas tras dicho fútbol, baloncesto, circuitos, etc. y las
programa de ejercicios. Esto implica una medidas neuropsicológicas se llevaron a
mejora de la inhibición y el control cabo a través del Test de Everyday
cognitivo independientemente de la Attention for children (Tea-Ch, Mamly,
intensidad del ejercicio. Roberson, Anderson & Nimmo-Smith
1999). El programa presentó efectos
Staiano, Abraham y Calvert (2012) positivos sobre el comportamiento
estudiaron la relación entre los exergames cognitivo, el procesamiento y tratamiento
(video-juegos que requieren una actividad de la información y la capacidad atencional.
física vigorosa) y la función ejecutiva,
incluyendo la flexibilidad cognitiva, Crova et al. (2014), llevaron a cabo un
atención, búsqueda visual y planificación. programa de actividad física de 6 meses de
En dicho estudio participaron 54 duración con 70 alumnos (9,6±0,5 años)

60
con sobrepeso y sin sobrepeso, para ejercicio aeróbico en el rendimiento
estudiar la relación entre la capacidad neurocognitivo entre Enero de 1966 y Julio
aeróbica y la función ejecutiva. En el de 2009. En dicha revisión se incluyeron
programa se realizaron dos horas de clase aquellos estudios que tenían una duración
reglada de Educación Física (habilidades de del tratamiento mayor a un mes, con
coordinación, expresión corporal y juegos) asignación aleatoria al mismo, una edad
y una hora adicional de entrenamiento de media de 18 años y un grupo control con
habilidades específicas de tenis. Tras dicho tratamiento aeróbico. Un total de 29
programa se observó una mejora de la estudios fueron incluidos, representando
capacidad de inhibición especialmente en datos de 2049 participantes. Los autores
los alumnos con sobrepeso. concluyen que el ejercicio aeróbico se
asocia con mejoras moderadas en la
Por último, Smith et al. (2010) atención, la velocidad de procesamiento, la
realizaron una revisión sistemática de los función ejecutiva y la memoria.
ensayos controlados aleatorios que
examinaron la influencia de la práctica de

61
Tabla 2. Resumen de los trabajos sobre efectos crónicos de la actividad física sobre la función ejecutiva
Autores Año Muestra Tarea Conclusión principal
Crova et al. 2014 70 niños de 9-10 Programa de EF reglada Mejora de la inhibición
años más 1 hora tenis
Chaddock et 2013 23 niños de 8-9 Programa de actividad Mejora del control
al. años física (Fitness Improves atencional y la inhibición
Thinking in Kids FIT cognitiva.
Kids)
Chang et al. 2013 26 niños entre 6y Programa de ejercicios Mejora de la inhibición y
7,5 años coordinativos en fútbol el control cognitivo
(baja – moderada independientemente de
intensidad) (8 semanas) la intensidad del
ejercicio.
Staiano et al. 2012 54 adolescentes Programa de exergames Mejora de la función
(16,46 años de competitivo y cooperativo ejecutiva (flexibilidad
edad media) (10 semanas) cognitiva, atención,
búsqueda visual y
planificación) con el
juego competitivo.
Verret et al. 2012 21 niños (9,1 años Programa de ejercicios Mejora de las funciones
de edad media) con aeróbicos y musculares de cognitivas (atención,
TDHA intensidad moderada- respuesta inhibitoria,
vigorosa (10 semanas) procesamiento de la
información)
Davis et al. 2007 94 niños obesos Diversos ejercicios de tipo Beneficios sobre la
entre 7 y 11 años aeróbico (12 semanas) atención y capacidad de
(9.2 ± 0.84) planificación (Cognitive
Assessment System)
Davis et al. 2011 171 niños entre 7 y Juegos de carreras, salto y Beneficios sobre la
11 años deportes modificados (13 capacidad de
semanas) planificación (Cognitive
Assessment System)
Kamijo et al. 2011 36 niños entre 7 y 9 Entrenamiento de la Mejoras en memoria de
años capacidad aeróbica y la trabajo (Sternberg task
fuerza (9 meses) modificado)
Donnelly y 2011 665 niños y 677 Desarrollo de clases Mejora de la condición
Lambourne niñas de primaria dinámicas (3 años) física y el rendimento
académico

Condición física y función ejecutiva en En esta línea, Buck, Hillman y Castelli


niños y adolescentes (2008) realizaron un estudio con 74 niños
entre 7 y 12 años en el que pusieron de
Algunos de los trabajos relacionados manifiesto que la capacidad aeróbica estaba
con este fenómeno han analizado las relacionada positivamente con el control
relaciones entre la condición física y la inhibitorio, evaluado mediante el Test
función ejecutiva. Stroop. Se evaluó el rendimiento aeróbico
de los participantes a través de la prueba
PACER (Progressive Aerobic

62
Cardiovascular Endurance Run) Eriksen 1974) con el consumo de oxígeno
perteneciente a la batería FITNESSGRAM máximo.
(Welk, Morrow y Falls, 2002). Ambas
pruebas las efectuaron en días diferentes a Una investigación efectuada por Stroth
lo largo de la misma semana. et al. (2009) con adolescentes de entre 13 y
14 años, evaluando la condición física
En una investigación desarrollada por mediante un test incremental en
Hillman, Castelli y Buck (2005) con 27 cicloergómetro, pone de manifiesto que un
participantes (13 chicas) con una edad mejor rendimiento físico está asociado a
media de 9.6 años, se puso de manifiesto mejor respuestas en test cognitivos que
relaciones significativas entre el miden aspectos relacionados con las
rendimiento aeróbico y la memoria de funciones ejecutivas, concretamente la
trabajo. La muestra se obtuvo tras evaluar a preparación e inhibición de la respuesta.
un grupo de 600 niños con la batería
FITNESSGRAM seleccionándose el 10% Chaddock, Hillman, Buck y Cohen
con mejores y peores puntuaciones. (2011) en un estudio en el que participaron
Posteriormente, ambos grupos fueron 46 niños de 8 y 9 años pusieron de
expuestos a una tarea cognitiva y fue manifiesto que existe una relación positiva
recogida información nerviosa mediante entre la capacidad aeróbica y el control
exploración neurofisiológica (potenciales ejecutivo de la memoria relacional. La
evocados relacionados con eventos - ERP) medición de la capacidad aeróbica se
a través de encefalograma (EEG). Dicha realizó a través de tapiz rodante y se llevó a
exploración puso de manifiesto que cabo una tarea de relación y reconocimiento
aquellos niños que tenían mejor condición de caras y casas.
física ofrecían índices que señalaban
mejores recursos disponibles asociados a la En otro trabajo de Chaddok, Hillman,
memoria de trabajo. Pontifex et al. (2011) se puso de manifiesto
que la capacidad aeróbica en la infancia
Por su parte, Rigoli, Piek, Kane y puede predecir las capacidades cognitivas
Oosterlaan (2012), en un trabajo con 93 en el futuro. En dicho estudio participaron
adolescentes de edades comprendidas entre 32 niños de 9 y 10 años que realizaron una
los 12 y 16 años encuentran relaciones entre versión modificada del Eriksen flanker task
la coordinación motora con la memoria de empleada para medir el control cognitivo
trabajo y la inhibición. Del mismo modo, (Eriksen & Eriksen 1974) y una prueba de
sobre esta última habilidad, Wu et al. VO2máx para medir la capacidad aeróbica.
(2011) encuentran resultados positivos tras Dichas pruebas se realizaron también un
realizar un estudio con 48 preadolescentes año después del inicio del estudio y los
de entre 8 y 11 años, en el que relacionaban resultados mostraron que los niños con
los resultados de una versión modificada mayor capacidad aeróbica presentan un
del Eriksen flanker task empleada para mayor control cognitivo (inhibición,
medir el control cognitivo (Eriksen & flexibilidad cognitiva y memoria de trabajo)
tanto en el inicio como un año después. Los

63
autores concluyen que la capacidad
aeróbica en la infancia puede predecir las En otra investigación de Themanson,
capacidades cognitivas futuras. Pontifex y Hillman (2008), en la que
participaron 62 jóvenes adultos (18 a 25
Pontifex et al. (2011) pusieron de años) se puso de manifiesto la relación
manifiesto que la capacidad entre la capacidad cardiorrespiratoria y la
cardiorrespiratoria estaba relacionada de flexibilidad cognitiva. El instrumento de
forma positiva con la flexibilidad cognitiva. evaluación utilizado fue una tarea
En su estudio participaron 48 niños de 10 modificada de la prueba flanker task
años de edad media, a los que se les (Eriksen y Eriksen, 1974) y la capacidad
determinó el consumo máximo de oxígeno cardiorrespiratoria se medió a través de una
y realizaron la versión modificada del prueba de esfuerzo máximo en tapiz
Eriksen flanker task empleada para medir el rodante que implicaba la medición del
control cognitivo (Eriksen & Eriksen 1974). consumo máximo de oxígeno. En los
Los niños con menor capacidad respiratoria participantes con mayor capacidad
presentaron una menor capacidad de cardiorrespiratoria se observó un menor
atención, menor velocidad de tiempo de reacción y número de errores, lo
procesamiento y una menor precisión cual, según los autores, se relaciona con una
estímulo – respuesta, los cual sugiere que mayor flexibilidad cognitiva.
tenían un menor control y flexibilidad
cognitiva.

Tabla 3. Resumen de los trabajos que relacionan la condición física y la función ejecutiva
Autores Año Muestra Conclusión principal
Rigoli et al. 2012 93 adolescentes Correlación positiva entre coordinación motora,
entre 12 y 16años memoria de trabajo e inhibición.
Chaddock, 2011 46 niños de 9 y 10 Relación positiva entre capacidad aeróbica y control
Hillman, Buck años ejecutivo de la memoria relacional.
et al.
Chaddock, 2011 32 niños de 9 y 10 La capacidad aeróbica influye positivamente en la
Hillman, años inhibición, la flexibilidad cognitiva y la memoria de
Pontifex et al. trabajo.
Pontifex et al. 2011 48 niños de 10 años La capacidad cardiorrespiratoria influye positivamente
de edad media en la flexibilidad cognitiva.
Wu et al. 2011 48 niños entre 8 y Correlación positiva entre consumo de oxígeno y la
11 años inhibición cognitiva.
Stroth et al. 2009 35 adolescentes de Correlación entre rendimiento físico y preparación e
13 y 14 años inhibición de la respuesta.
Buck et al. 2008 74 niños entre 7 y Correlación positiva de la capacidad aeróbica
12 años (PACER) y el control inhibitorio (Test Stroop)
Themanson et 2008 62 jóvenes adultos Correlación positiva de la capacidad
al. (18 a 25 años) cardiorrespiratoria (prueba de esfuerzo máximo) y
flexibilidad cognitiva.
Hillman et al. 2005 27 niños con edad Evidencias neurofisiológicas de la relación existente
media de 9.6 años entre mejor capacidad aeróbica (PACER) y la
memoria de trabajo (ERP - P3).

64
Conclusiones que combinar el estudio psicológico clínico
con la neuroimagen, para interpretar
1. En diversos países en todo el correctamente los datos obtenidos. Además,
mundo, la actividad física ha sido relegada habrá que profundizar en el tipo de
en las escuelas a favor de otras materias actividad física realizada, en función de
consideradas como “más importantes”. Sin otros factores ambientales y contextuales
embargo, se observa cómo la actividad (Chaddock et al., 2011).
física es adecuada para el desarrollo
corporal y cognitivo de las personas
(Kubesch et al., 2009). Referencias

2. La actividad física es de gran 1. Arán, V. (2011). Funciones ejecutivas


importancia para la maduración de las redes en niños escolarizados: efectos de la
neurales que subyacen al control cognitivo edad y del estrato socioeconómico.
y tiene implicación en la salud y la función Avances en Psicología
ejecutiva durante el desarrollo del individuo Latinoamericana, 29(1), 98-113.
(Pontifex et al. 2011)
2. Banich, M.T. (2009). Executive
3. El cambio en los hábitos de los Function: The search for an integrated
niños y adolescentes ha incrementado los account. Current Directions in
índices de sedentarismo y obesidad, lo que Psychological Science, 18(2), 89-94.
ha repercutido en la salud de los mismos,
tanto física como cognitiva (Dehghan, 3. Bausela, E. (2010). Función ejecutiva
2005; Verdejo-García et al. 2010; Yu, y desarrollo en la etapa preescolar.
2010). Boletín de la Sociedad de Pediatría,
50(124), 272-276.
4. La práctica de actividad física es
necesaria para aumentar el rendimiento 4. Best, J.R. (2010). Effects of physical
físico y la disminución de la obesidad, lo activity on children’s executive
que está relacionado con el rendimiento function: Contributions of
cognitivo (Donnelly y Lambourne, 2011). experimental research on aerobic
exercise. Developmental Review,
5. La mejora del funcionamiento 30(4), 331-351.
mental con el ejercicio físico se produce
gracias a la mejora de la función ejecutiva. 5. Best, J.R. (2012). Exergaming
Está por determinar el tipo, intensidad y immediately enhances children’s
duración de los programas de executive function. Developmental
entrenamiento (Tomprowski, Davis, Miller Psychology, 48(5), 1501-1510.
et al. 2008).
6. Blakemore, S.J. & Choudhury, S.
6. Quedan aún muchos (2006). Development of the adolescent
interrogantes por resolver, en los que habrá brain: implications for executive

65
function and social cognition. Journal with cognitive control in children: a
of Child Psychology and Psychiatry, randomized controlled intervention.
47(3), 296-312. Frontiers in Human Neuroscience,
7(32), 1-13.
7. Buck, S.M., Hillman, C.H. & Castelli,
D.M. (2008). The relation of aerobic 13. Chaddock, L., Erickson, K.I., Prakash,
fitness to stroop task performance in R.S., Kim, J.S., Voss, M.W.,
preadolescent children. Medicine & VanPatter, M., Pontifex, M.B., Raine,
Science in Sports & Exercise, 40(1), L.B., Konkel, A., Hillman, C.H.,
166-172. Cohen, N.J. & Kramer, A.F. (2010). A
neuroimaging investigation of the
8. Cadavid, N. (2008). Neuropsicología association between aerobic fitness,
de la construcción de la función hippocampal volume and memory
ejecutiva. Tesis Doctoral. Universidad performance in preadolescent children.
de Salamanca. Brain Research, 1358, 172-83.

9. Castelli, D., Hillman, C., Buck, S & 14. Chaddock, L., Hillman, C., Buck, S. &
Erwin, H. (2007). Physical Fitness and Cohen, N. (2011). Aerobic fitness and
Academic Achievement in Third and executive control of relational memory
Fifth grade students. Journal of Sport in preadolescent children. Medicine
and Exercise Psychology, 29, 239-252. and Science in Sports and Exercise,
43(2), 344-349.
10. Carlson, M.C., Saczynski, J.S., Rebok,
G.W., Seeman, T., Glass, T.A., 15. Chaddock, L., Hillman, C., Pontifex,
McGill, S., Tielsch, J., Frick, K.D., M., Johnson, C., Raine, L. & Kramer,
Hill, J. & Fried, L.P. (2008). Exploring A. (2011). Childhood aerobic fitness
the effects of an “everyday” activity predicts cognitive performance one
program on executive function and year later. Journal of Sports Sciences,
memory in older adults: Experience 30(5), 421-430.
Corps. The Gerontologist, 48(6), 793-
801. 16. Chaddock, L., Pontifex, M.B.,
Hillman, C.H. & Kramer, A.F. (2011).
11. Cepeda, N.J., Cepeda, M.L. & Kramer, A review of the relation of aerobic
A.F. (2000). Task switching and fitness and physical activity to brain
attention deficit hyperactivity disorder. structure and function in children.
Journal of Abnormal Child Journal of the International
Psychology, 28(3), 213-226. Neuropsychological Society, 17(6), 1-
11.
12. Chaddock, L., Erickson, K.I., Voss,
M., Knecht, A., Pontifex, M., Castelli, 17. Chang, Y., Liu, S, Yu, H. & Lee Y.
D., Hillman, C. & Kramer, A. (2013). (2012). Effect of acute exercise on
The effects of physical activity on executive function in children with
functional MRI activation associated attention deficit hyperactivity disorder.

66
Archives of Clinical Neuropsychology, 23. Davis, C.L., Tomporowski, P.D.,
27, 225-237. Boyle, C.A., Waller, J.L., Miller, P.H.,
Naglieri, J.A. & Gregoski, M. (2007).
18. Chang, Y., Tsai, Y., Chen, T. & Hung, Effects of aerobic exercise on
T. (2013). The impacts of coordinative overweight children's cognitive
exercise on executive function in functioning: a randomized controlled
Kindergarten children: an ERP study. trial. Research Quarterly for Exercise
Experimental Brain Research, 225(2), and Sport, 78(5), 510-519.
187-196.
24. Davis, C.L., Tomporowski, P.D.,
19. Colcombe SJ., Kramer AF., Erickson McDowell, J E., Austin, B.P., Miller,
KI., Scalf P., McAuley E. & Cohen P.H., Yanasak, N.E., Allison, J.D. &
NJ. (2004). Cardiovascular fitness, Naglieri, J.A. (2011). Exercise
cortical plasticity, and aging. Proc Natl improves executive function and
Acad Sci, 101, 3316–21. achievement and alters brain activation
in overweight children: a randomized,
20. Cortis, C., Tessitore, A., Lupo, C., controlled trial. Health psychology:
Pesce, C., Fossile, E., Figura, F. & official journal of the Division of
Capranica, L. (2011). Inter-limb Health Psychology, American
coordination, strength, jump and sprint Psychological Association, 30(1), 91-
performances following a youth men’s 98.
basketball game. Journal of Strength
and Donditioning Research, 25(1), 25. Del Missier, F., Mäntylä, T. & Bruine
135-142. de Bruin, W. (2010). Executive
functions in decision making: An
21. Crova, C., Struzzolino, I., Marchetti,
individual differences approach.
R., Masci, I., Vannozzi, J., Forte, R. &
Thinking and Reasoning, 16(2), 69-97.
Pescado, C. (2014). Cognitively
challenging physical activity benefits
26. Dehghan, M., 2005. Childhood
executive function in overweight
obesity, prevalence and prevention.
children. Journal of Sports Sciences,
Nutr. J. 4, 24–32.
32(3), 201-212.
27. Delextrat, A. & Martínez, A. (2014).
22. Davidson, M.C., Amso, D., Anderson, Small sided games training improves
L.C. & Diamond, A. (2006). aerobic capacity and technical skill in
Development of cognitive control and basketball players. International
executive functions from 4 to 13 years: Journal of Sports Medicine, 30(5),
Evidence from manipulations of 385-391.
memory, inhibition, and task
switching. Neuropsychologia, 44, 28. Delis, D.C, Kaplan, E. & Kramer, J.H.
2037-2078. (2001). Delis-Kaplan Executive
Function System examiner’s manual.
San Antonio, TX: Pearson.

67
29. Diamond, A. (2006). The early search task. Percept Psychophys, 16,
development of executive functions. 143-149.
En E. Bialystok y F. I. Craik (Eds.),
Lifespan cognition: Mechanisms of 35. Ferreyra, J., Di Santo, M., Morales,
change (pp. 70-95). Oxford: Oxford M., Sosa, M., Mottura, E. & Figueroa,
University Press. C. (2013). Efecto agudo y crónico del
ejercicio físico sobre la percepción-
30. Díaz, A., Martín, R., Jiménez, J.E., atención en jóvenes universitarios.
García, E., Hernández, S. y Rodríguez, Calidad de Vida UFLO, 9,103-106.
C. (2012). Torre de Hanoi: Datos
normativos y desarrollo evolutivo de la 36. García, S., Rodríguez, A. & Garzón,
planificación. European Journal of A. (2011). Conceptualización de
Education and Psychology, 5(1), 79- inteligencia táctica en fútbol:
91. consideraciones para el desarrollo de
un instrumento de evaluación en
31. Donnelly, J.E. & Lambourne, K. campo desde las funciones ejecutivas.
(2011). Classroom-based physical Cuadernos de Psicología del Deporte,
activity, cognition, and academic 11(1), 69-78.
achievement. Preventive Medicine,
52(Suppl 1), S36-S42. 37. Garon, N., Bryson, S. & Smith, I.
(2008). Executive function in
32. Drollette, E., Scudder, M., Raine, L., preschoolers: A review using an
Moore, R., Saliba, B., Pontifex, M. & integrative framework. Psycholgical
Hillman, C. (2014). Acute exercise Bulletin, 134(1), 31-60.
facilitates brain function and cognition
in children who need it most: An ERP 38. Goldberg, E. y Bougakov, D. (2005).
study of individual differences in Valoración neuropsicológica de la
inhibitory control capacity. disfunción del lóbulo frontal.
Developmental Cognitive Psychiatric Clinics of North America,
Neuroscience, 7, 53-64. 28(3) 567-580.

33. Erickson, K.I., Voss, M., Prakash, R., 39. Hillman, C.H., Belopolsky, A.V.,
Basak, C., Chaddock, L., Kim, J., & Snook, E.M., Kramer, A.F. &
Kramer, A.F. (2011) Exercise training McAuley, E. (2004). Physical activity
increases size of hippocampus and and executive control: Implications for
improves memory. Proceedings of the increased cognitive health during older
National Academy of Sciences of the adulthood. Research Quarterly for
United States of America, 108(7), Exercise and Sport, 75(2), 176-185.
3017–3022.
40. Hillman, C. H., Castelli, D. & Buck, S.
34. Eriksen, B.A. & Eriksen, C.E. (1974). M. (2005). Aerobic fitness and
Effects of noise letters in the cognitive function in healthy
identification of target letters in a non-

68
preadolescent children. Med. Sci. Sport 46. Injoque-Ricle, I. & Burin, D. (2011).
Exerc. 37, 1967–1974. Memoria de Trabajo y Planificación en
niños: validación de la prueba Torre de
41. Hillman, C.H., Erickson, K.I. & Londres. Revista Neuropsicologia
Kramer, A.F. (2008). Be smart, Latinoamericana, 3(2), 31-38.
exercise your heart: exercise effects on
brain and cognition. Nature Reviews 47. Jacobson, J. & Matthaeus, L. (2014).
Neuroscience, 9(1), 58-65. Athletics and executive functioning:
How athletic participation and sport
42. Hillman, C.H., Kamijo, K. & Scudder, type correlate with cognitive
M. (2011). A review of chronic and performance. Phychology of Sport and
acute physical activity participation on Exercise, 15(5), 521-527.
neuroelectric measures of brain health
and cognition during childhood. 48. Jones, S. & Drust, B. (2007).
Preventive Medicine, 52(Suppl 1), Physiological and technical demands
S21-S28. of 4 v 4 and 8 v 8 games in elite youth
soccer players. Kinesiology, 39(2),
43. Hillman, C.H., Kramer, A.F., 150-156.
Belopolsky, A.V. & Smith, D.P.
(2006). A cross-sectional examination 49. Kamijo, K., Pontifex, M.B., O’Leary,
of age and physical activity on K.C., Scudder, M.R., Wu, C., Castelli,
performance and event-related brain D.M. & Hillman, C.H. (2011). The
potentials in a task switching effects of an afterschool physical
paradigm. International Journal of activity program on working memory
Psychophysiology, 59(1), 30-39. in preadolescent children. Dev. Sci.,
14(5), 1046-1058.
44. Hillman, C.H., Pontifex, M.B., Raine,
L.B.., Castelli, D.M., Hall, E.E. & 50. Khan, N.A. & Hillman, C.H. (2014).
Kramer, A.F. (2009). The effect of The relation of childhood physical
acute treadmill walking on cognitive activity and aerobic fitness to brain
control of academic achievement in function and cognicion: a review.
preadolescent children. Neuroscience, Pediatric Exercises Science, 26(2),
159(3), 1044-1054. 138-146.

45. Iacono, A. D., Eliakim, A., & Meckel, 51. Kubesch, S., Walk, S., Spitzer, M.,
Y. (2014). Improving Fitness of Elite Kammer, T., Lainburg, A., Heim, R. &
Handball Players: Small-Sided Games Hille, K. (2009). A 30-minute physical
vs. High-Intensity Intermittent education program improves students’
Training. Journal of strength and executive attention. Mind, Brain, and
conditioning research/National Education, 3(4), 235-242.
Strength & Conditioning Association.

69
52. Lezak, M.D. (2004). 59. Naglieri, J.A. & Das, J.P. (1997).
Neuropsychological assessment. New Cognitive assessment system:
York: Oxford University Press. Interpretive handbook. Itasca, IL:
Riverside Publishing.
53. Manga, D. y Ramos, F. (2011). El
legado de Luria y la neuropsicología 60. O’Hare, E.D. y Sowell, E.R. (2008).
escolar. Psychology, Society, & Imaging developmental changes in
Education, 3(1), 1-13. gray and white matter in the human
brain. En C.A. Nelson y M. Luciana
54. Martínez, M.V. & Manoiloff, L.M. (Eds.), Handbook of Developmental
(2011). Evaluación Neuropsicológica Cognitive Neuroscience (pp. 23-38).
de la Función Ejecutiva en Cambridge, MA: MIT Press.
Adolescentes con Diferentes Patrones
de Consumo de Alcohol. Revista 61. O’Leary, K.C., Pontifex, M.B.,
Argentina de Ciencias del Scudder, M.R., Brown, M.L. &
Comportamiento, 2(1), 14-23. Hillman, C.H. (2011). The effects of
single bouts of aerobic exercise,
exergaming, and videogame play on
55. Martos, J. & Paula, I. (2011). Una
cognitive control. Clinical
aproximación a las funciones
Neurophysiology, 122, 1518-1525.
ejecutivas en el trastorno del espectro
autista. Revista de Neurología, 52(1), 62. Papazian, O., Alfonso, I. & Luzondo,
147-153. R.J. (2006). Trastornos de las
funciones ejecutivas. Revista de
56. Memmert, D., Simons, D.J. & Neurología, 42(Supl 3), S45-S50.
Grimme, T. (2009). The relationship
between visual attention and expertise 63. Parada, M., Corral, M., Mota, N.,
in sports. Psychology of Sport and Crego, A., Rodríguez-Holguín, S. y
Exercise, 10(1), 146-151. Cadaveira, F. (2012). Executive
functioning and alcohol binge drinking
57. Mierau, A., Gerhard, S., Mierau, J. &
in university students. Addictive
Strüder, H. (2014). Physical activity
Behaviors, 37(2), 167-172.
and neurocognitive function in
children. Padiatrische Praxis, 28(1), 64. Pontifex, M., Raine, L., Johnson, C.,
27-36. Chaddock, L., Voss, M., Cohen, N.,
Kramer, A. & Hillman, C. (2011).
58. Monti, J.M., Hillman, C.H. & Cohen, Cardiorespiratory fitness and the
N.J. (2012). Aerobic fitness enhances flexible modulation of cognitive
relational memory in preadolescent control in preadolescent children.
Journal of cognitive neuroscience,
children: The FITKids randomized
23(6), 1332-1345.
control trial. Hippacampus, 22, 1876-
1882. 65. Ratey, J. (2008). Spark: The
revolutionary new science of exercise

70
and the brain. New York: Little, 72. Shallice, T. (1994). Multiple levels of
Brown. control processes. En C. Umilta & M.
Moscovitch (Eds.), Attention and
66. Richland, L.E. y Burchinal, M.R. performance XV (pp. 395-420).
(2013). Early executive function Cambridge, MA: MIT Press.
predicts reasoning development.
Psychological Science, 24(1), 87-92. 73. Smith, P., Blumenthal, J., Hoftman, B.,
Cooper, H., Strauman, T., Welsh-
67. Rigoli, D., Piek, J.P., Kane, R. y Bohmer, K., Browndyke, J. &
Oosterlaan, J. (2012). An examination Sherwood, A. (2010). Aerobic exercise
of the relationship between motor and neurocognitive performance: a
meta-analytic review of randomized
coordination and executive functions
controlled trials. Psychosomatic
in adolescents. Developmental
medicine, 72(3), 239-252.
Medicine and Child Neurology,
54(11), 1025-1231. 74. Soprano, A. (2003). Evaluación de las
funciones ejecutivas en el niño. Revista
68. Rodríguez, M., López, M., García, A. de Neurología, 37(1), 44-50.
& Rubio, J.C. (2011). Funciones
ejecutivas y discapacidad intelectual: 75. Staiano, A., Abraham, A. & Calvert, S.
evaluación y relevancia. Campo (2012). Competitive versus cooperative
Abierto, 30(2), 79-93. exergame play for African American
adolescents’ executive function skills:
69. Rueda, M. R., Fan, J., McCandliss, B. short-term effects in a long-term
D., Halparin, J. D., Gruber, D. G., training intervention. Developmental
Lercari, L. P., & Posner, M. I. (2004). Psychology, 48(2),337-342.
Development of attentional networks
in childhood. Neuropsychologia, 42, 76. Sternberg S. High-speed scanning in
1029–1040. human memory. Science. 1966;
153:652–654.

70. Sampaio, J., Abrantes, C., & Leite, N. 77. Stroth, S., Kubesh, S., Dieterle, K.,
(2009). Power, heart rate and perceived Ruchsow, M., Heim, R. & Kiefer, M.
exertion responses to 3x3 and 4x4
(2009). Physical fitness, but not acute
basketball small sided games. Revista
exercise modulates event-related
de Psicología del Deporte, 18(3), 463-
467. potential indices for executive control
in healthy adolescents. Brain Research,
71. Seitz, L., Riviere, M., De Villarreal, E. 1269, 114-124.
& Haff, G. (2014). The athletic
performance of elite rugby league 78. Syvaöja, H., Tammelin, T., Ahonen T,
players is improved after an 8-week Kankaanpaä, A. & Kantomaa, M.
small-sided game training intervention. (2014). The associations of objectively
Journal of Strength & Conditioning
measured physical activity and
Research, 28(4), 971-976.
sedentary time with cognitive functions

71
in school-aged children. PLoS ONE, Matillas, M., Martín-Lagos, J.A.,
9(7), e103559. Marcos, A. & Campoy, C. (2010),
Selective alterations within executive
79. Themanson, J., Pontifex, M. & functions in adolescents with excess
Hillman, C. (2008). Fitness and action weight. Obesity, 18(8), 1572-1578.
monitoring: evidence for improved
cognitive flexibility in young adults. 85. Verdejo, A & Bechara, A. (2010).
Neuroscience, 157(2), 319-328. Neuropsicología de las funciones
ejecutivas. Psicothema 22(2), 227-235.
80. Tomporowski, P.D. (2006). Physical
activity, cognition, and aging: A review 86. Verret, C., Guay, M., Berthiaume, C.,
of reviews. En L. W. Poon, W.J., Gardiner, P. & Béliveau, L. (20012). A
Chodzko-Zajko y P. D. Tomporowski physical activity program improves
(Eds.) Active living, cognitive behavior and cognitive functions in
functioning, and aging (pp. 15-32). children with ADHD: an exploratory
Champaign, IL: Human Kinetics. study. Journal of Attention Disorders,
16(1), 71-80.
81. Tomporowski, P.D., Davis, C.L.,
Lambourne, K., Gregoski, M. & Tkacz, 87. Welk GJ., Morrow JRJ. & Falls HB.
J. (2008). Task switching in overweight Fitnessgram Reference Guide. Dallas
children: effects of acute exercise and (TX): The Cooper Institute; 2002. p. 5–
age. Journal of Sport & Exercise 9.
Psychology, 30(5), 497.
88. Wenner, C.J., Bianchi, J., Figueredo,
82. Tomporowski, P., Davis, C., Miller, P. A.J., Rushton, J. y Jacobs, W.J. (2013).
& Naglieri, J. (2008). Exercise and Life History theory and social
children’s intelligence, cognition, and deviance: The mediating role of
academic achievement. Educational executive function. Intelligence, 41(2),
Psychology Review, 20(2), 111-131. 102-113.

83. Tomporowski, P.D., Lambourne, K. & 89. Wu, C., Pontifex, M., Raine, L.,
Okumura, M.S. (2011). Physical Chaddock, L., Voss, M., Kramer, A. &
activity interventions and children’s Hillman, C. (2011). Aerobic fitness and
mental function: An introduction and response variability in preadolescent
overview. Preventive Medicine, children performing a cognitive control
52(Suppl 1), S3-S9. task. Neuropsychology, 25(3), 333-341.

84. Verdejo-García, A., Pérez-Expósito, 90. Yu, Z.B., 2010. Intelligence in relation
M., Schmidt-Río-Valle, J., Fernández- to obesity: a systematic review and
Serrano, M.J., Cruz, F., Pérez-García, meta-analysis. Obes. Rev. 11, 656–670.
M., López-Belmonte, G., Martín-

72
CAPÍTULO III

Toma de decisiones en el deporte y capacidades cognitivas

73
74
Toma de decisiones en el deporte y capacidades cognitivas
TRABAJO DE REVISIÓN

Resumen de juego cambia de forma constante y se


producen fases de gran interacción entre
La toma de decisiones es la capacidad compañeros y adversarios, la percepción y
para elegir la ejecución correcta en función la toma de decisiones son fundamentales
de la situación o contexto en el que se para conseguir los objetivos de juego
desarrolla. En los deportes colectivos, dada (Berry, Abernethy y Coté, 2008; Carrasco y
la incertidumbre constante del entorno de Soares 2012; García, Moreno, Moreno,
juego, la capacidad de toma de decisiones Iglesias y Del Villar, 2009; Vila-
es una herramienta básica que va a Maldonado, García y Contreras, 2012).
determinar el rendimiento deportivo. Según
las teorías tradicionales, el proceso de toma En estos deportes de cooperación –
de decisiones se ha considerado un simple oposición entran en juego los procesos de
proceso cognitivo de estímulo-respuesta. percepción, decisión y ejecución dadas las
Sin embargo, debe considerarse un proceso posibilidades de variación del juego y la
mucho más complejo, resultado de las incertidumbre del contexto que implica
interacciones del individuo con el medio. modificar continuamente el plan de
De esta manera, el jugador ante una actuación del deportista para conseguir los
situación que tiene que resolver, analiza los objetivos previstos (Echevarri, 2012). Por
estímulos y el contexto, identifica las ello, en el entrenamiento y desarrollo del
características del entorno recuperando la deportista, se debe fomentar la capacidad de
información de su memoria y evalúa la toma de decisiones (percepción,
información integrando los conocimientos anticipación, capacidad de elección y
para tomar una decisión. ejecución) mediante tareas abiertas que
planteen distintas posibilidades de
actuación (Arias 2008).
Palabras clave: Toma de decisiones, Game
Performance Assessment Instrument, La variabilidad de situaciones que
deportes colectivos. se dan en el deporte van a resolverse en
base a la interacción de todos los
condicionantes que se dan en un
Introducción determinado momento y que en la literatura
internacional se denominan
La capacidad de percepción y la toma constreñimientos, éstos hacen referencia a
de decisiones son fundamentales en el los jugadores, al entorno y a la tarea
proceso de formación del deportista. (Araujo, Travassos, Torrents y Vives,
(Balagué, Hristovski y Vázquez 2008). En 2011). El proceso de toma de decisiones
los deportes colectivos donde la situación muestra la ejecución de una solución según

75
una situación determinada para conseguir el que el objetivo de entrenamiento debe ser
objetivo propuesto. Dicha solución emerge que el deportista adquiera el mayor número
de la percepción y exploración del entorno posible de automatismos y de posibles
de acuerdo con las posibilidades de acción situaciones estímulo-respuesta. (Balagué et
(affordances) y teniendo en cuenta las al., 2008).
capacidades del individuo (Araujo, Davids
y Hristovski, 2006). Sin embargo este modelo presenta
algunas limitaciones para explicar la
La toma de decisiones es un creatividad, flexibilidad y adaptabilidad que
proceso cognitivo a través del cual el caracteriza a los deportistas. Así por
deportista percibe y analiza el contexto ejemplo, no explica cómo surgen nuevos
buscando, seleccionando y planificando una movimientos y coordinaciones de forma
respuesta adecuada a la situación o espontánea y sin haberlas practicado antes,
problema de juego (Jiménez et al 2010, cómo un mismo entrenamiento produce
Jiménez, Sáenz, Ibáñez y Lorenzo, 2012). resultados distintos; el hecho que algunos
El deportista observa el contexto de juego, deportistas no sean capaces de dar la misma
selecciona y discrimina la información respuesta en situaciones de juego y
relevante, utiliza el conocimiento competición; o cómo nuestro cerebro puede
almacenado en la memoria y elabora la almacenar todos los detalles de los distintos
decisión para realizar la ejecución teniendo contextos y situaciones cambiantes.
en cuenta el cómo y cuándo. Por último se (Balagué et al., 2008).
produce la retroalimentación que permite al
individuo construir y almacenar aprendizaje Una nueva alternativa de entender
(Carrasco y Soares 2012). el proceso de toma de decisiones la aporta
la unión de la psicología ecológica y la
Perspectivas de la toma de decisiones en teoría de los sistemas dinámicos, bajo el
el deporte. nombre de dinámica ecológica, la cual
considera la toma de decisiones
Se pueden encontrar, tras la revisión consecuencia de la interacción del
de la literatura existente, diversas teorías deportista con el contexto. (Araujo et al
que intentan explicar el fenómeno de la 2006; Araujo, 2013). La teoría dinámica
toma de decisiones. Entre ellas, podemos ecológica está basada en procesos continuos
destacar las teorías cognitivas – y activos de exploración y selección de
tradicionales. Según dichas teorías, la toma información relevante que sustentan las
de decisiones se ha considerado un simple elecciones del individuo. (García, Araújo,
proceso cognitivo - mental de estímulo- Carvalho y Del Villar 2011; Araujo et al
respuesta en el que el deportista recibe los 2006).
estímulos del exterior y elabora su
respuesta en función de la información Según la Teoría de la Dinámica
almacenada en la memoria. El deportista Ecológica el proceso de toma de decisiones
por tanto debe conocer las decisiones y no se produce de forma espontánea en
acciones correctas por adelantado, por lo función de un programa que determina la

76
correcta decisión y acción como en el detectar y utilizar la información del
modelo tradicional, sino que el deportista ambiente atendiendo a los aspectos
auto-organiza la información que ofrecen relevantes según la tarea, el individuo y el
determinados parámetros de control (por ambiente. (Carvalho, Araujo, García e
ejemplo características del movimiento, Iglesias 2011).
distancia entre oponentes, ángulo de ataque,
etc.). La presencia constante de cambios en En general, la toma de decisión en
los parámetros de control van a determinan el deporte se puede abordar desde
el movimiento y la respuesta del deportista diferentes perspectivas:
tanto a nivel cuantitativo y cualitativo. Conciencia de que se está tomando
(Balagué et al 2008). Vemos por tanto, la decisión.
como según la dinámica ecológica de la Consecuencias de la toma de
toma de decisiones, el control de los decisión. Observación externa.
Acción fisiológica en el cerebro.
movimientos y respuesta de los deportistas
Implicaciones neuroanatómicas.
se produce por la interacción de éstos con el
contexto y en consecuencia, se debe
mejorar e intervenir en la capacidad de

Conciencia de la toma de
decisión

Observación Implicaciones
externa neuroanatómicas

Figura 1. Perspectivas de la toma de decisiones

Variables determinantes en la toma las posibilidades de acción que se detectan


de decisión en el deporte (Duarte, Freire, Gazimba y Araújo, 2010).
Son diversas las variables que pueden
Para la comprensión de los procesos influir en la toma de decisiones y que son
que subyacen en la toma de decisiones, hay decisivas a la hora de tener éxito en el
que tener en cuenta la relación entre los deporte. Algunas de ellas tienen un carácter
individuos (jugadores), el medio ambiente interno al participante como las capacidades
(contexto de juego) y la adaptación, cognitivas y el nivel emocional y
regulación del movimiento en función de psicológico del individuo (Ruíz y Graupera
2005; Gil et al., 2010; Tenenbaum,

77
Basevitch, Gershgoren y Filho, 2013). perfil decisional muestra una “V”,
Factores tales como la confianza en las obteniendo valores más bajos de ansiedad
propias posibilidades, la voluntad de ganar, al decidir y más altos de competencia
el riesgo percibido, el nivel de decisional percibida y compromiso de
conocimiento, experiencia, la fatiga, las aprendizaje decisional. Además, la pericia y
preferencias personales y la responsabilidad experiencia hace que esa “V” se cierre
en el juego, son características personales debido al mayor conocimiento del deporte
que van a influir en el proceso de toma de por lo que la toma de decisiones se puede
decisiones en el deporte. (Benis y Pachur, ver beneficiada.
2006; García, Ruíz y Graupera 2009;
Jiménez et al. 2012). Coll, Pérez y Coll (2014) realizaron
un estudio con 122 jugadores de voleibol
Ruíz y Graupera (2005), destacan la (18,89±5,46) para analizar la relación entre
existencia de distintos aspectos de carácter la competencia emocional y la toma de
personal en la toma de decisiones en el decisiones, utilizando el cuestionario de
deporte. En primer lugar, la competencia Estilos de Toma de Decisión en el deporte
decisional percibida, que es la percepción y llegaron a la conclusión que un
que tiene el deportista de su competencia reconocimiento emocional adecuado por
para decidir. En segundo lugar, la ansiedad, parte del deportista le permitirá percibirse
temor y agobio al decidir, que hace más competente a la hora de tomar
referencia al estrés y miedo que genera la decisiones, siempre que controle su nivel de
toma de decisiones y está relacionado con ansiedad. Además el nivel de pericia se
los aspectos más negativos de dicho relaciona con dicha competencia emocional
proceso de toma de decisiones. Por último, y decisional.
es importante el compromiso en el
aprendizaje decisional, en el que se Gil et al. (2010) en un estudio con
combina el interés por conocer las 132 jugadores de voleibol (12-16 años)
características del adversario y la confianza llegaron a la conclusión de que la toma de
en las instrucciones o plan táctico del decisiones es un proceso complejo en el que
entrenador. intervienen factores cognitivos,
emocionales, motivacionales y subjetivos.
En esta línea, Aguilar, Martín y Al mismo tiempo, el desarrollo del
Chirosa (2014) realizaron un estudio con 35 compromiso decisional va a influir en la
estudiantes de primero de bachillerato motivación del deportista y su adherencia
(16,48±0,89) con el objetivo de determinar hacia la práctica deportiva. En otro estudio
el perfil decisional en deportes colectivos a de García, Ruíz y Graupera (2009) con 121
través del cuestionario de estilo de Decisión jugadores de voleibol (12-36 años) se puso
en el deporte. Dicho cuestionario mide la de manifiesto que el proceso de toma de
competencia decisional percibida, la decisiones está influenciado por las
ansiedad y agobio al decidir y el características emocionales, afectivas y
compromiso de aprendizaje decisional, motivacionales del deportista y que dicho
llegando los autores a la conclusión que el proceso se va modificando de forma

78
positiva conforme aumenta el nivel del la intensidad de juego hay un incremento de
jugador. Friesen, Devonport, Sellars y Lane decisiones tácticas incorrectas. Además,
(2013) señalaron que los estados cuando existe una mayor oposición por
emocionales de dos capitanes de equipo de parte del contrario hay un mayor error en la
hockey hielo ayudan a coordinar el toma de decisiones así como una mayor
comportamiento de los jugadores del exigencia física para conseguir el éxito. Por
equipo para responder a los problemas que el contrario, Royal et al. (2006), en un
surgen durante el reto deportivo. estudio con 14 jugadores de waterpolo
(17.2 ± 0.5 años), concluyeron que el
Por otro lado, la toma de decisión de aumento de fatiga produce un incremento
los deportistas tiene que ver con la tarea de la toma de decisiones aunque una
que debe resolver y con las características disminución de la ejecución técnica.
del entorno de actuación. De esta manera, la
localización del partido (casa o fuera), el
marcador, el nivel del oponente, el tiempo Variables cognitivas y la toma de
disponible, las variables espacio-temporales decisión en el deporte (revisión
de los jugadores o la intensidad del sistemática)
ejercicio son factores relacionados con el
contexto de juego que van a influir en dicho Dentro del conjunto de aspectos que
proceso de toma de decisiones. pueden influir en la toma de decisiones, las
de tipo cognitivo están siendo objeto de un
Así por ejemplo, Vilar, Araujo, intenso interés en los últimos años. En los
Davis, Correia y Esteves (2013), señalaron deportes colectivos los procesos cognitivos
que la distancia y velocidad de los de toma de decisión y selección de
defensores y porteros preparados para respuesta son fundamentales dada la
interceptar el balón, influyó en la decisión incertidumbre constante del entorno de
de los atacantes para tirar a meta en fútbol- juego (García, Moreno, Moreno, Iglesias y
sala. Mulligan, McCracken y Hodges Del Villar, 2009; Mora-Mérida, Díaz y
(2012) en un estudio con 23 jugadores de Elósegui, 2009). En ellos, para un adecuado
hockey hielo (16.13 ± 0.54 años de edad rendimiento deportivo, será importante
media) señalaron que la familiaridad percibir e integrar la información
situacional sirve para orientar la toma de proveniente del contexto, junto con el
decisiones al ser capaz el deportista de movimiento de los jugadores y el objetivo
recuperar en su memoria información de del juego (Jocelyn y Lee, 2012).
eventos similares.
El comportamiento decisional de un
Por su parte, Refoyo, Sampedro y deportista está directamente relacionado
Sillero (2009) en un estudio con 11 con la capacidad de gestionar la
jugadores de baloncesto (17-18 años) información e interpretar la situación de
estudiaron la relación entre el proceso de juego, lo cual implica los aspectos
toma de decisiones y la intensidad del cognitivos (Poveda y Benítez, 2010). Uno
ejercicio. Concluyeron que cuando aumenta de los factores fundamentales es la

79
capacidad de percepción, que es la función manera continua y dinámica (Raab,
mental que se relaciona con la detección, Oliveira y Heinen, 2009).
discriminación, reconocimiento e
identificación de información (Araujo et al., La información que recibimos del
2006). El ajuste de la acción en función del entorno proviene de diversas fuentes. Uno
entorno, la atención, memoria y la de los sistemas receptores más importante
evaluación son otros de los componentes es el visual. Este es especialmente
cognitivos que determinan la toma de importante en el ámbito deportivo, ya que,
decisiones (Jiménez et al 2012). permite percibir la información sobre el
movimiento de los objetos, la velocidad de
Percepción vuelo del balón, detectar la posición
espacio-temporal y el movimiento de los
La percepción es el mecanismo jugadores, etc. (Faubert y Sidebottom,
cognitivo a través del cual el ser humano 2012). Por lo tanto, los procesos
puede ser consciente de los estímulos que le perceptivos en el deporte están
rodean. Le permite al individuo conocer las determinados por las estrategias visuales
características del entorno (identificación de usadas para analizar el entorno y tomar la
objetos, distribución espacio-temporal, información necesaria para la posterior
etc.), orientando la acción en función de las toma de decisiones y ejecución de la
necesidades y permitiendo su adaptación respuesta (Vila-Maldonado et al., 2012).
(Araújo, 2013; Mann, Williams, Ward y
Janelle, 2007; Vila-Maldonado et al. 2012). Dichos autores, tras una revisión de
Dado que el ser humano tiene una las investigaciones sobre el
capacidad limitada en relación al comportamiento visual en el deporte,
procesamiento de la información del señalaron que los jugadores expertos
entorno, las estrategias de percepción de los presentan patrones de búsqueda visual que
estímulos son necesarias para una adecuada responden a estrategias perceptivas
selección de la información relevante que deliberadas, con un menor número de
reduzca el número de alternativas fijaciones visuales y de mayor duración. En
decisionales y una toma de decisiones contraposición, los deportistas menos
rápida y eficiente (Vila-Maldonado et al. experimentados recurrían a una estrategia
2012). Esto es especialmente importante en de búsqueda visual basada en el orden de
el ámbito deportivo, en el que el deportista aparición de los eventos. En esta misma
debe percibir la información específica de línea, Mann et al. (2007) realizaron una
la tarea y tener en cuenta las posibilidades revisión sobre los resultados de las
de actuación (affordances) para seleccionar investigaciones en habilidades perceptivo-
la opción más adecuada y que le permita cognitivas y llegaron a la conclusión de que
resolver el problema de juego. De esta los jugadores expertos son mejores en la
manera, la información perceptual orienta captación de índices perceptivos y además
las acciones de juego y éstas, al mismo su comportamiento visual se basa en el uso
tiempo, retroalimentan la percepción de de menos fijaciones de mayor duración,
incluyendo periodos prolongados de

80
“tranquilidad” visual. Por lo tanto, una consecuencia, para mejorar el tiempo de
estrategia visual efectiva va a permitir un toma de decisión en esgrima, se deben
adecuado desempeño perceptivo-cognitivo presentar pocos estímulos para que los
y consecuentemente una mejor toma de deportistas puedan percibirlos de forma
decisiones. clara y precisa.

Otros autores también han estudiado Roca, Williams y Ford (2012),


las habilidades perceptivas en el ámbito realizaron un estudio con 48 jugadores de
deportivo. Así, Abernethy, Schorer, fútbol (20.7 ± 0.54 años) y pusieron de
Jackson y Hagemann (2012), realizaron tres manifiesto que la práctica deportiva
tipos de entrenamiento de la percepción en específica de fútbol acumulada durante la
una tarea de predicción de la trayectoria del infancia y la adolescencia fue un fuerte
tiro a puerta en balonmano. En uno se predictor de las capacidades perceptivo-
daban instrucciones explícitas para guiar la cognitivas de los jugadores de élite. Por su
anticipación del portero, en otro se daban parte, Afonso, Garganta, Mcrobert,
señales visuales y verbales que indicaban la Williams y Mesquita, 2012, realizaron un
dirección del tiro y en el último el portero estudio con 27 jugadoras de voleibol (19.1
actuaba en función de su propio juicio ± 8.3 años de edad) y pusieron de
(aprendizaje implícito). En el estudio manifiesto que los jugadores más
participaron 60 jugadores y aunque en el cualificados y experimentados realizan un
último caso se observó una mejora del mayor número de fijaciones visuales a un
rendimiento (especialmente en situaciones mayor número de estímulos. Dichos
de estrés), todos los grupos mejoraron en jugadores son capaces de percibir las áreas
relación a su capacidad de anticipación. Por funcionales (aquellas intermedias a los
ello los autores concluyen que el focos de visión centrales), gracias a un uso
entrenamiento de la percepción puede más eficaz de la visión periférica y una
realizarse de diversas formas y su mayor capacidad exploratoria de la
desarrollo mejorará otros aspectos información. Todo esto permite identificar
importantes en la toma de decisiones como con mayor precisión los estímulos más
es la anticipación. significativos en el contexto deportivo.

Martínez, López y Sillero (2010), A menudo, en el ámbito deportivo,


utilizaron la medición del tiempo de dada la gran cantidad de información que se
reacción para conocer la eficacia de la produce, el deportista percibe y discrimina
capacidad perceptiva en 18 jugadores de la información relevante guiado por las
esgrima. Los autores señalaron que existen instrucciones del entrenador y en función
diferencias en cuanto al tiempo de reacción de la situación que tiene más probabilidades
en función del tipo de arma (espada, florete de ocurrir. Esto puede perjudicar la
y sable) y que la tarea que más tiempo flexibilidad atencional, es decir, la
requiere para tomar la decisión del tirador capacidad de cambiar el foco atencional
es detectar si el ataque efectuado por el hacia distintas áreas e impedir la percepción
contrario está bien o mal ejecutado. En de nuevos estímulos importantes para la

81
resolución y actuación deportiva. (Furley, medida la inattencional blindness,
Memmert y Heller, 2010). Estos autores, percibiendo el objeto inesperado con mayor
realizaron cuatro experimentos en frecuencia, lo cual era debido (según los
baloncesto, en los que estudiaron el autores) a que los expertos han adquirido
fenómeno denominado Inattencional mayores habilidades perceptivas. En el
Blindness (IB) o lo que es lo mismo, tercer experimento se realizó la misma
ceguera por falta de atención. Consiste en la experiencia que en el 1 pero en este caso, en
falta de detección de un evento u objeto lugar de una visualización en video, se
inesperado por atender a los aspectos más aplicó en la situación de juego real.
exigentes o palmarios de la tarea. Participaron 19 jugadores (24.8 ± 3.0) y se
observó de igual manera la aparición de la
En el primer experimento, inattencional blindness.
consistente en la visualización de un video
de una situación de juego, participaron 20 Por último, en el experimento
jugadores de baloncesto (23.7 ± 3.0 años de número 4, se aumentó la dificultad de la
edad). Los autores observaron que la tarea de manera que, los jugadores debían
mayoría de los participantes no decidieron atender a tres posiciones de los pies del
el pase a un compañero libre que aparecía oponente (pie izquierdo o derecho
inesperadamente. Esto era debido a que la adelantado y pies paralelos) y percibir la
atención se centraba en el oponente directo aparición de un compañero libre
y por lo tanto se producía la ceguera por inesperado. Participaron 13 jugadores (27.5
falta de atención, es decir, los jugadores no ± 5.7) y los autores no observaron un
percibían dicho compañero libre. incremento de la inattencional blindness a
pesar de la mayor complejidad de la
En el segundo experimento, demanda atencional. Se consideró que
participaron 34 jugadores divididos en dos podía ser debido a que la posición de los
grupos, novatos (18 jugadores de 22.4 ± 1.4 pies es uno de los estímulos más relevantes
años) y expertos (16 jugadores de 27.7 ± para la toma de decisiones en baloncesto y
3.5 años). Se puso de manifiesto que en los por lo tanto, los jugadores están entrenados
jugadores expertos se producía en menor en dicha capacidad perceptiva.

82
Tabla 1. Trabajos que han puesto de relieve la importancia de la percepción
Autores Año Conclusiones principales
Araújo 2013 La percepción permite a los seres humanos ser conscientes de su
entorno.
Faubert y Sidebottom 2012 Las habilidades perceptivo-cognitivas son fundamentales en el
rendimiento de juego. Su desarrollo permite un mayor nivel de
procesamiento de la información visual compleja.
Vila-Maldonado et 2012 La percepción es una capacidad cognitiva que se caracteriza por
al. la captación de los datos del entorno a través de los sentidos y su
posterior interpretación.
Furley, Memmert y 2010 Importancia de la flexibilidad atencional: Capacidad de cambiar
Heller foco atencional hacia estímulos nuevos y relevantes.
Raab et al. 2009 Antes de tomar una opción dentro de una tarea dirigida a un
objetivo es necesario el proceso perceptivo para entender la
información del entorno y generar de esta manera las posibles
opciones de actuación.
Mann et al. 2007 La capacidad perceptiva hace referencia a la habilidad para
identificar y adquirir información ambiental para su integración
con el conocimiento adquirido y de esta manera poder
seleccionar y ejecutar la respuesta adecuada.

Tabla 2. Estudios experimentales (Percepción)

Autores Año Deporte Conclusión principal


Abernethy et al. 2012 Balonmano El entrenamiento de la percepción puede realizarse de
diversas formas y su desarrollo mejorará otros aspectos
importantes en la toma de decisiones como es la
anticipación.
Roca et al. 2012 Fútbol La práctica deportiva específica de fútbol acumulada
durante la infancia y la adolescencia fue un fuerte
predictor de las capacidades perceptivos-cognitivas de
los jugadores de élite.
Afonso, 2012 Voleibol Los jugadores más experimentados y cualificados
Garganta, tienen mayores estrategias de búsqueda visual y mayor
Mcrobert et al. capacidad para percibir los estímulos periféricos.
Martínez et al. 2010 Esgrima La tarea que más tiempo requiere para tomar la
decisión del tirador es detectar si el ataque efectuado
por el contrario está bien o mal ejecutado.
Furley, 2010 Baloncesto En el ámbito deportivo se produce la inattencional
Memmert y blindness, es decir, falta de detección de un evento u
Heller objeto inesperado por atender a los aspectos más
inmediatos de la tarea.

83
Atención
Al mismo tiempo que se debe atender
La capacidad de tomar decisiones a los estímulos relevantes y específicos de
eficaces va a depender de la capacidad de una tarea a través de la atención selectiva,
atender a los estímulos relevantes y la el deportista debe tener la capacidad
capacidad de elegir la respuesta dentro del suficiente para atender a otra acción o
conjunto de affordances o posibilidades de acciones que se produzcan al mismo
actuación en relación a la capacidad del tiempo. Es la atención dividida (Afonso,
deportista (Afonso, Garganta y Mesquita, Garganta y Mesquita, 2012; Alarcón et al.
2012; García et al. 2011; Grehaigne, 2010).
Wallian, Godbout, 2005; Vila-Maldonado
et al. 2012). La atención permite El foco atencional puede ser a su vez
seleccionar y filtrar la información interno o externo. En tareas poco complejas
relevante. Está determinada por la se produce una mayor atención hacia los
capacidad de concentración y flexibilidad aspectos relacionados con la ejecución en
para cambiar el foco atencional en función sí. Sin embargo, los juegos deportivos, en
de las exigencias y necesidades en cada los que se producen situaciones de gran
momento (Poveda y Benítez, 2010). imprevisibilidad e incertidumbre,
promueven el mantenimiento de un foco
La atención puede estar impulsada atencional externo (Afonso, Garganta y
por estímulos o por objetivos. En el primer Mesquita, 2012). Teniendo en cuenta que el
caso, los receptores sensoriales se van canal visual es el de mayor aporte
adaptando a los estímulos constantes y informativo en estos deportes, los procesos
regulares, haciéndose menos sensibles a de atención van a estar determinados por las
ellos y atendiendo a nuevos estímulos. En estrategias visuales usadas para analizar el
el segundo caso, atención por objetivos, se entorno y captar la información. Los
atiende a los estímulos más relevantes, deportistas expertos presentan patrones de
obviando los que no los son (Afonso, búsqueda de información visual en base a
Garganta y Mesquita, 2012). Esta atención estrategias perceptivas deliberadas mientras
por objetivos es de gran importancia en el que los menos experimentados presentan
deporte ya que, de esta manera, se filtra y una búsqueda visual en base al orden de
selecciona la información que se recibe y se aparición de los estímulos (Vila-Maldonado
decide cual es la más idónea en función de et al. 2012).
la situación que se plantea (Alarcón,
Cárdenas, Miranda, Ureña y Piñar, 2010).

84
Tabla 3. Trabajos que han puesto de relieve la importancia de la atención
Autores Año Conclusiones principales
Afonso, Garganta y 2012 La atención en los juegos deportivos debe ser selectiva, guiada
Mesquita por los objetivos de juego y centrada en aspectos externos.
Faubert y 2012 Para el rendimiento deportivo es fundamental la capacidad de
Sidebottom centrar la atención hacia la información visual crítica y
relevante.
Vila-Maldonado et 2012 La localización de los estímulos relevantes es esencial para
al. disminuir la incertidumbre inherente al contexto deportivo. Esto
puede mejorarse a través del entrenamiento de la capacidad
visual.
García et al. 2011 Es necesario focalizar la atención en los elementos importantes
del entorno mediante el desarrollo de patrones de búsqueda
visual que hagan efectivo el tiempo disponible para el análisis
del contexto.
Poveda, Benítez 2010 La atención juega un papel muy importante en la toma de
decisión en el deporte, ya que permite seleccionar, dentro de los
estímulos que se suceden, aquellos que son relevantes frente a
los que no lo son.
Bossard, Kermarrec 2010 Uno de los aspectos decisivos en la toma de decisiones es la
capacidad de dirigir la atención (estrategia visual) hacia la
información relevante.
Grehaigne et al. 2005 Un verdadero aprendizaje de los deportes de equipo implica el
desarrollo de la capacidad de observación, evaluación y
selección de la información relevante.

Diversos estudios han puesto de balonmano, perdiendo vs ganando, poco


manifiesto la importancia de la mejora de la tiempo de juego vs mayor tiempo y
atención, influyendo en la capacidad para jugadores menos experimentados vs
tomar decisiones. Así por ejemplo, expertos.
Fruchart, Paques y Mullet (2010)
compararon la forma en que los jugadores En esta misma línea, Rulence,
noveles y experimentados utilizan la Fruchart, Dru y Mullet (2005) en un estudio
información durante un partido de con 257 jugadores de fútbol (12-15 años),
baloncesto y de balonmano. En dicho pusieron de manifiesto que los jugadores
estudio participaron 240 jugadores de más jóvenes deciden un inicio rápido del
baloncesto y balonmano (12 a 18 años) y juego después de marcar gol principalmente
los autores llegaron a la conclusión de que cuando el equipo va perdiendo, frente a los
la toma de decisiones es diferente entre los jugadores más experimentados que tienen
jugadores principiantes y expertos, en cuenta, además del marcador, otras
actuando en función de la importancia que variables como la importancia del partido,
le dan a la información que reciben durante el tiempo de juego y la superioridad
el juego. De esta manera, el reinicio rápido numérica.
de la jugada se produce mayoritariamente:
en partido oficial vs amistoso, ante Vaeyens, Lenoir, Williams, Mazyn
superioridad numérica, en baloncesto vs y Philippaerts (2007) en un estudio con 87

85
adolescentes (14.7 ± 0.5) en el que señalaron que en el segundo caso, se
utilizaron SSG en fútbol, observaron un reducía la atención hacia la información
incremento del tiempo de decisión al relevante al no coincidir necesariamente, la
aumentar el número de jugadores debido a primera opción con la más adecuada o
la mayor complejidad de la información. correcta.
Además señalaron que la atención
desempeña un papel fundamental en la Alarcón et al. (2010), en un trabajo
toma de decisiones, teniendo los jugadores con 10 jugadores de baloncesto de 21 años
con mayor nivel de experiencia una mayor de edad media, pusieron de manifiesto que
capacidad para atender a la información tras un programa de entrenamiento
relevante en función de las exigencias del cognitivo se consigue mejorar la capacidad
juego. de atender a los estímulos más importantes.
Por último, Duarte et al. (2010) en un
Buszard, Farrow y Kemp (2013), trabajo con seis jugadores de fútbol (11
señalaron que la capacidad de atender a la años de edad media) llegaron a la
información relevante puede modificarse en conclusión de que los jugadores actúan en
función del tipo de instrucciones que se función del proceso de exploración para
den. En su trabajo con 46 jugadores de detectar la información relevante. De esta
fútbol australiano (23.4 ± 4.2 años), manera, en situaciones 1vs1, los jugadores
establecieron tres situaciones o tipo de consideraron como más importante la
instrucciones: la primera en la que el información proveniente de la distancia
objetivo era mantener el balón lejos del interpersonal y la velocidad relativa entre
defensor, la segunda en la que se debía los jugadores.
elegir la primera opción y una tercera sin
ningún tipo de instrucciones. Los autores

Tabla 4. Estudios experimentales (Atención)


Autores Año Deporte Conclusión principal
Alarcón et al. 2010 Baloncesto El entrenamiento cognitivo mejora la capacidad de
atención selectiva.
Duarte et al. 2010 Fútbol En situaciones 1vs1 la información relevante proviene
de la distancia interpersonal y la velocidad relativa.
Fruchart et al. 1010 Baloncesto - Los jugadores actúan en función de la importancia que
Balonmano le dan a la información que reciben durante el juego.
Los jugadores menos experimentados optan
mayoritariamente por un inicio rápido de la jugada.
Vaeyens et al. 2007 Fútbol Los jugadores con mayor nivel de experiencia tienen
una mayor capacidad para atender a la información
relevante y tomar las decisiones adecuadas.
Rulence et al. 2005 Fútbol El jugador más joven decide el reinicio rápido de juego
principalmente cuando el equipo va perdiendo.

86
Memoria Alarcón et al. 2010; García et al. 2011;
García, Moreno et al. 2009; Gil et al. 2012;
La memoria es un proceso cognitivo Poveda y Benítez, 2010; Vila-Maldonado et
activo, dinámico y sensible al aprendizaje al. 2012).
que incorpora el conocimiento acumulado y
Se considera que los deportistas que
permite comparar la información nueva,
acumulan mayor experiencia poseen un
proveniente de los estímulos, con la
conocimiento (declarativo y procedimental)
almacenada en dicha estructura de
superior, más variado, sofisticado y
conocimiento (Afonso, Garganta y
estructurado. Esto posibilita un acceso más
Mesquita, 2012). La memoria permite
rápido y eficaz de la información
disponer de un conocimiento organizado
almacenada en la memoria junto con el
cuya recuperación facilitará la toma de
desarrollo y utilización de un mayor
decisiones (Poveda, Benítez, 2010).
número y una mayor variedad de conceptos
durante el juego. Estos conceptos hacen
Dentro de la psicología cognitiva se
referencia a condiciones, tales como puntos
pueden distinguir dos tipos de
fuertes y débiles del rival y del propio
conocimiento: declarativo y procedimental.
jugador, expectativas, marcador, entorno,
El conocimiento declarativo es el conjunto
etc., y a acciones que se suceden durante el
de saberes acerca de los atributos y
juego, tales como desplazamientos,
características de un objeto. Se identifica
secuencias temporales de las acciones, etc.
con el saber teórico, el “saber qué”. En el
De esta forma se extrae información más
caso del deporte incluiría los fundamentos
detallada y de calidad del contexto de
técnico-tácticos, aspectos reglamentarios y
juego, lo cual permite tomar decisiones más
principios generales de juego. El
acertadas (García et al. 2011; Poveda y
conocimiento procedimental hace
Benítez, 2010).
referencia al conocimiento sobre cómo
hacer algo. Se identifica con el “saber Diversos estudios han estudiado esta
cómo”, es el conocimiento sobre qué relación entre el conocimiento almacenado
movimiento hay que realizar en una y el proceso de toma de decisiones. Por
determinada acción, cómo actuar y resolver ejemplo, García, Moreno et al. (2009) en un
problemas motores (Bossard y Kermarrec, estudio con 12 jugadores de tenis (17 ± 0.75
2010; García, Moreno et al. 2009; Gil et al. años), pusieron de manifiesto que un mayor
2012; Otero, González y Calvo, 2012). conocimiento general y específico permite
acceder más fácilmente al mismo durante el
La toma de decisiones y las acciones
juego lo que conlleva una mayor y mejor
de los deportistas están influenciadas por
toma de decisiones. Los autores observaron
las estructuras del conocimiento
una mayor decisión adecuada y ejecución
almacenadas en la memoria. El
exitosa en el servicio y en el resto de
conocimiento en el deporte influye en
golpeos en expertos en relación a los
procesos como la atención, el
tenistas noveles. A la misma conclusión
comportamiento visual, la anticipación, la
llegaron Gil et al. (2012) en un estudio con
selección de la respuesta y la ejecución
219 jugadores/as de voleibol con edades
(Afonso, Garganta y Mesquita, 2012;

87
comprendidas entre 14 y 16 años. Los capacidad de elegir la respuesta más eficaz
autores observaron que el conocimiento (proceso de toma de decisiones). Además,
declarativo y procedimental era mayor en se produjo una mejora en la ejecución, es
los sujetos que participaron a nivel nacional decir, la mejor selección de la respuesta
respecto a los de nivel regional y escolar. aumentó las probabilidades de éxito durante
la competición.
Fernández, Moreno, Gil, Claver y
Moreno (2014) estudiaron la influencia del Alarcón et al. (2010), en su estudio
rendimiento y la experiencia en el con 10 jugadores de baloncesto de 21 años
conocimiento procedimental en 301 de edad media, observaron que un mayor
jugadores/as de voleibol de la categoría conocimiento de los principios de juego
cadete (14-16 años). Los resultados ayudaba a mejorar la capacidad para
mostraron que existe una relación lineal y percibir la información relevante,
significativa entre la experiencia y el disminuyendo el grado de incertidumbre.
conocimiento procedimental. Por su parte, Furley y Memmert (2012)
realizaron dos experimentos en baloncesto
Iglesias, Sanz, García, Cervelló y Del y hockey hielo y señalaron que una alta
Villar (2005), analizaron el efecto de un capacidad de memoria de trabajo posibilita
programa de supervisión reflexiva en el por un lado, una mayor capacidad de
conocimiento del juego, la toma de centrar la atención en la información
decisiones y la ejecución en situación real relevante, mantener la concentración en el
de juego con 12 jugadores de baloncesto juego y evitar la distracción de estímulos
(categoría infantil). El programa consistió auditivos irrelevantes, y por otro, una
en el visionado y posterior reflexión sobre mayor capacidad de tomar decisiones
las acciones de los jugadores en adecuadas a la situación de juego, al
competición y se concluyó que el programa disponer de mayores recursos cognitivos y
era eficaz para la mejora de la capacidad de no tener que recurrir únicamente a las
análisis de los deportistas y para la instrucciones tácticas del entrenador.

88
Tabla 5. Trabajos que han puesto de relieve la importancia de la memoria

Autores Año Conclusiones principales


Afonso, Garganta y 2012 La toma de decisiones está mediatizada por las estructuras de
Mesquita conocimiento almacenadas en la memoria. Proporciona una
sólida base para la atención y la anticipación. Favorece el
pensamiento intuitivo y estratégico. El conocimiento
almacenado en la memoria potencia la percepción de los
estímulos relevantes para la toma de decisiones.
Otero et al. 2012 Existen dos tipos de conocimiento: declarativo (conjunto de
saberes teóricos de un deporte) y procedimental (saber cómo
resolver problemas motores).
Gil et al. 2012 Un mayor nivel de conocimiento va a permitir un mejor
funcionamiento perceptivo-cognitivo, detectando la información
relevante, accediendo a la información de la memoria de forma
eficaz y tomando las decisiones de forma rápida y precisa.
Vila-Maldonado et 2012 La experiencia permite adquirir estructuras de conocimiento que
al. son guardadas en la memoria para ser utilizadas cuando se
requieren.
García et al. 2011 Las estructuras de conocimiento almacenadas en la memoria
condicionan la toma de decisiones.
Poveda, Benítez 2010 La memoria permite al deportista disponer de un conocimiento
organizado que le facilitará la toma de decisiones y la
elaboración de planes de acción adecuados al contexto.
Bossard y Kermarrec 2010 Uno de los aspectos decisivos en la toma de decisiones es la
capacidad de memoria y la capacidad de activación y
recuperación del conocimiento almacenado en la misma.
García, Moreno et al. 2009 Es importante el desarrollo de una buena base de conocimiento
para la adquisición de una buena destreza en las habilidades de
toma de decisiones.

Tabla 6. Estudios experimentales (Memoria)


Autores Año Deporte Conclusión principal
Fernández et al. 2014 Voleibol Importancia de la experiencia para el desarrollo del
conocimiento procedimental
Gil et al. 2012 Voleibol El conocimiento declarativo y procedimental es
diferente en función del nivel de la competición.
Furley y 2012 Baloncesto Una alta capacidad de memoria de trabajo permite una
Memmert Hockey hielo mejor atención selectiva y mayor capacidad de toma de
decisiones en función de la situación de juego.
Alarcón et al. 2010 Baloncesto El conocimiento del deportista sobre el deporte mejora
la capacidad de percibir la información relevante
favoreciendo la toma de decisiones.
García, Moreno 2009 Tenis Un mayor conocimiento general y específico conlleva
et al. una mayor y mejor toma de decisiones.
Iglesias et al. 2005 Baloncesto La supervisión reflexiva mejora la capacidad de
análisis, el proceso de toma de decisiones, la ejecución,
el conocimiento general del juego y las probabilidades
de éxito durante la competición. A mayor conocimiento
mayor capacidad de toma de decisiones.

89
Función ejecutiva Todas estas capacidades y
mecanismos son necesarios para resolver
Una de las habilidades problemas, tomar decisiones, regular el
fundamentales para la toma de decisión es comportamiento, relacionarse y adaptarse al
la función ejecutiva. Esta capacidad permite medio, realizar tareas nuevas y complejas y
coordinar la información que percibimos, adquirir aprendizaje (Cadavid, 2008;
su procesamiento (atención, memoria y Martos y Paula 2011). Con el objetivo de
emociones) y poner en marcha la respuesta solucionar los distintos problemas que se
consecuente (ejecución motora) ante plantean al individuo, la función ejecutiva
situaciones novedosas y complejas pone en funcionamiento la atención
(Verdejo y Bergara, 2010). La función selectiva, busca la información almacenada
ejecutiva es un constructo que se emplea en la memoria, planifica el plan de acción
para aglutinar a un conjunto de capacidades considerando riesgos y beneficios para
necesarias para organizar y planificar una consecuentemente, tomar una decisión y
tarea, seleccionar adecuadamente los llevar a cabo la acción (Papazian, Alfonso y
objetivos, iniciar un plan de acción y Luzondo, 2006). Por lo tanto, los procesos
mantenerlo mentalmente, ser flexible en las implicados en la función ejecutiva se
estrategias para alcanzar una meta o inhibir pondrán en funcionamiento cuando un
estímulos irrelevantes (Soprano, 2003; individuo se encuentra ante una situación
Franco y Sousa, 2011; García, Rodríguez y en la que surgen distintas opciones y
Garzón, 2011; Injoque-Ricle y Burín, 2011; requieren tomar una decisión (Franco y
Martínez y Manoiloff, 2011; Martos y Sousa 2011).
Paula, 2011).

La función ejecutiva hace Planificación


referencia a procesos cognitivos como la
anticipación, la planificación, la selección y Es uno de los procesos de la
organización de la conducta, la función ejecutiva que se refiere a la
autorregulación, la memoria de trabajo, la identificación, elaboración y organización
inhibición de conductas inadecuadas, la de la tarea para enfrentarse a un problema y
resolución de problemas y la flexibilidad conseguir los objetivos. (Casterlanas, 2012;
cognitiva (Cadavid, 2008; Casterlenas, Ingrid, 2010; Injoque y Burin, 2011). Para
2012; Franco y Sousa, 2011; García et al. planificar hay que analizar alternativas,
2011; Ingrid, 2010; Injoque-Ricle y Burín, organizar la información identificando los
2011; Martínez y Manoiloff, 2011; Martos elementos relevantes de la misma, controlar
y Paula, 2011; Rodriguez, López, García y los impulsos, regular los procesos de
Rubio, 2011; Soprano, 2003; Tomprowski, atención y la memoria, elegir la estrategia y
Davis, Miller y Naglieri, 2008; Valencia, diseñar el plan de acción antes de tomar la
2014). decisión final (Cadavid, 2008; Soprano
2003; Papazian et al. 2006).

90
Flexibilidad cognitiva desempeño de una tarea (Martos y Paula,
2011). A través de la inhibición se
Es otro de los procesos de la posibilita resistir a los impulsos, controlar
función ejecutiva que hace referencia a la la interferencia, evitar la distracción,
capacidad de regular el pensamiento y la aplazar una respuesta y detener o
conducta en función de las demandas de la interrumpir una respuesta predominante
situación (Soprano, 2003; Ingrid, 2010; (Cadavid, 2008). Comprende los procesos
Martos y Paula, 2011). Implica el análisis de inhibición de la atención a través de los
de las consecuencias de la propia conducta, mecanismos atencionales selectivos y la
el aprendizaje de los errores, la inhibición inhibición de una respuesta dominante a
de patrones de respuesta y la generación de través de los procesos de selección
nuevas estrategias para la resolución de (Casterlanas, 2012). Todo ello permite la
problemas (Casterlanas, 2010). Del Missier, regulación y el control del comportamiento
Mäntylä y Bruine de Bruin (2010) en un (Martos y Paula, 2011).
estudio con 116 estudiantes (23.45 años de
edad media), pusieron de manifiesto que Del Missier et al. (2010) en su
existe una relación entre la toma de estudio con 116 estudiantes (23.45 años)
decisiones y la función ejecutiva. señalaron que la inhibición juega un papel
Concretamente, la flexibilidad cognitiva importante en mantener la información
contribuye a que el individuo sea más relevante para la tarea y suprimir las
sensible a los cambios que se producen en interferencias o información irrelevante. De
una determinada situación, valorando el esta manera, el proceso de la información
riesgo de la acción y de esta manera estar relevante va a mejorar los procedimientos
más capacitado para resolver las tareas. de elección y selección de la respuesta
adecuada. Verburgh, Scherder, Van Lange
Inhibición y Oosterlaan (2014) en un estudio con 126
futbolistas de 11,8 años de edad media
Proceso de la función ejecutiva que llegaron a la conclusión que la capacidad de
permite ignorar los estímulos irrelevantes y inhibición, imprescindible para tener éxito
suprimir las acciones no deseadas o en el deporte, es mayor en los deportistas de
comportamientos prepotentes en el más alto nivel.

91
Tabla 7. Trabajos que han puesto de relieve la importancia de la función ejecutiva

Autor Año Conclusiones principales


Verburgh et al. 2014 El control inhibitorio (imprescindible para tener éxito en el deporte) es
mayor en los deportistas de mayor nivel.
Casterlanas 2012 La función ejecutiva permite la resolución de problemas a través de sus
componentes de planificación, inhibición y flexibilidad cognitiva.
Franco y Sousa 2011 Los procesos de la función ejecutiva se activan ante una situación con
distintas opciones de respuesta y que requiere tomar una decisión.
García et al. 2011 La función ejecutiva se relaciona con el conjunto de habilidades
psicológicas básicas del rendimiento deportivo como son la sensación,
la percepción, la atención, la toma de decisiones y el pensamiento.
Injoque-Ricle y 2011 Función ejecutiva: habilidades cognitivas que permiten el control
Burín atencional, la flexibilidad cognitiva, el establecimiento de metas, la
planificación de un plan de acción y la resolución de problemas.
Martínez y Manoiloff 2011 La función ejecutiva incluye la formulación de objetivos, planificación,
inicio de la respuesta, inhibición de respuestas inapropiadas,
flexibilidad, auto-modificación de la conducta, capacidad de
razonamiento, control de la atención, memoria de trabajo y toma de
decisiones.
Martos y Paula 2011 La función ejecutiva incluye las habilidades de planificación, memoria
de trabajo, inhibición y control de impulsos, cambio atencional,
flexibilidad cognitiva, iniciación y autorregulación de la acción.
Permite la resolución de problemas de manera eficaz.
Rodríguez et al. 2011 Función ejecutiva: Conjunto de habilidades cognitivas que permiten la
adaptación del individuo a situaciones nuevas y cambiantes. Incluye la
toma de decisiones.
Del Missier et al. 2010 La función ejecutiva contribuye a los procesos de control de la toma de
decisiones, jugando un papel decisivo la inhibición y la flexibilidad
cognitiva.
Ingrid 2010 Función ejecutiva. Capacidades cognitivas que permiten la resolución
de situaciones imprevistas, nuevas y cambiantes. Se compone de
procesos como la toma de decisiones.
Verdejo y Bergara 2010 Función ejecutiva: Conjunto de procesos que se coordinan para
recuperar la información almacenada, tomar decisiones, anticipar los
posibles resultados de distintas opciones de respuesta y planificar las
actuaciones.
Cadavid 2008 Función ejecutiva: Proceso deliberado de control del comportamiento.
Habilidades necesarias para resolver problemas, tomar decisiones,
corregir errores, regular cognitiva y emocionalmente el
comportamiento, adaptarse al medio y adquirir aprendizaje.
Tomprowski et al. 2008 La función ejecutiva está involucrada en la resolución de problemas
ante estímulos complejos en los que hay que seleccionar, organizar la
información y ejecutar una respuesta adecuada.
Papazian et al. 2006 Función ejecutiva: Conjunto de procesos mentales para resolver
problemas, tomar decisiones y llevar a cabo una acción.
Soprano 2003 Función ejecutiva: Conjunto de procesos cognitivos que permiten
organizar, planificar, seleccionar y memorizar la información para
anticipar y ejecutar una tarea flexibilizando la conducta con el objetivo
de resolver los problemas de forma eficaz.

92
La anticipación como determinante del para conseguir información que ayude a
éxito en la acción deportiva predecir las circunstancias de la situación y
el tiempo o momento en que sucederán para
Como hemos visto, las funciones poder anticiparse (Faubert y Sidebottom,
ejecutivas regulan la conducta y gracias a 2012). Los elementos que condicionan el
los distintos procesos que la conforman, proceso de anticipación son las
permiten la resolución eficaz de las posibilidades de predicción de lo que va a
situaciones de juego bajo criterios como la suceder, la rapidez de los indicios, el
rapidez, exactitud y anticipación de los tiempo de presencia de dichos indicios y la
posibles resultados de las distintas opciones complejidad de las acciones técnicas
de respuesta (Soprano, 2003; Verdejo y (Poveda, Benítez, 2010).
Bechara 2010; García et al. 2011). De esta
manera, podemos tener más éxito en las Teóricamente, la adopción de
acciones a llevar a cabo durante el juego estrategias de anticipación va a favorecer el
deportivo. rendimiento deportivo, ya que, el deportista
podrá comenzar su actuación ofensiva o
En dicho contexto deportivo, existe defensiva antes que el oponente, sin
una estrecha relación entre la precisión de embargo, si no se opta por la decisión
la toma de decisiones y el tiempo requerido correcta los procesos de anticipación
para la acción. La situación de pueden no llevar al éxito deportivo
incertidumbre de los juegos deportivos hace (Poveda, Benítez, 2010). Una estrategia de
que sea importante adoptar estrategias de espera puede permitir atender y recoger más
anticipación que permiten, en función de la información relevante para la elección de la
atención a los estímulos relevantes, predecir respuesta correcta y el aumento del éxito de
el resultado de la acción (Afonso, Garganta la actuación. Sin embargo, si se aplica la
y Mesquita, 2012; Vila-Maldonado, 2012). acción demasiado tarde puede no
Junto a esta previsión de determinados conseguirse el éxito deportivo (Afonso,
acontecimientos en función de la situación Garganta y Mesquita, 2012).
de juego, es importante el desarrollo de la
capacidad de ocultar el plan de acción al En consecuencia, la anticipación
oponente, evitando que éste opte por la debe abordarse en función de la tarea y el
mejor opción y se anticipe a nuestra contexto específico. En los juegos
actuación (Poveda, Benítez, 2010). deportivos se debe establecer una estrecha
comunicación con los compañeros e
En la capacidad de anticipación se interpretar de forma adecuada la
debe considerar la predicción del tiempo información proveniente de la acción del
que conlleva la propia acción del deportista, adversario, evitando las estrategias de
la predicción de la duración de la acción del engaño de los mismos. Para ello, se
oponente y la predicción de la alteración del requiere la participación de la memoria, que
medio y de las posibles consecuencias de la permite tener un buen conocimiento de las
acción (Poveda, Benítez, 2010). Es decir, probabilidades de la situación (Afonso,
hay que considerar las acciones previas Garganta y Mesquita, 2012).

93
Tabla 8. Trabajos que han puesto de relieve la importancia de la anticipación
Autores Año Conclusiones principales
Afonso, Garganta y 2012 La estrategia de anticipación puede potenciar el rendimiento
Mesquita deportivo, sin embargo en ocasiones puede aumentar los errores
durante el juego debido a las estrategias de contra-comunicación
de los oponentes.
Faubert y Sidebottom 2012 La lectura de los movimientos de los jugadores permite
anticipar las acciones de juego.
Vila-Maldonado et 2012 La anticipación es la habilidad para predecir un evento antes de
al. que ocurra y reconocer el patrón de juego en función de la
información obtenida del contexto de juego.
García et al. 2011 La función ejecutiva permite la resolución más eficaz de las
situaciones de juego bajo los criterios de rapidez, exactitud y
anticipación.
Poveda, Benítez 2010 La previsión de que puedan suceder determinados
acontecimientos es una variable que facilita la toma de
decisiones.
Verdejo y Bechara 2010 La función ejecutiva es el conjunto de procesos que se coordinan
para recuperar la información almacenada, tomar decisiones,
anticipar los posibles resultados de distintas opciones de
respuesta y planificar las actuaciones.

Enseñanza y mejora de la toma de


decisiones en el deporte La enseñanza deportiva ha evolucionado
desde un modelo tradicional hacia un
De acuerdo con los supuestos aprendizaje contextual y comprensivo que
teóricos de la dinámica ecológica, el implique la toma de decisiones, se adapte a
entrenamiento y mejora de la toma de las necesidades del deportista y éste sea
decisiones deberá basarse en la realización capaz de construir su propio aprendizaje
de situaciones – problema que impliquen (Serra, González y García 2011). Surge de
los procesos cognitivos (atención, memoria esta manera la enseñanza comprensiva, en
y anticipación) y los procesos emocionales la que se pone énfasis en el aprendizaje
(interpretación y confianza) (Carvalho et al práctico, auténtico, con significado y en la
2011; Davids, Araujo, Correia y Vilar, que se debe priorizar la capacidad del
2013; Poveda y Benítez 2010). La deportista para analizar de forma reflexiva
variabilidad de las condiciones de práctica las acciones del juego (Montalbán, 2014;
de estas situaciones - problema, aumenta la Aguilar, Ramón, 2007; Iglesias et al. 2005).
incertidumbre por lo que el deportista Esta enseñanza implica el planteamiento de
deberá seleccionar los comportamientos y situaciones en las que se mantiene la
tareas en base a la información relevante esencia y estructura del juego real,
que le permitan alcanzar el objetivo de modificando algunos de sus componentes
juego. (Carvalho et al 2011). (Iglesias et al. 2005; Serra et al. 2011).

94
Por ello, en los deportes de equipo jugadores de fútbol (11 años de edad
el juego real modificado (small side game) media) y llegaron a la conclusión de que en
se considera fundamental para el desarrollo este tipo de situaciones, la toma de
del deportista y es una de las herramientas decisiones está influenciada por la distancia
más útiles para la mejora de la capacidad de interpersonal y la velocidad relativa entre
percepción y la toma de decisiones (Davids los jugadores. Esto pone de manifiesto que
et al. 2013; Berry et al., 2008), en ellos se el proceso de toma de decisiones es
incluyen aspectos cognitivos, emocionales, dependiente del contexto y en él destaca la
físicos y motrices que permiten el fomento importancia del trabajo de exploración de la
de la práctica y adherencia de actividad información por parte de los jugadores.
física y la consecuente promoción de un
estilo de vida saludable (Serra, García, Aguilar, Chirosa, Martín y Chirosa
Sánchez-Mora 2011). (2012) estudiaron el proceso de toma de
decisiones en situaciones reducidas de
Diversos estudios ponen de igualdad numérica (3x3) y desigualdad
manifiesto esta relación entre el juego real numérica (3x2) en balonmano, con 12
modificado (small side game) y la toma de alumnos de bachillerato (16-18 años) y
decisiones. Así en un estudio realizado por concluyeron que en situaciones de
Berry et al. (2008), se puso de manifiesto superioridad numérica, los atacantes pueden
que la práctica de juego real modificado se decidir y ejecutar correctamente más
relaciona de forma positiva con la acciones. En otro trabajo con 12 jugadoras
capacidad de percepción y toma de de baloncesto de alto nivel, Jiménez et al.
decisiones en 32 jugadores de la liga de (2012) analizaron el proceso de toma de
fútbol australiano (15 a 18 años) de distinto decisiones en situaciones 1x1 y 2x2 en
nivel de experiencia y destreza. Otro baloncesto y concluyeron que algunos de
estudio de Serra et al. (2011) con 21 los elementos clave para la toma de
jugadores de fútbol de 8-9 años en el que se decisiones son la oposición, los
utilizaron dos formatos de SSG 3x3, señaló compañeros, el tiempo disponible y el
que el juego real modificado produce un momento o contexto en el que se produce.
mayor porcentaje de decisiones y
ejecuciones adecuadas y de éxito. En otro estudio, Cordovil et al.
(2009) realizaron dos experimentos con 10
Blomqvist, Vänttinen y Luhtanen jugadores (17-19 años) en situación de 1x1
(2005) en un estudio con 12 estudiantes de en baloncesto. En el primero de ellos
secundaria (12-14 años) utilizaron tres estudiaron la influencia del tipo de
formatos de SSG 3x3 en fútbol y pusieron instrucciones (neutrales, de riesgo y
de manifiesto que la toma de decisiones es conservadoras) en la toma de decisiones y
tan importante como la ejecución técnica y en el segundo estudiaron la relación entre
ambas determinan el rendimiento de juego las características antropométricas de los
durante estas actividades. Duarte et al. jugadores y dicho proceso de toma de
(2010) estudiaron el proceso de toma de decisiones. Se observó que tanto el tipo de
decisiones en situaciones de 1x1 con seis instrucciones como las características

95
antropométricas de los jugadores influyen masculino (23.6 ± 4.1). Los autores
en el proceso de toma de decisiones. concluyeron que el trabajo intermitente
producía una mejora de la fuerza de piernas
Young y Rogers (2013), en un mientras que el entrenamiento basado en
trabajo con 25 jugadoras de fútbol (17.4 ± SSG producía una mejora de la ejecución y
0.7 años), compararon un trabajo de la habilidad en el juego.
entrenamiento de velocidad (sprint con
cambios de dirección) con un Por último, Vaeyens et al. (2007)
entrenamiento basado en SSG (2 vs 2 en en un estudio con 87 adolescentes (14.7 ±
terreno 15x15 y 4 vs 4 en terreno 20x23) 0.5) en el que utilizaron SSG en fútbol con
sobre el test de agilidad Planned-AFL y el los siguientes formatos: 2x2, 3x1, 3x2, 4x3
tiempo de reacción. Los autores observaron y 5x3, señalaron que el nivel de habilidad y
una disminución del tiempo de decisión y el experiencia, así como la proporción de
tiempo de respuesta de movimiento en el jugadores atacantes y defensores,
grupo de entrenamiento basado en SSG, lo determinaba la selección, el procesamiento
cual indica (según los autores) que dicho de la información y la toma de decisiones.
tipo de entrenamiento produce una mejora En general, los autores observaron un
de la agilidad, la velocidad de la toma de incremento del tiempo de decisión al
decisiones y la velocidad de movimiento. aumentar el número de jugadores debido a
la mayor complejidad de la información.
En esta misma línea, Zois, Obispo, Además señalaron que los jugadores con
Fairweather, Bola y Aughey (2013) mayor nivel de experiencia tienen una
compararon un trabajo intermitente (2x25 mayor capacidad para atender a la
minutos en cinta) con un trabajo basado en información relevante y tomar las
SSG (2 vs 2 en terreno 20x12) sobre el decisiones adecuadas en función del juego.
rendimiento de 8 jugadores de fútbol

96
Tabla 9. Trabajos que han puesto de relieve la relación entre SSG y toma de decisiones
Autores Año Deporte - SSG Conclusión principal
Young y Rogers 2013 Fútbol SSG aumentan la velocidad de toma de
Entrenamiento velocidad decisiones y la velocidad de movimiento
4 vs 4
2 vs 2
Zois et al. 2013 Fútbol Mejora de la ejecución y la habilidad en el
2x25’ en cinta juego con el entrenamiento basado en SSG
2 vs 2
Aguilar et al. 2012 Balonmano En situaciones de superioridad numérica,
3 vs 3 los atacantes pueden decidir y ejecutar
3 vs 2 correctamente más acciones.
Jiménez et al. 2012 Baloncesto Elementos clave para la toma de decisiones
1 vs 1 son la oposición, los compañeros, el tiempo
2 vs 2 disponible y el momento o contexto en el
que se produce la acción.
Serra et al. 2011 Fútbol 3 vs 3 Mayor porcentaje de decisiones y
ejecuciones adecuadas y de éxito.
Duarte et al. 2010 Fútbol 1x1 La toma de decisiones está influenciada por
la distancia interpersonal y la velocidad
relativa entre los jugadores.
Cordovil et al. 2009 Baloncesto1x1 El tipo de instrucciones y las características
antropométricas de los jugadores influyen
en el proceso de toma de decisiones.
Berry et al. 2008 Fútbol australiano Incremento de la capacidad de percepción y
Juegos modificados toma de decisiones.
deliberados (basketball,
cricket, Square…)
Vaeyens et al. 2007 Fútbol Incremento del tiempo de decisión al
2x2, 3x1, 3x2, 4x3 y 5x3 aumentar el número de jugadores.
Blomqvist et al. 2005 Fútbol 3x3 Incremento de la comprensión de juego y
capacidad de toma de decisiones.

Game Performance Assessment toma de decisiones, las acciones de apoyo y


Instrument (GPAI) la ejecución de habilidades, estando
asociado de esta manera a la resolución de
El GPAI es un sistema los problemas tácticos en los deportes de
multidimensional diseñado para evaluar los equipo (Figueredo, Lago y Fernández 2008;
comportamientos de los deportistas en García et al. 2011; Pereira, Castro,
situaciones reales de juego, demostrando de Mesquita y Moreno 2009).
esta manera la comprensión táctica, así
como la habilidad para resolver problemas Surge como oposición a los
tácticos mediante la selección y aplicación tradicionales instrumentos de valoración
de las habilidades apropiadas (Oslin, deportiva, en los que sólo se considera la
Mitchell y Griffin 1998). Es por tanto, una dimensión técnica (Pereira et al. 2009) y es
herramienta de observación y codificación un instrumento flexible cuyos componentes
del rendimiento de juego, que incorpora la

97
pueden ser aplicados a todas las categorías 3. Toma de decisiones. Elección de la
de los deportes colectivos (Figueiredo et al. respuesta adecuada sobre qué hacer con
2008). Según Memmert y Harvey (2008) el móvil durante el juego.
las ventajas del uso del GPAI son que se 4. Ejecución técnica. Eficiente ejecución
puede adaptar a varios deportes y de la habilidad técnica seleccionada.
actividades de juego, que tiene la capacidad 5. Apoyo. Movimiento sin balón hacia la
de medir habilidades ofensivas y defensivas posición de recibir un pase.
con y sin balón y, por último que permite la 6. Cobertura. Apoyo defensivo al jugador
evaluación de la ejecución técnica y la toma con balón o que se mueve hacia el
de decisiones. mismo.
Los componentes del GPAI son 7. Guardia/marca. Defensa del oponente
siete (Oslin et al. 1998): con o sin balón.

1. Base. Retorno adecuado de un jugador El cálculo de los distintos índices y


a su posición entre tentativas de resultados del rendimiento se pueden ver en
habilidades. la siguiente tabla:
2. Ajuste. Movimientos ofensivos y
defensivos necesarios para mantener el
flujo de juego.

Resultado de las variables Cálculo


Índice de toma de decisión (TD) Número de decisiones acertadas / número de
decisiones erróneas
Índice de ejecución de habilidades (EH) Número de ejecuciones de habilidades acertadas /
número de ejecuciones de habilidades erróneas
Índice de acciones de apoyo (AA) Número de movimientos acertados de apoyo /
número de movimientos erróneos de apoyo
Rendimiento global en el juego (TD + EH + AA) / 3

Los componentes individuales del Mitchell et al en el 2006 (2ª ed.)


rendimiento en el juego, fueron conceptualizaron las siguientes fórmulas
desarrollados y evaluados por expertos para para los índices de cada componente e
determinar su validez y fiabilidad. El índices globales:
protocolo del GPAI fue probado en tres
categorías de juegos: invasión (fútbol y a) Índice de Toma de Decisiones (ITD)
baloncesto), de red (voleibol) y sofball. Su
validez y fiabilidad fue examinada por = /( + )
dieciocho especialistas de educación física
y en general, las respuestas de los b) Índice de Ejecución Técnica (IET):
estudiantes mostraron que el GPAI es un
método fiable y válido para evaluar el = /( + )
rendimiento de juego (Oslin et al. 1998).

98
c) Índice de Apoyo (IA): Así por ejemplo, Pereira et al (2009)
analizaron el desempeño táctico (toma de
= /( + ) decisiones) y las acciones sin balón de dos
juegos modificados (1x1 y 2x2) en voleibol.
Aunque dichos autores solo Observaron 1513 acciones de juego durante
desarrollaron los índices anteriores, se 20 sesiones de educación física en 6 grupos
podrían obtener el índice de marcaje y de tercer ciclo de primaria. Los resultados
cobertura con el mismo procedimiento pusieron de manifiesto que los alumnos
(cociente resultado de las conductas poseen poca capacidad táctica, lo cual se
adecuadas entre la suma de las adecuadas e demostró por el bajo porcentaje de envío
inadecuadas). del balón a espacios vacios (tanto en el
saque como en la finalización de la jugada)
d) Índice de Cobertura (IC): y por un mal ajuste posicional en las
acciones sin balón para la construcción del
= /( + ) ataque. Moreno (2010) analizó el efecto de
un programa de supervisión reflexiva en la
e) Índice de Marcaje (IM): toma de decisiones y rendimiento de juego
utilizando el sistema GPAI, con 8 jugadores
= /( + ) de voleibol y se llegó a la conclusión de que
el programa influye significativamente en el
Índices globales: proceso de toma de decisiones aumentando
el rendimiento en el juego.
Índice de Participación en el juego (IPJ)
Otero et al. (2012) estudiaron la
= Da + Di + ETi + ETa + Aa implicación del alumno en su proceso de
evaluación en situaciones 2x1 en fútbol,
Índice de Rendimiento en el Juego (IRJ) utilizando el sistema GPAI con 6 expertos y
46 alumnos de 6º de primaria (11-12 años).
= + + /3 Dichos autores llegaron a la conclusión de
que la utilización de dicho instrumento
Del mismo modo, se podrían obtener GPAI produce un aumento de la motivación
los índices globales anteriores, incluyendo e implicación del alumnado en su proceso
los componentes de cobertura y marcaje: de evaluación de los deportes de invasión.
Por último, Aguilar et al. (2012) estudiaron
IPJ = Da + Di + ETi + ETa + Aa + Ca el rendimiento y la toma de decisiones en
+ Ma balonmano con 12 alumnos de bachillerato
(16-18 años) en situaciones reducidas de
= + + + + /5 igualdad numérica (3x3) y desigualdad
numérica (3x2) y señalaron que los
Diversos estudios han estudiado el atacantes en superioridad numérica
comportamiento de los jugadores y el decidieron y ejecutaron correctamente más
rendimiento deportivo a través del GPAI. acciones.

99
Tabla 10. Trabajos que han estudiado rendimiento deportivo a través del GPAI
Autores Año Deporte - SSG Conclusión principal
Aguilar et al. 2012 Balonmano En situaciones de superioridad numérica,
3x3 los atacantes pueden decidir y ejecutar
3x2 correctamente más acciones.
Otero et al. 2012 Fútbol La utilización del GPAI produce un
2x1 aumento de la motivación e implicación del
alumnado en su proceso de evaluación.
Moreno 2010 Voleibol La supervisión reflexiva influye
positivamente en la toma de decisiones y el
rendimiento de juego.
Pereira et al. 2009 Voleibol Bajo porcentaje de envío del balón a
1x1 espacios vacios (tanto en el saque como en
2x2 la finalización de la jugada) y mal ajuste
posicional en las acciones sin balón para la
construcción del ataque.

Conclusiones capacidad de percepción y de toma


de decisiones.
- La toma de decisiones es un
proceso dinámico resultado de la - Una estrategia visual efectiva va a
interacción del individuo con el permitir un adecuado desempeño
contexto. perceptivo-cognitivo y
consecuentemente una mejor toma
- La toma de decisiones está de decisiones.
mediatizada por los procesos
cognitivos que engloban la función - La anticipación debe abordarse en
ejecutiva como son: la anticipación, función de la tarea y el contexto de
la planificación, la selección y juego y requiere tener un buen
organización de la conducta, la conocimiento de las probabilidades
autorregulación, la inhibición de de la situación, para lo cual, se
respuestas inadecuadas y la requiere la participación de la
flexibilidad cognitiva. memoria.

- Los jugadores más experimentados - El GPAI es una herramienta de


presentan una mayor capacidad observación de la toma de
para resolver problemas de juego. decisiones durante el juego.
Esto se produce en base a un mayor
conocimiento y una mayor

100
Referencias baloncesto. Cultura, Ciencia y
Deporte, 5(14), 101-108.
1. Abernethy, B., Schorer, J., Jackson,
C. & Hagemann, N. (2012). 6. Aguilar, J., Chirosa, L.J., Martín I.
Perceptual training methods & Chirosa, I.J. (2012). Influencia
compared: The relative efficacy of del número de jugadores/as en la
different approaches to enhancing toma de decisiones y el rendimiento
sport-specific anticipation. Journal en la enseñanza del balonmano.
of Experimental Psychology: Revista de Ciencias del Deporte,
Applied, 18(2), 143-153. 8(3), 253-263.

2. Afonso, J., Garganta, J. & 7. Araújo, D. (2013). The study of


Mesquita, I. (2012). A tomada de decision-making behavior in sport.
decisão no desporto: o papel da International Journal of Sport
atenção, da antecipação e da Science, 9(31), 1-4.
memória. Revista Brasileira de
Cineantropometría e Desempenho 8. Araújo, D., Travassos, B., Torrents,
Humano, 14(5), 592-601. C. & Vives, M. (2011). La toma de
decisiones en el deporte escolar. Un
3. Afonso, J., Garganta, J. Mcrobert, ejemplo aplicado al fútbol.
A. Williams, A. & Mesquita, I. Innovació en Educació Física (IN
(2012). The perceptual cognitive & EF), 3(2), 1-7.
processes underpinning skilled
performance in volleyball: 9. Araujo, D., Davids, K. &
Evidence from eye-movements and Hristovski, R. (2006). The
verbal reports of thinking involving ecological dynamics of decision
an in situ representative task. making in sport. Psychology of
Journal of Sports Science & Sport and Exercise 7(6), 653-676.
Medicine, 11(2), 339-345.
10. Arias, J.L. (2008). El proceso de
4. Aguilar, R. & Ramón, G. (2007). formación deportiva en la
La solución mental y la solución iniciación a los deportes colectivos
motriz en escolares de ambos sexos fundamentado en las características
de 4º, 5º y 6º y sus implicaciones en del deportista experto. Retos.
la enseñanza de los juegos Nuevas Tendencias en Educación
colectivos. Educación Física y Física, Deporte y Recreación, 13,
Deporte, 26(1), 73-85. 28-32.

5. Alarcón, F., Cárdenas, D., Miranda, 11. Balagué, N., Hristovski, R. &
M.T., Ureña, N & Piñar M.I. Vázquez, P. (2008). Ecological
(2010). La mejora de la capacidad dynamics approach to decision
de atención selectiva del jugador de making in sport. Training issues.

101
Journal Education Physical Doctoral. Universidad de
Training and Sport, 4(71), 11-22. Salamanca.

12. Benis, W. & Pachur, T. (2006). 18. Carrasco, F. (2012). Análisis de los
Fast and frugal heuristics in sports. procesos cognitivos de los
Psychology of sport and exercise, jugadores de voleibol en la acción
7(6), 611-629. de defensa. Tesis Doctoral,
Universidad de Extremadura.
13. Berry, J., Abemethy, B., & Coté, J.
(2008). The contribution of 19. Carvalho, J., Araújo, D., García, L.
structured activity and deliberate & Iglesias, D. (2011). El
play to the development of expert entrenamiento de la toma de
perceptual and decision-making decisiones en el tenis: ¿qué
skill. Journal of Sport & Exercise fundamentos científicos se pueden
Psychology, 3 (6), 685-708. aplicar en los programas de
entrenamiento? Revista de
14. Blomqvist, M., Vänttinen, T. & Psicología del Deporte, 2 (2), 767-
Luhtanen, P. (2005). Assessment of 783.
secondary school students’
decision-making and game-play 20. Casterlenas, D. (2012). Desempeño
ability in soccer. Physical de las funciones ejecutivas en niñas
Education and Sport Pedagogy, y niños de zonas populares de
10(2), 107–119. Caracas. Tesis Doctoral.
Universidad Central de Venezuela.
15. Bossard, C. & Kermarrec, G.
(2010). La prise de decision des 21. Coll, M. V. G., Pérez, L. M. R., &
joueurs de sports collectives. Une Coll, C. G. (2014). Competencia
revue de question en psychologie emocional y percepción de toma de
du sport. Movement & Sport decisiones en jugadores de
Science, 73(1), 3-22. voleibol. Athlos: Revista
internacional de ciencias sociales
16. Buszard, T., Farrow, D. & Kemp, J. de la actividad física, el juego y el
(2013). Examining the influence of deporte, (6), 9-24.
acute instructional approaches on
the decision-making performance 22. Cordovil, R., Araújo, D., Davids,
of experienced team field sport K., Gouveia, L., Barreiros, J.,
players. Journal of Sports Sciences, Fernandes, O. & Serpa, S. (2009).
31(3), 238-247. The influence of instructions and
body-scaling as constraints on
17. Cadavid, N. (2008). decision-making processes in team
Neuropsicología de la construcción sports. European Journal of Sport
de la función ejecutiva. Tesis Science, 9(3), 169-179.

102
23. Davids, K., Araujo, D., Correia, V. de voleibol. Retos. Nuevas
y Vilar, L. (2013). How small-sided tendencias en Educación Física,
and conditioned games enhance Deporte y Recreación, (25), 13-16.
acquisition of movement and
decision making skills. Exercises 29. Figueiredo, L.M., Lago, C. &
and Sport Sciences Reviews, 41(3), Fernández, M.A. (2008). Análisis
154-161. del efecto de un modelo de
evaluación recíproca sobre el
24. Del Missier, F., Mäntylä, T. & aprendizaje de los deportes de
Bruine de Bruin, W. (2010). equipo en el contexto escolar.
Executive functions in decision Motricidad. European Journal of
making: An individual differences Human Movement, 21(1), 99-117.
approach. Thinking & Reasoning,
16(2), 69-97. 30. Franco, J. & Sousa, L. (2011).
Lóbulos frontales y funciones
25. Duarte, R., Freire, L., Gazimba, V. ejecutivas. Revista del Hospital
& Araújo, D. (2010). A Emergência Privado de Comunidad, 14(1), 11-
da Tomada de Decisão no Futebol: 13.
da Decisão Individual para a
Colectiva. Psicologia do desporto: 31. Friesen, A., Devonport, T., Sellars,
actas do VII Simpósio Nacional de C. & Lane, A. (2013). A narrative
Investigação em Psicologia. account of decision-making and
Universidade do Minho, Portugal, interpersonal emotion regulation
1829-1839. usinga social-functional approach
to emotions. International Journal
26. Echevarri, J.A. (2012). Algunas of Sport and Exercise Psychology,
consideraciones sobre los deportes 11(2), 203-214.
de cooperación y oposición. Revista
de Educación Física, 1(1), 79-87. 32. Fruchart, E.; Paques, P. & Mullet,
E. (2010). Decision-making in
27. Faubert, J. & Sidebottom, L. basketball and handball games: A
(2012). Perceptual-Cognitive developmental perspective.
Training of Athletes. Journal of European Review of Applied
Clinical Sport Psychology, 6(1), Psychology, 60(1), 27-34.
85-102.
33. Furley, P., Memmert, D. & Heller,
28. Fernández-Echeverría, C., Arroyo, C. (2010). The dark side of visual
A. M., Arias, A. G., Rabaz, F. C., awareness in sport: Inattentional
& Arroyo, M. P. M. (2014). blindness in a real-world basketball
Estudio del conocimiento task. Attention, Perception, &
procedimental, experiencia y Psychophysics, 72(5), 1327-1337.
rendimiento, en jóvenes jugadores

103
34. Furley, P. & Memmert, D. (2012). 39. Gil, A., Jiménez, R., Moreno, M.P.,
Working memory capacity as Moreno, B., Del Villar, F. &
controlled attention in tactical García, L. (2010). Análisis de la
decision making. Journal of Sport motivación intrínseca a través de
& Exercise Psychology, 34(3), 322- las necesidades psicológicas
344. básicas y la dimensión subjetiva de
la toma de decisiones en jugadores
35. García, V., Ruíz, L.M. & Graupera, de voleibol. Revista
J.L. (2009). Perfiles decisionales de Iberoamericana de Psicología del
jugadores y jugadoras de voleibol Ejercicio y el Deporte, 5(1), 29-44.
de distinto nivel de pericia. Revista
Internacional de Ciencias del 40. Gil, A.; Del Villar, F.; Claver, F.;
Deporte, 5(4), 123-137. Moreno, A., García, L. & Moreno,
P. (2012). ¿Existe relación entre el
36. García, L., Moreno, M.P., Moreno, nivel de competición y el
A., Iglesias, D. & Del Villar, F. conocimiento del juego en
(2009). Estudio de la relación entre voleibol? Retos. Nuevas
conocimiento y toma de decisiones Tendencias en Educación Física,
en jugadores de tenis, y su Deporte y Recreación, 21(1), 53-
influencia en la pericia deportiva. 57.
International Journal of Sport
Science, 5(17), 60-75. 41. Gréhaigne, J.F., Wallian, N. &
Godbout, P. (2005). Tactical-
37. García, L., Araújo, D., Carvalho, J. decision learning model and
& Del Villar, F. (2011). students' practices. Physical
Panorámica de las teorías y Education & Sport Pedagogy,
métodos de investigación en torno a 10(3), 255-269.
la toma de decisiones en el tenis.
Revista de Psicología del Deporte, 42. Iglesias, D., Sanz, D., García, T.,
20(2), 645-666. Cervelló, E.M. & Del Villar, F.
(2005). Influencia de un programa
38. García, S., Rodríguez, A. & de supervisión reflexiva sobre la
Garzón, A. (2011). toma de decisiones y la ejecución
Conceptualización de inteligencia del pase en jóvenes jugadores de
táctica en fútbol: consideraciones baloncesto. Revista de Psicología
para el desarrollo de un instrumento del Deporte, 14(2), 209-223.
de evaluación en campo desde las
funciones ejecutivas. Cuadernos de 43. Ingrid Buller P. (2010). Evaluación
Psicología del Deporte, 11(1), 69- neuropsicológica efectiva de la
78. función ejecutiva. Propuesta de
compilación de pruebas
neuropsicológicas para la

104
evaluación del funcionamiento 49. Martos, J. & Paula, I. (2011). Una
ejecutivo. Cuadernos de aproximación a las funciones
Neuropsicología, 4(1), 63-86. ejecutivas en el trastorno del
espectro autista. Revista de
44. Injoque-Ricle, I. & Burin, D. Neurología, 52(1), 147-153.
(2011). Memoria de Trabajo y
Planificación en niños: validación 50. Memmert, D. & Harvey, S. (2008).
de la prueba Torre de Londres. The Game Performance
Revista Neuropsicologia Assessment Instrument (GPAI):
Latinoamericana, 3(2), 31-38. Some concerns and solutions for
further development. Journal of
45. Jiménez, A.C.; Sáenz, P.; Ibáñez, Teaching in Physical Education,
S.J. & Lorenzo, A. (2012). 27(2), 220-240.
Percepción de las jugadoras
internacionales de baloncesto sobre 51. Montalbán, J. (2014).
su toma de decisiones. Revista Aproximación metodológica en la
Internacional de Medicina y escuela de tenis: un camino hacia la
Ciencias de la Actividad Física y el autonomía y comprensión. Revista
Deporte, 12(47), 589-609. Pedagógica Adal, 16(27), 25-29.

46. Mann, D., Williams, A., Ward, P. 52. Mora-Mérida, J.A., Díaz, J. &
& Janelle, C. (2007). Journal of Elósegui, E. (2009). Estudio de las
Sport & Exercise Psychology 29(4), estrategias cognitivas en algunos
457-478. deportes con interacción motriz y
sin interacción motriz. Revista de
47. Martínez de Quel, Ó., López E., Psicología del Deporte, 18(2), 165-
Sillero M. & Saucedo F. (2010). La 180.
toma de decisión en tareas de
entrenamiento de la esgrima y su 53. Moreno, A. (2010). Aplicación de
relación con el tiempo de reacción. un programa de supervisión
Revista de Ciencias del Deporte, reflexiva para la optimización del
7(Suppl.), 3-12. conocimiento, la toma de
decisiones y la ejecución en
48. Martínez, M.V. & Manoiloff, L.M. jugadores de voleibol en etapas de
(2011). Evaluación formación. Tesis doctoral. Edita:
Neuropsicológica de la Función Universidad de Extremadura
Ejecutiva en Adolescentes con Servicio de Publicaciones.
Diferentes Patrones de Consumo de
Alcohol. Revista Argentina de 54. Mulligan, D., McCracken, J. &
Ciencias del Comportamiento,2(1), Hodges, N. (2012). Situational
14-23. familiarity and its relation to
decision quality in ice-hockey,

105
International Journal of Sport and and generate options? Progress in
Exercise Psychology, 10(3), 198- Brain Research, 174, 49-59.
210.
61. Refoyo, I., Sampedro, J. & Sillero,
55. Oslin, J.L., Mitchell, S.A. & M. (2009). The relationship
Griffin, L.L. (1998). The Game between exercise intensity and
Permormance Assessment performance in drills aimed at
Instrument (GPAI): Development improving the proficiency,
and preliminary validation. Journal technical and tactical skills of
of Teaching in Physical Education, basketball players. Revista
17(2), 231-243. Internacional de Ciencias del
Deporte, 14(5), 1-10.
56. Otero, F.M., González, J.A. &
Calvo, A. (2012). Validación de 62. Roca, A, Williams, A. & Ford, P.
instrumentos para la medición del (2012): Developmental activities
conocimiento declarativo y and the acquisition of superior
procedimental y la toma de anticipation and decision making in
decisiones en el fútbol escolar. soccer players. Journal of Sports
Retos. Nuevas Tendencias en Sciences, 30(15), 1643-1652.
Educación Física, Deporte y
Recreación 22, 65-69. 63. Rodríguez, M., López, M., García,
A. & Rubio, J.C. (2011). Funciones
57. Papazian, O., Alfonso, I & ejecutivas y discapacidad
Luzondo, R.J. (2006). Trastornos intelectual: evaluación y relevancia.
de las funciones ejecutivas. Revista Campo Abierto, 30(2), 79-93.
de Neurología, 42(3), 45-50.
64. Royal, K., Farrow, D., Mújica, I.,
58. Pereira, F., Castro, A., Mesquita, I. Halson, S. & Pyne, D. y Abernethy,
& Moreno, P. (2009). Análisis del B. (2006). The effects of fatigue on
desempeño táctico en voleibol en decision making and shooting skill
contexto escolar. Revista Española performance in water polo players.
de Educación Física y Deporte, 12, Journal of Sport Sciences, 24(8),
11-26. 807-815.

59. Poveda, J. & Benítez, J.D. (2010). 65. Ruíz, L.M. & Graupera, J.L.
Fundamentos teóricos y aplicación (2005). Dimensión subjetiva de la
práctica de la toma de decisiones en toma de decisiones en el deporte:
el deporte. Revista de Ciencias del desarrollo y validación del
Deporte, 6(2), 101-110. cuestionario CETD de estilo de
decisión en el deporte. Motricidad.
60. Raab, M., Oliveira, R. & Heinen, T. European Journal of Human
(2009). How do people perceive Movement, 14, 95-107.

106
66. Rulence, P., Fruchart, E., Dru, V. & and experimental evidence.
Mullet, E. (2005). Decision-making International Journal of Sport and
in soccer games: A developmental Exercise Psychology 11(2),151-
perspective. European Review of 168.
Applied Psychology, 55(2), 131-
136. 72. Tomporowski, P., Davis, C., Miller,
P. y Naglieri, J. (2008). Exercise
67. Sánchez, J. A., Tamayo, I. M., & and Children’s Intelligence,
Ríos, L. J. C. (2014). Estudio de la Cognition, and Academic
dimensión subjetiva de la toma de Achievement. Educational
decisiones en estudiantes de Psychology Review, 20(2), 111-
bachillerato mediante el 131.
cuestionario de estilo de decisión
en el deporte (CETD). Revista 73. Vaeyens, R., Lenoir, M., Williams,
iberoamericana de psicología del A.M., Mazyn, L & Philippaerts,
ejercicio y el deporte, 9(1), 209- R.M. (2007). The effects of task
220. constraints on visual search
behavior and decision-making skill
68. Serra, J., García, L.M. & Sánchez- in youth soccer players. Journal of
Mora, D. (2011). El juego Sport and Exercise Psychology,
modificado, recurso metodológico 29(2), 147-169.
en el fútbol de iniciación. Retos.
Nuevas tendencias en Educación 74. Valencia Agudo, F. (2014).
Física, Deporte y Recreación, 20, Funciones Ejecutivas: Concepto,
37-42. evaluación y rehabilitación.

69. Serra, J., González, S. & García, 75. Verburgh, L., Königs, M.,
L.M. (2011). Comparación del Scherder, E. & Oosterlaan, J.
rendimiento de juego de jugadores (2014). Physical exercise and
de fútbol de 8-9 años en dos juegos executive functions in
modificados 3 contra 3. Cuadernos preadolescent children, adolescents
de Psicología, 11(2), 77-91. and young adults: a meta-analysis.
British Journal of Sport Medicine,
70. Soprano, A. (2003). Evaluación de 48(12), 973-979.
las funciones ejecutivas en el niño.
Revista de Neurología, 37(1), 44- 76. Verburg, L., Scherder, E., Van
50. Lange, P. & Oosterlaan, J. (2014).
Executive functioning in highly
71. Tenenbaum, G., Basevitch, I., talented soccer players. PLoS ONE
Gershgoren, L. & Filho, E. (2013). 9(3), e91254.
Emotions–decision-making in
sport: Theoretical conceptualization 77. Verdejo, A & Bechara, A. (2010).
Neuropsicología de las funciones

107
ejecutivas. Psicothema 22(2), 227-
235. 80. Young, W., & Rogers, N. (2014).
Effects of small-sided game and
78. Vila-Maldonado, S., García, L.M. change-of-direction training on
& Contreras, O.R. (2012). The reactive agility and change-of-
research of the visual behaviour, direction speed. Journal of sports
from the cognitive-perceptual focus sciences, 32(4), 307-314.
and the decision making in sports.
Journal of Sport and Health
Research 4(2), 137-156. 81. Zois, J., Obispo, D., Fairweather, I.,
Bola, K & Aughey, R. (2013). High
79. Vilar, L., Araújo, D., Davids, K., intensity re-warm-ups enhance
Correia, V. & Esteves, P. (2013): soccer performance. International
Spatial-temporal constraints on Journal of Sport Medicine, 34(9),
decision-making during shooting 800-805.
performance in the team sport of
futsal. Journal of Sports Sciences
30 (12), 1285-1293.

108
CAPÍTULO IV

Metodología y objetivos

109
110
Metodología y objetivos

La prevalencia de inactividad física aspectos vinculados a la función ejecutiva


es motivo de preocupación ya que una con la toma de decisiones en situaciones de
proporción importante de los jóvenes tienen juego real, para evaluar los nexos de unión
niveles de actividad física inferiores a los entre ambos factores. En el estudio III el
deseables para una buena salud, objetivo es analizar la toma de decisiones
manteniéndose estos bajos niveles estables en juegos reducidos 3 vs 3 y determinar su
desde la adolescencia a la edad adulta. El evolución tras el programa. En el estudio
motivo principal que genera este trabajo es IV el objetivo es analizar los efectos del
la convicción de la necesidad de programa de actividad física sobre la
incrementar el número de horas semanales percepción subjetiva del esfuerzo, la
de Educación Física programadas en los frecuencia cardiaca y conductas colectivas
colegios, dadas las carencias existentes de como la participación en el juego.
actividad física en la sociedad actual, y en
concreto en una edad tan delicada como es
la adolescencia. Uno de los objetivos de Para cumplir estos objetivos, se
esta investigación es estudiar los efectos llevó a cabo un programa de intervención
producidos por el incremento de 90 minutos en un periodo de tiempo estructurado y
semanales de práctica física basada en SSG constando de dos partes fundamentales: el
en un centro escolar de educación programa propiamente dicho y la
secundaria. evaluación. Esta última tiene por objetivo
conocer el estado inicial de nuestros
Otro de los propósitos que tiene
estudiantes y conocer los cambios
este trabajo es sentar las bases para
producidos por el programa de
investigar de forma más profunda el
intervención. La intervención duró 8
impacto que tiene la práctica física sobre
semanas y consistió en aumentar la práctica
variables de tipo cognitivo que inciden en el
física semanal en 90 minutos (grupo
aprendizaje de los niños y adolescentes. En
experimental), en una sesión de 60 y otra de
los centros escolares se presta más atención
30 minutos (implementadas en días
a las tareas de tipo cognitivo que a las
diferentes a las clases de Educación Física y
físicas, olvidándose en muchas ocasiones
en horario escolar), pasando de 120 minutos
que la salud biológica de las personas es
(clases de educación física ordinarias) a 210
fundamental para obtener resultados en
minutos semanales. Durante el programa,
otras dimensiones de la persona. Tanto en
ambos grupos siguieron las sesiones
el estudio I como en el II, el objetivo
programadas en clases de educación física,
principal fue analizar los efectos de un
divididas en un primer bloque de deportes
programa de actividad física, basada en
colectivos (enseñanza del baloncesto) y un
juegos reducidos 3vs 3 sobre la función
segundo de expresión corporal (aerobic y
ejecutiva. Del mismo modo, nos
bailes modernos). Para poder llevar a cabo
planteamos como objetivo relacionar
el estudio, la asignatura de proyecto

111
integrado se adaptó para realizar el evaluar la función ejecutiva, en concreto la
programa, de modo que no se alterase el capacidad para seleccionar información,
resto de las horas de clase. También se inhibiendo respuestas automáticas y
utilizó un recreo a la semana. formulando las adecuadas (Soprano, 2003).

En la sesión de 60 minutos se d) Evaluación de parámetros de


efectuaron 6 juegos reducidos 3 vs. 3 (2 de condición física para la distribución de la
fútbol sin portero, 2 de baloncesto y 2 de muestra y el control de la actividad. Una de
balonmano sin portero) y en la sesión de 30 las pruebas utilizadas fue el test de Course
minutos 3 juegos reducidos 3 vs 3 (1 de Navette (EUROFIT, 1993) para calcular, de
fútbol sin portero, 1 de baloncesto y 1 de forma indirecta, el consumo máximo de
balonmano sin portero). En ambas sesiones oxígeno (VO2max). También se ha
los juegos tuvieron una duración de 6 empleado un bioimpedanciómetro (Tanita®
minutos cada uno y un descanso de 1 Body Composition Monitor modelo BF-
minuto, así como un calentamiento de 7 350) para medir el porcentaje de masa
minutos que consistió en ejercicios de grasa, magra e índice de masa corporal,
activación, movilidad articular y en un introduciendo previamente la altura.
juego 3 vs. 3 en el que había que mantener
e) Game Performance Assessment
la posesión de un balón de gomaespuma
Instrument (GPAI). Sistema
utilizando para las acciones de pase y
multidimensional diseñado para evaluar los
recepción las manos. El área de juego total
comportamientos de los deportistas en
fue, para cada ejercicio, de 240 m2 (20x12
situaciones reales de juego, demostrando de
m), siendo el área relativa por jugador de 40
esta manera la comprensión táctica, así
m2.
como la habilidad para resolver problemas
Los instrumentos utilizados fueron tácticos mediante la selección y aplicación
los siguientes. de las habilidades apropiadas (Oslin,
Mitchell y Griffin 1998).
a) Trail Making Test, formas A y B
(Reitan, 1958; Reitan, 1992; Tombaugh, Se llevaron a cabo las siguientes
2004). Estas pruebas evalúan actuaciones:
fundamentalmente la atención y la
Se informó, por escrito, al centro
flexibilidad cognitiva.
escolar y a los padres de los alumnos sobre
b) Tests Dígitos (D) y Letras y el estudio que se quería realizar. Tras ello,
Números (LN) de la Escala de Inteligencia se obtuvo consentimiento informado de los
de Wechsler para Niños (WISC-IV; padres y el permiso de la dirección del
Wechsler, 2003, 2005). Estas dos pruebas centro. Además, durante el proceso de la
se emplean para evaluar la memoria de investigación, también se respetaron los
trabajo. principios de la declaración de Helsinki.

c) Test Stroop (Stroop, 1935; Se efectuaron dos evaluaciones,


Golden, 1994). Este instrumento, que antes y después del programa de
consta de tres pruebas, se emplea para intervención, empleándose en cada una de

112
ellas 30 minutos por alumno, para las actividad física de forma regular más de dos
pruebas neuropsicológicas y de días a la semana, para evitar posibles
composición corporal. Tras obtener los interferencias en los datos. Asimismo, la
datos iniciales se formaron al azar los existencia de patologías que pudieran
grupos control y experimental, aunque en influir en los resultados se consideró un
función de la composición corporal y criterio de exclusión.
consumo de oxígeno máximo, para partir de
Análisis de los resultados
grupos con valores similares en estas
medidas. Tanto en el estudio I como en el
estudio II, los resultados ponen de
Diseño
manifiesto efectos positivos del programa
El diseño utilizado ha sido cuasi- de actividad física sobre la memoria de
experimental, con dos grupos aleatorizados. trabajo y la flexibilidad cognitiva, lo cual
Como variables independientes se contribuye a consolidar la importancia del
definieron el grupo, con dos niveles ejercicio físico sobre el desarrollo cognitivo
(control y experimental) manipulados en la adolescencia. En el estudio I se
intersujetos y la variable pre-post con dos encontraron diferencias significativas en las
niveles y manipulados intrasujeto. El medidas de los test dígitos, letras y números
estudio cuasi-experimental se utiliza dentro de la Escala de Inteligencia de Wechsler
del contexto psicológico y social ya que, para Niños (WISC-IV; Wechsler, 2003,
por razones prácticas y éticas, los estudios 2005), índice de memoria de trabajo y Trail
de carácter aplicado que se generan en Making Test forma B. En el estudio II se
dichos contextos, son imposibles de encontraron diferencias significativas para
realizarlos mediante métodos las medidas del Trail Making Test forma B,
experimentales. El diseño, permite realizar test de dígitos, índice de memoria de
una evaluación antes y después de la trabajo, mostrándose indicios de
intervención y debido a que la asignación significación en el test de letras y números.
de las unidades de observación no es al
En el estudio III se mostraron
azar, busca el estudio de los cambios que se
valores significativos para las medidas
observan en los sujetos en función del
Índice de Cobertura, Índice de Participación
tiempo.
en el Juego e Índice de Rendimiento en el
Se ha trabajado por tanto con una Juego. Por otro lado, para el deporte
muestra natural, en este caso se seleccionó balonmano, los efectos de la interacción
de un centro escolar de la localidad de mostraron valores significativos para las
Priego de Córdoba. Tras la toma de datos, medidas Índice de Toma de decisiones,
se distribuyó a los participantes al azar en Índice de Cobertura, Índice de Participación
los grupos control y experimental, teniendo en el Juego e Índice de Rendimiento en el
en cuenta las variables género, composición Juego. Asimismo, para el deporte
corporal y consumo máximo de oxígeno. baloncesto, los efectos de la interacción
No se incluyeron los alumnos que habían mostraron valores significativos para las
repetido curso y los que realizaban medidas Índice de Toma de decisiones,

113
Índice de Ejecución Técnica, Índice de minutos después del ejercicio 3. También se
Cobertura, Índice de Participación en el apreciaron efectos significativos para las
Juego e Índice de Rendimiento en el Juego. medidas índice de participación en el juego
Estos resultados han puesto de manifiesto e índice de rendimiento en el juego en los
que, tras el periodo de intervención, ha tres deportes. Estos resultados ponen de
existido una evolución positiva de la toma manifiesto una disminución significativa en
de decisiones en los deportes analizados. la percepción del esfuerzo realizado en el
grupo experimental tras el programa de
En el estudio IV se observaron
intervención, lo cual ofrece indicios de
resultados significativos en los efectos de la
como el aprendizaje generado gracias a
interacción para las medidas posteriores al
estos juegos reducidos produce una
ejercicio 2 y el ejercicio 3, habiendo
adaptación en los procesos de toma de
además indicios de significación en los
decisión que podrían estar en la base de la
valores posteriores al ejercicio 1 y 5
disminución de la percepción de esfuerzo.

114
CAPÍTULO V. Estudio I

Efectos de un programa de actividad física sobre las funciones ejecutivas en una muestra de
adolescentes

115
116
Efectos de un programa de actividad física sobre las funciones
ejecutivas en una muestra de adolescentes
ESTUDIO I

Resumen Introducción

El propósito de este trabajo fue Los beneficios que la práctica de


analizar los efectos de un programa de actividad física tiene sobre los seres
actividad física, con una duración de 8 humanos se ha puesto de manifiesto en
semanas y basado en juegos reducidos, numerosas investigaciones (Gómez-
sobre diversas variables cognitivas Cabello, Ara, González-Agüero, Casajús y
vinculadas al constructo funciones Vicente-Rodríguez, 2012; Mota, Santos,
ejecutivas como memoria de trabajo, Silva, Aires, Martins y Vale, 2012; Padilla-
inhibición y flexibilidad cognitiva. Los Moledo et al., 2012). En concreto, la
participantes fueron 54 adolescentes, relación entre la práctica física y el
físicamente inactivos, de la ciudad de funcionamiento cognitivo, aunque ha sido
Priego (Córdoba, España), con edades entre objeto de interés desde hace muchos años,
los 15 y 16 años (M= 15.35; DT= .48). Se sólo desde hace varias décadas se está
empleó un diseño pre-post con dos grupos evaluando de manera sistemática. Entre
aleatorizados, control y experimental. Los otros motivos, el avance de la tecnología y
instrumentos utilizados para evaluar las el perfeccionamiento de técnicas como la
habilidades cognitivas fueron el test Dígitos neuroimagen contribuyen a dar respuesta
y el test Letras y Números, de la Escala de cuestiones que han sido difíciles de resolver
Inteligencia de Wechsler para Niños anteriormente (Chaddock et al., 2010;
(WISC-IV), el Trail Making Test y el Test Hillman, Erickson y Kramer, 2008).
Stroop. Se realizó un análisis de la varianza Aunque la mayoría de los estudios se han
mixta 2x2 para determinar los efectos del ocupado de población adulta y avanzada
tratamiento. Los resultados indicaron edad, existen aquellos que han centrado su
efectos positivos del programa de actividad interés en niños y adolescentes. Además,
física sobre la memoria de trabajo y la este fenómeno ha sido identificado tanto
flexibilidad cognitiva, aunque con un tras la realización de una sesión de ejercicio
tamaño del efecto bajo. Se propone físico como después de un programa
incrementar el tiempo de intervención y estructurado en el tiempo, siendo el
aplicar diferentes programas para observar ejercicio aeróbico el que ha demostrado
el impacto del tipo de actividad en futuras mayor efectividad (Chaddock, Hillman,
investigaciones. Pontifex, Jonhson, Raine y Kramer, 2011;
Kempermann et al., 2010; O’Leary,
Pontifex, Scudder, Brown y Hillman,
Palabras clave: actividad física; 2011).
adolescencia; cognitivo; juegos reducidos.

117
La cognición es un término general sensibles que otros a lo largo del desarrollo
referido a un conjunto de procesos mentales de la propia persona.
que el ser humano es capaz de llevar a cabo.
Diversos trabajos han centrado su
En este espectro, las funciones ejecutivas es
interés en relacionar la actividad física,
un constructo empleado para aglutinar a
tanto aguda como prolongada, con las
una serie de capacidades cognitivas
funciones ejecutivas en niños y
implicadas en el control del pensamiento y
adolescentes, siendo recogidos en diferentes
la conducta (Zelazo y Carlson, 2012). Entre
revisiones (Best, 2010; Tomporowski,
otras habilidades, permiten organizar y
Davis, Miller y Naglieri, 2008;
planificar una tarea, seleccionar
Tomporowski, Lambourne y Okumura,
adecuadamente unos objetivos, iniciar un
2011). En ellas, uno de los aspectos
plan de acción y mantenerlo mentalmente,
reseñables es la existencia de mayor cuerpo
ser flexible en las estrategias para alcanzar
de conocimiento en población infantil y
una meta o inhibir estímulos irrelevantes
preadolescente que en edades más
(Banich, 2009; Shallice, 1994; Soprano,
avanzadas. Como ejemplo, en un estudio
2003). Además, son esenciales para
realizado por Davis et al. (2011) sobre 171
adaptarse al medio y tener un
niños con sobrepeso (IMC= 26 ± 4.6 kg/m2)
funcionamiento social adecuado.
entre 7 y 11 años, encontraron que tras un
Asimismo, en ámbitos específicos como el
programa de 13 semanas de ejercicio
deportivo, están implicadas en el éxito de
aeróbico, hubo un beneficio sobre la
numerosas tareas que hay que resolver
capacidad de planificación. Otro trabajo
durante la práctica física (Davidson, Amso,
realizado por Hillman, Pontifex, Raine,
Anderson y Diamond, 2006; Hillman,
Castelli, Hall y Kramer (2009) con un
Snook y Jerome, 2003; Lezak, 2004).
grupo de 20 niños preadolescentes con una
Diversos modelos han pretendido media de edad de 9.5 años, señaló el efecto
contextualizar las bases teóricas, agudo que tuvo un ejercicio aeróbico en
funcionales y neuroanatómicas de las tapiz rodante, que consistía en caminar
funciones ejecutivas. De esta forma existen durante 20 minutos al 60% de la frecuencia
aquellos que las consideran un constructo cardíaca máxima, sobre el control
único y otros que sugieren una estructura inhibitorio. En otro estudio de Kubesch et
disociada, aunque pudieran sus al. (2009), con 81 adolescentes alemanes
componentes relacionarse entre sí (Burgess entre 13 y 14 años, observaron los efectos
et al., 2006; Stelzer, Mazzoni y Cervigni, agudos positivos de 30 minutos de ejercicio
2014). Desde esta última perspectiva, aeróbico sobre la inhibición y la memoria
Diamond (2006) propuso que la memoria de trabajo.
de trabajo, el control inhibitorio y la
En esta línea, aunque con diferente
flexibilidad cognitiva eran procesos
enfoque, otros trabajos se han centrado en
constituyentes de las funciones ejecutivas
valorar aspectos de la condición física y su
aunque con tendencias evolutivas
relación con las funciones ejecutivas. Buck,
particulares. De igual modo, señaló que la
Hillman y Castelli (2007) consideraron, tras
capacidad que poseían estos elementos para
un estudio con preadolescentes entre 7 y 12
coordinarse tenía unos periodos más

118
años, que la capacidad aeróbica estaba impacto de la práctica física sobre el
relacionada positivamente con la rendimiento cognitivo, y en concreto sobre
flexibilidad cognitiva. Por su parte, Rigoli, las funciones ejecutivas, puede proceder de
Piek, Kane y Oosterlaan (2012), en un las demandas cognitivas inherentes al
trabajo con 93 adolescentes de edades ejercicio, los cambios fisiológicos
comprendidas entre los 12 y 16 años, producidos en el cerebro y las
encontraron relaciones de la coordinación implicaciones cognitivas existentes cuando
motora con la memoria de trabajo y la se realiza una tarea motora compleja, por lo
inhibición. Del mismo modo, sobre esta que el tipo de ejercicio físico es una
última habilidad, Wu et al. (2011) variable que hay que especificar (Best,
encontraron resultados positivos tras 2010; Castelli, Hillman, Buck y Erwin,
realizar un estudio con 48 preadolescentes 2007; Tomporowski et al., 2008).
de entre 8 y 11 años, en el que relacionaban
Los juegos colectivos pueden ser
los resultados de una tarea de control
una buena herramienta para la estimulación
cognitivo con el consumo de oxígeno
de las funciones ejecutivas en niños y
máximo. Una investigación efectuada por
adolescentes, pues además del impacto
Stroth, Kubesch, Dieterle, Ruschsow, Heim
fisiológico del propio ejercicio, requieren
y Kiefer (2009) con adolescentes entre 13 y
una continuada implicación cognitiva. De
14 años, evaluando la condición física
hecho, se considera que existe una mayor
mediante un test incremental en
activación de nuestro cerebro cuando los
cicloergómetro, observaron que un mejor
juegos y ejercicios físicos contienen
rendimiento físico estaba asociado a
numerosas situaciones a resolver, lo que se
mejores respuestas en tests cognitivos que
ajusta a este tipo de tareas (Best, 2010;
medían diversos aspectos relacionados con
Ratey, 2008). En concreto, los deportes
las funciones ejecutivas.
colectivos tienen implícitas tareas como
El conjunto de habilidades que colaborar con un compañero, anticiparse a
constituyen las funciones ejecutivas está las acciones de los oponentes, elaborar
controlado, básicamente, por los circuitos estrategias para alcanzar el éxito en una
de la corteza prefrontal (Davis et al., 2011), jugada o ser capaz de inhibir estímulos
aunque requieren la participación de otras accesorios y centrarse en los importantes.
estructuras implicadas en el control En esta línea, en una investigación realizada
ejecutivo como la corteza cingulada por Cortis et al. (2011), con jugadores
anterior, los ganglios basales, el cerebelo o italianos de baloncesto categoría cadete, se
el núcleo talámico dorsomedial (Goldberg y puso de manifiesto la importancia de
Bougakov, 2005; Verdejo-García y generar actividades que haya que resolver
Bechara, 2010). A diferencia de otras áreas rápidamente para aumentar el control sobre
cerebrales, la maduración de la corteza la atención y otras funciones cognitivas.
prefrontal sucede más lentamente. Por esta
En el ámbito del deporte colectivo,
razón, ciertas experiencias pueden facilitar
los juegos reducidos (small sided games)
su desarrollo en edades más avanzadas
son ejercicios que actualmente se utilizan
como la adolescencia (Best, 2010; Manga y
frecuentemente, como en es el caso del
Ramos, 2011; O'Hare y Sowell, 2008). El

119
fútbol, como método alternativo al trabajo Córdoba (Córdoba, España), siendo el
tradicional para mejorar aspectos 25.93% chicos (n1= 14) y el 74.07% chicas
fisiológicos, como el rendimiento aeróbico, (n2= 40), con edades comprendidas entre
así como técnicos y tácticos. Para ello, los 15 y 16 años (M ± DT: edad= 15.35 ±
diversas variables pueden ser modificadas .48 años; altura= 163.61 ± 6.98 cm; peso=
como las dimensiones del terreno de juego, 61.27 ± 10.72 kg; IMC= 22.91 ± 3.93 kg·m-
2
el número de jugadores, reglas de juego u ; masa grasa= 24.42 ± 9.95 %; masa
objetivos del mismo (Escolano-Pérez, magra: 45.72 ± 7.09 %; FCmax= 198.47 ±
Herrero-Nivela y Echeverría-Expósito, 6.95 ppm; VO2max= 40.69 ± 4.67 ml·kg-
1
2014; Frencken, Van DerPlaats, Visscher y ·min-1). La muestra se seleccionó de un
Lemmink, 2013; Hill-Hass, Coutts, Dawson centro escolar de dicha localidad, donde se
y Rowsell, 2010; Hill-Hass, Rowsell, realizó la intervención y las mediciones
Dawson y Coutts, 2009; Sampaio, Abrantes pertinentes. Los criterios de exclusión
y Leite, 2009). Como ejemplo, la intensidad fueron repetir curso, realizar actividad física
del ejercicio y la percepción subjetiva del de forma regular (entrevista personal) y la
esfuerzo es inversamente proporcional al existencia de patologías de algún tipo, lo
número de jugadores (Casamichana, que fue consultado al departamento de
Castellano, Blanco-Villaseñor y Usabiaga, orientación de dicho centro.
2012; Hill-Hass, Dawson, Impellizzeri y
Instrumentos
Coutts, 2011). Además, se puede conseguir
aumentar la participación, incrementando el a) Tests Dígitos (D) y Letras y
número de intervenciones y decisiones a Números (LN) de la Escala de Inteligencia
tomar, al disminuir el terreno de juego, el de Wechsler para Niños (WISC-IV;
número de jugadores o el tiempo de juego Wechsler, 2003, 2005). Se emplearon estos
(Casamichana y Castellano, 2009; Duarte, instrumentos para analizar la memoria de
Batalha, Folgado y Sampaio, 2009; Jones y trabajo. Estas pruebas muestran un índice
Drust, 2007). de memoria de trabajo (IMT), que consiste
en la capacidad para mantener información
A partir del modelo propuesto por
de un modo activo y poder utilizarla para
Diamond (2006) y tras analizar la literatura
dar una respuesta adecuada (Swanson,
existente, en la que se aprecia la necesidad
1996). La prueba Dígitos consiste en
de aumentar las evidencias científicas en el
memorizar y repetir una secuencia de
periodo adolescente, el presente estudio
números, cada vez más amplia, después de
analiza los efectos de un programa de ocho
que el evaluador haya leído en voz alta
semanas de actividad física sobre la
dicho conjunto con una cadencia de un
memoria de trabajo, la inhibición y la
segundo entre número y número. Un primer
flexibilidad cognitiva.
grupo de secuencias hay que repetirlas en el
Método orden establecido, y un segundo conjunto
hay que realizarlo en orden inverso. La
Participantes
prueba Letras y Números consiste en un
Participaron en la investigación 54 ejercicio en el que se ofrece una secuencia
adolescentes del municipio de Priego de desordenada de letras y números, con el

120
mismo lapso de tiempo, y la persona que lo En la primera, se presenta una lista de 100
ejecuta debe ordenar los números en palabras, en la que el ejecutante debe decir
sentido ascendente y las letras en orden el mayor número de ellas en 45 segundos,
alfabético. empezando de nuevo si no se ha consumido
el tiempo aún cuando llega a la última. De
b) Trail Making Test, formas A y B
igual forma, en la segunda lámina se
(Reitan, 1958; Reitan, 1992; Reitan y
presenta el texto XXXX escrito en un color
Wolfson, 1985; Tombaugh, 2004). Se
determinado, en otra lista de 100 elementos.
utilizó para analizar la flexibilidad
Hay que resolverlo indicando, en este caso,
cognitiva. La forma A está compuesta por
el color en que está escrito y siguiendo el
una prueba en la que se presentan 25
procedimiento anterior. En la tercera hoja,
números distribuidos en una hoja y los
se presentan 100 palabras que indican un
participantes tienen que conectarlos con una
color pero escritas en otro diferente,
línea en orden ascendente, pasando de
debiéndose decir el color en el que están
manera correlativa por todos los números.
impresas. En esta tercera lámina, el efecto
En la forma B, hay que alternar números y
interferencia que genera el color que indica
letras uniendo de forma ascendente y
la palabra con el que está escrito debe ser
ordenada 13 números, así como las letras
solventado por el que ejecuta la prueba para
desde la A hasta la L. Antes de realizar cada
resolverla con éxito.
una de las pruebas se permite efectuar un
ensayo sobre un ejemplo diferente al d) Evaluación de la condición física
ejercicio evaluado. Se ha contabilizado el para clasificar y aleatorizar la muestra. Se
tiempo, indicando al participante que debía ha utilizado una prueba de la batería
volver al último ítem correcto cuando se EUROFIT (1993), el test de Course
equivocase. El Trail Making Test se Navette, para calcular de forma indirecta el
considera apropiado para evaluar las consumo máximo de oxígeno (VO2max).
funciones ejecutivas, siendo la forma B un El test de Course Navette consiste en un
buen indicador de flexibilidad cognitiva. De test incremental de ida y vuelta, sobre una
hecho, debe modificar una tarea similar a la distancia de 20 metros, con un aumento de
que había practicado en la parte A para la velocidad de 0.5 km cada minuto, con
alternar los números con las letras. La una velocidad inicial de 8.5 km/h. Para el
persona que presta menos atención y es cálculo concreto del consumo de oxígeno se
menos flexible suele cometer más errores aplicó la fórmula VO2max=
durante su ejecución (Soprano, 2003). 31.025+3.238V–3.248E+0.1536VE (siendo
V la velocidad alcanzada en la última etapa
c) Test Stroop (Stroop, 1935;
completada y E la edad del participante).
Golden, 1994). Se empleó para evaluar el
Además, se han obtenido valores de la
control inhibitorio. Esta prueba trata de
frecuencia cardíaca máxima (FCmax) y la
evaluar la capacidad para seleccionar
FC de trabajo para el control de la
información, inhibiendo respuestas
actividad. Para ello, se han utilizado
automáticas y formulando la respuesta
pulsómetros Polar® modelo S610, que
correcta (Soprano, 2003). Consta de 3
registra frecuencia cardiaca cada 5
partes, palabras, colores y palabras/colores.
segundos. También se ha empleado un

121
bioimpedanciómetro (Tanita® Body estimación de la composición corporal. El
Composition Monitor modelo BF-350) para protocolo a seguir fue: no realizar ejercicios
medir el porcentaje de masa grasa, magra e agotadores el día anterior, no alterar
índice de masa corporal, introduciendo significativamente la alimentación el día
previamente la altura. El modelo utilizado, previo a la prueba, vestir ropa cómoda,
que posee electrodos en 4 puntos de controlar la toma de medicamentos que
contacto para la planta del pie, es un puedan alterar los niveles de agua corporal
aparato funcional que mediante señal de y evitar retener líquidos.
baja frecuencia permite obtener medidas
Tras la primera toma de datos, se
instantáneas de porcentaje de agua y grasa
distribuyó a los participantes al azar en los
corporal, peso óseo, masa muscular, índice
grupos control y experimental, teniendo en
metabólico basal o masa muscular, entre
cuenta las variables género, composición
otros.
corporal y consumo de oxígeno máximo. Se
Procedimiento intervino durante 8 semanas sobre el grupo
experimental, aumentando la práctica física
Inicialmente, se informó mediante
semanal 90 minutos, divididos en una
carta al centro escolar y a los padres sobre
sesión de 60 y otra de 30 minutos, pasando
el estudio que se pretendía realizar. Se
de 120 (clases de educación física
obtuvo consentimiento informado de los
ordinarias) a 210 minutos semanales. Estas
padres y el permiso de la dirección del
sesiones se implementaron en días
centro. Además, durante el proceso de la
diferentes a las clases de Educación Física,
investigación, se respetaron los principios
lo que hizo que los integrantes del grupo
de la declaración de Helsinki. Se realizaron
experimental practicaran actividad física 4
dos evaluaciones a todos los participantes,
días a la semana en horario escolar. Durante
antes de comenzar el programa y al
el programa, ambos grupos siguieron las
finalizarlo, empleándose aproximadamente
sesiones programadas en clases de
30 minutos para cada uno de ellos en las
educación física, que estuvieron divididas
pruebas neuropsicológicas y las medidas de
en un primer bloque de deportes colectivos
composición corporal. Además, en grupos
(enseñanza del baloncesto) y un segundo de
de 12-14 se realizó el test de Course
expresión corporal (aerobic y bailes
Navette, siendo necesario 20 minutos para
modernos).
cada uno. Se contó con la participación de
psicólogos especializados y varios Diversos colaboradores estuvieron
colaboradores, que desconocían la presentes durante la intervención para
pertenencia de los participantes al grupo ayudar al control del juego y asegurar el
control o experimental. Al analizar la máximo tiempo útil posible. En la sesión de
composición corporal, y para que los 60 minutos, se efectuaron 6 juegos
resultados obtenidos con la Tanita® BF- reducidos 3vs3 (2 de fútbol sin portero, 2 de
350 tuvieran un mínimo margen de error, se baloncesto y 2 de balonmano sin portero)
tuvieron en cuenta una serie de pautas y con una duración de 6 minutos cada uno y
recomendaciones, como las propuestas por un descanso de 1 minuto. En la sesión de 30
George, Fisher, y Vehrs (2007) para la minutos, se efectuaron 3 juegos en espacios

122
reducidos 3vs3 (1 de fútbol sin portero, 1 de La significación de cada efecto se analizó
baloncesto y 1 de balonmano sin portero) mediante comparaciones de Bonferroni.
con una duración de 6 minutos cada uno y También se realizaron pruebas t-student,
un descanso de 1 minuto. Se efectuó un tras analizar la normalidad con la prueba de
calentamiento de 7 minutos en cada una de Kolmogorov-Smirnov, para analizar la
las sesiones, que consistió en ejercicios de homogeneidad de los grupos en diversas
activación, movilidad articular y en un variables previas al programa de actividad
juego 3vs3 en el que había que mantener la física. De igual forma se estudió la
posesión de un balón de gomaespuma homogeneidad de los grupos en función del
utilizando las manos. El área de juego total género, aplicando pruebas t-student en
fue, para cada ejercicio, de 240 m2 (20x12 chicas y U Mann-Whitney en chicos (por
m), siendo el área relativa por jugador de 40 ser un grupo pequeño). El programa
m2. La frecuencia cardiaca media con la que estadístico utilizado fue el SPSS en su
se participó fue de 175.96 ± 10.26 ppm versión 20.
(81.03 ± 7.82 %FCR) y una percepción
Resultados
media de esfuerzo (Borg) de 13.36 ± 1.39.
Descriptivos previos y homogeneidad de
Análisis de los datos
los grupos
Para valorar el propósito principal
En la tabla 1 se pueden observar los
del estudio, se realizó un ANOVA factorial
valores de condición física de los grupos
mixto para cada medida cognitiva (memoria
control y experimental obtenidos tras la
de trabajo, inhibición y flexibilidad
distribución de los participantes. Se realizó
cognitiva) definidas como variables
análisis de normalidad mediante la prueba
dependientes. Como variables
de Kolmogorov-Smirnov y análisis de la
independientes se definieron el grupo con
asimetría y curtosis. La prueba de
dos niveles (control y experimental)
comparación de medias empleada (t-
manipulados intersujeto y la variable pre-
student) indicó la homogeneidad existente
post con dos niveles y manipulados
entre los grupos al no hallarse diferencias
intrasujeto. Se estudiaron los efectos
significativas.
principales y la interacción entre variables.

123
Tabla 1: Medidas previas al programa de actividad física, así como la prueba de normalidad de
Kolmogorov-Smirnov y t-student para observar diferencias entre grupos.

M DT As K Z t
Masa grasa Control 25.52 10.27 -.27 -1.17 .56a
1.12a
Experimental 22.65 8.34 -.10 -.89 .52a

Masa magra Control 45.58 6.5 1.06 1.35 .89a


-.14a
Experimental 45.86 7.73 .81 -.04 .91a

IMC Control 23.54 4.24 .65 -.02 .72a


1.18a
Experimental 22.28 3.56 .59 -.25 .60a

VO2max Control 40.46 4.82 .02 -1.38 .85a


-.36a
Experimental 40.92 4.59 .13 -1.12 .80a

FCmax Control 197.75 1.42 .58 .25 .59a


Experimental 197.21 1.94 -.52 1.36 .64a .29a

a
p> .05
IMC= Índice de masa corporal; Vo2max= Consumo de oxígeno máximo; FCmax= Frecuencia
cardíaca máxima
As= Asimetría; K= Kurtosis

En la tabla 2 se pueden observar los student, para chicas, y U Mann-Whitney,


valores de condición física para ambos para chicos) indicaron que los grupos eran
grupos en función del género. Las pruebas homogéneos.
de comparación de medias empleadas (t-

124
Tabla 2: Medidas previas al programa de actividad física en función del género

Chicos Chicas
M DT Z M DT t
Masa grasa Control 13.20 5.18 29.83 7.76
-.06a 1.86a
Experimental 14.24 7.40 25.59 6.54

Masa magra Control 53.34 6.87 42.86 3.67


-.71a .39a
Experimental 55.82 6.41 42.36 4.40

IMC Control 21.01 2.64 24.43 4.37


-.70a 1.62a
Experimental 21.98 3.76 22.38 3.57

VO2max Control 45.63 2.33 38.65 4.24


-.61a -.54a
Experimental 45.44 3.91 39.34 3.73

FCmax Control 202.57 6.53 195.85 5.63 -.23a


-1.29a
Experimental 198.86 6.91 196.35 7.21
a
p> .05
IMC= Índice de masa corporal; Vo2max= Consumo de oxígeno máximo; FCmax= Frecuencia
cardíaca máxima

Evaluación cognitiva

En la tabla 3 se muestran los las varianzas. Como se puede apreciar, no


análisis descriptivos para cada medida y hubo problemas de homogeneidad de
grupo, así como los resultados de la prueba varianza en ninguna prueba tanto antes
de Levene para analizar la homogeneidad de como después de la intervención.

125
Tabla 3: Estadísticos descriptivos de las pruebas de evaluación cognitiva

Control Experimental
M DT M DT Levene
D Pre 14.81 2.62 15.82 1.92 1.88a
Post 16.07 2.22 18.15 2.07 .06a

LN Pre 16.44 2.41 17.52 2.28 .01a


Post 17.37 2.62 19.44 1.83 2.76a

IMT Pre 31.26 4.34 33.26 3.62 .04a


Post 33.41 4.48 37.59 3.35 2.83a

TMT-A Pre 28.25 10.32 26.39 7.37 .99a


Post 25.93 6.62 21.58 6.18 .67a

TMT-B Pre 64.09 17.23 65.18 16.53 .35a


Post 58.52 16.51 51.01 12.23 2.56a

TS-P Pre 104.48 10.02 108.04 11.49 .28a


Post 107.93 9.96 115.01 12.77 .51a

TS-C Pre 71.11 9.17 75.48 10.41 .12a


Post 73.59 9.65 80.96 12.39 1.04a

TS-PC Pre 43.04 9.98 46.07 8.99 .33a


Post 50.44 10.99 51.74 9.53 .01a
a
p> .05
D= Test de Dígitos; LN= Test de Letras y Números; IMT= Índice de memoria de trabajo; TMT-
A= Trail Making Test forma A; TMT-B= Trail Making Test forma B; TS-P= Test Stroop
Palabras; TS-C= Test Stroop Colores; TS-PC= Test Stroop Palabras-Colores.

En la tabla 4 se muestran los trabajo, test stroop palabras y test stroop


resultados de los ANOVAs factoriales colores. Por otro lado, en los efectos de
mixtos realizados, para el test de Dígitos, interacción, hay diferencias significativas
Test de Letras y Números, Índice de en las medidas de los tests dígitos (F[1,52] =
Memoria de Trabajo, Trail Making Test y 6.47; p< .05; η2= .11; 1-β= .70), letras y
Test Stroop. Como se puede apreciar, números (F[1,52] = 4.76; p< .05; η2= .09; 1-
existen diferencias significativas en los β= .57), en el índice memorias de trabajo
efectos principales de la variable pre y post (F[1,52] = 8.66; p< .01; η2= .14; 1-β= .82) y
para todas las medidas evaluadas, y de la en el Trail Making Test forma B (F[1,52] =
variable grupo en el test de dígitos, test de 4.12; p< .05; η2= .07; 1-β= .51).
letras y números, índice de memoria de

126
Tabla 4. Resultados de los ANOVAs factoriales mixtos para cada prueba de evaluación
cognitiva. Se muestran los valores de la F, el valor p, el tamaño del efecto (η2) y la potencia del
contraste (1-β)

Pre-post Grupo Interacción


Test Dígitos F 72.38*** 7.36** 6.47*
2
η .58 .12 .11
1-β 1.00 .76 .70
Test Letras y Números F 35.38*** 7.13** 4.76*
2
η .41 .12 .09
1-β 1.00 .75 .57
Índice de Memoria de Trabajo F 79.74*** 9.18** 8.66**
2
η .61 .15 .14
1-β 1.00 .85 .82
Trail Making Test A F 10.15** 2.96 1.23
2
η .16 .05 .02
1-β .88 .39 .19
Trail Making Test B F 21.73*** .75 4.12*
2
η .29 .02 .07
1-β .99 .14 .51
Test Stroop Palabras F 24.87*** 3.50 2.84
2
η .32 .06 .05
1-β .99 .45 .38
Test Stroop Colores F 26.07*** 4.58* 3.70a
η2 .33 .08 .07
1-β .99 .56 .47
Test Stroop Palabras / Colores F 34.03*** .78 .60
η2 .40 .02 .01
1-β 1.00 .14 .12
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
a
p= .060

Como se puede observar en la tabla control y experimental salvo en el valor


5, el grupo experimental mejoró las Índice de Memoria de Trabajo. En el
puntuaciones en todas las pruebas tras la postest, si hubo diferencias significativas en
intervención. De igual forma, el grupo todos los casos entre los grupos, menos en
control también mejoró los resultados, la puntuación del Test Stroop
aunque en el Trail Making Test las palabras/colores. En la figura 1 se
diferencias no fueron significativas. muestran los resultados pre y post de ambos
Atendiendo a los valores pretest, no hubo grupos en aquellas medidas cuya
diferencias significativas entre los grupos interacción fue significativa.

127
Tabla 5: Comparaciones entregrupos e intragrupos para cada prueba de evaluación cognitiva

Grupo Factor
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
D -1.26*** -2.33*** -1.01 -2.08***
LN -.93* -2.00*** -1.08 -2.07***
IMT -2.18*** -4.33*** -2.00 -4.15***
TMT - A 2.32 4.80** 1.86 4.35*
TMT - B 5.57a 14.17*** 1.08 7.52*
TS-P -3.44* -6.96*** -3.56 -7.07*
TS-C -2.48* -5.48*** -4.37 -7.37*
TS-PC -7.41*** -5.67*** -3.04 -1.29
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
a
p= .068

D= Test de Dígitos; LN= Test de Letras y Números; IMT= Índice de memoria de trabajo; TMT-
A= Trail Making Test forma A; TMT-B= Trail Making Test forma B; TS-P= Test Stroop
Palabras; TS-C= Test Stroop Colores; TS-PC= Test Stroop Palabras-Colores.

Figura 1: Gráfico de las puntuaciones obtenidas en el Test de Dígitos, Test de Letras y


Números, Índice de memoria de trabajo y Trail Making Test, en función de las variables grupo y
medidas pre-post

70
64.09 65.18
58.52
60
51.01
50
37.55
40
33.26 33.41
31.26
Control
30
Experimental
18.15 16.44 17.52 17.37 19.44
20 16.07
14.81 15.82

10

0
Pre Post Pre Post Pre Post Pre Post
D Ly N IMT TMT B

Discusión

Este trabajo pretendía poner de Los resultados obtenidos han puesto de


manifiesto los efectos de un programa de manifiesto efectos positivos de la
ejercicio físico sobre diversas variables intervención en las medidas memoria de
vinculadas a las funciones ejecutivas, como trabajo y flexibilidad cognitiva, lo que
el control del impulso en la respuesta, satisface el objetivo de la investigación.
memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva. Aunque el efecto del programa no se

128
aprecia en todas las variables y el tamaño En este tipo de trabajos es
del mismo no es muy elevado, la duración importante seleccionar con precisión las
del periodo de intervención, que no fue variables que se van a evaluar dado que el
excesivamente extenso, y la edad de los proceso madurativo de los niños y
participantes, adolescencia media, permiten adolescentes determina las capacidades
considerar interesantes los resultados sobre las que se podrá incidir más. Como
hallados en este trabajo. sugieren Tomporowski et al. (2008) hay
aspectos que se pueden seguir estimulando
Los resultados obtenidos se
en edad escolar media, como la memoria de
encuentran en la línea de otros estudios que
trabajo, pero otras como el control
han analizado los efectos de la práctica de
inhibitorio será más complicado en edades
actividad física sobre variables de índole
avanzadas (Best, Miller y Jones, 2009).
cognitiva en niños y adolescentes
Este tipo de factores han podido influir en
(Chaddock, Pontifex, Hillman y Kramer,
los resultados encontrados, dado que los
2011; Hillman et al., 2008; Hillman,
cambios en las tareas en las que estaba
Kamijo y Scudder, 2011), y en concreto
implicada la memoria de trabajo han
aquellos que han estudiado aspectos
resultado significativos, pero en aquellas
específicos de las funciones ejecutivas
que valoraban el control de la impulsividad
(Best, 2010; Davis et al., 2011;
han sido menos favorables. Determinar con
Tomporowski et al., 2008; Tomporowski et
precisión este tipo de aspectos debe ser una
al., 2011). Hay que destacar que la mayoría
línea prospectiva de investigación. De
de las investigaciones realizadas al respecto
hecho, concretar las relaciones causales
se han efectuado con muestras de edades
específicas entre la actividad física y las
inferiores a la de este trabajo, siendo difícil
habilidades cognitivas estudiadas, así como
encontrar estudios que analicen este
la edad apropiada de aplicación, es
fenómeno con grupos situados en la
necesario para poder utilizar la práctica
adolescencia media y avanzada. En este
física como una herramienta con verdadero
sentido, existen evidencias que ponen de
valor en este tipo de procedimientos
manifiesto la evolución que experimentan
(Kramer y Erickson, 2007).
las funciones ejecutivas a lo largo de toda la
adolescencia o, incluso, la juventud Por otro lado, tal y como señalan
temprana. Éstas se fundamentan en el autores como Fedewa y Ahn (2011) o
desarrollo que continúa teniendo el cerebro Tomporowski et al. (2008), dentro del
humano en estas edades, sobre todo en conjunto de programas de actividad física
áreas como la corteza prefrontal que se han llevado a cabo para mejorar las
(Blakemore y Choudhury, 2006; O'Hare y habilidades cognitivas, aquellos que se
Sowell, 2008; Powell y Voeller, 2004; centran en trabajar aspectos vinculados al
Tomporowski et al., 2011), lo que hace rendimiento aeróbico son los que han dado
viable el estudio sobre el impacto que mejores resultados. La intervención llevada
puede tener la actividad física en edades a cabo en este trabajo se ha realizado con
adolescentes más avanzadas. juegos reducidos 3vs3, estando
ampliamente estudiado que este tipo de
actividades contribuyen a trabajar y

129
desarrollar dicha capacidad (Hill-Hass et pueden incidir en el desarrollo cognitivo de
al., 2011). Aunque no se han realizado los niños y adolescentes. De este modo, hay
pruebas físicas para observar cambios en que hacer hincapié en la necesidad de
esta capacidad, lo que se convierte en una valorar el papel de la asignatura de
limitación del estudio y futura línea de Educación Física en la escuela, debiéndose
trabajo, sí se han obtenido datos sobre la incrementar el tiempo dedicado a esta
frecuencia cardiaca media durante la asignatura en los centros escolares. De
realización de los ejercicios, que indican hecho, los hallazgos encontrados en el área
que se estuvo trabajando a una intensidad del desarrollo cognitivo indican la
adecuada para dicho objetivo. necesidad de que la Educación Física sea
una parte importante del currículum de los
Además, Diamond y Lee (2011)
alumnos (Berg, 2010). Además, esta
sugieren que la actividad física desarrollada
necesidad se hace más evidente cuando los
en el contexto deportivo puede tener un
resultados de encuestas sobre la práctica
mayor impacto sobre el funcionamiento
física frecuente en niños y adolescentes
cerebral, dada la gran implicación cognitiva
indican niveles elevados de sedentarismo,
que tienen estas situaciones, derivadas de la
afectando también a otros aspectos que
alta intensidad del juego, e incluso por las
pueden influir en el rendimiento cognitivo
implicaciones socioemocionales que
de los adolescentes como es la obesidad
conllevan. En el marco de la actividad
(Moral-García, Redecillas-Peiró, y
deportiva, el trabajo con juegos en espacios
Martínez-López, 2012; Ramos, Rivera,
reducidos 3vs3 genera un mayor número de
Moreno, y Jiménez-Iglesias, 2012; Verdejo-
intervenciones que otras versiones con un
García et al., 2010).
mayor número de participantes,
incrementando la cantidad de estímulos a Como ya se ha comentado, este
los que hay que atender y los problemas trabajo presenta algunas limitaciones, que
que hay que resolver (Dellal, Drust y Lago- sin desvirtuar los hallazgos encontrados,
Penas, 2012; Dellal, Hill-Hass, Lago-Penas permiten plantear nuevas acciones en
y Chamari, 2011). Katis y Kellis (2009) futuras investigaciones. En primer lugar, se
consideran, en concreto, que el juego 3x3 podrían aumentar los periodos de
tiene ventajas sobre otros con mayor intervención y realizar mediciones
número de participantes y lo aconsejan para intermedias, para observar los cambios en
mejorar la condición física y las habilidades el tiempo. También sería interesante
técnicas. En su conjunto, estos factores se evaluar, paralelamente, los cambios físicos
encontrarían en la base que, según diversos y fisiológicos ocurridos durante la
investigadores, explicarían los efectos de intervención, para intentar determinar su
este tipo de ejercicios sobre las habilidades impacto específico y, de esta manera, poder
cognitivas (Best, 2010). diferenciarlo del efecto que pueden tener
otros factores como el entrenamiento
Estos resultados, aportan nuevos
cognitivo al que está sometido un
datos sobre este fenómeno y sugieren que
participante en dichas actividades. Además,
se debe continuar profundizando en
se podría comparar el efecto de los juegos
aquellos aspectos de la actividad física que
en espacios reducidos con ejercicios en

130
situaciones de práctica real, para observar si 2. Berg, K. (2010). Justifying physical
la mayor implicación y participación que education based on neuroscience
acontece en los small sided games es un evidence. Journal of Physical
factor determinante para este tipo de Education, Recreation and Dance,
variables. En cualquier caso, y a pesar de la 81(3), 24-29.
necesidad de mejorar ciertos aspectos, el
presente estudio aporta nuevos datos sobre 3. Best, J.R. (2010). Effects of physical
el impacto que la actividad física tiene activity on children’s executive
sobre la cognición, en concreto sobre las function: Contributions of experimental
funciones ejecutivas. research on aerobic exercise.
Developmental Review, 30(4), 331-351.

Conclusiones 4. Best, J.R., Miller, P.H. & Jones, L.L.


(2009). Executive functions after age 5:
Los resultados obtenidos en esta Changes and correlates. Developmental
investigación indican que el programa Review, 29(3), 180-200.
de actividad física aplicado ha tenido un
efecto positivo sobre el Índice de 5. Blakemore, S.J. & Choudhury, S.
Memoria de Trabajo de la Escala de (2006). Development of the adolescent
Inteligencia de Wechsler para Niños brain: implications for executive
(WISC-IV) y el tiempo en realizar las function and social cognition. Journal
pruebas Trail Making Test B. Esto
of Child Psychology and Psychiatry,
contribuye a consolidar la importancia
47(3), 296-312.
de la actividad física regular sobre el
desarrollo cognitivo de los adolescentes
6. Buck, S.M., Hillman, C.H. & Castelli,
y muestra una forma de trabajo que
D.M. (2008). The relation of aerobic
puede resultar adecuada (small sided
fitness to stroop task performance in
games) para conseguir estos efectos.
preadolescent children. Medicine &
Los datos hallados sugieren la
importancia de aumentar la práctica Science in Sports & Exercise, 40(1),
física en los centros educativos, dados 166-172.
los beneficios que de ella se pueden
derivar, y la necesidad de que los 7. Burgess, P.W., Alderman, N., Forbes,
profesionales adapten sus programas C., Costello, A., Coates, L.M., Dawson,
con aquellas actividades que D.R. & Channon, S. (2006). The case
contribuyan a potenciar estos efectos. for the development and use of
"ecologically valid" measures of
executive function in experimental and
Referencias clinical neuropsychology. Journal of
the International Neuropsychological
1. Banich, M.T. (2009). Executive Society, 12(2), 194-209.
Function: The search for an integrated
account. Current Directions in
Psychological Science, 18(2), 89-94.

131
8. Casamichana, D. & Castellano, J. 13. Chaddock, L., Pontifex, M.B., Hillman,
(2009). Análisis de los diferentes C.H. & Kramer, A.F. (2011). A Review
espacios individuales de interacción y of the Relation of Aerobic Fitness and
los efectos en las conductas motrices de Physical Activity to Brain Structure and
los jugadores. Aplicaciones al Function in Children. Journal of the
entrenamiento en fútbol. Motricidad. International Neuropsychological
European Journal of Human Society, 17(6), 1-11.
Movement, 15(23), 143-167.
14. Cortis, C., Tessitore, A., Lupo, C.,
9. Casamichana, D., Castellano, J., Pesce, C., Fossile, E., Figura, F. &
Blanco-Villaseñor, A. & Usabiaga, O. Capranica, L. (2011). Inter-limb
(2012). Estudio de la percepción coordination and strength, jump, and
subjetiva del esfuerzo en tareas de sprint performances following a youth
entrenamiento en fútbol a través de la men’s basketball game. Journal of
teoría de la generalizabilidad. Revista Strength and Conditioning Research,
de Psicología del Deporte, 21(1), 35- 25(1), 135-142.
40.
15. Davidson, M.C., Amso, D., Anderson,
10. Castelli, D.M., Hillman, C.H., Buck, L.C. & Diamond, A. (2006).
S.M. & Erwin, H. (2007). Physical Development of cognitive control and
fitness and academic achievement in executive functions from 4 to 13 years:
3rd and 5th grade students. Journal of Evidence from manipulations of
Sport & Exercise Psychology, 29(2), memory, inhibition, and task switching.
239-252. Neuropsychologia, 44(11), 2037-2078.

11. Chaddock, L., Erickson, K.I., Prakash, 16. Davis, C.L., Tomporowski, P.D.,
R.S., Kim, J.S., Voss, M.W., VanPatter, McDowell, J E., Austin, B.P., Miller,
M. & Kramer, A.F. (2010). A P.H., Yanasak, N.E. & Naglieri, J.A.
neuroimaging investigation of the (2011). Exercise improves executive
association between aerobic fitness, function and achievement and alters
hippocampal volume and memory brain activation in overweight children:
performance in preadolescent children. a randomized, controlled trial. Health
Brain Research, 1358, 172-83. psychology: official journal of the
Division of Health Psychology,
American Psychological Association,
12. Chaddock, L., Hillman, C.H., Pontifex, 30(1), 91-98.
M.B., Jonhson, C.R., Raine, L.B. &
Kramer, A.F. (2011). Childhood 17. Dellal, A., Drust, B. & Lago-Penas, C.
aerobic fitness predicts cognitive (2012). Variation of activity demands
performance one year later. Journal of in small-sided soccer games.
Sport Sciences, 30(5), 421-430. International Journal of Sport
Medicine, 33(5), 370-375.

132
18. Dellal, A., Hill-Haas, S., Lago-Penas, 24. Fedewa, A.L. & Ahn, S. (2011). The
C. & Chamari, K. (2011). Small-sided effects of physical activity and physical
games in soccer: Amateur vs. fitness on children’s achievement and
professional players’ physiological cognitive outcomes: a meta-analysis.
responses, physical, and technical Research Quarterly For Exercise and
activities. Journal of Strength and Sport, 82(3), 521-535.
Conditioning Research, 25(9), 2371-
2381. 25. Frencken, W., Van DerPlaats J.,
Visscher, C. & Lemmink, K. (2013).
19. Diamond, A. (2006). The early Size matters: pitch dimensions
development of executive functions. En constrain interactive team behaviour in
E. Bialystok y F. I. Craik (Eds.), soccer. Journal of Systems Science and
Lifespan cognition: Mechanisms of Complexity, 26(1), 85-93.
change (pp. 70-95). Oxford: Oxford
University Press. 26. George, J.D., Fisher, A.G. & Vehrs,
P.R. (2007). Tests y pruebas físicas (4ª
20. Diamond, A. & Lee, K. (2011). ed.). Barcelona: Paidotribo.
Interventions shown to aid executive
function development in Children 4-12 27. Goldberg, E. & Bougakov, D. (2005).
years old. Science, 133(6045), 959-964. Valoración neuropsicológica de la
disfunción del lóbulo frontal.
21. Duarte, R., Batalha, N., Folgado, H. & Psychiatric Clinics of North America,
Sampaio, J. (2009). Effects of exercise 28(3), 567-580.
duration and number of players in heart
rate responses and technical skills 28. Golden, C.J. (1994). Stroop: Test de
during futsal small-sided games. The colores y palabras. Madrid: TEA
Open Sports Sciences Journal, 3(2), 13- Ediciones.
15.
29. Gómez-Cabello, A., Ara, I., González-
22. Escolano-Pérez, E., Herrero-Nivela, Agüero, A., Casajús, J. A. & Vicente-
M.L. & Echeverría-Expósito, R. Rodríguez, G. (2012). Effects of
(2014). La resolución de problemas Training on Bone Mass in Older
como estrategia de enseñanza para el Adults. Sports Medicine, 42(4), 301-
aprendizaje de la táctica ofensiva en la 325.
categoría pre-benjamín de fútbol 8.
Revista de Psicología del Deporte, 30. Hill-Hass, S.V., Coutts, A.J., Dawson,
23(1), 209-217. B.T. & Rowsell, G.J. (2010). Time-
motion characteristics of physiological
23. Eurofit (1993). Eurofit Tests of response of small-sided games in elite
Physical Fitness (2ª ed.). Strasbourg: youth players: The influence of player
Committee of Experts on Sports number and rule changes. Journal of
Research.

133
Strength and Conditioning Research, International Journal of
24(8), 2149-2156. Psychophysiology, 48(3), 307-314.

31. Hill-Hass, S.V., Dawson, B.T., 37. Jones, S. & Drust, B. (2007).
Impellizzeri, F.M. & Coutts, A.J. Physiological and technical demands of
(2011). Physiology of small-sided 4 v 4 and 8 v 8 games in elite youth
games training in football. Sports soccer players. Kinesiology, 39(2), 150-
Medicine, 41(3), 199-220. 156.

32. Hill-Hass, S.V., Rowsell, G.J., Dawson, 38. Katis, A. & Kellis, E. (2009). Effects of
B.T. & Coutts, A.J. (2009). Acute small-sided games on physical
physiological responses and time- conditioning and performance in young
motion characteristics of two small- soccer players. Journal of Sport Science
sided training regimes in youth soccer and Medicine, 8(3), 374-380.
players. Journal of Strength and
Conditioning Research, 23(1), 111-115. 39. Kempermann, G., Fabel, K., Ehninger,
D., Babu, H., Leal-Galicia, P., Garthe,
33. Hillman, C.H., Erickson, K.I. & A. & Wolf, S.A. (2010). Why and how
Kramer, A.F. (2008). Be smart, physical activity promotes experience-
exercise your heart: exercise effects on induced brain plasticity. Frontiers in
brain and cognition. Nature Reviews Neuroscience, 4(189), 1-9.
Neuroscience, 9(1), 58-65.
40. Kramer, A.F. & Erickson, K.I. (2007).
34. Hillman, C.H., Kamijo, K. & Scudder, Capitalizing on cortical plasticity:
M. (2011). A review of chronic and influence of physical activity on
acute physical activity participation on cognition and brain function. Trends in
neuroelectric measures of brain health Cognitive Sciences, 11(8), 342-348.
and cognition during childhood.
Preventive Medicine, 52, S21-S28. 41. Kubesch, S., Walk, S., Spitzer, M.,
Kammer, T., Lainburg, A., Heim, R. &
35. Hillman, C.H., Pontifex, M.B., Raine, Hille, K. (2009). A 30-minute physical
L.B., Castelli, D.M., Hall, E.E. & education program improves students’
Kramer, A.F. (2009). The effect of executive attention. Mind, Brain, and
acute treadmill walking on cognitive Education, 3(4), 235-242.
control of academic achievement in
preadolescent children. Neuroscience, 42. Lezak, M.D. (2004).
159(3), 1044-1054. Neuropsychological assessment. New
York: Oxford University Press.
36. Hillman, C.H., Snook, E.M. & Jerome,
G.J. (2003). Acute cardiovascular 43. Manga, D. & Ramos, F. (2011). El
exercise and executive control function. legado de Luria y la neuropsicología

134
escolar. Psychology, Society, & 49. Powell, K.B. & Voeller, K.K.S. (2004).
Education, 3(1), 1-13. Prefrontal executive function
syndromes in children. Journal of Child
44. Moral-García, J.E., Redecillas-Peiró, Neurology, 19(10), 785-797.
M.T. & Martínez-López, E.J. (2012).
Hábitos sedentarios de los adolescentes 50. Ramos, P., Rivera, F., Moreno, C. &
andaluces. Journal of Sport and Health Jiménez-Iglesias, A. (2012). Análisis de
Research, 4(1), 67-82. clúster de la actividad física y las
conductas sedentarias de los
45. Mota, J., Santos, R.M., Silva, P., Aires, adolescentes españoles, correlación con
L., Martins, C. & Vale, S. (2012). la salud biopsicosocial. Revista de
Associations between self-rated health Psicología del Deporte, 21(1), 99-106.
with cardiorespiratory fitness and
obesity status among adolescent girls. 51. Ratey, J. (2008). Spark. The
Journal of physical activity & health, revolutionary new science of exercise
9(3), 378-381. and the brain. New York: Little, Brown
and Company.
46. O’Hare, E.D. & Sowell, E.R. (2008).
Imaging developmental changes in gray 52. Reitan, R. M. (1958). Validity of the
and white matter in the human brain. Trail Making Test as an indication of
En C.A. Nelson y M. Luciana (Eds.), organic brain damage. Perceptual and
Handbook of Developmental Cognitive Motor Skills, 5, 271-276.
Neuroscience (pp. 23-38). Cambridge,
MA: MIT Press. 53. Reitan, R. M. (1992). Trail making test:
Manual for administration and scoring.
47. O’Leary, K.C., Pontifex, M.B., Tucson, AZ: Reitan Neuropsychology
Scudder, M.R., Brown, M.L. & Laboratory.
Hillman, C.H. (2011). The effects of
single bouts of aerobic exercise, 54. Reitan, R.M. & Wolfson, D. (1985).
exergaming, and videogame play on The Halstead–Reitan
cognitive control. Clinical Neuropsycholgical Test Battery:
Neurophysiology, 122, 1518-1525. Therapy and clinical interpretation.
Tucson, AZ: Neuropsychological Press.
48. Padilla-Moledo, C., Castro-Piñero, J.,
Ortega, F.B., Mora, J., Márquez, S., 55. Rigoli, D., Piek, J.P., Kane, R. &
Sjöström, M. & Ruiz, J.R. (2012). Oosterlaan, J. (2012). An examination
Positive health, cardiorespiratory of the relationship between motor
fitness and fatness in children and coordination and executive functions in
adolescents. The European Journal of adolescents. Developmental Medicine
Public Health, 22(1), 52-56. and Child Neurology, 54(11), 1025-
1231.

135
56. Sampaio, J., Abrantes, C. & Leite, N. 63. Tombaugh, T. N. (2004). Trail Making
(2009). Power, heart rate and perceived Test A and B: Normative data stratified
responses to 3x3 and 4x4 basketball by age and education. Archives of
small-sided games. Revista de Clinical Neuropsychology, 19(2), 203-
Psicología del Deporte, 18(suppl.), 214.
463-467.
64. Tomporowski, P.D., Davis, C.L.,
57. Shallice, T. (1994). Multiple levels of Miller, P.H. & Naglieri, J.A. (2008).
control processes. En C. Umilta y M. Exercise and Children’s Intelligence,
Moscovitch (Eds.), Attention and Cognition, and Academic
performance XV (pp. 395-420). Achievement. Educational Psychology
Cambridge, MA: MIT Press. Review, 20(2), 111-131.

58. Soprano, A.M. (2003). Evaluación de 65. Tomporowski, P.D., Lambourne, K. &
las funciones ejecutivas. Revista de Okumura, M.S. (2011). Physical
Neurología, 37(1), 44-50. activity interventions and children’s
mental function: An introduction and
59. Stelzer, F., Mazzoni, C.C. & Cervigni, overview. Preventive Medicine,
M.A. (2014). Cognitive models of 52(Suppl 1), S3-S9.
executive functions development.
Methodological limitations and 66. Verdejo-García, A. & Bechara, A.
theoretical challenges. Anales de (2010). Neuropsicología de las
Psicología, 30(1), 329-336. funciones ejecutivas. Psicothema,
22(2), 227-235.
60. Stroop, J.R. (1935). Studies of
interference in serial verbal reactions. 67. Verdejo-García, A., Pérez-Expósito,
Journal of Experimental Psychology, M., Schmidt-Río-Valle, J., Fernández-
18, 643-662. Serrano, M.J., Cruz, F., Pérez-García,
M. & Campoy, C. (2010). Selective
61. Stroth, S., Kubesch, S., Dieterle, K., Alterations Within Executive Functions
Ruschsow, M., Heim, R. & Kiefer, M. in Adolescents With Excess Weight.
(2009). Physical fitness, but no acute Obesity, 18(8), 1572-1578.
exercise modulates event-related
potential indices for executive control 68. Wechsler, D. (2003). Wechsler
in healthy adolescents. Brain Research, Intelligence Scale for Children - Fourth
1269, 114-124. Edition: Technical and interpretative
manual. San Antonio, TX:
62. Swanson, H.L. (1996). Individual and Psychological Corporation.
age-related differences in children´s
working memory. Memory and 69. Wechsler, D. (2005). Manual de
Cognition, 24(1), 70-82. aplicación y corrección del WISC-IV.
Madrid: TEA Ediciones, S.A.

136
70. Wu, C.T., Pontifex, M.B., Raine, L.B.,
Chaddock, L., Voss, M.W., Kramer,
A.F. & Hillman, C.H. (2011). Aerobic
fitness and response variability in
preadolescent children performing a
cognitive control task.
Neuropsychology, 25(3), 333-341.

71. Zelazo, P.D. & Carlson, S. (2012). Hot


and Cool Executive Function in
Childhood and Adolescence:
Development and Plasticity. Child
Development Perspectives, 6 (4) 354–
360.

137
138
CAPÍTULO VI. Estudio II

Actividad física y función ejecutiva en una muestra de chicas adolescentes

139
140
Actividad física y función ejecutiva en una muestra de chicas
adolescentes
ESTUDIO II

Resumen Introducción

El objetivo de este trabajo fue Los beneficios que la práctica de


analizar los efectos de un programa de actividad física tiene sobre los niños y
actividad física, con una duración de 8 adolescentes, en aspectos de diferente
semanas y basados en juegos reducidos, índole, ha sido puesto de manifiesto en
sobre la función ejecutiva en un grupo de numerosos trabajos (Drenowatz et al.,
chicas. Las participantes fueron 39 2013; Mota et al., 2012; Padilla-Moledo
adolescentes del municipio de Priego et al., 2012). Entre ellos, los asociados al
(Córdoba, España), con edades entre los 15 funcionamiento cognitivo están siendo
y 16 años (M= 15.41; DT= .50), que eran objeto de un intenso estudio en los últimos
físicamente inactivas. Se empleó un diseño años y se han estableciendo interesantes
pre-post con dos grupos aleatorizados, líneas de trabajo (Chaddock et al., 2012;
control y experimental. Las herramientas Chaddock, Pontifex, Hillman y Kramer,
empleadas para medir las habilidades 2011; Hillman, Kamijo y Scudder, 2011).
cognitivas fueron el test Dígitos y el test Entre otros factores, el avance de las
Letras y Números, de la Escala de herramientas de investigación, como las
Inteligencia de Wechsler para Niños técnicas de neuroimagen, está permitiendo
(WISC-IV), el Trail Making Test (A y B) y profundizar en estos factores y dar
el Test Stroop. Se realizó un análisis de la respuesta a cuestiones que no se habían
varianza bifactorial para determinar los podido resolver con anterioridad, ayudando
efectos de la intervención. Los datos así a consolidar un cuerpo de conocimiento
hallados en el estudio pusieron de cada vez más amplio (Chaddock et al.,
manifiesto efectos significativos del 2010; Chaddock et al., 2013; Hillman,
programa de actividad física en algunas de Erickson y Kramer, 2008).
las medidas de la Escala de Inteligencia de
Actualmente, entre las variables
Weschler y el Trail Making Test. Este
asociadas a las capacidades cognitivas, la
trabajo contribuye a elevar el número de
función ejecutiva está concentrando gran
evidencias existentes sobre los beneficios
parte de los análisis, apareciendo en los
de la actividad física en el funcionamiento
últimos años un número considerable de
cognitivo en la adolescencia.
trabajos en población infantil y adolescente
Palabras clave: actividad física; (Best, 2010; Tomporowski, Davis, Miller y
adolescencia; salud; función ejecutiva; Naglieri, 2008; Tomporowski, Lambourne
juegos reducidos. y Okumura, 2011). Como ejemplo, Davis et
al. (2011) observaron los efectos de 13
semanas de ejercicio aeróbico, en una

141
muestra de 171 niños con sobrepeso entre 7 en la salud cognitiva (Chen y Lee, 2013).
y 11 años, encontrando resultados positivos De hecho, se han observado asociaciones
sobre la función ejecutiva. De igual forma, negativas entre diversos factores de la
Hillman et al. (2009) pusieron de función cognitiva y la obesidad (Verdejo-
manifiesto efectos agudos positivos del García et al., 2010; Smith, Hay, Campbell y
ejercicio aeróbico, en una muestra de 20 Trollor, 2011) o aspectos de la condición
niños preadolescentes con una media de 9.5 física, como una pobre capacidad aeróbica
años. También, Kubesch et al. (2009) (Stroth et al., 2009; Wu et al., 2011). Por
observaron efectos agudos y positivos, en ello, es importante que se valore la
una muestra de 81 adolescentes entre 13 y importancia que tiene la actividad física
14 años. sobre la salud, no sólo en el plano físico
sino también en otros como el cognitivo.
Dicha función se refiere a un
De hecho, se observa cada vez más el
constructo que comprende un conjunto de
interés que despierta este tipo de
capacidades que permiten organizar y
planteamientos y la aplicación que está
planificar una tarea, seleccionar
teniendo en el ámbito escolar, aunque
adecuadamente los objetivos, iniciar y
queda mucho por hacer (Castelli y Hillman,
mantener un plan de acción, ser flexible en
2012; Diamond, 2012).
las estrategias para alcanzar una meta o
inhibir estímulos irrelevantes (Banich, El control del funcionamiento
2009; Diamond, 2006; Soprano, 2003). La ejecutivo está sustentado, en gran medida,
importancia de este tipo de habilidades se por la corteza prefrontal, aunque en él
fundamenta en su implicación para el participan otras estructuras como la corteza
desarrollo y eficacia de la conducta, cingulada anterior, los ganglios basales, el
permitiendo tener una correcta adaptación cerebelo o el núcleo talámico dorsomedial
al medio y un funcionamiento social (Davis et al., 2011; Goldberg y Bougakov,
adecuado (Davidson, Amso, Anderson y 2005; Verdejo-García y Bechara, 2010). La
Diamond, 2006; Richland y Burchinal, evolución de la función ejecutiva está
2013; Wenner, Bianchi, Figueredo, Rushton vinculada a la maduración de la corteza
y Jacobs, 2013). En contextos como la prefrontal, la cual sucede más lentamente
escuela, son cada vez más numerosas las que otras estructuras del cerebro. Aunque
estrategias educativas que se centran en la este tipo de habilidades hace aparición en
mejora de estas capacidades, entendiendo edades tempranas de la vida, es en etapas
que se trata de un elemento fundamental más avanzadas cuando se expresan con más
para la construcción de los niños y intensidad y consolidan (Manga y Ramos,
adolescentes (Diamond, 2013). 2011; O'Hare y Sowell, 2008). Debido a
este fenómeno, la adolescencia es un
Además, el predominio de estilos
periodo sensible para el desarrollo de estas
de vida poco activos y el incremento de
capacidades, a cuya evolución natural
conductas sedentarias contribuyen al
puede contribuir el conjunto de
aumento del sobrepeso y la obesidad, así
experiencias y estímulos vividos durante
como al empeoramiento de la condición
ella (Díaz et al., 2012; Parada et al., 2012).
física, lo que se ha visto implicado también

142
La práctica de actividad física, y en incrementándose el número de
concreto el deporte colectivo, pueden ser intervenciones y las decisiones que tienen
una herramienta eficaz para mejorar el que tomar, por ejemplo, al disminuir el
funcionamiento cognitivo en niños y tiempo de juego, el número de jugadores
adolescentes. Se han descrito diferentes por equipo o el espacio de juego
mecanismos por los que este tipo de (Casamichana y Castellano, 2009; Da Silva
actividades pueden actuar, como son las et al., 2011; Duarte, Batalha, Folgado y
demandas cognitivas presentes durante la Sampaio, 2009; Jones y Drust, 2007).
práctica física, tanto las necesarias para
En función de los antecedentes
poner en marcha diferentes gestos motores
descritos, este trabajo pretende analizar los
como aquellas implicadas en la toma de
efectos de un programa de actividad física,
decisiones, o los cambios fisiológicos que
basado en juegos reducidos 3 vs. 3, sobre la
pueden afectar al propio desarrollo
función ejecutiva en una muestra de chicas
biológico del organismo (Best, 2010;
adolescentes.
Castelli, Hillman, Buck y Erwin, 2007). De
ahí, que los deportes colectivos puedan ser Método
un instrumento adecuado para la
estimulación y mejora de la función Participantes
ejecutiva. La sucesiva toma de decisiones
Participaron en la investigación 39
que hay que llevar a cabo, elaborando
adolescentes del municipio de Priego
continuos planes de actuación, siendo
(Córdoba, España), que fueron
flexibles a la hora de actuar por los
seleccionadas de un centro escolar, con
múltiples cambios que ocurren en cada
edades comprendidas entre los 15 y 16 años
acción del juego, etc., incrementan las
(M ± DT: edad= 15.41 ± .50 años; altura=
implicaciones cognitivas durante el juego.
160.62 ± 4.88 cm; peso= 60.53 ± 11.14 kg;
En el conjunto de actividades IMC= 23.45 ± 4.12 kg·m-2; masa grasa=
físicas que se pueden llevar a cabo, los 27.71 ± 7.50 %; masa magra: 42.66 ± 4.05
juegos reducidos (SSG) son ejercicios %; FCmax= 196.18 ± 6.85 ppm; VO2max=
procedentes de la modificación de los 38.89 ± 3.95 ml·kg-1·min-1). Los criterios de
deportes colectivos que se están empleando exclusión fueron: haber repetido curso,
como método de trabajo alternativo de realizar actividad física extraescolar de
entrenamiento por su versatilidad. Gracias a manera regular y el padecimiento de algún
la modificación de diversos elementos del tipo de patología que pudiera influir en los
juego, se pueden conseguir diferentes resultados. Del total de la muestra, el
objetivos, tanto de tipo físico como técnico- 48.72% (n=19) formó el grupo control y el
táctico (Abrantes, Nunes, Maças, Leite y 51.28% (n=20) el experimental.
Sampaio, 2012; Frencken, Van Der Plaats,
Instrumentos
Visscher y Lemmink, 2013; Hill-Hass,
Coutts, Dawson y Rowsell, 2010). Entre a) Trail Making Test, formas A y B
otros factores, a través de la modificación (Reitan, 1958; Reitan, 1992; Tombaugh,
de este tipo de juegos, se pueden conseguir 2004). Estas pruebas evalúan
efectos en la participación de los jugadores, fundamentalmente la atención y la

143
flexibilidad cognitiva. La primera parte la segunda hay que realizarlo en orden
(forma A) está formada por una prueba en inverso. En la prueba Letras y Números se
la que hay que conectar 25 números ofrece un conjunto de números y letras
distribuidos en una hoja, de forma desordenados con el mismo intervalo de
ascendente y correlativa desde el 1 al 25. tiempo entre un elemento y otro. En este
En la segunda parte (forma B), se presentan caso, la persona ejecutante debe ordenar los
13 números y letras desde la A hasta la L. números en sentido ascendente y las letras
En este caso, hay que alternar números y en orden alfabético.
letras uniéndolos de forma ascendente y
c) Test Stroop (Stroop, 1935;
ordenada desde el 1 hasta la 13, pasando
Golden, 1994). Este instrumento, que
por las letras correspondientes. Antes de
consta de tres pruebas, se emplea para
realizar cada una de las pruebas se permite
evaluar la función ejecutiva, en concreto la
efectuar un ensayo sobre un ejemplo,
capacidad para seleccionar información,
diferente al ejercicio que se va a realizar
inhibiendo respuestas automáticas y
posteriormente. Para puntuar la prueba, se
formulando las adecuadas (Soprano, 2003).
mide el tiempo empleado para completarla,
En la primera, se presenta una lista de 100
indicando al participante que debe volver al
palabras, en la que se debe nombrar el
último ítem correcto cuando haya una
mayor número de ellas en 45 segundos,
equivocación. Esta prueba se considera
empezando de nuevo si no se ha consumido
apropiada para evaluar la función ejecutiva,
el tiempo al llegar al final. En la segunda,
siendo la forma B un buen indicador de
se presenta el texto XXXX escrito en un
flexibilidad cognitiva. La persona que
color, en otra lista de 100 elementos. Hay
presta menos atención y es menos flexible
que resolverlo indicando el color en que
suele cometer más errores durante su
está escrito, procediendo de forma similar
ejecución, empleando más tiempo en su
al anterior. En la tercera, hay 100 palabras
elaboración (Soprano, 2003).
escritas en un color pero indican otro
b) Tests Dígitos (D) y Letras y diferente. Hay que decir el color en el que
Números (LN) de la Escala de Inteligencia están escritas, inhibiendo el significado de
de Wechsler para Niños (WISC-IV; la palabra y superando el efecto
Wechsler, 2003, 2005). Estas dos pruebas interferencia que generan ambos estímulos.
se emplean para evaluar la memoria de
d) Evaluación de parámetros de
trabajo. De hecho, la combinación de
condición física para la distribución de la
ambas puntuaciones ofrece tal medida
muestra y el control de la actividad. Una de
(IMT). La prueba Dígitos consiste en
las pruebas utilizadas fue el test de Course
memorizar y repetir una secuencia de
Navette (EUROFIT, 1993) para calcular, de
números, aumentando el conjunto de
forma indirecta, el consumo máximo de
números a medida que avanza la prueba,
oxígeno (VO2max). Se trata de en un test
después de que el evaluador los haya leído
incremental de ida y vuelta, realizado sobre
previamente con un lapso de tiempo entre
una distancia de 20 metros, en el que se
uno y otro de un segundo. Esta prueba tiene
aumenta la velocidad en 0.5 km/h cada
dos fases, en la primera las secuencias hay
minuto, partiendo de una velocidad inicial
que repetirlas en el orden establecido, y en

144
de 8.5 km/h. Para el cálculo concreto del Navette, empleándose 20 minutos en cada
consumo de oxígeno se aplicó la fórmula uno de ellos. Para que los resultados
VO2max= 31.025+3.238V– obtenidos con la Tanita® BF-350
3.248E+0.1536VE (siendo V la velocidad (composición corporal) tuvieran un mínimo
alcanzada en la última etapa completada y margen de error, se tuvieron en cuenta una
E la edad del participante). También se ha serie de pautas y recomendaciones: no
empleado un bioimpedanciómetro (Tanita® realizar ejercicios agotadores el día anterior,
Body Composition Monitor modelo BF- no alterar significativamente la
350) para medir el porcentaje de masa alimentación el día previo a la prueba,
grasa, magra e índice de masa corporal, vestir ropa cómoda, controlar la toma de
introduciendo previamente la altura. El medicamentos que puedan alterar los
modelo utilizado posee electrodos en 4 niveles de agua corporal y evitar retener
puntos de contacto para la planta del pie y líquidos (George, Fisher, y Vehrs, 2007).
mediante señal de baja frecuencia permite
Tras obtener los datos iniciales se
obtener medidas instantáneas de porcentaje
formaron al azar los grupos control y
de agua y grasa corporal, peso óseo, masa
experimental, aunque en función de la
muscular, índice metabólico basal o masa
composición corporal y consumo de
muscular, entre otros. Por otro lado, se han
oxígeno máximo, para partir de grupos con
obtenido valores de la frecuencia cardíaca
valores similares en estas medidas. El grupo
máxima (FCmax) y la FC de trabajo para el
control estuvo constituido por 19
control de la actividad, utilizando para ello
adolescentes y el grupo experimental por
pulsómetros Polar® modelo S610, que
20. La intervención duró 8 semanas y
registran la frecuencia cardiaca cada 5
consistió en aumentar la práctica física
segundos.
semanal en 90 minutos (grupo
Procedimiento experimental), en una sesión de 60 y otra de
30 minutos (implementadas en días
Se informó, por escrito, al centro
diferentes a las clases de Educación Física y
escolar y a los padres de los alumnos sobre
en horario escolar), pasando de 120 (clases
el estudio que se quería realizar. Tras ello,
de educación física ordinarias) a 210
se obtuvo consentimiento informado de los
minutos semanales. Durante el programa,
padres y el permiso de la dirección del
ambos grupos siguieron las sesiones
centro. Además, durante el proceso de la
programadas en clases de educación física,
investigación, también se respetaron los
divididas en un primer bloque de deportes
principios de la declaración de Helsinki.
colectivos (enseñanza del baloncesto) y un
Se efectuaron dos evaluaciones, segundo de expresión corporal (aerobic y
antes y después del programa de bailes modernos). Para poder llevar a cabo
intervención, empleándose en cada una de el estudio, la asignatura de proyecto
ellas 30 minutos por alumno, para las integrado se adaptó para realizar un
pruebas neuropsicológicas y de programa de actividad física y salud, de
composición corporal. Además, en grupos modo que no se alterase el resto de las
de 10-15 se realizó la prueba de Course horas de clase. También se utilizó un recreo
a la semana para realizar la práctica física.

145
En la sesión de 60 minutos se Letras y Números, Índice de Memoria de
efectuaron 6 juegos reducidos 3 vs. 3 (2 de Trabajo – suma de las puntuaciones de las
fútbol sin portero, 2 de baloncesto y 2 de dos pruebas anteriores, Trail Making Test y
balonmano sin portero) y en la sesión de 30 Test Stroop), siendo un primer factor el
minutos 3 juegos reducidos 3 vs. 3 (1 de grupo con dos niveles (control y
fútbol sin portero, 1 de baloncesto y 1 de experimental) y un segundo factor la
balonmano sin portero). En ambas sesiones variable pre-post con dos niveles (valores
los juegos tuvieron una duración de 6 previos y tras la intervención). Se
minutos cada uno y un descanso de 1 estudiaron los efectos principales y la
minuto, así como un calentamiento de 7 interacción entre variables. La significación
minutos que consistió en ejercicios de de los efectos se analizó mediante
activación, movilidad articular y en un comparaciones de Bonferroni. Por otro
juego 3 vs. 3 en el que había que mantener lado, también se efectuaron pruebas t-
la posesión de un balón de gomaespuma student, tras analizar la normalidad con la
utilizando para las acciones de pase y prueba de Kolmogorov-Smirnov y estudiar
recepción las manos. El área de juego total tanto la asimetría como la curtosis, para
fue, para cada ejercicio, de 240 m2 (20x12 analizar la homogeneidad de los grupos en
m), siendo el área relativa por jugador de 40 diversas variables previas a la intervención.
m2. La frecuencia cardiaca media con la que El programa estadístico utilizado fue el
se participó fue de 175.68 ± 11.39 ppm SPSS en su versión 20.
(80.96 ± 8.01 %FCR) y una percepción
media de esfuerzo (Borg) de 13.20 ± 1.53. Resultados

Tanto para las evaluaciones como Descriptivos previos y homogeneidad de


durante las sesiones, se contó con la los grupos
participación de psicólogos especializados Como se puede observar, en la tabla
(que desconocían la pertenencia de los 1 aparecen los valores relativos a los
participantes al grupo control o parámetros de condición física obtenidos
experimental) y colaboradores para ayudar tras la distribución de los participantes en
al control del juego y asegurar el máximo los grupos control y experimental. Se
tiempo útil de trabajo. realizó análisis de normalidad mediante la
Análisis de los datos prueba de Kolmogorov-Smirnov, además
del estudio de la asimetría y curtosis.
Se realizó un análisis de la varianza Asimismo, la prueba t-student indicó que
(ANOVA) bifactorial para cada prueba no hubo diferencias significativas entre
cognitiva realizada (test de Dígitos, test de ambos grupos.

146
Tabla 1: Medidas previas al programa de actividad física, así como la prueba de normalidad de
Kolmogorov-Smirnov y t-student para observar diferencias entre grupos.

M DT As K Z t
Masa grasa Control 28.89 7.71 -.57 -.95 .79a
1.43a
Experimental 25.59 6.54 .11 -1.12 .47a

Masa magra Control 42.97 3.73 -.54 .26 .55a


.47a
Experimental 42.36 4.40 .07 -.60 .74a

IMC Control 24.58 4.45 .32 -.31 .51a


1.70a
Experimental 22.38 3.57 .66 -.30 .72a

VO2max Control 38.41 4.21 .85 .29 .82a


-.73a
Experimental 39.34 3.73 .14 -1.08 .68a

FCmax Control 195.97 5.73 .52 -.02 .54a


Experimental 196.35 7.21 -.64 1.48 .60a -.16a

a
p> .05

IMC= Índice de masa corporal; VO2max= Consumo de oxígeno máximo; FCmax= Frecuencia
cardíaca máxima

As= Asimetría; K= Kurtosis

Evaluación cognitiva resultados obtenidos tras efectuar la prueba


de Levene que permite analizar la
En la tabla 2 se muestran los
homogeneidad de las varianzas. Como se
análisis descriptivos para las medidas
puede apreciar, no hubo problemas de
evaluadas en función del grupo, control y
homogeneidad de varianza en ningún
experimental. También se indican los
momento del programa, tanto al comienzo
como tras su finalización.

147
Tabla 2: Estadísticos descriptivos de las pruebas de evaluación cognitiva

Control Experimental
M DT M DT Levene
TMT-A Pre 27.95 7.77 26.34 8.26 .12a
Post 25.50 6.38 21.36 5.59 .96a

TMT-B Pre 60.68 16.79 62.26 16.08 .57a


Post 58.18 17.02 50.61 12.66 2.23a

D Pre 14.74 2.71 15.70 2.06 1.01a


Post 15.95 2.30 18.15 2.18 .05a

LN Pre 16.32 2.56 17.65 2.27 .03a


Post 17.26 2.58 19.70 1.75 1.45a

IMT Pre 31.05 4.61 33.35 3.77 .04a


Post 33.21 4.44 37.85 3.33 2.32a

TS-P Pre 106.05 9.50 109.55 9.61 .05a


Post 109.63 9.24 115.80 9.11 .07a

TS-C Pre 71.74 10.05 77.05 7.44 2.17a


Post 73.79 9.78 82.02 8.61 .49a

TS-PC Pre 43.958.80 46.45 7.94 .25a


Post 47.377.26 52.25 7.64 .05a
a
p> .05
TMT-A= Trail Making Test forma A; TMT-B= Trail Making Test forma B; D= Test de Dígitos;
LN= Test de Letras y Números; IMT= Índice de Memoria de Trabajo; TS-P= Test Stroop
Palabras; TS-C= Test Stroop Colores; TS-PC= Test Stroop Palabras-Colores.

Los resultados de los análisis de la 1-β= .58), tests Dígitos (F[1,37] = 5.88; p<
varianza (ANOVA) factorial se muestran en .05; η2= .14; 1-β= .66) y en el Índice de
la tabla 3. Como se puede observar, hubo Memoria de Trabajo (F[1,37] = 6.93; p< .05;
diferencias significativas en los efectos η2= .16; 1-β= .73). En el tests Dígitos y
principales de la variable pre-post para Letras se apreciaron indicios de
todas las medidas evaluadas, y de la significación (F[1,37] = 3.54; p= .07; η2= .09;
variable grupo para las variables test de 1-β= .45).
Dígitos, test de Letras y Números, Índice de
Por otro lado, tal y como se muestra
Memoria de Trabajo y Test Stroop colores.
en la tabla 4, no hubo diferencias
Además, los efectos de la interacción
significativas entre los grupos control y
mostraron valores significativos para las
experimental en ninguna de las medidas
medidas de los instrumentos Trail Making
obtenidas previas a la intervención. Sin
Test forma B (F[1,37] = 4.98; p< .05; η2= .12;

148
embargo, tras ella, hubo diferencias intervención. El grupo control también
significativas entre ambos grupos en todas mejoró sus puntaciones en todas las
las evaluaciones. Por otro lado, el grupo evaluaciones postest, menos en Trail
experimental mejoró, de forma Making Test forma y Test Stroop colores.
significativa, sus puntuaciones tras la

Tabla 3. Resultados de los ANOVAs factoriales mixtos para cada prueba de evaluación
cognitiva. Se muestran los valores de la F, el valor p, el tamaño del efecto (η2) y la potencia del
contraste (1-β)

Pre-post Grupo Interacción


Trail Making Test A F 11.16** 2.12 1.28
2
η .23 .05 .03
1-β .90 .30 .20
Trail Making Test B F 11.90** .44 4.98*
2
η .24 .02 .12
1-β .92 .10 .59
Test Dígitos F 51.33*** 5.16* 5.88*
2
η .58 .12 .14
1-β .99 .59 .66
Test Letras y Números F 26.14*** 7.71** 3.54a
2
η .41 .17 .09
1-β .99 .77 .45
Índice de Memoria de Trabajo F 55.97*** 8.06** 6.93*
2
η .60 .18 .16
1-β .99 .79 .73
Test Stroop Palabras F 18.95*** 3.20 1.40
2
η .34 .08 .04
1-β .99 .41 .21
Test Stroop Colores F 12.70** 6.27* 2.17
2
η .26 .15 .06
1-β .93 .68 .30
Test Stroop Palabras / Colores F 17.91*** 2.59 1.19
2
η .33 .07 .03
1-β .98 .35 .19
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
a
p= .068

149
Tabla 4: Comparaciones entregrupos e intragrupos para cada prueba de evaluación cognitiva

Grupo Factor
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
TMT - A 2.46 4.98** 1.62 4.14*
TMT - B 2.50 11.65*** -1.58 7.57*
D -1.21** -2.45*** -.96 -2.20**
LN -.95* -2.05*** -1.33 -2.44**
IMT -2.16** -4.50*** -2.29 -4.64***
TS-P -3.58* -6.25*** -3.50 -6.17*
TS-C -2.05 -4.95*** -5.31 -8.21*
TS-PC -3.42* -5.80*** -2.50 -4.88*
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
TMT-A= Trail Making Test forma A; TMT-B= Trail Making Test forma B; D= Test de Dígitos;
LN= Test de Letras y Números; IMT= Índice de Memoria de Trabajo; TS-P= Test Stroop
Palabras; TS-C= Test Stroop Colores; TS-PC= Test Stroop Palabras-Colores.

Discusión 2008), concretamente sobre la función


ejecutiva (Best, 2010; Davis et al., 2011;
El propósito del presente trabajo era
Kubesch et al., 2009). Además, esta
evaluar los efectos de un programa de
investigación se ha realizado en una
actividad física sobre diferentes variables
población específica, como son las chicas
relacionadas con el constructo función
adolescentes, sobre la que no existen
ejecutiva. Los resultados encontrados han
demasiados datos.
puesto de relieve efectos positivos de la
intervención sobre la memoria de trabajo y En este sentido, aunque la mayoría
la flexibilidad cognitiva. Aunque en ambos de los estudios efectuados se han llevado a
grupos existen mejores resultados respecto cabo sobre poblaciones de edad inferior,
al inicio del programa, posiblemente este siendo complicado encontrar estudios de
fenómeno esté asociado al efecto similar naturaleza sobre adolescentes
aprendizaje que tienen estos instrumentos situados en un tramo de edad como los de
de evaluación, por lo que es necesario esta investigación, existen evidencias
focalizar la atención en los efectos de la científicas que hacen viable formular
interacción establecidos por los análisis hipótesis como las planteadas en este
estadísticos efectuados. Dicho lo cual, estas trabajo. De hecho, hay datos que indican la
aportaciones ofrecen nuevos datos a un progresiva evolución que sigue
cuerpo de conocimiento cada vez más experimentando el cerebro, sobre todo a
amplio sobre las relaciones entre la práctica nivel de la corteza prefrontal, durante la
de actividad física y la cognición en niños y adolescencia, implicando a capacidades
adolescentes (Chaddock et al., 2012; como las funciones ejecutivas. Incluso se
Donnelly y Lambourne, 2011; Hillman, considera que este tipo de habilidades
Kamijo y Scudder, 2011; Ploughman, pueden seguir estimulándose tras la

150
adolescencia, lo que amplía cambios relevantes. Esto tiene coherencia
considerablemente el intervalo de edad respecto a lo establecido en la literatura
sobre el que se puede incidir y las consultada y se sitúa próximo a este tipo de
posibilidades de implementar programas de consideraciones.
esta naturaleza (O'Hare y Sowell, 2008;
De igual forma, es fundamental
Posner y Rothbart, 2007; Tomporowski et
concretar el tipo de actividad realizada para
al., 2011).
conocer qué tarea es la que mejor se ajusta
Sí es necesario, dado el proceso a los objetivos perseguidos. En este sentido,
evolutivo que el organismo humano el tipo de juego desarrollado ha permitido
experimenta a lo largo de la vida, conocer llevar a cabo un ejercicio ubicado en un
aquellas funciones que pueden ser más intervalo de intensidad adecuado para el
sensibles y cuáles menos cuando se desarrollo de la capacidad aeróbica, descrita
plantean este tipo de cuestiones. En este como aquella que mejores resultados tiene
sentido, analizando el constructo función sobre la función cognitiva (Chaddock,
ejecutiva, se ha postulado que el control Neider, Lutz, Hillman Kramer, 2012;
inhibitorio será más sensible en los Chaddock, Voss y Kramer, 2012;
primeros estadios evolutivos y otras como Kempermann et al., 2010; Monti, Hillman,
la memoria de trabajo serán más accesibles Neal y Cohen, 2012). Además, en el
en etapas posteriores. Es esencial delimitar contexto del deporte colectivo, el juego
estos aspectos, dado que la capacidad que reducido 3 vs. 3 ha sido definido como una
posee la actividad física para contribuir al modalidad que incrementa la participación
desarrollo de estas capacidades debe de los jugadores y el número de
sustentarse en el conocimiento específico intervenciones por persona respecto a otras,
de este tipo de factores (Best, Miller y lo que permite aumentar las demandas
Jones, 2009; Brocki y Bohlin, 2004; cognitivas de cada participante y generar
Kramer y Erickson, 2007; Tomporowski et una estimulación mayor que contribuya a
al., 2008). En este trabajo, aquellas desarrollar un trabajo cognitivo más
variables que evaluaban variables como la prolongado (Diamond y Lee, 2011; Da
memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva, Silva et al., 2011; Dellal, Drust y Lago-
han sido más sensibles al cambio. Sin Penas, 2012; Duarte, Batalha, Folgado y
embargo, aquellas medidas vinculadas al Sampaio, 2009).
control de la impulsividad no han sufrido

151
Dadas las evidencias existentes y llevado a cabo durante ella. Además, sería
las que se siguen poniendo de manifiesto, interesante profundizar en el impacto de la
se debe mantener e incrementar el interés práctica física sobre el funcionamiento
por la práctica de actividad física en la cognitivo en función del género, para ver si
infancia y adolescencia, implementando se pueden generalizar las actuaciones en
programas adecuados a cada edad y así chicos y en chicas. En este sentido, este
aprovechar los beneficios que tiene este trabajo aporta datos sobre la población
tipo de conductas sobre las personas femenina, siendo un aspecto a tener en
(Landry y Driscoll, 2012; Rigoli, Piek, cuenta del presente estudio, aunque sería
Kane y Oosterlaan, 2012; Roberts, Freed y interesante valorar diferencias o similitudes
McCarthy, 2010). Por ello, se debe poner respecto a los chicos.
en valor la práctica de actividad física en
contextos como la escuela, aprovechando el Conclusiones
espacio permanente de trabajo establecido En cualquier caso, los datos que se
en horario lectivo. La educación física debe han hallado en la presente investigación
ser una materia necesaria para promover el ponen de manifiesto el impacto positivo del
desarrollo integral de los alumnos, siendo programa de actividad física aplicado en la
un complemento indispensable a otras muestra de chicas adolescentes sobre el
asignaturas que tradicionalmente han tenido Índice de Memoria de Trabajo de la Escala
más relevancia (Chaddock et al., 2013; de Inteligencia de Wechsler para Niños
Chang, Tsai, Chen y Hung, 2013; Cooper, (WISC-IV) y el Trail Making Test en su
Bandelow, Nute, Morris y Nevill, 2012; forma B, lo que contribuye a consolidar la
Pontifex et al., 2011). importancia del ejercicio físico sobre el
En futuros estudios, siendo desarrollo cognitivo en la adolescencia.
contemplado como limitación del presente, Además, aporta información en un tramo de
se deberían comparar los efectos del los la adolescencia en el que es difícil encontrar
juegos reducidos 3 vs. 3 con otro tipo de estudios de este tipo y utilizando un tipo de
actividad, para observar si realmente esta actividad como son los SSG, que pueden
modalidad de juego genera mayores ser una herramienta útil para la gestión de
beneficios y seguir profundizando en esta este tipo de programas por su versatilidad.
cuestión. Con este trabajo se puede indicar Este tipo de trabajos hacen hincapié en la
que la actividad realizada ha producido necesidad de promocionar la práctica física
efectos, aunque no se puede determinar en la infancia y adolescencia, sugiriendo a
específicamente cuáles de sus los organismos competentes que pongan en
características han sido las que han valor este tipo de hábitos y le otorguen el
provocado esos efectos, si la mera actividad sitio que se merecen en contextos como los
física desarrollada o el trabajo cognitivo educativos.

152
Referencias

1. Abrantes, C.I., Nunes, M.I., Maças, 2. Banich, M.T. (2009). Executive


V.M., Leite, N.M. & Sampaio, J.E. Function: The search for an integrated
(2012). Effects of the number of account. Current Directions in
players and game type constraints on Psychological Science, 18(2), 89-94.
heart rate, rating of perceived exertion
and technical actions of small-sided 3. Best, J.R. (2010). Effects of physical
soccer games. Journal of Strength and activity on children’s executive
Conditioning Research, 26(4), 976-981. function: Contributions of experimental

4. research on aerobic exercise. 9. Castelli, D.M. & Hillman, C.H. (2012).


Developmental Review, 30(4), 331-351. Physical activity, cognition, and school
performance: From neurons to
5. Best, J.R., Miller, P.H. & Jones, L.L. neighborhoods. En A.L. Meyer y T.P.
(2009). Executive functions after age 5: Gullotta (Eds.), Physical Activity
Changes and correlates. Developmental Across the Lifespan (pp. 41-63). New
Review, 29(3), 180-200. York: Springer.

6. Brocki, K.C. & Bohlin, G. (2004). 10. Chaddock, L., Erickson, K.I., Prakash,
Executive functions in children aged 6 R.S., Kim, J.S., Voss, M.W., VanPatter,
to 13: a dimensional and developmental M., Pontifex, M.B., Raine, L.B.,
study. Developmental Konkel, A., Hillman, C.H., Cohen, N.J.
Neuropsychology, 26(2), 571-593 & Kramer, A.F. (2010). A
neuroimaging investigation of the
7. Casamichana, D. & Castellano, J. association between aerobic fitness,
(2009). Análisis de los diferentes hippocampal volume and memory
espacios individuales de interacción y performance in preadolescent children.
los efectos en las conductas motrices de Brain Research, 1358, 172-83.
los jugadores. Aplicaciones al
entrenamiento en fútbol. Motricidad. 11. Chaddock, L., Erickson, K.I., Voss,
European Journal of Human M.W., Knecht, A.M., Pontifex, M.B.,
Movement, 15(23), 143-167. Castelli, D.M., Hillman, C.H. &
Kramer, A.F. (2013). The effects of
8. Castelli, D.M., Hillman, C.H., Buck, physical activity on functional MRI
S.M. & Erwin, H. (2007). Physical activation associated with cognitive
fitness and academic achievement in control in children: a randomized
3rd and 5th grade students. Journal of controlled intervention. Frontiers in
Sport & Exercise Psychology, 29(2) Human Neuroscience, 7, 1-13.
239-252.

153
12. Chaddock, L., Hillman, C.H., Pontifex, 18. Cooper, S.B., Bandelow, S., Nute,
M.B., Jonhson, C.R., Raine, L.B. & M.L., Morris, J.G. & Nevill, M.E.
Kramer, A.F. (2012). Childhood (2012). The Effects of a Mid-Morning
aerobic fitness predicts cognitive Bout of Exercise on Adolescents’
performance one year later. Journal of Cognitive Function. Mental Health and
Sport Sciences, 30(5), 421-430. Physical Activity, 5(2), 183-190.

13. Chaddock, L., Neider, M.B., Lutz, A., 19. Da Silva, C., Impellizzeri, F., Natali,
Hillman, C.H. & Kramer, A.F. (2012). A., De Lima, J., Bara-Filho, M., Silami-
Role of childhood aerobic fitness in García, E. & Marins, J. (2011).
successful street crossing. Medicine & Exercise intensity and technical
Science in Sports & Exercise, 44(4), demands of small-sided games in
749-753. young brazilian soccer players: effect of
number of players, maturation, and
14. Chaddock, L., Pontifex, M.B., Hillman, reliability. Journal of Strength and
C.H. & Kramer, A.F. (2011). A Review Conditioning Research, 25(10), 2746–
of the Relation of Aerobic Fitness and 2751.
Physical Activity to Brain Structure and
Function in Children. Journal of the 20. Davis, C.L., Tomporowski, P.D.,
International Neuropsychological McDowell, J E., Austin, B.P., Miller,
Society, 17(6), 1-11. P.H., Yanasak, N.E., Allison, J.D. &
Naglieri, J.A. (2011). Exercise
15. Chaddock, L., Voss, M.W. & Kramer, improves executive function and
A.F. (2012). Physical activity and achievement and alters brain activation
fitness effects on cognition and brain in overweight children: a randomized,
health in children and older adults. controlled trial. Health psychology:
Kinesiology Review, 1, 37-45. official journal of the Division of
Health Psychology, American
16. Chang, Y., Tsai, Y., Chen, T. & Hung, Psychological Association, 30(1), 91-
T. (2013). The impacts of coordinative 98.
exercise on executive function in
kindergarten children: An ERP study. 21. Davidson, M.C., Amso, D., Anderson,
Experimental Brain Research, 225(2), L.C. & Diamond, A. (2006).
187-196. Development of cognitive control and
executive functions from 4 to 13 years:
17. Chen, J. & Lee, Y. (2013). Physical Evidence from manipulations of
activity for health: Evidence, theory, memory, inhibition, and task switching.
and practice. Journal of Preventive Neuropsychologia, 44(11), 2037-2078.
Medicine & Public Health, 46(Suppl
1), S1-S2. 22. Dellal, A., Drust, B. & Lago-Penas, C.
(2012). Variation of activity demands
in small-sided soccer games.

154
International Journal of Sport Journal of Obesity, Article ID 935245,
Medicine, 33(5), 370-375. 1-7.

23. Diamond, A. (2006). The early 30. Duarte, R., Batalha, N., Folgado, H. &
development of executive functions. En Sampaio, J. (2009). Effects of exercise
E. Bialystok y F. I. Craik (Eds.), duration and number of players in heart
Lifespan cognition: Mechanisms of rate responses and technical skills
change (pp. 70-95). Oxford: Oxford during futsal small-sided games. The
University Press. Open Sports Sciences Journal, 3(2), 13-
15.
24. Diamond, A. & Lee, K. (2011).
Interventions shown to aid executive 31. Eurofit (1993). Eurofit Tests of
function development in Children 4-12 Physical Fitness (2ª ed.). Strasbourg:
years old. Science, 333(6045), 959-964. Committee of Experts on Sports
Research.
25. Diamond, A. (2012). Activities and
32. Frencken, W., Van Der Plaats, J.,
programs that improve children’s
Visscher, C. & Lemmink, K. (2013).
executive functions. Current Directions
Size matters: pitch dimensions
in Psychological Science, 21(5), 335-
constrain interactive team behaviour in
341.
soccer. Journal of Systems Science and
26. Diamond, A. (2013). Executive Complexity, 26(1), 85-93.
Functions. Annual Review of
Psychology, 64, 135-168. 33. George, J.D., Fisher, A.G. & Vehrs,
P.R. (2007). Tests y pruebas físicas (4ª
27. Díaz, A., Martín, R., Jiménez, J.E., ed.). Barcelona: Paidotribo.
García, E., Hernández, S. & Rodríguez,
C. (2012). Torre de Hanoi: Datos 34. Goldberg, E. & Bougakov, D. (2005).
normativos y desarrollo evolutivo de la Valoración neuropsicológica de la
planificación. European Journal of disfunción del lóbulo frontal.
Education and Psychology, 5(1), 79-91. Psychiatric Clinics of North America,
28(3) 567-580.
28. Donnelly, J.E. & Lambourne, K.
(2011). Classroom-based physical 35. Golden, C.J. (1994). Stroop: Test de
activity, cognition, and academic colores y palabras. Madrid: TEA
achievement. Preventive Medicine, Ediciones.
52(Suppl 1), S36-S42.
36. Hillman, C.H., Erickson, K.I. &
29. Drenowatz, C., Steiner, R.P., Kramer, A.F. (2008). Be smart,
Brandstetter, S., Klenk, J, Wabitsch, M. exercise your heart: exercise effects on
& Steinacker, J.M. (2013). Organized brain and cognition. Nature Reviews
Sports, overweight, and physical fitness Neuroscience, 9(1), 58-65.
in primary school children in Germany.

155
37. Hillman, C.H., Kamijo, K. & Scudder, cognition and brain function. Trends in
M. (2011). A review of chronic and Cognitive Sciences, 11(8), 342-348.
acute physical activity participation on
neuroelectric measures of brain health 43. Kubesch, S., Walk, S., Spitzer, M.,
and cognition during childhood. Kammer, T., Lainburg, A., Heim, R. &
Preventive Medicine, 52(Suppl 1), S21- Hille, K. (2009). A 30-minute physical
S28. education program improves students’
executive attention. Mind, Brain, and
38. Hillman, C.H., Pontifex, M.B., Raine, Education, 3(4), 235-242.
L.B.., Castelli, D.M., Hall, E.E. &
Kramer, A.F. (2009). The effect of 44. Landry, B.W. & Driscoll, S.W. (2012).
acute treadmill walking on cognitive Physical Activity in Children and
control of academic achievement in Adolescents. Exercise and Sport for
preadolescent children. Neuroscience, Health Promotion, 4(11), 826-832.
159(3), 1044-1054.
45. Manga, D. & Ramos, F. (2011). El
39. Hill-Hass, S.V., Coutts, A.J., Dawson, legado de Luria y la neuropsicología
B.T. & Rowsell, G.J. (2010). Time- escolar. Psychology, Society, &
motion characteristics of physiological Education, 3(1), 1-13.
response of small-sided games in elite
youth players: The influence of player 46. Monti, J. M., Hillman, C.H. & Cohen,
number and rule changes. Journal of N.J. (2012). Aerobic fitness enhances
Strength and Conditioning Research, relational memory in preadolescent
24(8), 2149-2156. children: The FITKids randomized
control trial. Hippocampus, 22(9),
40. Jones, S. & Drust, B. (2007). 1876-1882.
Physiological and technical demands of
4 v 4 and 8 v 8 games in elite youth 47. Mota, J., Santos, R. M., Silva, P., Aires,
soccer players. Kinesiology, 39(2), 150- L., Martins, C. & Vale, S. (2012).
156. Associations between self-rated health
with cardiorespiratory fitness and
41. Kempermann, G., Fabel, K., Ehninger, obesity status among adolescent girls.
D., Babu, H., Leal-Galicia, P., Garthe, Journal of Physical Activity & Health,
A. & Wolf, S.A. (2010). Why and how 9(3), 378–381.
physical activity promotes experience-
induced brain plasticity. Frontiers in 48. O’Hare, E.D. & Sowell, E.R. (2008).
Neuroscience, 4(189), 1-9. Imaging developmental changes in gray
and white matter in the human brain.
42. Kramer, A.F. & Erickson, K.I. (2007). En C.A. Nelson y M. Luciana (Eds.),
Capitalizing on cortical plasticity: Handbook of Developmental Cognitive
influence of physical activity on Neuroscience (pp. 23-38). Cambridge,
MA: MIT Press.

156
55. Reitan, R.M. (1992). Trail making test:
49. Padilla-Moledo, C., Castro-Piñero, J., Manual for administration and scoring.
Ortega, F.B., Mora, J., Márquez, S., Tucson, AZ: Reitan Neuropsychology
Sjöström, M. & Ruiz, J.R. (2012). Laboratory.
Positive health, cardiorespiratory
fitness and fatness in children and 56. Richland, L.E. & Burchinal, M.R.
adolescents. The European Journal of (2013). Early executive function
Public Health, 22(1), 52-56. predicts reasoning development.
Psychological Science, 24(1), 87-92.
50. Parada, M., Corral, M., Mota, N.,
Crego, A., Rodríguez-Holguín, S. & 57. Rigoli, D., Piek, J.P., Kane, R. &
Cadaveira, F. (2012). Executive Oosterlaan, J. (2012). An examination
functioning and alcohol binge drinking of the relationship between motor
in university students. Addictive coordination and executive functions in
Behaviors, 37(2), 167-172. adolescents. Developmental Medicine
and Child Neurology, 54(11), 1025-
51. Ploughman, M. (2008). Exercise is 1231.
brain food: the effects of physical
activity on cognitive function. 58. Roberts, C.K., Freed, B. & McCarthy,
Developmental Neurorehabilitation, W.J. (2010). Low aerobic fitness and
11(3), 236-240. obesity are associated with lower
standardized test scores in children.
52. Pontifex, M.B., Raine, L.B., Johnson, Journal of Pediatrics, 156(5), 711-718.
C.R., Chaddock, L., Voss, M.W.,
Cohen, N.J., Kramer, A.F. & Hillman, 59. Smith, E., Hay, P., Campbell, L. &
C. H. (2011). Cardiorespiratory fitness Trollor, J. (2011). A review of the
and the flexible modulation of relationship between obesity and
cognitive control in preadolescent cognition across the lifespan:
children. Journal of Cognitive Implications for novel approaches to
Neuroscience, 23(6), 1332-1345. prevention and treatment. Obesity
Reviews, 12(9), 740-755.
53. Posner, M.I. & Rothbart, M.K. (2007).
Educating the Human Brain. 60. Soprano, A.M. (2003). Evaluación de
Washington, DC: American las funciones ejecutivas. Revista de
Psychological Association. Neurología, 37(1), 44-50.

54. Reitan, R.M. (1958). Validity of the 61. Stroop, J.R. (1935). Studies of
Trail Making Test as an indication of interference in serial verbal reactions.
organic brain damage. Perceptual and Journal of Experimental Psychology,
Motor Skills, 5, 271-276. 18, 643-662.

157
62. Stroth, S., Kubesch, S., Dieterle, K., Serrano, M.J., Cruz, F., Pérez-García,
Ruschsow, M., Heim, R. & Kiefer, M. M., López-Belmonte, G., Martín-
(2009). Physical fitness, but no acute Matillas, M., Martín-Lagos, J.A.,
exercise modulates event-related Marcos, A. & Campoy, C. (2010),
potential indices for executive control Selective Alterations Within Executive
in healthy adolescents. Brain Research, Functions in Adolescents With Excess
1269, 114-124. Weight. Obesity, 18(8), 1572-1578.

63. Tombaugh, T.N. (2004). Trail Making 68. Wechsler, D. (2003). Wechsler
Test A and B: Normative data stratified Intelligence Scale for Children - Fourth
by age and education. Archives of Edition: Technical and interpretative
Clinical Neuropsychology, 19(2), 203- manual. San Antonio, TX:
214. Psychological Corporation.

64. Tomporowski, P., Davis, C., Miller, P. 69. Wechsler, D. (2005). Manual de
& Naglieri, J. (2008). Exercise and aplicación y corrección del WISC-IV.
Children’s Intelligence, Cognition, and Madrid: TEA Ediciones, S.A.
Academic Achievement. Educational
Psychology Review, 20(2), 111-131. 70. Wenner, C.J., Bianchi, J., Figueredo,
A.J., Rushton, J. & Jacobs, W.J. (2013).
65. Tomporowski, P.D., Lambourne, K. & Life History theory and social
Okumura, M.S. (2011). Physical deviance: The mediating role of
activity interventions and children’s executive function. Intelligence, 41(2),
mental function: An introduction and 102-113.
overview. Preventive Medicine,
52(Suppl 1), S3-S9. 71. Wu, C.T., Pontifex, M.B., Raine, L.B.,
Chaddock, L., Voss, M.W., Kramer,
66. Verdejo-García, A. & Bechara, A. A.F. & Hillman, C.H. (2011). Aerobic
(2010). Neuropsicología de las fitness and response variability in
funciones ejecutivas. Psicothema, preadolescent children performing a
22(2), 227-235. cognitive control task.
Neuropsychology, 25(3), 333-341.
67. Verdejo-García, A., Pérez-Expósito,
M., Schmidt-Río-Valle, J., Fernández-

158
CAPÍTULO VII. Estudio III

Toma de decisiones en juegos reducidos en una muestra de chicas adolescentes

159
160
Toma de decisiones en juegos reducidos en una muestra de niñas
adolescentes

ESTUDIO III

Resumen Palabras clave: Juegos reducidos; toma de


decisiones; adolescentes; deporte colectivo.
El propósito de este trabajo fue
analizar la evolución de la toma de
decisiones en juegos reducidos 3 vs. 3 de
Introducción
los deportes fútbol-sala, balonmano y
baloncesto, tras un periodo de 8 semanas de La práctica de cualquier deporte
práctica, en niñas adolescentes no colectivo requiere la resolución continua de
entrenadas. Las participantes fueron 44 problemas, cuestión fundamental para tener
chicas adolescentes del municipio de Priego éxito en el juego (Blomqvist, Vänttinen y
(Córdoba, España), con edades Luhtanen, 2005; Vila-Maldonado, García y
comprendidas entre los 15 y 16 años (M= Contreras, 2012). Durante su práctica, las
15.36; DT= .49). Se empleó un diseño circunstancias cambian constantemente,
cuasi-experimental pre-post con dos grupos debido a la gran interacción existente entre
aleatorizados, control y experiemental. El los participantes y el condicionamiento
instrumento para medir la toma de generado por los factores espacio y tiempo.
decisiones fue el Game Perfomance Además, elegir la opción más favorable
Assessment Instrument (GPAI). Para requiere la explotación del medio y la
estimar la calidad de los datos se efectuó un detección de posibilidades de acción, lo que
análisis de componentes de la varianza, así debe estar en consonancia con las
como otro de generalizabilidad. Asimismo, características del individuo (Araujo, 2013;
para determinar los efectos de la Gréhaigne, Godbout, y Bouthier, 2001). Por
intervención se realizaron análisis de la ello, este tipo de habilidades requieren un
varianza bifactorial para factor del GPAI. esfuerzo cognitivo para integrar la
Los datos hallados en el estudio ponen de información existente y elaborar una
manifiesto una evolución positiva de la respuesta adecuada, siendo un complejo
toma de decisiones tras 8 semanas de procedimiento que está influenciado por
práctica en los juegos reducidos de los 3 factores emocionales, motivaciones, el
deportes analizados. Por tanto, los nivel de fatiga, la experiencia, etc.
resultados indican que los juegos reducidos (Jiménez, Sáenz, Ibáñez y Lorenzo, 2012;
pueden ser una buena herramienta en los Tenenbaum, Basevitch, Gershgoren y Filho,
procesos de enseñanza de los deportes 2013).
colectivos.

161
A pesar de la importancia que tiene Gabbett, Jenkins y Abernethy, 2009;
la toma de decisiones en el desarrollo del Sampaio, Abrantes y Leite, 2009). En
juego, en su enseñanza todavía están función de los objetivos que se pretendan,
presentes situaciones de mejora táctica, algunos de los elementos que pueden verse
técnica o de habilidades fuera del contexto alterados en los juegos en espacios
real. En lugar de trabajar de forma parcial y reducidos son las dimensiones del terreno
aislada, se deberían proponer tareas de juego, el número de jugadores, las reglas
representativas del juego para un mejor de juego, la presencia o no de porteros en
acoplamiento entre la percepción y la los deportes que lo requieran, la duración
acción (Araújo, Davids y Passos, 2007). del partido, la presencia activa del
Los ejercicios se deberían focalizar sobre entrenador, etc. (Dellal, Drust y Lago-
aspectos funcionales, que permitieran la Peñas, 2012; Hill-Haas, Dawson,
exploración guiada y el descubrimiento, Impellizzeri y Coutts, 2011; Kelly y Drust,
relacionando la información relevante con 2009).
las tareas a desarrollar (Araújo, 2011). En
Para analizar el rendimiento y toma
este sentido, los juegos en espacios
de decisiones en el deporte, Oslin, Mitchell
reducidos (Small Sided Games), se han
y Griffin (1998) diseñaron el Game
convertido en estrategias útiles para la
Perfomance Assessment Instrument (GPAI)
mejora técnico-táctica, física y psicológica
para evaluar la toma de decisiones y el
en los deportes colectivos. De hecho,
rendimiento de los jugadores. El GPAI es
mantienen su lógica interna pero permiten
un sistema multidimensional que tiene
modificar elementos estructurales y
como objetivo evaluar los comportamientos
funcionales que facilitan el trabajo
que se producen durante el juego para
específico de diferentes objetivos
demostrar los conocimientos tácticos de los
(Casamichana y Castellano, 2010; Hill-
jugadores, así como la habilidad de los
Hass, Dawson, Impellizzeri y Coutts,
mismos para resolver problemas tácticos
2011).
seleccionando y aplicando técnicas
Gracias a ellos, los deportistas apropiadas. El GPAI, analiza los
consiguen mejorar su rendimiento físico, componentes individuales del juego (toma
pero simultáneamente se incrementa su de decisiones, ejecución técnica, apoyo,
implicación, elevándose el número de etc.) y el rendimiento global en el juego
decisiones a tomar y permitiendo entrenar (participación en el juego y rendimiento).
las habilidades necesarias parar decidir Diversos estudios han utilizado el GPAI en
acertadamente bajo condiciones de esfuerzo contexto escolar para evaluar los
y estrés (Foster, Twist, Lamb y Nicholas, comportamientos de los alumnos tras
2010; Impellizzeri et al., 2006; Katis y periodos de enseñanza en los que se han
Kellis, 2009). Asimismo, se ha observado utilizado los juegos reducidos en fútbol
que es un medio adecuado para desarrollar (Chatzopoulos, Drakou, Kotzamanidou y
y transferir conocimientos técnico-tácticos Tsorbatzoudis, 2006; Harvey, 2006;
de un deporte específico, teniendo un nivel Harvey, Cushion, Wegis y Massa-
de adaptación a las características del González, 2010; Mesquita, Farias y Hastie,
participante muy alto (Buchheit et al., 2009; 2012; Mitchell, Oslin y Griffin, 1995),

162
fútbol-sala (Corrêa, Da Silva y Paroli, centro escolar, donde se realizó la
2004) y balonmano (Balakrishnan, intervención y las mediciones. Los criterios
Rengasamy y Aman, 2011). Igualmente, de exclusión fueron repetir curso, realizar
Wright, McNeill, Fry y Wang (2005) actividad física regular dos o más días a la
utilizaron el GPAI para comparar un semana y la existencia de patologías que
enfoque técnico con otro táctico (utilizando pudieran interferir en los resultados.
juegos reducidos) en futuros profesores de
Instrumentos y material
Educación Física.
a) Para analizar las conductas
Hasta donde se ha podido consultar,
durante el juego se efectuó una observación
no existen estudios en los que se analice de
sistemática de la toma de decisiones,
forma simultánea la toma de decisiones
utilizándose para su medición el Game
mediante GPAI en diferentes deportes
Perfomance Assessment Instrument (GPAI)
colectivos tras la aplicación de un
(Oslin et al., 1998). Esta herramienta
programa de enseñanza basado en los Small
permite observar la capacidad de los
Sided Games. Asimismo, son escasos
jugadores para resolver problemas tácticos
aquellos en los cuales se han evaluado estos
empleando la técnica apropiada. Se
procesos en chicas adolescentes no
observan las siguientes conductas: Toma de
entrenadas. Así, el objetivo de este trabajo
decisiones adecuada (TDA) e inadecuada
fue analizar, en una muestra de chicas entre
(TDI), ejecución técnica eficaz (ETE) e
15 y 16 años, la toma de decisiones en
ineficaz (ETI), apoyo adecuado (AA) e
juegos reducidos 3 vs. 3, basados en los
inadecuado (AI), cobertura adecuada (CA)
deportes colectivos fútbol-sala, baloncesto
e inadecuada (CI), y marca adecuada (MA)
y balonmano, y determinar si había
e inadecuada (MI). Posteriormente se
existido una evolución positiva tras un
transforman en las categorías: Toma de
programa de ocho semanas de duración con
Decisiones (ITD), Ejecución Técnica (IET),
una frecuencia de dos sesiones semanales y
Apoyo (IA), Cobertura (IC), Marcaje (IM),
una duración de 60 y 30 minutos
Participación en el juego (IPJ) y
respectivamente.
Rendimiento en el Juego (IRJ). Diversos
Método estudios han analizado la fiabilidad y
validez de este instrumento, obteniéndose
Participantes
resultados satisfactorios (Mitchell et al.,
Participaron en la investigación 44 1995; Oslin et al. 1998; Wright et al.,
chicas adolescentes del municipio de Priego 2005).
(Córdoba, España), con edades entre los 15
b) Se evaluaron parámetros de
y 16 años (M ± DT: edad= 15.36 ± .49
condición física para clasificar y aleatorizar
años; altura= 160.93 ± 5.42 cm; peso=
la muestra, y para el control de la actividad.
60.73 ± 10.82 kg; IMC= 23.43 ± 4.01 kg·m-
2
Se utilizó el test de Course Navette
; masa grasa= 27.44 ± 8.45 %; masa
(EUROFIT, 1993) para calcular, de forma
magra: 42.83 ± 6.01 %; FCmax= 196.14 ±
indirecta, el consumo máximo de oxígeno
6.48 ppm; VO2max= 38.97 ± 3.98 ml·kg-
1
(VO2max). También se empleó un
·min-1). La muestra fue seleccionada de un

163
bioimpedanciómetro (Tanita® Body activación, movilidad articular y en un
Composition Monitor modelo BF-350) para juego de 3 vs 3 en el que había que
medir el porcentaje de masa grasa, magra e mantener la posesión de un balón de
índice de masa corporal. Por otro lado, se gomaespuma utilizando, para las acciones
obtuvieron valores de la frecuencia cardíaca de pase y recepción, las manos. El área de
máxima (FCmax) y la FC de trabajo para el juego total para cada ejercicio fue de 240
control de la actividad, utilizando para ello m2 (20x12 m) y por jugador de 40 m2. La
pulsómetros Polar® modelo S610. frecuencia cardiaca media con la que se
participó fue de 175.22 ± 11.95 ppm (80.59
c) Para los análisis efectuados se
± 8.09 %FCR) y la percepción media de
utilizó los paquetes estadístico SAS v.9.1
esfuerzo, en una escala entre 6 y 20 (Borg,
(Schlotzhauer y Littell, 1997; SAS Institute
1970, 1982), de 13.44 ± 1.57.
Inc., 1999) y el SPSS v.20.0, así como el
programa de análisis de generalizabilidad Para obtener los datos a través del
SAGT v.1.0 (Hernández-Mendo, Ramos GPAI, el observador visionó los videos en
Pérez y Pastrana, 2012). dos ocasiones, con una diferencia entre una
y otra de tres meses. Ambas evaluaciones
Procedimiento
fueron sometidas a un análisis de calidad
Tras aceptar un comité ético de la del dato para determinar la fiabilidad,
Universidad de Granada el proyecto de validez y precisión de la medida (Anguera,
investigación, se informó mediante carta al Blanco, Hernández-Mendo y Losada,
centro escolar y a los padres. Se recibió 2011). Además, A lo largo de la
firmado el consentimiento informado por intervención diversos colaboradores
parte de los padres y se obtuvo permiso de estuvieron presentes para ayudar al control
la dirección del centro, respetándose de las sesiones, asegurando el máximo
además, los principios de la declaración de posible de tiempo útil. Para que los
Helsinki. Tras evaluar inicialmente a los resultados obtenidos con la Tanita® BF-
participantes y distribuirlos al azar en los 350 fueran fiables y tuvieran un mínimo
grupos control y experimental, se intervino margen de error, se tuvo en cuenta las
durante 8 semanas. Se aumentó la práctica pautas y recomendaciones propuestas por
física semanal en 90 minutos, divididos en George, Fisher y Vehrs (2007) para la
una sesión de 60 minutos y otra de 30. estimación de la composición corporal. El
protocolo a seguir fue: no realizar ejercicios
En la sesión de 60 minutos se agotadores el día anterior, no alterar
efectuaron seis juegos reducidos 3 vs 3 (dos significativamente la alimentación el día
de fútbol-sala sin portero, dos de baloncesto previo a la prueba, vestir ropa cómoda,
y dos de balonmano sin portero) y en la controlar la toma de medicamentos que
sesión de 30 minutos tres juegos reducidos puedan alterar los niveles de agua corporal
3 v. 3 (uno de cada modalidad deportiva), y evitar retener líquidos.
con una duración de 6 minutos cada uno y
un descanso de 1 minuto entre ellos. Ambas
estuvieron precedidas por un calentamiento
de 7 minutos basados en ejercicios de

164
Análisis de los datos mixto para cada factor del GPAI, definidos
como variables dependientes, siendo un
Para estimar la calidad de los datos
factor la variable grupo y otro la variable
se efectuó un análisis de componentes de la
pre-post. Se han estudiado los efectos
varianza con procedimientos de mínimos
simples y los de interacción, analizando la
cuadrados (Varcomp) y de máxima
significación mediante comparaciones de
verosimilitud (GLM), así como otro de
Bonferroni. También se han realizado
generalizabilidad (Blanco, Castellano y
pruebas t-student para analizar la
Hernández-Mendo, 2000; Hernández-
homogeneidad de los grupos en diversas
Mendo, Díaz-Martínez y Morales, 2010).
variables previas al programa, tras análisis
Para valorar el objetivo principal del
de normalidad (Kolmogorov-Smirnov).
estudio se realizó un ANOVA bifactorial

Resultados

Composición corporal, frecuencia cardiaca máxima y consumo de oxígeno máximo

En la tabla 1 se muestran las medidas de condición física previas al programa, así como
los resultados de la prueba Kolmogorov-Smirnov para evaluar la normalidad de los datos y t-
student para observar las diferencias entre grupos.

M DT As K Z t
Masa grasa Control 29.16 8.54 -.68 -.76 .74a
1.36a
Experimental 25.73 7.29 .12 -1.06 .53a
Masa magra Control 43.02 4.63 -.12 .86 .62a
.21a
Experimental 42.64 5.11 .46 -.32 .78a
IMC Control 24.28 4.32 .53 -.25 .53a
1.43a
Experimental 22.58 3.62 .65 -.37 .81a
VO2max Control 38.79 4.08 .56 .17 .79a
-.32a
Experimental 39.16 3.73 .24 -.95 .73a
FCmax Control 195.86 5.36 .62 .41 .55a
Experimental 196.41 7.09 -.68 1.54 .69a -.28a
Nota: As= Asimetría; K= Kurtosis
a
p> .05

Tabla 1. Análisis descriptivo de los parámetros de condición física, prueba de normalidad (Z) y t-student

Como se puede apreciar, no Calidad del dato


existieron diferencias significativas entre
los grupos control y experimental en estas Para determinar la calidad del dato
medidas previas al inicio del programa, lo se han utilizado diferentes procedimientos.
que indica la homogeneidad de los grupos. La fiabilidad intraobservador se ha
estimado utilizando la Kappa de Cohen
(1960), obteniéndose valores superiores a
.70. También, se realizaron análisis de

165
componentes de la varianza y de Los resultados indican que el
generalizabilidad, a través de un diseño modelo es significativo (F1319 = 2.54; p <
cruzado de cuatro facetas, dos de las cuales .001) y explica el 71.77% de la varianza. La
tienen tamaño muestral infinito, una finito varianza error estimada con un
y otra fijo: procedimiento de mínimos cuadrados
(Varcomp) y por máxima verosimilitud
a) Participante (P): con 22 niveles (GLM) es igual, lo que permite asumir que
diferenciando cada grupo (control y los datos son normales, lineales y
experimental). homocedásticos, y permite análisis
b) Momento experimental (M): esta paramétricos. Además, como se puede
faceta compuesto por dos niveles observar en la tabla 2, los resultados de los
referido a la toma de datos, antes y análisis de los datos tipo I y tipo III
después de del aplicar el programa (Modelo GLM), son similares, lo que indica
de intervención. que los resultados de la muestra de cada
faceta pueden ser asumible por la población
c) Deporte (D): Posee tres niveles, de donde proceden. Además, se ha
referidos a los tipos de deportes realizado un estudio de generalizabilidad
observados, fútbol-sala, balonmano para determinar la fiabilidad de la estructura
y baloncesto. (tabla 3), hallándose que los valores de los
coeficientes de G relativo (e2= .116) y
d) Situación (S): faceta formada por absoluto (Φ= .077) indican que el modelo
diez niveles, cada categoría del tiene un buen ajuste, siendo las categorías
sistema GPAI. exhaustivas y mutuamente excluyentes
(Blanco y Hernández-Mendo, 1998;
Blanco, Castellano y Hernández-Mendo,
1999).

166
Procedimiento GLM
Tipo I Tipo III
FV gº de l SC F Pr > F SC F Pr > F
P 21 35.47 1.68 .027 35.64 1.69 .026
M 1 9.41 9.37 .002 9.33 9.29 .002
P*M 21 32.48 1.54 .056 32.50 1.54 .056
D 2 26.32 13.11 <.001 26.42 13.15 <.001
P*D 42 43.01 1.02 .437 43.03 1.02 .436
M*D 2 1.51 .75 .471 1.54 .76 .466
P*M*D 42 36.65 .87 .709 36.65 .87 .709
S 9 1601.19 177.17 <.001 1601.15 177.17 <.001
P*S 189 302.68 1.59 <.001 302.68 1.59 <.001
M*S 9 34.92 3.86 <.001 34.88 3.86 <.001
P*M*S 189 223.68 1.18 .060 223.67 1.18 .060
D*S 18 347.32 19.22 <.001 347.32 19.22 <.001
P*D*S 378 308.86 .81 .993 308.82 .81 .993
M*D*S 18 11.97 .66 .851 11.98 .66 .850
P*M*D*S 378 351.15 .93 .822 351.15 .93 .822
Nota: P= participante; M= momento experimental; D= deporte; S= situación; FV= Fuentes de
variación; gº de l = Grados de libertad; SC= Suma de cuadrados; F= Valor del estadístico; Pr>F=
grado de significación; Tipo I= Resultados pronosticados según distribución aleatoria; Tipo III=
Resultados pronosticados según distribución obtenida

Tabla 2. Análisis de los componentes de variancia para el modelo de 4 facetas


(participante*momento experimental*deporte*situación) mediante procedimiento de máxima
verosimilitud (GLM)

FV gº de l SC CM SE % var
P 21 35.47 1.68 .013 .00
M 1 9.41 9.37 .012 .11
P*M 21 32.48 1.54 .017 .39
D 2 26.32 13.11 .025 .00
P*D 42 43.01 1.02 .015 .30
M*D 2 1.51 .75 .003 .02
P*M*D 42 36.65 .87 .020 .00
S 9 1601.19 177.17 .577 36.23
P*S 189 302.68 1.59 .037 5.02
M*S 9 34.92 3.86 .025 1.28
P*M*S 189 223.68 1.18 .046 5.20
D*S 18 347.32 19.22 .139 12.29
P*D*S 378 308.86 .81 .045 11.96
M*D*S 18 11.97 .66 .010 .00
P*M*D*S 378 351.15 .93 .067 27.19
Nota: P= participante; M= momento experimental; D= deporte; S= situación; FV= Fuentes de
variación; gº de l = Grados de libertad; SC= Suma de cuadrados;CM= Cuadrado de la media;
SE= Error estándar; % var= Porcentaje de varianza

Tabla 3. Análisis de generalizabilidad para el modelo de 4 facetas (participante * momento


experimental * deporte * situación

167
Evaluación de la toma de decisiones (GPAI)

En la tabla 4 se muestran los análisis descriptivos para cada medida y grupo, indicando
los valores previos a la intervención y tras ella.

Fútbol-sala Balonmano Baloncesto


Control Exp. Control Exp. Control Exp.
M DT M DT M DT M DT M DT M DT
Pre .02 .11 .09 .29 .16 .35 .27 .45 .14 .28 .18 .39
ITD
Post .14 .32 .25 .43 .09 .23 .62 .48 .10 .29 .52 .49
Pre .33 .32 .39 .34 .66 .34 .74 .38 .48 .28 .38 .23
IET
Post .33 .26 .61 .41 .64 .31 .84 .25 .41 .21 .54 .18
Pre .19 .36 .14 .35 .29 .43 .29 .55 .35 .45 .28 .42
IA
Post .16 .36 .29 .45 .28 .45 .63 .49 .27 .46 .55 .51
Pre .05 .21 .05 .21 .09 .29 .00 .00 .00 .00 .00 .00
IC
Post .00 .00 .41 .50 .05 .21 .25 .43 .00 .00 .29 .45
Pre .59 .50 .56 .48 .53 .50 .68 .47 .59 .52 .47 .51
IM
Post .64 .46 .88 .31 .42 .48 .65 .49 .56 .49 .73 .42
Pre 6.32 4.13 4.68 2.55 6.68 3.45 5.51 2.72 7.91 4.17 7.45 3.36
IPJ
Post 5.72 2.57 6.72 2.89 6.05 3.78 9.50 3.36 7.27 3.77 10.05 3.84
Pre .23 .15 .24 .21 .34 .21 .39 .19 .31 .16 .26 .17
IRJ
Post .25 .16 .48 .17 .30 .20 .61 .24 .27 .17 .53 .22
Nota: ITD= índice de toma de decisiones; IET= índice de ejecución técnica; IA= índice de apoyo; IC= índice de
cobertura; IM= índice de marcaje; IPJ= índice de participación en el juego; IRJ= índice de rendimiento en el
juego.

Tabla 4: Estadísticos descriptivos para los valores del GPAI

En la tabla 5 se recogen los decisiones (F[1,42] = 5.68; p< .05; η2= .12; 1-
resultados de los análisis de la varianza β= .65), Índice de Cobertura (F[1,42] = 6.11;
efectuados sobre las diferentes medidas del p< .05; η2= .12; 1-β= .68), Índice de
GPAI. Como se puede observar, para el Participación en el Juego (F[1,42] = 9.05; p<
deporte fútbol-sala, los efectos de la .01; η2= .18; 1-β= .84) e Índice de
interacción mostraron valores significativos Rendimiento en el Juego (F[1,42] = 8.78; p<
para las medidas Índice de Cobertura .01; η2= .17; 1-β= .83). Asimismo, para el
(F[1,42] = 12.79; p< .01; η2= .23; 1-β= .94), deporte baloncesto, los efectos de la
Índice de Participación en el Juego (F[1,42] interacción mostraron valores significativos
= 7.33; p< .01; η2= .15; 1-β= .75) e Índice para las medidas Índice de Toma de
de Rendimiento en el Juego (F[1,42] = 8.32; decisiones (F[1,42] = 5.43; p< .05; η2= .11; 1-
p< .01; η2= .17; 1-β= .80). Por otro lado, β= .62), Índice de Ejecución Técnica (F[1,42]
para el deporte balonmano, los efectos de la = 4.31; p< .05; η2= .09; 1-β= .53), Índice de
interacción mostraron valores significativos Cobertura (F[1,42] = 9.32; p< .01; η2= .18; 1-
para las medidas Índice de Toma de β= .85), Índice de Participación en el Juego

168
(F[1,42] = 4.48; p< .05; η2= .10; 1-β= .54) e 17.81; p< .01; η2= .30; 1-β= .99).
Índice de Rendimiento en el Juego (F[1,42] =

Fútbol-sala Balonmano Baloncesto


P-P G I P-P G I P-P G I
F 5.58a 1.55 .16 2.25 17.56c 5.68a 3.15 9.36b 5.43a
ITD η2 .12 .04 .01 .05 .29 .12 .07 .18 .11
1-β .64 .23 .07 .31 .98 .65 .41 .85 .62

F 2.15 6.09a 2.02 .44 3.28 .94 .65 .27 4.31a


IET η2 .05 .12 .05 .01 .07 .02 .02 .01 .09
1-β .30 .68 .29 .10 .43 .16 .12 .08 .53

F .64 .34 1.14 2.73 3.47 2.73 1.06 .87 3.52


IA η2 .02 .01 .03 .06 .08 .06 .03 .02 .07
1-β .12 .09 .18 .36 .44 .36 .17 .15 .45

F 7.74b 9.19b 12.79b 2.99 1.03 6.11a 9.32b 9.32b 9.32b


IC η2 .16 .18 .23 .07 .02 .12 .18 .18 .18
1-β .78 .84 .94 .39 .17 .68 .85 .85 .85

F 4.08a 1.08 2.31 .44 3.68 .19 1.44 .02 2.01


IM η2 .09 .03 .05 .01 .08 .01 .03 .01 .05
1-β .51 .17 .32 .10 .47 .07 .22 .05 .28

F 2.23 .19 7.33b 4.76a 2.87 9.05b 1.64 1.84 4.48a


IPJ η2 .05 .01 .15 .10 .06 .18 .04 .04 .10
1-β .31 .07 .75 .57 .38 .84 .24 .26 .54

F 11.34b 11.93b 8.32b 3.23 15.41c 8.78b 9.26b 6.29a 17.81c


IRJ η2 .21 .22 .17 .07 .27 .17 .18 .12 .30
1-
.91 .92 .80 .42 .97 .83 .84 .68 .99
β
Nota: ITD= índice de toma de decisiones; IET= índice de ejecución técnica; IA= índice de apoyo; IC=
índice de cobertura; IM= índice de marcaje; IPJ= índice de participación en el juego; IRJ= índice de
rendimiento en el juego; P-P= Pre-Post; G= Grupo; I= Intersección.
a
p< .05; b p< .01; c p< .001

Tabla 5: Resultados de los ANOVAs bifactoriales mixtos. Se muestran los valores de F, el valor
p, el tamaño del efecto (η2) y la potencia del contraste (1-β)

Tal y como se aprecia en la tabla 6, deportes balonmano y baloncesto. A su


no hubo diferencias significativas entre los vez, se observaron diferencias significativas
grupos en ninguna de las medidas, antes de entre la mayoría de las medidas postest y
la intervención. Sin embargo, tras ella, hubo pretest en el grupo experimental y en los
diferencias significativas en diversos tres deportes, aunque no en el grupo
factores, siendo más evidente en los control.

169
Grupo Factor
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
ITD -.11 -.16 -.07 -.11
IET -.01 -.22* -.07 -.28*
Fútbol-sala IA .02 -.16 .05 -.14
IC .05 -.36*** .00 -.41***
IM -.05 -.32* .03 -.24
IPJ .59 -2.05** 1.64 -1.00
IRJ -.02 -.24*** -.01 -.24***

ITD .08 -.35** -.11 -.54***


IET .02 -.11 -.07 -.20*
Balonmano

IA .00 -.34* .00 -.34*


IC .05 -.26** .09 -.21*
IM .11 .02 -.15 -.24
IPJ .64 -4.00*** 1.18 -3.46**
IRJ .05 -.21** -.05 -.31***

ITD .05 -.34** .05 -.43**


IET .07 -.16* .09 -.14*
Baloncesto

IA .08 -.27* .08 -.27


IC .00 -.30*** .00 -.29**
IM .02 -.27 .14 -.16
IPJ .63 -2.59* .46 -.27*
IRJ .04 -.27*** .05 -.26***
Nota: ITD= índice de toma de decisiones; IET= índice de ejecución técnica; IA= índice
de apoyo; IC= índice de cobertura; IM= índice de marcaje; IPJ= índice de
participación en el juego; IRJ= índice de rendimiento en el juego.
*p< .05; **p< .01; ***p< .001

Tabla 6. Comparaciones entregrupos e intragrupos

Discusión forma, no existen estudios que evalúen


procesos de enseñanza deportiva
Los resultados hallados en el
empleando simultáneamente tres deportes
presente trabajo satisfacen los objetivos de
colectivos y en esta población, lo que
la investigación y aportan datos sobre los
incrementa el interés de esta investigación.
procesos de formación deportiva en
población femenina. De hecho, se ha puesto No obstante, aunque se ha
de manifiesto que, tras el periodo de mejorado la toma de decisión en las tres
intervención, ha existido una evolución modalidades, se aprecian diferencias entre
positiva de la toma de decisiones en los ellas. Concretamente, en fútbol-sala se ha
deportes analizados. Además, este estudio mostrado una variación significativa en un
se ha efectuado sobre una muestra de chicas menor número de categorías, siendo mayor
adolescentes no entrenadas con edades en balonmano y baloncesto. Este aspecto no
entre 15 y 16 años, lo que puede ser de se ha analizado en profundidad, al no ser el
especial interés cuando se trabaja con este objetivo principal de la investigación, lo
tipo de población en contexto de enseñanza que constituye una interesante línea futura
deportiva de iniciación o escolar. De igual de investigación. En cualquier caso, se

170
puede considerar que la participación en los contribuye a la asimilación de los
juegos reducidos ha generado un elementos y cauces de acción más
aprendizaje satisfactorio y se ha mejorado favorables para superar los diferentes
la toma de decisión en el periodo planteado problemas que pueden plantearse durante
para esta investigación, lo que se sitúa en la un partido. Por ello, los juegos en espacios
línea de otros trabajos efectuados en reducidos se consideran herramientas
contextos similares a éste (Balakrishnan et eficaces para la enseñanza y desarrollo de
al., 2011; Chatzopoulos et al., 2006; las personas que están practicando un
Harvey, 2006; Harvey et al., 2010; deporte colectivo, estando en consonancia
Mesquita et al., 2012; Wright et al., 2005). con otros autores que lo habían puesto de
manifiesto con anterioridad (Berry,
Los juegos en espacios reducidos
Abemethy y Coté, 2008; Casamichana y
permiten participar en un contexto de alta
Castellano, 2010; Hill-Hass et al., 2011).
variabilidad y elevada implicación, lo que
aumenta las posibilidades de llevar a cabo A su vez, los análisis efectuados
un mayor número de acciones y obtener un indican que el instrumento utilizado para
feedback más elevado. A su vez, en este efectuar la observación sistemática es eficaz
tipo de juegos se pueden modificar y válido para obtener este tipo de datos, lo
diferentes elementos en función de las cual estaba avalado por otros estudios que
necesidades, como el número de jugadores, habían analizado sus propiedades para ello
el tiempo de participación o las reglas del (Mitchell et al., 1995; Oslin et al. 1998;
juego, lo que permite regular la dificultad Wright et al., 2005). El Game Performance
de la tarea e intervenir en los procesos de Assessment Instrument (GPAI) es un
toma de decisión (Casamichana y instrumento que se ha consolidado como
Castellano, 2009; Da Silva et al., 2011; uno de los más utilizados en la evaluación
Duarte, Batalha, Folgado y Sampaio, 2009; de la toma de decisión en los procesos de
Vaeyens, Lenoir, Williams, Mazyn y enseñanza y desarrollo de los deportistas,
Philippaerts, 2007). Debido a ello, los Small dada su facilidad de uso y versatilidad, pues
Sided Games son herramientas que pueden posee una gran capacidad para adaptarse a
contribuir a una asimilación más acelerada diferentes deportes y situaciones (Aguilar,
de diferentes conceptos del juego y permitir Chirosa, Martin y Chirosa, 2012;
el aprendizaje de una manera más eficaz. Balakrishnan et al., 2011; Harvey et al.,
2010; Otero, González y Calvo, 2012). De
Por ello, además de contribuir a la
hecho, tal y como se ha podido observar en
mejora técnico-táctica, estas circunstancias
este trabajo, ha permitido discriminar entre
satisfacen la necesidad de practicar en
las diferentes mediciones efectuadas por
situaciones que involucran a procesos
categorías y en cada deporte evaluado.
cognitivos y emocionales, implicados en el
aprendizaje de una disciplina deportiva Conclusiones
(Carvalho, Araújo, García e Iglesias, 2011;
Este trabajo ha puesto de manifiesto
Poveda y Benítez, 2010). Asimismo, este
la evolución positiva de la toma de decisión
tipo de situaciones favorecen el aprendizaje
en diferentes juegos reducidos basados en
significativo y comprensivo, lo que

171
los deportes fútbol-sala, balonmano y 6. Araújo, D., Davids, K. & Passos, P.
baloncesto, tras un programa de 8 semanas (2007). Ecological Validity,
de duración. Esto indica que este tipo de Representative Design and
tareas son herramientas eficaces para Correspondence between Experimental
implementarlos en los procesos de Task Constraints and Behavioral
enseñanza de los deportes colectivos. Como Settings. Ecological Psychology, 19(1),
prospectivas de investigación, se sugiere 69-78.
indagar en la progresión diferenciada de
cada modalidad de juego reducido, así 7. Balakrishnan, M., Rengasamy, S. &
como las transferencias existentes entre Aman, M.S. (2011). Effect of Teaching
ellas. Games for Understanding approach on
students’ cognitive learning outcome.
Referencias
World Academy of Science,
1. Aguilar, J., Chirosa, L.J., Martin, I. & Engineering and Technology, 53, 961-
Chirosa, I. (2012). Influencia del 963.
número de jugadores/as en la toma de
decisiones y el rendimiento en la 8. Berry, J., Abemethy, B. & Coté, J.
enseñanza del balonmano. E- (2008). The contribution of structured
Balonmano.com: Journal of Sport activity and deliberate play to the
Science, 8(3), 253-263. development of expert perceptual and
decision-making skill. Journal of Sport
2. Anguera, M.T., Blanco, A., Hernández- & Exercise Psychology, 3(6), 685-708.
Mendo, A., & Losada, J.L. (2011).
Diseños observacionales: ajuste y 9. Blanco, A., Castellano, J. &
aplicación en psicología del deporte. Hernández-Mendo, A. (2000).
Cuadernos de Psicología del Deporte, Generalización de las observaciones de
11(2), 63-76. la acción del juego en el fútbol.
Psicothema, 12(2 supl), 81-86.
3. Araújo, D. (2011). De la toma de
decisiones, al curso de las decisiones. 10. Blomqvist, M., Vänttinen, T. &
Revista de Psicología del Deporte, Luhtanen, P. (2005). Assessment of
20(2), 639-643. secondary school students’ decision-
making and game-play ability in soccer.
4. Araújo, D. (2013). The study of Physical Education and Sport
decision-making behavior in sport. Pedagogy, 10(2), 107-119.
International Journal of Sport Science,
9(31), 1-4. 11. Borg, G. (1970). Perceived exertion as
an indicator of somatic stress.
5. Araújo, D., Davids, K. & Hristovski, R. Scandinavian Journal of Rehabilitation
(2006). The ecological dynamics of Medicine, 2(2), 92-98.
decision making in sport. Psychology of
Sport and Exercise, 7(6), 653-676.

172
12. Borg, G. (1982). Psychophysical bases 18. Cohen, J. (1960). A coefficient of
of perceived exertion. Medicine and agreement for nominal scales.
Science in Sports and Exercise, 14(5), Educational and Psychological
337-381. Measurement, 20(1), 37-46.

13. Buchheit, M., Laursen, P.B., Kuhnle, J., 19. Da Silva, C., Impellizzeri, F., Natali,
Ruch, D., Renaud, C. & Ahmaidi, S. A., De Lima, J., Bara-Filho, M., Silami-
(2009). Game-based training in young García, E. & Marins, J. (2011).
elite handball players. International Exercise intensity and technical
Journal of Sports Medicine, 30(4), 251- demands of small-sided games in
258. young brazilian soccer players: effect of
number of players, maturation, and
14. Carvalho, J., Araújo, D., García, L. & reliability. Journal of Strength and
Iglesias, D. (2011). El entrenamiento de Conditioning Research, 25(10), 2746–
la toma de decisiones en el tenis: ¿qué 2751.
fundamentos científicos se pueden
aplicar en los programas de 20. Dellal, A., Drust, B. & Lago-Penas, C.
entrenamiento? Revista de Psicología (2012). Variation of Activity Demands
del Deporte, 2(2), 767-783. in Small-Sided Soccer Games.
International Journal of Sports
15. Casamichana, D. & Castellano, J. Medicine, 33(5), 370-375.
(2009). Análisis de los diferentes
espacios individuales de interacción y 21. Duarte, R., Batalha, N., Folgado, H. &
los efectos en las conductas motrices de Sampaio, J. (2009). Effects of exercise
los jugadores. Aplicaciones al duration and number of players in heart
entrenamiento en fútbol. Motricidad. rate responses and technical skills
European Journal of Human during futsal small-sided games. The
Movement, 15(23), 143-167. Open Sports Sciences Journal, 3(2), 13-
15.
16. Casamichana, D. & Castellano, J.
(2010). Time–motion, heart rate, 22. Foster, C.D., Twist, C., Lamb, K.L. &
perceptual and motor behaviour Nicholas, C.W. (2010). Heart rate
demands in small-sides soccer games: responses to small sided games among
Effects of pitch size. Journal of Sports elite junior rugby league players.
Sciences, 28(14), 1615-1623. Journal of Strength and Conditioning
Research, 24(4), 906-911.
17. Chatzopoulos, D., Drakou, A.,
Kotzamanidou, M. & Tsorbatzoudis, H. 23. Gabbett, T., Jenkins, D. & Abernethy,
(2006). Girls’ soccer performance and B. (2009). Game-Based Training for
motivation: games Vs Technique Improving Skill and Physical Fitness in
approach. Perceptual & Motor Skills, Team Sport Athletes. International
103(2), 463-470.

173
Journal of Sports Science & Coaching 30. Hill-Haas, S.V, Dawson, B.T.,
4(2), 273-283. Impellizzeri, F.M. & Coutts, A. J.
(2011). Physiology of Small-Sided
24. George, J.D., Fisher, A.G. & Vehrs, Games Training in Football A
P.R. (2007). Tests y pruebas físicas. Systematic Review. Sports Medicine,
Barcelona: Paidotribo. 41(3), 199-220.

25. Gréhaigne, J.F., Godbout, P. & 31. Impellizzeri, F. M., Marcora, S. M.,
Bouthier, D. (2001). The teaching and Castagna, C., Reilly, T., Sassi, A., Iaia,
learning of decision making in team F. M. & Rampinini, E. (2006).
sports. Quest, 53(1), 59-76. Physiological and performance effects
of generic versus specific aerobic
26. Harvey, S. (2006). Effects of Teaching training in soccer players. International
Games for Understanding on game Journal of Sports Medicine, 27(6), 483-
performance and understanding in 492.
middle school physical education. Tesis
doctoral, Universidad de Oregon, 32. Jiménez, A.C., Sáenz, P., Ibáñez, S.J. &
Estados Unidos. Lorenzo, A. (2012). Percepción de las
jugadoras internacionales de baloncesto
27. Harvey, S., Cushion, C.J., Wegis, H.M. sobre su toma de decisiones. Revista
& Massa-Gonzalez, A. N. (2010). Internacional de Medicina y Ciencias
Teaching games for understanding in de la Actividad Física y el Deporte,
American high-school soccer: a 12(47), 589-609.
quantitative data analysis using the
Game Performance Assessment 33. Kelly, D. & Drust, B. (2009). The
Instrument. Physical Education & effect of pitch dimensions on heart rate
Sport Pedagogy, 15(1), 29-54. responses and technical demands of
small-sided soccer games in elite
28. Hernández-Mendo, A., Díaz Martínez, players. Journal of Science and
F. & Morales, V. (2010).Construcción Medicine in Sport, 12(4), 475-479.
de una herramienta observacional para
evaluar las conductas prosociales en las 34. Katis, A. & Kellis, E. (2009). Effects of
clases de educación física. Revista de Small sided games on physical
Psicología del Deporte, 19(2), 305-318. conditioning and performance in young
soccer players. Journal of Sports
29. Hernández-Mendo, A, Ramos-Pérez, F, Science and Medicine, 8(3), 374-380.
& Pastrana, JL. (2012). SAGT:
Programa informático para análisis de 35. Mesquita, I., Farias, C. & Hastie, P.
Teoría de la Generalizabilidad. SAFE (2012). The impact of a hybrid Sport
CREATIVE Código: 1204191501059. Education–Invasion Games
Competence Model soccer unit on
students’ decision making, skill

174
execution and overall game de Psicología del Deporte, 18(3), 463-
performance. European Physical 467.
Education Review, 18(2), 205-219.
42. SAS Institute Inc. (1999). SAS/STAT
36. Mitchell, S.A., Oslin, J.L. & Griffin, User’s Guide, v. 7.1. Cary, NC: SAS
L.L. (1995). The effects of two Institute Inc.
instructional approaches on game
performance. Pedagogy in Practice: 43. Schlotzhauer, S.D., & Littell, R.C.
Teaching & Coaching in Physical (1997). SAS System for Elementary
Education & Sports, 1(1), 36-48. Statistical Analysis. Cary, NC: SAS
Institute Inc.
37. Oslin, J.L., Mitchell, S.A. & Griffin, L.
l. (1998). The Game Performance 44. Tenenbaum, G., Basevitch, I.,
Assessment Instrument (GPAI): Gershgoren, L. & Filho, E. (2013).
development and preliminary Emotions–decision-making in sport:
validation. Journal of Teaching in Theoretical conceptualization and
Physical Education, 17(2), 231-243. experimental evidence. International
Journal of Sport and Exercise
38. Otero, F.M., González, J.A. & Calvo, Psychology, 11(2), 151-168.
A. (2012). Validación de instrumentos
para la medición del conocimiento 45. Vaeyens, R., Lenoir, M., Williams,
declarativo y procedimental y la toma A.M., Mazyn, L. & Philippaerts, R.M.
de decisiones en el fútbol escolar. (2007). The effects of task constraints
Retos. Nuevas Tendencias en on visual search behavior and decision-
Educación Física, Deporte y making skill in youth soccer players.
Recreación, 22, 65-69. Journal of Sport and Exercise
Psychology, 29(2), 147-169.
39. Poveda, J. & Benítez, J.D. (2010).
Fundamentos teóricos y aplicación 46. Vila-Maldonado, S., García, L.M. &
práctica de la toma de decisiones en el Contreras, O.R. (2012). The research of
deporte. Revista de Ciencias del the visual behaviour, from the
Deporte, 6(2), 101-110. cognitive-perceptual focus and the
decision making in sports. Journal of
40. Ruíz, L.M. & Arruza, J. (2005). El Sport and Health Research. 4(2), 137-
proceso de toma de decisiones en el 156.
deporte. Clave de la eficiencia y el
rendimiento. Barcelona: Paidos Ibérica. 47. Wright, S., McNeill, M., Fry, J. &
41. Sampaio, J., Abrantes, C. & Leite, N. Wang, J. (2005). Teaching teachers to
(2009). Power, heart rate and perceived play and teach games. Physical
exertion responses to 3x3 and 4x4 Education & Sport Pedagogy, 10(1),
basketball small sided games. Revista 61-82.

175
176
CAPÍTULO VIII. Estudio IV

Percepción subjetiva del esfuerzo en un programa de actividad física basado en juegos


reducidos

177
178
Percepción subjetiva del esfuerzo en un programa de actividad física
basado en juegos reducidos

ESTUDIO IV

Resumen determinar los efectos de la intervención.


Los resultados del estudio han puesto de
El objetivo de este trabajo fue manifiesto efectos significativos (p< .05)
analizar los efectos de un programa de sobre la percepción de esfuerzo, que
actividad física basado en juegos colectivos disminuyó en el grupo experimental tras el
reducidos, con una duración de ocho programa de intervención. Asimismo, no se
semanas, sobre la percepción subjetiva del encontraron diferencias (p < .05) en las
esfuerzo, la frecuencia cardiaca y conductas frecuencias cardiacas de trabajo aunque sí
colectivas, como la participación en el en las conductas de participación y la
juego. La muestra estaba compuesta por 42 eficacia en el juego. Como conclusión
chicas adolescentes del municipio de Priego principal, este estudio ofrece indicios de
(Córdoba, España), con edades entre los 15 como el aprendizaje generado gracias a
y 16 años (M= 15.36; DT= .48) y estas situaciones especiales de enseñanza y
físicamente inactivas. Se utilizó un diseño la adaptación en los procesos de toma de
cuasi-experimental con dos grupos decisión podrían estar en la base de la
aleatorizados, control y experimental y disminución de la percepción de esfuerzo.
medidas pre y post. Las mediciones se
realizaron a través de la Escala de
Percepción Subjetiva de Esfuerzo de Borg, Palabras clave: actividad física;
pulsómetros y el Game Perfomance adolescencia; percepción subjetiva del
esfuerzo; juegos reducidos.
Assessment Instrument (GPAI). Se realizó
un análisis de la varianza bifactorial para

179
Introducción 2012). Además, tiene la ventaja de ser un
método de análisis no invasivo y de fácil
acceso, lo que reduce los costes de su
El control de la carga de trabajo administración e incrementa las
durante un ejercicio físico puede ser posibilidades de aplicarlo en diferentes
evaluado a través de diferentes contextos (Alexiou y Coutts, 2008;
herramientas La magnitud de la carga se Casamichana, Castellano, Blanco-
mide a través de índices internos y Villaseñor y Usabiaga, 2012; Cuadrado-
externos. Entre los índices de naturaleza Reyes, et al. 2012).
interna, se pueden citar el consumo de
oxígeno (VO2), la frecuencia cardiaca o la
concentración de ácido láctico, existiendo En los deportes colectivos, la PSE
otros tantos externos como el tiempo de puede ser un instrumento muy potente para
práctica, la distancia recorrida o la explicar aspectos relacionados con la
velocidad de desplazamiento (Cuadrado- adaptación en el rendimiento y permitir
Reyes, Chirosa-Ríos, Chirosa-Ríos, Martin- ajustar diferentes elementos que afecta a la
Tamayo y Aguilar-Martínez, 2012). La carga de entrenamiento. De hecho, aunque
percepción subjetiva del esfuerzo (PSE) recoge sensaciones propias del trabajo
(Borg, 1973, 1982) es una variable físico, también integra otras de tipo
psicofísica de control interno que motivacional, de personalidad o
contribuye excepcionalmente a este relacionadas con el esfuerzo llevado a cabo
análisis, siendo sensible a las diferentes para resolver los diferentes problemas
demandas de la tarea realizada, así como a tácticos desarrollados durante un ejercicio
la fatiga acumulada durante el ejercicio (Beniscelli y Torregrosa, 2010; Guijarro, de
(Monteiro, Farinatti, Oliveira y Araújo, la Vega y del Valle., 2009; Tenenbaum y
2011). De este modo, el uso de esta Hutchinson, 2007). Entre los diferentes
herramienta se ha extendido en las últimas factores citados, la toma de decisión es un
décadas y ha sido ampliamente utilizada en elemento esencial cuando se quiere analizar
el ámbito deportivo, tanto individual como la PSE. Estos procesos complejos requieren
colectivo (Faulkner, Parfitt y Eston, 2008; un intenso y continuo esfuerzo cognitivo
Hill-Haas, Coutts, Dawson y Rowsell, para atender las demandas técnico-tácticas
2010; Milanez et al., 2010). de las tareas, así como elaborar la respuesta
más adecuada en un contexto de alta
variabilidad e incertidumbre continua
La PSE permite obtener datos sobre (Araújo, 2013; Tenenbaum, Basevitch,
cómo se siente una persona cuando realiza Gershgoren y Filho, 2013; Vila-Maldonado,
un ejercicio físico, pudiéndose contrastar García y Contreras, 2012; Vilar, Araújo,
con otros análisis más objetivos, Davids y Button, 2012).
enriqueciendo, así, la evaluación que se
efectúe sobre la situación (Borg, 1982).
Aunque no tiene el grado de precisión de En el conjunto de este tipo de
otras pruebas, se han encontrado relaciones deportes, los juegos reducidos (small sided
significativas con factores de tipo games) son ejercicios que se emplean
fisiológico, que indica ser una medida habitualmente como método de trabajo
válida y fiable para analizar la intensidad de dirigido dentro de la táctica grupal y
la actividad y el grado de fatiga (Kilpatrick, complementario debido a su alta
Bortzfield y Giblin, 2012; Skatrud- versatilidad, estando su uso muy extendido
Mickelson, Benson, Hannon y Askew, en la actualidad (Casamichana, Castellano y

180
Dellal, 2013; Da Silva et al., 2011; Duarte, jugadores (Abrantes et al., 2012; Dellal et
Batalha, Folgado y Sampaio, 2009; Hill- al., 2008) o las dimensiones del terreno de
Hass et al., 2010; Impellizzeri, Rampinini, juego (Casamichana y Castellano, 2010;
Coutts, Sassi y Marcora, 2004). En ellos, se Toh, Guelfi, Wong y Fournier, 2011). En
modifican algunos elementos del juego real general, ambas variables han manifestado
como el tiempo disponible, el número de comportamientos similares en los estudios
jugadores, el espacio útil o las reglas de analizados, aunque en algunos se han
funcionamiento. Sin embargo, a pesar de apreciado ciertas particularidades (Dellal,
dichas alteraciones, se consigue mantener la Drust y Lago-Penas, 2012; Hill-Hass et al.,
lógica interna del juego, lo que permite 2011; Rampinini et al., 2007). Como
alcanzar interesantes objetivos tanto de tipo ejemplo, Dellal, Hill-Haas et al. (2011)
físico como técnico-táctico durante los evaluaron a jugadores de fútbol y
entrenamientos (Abrantes, Nunes, Maças, observaron que la PSE aumentaba cuando
Leite y Sampaio, 2012; Frencken, Van Der se limitaba el número de toques en un juego
Plaats, Visscher y Lemmink, 2013; Hill- 3 vs. 3 y aumentaba la participación en el
Hass, Dawson, Impellizzeri y Coutts, juego, aunque el incremento de frecuencia
2011). cardiaca no fue tan evidente. En otra,
efectuada por Dellal, Lago-Penas, Wong y
Chamari (2011) se pudo comprobar en un
La PSE ha sido utilizada en este juego de fútbol 4 vs. 4, que limitar el
tipo de ejercicios para evaluar la intensidad ejercicio a dos toques, también generaba un
de la carga de entrenamiento, siendo un aumento de la PSE sin que lo hiciera
indicador sensible a las características e proporcionalmente la frecuencia cardiaca.
implicaciones de la actividad (Coutts,
Rampinini, Marcora, Castagna e
Impellizzeri, 2009; Cuadrado-Reyes et al. Las conductas desarrolladas durante
2012; Hill-Hass et al., 2010; Hill-Hass, los juegos reducidos han sido analizadas en
Rowsell, Dawson y Coutts, 2009). En este diferentes estudios. En ellos, se ha
sentido, existen estudios que encontraron observado que el número de acciones
cambios en la PSE al modificarse el número aumentaba si se disminuía el área de juego
de jugadores (Casamichana et al., 2012; (Casamichana y Castellano, 2009) o si el
Sampaio, Abrantes y Leite, 2009), el área número de jugadores era menor (Frencken
de juego (Casamichana y Castellano, 2010; et al., 2013; Jones y Drust, 2007). Para
Köklü, Albayrak, Keysan, Alemdaroğlu y evaluar la participación y rendimiento de
Dellal, 2013; Rampinini et al., 2007), las las acciones efectuadas en un deporte
reglas de juego (Dellal et al., 2012) o la colectivo, Oslin, Mitchell y Griffin (1998)
experiencia acumulada en él (Casamichana, diseñaron un instrumento denominado
San Román-Quintana, Calleja-González y Game Perfomance Assessment Instrument
Castellano, 2013; Dellal, Hill-Haas, Lago- (GPAI). En concreto, diversos estudios han
Penas y Chamari, 2011). utilizado el GPAI en contexto escolar
después de periodos de enseñanza en los
que se utilizaron los juegos reducidos
Paralelamente a la percepción del dentro del entrenamiento de fútbol (Harvey,
esfuerzo realizado, otras variables como la Cushion, Wegis y Massa-González, 2010;
frecuencia cardiaca han sido utilizadas Mesquita, Farias y Hastie, 2012), fútbol-
igualmente para el control del ejercicio en sala (Corrêa, Da Silva y Paroli, 2004) o
este contexto, observándose cambios en ella balonmano (Balakrishnan, Rengasamy y
tras modificar aspectos como el número de Aman, 2011).

181
No existen demasiados estudios en Método
los que se examine de manera sistemática el
impacto de la toma de decisiones en la PSE, Participantes
aunque sí se pueden encontrar algunas
investigaciones que han indagado en la Participaron en la investigación 42
relación entre estas variables en los juegos mujeres adolescentes del municipio de
reducidos (Abrantes et al., 2012; Dellal, Priego de Córdoba (Córdoba, España), con
Chamari et al., 2011; Hill-Hass et al., edades comprendidas entre los 15 y 16 años
2011). Como ejemplo, Dellal, Hill-Haas et (M ± DT: edad= 15.36 ± .48 años; altura=
al. (2011) realizaron un estudio con 161.10 ± 5.49 cm; peso= 60.85 ± 10.84 kg;
jugadores de fútbol en el que observaron, IMC= 23.43 ± 4.02 kg·m-2; masa grasa=
tanto en juegos reducidos 2 vs. 2, 3 vs. 3 y 4 27.58 ± 8.36 %; masa magra: 42.82 ± 6.12
vs. 4, que cuando se limitaba el número de %; FCmax= 196.21 ± 6.42 ppm; VO2max=
contactos con el balón existía un mayor 38.93 ± 3.57 ml·kg-1·min-1). La muestra se
número de acciones durante el juego y seleccionó de un centro escolar de dicha
aumentaba la PSE. De igual forma, Dellal localidad, donde se efectuaron la
et al. (2012) efectuaron otro estudio con intervención y las mediciones pertinentes.
jugadores de fútbol en el que observaron No se incluyeron en el estudio aquellos
valores más altos en la percepción de adolescentes que habían repetido curso y
esfuerzo y en la intensidad del ejercicio los que realizaban actividad física de forma
cuando participaban en juegos reducidos 4 regular más de 2 días a la semana, para
vs. 4 con un número libre de toques evitar que la práctica moderada e intensa de
respecto a la obligatoriedad de golpear sólo ejercicio físico generase interferencias en
una o dos veces el balón. los datos. Asimismo, la existencia de
patologías que pudieran influir en los
resultados se consideró un criterio de
Hasta la fecha, la literatura
exclusión.
existente no ha resuelto completamente, en
el contexto de los juegos reducidos, la
cuestión sobre el impacto que tiene la toma Instrumentos
de decisión en la PSE. Por ello, el presente
estudio pretende analizar la evolución en la a) Para evaluar la PSE se utilizó la
PSE en un programa de actividad física con Escala de Percepción Subjetiva de
juegos en espacio reducido 3 vs. 3, Esfuerzo) con el rango de 6 a 20 (Borg,
midiendo la frecuencia cardiaca, así como 1970). Esta escala se utiliza para evaluar el
la participación en el juego y la eficacia en esfuerzo que percibe una persona cuando
la toma de decisiones. De esta forma, el realiza un ejercicio físico, e integra la
objetivo principal de este trabajo fue información procedente de diferentes
determinar si la adaptación a las diferentes sistemas orgánicos, tanto físicos como
tareas que el jugador debe resolver durante psicológicos.
la práctica deportiva tuvo efectos b) Para analizar las conductas
amortiguadores sobre la percepción del durante el juego se utilizó el Game
esfuerzo realizada. Perfomance Assessment Instrument (GPAI)
(Oslin et al., 1998), que permite registrar
los siguientes aspectos: Toma de decisiones
adecuada (TDA) e inadecuada (TDI),
ejecución técnica eficaz (ETE) e ineficaz
(ETI), apoyo adecuado (AA) e inadecuado

182
(AI), cobertura adecuada (CA) e inadecuada Además, durante el proceso de la
(CI), y marca adecuada (MA) e inadecuada investigación se respetaron los principios de
(MI). Posteriormente se transforman en las la declaración de Helsinki (Edimburgo,
categorías: Toma de Decisiones (ITD), 2000).
Ejecución Técnica (IET), Apoyo (IA),
Cobertura (IC), Marcaje (IM), Participación Tras evaluar inicialmente medidas de
en el juego (IPJ) y Rendimiento en el Juego composición corporal y consumo de
(IRJ). Para este trabajo, se utilizaron oxígeno máximo, se distribuyó
únicamente las categorías IPJ e IRJ como aleatoriamente en los grupos control y
medidas de participación y eficacia en el experimental. Para obtener los valores de
juego. La fiabilidad y validez de este consumo de oxígeno se realizó, en grupos
instrumento se ha evaluado de manera de 10-15, la prueba de Course Navette,
positiva en diversos trabajos (Mitchell et empleándose 20 minutos en cada uno de
al., 1995; Wright et al., 2005), ellos y siendo utilizada para efectuar el
encontrándose valores en los coeficientes entrenamiento necesario para un buen uso
de correlación test-retest entre 0,84 y 0,99, de la PSE. Por otro lado, para obtener las
así como valores de fiabilidad inter- medidas de composición corporal, se utilizó
observadores entre 0,81 y 0,83 (Oslin et al. un bioimpedanciómetro. Con el objetivo de
1998). reducir el error, se tuvieron en cuenta unas
pautas y recomendaciones como son: no
realizar ejercicios agotadores el día anterior,
c) Se evaluaron tres parámetros de no alterar significativamente la
condición física, (1) el consumo máximo de alimentación el día previo a la prueba,
oxígeno (VO2max), a través del test de vestir ropa cómoda, controlar la toma de
Course Navette (EUROFIT, 1993); (2) la medicamentos que puedan alterar los
composición corporal utilizando un niveles de agua corporal y evitar retener
bioimpedanciómetro (Tanita® Body líquidos (George, Fisher y Vehrs, 2007).
Composition Monitor modelo BF-350, Además, para obtener los datos necesarios
Tanita Corporation, Tokyo, Japan); y, (3) la para los objetivos del trabajo, se efectuaron
frecuencia cardíaca máxima (FCmax) y la medidas, antes y después del programa de
FC de trabajo durante la actividad, intervención, en el que se evaluó la toma de
empleando para ello pulsómetros (Polar® decisión en diferentes juegos reducidos, la
modelo S610, Polar Electro Oy, Kempele, PSE y la FC de trabajo. Para evaluar la
Finlandia). toma de decisión, se grabaron las imágenes
de los juegos deportivos y se utilizó la
herramienta de observación GPAI. Para
d) Para el registro de imágenes se evaluar la fiabilidad intraobservador, se
empleó una cámara SONY® modelo DCR- visionaron los videos en dos ocasiones, con
DVD 505E.
una diferencia de tres meses.

Procedimiento El programa de intervención


consistió en aumentar la práctica física
Por escrito, se informó a los padres y semanal en 90 minutos, divididos en una
al centro escolar del estudio que se quería sesión de 60 minutos y otra de 30
llevar a cabo. Tras ello, se obtuvo el (implementadas en días diferentes a las
consentimiento informado de los padres y clases de Educación Física y en horario
el permiso de la dirección del centro. escolar), pasando de 120 (clases de
educación física ordinarias) a 210 minutos

183
semanales. Durante el programa, ambos calentamiento, y los índices IPJ e IRJ del
grupos siguieron las sesiones programadas GPAI, siendo un primer factor el grupo con
en clases de educación física, divididas en dos niveles (control y experimental) y un
un primer bloque de deportes colectivos segundo factor la variable pre-post con dos
(enseñanza del baloncesto) y un segundo de niveles (valores previos y tras la
expresión corporal (aerobic y bailes intervención). Se estudiaron los efectos
modernos). En la sesión de 60 minutos se principales y la interacción entre variables.
efectuaron seis juegos 3 vs. 3 (dos de La significación de los efectos se analizó
fútbol-sala sin portero, dos de baloncesto y mediante comparaciones de Bonferroni.
dos de balonmano sin portero) y en la Para analizar los valores de percepción de
sesión de 30 minutos tres juegos 3 vs. 3 esfuerzo previos al calentamiento, dada la
(uno de cada modalidad deportiva), con una falta de distribución normal tras analizar la
duración de 6 minutos cada uno y un normalidad con la prueba de Kolmogorov-
descanso de 1 minuto entre ellos. Ambas Smirnov y estudiar tanto la asimetría como
estuvieron precedidas por un calentamiento la curtosis, se aplicaron las técnicas no
de 7 minutos basados en ejercicios de paramétricas U de Mann-Whitney y
activación de sistemas vegetativos, Wilcoxon. El programa estadístico utilizado
movilidad articular y en un juego de 3 vs. 3 fue el SPSS en su versión 20.
en el que había que mantener la posesión de
un balón de gomaespuma utilizando, para el Resultados
pase y recepción, las manos. El área de
juego total fue de 240 m2 (20 x 12 m) y por Percepción subjetiva de
jugador de 40 m2. La FC media con la que
esfuerzo
se participó fue de 175.47 ± 11.76 ppm
(80.65 ± 8.04 %FCR) y la percepción
En las tabla 1 se muestran las
media de esfuerzo de 13.37 ± 1.56.
medias y desviaciones típicas de la PSE
(Borg 6-20) para ambos grupos, antes y
Análisis de los datos
después del programa de intervención.
Asimismo, en la tabla 2 se indican los
Se realizaron análisis de la varianza
valores de asimetría, curtosis y prueba de
(ANOVA) bifactorial para cada medida de
normalidad Kolmogorov-Smirnov.
PSE, salvo para las previas al

184
Tabla 1: Medias y desviaciones típicas para los valores de PSE
Control Experimental
M DT M DT
Pre-Cal Pre 6.09 .29 6.05 .21
Post 6.14 .35 6.09 .29

Post-Cal Pre 10.32 1.09 10.27 1.16


Post 10.50 1.10 10.05 1.13

Post-E1 Pre 13.32 1.84 13.67 2.10


Post 13.64 1.76 12.82 1.84

Post-E2 Pre 14.00 1.75 14.36 1.59


Post 14.23 1.60 13.14 1.93

Post-E3 Pre 14.05 1.65 14.45 1.68


Post 14.55 1.63 13.18 1.82

5’ Post-E3 Pre 9.23 1.11 9.55 1.18


Post 9.50 1.10 9.09 1.15
a
p> .05
Cal= Calentamiento; E= Ejercicio.

Tabla 2: Medidas de dispersión y normalidad para los valores de PSE


Control Experimental
A K Z A K Z
Pre-Cal Pre 3.06 8.08 2.48*** 4.68 22.00 2.52***
Post 2.27 3.49 2.41*** 3.06 8.09 2.49***

Post-Cal Pre -.71 .25 1.10a -.58 -.54 1.31a


Post -.24 .79 1.24a -.09 -.58 .78a

Post-E1 Pre -.97 1.29 .68a -1.12 1.15 .88a


Post -.36 -.65 .81a -.61 .24 1.04a

Post-E2 Pre .01 -1.24 .69a -.82 .18 1.29a


Post -.48 -.12 .80a -.12 -1.27 .92a

Post-E3 Pre -.15 -1.01 1.03a -.08 -1.09 .81a


Post -.27 -.98 .84a -.66 1.57 .88a

5’ Post-E3 Pre .88 .44 1.23a .07 -1.52 1.04a


a
Post .01 -1.27 .82 .22 -.87 .90a
a
p> .05
Cal= Calentamiento; E= Ejercicio; A= Asimetría; K= Kurtosis; Z= Prueba de normalidad
(Kolmogorov-Smirnov)

Como se puede observar en la tabla utilizar técnicas estadísticas no


2, los datos obtenidos para las medidas paramétricas para estimar la significación
previas al calentamiento no mostraron una de las diferencias entre los valores de cada
distribución normal. Por ello, se precedió a grupo y momento experimental. Dada la

185
distribución normal del resto de medidas, se obtenidas por cada grupo tanto en la medida
emplearon técnicas estadísticas pretest como en la postest (U de Mann-
paramétricas para el análisis estadístico de Whitney), así como entre los resultados
las mismas. En la tabla 3 se muestran las antes y después de la intervención en cada
comparaciones efectuadas entre las medias grupo (Wilcoxon).

Tabla 3: Comparaciones entre medias pre y post en cada grupo (Wilcoxon) y entre grupos en
cada momento experimental (U de Mann-Whitney)
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
Pre-Cal -.45a -.58a -.59a -.47a
a
p> .05
Cal= Calentamiento

Como se puede observar en la tabla comprobar que no hubo problemas de


3, no existieron diferencias en ninguno de homogeneidad de varianza en ningún
los casos. Asimismo, en las tablas 4 y 5 se momento del programa y en ninguno de los
muestran los resultados de los análisis de la grupos. Para ello, se aplicó la prueba de
varianza (ANOVA) factorial para el resto Levene cuyos valores oscilaron entre .01 y
de medidas, así como las comparaciones 1.53, siendo no significativa en todos los
entregrupos e intragrupos para cada una de casos.
ellas. Estos análisis se efectuaron tras

Tabla 4. Resultados de las pruebas ANOVA factoriales mixtos para las medidas de PSE. Se
muestran los valores de la F, el valor p, el tamaño del efecto (η2) y la potencia del contraste (1-
β)
Pre-post Grupo Interacción
Posterior al calentamiento F .02 .74 1.40
η2 .01 .02 .03
1-β .05 .14 .21

Posterior al ejercicio 1 F .84 .22 3.95a


η2 .02 .01 .09
1-β .15 .07 .49

Posterior al ejercicio 2 F 2.44 .79 5.15*


η2 .06 .02 .11
1-β .33 .14 .60

Posterior al ejercicio 3 F 1.29 1.67 6.78*


η2 .03 .04 .14
1-β .19 .23 .72

5 minutos tras el ejercicio 3 F .22 .03 3.60b


η2 .01 .01 .08
1-β .08 .05 .46
*p< .05; ap= .053; bp= .065

186
Tabla 5: Comparaciones entregrupos e intragrupos para cada prueba de evaluación cognitiva
Grupo Factor
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
Post-Cal -.18 .23 .05 .46
Post-E1 -.32 .86* -.35 .82
Post-E2 -.23 1.23* -.36 1.09*
Post-E3 -.50 1.27* -.41 1.36*
5’ Post-E3 -.27 .45 -.32 .41
*p< .05
Cal= Calentamiento; E= Ejercicio;

Los resultados de los análisis de la control y experimental en las medidas


varianza (ANOVA) factorial indicaron que postest tras el ejercicio 2 y el ejercicio 3, e
no hubo diferencias significativas en los intragrupos entre el pretest y el postest en el
efectos principales de la variables pre-post caso del grupo experimental y tras los
y grupo, aunque sí en los efectos de la ejercicios 1, 2 y 3.
interacción para las medidas posteriores al
ejercicio 2 (F[1,40] = 5.15; p< .05; η2= .11; 1- Índices de participación en el
β= .60) y el ejercicio 3 (F[1,40] = 6.78; p< juego y de rendimiento en el juego
.05; η2= .14; 1-β= .72). Además, hubo (GPAI)
indicios de significación en los valores
posteriores al ejercicio 1 (F[1,40] = 3.95; p=
En las tablas 6 y 7 se muestran los
.053; η2= .09; 1-β= .49) y 5 minutos
estadísticos descriptivos y los valores de
después del ejercicio 3 (F[1,40] = 3.60; p=
normalidad (Kolmogorov-Smirnov) para los
.065; η2= .08; 1-β= .46). Por otro lado, las
índices de participación en el juego y
comparaciones simples mostraron
rendimiento en el juego.
diferencias significativas entre los grupos

Tabla 6: Medias y desviaciones típicas


Control Experimental
M DT M DT
Fútbol-sala IPJ Pre 6.33 4.23 4.71 2.34
Post 5.67 2.61 6.67 2.95
IRJ Pre .23 .15 .25 .22
Post .25 .17 .49 .17

Balonmano IPJ Pre 6.57 3.51 5.71 2.59


Post 6.24 3.89 9.47 3.44
IRJ Pre .33 .20 .41 .18
Post .31 .19 .62 .24

Baloncesto IPJ Pre 7.95 4.27 7.48 3.39


Post 7.29 3.86 10.04 3.94
IRJ Pre .31 .16 .26 .18
Post .27 .17 .54 .21
a
p> .05
IPJ= Índice de participación en el juego; IRJ= Índice de rendimiento en el juego

187
Tabla 7: Medidas de dispersión y normalidad

Control Experimental
A K Z A K Z
FS IPJ Pre .78 .86 .91a .56 .37 .87a
Post .12 -.26 .74a -.05 -.10 .77a
IRJ Pre .47 .49 .67a .84 .70 .76a
Post .09 -.91 .45a -.05 -.15 .98a

BM IPJ Pre -.08 .21 .47a .10 -.35 .56a


Post .98 .43 .84a .65 -.27 .65a
IRJ Pre .41 .35 .80a .12 .29 .99a
Post .29 -.28 .44a -.37 -.86 .73a

BC IPJ Pre .87 .89 .62a .11 .94 .67a


a
Post .61 -.20 .71 -.28 -.73 .54a
a
IRJ Pre .23 -.68 .58 .29 -.85 .63a
a
Post .83 .78 .66 .08 .33 .55a
a
p> .05
FS= Fútbol-sala; BM= Balonmano; BC= Baloncesto; IPJ= Índice de participación en el
juego; IRJ= Índice de rendimiento en el juego

Como se puede observar en la tabla baloncesto (F[1,40] = 9.53; p< .01; η2= .19; 1-
7, los datos mostraron una distribución β= .85). Asimismo, se apreciaron resultados
normal, por lo que se procedió a utilizar significativos en los efectos de la
técnicas paramétricas para los análisis. En interacción para las medidas IPJ para
la tabla 8 y 9 se muestran los resultados de fútbol-sala (F[1,40] = 6.67; p< .05; η2= .14; 1-
los análisis de la varianza (ANOVA) β= .71), balonmano (F[1,40] = 6.85; p< .05;
factorial y las comparaciones entregrupos e η2= .15; 1-β= .72) y baloncesto (F[1,40] =
intragrupos para cada una de ellas. Estos 4.18; p< .05; η2= .10; 1-β= .51), así como
análisis se efectuaron tras comprobar la para las medidas IRJ para fútbol-sala (F[1,40]
inexistencia de problemas de = 7.16; p< .05; η2= .15; 1-β= .74),
homogeneidad de varianza en ningún caso. balonmano (F[1,40] = 7.33; p< .01; η2= .16;
Para ello, se aplicó la prueba de Levene, 1-β= .75) y baloncesto (F[1,40] = 18.57; p<
cuyos valores oscilaron entre .01 y 2.02, .001; η2= .32; 1-β= .99).
siendo no significativa en todos los casos.
Por otro lado, como muestra la
Como indica la tabla 8, los tabla 9, no hubo diferencias significativas
resultados de los análisis de la varianza entre los grupos antes de la intervención.
(ANOVA) factorial indican que no hubo Sin embargo, tras ella, sí existieron en todos
diferencias significativas en el efecto los factores salvo en IPJ para fútbol-sala. A
principal grupo, aunque sí para la variable su vez, se observaron diferencias
pre-post en IPJ para balonmano (F[1,40] = significativas entre todas las medidas
4.80; p< .05; η2= .11; 1-β= .57), así como postest y pretest en el grupo experimental y
en IRJ para fútbol-sala (F[1,40] = 10.60; p< en los tres deportes, aunque no en el grupo
.01; η2= .21; 1-β= .88), balonmano (F[1,40] = control.
5.18; p< .05; η2= .12; 1-β= .60) y

188
Tabla 8: Resultados de las pruebas ANOVA factoriales mixtos para las medidas del
GPAI. Se muestran los valores de la F, el valor p, el tamaño del efecto (η2) y la potencia del
contraste (1-β)
Pre-post Grupo Interacción
FS IPJ F 1.61 .16 6.67*
η2 .04 .01 .14
1-β .24 .07 .71
IRJ F 10.60** 11.73 7.16*
η2 .21 .23 .15
1-β .88 .92 .74

BM IPJ F 4.80* 2.93 6.85*


η2 .11 .07 .15
1-β .57 .39 .72
IRJ F 5.18* 17.34 7.33**
η2 .12 .30 .16
1-β .60 .98 .75

BC IPJ F 1.44 1.62 4.18*


η2 .04 .04 .10
1-β .22 .24 .51
IRJ F 9.53** 6.23 18.57***
η2 .19 .14 .32
1-β .85 .68 .99
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
FS= Fútbol-sala; BM= Balonmano; BC= Baloncesto; IPJ= Índice de participación en el
juego; IRJ= Índice de rendimiento en el juego

Tabla 9: Comparaciones entre e intra grupos


Grupo Factor
Control Experimental Pretest Postest
Pre vs. Post Pre vs. Post C vs. E C vs. E
FS IPJ .66 -1.52** 1.62 -1.00
IRJ -.02 -.24*** -.02 -.24***

BM IPJ .33 -3.76** .86 -3.24**


IRJ .02 -.22** -.08 -.31***

BC IPJ .66 -2.57* -.47 -2.76*


IRJ .05 -.28*** .06 -.27***
*p< .05; **p< .01; ***p< .001
FS= Fútbol-sala; BM= Balonmano; BC= Baloncesto; IPJ= Índice de participación en el
juego; IRJ= Índice de rendimiento en el juego

Frecuencia cardiaca después de la intervención, así como el


porcentaje de masa grasa y masa magra.
En las tabla 10 se muestran las Asimismo, en la tabla 11 se indican los
medias y desviaciones típicas de la valores de asimetría, curtosis y prueba de
frecuencia cardiaca de trabajo antes y normalidad Kolmogorov-Smirnov.

189
Tabla 10: Medias y desviaciones típicas
Control Experimental
M DT M DT
FC Pre 174.54 9.49 177.89 9.76
Post 173.62 8.87 174.28 9.12
a
p> .05
FC= Frecuencia cardiaca; % MG= Porcentaje de masa grasa; % MM= Porcentaje de masa
magra.

Tabla 11: Medidas de dispersión y normalidad


Control Experimental
A K Z A K Z
a
FC Pre .07 -.42 .48 -.88 -.46 42a
a
Post -.09 .04 .81 1.27 1.47 .56a
a
p> .05
FC= Frecuencia cardiaca; As= Asimetría; K= Kurtosis; Z= Prueba de normalidad
(Kolmogorov-Smirnov)

Los resultados de los análisis de la juegos colectivos reducidos ha tenido un


varianza (ANOVA) factorial indican que no efecto positivo sobre esta variable. Estos
hubo diferencias significativas en los resultados se encuentran en la línea de otras
efectos principales de la variable pre-post investigaciones que habían evaluado la
(F[1,40] = .94; p> .05; η2= .07; 1-β= .15)y incidencia de la experiencia de práctica en
grupo (F[1,40] = .23; p> .02; η2= .07; 1-β= deportes colectivos, como Fuentes, Feu,
.60), ni tampoco para los efectos de la Jiménez y Calleja-González (2013), que
interacción (F[1,40] = .33; p> .05; η2= .03; 1- indicaron que la práctica acumulada en un
β= .08). deporte específico, en este caso en
baloncesto-mini, generaba una menor
Discusión percepción del esfuerzo percibido durante
su práctica en niños. Además, tienen
relación con otros trabajo, como el de
El propósito del presente trabajo era Dellal, Hill-Haas et al. (2011), que
evaluar los efectos de un programa de indicaron que la PSE era mayor en
actividad física basado en juegos colectivos deportistas aficionados que en
reducidos sobre la PSE en un grupo de profesionales.
chicas adolescentes, observando la
participación y la eficacia en la toma de La PSE es una herramienta
decisiones durante el juego, así como la FC, adecuada para evaluar la intensidad del
en situaciones reducidas 3 vs. 3. Los ejercicio y la fatiga acumulada durante la
resultados encontrados han puesto de sesión de trabajo, siendo ampliamente
relieve una disminución significativa en la utilizada para analizar estos parámetros en
percepción del esfuerzo realizado, lo que diferentes formatos de juegos reducidos
confirma el principal objetivo de la (Coutts et al., 2009; Hill-Hass et al., 2010;
investigación e indica que el trabajo Rampinini et al., 2007). Por lo tanto, la
continuado durante ocho semanas con disminución en el valor de esta variable

190
atiende a una menor percepción de juego y a disminuir el estrés generado por
intensidad de trabajo durante el ejercicio las exigencias de las diferentes situaciones
desarrollado. De hecho, hay estudios que tácticas a las que se han tenido que
indicaron cambios en la percepción de enfrentar durante él.
esfuerzo tras efectuar modificaciones en la
Por otro lado, una de las
estructura de la actividad, estando asociada
características de los juegos reducidos es su
a cambios en la carga de trabajo soportada
alta versatilidad, lo que permite modificar
durante el juego (Casamichana et al., 2012;
diferentes elementos de la actividad para
Köklü et al., 2013). Sin embargo, es difícil
incidir en aspectos como la toma de
delimitar la naturaleza exacta de las
decisiones, aumentando la implicación
variables que inciden en esos cambios.
cognitiva y el número de tareas a resolver.
Aunque es más fácil evaluar parámetros
En esta investigación, se ha utilizado un
físicos de la carga de entrenamiento, otras
formato reducido de 3 vs. 3, señalado en
variables de tipo motivacional o la
diversos trabajos como un buen ajuste de la
dificultad en la toma de decisiones es más
estructura del juego para aumentar el
complicado de analizar (Beniscelli y
número de acciones a las que el deportista
Torregrosa, 2010).
se ha de enfrentar (Da Silva et al., 2011;
Por ello, para explicar este Duarte et al., 2009; Frencken et al., 2013;
fenómeno, uno de los elementos que han Jones y Drust, 2007; Vaeyens, Lenoir,
podido influir ha sido la disminución del Williams, Mazyn y Philippaerts, 2007). De
estrés producido por las implicaciones hecho, un estudio efectuado por Katis y
cognitivas y la complejidad táctica a la que Kellis (2009) puso de manifiesto que
han sido sometidos los participantes. Tal y situaciones de 3 vs. 3 eran más eficaces
como consideran autores como Beniscelli y para la mejora de las acciones técnico-
Torregrosa (2010), Guijarro et al. (2009) o tácticas que otras como el 6 vs. 6. Por ello,
Tenenbaum y Hutchinson (2007), la los Small Sided Games son herramientas
variabilidad en percepción de esfuerzo no que pueden contribuir a una mejora más
se sitúa únicamente a nivel de condición acelerada de los procesos de toma de
física, sino también en el plano emocional o decisión y asimilar con mayor solvencia las
cognitivo. En esta investigación, el grupo demandas cognitivas del juego
experimental aumentó la participación en el (Casamichana y Castellano, 2010; Hill-
juego y la eficacia de las acciones Haas, Dawson et al., 2011), siendo una de
desarrolladas, lo que indica que ha existido las hipótesis que se contemplan en este
una evolución positiva (adaptación) en trabajo como posibles factores implicados
aspectos relacionados con la toma de en los efectos obtenidos.
decisiones. En este sentido, diversas
Además, aunque no existe un
investigaciones han puesto de manifiesto
cuerpo de conocimiento amplio sobre la
que metodologías como los juegos
cuestión tratada en este trabajo, y
reducidos son adecuadas para el aprendizaje
específicamente en el ámbito de los juegos
de los deportes colectivos y la mejora en la
modificados, existen otros elementos que
toma de decisiones (Balakishnan et al.,
contribuirían a aumentar los indicios sobre
2011; Chatzopoulos, Drakou,
la argumentación sostenida. Parece
Kotzamanidou y Tsorbatzoudis, 2006;
aceptado que aquellas modificaciones que
Harvey et al., 2010; Mesquita et al., 2012).
aumenten la necesidad de tomar un mayor
Esto podría haber contribuido a que los
número de decisiones en menos tiempo
participantes de este estudio hayan tenido
incrementa la percepción del esfuerzo
una correcta adaptación a las exigencias del
realizado (Dellal, Chamari et al., 2011;

191
Dellal et al., 2012; Hill-Hass et al., 2011). Por lo tanto, como limitación del
Sin embargo, el análisis de las acciones estudio hay que señalar que no se han
técnico-tácticas desarrolladas durante la controlado de forma exhaustiva variables de
actividad, tras la intervención, indica que ha condición física (Polman, Bloomfield y
existido una mayor participación en el Edwards, 2009) que podrían condicionar
juego y con una eficacia mayor. Esto lleva a los resultados del trabajo, aunque se
pensar, de nuevo, que el esfuerzo para considera que se han obtenido hallazgos en
tomar la decisión y hacerlo con una mayor la línea de otros autores que ponen de
cota de éxito, ha sido menor para el grupo manifiesto la naturaleza multidimensional
experimental. Por lo tanto, puede deberse a de los factores que alteran la percepción del
factores de tipo cognitivo o motivacional esfuerzo realizado durante un ejercicio
(Martínez et al., 2010), aunque no se físico. Como aportación, se ha pretendido
puedan corroborar exhaustivamente con los separar la intensidad física del trabajo
datos encontrados. realizado de las demandas cognitivas
soportadas durante el juego. Y aunque se
Asimismo, la FC media con la que
debería haber efectuado una medición más
se ha trabajado durante los ejercicios
precisa, podemos situar al trabajo en una
propuestos antes y después de la
línea correcta con sugerentes prospectivas
intervención ha sido similar. En este
de investigación. De hecho, se sugiere
sentido, no se han extraído otros datos que
profundizar en los factores responsables de
confirmen si se han producido adaptaciones
la variabilidad en percepción de esfuerzo.
gracias al ejercicio, como podrían haber
Además, se ha efectuado sobre un tipo de
señalado medidas como el consumo
actividad, los juegos reducidos, sobre los
máximo de oxígeno. No obstante, la
que no se han efectuado análisis de este tipo
literatura existente indica que las
en una población no activa como la que se
adaptaciones cardiovasculares generan una
ha presentado aquí.
disminución de la frecuencia cardiaca en
reposo (Cordova, Villa, Sureda, Rodriguez- Por tanto, el presente estudio pone
Marroyo y Sánchez-Collado, 2012), lo que de manifiesto, en un grupo de chicas
implicaría un aumento de la frecuencia adolescentes no entrenadas, que la práctica
cardiaca de reserva. En caso de haberse física continuada a través de juegos
producido tales adaptaciones, la frecuencia reducidos ha generado una adecuada
cardiaca indicaría que se habría trabajado a adaptación a las demandas del juego
mayor intensidad al final de la intervención. colectivo, y ha disminuido la percepción del
Por tanto, aunque es una limitación del esfuerzo soportado durante la práctica de
estudio, podemos considerar un indicador estos ejercicios físico. Este trabajo sugiere
de que se ha trabajado a una intensidad que los procesos de toma de decisión en
similar, o en todo caso mayor, después de la este tipo de deportes tiene un impacto
intervención. parcial sobre la fatiga percibida a lo largo
de la actividad que puede ser mejorada a
través del entrenamiento.

192
Referencias

1. Abrantes, C.I., Nunes, M.I., Maças, Science in Sports and Exercise, 14(5),
V.M., Leite, N.M. & Sampaio, J.E. 377-381.
(2012). Effects of the number of
players and game type constraints on 9. Casamichana, D. & Castellano, J.
heart rate, rating of perceived exertion (2009). Análisis de los diferentes
and technical actions of small-sided espacios individuales de interacción y
soccer games. Journal of Strength and los efectos en las conductas motrices de
Conditioning Research, 26(4), 976-981. los jugadores. Aplicaciones al
entrenamiento en fútbol. Motricidad.
2. Alexiou, H. & Coutts, A. (2008). A European Journal of Human
comparison of methods used for Movement, 15(23), 143-167.
quantifying internal training load in
women soccer players. International 10. Casamichana, D. & Castellano, J.
Journal of Sports Physiology and (2010). Time–motion, heart rate,
Performance, 3, 320-330. perceptual and motor behaviour
demands in small-sides soccer games:
3. Araújo, D. (2013). The study of Effects of pitch size. Journal of Sports
decision-making behavior in sport. Sciences, 28(14), 1615-1623.
RICYDE. Revista Internacional de
Ciencias del Deporte, 9(31), 1-4. 11. Casamichana, D., Castellano, J.,
Blanco-Villaseñor, Á. & Usabiaga, O.
4. Balakishnan, M., Rengasamy, S. & (2012). Estudio de la Percepción
Aman, M. S. (2011). Effect of Teaching Subjetiva del Esfuerzo en Tareas de
Games for Understanding approach on Entrenamiento en Fútbol a través de la
students’ cognitive learning outcome. Teoría de la Generalizabilidad. Revista
World Academy of Science, de Psicología del Deporte, 21(1), 35-
Engineering and Technology, 53, 961- 40.
963.
12. Casamichana, D., Castellano, J. &
5. Beniscelli, V. & Torregrosa, M. (2010). Dellal, A. (2013). Influence of different
Componentes del esfuerzo percibido en training regimes on physical and
fútbol de iniciación. Cuadernos de physiological demands during small-
psicología del deporte, 10(1), 7-22. sided soccer games: continuous vs.
intermittent format. The Journal of
6. Borg, G. (1970) Perceived exertion as Strength & Conditioning Research,
an indicator of somatic stress. 27(3), 690-697.
Scandinavian Journal of Rehabilitation
Medicine, 2(2), 92-98. 13. Casamichana, D., San Román-
Quintana, J., Calleja-González, J. &
7. Borg, G.A. (1973). Perceived exertion: Castellano, J. (2013). Utilización de la
a note on “history” and methods. limitación de contactos en el
Medicine and Science in Sports, 5, 90- entrenamiento en fútbol: ¿afecta a las
93. demandas físicas y fisiológicas?.
RICYDE. Revista Internacional de
8. Borg, G.A. (1982). Psychological bases Ciencias del Deporte, 9(33), 208-221.
of perceived exertion. Medicine and

193
14. Chatzopoulos, D., Drakou, A., 20. Dellal, A., Chamari, K., Owen, A.L.,
Kotzamanidou, M., & Tsorbatzoudis, Wong, D.P., Lago-Penas, C. & Hill-
H. (2006). Girls’ soccer performance Haas, S. (2011). Influence of technical
and motivation: games Vs Technique instructions on the physiological and
approach. Perceptual & Motor Skills, physical demands of small-sided soccer
103(2), 463-470. games. European Journal of Sport
Science, 11(5), 341-346.
15. Cordova, A., Villa, G., Sureda, A.,
Rodriguez-Marroyo, J.A. & Sánchez- 21. Dellal, A., Chamari, K., Pintus, A.,
Collado, M.P. (2012). Actividad física Girard, O., Cotte, T. & Keller, D.
y factores de riesgo cardiovascular de (2008). Heart rate responses during
niños españoles de 11-13 años. Revista small-sided games and short
Española de Cardiología, 65(7), 620- intermittent running training in elite
626. soccer players: A comparative study.
Journal of Strength and Conditioning
16. Corrêa, U.C., Silva, A.S. & Paroli, R. Research, 22(5), 1449-1457.
(2004). Efeitos de diferentes métodos
de ensino na aprendizagem do futebol 22. Dellal, A., Drust, B. & Lago-Penas, C.
de salão. Revista Motriz, Rio Claro, (2012). Variation of activity demands
10(2), 79-88. in small-sided soccer games.
International Journal of Sport
17. Coutts, A.J., Rampinini, E., Marcora, Medicine, 33(5), 370-375.
S.M., Castagna, C., & Impellizzeri,
F.M. (2009). Heart rate and blood 23. Dellal, A., Hill-Haas, S., Lago-Penas,
lactate correlates of perceived exertion C. & Chamari, K. (2011). Small-sided
during small-sided soccer games. The games in soccer: amateur vs.
Journal of Sports Science and professional players' physiological
Medicine, 12(1), 79-84. responses, physical, and technical
activities. The Journal of Strength &
18. Cuadrado-Reyes, J., Chirosa-Ríos, L.J., Conditioning Research, 25(9), 2371-
Chirosa-Ríos, I., Martin-Tamayo, I. & 2381.
Aguilar-Martínez, D. (2012). La
percepción subjetiva del esfuerzo para 24. Dellal, A., Lago-Penas, C., Wong, D.P.
el control de la carga de entrenamiento & Chamari, K. (2011). Effect of the
en una temporada en un equipo de number of the ball contacts within
balonmano. Revista de Psicología del bouts of 4 vs. 4 small-sided games.
Deporte, 21(2), 331-339. International Journal of Sport
Physiology and Performance, 6(3),
19. Da Silva, C., Impellizzeri, F., Natali, 322-333.
A., De Lima, J., Bara-Filho, M., Silami-
García, E. & Marins, J. (2011). 25. Dellal, A., Owen, A., Wong, D.P.,
Exercise intensity and technical Krustrup, P., Van Exsel, M. & Mallo, J.
demands of small-sided games in (2012). Technical and physical
young brazilian soccer players: effect of demands of small vs. large sided games
number of players, maturation, and in relation to playing position in elite
reliability. Journal of Strength and soccer. Human Movement Science,
Conditioning Research, 25(10), 2746– 31(4), 957-969.
2751.

194
26. Duarte, R., Batalha, N., Folgado, H. & Game Performance Assessment
Sampaio, J. (2009). Effects of exercise Instrument. Physical Education &
duration and number of players in heart Sport Pedagogy, 15(1), 29-54.
rate responses and technical skills
during futsal small-sided games. The 34. Hill-Haas, S.V., Coutts, A.J., Dawson,
Open Sports Sciences Journal, 2, 1-5. B.T. & Rowsell, G.J. (2010). Time-
motion characteristics and
27. Eurofit (1993). Eurofit Tests of physiological responses of small-sided
Physical Fitness (2ª ed.). Strasbourg: games in elite youth players: the
Committee of Experts on Sports influence of player number and rule
Research. changes. Journal of Strength and
Conditioning Research, 24(8), 2149-
28. Faulkner, J., Parfitt, G. & Eston, R. 2156.
(2008). The rating of perceived exertion
during competitive running scales with 35. Hill-Haas, S.V, Dawson, B.T.,
time. Psychophysiology, 45, 977-985. Impellizzeri, F.M. & Coutts, A. J.
(2011). Physiology of Small-Sided
29. Frencken, W., Van Der Plaats, J., Games Training in Football A
Visscher, C. & Lemmink, K. (2013). Systematic Review. Sports Medicine,
Size matters: pitch dimensions 41(3), 199-220.
constrain interactive team behaviour in
soccer. Journal of Systems Science and 36. Hill-Hass, S.V., Rowsell, G.J., Dawson,
Complexity, 26(1), 85-93. B.T. & Coutts, A.J. (2009). Acute
physiological responses and time-
30. Fuentes, M., Feu, S., Jiménez, C. & motion characteristics of two small-
Calleja-González, J. (2013). Perceived sided training regimes in youth soccer
exertion effort in mini basketball players. Journal of Strength and
players and its relationship with Conditioning Research, 23(1), 111-115.
training volume. Revista de Psicología
del Deporte, 22(1), 205-208. 37. Impellizzeri, F. M., Rampinini, E.,
Coutts, A. J., Sassi, A., & Marcora, S.
31. George, J.D., Fisher, A.G. & Vehrs, M. (2004). Use of RPE-based training
P.R. (2007). Tests y pruebas físicas (4ª load in soccer. Medicine and Science in
ed.). Barcelona: Paidotribo. Sports and Exercise, 36(6), 1042-1047.

32. Guijarro, E., de la Vega, R., & del 38. Jones, S. & Drust, B. (2007).
Valle, S. (2009). Ciclo menstrual, Physiological and technical demands of
rendimiento y percepción del esfuerzo 4 v 4 and 8 v 8 games in elite youth
en jugadoras de fútbol de élite. Revista soccer players. Kinesiology, 39(2), 150-
Internacional de Medicina y Ciencias 156.
de la Actividad Física y el Deporte,
9(34), 96-104. 39. Katis, A. & Kellis, E. (2009). Effects of
small-sided games on physical
33. Harvey, S., Cushion, C.J., Wegis, H.M. conditioning and performance in young
& Massa-Gonzalez, A.N. (2010). soccer players. Journal of Sports
Teaching games for understanding in Science and Medicine, 8, 374-380.
American high-school soccer: a
quantitative data analysis using the

195
40. Kilpatrick, M.W., Bortzfield, A.L. & characteristics. European journal of
Giblin, L. M. (2012). Impact of aerobic applied physiology, 111(6), 1017-1026.
exercise trials with varied intensity
patterns on perceptions of effort: An 46. Oslin, J.L., Mitchell, S.A. & Griffin, L.
evaluation of predicted, in-task, and l. (1998). The Game Performance
session exertion. Journal of Sports Assessment Instrument (GPAI):
sciences, 30(8), 825-832. development and preliminary
validation. Journal of Teaching in
41. Köklü, Y., Albayrak, M., Keysan, H., Physical Education, 17(2), 231-243.
Alemdaroğlu, U. & Dellal, A. (2013).
Improvement of the physical 47. Polman, R., Bloomfield, J. & Edwards,
conditioning of young soccer players A. (2009). Effects of SAQ training and
by playing small-sided games on small-sided games on neuromuscular
different pitch size–special reference to functioning in untrained subjects.
physiological responses. Kinesiology, International Journal of Sports
45(1), 41-47. Physiology and Performance, 4(4),
494-505.
42. Mesquita, I., Farias, C. & Hastie, P. 48. Rampinini, E., Impellizzeri, F.M.,
(2012). The impact of a hybrid Sport Castagna, C., Abt, G., Chamari, K.,
Education–Invasion Games Sassi, A. & Marcora, S.M. (2007).
Competence Model soccer unit on Factors influencing physiological
students’ decision making, skill responses to small-sided soccer games.
execution and overall game Journal of Sports Sciences, 25(6), 659-
performance. European Physical 666.
Education Review, 18(2), 205-219.
49. Sampaio, J., Abrantes, C. & Leite, N.
43. Milanez, V.F., Lima, S., Gobatto, C.A., (2009). Power, heart rate and perceived
Perandini, L.A., Nakamura, F.Y. & exertion responses to 3x3 and 4x4
Ribeiro, L.F.P. (2011). Correlates of basketball small sided games. Revista
session-rate of perceived exertion de Psicología del Deporte, 18(3), 463-
(RPE) in a karate training session. 467.
Science & Sports, 26(1), 38-43.
50. Tenenbaum, G., Basevitch, I.,
44. Mitchell, S.A., Oslin, J.L. & Griffin, Gershgoren, L. & Filho, E. (2013).
L.L. (1995). The effects of two Emotions–decision-making in sport:
instructional approaches on game Theoretical conceptualization and
performance. Pedagogy in Practice: experimental evidence. International
Teaching & Coaching in Physical Journal of Sport and Exercise
Education & Sports, 1(1), 36-48. Psychology, 11(2), 151-168.

45. Monteiro, W.D., Farinatti, P.T., de 51. Tenenbaum, G. & Hutchinson, J. C.


Oliveira, C.G. & Araújo, C.G.S. (2007). A social cognitive perspective
(2011). Variability of cardio- of perceived sustained sffort. En G.
respiratory, electromyographic, and Tenenbaum y R. C. Eklund (Eds.)
perceived exertion responses at the Handbook of sport psychology, (3rd
walk-run transition in a sample of Edition, pp. 560-577). Nueva York:
young men controlled for Wiley.
anthropometric and fitness

196
52. Toh, S., Guelfi, K., Wong, P. &
Fournier, P. (2011). Energy expenditure
and enjoyment of small-sided soccer
games in overweight boys. Human
Movement Science, 30(3), 636–647.

53. Vaeyens, R., Lenoir, M., Williams,


A.M., Mazyn, L. & Philippaerts, R.M.
(2007). The effects of task constraints
on visual search behavior and decision-
making skill in youth soccer players.
Journal of Sport and Exercise
Psychology, 29(2), 147-169.

54. Vila-Maldonado, S., García, L.M. &


Contreras, O.R. (2012). La
investigación del comportamiento
visual, desde el enfoque perceptivo-
cognitivo y la toma de decisiones en el
deporte. Journal of Sport and Health
Research, 4(2), 137-156.

55. Vilar, L., Araújo, D., Davids, K. &


Button, C. (2012). The role of
ecological dynamics in analysing
performance in team sports. Sports
Medicine, 42(1), 1-10.

56. Wright, S., McNeill, M., Fry, J. &


Wang, J. (2005). Teaching teachers to
play and teach games. Physical
Education & Sport Pedagogy, 10(1),
61-82.

197
198
CAPÍTULO IX

Futuras investigaciones

199
200
FUTURAS INVESTIGACIONES
CAPÍTULO IX

El trabajo de investigación desarrollado contribuye a consolidar la importancia de la


actividad física en el desarrollo cognitivo durante la adolescencia, aportando nuevos datos sobre
este fenómeno y al mismo tiempo, se generan nuevas preguntas, ideas y vías de trabajo.

Nuestras principales propuestas de investigación futura se centran en el incremento de


los periodos de intervención, para determinar su impacto específico sobre la toma de decisiones
y las habilidades cognitivas.

Consideramos que se debe continuar profundizando en aquellos aspectos de la actividad


física que pueden incidir en el desarrollo cognitivo de los niños y adolescentes. Con este trabajo
se puede indicar que la actividad realizada (juegos reducidos 3 vs3) ha producido efectos sobre
las variables dependientes, aunque no se puede determinar específicamente cuáles de sus
características han sido las que han provocado esos efectos, si la mera actividad física
desarrollada o el trabajo cognitivo llevado a cabo durante ella. Por lo tanto, sería interesante
seguir investigando si realmente esta modalidad de juego genera mayores beneficios.

En esta misma línea y aunque la investigación de los SSG ha sido ampliamente


estudiada, poniéndose de manifiesto que la modificación de su estructura incide en los efectos
que producen, más trabajos son necesarios para llegar a comprender la influencia que tiene la
manipulación de estos juegos. Por ejemplo, se aprecia un menor número de evidencias que
indiquen el impacto de estas modificaciones sobre el número de decisiones tomadas, la eficacia
de las mismas, el tipo de acción técnico- táctica realizada, etc. Por otro lado también se
consideran necesarias futuras investigaciones que establezcan relaciones entre la intensidad del
juego, la toma de decisión individual y la eficacia colectiva del equipo.

Otra línea de investigación sería el desarrollo de otro tipo de actividad, como por
ejemplo, ejercicios en situaciones de práctica real, para observar si la mayor implicación y
participación que ocurre en los SSG es un factor determinante para este tipo de variables.

El Estudio II aporta datos sobre la población femenina y el desarrollo de la función


ejecutiva, por lo que sería interesante profundizar en el impacto de la práctica física sobre el
funcionamiento cognitivo en función del género, para ver si se pueden generalizar las
actuaciones en chicos y en chicas y valorar diferencias o similitudes respecto a los chicos.

Por otro lado, el Estudio III pone de manifiesto la evolución positiva de la toma de
decisión en diferentes juegos reducidos basados en los deportes fútbol-sala, balonmano y
baloncesto, tras el programa de intervención. Esto indica que este tipo de tareas son
herramientas eficaces para implementarlos en los procesos de enseñanza de los deportes
colectivos. Como prospectivas de investigación, se sugiere indagar en la progresión diferenciada
de cada modalidad de juego reducido, así como las transferencias existentes entre ellas.

201
Por último, dado que el Estudio IV ofrece indicios de como el aprendizaje generado
gracias a las situaciones especiales de enseñanza desarrolladas durante la intervención y la
adaptación en los procesos de toma de decisión podrían estar en la base de la disminución de la
percepción de esfuerzo, se sugiere profundizar en los factores responsables de la variabilidad en
percepción de esfuerzo, especialmente en estas actividades, los juegos reducidos, sobre los que
no se han efectuado análisis de este tipo en una población no activa como la que se ha
presentado en este trabajo

202
CAPÍTULO X

Anexos

Hoja Observación GPAI

Percepción Subjetiva del Esfuerzo

Instrumentos de Evaluación

Consentimiento informado

203
204
HOJA DE OBSERVACIÓN GPAI NOMBRE DEL JUGADOR:

SEMANA/ TOMA EJECUCIÓN GUARDIA


APOYO COBERT.
PARTIDO DECISIONES TÉCNICA /MARCA
SEMANA 1 A I E I A I A I A I

1
2
3
4
5
6

SEMANA 2

1
2
3
4
5
6

SEMANA 7

1
2
3
4
5
6

SEMANA 8

1
2
3
4
5
6
TOTALES

A: Apropiada I: Inapropiada E: Eficiente I: Ineficiente

205
RESULTADOS OBSERVACIÓN GPAI POR DEPORTES

NOMBRE JUGADOR:

TOMA EJECUCIÓN GUARDIA


SEMANA APOYO COBERT.
DECISIONES TÉCNICA /MARCA
SEMANA 1 A I E I A I A I A I

FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO

SEMANA 2 A I E I A I A I A I

FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO
INICIO → 3
A I E I A I A I A I
partidos
FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO

SEMANA 7 A I E I A I A I A I

FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO

SEMANA 8 A I E I A I A I A I

FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO
FINAL → 3
A I E I A I A I A I
partidos
FÚTBOL
BALONMANO
BALONCESTO
206
PERCEPCIÓN SUBJETIVA DEL ESFUERZO – GRUPO EXPERIMENTAL

Sesión 1 Pre Tras 1er 2º 3er 4º 5º 6º Vuelta


hora calentamiento calentamiento Partido Partido Partido Partido Partido Partido Calma


SEMANA


SEMANA


SEMANA


SEMANA


SEMANA


SEMANA


SEMANA


SEMANA

6 Reposo o no se siente nada


PERCEPCIÓN SUBJETIVA DEL
ESFUERZO
7 Extremadamente suave

9 Muy suave
Sesión Recreo
Inicio Final
(1/2 hora) 10

1º SEMANA 11 Suave

12
2º SEMANA
13 Ligeramente fuerte
3º SEMANA 14

4º SEMANA 15 Fuerte

16
5º SEMANA
17 Muy fuerte
6º SEMANA
18
7º SEMANA 19 Muy, muy fuerte

8º SEMANA 20 Esfuerzo máximo

207
Figura 1. Polar ® modelo S610 Figura 2. Tanita ® Body Composition
Monitor modelo BF-350

Figura 3. Test Stroop (Stroop, 1935; Golden, 1994).

Figura 4. Tests Dígitos (D) y Letras y Números (LN) de la Escala de Inteligencia de Wechsler
para Niños (WISC-IV; Wechsler, 2003, 2005).

208
Figura 5. Trail Making Test, Formas A y B (Reitan, 1958; Reitan, 1992; Tombaugh, 2004).

209
JUNTA DE ANDALUCIA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN

I.E.S. “Carmen Pantión”


Priego de Córdoba

Estimados padres/madres/tutores:

Desde la Universidad de Granada, se ha seleccionado el centro escolar donde estudian


sus hijos para realizar un estudio sobre la actividad física y su repercusión en el estado de salud.
El departamento de Educación Física será el encargado de llevarlo a cabo, siendo la profesora
Inmaculada Martín la que supervisará el proyecto.
Teniendo en cuenta que la promoción de hábitos saludables es un objetivo a cumplir por
los distintos estamentos de nuestra sociedad y de la administración (sanidad y educación
fundamentalmente), nos proponemos realizar un estudio prospectivo sobre la misma en la
población infantil y adolescente desde la esfera docente, con aplicación al ámbito familiar por la
influencia que ello determina en estas conductas.
Es por ello que ruego permita la participación de su hijo/a en dicho estudio teniendo en
cuenta que será totalmente anónima.
En él, vamos a obtener información sobre algunas variables físicas y psicológicas
implicadas en la salud, por medio de métodos que no repercutirán negativamente en ellos.
Además, nos gustaría obtener imágenes de los alumnos/as realizando actividad física
para determinar patrones de conducta asociados a su estado de salud.
De esta forma, sabremos sin duda, cual es el procedimiento a aplicar en la población en
la que participamos como docentes con el propósito de infundir, aplicar e indicar dichos hábitos
saludables a todas las personas implicadas.
Agradeciendo de antemano su colaboración, reciba un cordial saludo.

Fdo. Inmaculada Martín


IES Carmen Pantión, Priego de Córdoba (Córdoba)
Vo Bo
Padre o Madre, D. Dña.
DNI Firma

C/ Haza Luna, S/N 14800-Priego de Córdoba Telf.: 957 559 928-9 Fax: 957 559 934

E-mail: 14700377.edu@juntadeandalucia.es

210
211