Você está na página 1de 8

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA.

INSTITUTO BÍBLICO FIEL SALEM


NÚCLEO SAN JUAN DE LOS MORROS
LICENCIATURA

CUALIDADES DE UN BUEN CONSEJERO


Autor:
Efraín Leal
Año 2019

Tomando en cuenta que la consejería es de mucha importancia en el


entorno eclesiástico, como está escrito Pr 11:14 “Donde no hay dirección
sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad”,
Pr 15:22 “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Más
en la multitud de consejeros se afirman”; Pr 24:6 “Porque con ingenio
harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria”. Con estos
textos vemos que es de suma importancia para que el pueblo este firme el
aporte de consejeros en la Iglesia del Señor. Para ello veremos como a través
de 10 manifestaciones espirituales que están conforme al diseño por el cual
Dios hizo al hombre ya que fuimos hecho a imagen y semejanza de nuestro
Creador Gen 1:27, trasmitida por medio del aliento de vida que sopló el
Todopoderoso en nuestra formación Genesis 2:7, y que fue deteriorada a raíz
del pecado que realizo el primer hombre, cuyo fin mediante estas 10 atributos
se busca restaurar la imagen de Dios en la vida de un creyente en esta caso
de un consejero y así mostrar la presencia de Dios como fue mostrada por su
majestad Jesús “EL CRISTO” y que debemos tomar su ejemplo y alcanzar esa
estatura de varón perfecto como lo recalca el apóstol Pablo en la epístola
dirigida a la comunidad de Éfeso efesios 4:13 ya que unos de los atributos de
Él como está escrito en Isaías “admirable consejero”, estos 10 atributos
están distribuidos en 2 partes: la parte intelectual (sabiduría, entendimiento y
comprensión espiritual) y la parte del carácter (bondad, disciplina, integridad,
perseverancia, humildad, fundamento y autoridad).
Cualidades espirituales de un consejero cristiano.
Basados en la imagen de Dios en la vida de un creyente ejerciendo el oficio
de consejero cristiano podemos destacar 10 cualidades que deben presentar
para cumplir a cabalidad el rol de aconsejar de una manera eficaz.
El ser humano fue creado con un fin especifico y es el de mostrar la imagen
de nuestro creador, es notorio presentar 10 cualidades intelectuales e
espirituales que debe formar el carácter de todo consejero cristiano, ya que se
aconseja de una manera eficiente cuando nuestra conducta esta conforme a
lo que profesamos, para ello es importante aprender para vivir y luego enseñar
como lo hizo el sacerdote Esdras que propuso en su corazón inquirir en la ley
del Señor, y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos
Esdras 7:10.
Dividiremos estas 10 cualidades en 2 grupos: 3 que trabajan o se ven
reflejadas en el intelecto las cuales son sabiduría, entendimiento y
comprensión del mundo espiritual; y 7 se ven reflejadas en el alma o en el
carácter las cuales son: bondad, disciplina, integridad, perseverancia,
humildad, fundamento, autoridad o soberanía.

Las cualidades intelectuales


En la fase intelectual están la sabiduría, entendimiento y el comprensión, y
que para que esta fase sea formada y tener una mente renovada Romanos
12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la
renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena
voluntad.”
Sabiduría: Para que la formación de estos atributos espirituales se haga de
la manera correcta es necesario iniciar por la fuerza espiritual primaria, es decir
iniciar por la sabiduría, esta sabiduría es la palabra de Dios, estudiar las
sagradas escrituras va a desarrollar estas cualidades espirituales en cada
individuo (no solo es leer, es estudiar, profundizar, y meditar), es por medio del
estudio de la palabra de Dios es que se desarrolla la sabiduría, que se obtiene
imitando la sabiduría del creador como está escrito “el principio de la sabiduría
es el temor al Señor”.
Un buen asesor cristiano debe ser un excelente investigador de la palabra
de Dios ya que es la fuente principal de los consejos y que también es la base
para formar las demás cualidades restantes y como está escrito: “Con
sabiduría fundó el SEÑOR la tierra, con inteligencia estableció los cielos.
Proverbios 3:19”, es decir su funcionamiento debe estar basado en un
estudio constante de la Palabra de Dios.

Entendimiento: es la capacidad de deducir la información que hemos


adquirido, “el entendimiento es la capacidad de comprender una cosa de la
otra”. Es la capacidad de reconocer la información que el cerebro ha adquirido
por medio de la sabiduría.
La sabiduría es recibida por el entendimiento para formar lo que se conoce
como compresión espiritual, Es a través de la meditación es que logramos
diferenciar el conocimiento que hemos adquirido, es allí como podemos tener
la capacidad de entender cómo podemos aplicar esto a nuestra vida.
El estudio de la las Sagradas Escrituras es la sabiduría, comenzando a
recibir esa información, una vez ya recibida entonces es necesario que
procesemos esa información es allí en ese proceso que se conoce como
entendimiento, y se da a través de la meditación, como lo expresa el Rey David
“!!Oh, ¡cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación salmo 119:97”.
Un asesor tiene que tener la capacidad de meditar lo que a aprendido para
bajar a su corazón dicha información y así poner empeño a su llamado como
consejero por que lo hace con entrega, con dedicación; ya que el
entendimiento nos permite construir en base a la información que hemos
recibido; y por medio de la meditación podemos desarrollar el entendimiento,
para que esa información recibida pueda transformarse en una información
constructivas en nuestras vidas y así poder transmitirla a los demás.

Comprensión espiritual
Cuando una persona tiene vocación se siente identificado con la
información que ha recibido, ya que lleva esa vocación en el corazón como
está escrito: “Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu
pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá
gobernar este tu pueblo tan grande?”., esa enseñanza tiene que
identificarte con ella, hasta el punto de llevarla a tu corazón; luego que
lleguemos a tener esa información en nuestro corazón lograremos alcanzar
conocimiento experimental que es la que va a llevar a la comprensión
espiritual; es decir esto es lo que se conoce como experiencia, y alcanzamos
este atributo cuando obtenemos sabiduría y entendimiento y vivimos lo que
hemos aprendido para así dar sabios consejos. En otras palabras, cuando
uno se esfuerza para hacer que nuestro deseo y Voluntad estén alineados con
la Voluntad Divina entonces somos premiados con este atributo; pues como
esta escrito “pues la Voluntad de Dios es vuestra santificación”

Las cualidades del carácter


Bondad: es la primera que opera en nuestro carácter y emociones; debe
manifestarse a través del vehículo de las acciones, en otras palabras, no basta
solo con sentir bondad en nuestros corazones, sino que esa bondad debe
manifestarse a través de una acción. Cuando un consejero actúa de forma
bondadosa, es decir juzga la situación de una manera amorosa comprensible,
se toma el tiempo adecuado con amabilidad para escuchar primero a los
hermanos esta manifestando el atributo de la bondad.

Disciplina: es el compromiso con cualquier método efectivo de desarrollo de


habilidades o aptitudes, para seguir un determinado código de conducta. Un
buen consejero muestra este atributo cuando aún actuado de forma amorosa
o bondadosa, mantiene las Sagradas Escrituras como el código de conducta
a seguir y así no dar consejos por sentimentalismos basado en sus emociones.

Integridad: es la columna central de armonía y verdad: representa el objetivo


final de una vida armoniosa basada en la verdad, es el Balance entre la
Bondad y el Rigor de la disciplina y por lo tanto establece un equilibrio en
nuestras vidas.
Integridad significa tal como son tus pensamientos, deben ser tus palabras y
acciones, un buen asesor carece de esta cualidad, cuando piensa algo, pero
dice lo contrario o hace lo contrario a lo que pensó. Y como puede ser ejemplo
a seguir cuando tus acciones son distintas a lo que expresas, es por eso que
este atributo debe estar presente en la vida de cada consejero de la Palabra
de Dios.

Perseverancia: como dice un adagio popular “el que persevera vence”. Un


consejero de la palabra de Dios debe ser perseverante para vencer las
adversidades que se le presente en su vida, debe de tener la fe suprema que
el Señor nos tiene de su mano derecha para poder seguir trabajando en los
objetivos propuestos y alcanzar la meta del supremo llamamiento la vida
eterna, como dice la escritura: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti,
el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado Juan 17:3”.

Humildad: El Servicio está ligado a la Sumisión y a la humildad, es por esa


razón que aquella persona que desea adquirir esta cualidad en su vida debe
abocarse a servir a sus semejantes y a tener una vida de humildad, humildad
significa que, aunque sabes que tienes un enorme potencial, aunque
reconoces tus capacidades y virtudes, aunque tienes un alto concepto de ti y
de las cosas que puedes alcanzar, no menosprecias a los demás, no tienes
en poco al resto de las personas, sino que con tu servicio, ayudas y apoyas a
los otros. Un buen consejero debe poseer esta cualidad para no llegar a tener
un mas alto concepto de si mismo para con los demás y así poder servir de la
manera correcta, como esta escrito: Mas entre vosotros no será así, sino que
el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, Mateo
20:26.

Fundamento o conexión: consiste en establecer un fundamento entre el


consejero y la persona que se va a aconsejar, saber interactuar con nuestro
prójimo y ponerse en sus zapatos para no juzgarlo con facilidad. Esta cualidad
es de suma importancia en un asesor, porque constituye como dijimos
anteriormente en el fundamento de su carácter. Entender a las personas,
saber porque actúan como lo hacen, y ayudarlas a crecer es una de las más
nobles cualidades que debemos desarrollar en nuestras vidas.

Autoridad: A veces es también llamado Shejiná, la Presencia Divina de Dios,


también se puede conocer como unción. Es el requerimiento primordial y más
importante para el reconocimiento de la soberanía y para el servicio a Dios; ya
que está relacionada con las palabras, así como un Rey dirige por medio de
decretos y leyes que surgen de su corazón, así mismo un buen asesor es
identificado con lo que muestra y la forma como se expresa a la personas o
como expresa lo que va a enseñar. Por eso es necesario saber como
expresarse y cuidar las palabras como está escrito: “Mas yo os digo que de
toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del
juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás
condenado. Mateo 12:36-37”

Podemos reflexionar en la idea de que para ser un buen consejero


debemos enfocarnos en la persona de Jesús “El Cristo”, ya que en él se hizo
presente el modelo que Dios tenia en mente para la creación del ser humano,
y el llevo a cabalidad la voluntad que se le fue encomendada cumpliendo con
estas características antes mencionadas, ya que el crecía en sabiduría y en
estatura desarrollando así también entendimiento y comprensión del mundo
espiritual para presentar el mayor acto de bondad al poner su cuerpo en
sacrificio para redimir a toda la humanidad, por cuanto a todo lo que padeció
aprendió obediencia que es la base de la disciplina, fue el ser mas integro al
no hallarse pecado en él, perseverando pese a los obstáculos humillándose
hasta la muerte y muerte de cruz, vino vincular a todo el mundo con su creador,
ya que por cuanto todos pecaron, y estábamos destituidos de la gloria de Dios,
fuimos justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es
en él y así obtener el mayor título de soberanía delegada por el padre celestial
“Rey de Reyes” y el de “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno,
Príncipe de Paz.”.

Referencias

Biblia Thompson de Referencia RVR60, editorial vida.


Efraín Alejandro Leal Flores, nació en Valle de la Pascua el 5 de abril de
1982, profesional en Técnico Superior en Informática.