Você está na página 1de 16

Aspectos generales de manejo de nemátodos fitoparásitos

de importancia agrícola en viñedos en Chile.

J.C. Magunacelaya, M.T. Ahumada y H.Pacheco

Laboratorio de Nematología Agrícola, Departamento de Sanidad Vegetal, Facultad de Ciencias Agronómicas,


Universidad de Chile.
Instituto de Biología, Universidad Católica de Valparaíso.
jmagunac@agricola.net, tereahumadiz@hotmail.com, hugopachecofu@hotmail.com
El Dr. Magunacelaya es actualmente Vicepresidente de la Organización de Nematólogos de los Trópicos
Americanos (ONTA), que reúne a especialistas de 43 países de América y Europa.

Los nemátodos fitoparásitos dañan las raíces de las plantas reduciendo su capacidad de
absorción de agua y de los nutrientes disponibles en el suelo. Por tratarse de parásitos muy
pequeños, normalmente pasan desapercibidos, así como el daño que producen, hasta que
éste se expresa en las partes aéreas de la vid, con pérdida de vigor, reducción de largo de
brotes, entrenudos cortos, hojas más pequeñas, clorosis, menor tamaño de racimos, menor
diámetro de baya, marchitamiento en horas de mayor calor, reducción de la síntesis de
hormonas como la citocinina, etc.

Plantas de Chardonnay muertas por el nemátodo agallador Meloidogyne ethiopica en


Casablanca.

Es típico síntoma de daño de nemátodos que las plantas paralicen su crecimiento cuando la
fruta cuaja. Muchas veces se responsabiliza de estos problemas a variaciones de tipo de
suelo, existencia de napas subterráneas, dificultades de riego, u otros factores que
probablemente sean válidos, pero que sólo expresan todo su potencial limitante cuando los
nemátodos están presentes.
Actualmente muchos viñedos en Chile tienen nemátodos, aunque no todos presentan
problemas que ameriten tratamientos de control. Estimamos que entre el 50 y 60% de la
superficie de viñas tiene nemátodos, y de ellas aproximadamente 20% está con problemas,
algunos bastante graves que causan incluso la muerte de plantas.

Sarmiento de Chardonnay que muestra síntomas de


deficiencia de nutrientes. Destacan los entrenudos
cortos y el sentido irregular del crecimiento. Estos
síntomas que se expresan cuando hay baja
disponibilidad de nutrientes en el suelo, como zinc y
boro, también se presentan cuando el daño de los
nemátodos a las raíces es tan severo que se ve
impedida la absorción de los mismos, a pesar de estar
disponibles en el suelo, provocando desequilibrio de
los elementos nutricionales en el interior de la planta.
En el caso de la fotografía, el daño es antiguo, ya que
el sarmiento muestra el efecto acumulado de falta de
raíces por varias temporadas.

Los suelos nativos de Chile –vírgenes para los cultivos agrícolas- no presentan las especies
de nemátodos que mayores problemas causan a las viñas. Los nemátodos más importantes
han sido introducidos en los campos junto con las plantas que los transportan en la mayor
parte de los casos, y en otras con maquinaria infestada.

Hoy algunos viveros están trabajando muy bien y preocupados de los problemas sanitarios,
pero siempre hay excepciones. A veces los mismos productores, desconociendo los
nemátodos como un problema mayor, reproducen sus plantas y con ellas también
reproducen los parásitos. De esta forma se ha dispersado nemátodos por vastos sectores y
hoy esta forma de dispersión sigue presentándose.

Un ejemplo concreto es el Valle de Casablanca que recibió nemátodos en las plantas


provenientes de diversas zonas de Chile o por reproducción de plantas infestadas en el
mismo valle (se habla de infestación y no de infección porque son parásitos). Esta situación
se ha repetido en otros valles y, si no se toman las medidas y se logra una conciencia
colectiva, seguirá ocurriendo en nuestro país.

Nemátodos de importancia fitosanitaria en viñas


Meloidogyne ethiopica Nemátodo agallador
Meloidogyne hapla Nemátodo agallador
Xiphinema index Nemátodo daga
Xiphinema americanum s.l. Nemátodo daga
Pratylenchus thornei Nemátodo necrosador de raíces
Pratylenchus neglectus Nemátodo necrosador de raíces
Tylenchulus semipenetrans Nemátodo de los cítricos
Criconemella sp. Nemátodo anillado
Por ello no es de extrañar que en los últimos años se haya encontrado en diferentes cultivos
varias especies de nemátodos fitoparásitos nuevas para Chile. En viñedos destaca la
detección hace algunos años y la identificación definitiva sólo hace un par de meses de
Meloidogyne ethiopica, un nemátodo formador de agallas que se separa genéticamente de
las especies clásicas de Meloidogyne. En pocas palabras se trataría de una especie que
parece no haber perfeccionado su capacidad parasítica y cuando ataca a las plantas, llega a
matarlas. Cabe destacar que algunos nemátodos, como los del grupo Meloidogyne, tienen
un enorme espectro de plantas hospederas sobre las que pueden parasitar, a diferencia de
especies como Xiphinema index que sólo es capaz de alimentarse sobre dos plantas
cultivadas: la vid y la higuera, que es información muy útil cuando se desea establecer
rotaciones de cultivos.

Chardonnay fuertemente atacado por


Meloidogyne ethiopica. Nótese la mancha de
plantas sin crecimiento de aproximadamente
una hectárea. El nivel de infestación más alto se
encuentra en el centro de este lunar de plantas
muertas o casi muertas. El movimiento de suelo
por las labores agrícolas amplia gradualmente
la mancha.

Hembra de Meloidogyne.
Pigmentada con colorante para
permitir su mejor caracterización
ya que su color típico es blanco.
La hembra se localiza dentro de
la raíz que aparece agallada por
efecto de la presencia del
nemátodo. El extremo más
agudo a la derecha es la cabeza,
donde dispone de un
pequeñísimo estilete con el que
succiona los líquidos
intracelulares de las células
vegetales. Su adaptación es alta
que cuando succiona evita tragar
organelos celulares vitales para
la célula y de esta forma se
mantiene viva.
Asimismo, se ha detectado variedades de vides especialmente sensibles a
algunas especies de nemátodos como el Chardonnay y Pinot Noir a
Meloidogyne hapla y en particular a Meloidogyne ethiopica. Tenemos que
aprender de este M.ethiopica, ya que Chile es el único país del mundo en que el
problema de esta especie se ha detectado causando problemas agrícolas y que se
está evaluando como muy grave, especialmente en suelos livianos. Por otro lado
Cabernet Sauvignon es capaz de resistir bien el ataque de Meloidogyne, pero
es afectado por Xiphinema, especialmente X.index, y por Criconemella.

Al la izquierda varios ejemplares de Xiphinema index o Nemátodo Daga, vistos a


40 aumentos en una lupa. Junto con ellos se aprecian algunas partículas de suelo.
A la derecha una hembra de Xiphinema index.

Criconemella sp. o nemátodo anillado. La


cutícula de este género se pliega formando
anillos fácilmente apreciables al microscopio
como líneas transversales a todo lo ancho
del cuerpo. Siendo ectoparásito como
Xiphinema, debe acceder a las células
vegetales desde las que se alimenta desde
el exterior de las raíces, para lo cual dispone
de un excelente estilete y musculatura
asociada.

Pratylenchus thornei o Nemátodo de


las lesiones de raíces. Cuando el
nemátodo se desplaza por el interior
del tejido radical exuda algunas
substancias tóxicas para las raíces que
posteriormente causan la muerte
celular y necrosis. Este material de raíz
dañada puede ser colonizado
posteriormente por hongos.
DETECCIÓN DE LOS NEMÁTODOS FITOPARÁSITOS.

El impacto económico que implica el daño de raíces por nemátodos es significativo


en las viñas, no sólo por la posible muerte de las plantas, sino además porque los
nemátodos pueden ser el factor que impida que las plantas mantengan una
calidad promedio aceptable, además de acortarles la vida útil.

Esta realidad ha hecho que cada día haya mayor conciencia de la importancia del
control de los nemátodos, lo que se evidencia en que antiguamente el último
especialista del área de la sanidad vegetal que se hacía presente en los predios
era el nematólogo. Hoy en muchas viñas está entre los primeros especialistas
visitantes, ya que los productores se han dado cuenta de que con los nemátodos
controlados, otros agentes patógenos o problemas fisiológicos tienen mayores
dificultades para presentarse.

Las fotos muestran la discusión en terreno de estrategias de manejo de las


poblaciones de nemátodos fitoparásitos. Lo que se aprecia en terreno es
generalmente bien aprovechado por los productores.

El estudio de calicatas es muy efectivo en el


diagnóstico y desarrollo de eficientes
estrategias de control de nemátodos en Chile.
Ha mostrado ser complemento esencial de los
análisis nematológicos de suelo permitiendo el
diseño específico de tratamientos para cada
condición de campo. Sirve para proyectar
tratamientos y para evaluarlos. Es posible
aprovechar las calicatas confeccionadas para
evaluar riego, debido a que para que tengan
sentido nematológico deben ser gran tamaño.

El método clásico que permite determinar la presencia de nemátodos en los cultivos es el


análisis nematológico de suelo. Sin embargo, las calicatas pueden ser muy útiles ya que la
observación de un ojo experimentado puede obtener mucha información de importancia para
los tratamientos. Un estudio de calicatas permite además del reconocimiento de los
nemátodos, determinar factores de suelo (humedad, distribución y movimiento de agua en el
perfil, estratas impermeables, granulometría, clase textural) y de planta (calidad y distribución
de raíces) que determinen el éxito de un tratamiento de control.

Más allá de conocer el nivel poblacional de nemátodos, lo importante de un análisis de suelo


es que permite determinar la necesidad o no de hacer algo con los nemátodos. Si se
establecen estaciones de monitoreo, se puede ver la evolución de las poblaciones en el
tiempo y el grado de efectividad de un tratamiento.

Dos buenas herramientas para determinar problemas de nemátodos son la fotografía de


raíces afectadas y la utilización de una escala gráfica de calificación de raíces. En la
Universidad de Chile se está trabajando con dos escalas de 1 a 6: una para raíces dañadas
por Xiphinema y otra para dañadas por Meloidogyne. Estas escalas de notas de raíces se
van a publicar próximamente en un pequeño libro, como una herramienta que se pretende
entregar en forma gratuita a los productores.

Diferencia de crecimiento de bayas en plantas de


Chardonnay, afectadas (derecha) y libres de
Meloidogyne ethiopica. El crecimiento de la baya
depende del crecimiento de raíces de la misma
temporada. Si en primavera este crecimiento no se
presenta, el crecimiento de la baya tampoco se
presentará. Si el daño radical es leve, el perjuicio al
tamaño de la baya puede ser imperceptible, y allí tenemos
todos los rangos posibles.

Cabe destacar, que con relativa frecuencia se encuentran en las viñas nemátodos que no
llegan a causar problemas a las plantas, porque han logrado un equilibrio que permite
mantener el nivel de producción y de calidad deseado. En estas situaciones que
normalmente se asocian a condiciones particulares de suelo y humedad, sería un crimen
aplicar cualquier tipo de tratamiento que rompa este equilibrio. La relación entre la planta, los
nemátodos, otras plagas o enfermedades, el suelo, el agua, etc. no siempre implica la
necesidad de hacer un tratamiento de control. La vitivinicultura puede usar la presencia de
determinados nemátodos y hasta sacar provecho de ella en términos de calidad, siempre que
el equilibrio no se rompa. El nematólogo debe saber en qué condiciones es o no apropiado
aplicar algún tipo de control de nemátodos para mantener este equilibrio dinámico.
Cabernet Sauvignon afectado por problema
de Xiphinema index en sus raíces. Se
aprecia la diferencia de crecimiento vegetativo
entre plantas de similar edad. El sarmiento no
crece, los entrenudos son cortos, las hojas
pequeñas, y como la temporada no está
demasiado avanzada, aun no se presenta
clorosis, pero podría haber síntomas de falta
de riego. La planta aparenta menor edad que
las vecinas que tienen una carga poblacional
inferior de nemátodos.

Nemátodo alimentándose en el extremo


de una raíz. Note su estilete, como una
leve línea curva, con el que está
perforando las células. Cuando accede
al interior de éstas, procede a
alimentarse succionando. A pesar de ser
un ectoparásito porque vive fuera de la
raíz, esta raíz difícilmente podrá
recuperar su crecimiento, y si lo hace
mantendrá “cicatrices” o marcas de las
heridas causadas, que podremos
visualizar con facilidad.

¿Dónde se encuentran los nemátodos en el suelo?

La distribución de los nemátodos en el suelo depende directamente de donde se


encuentran las raíces de las plantas que los hospedan. Los nemátodos
fitoparásitos son completamente dependientes de las raíces de las plantas que los
alimentan. Ellos disponen de tres pares de órganos sensoriales de moléculas
químicas, diseñadas especialmente para detectar mínimas cantidades de las
substancias que emiten las raíces desde sus zonas de mayor actividad
meristemática como son los ápices radicales.

Raíz afectada por Meloidogyne, calificada con


nota 1 en escala de 1 a 6. Siendo 1 la peor nota y 6
la mejor calificación. Las raíces estructurales están
engrosadas y no hay raicillas finas absorbentes
que son incapaces de crecer en presencia de
nemátodos fitoparásitos.
SOLUCIONES
Para abordar el control de los
nemátodos, se debe trabajar con una
visión integral, ya que normalmente a
la presencia de nemátodos se suman
otros elementos que tienden a
engranarse, como el manejo del
riego, factores físicos y químicos del
suelo, otros agentes patógenos como
bacterias y hongos, y aspectos de
manejo de los huertos, lo que se Raíz muy afectada por exceso de
traduce en plantas con diferente riego (pudrición). Pero eso no es
grado de sintomatología. impedimento para que cuando se den
las condiciones apropiadas de
humedad y se hayan controlado los
nemátodos, las raíces puedan crecer
a partir de este material aunque se
encuentre deteriorado.

Agalla causada por Meloidogyne


ethiopica en raíces de
Chardonnay. El ingreso del juvenil
de segundo estado de M.ethiopica
a la raíz va seguido de su
localización y establecimiento en un
lugar, donde permanecerá inmóvil
el resto de su vida. Para
alimentarse debe, por lo tanto,
modificar la estructura citológica de
la raíz para que lo alimente toda su
vida. La hiperplasia e hipertrofia
producen la agalla que conocemos
en la raíz.

Raíz afectada por Xiphinema index,


calificada con nota 2 en escala de 1 a
6.
El riego de esta planta ha favorecido
bastante a los nemátodos en perjuicio
de las plantas.
Típica raíz de vid afectada por
X.index. Se denomina “raíz en forma
de escoba de bruja”. En suelo
pesado, además se observa daños
por asfixia radical.

Raíz de vid dañada por Xiphinema


index y Criconemella. Las raicillas
más finas no han logrado crecer
debido a la alimentación de los
nemátodos. La raíz tiene aspecto
desordenado.

Necrosis de raíz de vid


causada por Pratylenchus
thornei. El color blanco
amarillento de la raíz
indica que todavía no se
esclerosa. El extremo
aparece necrosado por la
acción misma del
nemátodo y porque con
posterioridad a la acción
del nemátodo actúan
hongos.

La clase textural del suelo afecta los resultados de los tratamientos químicos. No es lo mismo
aplicar un químico en arena que en arcilla. La arena rápidamente llegará a capacidad de
campo respecto de una arcilla, y perderá el agua con mayor rapidez. Si el producto se aplica
muy diluido, puede que no actúe como queremos o no sirva.

Estos otros factores hay que considerarlos a la hora de optar por uno u otro tratamiento, ya
que hoy existen diferentes alternativas, todas de costos altos y debemos tratar de asegurar
que la inversión sea provechosa.
Raíz atacada por Xiphinema index.
Calificada con nota 2 en escala de 1
a 6, siendo la nota 6 la calificación
más alta de la escala. Técnicamente
se denomina raíz en forma de escoba
de bruja, ya que se presenta como un
palo desde el cual crecen raicillas en
ciertos espacios del suelo en que
pueden hacerlo.

Chardonnay franco creciendo de


forma uniforme en una zona
fumigada. Luego de dos o tres años
deben reiniciarse los seguimientos de
los nemátodos para evaluar sus
poblaciones cuando se trata de
especies muy agresivas y
hospederos muy sensibles.

Alternativas de tratamientos de control de nemátodos en


las viñas
La fumigación del suelo es la alternativa más eficiente para reducir los niveles de
poblaciones de nemátodos, aunque ningún tratamiento es capaz de extinguirlos en el
suelo. El producto clásico para fumigaciones ha sido por años el Bromuro de Metilo
(BrM). Hoy existen en Chile excelentes alternativas como el 1-3 Dicloropropeno, que
se comercializa como Triform, un fumigante con menor presión de gas que el BrM,
que permite el uso de la compactación superficial del suelo para evitar un escape
demasiado rápido del producto hacia la atmósfera. El BrM obliga a usar un plástico
que lo retenga en el suelo, lo que también implica un mayor costo.

Además de la baja humedad, el otro factor importante que influye sobre los
resultados de control con fumigantes es la temperatura del suelo, la que no debe ser
demasiado baja. Este tipo de tratamiento es fitotóxico y debe ser aplicado en un
suelo cuidadosamente preparado mediante subsolado. Se debe sacar todos los
restos posibles de raíces y raicillas desde el suelo para reducir el nivel del inóculo
inicial al momento del replante. La aplicación debe ser hecha con maquinaria
apropiada que permita la localización del producto químico a buena profundidad, si
es posible en algunos casos a 1 metro.

Lo interesante de la fumigación es que además de los problemas de nemátodos se


evita la “enfermedad del replante”, que en Chile es causada en 75 a 80 % de los
casos por nemátodos, pero queda un 20% de causal desconocida, que se soluciona
con este tratamiento.

Hoy existen en Chile varios productos químicos nematicidas no fumigantes. Algunos


productos nematicidas de mayor antigüedad en el mercado nacional como el
Nemacur han sido reformulados buscando bajar la toxicidad, hacer menos peligroso
el manejo y aumentar su acción nematicida en el tiempo. Otros se han mantenido
posicionados como el Mocap. Hay productos nematicidas de entrada reciente al
mercado nacional formulados en base a extracto de hongos o extractos de plantas,
de buenas características nematicidas y menor impacto ambiental como el QL Agri
35.

Tractor fumigando suelo. La capacidad de la máquina para


inyectar el químico fumigante a la profundidad adecuada, la
preparación del suelo, así como la humedad y temperatura
son gravitantes en los buenos resultados, por lo que la
potencia de la máquina que realice el tratamiento adquiere
un papel importante en la eficacia de los resultados.
Tipo de suelo y tratamientos químicos de control de
nemátodos
Diferentes nemátodos muestran preferencias por diferente tipo de suelo. Los libros
dicen en general que a los nemátodos les gusta el suelo arenoso. Esto es correcto
para Meloidogyne que gusta de suelos livianos, pero no es general para todos los
nemátodos. En Chile Xiphinema y Criconemella gustan de suelos más pesados.

Al mismo tiempo el suelo es el elemento donde se van a mover los productos y


dependiendo de éste deberá ser la forma en que se trabajen para su éxito. No es
lo mismo aplicar un químico en arena que en arcilla.

Asegurando una adecuada aplicación de los nematicidas no


fumigantes.

Cuando se aplican productos químicos es esencial poder responder tres


incógnitas que asegurarán el éxito de los tratamientos: Cómo realizar la aplicación,
que dependerá de factores como el tipo de suelo; cuando realizar la aplicación,
cuya respuesta es clara para variedades como el Chardonnay en que por dos
años se ha hecho evaluaciones buscando la mejor época de aplicación mirando
todo tipo de variables en la planta y en los nemátodos; y dónde realizar la
aplicación que dependerá principalmente del tipo de sistema radical.

Un aspecto de real importancia es que la acción nematicida de los productos


depende de la concentración y del tiempo de exposición. Los nemátodos deben
ser controlados en ciertos volúmenes de suelo ya que pretender el control
distribuyendo el producto en todo el suelo significará usar mucha agua como
vehículo y llegar a concentraciones tan bajas que no habrá acción nematicida. Por
los aportes al desarrollo de nuevos productos nematicidas, publicaciones y
participación en reuniones científicas, al primer autor se le otorgó el premio por
"Aportes destacados a la nematología en Latinoamérica” en ONTA, 2003.

Los productos que históricamente se han trabajado con ciertas concentraciones es


el Enzone, un producto fumigante débil, que aplicado a concentraciones de
aproximadamente 1000 ppm de ingrediente activo por hora no presenta
fitotoxicidad.

A continuación en Chile se desarrolló el QL Agri 35 o Extracto de quillay a 35


grados brix de concentración, que ha mostrado sus mejores resultados aplicado a
5000 ppm. Este producto tiene una dosis por hectárea de 25 litros que deben ser
aplicados a 5000 ppm, por lo que deben buscarse los tiempos de riego apropiados
para llegar al suelo a esa concentración.
Hoy el Nemacur y Mocap se están recomendando en determinados tiempos de
riego y a través de esto se asegura ciertas concentraciones mínimas que tengan
acción nematicida y equilibrio con una adecuada distribución en el suelo.

Productos complementarios a los nematicidas

Buenos resultados se han confirmado con la utilización de productos


“complementarios” a los nematicidas como el quitosano. El nematicida actúa sobre
los nemátodos y el quitosano (BioRend) o el enraizante, promueve el crecimiento
radical y protege las raíces de la alimentación de los nemátodos. El fin último de
los nematicidas es permitir crecimiento de raíces sin la limitante de los nemátodos,
y que un producto que ayude a este crecimiento radical sea aplicado con algunos
días de desfase. También hay productos como el QL Agri, que siendo nematicida,
tiene buenas cualidades enraizantes.

Patrones

Los patrones todavía no son una alternativa absolutamente clara para combatir los
nemátodos en todas las situaciones que tenemos en Chile. Los estudios deben
prolongarse por algún tiempo, hasta que se llegue a los procesos de vinificación,
para poder decidir fundadamente la conveniencia o no de usar patrones. Existen
situaciones en que es posible jugar muy bien con variedades que tienen
resistencia a los nemátodos sin requerir el uso de patrones, en otras los patrones
no se muestran en toda su expresión debido a limitaciones de otros aspectos tales
como características físicas o químicas del suelo.

Aun cuando no existen patrones de vid inmunes a todos los nemátodos, los hay
que presentan mayor resistencia a unos u otros; por lo tanto si se plantan en un
suelo que presenta ese nemátodo, seguramente será exitoso. De todos modos, es
recomendable realizar antes un tratamiento químico, para no exponer una planta
joven a toda la agresividad del nemátodo, reducir su expresión genómica y bajar
las posibilidades de que la población de nemátodos rompa la resistencia del
patrón.

El uso eficiente de patrones requiere la definición de los nemátodos presentes en


el suelo, ya que algunas especies de nemátodos no se ven impedidos de
alimentarse o reproducirse sobre determinados patrones, o se trata de especies
para las que los patrones no presentan resistencia.
Virosis que se expresa en clorosis de hojas. El virus tiene como vector natural a
Xiphinema index, nemátodo daga.

Guano

El guano es excelente para el control de nemátodos. Cuando la situación es muy


grave puede enterrase lo menos descompuesto posible para que la mayor parte
del proceso de fermentación ocurra bajo tierra. Los desechos de la degradación,
como el amoníaco, gases y otros, tienen acción nematicida o biocida, y controlan o
reducen los niveles poblacionales de nemátodos en el área de acción.

El uso de materia orgánica que fue habitual en los huertos de nuestros abuelos
hoy retoma fuerza cuando se justifican científicamente muchos de los beneficios
de este tipo de labores, especialmente para que la planta se defienda de los
nemátodos fitoparásitos que les comen las raíces. Muchas veces este tipo de
tratamientos se transforma en algo más caro que los tratamientos químicos de
control que se hacen a través del sistema de riego tecnificado, pero bien utilizado
el guano es un excelente mecanismo de control de nemátodos.
La poda de raíces provocada por la aplicación del guano no es un problema ya
que si las heridas de las raíces quedan en contacto con el guano, éste las sellará
impidiendo que por éstas ingresen a la planta hongos o agentes dañinos. Este
tratamiento es indicado cuando existe tal daño en las raíces, que da lo mismo
cortarlas. Aunque, si la situación es así de grave, lo más conveniente es tratar el
problema de los parásitos por medio de un programa que integre varias formas de
control que se vayan aplicando en el tiempo. Cuando la aplicación de guano se
hace en cobertera el resultado es menos útil contra los nemátodos, pero también
sirve.

Raíz sana, creciendo sin la


interferencia de los nemátodos, a
pesar de que éstos se encuentran en
el suelo.

Raíz sana, creciendo sin la


interferencia de los nemátodos.
Raíz que ha crecido sana en
presencia de nemátodos fitoparásitos
que han sido manejados integrando
alternativas de control que favorecen
crecimiento de raíces.
Raíz de vid creciendo en presencia de
poblaciones de nemátodos fitoparásitos,
que se encuentran controlados integrando
varios métodos de manejo, como riego y
compactación del suelo, y se realizaron
eficientes tratamientos de control mediante
productos químicos .

Crecimientos radicales que no muestran


síntomas de daño por nemátodos
fitoparásitos. Nótese que las raíces no
tienen deformaciones.

Julio de 2004

Interesses relacionados