Você está na página 1de 7

DATO DESTACADO 01

La primera infancia desde una


perspectiva demográfica.

DICIEMBRE 2012
01 DATO DESTACADO

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA

La composición demográfica es un aspecto sustantivo en el diseño e implementación


de las políticas públicas. El peso relativo de un grupo de edad en la estructura
poblacional conforma la demanda teórica de servicios –en particular al Estado- y en
consecuencia determina los recursos necesarios para responder a esa demanda. Por
ello, la estructura demográfica de un país es un factor importante a considerar en la
inversión que este debe realizar en la estructura de servicios básicos. Los países en
donde el peso relativo de los niños es mayor requieren destinar una proporción
mayor de sus recursos que aquellos en donde su peso es menor.
De acuerdo a las proyecciones de población realizadas por la CELADE con base en los
Censos Nacionales de cada país de la región, se estima que en el año 2010 la
población latinoamericana asciende a 566 millones de personas. El 16% -93 millones-
conforma a la primera infancia, es decir, al grupo de personas que tienen entre 0 y 8
años. La distribución por edades simples y sexo es muy similar, no así su
concentración geográfica que guarda relación con el volumen de población de cada
país. El 51% de los niños y niñas de entre 0 y 8 años residen en Brasil y México,
quienes junto con Colombia y Argentina superan al 66% del total de niños de la
región.

TABLA 1: POBLACIÓN TOTAL Y DE 0 A 8 AÑOS, AMÉRICA LATINA, 19 PAÍSES. PROYECCIONES PARA EL AÑO 2010

% del Distribución
grupo 0 a 8 del grupo
TOTAL 0 a 8 años
sobre el de 0 a 8
total por país
Argentina 40737988 6103933 15,0 6,6
Bolivia 10031005 2210731 22,0 2,4
Brasil 195497620 29020697 14,8 31,3
Chile 17133442 2238321 13,1 2,4
Colombia 46299052 8037089 17,4 8,7
Costa Rica 4639042 686322 14,8 0,7
Cuba 11202755 1100835 9,8 1,2
Ecuador 13773140 2501268 18,2 2,7
El Salvador 6192482 1098676 17,7 1,2
Guatemala 14376054 3769479 26,2 4,1
Honduras 7621106 1711917 22,5 1,8
México 110675207 18361787 16,6 19,8
Nicaragua 5822395 1207510 20,7 1,3
Panamá 3508382 618125 17,6 0,7

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 2


01 DATO DESTACADO

Paraguay 6459617 1319381 20,4 1,4


Perú 29495252 5308904 18,0 5,7
R. Dominicana 9898898 1903361 19,2 2,0
Uruguay 3371912 448059 13,3 0,5
Venezuela 29042930 5218200 18,0 5,6
TOTAL 565778279 92864596 16,4 100,0

FUENTE: Observatorio Demográfico N° 7 - CELADE / CE PAL

Dado que las tasas de fecundidad se vinculan estrechamente con el nivel de


desarrollo alcanzado por cada país, en aquellos con menor nivel de desarrollo como
Guatemala o Bolivia el peso relativo de este grupo es considerablemente mayor, a la
par que Cuba es el país en donde el peso relativo del grupo de niños de entre 0 y 8
años es menor.
Los países latinoamericanos se encuentran atravesando un proceso demográfico
determinado por la disminución sostenida, pronunciada y conjunta de la fecundidad
y la mortalidad. El descenso en la cantidad de hijos por mujer tiene su origen entre
otros factores, en la expansión del acceso a la mayor información, disponibilidad y
uso de anticonceptivos modernos y el creciente acceso femenino a la educación y al
mundo del trabajo. Asimismo, la reducción sostenida de la mortalidad se hizo notar
hacia finales de la primera mitad del siglo XX, gracias a las mejoras en el
saneamiento básico y los servicios modernos de atención de la salud, que permitieron
reducir las enfermedades infecciosas, parasitarias y del aparato respiratorio, que
afectan principalmente a la infancia. La articulación de ambos fenómenos tuvo como
consecuencia más importante el incremento considerable de la esperanza de vida y la
disminución en la velocidad de crecimiento poblacional interanual. En efecto, la
esperanza de vida se incrementó considerablemente durante las últimas décadas,
muy especialmente en los países socialmente más rezagados como Guatemala,
Nicaragua y Bolivia. De este modo, se reconfiguran pirámides poblacionales de bases
más estrechas, en donde el peso relativo de los más pequeños tiende a reducirse a la
vez que aumenta la presencia relativa de los ancianos. En efecto, la proporción de
adultos de 65 años y más respecto a la población de 0 a 14 años ha crecido en forma
sostenida a lo largo de las dos últimas décadas.

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 3


01 DATO DESTACADO

TABLA 2: TASA GLOBAL DE FECUNDIDAD, ESPERANZA DE VIDA AL NACER E ÍNDICE DE ENVEJECIMIENTO, AMÉRICA
LATINA, 19 PAÍSES. PROYECCIONES PARA PERÍODOS 1990 – 1995 / 2000 – 2005 / 2010 - 2015

Tasa global de fecundidad Esperanza de vida al nacer Índice de envejecimiento


1990 - 2000 - 2010 - 1990 - 2000 - 2010 - 1990 - 2000 - 2010 -
1995 2005 2015 1995 2005 2015 1995 2005 2015
Argentina 2,9 2,35 2,16 71,9 74,3 76,2 29,1 35,3 42,1
Bolivia 4,8 3,96 3,09 57,3 62,1 65,6 9,2 10,9 13,4
Brasil 2,6 2,25 1,7 67,5 71 73,5 12,5 18,4 27,1
Chile 2,55 2 1,89 74,3 77,7 79,1 20,3 26,1 41,4
Colombia 3 2,55 2,3 68,7 71,6 73,9 11,6 14,4 19,5
Costa Rica 2,95 2,28 1,97 76,2 78,1 79,4 13,6 16,9 25,5
Cuba 1,65 1,63 1,54 74,8 77,1 79,1 37,9 48,5 71,1
Ecuador 3,4 2,82 2,38 70 74,2 75,8 10,7 14,8 21,8
El Salvador 3,73 2,6 2,22 68 70,1 72,1 11,4 15,5 23,2
Guatemala 5,45 4,6 3,71 63,6 68,9 71,4 7,4 9,2 10,6
Honduras 4,92 3,72 2,95 67,7 71 73,1 7,4 9,2 11,7
México 3,19 2,4 2,04 71,8 74,8 77,2 11 15,8 23,6
Nicaragua 4,5 3 2,55 66,1 70,8 74,5 6,8 9 13,3
Panamá 2,87 2,7 2,41 72,9 74,7 76,3 14 17,4 23,1
Paraguay 4,31 3,48 2,76 68,5 70,8 72,8 9,7 11,5 15,4
Perú 3,57 2,8 2,38 66,7 71,6 74,1 10,3 14,1 20
R.
3,31 2,83 2,48 69,1 71,2 73,2 10 14,6 19,3
Dominicana
Uruguay 2,49 2,2 2,03 73 75,2 77,1 44,2 53 61,7
Venezuela 3,25 2,72 2,39 71,5 72,8 74,7 9,7 13,5 19,1

FUENTE: Observatorio Demográfico N° 7 - CELADE / CE PAL

Esta paulatina reconfiguración del perfil demográfico latinoamericano se expresa


entre otras formas, en la reducción del grupo de edad de 0 a 8 años en más de un 3%,
durante el período 1990 - 2010. Esto es, la población latinoamericana siguió
creciendo, a un ritmo del 18% durante el período 1990 – 2000 y 13% para el período
2000 – 2010, pero sobre variaciones en las tasas de fecundidad y mortalidad que
implican simultáneamente la reducción del peso relativo de los niños y el aumento de
los ancianos sobre el conjunto.
Puesto en perspectiva, en los diez años transcurridos entre la ronda censal de 1990 y
la ronda censal del 2000 el grupo de edad de 0 a 8 años creció poco más del 1%.
Durante la década siguiente, del 2000 al 2010, la población latinoamericana, aunque
a un ritmo menor, continuó creciendo, y el grupo de edad de 0 a 8 años comenzó a

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 4


01 DATO DESTACADO

decrecer. Este comportamiento poblacional se refleja en la mayoría de los países. En


efecto, para el período 1990 – 2000 si bien en todos los países el grupo etario
correspondiente a la primera infancia varió considerablemente menos que el total de
la población, sólo en Cuba y Brasil se registraba su reducción. Para el período 2000 –
2010 se observa la misma tendencia pero en forma más pronunciada. La reducción
del grupo de edad de 0 a 8 años se registra en más de la mitad de los países de la
región: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, El Salvador, México, Nicaragua,
Perú y Uruguay.

TABLA 3: VARIACIÓN DE LA POBLACIÓN TOTAL Y DE LA POBLACIÓN DE 0 A 8 AÑOS (EN %), AMÉRICA LATINA, 19
PAÍSES. PROYECCIONES PARA PERÍODOS 1990 – 2010

Población total Población de 0 a 8 años


1990 - 1990 - 2000 - 1990 - 1990 - 2000 -
2010 2000 2010 2010 2000 2010
Argentina 25,0 13,2 10,4 1,4 3,8 -2,3
Bolivia 50,4 24,7 20,6 25,8 18,9 5,9
Brasil 30,7 16,5 12,2 -10,3 -4,9 -5,6
Chile 30,0 16,9 11,2 -10,9 0,2 -11,1
Colombia 39,5 19,8 16,4 7,1 6,2 0,8
Costa Rica 50,8 27,7 18,1 -2,9 3,5 -6,2
Cuba 6,0 4,8 1,2 -26,1 -13,6 -14,5
Ecuador 34,1 19,8 11,9 0,8 4,0 -3,0
El Salvador 16,3 11,6 4,2 -19,2 1,7 -20,5
Guatemala 61,4 26,1 28,0 44,7 22,5 18,2
Honduras 55,5 27,2 22,3 18,7 15,2 3,0
México 31,9 17,9 11,8 -6,6 0,9 -7,4
Nicaragua 40,7 23,3 14,2 -0,4 5,8 -5,8
Panamá 45,5 22,4 18,9 17,6 9,9 7,0
Paraguay 52,1 25,9 20,8 15,9 10,4 4,9
Perú 35,5 19,4 13,5 2,7 4,3 -1,5
R. Dominicana 37,9 19,2 15,6 9,6 5,6 3,8
Uruguay 8,6 6,8 1,6 -6,5 3,0 -9,3
Venezuela 47,2 23,7 19,0 10,5 5,2 5,0
TOTAL 33,2 17,7 13,2 -2,1 1,2 -3,3

FUENTE: Observatorio Demográfico N° 7 - CELADE / CE PAL

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 5


01 DATO DESTACADO

De este modo queda en evidencia que Latinoamérica se encuentra inmersa de lleno


en una dinámica demográfica que conlleva como una de sus consecuencias más
importantes a efectos de este informe el estrechamiento de la base de la pirámide
poblacional, lo cual se expresa en la reducción del peso relativo de la población más
joven. Esta particularidad demográfica ha dado pie a la elaboración del concepto
“bono demográfico”, una situación favorable al desarrollo, donde la carga potencial
que soportan las personas en edades activas es relativamente más baja que en
períodos anteriores (CEPAL – UNFPA, 2005). Cabe observar que es también menor
de lo que lo será en el futuro, debido al incremento de los adultos mayores. Esto es,
en los inicios de la transición demográfica, la relación de dependencia era elevada
debido al alto porcentaje de niños. En una segunda etapa, debido al descenso de la
fecundidad, se produjo una disminución de la relación de dependencia debido a la
disminución del peso poblacional de los grupos de edades extremos (menores de 15
años y mayores de 65 años) por cada 100 personas entre 15 y 64 años de edad. El
“bono demográfico” se conforma por la reducción de la presión de la población
infantil y la falta, en una primera etapa, de un aumento notable del grupo de personas
mayores. Esta coyuntura favorable para el desarrollo está acotada temporalmente.
Por ello la relevancia de promover inversiones productivas, acrecentar la inversión
social en la lucha contra la pobreza, invertir en educación y en salud, aumentar la
cobertura de la fuerza de trabajo actual, promover el financiamiento solidario de las
pensiones; para prepararse al incremento previsto, en un futuro cercano, de la
población adulta mayor –y el consecuente aumento de la tasa de dependencia- cuyas
necesidades darán lugar a gastos mucho más elevados. El bono demográfico, además
de estar acotado temporalmente, requiere el despliegue de intervenciones concretas
para acceder a sus potenciales beneficios. Entre otras cosas, depende de la capacidad
del país para generar empleo productivo durante su período de vigencia, absorber la
oferta laboral de una población activa creciente, así como de una población adulta
mayor, que aspirará a permanecer en el mercado laboral por mayores períodos de
tiempo.
En síntesis, si la región logra generar políticas para el aprovechamiento de las
ventajas del bono demográfico, el panorama para la primera infancia es alentador.
Particularmente porque la reducción de la natalidad genera un escenario propicio
para el conjunto de la población, en tanto implica una menor presión en términos de
recursos que deben ser movilizados. Se debe subrayar que esta reducción de la
natalidad no es azarosa, sino que responde a un conjunto de políticas –en especial
aquellas orientadas a las familias– que van de la mano de un clima cultural en el cual
cada vez más las parejas pueden decidir sobre el número de hijos que creen
conveniente y adecuado tener, y sobre cuándo tenerlos. Tal como se señaló, en este
nuevo contexto poblacional, la reducción del peso relativo de la infancia debería

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 6


01 DATO DESTACADO

implicar una mejora en la calidad de las acciones orientadas a garantizar el pleno


cumplimiento de sus derechos. Sin embargo, es conveniente advertir que la
transición demográfica implica un cambio del peso relativo de diferentes grupos
poblacionales, lo que inevitablemente va a traducirse en un cambio de las relaciones
de poder entre las generaciones, especialmente al momento de definir la puja por la
orientación de los recursos públicos. Concretamente, el compromiso que tienen los
Estados de garantizar el pleno cumplimiento de los derechos de la niñez debería
reflejarse, hacia el futuro, en el desarrollo de un esquema normativo y en la
promoción de políticas que impliquen una barrera de protección a la primera
infancia, frente a la presión por orientar recursos hacia el financiamiento de un
sistema de seguridad social centrado en la tercera y la cuarta edad, tal como puede
apreciarse ya en algunos países del mundo más desarrollado.

Referencias bibliográficas

CELADE – CEPAL (2009). Observatorio Demográfico, año 4, número 7, Santiago de


Chile, Chile

CELADE - CEPAL (2005). Cambios en la estructura poblacional: Una pirámide que


exige nuevas miradas. Transición Demográfica Nº 1.

LA PRIMERA INFANCIA DESDE UNA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA 7