Você está na página 1de 3

Patriarcado estadounidense durante la década de los 60’, en el lente Kubrick.

Durante el análisis del filme nos concentramos mayoritariamente en el conflicto de estas dos
super potencias económicas e ideológicas que coexisten y compiten por la consolidación
mundial (Capitalismo vs Comunismo), llegando así a desarrollar armas de destrucción
masiva capaces de acabar por completo con toda forma de vida existente en la tierra. En esta
gran pugna política, económica e ideológica, que se da en los frentes científicos,
tecnológicos, armamentísticos, etc. No podemos obviar la existencia de una violencia que
muchas veces no vemos, pues naturalizamos ciertas prácticas, nos engañamos al creerlas
correctas, nos referimos a la violencia patriarcal.
En filme podemos notar en una escena que comienza en el minuto 11:55 hasta el minuto
14:55, donde se nos muestra la única aparición presencial a la actriz Tracy Reed interpretando
el papel de “Miss Scott”; quien es la secretaria del general Buck Pomponsito, en la escena
encontramos a miss Scott en una habitación tomando luz recostada sobre una cama cerca de
las 3 am, cuando alguien llama al teléfono y no sin antes preguntarle a Buck si atiende y
esperando la aprobación de éste, contesta, resulta ser el coronel Fred Puntapié, Scott
presentándose como la secretaria del general atiende el mensaje de Fred siendo no más que
la intermediaria entre este y el general(que estaba en el baño), donde le informan sobre el
acuartelamiento en la base Eruptazo y la orden de activación del plan R desde allí emanada
por parte de Jack Navaja a los grupos de aviones que rodean la URSS, Scott se remite a
comunicar el mensaje al coronel, donde este le va diciendo lo que le debe contestar. Al notar
lo preocupante de la situación el mismo general se acerca a hablar directamente con el
coronel, cuando termina de hablar, Scott pregunta; -hacia dónde vas?, Buck (el general)
responde: - “hacia ningún lado”. Scott nuevamente pregunta; - ¿Que sucede?, Buck responde;
-Nada, no sucede nada. Sin ninguna explicación éste le pregunta; - ¿dónde están mis
pantalones?, a lo que Scott responde; - “en el suelo”. En esta escena vemos a una secretaria
relegada a un segundo puesto, donde hay una posición de subordinación que sostiene Scott
ante Buck, que aun siendo amantes ésta en ningún momento durante la llamada sale de su
papel de secretaria, es más cuando el general comprende la gravedad del tema decide no
contarle nada a Scott, asumiendo que el problema no sería de su incumbencia y tampoco lo
comprendería. Mas adelante en la película nos encontramos con una escena en el minuto
30:36 hasta el minuto 31:18, donde Scott llama a Buck quien esta en la sala de guerra del
pentágono, ésta le pregunta cuanto se demorará, se infiere que necesita de su compañía. En
esta escena muestran a una Scott dependiente de Buck, a su vez esta dependencia se ve
acompañada con la necesidad de Scott de casarse con Buck, ya que en un momento él le dice
- “no te preocupes querida, pronto serás la señora de Buck Pomponsito, pero en estos
momentos el presidente me necesita”-. Además de la posición de dependencia que sostiene
Scott a un general de ejército, Scott se ve relegada a un segundo plano en esta estructura
Patriarcal dominada por hombres,
“La historia nos muestra que los hombres siempre han ejercido todos los poderes
concretos, desde los primeros tiempos del patriarcado, han juzgado útil
mantener a la mujer en un estado de dependencia; sus códigos se han establecido
contra ella y de ese modo la mujer se ha construido como lo otro” (Simone de
Beauvoir, El segundo sexo, Mitos, pag. 139).
Así como lo anuncia Beauvoir, la mujer es construida como lo otro, aquello que sirve para el
consumo material del hombre, ese otro que esta a su servicio. En esta misma matriz nos
encontramos en la película con algunos micromachismos (El micromachismo es una forma
solapada de violencia de género que incluye estrategias, gestos, cosas, actos de la vida
cotidiana que son sutiles, casi imperceptibles pero que se perpetúan y transmiten de
generación en generación) por ejemplo en una escena inicial de la película en el minuto 16:43
podemos ver como el piloto del avión está viendo una revista “playboy”, donde
particularmente aparece en la fotografía la actriz Tracy Reed (Miss Scott). En esta escena
vemos como nos presentan a la mujer como un objeto de consumo masculino, la misma actriz
sexualizada al servicio de las miradas varoniles, y este no es el único ejemplo para ilustrar.
Asimismo, podemos ver en el minuto 16:48 cuando el soldado abre la caja fuerte donde se
encontraban los planes de ataque, en la tapa por dentro estaba repleto de recortes en los que
aparecían físicos femeninos, algunos bustos, traseros y físicos completos, con una
particularidad, ninguno tenia rostro. La mujer se convierte en ese otro que no importa su
identidad, importa que su cuerpo esté al servicio del consumo masculino, solo para complacer
el placer del “primer sexo” como diría Beauvoir.

Mas adelante en el filme, en el minuto 1:29:00 podemos escuchar hablar al Dr. Strangelove
sobre un plan de repoblamiento de la tierra ante la inminente destrucción total que causaría
la maquina del fin del mundo. Durante esta escena el Dr. Habla de establecer comitivas de
10 mujeres por cada hombre, con el fin de la reproducción de la especie, adelantando en la
misma escena profundiza en ciertos criterios que deberían cumplir estas mujeres como salud,
juventud, fertilidad sexual además de hacer hincapié que se elijarán por sus características
sexuales y su “naturaleza altamente estimulante”. Nuevamente vemos a la mujer como un
instrumento al servicio de las estructuras patriarcales, donde por sobre la voluntad de las
mujeres se pretende usarlas como herramienta de reproducción de la especie,
“es imposible asimilar lisa y llanamente la gestación a un trabajo o servicio, tal
como el servicio militar, por ejemplo. Se produce una fractura más profunda en
la vida de la mujer al exigirle hijos que al reglamentar la vida de los ciudadanos;
jamás ha habido ningún estado que osase instruir el coito obligatorio” (Simone
de Beauvoir, El segundo sexo, El materialismo histórico, pag. 58).
Lo que la autora nos anuncia es lo que Kubrick en el dialogo plantea en el caso hipotético
de la película, esta idea de generar un coito obligatorio donde las mujeres no seas mas que
herramientas de reproducción humana.
Estas violencias sistemáticas que muchas veces no vemos porque simplemente las
naturalizamos son las practicas que debemos cuestionar como personas y en nuestro rol de
profesores de historia al darles una temporalidad a los problemas ser capaces de profundizar
en ellos al hacer una reflexión critica sobre la realidad, identificar los problemas del
patriarcado como minimiza, subestima, violenta e invisibiliza sistemáticamente a la mujer.
Como la convierte en aquel otro, en un objeto sin derechos.