Você está na página 1de 2

DESCRIPCION DEL CASO

CASO: EL ESTIGMA LABORAL Y SOCIAL DEL PACIENTE PORTADOR DE VIH


TIPO DE CONTRATO: CONTRATO INDEFINIDO
EMPRESA: MOKAI
CARGO: CAMARERO DE UN BAR, (BARMAN)
FUNCIONES: MANIPULACION DE ALIMENTOS, HOSTELERIA, PREPARAR Y
SERVIR TODO TIPO DE BEBIDAS, OFRECER UN BUEN SERVICIO.
CUANTO TIEMPO LABORO: 6 DIAS DEL 7 DE MAYO AL 14 DE MAYO, (ACA
HAY UNA DUDA YA QUE EN LA EMPRESA DICE QUE SOLO LABORO UN DIA Y
MEDIO)
NOMBRE: DANIEL JIMENEZ

Daniel Jiménez tenía 25 años cuando contrajo el virus del VIH, en 2014. Su madre lo apoyó desde el
primer momento y la medicación que lo mantiene sano le permite llevar una vida normal. Sin embargo
el 7 de mayo de 2015 Daniel Jiménez entro a trabajar de barman en un local de copas de Madrid
llamado moka.

Un bar de ambiente 'cool' en la plaza de Vázquez de Mella. El mismo espacio urbano escogido en
2005 por el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para plantar en 2005 un gran lazo rojo
permanente como símbolo de "la lucha de la ciudad contra el sida".

Al principio la relación con su jefa era algo tirante, pero en seguida cogieron algo de confianza. Ella
le llegó a contar problemas personales suyos.

Una tarde empezo a sudar bastante, porque estaba asimilando una nueva medicación, y ella le
preguntó por qué sudaba. Tras intentar esquivar la conversación, terminó contándole que tenía el virus
del VIH.

El 14 de ese mes, relata Daniel, "le conté a mi superiora mi enfermedad y, la verdad, la reacción en
el momento fue muy buena. Me preguntó que cómo lo llevaba y que qué mala suerte". Al principio
ella sintió ese shock en el que no se sabe que responder , pero en seguida se mostró receptiva y, al
terminar la jornada, él se fue a su casa como siempre. Fue al llegar cuando recibió un mensaje de
Whatsapp:

Los mensajes telefónicos que esgrime Daniel contradicen la defensa de la empresa. Tan solo dos
horas después, la misma jefa le comunicaba su despido:

“Siento mucho lo que te ocurre, pero no me parece justo que no me lo hayas comunicado antes de
contratarte. Tengo un negocio de restauración y al menos me podías haber contado esto, no me puedo
arriesgar. Mañana hablaré con la gestoría y le comunicaré tu baja. Me parece un golpe bajo por tu
parte”, según se lee en uno de los mensajes que el chico guarda. Más abajo, su exjefa añade: “La
empresa tiene todo el derecho de contratar a gente sana”.

El barman recuerda que "justo acababa de decirle a mi madre lo bien que se habían tomado en el
trabajo mi situación cuando llegó el mensaje". La Coordinadora Estatal VIH-sida (Cesida) recuerda
que "en los trabajos que conllevan la manipulación de alimentos, ni la normativa estatal ni la
comunitaria justifican la exclusión de las personas con VIH".

Al no ser el VIH una enfermedad transmisible a través de la manipulación de alimentos, despedir a


alguien en un puesto de hostelería con motivo de su enfermedad es discriminatorio, según la
coordinadora estatal de VIH CESIDA .

El reglamento de la Unión Europea sobre higiene de los alimentos únicamente hace referencia a que
"las personas que padezcan o sean portadoras de una enfermedad que pueda transmitirse a través de
los productos alimenticios,o estén aquejadas, por ejemplo, de heridas infectadas, infecciones
cutáneas, llagas o diarrea, no deberán estar autorizadas a manipular los productos alimenticios".

El sida no se transmite por los alimentos. Ese grupo lo configuran, según recuenta el Instituto de
Salud Carlos III: el botulismo, la fiebre por E.coli, el tifus, la hepatitis A, la listeniosis, la
salmonelosis, la shigelosis, la triquinosis, la yersiniosis, la campilobacteriosis y la criptosporidiosis.