Você está na página 1de 26

UNIVERSIDAD ANDINA NÉSTOR

CÁCERES VELÁSQUEZ

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA

CURSO: NEUROANATOMIA FUNCIONAL

TEMA: TRABAJO ENCARGADO SOBRE

EL SISTEMA NERVIO

ALUMNA: PARI CHIARA ERIKA LUIETA

SEMESTRE: 2

SECCION: “A”

DOCENTE: MICHAELL

22-05-2018

1
INTRODUCCIÓN

El sistema nervioso es el gobernante y coordinador de todas las funciones,


conscientes e inconscientes del organismo. Se conforma de un sistema
cerebroespinal (encéfalo y medula espinal), los nervios y el sistema vegetativo o
autónomo. El cerebro es el área de integración principal del sistema nervioso; es
el sitio en el que se almacenan la memoria, se conciben los pensamientos, se
generan las emociones y se efectúan otras funciones relacionadas con nuestra
psique y con el control complejo de nuestro cuerpo. Para efectuar estas
actividades complejas, el propio cerebro se divide en muchas partes funcionales.
El sistema nervioso central realiza las más altas funciones, ya que atiende y
satisface las necesidades vitales y da respuesta a los estímulos. Ejecuta tres
acciones esenciales, que son la detección de estímulos, la transmisión de
informaciones y la coordinación general. El cerebro es el órgano clave de todo
este proceso. Sus diferentes estructuras rigen la sensibilidad, los movimientos,
la inteligencia y el funcionamiento de los órganos. Su capa más externa, la
corteza cerebral, procesa la información recibida, la compara con la información
almacenada y la transforma en material utilizable, real y consciente. Se suele
denominar coloquialmente "cerebro" para hacer referencia al telen céfalo. Este
incluye todo el encéfalo menos el diencéfalo y el tronco encefálico (que consta
de mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo). Así el telencéfalo (cerebro)
está formado por la corteza cerebral, los ganglios basales, y el sistema límbico.
El sistema nerviosos periférico es una red ramificada de nervios. Sus fibras son
de dos tipos: fibras aferentes para la transmisión de información sensitiva hacia
la médula espinal y el cerebro, y fibras eferentes para transmitir las señales
motoras desde el sistema nervioso central hacia la periferia, en especial los
músculos estriados. Algunos de los nervios periféricos tienen un origen directo
en la región basal del propio cerebro e inervan principalmente la cabeza; en
conjunto se llaman nervios craneales. El resto de los nervios periféricos son los
nervios raquídeos, de los cuales cada uno sale a un lado de la médula espinal a
través de un agujero intervertebral en cada vértebra de la médula.

2
SISTEMA NERVIOSO HUMANO

El sistema nervioso humano controla y regula la mayoría de las funciones del


cuerpo, desde la captación de los estímulos mediante los receptores sensoriales
hasta las acciones motoras que se llevan a cabo para dar una respuesta,
pasando por la regulación involuntaria de los órganos internos.

El sistema nervioso es una red de tejidos que trasmite información a través de


unidades llamadas neuronas. Estas neuronas son células que tienen como
función coordinar las acciones a través de señales eléctricas y químicas que se
trasmiten de un extremo al otro del cuerpo.

El sistema nervioso humano controla y


regula la mayoría de las funciones del
cuerpo, desde la captación de los
estímulos mediante los receptores
sensoriales hasta las acciones motoras
que se llevan a cabo para dar una
respuesta, pasando por la regulación
involuntaria de los órganos internos.

En los seres humanos esta compuesto de


dos partes principales, el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso
periférico (SNP). El SNC consiste en el cerebro y la médula espinal.

Sistema Nervioso Humano.


El SNP esta formado por nervios, que conectan el SNC a cada parte del cuerpo.
Los nervios que transmiten señales del cerebro se llaman nervios motores o
eferentes, mientras que los nervios que transmiten información del cuerpo al
SNC se denominan sensitivos o aferentes.

A nivel celular, el sistema nervioso se define por la presencia de un tipo de célula


llamada neurona, también conocida como “célula nerviosa”. Las neuronas tienen
estructuras especiales que les permiten enviar señales de forma rápida y precisa
a otras células.

3
Las conexiones entre las neuronas pueden formar circuitos y redes neuronales
que generan la percepción del mundo y determina su comportamiento. Junto con
las neuronas, el sistema nervioso contiene otras células especializadas llamadas
células gliales (o simplemente glia), que proporcionan soporte estructural y
metabólico.

El mal funcionamiento del sistema nervioso puede ocurrir como resultado de


defectos genéticos, daño físico por trauma o toxicidad, infección o simplemente
por envejecimiento.

Estructura del sistema nervioso

El sistema nervioso (SN) está compuesto por dos subsistemas bien


diferenciados, por un lado, está el sistema nervioso central y por otro el sistema
nervioso periférico.

El sistema nervioso periférico

Sistema nervioso periférico.


A nivel funcional, dentro del sistema
nervioso periférico se diferencian el
sistema nervioso autónomo (SNA) y el
sistema nervioso somático (SNSo). El
SNA está implicado en la regulación
automática de los órganos internos. El
SNSo es el encargado de captar la
información sensorial y de permitir
movimientos voluntarios, como saludar
con la mano o escribir.

El sistema nervioso periférico está


compuesto principalmente por las
siguientes estructuras: los ganglios y los nervios craneales.

4
SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO

Sistema nervioso autónomo.


El sistema nervioso autónomo (SNA) se divide en sistema simpático y sistema
parasimpático. El SNA está implicado en la regulación automática de los órganos
internos.

El sistema nervioso autónomo, junto con el sistema neuroendocrino, se encarga


de regular el equilibrio interno de nuestro organismo, bajando y subiendo los
niveles hormonales, la activación de las vísceras, etc.

Para ello, lleva información desde los órganos internos hasta el SNC a través de
las vías aferentes, y emite información desde el SNC hasta las glándulas y la
musculatura.

Incluye la musculatura cardíaca, la lisa de la piel (que inerva los folículos pilosos),
la lisa de los ojos (que regula la contracción y dilatación de la pupila), la lisa de
los vasos sanguíneos y la lisa de las paredes de los órganos internos (aparato
gastrointestinal, hígado, páncreas, sistema respiratorio, órganos reproductivos,
vejiga…).

Las fibras eferentes, se organizan formando dos sistemas diferentes,


denominados sistema simpático y parasimpático.

5
El sistema nervioso simpático principalmente se encarga de prepararnos para
actuar cuando percibimos un estímulo saliente, activando una de las respuestas
automáticas, que pueden ser de huida, congelación o ataque.

El sistema nervioso parasimpático por su parte mantiene la activación del


estado interno de forma óptima. Aumentando o disminuyendo su activación
según sea necesario.

SISTEMA NERVIOSO SOMÁTICO

Sistema nervioso somático.


El sistema nervioso somático es el encargado de captar la información sensorial.
Para ello utiliza los sensores sensoriales repartidos por todo el cuerpo que
distribuyen la información hasta el SNC y así transportar las órdenes del SNC
hasta los músculos y órganos.

Por otra parte, es la parte del sistema nervioso periférico asociada con el control
voluntario de los movimientos corporales. Consiste en nervios aferentes o
nervios sensoriales, y nervios eferentes o nervios motores.

Los nervios aferentes son responsables de transmitir la sensación del cuerpo al


sistema nervioso central (SNC). Los nervios eferentes son responsables de
enviar órdenes del SNC al cuerpo, estimulando la contracción muscular.

6
El sistema nervioso somático consta de dos partes:

 Nervios espinales: emergen de la médula espinal y están formados


por dos ramas: Una sensitiva aferente y otra motora eferente, por lo
que se trata de nervios mixtos.
 Nervios craneales: envían información sensorial procedente del
cuello y la cabeza hacia el sistema nervioso central.

A continuación se explican ambos:

NERVIOS CRANEALES

Existen 12 pares de nervios craneales que surgen del encéfalo y que se


encargan de transportar la información sensorial, controlar algunos músculos y
regular algunas glándulas y órganos internos.

I. Nervio olfativo. Recibe la información sensorial olfativa y la lleva hasta


el bulbo olfatorio, localizado en el cerebro.

II. Nervio óptico. Recibe la información sensorial visual y la trasmite hasta los
centros cerebrales de la visión a través del nervio óptico, pasando por el
quiasma.

7
III. Nervio motor ocular interno. Se encarga de controlar los movimientos
oculares y regulares la dilatación y contracción de la pupila.

IV. Nervio troclear. Se encarga de controlar los movimientos oculares.

V. Nervio trigémino. Recibe información somatosensitiva (como el calor, el


dolor, las texturas…) de los receptores sensoriales de la cara y la cabeza y
controla los músculos de la masticación.

VI. Nervio motor ocular externo. Controla los movimientos oculares.

VII. Nervio facial. Recibe información gustativa de los receptores de la lengua


(de los situados en la parte media y anterior) e información somatosensorial de
las orejas y controla los músculos necesarios para realizar expresiones faciales.

VIII. Nervio vestibulococlear. Recibe información auditiva y controla el


equilibrio.

IX. Nervio glosofaríngeo. Recibe información gustativa de la parte más


posterior de la lengua, información somatosensorial de la lengua, las amígdalas
y la faringe y controla los músculos necesarios para deglutir (tragar).

X. Nervio vago. Recibe información sensitiva de las glándulas, la digestión y la


tasa cardiaca y manda información a los órganos y a los músculos.

XI. Nervio accesorio espinal. Controla los músculos del cuello y la cabeza que
se usan para su movimiento.

XII. Nervio hipogloso. Controla los músculos de la lengua.

8
Nervios espinales

Los nervios espinales conectan los órganos y músculos con la médula espinal.
Los nervios se encargan de llevar la información de los órganos sensoriales y
viscerales hasta la médula, y transmitir las órdenes de la médula hasta la
musculatura esquelética y lisa y las glándulas.

Estas conexiones son las que controlan los actos reflejos, que se realizan de
manera tan rápida e inconsciente porque la información no tiene que ser
procesada por el cerebro antes de emitir una respuesta, ésta es directamente
controlada por la médula.

En total existen 31 pares de nervios espinales que salen de manera bilateral de


la medula a través del espacio que hay entre las vértebras, denominados
agujeros invertebrales.

9
SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

Sistema nervioso central: encéfalo


y médula espinal.
El sistema nervioso central está
compuesto por el encéfalo y
la médula espinal.

A nivel neuroanatómico, se
pueden distinguir dos tipos de
sustancias en el SNC: la blanca y
la gris. La sustancia blanca es la
formada por los axones de las
neuronas y el material estructural,
mientras que la sustancia gris está
formada por los somas
neuronales, donde se encuentra el
material genético, y las dendritas.

Esta distinción es una de las bases en las que se apoya el mito de que usamos
sólo el 10% de nuestro cerebro, ya que el cerebro se compone aproximadamente
de un 90% de materia blanca y solo un 10% de materia gris.

Pero, aunque aparentemente la materia gris esté compuesta por material que
sólo sirve para conectar hoy, se sabe que el número y el modo en el que se
realizan las conexiones afecta notablemente las funciones del cerebro, ya que,
si las estructuras están en perfectas condiciones, pero no hay conexiones entre
ellas, estas no funcionaran correctamente.

10
Encéfalo

El encéfalo se compone a su vez de múltiples estructuras: corteza cerebral,


ganglios basales, sistema límbico, diencéfalo, tronco del encéfalo y cerebelo.

Corteza cerebral

La corteza cerebral puede ser dividida anatómicamente en lóbulos, separados


por surcos. Los más reconocidos son el frontal, el parietal, el temporal y
el occipital, aunque algunos autores postulan que también existe el lóbulo límbico
(Redolar, 2014).

La corteza está dividida a su vez en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo,


de manera que los lóbulos están presentes de forma simétrica en ambos
hemisferios, existiendo un lóbulo frontal derecho y otro izquierdo, un lóbulo
parietal derecho e izquierdo, y así sucesivamente.

Los hemisferios cerebrales están divididos por la cisura interhemisférica,


mientras que los lóbulos están separados por diferentes surcos.

11
La corteza cerebral también puede categorizarse a partir de funciones en corteza
sensorial, corteza de asociación y lóbulos frontales.

La corteza sensorial recibe información sensorial del tálamo que, recibe la


información a través de los receptores sensoriales, exceptuando la corteza
olfativa primaria, que recibe la información directamente de los receptores
sensoriales.

La información somatosensorial llega a la corteza somatosensorial primaria,


localizada en el lóbulo parietal (en la circunvolución postcentral).

Cada información sensorial llega a un punto concreto de la corteza formando


un homúnculo sensorial.

Como se puede observar, las áreas


cerebrales correspondientes a los
órganos no siguen el mismo orden con el
que se disponen en el cuerpo, ni tienen
una relación de tamaño proporcionada.

Las zonas corticales más grandes, en


comparación con el tamaño de los órganos, son las manos y los labios, ya que
en esta zona tenemos una alta densidad de receptores sensoriales.

La información visual llega a la corteza visual primaria, localizada en el lóbulo


occipital (en la cisura calcarina), y dicha información tiene una organización
retinotópica.

La corteza auditiva primaria se encuentra localizada en el lóbulo temporal (área


41 de Broadman), siendo la encargada de recibir la información auditiva y
establecer una organización tonotópica.

12
La corteza gustativa primaria se localiza en el opérculo frontal y en la ínsula
anterior, mientras que la corteza olfativa se localiza en la corteza piriforme.

La corteza de asociación incluye la primaria y la secundaria. La corteza de


asociación primaria se encuentra adyacente a la corteza sensorial e integra todas
las características de la información sensorial percibida como el color, la forma,
la distancia, el tamaño, etc. de un estímulo visual.

La corteza de asociación secundaria se encuentra en el opérculo parietal y


procesa la información integrada para enviarla a estructuras más “avanzadas”
como los lóbulos frontales, y que éstas estructuras la pongan en contexto, le den
un significado y la hagan consciente.

Los lóbulos frontales, como ya hemos mencionado, se encargan de realizar el


procesamiento de la información de alto nivel e integran la información sensorial
con los actos motores que se realiza para actuar de una manera acorde con los
estímulos percibidos.

Además, realiza una serie de tareas complejas, típicamente humanas,


denominadas funciones ejecutivas.

LOS GANGLIOS BASALES

Los ganglios basales se


encuentran en el cuerpo
estriado e incluyen
principalmente el núcleo
caudado, el putamen y el
globo pálido.

13
Estas estructuras se encuentran conectadas entre sí y, junto con la corteza
cerebral motora y de asociación a través del tálamo, su función principal es
controlar los movimientos voluntarios.

Sistema límbico

Sistema límbico
Este sistema está formado tanto por estructuras subcorticales, es decir, que se
encuentran por debajo de la corteza cerebral. Entre las estructuras subcorticales
que la integran, destaca la amígdala y, entre las corticales, el hipocampo.

La amígdala tiene forma de almendra y está formada por una serie de núcleos
que emiten y reciben aferencias y eferencias de diferentes regiones.

AMÍGDALA CEREBRAL.
Esta estructura está
relacionada con múltiples
funciones, como el
procesamiento emocional
(sobre todo de las emociones
negativas) y su efecto sobre los
procesos de aprendizaje y
memoria, la atención y algunos
mecanismos perceptivos.

El hipocampo o formación hipocampal, es un área cortical con forma de caballito


de mar (de ahí su nombre hippocampus del griego hipos: caballo

14
y campus: monstruo de mar) y se comunica de forma bidireccional con el resto
de la corteza cerebral y con el hipotálamo.

Hipocampo.
Esta estructura es especialmente relevante para el aprendizaje, ya que es la
encargada de consolidar la memoria, es decir, de transformar la memoria a corto
plazo o inmediata en memoria a largo plazo.

Diencéfalo

DIENCÉFALO HUMANO.
El diencéfalo se encuentra en
la parte central del encéfalo y
se componen principalmente
de tálamo e hipotálamo.

El tálamo se compone de
varios núcleos con
conexiones diferenciadas,
siendo muy importante en el
procesamiento de la información sensorial ya que coordina y regula la
información que le llega de la médula espinal, del tronco y del propio diencéfalo.

15
De manera que toda la información sensorial pasa antes por el tálamo antes de
llegar a la corteza sensorial (exceptuando la información olfativa).

El hipotálamo está formado por varios núcleos que están ampliamente


relacionados entre sí. Además de con otras estructuras tanto del sistema
nervioso central como del periférico, como la corteza, el tronco, la médula
espinal, la retina y el sistema endocrino.

Su función principal es integrar la información sensorial con otro tipo de


información, por ejemplo, información emocional, motivacional o experiencias
previas vividas.

Tronco del encéfalo

El tronco del encéfalo se encuentra localizado entre el diencéfalo y la médula


espinal. Está compuesto por bulbo raquídeo, protuberancia y mesencéfalo.

Esta estructura recibe la mayoría de la información motora y sensorial periférica


y su función principal es integrar la información sensorial y motora.

Cerebelo

16
El cerebelo se encuentra en la parte posterior de cráneo, detrás del tronco, y
tiene la forma de un cerebro pequeño, con la corteza en la superficie y la
sustancia blanca en su interior.

Recibe e integra información principalmente de la corteza cerebral y del tronco


del encéfalo. Sus funciones principales son la coordinación y adaptación de los
movimientos a las situaciones, así como el mantenimiento del equilibrio.

17
MÉDULA ESPINAL

Una parte fundamental de nuestro sistema nervioso y que tiene múltiples


roles.

Cuando pensamos en el sistema nervioso solemos pensar de forma casi


exclusiva en el cerebro.

Centrarse en este órgano es lógico debido a su especial relevancia, pero a


menudo se olvida que el sistema nervioso es precisamente un sistema, es decir
un conjunto de elementos interrelacionados entre sí. Dicho de otro modo, no todo
es el cerebro. Es más, dentro del sistema nervioso hay dos grandes divisiones,
sistema nervioso central y sistema nervioso autónomo.

Además del órgano rey, en el sistema nervioso central podemos encontrar


también otro gran componente: la médula espinal, por la cual pasan la mayor
parte de inervaciones del cuerpo.

Una descripción general: la médula espinal

La médula espinal es la parte más caudal del sistema nervioso central,


empezando en el bulbo raquídeo y terminando en la zona lumbar. Se trata de
la parte inferior del neroeje, de forma cilíndrica levemente aplanada y asimétrica
que, al igual que el cerebro, está fuertemente protegida al estar rodeada por la
columna vertebral. Asimismo, también goza de la protección de las meninges y
el líquido cefalorraquídeo, las cuales impiden la mayor parte de daños
producidos por los elementos del entorno.

Esta parte del sistema nervioso es el punto de conexión entre el cerebro y


el resto del organismo, pasando la gran mayoría de fibras nerviosas por la
médula. La transmisión de la información no se da generalmente a través de una
única neurona, sino que por norma general, las neuronas que configuran los
diferentes nervios del cuerpo hacen una o varias sinapsis intermedias, sea dentro
de la propia médula o fuera de ella (como con las neuronas de los ganglios
nerviosos).

18
La médula espinal recibe tanto aferencias como eferencias, es decir, posee
tanto neuronas que reciben información de los receptores de los diferentes
órganos y estructuras como otras que envían información y órdenes a dichas
zonas.

Configuración neuroanatomía

Si bien la división en vértebras tiene más que ver con la configuración de la


columna vertebral, es decir, la protección ósea de la médula que a su vez sirve
como sostenedor de la posición corporal, puede ser útil tenerla en consideración
para localizar la situación de las partes de la médula que inervan los distintas
zonas corporales.

La mayoría de seres humanos nacemos con un total de 33 vértebras,


contando entre ellas siete vértebras cervicales, doce torácicas, cinco lumbares,
cinco sacras y cuatro coxígeas. Según vamos desarrollándonos, el número se
reduce al irse fusionando las más inferiores para formar los huesos sacro y
coccígeo, pasando a considerarse vértebras solo las 24 primeras, acabando en
la L5 o lumbar 5. El comienzo de la médula espinal se sitúa un poco antes de su
recubrimiento por la columna vertebral, estando adherida al bulbo raquídeo. El
punto donde termina la médula puede variar de una persona a otra, culminando
generalmente entre las vértebras L1 y L3.

En general, las conexiones nerviosas corresponden de la médula corresponden


a la zona donde se encuentran. Así, en la parte de la médula situada en entre
las vértebras torácicas se encuentran las conexiones nerviosas que inervan el
tórax, y así sucesivamente. En lo que se refiere a los nervios que se conectan
con la médula, poseemos un total de treinta y un pares, siendo ocho cervicales,
doce torácicos, cinco lumbares, cinco sacros y uno coccígeo. Un punto a
destacar es la presencia de dos zonas en los que la médula es algo más ancha,
debido a que en dichas zonas se encuentran las conexiones nerviosas con las
extremidades.

Entre las vértebras C4 y T1 existe una zona algo más ancha que el resto de la
médula. Esta zona, conocida como intumescencia cervical, es más gruesa

19
debido a que en este lugar se encuentran las conexiones nerviosas que conectan
con las extremidades superiores

Hacia el extremo inferior de la médula puede observarse un engrosamiento,


entre las que va de la vértebra T11 a la L1, denominado intumescencia
lumbosacra. Se trata de la parte de la médula que inerva las extremidades
inferiores, y que junto a la denominada cola de caballo conecta con las partes
del cuerpo localizadas en el extremo inferior.

Respecto a la recién mencionada cola de caballo, que recibe su nombre debido


a la semejanza de su forma con la cola de dicho animal, es el conjunto de fibras
nerviosas que conectan con los nervios espinales. Esta forma es debida a que
la médula espinal es más corta que la columna vertebral, con lo que las zonas
por debajo de la zona lumbar deben proyectar sus terminaciones nerviosas a los
nervios espinales situados por debajo de ella.

20
Partes de la médula

Se ha podido observar que la médula tiene diferentes conexiones nerviosas que


inervan distintas zonas del cuerpo. Sin embargo, puede ser de interés analizar
la estructura interna de la médula espinal.

Al igual que en el cerebro, en la médula nos encontramos tanto con sustancia


gris como con sustancia blanca. Sin embargo, la disposición es inversa,
estando la sustancia blanca situada en una posición externa y la gris en la parte
interna de la médula. Generalmente la transmisión de la información se da de
manera ipsilateral, es decir el lado derecho del cuerpo es tratado por la parte
izquierda de la médula espinal mientras que el lado izquierdo se trabaja con la
parte derecha.

Sustancia gris

La sustancia gris tiene esta coloración debido a que se trata de un conjunto de


somas o núcleos de neuronas, que proyectan sus axones a otras áreas. Es
decir, es en estas zonas donde se acumulan los cuerpos de las neuronas,
centros de procesamiento de la información (si bien al no estar en el encéfalo
ese procesamiento es muy somero). La sustancia gris se estructura en diferentes
cuernos o astas, siendo las principales el asta ventral, el asta dorsal y la zona
intermedia. Existe también el asta lateral, pero únicamente en en la zona torácica
y el principio de la lumbar.

El asta dorsal es la encargada de recibir la información de los sistemas


inervados por la médula. Dicho de otro modo, es la parte de la médula que se
encarga de que la estimulación externa o interna detectada por los receptores
pueda ser enviada al encéfalo.

El asta ventral de la médula, al contrario que la dorsal, tiene como principal


función la de emitir información a los nervios, haciendo que el organismo
reaccione a los estímulos exteriores o interiores. A través de ella se ejerce el
movimiento voluntario.

21
En lo que respecta a la zona intermedia, en ella abundan las interneuronas, que
son aquellas cuya principal función es la de servir de enlace entre otras dos
neuronas. Son puentes de conexión entre zonas distales.

Si bien solo aparece en la zona torácica y parte de la lumbar, el asta lateral tiene
una gran importancia, inervando diferentes estructuras y participando en los
sistemas simpático y parasimpático del sistema nervioso autónomo. En este
sentido, cumple un rol fundamental en la homeostasis, el proceso por el cual el
organismo establece un equilibrio u armonía entre zonas diferentes del cuerpo
para que el conjunto de órganos funcione de forma saludable y coordinada.

Sustancia blanca

La sustancia blanca está formada principalmente por los axones de las


neuronas, interconectando médula y cerebro. Está organizada en diferentes
fibras que reciben el nombre de las zonas con las que conectan, pudiendo ser
ascendentes o descendientes. En la médula se pueden encontrar tres columnas,
la dorsal, la lateral y la ventral.

La columna dorsal está principalmente formada por fibras aferentes de tipo


somático. Dicho de otro modo, al igual que ocurre con el asta dorsal en la
sustancia gris, que se encargan de transmitir información sensorial, del cerebro
a la médula y viceversa según si es ascendente o descendente.

Las columnas ventral y lateral son tractos y fascículos, que tienden a ser
de tipo eferente, transportando las órdenes motoras otorgadas por el cerebro.

Funciones de la médula espinal

La importancia de esta parte del sistema nervioso central está fuera de toda
duda. Solo hace falta observar los efectos que tienen daños en esta zona para
comprender que se trata de una sección fundamental para el funcionamiento
habitual.

De manera resumida, las principales funciones que hacen de esta sección


del sistema nervioso tan relevantes son las siguientes.

22
1. Transmisión de la información sensorial y motora

La médula espinal es el núcleo de relevo de las neuronas y fibras nerviosas


presentes en la mayor parte del cuerpo. Esto quiere decir que tanto cuando el
cerebro da la orden de que se realice una acción (por ejemplo dar una patada a
un balón) como cuando una parte de nuestro cuerpo percibe algún estímulo (una
caricia en el brazo), la información pasa primero a la médula, que enviará la
información a los músculos o al cerebro para que lo procese.

2. Procesamiento de la información

Si bien es en el cerebro donde la estimulación se hace consciente, la médula


hace un rápido juicio de la situación con el fin de determinar si únicamente enviar
la información al cerebro o provocar una actuación de emergencia incluso antes
de que llegue.

3. Reacción inmediata: reflejos

Como acabamos de decir, en ocasiones la médula espinal produce por sí


misma una actuaciónsin que la información haya sido aún transmitida al
cerebro. Estas actuaciones son lo que conocemos como reflejos. Para
ejemplificar podemos pensar en poner una mano en el fuego de forma accidental:
la mano es retirada de forma inmediata, no planificada y sin que haya pasado
aún la información al cerebro.

La función de los reflejos es clara: ofrecer una reacción rápida ante


situaciones potencialmente peligrosas. Como la información sensorial ya
produce una respuesta al llegar a la médula espinal, sin tener que esperar a ser
captada por el cerebro, se gana tiempo, algo muy valioso en caso de ataque de
un animal o cuando se puede recibir heridas por caída o por quemaduras.

Sin embargo, en el caso de los bebés también existen reflejos que se van
perdiendo durante los primeros meses después del nacimiento y cuya función
básica no es siempre reaccionar rápidamente, sino realizar actos que favorecen
la supervivencia, como por ejemplo succionar leche materna. En este caso

23
hablamos de reflejos primitivos, cuya ausencia puede ser signo de
enfermedad.

24
WBGRAFIA
https://www.lifeder.com/sistema-nervioso/
https://www.psicoactiva.com/blog/sistema-nervioso-periferico-anatomia-funcion/
https://psicologiaymente.net/neurociencias/medula-espinal
https://www.lifeder.com/sistema-nervioso-periferico/

https://www.google.com.pe/search?q=sistema+nervioso+central&rlz=1C1ASUC
_enPE729PE764&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiP0pT0lpXbAh
WDzFMKHfQgCLQQ_AUICigB&biw=1242&bih=602#imgrc=HHptpWlA3XnE5M:

https://www.psicoactiva.com/blog/sistema-nervioso-autonomo-simatico-
parasimpatico/

25
Conclusiones

 El sistema nervioso es de suma importancia, ya que en este se regulan y


conduce el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.

 Este sistema, está formado por el sistema nervioso central y el sistema


nervioso periférico, el funcionamiento de esto es de gran importancia ya
que ponen en funcionamiento millones de neuronas de nuestro cuerpo
para poder realizar diferentes acciones.

 Se debe mencionar la gran importancia de la actividad de los centros


cerebrales, ya que esto implica la exclusividad, es decir, cada centro
cumple con una función predominante, pero interviene también en otras.

 Si bien, las células nerviosas dañadas no se recuperan, sí pueden


recuperarse algunas funciones, debido a que la concurrencia de diversos
centros para una misma función lo hace posible cuando las alteraciones
son limitadas.

 La diferencia existente entre hombre y animal, se basa en el poder que


tiene el hombre para abstraer, inventar símbolos y tener un lenguaje
articulado.

 El sistema nervioso del cuerpo humano es el encargado de enviar, recibir


y procesar los impulsos nerviosos y como también el funcionamiento de
todos los músculos y órganos de nuestro cuerpo depende de estos
impulsos. Tres sistemas trabajan conjuntamente para llevar a cabo esta
misión: el Sistema Nervioso Central, el Sistema Nervioso Periférico y el
Sistema Nervioso Autónomo.

 El gran sistema nervioso central es el encargado de emitir impulsos


nerviosos y analizar los datos sensoriales para obtener respuestas solo
de forma sensorial.

26