Você está na página 1de 102

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

PROGRAMA DE MAESTRÍA Y DOCTORADO EN INGENIERÍA

FACULTAD DE INGENIERÍA

ESTUDIO RADIOLÓGICO DEL PROCESO HTTR-IS DE


PRODUCCIÓN DE HIDRÓGENO

T E S I S
QUE PARA OPTAR POR EL GRADO DE:

MAESTRO EN INGENIERÍA
ENERGÍA - SISTEMAS ENERGÉTICOS

P R E S E N T A :

JORGE VALENTÍN ZERTUCHE RODRÍGUEZ

TUTOR:
JUAN LUIS FRANÇOIS LACOUTURE

2009
JURADO ASIGNADO:

Presidente: Dra. Cecilia Martín Del Campo Márquez

Secretario: Dr. Juan Luis François Lacouture

Vocal: M.C. Hermenegildo Ireneo Maldonado Mercado

1er. Suplente: M.C. Pamela Fran Nelson Edelstein

2do. Suplente: M.C. Jaime Aguirre Gómez

Lugar donde se realizó la tesis:

FACULTAD DE INGENIERÍA

TUTOR DE TESIS:

DR. JUAN LUIS FRANÇOIS LACOUTURE

FIRMA
Para

Alicia Rodríguez
Karen A. Zertuche
Mis dos mujeres guerreras, que sin su paciencia y amor no hubiera logrado crecer como persona
ni como profesionista. Gracias por haberme traído a la vida y acompañarme en ella. Las quiero
mucho.

María de los Ángeles Rodríguez


Tú eres la causante de todo esto, ¡admítelo! A ti te agradezco la paciencia y la idea de entrar en
este nuevo ciclo, que ahora cierro.

Juan Obregón
Mi amigo Johnny, este trabajo es para ti, como tan sólo la mitad del fruto de tantas y tantas
cervezas en el puesto de los cubanos. Y que pronto tengas la otra mitad.

Luis A. Pineda
La vida me ha traído grandes sorpresas, y con ellas grandes amigos. Pocos son los que se quedan
a mirar el aparente sufrimiento de otros. Tú eres uno de ellos.

Erik A. Ayala
Nancy Gómez
Gracias por seguir a mi lado después de tantas “penas y hambres” (y por doble cuenta). La
verdadera amistad es un tesoro que, en su específico caso, planeo conservar.

Juan L. François
Cecilia Martín Del Campo
Jaime B. Morales
Edgar Salazar
Pamela F. Nelson
Gracias a ustedes, mis maestros, que me enseñaron con una gran pasión y una enorme paciencia,
y me acompañaron en este proceso.

Y a todos los que haya olvidado tan sólo en estas líneas, que no han sido menos importantes en
esta culminación.

Gracias por ayudarme a convertirme en una persona de bien.


ÍNDICE TEMÁTICO

INTRODUCCIÓN 1

CAPÍTULO 1 – HIDRÓGENO Y TRITIO 8


1.1 Generalidades 8
1.2 Propiedades físicas y químicas del hidrógeno y el tritio 9
1.3 Almacenamiento y transporte 12
1.4 Riesgos: fugas, explosiones y daños al organismo 18
1.5 Actividad internacional en torno al hidrógeno 21
1.6 El concepto de economía basada en hidrógeno nuclear 23

CAPÍTULO 2 – EL REACTOR PARA PRUEBAS DE INGENIERÍA


33
DE ALTA TEMPERATURA
2.1 Antecedentes 33
2.2 Descripción general 35
2.3 Diseño 38
2.4 Circuito primario de refrigerante 39
2.5 Intercambiador de calor intermedio 40

CAPÍTULO 3 – CICLO TERMOQUÍMICO YODO-AZUFRE DE


46
PRODUCCIÓN DE HIDRÓGENO
3.1 Historia: tres de cientos 46
3.2 Descripción general del proceso 52
3.3 Diagrama de flujo de proceso con balance de materia y energía 57

CAPÍTULO 4 – TRITIO: PROTECCIÓN RADIOLÓGICA 64


4.1 Propiedades radiológicas del tritio 64
4.2 Producción en el reactor HTTR: mecanismo y cantidad 65
4.3 Contaminación radiológica del proceso IS y posibles riesgos a la salud del 67
personal
4.4 Erbia y alúmina, las posibilidades 68
4.5 Dosimetría del personal 70
4.6 Recolección de muestras tritiadas 74
4.7 Preparación de muestras tritiadas 78
4.8 Análisis de muestras tritiadas 82
4.9 Protección radiológica para el personal de la planta química 84

CONCLUSIONES 91

BIBLIOGRAFÍA 93
ÍNDICE DE TABLAS

1.1 Características fisicoquímicas del hidrógeno 11


1.2 Características fisicoquímicas del tritio diatómico 12
1.3 Efectos fisiológicos provocados por accidentes de sobrepresión 20
2.1 Especificaciones generales del reactor HTTR 37
2.2 Especificaciones nucleares 38
2.3 Características generales del intercambiador de calor intermedio 45
2.4 Composición química del Hastelloy XR 45
3.1 Balance de materia y energía para la Sección Bunsen 61
3.2 Balance de materia y energía para la Sección H2SO4 62
3.3 Balance de materia y energía para la Sección HI 63
4.1 Producción y liberación de tritio estimadas para el reactor HTGR de 170 MWt 67
llamado HTR-MODUL

ÍNDICE DE FIGURAS

1.1 Esquema de un tanque de almacenamiento de hidrógeno para automóvil de pasajeros 14


1.2 (a) Flujo másico restante en la tubería en relación al flujo que ingresó respecto a la 17
longitud de la tubería, (b) Poder calorífico superior del hidrógeno alimentado en la
tubería comparado con el poder calorífico superior entregado por la tubería
1.3 Diagrama de flujo de un complejo industrial basado en reactores HTGR como fuente 24
de energía
1.4 Economía energética del hidrógeno con base en energía nuclear y separación de agua 25
1.5 Evolución de las vías de producción de hidrogeno 26
2.1 Vista aérea del intercambiador de calor intermedio 43
3.1 Concepto del ciclo IS de producción de hidrógeno 50
3.2 Esquema de I+D del sistema de producción de hidrógeno para el HTTR 51
3.3 Eficiencia del proceso IS de producción de hidrógeno (estimada) respecto de la 55
temperatura máxima
3.4a Diagrama de flujo para la Sección Bunsen 58
3.4b Diagrama de flujo para la Sección H2SO4 59
3.4c Diagrama de flujo para la Sección HI 60
4.1 Esquema del arreglo para un dosímetro portátil de tritio 73
4.2 Celda de adsorción para humedad atmosférica 75
4.3 Sistema de liofilización para extracción de agua 79
4.4 Bomba Parr para la combustión de muestras orgánicas 80
4.5 Celda para enriquecimiento electrolítico 82
LISTA DE ACRÓNIMOS

ACS Sistema de Enfriamiento Auxiliar


BPT Barrera de Permeación de Tritio
CDA Concentración Derivada en Aire
CFP Partícula de Combustible Recubierta
GT-MHR Reactor Modular de Helio acoplado a Turbina de Gas
HTGR Reactor de Alta Temperatura enfriado por Gas
HTTR Reactor para Pruebas de ingeniería de Alta Temperatura
ICRP Comisión Internacional de Protección Radiológica
ICRU Comisión Internacional de Unidades y mediciones de Radiación
IHX Intercambiador de Calor Intermedio
IS Yodo-Azufre
JAERI Instituto de Investigaciones de Energía Atómica de Japón
LAI Límite Anual de Incorporación
MCS Sistema de Enfriamiento Principal
MSB p-bis-(o-metilestiril)-benceno
PGC Enfriador Principal de Gas
PMT Tubo Fotomultiplicador
POPOP p-bis-2(5-feniloxiazil)-benceno
PPO difeniloxazol
PPWC Enfriador Primario de Agua Presurizada
PWCS Sistema Presurizado de Agua de Enfriamiento
PWR Reactor de Agua a Presión
SPWC Enfriador Secundario de Agua Presurizada
RSS Sistema de Apagado de Reserva
TNT trinitrotolueno
TR Razón de Tritio
UT Universidad de Tokio
VHTR Reactor de Muy Alta Temperatura
INTRODUCCIÓN

La humanidad enfrenta los retos actuales del fin de las reservas fósiles de energía y de la emisión

de gases efecto invernadero a la atmósfera. El estilo de vida promedio, al presente, sólo puede

ser mantenido utilizando fuentes alternativas (aunadas a las utilizadas actualmente) para la

generación de energía, minimizando sus costos y optimizando su uso por parte del consumidor.

El hidrógeno, como combustible, tiene el potencial para resolver ambos problemas. Es el tercer

elemento más abundante en la superficie de la tierra y se le encuentra principalmente en agua y

compuestos orgánicos.

El hidrógeno no es una fuente energética nueva. En el futuro post-fósil, el hidrógeno será el

principal acarreador de electricidad, pero actualmente la electricidad es la fuente de origen para

el hidrógeno. Actualmente, el hidrógeno se produce por medio del reformado de metano y de la

electrólisis del agua (ambos procesos involucran fuertes pérdidas de energía).

Sin embargo, el hidrógeno será utilizado entonces para otras aplicaciones, en particular el

transporte y la calefacción doméstica. Debido a la pérdida de energía, el almacenamiento y el

transporte del hidrógeno deben evitarse en la medida de lo posible.

1
El problema principal en cuanto a la producción de hidrógeno radica en que las tecnologías

energéticas ya existen y se encuentran en operación, mientras que el caso particular del

hidrógeno debe ser aún desarrollado.

En el mediano plazo, se visualiza un cambio en los procesos que emiten dióxido de carbono a la

atmósfera. Estas opciones futuras, libres de CO2, son: el hidrógeno a partir de combustibles

fósiles (siempre y cuando se aplique la captura de dióxido de carbono), la electrólisis de agua

utilizando energías renovables, el calor nuclear y la gasificación de biomasa. A largo plazo se

consideran los ciclos termoquímicos y las celdas fotoquímicas.

Las cantidades de hidrógeno que serán producidas por los medios mencionados estarán

determinadas principalmente por los factores de mercado local. Entre ellos, se podrían incluir la

disponibilidad de recursos naturales, la capacidad de contar con fuentes alternativas, y las leyes y

políticas existentes en torno al mismo.

El hidrógeno es abundante en la naturaleza, pero se da en compuestos estables (principalmente),

por lo que se requiere de una gran cantidad de energía para convertirlo en una sustancia útil

como combustible.

La energía nuclear actualmente contribuye con cerca del 16 % de la producción eléctrica

mundial, y tan sólo 6 % del total de energía.1 Su principal desventaja son los desechos

radioactivos que produce.

1
Elder et. al. (2009), 1.

2
Dentro de las actividades mundiales en torno al hidrógeno como energético futuro, se plantea la

producción de este combustible por medios nucleares, aprovechando el calor ofrecido por los

reactores, en especial los de gas, que son de altas temperaturas. El concepto del Reactor de Gas

de Alta Temperatura (HTGR, por sus siglas en inglés) posee importantes características, tales

como:

• Producción de electricidad.

• Producción de calor de alta temperatura, hasta 1000 ºC.

• Producción de vapor de alta temperatura, cerca de 530 ºC.

• Obtención de características de seguridad fundamentales.

De esta forma, los requerimientos físicos para el calor de proceso de los reactores HTGR son

• Temperatura de salida de gas de 950–1000 ºC, lo que permite una elevación en la cinética

del proceso químico.

• Temperatura de entrada de gas de 350–500 ºC, necesaria para utilizar el calor recuperado

de los gases de proceso.

• Menor presión en el sistema, con lo que se eleva la eficiencia del proceso químico.

• Separación de la isla nuclear del proceso químico, obteniendo una reducción en el riesgo

de liberación de radionúclidos en caso de una explosión química.

• Componentes separados para los equipos de alta temperatura, lo que permite llevar a cabo

la construcción en diferentes materiales.

3
• Diseño no integrado de los circuitos primario y secundario, lo que permite una mejor

accesibilidad.

En Japón, desde 1969, se ha desarrollado el reactor HTGR, cuya principal aplicación sería la

producción de acero. Gracias al alcance tecnológico desde entonces, en 1996 se hizo realidad la

criticidad del Reactor para Pruebas de Ingeniería de Alta Temperatura (HTTR, nuevamente por

sus siglas en inglés), que otorga una temperatura de salida del circuito primario de 950 ºC. Sin

embargo, en procesos como la termólisis directa de agua se requiere de una temperatura superior

a 2500 ºC, para lo cual no existen materiales que se puedan emplear a escala industrial. Por ello,

se han considerado desde hace cuatro décadas los llamados ciclos termoquímicos, que son

procesos similares a la termólisis, pero al tener más de una reacción química, se manejan

temperaturas menores.

Se dice que cualquier proceso químico de escala industrial que sea innovador, como es el caso

del proceso IS (un ciclo termoquímico desarrollado por General Atomics en 1979), generalmente

debe pasar por cuatro etapas principales:

1. Escala de laboratorio: estudio químico basado en el principio o concepto (0.001 m3/h).

2. Escala de prueba: prueba de ciclo cerrado (0.05–1 m3/h).

3. Escala piloto: prueba de planta “en pequeño” (30–300 m3/h).

4. Escala de demostración: establecimiento de la tecnología (~105 m3/h).

4
Se espera que el acoplamiento entre el reactor HTTR y el ciclo termoquímico IS sea la primera

demostración de un proceso de producción de hidrógeno utilizando calor nuclear de forma

directa. Para ello se tienen las siguientes miras:

• Demostrar la producción de hidrógeno utilizando el calor de los reactores nucleares.

• Establecer una filosofía de la seguridad y un método de diseño que conecte al proceso IS

con el reactor nuclear.

• Efectuar una demostración de la utilidad de los componentes de alta temperatura, tales

como válvulas de aislamiento, tuberías, intercambiadores de calor, etcétera.

• Dejar una contribución a la experiencia en construcción, operación y mantenimiento.

• Mostrar el camino hacia la comercialización de los sistemas de producción nuclear de

hidrógeno por medio del proceso IS (incluyendo la viabilidad económica y la relación

con el HTGR).

Conectar un reactor nuclear a un proceso químico, tomando en cuenta que el segundo no requiere

un diseño tan riguroso, requeriría mantener un estándar en términos de contaminación

radiológica. El tritio es un gas que, al igual que el hidrógeno, es capaz de permear y atravesar las

paredes de los materiales de construcción del HTTR, lo que involucra un riesgo radiológico para

la salud del personal y del público en general. En los últimos dos años, se ha planteado la

posibilidad de colocar una barrera capaz de mitigar o evitar la permeación de tritio, o bien, de

contar con un sistema de monitoreo portátil, cuyas dificultades de desarrollo radican en la baja

energía de las emisiones del radionúclido.

5
En base a todo lo expuesto, el objetivo que se persigue con este trabajo es el de llevar a cabo un

estudio que permita conocer las diferentes opciones que se tienen para resolver el problema de

permeación de tritio y el consecuente riesgo radiológico que representa. Para ello, el trabajo se

desarrolla de la siguiente forma:

En el capítulo primero se hace un resumen de las propiedades fisicoquímicas del hidrógeno y el

tritio, así como los riesgos que ambos gases implican (exceptuando las propiedades nucleares y

los riesgos radiológicos). También se analiza la situación del hidrógeno como combustible

(producción, costos, etcétera).

Dentro del capítulo dos, se hace una descripción general de la tecnología nuclear en cuestión, el

reactor HTTR, poniendo especial atención al intercambiador de calor intermedio (IHX).

El ciclo termoquímico IS es analizado dentro del capítulo tres, incluyendo el diagrama de flujo

de proceso y su correspondiente balance de materia y energía.

Finalmente, dentro del capítulo cuarto se lleva a cabo una revisión de los diferentes métodos

existentes para detección, muestreo y análisis de tritio, tomando en cuenta las dificultades que el

radionúclido implica, también se lleva a cabo una relación de los diferentes materiales existentes

como opciones de barrera de permeación de tritio, y finalmente se efectúa una propuesta de

buenas prácticas de trabajo para el personal que labora dentro de la planta química.

6
La aportación principal que se deja a la comunidad consiste en algunos procedimientos que se

puedan utilizar como referencia en el futuro cercano, dentro del que se cree que el hidrógeno será

el combustible predominante gracias a sus cualidades de limpieza energética.

7
CAPÍTULO 1

HIDRÓGENO Y TRITIO

1.1 Generalidades

El hidrógeno es el elemento más ligero y abundante conocido. Constituye más del 90 % del

universo, y 60 % del cuerpo humano. El átomo de su isótopo más común en la naturaleza está

compuesto de un solo protón en el núcleo y un electrón orbitando alrededor. A pesar de sus

características de simpleza, el hidrógeno nunca se encuentra en estado atómico, siempre se le

encuentra combinado con otros átomos, tales como oxígeno, carbono u otro átomo de hidrógeno

(H2) en muy escasas proporciones. Por lo tanto, se requiere energía para extraerlo con fines de

procesos de combustión. El sol consume 600 millones de toneladas cada segundo2.

La concentración actual de hidrógeno en la atmósfera terrestre es de 510 partes por billón (ppb),

lo que significan aproximadamente 200 millones de toneladas, y su crecimiento anual es de 3

ppb. Su tiempo de vida promedio es de dos años, antes de que se vea compuesto en otra sustancia

o perdido en el espacio.

2
Hordeski (2007), 11.

8
1.2 Propiedades físicas y químicas del hidrógeno y el tritio

El gas hidrógeno es incoloro, inodoro, insípido, no tóxico y altamente inflamable. Al momento

de hacer combustión, se combina con oxígeno para formar agua (H2O), por lo que no emite gases

efecto invernadero, lo que convierte al hidrógeno en el más limpio de los combustibles

conocidos hasta ahora.

El tritio tiene una masa atómica de 3 y su símbolo es 3H, o más comúnmente, T. Es inestable, y

decae radioactivamente por la emisión de una partícula beta de baja energía. Fue preparado por

primera vez por Rutherford, Oliphant y Harteck en 1934, mediante el bombardeo de ácido

deuterofosfórico con deuterones rápidos. La reacción D-D produjo tritio, pero también produjo
3
He como reacción paralela:

2
H + 2H → T + H + energía
2
H + 2H → 3He + n + energía

No se supo inmediatamente cuál de los dos productos es radioactivo, hasta que se descubrió en

1939 que el 3He se produce en la naturaleza y es estable, con lo que se probó la identidad

radioactiva del tritio.

El tritio se da en la naturaleza por la acción de los rayos cósmicos primarios, donde los

neutrones, protones y deuterones rápidos colisionan con componentes estratosféricos para

9
producir tritio, además de haber sido observado en meteoritos y materiales rescatados por los

satélites.

14
N + n → T + 12C
14
N + 1H → T + fragmentos
2
H + 2H → T + H + energía

El tritio también se produce por la activación con neutrones, aunque también es un producto

menor en la fisión de uranio (natural, enriquecido o como mezcla de transuránidos).

6
Li + n → T + 4He + 4.78 MeV
3
He + n → T + H

La mayoría de sus propiedades químicas son comunes a las de los demás isótopos, sin embargo

hay diferencias significativas en términos de cinética de reacciones, inducidas por la emisión de

la partícula beta.

En las siguientes tablas se muestra un listado de las propiedades fisicoquímicas del hidrógeno y

del tritio.

10
Tabla 1.1. Características fisicoquímicas del hidrógeno.
Fuente: IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by Nuclear Power, Vienna, Austria,
p. 192.

PROPIEDAD MAGNITUD
Masa atómica 1.00794 uma
Radio atómico 0.53 Å
Configuración electrónica 1s1
Estados de oxidación (óxido) +1 (óxido), -1 (anfótero)
Estado de la materia Gas
Punto de fusión 14.025 K
Punto de ebullición 20.268 K
Punto de autoignición (flashpoint) 773–844 K
Entalpía de vaporización 0.44936 kJ/mol
Entalpía de fusión 0.05868 kJ/mol
Calor de combustión 241.8 kJ/mol
Relación gas/líquido 845
Difusividad 6.1×10-5 m2/s
Composición estequiométrica en aire 29.5 % mol
Temperatura máxima de flama 2043 K
Equivalente a TNT 2.22 kgTNT/Nm3H2
W
Conductividad térmica 1.897×10-3
mK
Presión de vapor 209 Pa @ 23 K
Punto triple 13.8033 K, 7.042×103 Pa
Punto crítico 23.97 K, 1.293×106 Pa
Solubilidad (agua) 1.7 mg/L @ 293.15 K
Viscosidad 8.6×10-5 P @ 273.15 K
Tensión superficial 2.438×10-3 N/m @ 18.65 K
Electronegatividad (Pauling) 2.2
J
Calor específico 1.4304×104
kg K
Energía de ionización 1312 kJ/mol

11
Tabla 1.2. Características fisicoquímicas del tritio diatómico.
Fuente: Katz (2004) Deuterium and Tritium, Kirk-Othmer Encyclopedia of Chemical Technology 8, New Jersey, USA, p. 470.

PROPIEDAD MAGNITUD
Masa atómica 3.01604 uma
Punto de fusión 20.62 K @ 21.6 kPa
Punto de ebullición 25.04 K
Temperatura crítica 40.44 K
Presión crítica 1.850 MPa
Volumen crítico 57.1 cm3/mol
Calor de sublimación 1640 J/mol
Calor de vaporización 1390 J/mol
J
Entropía de vaporización 54.0
mol K
J
Calor específico 29.1997
mol K
Entropía 164.8562 kJ/mol @ 298.15 K
Energía libre de Gibbs 135.9083 kJ/mol

1.3 Almacenamiento y transporte

La provisión comercial de energía alrededor del mundo se ha convertido en una estructura muy

compleja y no se ve limitada por fronteras nacionales. El almacenamiento representa el lapso

temporal entre la generación y el uso. Los energéticos primarios son a veces transportados a

distancias de miles de kilómetros, mientras que los energéticos secundarios son transportados en

un rango de 50–500 km. El consumidor espera una fuente con la suficiente energía para cubrir

sus necesidades espaciales y temporales. Esto se traduce en una cuestión relacionada al

transporte de la energía.

El hidrógeno puede ser almacenado como gas, líquido o como parte de un metal sólido, un

polímero o un hidrido líquido. El transporte de hidrógeno puede incrementar su costo en un

30–300 %, lo que significa que debe existir algún beneficio para probar su viabilidad económica.

12
Almacenamiento

El hidrógeno gaseoso a temperatura ambiente puede ser comprimido en tanques de alta presión

que son fáciles de operar. La presión que manejan se sitúa entre menos de 1 MPa hasta cerca de

30 MPa. La alta presión es el aspecto peligroso en la operación de este tipo de tanques. Pueden

ser operados económicamente en base a ciclos cortos de rellenado. Los materiales de

construcción son aceros de bajo contenido de carbón o aleaciones especiales con compuestos no

metálicos de alta dureza. Los tanques de presión típicos consisten en botellas de 50 L que

contienen 8.9 Nm3 a una presión de 20 MPa. Para consumo de alta magnitud (aproximadamente

250 Nm3) se usan 28 de estas botellas interconectadas con tubería de alta presión.

Una economía de hidrógeno a gran escala necesitaría un método de almacenamiento subterráneo

de magnitud similar, no obstante se espera que incurra en mayores gastos de almacenamiento y

mayores pérdidas por fugas. Aún así, se ha demostrado el concepto.

El hidrógeno en estado líquido está a temperaturas tan bajas como 20 K. Se requiere de

aproximadamente el 30 % de su energía para enfriamiento y condensación. Debe ser almacenado

en un tanque superaislado llamado dewar o criostato, y aún bajo estas condiciones una fracción

debe ser evaporada para mantenerlo a esa temperatura.

Un tanque de almacenamiento para un líquido criogénico requiere un aislamiento efectivo, dado

que la diferencia de temperaturas es el mecanismo de transferencia de calor al interior del tanque.

Usualmente se encuentra un segundo tanque que cubre al contenedor del líquido criogénico. Los

13
materiales usados en tanques criogénicos son acero al carbón para la pared externa y aluminio o

acero inoxidable para el tanque interior. La tubería que conecta ambos tanques está generalmente

fabricada en acero inoxidable con juntas selladas al vacío en el lado frío. Una alternativa usada

en tanques de gran capacidad es rellenar el espacio anular con perlita en polvo o partículas

reflectoras. Los espacios reducidos en esta región reducen la necesidad de vacío hasta cantidades

menores a 1.3 Pa. Por otro lado, se necesita evitar la compactación de la perlita para prevenir la

ruptura de la estructura de soporte. También se puede alcanzar una mayor disminución de

conducción de calor colocando esferas huecas de silicato de boro cuyo diámetro varía de 15 a

150 µm y cuya masa es muy pequeña.

Un esquema de tanque de almacenamiento para automóvil de pasajeros se muestra en la figura

siguiente.

Figura 1.1. Esquema de un tanque de almacenamiento de hidrógeno para automóvil de pasajeros.


Fuente: IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by Nuclear Power, Vienna, Austria,
p. 147.

14
Los materiales utilizados en un tanque de este tipo comúnmente son acero austenítico y

aleaciones de aluminio endurecidas por frío. El aislamiento, de 30 mm de espesor, consiste en 70

capas de fibra de vidrio y hoja de aluminio que no permiten un escape mayor a 1.5 %/día. Su

peso total es de 50–60 kg y su presión máxima de operación es de 0.6 MPa.

Para un almacenamiento de hidrógeno líquido a gran escala, se utilizan tanques esféricos para

minimizar pérdidas por evaporación. El aislamiento consiste en una chaqueta de vacío con una

capa de polvo de perlita de 0.9 m de espesor, permitiendo una tasa de pérdida por evaporación

estimada de 0.3 %/día. El tanque de hidrógeno líquido más grande construido hasta ahora se

encuentra en el Centro Espacial Kennedy, USA, con capacidad de 3407 m3. La esfera externa

está fabricada en acero al carbón con un diámetro interno de 21.34 m y la esfera interior es de

acero inoxidable austenítico con un diámetro interior de 18.75 m. La tasa de pérdida por

evaporación es de 0.03 %/día (aproximadamente 800 L diarios).

Transporte

Aunque existen otras opciones para el transporte de hidrógeno, el transporte terrestre siempre

tendrá su papel, ya sea para servir a lugares lejanos o proveer de combustible a las estaciones en

horas pico.

Las pipas de 40 toneladas están diseñadas para llevar una cantidad máxima de combustible. Para

el octano, el metanol o el etanol, la carga es de cerca de 26 toneladas, y todo esto se entrega.

15
En el caso de los gases esto es diferente. Los gases comprimidos normalmente son entregados a

una presión de 20 MPa, pero los tanques son vaciados hasta los 4.2 MPa cuando descargan a un

contenedor de 4 MPa. Por lo tanto, los tanques pipa entregan solamente el 80 % de su carga

mientras el 20 % restante se queda dentro, y lo que es más, es regresado a la planta. Esta cascada

de presiones es la práctica común hoy en día.

El transporte de hidrógeno gaseoso en redes de tuberías (cuyos materiales de construcción son

especiales para este gas) es una tecnología extensamente utilizada. Alrededor de 1990, habían

sido colocados más de 750 km de tuberías en todo el mundo.3

El uso de las redes existentes de gas natural para el transporte de hidrógeno requeriría enormes

esfuerzos en modificaciones, pero los problemas técnicos relacionados con la degradación de

materiales y la propulsión del gas parecen ser solucionables. Los requerimientos de seguridad

para transporte de hidrógeno en tuberías son mucho más rígidos que aquellos para gas natural. La

cuestión en torno a la utilización de las tuberías de gas natural para el transporte de hidrógeno es

que no pueden ser utilizadas hasta que se haya probado la adecuada operación del acero que

actualmente se utiliza en dichas tuberías, denominado StE480.7TM. Otra de las desventajas

radica en que el hidrógeno se fuga mucho más fácilmente que el gas natural, teniendo como

valor estimado de escape un 3 % para hidrógeno en comparación con 2 % para el gas natural. Sin

embargo, si el hidrógeno fuera mezclado con el gas natural en una concentración de 5 % de H2,

no se requeriría de cambio alguno en las tuberías actuales, y estos cambios serían mínimos si esta

concentración fuera aumentada a 20 %.

3
IAEA (1999), 155.

16
Las tuberías para el transporte de hidrógeno ya existen, aunque este combustible sea un producto

de venta muy elevada con un margen de ventas muy bajo. La energía requerida para mover el gas

es de importancia secundaria, porque el consumo de energía y los costos están contemplados

dentro de la producción. En la figura 1.2, se puede ver que el hidrógeno muestra ventajas ante el

metano (componente principal del gas natural) en cuanto a pérdidas de presión y poder calorífico

por distancia.

En conclusión, el transporte y la distribución de hidrógeno son técnicamente posibles, tomando

en cuenta las peculiaridades del mismo (tanto físicas como materiales) y comparándolas con las

del gas natural. Los costos de transportación se esperan iguales en el caso de distancias

regionales, y mayores para el hidrógeno en el caso de grandes escalas. En el futuro este costo se

verá reducido, en cuanto a que posiblemente habrá centros de distribución.

(a) (b)

Figura 1.2. (a) Flujo másico restante en la tubería en relación al flujo que ingresó respecto a la longitud de la tubería, (b) Poder
calorífico superior del hidrógeno alimentado en la tubería comparado con el poder calorífico superior entregado por la tubería.
Fuente: Bossel et. al. (2005) The Future of the Hydrogen Economy: Bright or Bleak?, Oberrordorf, Switzerland, p. 26.

17
Una alternativa para el transporte de gas natural es el gas natural líquido, sin embargo se gana

una densidad mucho mayor y se pierde un 12–20 % en costos de condensación, transporte y

pérdidas.

Las tuberías para la transportación de hidrógeno líquido se usan actualmente a pequeña escala y

son de rango corto. Usualmente se utiliza acero inoxidable en el tubo interno, con espaciadores

de baja conductividad térmica como soporte para la chaqueta de vacío. La transferencia se realiza

por medio de presión, no de bombeo. Las preocupaciones mayores radican en que las fugas se

deben a los esfuerzos mecánicos de compresión y expansión, oscilaciones en la presión, o flujo

bifásico.

1.4 Riesgos: fugas, explosiones y daños al organismo

La planta de producción de hidrógeno que vaya a estar conectada al reactor nuclear

probablemente no esté diseñada con grado nuclear, ya que no hay tal necesidad. Sin embargo, se

deben tomar en cuenta otros factores de diseño, que se hallan fuera de lo convencional. Las

principales áreas de preocupación en este respecto son:

• La planta de producción de hidrógeno es el repositorio de calor del reactor nuclear.

• Existen sustancias flamables en el sistema.

• El producto (hidrógeno) es manejado fuera de la planta de producción.

18
El hidrógeno gaseoso, como ya se ha mencionado, es inodoro e incoloro, y su flama es casi

invisible. Un incendio puede no ser detectado hasta que es demasiado tarde.

La ignición de una nube de cualquier gas requiere de una fuente de chispa. Bajo circunstancias

normales, una nube que se expande siempre prende partiendo desde el perímetro. La explosión

de una nube no confinada de hidrógeno en presencia de una chispa débil nunca se torna en una

detonación. La energía requerida para encender (y provocar una detonación directa) puede ser

provista solamente por una turbina o un explosivo. Para la relación estequiométrica, se requiere

el equivalente a 1 g de TNT (aproximadamente 4.7 kJ).

El límite de flamabilidad inferior de una mezcla aire-hidrógeno es una función de la ley empírica

de Burgess-Wheeler. El valor cercano al punto de ebullición (20 K) es de 7.7 % en volumen, y

2.3 % a una temperatura de 723 K. Las mezclas de hidrógeno con oxígeno son flamables en un

muy amplio intervalo de concentraciones, que es de 4–75 % en volumen. Una mezcla

estequiométrica de hidrógeno y aire contiene 29.5 % en mol de hidrógeno. Su flama no es

luminosa y es comparativamente caliente, pero difícilmente irradia calor.

Un accidente no necesariamente causa una explosión, ya que los tanques de hidrógeno (que están

reforzados con fibra de carbono) son casi indestructibles. El hidrógeno es un gas, mientras que la

gran mayoría de los demás combustibles son líquidos, y siempre existe el riesgo de una fuga en

celdas de combustible, refinerías, tuberías y estaciones de servicio; ya que se trata de un gas de

molécula tan pequeña que tiende a escapar por las grietas más finas. Un accidente de

sobrepresión puede traer consecuencias graves, como se muestra en la tabla 1.3.

19
El contacto directo con hidrógeno líquido, o superficies con temperatura muy baja, ocasiona

quemaduras criogénicas, por ejemplo, por el congelamiento de tejido vivo. Una excepción son

los periodos de contacto muy breves, donde la diferencia de temperatura es alta y la transferencia

de calor es baja. La exposición prolongada a las bajas temperaturas, posteriores a una fuga,

ocasiona hipotermia, disfunciones de algunos órganos y depresión respiratoria.

La evaporación del hidrógeno líquido también afecta la atmósfera inmediata, ya que diluye el

oxígeno contenido en el aire. Una concentración de oxígeno en aire menor a 19.5 % es

considerada peligrosa pues causa asfixia, y una concentración de 8 % o menos resulta letal en

cuestión de minutos.

Tabla 1.3. Efectos fisiológicos provocados por accidentes de sobrepresión.


Fuente: IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by Nuclear Power, Vienna, Austria,
p. 192.

SOBREPRESIÓN (kPa) EFECTO EN EL PERSONAL


7 Desmayo
35 Daño ótico
100 Daño pulmonar
240 Umbral de mortalidad
345 50 % de muertes
450 99 % de muertes

20
1.5 Actividad internacional en torno al hidrógeno

El hidrógeno ha fascinado a generaciones durante siglos, incluyendo a visionarios como Julio

Verne.4

En muchos países del mundo se han creado asociaciones que se encuentran a favor del

hidrógeno. Sus metas principales son fomentar la entrada del hidrógeno al rubro de los

energéticos, estimular el intercambio de información entre las partes interesadas y promover el

interés público.

La transición a una economía basada en el hidrógeno

La energía es fundamental para el desarrollo económico y social. Una “economía del hidrógeno”

ha sido catalogada como la última y mejor solución para la energía y el medio ambiente.

Una economía energética se encuentra caracterizada por:5

• La elección del energético primario adecuado.

• La selección de la tecnología de conversión adecuada.

• La necesidad de hallar los métodos de almacenamiento y transporte adecuados para ese

nuevo tipo de energía.

4
Bossel (2005), 7.
5
IAEA op. cit., 287.

21
Los crecientes impactos ambientales derivados del uso de energéticos, tales como los gases de

efecto invernadero, necesitan urgentemente de medidas de control. Por lo tanto, se necesita

reducir lo más posible el consumo de combustibles fósiles, al ser la fuente mayoritaria de

emisiones antropogénicas de CO2.

En una economía energética futura basada en el hidrógeno, este combustible provendrá de

fuentes no fósiles. La energía de sobra de las fuentes renovables puede ser utilizada en su

producción.

El principal argumento para la economía mencionada en el párrafo anterior reside en la

posibilidad de almacenamiento y transporte de energía eléctrica a grandes distancias. En el

futuro, el hidrógeno tomará el trabajo que hasta ahora ha tenido la electricidad: combustible para

vehículos, almacenamiento temporal de energía y materia prima en la industria química. El

motivo para introducir esta nueva economía es la reducción de las emisiones de automotores en

las ciudades, cuya flota está en constante aumento.

Una porción muy significativa de la energía usada en transportación y otras aplicaciones puede

ser provista por hidrógeno. El problema de introducirlo no es de índole técnica, sino que recae en

la fuerte inversión requerida para la nueva tecnología. Se ve claramente que el costo del

hidrógeno debe ser tan bajo como sea posible. Sin embargo, esta economía puede ser establecida

sólo si tiene sentido energéticamente hablando.

22
El primer paso en la economía del hidrógeno siempre estará basado en las tecnologías existentes,

así como en los procesos establecidos. En el futuro medio, se espera que los combustibles fósiles

sean la fuente principal de hidrógeno. El gas natural, como “el más limpio” de los hidrocarburos,

tendrá un par de ventajas en este punto inicial en cuanto a su impacto ambiental, su

disponibilidad y su economía. En el futuro lejano, las tecnologías de producción de hidrógeno

estarán enfocadas principalmente a los métodos que incluyan una baja o nula emisión de dióxido

de carbono.

1.6 El concepto de economía basada en hidrógeno nuclear

La figura 1.3 describe la posibilidad de existir de un complejo químico de escala industrial,

donde la energía requerida está provista por un reactor nuclear de tipo modular. Una opción (en

la parte superior de la figura) emplea una turbina de gas (GT-MHR) para una producción

eficiente de electricidad, que puede ser utilizada para un proceso de separación de agua para la

producción de hidrógeno, donde es eventualmente consumida en las turbinas de hidrógeno o las

plantas de energía de celdas de combustible. En la otra opción (parte inferior de la figura) se

lleva a cabo la cogeneración de electricidad y calor de proceso con el fin de producir tanto

metanol como hidrógeno por medio del reformado de gas natural o de un ciclo termoquímico.

23
Figura 1.3. Diagrama de flujo de un complejo industrial basado en reactores de alta temperatura como fuente de energía.
Fuente: IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by Nuclear Power, Vienna, Austria,
p. 293.

El concepto de una economía basada en el hidrógeno nuclear está cimentado en la producción de

hidrógeno por medios nucleares, el transporte de la energía que se almacena en el hidrógeno y su

consumo. Las instalaciones donde se produce consisten en un reactor HTGR combinado con una

planta de separación de agua, donde el calor (de alta temperatura) es convertido directamente en

energía química. El producto principal es hidrógeno. El transporte y la distribución del producto

se llevan a cabo por medio de redes de tubería. Los tanques de almacenamiento de pequeña y

24
gran escala fungen como balance de demanda energética a corto y largo plazo. Las áreas de

consumo para el hidrógeno (ya como energético) están pensadas como materia prima en la

industria química, combustible para vehículos, calefacción y cocina en hogares, electricidad y

calefacción a grandes distancias (ver la figura 1.4).

Figura 1.4. Economía energética del hidrógeno con base en energía nuclear y separación de agua.
Fuente: IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by Nuclear Power, Vienna, Austria,
p. 294.

La electricidad es la principal aplicación actual de las plantas nucleares. La capacidad extra

puede ser utilizada en otras aplicaciones, tales como la producción de hidrógeno. También se

utiliza como calefacción residencial y desalación de agua. La energía nuclear está considerada

para asegurar la provisión de energía eléctrica y aliviar la dependencia en combustibles fósiles.

Los productos no eléctricos tienen la propiedad de elevar la independencia energética de los

pueblos.

25
La energía nuclear es una fuente energética altamente concentrada, enfrenta muy pocos

problemas de sitio y sus recursos son abundantes y suficientes como para alimentar las plantas

generadoras de energía durante miles de años (considerando reprocesamiento del combustible).

Con una urbanización que se encuentra por encima del 50 % a escala global y que se espera sea

de 75 % a lo largo del siglo XXI, se necesitarán de fuentes de energía lo suficientemente

concentradas para cumplir con la demanda energética pico, que está estimada en 1.5 kW/m2 o

más.6 La energía nuclear es apta para servir con esta clase de densidades de demanda y más, con

un alto índice de confiabilidad.

Figura 1.5. Evolución de las vías de producción de hidrógeno.


Fuente: Verfondern (2007) Nuclear Energy for Hydrogen Production, Jülich, Germany, p. 23.

Las plantas de energía nuclear están generalmente entre las de menor costo de producción de

electricidad. Además, existen indicadores de que las reservas de combustible nuclear pueden

6
Rogner et. al. (2000), 18.

26
durar varios miles de años, a diferencia de las reservas petrolíferas, si se considera el mismo

régimen de utilización. Las reservas nucleares pueden ser extendidas aún más mediante el

reciclaje de combustible, sobre todo al utilizar reactores de cría. La gran cantidad de reservas

hace posible la consideración de cambiar los combustibles fósiles por hidrógeno nuclear.

Durante las siguientes 3 a 5 décadas, se hará evidente que únicamente la energía nuclear de

fisión podría producir electricidad en cantidades suficientes y con costos económicamente

viables sin incurrir en el riesgo de emitir dióxido de carbono.

¿Por qué hidrógeno?

La visión del hidrógeno como fuente de energía no es nueva. Hasta la década de 1960, el

hidrógeno era utilizado como gas de calentamiento y como combustible. La idea de un sistema

energético basado en hidrógeno se gestó durante las crisis petroleras de los años setenta.

La electricidad y el hidrógeno son inherentemente renovables, ninguno de ellos es ofensivo al

ambiente, y juntos pueden brindar energía a todos los sistemas concebibles. En las instalaciones

que producen hidrógeno, éste es retirado del agua, mientras se obtiene oxígeno como producto

secundario. Cuando el hidrógeno es consumido, se recombina nuevamente con oxígeno para

terminar como vapor de agua.

27
Las siguientes afirmaciones suelen salir a flote cuando se habla de la situación energética

mundial, particularmente en relación a la futura economía de hidrógeno:7

• Para solventar la totalidad de las emisiones de una planta termoeléctrica de 300 MW, se

requieren reforestar 2000 km2.

• La producción actual de hidrógeno es de 500×109 Nm3/año, el 97 % de éste proviene de

combustibles fósiles. Si la misma cantidad fuera producida con la electricidad de las

plantas nucleares a un régimen de 8000 h/año, la capacidad instalada debería ser de

280 GW, lo que equivale a poco más del 80 % de la energía nuclear disponible hoy en el

mundo.

• El hidrógeno puede ser almacenado en enormes cantidades. La electricidad no (aunque de

hacerse realidad la superconductividad, esto puede cambiar).

• El hidrógeno puede ser un combustible químico o materia prima para una planta

industrial.

• La electricidad y el hidrógeno pueden ser convertidos uno en el otro.

• La energía nuclear puede producir hidrógeno en gran escala, evitando la consecuente

emisión de CO2.

• Reemplazando los combustibles fósiles, las reservas podrían ser almacenadas para el

futuro, y utilizarse en aplicaciones amigables al ambiente.

• La seguridad energética de las naciones se vería mayormente asegurada en base a la

disminución de las incertidumbres en el comportamiento económico del petróleo.

7
IAEA op.cit., 295.

28
Desarrollo sustentable de energía

El desarrollo sustentable en relación a la energía puede ser resumido en los siguientes siete

criterios8:

1. Compatibilidad ambiental. Las entradas y salidas de cada uno de los eslabones de la

cadena energética deben tener la mínima interferencia posible en el equilibrio natural, por

ejemplo, no sobrepasar la capacidad de los ecosistemas.

2. Compatibilidad intergeneracional. Los servicios energéticos deben estar basados en

fuentes de energía inagotables, o en el uso de fuentes finitas que lleven a la creación de

sustitutos sustentables. Los desechos generados por los servicios energéticos (incluidos

los desechos nucleares) no deben suponer un riesgo para futuras generaciones.

3. Compatibilidad con la demanda. La calidad de los servicios energéticos no puede ser

inferior a la que provee actualmente el sistema. En lugar de ello, debe al menos tener el

potencial de convertirse en algo significativamente mejor.

4. Compatibilidad económica. Los servicios sustentables de energía deben ser accesibles y

alcanzables. Los precios deben incluir el costo social.

5. Compatibilidad geopolítica. Las fuentes de energía deben estar distribuidas en el mundo

de forma igualitaria, permitiendo provisiones seguras y que no amenacen la seguridad de

otros países.

6. Compatibilidad socio-política. El público en general debe ser tolerante a la tecnología

utilizada en el sistema energético sustentable. Satisfacer este criterio significa tener

8
Rogner op. cit., 14.

29
mayores herramientas para influenciar positivamente la percepción y la actitud del

público.

7. Resiliencia a la sorpresa. En la medida de lo posible, los componentes del sistema deben

mostrar resiliencia a las inclemencias, ya sean de tipo ambiental, geopolítico, tecnológico

o económico.

Aceptación pública

El mayor problema al que se enfrenta la energía nuclear recae en la aceptación por parte del

público en general. Mientras los estudios de seguridad han sido de importancia primaria en la

comunidad nuclear, una leve contracorriente de temores públicos se ha vuelto dramáticamente

magnificada, como resultado directo de los accidentes ocurridos en Three Mile Island en 1979 y

en Chernobyl en 1986. En el último caso, se perdió la vida de 30 personas y se encuentra

contaminada una gran cantidad de territorio. Sin embargo, a pesar de estas tragedias, los efectos

a la salud han permanecido muy por debajo de lo estipulado mediáticamente, aunque los medios

han forjado la opinión pública y ha despertado el interés de las personas en la energía nuclear

como un veneno ambiental y social más que como un beneficio para ambos sectores.

¿Por qué los medios tienen semejante poder de impacto negativo en las personas? Además de lo

dicho anteriormente, esto sucede porque los medios dejan a un lado cualquier otra aproximación

que no se encuentre dentro de los siguientes tres rubros, los cuales se detallan a continuación.

30
1. Disposición de desechos. El asunto de los desechos radioactivos aparenta ser la barrera

más grande a vencer por la energía nuclear. Resulta irónico pensar que este punto ha

ganado tan importante auge, sabiendo que se trata de uno de los aspectos más simples de

tratar. Aunque es verdad que esos desechos permanecen radiactivos durante un largo

período de tiempo, también es cierto que hoy en día son reciclados para obtener el

máximo aprovechamiento de ellos. Gracias al ataque mediático, nos encontramos ante el

dilema de establecer estándares de alcance prácticamente imposible, y que han

evolucionado con base política en lugar de científica.

2. Proliferación. La no proliferación de materiales radioactivos ha sido un concepto de gran

importancia desde la creación de la bomba atómica. Quizás la mayor mentira generada

por los grupos antinucleares alrededor del mundo es que se debería de enterrar el plutonio

y “deshacerse del problema”. Pero en cien años, la barrera de protección habrá cambiado

en su calidad, haciéndose más débil, lo que puede ser aprovechado más fácilmente por los

grupos terroristas. Las instalaciones que una vez fueron una protección para un material

que produce terror, entonces serán minas de un material que produce terror. Los estudios

efectuados hasta la actualidad indican que el mejor lugar donde se pueden conservar estos

desechos es, sin lugar a dudas, los propios reactores nucleares.

3. Radiación. Tanto en las organizaciones nucleares como el público en general, pasando

por terroristas y medios, se encuentra el miedo a las radiaciones. En la actualidad resulta

inconsciente la asociación entre “radiaciones” y “lugares donde hay tecnología nuclear”.

Por lo tanto, es natural que el temor a las radiaciones pueda fragmentar el futuro de la

energía nuclear. Los estándares actuales, basados en meras suposiciones, indican que

cualquier cantidad de radiación ionizante, por pequeña que sea, es contraproducente para

31
la salud. Aunque esta aproximación es demasiado conservadora, existe la preocupación

entre la comunidad científica de que esto vaya en detrimento del interés social. La razón

primordial de esta preocupación es que existe un límite inferior debajo del cual las

radiaciones ionizantes no producen efecto alguno en el cuerpo humano, o bien, no tiene

ningún beneficio a la salud.

Las tres razones presentadas deben ser analizadas también por el público a pesar de la fuerte

campaña ejercida por los medios, con el fin de desvanecer su importancia y elevar los beneficios

de la energía nuclear.

32
CAPÍTULO 2

EL REACTOR PARA PRUEBAS DE INGENIERÍA DE ALTA

TEMPERATURA

2.1 Antecedentes

La etapa de investigación y desarrollo del Reactor de Alta Temperatura Refrigerado por Gas

(HTGR) comenzó en el año 1969, en un esfuerzo por encontrar aplicaciones industriales,

particularmente la fabricación de acero. Los trabajos de diseño del Reactor de Muy Alta

Temperatura (VHTR) fueron llevados a cabo entonces en el Instituto de Investigaciones en

Energía Atómica de Japón (JAERI), sobre todo en los rubros de física de reactores, combustible,

materiales y componentes de alta temperatura. Sin embargo, la situación industrial cambió

drásticamente para el año 1980, por lo que se detuvo la investigación referente al acero.

JAERI continuó con las investigaciones, basado en que el HTGR es uno de los sistemas

nucleares más prometedores debido a sus muchas características inherentes de seguridad, además

de la esperanza de obtener un alto quemado de combustible y la posibilidad de alcanzar una

temperatura de 1000 ºC, lo que podría ampliar el campo de aplicación de la energía nuclear.

Dentro del programa de JAERI, la construcción adelantada de un reactor de pruebas en lugar del

VHTR fue la elección, ya que entonces se requerían de al menos diez años desde su construcción

33
hasta la realización de las pruebas necesarias, y por otro lado, la demanda de aplicaciones de

calor nuclear cerca de 1000 ºC sería muy elevada a principios del siglo XXI, de acuerdo con los

resultados arrojados por el comité especial de investigación del HTGR. El documento generado

por JAERI también estipula que la temperatura de salida del refrigerante debería ser de al menos

950 ºC, ya que es la temperatura más alta que se puede mantener con la tecnología de materiales

disponible en ese momento. Asimismo, para las pruebas de irradiación, dicho documento

recomienda el ensamble de combustible de tipo prismático, y enfatiza una potencia de 30 MWt

para asegurar las diferentes regiones del núcleo durante las pruebas de irradiación a altas

temperaturas.

Basado en las sugerencias anteriores, JAERI decidió suspender el programa donde el VHTR

había sido definido como el primer paso hacia la aplicación del calor nuclear, y procedió con el

diseño, la investigación y el desarrollo necesarios para un reactor que se llamaría Reactor para

Pruebas de Ingeniería de Alta Temperatura (HTTR), cuyos objetivos generales fueron:

a. Establecer la tecnología necesaria.

b. Desarrollar tecnologías más avanzadas para reactores de gas.

c. Servir como un reactor de pruebas de irradiación con el fin de desarrollar nuevas

tecnologías en el campo de las altas temperaturas.

El HTTR es el sexto reactor enfriado por gas construido en el mundo, y su diferencia radica en la

temperatura de salida del circuito primario, que se halla en 850–950 ºC, con lo que también

puede ser utilizado en plantas químicas de tipo piloto.

34
El gobierno japonés destinó recursos para la construcción del HTTR en el ejercicio fiscal de

1989. El permiso para su instalación fue firmado el 22 de Noviembre de 1990, después de una

revisión de seguridad por parte de la Agencia de Ciencia y Tecnología y después por la Comisión

de Seguridad Nuclear. El reactor de 30 MWt comenzó su construcción en 1991, en la región de

Oarai.

El HTTR alcanzó su primera criticidad el día 10 de Noviembre de 1998.

2.2 Descripción general

Ya que el HTTR es un reactor refrigerado por gas, sus propósitos principales son:

a. Establecer una tecnología HTGR básica (más simple que la establecida entonces).

b. Demostrar las características inherentes de seguridad de los reactores de gas.

c. Demostrar la posibilidad de utilización del calor nuclear.

d. Irradiar combustible para HTGR en un ambiente “de núcleo”.

e. Proveer del equipo de pruebas necesario para estudios avanzados.

Los principios básicos sobre los que se fundamentan las características de seguridad del HTTR

son:

35
1. Las partículas de combustible recubiertas (CFPs) no deberán fallar tanto durante la

operación normal como en situaciones transitorias. Para satisfacer este principio, la

temperatura máxima del combustible no debe rebasar 1600 ºC en ningún momento.

2. El reactor debe ser apagado segura y confiablemente utilizando el sistema de barras de

control. Además, deberá ser provisto de un sistema de apagado de reserva (RSS)

independiente del sistema de barras de control.

3. Debe ser evitado todo accidente resultante de la eyección de las barras de control.

4. El calor residual debe ser removido segura y confiablemente, incluso bajo cualquier

situación de transitorio o accidente.

5. Debe ser provista una vasija para el reactor, con la finalidad de prevenir la liberación de

productos de fisión y el ingreso de cantidades excesivas de aire al núcleo en caso de un

accidente de despresurización.

6. La presión en el sistema presurizado de agua de enfriamiento (PWCS) debe ser

controlada hasta el punto en que sea menor que la del circuito primario de helio, con el

fin de prevenir un ingreso masivo de agua al núcleo en caso de ruptura en uno de los

tubos de transferencia de calor en el enfriador primario de agua presurizada (PPWC).

7. La presión del gas helio en el circuito secundario debe ser ligeramente más alta que la del

circuito primario, con el fin de evitar una transferencia de productos de fisión del circuito

primario al secundario en caso de ruptura de alguno de los tubos del intercambiador de

calor intermedio (IHX).

8. Las resistencias a la presión y al calor de las diferentes estructuras, donde existan tanto

altas temperaturas como altas presiones, deben estar separadas para reducir los esfuerzos

mecánicos en las estructuras metálicas.

36
Los componentes principales del reactor HTTR son: una vasija de presión que contiene un

núcleo constituido por ensambles de forma prismática, un sistema de enfriamiento que incluye

un intercambiador de calor intermedio, un enfriador de agua a presión de 20 MW y un sistema de

enfriamiento auxiliar con un sistema de enfriamiento de la vasija.

La siguiente tabla muestra un resumen de las características generales.

Tabla 2.1. Especificaciones generales del reactor HTTR.


Fuente: JAERI (1994) Report 1332, Design of High Temperature Engineering Test Reactor (HTTR), Tokaimura, Japan, p. 11.

CARACTERÍSTICA MAGNITUD
Potencia térmica (MW) 30
Temperatura de salida del refrigerante (ºC) 850–950
Temperatura de entrada del refrigerante (ºC) 395
Combustible UO2 de bajo enriquecimiento
Enriquecimiento (% en peso) 3–10
Quemado de combustible (días) 660
Tipo de elemento de combustible Prismático
Dirección del flujo de refrigerante Hacia abajo
Material de la vasija Acero
Número de ensambles de combustible 150
Número de circuitos de enfriamiento principales 1
Remoción de calor IHX y PWC (armados en paralelo)
Presión del refrigerante primario (MPa) 4
Contención Acero
Vida útil (años) 20

37
2.3 Diseño

Nuclear

El HTTR es un reactor térmico moderado por grafito que utiliza dióxido de uranio de bajo

enriquecimiento como combustible. 99 % de la potencia total es producida en el núcleo activo y

el 1 % restante en la región de reflexión. De aquella, 95 % es producida en los ensambles de

combustible y el 5 % en bloques de grafito. La distribución de potencia está determinada para

limitar la temperatura máxima en el combustible.

La vida media promedio de los neutrones es de 0.7×10-3 s, y el cambio es pequeño conforme se

avanza en el ciclo de quemado. La fracción de neutrones retardados es de 0.0065 al comienzo de

vida y 0.0047 al fin de vida, respectivamente. El coeficiente de reactividad es negativo.

Tabla 2.2. Especificaciones nucleares.


Fuente: JAERI (1994) Report 1332, Design of High Temperature Engineering Test Reactor (HTTR), Tokaimura, Japan, p. 22.

CARACTERÍSTICA MAGNITUD
Altura del núcleo (m) 2.9
Diámetro del núcleo (m) 2.3
Bloque de combustible Prismático
Combustible UO2 en CFPs
Enriquecimiento (% en peso promedio) 6
Moderador Grafito

Termohidráulico

Las condiciones térmicas y de irradiación se tornan severas para los bloques de grafito en la

región externa del núcleo, de forma que, para conservar la integridad estructural, en cada

38
ensamble se tienen 31 varillas de combustible en lugar de 33. El refrigerante, que fluye en

sentido inferior-superior a través del espacio entre la varilla de combustible y el agujero en el

bloque de grafito, se calienta hasta 1000 ºC a la salida. El 99 % de la salida térmica del núcleo es

removida por el sistema principal de enfriamiento, que tiene un flujo de helio de 12.4 kg/s en

condiciones de operación y 10.2 kg/s en condiciones de prueba de alta temperatura, mientras que

el resto es removido por el sistema de enfriamiento de la vasija. Después del apagado por scram,

el calor es removido por el sistema de enfriamiento auxiliar y el sistema de enfriamiento de la

vasija.

La temperatura máxima para el combustible se revela durante la prueba de alta temperatura, y se

ha determinado en 1492 ºC. Por tanto, también ha quedado confirmado que, aun en condiciones

de accidente, el combustible no alcanzará la temperatura máxima tolerable de 1600 ºC.

2.4 Circuito primario de refrigerante

El gas helio presurizado es empleado como refrigerante primario. El helio es un gas noble sin

límites de transferencia de calor asociados a cambio de fase. Esta ausencia de cambio de fase

elimina, por tanto, toda necesidad de monitoreo en las variaciones de temperatura dentro del

núcleo del HTTR, y por la misma razón, es más difícil que ocurra un incremento amplio de

temperatura que lleve a una situación operacional indeseable.

39
Debido a las características inertes del helio, no se esperan ataques químicos de ninguna clase

siempre y cuando los niveles de contaminación permanezcan bajos. Además, no tiene efectos

significativos en la reactividad, y genera solamente una pequeña cantidad de desechos debido a

la activación o la transmutación de las impurezas.

Por otro lado, es relativamente fácil que se produzca una fuga de gas helio, especialmente a altas

presiones y temperaturas (a pesar de que no implica riesgos de seguridad importantes). Por tanto,

para propósitos operacionales, se toma en cuenta cierto cuidado en el diseño, la fabricación, la

inspección y el mantenimiento del equipo relacionado.

El sistema de enfriamiento del HTTR consta del sistema principal de enfriamiento (MCS) y el

sistema auxiliar de enfriamiento (ACS). A su vez, el MCS incluye dos intercambiadores de calor

de tipo helio/helio y el enfriador primario de agua presurizada (PPWC). El gas helio del circuito

primario se transporta desde el núcleo del reactor a dichos intercambiadores de calor a través del

ducto principal concéntrico.

2.5. Intercambiador de calor intermedio

El diseño de los reactores HTGR con aplicaciones de calor nuclear, debe asegurar el

impedimento de la contaminación del circuito primario con radionúclidos, y su máxima

reducción en el caso de una fuga o evento de permeabilidad. Una de las posibilidades es colocar

un circuito intermedio, que además podría fungir como barrera adicional al sistema. Con un

40
arreglo semejante, todos aquellos componentes consumidores de calor estarían físicamente

separados del circuito primario, gracias a un intercambiador de calor intermedio.

El intercambiador de calor intermedio (IHX) de helio/helio diseñado para el HTTR en Japón, es

un intercambiador de calor de tubos y coraza de tipo helicoidal, conectado a contracorriente, con

una carga térmica de 10 MW (figura 2.1).

El equipo consiste en 96 tubos de transferencia de calor, los cuales tienen una longitud efectiva

de 4.87 m, un diámetro externo de 31.8 mm y un espesor de pared de 3.5 mm. Se encuentran

arreglados en seis capas concéntricas que rodean al tubo central. Los tubos están fabricados en

Hastelloy XR, una aleación de base níquel (la composición de este material se presenta en la

tabla 2.4). Las placas de radiación entre los tubos se colocan para incrementar la transferencia de

calor y limitar las vibraciones inducidas por flujo.

Las condiciones de operación son:

• En el lado del circuito primario (coraza), una temperatura de 950 ºC y una presión de

4.1 MPa.

• En el lado correspondiente al circuito secundario (tubos), una temperatura de 905 ºC y

una presión de 4.2 MPa.

El IHX funge como una interfase, es decir, separa físicamente al reactor nuclear y a la planta de

producción de hidrógeno. De esta forma:

41
• Aísla la isla nuclear.

• Es un diseño casi convencional.

• Ofrece facilidad de reparación y mantenimiento.

• Minimiza la contaminación en el intercambiador de calor de proceso y por lo tanto puede

ser colocado fuera de la contención.

• Impide el ingreso de agua o gas al núcleo del reactor en el caso de una ruptura de tubos.

• Reduce la permeación de hidrógeno de los gases de proceso al circuito primario, y la

permeación de tritio del circuito primario a los gases de proceso.

42
Figura 2.1. Vista aérea del intercambiador de calor intermedio.
Fuente: JAERI (1994) Report 1332, Design of High Temperature Engineering Test Reactor (HTTR), Tokaimura, Japan, p. 13.

43
El gas helio proveniente del circuito primario ingresa al IHX a través del tubo interno del ducto

principal. Se desvía por debajo de un cabezal caliente y se descarga alrededor de los tubos de

transferencia, para poder ceder el calor al circuito secundario. Fluye a través del circulador

primario por medio de la esprea de salida y regresa al espacio anular.

El gas del circuito secundario fluye de abajo hacia arriba, en sentido contrario al gas helio del

circuito primario, por dentro de los tubos de transferencia. El aislamiento interno es instalado por

dentro de la coraza interior para mantener su temperatura dentro de lo permisible. Los

aislamientos dentro y fuera del ducto principal mantienen la transferencia de calor tan baja que la

eficiencia se eleva. El arreglo de los tubos de transferencia es sostenido mientras que el ducto

central y los ensambles de los soportes están colgados de la coraza exterior, de manera que la

expansión térmica no está restringida.

En la tabla 2.3 se muestran las características de construcción del IHX.

44
Tabla 2.3. Características generales del intercambiador de calor intermedio.
Fuente: Kunitomi et. al. (2007) JAEA’s VHTR for Hydrogen and Electricity Cogeneration: GTHTR300C, Nuclear Engineering
and Technology 39, Tokaimura, Japan, p. 15.

CARACTERÍSTICA MAGNITUD
Tipo Vertical, de tubos helicoidales
Conexión Contracorriente
LMTD (ºC) 113
Área de transferencia de calor (m2) 244
Número de piezas 1
Presión máxima (MPa):
Coraza externa 4.8
Tubos de transferencia 0.3 (diferencial)
Temperatura máxima (ºC):
Coraza externa 430
Tubos de transferencia 955
Circuito primario: Operación Alta temperatura
Flujo de helio (ton/h) 15 12
Temperatura de entrada (ºC) 850 950
Temperatura de salida (ºC) 390 390
Circuito secundario:
Flujo de helio (ton/h) 14 12
Temperatura de entrada (ºC) 300 300
Temperatura de salida (ºC) 775 860
Carga calorífica (MW) 10
Tubos de transferencia:
Número total 96
Diámetro externo (mm) 31.8
Espesor de pared (mm) 3.5
Diámetro externo de la coraza (m) 2.0
Altura total (m) 11.0
Material:
Corazas interna y externa SCMV4-2NT (2¼Cr-1Mo)
Tubos de transferencia Hastelloy XR
Cabezal caliente y ducto central Hastelloy XR

Tabla 2.4. Composición química del Hastelloy XR.


Fuente: JAERI (1994) Report 1332, Design of High Temperature Engineering Test Reactor (HTTR), Tokaimura, Japan, p. 96.

COMPOSICIÓN QUÍMICA (% EN PESO)


RANGO
C Mn Si P S Cr Co Mo W Fe Ni B Al Tl Cu
Máximo 0.15 1.00 0.50 0.04 0.03 23.00 2.50 10.00 1.00 20.00 Resto 0.01 0.05 0.03 0.50
Mínimo 0.05 0.75 0.25 --- --- 20.50 --- 8.00 0.20 17.00 Resto --- --- --- ---

45
CAPÍTULO 3

CICLO TERMOQUÍMICO YODO-AZUFRE DE PRODUCCIÓN

DE HIDRÓGENO

3.1 Historia: tres de cientos

Los reactores de tipo HTGR tienen una serie de características atractivas, entre las que se

incluyen seguridad inherente, viabilidad económica, alta eficiencia de quemado de combustible,

y una gran variedad de aplicaciones industriales, desde la generación de electricidad hasta la

producción de hidrógeno. En principio, todos los métodos de producción de hidrógeno pueden

ser acoplados a un reactor nuclear.

La energía nuclear puede producir hidrógeno sin emisiones de dióxido de carbono. La

electricidad puede separar las moléculas de agua y convertirlas en hidrógeno y oxígeno.

La obtención de suficiente hidrógeno con electrólisis, con la tecnología disponible actualmente,

requeriría de cuatro trillones de galones de agua cada año.9 La energía nuclear, por otra parte,

podría crear problemas de desechos a largo plazo, pero los estudios más recientes indican que el

hidrógeno producido por electrólisis dependerá, en última instancia, del bajo costo que ofrece la

energía nuclear.

9
Hordeski op. cit., 18.

46
La gran mayoría del hidrógeno que es manufacturado industrialmente hoy en día, se produce

haciendo reaccionar gas natural con vapor de alta temperatura para separar el hidrógeno del

carbono. No obstante, preparar hidrógeno partiendo de combustibles fósiles no resuelve el

problema de gasto de dicha fuente, ni la consecuente producción de CO2.

Producir agua con electrólisis fue la primera aproximación efectuada por los ingenieros

nucleares, que pensaban que la energía nuclear pudiera ser lo suficientemente económica como

para llevarlo a cabo. También se consideró la posibilidad de separar el hidrógeno de los

combustibles fósiles, es decir, extraer el átomo de hidrógeno de la molécula en cuestión, por

medio de procesos como reformado de metano, oxidación parcial de petróleo, pirólisis de coque

y gasificación de biomasa. Con excepción de esta última, todos estos procesos ya han sido

probados y la mayoría se encuentran actualmente en operación, incluso a varias escalas.

La termólisis directa del agua requiere de temperaturas que exceden los 2500 ºC. A esta

temperatura, se descompone sólo el diez por ciento del agua que ingresa, y el 90 % restante

puede ser recirculado. Además, la provisión de algún medio para impedir que los gases se

recombinen sería tan caro que no tendría sentido económico. Sin embargo, con un ciclo

termoquímico se puede obtener el mismo resultado con temperaturas mucho menores, ya que el

proceso puede ser dividido en varias reacciones parciales.

La producción de hidrógeno usando fuentes fósiles de calor ya ha sido establecida en la industria

química. Sin embargo, existen aún algunos asuntos que se deben desarrollar para establecer la

47
tecnología basada en calor nuclear, ya que la tecnología química como tal no puede ser adaptada

a la nuclear:

• Metodología y control en la operación.

• Tecnología de las reacciones de producción de hidrógeno.

• Diseño lo suficientemente seguro como para ser acoplado a un reactor nuclear.

Ciclos termoquímicos

Los ciclos termoquímicos producen hidrógeno mediante una serie de reacciones químicas, donde

el resultado neto es la producción de hidrógeno y oxígeno a partir de agua. Todos los agentes

involucrados son completamente reciclados. Entre sus ventajas radica la muy alta eficiencia

proyectada (de 50 % o más) y la amplia posibilidad de escalamiento. Además, generalmente se

les considera más económicos que la electrólisis. El estado en el que se hallan estos ciclos aún es

inmaduro, pero hay un enorme potencial de desarrollo en comparación con la electrólisis.

Durante las décadas de 1960 a 1980, se estudiaron y revisaron más de 200 ciclos termoquímicos

diferentes. De éstos, una gran mayoría se fueron rechazados, quedando sólo 25 para el año 1980.

En la segunda fase, consistente en la revisión de diagramas de flujo, fueron eliminados muchos

otros debido a su baja eficiencia o a sus costos. Los estudios realizados se enfocaron en la

cinética de las reacciones, termodinámica, separación de reactivos, estabilidad de materiales,

diagrama de flujo y costos.

48
Las calificaciones otorgadas a cada uno de estos ciclos se basaron en los siguientes indicadores:

1. El número de reacciones químicas.

2. El número de separaciones, excluyendo aquellas de una sola fase.

3. El número de elementos, excepto hidrógeno y oxígeno.

4. El elemento menos abundante dentro del ciclo.

5. La corrosividad de las disoluciones en el proceso.

6. La minimización de problemas al hallar flujo de materiales sólidos.

7. La cantidad de calor otorgado por la temperatura más alta en el proceso, en comparación

con el calor que otorga el reactor nuclear.

8. El número de artículos publicados al respecto del proceso.

9. La demostración experimental del proceso químico.

10. El grado de eficiencias y costos.

Dentro de todas las opciones encontradas, resultaron sobresalientes los ciclos termoquímicos

basados en azufre, que ya están lo suficientemente desarrollados como para llevar a cabo su

escalamiento, con la confianza de que, teniendo los recursos adecuados, serán técnicamente

viables. No existe otro ciclo o grupo de ciclos que se haya identificado como poseedor de esta

combinación de rendimiento, madurez tecnológica y viabilidad demostrada.

En la actualidad son estudiados tres ciclos, todos ellos basados en azufre:

49
a) Un ciclo electroquímico desarrollado por Westinghouse Company, llamado “Ciclo

Westinghouse”.

b) Un ciclo adiabático creado por la Universidad de Tokio, que desde entonces se halla en

su tercera versión, llamado “UT-3”.

c) El ciclo de yodo-azufre, generado por General Atomics, denominado “Ciclo IS” (figura

3.1).

Figura 3.1. Concepto del ciclo IS de producción de hidrógeno.


Fuente: http://hydrogen-fc.com/wp-content/uploads/2008/01/sulfur-iodine-cycle.jpg (30/MAR/2009).

Estos tres ciclos son los que han obtenido las mejores evaluaciones, sin embargo, el ciclo IS

continúa siendo el preponderante, a pesar de que al principio fuera rechazado en base a la

dificultad que se presenta para separar la mezcla de yoduro de hidrógeno, yodo e hidrógeno

(también llamada HIx) del ácido sulfúrico (las reacciones involucradas y la descripción del

proceso se mencionarán más adelante). Todos los intentos de destilación eran inútiles, ya que la

50
reacción es reversible. La clave para su aceptación consistió en añadir un exceso de yodo con el

fin de obtener una solución en dos fases; una fase ligera que contenga el ácido sulfúrico y una

fase pesada que contenga el yoduro de hidrógeno y el yodo

Para el ciclo IS, se desarrollaron dos diagramas de flujo: uno en 1979, que sería acoplado al

reactor de gas de alta temperatura (HTGR), y otro en 1981, el cual está abierto, lo que permite

que el proceso se acople a cualquier aplicación de calor. Este acoplamiento será posible en 2010

(figura 3.2).10

Figura 3.2. Esquema de I+D del sistema de producción de hidrógeno para el HTTR.
Fuente: Shiozawa et. al. (2000) Present Status on JAERI’s R&D on Hydrogen Production Systems in HTGR, OECD First
Exchange Meeting, “Nuclear Production of Hydrogen”, Paris, France, p. 67.

10
Shiozawa et. al. (2000), 128.

51
3.2 Descripción general del proceso

El ciclo termoquímico de yodo-azufre genera hidrógeno a partir de agua mediante las siguientes

reacciones:

11
2H2O + SO2 + I2 → H2SO4 + 2HI (1)

H2SO4 → H2O + SO2 + ½O2 (2)

2HI → H2 + I2 (3)

Como se puede observar, en este proceso la única materia prima es agua y los productos son

hidrógeno y oxígeno. Todos los demás materiales pueden ser reciclados.

El proceso IS está dividido en tres etapas: el proceso de reacción de Bunsen, el proceso de

descomposición de ácido sulfúrico (H2SO4) y el proceso de separación de yoduro de hidrógeno

(HI).

El calor producido por el núcleo del HTTR es transferido al circuito secundario por medio del

intercambiador de calor intermedio. El helio secundario, a su vez, transfiere calor a algunos

componentes del ciclo IS, tales como el separador de SO3, el evaporador de H2SO4 y el separador

de HI.

11
A esta reacción también se le conoce como reacción de Bunsen (N. del A.)

52
Sección Bunsen

Las funciones de la sección donde se lleva a cabo la reacción de Bunsen, son efectuar la

reproducción de dos tipos de ácidos, y de alimentarlos a las diferentes secciones de

descomposición. El agua, como materia prima, es introducida en el reactor Bunsen. Este reactor

produce una mezcla que contiene HI y H2SO4, mediante la adsorción de todo el gas SO2 en la

disolución acuosa de HI, I2 y ácido sulfúrico. En esta reacción, el oxígeno (otro de los productos)

es seleccionado a partir de una mezcla consistente en O2, SO2 y nitrógeno (como gas acarreador)

que retorna desde la sección de H2SO4. Los ácidos mezclados son enviados al separador

líquido-líquido en el que gracias a la presencia de yodo en exceso, se separan en dos tipos de

ácido de acuerdo a sus propias características. Uno de los ácidos, rico en HI (la fase de HIx), es

enviado a la sección de separación de HI, mientras que la fase de H2SO4 (el otro ácido) es

llevada a la sección de H2SO4.

Sección H2SO4

El proceso llevado a cabo en esta sección es la producción de oxígeno y el reciclado de

productos. El purificador de ácido sulfúrico remueve las impurezas de HI generadas como

reacción inversa dentro del reactor Bunsen. El yoduro de hidrógeno reacciona con los

compuestos de azufre en la fase acuosa, y retorna al reactor Bunsen. El H2SO4 alcanza entonces

una concentración de 90 %, y el vapor de agua es llevado de vuelta al reactor Bunsen. El H2SO4

concentrado se evapora en el equipo correspondiente, que está junto al separador de ácido

sulfúrico. En este otro reactor, se producen SO2, O2 y vapor de agua a partir del ácido sulfúrico

53
en presencia de un catalizador de platino. Posteriormente son separadas las corrientes de H2SO4

y SO2 por enfriamiento, y la segunda se dirige de vuelta al reactor Bunsen.

Sección HI

En esta sección se produce hidrógeno y se reciclan los demás productos. Para ello, el purificador

de HIx retira el ácido sulfúrico, producto de una reacción inversa producida por un efecto térmico

dentro del reactor Bunsen, mientras el gas SO2 se separa mediante el gas acarreador y retornado

al reactor Bunsen. Al mismo tiempo, esta fase es concentrada casi hasta llegar a un punto de

azeotropía con el yoduro de hidrógeno (HI). Una vez purificado, el HIx es rectificado en la

columna de destilación, cuya consecuencia es el retorno del I2 de los fondos de la columna,

mientras el HI es enviado al separador. Dentro de este otro reactor, se utiliza un catalizador de

platino para obtener los productos H2 e I2. Los productos pasan a través de la columna de

recuperación de HI, cuyo fondo es retornado a la columna de destilación, y el hidrógeno (con el

vapor de agua) salen por el domo. Posteriormente, el tanque de reflujo condensa el agua y la

envía de regreso al reactor Bunsen, mientras el hidrógeno queda como producto final.

Para la sección de separación de HI, se han considerado tres opciones:

a) Destilación extractiva, donde una tercera sustancia (ácido fosfórico) se añade para separar

el yodo antes de la destilación de HIx, y después se extrae con todo e hidrógeno mediante

el uso de membranas.

54
b) Electrodiálisis, donde el agua es retirada para aumentar la concentración de HIx antes de

la destilación de yoduro de hidrógeno.

c) Destilación reactiva, donde la destilación de HIx y la descomposición de HI se llevan a

cabo en el mismo reactor, y luego es llevado a una columna gas-líquido, donde se separan

la fase líquida (formada por yodo) y la fase gaseosa (formada por hidrógeno).

Eficiencia

La temperatura termodinámicamente óptima para la descomposición del SO3 (un gas ideal) es de

779 ºC.12 La máxima eficiencia del ciclo fue estimada por medio del diagrama de flujo (el único

completo de entre los tres ciclos considerados en el apartado anterior), elevando la temperatura

máxima del proceso. De esta forma, al elevar la temperatura hasta 900 ºC se puede obtener una

eficiencia de producción de hidrógeno de 51 % (figura 3.2).

Figura 3.3. Eficiencia del proceso IS de producción de hidrógeno (estimada) respecto de la temperatura máxima.
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle, Kentucky, USA, p. 11.

12
Sakaba et. al. (2007), 3.

55
Ventajas

• Este proceso involucra sólo fluidos.

• Las propiedades termodinámicas de todos los agentes involucrados ya están bien

conocidas.

• La reacción (2) es en realidad una secuencia de dos reacciones químicas que absorben

calor sensible dentro de un rango de temperaturas bastante amplio, lo que funciona

incluso como refrigerante.

• Las reacciones de competencia son mínimas.

• El diagrama de flujo está completo.

• El proceso ya ha sido operado a microescala, tanto en Estados Unidos como en Japón.

• Este proceso tiene la eficiencia más alta reportada (52 % experimental) de cualquier

proceso que haya sido completado en su diagrama de flujo.

• El paso de descomposición de ácido sulfúrico ha sido demostrado incluso con calor solar.

• El ciclo es único en su producción de hidrógeno (se obtiene a una presión de 50

atmósferas), por lo que no se requiere de compresores.

Desventajas

La separación de la fase líquida y la fase ácida se lleva a cabo extrayendo agua de ácido fosfórico

concentrado, según el diagrama de flujo. Existe una cantidad significativa de agua en esta fase, y

el ácido fosfórico sólo es efectivo en concentraciones superiores a 85 %, por lo que también es

necesario deshidratarlo, lo que conlleva un costo.

56
3.3 Diagrama de flujo de proceso con balance de materia y energía

En las páginas siguientes, se muestran cada una de las tres partes en que está dividido el

diagrama de flujo de proceso para el ciclo IS de producción de hidrógeno, a saber:

a) La Sección Bunsen (figura 3.4a, tabla 3.1).

b) La Sección H2SO4 (figura 3.4b, tabla 3.2).

c) La Sección HI (figura 3.4c, tabla 3.3).

Cabe destacar que todos los diagramas de flujo y las tablas de balance de materia y energía están

normalizados para una producción de un mol de hidrógeno por unidad de tiempo. El diagrama

considera además la separación de HI por destilación reactiva.

57
Figura 3.4a. Diagrama de flujo para la Sección Bunsen (aquí denominada Sección 1).
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle, Kentucky, USA, p. 5.

58
Figura 3.4b. Diagrama de flujo para la Sección H2SO4 (aquí denominada Sección 2).
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle, Kentucky, USA, p. 7.

59
Figura 3.4c. Diagrama de flujo para la Sección HI (aquí denominada Sección 3).
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle, Kentucky, USA, p. 9.

60
Tabla 3.1. Balance de materia y energía para la Sección Bunsen.
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle. Kentucky. USA. p. 6.

Corriente H2SO4 HI I2 H2O SO2 O2 Total Fase P (bar) T (K)


101A 0.0222 --- --- 3.4582 0.0078 --- 3.4882 L 4.20 393.15
101B 0.0222 --- --- 3.4582 0.0078 --- 3.4882 L 4.20 359.60
102A 0.0002 --- --- 0.3186 --- --- 0.3188 L 1.01 311.15
102B 0.0002 --- --- 0.3186 --- --- 0.3188 L 4.34 311.15
103 0.0010 --- --- 1.2847 --- --- 1.2857 L 1.01 311.15
104 --- 9.5997 5.6840 62.4940 --- --- 77.7777 L 4.20 368.51
105 0.0012 --- --- 1.6033 --- --- 1.6045 L 1.01 311.15
106 --- 0.2880 0.1705 1.8742 --- --- 2.3327 L 1.85 311.15
107 --- 0.0806 0.0477 0.5248 --- --- 0.6531 L 1.01 368.51
108 --- 9.2311 5.4658 60.0950 --- --- 74.7919 L 4.20 368.51
110 --- 0.0011 0.8810 0.0170 --- --- 0.8991 L 1.85 393.00
111 --- 0.8582 42.4423 4.2056 --- --- 47.5061 L 1.85 393.00
112 0.2173 9.9875 5.5163 67.2589 --- --- 82.9800 L 1.85
113 --- --- --- 0.0328 0.9961 0.5000 1.5289 V 7.00 393.00
115 0.2173 10.9846 48.7791 72.7279 2.2660 0.5000 135.4749 V+L 7.00
116 0.9545 12.4590 48.0419 71.2535 1.5288 0.5000 134.7377 V+L 7.00 393.00
117A --- --- 0.0075 0.0338 0.1424 0.5000 0.6837 V 7.00 393.00
117B --- --- 0.0075 0.0338 0.1424 0.5000 0.6837 V 4.20 354.20
118A 0.9545 --- --- 5.1520 0.0154 --- 6.1219 L 7.00 393.00
118B 0.9545 --- --- 5.1520 0.0154 --- 6.1219 L 1.85 393.00
119A --- 12.4590 48.0344 66.0677 1.3710 --- 127.9321 L 7.00 393.00
119B --- 12.4590 48.0344 66.0677 1.3710 --- 127.9321 L 1.85 393.00
120 0.1726 0.5884 0.0278 5.3694 --- --- 6.1582 L 4.20 384.40
121 --- --- --- 0.0150 --- 0.5000 0.5150 V 4.20 384.40
122 --- --- --- 0.0095 --- 0.3175 0.3270 L+V 1.01
123 --- --- --- 0.0055 --- 0.1825 0.1880 L+V 1.85 289.00
124 --- --- --- 0.0027 --- 0.1825 0.1852 V 1.85 289.00
125 --- --- --- 0.0028 --- --- 0.0028 L 1.85 289.00
126 --- --- --- 0.0051 --- 0.3175 0.3226 V 1.01
127 --- --- --- 0.0044 --- --- 0.0044 L 1.01
128 --- --- --- 0.0072 --- --- 0.0072 L 1.01
129 --- --- --- 0.0142 --- 0.1825 0.1967 V 1.01 313.00
130A 0.0447 0.1680 0.0227 1.7945 --- --- 2.0299 L 1.01 393.00
130B 0.0447 0.1680 0.0227 1.7945 --- --- 2.0299 L 1.85 393.00
131 1.0234 --- 0.0184 4.1377 0.0475 0.0155 5.2425 L 1.85 384.50
132A --- 0.1389 0.7960 0.9252 0.0155 --- 1.8756 L 1.85 384.50
132B --- 0.1389 0.7960 0.9252 0.0155 --- 1.8756 L 7.00 384.50
133 --- --- 0.0271 0.3731 1.3710 0.1825 1.9537 V 1.85 393.00
134 --- --- 0.0023 0.0317 0.1165 0.0155 0.1660 V 1.85 393.00
135 --- --- 0.0248 0.3414 1.2545 0.1670 1.7877 V 1.85 393.00
136 --- --- 0.0003 0.0360 0.0001 0.1670 0.2034 V 1.85 369.60
137A 0.2173 9.9875 5.5408 67.5643 1.2544 --- 84.5643 L 1.85 369.60
137B 0.2173 9.9875 5.5408 67.5643 1.2544 --- 84.5643 L 7.00 369.60
138 --- 12.4590 48.0073 65.6973 --- --- 126.1636 L 1.85 393.00
139 --- --- 0.0184 0.0434 0.0436 0.0155 0.1209 V 1.85 384.50
140 1.0234 --- --- 4.0943 0.0039 --- 5.1216 L 1.85 384.50
141 --- --- 0.0187 0.0794 0.0437 0.1825 0.3243 V 1.85 375.15
142 --- --- --- 0.0193 --- 0.5000 0.5193 V 1.01

61
Tabla 3.2. Balance de materia y energía para la Sección H2SO4.
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle. Kentucky. USA. p. 8.

Corriente H2O H2SO4 SO3 O2 SO2 Total Fase P (bar) T (K)


201 4.0943 1.0234 --- --- 0.0039 5.1216 L 35.00 393.15
202A 5.2361 1.6298 --- --- 0.0078 6.8737 L 35.00 572.15
202B 5.2361 1.6298 --- --- 0.0078 6.8737 L+V 35.00 603.15
203 1.0007 0.0018 --- --- 0.0052 1.0077 V 35.00 603.15
204A 4.2354 1.6280 --- --- 0.0026 5.8660 L 35.00 603.15
204B 4.2354 1.6280 --- --- 0.0026 5.8660 L+V 35.00 619.15
205 0.8661 0.0038 --- --- 0.0019 0.8718 V 35.00 619.15
206A 3.3693 1.6242 --- --- 0.0007 4.9942 V 35.00 619.15
206B 3.3693 1.6242 --- --- 0.0007 4.9942 L+V 35.00 631.15
207 0.5037 0.0039 --- --- 0.0004 0.5080 V 35.00 631.15
208A 2.8656 1.6203 --- --- 0.0003 4.4862 L 35.00 631.15
208B 2.8656 1.6203 --- --- 0.0003 4.4862 L+V 35.00 644.15
209 0.4330 0.0056 --- --- 0.0002 0.4388 V 35.00 644.15
210A 2.4326 1.6147 --- --- 0.0001 4.0474 L 35.00 644.15
210B 2.4326 1.6147 --- --- 0.0001 4.0474 L 35.00 581.15
211A 0.2730 0.0020 --- --- 0.0001 0.2751 V 8.00 562.85
211B 0.2730 0.0020 --- --- 0.0001 0.2751 L 8.00 393.15
212 2.1596 1.6127 --- --- --- 3.7723 L 8.00 562.85
213A 0.3817 0.0051 --- --- --- 0.3868 V 2.00 517.05
213B 0.3817 0.0051 --- --- --- 0.3868 L 2.00 393.15
214 1.7779 1.6076 --- --- --- 3.3855 L 2.00 517.05
215A 0.5471 0.0134 --- --- --- 0.5605 V 0.07 432.85
215B 0.5471 0.0134 --- --- --- 0.5605 V+L 0.07 408.15
216 1.2308 1.5942 --- --- --- 2.8250 L 0.07 432.85
217A 0.5335 0.0012 --- --- --- 0.5347 V 0.07 408.15
217B 0.5335 0.0012 --- --- --- 0.5347 L 0.07 311.15
218 0.0136 0.0122 --- --- --- 0.0258 L 0.07 408.15
219 1.0698 --- --- --- --- 1.0698 L 0.07 311.15
220A 0.1746 1.6064 --- --- --- 1.7810 L 0.07 485.25
220B 0.1746 1.6064 --- --- --- 1.7810 L 7.00 486.05
220C 0.1746 1.6064 --- --- --- 1.7810 L 7.00 684.15
221 0.6174 1.1636 0.4428 --- --- 2.2238 L+V 7.00 684.15
222 1.4899 0.2911 1.3153 --- --- 3.0963 V 7.00 796.85
223 1.7000 0.0810 1.2610 0.1322 0.2644 3.4386 V 7.00 875.05
224 1.7570 0.0240 1.0776 0.2524 0.5048 3.6158 V 7.00 955.05
225 1.7725 0.0085 0.8405 0.3787 0.7574 3.7576 V 7.00 1027.05
226 1.7777 0.0033 0.6031 0.5000 1.0000 3.8841 V 7.00 1100.15
227 1.4456 0.3354 0.2710 0.5000 1.0000 3.5520 V 7.00 704.15
228 1.1746 0.6064 --- 0.5000 1.0000 3.2810 L+V 7.00 393.15
229 0.0328 --- --- 0.5000 0.9961 1.5289 V 7.00 393.15
230A 1.1418 0.6064 --- --- 0.0039 1.7521 L 7.00 393.15
230B 1.1418 0.6064 --- --- 0.0039 1.7521 L 35.00 396.05
231A 1.6033 0.0012 --- --- --- 1.6045 L 0.07 311.15
231B 1.6033 0.0012 --- --- --- 1.6045 L 1.01 311.25
232A 2.8035 0.0151 --- --- 0.0077 2.8263 V 35.00 621.35
232B 2.7880 --- --- --- 0.0038 2.7918 L 35.00 393.15
232C 2.7880 --- --- --- 0.0038 2.7918 L 5.20 393.15
233 3.4582 0.0222 --- --- 0.0078 3.4882 L 5.20 393.15

62
Tabla 3.3. Balance de materia y energía para la Sección HI.
Fuente: Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the Sulfur-Iodine Thermochemical
Hydrogen Cycle. Kentucky. USA. p. 10.

Corriente HI I2 H2O H2 Total Fase P (bar) T (K)


301A 12.4590 48.0073 65.6973 --- 126.1636 L 1.85 393.15
301B 12.4590 48.0073 65.6973 --- 126.1636 L 22.00 393.15
302A 7.7869 30.0046 41.0608 --- 78.8523 L 22.00 393.15
302B 7.7869 30.0046 41.0608 --- 78.8523 L 22.00 511.04
303A 4.6721 18.0027 24.6365 --- 47.3113 L 22.00 393.15
303B 4.6721 18.0027 24.6365 --- 47.3113 L 22.00 511.04
304A 12.4590 48.0073 65.6973 --- 126.1636 L 22.00 511.04
304B 12.4590 48.0073 65.6973 --- 126.1636 L 22.00 535.15
305A 0.8763 43.3367 4.2941 --- 48.5071 L 22.00 583.15
305B 0.8763 43.3367 4.2941 --- 48.5071 L 22.00 521.44
305C 0.8763 43.3367 4.2941 --- 48.5071 L 22.00 401.05
305D 0.8763 43.3367 4.2941 --- 48.5071 L 22.00 393.15
306A 9.5787 5.6706 61.3805 --- 76.6298 L 22.00 524.15
306B 9.5787 5.6706 61.3805 --- 76.6298 L 22.00 403.15
306C 9.5787 5.6706 61.3805 --- 76.6298 L 22.00 368.15
307A 0.5333 --- 1.8000 1.0000 3.3333 V 22.00 494.15
307B 0.5333 --- 1.8000 1.0000 3.3333 V+L 22.00 298.15
308A 0.5293 --- 1.7773 --- 2.3066 L 22.00 298.15
308B 0.5293 --- 1.7773 --- 2.3066 L 22.00 494.15
309 0.0040 --- 0.0227 1.0000 1.0267 V 22.00 298.15
310A --- --- 1.0207 --- 1.0207 L 1.01 298.15
310B --- --- 1.0207 --- 1.0207 L 22.00 298.15
311A 0.0040 --- 1.0420 --- 1.046 L 22.00 298.15
311B 0.0040 --- 1.0420 --- 1.046 L 22.00 393.15
312 --- --- 0.0014 1.0000 1.0014 V 22.00 298.15
313A 0.8582 42.4423 4.2056 --- 47.5061 L 22.00 393.15
313B 0.8582 42.4423 4.2056 --- 47.5061 L 7.00 393.15
314 0.0181 0.8944 0.0885 --- 1.001 L 22.00 393.15
315 0.0210 0.0134 1.1135 --- 1.1479 L 22.00 393.15
316A 0.0011 0.8810 0.0170 --- 0.8991 L 22.00 393.15
316B 0.0011 0.8810 0.0170 --- 0.8991 L 7.00 393.15
317A 9.5997 5.6840 62.4940 --- 77.7777 L 22.00 368.51
317B 9.5997 5.6840 62.4940 --- 77.7777 L 4.20 368.51

Los resultados arrojados por las tablas muestran que el proceso es viable en términos de

producción de hidrógeno por unidad de tiempo, ya que los diagramas de flujo están optimizados.

En estos datos no está considerado el tritio como componente, ya que no se toma en cuenta la

aplicación del calor nuclear, ni la correspondiente conexión con el IHX (es la versión 1981 del

proceso IS). Se espera que, actualmente, el tritio haya sido ya considerado como componente en

los gases de proceso.

63
CAPÍTULO 4

TRITIO: PROTECCIÓN RADIOLÓGICA

4.1 Propiedades radiológicas del tritio

El tritio es el isótopo radioactivo del hidrógeno. Decae a helio mediante la emisión de una

partícula beta en la reacción

3
H → 3He + β-

donde la partícula beta tiene una energía máxima de 18 keV y una energía promedio de 5.7 keV.

Su vida media es de 12.43 años, su constante de decaimiento es de 1.7824×10-9 s-1. Por cada

gramo de tritio, hay 9620 Ci.

La mayoría de los análisis en los que interviene el tritio reportan sus datos en términos de curies

por unidad de volumen. La Comisión Internacional de Unidades y Mediciones de la Radiación

(ICRU) recomienda el término “razón de tritio” (TR), donde un TR de 1.00 equivale a un solo

átomo de tritio en 1018 átomos de hidrógeno. Así, se trata de una unidad de concentración similar

a la fracción molar. Se recomienda no utilizar este término en otras aplicaciones, tales como la

protección radiológica, debido a la facilidad con la que se puede confundir el concepto.

64
El tritio es, de hecho, el menos tóxico de los radioisótopos, pero esto no debe generar confianza

en él, ya que posee algunas características que lo hacen más difícil de manejar que otros

radionúclidos.

4.2 Producción en el reactor HTTR: mecanismo y cantidad

Para una gran parte de los diseños de reactores nucleares, la fuente mayoritaria de radiación son

los productos de corrosión activados, aunque los productos de fisión también pueden llegar a ser

significativos en el caso de una falla en el recubrimiento del combustible (que en el caso del

reactor HTTR, se trata de las capas de grafito). Estas fuentes de radiación se originan en el

núcleo del reactor, y luego son transportadas por el refrigerante.

Bajo condiciones normales de operación, tanto el hidrógeno como el tritio muestran una gran

movilidad a 950 ºC, lo que ocasiona su permeación a través de las paredes de los componentes

de intercambio de calor.

El tritio producido en el circuito primario puede ingresar al circuito secundario mediante esta

permeación, y eventualmente, generar un problema radiológico para el consumidor y el personal

de la planta química. Por el otro lado, el hidrógeno proveniente del circuito secundario también

puede ingresar al circuito primario mediante permeación, y ocasionar problemas de corrosión en

los materiales de los elementos de combustible, o la formación de metano al reaccionar con el

65
grafito contenido en el núcleo (y que se vuelve a descomponer, pudiendo dejar carbón en los

elementos de intercambio de calor).

Antes de que el hidrógeno sea útil, debe tener una concentración de tritio que esté por debajo de

lo estipulado por las regulaciones nacionales e internacionales, en cuyo caso se debe tomar el

límite de menor magnitud.

Los parámetros que tienen influencia sobre el mecanismo de permeación son, además de la

temperatura y de la presión parcial, el material y el espesor de los materiales, así como su dureza

y rugosidad.

El tritio es producido en el núcleo del reactor durante la operación normal:

a) Como producto ternario de fisión – 235U(n,f)T.

b) Por activación en los componentes de grafito y las barras de control – 6Li(n,α)T,


10
B(n,2α)T.

c) Por reacciones nucleares ocurridas en el refrigerante – 3He(n,p)T.

En la tabla 4.1 se muestran las cantidades de tritio liberadas por cada uno de estos tres

mecanismos, para un reactor HTGR de 170MWt.

66
Tabla 4.1. Producción y liberación de tritio estimadas para el reactor HTGR de 170 MWt llamado HTR-MODUL.
Fuente: Verfondern (2007) Nuclear Energy for Hydrogen Production, Jülich, Germany, p. 136.

FUENTE PRODUCCIÓN (103 Bq/s) LIBERACIÓN (103 Bq/s)


INICIO EQUILIBRIO INICIO EQUILIBRIO
Fisión 898 1245 89 126
6
Li 4721 846 1413 529
3
He 628 367 628 367
TOTAL 6247 2458 2130 1022

El tritio producido en el proceso de fisión permanecerá dentro del combustible (el cual está

intacto en su recubrimiento), y sólo una pequeña parte escapará hacia el refrigerante, que

corresponde a aquella donde los elementos de combustible tienen el recubrimiento fracturado.

Por otro lado, el tritio producido en el grafito puede difundirse rápidamente a través de él hacia el

refrigerante, aunque la mayoría de las impurezas contenidas en éste (incluyendo el tritio) son

removidas por los sistemas de purificación de helio.

4.3 Contaminación radiológica del proceso IS y posibles riesgos a la salud del

personal

La operación de reactores nucleares está íntimamente relacionada con la creación de isótopos

radioactivos, y cada uno de ellos tiene sus propias características de seguridad. Entre ellos, el

tritio es de mucha importancia debido a su tipo de decaimiento y su alta difusividad en cualquier

medio biológico.

El hidrógeno, al ser el elemento más pequeño del universo, tiene la capacidad de filtrarse por

cualquier abertura y escapar de casi cualquier clase de contención. Para almacenarlo, se requiere

67
de materiales y soldaduras de características muy especiales, lo que resulta en procesos más

elaborados y más costosos.

El caso del sistema HTTR–IS no es la excepción. A pesar de los sistemas de purificación de

helio, aún existe una cantidad de tritio que se transporta al proceso químico mediante la

permeación a través de las paredes de los tubos del IHX, donde se conjuntan los circuitos

primario y secundario de refrigerante. Por lo tanto, la contaminación de tritio en los gases del

proceso IS constituye un riesgo radiológico, mismo que debe ser controlado para cumplir con los

límites de exposición establecidos, manteniendo la concentración de tritio en el circuito primario

al menor valor posible.

4.4 Erbia y alúmina, las posibilidades

El proceso IS debe quedar exento del grado nuclear, esto es, no debería tener especificaciones de

seguridad tan altas como las de los procesos nucleares. Para lograr esto, se debe maximizar el

control en la liberación de materiales radioactivos tanto al ambiente como al producto final

(hidrógeno). Por lo tanto, es necesario llevar a cabo un monitoreo del comportamiento del tritio

en los componentes de transferencia de calor (especialmente el IHX). Las primeras evaluaciones

indican que una capa de óxido, formada naturalmente en la superficie de los elementos de calor,

puede reducir significativamente la permeación de tritio.

68
Los problemas relacionados con fuga y permeación de hidrógeno han sido extensamente

investigados durante los últimos años. En Italia, gracias al diseño del reactor de plomo-litio

enfriado por agua, se ha estudiado la posibilidad de obtener una barrera de permeación de tritio

(BPT). El resultado principal de esta investigación es que las películas de materiales ricos en

aluminio, que forman capas de su propio óxido (alúmina), proveen de una muy efectiva barrera

contra la permeación de tritio, y son actualmente una referencia para tal objetivo.

Uno de los parámetros principales en los que se basa la evaluación de las BPTs es el llamado

factor de reducción a la permeación, que se denota como la relación entre la permeación sin

barrera y la permeación incluyendo la barrera, por esta razón se determina primero la capacidad

del material de establecer una barrera a la permeación y después analizar la forma en que el

material se desempeña (costos, compatibilidad, etcétera).

Además de la alúmina, en la actualidad también se está considerando la erbia (óxido de erbio)

como barrera de permeación para tritio. Se ha encontrado que sus capacidades son muy similares

a aquellas de la alúmina, no obstante se requiere de un menor esfuerzo para formar la película

necesaria. Este compuesto suprime marcadamente el transporte de hidrógeno, muestra

estabilidad térmica y es compatible con algunos materiales. No ostenta cambios de fase hasta los

2300 ºC13, es estable con respecto al litio líquido y mantiene sus propiedades eléctricas al ser

irradiado con neutrones.

Cualquiera que sea elegido entre estos dos materiales, se plantea colocar una película protectora

alrededor de todos los componentes que estén relacionados con el circuito primario de
13
Levchuk et. al. (2007), 1036.

69
refrigerante, en especial el equipo relacionado con transferencia de calor y con el proceso de

producción de hidrógeno, como el IHX.

4.5 Dosimetría del personal

Centelladores líquidos

Un líquido de centelleo consiste en uno o más líquidos de molécula fluorada (centelladores) que

están en la misma o mayor cantidad de disolventes. La energía proveniente de la radiación

ionizante es absorbida principalmente por los disolventes. Una fracción de esta energía es

subsecuentemente transferida al flúor, donde un alto porcentaje de ésta se convierte en luz, y así

es como escapa del medio.

Los disolventes más afines son el benceno y sus homólogos, tolueno y p-xileno. De ellos, el

tolueno es el más ampliamente utilizado debido a su menor costo, además de tener un punto de

fusión (–95 ºC) por debajo de las temperaturas de operación de los sistemas refrigerados. Sin

embargo, en la mayoría de estos sistemas no es necesaria la refrigeración. Por tanto, el uso del

p-xileno (con un punto de fusión de 12 ºC, que lo deja como el disolvente más eficiente) va en

aumento.

La mayor desventaja que presentan los disolventes aromáticos es su incompatibilidad con agua.

Debido a que el agua y las disoluciones acuosas representan la mayoría de las muestras tritiadas,

70
se han hecho esfuerzos por desarrollar mezclas que sean capaces de incorporar muestras acuosas

mientras es permitida la transferencia de energía al flúor. El método más primitivo para lograr

esta incorporación es el uso de algún detergente, sin embargo, el disolvente no aromático más

exitoso desarrollado ha sido el p-dioxano. A pesar de que el dioxano por sí solo no es un

eficiente transmisor de energía al flúor, se puede elevar la eficiencia mediante la adición de

naftaleno como disolvente secundario en cantidades relativamente grandes. Las mayores

desventajas de este sistema de base dioxano son el deterioro en la salida de luz cuando hay

componentes inorgánicos presentes, la fosforescencia y el alto costo.

Hay otros tipos de sustancias que se han usado en centelleo líquido. El difeniloxazol (PPO) es

uno de los más usados y fácilmente obtenible. El paraterfenil también ha sido muy usado, que a

pesar de que no puede ser mezclado con naftaleno ni es tan eficiente como el PPO, es menos

costoso. El p-bis-2(5-feniloxiazil)-benceno (POPOP) lleva un segundo compuesto de flúor que

funge como traslapador de ondas electromagnéticas. En este último caso, también el

p-bis-(o-metilestiril)-benceno (bis-MSB) aparenta ser mejor.

En suma, los cocteles de centelleo más aptos para muestras acuosas son:

a) Disolvente: Tolueno o p-xileno con un detergente alquilfenólico en relación de volumen

3–5 a 2.

Flúor primario: PPO o paraterfenil en 5–10 mg/g.

Flúor secundario (si es necesario): bis-MSB, POPOP o dimetilPOPOP en 0.5–2 mg/g.

Contenido de agua: hasta 50 % del volumen.

71
b) Disolvente: Dioxano con naftaleno en relación de volumen 8–12 a 1.

Flúor primario: PPO en 5–10 mg/g.

Flúor secundario (si es necesario): bis-MSB, POPOP o dimetilPOPOP en 0.5–2 mg/g.

Contenido de agua: hasta el 20 % en volumen.

Monitoreo

Al seleccionar un dispositivo para el monitoreo de la radiación, se deben tomar las siguientes

características mínimas:14

1. Rango de tasas de dosis o concentraciones de actividad.

2. Sensibilidad.

3. El radionúclido que se va a monitorear.

4. Alarma de dosis umbral.

5. Fuente de energía y reserva de ésta.

6. Condiciones ambientales.

7. Facilidad de calibración, prueba y mantenimiento.

8. Funcionamiento durante situaciones anormales.

9. Respuesta a condiciones de sobrecarga.

10. Indicación de fallo.

11. Potencial a ser interferido en sus mediciones debido a la presencia de otros radionúclidos,

particularmente en el caso de neutrones y otras fuentes de radiación beta.

14
IAEA (2005), 48.

72
Dosímetro portátil

Hasta ahora no se conoce un dispositivo portátil que pueda contar partículas beta emitidas por

tritio. En 2007 se publicó un artículo15 donde se sugiere un aparato capaz de ello. El centellador

es antraceno y la tecnología se apoya en el tubo fotomultiplicador.

El dispositivo consiste en un pozo para muestras fijado a un tubo ligero y perfectamente

acoplado, que a su vez protege el tubo fotomultiplicador (figura 4.1). Una tapa cubre la parte

donde se coloca la muestra. La tapa puede ser retirada a plena luz del día para cambios de

muestra, ya que el pozo de muestras también está diseñado para fungir como una funda de

apertura rotatoria y como un protector adicional para el tubo fotomultiplicador.

Figura 4.1. Esquema del arreglo para un dosímetro portátil de tritio.


Fuente: Barillari (2007) A Novel Portable System for Detecting and Measuring Tritium, Nuclear Instruments and Methods in
Physics Research A 576, Ontario, Canada, p. 431.

15
Barillari (2007), 431.

73
4.6 Recolección de muestras tritiadas

La recolección de muestras de magnitud significativa para análisis de tritio presenta, en esencia,

los mismos problemas que impone cualquier otro material. En general, existen tres fuentes

básicas de error:

• Adición de humedad atmosférica a la muestra recolectada, vía absorción, adsorción o

condensación.

• Evaporación de agua de la muestra. Es de hacer notar que las presiones de vapor del agua

y el agua tritiada (HTO) difieren en un diez por ciento aproximadamente.

• Transferencia de átomos de hidrógeno entre aquellos atados a moléculas orgánicas y

aquellos provenientes del agua atmosférica.

El vapor de agua tritiado y el gas hidrógeno se dan en la naturaleza, y son las formas

predominantes de liberación de materiales de las instalaciones nucleares y las pruebas de

armamento. Entre otras formas, se encuentran el metano y el etano tritiados. El interés en el

campo de la recolección de muestras de aire radica en la recolección de vapor de agua tritiado.

Recolección de vapor de agua tritiado a partir de aire

Este tipo de recolección debe ser preparatoria, para la medición de tritio en la humedad o medir

la concentración de tritio por unidad de volumen de aire. Se puede llevar a cabo por:

74
• Disolución, donde se hace burbujear una corriente de aire a través de una botella para

lavado que está llena de agua.

• Disecado, donde el aire es jalado a través de una celda o columna que contiene el

disecador. El adsorbente debe tener una alta tolerancia a la humedad, buena retención de

humedad, baja retención residual y debe ser químicamente inerte (figura 4.2).

• Condensación o congelación, donde se cuenta con una trampa enfriada con nitrógeno

líquido, aire líquido o alguna mezcla entre un disolvente y hielo seco, que retendrá la

humedad de la muestra de aire.

Figura 4.2. Celda de adsorción para humedad atmosférica.


Fuente: NCRP (1976) Report No. 47, Tritium Measurement Techniques, Washington, USA, p. 6.

75
Recolección de tritio gaseoso (HT o T2) a partir de aire

En este caso, el aire se hace pasar por un tamiz que contiene un lecho de material adsorbedor

perfectamente seco, con el fin de recoger el agua atmosférica (incluyendo el HTO). Después, el

aire se mezcla con hidrógeno libre de tritio (0.3 % en volumen) y se hace pasar por un

catalizador de paladio contenido en otro tamiz, similar al de la figura anterior. El gas hidrógeno

(incluyendo el HT y el T2) arde en contacto con aire a temperatura ambiente formando agua,

misma que es adsorbida in situ. Gracias a la adición de hidrógeno, la cantidad de muestra se

vuelve sustancial, por lo que puede ser recolectada para su posterior conteo.

Recolección de tritio a partir de agua

Al recolectar muestras de agua, se debe tener cuidado en minimizar la exposición de éstas con el

aire ambiental, ya que el intercambio de masa entre el agua y la humedad tritiada de la atmósfera

puede contaminar la mezcla, aun si se encuentra por encima del punto de rocío.

Las muestras de agua deben estar guardadas en contenedores bien sellados. En el caso de

muestras que se analizarán dentro de varias semanas o más, se recomienda el uso de

contenedores de vidrio o metal.

76
Recolección de tritio a partir de orina

Ya que se necesitan solamente unos cuantos mililitros para llevar a cabo el conteo, una sola

micción es suficiente.

Si la orina es utilizada en el monitoreo de personal ocupacionalmente expuesto, el trabajador

debe quitarse cualquier ropa protectora y lavarse rigurosamente las manos antes de la

recolección. Se debe tomar en cuenta que para la asimilación y la distribución del HTO en todos

los fluidos corporales, se requieren varias horas, por tanto, una muestra de orina no debería ser

tomada sino hasta que se lleve a cabo una micción después de dos horas posteriores al final de la

exposición. Si las muestras son conservadas para su análisis unos cuantos días después de la

recolección, no se deben usar conservadores de ningún tipo. Las muestras que puedan ser sujetas

a cambios de temperatura o almacenamiento prolongado deben estar preservadas con una

solución acuosa de cloruro de benzalconio.16

Recolección de tritio a partir de partículas tritiadas

En ciertas instalaciones industriales, las partículas tritiadas pueden estar presentes en aire,

herramientas de trabajo y otras superficies. Estas partículas pueden ser recolectadas haciendo

pasar el aire a través de un filtro, el cual debe ser compatible con sistema de conteo por centelleo

líquido. Los filtros más comúnmente utilizados son aquellos de un tamaño de poro de 1 µm o

menos. Los filtros fabricados de celulosa o de hidrocarburos polifluorados ofrecen una

compatibilidad adecuada con centelladores líquidos.


16
El cloruro de benzalconio es conocido comercialmente como Merthiolate™. (N. del A.)

77
También se puede efectuar una prueba de limpia para detectar la presencia de partículas tritiadas

en superficies. La superficie se limpia con papel seco, papel impregnado en glicerol o papel filtro

de vinilo; tomando en cuenta que, asimismo, el material usado para la recolección también debe

ser compatible con el centellador.

4.7 Preparación de muestras tritiadas

El tritio que se halla en muestras líquidas y sólidas no puede ser determinado cuantitativamente

con facilidad (no sin el uso de técnicas destructivas), ya que la radiación que emite es de energía

tan baja que queda absorbida por el medio que lo contiene. El material de la muestra, los

recursos con los que cuenta el laboratorio donde se lleva a cabo el análisis, el número de

muestras que serán analizadas y el método de medición tienen mucha influencia en la elección

del método de preparación.

Métodos de preparación de muestras a partir de diferentes fuentes

Para las muestras ambientales, usualmente se extrae el agua; por lo que se han desarrollado

exitosamente cuatro técnicas principales:

• Liofilización, donde se considera el congelamiento de la muestra (figura 4.3).

78
• Destilación de alta temperatura, en que dependiendo de la precisión deseada, la muestra

se destila a presión reducida con el fin de separar el agua que contiene tritio y dejar a un

lado el agua ligera.

• Disolución, que puede ser aprovechada por un método de conteo como el centelleo

líquido.

• Destilación azeotrópica, donde es necesario romper la barrera de concentraciones de

ambas fracciones (el agua ligera y el agua tritiada) durante la destilación.

Figura 4.3. Sistema de liofilización para extracción de agua.


Fuente: NCRP (1976) Report No. 47, Tritium Measurement Techniques, Washington, USA, p. 12.

Para el caso de muestras en las que intervienen sustancias orgánicas donde el tritio se encuentra

dentro de la molécula, se trata de convertir al tritio químicamente en una forma más compatible

con el detector. Para ello se usan los métodos de:

79
• Oxidación acuosa, donde se utilizan ácidos o bases muy fuertes en un medio de peróxido

de hidrógeno (H2O2).

• Combustión en seco, donde se enciende la muestra en presencia de oxígeno utilizando

cobre o una aleación de níquel/cromo como catalizador (figura 4.4).

• Disolución, que de la misma forma que en el caso de muestras ambientales, requiere de

un disolvente compatible con el detector.

Figura 4.4. Bomba Parr para la combustión de muestras orgánicas.


Fuente: NCRP (1976) Report No. 47, Tritium Measurement Techniques, Washington, USA, p. 21.

Finalmente, para el caso de muestras de orina, éstas pueden ser analizadas mediante centelleo

líquido; sin embargo, sus contenidos en materiales sólidos, color y acidez pueden afectar la

eficiencia del método de detección. En ocasiones, la orina puede ser destilada, pero si el tritio se

encuentra en realidad como parte de un componente orgánico de la orina, la medición del

80
destilado es inadecuada. Una alternativa consiste en preparar hidrógeno tritiado a partir de agua

en la orina y después medir la actividad con una cámara de ionización.

Enriquecimiento de las muestras

La actividad específica de las muestras tritiadas puede llegar a ser tan baja que no se puede

introducir suficiente de ésta dentro de un equipo para determinar el conteo estadísticamente

adecuado.

Cuando esto ocurre con otros radionúclidos, usualmente se hace uso de algún método químico

que permita separar el componente radioactivo de los demás. Si la muestra es, de entrada, un

solo compuesto, no hay nada que se pueda hacer. En el caso del tritio, sin embargo, la situación

es bastante afortunada, ya que los factores que permiten la separación entre el tritio y el

hidrógeno son altos. Para enriquecer una muestra de tritio, se recurre a alguno de los siguientes

métodos:

• Electrólisis, donde se disocian las moléculas de agua al hacerles pasar una corriente

eléctrica en presencia de un electrolito (figura 4.5).

• Difusión térmica, donde se separan los isótopos gracias al calentamiento/enfriamiento de

la muestra.

• Cromatografía de gases, donde se hace pasar la muestra con ayuda de un gas inerte a

través de un medio adsorbente, separando los isótopos (hidrógeno, deuterio y tritio) en

base a su peso atómico.

• Destilación, donde el deuterio y el tritio permanecen como el producto de fondo.

81
Figura 4.5. Celda para enriquecimiento electrolítico.
Fuente: NCRP (1976) Report No. 47, Tritium Measurement Techniques, Washington, USA, p. 23.

4.8 Análisis de muestras tritiadas

El conteo por centelleo líquido es la técnica más usual para medir la cantidad de tritio en

muestras discretas. Una gran variedad de soluciones y suspensiones que contienen tritio pueden

ser inspeccionadas directamente o después de alguno de los tratamientos descritos en el apartado

anterior. No obstante, en caso de que la muestra sea gaseosa, o sea requerida una sensibilidad

más alta, es preferible la técnica de conteo proporcional, de la misma forma que los detectores

Geiger o las cámaras de ionización pueden ser utilizados en situaciones de más baja sensibilidad.

Para el caso de mediciones continuas de corrientes líquidas o gaseosas que contienen tritio,

existen disponibles varios métodos dentro de los cuales el más apropiado será determinado por

82
los requerimientos de sensibilidad y el tiempo de respuesta, además de la presencia de otros

radionúclidos.

Los criterios bajo los que se selecciona un método de conteo para una situación en específico

son:

• Sensibilidad y precisión.

• Tiempo de medición.

• Especificidad para el tritio.

• Especificidad para la forma física o química requerida.

• Disponibilidad comercial.

• Necesidades de conteo (mediciones discretas o continuas).

Para prevenir la luminiscencia en el líquido centellador (provocada por agentes indeseables, esto

es, no provenientes de tritio), se recomienda almacenar la muestra tritiada por un periodo de 24

horas en un lugar oscuro.

Los contadores de centelleo líquido se basan en el principio de emisión de luz por parte del

centellador (que, como ya se dijo, se trata de la sustancia con molécula fluorada). A la receta

también se le puede agregar un aditivo capaz de cambiar la longitud de onda de la luz emitida

para hacerla más fácilmente detectable.

83
Los contadores de centelleo líquido utilizan dos viales, mismos que están asociados a dos PMTs

conectados mediante un llamado circuito de coincidencia, que se encarga de discriminar los

pulsos reales del ruido. Su eficiencia (en condiciones ideales) se encuentra aproximadamente en

30 % para el tritio, lo que se debe a la energía de la radiación.

4.9 Protección radiológica para el personal de la planta química

El personal de la planta química está expuesto a un riesgo radiológico en todo caso que se

produzca un accidente dentro de la planta, o incluso un transitorio en el HTTR, ya que ambas

condiciones tienden a alterar la concentración de tritio, con lo que muy fácilmente se puede

rebasar la concentración derivada en aire prevista por las regulaciones. Este personal no debe

estar obligado a tener conocimientos de protección radiológica, ya que éstos no están

relacionados con sus funciones, sin embargo, lo recomendable es que en todo momento exista

personal entrenado en control radiológico.

Metabolismo del tritio

Ya que el tritio decae mediante la emisión de radiaciones de baja energía (en promedio 5.7 keV),

no constituye ningún riesgo radiológico externo, a excepción de la contaminación de la piel, si se

le considera como contaminación de superficies. Sin embargo, el tritio representa un peligro en

el caso de ingestión o inhalación, con la subsiguiente exposición de tejidos vitales a radiación

interna.

84
El tritio generado en materiales líquidos se difunde mucho más fácilmente que el que se forma en

materiales sólidos, y por lo tanto es más fácil que sea liberado al aire. Este aire contaminado

ocasiona una exposición interna. El cuerpo asimila el agua tritiada, que se distribuye entre los

fluidos corporales con gran rapidez y eficacia. Cuando se es expuesto a vapores de tritio por

inhalación, la persona absorbe 98–99 % de la actividad inhalada a través de las vías respiratorias,

además de que el tritio que ingresa por la piel es equivalente al que ingresa por inhalación. La

distribución uniforme en los fluidos corporales se da en 90 minutos. Esto ocurre con el hidrógeno

molecularmente asociado al tritio (HT), ya que el tritio como gas diatómico (T2) casi no es

absorbido por la piel.

En general, se asume que el agua tritiada ingerida se absorbe y distribuye rápidamente por todos

los fluidos corporales, por lo que el organismo queda uniformemente irradiado. Esto no

necesariamente es el caso, ya que al ser usado como trazador de moléculas orgánicas que se

metabolizan en caminos específicos, tiene la posibilidad de hacer daño radiológico localizado. El

cuerpo excreta el tritio con una vida media biológica de 8–14 días (10 en promedio), tiempo que

puede ser reducido significativamente por medio de la ingesta forzada de líquidos.

Concentración derivada en aire y límite anual de incorporación

El riesgo radiológico al personal de operación y la población general es controlado limitando las

tasas de exposición y la liberación de materiales.

85
La concentración derivada en aire (CDA) se define como la concentración de un radionúclido en

el aire, misma en la que un hombre de referencia que trabaja en un régimen de 40 h/semana,

respirando con un esfuerzo ligero (1.2 m3/h), resultaría en una cantidad inhalada de radionúclido

equivalente al límite anual de incorporación (LAI). El límite anual de incorporación está

estipulado, en el caso de México, como 150 mSv en el cristalino, o 500 mSv en cualquier otro

órgano o tejido, lo que se traduce en un equivalente de dosis efectivo comprometido de

50 mSv.17

En el caso de tritio, los valores de CDA están estipulados en 8×105 Bq/m3 para el agua tritiada y

2×1010 Bq/m3 para el tritio elemental, y los valores de LAI están establecidos en 3×109 Bq tanto

para ingestión como inhalación de vapores de agua tritiada.

Además de los límites de incorporación al personal de la planta química, también debe

considerarse el público en general, que puede sufrir de un riesgo radiológico debido a la

liberación de tritio, ya sea que éste se incorpore al aire, al agua o sea vertido en el drenaje. Los

totales vertidos en el periodo de un año no deben rebasar el valor de 185 GBq.18 A este respecto,

y nuevamente considerando el caso de México, las concentraciones de tritio, en cualquiera de sus

formas, no deben exceder:

• 4×103 Bq/m3 en aire.

• 4×107 Bq/m3 en agua.

• 4×108 Bq/m3 en drenaje.

17
NOM-005-NUCL-1994.
18
NOM-006-NUCL-1994.

86
Buenas prácticas de trabajo

Las buenas prácticas de trabajo son aquellas con las cuales se pretende llevar a cabo mejoras en

los procedimientos, las cuales tienen como resultado un ambiente laboral más productivo y más

seguro.

En el caso específico del tritio, al tratarse de un riesgo por irradiación interna, el personal debe,

en todo momento:

• Evitar ingerir toda clase de alimentos y bebidas, así como fumar dentro del área de

trabajo.

• Utilizar una mascarilla que incluya un filtro para vapores de hidrógeno y agua. En caso

de accidente se puede utilizar un aparato de respiración autónoma.

• Mantener un registro y control de paso por las áreas más vulnerables a fugas, tales como

válvulas, tanques, juntas de tuberías, etcétera.

• Portar el equipo de protección adecuado: calzado cerrado, ropa de algodón y bata.

También existen trajes completos que incluyen equipo de respiración autónoma.

• Mantenerse alejado de los equipos industriales con el fin de que, en caso de un accidente,

predomine el principio de distancia.

• Conocer todos los señalamientos y las indicaciones del personal de protección

radiológica.

• Observar una disciplina que permita agilizar la ejecución tanto de procedimientos de

emergencia como de sus simulacros.

87
El personal que labora con tritio debe protegerse por medio de la contención del material activo.

Los artículos de contención, tales como líneas de proceso o medios de almacenamiento, deben

estar colocados en lugares bien ventilados, a modo de cuartos de proceso. El aire de ventilación

es monitoreado y liberado con ayuda de chimeneas altas, y el tritio ambiental es limitado a

niveles más seguros gracias a la disolución del efluente. También puede ser removido

eficientemente con oxidación catalítica y adsorción de agua.

En el caso de sospecha de contaminación radiológica, el personal debe actuar conforme a los

puntos señalados anteriormente, incluyendo el monitoreo tomando como muestra la orina

después de un periodo de dos horas.

Procedimientos de emergencia

Las instalaciones donde se manejan grandes cantidades de material radioactivo (como lo serían

las instalaciones de la planta de hidrógeno en caso de un accidente donde esté involucrada una

liberación fuerte de tritio), deben contar con un plan de emergencias específico. Este plan debe

estar escrito claramente y en un lugar visible, además de ser reconocido por todo el personal

ocupacionalmente expuesto. A pesar de que se tienen todos los cuidados posibles para evitar una

liberación de material radioactivo, tarde o temprano éste puede ocurrir.

Los primeros pasos a ser tomados después de un accidente serio, deben siempre incluir:

• Alertar al personal que se encuentre dentro de las instalaciones.

88
• Evacuar el lugar (en caso de tratarse de tritio disuelto en aire).

• Solicitar cualquier asistencia necesaria.

• Dar primeros auxilios (lo que debe tener prioridad sobre los problemas generados por la

contaminación).

• Ejecutar los procedimientos de descontaminación de personal.

• Tomar muestras de orina del personal, teniendo prioridad sobre los análisis de rutina.

Estas muestras deben tomarse dos horas después, cuando se asume que la dosis estará

totalmente equilibrada en todo el cuerpo.

Asimismo, el personal debe ser descontaminado mediante el siguiente procedimiento:

• La ropa que se considere contaminada debe ser removida en su totalidad.

• Las manos deben ser lavadas con abundante agua tibia y jabón, y después talladas

suavemente con un cepillo de uñas. También se recomienda lavarse las manos después de

retirarse los guantes de trabajo.

• La piel (a excepción de las manos) debe tallarse suavemente con un algodón permeado de

Cetavlon™, con el fin de minimizar la absorción en el cuerpo.

• Si el cuerpo entero ha sido afectado, se debe tomar un baño con jabón y agua tan fría

como sea tolerable, ya que el agua fría cierra los poros, y por lo tanto se reduce la

transferencia de HTO a través de la piel.

• Los ojos deben ser lavados con agua salina (0.9 %) con ayuda de una botella lavaojos.

• Las heridas contaminadas deben de ser lavadas bajo un chorro fuerte (o rápido) de agua,

favoreciendo el sangrado.

89
• La boca se debe lavar varias veces con una solución diluida de peróxido de hidrógeno y

después con abundante agua.

• Si es necesario brindar respiración de boca a boca, la boca de la víctima primero debe ser

limpiada con una tela húmeda.

Después de un derrame de tritio en el que interviene un líquido de alta actividad, se deben tomar

las medidas de protección antes de limpiar la zona del accidente, misma que debe ser aislada.

Además se debe iniciar el monitoreo de tritio en aire, con el fin de determinar la necesidad de

utilizar equipo de protección para la piel, o incluso de respiración autónomo.

Una vez efectuada la descontaminación del personal y de la zona de la liberación, podría quedar

alguna contaminación residual. Dependiendo del nivel de contaminación, se debe determinar el

procedimiento adicional para prevenir y reducir la contaminación hasta un nivel aceptable.

90
CONCLUSIONES

El primer paso en la economía del hidrógeno siempre estará basado en las tecnologías existentes,

así como en los procesos establecidos. En el futuro medio, se espera que los combustibles fósiles

sean la fuente principal de hidrógeno. El gas natural, como “el más limpio” de los hidrocarburos,

tendrá un par de ventajas en este punto inicial en cuanto a su impacto ambiental, su

disponibilidad y su economía. En el futuro lejano, las tecnologías de producción de hidrógeno

estarán enfocadas principalmente a los métodos que incluyan una baja o nula emisión de dióxido

de carbono.

Los ciclos termoquímicos para la producción de hidrógeno necesitan de un periodo de desarrollo

también. Sin embargo, la tecnología actual en el proceso, los materiales involucrados, y las

pruebas necesarias para la construcción de plantas más grandes requieren de respuestas más

concretas para determinar cuáles de todos los proyectos son realmente viables. En cualquier

caso, el tiempo estimado para su realización es aún muy lejano, y la suposición de tener listos los

procesos acoplados a un reactor nuclear en el año 2015 parece muy vaga.

Es necesario continuar con las investigaciones relacionadas a la seguridad, particularmente

respecto a:

• Transportación de hidrógeno y tritio a través del sistema de intercambio de calor.

91
• Riesgos de explosión dentro o fuera del reactor químico, respuesta de las estructuras de

contención y acarreadores de energía alternativos.

• Mejoras en los diseños material y estructural mediante la examinación de resistencia y

corrosión.

La operación de la planta de proceso IS en conjunto con el calor entregado por el HTTR es

posible desde el punto de vista de seguridad radiológica, ya que la liberación de tritio (por

ejemplo, la estipulada en el capítulo anterior) no está relacionada con la cantidad de tritio que

efectivamente permea las paredes de los tubos del IHX, con excepción en los casos de

transitorios en el HTTR, cuando la formación de tritio es fluctuante. La aproximación más

prometedora para aminorar o eliminar la permeación de tritio en los tubos del IHX parece ser el

colocar un recubrimiento ya sea de óxido de aluminio o de erbio, aunque todavía hace falta una

revisión de costo/beneficio. Se asume que colocando esta barrera, la permeación de tritio en los

tubos del IHX se verá minimizada, con lo que la cantidad neta de tritio que llega a los gases de

proceso estará siempre por debajo de las regulaciones. Aunque no se llegue a una solución

satisfactoria, se recomienda que el personal observe las buenas prácticas de trabajo en sus

labores, incluyendo los procedimientos de emergencia y descontaminación. Con ello, quedaría

mitigada la probabilidad de un accidente serio que afecte directamente al personal.

92
BIBLIOGRAFÍA

• Andrieu et. al. (2005) Release of Fission Tritium through Zircaloy-4 Fuel Cladding

Tubes, Journal of Nuclear Materials 347, Grenoble, France.

• Ball et. al. (2009) The Future of Hydrogen – Opportunities and Challenges, International

Journal of Hydrogen Energy 34, The Hague, The Netherlands.

• Barillari (2007) A Novel Portable System for Detecting and Measuring Tritium, Nuclear

Instruments and Methods in Physics Research A 576, Ontario, Canada.

• Bossel et. al. (2005) The Future of the Hydrogen Economy: Bright or Bleak?, European

Fuel Cell Forum, Oberrohrdorf, Switzerland.

• Brown et. al. (2000) General Atomics Project 30047, High Efficiency Generation of

Hydrogen Fuels using Nuclear Power, Kentucky, USA.

• Brown et. al. (2003) General Atomics Project 30171, Alternative Flowsheets for the

Sulfur-Iodine Thermochemical Hydrogen Cycle, Kentucky, USA.

• Elder et. al. (2005) The Separation of HIx in the Sulfur-Iodine Thermochemical Cycle for

Sustainable Hydrogen Production, Process Safety and Environmental Protection B4 83,

Sheffield, United Kingdom.

• Elder et. al. (2009) Nuclear Heat for Hydrogen Production: Coupling a Very High/High

Temperature Reactor to a Hydrogen Production Plant, Progress in Nuclear Energy,

doi: 10.1016/j.pnucene2008.11.001, Sheffield, United Kingdom.

• Evans (1974) Tritium and its Compunds, 2nd Ed., Butterworths, London, United

Kingdom.

93
• Fujimoto et. al. (2004) Nuclear Design, Nuclear Engineering and Design 233, Oarai,

Japan.

• Hordeski (2007) Alternative Fuels: The Future of Hydrogen, Taylor & Francis Ltd.,

London, United Kingdom.

• HyNet (2004) Towards a European Hydrogen Energy Roadmap, Ottobrunn, Germany.

• IAEA (1999) TECDOC-1085, Hydrogen as an Energy Carrier and its Production by

Nuclear Power, Vienna, Austria.

• IAEA (2003) TECDOC-1366, Considerations in the Development of Safety Requirements

for Innovative Reactors: Application to Modular High Temperature Gas Cooled

Reactors, Vienna, Austria.

• IAEA (2005) Safety Guide NS-G-1.13, Radiation Protection Aspects of Design for

Nuclear Power Plants, Vienna, Austria.

• JAERI (1994) Report 1332, Design of High Temperature Engineering Test Reactor

(HTTR), Tokaimura, Japan.

• Kasahara et. al. (2007) Flowsheet Study of the Thermochemical Water-splitting

Iodine-sulfur Process for effective Hydrogen Production, International Journal of

Hydrogen Energy 32, Oarai, Japan.

• Katz (2004) Deuterium and Tritium, Kirk-Othmer Encyclopedia of Chemical

Technology 8, 5th Ed., John Wiley & Sons Inc., New Jersey, USA.

• Kubo et. al. (2004) A Demonstration Study on a Closed-cycle Hydrogen Prodution by the

Thermochemical Water-splitting Iodine-sulfur Process, Nuclear Engineering and Design

233, Oarai, Japan.

94
• Kunitomi et. al. (2007) JAEA’s VHTR for Hydrogen and Electricity Cogeneration:

GTHTR300C, Nuclear Engineering and Technology 39, Tokaimura, Japan.

• Levchuk et. al. (2007) Erbium Oxide as a New Promising Tritium Permeation Barrier,

Journal of Nuclear Materials 367–370, Garching, Germany.

• Manabe et. al. (2007) Ratio of Tritiated Water and Hydrogen generated in Mercury

through a Nuclear Reaction, Applied Radiation and Isotopes,

doi: 10.1016/j.apradiso.2007.07.028, Tokai, Japan.

• NCRP (1976) Report No. 47, Tritium Measurement Techniques, Washington, USA.

• Palomo et. al. (2007) Tritium Activity Levels in Environmental Water Samples from

Different Origins, Applied Radiation and Isotopes 65, Tarragona, Spain.

• Rogner et. al. (2000) Building Sustainable Energy Systems: The role of Nuclear-derived

Hydrogen, OECD First Exchange Meeting, “Nuclear Production of Hydrogen”, Paris,

France.

• Sakaba et. al. (2006) Hydrogen Production by Thermochemical Water-splitting IS

Process utilizing Heat from High-temperature Reactor HTTR, 16th World Hydrogen

Energy Conference, Lyon, France.

• Sakaba et. al. (2007) Conceptual Design of Hydrogen Production System with

Thermochemical Water-splitting Iodine-sulfur Process utilizing Heat from the

High-temperature Gas-cooled Reactor HTTR, International Journal of Hydrogen Energy,

doi: 10.1016/j.ijhydene.2007.06.005, Oarai, Japan.

• Sakaba et. al. (2008) Nuclear Demonstration Program of Hydrogen Production using the

HTTR (HTTR-IS Program), 16th Pacific Basin Nuclear Conference, Aomori, Japan.

95
• Secretaría de Energía (1995) NOM-005-NUCL-1994, Límites Anuales de Incorporación

(LAI) y Concentraciones Derivadas en Aire (CDA) de Radionúclidos para el Personal

Ocupacionalmente Expuesto, México, México.

• Secretaría de Energía (1995) NOM-006-NUCL-1994, Criterios para la Aplicación de los

Límites Anuales de Incorporación para Grupos Críticos del Público, México, México.

• Shiozawa et. al. (2000) Present Status on JAERI’s R&D on Hydrogen Production

Systems in HTGR, OECD First Exchange Meeting, “Nuclear Production of Hydrogen”,

Paris, France.

• Shiozawa et. al. (2000) The Development Project of HTTR Heat Application System,

Tokai University, “Energy Future in the Asia/Pacific Region”, Beijing, China.

• US DOE (2004) Nuclear Hydrogen R&D Plan, Washington, USA.

• US DOE (2008) Tritium Handling and Safe Storage, Washington, USA.

• Verfondern (2007) Nuclear Energy for Hydrogen Production, Forschungszentrum Jülich

GmbH, Jülich, Germany.

96