Você está na página 1de 36

Página 1 de 1

file://D:\PUBLICO_07\PORTADAS_LOTERIA_1950_1959\1953\1953%20revista%20144... 26/11/07
Digitalizado por la Biblioteca Nacional Procesado por la Asamblea Nacional
2007 2007

. -

EDITORIAL.. .._......................................... . .._- . ..--...-. -.- -... 3


LA COLERA ,... 4
,csé Antonio Enemas.
EL ARBOL SANTO DE RE DE ,ES”S .._. ._. . 6
LAS CAMPANAS ,._..,,..,.,.. ., .- 7
Gobnel D’*nnunzio.
HISTOR!A DE UN FRUTAL EN LA “IA PUBLICA 9
Dr. Radriqo Núfior.

DESEO. (Poesía) .., . ,,.,..,... _... . 9


, Pérez Domenech.
TOLO”SE-LAUTREC “LL BELLE EPOOUE” Y EL CINE. 10
Re& Im”“c.
M”,ERES NOVELrSTAS ESPAÑQLAS. .,,. ..,..,...,._..,.........^..... . 11
(De “Mundo Hispánico”>

“IDA RUSTIC. (Pesia). .,. .,.,..,,..,,... . 12


Enrique Diez Canedo.
ELOGIO DEL mmA* ESPAÑOL ..,..,..,,.,,., ., .,.._..,..,.,,.... 13
Germán Arcmiegor.
POEMAS DE CARMELINA SOTO. .,,..,.,,._ .,.,,..,., ,............. 14
L E. N,e,o Caballero.
“N ENSAYO SOBRE EL SILENCIO (Pomos>... 15
Matildc Real.
“D. PUEDE COMBATIR EL CANCER EN su HOGAR.. 16
,. D Baichfi.
NO RESULTA NUEVO EL MILAGRO DE LA GELATINA REAL.. 20
Mariono G:au.
LA TOMA DE BIZANCIO .,.,.,,. .._....._..._......... . . 22
Lum Cervantes Dioa.
,N.=ORMACIONES SOBRE HOSFITALIZACION Y CIRUGIA . 23
Caja del Scqura Social.
LA HOSTERIA DEL REPOSO (Cumto) ... . . . 24
Arnaldo Frateiili.
N”ESTRA AMERICA .,,.,,, ,,.,,.,,., .^., ..,.,.,..,., . 27
,osé Martí.
EL CANCER: UN RETO A LA HUMANIDAD .._............................... 29
Dr Ernesto Zubieta.

MAYO, 1953 No. 144


Administración de la

Lotería Nacional de

Beneficencia

Gerente
Humberto Leignadier C.
JUNTA DIRECTIVA DE LA
.
LOTERIA NACIONAL DE
S”b~GWS”k
Aqustín Ferrari BENEFICENCIA

. Sr. Dn. Ricardo Arias Espinosa,


Mmisiro de Trabajo, Pievmón Socio, y Salud Pública.
Tesorero
Gilberto Medina .

Sra. Doña Cecilia Pinel de Remón,


. Presidenta de lo Cruz Roia Nacimml.

,efe de Contobilidod .
Heraclio Chandeck
Sr. Dn. Raúl Aranso N.,
Comandante Primer Jefe del Cuewo de Bomberos.
.
.

Secretorio
Sr. Dn. Eduardo de Alba,
Pablo A. Pinel M.
Gerente del Banco Nacional.

Dr. Luis Vallarino,


Director Médico del Hcspitol Sonto Tomás.

Sr. Dn. Guillermo De Roux,


Presidenle de lo Gimara de Comercio.

Reverendo Padre Marino Morlin,


Director de lo Escuela “Don Bosta”.

Sr. Dn. Pablo Pinel,


Secietorio de lo Directiva.
*
J
Críticas en el Seno de la Educacibn Nacional
Un grupo de profesores del Instituto Nacional hizo constar su con-
cepto ucercu de las causas principales que han contribuído a los fracasos
excesivos en la enseñanza. Ya este diario había dado a la publicidad en
forma objetiva datos específicos que revelan un alto porcentaje de deficien-
cias en las escuelas secundarias.
Por medio de notas editoriales se dió apoyo a la decisión del Sr. Minis-
tro de Educación de designar una comisión con el objeto de determinar las
causas de la situación existente a este respecto y de buscar los medios de
aminorar sus efectos. También se hizo presente que se trata de una cues-
tión importante y delicada que debe estudiarse con la ponderación que el
caso requiere, tomando en consideración, hasta donde sea posible, todos los
factores contributivos, sin llegar a conclusiones más o menos simplistas.
Es cosa sabida que por lo venera1 no es del agrado de alaunos educa-
dores que problemas de esta clase se discutan públicamente. Pero fambién
se sabe que si se adopta el sistema del avestruz el mal no tendría remedio.
Ni se intenta una solución alegando solamente que la prensa forma un “es-
cándalo” del asunto o que hay “incomprensión” de parte del público. Lo ra-
cional es que se planteen los hechos que se conozcan y que se explique el
alcance de éstos, para determinar, mediante su estudio, las medidas que
parezca necesario adoptar.
Verdad es que nadie fiene derecho a “escandalizarse” por la circuns-
tancia de que hay fracasos en la enseñanza. Es natural y es lógico que ha-
ya fracasos en toda acfividad humana. Lo qrave es que el porcenfaje sea
muy elevado, como ha ocurrido aqllí en los últimos años. Ya entonces los
fracasos son mofivo de preocuuación nacional y se convierten en problema.
Denunciar fules hecho.5 ante el público es un deber y el cumplimienfo de es-
fe deber no puede tildarse de “escándalo”. EI alto porcentaje de fracasos
-debemos repetirlo- es un problema trascendental.
Corresponde a las autoridades de la rama de Educación explicar con
claridad y precisión cuál es la norma que se sigue para decidir que un alum-
no ha fracasado, si esa norma es o no correcta y cuáles son las deficien-
cias que se observan en la enseñanza. Ya un grupo de profesores ha afirma-
do, en esencia, aue la educación en Panamá carece de rumbo, de dirección,
que indiaue cuál es la fendencia que se quiere adoptar o la -meta a que se
propone llegar.
Por las razones expuestas, entre otras que no es necesario insinuar, se
justifica plenamente la investigación del problema de los fracasos.
(Tomada de “El Panamá América”).

--
En el hambre Ia cólera 88 una aminora en cantidad, pero ~0 pro-
reacción natura, y hasta normal. yecta en calidad. NO ae encoleriza
Nadie puede substraerse a ella. co,, frecuencia, pero cuando llega
a este estado hay emotividad SU-
,,* cólera en el niih a,mreïe en perior a la observada en la prime-
‘los primeras dlas de s” nacimiento ra y segunda infancia.
* co”ïec”enciU de ellP”ntr*Tw? en
,,n ambiente distintu a aqeel en Debe tenerse I>resente que ,a Cr5
que “iVi en el Cl*“strO materno. lera no es una enfermedad, slno
Su organismo, libre de la tutela un sintoma de transtornus más 0
materna, le ofrece una serie de menos graves en Ia vida fisica,
sintomas que lo mortifimn. Todo psfqulea y sucia1 del niño.
esto lo pone en un estado de ex- E,, el orden fisico se observa
citacih que se traduce PO* el Ila”-
que la caries dentarias. las Per-
to, e, grito y el continuo sobre-
t”rbaïio”e~ de, a,wato digestivo.
aa,to.
la intoxicación por substancias “li-
La cblera se manifiesta ron ev*- menticias, la deficiencia en las SB-
dencia cuando el niño tiene deseas crecianes internas, wcdispone” B
no ~610 orgánicos. sino w.lquicos. 108 niños a la cólera.
como no ,Juer,e ma”erw2 can fa-
Los padres de familia y los mae~-
cilidad. ni toda lo que desea esti
tras ignora” estas circunstancias
za.. IA situación se agrava cuando
o les otorgan poca atención Y de
a su alcance, 8e agita y encoleri.
a,,i que tratan ,a <d*era como SI
e, nifio habla y camina, entonces
fuera un manifiesto trastorna de,
su vida tiene un nnnor*m* más
car8cter, cuando en realidad “be-
extenso y BUS intwesrs y deseos
dece, entre otras ca”~il8 a ““a per-
se m”lti,,li~an a diario. De otro la-
turbsción orgánica. la cual neee-
do la oposición a estos deseos ea
sita atención mPdica antes que W-
cada “ez mayor. Los padres de
dagógica.
familia entrsn en contienda co”
sus ,,i:os. NO permiten que Se mue- Se proceder& mal, en el hogar
van, grite” manoseen las cosas, “t y en la escuela “retendiendo co”-
mo,esten 8 las personas. Tratan tener o drsviar k ~Blara de los ni-
de imponer su vo,“ntad a todo ñcm, valibndose do ci,stig”s. Lo “ì-

A
tmmx y utilizan para ello toda Cente es ití~nma.~ el t>or 9°C de
clase de violendas desde el in- ese estado emotivo.
sulto hasta el castigo rorporal.

En estas circunstancias la emo-


tividad del nido se mantiene en
Del libro tensión ,Jermanente .y el ilnico
medio de traducirla 88 la cdlera.
“Higiene Mental” a un trabajo ronsfuntr de, cual
Se ha investigado la cólera e”
de las adultos no RP dan c”~“til. Esa
loa “Mas mediante cuestionarlos
inquietud colora al nih en situ*-
JOSE ANTONIO ENCINAS dirigidos a más de dos m,, padres
de familia. El resultado es el si- cm, e~l>ecia,isima en rela<:i6n con
el mundo externo. o” donde en-
guientr: hasta los c”“tìo afbx. el
cwntra difinlltades de todo or-
niño manifiesta su cólera va,b5n-
de”. Para “e”c~r,.% gasta una gran
dose del Ilanto. De los dos aiios la
los tres el ,,a”to que distingue la energia que lo fatiga. Esa fatiga
I)sIq”ica trastorna su emotividnd
La rólera en un estada emotivo cdlera es intermitente. Los “ifros
cuando encuentra en su cami””
general en todos *os animales. NO mayoros de cuatro años manifies-
tan su cólera mediante actitudes fuerzas que se lo uponen y llor
hay uno m*a que 11” reaccione con eso :lega co” facilidad a la có-
cólera ante la presencia de un ene- de, CUBTPO, wesentando u” esta-
do de wgnacidad. A los siete a,ioa lera.
migo, ante lOS ObstáC”lo8 que se
le oponen ml‘i, alcanzar 6”s de- la wg”acidad y la violencia de, Esto no ocurre con el adulto cu-
Fleos. lenglmje son evidentes e” la cb- ya conciencia e 8 t & disciplinada,
lera. Más allá de los ocho años la acostombrada a sufrir todo g6”ero
Es interesante observar 9”e loe cólera se manifiesta por una cons. de reveses y a buscar co”w”sa-
carnivoros llegan a la eaera con tante rebeldia y ona exigencia ma- ciones inmediatas. Tiene, además.
nldï. farilidar, que lOS her”ihoras. yor de compenswione~. ya no ac la facilidad de Imscaì zonas de des-
La furin y la ira eu aquellas se satisface con la anseneia de obs- vio por donde RO desplaza su cm”-
encuentran en mnyor proporción táculos a sus deseos, sino erige tividad y ,101‘ tanto, Ilega a la c6-
que en éstos. halagos. A los ““ce aiios la cólera lers esporádicamente, salvo el ca-
. I LOIERII .
so en qne sea un sujeto neurõpa- son de su propiedad y que todas cierra las mandibulas, agrieta las
ta 0 psh5pata. las personas están 8’8~ servicio. manos, se pone Mido o enrojece,
Este egoisma lo traduce en 10s ce- tiene 1a boca seca, alguna Mgrima
La vida ,,siq”ica de, “iii” guarda los, C “ando las cosas na ,,yzan acude a su8 ojos. Esta es la si
relacih con su vida socia,, tan- pronta & sus manos, cuando las ción tipica de Ios “ifios que e~
to la del bagar co,“” la de la es- personas “a acude” a wodigarle b B j o la influencia de la “61
cueh. Si hay oposición constante cariño, engreimiento y tolerancia, blanca.
a sus deseos. si se le maneja con se siente b”6rlano, abandonado en
una disciplina f&Tea, si “0 se le En la escuela es donde este ti-
el mundo. e ingresa en un estado
cam,,re”de y no se le coloca sobre de emotividad que Io predispone a po de emoción es más frecuent<,.
el plana de sus intereses, surge la Ella ocurre, porque el niño se e”-
la cólera. Por esto. despertar los
rebeldia como respue4ta inmedla- cuentm indefenso ante la autori-
ee1os en el niño. tener prefere”.
ta. Esa rebeldia tiene “n conteni- dad escolar ,,“e lo rastka, 1” in-
cias por ““OS. mas que por otros.
tic de cólera. juria 0 10 calanmia.
so” costumbres que en el bogar y
en la esc”ela debe” extirparse. Esta cólera es de suyo grave,
Los Dadres de iamilia. los maes-
tros, no tiene” la disciplina nece- En los celos hay siempre un fon- porque el eepfrlt” del nido sufre
ssris ,>sìa mantener la serenidad do de envidia. El nido envidioso una especie de intmicacián que
e” presencia de la desobediencia esta siempre en estado de Mera, tiende a destruirlo. La continuidad
de 8”s bijas. Cuando esto m”n-e en espera de, “16s mlnima nre- de esta emotividad, lleva al niño a
se encoleriza” tanto 0 nI** que texto para surgir YI exterior. No la antipatía y de alli al odio Y la
los niños. Es de común observa- debe ~r”v”cârse la envidia. Con- venganza. NO es Pal‘” “hservar en
ciá” ver a la madre enfurecerse viene mantener a los niñas aleja- 1s.s escuelas B los niños que su-
cuando el bija ne ha tropezada y dos de toda actitud que los sepa- pieron rontrner su ITllera, busea*
calda mando ha cametldo alguna re de sus hermanos o camaradas. cualquier medio y OCilSió” para CO-
malcriadez. cuanda no tiene Ixita brar agravios.
en sus tareas escalares. Esta 05. Hay gente que piensa que el ni-
iio no tiene “” sentida de justi- Esta ligera y sencilla erposidón
lera de “at”ralesa impulsiva de- sobre Ia cólera en los “idas sirve
termina la consiguiente reacciõn cia. Feli?.me”te. las escue,as nue-
vas, en donde se le da interven- pu-a que padres de familia y maes-
en el niño. quien a su vez se en- tros consideren la cdlrra como 81”.
coleriza. k”s1 actitud se observa ción directa e” la disciplina emzo-
lar, demuestra lo contrario. Cuan- toma de perturbacimes y trastor-
en la encuela, ea” la a~m~ante de nos más o menos graves en la vida
do los nidos constituyen algfin tri-
que el “laestra va a la e*,era con intewal del nixi”. y en consecuen-
“atable trecuencia. Vive en canti- bunal de honor ,mra juzgar a sus
camaradas es aorwendente la equi- cia, “0 rruoarse de bPREOS, intsr-
“ua contienda co” s”s discl,,“,os, pretándola wnm shnple malcriadez
dad co” que se conducen. Si esto
se mortifica par cualquiera falta, y wetendiend” dominar i, loerza de
por cualquier error. El maestro es asi hemos de convenir que cual-
quier injusticia eometlda co” ellos castims. de re,,rensiones o de co”-
irascible, discolo. eokico. terco no **jo*.
los resiente y los encoleriza.
debe permanecer “n sol” minuto
en In escuela. pmque predispone IA cólera está s*empre acompa- Para dominar la cólera no hay
8 sus al”“,“os a ma”te”er eonetan- ñada de agitación que significa e- otra medio que oponer In tranqu,.
te actitud violenta. vidente trastorna nervioso. Sin em- lidad, la bmevolencia y basta la
bawo hay cblera blanca, la cual a~,“iesce”cia. En donde la cólera
Como el niño concibe el mundo se manifiesta en e, “iñ” po* ““Ci persiste la gresencia de, rn6diC”
en 8” totalidad sin d,ser,m,nae,ón acdtud pasiva. Ante cualquier in- es necesaria para la salud de los
akuna, supone que tadas las cosas justicia, reproche, insulto. etc., hijos.

“Hay frases que nos persiguen como una sentencia y nos WXWUR
como un remordimiento”.

“Hay perrsoni<s que creen que son Mbres porque han leído al-
&UI uer la palabra libertad”.

El que ayuda a otro a hacerse poderoso provoca su propia ruina

-MAQUIAVELO.
,a gente. por otra parte, cuando

El ArbÓl Santo se han puesta a prender ramas en


+‘~,~rnas diversas, han salido yemas
II renuevos numerosos cuando SP
coioea la rama horizontalmente.
Luego, todos esos renuevoï ue mur-
nu, menos uno, que vive PU” un
de tkmpo pera que
l,n por secars5.
neshz también al

TJna anciana de Río de Jesús

Jesús
me ha contado que su madre la@

Río P,, ésta forma prender un arbolito


en el patio de su casa, el cual Ile.
gó a crecer basta alcanzar una al-
tura de tres metros más o menas;
pero que un día de tormenta, de
Nadie sabe cuántos años y cuan- Por el Dr. los muchos que suele haber en Ve-
tos siglos de rxistcnria tiene cl ár- raguas, un rayo lo destruyó. Y des-
bol ni si ha sido siempre rl mismo de entonces no ha visto ni sabido
o es éste un desce,rdiente del ori- SERGIO GONZALEZ RUIZ se haya logrado prender otra.
gina, o de algún drsîoldwnte de Solamente en el sitia donde se en-
aquel. Lo cierto es que ‘úla hay un de su libro ruentra el ú~hol viejo han prendi-
árbol tal, y das retoñas nuevas, do dos hijos, cano ya se ha dicho.
ünieos en esa región de Río de Je- “Veinte Leyendas
sús. únicas en el país, en el Con- Autmas de todo ésto, el “árbol
tinente Americano tal VPZ, quizás de, Paraíso” se encuentra en me-
Panameñas”
en el mundo; porque ninqún pa- d;o de una ceja de monte, cercana
nameño ni ningún extranjero, de u 1111e5tero, a corta distancia del
todos los rincones de la tierra, que Puirto de la Trinidad. Hay man-
todos las añas la visitan, un ningún glares cercanas pero uo hay 1,131”.
lugar del mundo han vista jamás gles ni árboles de los comunes e”
otro árbol como ese. Alto como un ,as orillas de los manglares o del
cedro, una caoba o un maría, d? mar PI, PPU como isla de vegetación
tramo grurw y recto hasta bien al- c,ur rodea al “qranadilla: y éste eY
to, de numel>osas ramas y con una único en SII clase, sin parwido al-
copa grande y frondosa, de hojas guno can los árboles que lo rodean.
de tamaño mediano, de forma ova- combinado con otros tonos Y varie- Las flores, que son hermosas ,
lada y muy verdes, tiene un parr- dades de morado, el lila y el rusa- Emgant~s, cnutivan desde ,wpo, a,
rido lejano con el marañón de Cu- do, en la parte interior: y el ama- via,tante y todo el mundo arranca
raza(~. pero tiene partudaridades rillo claro y el amarillo quemado su manojo dr flores y la Ileva ran-
que lo hacen diferente y muy I-P- y otras tonalidades de colores de sigo; pwo no pasa mucho tiempo
ro, que llaman la atcneión y que difícil clasificación, cn la parte ex- cuando han perdido su perfume y
desde tiempo inmemorial atrajeron wrna. datas Ehes en forma de su b?lleaa. Al contacto con las ma-
o captaron la curiosidad de los ramillrte, van saliendo en brotes nos de las hombres o al ser sepa-
hombres e inspiraron en ellos su- sucesivo y llenan cl árbol, por ací radas del tronca que les da savia
persticiones que lo han hecho le- dxirla, vestido de flores, cuyos co-
gendario. Las gentes lo han bauti- y vida, pronto se marchitan y des-
,ore=i entonan muy bien con las rn- hojan. Sn embargo, las gentes, de
zado ron el nombre de irbol del lores litúrgicos de La Pasión. Y lo muchas leguas a la redonda, asr-
Paraiso y le atribuyen virtudes y más notable es el aroma qrato, in- gurau que son milagrosas y las
pcderes extraordinarios. descriptible, que llena los aires del cmservan, eamo guardan tambiéa
campo aledaño. las pencas bendkas que reparte el
En el mes de Enero la corteza
gris del tronca, las raices visibles Ese aroma, %.roma de una in- Padre los Domingos de Ramos y
y Ix grandes ramas comienzan B mensa flor”, cautiva también la que, puestas cn cruz B la entrada
llenarse de manchas negruzcas en imaginacibn de las gentes. Pare- de las casas y chazas, protege” a
las cuales, después de cierto tiem- ciera un incienso pagano y tropical los habitantes dc muchas males.
po. mpieïan a salir unos brotes plevándose desde ese altar que la En el caso de las flarrs del “grana-
que al principio no se sabe a cien- Naturaleza levanta a Dios. Pero dillo” Ios milagros que éstas hacen
cia cierta qué son, pero que grn- ilu,, hay otras peculiaridades que ron curativos. Una hojita colocada
dualmente se convierten en rami. han impresionado a las gentes de cn el hueco de una muela quita en-
Iletes, de diversas tamaiíos y for. Río de desús. El árbol no da más u<guida el dolor de muelas del afec-
mas, de unas flores parecidas a que dos frutas, como del tamaiia y tado. Que un niRo tiene dolor de oí-
ciertas orquídeas y a In flor db la forma de una toronja, con un dos? se le introduce un pétalo eui-
la granadilla, razón por la cual contenido gelatinosa, maloliente y dadasamente doblado en el oído ex-
también se conoce el árbol con el efímero pero desprovisto cample- terno y cl dolar desaparece por a=-
nombre de granadilla o árbol de tamentr de semillas, razón por la te de magia. Y si alguno despierta
granadilla. En esas flores predo- cual no puede el Brbo, reproducir- ana noche con dolor de estómaw
mina el colar morado oscuro pero se en esa forma, según el decir de con una mfusión de petalos de la

B LOTEnI* .
milagrosa flor, que se tome bien florecer el árbol santo, a pagar cialmente para esos días de Serna-
caliente, desaparecen todos los sín- mandas, a rezar a su sombra, a “* Santa, se ven millares de velaa
tomas y el enfermo amanece bien. pedirle remedio para sus males, a encendidas en “talanqueras’~ o can-
Desde tiempos remontisimos sa- ponerle velas y a recoger las mila- delabros rústicos, improvisados eon
ben ésto los habitantes de la regiún gì”SBS flores que llevan a su casa maderas del bosque, y a centenares
y la han practicad” con buen kit”. como seguro remedio para muchas de fieles que arrodillados wzan ro-
Es indudable, pues, que hay al- enfermedades. sarios y oraciones diversas, frente
go misterioso, sobrenatural, en ese al inmenso altar del árbol sant” de
Con el tiempo se han ido suman-
“Arhol del Paraíso” de Río de’ Je- “granadillo”, adornad” par Dios
do curiosos y turistas â la Carava-
sús. Tal vez ~9. unn do esas silen- mismo con sus misteriosas flores
na que anualmente VB 8 visitar el
ciosas bendiciorreï que El Eterno que despiden el incienso iniguala-
“árbol del Paraíso” ” ‘<granadillo
ha derramado aohre sus hijos. Así ble de su exquisito y exótico per-
de la Trinidad” y durante los díac
p~nsa la gente sencilla de la ve- fume. Es un espectáculo mitad
de Semana Santa, especialmente t:I
gión y así pensaron sus abuelos y Viernes Santo, el ~sp~táculo qur cristiano, mitad pagan”, que por
por cso, desde tiempo inmemorial allí se contempla es imponente, cn lo mismo impresiona hondamente
s” desanollb u”a. devaeidn mística su sencillez. como que lo que allí hay es una co-
en estns gentes que creen en los munión de almas con su creador,
poderes curativus, sobrenaturales. En un espacio amplio, en me- en la forma más amplia y más sim-
del árbol y que todos las “Aos VB” di” del mante. abierto y limpio de ple, ante el primitiva altar de la
en romerías~desde que empieza a malezas por 10s campesinos espe- Naturaleza.
HistoriadeunFrutalenla VíaPública
Ip-....> __-__- Dr. RODRIGO NUTJEZ -J

~lcho sea en favor de 18 cultu. 80 extrrsordtnario. El arbolit” ha-


îâ civica del barrio, la verdad eS ùta amanecida cubierto de flores!
que no falt6 el buen samaritano,
esto es. el inquilino conrPasiv0 Que
en un dla de ocio ~msiera al âì-
bolito un pequeño Cl!K” protector.
~ungue aeó, muy eu ,xiv”d”, 8”
vida dependió en buena parte de
nn -pacto secreta” rrkbrada con
“~lal de Ojo”, el chicuelo de diez
dios ,,,Bs travieso y temido de lon
alrededore& quien acertó ejercer
su ,,oderosa influencia con los o-
tras m,e,“,,r”s del gremio -a Pa”,-
Mo de, dwecho de subirse al .““-
m*n cuan,,” ya estuviera fr”<?i-
ticanda”. Como resultad” de tal
arìeglo, estilo “bandidos y vac,“e.
ros”. se conniguió, primero .9ue
el cuadro de base-ùnll se alejara
algunos ,uetros; segundo. que fue-
ran atrio3 las vidrieras rotas: y
tercero, 9ue dejaran temporahnen-
te en ,mz al indelens” arbolito.

Desde aquel prudente ,wreg1”


hasta el dla de hoy, VB” tranecu-
lridou algunos añas. Cada tres ue-
8e8, CUIIIO abedeïiendo B un curio- Ya la nat,c,a eorr** con increl-
8” cid” de naturaleza. el mam6” ble rapidez e”tre la población in-
-cuyo nombre cientifico es el de fantil. Ojitas mrprendtdos y m”li-
‘tnelicoccus bijagatus”, según lo eiosos se detenfan maiianri y tarde
ha” clasificado con evidente buen ante el arbol fecundado, avizoran-
humor los señores batdnicoa- se d” también 109 e”“t”rn”s. La pre-
llenaba de ìetoñm y daba un es- paración de una es~“rar”“za gue
tirón. Desde ““estro balcún solla- rrera no habrfa sido objeto de tan-
rnos seguir 8” ,mìC*ptlble desarro- tas vueltaa y tanteo*.
lla Y anotar cómo iba dejanda por
debajo a otros &rboks decorativos, 1.0 mas curioso tw c,“B hasta la
bien cuidados de 8”s dueños. sin paz habitual entre los vecino8 ce
tener, sin embarga, otro riego que menzõ a resentirse a causa del ma-
01 de las mangueras del ciela y món. Asi ocurrió uno de eaos ,m-
otra abono que el de los tinacos quefioii episadios que e.-wlican 1)“~
““Icados. Y no era, no, que nos ce- quó s”bre”lenen a “eces guerras y
gara, par ser n”B”t*“S pxk? na- discordias:
cida en el campo, “La ca”~“” de en- Un inquilino. al pasar, sorpìe”-
te Paisano. En verdad solamente el di6 ” una pareja de cl~iquillos 8”.
caratú, el caoba y el espave, po- bidos al drbol, desgajando los ra-
dlan ve”cer e” altura y majestad dncm todavia tiernos, y les requl-
a un mam*n como 109 que se ven rió ~3173 que se bajardn y espera-
POI’ 18 tierra adentro. ran a que laS frutas estuvieran en
sazón. Lo9 chiquillos 88 bajaron,
Hard cosa, a,,enas, de dos me- es verdad. pera ella fu6 suficiente
ses, una preciosa colegiala, sin go- para que una mamá, habiendo pre-
der contenerse ““8 Ilnm6 desde la senciado la escena, ardenara con
Calle wìâ comunicarnos “” suce- a c e u t o alterada a sus an+y4itas
“que 88 vinieran nara Is cm*. que bigote, ya con 8” novia y tal. Para hazaf,a< ya no quedaba una sola
p*r* eao tenla” a 8”s papk4 y PIa. 6,. pasó ya el tiempo de cobrar el fruta & la vtsta. El drbo,. “*LP”-
ta suficiente con que comprar las tributo o de transferir el derecho leado de lo lindo, despojado tam-
frutas que q”*slera”“. a un sucesor. bién de sus hojas, varias de ~“8
ramas ratas, o*recia un aspecto
Era. pue*, inútil e8wr*“z* tr*- Y el ataque de los merodeadores ridfculo y vergonza”te. Contem-
tar de conseguir por laS buenas Ilegó, inexorable. Todas las “rm”s plando al infeliz “paisano” “0 PU-
que 2.1 “le”as no se hiciera daño que 88 usaran en la Edad de pic-
dimos menos que recordar el ,n.-
al generoso fruta,. N”dk 88 opone, dra fueron em,,,eadaa 0 t ì a vez
saje evangé,ico sobre el caminan-
desPu& de todo, * que IOS tran- aqui, diez y ““ev? siglos despu&
te asaltado por 108 malhechores,
seúntes alcance” las frutas de la de, advenimiento de la Era cris-
a quien encontraron golpeado, sin
vla pública, nero deberla existir tlana. Con agilidad de tarzanes en
dinero y sin ropas.
un* sanción polic*v* tmx el qu* m*“iat”ra. la glosa borda trwfl
maltrate a “no de CC&” árboles, luego por el tranco del mamón Y Entonces ofrecimos escribir es-
Coma eS4 leY en otran rxrtes. en un momento se auoderó de aque- tas cuartillas. ,aa cuales dedicamos
,,& r,queza que el destino c,“iSO a los encargados de ir formando
Ni siq”iera eahia el T~CUTSO de poner a BU *leance. la conciencia efvica de las ““eva~
apelar a los manes I>r”tectores de generaciones.
“Mal de Ojo”. . hov. convertido en Cuando cr”z&mo~, horas más
un apuesto mocito, de sombrendo tarde, por el teatro de la pueril Panamd, Mayo de 1953

J. PEREZ DOMENECH

No sé. pero nqm~lln tnrde


hasta rojo uerda cl aire
de los pinos.

La montaña era una brasa dorado,


y el rio se llevaba el ngun
muy presumido.
Subirás a la ventana
-decí«n tus geranios-
para darnos agua?
Y yo apagué la sed
de tus geranios y tus tnbios,
muchacha.
I No sé: pero aqnr~ttu lorde
hasta rojo uenín el aire
de los pinos.
Estábamos en mayo
y agosto iba acechándonos,
escondido. ..
Desde tu uentana
me deuoluiste un hijo
en la mirada.
Toulouse-Lautrec,
Ya Bella Epoque” y el Cine

Desde hace algún tiempo, por compune solamente de esos carte-


paradójico que esto parezca, el cine Por RENE JEANNE les, de esas litografías, de esas te-
busca frecuentemente su inspira- Eõpectat para “LCITERIA” las en que revive, marchito y agi-
ción cn cl mundo de las formas in- tado, el pequeño mundo pintoresco
móviles: pintura y escultura, re- de la escena, de la pista, de! hipó-
velándonos así una nueva fotoge- dromo, de! velódromo naciente. de
nia, la fotogenia de la inmovili- los bares, de la “juerga” más o
dad. 0 menos vulgar. No siempre tomó el
artista por modelos a mozos, pa-
Después de las películas cansa-
gradas a Bourdelle y Maillo!, Van yasos y jockeys; también paseó con
<:ogh, el “Aduaneso” Roussea”. su álbom y su lápiz por los eam-
Wattea”, Mstisse. acaba de estre- pos y los viñedos de su provincia
gémc Libertine, de las comedias de
narse una cuya materia son las nata! -la de! Albi-, o en las ca-
Armando Salacrou, de los reitera-
obras dc Toulousc-Lautrec. y II”“- lles populosas de París, hasta en
dos rerstrenos de las %a”devi!!es”
ea película fué más oportuna que las salas del hospital San Luis, re-
de Feydea”?. “Belle époque” por
ésta. gistrando imágenes de la labor y
aquí.. “Bele époque” por allá.. del sufrimiento de! hombre.
Toulo~ke-Lautrec nació en 1864 Enumerar todas las manifestacio-
nes de su boga sería imposible. Pe- Este aspecto de su talento no
Y murió en 1901, y lo esencia! de
SU producción SC sitúa en los diez r”, precisamente, muchas de ellas suele ser destacado en las obras y
últimos años de! siglo XIX, prln- decepcionan, pues se ve que no ti+ los álbumes que se le consagran, y
nen otro objeto que explotar “na *parece muy oportunamente -
ripio de aquella época cuyo centra
aunque con cierta complacencia de-
está rcpvesentado por la Expos,- moda antes de que haya pasado.,
ción de 1900, y q”e, a falta de defi- Con la película Todose-Lautreo magógica en el comentario- en la
nición mis precisa, las gentes han el caso es distinto; no sc trata de película, la cual de este modo ha-
ee resaltar la oposición entre la
dado en calificar de “bclle impor- reconstitución sino de utilización
ta”. Fiella 0 no, es de suponer que de documentos, ;y qué documentos! crueldad y la piedad que inspiran
esa epoca posee “” encanto al que los que supo escoger el ojo de “n B “n artista tan profundo y de per-
artista al que nada podia engaxíar. sonalidad tan agresiva.
~oeos resisten desde el fin de Ia
PUwr*. pues no pasa mes sin que Cuando se habla de Toulouse- Y esta oposición, que no se ve
las tablas a las pantallas nos ofrez- Lautrec, acude inmediatamente a en ninwnz de las obras testrales
ran una reconstitución de ella.. . la imaginxión la silueta de Yvet- o cinematográficas inspiradas en
Ella inspiró El Silenrio es de Oro. te Guilbert, con su vestido verde, la “Bello Epoque”, la ,we!a ta!
de René Clair, y el ballet Ln Gran- su cabsllera amarilla, sus largos cual fué a aquellos que “0 la eo-
de Jolte en el que Iycette Darson- guantes negros, su sonrisilla apre- nacieron. Ninguna reconstitución,
va! abrió las puertas de la Opera tada. Y detrás de esta silueta, eo- $:or eo’?cienz”da que sea, pnede
u! “Can Can” de los remeros de mo telón de fondo, el Alcázar. el iwalar cl rigor documentario, la
Maupnssant.. Y, hoy, ella es la Moulin Rouge, el Palais de Glace, exactitud de esta película compues-
WC dean Anouilh evoca en Colom- el Circo Medrano, el Elysée-Mont- ta dr imágenes debidas a la cola-
be, cruel caricatura de una actriz martre, el Jardín de París y todos ùxación de un ojo y de “II lápiz
trágica y de “n poeta que bien pu- los lugares donde se bailaba, se tan implacables el “no como el otro
diesen ser Sarah Bernhadt y Ed- hacia bulla, donde la gente se di- cn su interpretación voluntaria-
mundo Rostand., iY qué decir de vertía o creía divertirse. _. Pero rinmente escueta de los hombres y
las películas de Colette, Gigi- L’In- la obra de Toulouse-Lautrec no se las COSBE.
MUJERES tiVame”tc, para rendir
x esta gran matriarea
tras.
homenaje,
de las le-

Aparte de este fenómeno social


que se cumple acercando a la mu-
jer Y la novela en España, CODO
en todo el mundo, la muja se ha
acercado con éxito a la novela
g*Xias B muchos puentes tendidos
entre cl género y “na aptitud es-
PeCial femenina, porque no todo
ha sido intrepidez y arrojarse 3
csxibir novelas como se ha” arro-
iado a conducir camiones. Hay cn-
tre la mujer y la novela ““B no
muy secreta afinidad. Sobre todo,
entre lo que, para abreviar, Ila-
maremos -ya que estamos ha-
blando de h ce h os contemporá-
naos- la mujer moderna y la “o-
vela moderna, hijas las dos del
El hecho indiscutible de la prc- mantieismo fu6 y vino, soltan- romanticismo, hay una ecuación
sencia femenina en la novela es- do riendas y concediendo liberta- de origen, la de la libertad espi-
pañola actual tiene fácil expli- des, dejó a las literatas la faeul- ritual y sus ctspas y una ccua-
cación, que cabe en ““as líneas. tad de producir literatura viril, rión de procedimiento, la de que
La novela, como género, dentro en la que la mujer solía cscabu- la mujer sabr hoy aun fijar c”
de la actividad literaria, no puede llirsc frceucntcmentc, vestida can la novela un sentimiento “o-
estar desvinculada de la directriz pantalones a lo Jorge Sand. ve!ahlc vedado al hombre, sin cl
fundamental de las actividades so- que las novrlas sc resecan Y mue-
ciales. Y como entre las aetivida- Pero uno de los signos prescn-
rcn disparadas P” eic” direcciones
des literarias la más cm-cana a ta está en que las muierrs andan
-hacia cl ensayo, hacia el cxis-
la realidad social es la novela, las por todos los rincones de la vida co-
tcncialismo, hacia rl tremcndkmo,
novelistas no podían ser una cx- mo mujeres y con pasa fuerte. La
hacia In biología, hacia la inver-
eepción, ni siquiera la que con- novela española dc los tiempos prc-
sión dc valores- en que asoni-
firmase la regla general de la scntcs señala la presencia de mu-
za la novela masculina en sus fron-
incorporación de la mujer con chas escritoras, casi todas novelis- teras. Piensesc en la novela dr
plena personalidad a una serie de tas, que pisan fúerk cn los te- hace eincuF”ta años c” el mundql
aetividadcs que antes le estaban rrenos literarios, si” que cl acontc- y cn España, y dígase si los no-
vedadas por costumbre. cimiento revista cl carácter ex- velistas han sabido describir el
cepcional que revestía en los ticm- sentimiento amoroso. (Viene a la
Una costumbre inveterada, es pos de doña Emilia Pardo Bazán.
memoria cl “oml-rc de Sánchez
cierto. Aunque del romanticismo Uno de los caracteres que scña-
dazas, pero sería ofenderle rc-
hacia acá haya existida un hueco lan la puesta al dia de España
IacionCndrle ro” lo que se escri-
creciente sobre la literatura f?mr- c” el modo universal de la lite-
ratura, se hall, en esta prcscn- hc c” novela dc mpdio siglo ha-
nina para la novela escrita por
cia nosotros.) Han descrito cl CC-
manos de mujer. Pero en esta cs- cia femenina, que se ha desenca-
denado como un alud en la p,>>t- lo o la rmbrstidn, han hecho hio-
pccic de cementerio civil que sc
logia scbre el sexo, han espez”-
reserva a las literatas, había que guerra, ya que rntcs sólo rod:a
lado scbrc ri 8acío de la ausencia,
considerar varias especies peyora- eontarsr eon cl caso aisl%do y pïc- o sea, que se ha” evadido por mil
tivas, como el matiz que el uso da- cnrs’>r de Concha Espina, la p*i- caminos distintos a fin de evita1
ba a la mujer letrada, conside- mera mujer que hace “ovcln ell
rándola sinónima de lctruda y ca- “na incapacidad general. No se
España, provista de unas calida- ha ocurrido que una novela P”
si siempre desprovista de su con- des y de un idioma condigno, gra que falla cl sentimiento amoroso
dición mujeril en aras de la lite- cias al que una serie de tradi- (que mueve cl sol y las otras cs-
ratura. Cuando en las crónicas ciones entrañables rompe a hablar troilas) se queda inerte como un
Icemos co” admiración el diserto por primera vez co” voz fcmcni- munón.
ingenio de Sor Juana Inés de la na y maternal, con ternura Y for-
Cruz, 1, (déciqa musa), no po- taleza en fusión. Ante Concha Es- Las mujeres ha” tenido otra
demos hurtar la impresión de un pina, viva y quiera Dios que por suerte, porque la maldición ìcse-
fenómeno no sólo excepcional si- muchos años, estamos todos en ñada es solamente viril. Han con-
no que en su misma eontempora- deuda y más que nadie las “ovc- scrvado sus ojos limpios para cl
“cidad debía presentar “n carác- listas de ahora, los diez o quincr se”t‘micnt” **0*030 y SO” ellas,
ter híbrido de milagroso y mons- nombres de mujer que alborotan por tanto, quienes “os lo puederl
truoso, como esas voces radieal- en las fajas multicolores de sus describir -mejor o peor, porque
mente desacompasadas con cl cucr- novelas y que no harian sino eum- esto ya es asunto de cada una-
po que las emite. Cuando cl ro. plir un deber al visitar corpora- todavía como “na entidad no en-

. LOTERII ll
vilecida, con autenticidad vigen- y en lo que ha sido imitado, en rrad” y recóndito. Si el deseu-
te, corno camino de ida aún. favor de la novela española. Y biwt” es mujer, por lb mismo que
En muchas de Iss novelas fe- hay que descontar lo que en cse el vulgo, cl que ha de comprar la
meninas de la época veo algo premio, espejo al fin y al cabo de novela, ronsidera a la mujer como
así como c-1 arca de Noé del unas trndeneias artoales. tenía hacc ticm?” y rl que escriba so
senrimicnto amoroso llevado coo que influir 12 posición evcepcio- considera *areza doble, el ““ro-
rumbo a las nuevas playas de la nal de la mujer de hoy junto a dicto SI: recibe con aelamacioncs,
novela, porque el gran abismo que la novela de hoy, que ya hemos de las que se aprovecha el nc-
la humanidad ha abierto entre comentad”. La seri? de los Nadal gocio editorial que rcspaldx el
sexo y amor no ha podido cavar- resune hasta la fecha a tres mu- premia. lay su novelería Nadal
sc entre las mujeres. Parn la mu- jcws, comprendidas entre Car- junto a la novela Nadal Y eo @lla
jer son entidades que so hallan l”P” Laforet (Nada), en 1942 !’ navc~an también las mujeres vien-
íntimamrntc unidas, naturalmente Dolores Mcdi” (Nosoi~os, los Ri- to cn popa si aún el sentimiento
unidas, como s(1 unen P” la su- vero, en el año de 1953, con E- común dicc que mujer novelista
blimación femenina de la mater- kna Quiroga (Viento del Norte), es más rara que varón n”ve!ista,
nidad con sus sobreîogcdares ex- rn 1951, por medio. La última no- cuando en realidad ocurre todo
twmos y así, en esta época de vela premiada pertenece todavia lo contrario.
nnufrasio sexual abatido sobre la al estadio de 1” conjetura; per”
nwc!a, están siempre propicias 3 en las “tras dos, ya conocidas. 7. Todo, la categoría y la anécdota,
cwontrnr un amor intaet” jun. cn las que sus autoras han segui- ha concurrido para que las cosas
Lo al SPXO. cl que se escapó a la do publicando, se cumplen co” fi- caigan por su peso y que las mu-
ncveia masdina hace ya muchos delidad los caracteres femeninos jeres que escriban novela cn Es-
años. Y así, las mujeres, que han que se indicaron. Pintan unas Y piia sean muchas. A las Nadal
llegado a la Iltcratuda como Ile- “tras, con tintas muy diversae, Laforet, Quiroga y Medio, hay que
za” a todas nortes, han ocupad” provincias del sentimiento que y.l aiiadír otra serie de nombres sur-
estos Dardanelos del sentimiento no son visibles desde plumas de gidos por las brechas abiertas:
“moros”. tac situados estrat&iea- hombre y especialmente Nada, de Mercedes Fórmica ,Eulalia Galba-
mcntc paro dominar la novela. Laforet, fué una revelacibn cn rriato, Carmen Conde, Elena So-
Tamhi6n m Qnaña. junto con este sentido tan esencial a la no- riano, Elisabeth Muldcr, Carmen
csc fenómeno zeneral de la nove- vela. Foé Nada un zrsn arran- de Icaaa, Gloria de Caspas.. Hay
la. so ha alinwdo la novelería. que de, Nadal, pero tambi6n dr que añadw a Eugenia Serrano, ya
Sin ir más lejos, en lo que al fa- una tradición externa, de un es- cn la frontera opuesta y vsrond
moso Premio Nadal se refiere. tilo Nadal en al que postrrior- del gk~r”, mucho más escritora
Hay que hacer !a salvedad previa mente han naufragado obras su- que novelista.
de qw cl premio pn cuestiún ha periores a Ias premiadas y en el Ya se ha procurado decir cl
realizado II n a !abor impagahie. que es pieza esencial 4 deseubri- cõmo y el por qué.
par sí y por 10 que ha removido mienta, mejor cuanto más sote-
A---Q+JJb
Elogio del Idioma Espaiiol
Por GERMAN ARCINIEGAS

Tcdos los años se celebra en la Es” aquél era un Siria. Y Pelayo-i Mrnéndx y Pelay”!-
Casa Hispánica de Columbia Uni- Se hablan cn Israel todas las escribió xbre la lucha contra los
wsity el día d” la lengua. En lenguas del mundo. El ciudadano judíos: “Nada más repugnnntz
PW año, don Federico dv Onís in- dz Israel tiene, así, un capital que WC esa lucha, causa principal de
vitú, para que Ilcvasc In palabra nincsin otro país ostenta. Es la d-cadencia para la Penin~ula.. ,”
como cladcr principal, a un judío: n”ev3. Torre de Sabe, sin ecnfu-
al doctor Mc~ht A. Tov. Tov hz sicnea. La dispcrsiún ha dad” a A su turno, l”q judíos conser-
sido el reprcscntantv de Isrlel an- c:c pwblr una “uperienci” de vi- van 3 España viva en su e”raz6n.
te las Nacicnrs Unida-. Dewlen- vencias, dc paisajes, de lenguas, Se sirvieron del espai,cl para pu-
de de judíos de Lituania, y nació de mund”, que haw de su alma blicar en la imprenta sus prime-
y pasú su juventud en la Argenti- universal. Si usted quicrc-le da- ras biblias, y tuvirrcn qu” sufrir
na. No hay que asombrarse si al ce um d.zl país a un oficial brita- muchoï debates antes de pasar dc,
hablar?e de los idiomas de traba- nico-yo Ic fcrmo aquí mismo una español al hebreo. En Salímica,
jo en las Naeicncs Unidas, su clc- división dc gentes que le hablen cuenta Tov, la colonin judía est8
gio del español fuese, en cierto dicciochc idicmas. El idioma “fi- organizada tradicionalmente por
modo. el más elccucnte dz todos. cial es cl hebreo, per” tcdas las provincias espati”las.
Lo simificativo es ese afecta in- lenguas del mundo SC mentxnen
Un profesor de la Universidad
memorial de las judíos a nue%lo vivas en Israel, y n& viva que
ninguna otra, la espancla. de Seattle, en el estad” de Wásh-
idicma, dp! qur el prcpio Tcv d>
iwton, me cantaba que “gand” $3
tcstimon~cs ccnmcvedcrcs.
Tiene el judío una capacidad una muchacha cantar vkics ìcs
Viajando p”r Israel, el dcctcl única para sostener sueños mils- manees españoles, le prrguntó de
Tov y Rodríguez Fabrczat llega- narios. Ahí está la raíz de su ex- dónd” las había’sacad”. En buen
ban, p”r vjempl”, a una escuela periencia. Per” en ningún “trc hab!ar del siglo XV Ic wspondi0
eualquicra, y siempre habia gru- país de Europa vivió tanto tkm- que squellos eran Yerccs fami,,a-
pos de ninos que hablabîn el es- p” ccm” en Espana. Si de Espa- res. Su gente, como buen número
peñol tan bien c mejcr que el he- ña se le expulsó en U” memento de judíos que viven ahora en el
breo. Alguna vez, Rcdriwez Fa- dq oportunismo político de F~rnarl- estad” de Wáshington, siguen ha-
bregat se muestra sorprendido par do el Católico, ni Fernando odia- blando la lengua que siempr” oye-
la corrección con que se expresa ba a los judios, ni el cspaiicl au- ron cn Sevilla. Fue el profesar u.
alguno, y le pregunta: iDónde téntico dejó de ree”n”c”r lo que ca?a de la muchacha, y su madre
aprendist” el castellano? iPor qué debía a los judíos. El rey Fer- le dijo después de un” cena de ín-
lo hablas tan bien? nando, qus por algo despertó iì timo calor: Voy a enseñar a us-
tal punto la admiración de M::. ter nuestro tesoro. Sacó un pe-
iCúmc no he de hablarlo bien, quiavclc, y que par parte de nu- qucño cofre, lo abrió y en “1, fcn-
scñor, si nací en Grecia! dr” tenía sanere judía, exribn do de terciopelo carmesi, Ic ense
Otra anécdcta: En otra “scue- pocas anos antes d” expulsarlas, su joya: iLa Ilav” de su casa en
la. Pregunta el UL’U~UBY”: A cartas dc defensa dc los judíos, y Sevilla! Después de casi cinco si-
vw: i9uii.n habla aquí mejor el oc so!o nombró a Abraham &o- dos, la vieja “ía el ruido dc los
castellano? r.cì kcrero dc la Santa Herman- cerrojos de fierro, qu” anunciabx~
dad, sino que se sirvió de los ju- en el hogar la entrada de su tata.
Todos n una: Aquél. díos como diplomáticos. Menéndez rabuelo.. .

A k De Blmco
“S61” que quedas.. poraue te he
perdido”.
H a Y exclamaclones espldndidan
en su9 Cancioues y en sus himnos:
“YO soy esa que pasa 1” mismo que
10s rios
Eso que pernm”eee 1” mismo que
lOS i-los.
Ficciún!
Ficción de Ilquenes.
Canción!. :’
Al Ca~itSn del Alre le dice en
““0 de esos himnoa: “Vdmonos por
el aire que no tiene caminos”. qun
es el mis efectivo elogio del azar.
Y eu otro himno pregona: que
ha de importar el tiempo, si el dla
una cosa seria. Parere saturada porque con 6” rrr,mer ““l”“,en que. del amor ea ~610 un dla 7 el olvido
de Clásicos, por ciertas re‘lexi”ne~ d6 cansnarada para siempre. es eterno”. “Oh! rencor! El odio,
fil”s«fic~s y por ciert”s giros, de capitfm, no es otro amor?..” EL
una e,eganLia y de un sabor que De carmo,,:ia soto recM, cuan- aruor en esto* Yersos es algo tr*.
no 6”ll habituales. 1mpragnnùa al do yo estaba en México, un pujan- gico, total, definitivo. Los Ilama-
propio tiempo de LO me;ur del mo- te poema SOhE las *m&icns. para mientos a 61, las alusiones, tienen
dernismo, y con “ll aha vibrante el conwrso ibero-americano, que YO UO SB su6 de imperioso, de fa-
y combativa. ha *eleada 18 “ida VO elogié debidamente ante los co- tal, de litúrgico; a veces de ,,e,,-
leoas d:l jurado. No lo he “iato tencioso, de filosófico. de compade.
la ha desafiado, le ha demostrad”
los dientes y laS urias. Pero sin publicado y me hubiera gustado en- cido: “Un rostro humano es una
perder nada de au fempnidad. <lue contrar¡” en eate ““lumen, deno- Ventana donde vemos la soledad
minado “Octubre”. Acas,. con “n del hombre”. “La mezquina gran.
alguna “ez es dulzur3, y eternn-
mente ea mdsica. criterio europeo, pensó que octu- deza del hombre. hecha pwa la
bre es e, otalio y quiso renervar,o ~““erte Y el olvido”. “Te doler6 en
Ilay algo que, en re,nci*n CO” pam otro, escrita *rohablemente los hombros como una enredadera’*.
esta poetisa que tanto vale, me baja el siono de Julio, o sea algo “En el ~ìeci8” limite donde el ge-
desconcierta y preocupa: es el em- solar, deïl”mbrad”r, afinnnti”“, sin mido es beso” “Donde las manos
pleo, en cuatro o cinco ,>oemas, de rencor y sin congo:a. corren caminos de deseo’..
una palabra que en si misma es
hermosa pero que reYda una Pa- En el poema nntahiogr&firo “La
si<ln dewgradahle del ánima: la Herencia” dice que de su padre le esconde en la nieve.
palabra rencor. iPor qué obliga la viene “el afdn sostenido de partir Por las hondas palabras que
vida al deseo de ejercerla. cuando cada dia el amor DI azar”. en el estin en mi silencio.
seria mis deseable, en una muchn- que sólo le da “P,OP a lo que pier. YO te 8111”.
cha tan excelentemente dotada, la de; y de su madre, la wlabra tran. Sufriendo.. _”
palabra wrdd”“. Quiera Dios q”e wila, la dulzura y “el g”sto por De pronto, en el “Esquema de,
no se trate sino de “n ìe~uìso de la espiga y por la estrella”. Per” Amor” hay algo jubiloso como una
Iroetisa. tan inexistente Ia lxasión no le da mayor importancia a la “i- anunciación: “Yo Ilenaría de risas
eu ella como en otras Is cantada da. que encaentra “inn~wsark, y Lnfautiles la tarde”. Pero para TB
expresión del amor! amor! bella”. f(, acuerdo con ci decir tornar a 1” grave. a 1” sombrl”.
tan profundo. tan hermoso y tan al amor que de tan hondo es dolar
En el pequem ““lumen en que cierto, del filósofo, de que no posee. Y es mordisco.
mas verdaderamente sino lo que “Oh! rencor POT 10s ciegos
canzalo Canal Ramlrez. ron un
hemos perdido, lanzb al viento su y por las tempestades.
gran sentido de est6tiea Y de DS-
tris, ha recogido treinta Y tres “Candón para iniciar “n olvido”,
poemas de la inspirada cnldense. en la q”e escribió estoa “ensos su.
hay diez ssonetos de impecable fac premos:
lodo para Carmelina Soto ha de
tura y contenido inquietante. En “Vi”imos ~610 “n dla.
lOS poemas re*tantes ilay ta1 ùolk ser intensidad. Como la Menicheli
Y aquel que “he un dla ya todo en ~~F”eg”~~. quiere que la viab5n
za de expresión y tal intensidad de lo ha “ivldo. sea h”pres*ón para s*empre. “Y
eoneepto, que ealoearian B la mto-
ra entre las grandes Il¡-icas, 0 me- Larga vida tenemos, como la era la eternidad! La del mamen-
mariposa, ta!. ” ES clara que en un “lo.
jor, para hablar del conjunto, en-
tre los grandes líricos del psis, ai menta se puede vivir sigloa. Para
exclamar deapuds, como un reto Ese gesto terrible de las ador-
al destino: “Ya todo lo perdimos. mideras e8 la muerte.

Puede 8er la ceniza. “Toma e” mi


r”ana u” o”fio de mi nada. Y P”“IO

ensayo sobre el silencio


INSTASCIA DE I,A SEI,I’A

dod~~ 01 silrncio sonin se esfuerza menos


g $6~ librr(1 del sorlidor.
l’rofrrndo, con atisbos dr oculta niebla
CI mrdida que se aoanza
por las rutas rn suspenso,
dvbnjo de las hojas
que ocultan los silencios
y PI firmpo de los frutos,
o~rdc pi(,tl~tr-s(,pulcro, sombrero uerdr.

INSTA,VCIA DE LA MUCHEDUMBRE
Neyra felpo de lana, sombrero negro:
un racimo sin forma definitiua
mucho más doloroso ul borde claro
dondr rl silencio sangre nscirnde mrnos
y SE libera del surtidor.
Amortgo romo pan y vino nosentes,
rl c,rrrp» de los hombres,
hugrndo dp In noche,
do crecen los lotidos
gur gunrdon los silrncios
,, y acompasa el tiempo:
negro felpa de seda, sombrero negro.

INSTA,VCIA DEL HOMBRE SOLITARIO


CdspidP final, dombo, esfera solo
crm cwoo.s interiora labrrinticos,
donde moron lo ongostin g cl silrvrio
rn so formo dolorosomcnte prtro
I dr grito improferido
g .pniobr<rs que no encontró sonoridrrd.
Romas blancas drncendentes,
<onductor<ls del gesto doloroso,
(1 ruiws del grito drstrozodo,
*in límite. sin nombre,
como somhr«~ llorando:
crispide finul, dombo, esfrrn sola.
MATILIIE REAL
A”“”
Usted Pd
ue e combatir el
Cámer en SU hogdt-

Mochas mujeres toman una ac- de los cánceres de que sufren laa
titud fatalista con respecto al mujeres están en sitios de fácil
cáncer si SC YB a presentar, se reconocimiento para ell, misma
presenta, y mata. Y poco se pue- o para su médico: piel, boca, pe-
de hacer para evitarlo. Todos loî cha, matriz. recto. El auto-reco-
vocnhlos relacionados con la en- nocimiento, desde I u eg o, no se
fermedad reflejan una actitud de puede convarar en efectividad al
desesperación. El cáncer es “II reconocimiento hecho por un fa-
m a 1 “dcscîperad”“, “horrendo”, cultativo competente. Per” pocos
ineorab!c c inopernhle. de nosotros acostumbramos vi-
Es hora de poner fin a esta sitar a un médico para ser exa-
tanteria. minados con regularidad.. En
realidad, solemos espaciar tanto
El cáncer de la piel y el de los nuestras visitas que dejan amplio
labios son menos peligrosos -si tiempo a un cáncer para arrai-
son atacados a tiempo -ue mu- gar, crecer y hacerse ineontrola-
chas formas de desinteria; has- ble antes de que un médico si-
ta menos peligrosos de lo que el Virtualmente, todo cáncer pre- quiera lo haya visto.
sarampión puede ser para un senta algunos síntomas de aviso.
niño muy pequeño. Y sin em- Y sin embargo una investigación En relación con esto, el doe-
bargo no consideramos la disen- nacional realizada no hace mu- tor Charles S. Cameron, director
tería ni el sarampión como en- ch” indicó que ni la mitad de médico de la Sociedad Norteame-
fermedades incurables. nosotros podemos mencionar un ricana del Cáncer, comenta: “En
so,” síntoma de cáncer. Debido ninguna otra enfermedad es tan
Usted despreciaría a cualquier a no saber reconocer estos sín- grande la respcxabilidad del pú-
mujer que permitiera a su ni- tomas -a no consultar un mé- blico. En ninguna otra enferme-
ños correr el riesgo de contraer die- cien mujeres morirán de dad debe el paciente y sólo el pa-
tifoidra hebiendo agua contami- eáneer este año. ciente mismo, mostrarse tan aler-
nada de un arroyuelo. Y su ve- ta, tan suspicaz y criticamentd
cindario ardería en justiciera ira Los diarios y las revistas han aprensivo de la primera presen-
contra toda madre que dejara 3 anunciad” los doscientos sesenta cia de sus sintomas”.
sus niños contraer difteria o vi- y seis centros de diagnósticos de
ruela y morir por no haberlos cáncer que se han establecido en Muy rara vez suelen los casos
protegido con la vacuna corres- todo el país y existe un movi- de cáncer desplegar barideras roe
pondiente. miento encaminado a hacer de ca- jas para anunciar su presencia.
da gabinete médico un centro de El cáncer en su inicio no demanda
Y sin embargo este año miles diagnóstico de cáncer. (N. del T. atención como casi todas las en-
de mujeres pagarán con su pro- El autor se refiere a los Estados fwmedades serias. No hay una
pia vida su descuido por no ha- Unidos). Con todo lo laudable de fiebre encendida como en el ti-
ber tomad” las más sencillas me- estos esfuerzos, sólo ““l peque- fus, ni tos agotante como en la
didas preliminares para evitar el ña fracción de la población uti- pulmonia, ni agudo dolor abdomi-
cáncer. Supongamos que le pre- liza estos servicios. Se alcanzará nal como en la apendicitis. Con
senten la siguiente proposición: verdadero progreso únicamente rs.rss excepciones, el dolor casi
Con una inversión en tiempo de cuando todos hagan uso de estas nunca aeompam, al cáncer en
unos quince minutos al mes -ro=- facilidades, aprendan a conocer sus comienzos, la principal ex-
nos de 1” que le tomaría zurcir los síntomas de la enfermedad y cepción es el cáncer del hueso.
un par de calcetines -usted po- ayuden a hacer de cada hogar
La mayoría de las personas en las
dría reducir a la mitad sus pro- un centro de diagnóstico del cán-
primeras etapas del cáncer se
babilidades de morir do cáncer. cer.
**entan mejor que nunca. Para po-
Es ensi seguro que usted lo con- der dwxbrir esta tr;iì”ra en-
sideraría una ganga. El auto-reconocimiento no es fermedad en sus inicios, es pre-
ES ganga le está siendo ofre- difícil. En menos tiempo del que ciso buscarla. Esto implica BU-
cida ahora mismo. Dentro de “II una mujer pasa cada mes cepi- to-reconocimiento a intQrval”s re-
momento usted verá cómo puede llándose los dientes, puede reco- gulares. Una vez al mes basta.
aprovecharse de ella. nocer su cuerpo. Más de la mitad También implica reconocimiento

16 LOIPPIIL i
medico practicado con regulari- etc.- que más tarde se convierten boca arriba en la cama, eo” II”=
en verdaderos &ncerrs. Las seña- prqurña almohada o “na toalla
dad.
Ics importantrs que se deben bus- doblada debajo del hombro iz-
El mejor sitio para comenzar car son : una aparente lastima- quierdo si el pecho izquierdo es
8” guerra per’sonal contra el cán- dura, una vcrru~a que se agran- el primero que se va a examinar.
eer es cn su cuarto de baño. Des- da o una pequeña área rojiza Y Levante el brazo izquierdo hacia
pojándose de la ropa, párese de- húmeda que tiende a formar pos- atrás y palpe suavemente la par-
lante del espejo y empiece exa- tilla. Frecuentemente tales imper- te inferior del pecho con los de-
minándose la boca. Busque man- fecciones no tienen importancia, pe- dos y la palma de la mano de-
chas blancuzcas que son fáciles ro cuando duran más de tres se- recha, buscando alguna pelota o
de distinguir en la boca, granitos manas, tienen que ser mostradas dureza. Entonces baje cl brazo y
como verrugas y ulerritas abier- examine la mitad exterior del pe-
al mbdico.
tas que no sanan dentro de un cho. Repita el procedimiento del
período razonable -digamos de Much, se ha escrito acerca del otro lado. Apriete suavemcntc en
dos a tres semanas-. Busque auto-reconocimiento de los pechos, torno a los pezones para wì si
también algún área endurecida o pero sóio un diminuto porcentaje erban algún liquido. No cs normal
aftas en la lengua. Observe cual- de mujcrcs conocen todos los pa- que echen flúido (excepto duran-
quiera de estos síntomas con des- sos que requiere oste examen. -< te y dwpués de la gestación), y
confianza. es sumamente importante que to- requiere consultar inmediatamen-
das las mujcrcs lo sepan. El eán- te al médico.
Naturalmente, no necesita co- cer de, pecho cs cl que mayor mor-
rrer al médico cada vez que tenga tandad causa eotrc las mujeres. Si usted encuentra un prqurfio
un afta o un área sensible a cau- Este año aproximadamento cin- bulto cn su seno, no so atorre.
sa de catarro o fiebre. Pero si cuenta mil lo sufrirán y dentro Lo más probable cs que no sea
el área irritad, no vucive a la de cinco afios más dc la mitad ha- UI, eármr, pero sólo un médico
normalidad dentro de un período brá muerto. puede dar el veredicto final. Véa-
razonable -dos o tres semanas- lo inmediatamente: las probabili-
consulte a su facultativo sin de- Al presente, los médieos están dades de curación, si es un cán-
mora. Recuerde que el cáncer es curando alrededor de una teree- ccr, disminuyen con cada semana
una enfermedad que tiene que ser m partr de los casos de e&ncer de demora.
combatida con la mayor rapidez. del pecho que viene a los hospita-
les por medio de amputación do1 La mayor parte de las mujeres
&Tiene algún dlente partido que pecho J tratamicntîs de rayos X. descubren endurecimiento en sus
le irrite los labios o las encías? (N. T. El vocablo hospitales se senos por casualidad. Y dcspués
iPuentes mal ajustados qx SB Ic del descubrimiento, son a menudo
aplica en este caso a los público3
mueven dentro de la boca? Vea culpables de una demora cas, sui-
y privados). Si usted ha de fi-
a un dentista. Una irritación eons- gurar entre las cincuenta mil mu- cida antes dc consultar al médi-
tante es considerada por algunas jeres a quienes este año se le pre- co. Cuando por fin el faeultativc
autoridadrs como una de las prin- sentará e s t a enfermedad, usted ve un cáncer de pocho, generai-
cipales causas del eánccr. Este puede aumentar grandemente sus mente tiene el tamaño de una pe-
examen de la boca y la parte su- probabilidadcs do salvarse por me- lota de “golf”. Y, sin embargo,
perior do 1a garganta debe tomar dio de un diagnóstico en los ini- la mayoría de las mujcres pueden
n~enos de un minuto. fácilmente distinguirlos en su pro-
cios del mal. Esto, desde luego,
implica el auto-reconocimiento, pio seno cuando no son mayores
Despu&, examine la piel de to- que las bolitas de cristal con que
do su cuerpo. Podrá hacer eso en El primer paso para examinar juegan los niños.
un minuto o dos. Las verrugns los pechos es pararso sin ropa de-
son muy corrientes y a veces nu- lante de un espejo. Hágalo inme- Un estudio en el Hospital Mc-
merosas. La mayoría son de la diatamente después de 1 período morial de Nueva York, la mayor
variedad inofensiva, color carma- menstrual, cuando se haya pssa- institución para tratar el cáncer
lita claro. Pero si observa una do la ligera inflamaeibn de los del mundo, mostró que casi la
que esté creciendo, tenga cuidado. pechos que a veces lo acompaña. mitad de los pacientes demoraron
Las verrugas entre azuies y ne- Ambos pechos deben estar simé- tres meses 0 más en consultar n
gras, sin vellos, requieren espe- tricos. Cualquier fruncimiento 0 un médico después de darse CUCII-
cial vigilancia. Las verrugas C,, depresión de la piel es sospecho- ta de los primeros sintomas. h’l
una zona de fricción -como de- so, así como también el encogi- CRSO de una ama de casa de cin-
bajo de la faja, la hombrera, la miento del pezón. Cualquiera de cuenta y tres años demuestra lo
pieza de los espejuelos sobre 18 estas dos anormalidades p u e de que puede representar semejante
nariz- dchen recibir much, aten. significar que se está formando un demora. Mes tras mes, durante un
Ción. La constante irritación de cáncer en la estructura interior período de tres años, observó ere-
Ve¡TUgRS RparOntemente inofensi- del pecho, alterando su forma. eer un bulto en su scno. Visitó
vas puede llegar â causar un cán. Busque estos sintomas con las ma- a un médico sólo cuando el cáo.
Cer morta,. nos caídas al costado. Entonces, WI’ afectó las glándulas debajl
levante los brazos PII alta y, en de su brazo y el brazo empeaí, il
I%ueho más frecuentes son los dolerle. A esa hora ya la enfeme.
esa posición vuelva a mirar bien
eáneeres que aparecen en la piel dad había progresado tanto q~,e
los pechos.
misma, y los llamados prccánce- uns intervenrión quirúrgica ho.
res -manchas, lunares, granitos, El siguiente paso es acostarsr bicra sido inútil.

. IOTERII
En contraste * este caso, está ya esté bastante avanzado. Sin pañado de un tenaz estreñimiento
cl de una mujer B quien compro- embargo, si se toman medidas in- y en otros por diarrea. Cualquier
nwtiwon para rcpartir unos folle- mediatas y SC ponc la pacirv~te cn cambio pvrsistvnte drl fnnriona-
tos dc IB Soeicdad Nortcamcrica- manos dc u,, brwn ni6dico, las miento del vientre debe lcvanta~~
na C”ntl~a cl Cáncer. Ella pensó probabiiidadcs dc cuwxiólr son ex- lospechas.
que estaba en el deber moral de cclentes.
IcerIos. Desputs de acostada, se Como “Curre CO” el cán,,, pél-
puso a Icer un folleto sobre el El estar prevenida puede ayu- vieo, estas síntomns generalnwn-
eánccr del pecho y comenzó a ex- dar o impedir la muerte causada te se presentan sólo cuando In
n,inarse las pcehos., Encontró Un por el cincer de la pelvis. Lo me- enfermedad está bastante dcsa-
bultito CII uno y fué a consultar jor es tomar positivas medidas rrollada. Se debe siempre pedir
un m¡klico al sigaicnte día. Era preventivas. Esto representa so- un examen rwtal al visitar al
cáncer incipiente y se pudo cu- rmterse a reconocimientos médi- médico para hacerse un recono-
rar. eos periódicos -una vez al año cimiento general. La gran mâ-
antes de cumplir treinta y cinco yoría de los cánceres reetalcs es-
Las estadísticas nos permiten y dos veces al aìlo después. tá,, dentro dc, alcance de lo.; dr-
llegar a un estimado bastante dos de, facultativo. Sc purden dis-
exacto de cuántas vidas podrían Los médieos tienen una varie-
tinguir cuando todavía no son ma-
sal~arw por medio del auto-re- dad de métodos para distinguir
yores qoc una goma de lápiz. Si
conocimiento del seno practicado el cáncer de la pelvis. El más
se Eescubren ,. operan en esta
con regularidad, pero puesto que espectacular es la prueba de la
etapa el cáncer rectal cs curablc
esta enfermedad ocasiona unas “mancha” en que una muestra d’3
en un setenta y cinco por ciento
veinte mil muertes al ano, pare- secreción vaginal es examinada
de casos, en vez del catorce pox
ce un c8lculo conservador prcsu- bajo el microscopio por un pa-
ciento, que es la baja proporción
mir que el número que se pudie- tó!ogo de gran competencia. Aún
nacional de hoy.
ra salvar ascendería por lo menos Ell su más temprana etapa, a
a unas diez mil vidas anuales. menudo mientras todavía son in- A causa de una mal entendida
(N. del T. Las elfrss se refieren visibles a simple vista, el cáncer modestia, muchas mujeres se ubs-
a los Estados Unidos). a veces se desprende de sus ca- tienen de pedir tales recanoa-
racterísticas células identificables. mientos y a causa de descuido,
El cáncer del aparato reproduc. La biopsia es una manera toda- muchos médicos dejan de prae-
tor está aproximadamente a la vía más positiva de identificar el ticarlos. Ambas abstinencias son
par con el cáncer del pecho como cúncer. En este tipo de prueba inexcusables. La modestia es una
asesino de mujeres. Generalmente se toma un pequeñísimo corte de virtud de muy alto costo cuando
la enfermedad ataca la cerviz o tejido del área sospechosa de la pone en peligro la vida humana.
el cuello del útero. Con menos cerviz, o raspaduras de tejido del
freeueneia ataca cl útero mismo, propio útero. El examen de este ‘El, cáncer del intestino, uno d+
y con todavía menor frecuencia, tejido le revelará al biólogo SI los más difíciles de conocer en
los ovarios, los tubos o la vagina. existe cáncer. Las biopsias no siem~‘ un reconocimiento, frecuentemen-
pre se hacen en los reconocimien- te se anuneia con síntomas que
En lo que se refiere a las vi- tos pélvicos de rutina, pero deben el paciente puede reconocer. Lo8
das que se salvan, 1, importan- hacerse sranpre cuando la prueba síntcmas principales son prolon-
cia de acudir a tiempo es enorme. es positiva o hay otra evidencia gados períodos de excesivo gas,
De las mujeres que van hoy a de que pueda existir un cáncer. dolores 8. modo de calambres o
los hospitales con cáncer de la cer- Las mujeres que han tenido ni- anemia: el resultado el desangro
viz o del útero, menos de la ter- ños deben cuidar de hacerse un interior producido par el cáncer.
cera parte SC salvarán. Si hubie- reconocimiento de seis meses des- Un examen de rayos X dará evi-
ran descubierto su enfcrmcdad a pués del parto para estar segu- dencia más clara de si existe ai-
tiempo, tres de cada cuatro hu- ras de que no les han quedado gún cáncer.
bieran podido salvarse. lesiones que requieran atención.
Los médicos tienen considerable Hay un número de medidas de
El síntoma principal es la emi- precaución que una mujer puede
evidencia de que lesiones de este
sión de sangre, en cantidad ex- y debe tomar para protegerse a
tipo que no son atendidas pre-
cesiva durante la menstruación, ella misma y a su esposo del eán-
disponen al cáncer. La enfermedad
pero, lo que es mucho más im- eer. Una tos persistente BS uno
se presenta CO” mayor frecuen-
portante mmo síntoma, manchas de los primeros síntomas de eán-
cia entre las mujeres que han
de sangre durante los períodos o cer en el pulmón, especialmente
sido madres.
en cualquier momento después de si el esputo a veces es sanguino-
la menopausia. La e m i si ó n dc Tcda mujer dcbc hacerse un re- lento. La ronquera persistente es
sangre puede también presentarse conocimiento rectal cada vez que uno de los síntomas más comunes
despu’s del contacto sexual. En se hace uno pélvico. El recto ei del cáncer en la garganta. Tanto
unos pocos casos no será sangre otro lugar propenso al cáncer. 1, tos como la ronquera pueden
sino un líquido acuoso smarillen- El cáncer rectal anuncia su pre- ser ocasionados por demasiado fu-
ta o ligeramente rosado. Pero, la sencia en numerosas formas, pero mar. Pero cuando cualquiera de
dificultad estriba en que cuando con mayor frecuencia en rastros los dos síntomas lleva unas sema-
BSt.“S síntomas llegan a presentar- de sangre en las deposiciones. En nas de duración, es conveniente
se, lo probable es que el cáncer algunos caso* el mal estará acom- consultar al médico. Una prueb.1

18 rOTER*I .
del esputo, parecida a 1s prueba Un temor muy extendidopa~ce eléctricos dc alta trnsián,que son
de la mancha vaginal, tambibn tener una causa contradictoria: mucho más mortifcros que el cán-
ayuda a despejar In posibilidad de In gente teme tanto a la rnferme- cer, pero tenwnos una ronricneia
cáncrr en cl á,ea dc pecho y gar- dad que pwfierc no saber si la inteligente de sus podcrcs destruc-
ganta. tiene. De ahí que huyan del mé- tivos. Debemos adoptar la misma
Las molestias digestivas que no dico y traten de buscar otras cau- actitud can respecto al cáncer.
pasan pronto también deben ser sas para cualquier slntom, que En esta última décad, la pro-
consideradas c o m o sospechosas. noten. Como se ha dicho, la falsa porción de muerte por cáncer en-
Una molestia ocasional en el estó. modestia por parte de muchas tre las mujeres ha disminuido en
mago es perfectamente normal, mujeres impide que les practi- un once por ciento. Esto es sólo
así como también ~ascs ocasiona- quen sus reconocimientos eample- una indicación de lo que podría-
les. Pero si el malestar dura un tos. Y muchas personas tienen te- mas lograr si cada casa se convir-
periodo considerable -digamost mor a ser considerados como hi- tiera en una clínica de diagnóstir?
tres semanas -vaya al médico in- pocondríacos cuando corren a co,,- del cáncer. La Sociedad Americana
mediatamente. Las probabilidades sultarle al médico síntomas qut, Contra el Cáncer considera que SI
serán contra la existencia dc un resultan no tener importancia. todo el mundo reconociera las sc-
cáncer cn el estómago, pero es Aunque resulte extraño, las fi- ñales de peligro de, cáncer y ac-
prcferiblc estar seguro de ello. nanze.s de la familia no parecen
tuara prontamente en cuanto las
La radiografía que el médico pue- desempeñar papel alguno en nues- observara, se podrian salvar por
de querer hacerle o el reeonoci- tra actitud descuidada ante el pro- lo menos setenta mil vidas al mia.
miento gastroscópico que puede su- blema del cáncer. Una investiga-
Eso es más del doble del número
gerirle (un examen visual por me- ción realizada no hace mucho en de vidas que hoy se están perdien-
dio de un tubo largo y delgado que el estado de Michigan demostró do en nuestros accidentes de ve-
se introduce por la garganta) po- que sólo un dos por ciento de las
hículos motorizados, más de tres
drá parecerle una precaución in- personas consultadas habían deja-
veces las pérdidas sufridas por el
necesariamente costosa. Pero tam. do de ir al médico por razones Cuerpo de Marina en la Segun-
bién pueden ser medidas que le ecanómicas.
da Guerra Mundial.
salven la vida: Es tonto pensar Si hemos de iniciar la reso-
que usted tiene cáncer y todavía lución del problema del cáncer co- Esta campaña de salvación de
más tonto tener fobia contra el locándolo en una base persona,, vidas debe recibir la cooperación
uíncer. Pero es sabio cerciorarse tenemos que cambiar nuestro mo- de toda mujer norteamericana.
de que no tiene la enfermedad. do de pensar. Tenemos que dar Es una campaña en la cual todo
ipor qué la gente no tuna me- menas importancia al temor y más el mundo puede participar. Su
didas contra el cáncer? Aparente- a una actitud personal alerta. Nos- propio hogar se puede convertir
mente hay muchas explicaciones. otros no tememos a los alambres en la primera línea de defensa

BANCONACIONALDE PANAMA
FUNDADO EN 1904
DEPOSITARIO OFICIAL DE LA REPUBLICA
OPERACIONES BANCARIAS EN GENERAL
--
Para el mejor servicio en el país cuenta con Agencias en
AGUADULCE DAVID
ALMIRANTE LAS TABLAS
BOCAS DEL TORO ocu
COLON PENONOME
CONCEPCION SANTIAGO
CHITRE PTO. ARMUELLES

DIRECCION: Avenida Central 107


Telegráfica Banconal
Central Privada: Z-0920
“Gelatina Real”
Ha sido necesario todo el ruido POI. dolas otras abejas del 50 dia de
que la pltmsa francesa bn m”“rd,I nacidas. De no haber desapareeid.,
alrededor dc la “gelatina real MARIANO GRAU la reina. la larva que estñn ali-
que produce determinadas abejns. mentando se hubiera convertido
para chnos cuenta de que no ha- simplemente CII una obrcra romo
0 las drmás, pero bajo los cicîtos
bíamos pmtado la atcnciún debi-
da a las muchas cosas que “OS de la gelatina real. la larva pie-
bahía contado el apicultor cubano bcya, se tKmsforma en xina CDi,
Odllia Sánchez Bretón. modesto todos sus caracteres morio:ógicos
. _.
eiu,!âdano, tan enamorado de la gLa”dulas se atr”*La” n 10s 12 internos y cxtrrnos. dotada de to-
música como de las abejas, quien días y cesan de destilar gelatina dos los órganos de la reproducción
real. La z‘r!atina real wth desti- que las otras ab?ja; no tienen y
ocupa un pequen0 puesto en la
nada a alimentar a las larvas du- que ella misma estuvo B punto ds
IJnivcwidad de La Habana y ejer-
PC al propio tirmpo de profesor dc rante los dos primeros dias d;, no poseer.
i:,;liicn cn una Escuela Púbhca. existencia y después exclusiva.
mente a la reina. durante tod:r La reina al nacer mide 1’1 mi-
No obstante, sabíamos que Sin- su vida de ponedora. En dicha ali- límetros de longitud y pesa WI
chcz Bretón es eonsidcrado como mzntación SC van sucediendo la< miligramos a los quince dios:
uno de los homhrcs que mejor eo- abejas jóvenes. Bajo los efecto; mientras las obreras que no son
nown la vida de las abejas. Pero de la “papilla” 0 gelatina real. alimentadas co:, gelatina real. po
era tan extraordinario lo que nos la reina al ser fecundada, pone poc nacen hasta los 21 días. pesnn
explicaba sobre los efectos de la rwla general 2.000 huevos dia- 125 milisramos y sólo miden 12
geialina real, que 61 denominn rios o sea más del peso de su milimetros. Por otra parte, y sien).
“pap,lla”, que lo considerábamos cuerpo, lo que representa aproxi. pre bajo los cfrctos de la gelati-
exagerado, dc~bido â su gran afi- madamente 400 mil huevos en seis na real, 1, reina purde vivir 5
ción. Ahora hemos venido a dar- nlPSC.5. años, cn tanto que la existencia
“os cuenta de que realmente co- de tina cbrera se limita do 40 3
Pero hay algo extraordinario: 45 días.
noce como nadie los secretos de la
colmena, que ha estudiado ano si suprimimos la reina de la col-
me-m. se produce un espectáculo Tal cs el origen de exos mis.
tras año, de tal forma, que se di- teriosos fenómenos qw apasiona3
sorprendente: en la colmena im.
ria oue ha compartido su vida con actualmente a los biólogos de to-
pela entonces un3 frenética agi-
las abejas.
tar‘ón; las aiwjas van. viener;. do el mundo. Por qué 13 gclat;na
rhc-an entre si. tot~lnwnte aloca. real posee cualidades tan excep.
das Y cuando llena a restablecer- cionsles, que son capae,,- 1~ trasn-
La prwsa francesa no hace mdr Se la Calma. las jóvenes abejas formar ia natnraleaa dzl indiw-
que confirmar lo que nos habiz de 6 a 12 días de nacidas -las duo, insecto u hrmhre y prestar-
explicadc Sdnchez Bretón h a co ilnicas qur pueden producir la tarle fuerzas qw no contiene nin-
murhos nfios, acerca del producto wlatina ïc al-- se apresuran a guna otra subetan&, hasta ahora
srgwwda por determinadas abr- “fabricar” una nueva reina. La conocida en cl mundo. Con gelatl-
jas pan nutrir a la reina y dc palabra “fabricar” exaja pcrfec. na real, la vida de los puercos
marn”ill”s”s efectos en los huma. tamznte. ya que IX abzias ,.eco. ha sido prolongada de un 20 a un
nos: la &atina real. ;En qub gen cl,alquier larva que no teng;, 30 por ciento e igual resultado SA
consiste? Es una substancia de ~TIC~C.Yde 12 horas ni mòs de 8:; ha obtenido con ratas y cobayas;
color lechoso, fiúida, sabor áspc- holr; de nacida. Entoncei roe,, las galhas penen das veces mis
ro, que se espesa r+idamcntr con las célu!as alrededor dr ,s cuo, de bucvos y las mtis viejas han
el airc y solidifica tomando un la larva ha sido de;losltada y eo. vuelto a poner huevos.
tono OSC”I‘O. Sólo la producen las micwln a segregar yelatina pa-
abrjas dc.1 5’? al 120 día dc vida. ra alimentarla. Cuando aqiiellss -iCuáles han sido los resulta-
Es dcïtilado por las glándulas nheju crianderas llegan a los IY dos con las personas?
farinacn~ que poseen en la parto din- de vida. ce*nn nutom8tiea. -2stos experimentos no ha”
superior de la cabeza; poro estas mente en esa función, substitoyén. sido ofirialmente controlados por

LOTERIA .

<_
i I Y.’ i..l.
el momento. No obstante, sabenws viosos y vasculares son elimina- curando tener siempre la mayor
de guirnes han tomsd” gelatina dos. La enfermedad de “Parke- cantidad posible de abejas crian-
real. habiéndose podld” comprobar son” en un caso (parálisis agb deras de 5 a 12 días de nacidas.
ramo mujeres que pasaran la me. tinte) fué curada. Seis p”1l”s de Para que produzran “papilla’ en
nopausm, consiguieron de nuevo una misma puesta fueron cance- mayor cantidad, se aprovecha el
la menstruación y hasta volver a rizados y luego tratados con ge!%- panico que se produce en la colme-
ser mndles. AI tamar 13 geiatma tina real tres de ellos. Estas VI- na con el “truco” de retirar la
se nota un gran bien?-tar y mn- vLc*on y murieron los otros tres reina, lo que obliga a las obreras
yor capneidad para el trabajo u- que n” rccibicron dicha tratamien- a transformar en reinas cuantas
telectuai sostenido. El apetito au- to. Como SC ha notad” que n” haf larvas se les presentan. De “sta
menta, todas las funciones son cancerosos entre los apicultores, forma, al propio tiempo, se puo-
más fáciles. Desde luego la gela- ta” expuestos a la picada de lay den vender reinas, que se expor-
tina real ha demostrad” eer mbs abejas. Varios institutos están in- tan de unas regiones o “tras.
poderosa que determinados injer- vestigando en este sentid”, 1” proe Nos da muchas más explicaeio-
tos y hasta por encima del trata- pi0 we en el Instituto Pasteur, nes, tan amplias, que neccaita-
micnt” del ruso Bogomeletz. Re- bajo la direecii,” de un profesor riamos una página del pcriódic”.
mu”“” los tejidos y todas las ce- bien conocida apasionad” del muo- Nada ignora en apicultura y nos
lulas del organismo. Con la do. do de las abeja,. habla de cómo sc construyen las
sis mínima de 1 milígram” y me- cohnenas rasca-cielos y de “tras
dio al día se regenera un argo- Tal ca el estad” del asunto, por
formas para reeogcr mayores can-
nism” debilitad”. Per” eonvienr lo que 0s comprensible que los bi6- :idades de gelatina, de miel y de
ser prudente, pues, explica un logos se pregunten si está cn 5115
w?*a. Pero en nuestra c”nYersa-
célebre apicultor francés, tomó el manos el verdadero elixir de una
eión, no fué cas” de hablar de la
contenido de dos células de una v,da sana y larga. micl ni los demás productos de
“CZ y estuvo atrozmente enfermo. las abejas, per” si, como flnnl de
Otra persana ingirió también de. la conversación, d” UI, huésped do
masiada gelatina real y durante La dificultad estriba en la es- las cohenas muy poco descable,
ocho días tuvo que soportar un:, casoz del producto, ya que para un parásito, una polilla, dcsespc-
atcrrodora sensación dc qn<madu- recoger un gxun” de gelatina se ro de 1”s apicultores, sólo ser vi-
ro, no obstante mantener comple- necesitan 5 a 10 células. Los qui- viente que come y digiere la ce-
tamcnte normal la temperatuxi micos se han preocupad” y ôna- ra.. En Cuba le Ilaman ?no,,-
del cuerpo. lizado perfectamente la grlatina jita” y posible que esté destinada
Se ha demostrad” también, que para producir el product” sinte- a alpo muy glorioso: atacar la
tiramente. Pero éstcn” ha produ- coraza del bacilo dc Koch.
se obtiene, usando debidamente la
gelatina real, una gran viveza de cid” “fcrto alguno. Y aún la si
tuaeión se complica, si se ticnc en Es bien sabido que ?l bacilo dc
espíritu y de movimiento físico. la tubcrculasis se envuelve en un?
en personas que por su edad es cuanta que las abrjae crianderae,
durante cinc” dios sucesivos pro- cápsula de cera que es su form-
lógica su pérdida. Cuantos la han dabic defensa y contra la cual ha”
tomado no han sido presa de la ducen gelatina de difcrente for-
mación o sea que la de prnner fracasad” las más heroicos reme-
gripe. Un enfermo de hemorroi- dios, Pensemos, pues, 10 WC sig-
dia no se parece a la de segundo,
des desde hacía 30 años, se en- nificaría poder eomhinar la eubs-
contró sano y sin la mrnor hue- que a su vez es diferente del ter-
cero J así sucerivamente. Las ah?- taneia que le permite al parásito
llo. asimilar la cera, can alguna otra
jas repiten las fórmulas en días
En un hospital de París, fur- apr”piada, para poder llegar has-
fijos.
ron puestas inyecciones de gel&- ta el bacilo de la p”ste blanca y
na real a varios enfermos, a ro. Por el momento no ha quedado atacarlo por donde haítx nhr>rn
zón de un miligramo y lo ,ne,o- más camino que procurar hzeer ha sido invulnerable: la coraza.
producir m á s wlatina natural.
ría fu6 instantánea, habiendo du- -Pero segu*a”lente aún se es-
rado cl efecto doce días consecu- Desde hace arios los apicultores
pra,, más sorpresas- termina di-
tivos. Enfermos dei corazón ee buscaron los medios pnra “b!igav
ciendc. Sánchez Bretón. Como ha
sintieron aliviados rápidamente. Se a laq abejas â produrir m:~yor
cantidad de una substancia tan ep. dieh” el doctor Mathis del Insti-
han dado cuenta los médicos m- tuta Pastcrir: “En las ciencias
casa.
vestigadores dc que la eelatina bi”ló,qicas será nec”sori,~ coocc-
puede rrcmplazar las hormonas Nos dice Sánchez Bretán que ee der un” d” los primeros pwstos
sintéticas; que los trastornos ner- consigue mayor producción, pro- a las abejas”.
que hizo escuchar sus trompetas
triunfales en las puertas de Vie-
na; el talento que cortó de un ta-
jo la continuidad de una época y
dió nacimiento a la siguiente. Ma-
hamed: el musulmán que vengó
la derrota de Darío, que cumplió
los sueños de Jerjes, que hoyó las
reales de Alejandro el Macedóni-

R i g a n, ‘c i 0 “El 28 de mayo de 1453, eae


Constantinopla. Al día siguiente
la historia amanece en una nueva
edad; la edad moderna. Los hom-
bres son los mismos, la tierra si-
Por L. C. D. día en que ocurrió un hecho tras- gue igual, el cielo no se inmuta,
cedental. Así, por propia inieia- pero de entonces en adelante,.las
tiva -en la esfera individual-, cosas empiezan a mirarse de ma-
en lo referente al culto de los nera diferente. Constantino, em-
muertos, el hombre se recoge en perador de Constantinopla, muero
sí mismo, siquiera sea por un ins- sin poder asistir a loe funerales
tante y dedica un recuerdo al di- de la edad, en que fué él el último
funto en el “cabo de año”. No aeu- conspicuo exponente. EI destino
Significa tan poco para cier- rre lo mismo en la esfera colecti- a veces, hace malas jugadas a loe
tas espíritus, los grandes recueì- va cuando el hecho pasado psre- emperadores.
dos del pasado, que co ciertas par- ce tan distante que no afecta rl
tes donde ellos pupulan, no se resultado de la vida presente. Es Y, después, 39 aiíos después,
purdc hablar de éstos sin cierto surge de entre las nebulosas do
necesario entonces el impulso per-
temor. Hay quienes creen que la los siglos: América. La historia
sonal que vuelva la atención de
mejor manera de vivir, es “miran- cobra el ritmo normal del torbe-
los hombres, hacia aquello que se
do pala adelante”, porque como cumple como una distancia más llino. Los alfanjes y los arcabu-
la mujer de Lot, temen mirar para ces, los cañones y las espadas, dc-
en el tiempo. Por eso, recordamoî
atrás y convertirse en estatuas jan por un instante brillos metd-
ahora, la caída de Bizancio.
de sal. Pero sólo cuando en la licos y de fuego, en la noche in-
oeurrcncia de los soceeos pasados, Posiblemente en un día como trrminabls del tiempo que trans-
tuvimos alguna participación do- hoy, 27 de mayo, se dijo en la má? C”ìì&
lorosa 0 compartimos alguna com- bolla catedral de la cristiandad, Mientras tanto, Oriente y Oc-
plicidad, debemos temerle o son- Hagia Sophia, la última misa de cidente siguen sin concluir su vie-
rojarnos a su solo recuerdo. acuerdo con el rito cristiano. De ja disputa y el hombre sigue sien-
un día como hoy, hace exaetamen-
Poder volver la mirada desde do continente sin contenido, como
te cinco siglos, arranca la leyen-
la privilegiada perspectiva de un viejo hueco que proviniera de
da del sacerdote que en el altar
nuestro tiempo, y poder contem- un pasado que no alcanza el re-
de aquella iglesia, desapareciera
plar como en una cinta einemato- cuerdo y se proyectar, hacia un
para continuar la misma cuando
gráfica, los más importantes su- porvenir que no vislumbra el in-
la iglesia vuelva a manos de la
cesos de 1, historia milenaria de finito. La especie, Como una mu-
la especie, es un placer del quz cristiandad. En cinco swlos trans- jer vieja y fea, sigue peregrinan-
curridos, los minaretes postizoa do por el mundo, aparentemente
dcsafortunadamerrte no todos pue.
que tiene aquella catedral, aún sin rumbo fijo.
dea participar.
oermanecen inmutables. recordan-
Por inclinac& fetichista, pro- do cada visitante la épica hazañs Y ante un dolor tan grande, de
pia de la naturaleza humana, ab- dc Mshomed 11, el destructor de agcr, de hoy y de siempre, hay
SBI’“Bnl”S con cierta une,ón Ia? IB Ultima ciudad del Imperio Ro- espíritus, que por mirar “para
fechas en que volvemos a vivir el mano de Oriente; el conquistador adelante”, no se inmutan.
,,4,<,
LpL
cf n ormaciones
Sobre
Hospitalización y Cirz.+j%a
de Za Caja del Seguro Social
Para obtena la orden de hospi- El midico entrega al .%xguraao fusiones o plasmas, el m6dico in.
talización el afiliado o su repre- (o a su representante) im diag- dieará la necesidad de ello, y EC’
sentante viene a la Caja con una nóstico, en las tarjetas de diag- dará orden aparte, o cl asegurado
constancia firmada por el medico nóstico de la Caja, en que cons. conseguirá el donante de sangre a
que ordena la hospitalización. ten claramente estos datos: quien se le pagará por intermedio
También debe traer consigo la Li- El nombre del asegurado. de nwstra Sección de Servicio So-
breta de Afiliación y el tiquete dq La enfermedad que lo aqueja p cial, que hará los arreglos del ca-
referencia, si ya lo tiene, psm el nombre de la operación a que so. La Caja reconoce hasta BllK.-
evitar demoras. Si no lo tiene, se debe someterse, OO por cada plasma o transfusión.
abre el “caso” expediente, si- Comprobado mediante la trami- pero no más de tres en cada caso.
guiendo la tramitación regular y tación ya explicado el derecho del No se pagará transfusiones n
devués se le entrega una orden nswurado, se entregará una ordw donantes que sean parientes del
dc hospitalización PARA EL HO% de hospitalización y otra nrden de asegurado enfermo.
I’ITAL QUE EL ASEGURADO asistencia quirúrgica.
ESCOJA. La Caja puede reconoce, en la
La orden de hospitalización CON
misma hospitalización m6s de una
Esa orden es válida por 15 días ASISTENCIA QUIRURGICA ,n- operación, pero todas las que sa
7 si al cabo de ellos el paciente cluye lo siguiente: hwan por una sola herida o inei-
continúa hospitalizado, el m6dieo B/Z.OO por día de hospitaliw- sión se consideran eamo una sola.
ordenar8 por escrito que se le ex- ción.
nida una nueva orden, v así hasta La Caja tiene su propia tarifa
cve se 10 dé de alta, siempre qc? Hasta Rl0.70 por día en med;. quirúrgica y las operaciones que
cinas, salvo casos graves, en que ~denan loa médicos se localizan
PI nrrklo no exceda de 26 sema-
?P r~cwnoce de acuerdo con el on e.w tarifa, y se da la orden por
7-c. Pnra hosoital:zación más lar2
diaenóstico y según criterio de lo* el valor que en ella tengan. LO
-s rlehn intervenir la Dirección
medieos de la Caja, pero en nin- que el médico o la institución da
Mpdirn y la Juntp Directiva.
rrún caso la suma pasa4 de BiI.20 saJ:ld catre no tiene influencia al-
Por la hospitalización la Caja por día. ET”%3 en la suma que autoriza 1s
reconoce al Hospital lo siguiente. Caja.
EN CASO NO QUIRURGICOS.
B12.00 por dia de hosoitaliza- E! asegurado puede escoger 8”
rión. hospital y el médico que debe 9-
tent!wlo u operarlo durante su
Bl1.00 por din de asistencia m6.
hospitalización. Pero tendrá que
dica o tratamiento.
paa?r las diferencias que resulten
Hasta B10.70 por día en medi.
sohw las tarifas del Seguro a los
cinas. salvo casos graves en que
médicos y â los hospitales.
se reconoce de acuerdo co,, el
lhsns de Urgencia
diamóstico, pero en ningún caso
la suma pasará de B/l.ZO por dia. Los casos de hospitalización ur-
Exámenes de laboratorio y de eent*- y los que tengan lugar en
Rayo X. electrocardiogramas, me- las horas de la noche o en día9
tabo:ismos, etc., que el hospit,nl ferkdos, se hospitalizan en seguui-
cobra A.IUSTANDOSE A LA T/\- da. v cuando se abren otra vez las
RIFA DE LA CAJA, que por se, oficinas, las familiares del asegn-
mm Inrpa no se copia nquí. rado. pon la Libreta de Afiliación
En caso de hospitalización CON del enferma. obtienen las autoriza-
CIRUGIA se procede así: Si el asegurado necesita trans- cionrs y i>rdenes necrsarias.

- IOrERI.3 23
Hostería del Reposo --
-Por favor, cierra ese radio! si le hubiera ntravesado una daga.
Esta e:a una enfermedad real, de
-Pr* qué?
la. que podía morir; qué tenis que
ARNALDO FRATEILLI
Era difícil decirlo. La WY del ver ecn la otra? Se podía estar
ladio le parecía la de un extraño celoso de un hombre enfermo y
que se hubiera introducido en la de una muchacha de cuhcllos blan-
caso. violando su intimidad, la cos? No era ridiculo? Sin m-
quietud de aquellas tres hahita- hargo, su mujer lo había querido,
erones sin luz y sin aire donde, a lo ?uerk, todavía más nunca ha-
pesar dc todo, iaualmente
cluía, al atardecer
ción del huey fatigado
se rc-
con la satisfac-
que se re-
bía comprendido nada. De ahí que
ahora la mirara hostil y al mismo
tirmpo dolorida. tratando de leerle
.
1
c,ue ver este mal suyo físico, esta
tira a su establo. Entonces ,,o enfermedad de su car~zón de ca=- 10s pensamientos. Pensamien-
habría deseado hablar con nadie, ne, con aquél de hace diez años? tos que imaginaha amorosos, mien-
ni comer siquiera: tan solo eehar- En ese entonces había sido un t-as 61 tenía tan solo un deseo.
se cn la cama y poder dormir sin malestar moral, una perturbación, No hay tina solución en la vida.
despertarse más. Estaha cansado, una espese dc IanuIidcz que se no hay otra solución. El reloj dió
estaba cansado de todo; quien se las nueve.
había apoderada de 61 antc aquel
cncucntra bien no comprende lo continuo vivir; cansarse y sufrir -Quiéres comer?
que quiere decir “no dar más”. sin sati~faerión, sin un momento
Era inútil explicárselo a su mujer, de renoso, sin un algo dc hienes- -No, desearia esperar a San-
inútil explicarle tantas cosas, aún tar material siquiera. Maria hahia dro. Sabes â qué hora vuelve?
más difíciles de expresar. Había entrado casualmente en esc ciclo, -Fué B casa del profesor, para
llesado a wrla tamhitn como una porque la hahia hallado cerca suyo saher cómo le había ido en el con-
extraña que violaba la intimidad como una tabla dv salvación a la curso. Dijo que no regresaría has-
de su casa, norque cuando regre- que “no SC afrrrn cuando está po, ta que pudiera hablarle.
saba del trabajo no hubiese que- ahogarsc. Le había parecido que
rido encontrar a nadie, sino estar era la única pelwma que io conl- -Estoy seguro de que le ha
so10 con sus pensamientos de prendía, que hahín advertido que ido hien- dijo Santiago. Estudi4
muerte. tl también tenía un alma. que no uucho.
lo considcraha una máquina que
Inclinada ante el aparato, la LL iué hien- pensó.- Parque
ha de producir dinero para la casa
mujm daba vueltan â un botón. En ;xira mi ya no hay nada que pueda
Influyú también cl recuerdo da1
la p;cza pasó un murmullo con- irme bien o mal. Era una suerte
tiempo ~n qw se habían querido,
fuso, un fragmento de marcha mi- pnra Sandro si hahia conseguido
muchoc. añas a,,trs, F,, el pueblo
litar. un suspiro de violín, un hre- un hum emplea: no sufriría dema-
donde habían nacido dos herma-
YP silencio en cl cual esta1,á el siado por la muerte de su padre.
nas, él un muchachito y ella casi
alboroto de un “jazz-hanù”. El había hecho por su hijo todo
una niña. Y se hahian anovado . lo que uno debe hacer. Había tra-
Te lo rucio, Lisa. También la mutuamente, dc todo corazón, sin
que hubiera entre ellos nada más. bajado sin alegría, se había so-
música mc molesta.
En la actualidad, Maria, también rrifieado para que pudiera estu-
-Te molesta todo. Yo también, ajada y desilusionada, había vuel- diar hasta doctorarse, hasta lle-
1” comprendo. ta a eiereer el mazisteria. allá R gar a aquel concurso; no era cul-
pa suya si no había podido hacer
-No estoy muy bien esta noche. su pueblo. Q,? haría a esa hora?
más. ofrecrrle una existencia me-
La imaginó sola en el viejo ca- nos pobre en sus primeros aãos.
-Qué tienes? - Y la voz de
la muier expresó un ansia repen- serón del tío, donde él también ha-
Iría pasada u infancia. Tal vez Ahora dehia dirigirse por si solo:
tina. Pero d- inmediato pasó por
tendría lo, czbellos grises. Uno el hijo hacia la vida y el padre
su rastro como “na sombra y
agregó hostil: -Nunca te quisis- acá, en la ciudad, cl otro allá: en- haria la muerte. Ni siquiera pe-
tc curar. Tal vez tengas razonen trc ellos la distancia y cl silencio. día gratitud. Hay esa barrera que
Inclusa esa ilusión de un poco de lo separa todo, una cortina metá-
par:iculares para no haoerlo.
calor hahíase desvanecido. Sintió lica que baja de golpe: por un
EIW lo de siempre. Qué tenía ell SU COKLZÓF, PII f,O!Or ViYQ. COlll lado -! dia, por el otro la noche.

24 LOlïIRIA .
Hice lo que debía hacer. Pero tos silencios, cierta dureza en las La vida es así: no entenderse, te-
ahora basta. Para la poco que palabras, que lo ponían siempre nrr que guardarse todo por “rgu-
me queda, debo pensar en mí. Pido incómodo. Ahora leía el diario seo- ll” o por imposibilidad de como-
lan paco: descansar, morir en paz. tada junto a la mesa. Santiae” n&Kse. Luego, con la muerte ants
Otra semana de trabajo así, entre wspiró hondo, SC secó cl sudor. lo; ojos, Santiago se sentía como
~1 estrbpit” y el aire irrespirable superior a toda aquello que le ha-
-siento otra vea cierto drsequi-
de la fábrica, con el temor de equi- 1x1 hecho sufrir en los tiempos
libr:o nervioso y este calor me
vocarme en los cálculos cuando posados. Tal vea era egoismo:
mata. Solicité la licencia. Mafia- per” quería ser egoista, no dar
ya ,* cnlxïn “0 rmste, y no vol-
n3 salgo de viaje. saiisfacciún, mantenerse dentro de
vrró a casa un día u otro; morir4
allí y me llevarán al hospital. El -Sol”? Y dónde vas? No me sí con In verdad. Por otra parte.
médico le había dicho el día antes: bahías dicho nada. la vc=dad podio SC= el haber de.
sPîd0 inmnscienlemente morir jun.
“Reposo, tnmquilidad, aire bueno Lisa había alzado la mirnda del ta a. Maria; sin embargo, hubiese
y ya verá”. Verá, qué? Le diá diario y la mantenía fija en PI. podido ju=nr que no lo había pen-
por wil.w para sus adentros, una
Levantando el busto había wlidu sado. Mas quién conoce sos pro-
r,s* amarga. si precisamente eso de, cano de luz proyectad” por la pios pensamientos?
tra lo que qucria: acabar de una Iámpara. En la sombl.a. cl cutis
ve%. mor,*, descansar para siem- F:n ese momento, desde el eo-
pecoso del rostro y los cabellos de
pre. pelo no aquí, eo esta ciudad rredor llegó el ruido de una llave
un rubio envejwido, cnnfunrlían-
,nfernal, que para él seguía siendo en 1s cerradura. luego el de la
se con In tapierrin. Súlam<TLtr se
extraña. Morir allá arriba, en su puerla que SC cerraba con violen-
le veían los ojos.
pueblo. Recorrer aquella subida cia. <‘amIro entró corriendo. Ests-
Idanea, entre los prados, respiran- -Pensé que el aire de mi pue- ba t~nnspirndo. tenía ~1 rostro en-
do el sol y “yendo el canto de los blo me haría bien. cendido, y en los ojos una luz de
grillus; sentarse frente a la Hos- felicidnd.
tería de, Reposo, desde donde stt -Oh! Claro.
ve la Ilanura can los caminos, los -Salí bien. Primero. Tendré
-Por si los quince días no fue-
ríos, las ciudades lejanas; y un día inmediatamente un espléndido
ran suficientes para reponerme.
=w”==er la pendiente por último nomb~amient”. me lo aseguraron
pedí otro mes, y me 10 concedie- - dijo con la voz quebrada y jo.
VW., Ilevad” a hombros por la ron, dandome el mismo sueldo. deante; y no pudiendo hablar mis
Confraternidad y descansar para Incluso el dirrctor se di6 cuenta
siempre ro el pequeii” cementerio. SC dej6 CBCP sobw ““a silla. No
de que no estoy bien. se sccaha ni siquima el sudor quu
junto a sus padres, allí donde no
se oye otra voz que la de los pá- -Cómo harás para el viaje. El le bajuba por el mcnt¿“: iba co”
pueblo está lejos. Sabes que no la mirada a sus padres. de un” u
jeios en los dos cipreses. San-
tenemos ni un centavo guardado. otro; luego, se puso 3 *ir** el
tiog” miraba al patio ox”=” y Ir
piso, casi averp~.*v*d” di su esta-
pare& ver todas estas cosas. -Un amigo, emplead” en el Fe- llido dr alegría. ! XI había id” a
Prdia demasiada? Aunque hu- rrocarril, me consiguió pasaje. shrazarl”.
biese sido demasiado, hay u” mo- No era verdad lo del pesaje ni Santiago tnbr;” querido decir
medo en la vida, antes de morir, lo del permiso de la fábrica. Le tnmhié,> : 1To, ,,ero un nudo le ha-
que debemos pensar también eu habían dicho que se marchara hin cer,.d” la ~“=gînta. Era una
nosotros mismos. Para lograrlo. afuera si quería, per” sin sueldo. cmoción que le había “florad” IR-
ahorraha desde hacia un año las pentim..:ente, como si la agitación
dos liras de los cigarrillos, no fo- Per” el proveería a todo con sus
ahorros. Y luego, de un momento del :aImz de so hijo se refleja=” di-
maba más, su único consuelo; ha-
a otro, podría encontrarse en las rectamrote, por misteriosos co”,
bía trabajado horas extraordina- duetos. P” “no agitación de su pro-
rias aún sintiéndose muy fatiga- últimas: sentía que no iba a
pia almz. Un sentimiento ““ev”.
d”; así había conseguido guardar “guanta= mucha tiempo.
casi dos mil liras, ocultándolas R extraño, que se había npoderado
Lisa habíase puesto a leer “ue- de él n traición. Una alcgria tal
su mujer. “No fumas más?” vamente o fingía hacerlo. Cuando por el triunfo de Sandro como “un-
“He fumado demasiado en la ofi- Irvantó la cabeza tenía aquella ro la había experimentado. ni si-
cina”. “Por qué regresaste tau arruga mala que le atravesaba la quiera cuando joven, por un éxito
tarde esta noche?” Tuve que ta=. frente, entre los ojos nublados. propio; y, unid” n ello. una gran
minar “n trabajo urgente”. De- ternura hacia aquellos ojos que mi-
-Alli está siempre María ,tu
ber esconder hasta una cosa tan raban nl sucl” y una pena aguda
prima. Le avisaste que vas para
lírita; mas Lisa ,,” habría cnten- ante aquel ros,=” enflaquecido poì
allá.
did”. Y ahora debia advertirle que eI estudio. antc squellas **“os
al día siguiente saldría de viaje: Santiago sintió crecer dentro de abandonadas qw tcmblahan. Ner-
ni siquiera le había dicho que a sí una rebeldía amarga, ““a vi”- vioso; su hijo era ta” sólo un poco
partir de mañana se tomaba quince lencia loca de ademanes y pala- nerviosa, per” le daba mucha Iás-
días de licencia. Cómo debía co- bras que se le aflojó en un si- tima que lo fuera. Era ta, vez la
menzar? Aquella bendita mujer lencio desesperado. No había nada pena lo que le daha ganas de Ila-
tenía un modo de mirarlo tan sos- que decir, nada que hacer; nada =a=. Notó que palidecía. sintió frio
pechoso cuando él le hablaba, cier- valía la pena, nada tenía solución. alrededor de los ojos, la respira-
ción le faltaba. Vió que Sandro se mis viejos amigos del Club Uni- Mujer e hijo lo miraron estupe-
levantaba ansias”, le alzaba con versitario. A fines de agosto hay factos.
una nmno la cabeza que se había un viaje por Alemania, Francia,
inclinado sin que él lo advirtiera Inglaterra, que durará un mes. Un -Bromeas? dijo Lisa.- Sabes
La oyú decir: viaje hermoso. Además, útil para que no tenemos un centavo.
prsetiear idiomas. Yo di buenos -No te preaeupcs. Si le dije
‘xámenes en cl Cc’“CIII’S”, per” los que SC las doy quiere decir que las
rstudié sie1npl.c en l<lS li,was. Tres
Lcngo, o que puedo conseguirlas.
Se movió. hizo un esfuerzo para dr mis cornpailcrus dc curso van.
ineorpoïarsc B” el Sillú”. tmgil s3- Per” ellos tienen dinero; dichosos -Y cúmo - La voz de Lisa tor-
liY3 DBl’3 tenw ia ““7. clnra: rllos. ! nábase hostil.- No sabia que tu-
viera una fuente de gananria mis-
-No. Par el contrario. me eausb Calló y se puso 3 fantasear, mi-
rando fijamente la copa. Le había teriosas.
un gran placer la noticia que me
diste. Muy Inrn. Tc lo m~rcci*s. caid” en los ajos como una sombra. Santiago experimentó nueva-
por otra parte, ya rst0ha segur” ya no había alcyría en su rostro. mente aquella gana de violencia
de que s,.I.~,s el pC,,elo. Harás Santiago lo observaba, “congojado. loca. de rebelarse. de mandar al
cmt-era. Lo que no hice ya 1” En realidad, el muchacho habia diablo. de gritar II también su
harás tú, verdad? sufrido todas los miserias de la verdad. Le avergonzaba el con-
easn. Ahora soñaba con apartarse suelo de revivir en su hijo. Dijo en
NWK, hdh pensado que EU hijo de toda eso; es”, para él, también eamhio, calmosamente:
pudiera hxcrr lo que no hizo 61. ihan a comenzar en seguida el tra-
Irajo, las responsabilidades, las -Me pagarán doble sueldo. si
Sin embargo, lo dijo así, COlIlO Un*
amarguras, la familia, en fin la renuncio al permiso. Luego puedo
,.osü nnturci, que hubiese pensado
vida. hacerme anticipar el pago por rier-
hacia mucho tiempo. Se cscueha-
tos trabajos extraordinarios que
ba hablar a sí mismo como si hs- No tendría m6s que aque~mo- siempre había rtvhaz”. Por otra
bhm “tro. pero esta era una idca menta de reposo, que recordaría parte, estas cuestiones que no in-
suya, se le había puesto como nn”
siempre, de bahcr logrado lo que teresan 3 las mujeres. Müñana
luz adentro. Había abrazado a ahora deseaba. Hubiese querido inscribete: tendrda en seguida lo
Sandro diciéndole: “l~sme 1111 decirle: “No te desanimes por esto qur necesitas.
bao”. Y luego, he aquí que se ha-
primer contrariedad. Verás que
‘Ilaba ya sentad” a la misa y ex- Sandro. mientras el padre ha-
más ad~~lantc”. Sin embargo, nos
damaha CD” “07. alegre: blaba, seguía mirándolo incrbdulo.
ilusionmnoï siempre. También
aquel descanso qw 41 hnbia soñado Más poco a poco los ojos se le
-Ahora comeremos lo que baya.
tornaron brillantes como por un
Mañana 10 festejaremos. con tomarse, en cl pueblo natal.
había sido una ilusión. Pero no llanto contenido. Se compreodia
-No dijiste que tc ibas maiia- una ilusiím de morir en paz; sino que quería derir muchas cosas.
na? -preyunLú la mujer. Tomó tan do la mano de su pa-
más bien la de vivir mejor aque-
llos meses, y ta, vez sanar y seguir dre, la estreehk Ic preguntó casi
-Me iré a la tarde o pasado al “id”:
mañana. Es lo mimno. viviendo a lo mejor como siempre
había vivido. Ahora ya no le pa- -Pero no te cuesta ningún so-
Comiendo, aun excitado, Sandro recia encontrarse totalmente des- crifio?
hablaba con volubilidad. Imagma- amparad”: sentía más bien una
vaga esperanza, inexpresable. mi- -Ninguno. Si no, no te lo hu-
ba donde 1” destinariün en “rtubre,
rando a su hijo, Tenía una pre- biera ofrecido.
cuando SC hiciera carg” de su em-
pleo. Serwamente 3 una gran eiu- gunta a flor dc labio, y estuvo a Se Icvnntó de la mesa y acer-
dad: Mili,, Bolonia, Turín. Ta, -mto de hablar dos veces. varilan- cóse 3 la ventana. Sentia nueva-
“CE a LI,,:, ciudad mar~ncra: C<;no- do. Por fm. <rijo c”~ 1” voz un mente el nudo en la garganta.
va o Venecia, quién sabe. No co- tanto sofocada: Miró hacia lo alto, al pedazo de
nocía mnyun:,, nunca había via- cielo rojizo, aspirú hondo el aire
-Cuántb se precisa p*** BSP
,jado. En contraste, viajar era la sofocante del patio, jadeó un poco.
viaje?
cosa más hermosa, lo que m6s de- Cuando el nudo SB le deshizo, se
sdra. -Mil ochocientas liras- respon- volvió para decir:
dió Sandro desganadamente.
-1marínate -dii” diri&nd”se
., -Parece “ue hace u” DOC” mís
al padre.- Hoy pasé a saludar B -Irás. Te las doy yo. de fresco.
Nuestra Américn
Cxe el o,dr~,no vanidoso que el barbarie sin” entre la falsa erudi-
mundo entero PS su aldea y ron Por JOSE MARTI rión y In Naturaleza. El hombre
tal que tl quede de Alcalde o le natural es bueno y acata y premia
mortifique al rival que Ic quitó Is 13 inteligencia superior mientra,
novia, 0 IP crezcan cn la alcaneís ésta no se cale de su sumisián pa-
los aho==os, ya da por buen” 9, “=m =R dariark, o le ofende precindien-
den ~~niv~>=sal, sin sabe= de los gi- do de Cl, que es cosa que no perdo-
gantes quu Ilevan siete leguas en * tna rl hombre natural dispuesto 8
las botas y le pueden ponw la bo- I.ecobral. por la fuerza el respeto
ta encima, ni de la p4ea <Ir. los co- de quien Ir hiere la susceptibilidad
metas en el cielo, que “an por el o le perjudica el interés. Por esta
aire do=mid” rnyollendo mundos. puestos, jamás, en menos tiempo conformidad con los elementos na.
LO que quede de aldea cn Améries hietúrico, se han cread” naciones turales desdeñados han subido los
..,. Amerlca
hn de despertar. tan adPla,,tadas y compactas. Llranos OC a, porte=; y
Cree PI sobe=bio que la tie=ra fue han caído en cuanto les hicieron
T=inîhe,~aï dc aldeas K,,E,, más t=aición. Las repúblicas han pu=-
hecha para servirle de pedestal
que t=inchwas de piedra?. No hay gado en las Cranlas su incapacidad
porqne tiene 18 pluma fácil 0 la
proa que tajv una nubr de ideas. para eonorer los elementos verda-
palab=a de colores y UPUPB de inca-
Una idea rnérgica, flameada â deros del país, derivar de ellos la
paz e i==emediable u SII república
tmnpo antr el mundo, para, con,” f”=ma de gobierno y gobernar con
nativa, porque no Ic dan sus selvas
la bande=a mística de juicio final. dos. Gobernante en un pueblo nue-
nuevas. modo continuo de i= por el
n “n esc”ad=í,n de ar”=asndo\. Los vo, quiere decir creador.
mundo de gamonal famoso, guian-
purblos que no se conocen han de
do jacas de Persia y derramando
darse p=isa para <1”11o~e=se, con,,, En pueblos compuestos de ele-
champaña.
quienes van a prkaa, juntoï. Ya no mentos cultos e incultos. los inîul-
podemos se= 1.1 po~~bl” de hojas que La incapacidad no está en el pals tos gobernarán, por su hábito de
vive C” el aire. CO” Ia eopa carga- naciente, que pide formas que se ag=edir y resolver las dudas con su
da de flo=, restallando o l.wnhando le acomoden y grandeza útil, sino mano, allí donde los cultos no a-
según la caricia y cap=irh” de la en Iox que quie=en regir pnehlcs prendan el arte del gobierno. LP
luz. Es la hora drl =ecur,=do J de “ri~inalrî, de r”mp”sieiú!l singular maca inculta es perezosa y tímida
la mucha unida, y hemos dr an- y violenta, ron leyes herrdadas de vn las cosas de la inteligencia y
da= P,, vuad=o apwtado, como la COREGO4gl”s de práctica libx en qoicw que la gobiernen bien; pero
plata en las ~.aiccs dr loi Andes. ,“ï 1Extadas Unidos, dr diecinueve !i cl .w’bie=no le lastima se 1” SB-
sig,os de monarquía en Frawia. cude y gobierna ella.
A los sirtemesinos les faltará rl A lo que cs, alli donde se ?obic=-
valor. Los que no tienen fe en so Cómo han de salir de las univer-
na, hay que atender para gobernar
tierra son hombres de siete meses. sidades los gobernantes, si no hay
bien: y el bwn gobwnante en Ame-
Porque les falta el calo= â <4lOS se Universidad en América donde se
rica no c’s el que sabe cómo se go-
los nkgao a los demás. No les al- enseñe lo rudimentario del arte
hicrna el alemán 0 el francés, sino
canza el árbol difícil el brazo ea- del gobierno, que es el análisis de
Cl que sabe eon qu& elementos esta-
nijo, el brazo de uñas pintadas y los elementos peculiares de los pue-
rá hecho su país, y cómo puede I=
pulcem, el brazo de Madrid o de blos de América? A adivinar salen
guiándolos en junto para llegar
Pa,%, y dicen que no SC puede al- los jóvenes al mundo, con antipa-
por métodos e instituciones nacidas
canzar rl árhl. Hay que cargar rras yanquis 0 francesas y aspi-
de, país mismo, a aqurl Estado a-
los barcos dc csos insectos daiiinos. ran a dirigir un pueblo que no co-
petrcible, donde cada hombre se eo-
que le roen el hueso a la patria que nocen. En la carrera de la políti-
noce y ejerce, y disfrutan todos de
los nutre. ca hebria de negarse la entrada a
1” abundante, donde cada hombre
se conoce y ejerce, y disfrutan to- los que desconocen los rudimentos
Estos hijos de carpintero que se
dos de la abundancia que la natu- de la política.
avergiienaan, porque llevan delan-
tal indio, de la madre que los criú raleza pus” para todos en el Pue- El premio de los certámenes no
y reniegan bribones! de la madre blo que la fecunda con su trabajo. ha de se= para la mejor obra, sino
enferma y la dejan en el lecho de El gobierno ha de hacer del pal% para el mejor estudio de los facto-
las enfermedades. El espíritu del gobierno ha de se= res del país en que se vive. En el
de, país. El gobierno no es más que
Ni en qut patria puede tener “n periódico, en In cátedra, en la aca-
el equilibrio de los elementos nato- demia, dvbc Ilevarse adelante el w-
hombre más “r~ull” que P” ““es- rales del país.
tras repúb,icas dolorosas de Amé- r tudio dc los factores reales del país.
rica, levantadas rnt=e las masas ,.os hombres naturales en Am& C”noce=l”s basta, sin vendas ni
mudas de indios, al ruido de pelea rica han vencido a los letrados a=- ambages; porque el que pone de la-
de, libro con el cirial, sobre los bra- tificiales. EI mestizo autóctono ha do, por voluntad y olvido, una par-
zas sanyrkntos de un centenar de vencido al criollo exótico. No hay te de la verdad, cae a la larga eo=
apóstoles? De factores tan descom- batalla entre la civilización y la la verdad que le faltó, que C=~ER
en la negligencia y derriba lo que máscara, con los calzones de In- es nuestro vino! Se entiende que
se levanta sin ella. Resolver el pro- glaterra, el chaleco parisiense, el las formas de gobierno de un pals
blema después de conocer sus ele- chaquetón de Norteamérica y la han de acomodarse a sus elementos
mentos es más fácil que resolver el montera de España. El indio, mu- naturales; que las ideas absolutas.
problema sin conocerlos. Viene el do, nos daba vueltas alrededor y SC para no caer por un yerro de for-
hombre natural, indignado y fucr- iba al monte, B la cumbre del mon- ma, han d4 ponerse en form, rela-
te, y derriba la justicia acumuladn te, a bautizar sus hijos. El negro, tivas; que la libertad, para ser via-
de los lib,os. porque no se la ad- oteado, cantaba en la noche la mú- ble, tiene que ser sincera y plena;
ministra de acuerdo con les new- sica de su corazón, solo y descono- que si la república no abre los brî-
sidades pntcntes del país. Conocer cido, entre las olas y las fieras. El zos a todos y adelanta con todos,
es resolver. Conocer el país y go- campesino, el creador, se revolvía, muere la repúblico. Estrategia es
bernnrlo conforme al eonocimien- ciego de indignación, contra la ciu- política. Los pueblos han de vivir
to, es el único modo de librarlo de dad desdeñosa, contra su criatura. eritieindose porque la critica es la
tiranías. Los políticos nacionales Erarnos charreteras y togas, en salud; pero con un salo pecho y
han de reemplazar a los políticos paises que venían al mundo con la una sola mente. Bajarse hasta loe
exdticos. Injértense en nuestras re- alpargata en los pies y la vincha infelices y alzarlos ron los brazos.
públicas el mundo, pero el tronco en la cabeza. El ~cnio hubiera es-
Con el fuego del corazón deshelar
ha de ser el de nuestras repúblicas. tado en hermanar, con la caridad la América coagolnd~. En pie, con
Y calle el pedante vencido; que no del corazón y con el atrcvimienta
hay patria en que pueda tener el las ojos alegres de los trabajado-
de los fundadores, la vincha y la
hombre más orgullo que cn “oes- res, se saludan de un pueblo a otro.
toga; en desentancar al indio; en
los hombres nuevos americanos.
tras dolorosas repúblicas america- ir haciendo al lado al negro sufi-
“aS. ciente; en ajustar la libertad al Los pueblos han de tener una pi-
cuerpo de los que se alzaron Y vi- cota para quien les azuza a odios
Erarnos una visión, con el pecho vieron por ella. inútiles y otra para quien no lee
de atleta, las manos de petrimetrr dice a tiempo la verdad.
y la frente de niño. Erarnos unö El vino de plátano, si sale agrio,

Tres cosas deben cultivarse: la sabidurh, la bondad y Za virtud.


Tres, deben enselínrsr: In verdad, el trabajo y el optimismo.
Tres, deben desarrollarse: el valor, la cubnllerosidad y el desinterés.
Tres, deben gobernarse: el carácter, la lengua y la conducta.
Tres, se deben apreciar: la cordialidad, la amistad y el buen humor.
Tres, se deben drfcnder: Irc Patria, el honor y los amigos.
Tras, se deben respetar: el hogar, Za mujer y la ancianidad.
Tres, se deben amar: la belleza. la nntumlexa ~1 la fraternidnd.
Tres, se deben admirar: el talento, In dignidad y In gracia.
Tres, se deben aborrecer: la crueldad, la insolencin y la ingratitud.
Tres, se deben desprecia?: 1~ injuria, Irc emlk~guez 1~ la gula.
Tres, se deben perdonnr: la o.tmsn, Zn owidia y la petulancia.
-.
Tres. se deben imitar: 10. honestidad, la constnncia 2, la lealtad.
Tres. se deben combatir: la mentira, la farsa y la calumnia.
Tres, se deben poseer: In cultzwa, la urbnnidad y la honradez.
Tres, se deben practicar: el deporte, la mzkica y las bellas artes.
EL CANCER 4d
un reto a la humanidad
Hay que rewtir Y reaetir el he- son también capaces de producir
cho que el cáncer és e-l problema cáncer, tales eomo la colina en 18
número “no que confronta Is hu- Por el bilis, foliculina en los “varios, co-
manidad y sobre todo la profesión lesterol, etc. El efecto (IU” estas
médica. Da pena ver que hoy día substancias, que son parte de IIUBS-
estamos básicamente cn rl misnx~ Dr. ERNESTO ZUBIETA tra t~ronomía puedan, bajo ciertas
estado que hace treinta años res- cwrunetaneias, producir este mal
pecto a este mal. Es decir, si se Indica que debe haber normalmen-
hace el diagnilstic” tcmpran” c.1 pa- te “II balance entre ellas y las o-
ciente se cura, si no FP hx” así el tras substancias que no son ca=-
paciente muere irrenwdiahlemrnte. *
cinógenas para mantener la salud
Hay día tenemos mejores métodos y que rl mal ajuste de las mismas
para hacer el diag.nbstic” precoz y puede ser una de las causas de esta
tenemos mejores laboratoriw ,,aïa enfermedad.
hacer el estudio de 1”s tejidos; y tampoco evade ningún tejido u 6~.
debido a las distintas camgaiías do No hay duda que el cáncer está
rano. Es la enfermedad que se en aunw~to. Las estadísticas del
divulqación se presentan los pa- m~ruentra donde hay vida, SPB el
cientes para tratamiento e,, un mundo enter” asi lo prueban. Po-
hombrr, laï plantas, los animales.
porcentaje mucho mayor cuando to- siblemente esto se debe a mejores
Sus sintomas y los daños causa-
davía se les puede ayudar; la riru- mct”dos de diagnóstico, a mejores
dos por él han sido con«cid”s por
pía radical ha mejorad” enorme- estadísticas, etc. También se debe
el hombre desde cl narimient” de
mente y hoy día SC harcn “pera- îstc aumento a que la gente vive
la civilización. La misma paln-
cioncs imposibles de pkticar aiios más y hay más oportunidad de ad-
hra “Cáncer” fu” idrada ,>“P Hipó-
atrás; los aparatos de radioterapia quirir la enfermedad. Sin embar-
eratw 400 aiios antes dc la era
son mas potentes y nlenas molesto- po cierta clase de cáncer, tales co-
Cristiana, y su ruistrwia está es-
ms que antes; tenemos dropas SUP- mo cáncer del pulmón, han sumen-
crita cn Jos papiros drl JQi!>to 3500
ros y distint<,s modos de mitiga, tad” en”rmemente durante los úl-
mios ha. Ninrlnnn otra enfermedad
el dolor y harerle los últimos días timos añoc dc modo guc la verda-
ha sido estudiada tan intensxmcnte
menos tcrrihlec ,,ara cstos cnfcr- dera rxplicación está E” algo más.
y tan variadamcnte como ella y
mas y en fin SC les ,,uede prolon- sin emhwpo toda& nos encontra-
gar y harcr que ~oeen de la vida En la campalia contra el cáncer
mos sin saber definitivamcntc euzil hay dos armas que dehen usarse
a casos, que antes n+idamente es su causa.
rhan a R” fin, pero los concepto= juntas: J3l tratamicnt” y la inves-
básicos que SC mencionaron al prin- En el aií” 1775 Pott, un cirujano tiaación. En la victoria final deben
cipio de esta trsis son esrncialmen- inglés, llamó la atención sobre la ir unidos cl cirujano, el radiólogo.
te 106 mismos. Siauc pues el reto. ineidcncia del c8necr de la pirl CII PI patólogo, el físico, el quimico, el
los limpiadores dc chimrneas; la Gcnico y tambi&n los gobiernos y
Las causas del cáncer son ohs- todos los ciudadanos que estén in-
primera dcsrriprión dc cánwr de-
curas, sus manifestaciones “aria- teresados por el progresa humano.
bido B ocupación. En 1895 SC notó
das, sus cstrapos crandcs. Tratar
el ránccr es pelear contra “bstácu- que los trabajadores en las f;lhricas No hay ningún remedia para es-*
de tintes dc anilina sufrian de ean-
los CIIOIIIIPS. Es una cruzada con- tr mal. Ningún charlatán jamás ha
ce* cn la vejiga. En 1907 se notó
tra un pran mal y cada pequeña curado a un canceroso, ni hay me-
victoria nos acerca más hacia el este mal en los trabajadores qu” dicinas misteriosas que lo hagan.
triunfo final. ten& que hacer con rl mancj” dc Hay pocos métodos dc tratamiento
la brea o sus derivados, y pronto
El cáncrr ea la vida, per” una fueron dcscubriéndosc muchas “- y su3 USG*, limitados. son bien co-
vida desordenada, PS un erecimien- tras substancias que cran carcinb- nocidos. Cirugia cs ~1 mejor pero
ta anárquica, un monstruo que penas o sea que Jroduccn cáncer. solamcnt~ se puede aplicar en cier-
deja tras de sí, debido a su poder Miles dr cxpcrimentos posteriores to grupo de pacientes y su efiea-
destrortivo, una ola dr! dolor, muer- hnn scrvido para protexer a los cia depende de su uso en la etapa
te y trng’edia. Su principio y su trabajadores que están expuestos primaria. Posiblemente un bajo
progreso lo hace en secreto y silcn- en el manejo de estas substancias. porcentaje dr todos los cancerosos
Ci”, a wccs misteriosamcntc y Siguiendo esta linea de investiga- SB pueden tratar ron cirugía exclu-
cuando muestra su presencia la ción se ha probado que muchas sivamente. La radioterapia, ya sea
mayor parte de las veces, le si- substancias C,UC normalmente son por medio de los Rayos X o el
gue el desenlace fatal. No respeta elaboradas cn el cuerpo humano “n Radium tiene una aplicación más
edad, sexo, raza, color o clase, ni el proceso de nuestro metabolismo, amplia per” aún en éstos su uso es

. IOTERIIL
limitado. La radioterapia a veces han mejorado y prolongado la vi- tigación está Is llave de la cura-
destruye completamente y hace da a enfsrmos que años atrás hu- ción de, czincer. Qué sacamos con
desaparecer a los tejidos afectados. bieran muerto rápidamcntc. El re. mejorar la eirugia y radiott,ragia,
Es más delicada q”c cl esealpel”. sultado de estas hormonas sobre etc., si 11” sahcmos qué causa r, ma,
pero menos rficas. ES más selec- los cánceres antes indicados han c,“c tratamos? El misterio do la
tiva pues deilruyc solamente a loa hecho surgir u,la nucva cir”&a ta, diabctis SC descubrió. lo mismo pa-
tejidos afectados por “n proceso como la ovaricctomio, wquidccto- só can el dc las anemias. I.ister
todavía desconocido. La radiotcra- mia y últimammtc la adranarto- dexubrió la asepcia y Fleming los
pia tiene su aplicación principal- mia en el control de estos casos. antibiútiros. Los difcrcntcs mistc-
mente como un medio paliativo. rios médicos paulatinamente se es-
Las inyecciones de mostaza, yodo y Se rcquiwe experiencia, distm- tán eaclawcicndo. ,.a medicina
fósforo irradiado se están usando tas habilidades y variado rquipo prcvetltiva chí salvando millones
con regular éxito, cn ciertas clases para poder dctcrminar el método de vidas y ülg-unas enfermedades
de cáncer, sobre todo en las leuee- de tratamientc a seg”i1. en los di- tienen ya so,amcnte un interés hia-
mias y en los cánceres de la tiroi- ferentes cavx. Hay que individua- lórieo ta1r.s como la bubrinice, y el
de, pero no se pueden Ilamar toda- lizar 110 solamente cm respecto al cólera, algunas más recientes, co-
via agentes curativos seguros y su pacicntc sino can resp,Y+o al t”. mo la malaria, las enfermedades
aphcación presenta ciertos peligros nlar. Dehcmos tratar de darle jni- ven~rcas, y la t”herrulosis cstáll
y dificultades. En lis hormonas es mo al que lo ncrcsita, devolver el a pu”tra dc icï definitivamente
donde últimameniv se han hecho deseo dr la vida al q,,e lo ha ,,LLP- controladae. Encontramos. ya la
los c.Ye.*lces más arandes en la te- dido, hacer Ilcradcra los últimos respuesta a estos grandrs asesinos
rapéutica del ránccr. En los ea,,- momrntos al incurable y en fin tra- del pasado. El asesino del presente
serosos de la prdstata y de la nm- tar dc enseñar al público la noco- -cl Cáncer-qwda como un reto
ma 0 las PCIIOS SC notan mejolias sidad dc atacar el mal al com,er,- al mutldo. No hay r,oe drsmayar,
enul<mes cuando iic tratan con estas za y de evitar r,“c rl în,andero o el problcrna es cnormc y PS de SO-
hormonas y hay multiples casos charlatán sc qiadcre,, dc wtaa víc- ma Inrp”rtancia.
que las hormonas del sexo opuesto timas. En mi opinión, e” la illvcs-

Quién no tiene en su casa un rosario de proceder a tiempo, o sea en seguida de “ti-


cuentas de marfil? Muchísimas personas lo lizado, o bien, preferible, de eaida la tintura
pos~cn. mencionada.
Pero la tenencia de este objeto de culto in- --
plica la obligación de cuidarlo y las cuentas La glicerina ce excelente paya eliminar las
citadas ru<,lcn po,,crsr amari,,as co,, s”ma fa- manchas dc cafk que puedrn haber arruina-
eilidnd. Para dcvolverlcs SLI hlancur~ prísti- do el aspeelo de “11 mantel o servilleta.
na SC las lava en agua calicntc y en srguida -
PC frotan PU,, 7.umo de limón. A eontinuarión Una manera priclica dc aseeurnr la îo-
se enjuegan bien y se las pone a scrar al sol, modidad P” el andar consiste en espolvorear
raso dr icr posible. Pronto se notará cómo Ios pies con ácido bú?ico cuando se ha dc
han recuperado su brillo primitiva. estar mucho tiempo en ,,io o rcalilar torcas
urgentes y prolongadas.
La bate& de cocino siempre inquieta n la
duciia de casa. Casi todas poncn atención La ea, mojada conviene para aplicarla so-
en conservarla luciente, como recién salidas
hrc una quemadura rn raso dr ~~mcrgwcia.
de, wx,,~~.cio cn que se las vende. Pero ““8
con CI fin dc que la picl no se irrite már y
plaga de puntitos y manchitas negras cons-
alivie 1.1 dolar. Esto, siempre <,“c Is pirl no
pira contrn ese ,xopósito. rara qne desapa-
haya rxpwimentado desgarradura, porque de
rezcan es menester hervir en las rawrolas y
ser asi aumentaría con seguridad el sufri-
recipientes afectados trozas dc cáscarn de
miento, ya de por si bastante intenso.
manzana y pcdacitos de ruibarbo.
- -
Un limón partido en trozos sirve para qui- Las cortinas de colores claros y loe espe-
tar las manchas de la tintura dc yodo, ~rueï jos ubicados cn piezas o cuartos más hiert
con frecuencia y como vendaje de cmcrgen- obscuros, eonlriboyen a forjar una scnsaeión
cia se echa mano e. “n pañuelo que es Iásti- de claridad que los hace más simpáticos y
ma perder. La virtud del limón estriba en habitables.
j EIP ensamientoAmericano I
<

Nosotros, hijas de la tierra, se- es reprobada. La aciosidwi es c1 Oh ““aotros, hombres hábiles.


res buenas, humildes, que os lla- lurar desierto adondr sc dan eita admirables, que dáis formas hu-
máis gañanes; vosotros que la rom- crímenes y vicios; el trabajo es e1 manas, o más bien divinas, a esa
péis con la reja del arado y echáis padre de las virtudcs.. piedra arria de genio que deci-
en cl surco la simiente de la vida; Oh vosotrus, hombres modestos, rnos mkírn101; itenéis acaso cl pcn-
vosatrns que acariciáis la planti- útilrs, que os Ilamáis artesanus, samirnto pursto PI, LI,, progcrto de
ta recién nacida, arrimando a sus ~~~míis, en mal cuando vuestro delito, cn una bastardía cuando ese
lados el lima bienhechor, humede- eueqw va y vicnc sobre ~1 made- cuerpo :,ruto vuela ell astillas por
ciéndola con un hilo de agua que ro. aidos los brazos al cepillo, vie,,- obra del cincel y va saliendo po-
pasa haciendo la rueda; vosotros do desaparecer vuestros pies bajo co a poco UI, dios o un hombre
que segáis las mieses, mondiis el la erespa, olorosa viruta que sobre grande debajo de vuestras manos?
haza con la barra, haréis le,%, con ellus se amontona? iPmráis en iCuándo cl triste lienzu empieza a
el hacha; vosotros, estiis acaso mal cuando estáis levantándose al animarse, iluminarse, tocado ape-
pensando, cuando dáis vuestros firmamento junto con la sagrada nas por ese instrumento pradigio-
golpes sobre el tronco, cuando co- torrv que va rreriendu debajo de so que corre a la paleta, mete la
rréls la hoz, cuando tra6is el aqua vasotr”T? i.l’ct~sáis CII mal cuando eäbrsa, cvmo cl riwc, CII esa fuen-
con cl azadón: je&íis acaso pen- la fragua pimr y chispea a vue>tra te de ingenio, loma UII baño dc ins-
sando en la manera <ilm,> acduci- viata, ürdiwdo eullrira en l-u avi- piración, y VLIFIYF a dar sus to-
réis a la mujer de vuestru vecino dea por devorar el firrw? ;Pen- ques de poesía PI, las linras acom-
-cómo hurtaréib la uwj;: de vues- sáls el, mal cuando alzáis cl mar- pasada que ya ekín dando im-
tro amiga, eón10 levantaréis “na tillo tiránico y dáis el hurrible gol- portancia a la humilde tela?
quimera al inocente? Na: la ima- pe sobre el demoniu que en forma LCulndo los metales preciosos,
ginación no se c”r~“mpr sino en de ascua está aherrojado entre vueltos amable cera en vuestras
el ocia; el trabajo libra dr la mucr- vuestras tenazas? ~Pensáis en mal manos. uhran vida, sintiéndose
te porque libra dr 1”s \ icios. iSa- cuando aparejáis cl telar, cuando animados por el rayo dc inteligrr1-
béis que los vicias so,, la muerte? haréis grmir las iijcras en vws- eia que les habéis puesto de alma
La ociosidad es la fragua de los tra mano podrrosa, cuando el ba- e,l las e,,trañas? iCuándo arotno-
pecados; manos que nada hacen, rro va tomando entre vucitros de- dkis las ruedas debajo de las cua-
se están afilando para el robo. La das PSBS formas graciosas y PIC- les yacc a íu pesar cl tiempo, su-
imaginación hirri dingida, obran- ganteï que imprimís, cnadares jeto a una pcsita ruin qnr Is tiva-
do bajo el :>cso santifieadur de los mortdrs, a “uestK6 utcnbilios? si niza y d<,smcnura, eumo burlándo-
buenos pcnïamirntus, cs la más sois malos, no lo sóis cn cuanto se de la cosa mayor y más expli-
brillante de las facultada del trabajáis. Trabalad de día, y el cable que contiene el universo? Oh
hombre; corcel Ileno de vida y cansmcio será fianza de la noche. vosutvos las estatuarios, los pinto-
fuerza, que en noble fuego va sal. El sueño cs otro salvador, siempre res, 10s ~lo,je~~, artistas maravi-
tando y haciendo escarceos pnr que venga cn pos dr la tarea. El llosos qoc trnéis el pensamiento
vastos y risueños campos, simpre sueiio medido, lícito, ~~cccsario, es absorto DOI el dios de vuestras
que un bocado de oro asido a rien el amiga más tierna y socorrido artrs, cl dios del trabajo, vosotros
das de seda le contenga Y Ir guie que reeonoeemos; el que está tra- os ha,,áis mct~os dispuestas al cri-
blandamente. La imaginariÍm e-- bajando, no está robando; el que men, a los “iCi”S, que csos infor-
tá de continuo trabajando, así cn está durmiendo, no está mintiendo tunadas aya ocupación es la ocia-
las bLlenas como en las malas ni quitando la mujer al prójima. sidad, cuyo timbre, la insignifi-
obras; siendo bueno el oùjrto, la Pueblo, trabajad, dormid; todo a camia..
obra es sublime; en siendo malo, su tiempo, todo con medida.. JVAN MONTALVO.
.

Por GLORIA NELSON

Es muv corriente. en confiden- tenaamos muy en cuenta que los al principio. ante ecns lamenta-
cias entre verdaderas amigas, cs.. tiempos han cambiado de medio
ciones, absolutamente fuera de lu-
cuchar de chiquillas que apenas si a medio en lo que se refiere a la gar, parque no surgiera cl !l”Yi”
cumplieron los dieciocho afios que- importancia y significación en edad tan temprana.
de la No quiero
jas y desalientas por no tener un edad en la mujer. Antes -hace yo decir que estime reprababl?
hombre a la vera al que poder dar veinte 0 treinta años- el tener novio a esa edad. iDi”.i
una mu-
el dulce título dr novio. Unn, que chacha ~UC Ilefaba a los veinti.
me libre de semejante disparate!
ya pasó por desgracia de su edad cinca sin eontrarr Lo que digo es que no hay razón
nupcias casi se
florida, se queda mwando “11 tan- la podio considerar de ninguna
“pasada” pa- clase para imaginar
to asombrad, a estos pimpollos, ra el matrimonio e iba a engro-
que el mundo se abre majo nues-
y no se explica que, con las luces sar esas nutridas filas de las que
tros pies por el hecho de llegar
de la infancia todavía en los ojos, se quedan par, vestir imágenes. a esos años e incluso a algunos
se ocupen y preocupen de estas Lo corriente más sin que la sombra de un hom-
cra que la mujer se
cosas del amor ron la terca “bse- casara de dieciocho a veinte “ños; brc se proyecte sobre nuestras &-
sión que lo hacen. a los vcintirinco das.
ora y3 mamá
Es cierto que a los dieciocho de tres brb& por lo menos, Y LL No importa. El camino es lar-
años toda mujer piwsa en cl “mor *os treinta, el parto y la lactancia go, y lo qur vale es recorrerlo
pxq”C si no pensara ni sería In”- hahian hrch” dc ella una vieja
bien, 1,” pronto. Pensemos que pa-
jer ni tendría la capacidad de prematura que inspiraba 1-a la augusta función
verda- de madw
ilusión de todas las de su sexo. deras compasionrs. eonvienc que nuestra
Se explica que, natllrakza
Pero de este amable y natural con arl.rpIo * este ritmo, la mu- esté p,enamentc desarrollada y
pensamiento r? imaginar que la chacha que en el umbral nuestro juicio en punto jugosa de
de la
desgracia In cerca porque toda- veintena se veía sin cortrjo, madurez, para conducir con acier-
se
via no surgió un hombre en el entristeciera y desalentara to nada menos qoc el alma de las
peo-
horizonte de sos días media un sand” en su omla fortuna. criaturas,
Hoy, cera blanda en la que
abismo, reconozcámoslo. no. Hoy no hay ningún 1, man” materoal
motiw imprime lo que
Cuando se tienen dieciocho aiios, para scmcjantes quicrc y como 1” quiere.
quejas. La mu-
y la juventud rsplcndc co nues- jer actual, si wtudia en una Uni- Es tirmp” dc que vayamos ca-
tro rostro con fulgores de mara- versidad, vilando qu” el amor cs mis serio
porqur estudia, y si se
villa, puede decirse que el mundo prepara para unas oposiciones dc lo que a primrra
0 vista parece,
entero está en nuestra mano por emplen particular, y que si es cierto que Irs trae
par 1” mismo,
abrirse ante nuestros ojos el pa- a los diwioch” goces inefables,
arTos está cnfras- también nos im-
norama infinito de todas las es- cada con sus libros y apuntes y pone “bligacioncn y deberes, que
peranzas. Es rcalmcnte ofender r? apenas si Ic queda tiempo para dificilmente sahrcmos cumplir co”
Dios caer en tristezas y desnlien- pensar scriamcntr cl sabor de I:, adolcsccncia
cn noviazgos. to-
tos por la falta de “n amor, cuan- Resuelta cl problema dc su vida, davin en nuestros labios.
do a esas cdades lo único que dc- me parccc dc prrlas que abra so No sintamos, pues, impacien-
berí. preocuparnos ek coltivar corazón de par cn par al amor, cias por nada. Espwcmos plena-
nuestra inteligcncin y nuestro fisi- si es que cl cirlo lc depara un mente confiadas EI~ cl porvenir.
eo y labrarnos un porvenir, pa- hombre merecedor Y entreta”t”
de tales gra- afinemos y cul-
ra no tener que esperarlo todo cias. tivemos nuestro espíritu, demos
del matrimonia y supeditarlo todo hermosura a nuestro físico, que
,
con nuestras vidas a sn cvcntuai F,st” es lo prudente y 1” qr,<, todo lo denxis IIUS Ile6ará p,“r
realización. nuestra época exige. De ahi nucs- añadidura y acaso cuando menos
Por otra parte, conviene que tra cxtrañeïa, como apuntábamos lo esperemos.
NUMEROS FAVORECIDOS POR LA SUERTE
DEL 25 DE MAYO DE 1952 AL 31
DE MAYO DE 1953
SORTEO: PRIMERO. SEGUNDO: TERCERO:
- -

MAYO 6236 ,111

,“NIC 4566
647.1
4160
7305
6800

IULIO 1206
0821
6037
7370

AGCSTO -- 0263
3734
6066
2073

--

0666
,016
9206
49%

3017
0806
9036
4572
7423

9612 4613
6106 6040
6666 2479
2916 8663

0664
4026
6663
332,

0436 3321
0666 9751
6063 4700
0184 7760

MARZO 966,
4085
0973
6606
- :: 5764

ABRIL.I 3586
,606
6257
67"I

MAYO 7424
7166
0048
5066
2605
THE STAR & HERALD Co.
(LA ESmU DE PANAMA)

l LITOGBAFIA

. FOTOGRABADO

l RELIEVE

. ENCUADERNACION

l PAPELERIA

EL MEJOR EQUIPO zssis

Y EL MAS MODERNO DE HISPANO.AMERICA

PANAMA, R. de P.

Teléfcqo: 2-0900 Apartado : 159

Número 8 - Calle Demetrio H. Brid - Número 8


Cielo de un Día
fuir lá-bas.. fuir Iá bas
Gourmont

1
Y LLEGARA PARA LOS DOS UN DIAI

Un día iuminosamente
Sólo habrá anclado
daro.
un barco
y en el silencio de la playa,
en la había
un taro.
Q1
t
En ese día sentirás un raro
deseo de viajar. (La lejanía
II
como atediada con tu desamparo
I se irá llenando de melancolía). AMOR, TE ACUERDAS?. ERA EL MAR Y EL BRILLO

Un marinero contará en el puente de la tarde se alzaba entre sus manos..


j del barco. Tú, me mirarás callada Si más que novios fuimos como hermanos,
bojo Jo tarde ilímite. Y !us veinte oií fue aquel amor por lo sencillo.
años de niña y de mujer, que nada Sus ojos, su blancura, el amarillo
supieren de Jo vida.. de repenle de sus trenzas, su vez.. y por lejanos
ciegos ds clrnor olvidarán la radal los cuerpos, sin embargo más humanos,
Buenaventura. 1943. puros en su verdad como un anillo.
A veces uno sombra, osí impreciso.
Quién Jo viera en el tiempo rascalada?
Qué mono devolviérola en su prisa?
Hoy que en mi vida vive sepultado
per la ceniza, quieto en Jo ceniza
del iismpo, y en su polvo recordado/
Bogotá, 1948

III
AQUEL AMOR TAN HONDO Y TAN SENTIDO

que nos dio lonla miel y tanlos daños


inenarrables, se quedó perdido
en Jo frivolidad de tus veinte años.

Hoy ni te acuerdos de que me has querido/


Yo, con el corazón vuelto hacia extraños
amores. voy sintiendo con tu olvido
caer la nieve de los desengaños.. .
Lo viste 01 fin? De la temprana rosa
que nos diera su aroma y su alegría
sólo queda una espina silenciosa.
Muere IU nombre con mi nombre y vana
fue en nueskos nombres la ilusión de un día
en cl ayer, el hoy Y el moñonol

La Habana, 1952.

Interesses relacionados