Você está na página 1de 1

Alumnos, todos.

Es sumamente grato para mí, tener la oportunidad de dirigirles estas palabras, con motivo de esta
reunión al iniciarse el año escolar a fin de exteriorizar mi pensamiento con respecto a la educación
de la niñez.
Permítanme entonces expresar las frases que tengo ofrecidas. El problema de la educación escolar
íntimamente ligado a la educación de la familia en principio; la escuela no es sino la
continuación del hogar, donde a los conocimientos de distinto orden se suman los que se refieren
a la formación del niño, tanto en lo moral como en lo intelectual. Por eso es que serán inútiles todos
los intentos que se realicen en las aulas, si no se cuenta con la base inculcada al niño por sus padres.
El niño desde sus primeros años, es un ente de todo lo que en él vierten sus mayores .
En esta consideración y por cuanto acabo de expresar, he de encarecer, pues, a todos ustedes, para
que mi labor docente sea fructífera, se sirvan prestarme la más decidida colaboración y en
especial a los padres de los niños que han de asistir a estas escuela que envíen a los niños
puntualmente y esmeradamente aseados, cosa que pueda lograr mi cometido, cual es la de concluir
con todo regocijo el año escolar tras de un aprendizaje plenamente fructífera.

¡Muy buenos días!

Sean bienvenidos todos los que formamos parte de esta comunidad educativa. Hoy estamos dando
inicio a un nuevo año escolar. Nuestras salas, pasillos y patio se vuelven a llenar de vida y alegría,
pues ustedes queridos alumnos, que son el alma de nuestro colegio, la fuerza que nos mueve y la
razón principal de nuestra labor docente, ya están de regreso.

Damos la bienvenida a los alumnos nuevos y a sus padres quienes se incorporan a la familia de la
Compañía de María, agradecemos la confianza depositada en nuestro colegio permitiéndonos
educar a sus hijos, nuestra respuesta a esa confianza será formar niños y jóvenes respetuosos, con
responsabilidad social, conscientes de dejar huellas más allá de la sala de clases, alegres y
respetuosos, impulsando una educación de calidad, dando respuestas válidas y acordes a las nuevas
exigencias de la sociedad.

Debemos poner lo mejor de cada uno para que se viva diariamente un ambiente de sana convivencia
y buen trato, continuando así un camino trazado para ser cada día un mejor Colegio, y se disfrute
así cada momento que aquí se viva.

Gracias a todos los educadores, por su entrega y dedicación, ustedes son fundamentales para lograr
los desafíos que año a año nos imponemos institucionalmente y para el mejor desarrollo personal,
académico y emocional de nuestros estudiantes.

Para finalizar, invito a los padres y apoderados a participar activamente en el colegio de manera
especial apoyando amorosamente a sus hijos, acompañándolos en las exigencias de sus deberes y
compromisos escolares.

¡Muchas Gracias!