Você está na página 1de 4

Página |1

FORMULACION DE PROBLEMAS

PRESENTADO POR:
OMAR ANDRES VEGA ROCHA ID 558177
KATHERINE FLOREZ DELGADO ID 546771
FABIANA ALEXANDRA MONTAÑA GIL ID 602778

PRESENTADO A:
JUAN JOSE RIVEROS REPIZO

INVESTIGACION CUALITATIVA II
NRC: 9293

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS


FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS
PROGRAMA DE PSICOLOGÍA
NEIVA – HUILA
2019
Página |2

BULLYING EN COLOMBIA

En el lenguaje pedagógico y estudiantil y en los medios de comunicación, el fenómeno de la


violencia escolar y de la agresión entre pares muchas veces se califica de “bullying”. Sin
embargo, este concepto que fue acuñado por el Psicólogo noruego Dan Olweus, primer
estudioso del tema, y que puede traducirse como acoso, hostigamiento, intimidación,
maltrato o matoneo propone nombrar una situación de agresión con características bien
precisas: “La situación de acoso e intimidación y la de su víctima queda definida en los
siguientes términos: Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto,
de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o
varios de ellos” (Olweus, 2006: 25).

El bullying, por lo tanto, es un caso específico de violencia escolar, claramente delimitado y


poseedor de rasgos concretos: un victimario (o varios) causa un daño, hiere, hostiga o
maltrata física, psicológicamente o de ambas maneras a una víctima de forma repetida en el
tiempo. El bullying, asimismo, se enmarca en una forma de violencia relacional, en la que se
establece un abuso de poder: el o los victimarios demuestran más poder que la víctima, la
que aparece ante ellos como más débil y sumisa.

Este tipo de violencia escolar constituye una conducta agresiva prolongada que desgasta
psicológica y moralmente a quienes se ven afectados, deteriora el clima de convivencia
necesario para el buen desempeño de la actividad educativa y, además, atenta contra una de
las funciones sociales de la escuela como es el educar en los valores democráticos y el respeto
a los derechos humanos.

En consecuencia, es muy importante buscar soluciones para controlar y reducir este


fenómeno. Sin embargo, un fenómeno eventualmente se controla en la medida en que se
comprende y puede comprenderse en la medida en que es interpretado adecuadamente, en
que es dotado de significado uniforme por todos los actores involucrados.

Es positivo que el fenómeno del bullying reciba mucha publicidad y reciba la atención
pública, pues así se vuelve notoria la gravedad de este problema y hay presión constante en
la búsqueda de alternativas de solución.
Página |3

Y, efectivamente, el término bullying se ha utilizado y se utiliza en Colombia para definir


una gran variedad de conductas agresivas. Indica que, en el continuo de estas conductas
agresivas, resulta necesario diferenciar el bullying de los juegos rudos y las peleas
ocasionales, en uno de los extremos, y de los actos delictivos, en el extremo contrario.

Los juegos físicos entre niños y adolescentes varones alcanzan en ocasiones tal grado de
rudeza que, para un adulto observador, no siempre es claro si están jugando o peleando. Pero
ello, al ser manifestaciones conductuales ocasionales, no cae en la categoría de bullying.

Si los diversos actores de la comunidad educativa le atribuyen significados diversos al


bullying, ello contribuirá a oscurecer su comprensión y a obstaculizar programas o iniciativas
de intervención para mejorar la convivencia escolar en lo que respecta a este específico
fenómeno.

IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACION

Es imprescindible fomentar una conciencia crítica respecto del bullying entre los actores de

una comunidad escolar, para la generación de proyectos educativos que aborden el problema

de la convivencia desde sus raíces, para lo cual es fundamental reconocer el peso del cúmulo

social de conocimiento, que poseen estos actores, examinando en primer lugar si es un

conocimiento adecuado, es decir, penetrando y apropiándose del sentido profundo de la

producción humana de estos significados simbólicos. Representaciones erróneas, poco

claras, incompletas o, incluso, contrapuestas del fenómeno no contribuyen a resolver los

problemas de las agresiones entre estudiantes, las que seguirán marcando y alterando el tejido

y la forma de la vida cotidiana en la institución.


Página |4

REFERENCIAS

Recuperado

https://201915.aulasuniminuto.edu.co/pluginfile.php/1686611/mod_assign/introattachment/

0/doc.pdf?forcedownload=1

Fecha 01 de Mayo de 2019 a las 08:30 horas.