Você está na página 1de 5

¿Qué es la salud mental?

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y
actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con
los demás y tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y
la adolescencia hasta la adultez.
¿Qué son las enfermedades mentales?
Las enfermedades mentales son afecciones graves que pueden afectar la manera de pensar, su humor y su
comportamiento. Pueden ser ocasionales o de larga duración. Pueden afectar su capacidad de relacionarse con los
demás y funcionar cada día. Los problemas mentales son comunes, más de la mitad de todos los estadounidenses serán
diagnosticados con un trastorno mental en algún momento de su vida. Sin embargo, hay tratamientos disponibles. Las
personas con problemas de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se recuperan por completo.
¿Por qué es importante la salud mental?
La salud mental es importante porque puede ayudarle a:
 Hacer frente a los problemas de la vida
 Estar físicamente saludable
 Tener relaciones sanas
 Ser un aporte para su comunidad
 Trabajar en forma productiva
 Alcanzar su potencial
¿Cómo puedo mejorar mi salud mental?
Existen algunos pasos que puede seguir para mejorar su salud mental. Estos incluyen:
 Tener una actitud positiva
 Mantenerse en buena forma física
 Conectarse con los demás
 Desarrollar un sentido de significado y propósito en la vida
 Dormir lo suficiente
 Desarrollar habilidades para enfrentar problemas
 Meditar
 Obtener ayuda profesional si lo necesita

Importancia de la salud mental[editar]


La salud mental se relaciona con el raciocinio, las emociones y el comportamiento frente a diferentes situaciones de la
vida cotidiana. También ayuda a determinar cómo manejar el estrés, convivir con otras personas y tomar decisiones
importantes. Al igual que otras formas de salud, la salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la
niñez y la adolescencia hasta la edad adulta. De acuerdo a estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS),
los problemas de salud mental constituyen alrededor del 15% de la carga mundial de la enfermedad. 2 El déficit en la
salud mental contribuiría a muchas enfermedades somáticas y afectivas como la depresión o la ansiedad.
El tema de la salud mental, además, no concierne sólo a los aspectos de atención posterior al surgimiento de desórdenes
mentales evidentes, sino que corresponde además al terreno de la prevención de los mismos con la promoción de un
ambiente sociocultural determinado por aspectos como la autoestima, las relaciones interpersonales y otros elementos
que deben venir ya desde la educación más primaria de la niñez y de la juventud. Esta preocupación no sólo concierne a
los expertos tales como psicopedagogos y psicólogos, sino que forma parte de las responsabilidades de gobierno de una
nación, de la formación en el núcleo familiar, de un ambiente de convivencia sana en el vecindario, de la responsabilidad
asumida por los medios de comunicación y de la consciente guía hacia una salud mental en la escuela y en los espacios
de trabajo y estudio en general.
Aspectos psicológicos sanos[editar]
Desde las teorías psicodinámicas se postula que la salud mental, así como los aspectos patológicos, es parte constitutiva
de todo individuo. La constitución personal de cada sujeto implica capacidades o aspectos sanos y otros patológicos,
siendo la proporción de los mismos variable entre personas. Así pues, según Wilfred Bion, la capacidad para tolerar la
frustración sería una primera capacidad sana que permitiría al individuo en desarrollo el inicio del proceso de
pensamiento y comprensión del mundo y de sí mismo. La función del pensamiento sería la base de la salud mental. Esta
se ve favorecida por un ambiente interno de contención que permite tolerar la frustración e iniciar el desarrollo del
aparato mental, la base de la salud mental, algunas veces hay niños o adolescentes que tienen problemas mentales y se
recomienda llevar a un psicólogo o hablar muy claro con él.
La salud mental ha sido definida como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias
capacidades, contando con la capacidad de afrontar las tensiones de la vida cotidiana y trabajar de forma productiva. En
la mayoría de los países, los servicios de salud mental adolecen de una grave escasez de recursos, tanto humanos como
económicos. La mayoría de los recursos de atención sanitaria disponibles se destinan actualmente a la atención y el
tratamiento especializados de los enfermos mentales y, en menor medida, a un sistema integrado de salud mental. En
lugar de proporcionar atención en grandes hospitales psiquiátricos, los países deberían integrar la salud mental en la
asistencia primaria, ofrecer atención de salud mental en los hospitales generales y crear servicios comunitarios de salud
mental. La promoción de la salud mental requiere implementar programas médicos, sociales y sobre todo
gubernamentales con un mismo fin, promover la salud mental durante todo el ciclo vital, para garantizar niños
mentalmente sanos y evitar trastornos mentales en la edad adulta o la vejez. Una manera importante de hacerlo será la
prevención de la inestabilidad emocional.3
La salud mental es un estado de bienestar psicológico y emocional que permite al sujeto emplear sus habilidades
mentales, sociales y sentimentales para desempeñarse con éxito en las interacciones cotidianas.
Concepto de higiene mental[editar]
Un antecedente del concepto de salud mental es el de «higiene mental», descrito por el psiquiatra
estadounidense Clifford Whittingham Beers en 1908, quien fundó el Comité Nacional de Higiene Mental en 1909 y
adelantó la campaña por los derechos de los enfermos mentales. Otro psiquiatra, William Glasser, describió la “higiene
mental” en su libro “Salud mental o enfermedad mental”,6 siguiendo el diccionario de definiciones de higiene
como “prevención y mantenimiento de la salud”.
Sin embargo es necesario establecer un punto de diferenciación entre “salud mental” y “condiciones de salud mental“.
La salud mental es lo que se trata de establecer en este estudio, mientras que las condiciones de salud mental se
refieren al estudio de enfermedades mentales y al tratamiento médico posible y consecuente. Para esto
último, “condiciones de salud mental”, los psiquiatras se basan con frecuencia en lo que se denomina el Manual
diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) (de la Asociación Americana de Psiquiatría) o en
la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) (de la Organización Mundial de la Salud), así como en las siempre
actualizadas guías como el “Proyecto de medicación Algorithm de Texas” (TMAP) para diagnosticar y descubrir
enfermedades y desórdenes mentales. Por lo tanto, la mayoría de los servicios prestados a la salud mental en general se
encuentran normalmente asociados a la psiquiatría y no existen otras alternativas, lo que conlleva a un cierto límite,
puesto que se asocia la salud mental con problemas psiquiátricos y se reduce con ello el concepto de las condiciones de
salud mental y psicológicas.
Promoción de la salud mental[editar]
La promoción de la salud mental parte del principio de que todas las personas tienen necesidades de salud mental y no
sólo aquéllas a las que han sido diagnosticadas condiciones deficientes de salud mental. La promoción de la salud
mental concierne esencialmente a la realidad social en la que todos se sientan comprometidos con el bienestar mental.
La misma se da a través de proporcionar recursos para que se haga efectivo el mejoramiento de la salud mental en las
personas con el fin de llevar una vida saludable23 En la primera conferencia internacional de promoción de la salud, se
tomaron como requisitos para la promoción de salud: la paz, la educación, la vivienda, la alimentación, la renta, un
ecosistema estable y la equidad. Además, se plantearon distintos niveles de intervención que sirven como base de las
estrategias para la promoción de la salud: la elaboración de políticas saludables, fortalecer la acción comunitaria,
creación de ambientes de apoyo, desarrollo de las habilidades personal y reorientación de los servicios de la salud. 24
Las diferentes medidas de promoción de la salud mental deben tomar en consideración, en primer lugar, al concepto
amplio e integrado de lo que implica la misma. El aspecto preventivo, por lo tanto, implica una intervención sobre sus
distintos condicionantes: la neurobiología, personalidad y el ambiente. En primer lugar, las medidas sobre la
neurobiología en la actualidad se limitan a los psicofármacos cuando se ha identificado ya un problema a nivel psíquico
sensibilidad o para evitar una recaída. Por otro lado, medidas que puedan tomarse en el ámbito de la personalidad son
destinadas a una mayor armonía en la configuración de la misma y descansan sobre intervenciones terapéuticas estilos
educativos y de vida buscados por el propio sujeto o promovidos por el entorno. Por último, las medidas ambientales
caen sobre la propia sociedad, estrategias para fomentar valores sociales y promover el bienestar, y sobre el entorno
cercano que dependen del mismo individuo y de su contexto más próximo, familiares, amistades, grupo social e
instituciones a las que pertenece25
La psicología positiva se interesa también por la salud mental e incluso está más cercana a ella que los tratamientos
psiquiátricos. La “promoción de salud mental” es un término que cubre una variedad de estrategias. Estas estrategias
pueden ser vistas desde tres niveles:
 Nivel individual - Motivar los recursos propios de la persona por medio de estímulos en la auto-estima, la resolución
de los propios conflictos, la asertividad en áreas como la paternidad, el trabajo o las relaciones interpersonales.
 Nivel comunitario - Una creciente y cohesionada inclusión social, desarrollando las estructuras de ayuda que
promueven la salud mental en los lugares de trabajo, estudio y en la ciudad.
 Nivel oficial - El estado de cada nación comprometido en planes que reduzcan las barreras socio-económicas
promoviendo oportunidades en igualdad de acceso a los servicios de salud pública por parte de los ciudadanos más
vulnerables a este desorden.
La salud mental se tiene que tener en cuenta a lo largo de todo el ciclo vital, en este sentido es importante tener en
cuenta cómo se puede promover la salud mental en los niños y los adolescentes. Los jóvenes son uno de los grupos
etarios que presenta mayor probabilidad de sufrir depresión, ya que en la etapa de la adolescencia se llevan a cabo
procesos de cambio físico, psicológico, sociocultural y cognitivo. 2 Algunas estrategias para la promoción de la salud
mental en ellos son: la comunicación con un adulto que los ayude a comprender el porqué de sus sentimientos frente a
una determinada situación, tratarlos con respeto y a la evitación de los castigos que puedan tener repercusiones físicas o
psicológicas. El adulto en este contexto, debe servir como ejemplo de salud mental, llevando un estilo de vida saludable.