Você está na página 1de 3

BIOETICA, CIENCIA Y TECNOLOGIA

“Aborto y Eutanasia…Derecho a la libertad”

Nombre: Mileycha Alexandra Jiménez Serrano

¿Cuáles son las principales problemáticas que envuelven el aborto y la eutanasia en una
país tan “moralmente ético” cómo Colombia?

En antiguas culturas la eutanasia no se planteaba como un problema moral ya que la


concepción de la vida era diferente, porque se consideraba que una mala vida no era digna de
ser vivida. Cicerón (Arpino 3 de Enero de 106 a. c.- Formia, 7 de Diciembre de 43 a.c.) da
un significado a la palabra como muerte digna, honesta y gloriosa, pero algunas religiones
monoteístas como la católica, entienden que el privilegio de la vida, implican conocer la muerte
por lo que es esencial estar consciente en el “momento final” para despedirse de familiares y
amigos y principalmente para presentarse en el mas allá con un claro conocimiento del fin de la
vida. En el caso del aborto se presenta y se trata como un tema fundamental sobre la
existencia humana del inicio de la vida y lo que nos constituye en seres humanos es por eso
que actualmente existe diversidad de concepciones que han cambiado a causa de diferentes
culturas, como por ejemplo en la religión budista plantean el respeto absoluto para cualquier
forma de vida del reino animal, hasta la de algunos grupos de la India que no consideran al
recién nacido como persona, hasta después de un mes de alumbramiento y hasta ese mismo
momento, no le dan nombre Sagot (2002).

En este escrito partiendo de lo anterior se podrá evidenciar cuales son las problemáticas que
afectan estas decisiones y porque ha causado tanta polémica en la sociedad de hoy, se
abarcaran diferentes posturas en las que se puede evidenciar la perdida de la libertad a la que
todos tenemos derecho, pero principalmente el lector evidenciara la exposición de algunas
concepciones éticas, científicas y religiosas sobre la práctica de la eutanasia y el aborto.

La eutanasia ha sido manejada en diferentes ámbitos, por la ciencia y la religión que se basan
en las creencias y conocimientos que se han desarrollado principalmente en la concepción de
la dignidad humana, tanto para defenderla como rechazarla. Para las personas que defienden
esta práctica la dignidad humana consiste en el derecho a elegir libremente el momento de la
muerte pero para sus detractores la dignidad humana radica en oponerse a este derecho
porque es considerado un atentado humano frente a un asunto exclusivamente divino para
algunos y exclusivamente científico-legal para otros. Actualmente la eutanasia está permitida
legalmente en tres países:

 Estado de Oregón, Estados Unidos (1997).


 Holanda (2001).
 Bélgica (2003).

Teniendo en cuenta que también son rígidas en cuanto a procedimientos legales en esta
práctica se han creado asociaciones que claman por el reconocimiento de un legítimo derecho
a morir con dignidad. En España ha cobrado validez la asociación pro derecho a morir
dignamente, presidida por el filósofo Salvador Paniker, en Ginebra en 1990, la OMS considera
que con el desarrollo de métodos modernos de tratamiento paliativo, no es necesaria la
legalización de la eutanasia donde defienden los principios médicos de curar, aliviar o
acompañar al paciente, un ejemplo clave de este debate en la práctica médica se manifiesta al
diagnosticar una muerte cerebral pero algunas personas consideran acertado el hecho de
auxiliar a morir a un paciente a quien se le haya diagnosticado muerte cerebral, lo cual en
teoría evitara sufrimiento a los familiares.

La eutanasia ha pasado a ser un tema de conflicto para la ética ya que implica deberes y
derechos morales, de justicia, verdad, conocimiento científico y sociedad, ya que es
precisamente esta última donde se forman estos valores que unidos al conocimiento científico,
contribuyen a la formación de la ética médica. La ética médica es una evaluación política de un
sistema de salud porque estas políticas afectan directa o indirectamente todos los aspectos de
la vida cotidiana:

 Acciones.
 Comportamientos.
 Decisiones.

Las diferentes conceptualizaciones en torno al derecho a morir dignamente en Colombia


radican en el hecho de tratar directamente con la muerte, pues se piensa que con su práctica
se vulneran de una u otra forma los principios morales de cada persona y en el mismo sentido
sus creencias religiosas, para Álvarez & Kraus (2006) no se llega a conocer de fondo la
práctica de la eutanasia y la forma como se ejecuta, dado que esta opción representa solo una
salida para aquellas personas que se encuentran en una situación de enfermedad terminal. En
Colombia se abrió paso para formalizar el derecho a morir dignamente mediante la Resolución
1216 del 20 de Abril de 2015 donde se establecieron criterios para la realización de la
eutanasia y comités científicos interdisciplinarios quienes evaluaran los casos en los cuales se
haga conveniente llevar a cabo este procedimiento. Otra de las problemáticas que actualmente
han causado un gran debate en la sociedad es el tema del aborto que trata temas
fundamentales sobre la existencia humana, como el momento del inicio de la vida y lo que nos
constituye como seres humanos, a través del tiempo han existido diferentes posturas según la
cultura, un ejemplo de ello lo encontramos en los budistas quienes plantean el respeto absoluto
para cualquier forma de vida e incluso algunos grupos de la India no consideran un recién
nacido como persona hasta después de un mes y hasta ese momento le dan un nombre según
Sagot (2002).

Cuando se habla del aborto tenemos que tener en cuenta áreas de distinto carácter tales como:
sanitarias, socioeconómicas, éticas, religiosas y científicas, ya que el concepto del aborto
significa la interrupción del embarazo, ya sea de una forma espontánea o inducida y si nos
ponemos a buscar existen no solo esta sino miles de definiciones para esta práctica Inmoral e
inhumana catalogada así por algunas personas de esta “moral” sociedad. Las leyes distinguen
el aborto terapéutico como aquel que se interrumpe por razones médicas y el aborto electivo o
voluntario que se realiza por elección de la madre bajo su criterio, que pueden ser:

 Minoría de edad.
 Incapacidad para cuidar a un hijo.
 Estigma.

Y así hay muchos más como el aborto médico-legal, aborto aneuploide, aborto euploide etc…y
factores de riesgo que se tienen que tener en cuenta para llevar a cabo esta práctica ya que la
madre debe ser consciente de la decisión que quiere tomar y de las consecuencias que le
puede traer. El aborto a demás puede ser inducido de diversas maneras y su elección va a
depender del tiempo de gestación, la salud de la madre, del contexto socioeconómico, del
acceso a los servicios sanitarios y de los límites puestos por la legislación. Existen al igual dos
posibilidades para realizar la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), inducción médica y
evacuación quirúrgica. Con esta práctica pueden surgir muchas preguntas la primera ¿Qué
malformaciones serian causa del aborto?, pues según la ley se distinguirá entre discapacidad
(que no se tomara como motivo de aborto), o también en caso de daño para la vida o salud
física de la mujer embarazada dentro de las 22 semanas otra de las inquietudes es ¿Quién lo
va a decidir? Y es ahí donde se pierde precisamente el derecho a la libertad ya que en todos
los casos la última persona que tiene derecho a tomar esta decisión es la embarazada ya que
antes pasa por la autonomía de médicos, políticos etc…

Hay que tener en cuenta que los abortos inseguros amenazan la salud de las mujeres y son de
igual manera un carga para el sistema de salud, es decir un aborto inducido realizado fuera de
la ley puede ser inseguro, ya que según estudios se ha logrado estimar que las mujeres que
realizan el aborto ilegal desarrollan complicaciones que al final necesitan tratamiento en una
institución de salud, pero la mayor tasa de estas complicaciones se encuentran en las mujeres
pobres del medio rural desafortunadamente; cada año el sistema de salud Colombiano ofrece
un tratamiento postaborto a 93.000 mujeres cuyas complicaciones evitables estas gastando los
escasos recursos médicos, se estima que la mitad de todos los abortos en Colombia son
inducidos mediante el uso del medicamento misoprostol y el inadecuado conocimiento de los
proveedores sobre estos productos al igual que la falta de información de las mujeres sobre
cómo y cuándo usar este medicamento puede conducir a la tasa de complicaciones
innecesariamente alta, pero todo esto siempre nos lleva a lo mismo ya que en todo el mundo
muchas mujeres enfrentan la dura realidad del embarazo no deseado, los contextos social,
político, cultural y económico en los que nos encontramos no solo en este país si no en la
mayoría influyen en la capacidad de las mujeres para evitar el embarazo no deseado y son
factores que logran condicionar las respuestas de las mismas limitándolas a tomar la decisión
que en realidad quieren. La legislación nacional, las políticas y los servicios de salud como se
mencionó anteriormente desempeñan un papel muy importante en el tema del aborto y por
supuesto Colombia no es la excepción. Realmente mi postura sobre estas dos practicas radica
en el derecho que por ley tenemos y es ser libres en tomar las decisiones que queremos, lo
importante es respetar de una manera responsable y preventiva lo que se va a hacer, es decir
somos seres humanos pero existen contextos que muchas veces por no decir la mayoría nos
arrojan a tomar decisiones que tal vez las demás personas no entiendan o comprendan en el
instante pero por ahí dicen que los zapatos de todos no son iguales y mucho menos el camino
que recorremos.

En conclusión teniendo en cuenta los temas que aquí se reflejaron pienso que la eutanasia no
tiene por qué ser fin de una discusión ya que todo ser humano posee una dignidad que no es
susceptible de gradaciones y que es universal independientemente de la situación y de la
edad, salud o autonomía que se posea, pero así mismo apoyo una consideración ética de la
muerte a la medida de la dignidad de cada persona para dar sentido a la vida y a la muerte; en
la práctica del aborto es totalmente cierto que este se relaciona con varios riesgos, pero se
debe continuar con nuevas líneas de investigación las cuales se centren en los temores que
rodean a la mujer para que la decisión tomada sea la más acertada, porque esta tiene el
derecho de estar informada, pero lo que sí es muy claro es que hay que cambiar un poco
nuestro chip y tratar de entender el porqué de estos debates que agobian todos los días no a
una sino miles de personas y un poco minoría de otras las cuales les falta el derecho a ser
libres, pero que en un país como este se ve muy lejano tener autonomía, decisión y sobretodo
comprensión, pues estamos y pensamos que nuestra vida y nuestros derechos no los elegimos
nosotros mismos sino los demás, pero todo viene de un negocio, el negocio se trata de seguir
conservándonos vulnerables y tolerantes para cargar la cruz en nuestra espalda.