Você está na página 1de 27

INTRODUCCIÓN

La adopción es una institución basada en una ficción legal, por la que se


establece una relación paterno filial o materno filial, entre dos personas que no
tienen esa relación por naturaleza, generando entre adoptante y adoptado los
mismos derechos u obligaciones de la relación paterno o materno filial natural.

La adopción ha sido considerada como una institución susceptible de colmar


sentimientos afectivos dignos de consideración y respeto, y de servir de
amparo a la infancia desvalida. En virtud de lo anterior, ha de ser conservada
entre las instituciones civiles.

La adopción es "el acto jurídico que crea entre adoptante y adoptado un vínculo
de parentesco civil del que se derivan relaciones análogas a las que resultan
de la paternidad y filiación legítimas"
Capítulo I

Generalidades

1. ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y EVOLUCIÓN DE LA ADOPCIÓN

La adopción es de origen muy antiguo, con diversos matices y variantes. Fue


utilizada en numerosos pueblos de la antigüedad, tales como la India, China,
Egipto y otros, pero fue en Roma donde alcanzó su máxima importancia.

En el derecho Justiniano la datio in adoptione tenía lugar mediante una


declaración de voluntad del pater familias adoptante, del consentimiento del
adoptado y de quien le tenía bajo su patria potestad: todo ello ante el
Magistrado, quien autorizaba la adopción.

Fue Justiniano quien estableció dos tipos de adopción radicalmente distintos:

la adoptio plena esto es, la adopción tal como había sido conocida en el
derecho romano antiguo: el adoptado de una manera completa ingresaba como
un nuevo miembro del grupo familiar con todos los derechos y obligaciones.

La adoptio minus plena creada por Justiniano no desvincula al adoptado de su


propia familia, ni lo substrae de la potestad del pater familias del grupo a que
naturalmente pertenece.

El Código Civil Napoleón implanto en Francia esta institución. Las


disposiciones que sobre la materia contenía el Código francés fueron
introducidas con al apoyo del Consejo de Estado y por el vivo interés que
manifestó el Primer Cónsul, quien a través de este artificio jurídico, pretendía
asegurar la sucesión de la dinastía imperial, tan ambiciosamente deseada por
el Gran Corso, a fin de asegurarse la sucesión por vía hereditaria, del imperio
que había de crear en breve.
El código civil francés establece que solo podrán ser adoptados menores de
edad y en todo caso deja subsistente el vínculo de parentesco natural del
adoptado.

2. CONCEPTO DE ADOPCIÓN

La adopción es la creación de una filiación artificial por medio de un acto


condición, en el cual se hace de un hijo biológicamente ajeno, un hijo propio.

Etimología: Proviene de la palabra latina "Adoptio".

En el Código de los Niños y Adolescentes, en su artículo 115 se define a la


Adopción como; "Una medida de protección al niño y al adolescente por la cual,
bajo la vigilancia del Estado se establece de manera irrevocable la relación
paterno – filial entre personas que no la tiene por naturaleza.

En consecuencia, el adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja


de pertenecer a su familia consanguínea".

Es con actos de amor que se crea un vínculo irreversible entre los niños y
adolescentes, así como entre las personas dispuestas a integrarlos dentro de
sus familias.

Técnicamente la adopción es una medida de protección a las niñas, niños y


adolescentes entre personas que por naturaleza no la tienen.

3. CARACTERES DE LA ADOPCIÓN

Es un acto jurídico. La adopción no es un contrato, porque la voluntad


coincidente de las partes no puede crear ni las condiciones de realización, ni
los efectos que producirá la misma, estando todo ello establecido por el orden
público y sin que se permita a las partes separarse lo más mínimo de lo
estatuido. Es pues un acto jurídico y se encuentra entonces regido por la teoría
general de dicha clase de actos.

Solemne. La adopción es un acto solemne porque debe ser hecho


necesariamente en la forma que la ley prescribe, bajo pena de nulidad. Las
formalidades exteriores de que se reviste el acto son de las que se llaman "ad
solemnitatem" y no solamente "ad probationem".

Bilateral. El carácter de bilateral de la adopción resulta del necesario concurso


de voluntades para que la misma se perfeccione. En el derecho actual a la
voluntad del adoptante, debe sumarse la de los padres, tutores o guardadores
si es menor y si es mayor, desde luego la del adoptado.

Capitulo II

MARCO NORMATIVO

La legislación peruana prevé tres modalidades de adopción que se ejecutan a


través de procedimientos administrativos, judiciales y notariales. De
conformidad con lo dispuesto en el artículo 379 del Código Civil, la adopción se
tramita con arreglo a lo dispuesto en el Código Procesal Civil, el Código de los
Niños y Adolescentes, la Ley 26981, Ley de Procedimiento Administrativo de
Adopción de Menores de Edad Declarados Judicialmente en Abandono o la Ley
26662, Ley de Competencia Notarial en Asuntos No Contenciosos, según
corresponda. Las normas peruanas han contemplado el derecho del adoptado
a solicitar su cese de adopción. Al respecto el artículo 385 del Código Civil
prescribe lo siguiente: El menor o el mayor incapaz que haya sido adoptado
puede pedir que se deje sin efecto la adopción dentro del año siguiente a su
mayoría o a la fecha en que desapareció su incapacidad. El juez lo declarará
sin más trámite. En tal caso, recuperan vigencia, sin efecto retroactivo, la
filiación consanguínea y la partida correspondiente. El registro del estado civil
respectivo hará la inscripción del caso por mandato judicial. Los sujetos que
pueden ser objeto de adopción en el Perú son los menores de edad declarados
o no en estado de abandono y los adultos con o sin goce del ejercicio de sus
capacidades.

2. CONCEPTUALIZACIÓN

En la legislación peruana se conceptualiza la adopción de un menor de edad


como una medida de protección al niño y al adolescente por la cual, bajo la
vigilancia del Estado, se establece de manera irrevocable la relación paterno-
filial entre personas que no la tienen por naturaleza; con lo cual el adoptado
adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su familia
consanguínea. Por su parte, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables
señala que la adopción es «un encuentro entre el niño, en su necesidad y los
padres en su deseo. No es un derecho de los adultos de conseguir que se les
confíe un niño porque lo desean. La adopción es una medida de protección, un
derecho, que posibilita la convivencia familiar a niñas, niños y adolescentes que
han sido declarados 6 judicialmente en abandono y se encuentran, por tanto,
en situación de desprotección familiar.» (Ministerio de la Mujer y Poblaciones
Vulnerables.

3. ADOPCIÓN CON PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO

La adopción mediante procedimiento administrativo recae en niñas, niños y


adolescentes. Este proceso de adopción es conducido por el Ministerio de la
Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP). Este organismo del Poder Ejecutivo
tiene entre sus funciones la supervisión de los procesos de adopción de niñas,
niños y adolescentes declarados judicialmente en abandono. Dicha función la
ejerce a través de la Dirección General de Adopciones, que es el órgano de
línea encargado de tramitar las solicitudes de adopción.

El proceso de adopción y la interposición de recursos que se presenten


durante el trámite no requieren de asesoría legal externa. La oficina de
adopciones brinda el servicio de manera gratuita.

3.1 Quiénes pueden ser adoptados

Sólo los menores de edad declarados en abandono mediante resolución


judicial pueden ser adoptados mediante este procedimiento. Para ello, en
función de su edad y madurez, es requisito contar con su consentimiento. Para
declarar a un niño en estado de abandono debe realizarse el Proceso de
Investigación Tutelar, que consta de dos etapas: la investigación tutelar, a cargo
del MIMP, y la declaración del estado de abandono a cargo del Poder Judicial.
Este modelo sólo se cumple en Lima. En provincias, tanto la investigación
tutelar como la declaración de abandono está aún a cargo del Poder Judicial.
El juez especializado puede declarar en estado de abandono a un niño o
adolescente cuando:

a) Sea expósito;

b) Carezca, en forma definitiva, de las personas que conforme a la ley tienen el


cuidado personal de su crianza, educación o, si los hubiera, incumplan las
obligaciones o deberes correspondientes; o carecieran de las calidades
morales o mentales necesarias para asegurar la correcta formación;

c) Sea objeto de maltratos por quienes están obligados a protegerlos o permitir


que otros lo hicieran;

d) Sea entregado por sus padres a un establecimiento de asistencia social


público o privado y lo hubieran desatendido injustificadamente por seis meses
continuos o cuando la duración sumada exceda de este plazo; e) Sea dejado
en instituciones hospitalarias u otras similares con el evidente propósito de
abandonarlo;

f) Haya sido entregado por sus padres o responsables a instituciones públicas


o privadas, para ser promovido en adopción;

g) Sea explotado en cualquier forma o utilizado en actividades contrarias a la


ley o a las buenas costumbres por sus padres o responsables, cuando tales
actividades sean ejecutadas en su presencia.

h) Sea entregado por sus padres o responsables a otra persona mediante


remuneración o sin ella con el propósito de ser obligado a realizar trabajos no
acordes con su edad; y

i) Se encuentre en total desamparo. La falta o carencia de recursos materiales


en ningún caso da lugar a la declaración del estado de abandono.

Cuando un menor de edad es declarado judicialmente en estado de abandono,


la oficina de adopciones comunica a las instituciones de albergue y hogares
temporales la recepción de la resolución correspondiente. En el proceso de
adopción, las aldeas infantiles, hogares, orfelinatos y en general las
instituciones que albergan o tienen bajo su cuidado y protección a menores de
edad en situación de presunto abandono colaboran con el ministerio en el
impulso de los procesos judiciales de investigación tutelar, a fin de que si
hubiera lugar a la declaración judicial de abandono puedan ser promovidos en
adopción.

3.2 Adopciones prioritarias

Según la información que brinda el portal del Ministerio de la Mujer y


Poblaciones Vulnerables, las adopciones que el Estado peruano considera
prioritarias son aquellas que tienen como finalidad encontrar una familia
especial que brinde amor, protección y cuidados, de acuerdo a las necesidades
de los niños, niñas y adolescentes, que son susceptibles de ser adoptados; y
están integradas por niños y niñas mayores de nueve años, adolescentes,
grupos de hermanos, niños(as) con problemas de salud y niños(as) con
necesidades especiales.

3.3 Quiénes pueden adoptar

Los adoptantes son de preferencia cónyuges o personas naturales, mayores


de edad, que expresan de manera formal, indubitable y por escrito su deseo de
adoptar a un menor de edad declarado en abandono.

Los adoptantes pueden ser peruanos casados con ciudadanos de otra


nacionalidad residentes en el extranjero, peruanos residentes en el extranjero o
extranjeros residentes en el Perú o en el extranjero. La adopción por
extranjeros es subsidiaria de la adopción por nacionales. En caso de concurrir
solicitudes de nacionales y extranjeros, se prefiere la solicitud de los
nacionales.

3.4 Proceso de adopción

El proceso de adopción de un menor declarado en estado de abandono se


realiza en tres fases: la fase pre adoptiva o evaluativa, la fase adoptiva y la fase
post adoptiva o de seguimiento.

3.4.1 Fase pre adoptiva o evaluativa

(i) Presentación de la solicitud y evaluación de los adoptantes Según el artículo


5 de la Ley 26981, Ley de Procedimiento Administrativo de Adopción de
Menores de Edad Declarados Judicialmente en Abandono, el proceso de
adopción se inicia con la solicitud de la persona natural o cónyuges interesados
dirigida a la oficina de adopciones. Para ello, las personas interesadas en
adoptar a un menor, previa participación en sesiones y talleres informativos,
recaban de la oficina de adopciones una ficha de inscripción que deben llenar
adjuntando fotos de su vivienda; con este acto se da inicio al proceso de
adopción, que comprende entrevistas personales, visitas domiciliarias y
aplicación de las pruebas psicológicas correspondientes.

El proceso de evaluación es integral y comprende los aspectos psicológico,


moral, social y legal de los solicitantes, debiendo concluir dentro de los quince
días hábiles siguientes contados a partir de la presentación de la solicitud de
adopción. Para la evaluación de los adoptantes, se consideran los siguientes
criterios:

1.- Que el adoptante goce de solvencia moral.

2.- Que la edad del adoptante sea por lo menos igual a la suma de la
mayoridad y la del hijo por adoptar.

3.- Que cuando el adoptante sea casado concurra el asentimiento de su


cónyuge.

4.- Que el adoptado preste su asentimiento si es mayor de diez años.

5.- Que asientan los padres del adoptado si estuviese bajo su patria potestad o
bajo su curatela.

6.- Que se oiga al tutor o al curador del adoptado y al consejo de familia si el


adoptado es incapaz.

7.- Que sea aprobada por el Juez, con excepción de lo dispuesto en las leyes
especiales.

8.- Que, si el adoptante es extranjero y el adoptado menor de edad, aquél


ratifique personalmente ante el juez su voluntad de adoptar. Se exceptúa de
este requisito, si el menor se encuentra en el extranjero por motivo de salud.

8 para ser aceptados como adoptantes los solicitantes deben reunir las
siguientes aptitudes:
a. Madurez.

b. Antecedentes educativos que permitan apoyar en su normal desarrollo a la


niña, niño o adolescente.

c. Estabilidad emocional, capacidad afectiva y de aceptación hacia los demás.

d. Ética, integridad moral, autoconfianza y seguridad personal.

e. Aptitudes, valores y sentimientos positivos hacia las niñas, niños y


adolescentes.

f. Expectativas y metas realistas respecto a la niña, niño o adolescente por


adoptar.

g. La edad debe estar en relación directa a lograr la atención más adecuada


de la niña, niño o adolescente sujeto de adopción.

h. Acreditar ingresos estables y suficientes para cubrir las necesidades de


crianza, educación, salud y desarrollo integral de la familia, especialmente de la
niña, niño o adolescente adoptado.

i. Capacidad para cubrir las necesidades de crianza, salud y desarrollo integral


de la familia, especialmente de la niña, niño o adolescente adoptado.

La evaluación psico-social se realiza en tres sesiones, las que consisten en una


visita social domiciliaria y dos entrevistas psicológicas. En caso de que alguno
de los profesionales del equipo técnico del ministerio lo considerase necesario
está facultado para citar a los adoptantes a una cuarta sesión.

La evaluación legal se efectúa teniendo en cuenta la siguiente documentación:

a. Solicitud dirigida a la [oficina de adopciones] en la que se presenta el o los


solicitantes exponiendo los motivos que tienen para adoptar una niña, niño o
adolescente (…).

b. Copia fedateada del documento de identidad de los adoptantes.

c. Copia fedateada de la Partida de Nacimiento de los adoptantes.

d. Los cónyuges presentan copia fedateada de la Partida de Matrimonio Civil.


e. En caso de ser divorciado o divorciada, presentan copia certificada de la
sentencia de divorcio debidamente inscrita en el Registro de Personas
Naturales de los Registros Públicos.

f. Copia fedateada de la Partida de Nacimiento del hijo o hijos biológicos, de


ser el caso.

g. En caso de viudez, copia fedateada de la Partida de Defunción


correspondiente.

h. Copia fedateada de la Partida de Nacimiento del hijo o hijos adoptados y


copia del o los reportes de seguimiento post-adoptivo, en aquellas adopciones
que no hayan sido tramitadas en la [oficina de adopciones], de ser el caso.

i. Certificados de antecedentes policiales y penales.

j. Certificado domiciliario.

k. Certificados médicos de salud física y mental, con una antigüedad no mayor


de tres meses, expedidos por un centro de salud o institución autorizada,
exámenes de VIH, Hepatitis B, otras enfermedades infecto-contagiosas y rayos
X de pulmones, incluyendo a las personas que conviven con los adoptantes.

I. Certificados de trabajo, constancia de ingresos, declaración jurada del


impuesto a la renta y demás documentos que acrediten ingresos estables y
capacidad económica.

m. Fotografías de los adoptantes y de su hogar, cuya antigüedad no deberá


ser mayor de cuatro meses.

n. Certificado de registro negativo de deudor alimentario moroso.

Si la evaluación deviene en desaprobatoria, es puesta en conocimiento de los


solicitantes dentro del plazo de quince días hábiles. Aprobada la evaluación, la
oficina de adopciones emite la correspondiente Declaración de Aptitud.

Si los adoptantes fueran residentes extranjeros en el Perú, deben acreditar


una permanencia no menor de dos años en el país, al momento de presentar
su solicitud de adopción y una permanencia posterior de tres años.

Requisitos para adoptantes residentes en el extranjero.


Los adoptantes residentes en el extranjero deben presentar su solicitud de
adopción a los centros o instituciones autorizados por su país de residencia
para tramitar adopciones internacionales, de conformidad con los convenios
internacionales vigentes. Asimismo, deben presentar los siguientes
documentos: a. Solicitud dirigida a la [oficina de adopciones] en la que se
presenta el o los solicitantes exponiendo los motivos que tienen para adoptar
una niña, niño o adolescente.

b. Copia legalizada del pasaporte o del documento de identidad de los


adoptantes.

c. Autorización oficial de su país para adoptar una niña, niño o adolescente


peruano en estado de abandono judicialmente declarado.

d. Partida de nacimiento de los adoptantes.

e. Los cónyuges presentarán copia fedateada de la partida de matrimonio civil.


f. En caso de ser divorciado o divorciada, presentan copia certificada de la
sentencia de divorcio debidamente inscrita en el Registro de Personas
Naturales de los Registros Públicos.

g. Partida de nacimiento del hijo o hijos biológicos, de ser el caso.

h. En caso de viudez, partida de defunción correspondiente.

i. De ser el caso, partida de nacimiento del hijo o hijos adoptados y reportes de


seguimiento post-adoptivo, en aquellas adopciones que no hayan sido
tramitadas a través de la [oficina de adopciones].

j. Certificados de antecedentes policiales y penales.

k. Certificado domiciliario.

I. Certificados médicos de salud física y mental, con una antigüedad no mayor


de tres meses, expedidos por un centro de salud o institución autorizada,
exámenes de VIH, Hepatitis B, otras enfermedades infecto-contagiosas y rayos
X de pulmones, incluyendo a las personas que conviven con los adoptantes.
m. Certificados de trabajo, constancia de ingresos, declaración jurada del
impuesto a la renta y demás documentos que acrediten ingresos estables y
capacidad económica.

n. Fotografías de los adoptantes y de su hogar, cuya antigüedad no debe ser


mayor de cuatro meses.

o. Informe psico-social de los adoptantes, suscrito por los profesionales del


equipo de trabajo de la [oficina de adopciones] o por los profesionales u
organizaciones debidamente autorizados por la secretaría, que deberá
contener la motivación para adoptar, relaciones interfamiliares, relaciones
sociales y relaciones interpersonales, evaluación de su situación económica,
así como cualquier otro aspecto que permita la mayor aproximación a su
entorno socio-familiar.

p. Certificado o documento que acredite el no ser deudor alimentario moroso o


en su defecto una declaración jurada. Toda la documentación presentada por
los adoptantes residentes en el exterior debe estar traducida al español por
traductor público y visada por las autoridades oficiales del país extranjero, por
el Consulado Peruano y por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.

tratándose de peruanos residentes en el extranjero,

estos no se encuentran sujetos a la obligación de presentar su solicitud y


documentación a través de organismos acreditados y autorizados para el
trámite de adopciones internacionales, pudiendo hacerlo directamente a través
de la autoridad central del país de su residencia, siempre que ello sea
procedente de acuerdo a su normativa. Para que proceda la adopción, los
adoptantes deben sujetarse a las disposiciones respecto de la obligatoriedad
del seguimiento post adoptivo para solicitantes residentes en el extranjero. Esta
disposición también es aplicable a los peruanos residentes en el extranjero que
hayan contraído matrimonio con ciudadanos de distinta nacionalidad.

(ii) Lista de espera y designación del menor

Revisado el expediente y habiéndose cumplido con todos los requisitos


establecidos, y siempre que la evaluación psico-social y legal haya sido
favorable, se emite la respectiva Declaración de Aptitud y se incluye a los
solicitantes en la lista de adoptantes aptos, inscribiéndolos en el Registro
Nacional de Adoptantes. Corresponde a la oficina de adopciones designar
posteriormente al menor de edad que será adoptado teniendo en cuenta el
orden en la lista de espera de adoptantes.

Fase adoptiva

(i) Aceptación de designación e informe de empatía

Los adoptantes formalizan su aceptación dentro de los siete días naturales


siguientes a la designación. En ese plazo se produce la socialización entre el
menor y los adoptantes en presencia de personal especializado de la oficina de
adopciones. El informe de empatía del especialista se emite dentro del día hábil
siguiente al encuentro entre el menor de edad y los adoptantes. Si el informe
deviene en desaprobatorio, o no se produce la aceptación por parte de los
adoptantes, o por parte del menor de edad, los adoptantes tendrán una
segunda oportunidad para ser designados. La designación del menor de edad
es comunicada al Juzgado de Familia y a la Fiscalía de Familia.

(ii) Externamiento del menor de edad y colocación familiar

La oficina de adopciones dispone el externamiento del menor de edad, con


indicación de los nombres de los adoptantes, dentro del día hábil siguiente a la
comunicación realizada al Juzgado de Familia y a la Fiscalía de Familia. La
colocación familiar es dispuesta por la oficina de adopciones mediante
resolución administrativa por el término de siete días naturales, finalizado dicho
plazo el personal especializado emite el informe correspondiente luego de
haber realizado las visitas y/o entrevistas que considere necesarias para
apreciar la adaptación de la niña, niño o adolescente con su familia adoptiva.
De considerarlo necesario, la colocación familiar puede prorrogarse por un
plazo de siete días naturales. Si el Informe de la colocación familiar deviene en
desaprobatorio, la oficina de adopciones revoca la colocación familiar y corre
traslado al Juzgado de Familia para que dicte la medida de protección
pertinente en consideración al interés superior del niño.

El trabajador peticionario de adopción tiene derecho a una licencia con goce de


haber correspondiente a treinta días naturales contados a partir del día
siguiente de expedida la Resolución Administrativa de Colocación Familiar y
suscrita la respectiva Acta de Entrega del niño, siempre que el niño a ser
adoptado no tenga más de doce años de edad.

(iii) Resolución de Adopción

Si el informe de la colocación familiar es aprobatorio, la oficina de adopciones,


dentro de las veinticuatro horas de recibido éste, expide la respectiva
resolución administrativa que declara la adopción y comunica al Juzgado de
Familia que declaró el estado de abandono del menor.

(iv) Compromiso de seguimiento

Los adoptantes deben firmar un compromiso de seguimiento y


acompañamiento post adoptivo.

(v) Comunicación a la Reniec y nueva partida

La oficina de adopciones comunica a la Oficina del Registro Nacional de


Identificación y Estado Civil (RENIEC) de la localidad donde se registró el
nacimiento del adoptado, para dejar sin efecto la inscripción original y registrar
los nuevos nombres y apellidos en la nueva partida.

(vi) Impugnación

La resolución administrativa que declara la adopción puede ser impugnada por


persona que acredite vínculo de parentesco hasta el segundo grado de
consanguinidad, dentro del día hábil siguiente de su notificación a los
interesados. Presentada la impugnación ante la oficina de adopciones, ésta la
elevará en el día con el expediente al Despacho Viceministerial de la Mujer,
última instancia administrativa, que resuelve en un plazo máximo de cinco días
hábiles. El recurso de reconsideración no procede en estos casos.

Contra lo resuelto en última instancia por el Despacho Viceministerial de la


Mujer procede la interposición de acción contencioso administrativa, la que
debe ser presentada ante la Sala Civil de la Corte Superior competente, en un
plazo máximo de cinco días, a partir de la notificación de la resolución a los
interesados.

3.4.3 Fase post adoptiva o de seguimiento


Los artículos 35 al 38 del Decreto Supremo N° 010-2005-MIMDES,
Reglamento de la Ley del Procedimiento Administrativo de Adopción de
Menores de Edad Declarados Judicialmente en Abandono, desarrollan la fase
post adoptiva del proceso. El objetivo principal de esta fase es velar por el
bienestar del adoptado y su evolución futura; en tal virtud, el control post
adoptivo debe ayudar a que progresivamente se constituya un vínculo
emocional natural, preparar un entorno seguro de integración padres-hijo y
orientar paulatinamente hacia la realidad de una unidad familiar adoptiva. La
etapa post adoptiva está dirigida a todas las familias adoptantes del país y del
extranjero.

(i) Control post adoptivo de adoptantes residentes en el Perú

El control post adoptivo a los adoptantes residentes en el Perú es realizado a


través de entrevistas y/o visitas domiciliarias con una periodicidad de seis
meses durante tres años. Dicho control es ejecutado por el profesional que la
oficina de adopciones designa para tal fin. Para el caso de los adoptantes
residentes fuera del ámbito de la oficina de adopciones o de sus sedes
desconcentradas, se puede coordinar con profesionales de la especialidad que
dependen de una institución autorizada del Estado, a fin de que realicen el
control post adoptivo siguiendo los lineamientos previamente establecidos.

(ii) Control post adoptivo de adoptantes no residentes en el Perú

El control post adoptivo de adoptantes no residentes en el Perú se realiza con


una periodicidad de seis meses, durante cuatro años, o de acuerdo a lo
dispuesto en los convenios internacionales.

(iii) Control post-adoptivo por excepción

Cuando los adoptantes residentes en el Perú deben ausentarse del país por
motivos justificados, el control post-adoptivo se realiza a través de las
instituciones autorizadas para el trámite de adopción internacional reconocidas
por convenio. En caso de que la nueva residencia de los adoptantes sea en un
país con el que no existe convenio, la oficina de adopciones puede coordinar
con la autoridad tutelar equivalente de dicho país, a efectos de viabilizar el
control post adoptivo, en caso contrario, los adoptantes deben comprometerse
a viabilizar el control directamente a través de profesionales especializados
reconocidos legalmente en dicho país, debiendo remitir los informes
respectivos semestralmente a la oficina de adopciones. Los adoptantes
peruanos residentes en el extranjero siguen este mismo procedimiento a fin de
cumplir con los reportes de control post adoptivo.

Registro Nacional de Adopciones

La oficina de adopciones tiene a su cargo el Registro Nacional de Adopciones


en el cual se inscriben las adopciones de menores de edad declarados
judicialmente en abandono, que se realicen a nivel nacional con indicación
expresa de los siguientes datos:

a. Fecha de inicio y fin del trámite administrativo de adopción.

b. Nombre, nacionalidad, domicilio y estado civil de los adoptantes.

c. Institución extranjera que patrocine la adopción, de ser el caso.

d. Edad, nombre original y posterior a la adopción de la niña, niño o


adolescente. e. Indicación del Juzgado que tramitó la Investigación Tutelar.

El Registro Nacional de Adopciones tiene carácter reservado, por lo que


solamente los adoptantes o los adoptados pueden tener acceso a la
información referida a su proceso de adopción.

3.6 Registro Nacional de Adoptantes

La [oficina de adopciones] tiene a su cargo el Registro Nacional de Adoptantes


en el cual se debe inscribir a todas aquellas personas que de acuerdo al
procedimiento administrativo de adopción de menores de edad declarados
judicialmente en abandono, hayan sido declarados aptos.

3.7 Disposiciones especiales para adopciones internacionales

El Código de los Niños y Adolescentes establece disposiciones especiales


para las adopciones internacionales. Se entiende por adopción internacional a
aquella solicitada por residentes en el exterior y siguen los mismos
procedimientos y plazos establecidos para las adopciones nacionales. La
adopción internacional procede siempre que existan convenios entre el Estado
peruano y los Estados de los extranjeros adoptantes o entre las instituciones
autorizadas por estos. Los extranjeros residentes en el Perú con una
permanencia menor de dos años se rigen por las disposiciones sobre adopción
internacional. Los extranjeros residentes en el Perú con una permanencia
mayor se sujetan a las disposiciones que rigen la adopción para los peruanos.

Los extranjeros no residentes en el Perú que desearan adoptar a un niño o


adolescente peruano presentan su solicitud de adopción por medio de los
representantes de los centros o instituciones autorizados por ese país para
tramitar adopciones internacionales. La solicitud debe ser presentada ante la
oficina de adopciones o las instituciones públicas debidamente autorizadas.
Estas organizaciones actúan respaldadas en convenios celebrados entre el
Estado del Perú y los Estados correspondientes, o entre los organismos
reconocidos por su Estado de origen y el Estado peruano.

3.8 Trámite en las adopciones prioritarias

En el trámite de adopción de un niño, niña o adolescente de Adopciones


Prioritarias se brinda una atención preferente al expediente de la familia, lo que
implica atención con prioridad y celeridad para su adopción. Una familia integral
nacional o internacional, una vez declarada su aptitud por la Dirección General
de Adopciones, es propuesta ante el Consejo de Adopciones con el niño, niña o
adolescente de adopción prioritaria solicitado, mediante una designación
directa, y no en duplas o ternas como en los procesos regulares.

ADOPCIÓN POR VÍA JUDICIAL

Las adopciones previstas por vía judicial en proceso no contencioso alcanzan


a las personas adultas y, por excepción, a menores de edad cuyos adoptantes
tienen algún tipo de vínculo con el menor a ser adoptado.

4.1 La adopción de personas mayores de edad

El Código Procesal Civil regula el proceso de adopción de personas mayores


de edad.

La adopción mediante proceso judicial de naturaleza no contencioso consiste


en adoptar a una persona mayor de edad soltera o casada. Por este proceso el
adoptado adquiere la calidad de hijo del adoptante y deja de pertenecer a su
familia consanguínea. Según lo que se indica en el portal del Poder Judicial
este trámite también se puede llevar a cabo en sede notarial.

4.1.1 Cuando el presunto adoptado es incapaz

En caso de que el presunto adoptado sea incapaz, se requiere la intervención


de su representante. Si es este el adoptante, la solicitud se entenderá con el
Ministerio Público.

Según la información que brinda el portal del Poder Judicial, son requisitos
para el proceso de adopción de un adulto incapaz, que se oiga al curador y
consejo de familia y que el adoptante otorgue garantía suficiente a criterio del
juez.

4.1.2 Admisibilidad de la solicitud de adopción

La persona que quiera adoptar a otra debe presentar la documentación


siguiente: 1. Copia certificada de su partida de nacimiento y de matrimonio, si
es casado; 2. Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptado y de
su matrimonio, si es casado;

3. Los medios probatorios destinados a acreditar su solvencia moral;

4. Documento que acredite que las cuentas de su administración han sido


aprobadas, si el solicitante ha sido representante legal del adoptado;

5. Copia certificada del inventario y valorización judicial de los bienes que


tuviera el adoptado; y

6. Garantía otorgada por el adoptante, suficiente a criterio del Juez, si el


adoptado fuera incapaz.

Si no hay oposición, el solicitante, y su cónyuge si es casado, ratifican su


voluntad de adoptar. El adoptado y su cónyuge prestan su asentimiento. A
continuación, el juez resolverá atendiendo a lo dispuesto en el artículo 37823
del Código Civil en lo que corresponda.

4.1.3 Procedimiento El procedimiento a desarrollarse, según se indica en el


portal del Poder Judicial, es el siguiente:

- Presentación de la demanda.
- Contestación de la demanda.

- Audiencia de actuación y declaración judicial.

- Sentencia.

4.1.4 En caso de haber oposición

Si hay oposición, el trámite que se sigue se encuentra regulado por los


artículos 753, 754, 755, 756 y 757 del Texto Único Ordenado del Código
Procesal Civil, Resolución Ministerial N° 010-93-JUS25:

4.1.5 Ejecución

Consentida o ejecutoriada la resolución que declara la adopción, el juez oficia


al Registro del Estado Civil respectivo para que extienda nueva partida de
nacimiento del adoptado y anote la adopción al margen de la partida original.

4.1.6 Ineficacia de la adopción del adoptado incapaz

Dentro del año siguiente de cesada su incapacidad, el adoptado puede solicitar


que se deje sin efecto la adopción, siguiendo el mismo trámite establecido en lo
que sea aplicable.

4.2 La adopción de menores de edad en vía de excepción

Los siguientes peticionarios, en vía de excepción, pueden iniciar una acción


judicial de adopción ante el juez especializado, aun cuando no exista una
declaración de estado de abandono del niño o del adolescente:

a) El que posea vínculo matrimonial con el padre o madre del niño o el


adolescente por adoptar. En este caso el niño o adolescente mantienen los
vínculos de filiación con el padre o madre biológicos;

b) El que posea vínculo de parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad


o segundo de afinidad con el niño o adolescente pasible de adopción.

c) El que ha prohijado o convivido con el niño o el adolescente por adoptar,


durante un período no menor de dos años.

4.2.1 Requisitos
La adopción de menores de edad, por vía de excepción, mediante proceso
judicial requiere la presentación de los siguientes documentos, según se indica
en el portal del Poder Judicial:

- Demanda firmada por el solicitante y abogado.

- Copia simple del DNI del solicitante.

- Original o copia certificada del acta de matrimonio, de ser casado. -


Asentimiento de uno de los cónyuges en caso lo solicitara sólo uno de ellos. -
Original o copia certificada del acta de nacimiento del adoptado.

- Pruebas (documentales o testimoniales) que sirvan para acreditar la


solvencia moral de los solicitantes.

- Certificado médico de salud mental y física del adoptante.

- Certificado de antecedentes penales, judiciales y policiales del adoptante.

- Certificado de estudios u otros documentos que acrediten que el adoptante


vela por el bienestar del menor.

- Fotografías que acrediten vivencias familiares con el adoptado.

- Que la edad del adoptante sea por lo menos igual a la suma de la mayoridad
y la del hijo por adoptar.

- El adoptado debe prestar su asentimiento si es mayor de diez años.

- Asentimiento de los padres del adoptado, si estuviese bajo su patria potestad.


- Que se oiga al tutor y consejo de familia, de ser el caso, (si los hubiere a falta
de padres).

- Si el adoptante es extranjero, se debe ratificar personalmente ante el juez, su


voluntad de adoptar.

- Tasa judicial por ofrecimiento de pruebas (abonar en el Banco de la Nación).

- Cédulas de notificación (abonar en el Banco de la Nación).

4.2.2 Procedimiento
El procedimiento a desarrollarse, según se indica en el portal del Poder
Judicial, es el siguiente:

- Presentación de la demanda

- Contestación de la demanda (padre o madre biológico).

- Audiencia única.

- Informe social y evaluación psicológica a cargo del equipo técnico.

- Dictamen del fiscal de familia.

- Sentencia.

5. ADOPCIÓN POR VÍA NOTARIAL

De conformidad con la Ley 26662, Ley de Competencia Notarial en Asuntos no


Contenciosos, sólo se tramita ante notario la adopción de personas mayores de
edad con capacidad de goce y de ejercicio.

5.1 Solicitud de adopción

La solicitud de adopción debe constar en una minuta que es presentada por el


adoptante y el adoptado, la misma que debe ser acompañada de los siguientes
documentos:

1. Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptante y de matrimonio,


si es casado.

2. Copia certificada de la partida de nacimiento del adoptado y de matrimonio,


si es casado.

3. Documento que acredite que las cuentas de la administración han sido


aprobadas, si el solicitante ha sido representante del adoptado.

4. Testimonio del inventario de los bienes que tuviere el adoptado. La minuta


debe contener la expresión de voluntad del adoptante y del adoptado y el
asentimiento de sus respectivos cónyuges, en caso de ser casados, así como
la declaración jurada del adoptante en el sentido que goza de solvencia moral.

5.2 Conformidad con la minuta


Si el notario encuentra conforme la minuta y la documentación requerida, eleva
la minuta a escritura pública.

5.3 Nueva partida de nacimiento

El notario oficia al registro respectivo para que extienda nueva partida de


nacimiento del adoptado y anote la adopción al margen de la partida original.

Capitulo III

NECESARIA CELERIDAD DE LAS ADOPCIONES EN EL PERU

Entrevista a Elizabeth Bartholet, profesora de Derecho y directora del Programa


de Defensa de Niños en la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard.
Diario El Peruano. Suplemento de análisis legal. Martes 25 de enero del 2011.
La Dra. Bartholet, es una destacada abogada especialista en Protección de la
Niñez, Adopción y Tecnología Reproductiva. En tal condición, es autora de
diversos libros: Family Bonds: Adoption, Infertility, and the New World of Child
Production (1999), y Nobody’s Children: Abuse and Neglect, Foster Drift, and
the Adoption Alternative (1999), entre otros. Además, colabora con artículos en
diversas revistas jurídicas y confiesa ser una asidua lectora del suplemento
Jurídico. Entrevista del abogado José Antonio Pino Mujica.

¿Deberíamos exigir a los jueces una mayor celeridad en la emisión de


casos de abandono?

Primero, debo entender que el Gobierno peruano proporciona el apoyo político


y económico que requiere esta institución para optimizar el excelente trabajo
que realiza. Yo, en verdad, pienso que, si se dan estas condiciones, esta oficina
podría ubicar más niños que necesiten de una familia adoptiva. También pienso
que los jueces deberían ser más eficientes en el cumplimiento de su función en
el campo de la adopción. La experiencia que se registra indica que toman
demasiado tiempo para sentenciar.

Esto es terrible, pues, todos los casos de los niños abandonados deberían
tener prioridad para ser resueltos rápidamente. En este contexto, debe tenerse
presente que es la vida y el futuro de un niño lo que está en juego, y lo cual se
puede destruir si éste pasa muchos meses o años internado en un albergue por
la demora en resolver su situación jurídica.

ASOCIACIÓN PERUANA DE FAMILIAS ADOPTIVAS “RURUCHAY”

¿Quiénes somos? Somos la Asociación Peruana de Familias Adoptivas


“RURUCHAY” (“Mi frutito”). Una organización que busca generar espacios de
orientación, acompañamiento y soporte para contribuir en la construcción de
una nueva “Cultura de la Adopción”. Nos une la convicción de cada niña, niño y
adolescente, tiene derecho a crecer y desarrollarse con el amor y los cuidados
de una familia propia. Como Asociación: Orientamos grupos de autoayuda,
desarrollamos talleres de crecimiento personal y familiar, brindamos
asesoramiento y acompañamiento psicológico, jurídico, social y pedagógico,
atendemos padres, hijos, familiares y amigos de familias adoptivas. Buscamos
empoderarnos favoreciendo una renovada imagen de la adopción.

Son madres y padres de familia como tú, servidores de confianza. Nos guía: la
alegría de ser familias adoptivas, el amor a nuestros hijos y nuestro Estatuto.
Nuestros Miembros: Madres, padres, hijos, familiares y amigos de familias
adoptivas, además de todas aquellas personas que, vinculados a nosotros,
deseen hacer realidad el sueño del hogar para los niños que aún viven en un
hogar transitorio de acogida.

CONCLUSIONES

 Nuestra sociedad se rige por un patrón cultural propio y la protección


integral de los niños y niñas debe ser un factor central que permita
traslucir la preocupación de la sociedad en su propio futuro. Por ello, se
considera que la cultura de la adopción debe promover un conjunto de
modelos de comportamiento, creencias, políticas institucionales,
recursos colectivos, etc., que garanticen la presencia de familias
dispuestas a asumir esta responsabilidad y la construcción de nuevos
valores que respalden esta presencia.
 Los procedimientos de adopción en el Perú se encuentran regulados en
leyes y normas que se encuentran dispersas, tales como leyes, decretos
supremos, resoluciones ministeriales.

 Los procedimientos no son per se engorrosos, más los plazos que


corresponden a la adopción de los menores declarados en estado de
abandono son un tanto extensos.

 Se aprecia que el Estado peruano ha adoptado medidas legislativas y


políticas públicas conducentes a facilitar la adopción de menores
declarados judicialmente en estado de abandono. Se cuenta con
programas de adopción prioritaria que tienen como finalidad facilitar y
acelerar los procesos de adopción de menores con características
especiales.

 El proceso de adopción de los menores peruanos no concluye con el


acto adoptivo, sino que el Estado pone en práctica un sistema de
seguimiento y evaluación de las nuevas condiciones familiares del
menor por un período que va de tres a cuatro años.

 Las leyes peruanas han reconocido el derecho de los menores


adoptados a conocer su origen, manteniéndose un registro nacional de
adopciones, con carácter reservado, al que sólo pueden acceder los
adoptantes y adoptados.

Bibliografía

MINISTERIO DE JUSTICIA 1993 Resolución Ministerial N° 010-93-JUS, Texto


Único Ordenado del Código Procesal Civil. 8 de enero

MINISTERIO DE LA MUJER Y POBLACIONES VULNERABLES (MIMP) 2013


Cuadernos sobre Poblaciones Vulnerables N° 3.

PORTALES WEB Y SISTEMAS CONSULTADOS:


MINISTERIO DE LA MUJER Y POBLACIONES VULNERABLES 2014 Sitio
web oficial del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, contiene
información sobre procedimientos de adopción. Consulta: 4 de diciembre de
2014

MINISTERIO DE JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS 2014 Sistema Peruano


de Información Jurídica (SPIJ) Sistema gestionado por el Ministerio de Justicia
y Derechos Humanos que compila la legislación peruana. PODER JUDICIAL
2014 Sitio web oficial del Poder Judicial, contiene información sobre
procedimientos de adopción. Consulta: 15 de diciembre de 2014.

MINISTERIO DE LA MUJER Y POBLACIONES VULNERABLES. La adopción y


el derecho de niños y niñas y adolescentes a vivir en familia.

nexo

Estadísticas sobre la adopción.

Las estadísticas nos aproximan a la realidad.


En América Latina son más de 120 mil niños que viven bajo el techo de
instituciones de asistencia directa. En el Perú suman más 19 mil los albergados
en Centros de Atención Residencial privados y públicos, con un promedio de
permanencia de cinco años. Los niños y niñas de las zonas rurales aún suman
casi el 16% de la población que se mantiene en condiciones de más pobreza,
según investigaciones especializadas del INEI.

Nuestro país reconoce que aún existe desigualdad y discriminación, siendo


una de las más graves aquella que se da por razones de género, lo que priva
principalmente a las niñas de una vida plena, impide la realización de sus
aspiraciones y su desarrollo, lo que finalmente afecta su dignidad y proyecto de
vida. Anexos Estadísticas sobre la adopción

LOGROS Y RESULTADOS

90 niñas, niños y adolescentes declarados judicialmente en abandono han sido


promovidos en adopción, de las cuales 52 han sido adoptados por familias
peruanas y 38 por familias extranjeras. 3839 usuarios externos han sido
tendidos; recibiendo información especializada y otros relacionada a la temática
de Adopción, (atención personalizada, teléfono y correo electrónico), así
también debidamente informadas y capacitadas durante el proceso pre
adoptivo, adoptivo y post adoptivo (sesiones informativas, talleres y charlas).

597 Niñas, niños y adolescentes han sido atendidas durante el proceso de


adopción(empatía e integración familiar) y 1553 post adopción
(acompañamiento post adoptivo).

1832 Adultos, niños, niñas y adolescentes evaluadas para el proceso de


adopción; 1327 personas con evaluación psicosocial y legal (nacionales y
extranjeros) y 505 niñas, niños y adolescentes evaluadas con relación
adoptabilidad psicosocial y jurídica (en 1028 informes reportados).