Você está na página 1de 3

La democratización de la tecnología

Por Juan David Barraza Gazabón

El tiempo no se detiene y el avance de la tecnología tampoco, las nuevas tecnologías


de la información y las comunicaciones (TIC) cada vez más han penetrado
profundamente las estructuras sociales en el mundo.

Si regresamos 20 años atrás nos daremos cuenta de que el auge tecnológico no existía,
no conocíamos de las diferentes herramientas que hoy existen. El internet
anteriormente sólo lo utilizaban exclusivamente las fuerzas militares, con el paso del
tiempo se comenzó a vender a través de compañías prestadoras de ese servicio, sin
embargo, eran pocas las personas que podían acceder a una red de internet, unos no
tenían las condiciones económicas, cobertura o en su defecto no sabían utilizarlo.

El acceso a internet se fue expandiendo por todo el mundo pero no sabían utilizarlo,
hacer un buen manejo de este, desconocían muchas funciones más allá de realizar una
búsqueda. Por eso, muchos gobiernos le apostaron a realizar pedagogías a favor de la
tecnología y a su buen uso.

En ese momento se creó un nuevo reto para la sociedad, el avance que tuvo la
tecnología fue muy rápido y las generaciones de ese tiempo carecían de conocimientos
tecnológicos, por lo cual la ciudadanía que había nacido antes que la tecnología surgiera
se le hizo mucho más difícil aprender e ir al ritmo de la tecnología. Surge de allí dos
momentos, quienes carecían de conocimiento para utilizarlo y quienes tenían la
oportunidad de obtener el conocimiento y no lo hicieron, o lo hicieron pero no sabían
hacer buen uso de él.

Con forme ha venido avanzando la tecnología el estado ha querido ir al mismo ritmo


para que las actuales y futuras generaciones se apropien de las TIC. Cada país tiene
estrategias para mitigar el desconocimiento de estas nuevas tecnologías y la
importancia que representa para la vida de cada persona.

Actualmente el objetivo de muchos países del mundo es que la tecnología esté


democratizada. Las principales dificultades que se enfrentan es acercar la tecnología a
los de la tercera edad, y dejarlos fuera del acceso a la información sería una de las
formas de exclusión social.

La tecnología se ha transformado en una forma central de poder social y es de gran


prioridad democratizarla. No sólo es la necesidad de regular determinadas tecnologías
para prevenir daños, sino que consiste en encontrar formas de construir y administrar
democráticamente las TIC para el bien común, también significa prever cómo
queremos vivir, visualizar un futuro deseable. Tener una tecnología democratizada
permite engendrar una transformación de la digitalización para todos y que busquen
alternativas de solución.

Obtener una tecnología democratizada plantea importantes cuestiones sobre cómo


reducir la desigualdad de género en lugar de perpetuarla en el diseño y sistema.
Consiste en encontrar formas de reorientación en la investigación e innovación hacia
el bien común. Permite también desarrollar políticas que puedan fomentar y aumentar
nuevas formas para innovar.

En ecuador al incrementar el acceso a internet se logró reducir 18 puntos de la brecha


de analfabetismo digital, del 32% pasó al 14%. Al ser una herramienta de aprendizaje
gratuita, democratiza la educación permitiendo que se tengan las mismas ventajas de
aprendizaje y así como este hay cientos de casos que evidencian que al democratizar la
tecnología es un punto a favor de todos.

Hacer la tecnología accesible para todos y tener las mismas ventajas buscará mejorar
las condiciones de vida y así poder tener una postura frente a los criterios que definen
las tecnologías como una solución social, al desarrollo de las organizaciones que
conducen al fortalecimiento de las sociedades.
La importancia de democratizar la tecnología es que las diferentes generaciones en
términos de accesibilidad y aprovechamiento puedan utilizar y comprender diversas
herramientas sin exclusión de conocimiento, con el objetivo de adoptar acciones que
contribuyan al desarrollo social y cambien al mundo.

Permitir a través de esa democratización tener una sociedad conectada en donde las
posibilidades de desarrollo para mejorar la calidad de vida de las personas más allá de
una simple imaginación. Acercando la tecnología a todos sin restricción de edad se
abren nuevas oportunidades para los niños, jóvenes, adultos y personas de avanzada
edad que a través de la apropiación de las TIC establezcan rutas y soluciones a
problemáticas de la sociedad, logrando así también que las pequeñas y medianas
empresas puedan utilizar los mismos modelos y soluciones tecnológicas de los grandes
corporativos gracias al uso flexible y fácil.