Você está na página 1de 9

Contenido del Documento

Imprimir esta página

H. C. G. c/ E. M. E.

Ver Resumen de Documento

Abrir Documento

Descargar Documento a mi Computador

Enviar Documento por Correo Electrónico

Guardar Documento en Mi Perfil

Buscar Documentos Similares

Voces: CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN - UNIÓN CONVIVENCIAL - COMPENSACIÓN


ECONÓMICA

Partes: H. C. G. c/ E. M. E. s/ compensación económica

Tribunal: Tribunal Colegiado de Familia de Rosario

Sala/Juzgado: 5

Fecha: 5-abr-2019

Cita: MJ-JU-M-118177-AR | MJJ118177 | MJJ118177


Procede el reclamo de compensación económica luego de la ruptura de la unión convivencial ya que
la actora postergó su propio crecimiento -resignó al comienzo de la relación su trabajo como
empleada doméstica- al dedicar su tiempo a la familia que constituía.

Tribunal

Materia

Relacionados

Sumario:

1.-Corresponde admitir la compensación económica requerida por la actora, ya que se acreditó que
convivió durante seis años con el demandado, padeció trastorno de angustia como consecuencia de
la violencia ocasionada por el hombre y abandonó su trabajo como empleada en tareas de limpieza
para convivir junto a sus dos hijos menores con el demandado en el campo de éste, dedicándose al
cuidado de la vivienda y cría de animales, mientras su pareja tenía tres remises del cual trabajaba
uno y los otros eran manejados por empleados, y en tanto el desequilibrio ocasionado por esa
ruptura es verosímil, descendiendo en el nivel de vida efectivamente gozado en el transcurso de la
relación,

2.-De acuerdo al más elemental sentido de la equidad, sería paradójico que, cuando acontece la
ruptura, se deje desamparado a aquél de los convivientes que invirtió su tiempo mientras convivió en
tareas que no se traduce en réditos económicos.

3.-Para determinar el monto de la compensación económica se valoran una serie de pautas (art. 442
CCivCom.), las que de ningún modo están constreñidas matemáticamente, en más o en menos, a la
rigidez que impera en el enriquecimiento sin causa; la que está acotada por la medida exacta del
empobrecimiento (art. 1794 , primer párr. CCivCom.).
Fallo:

ROSARIO, 5 de abril de 2019

Y VISTOS: Los presentes caratulados: H., C. G. C/ E., M. ER. S/ COMPENSACION ECONOMICA. EXTE Nº
21-11326842-2

De los que resulta:

Que C. G. H. con patrocinio letrado adjunta formulario de declaración jurada certificada por la cual
deberá ser considerada pobre para litigar, según art. 332/333 CPCCSF y peticiona compensación
económica por cese o ruptura de la unión convivencia por una suma estimativa de $197.000 y sin
perjuicio de lo que en más o en menos se disponga contra M. ER. E. Relata que con el demandado
mantuvo una unión afectiva, singular, pública, notoria, estable y permanente de más de seis años,
comenzando la convivencia en julio de 2011. En un primer momento la convivencia se desarrolló en
el domicilio actual de E. en la zona rural de Soldini, última garita al sur, trasladándose en febrero de
2014 al actual domicilio de la actora en David Esquivel 2037 de Pérez, compartiendo un proyecto de
vida común y la crianza de los hijos habidos de anteriores relaciones hasta el abrupto cese en
noviembre de 2017.

Adjunta una solicitud de examen médico del 23/02/2013 y constancia de denuncia penal del
03/08/2014 donde consta la declaración de la actora de la unión constituido con E. desde la fecha
antes mencionada. Asimismo se encuentran conexas los autos H., C. G. C/ E., M. ER. S/ VIOLENCIA
FAMILIAR. EXTE Nº 2192/14, con trámite ante éste Tribunal. Por los mismos hechos acompaña
certificado médico del Centro de Salud "Gurí" de Pérez del 10/09/2014 donde se deja constancia del
trastorno de angustia que la actora padeció como consecuencia de la violencia sufrida. Ofrece
ampliando el punto respectivo, la declaración de dos testigos. Afirma que los convivientes no tienen
celebrado un pacto escrito de convivencia que regule los presupuestos de viabilidad de la petición de
compensación.Sostiene que la interposición de ésta demanda interrumpe el plazo de caducidad,
atento que la convivencia cesó en noviembre de 2017. Describe que antes de conocer a E., ella vivía
con sus dos hijos menores MA. L. y LU. N. P. que actualmente tienen 14 y 15 años respectivamente.
Para el mantenimiento del hogar y de los menores trabajaba como empleada en casas particulares
realizando tareas de limpieza, debiendo recurrir a la justicia para que P. cumpla con su obligación
alimentaria. En julio de 2011 conoce a E. y comienzan a convivir con sus dos hijos menores en Soldini,
abandonando su trabajo para dedicarse por completo al cuidado de la vivienda y de los animales que
allí se criaban, por expreso pedido de su entonces pareja. E. criaba cerdos, gallinas y conejos, para
vender y para consumo. Esa actividad le fue asignada a la presentante que significó un importante
aporte económico para los gastos del núcleo familiar y el alimento diario para todos sus integrantes.
Indica que en ese momento E. era propietario de tres automóviles que usaba para trabajar como
remises, dos de ellos trabajados por choferes. Ocurrida la situación de violencia en febrero de 2014
H. decide mudar la convivencia a su domicilio en Pérez pensando que ello cambiaría la relación, pese
a ello los hechos de violencia siguieron. En esas circunstancias E. siguió con su actividad económica y
H. siguió encargándose de las tareas domésticas por insistencia del demandado, así convivieron por
más de tres años hasta noviembre de 2017. La ruptura dejó a H. en soledad al cuidado de sus dos
hijos menores, sin un trabajo, fuera del mercado laboral durante más de seis años, incapacidad
manifiesta de producir bienes u obtener ingresos, con 50 años de edad y habiendo perdido
experiencia. Expresa que carece de beneficios previsionales dado que durante la convivencia y rol
desempeñado en la pareja no se le efectuaron aportes jubilatorios y que el demandado sigue
desarrollando su actividad económica y arrendando el campo de Soldini.Ofrece prueba documental,
confesional, informativa e instrumental. Solicita se admita la demanda con intereses y costas. (fs.
1/15)

Brindado el trámite pertinente (fs. 16), Gabriela Elisa Martino abogada de C. G. H. acompaña poder
especial y amplia prueba testimonial y las posiciones oportunamente acompañadas (fs. 18). Luego
adjunta cédula de notificación y ante la incontestación de la demanda pide se apliquen los
apercibimientos legales (fs. 23). Deponen la testigo ofrecida (fs. 34) el demandado no comparece a
absolver posiciones (fs. 35), se recibe informe de ANSES (fs. 39/42), se agrega copia de la escritura
del campo del demandado e informe de AFIP (fs. 45/51)

En la audiencia de vista de causa las partes acuerdan que el período de convivencia fue de tres años,
que el inmueble del demandado de 10.500 mts existen uno o dos cerdos y tres ovejas y que las
instalaciones están a cargo de una tercera persona quien fue autorizado y que posee el 33% del total
del predio junto a otros dos hermanos. El demandado indica que no tiene más remis desde que se lo
robaron en 2017. Las partes manifiestan un cuarto intermedio para acordar el monto de la
compensación económica (fs. 56). Ante la falta de cumplimiento la actora pide se resuelva (fs. 57),
acompañada la constancia de inscripción ante AFIP (fs. 59/60) se encuentran los presentes en estado
de resolver.

Y CONSIDERANDO:

Que una mujer de 50 años incoa compensación económica por $197.000 contra su ex conviviente.
Indica que convivieron durante seis años, padeció trastorno de angustia como consecuencia de la
violencia ocasionada por el hombre y abandonó su trabajo como empleada en tareas de limpieza
para convivir junto a sus dos hijos menores con el demandado en el campo de éste, dedicándose al
cuidado de la vivienda y cría de animales, mientras su pareja tenía tres remises del cual trabajaba
uno y los otros eran manejados por empleados.De las constancias de autos se tiene:

1.- el demandado no contesta la demanda ni ofrece prueba, pese a estar debidamente notificado (fs.
22)

2.- De la única testimonial rendida, surge que el accionado tiene remises y que la actora trabaja como
empleada doméstica, dejando de hacer ese trabajo cuando comienza a convivir con el accionado y
que actualmente está tratando de hacer algunas changas, diciendo a la testigo que le avise si sabía
de alguna labor (fs. 34)

3.- Conforme el pliego de posiciones acompañada por la actora -fs. 14- y conforme no haberse
presentado a la audiencia respectiva pese a encontrarse notificado -cédula de fs. 33- ha quedado
confeso en que convivieron por más de seis años en la zona rural -última garita al sur- en Soldini y a
partir de 2014 en la vivienda de . de . De acuerdo a la ampliación de la confesional, -pliego de fs. 18-
la convivencia se extendió hasta 2017, la actora se dedicaba a las tareas del hogar y cuando
convivieron en la zona rural aquella se dedicaba también a la cría de los animales, encontrándose
actualmente con grandes dificultades económicas, situación que se agravó a partir de la ruptura de la
convivencia.

4.- En la audiencia de vista de causa las partes acuerdan que el período de convivencia fue de tres
años y las partes solicitan un cuarto intermedio para acordar el monto de la compensación
económica (fs. 56).

5.- Transcurrido un mes y medio del referido acuerdo, ante la falta de propuesta del demandado, la
actora solicita se dicte sentencia (fs.57)

La prestación económica que solicita la actora debe nacer en virtud del desequilibrio manifiesto que
importa un empeoramiento de la situación patrimonial, ocasionada por la ruptura de la unión
convivencial.

Del necesario análisis comparativo de la situación patrimonial de cada uno de los convivientes al
inicio de la convivencia y al momento de producirse la ruptura, se tiene que:
La actora trabajaba como empleada doméstica, abandonando ese trabajo cuando comienza a
convivir con el accionado, compartiendo un proyecto de vida común y la crianza de los hijos habidos
de anteriores relaciones, lo ayuda en el predio rural cuya tercer parte era propiedad del accionado,
con la cría de animales y realizar las tareas del hogar. Actualmente se encuentra sin trabajo, con
grandes dificultades económicas, situación que se agravó a partir de la ruptura de la convivencia. -
confesional de fs. 18 y testimonial de fs. 34-.

Ocurrida la situación de violencia en febrero de 2014 la actora decide mudar la convivencia junto con
sus hijos a su domicilio en Pérez pensando que ello cambiaría la relación, aunque los hechos de
violencia siguieron, el demandado siguió con su actividad económica y la actora siguió encargándose
de las tareas domésticas por insistencia del accionado (confesional de fs. 18 y testimonial de fs. 34).

El Código Civil y Comercial intenta regular situaciones de hecho que nacen en las relaciones vigentes
y producen efectos jurídicos entre las partes generando desigualdad entre las mismas. De acuerdo a
las pruebas rendidas la actora resignó al comienzo de la relación su trabajo como empleada
doméstica para un proyecto de vida en común con el demandado quien expresamente le solicitó
ayuda en la cría de animales y en las tareas hogareñas, encargándose aquél con el producido de ello
y de autos para el servicio de remise de efectuar el aporte económico para todos los integrantes del
grupo familiar.Al producirse la ruptura con motivo de la violencia por parte del demandado, el
desequilibrio ocasionado por esa ruptura es verosímil, descendiendo en el nivel de vida
efectivamente gozado en el transcurso de la relación, (ver Rivera, Julio C. y Medina, Graciela [dirs.] -
Esper, Mariano [coord.], "Código Civil y Comercial de la Nación comentado", t. II, ps. 85/86).

De acuerdo al más elemental sentido de la equidad, sería paradójico que, cuando acontece la
ruptura, se deje desamparado a aquél de los convivientes que invirtió su tiempo mientras convivió en
tareas que no se traduce en réditos económicos.

Es evidente que en la presente causa, como mínimo, se advierte la pérdida de chance de tener más
ingresos frustrado por la circuns tancia de unirse en pareja. Verificándose que la actora postergó su
crecimiento propio -dejando pasar oportunidades- al dedicar su tiempo a la familia que constituía.

En los Fundamentos del Anteproyecto, al abordarse las uniones convivenciales, se aclara que "Se
extiende a las parejas convivientes la posibilidad de que el integrante que sufre un desequilibrio
manifiesto que signifique un empeoramiento de su situación por causa de la convivencia y su ruptura
sea compensado, de modo similar al supuesto del divorcio".
En lo atinente a las uniones convivenciales, se han esbozado críticas acerca de la procedencia de la
compensación económica. Se ha postulado que se trata de una interferencia estatal excesiva y que se
afecta la posibilidad de decidir sobre el proyecto de vida de cada cual. La respuesta está en los
Fundamentos antes citados. Estamos ante la conocida tensión que media entre la autonomía de la
voluntad y el orden público; y la necesidad imperativa de que se respeten valores mínimos que hacen
a la dignidad de la persona. No tiene que admitirse la indiferencia del Estado cuando se conculca
groseramente el principio de igualdad entre los miembros de la pareja y se afectan derechos
fundamentales de alguno de los integrantes.es la realidad la que impone esa protección, otorgándole
la posibilidad de reclamo al ex conviviente. El art. 19 de la CN debe tener sus adecuados límites; y
uno de ellos es el mismo 14 bis de que ordena la "protección integral de la familia" (VENINI,
Guillermina, "Las compensaciones económicas en el nuevo Código Civil y Comercial", Online
AR/DOC/1414/2015)

Para determinar su monto se valoran una serie de pautas (art. 442 CCyC), las que de ningún modo
están constreñidas matemáticamente, en más o en menos, a la rigidez que impera en el ER.cimiento
sin causa; la que está acotada por la medida exacta del empobrecimiento (art. 1794, primer párrafo
CCyC). (BASSET, Úrsula C, "Unsex me here: Compensaciones económicas, alimentos y perspectiva de
género en el nuevo Derecho Civil", en JA, 2017-III-12, 20/09/2017, número especial, p. 59)

Se coincide en que si bien es necesario tener en cuenta todas las pautas del art. 442 citado de las
cuales merece relevancia el inc. d) de la mencionada norma; es decir, la capacitación laboral y la
posibilidad de acceder al empleo del cónyuge que solicita la compensación económica (HERRERA,
Marisa, HERRERA, Marisa, en LORENZETTI, Ricardo L. (dir.), "Código Civil y Comercial de la Nación.
Comentado", Ed. Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2015, t. II., p. 756. )

Es dable advertir en éste proceso la violencia económica o patrimonial del accionado hacia la actora
encuadrable por su conducta durante el tiempo que se extendió la convivencia en el estereotipio del
art. 5 ley 26485, y específicamente el inc. c) esto es, la limitación de los recursos económicos
destinados a satisfacer sus necesidades o privación de los medios indispensables para vivir una vida
digna.

Acordando que la definición de violencia contra las mujeres pone el eje en las relaciones de poder
históricamente desiguales entre mujeres y hombres.Esto implica reconocer que no se da como un
fenómeno aislado, sino que responde al sostenimiento de patrones socioculturales arraigados que
promueven y asignan en forma estereotipada y dicotómica características, roles, funciones, aptitudes
diferentes para hombres y mujeres, colocando a estas últimas en una situación de subordinación e
inferioridad. (Radom, Sofía. VIOLENCIA ECONÓMICA CONTRA LAS MUJERES: PERSPECTIVA DE
GÉNERO EN LA ADOPCIÓN DE MEDIDAS JUDICIALES: DFyP 2016 (diciembre) , 167 )
Conforme lo expresado, la incontestación de la demanda, la confesión ficta del accionado, la
extensión de la convivencia, la edad de la accionante, la situación económica de ambos al incio y al
final de la relación, se admite la compensación y resta por dilucidar el monto a fijar: la actora estima
en $197.000 tomando la referencia del servicio doméstica de $8.837 mensuales en marzo de 2018
con una proyección temporal de más de seis años, lapso que como se consignó las partes acortaron a
tres años. Teniendo en cuenta lo resuelto por el Ministerio de Trabajo y en la Unión Personal Auxiliar
de Casas Particulares (Upacp) para ese rubro a partir de diciembre de 2018 la remuneración asciende
a $10.781,50, los años acordados por las partes, se estima en $121.500 el total de la compensación
que podrá ser abonada en tres cuotas iguales, mensuales y consecutivas de $40.500 que deberá
depositarse a la orden de éste Tribunal y para éstos autosel Banco Municipal de Rosario. ag. Colegio
de abogados , todo con imposición de costas al accionado vencido -conforme art. 251 CPCCSF- y
conforme art. 67 LOPJ;

RESUELVO: Admitir la presentación y en consecuencia: 1.- fijar la compensación económica que M.


ER. E. DNI N° . debe abonar a C. G. H. DNI N° . en . Pesos ($.) cifra que podrá ser abonada en tres
cuotas iguales, mensuales y consecutivas de $40.500 y depositar a la orden de éste Tribunal y para
éstos autos en el Banco Municipal de Rosario. ag. Colegio de abogados.2.- Imponer las costas al
demandado; 3.- Regular los honorarios profesionales de la Dra. Gabriela Elisa M. en. pesos ($.)
Equivalente a 12,93 unidades ; 4.- Los honorarios regulados deberán ser cancelados dentro de los
treinta días corridos contados a partir de la fecha de notificación del presente. En caso de mora el
pago será definitivo y cancelatorio únicamente si se abona la cantidad de pesos o moneda de curso
legal que resulte equivalente a la cantidad de unidades JUS contenidas en el presente decisorio,
según su valor vigente al momento en que esta regulación quede firme y resulte exigible , todo ello
acorde los lineamientos establecidos por la CSJSF in re "Municipalidad de Santa Fe c/Bergagna, E.-
Apremio Fiscal- s/Rec. De Inconst." (Cita: 429/17-Nº Saij: 17090187-T Nº 276, p.294/326,
01/08/2017). Desde allí, sobre el monto resultante y hasta el momento del efectivo pago,
corresponderá aplicar un interés moratorio calculado sobre la base de una y media vez la tasa activa
sumada del Nuevo Banco de Santa Fe S.A. Mientras el auto regulatorio no se encuentre firme, el
pago será definitivo y cancelatorio únicamente si se abona la cantidad de pesos o moneda de curso
legal que resulte equivalente a la cantidad de unidades JUS contenidas en el presente decisorio,
según valor vigente al momento del pago, más un interés moratorio calculado sobre la base de la
tasa del seis por ciento anual. Insértese y hágase saber.-

TRIBUNAL COLEGIADO DE FAMILIA N° 5, ROSARIO.

RICARDO J. DUTTO (Juez) MARIA LAURA RUANI (Secretaria)


Volver Arriba

Política de Privacidad | Términos y Condiciones | @FaceBook | @Twitter | Sitemap Ver el


Sitemap | Últimas entradas (RSS) | Alianzas | Blog Corporativo

Copyright 2007 - 2019, © Microjuris.com, Inc. Todos los derechos reserv