Você está na página 1de 16

Introducción

El herpes genital es una infección producida por un virus ADN del que existen dos tipos: VHS-1 y
VHS-2. El VHS-2 es el responsable de la mayoría de las infecciones genitales (85%), si bien el VHS-
1 puede transmitirse de dos maneras, desde lesiones bucolabiales o desde lesiones genitales, lo
que parece aumentar su porcentaje. La transmisión puede tener lugar por contacto directo con las
lesiones ulceradas o desde un compañero sexual asintomático.

Es una infección recurrente debido a que el virus permanece latente en los ganglios nerviosos
sensitivos sacros, a partir de los cuales se reactiva. Esta reinfección puede ser sintomática (75%) o
asintomática, pero siempre es contagiosa. Es el agente causal de úlceras genitales más frecuente
en nuestro medio. En pacientes con infección por VIH, las recurrencias son más frecuentes y los
episodios son más severos en duración y extensión.

A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Las llagas aparecen usualmente cerca del área
donde el virus ingresó al cuerpo. Las llagas son ampollas que se rompen y se vuelven dolorosas,
para luego sanar. A veces, las personas no saben que tienen herpes porque no presentan síntomas
o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en recién nacidos o en personas con un sistema
inmunitario debilitado.

Existen exámenes que pueden diagnosticar el herpes genital. No existe cura. Sin embargo, las
medicinas pueden ayudar a disminuir los síntomas, reducir los brotes y bajar el riesgo de contagio a
otras personas

Datos y cifras según la OMS


 Hay dos tipos de virus del herpes simple: virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1)
y virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2).

 El VHS-1 se transmite principalmente por contacto de boca a boca y causa herpes


labial (que puede incluir síntomas como las llamadas «calenturas» o «pupas
labiales»), aunque también puede causar herpes genital.

 El VHS-2 se transmite por vía sexual y causa herpes genital.

 Las infecciones que provocan los dos tipos de virus duran toda la vida.

 Se estima que en todo el mundo hay 3700 millones de personas menores de 50


años (67%) infectadas por VHS-1.

 Se estima que en todo el mundo hay 417 millones de personas de 15 a 49 años de


edad (11%) infectadas por VHS-2.

 La mayoría de las infecciones herpéticas orales y genitales son asintomáticas.

 Los síntomas del herpes incluyen vesículas o úlceras dolorosas en el lugar


infectado.

 Las infecciones por herpes son especialmente contagiosas cuando son


sintomáticas, pero también pueden transmitirse en ausencia de síntomas. La
infección por VHS-2 aumenta el riesgo de adquirir y transmitir infecciones por VIH.
ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que transmiten de una persona a
otra a través del contacto sexual. Las causas de las ETS son las bacterias, parásitos, hongos y
virus. Existen más de 20 tipos de ETS, que incluyen:

 Clamidia
 Herpes genital
 Gonorrea
 VIH/SIDA
 VPH
 Sífilis
 Tricomoniasis
La mayoría de las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los
problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres. Si una mujer
embarazada padece de ETS, puede causarle graves problemas de salud al bebé.

Los antibióticos pueden tratar las ETS causadas por bacterias, hongos o parásitos. No hay cura
para ETS causada por un virus, pero los medicamentos pueden ayudar con los síntomas y
mantener la enfermedad bajo control.

El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de


adquirir y contagiarse con ETS. La forma más confiable de evitar la infección es no tener sexo anal,
vaginal u oral.

causas y origen
Patogenia
El virus del herpes simple es un agente infeccioso común de piel, genitales y
la mucosa oral y faríngea en humanos. Puede causar úlceracorneales y queratitis.
Ocasionalmente, en eventos de inmunosupresión terapéutica, cáncer, alcoholismo,
grandes quemaduras, entre otros, puede causar infecciones más peligrosas
como neumonía. La infección con herpes simple por lo general ocurre por reactivación del
virus endógeno del nervio vago o trigémino del hospedador. El virus hace contacto con
células de la piel por intermedio de receptores y ligandos específicos, tal como las células
parabasales e intermedias genitales de la vagina y cérvix causando inflamación
localizada. La inflamación se caracteriza histológicamente por células gigantes y
multinucleadas, notable degeneración por englobamiento, edema y presencia de
inclusiones eosinofílicas intranucleares denominadas Cowdry tipo A. Por ser un
virus citolítico, las células infectadas son destruidas produciendo como
resultado pústulas y costras en la mucosa infectada. El virus tiene la capacidad de migrar
a los ganglios de las raíces dorsales y posteriores pudiendo causar latencia.
QUE ES
El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus
del herpes simple. Puede causar llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos. Puede
contagiarse al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con alguien que lo
tenga. El virus puede contagiarse aun cuando las llagas no están presentes. Las madres
pueden infectar a sus bebés durante el parto.
A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Las llagas aparecen usualmente cerca
del área donde el virus ingresó al cuerpo. Las llagas son ampollas que se rompen y se
vuelven dolorosas, para luego sanar. A veces, las personas no saben que tienen herpes
porque no presentan síntomas o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en
recién nacidos o en personas con un sistema inmunitario debilitado.

El herpes genital es más común en mujeres que en hombres. Una de cada cinco mujeres
de entre 14 y 49 años tiene herpes genital, en comparación con uno de cada 10 hombres
de entre 14 y 49 años.

La repetición de los brotes es común, en especial durante el primer año. Con el tiempo los
síntomas aparecen con menor frecuencia y son más leves. El virus permanece en su
cuerpo para siempre.

Existen exámenes que pueden diagnosticar el herpes genital. No existe cura. Sin
embargo, las medicinas pueden ayudar a disminuir los síntomas, reducir los brotes y bajar
el riesgo de contagio a otras personas. El uso correcto de condones de látex puede
reducir, pero no eliminar, el riesgo de contraer o contagiar el herpes. La forma más
confiable de evitar la infección es no tener sexo anal, vaginal u oral.

Hay dos tipos de infecciones por el virus del herpes simple que pueden causar herpes
genital:

 Virus del herpes simple tipo 1. Este es el tipo que generalmente causa herpes
labial o herpes febril en la zona de la boca. El virus del herpes simple tipo 1
generalmente se contagia por el contacto cutáneo, aunque puede extenderse a la
zona de los genitales a través del sexo oral. Las reapariciones son mucho menos
frecuentes que las de las infecciones por el virus del herpes simple tipo 2.

 Virus del herpes simple tipo 2. Este es el tipo que usualmente provoca herpes
genital. El virus se propaga a través del contacto sexual y del contacto con la piel. El
virus del herpes simple tipo 2 es muy frecuente y sumamente contagioso,
independientemente de que tengas o no una llaga.

Como el virus muere rápidamente fuera del organismo, es casi imposible infectarse a
través del contacto con inodoros, toallas u otros objetos utilizados por una persona
infectada.

¿Existe un vínculo entre el herpes genital y el herpes oral?

El herpes oral causado por el VHS-1 se puede transmitir de la boca a los genitales
mediante las relaciones sexuales orales. Esta es la razón por la cual algunos casos
de herpes genital son causados por el VHS-1.

Síntomas del herpes genital

El síntoma más común del herpes genital es un grupo de ampollas dolorosas o que
provocan picazón en tu vagina, vulva, cuello uterino, pene, nalgas, ano o la cara interna
de los muslos. Las ampollas revientan y se convierten en llagas. También puedes tener
estos otros síntomas:

 Ardor al orinar si la orina toca las llagas del herpes

 Dificultad para orinar porque las llagas y la hinchazón bloquean la uretra

 Picazón

 Dolor en el área genital

Si el herpes genital es causado por el VHS-2, también puedes tener síntomas parecidos a
los de una gripe, tales como:

 Inflamación de las glándulas en el área de la pelvis, la garganta y en las axilas

 Fiebre

 Escalofríos

 Dolor de cabeza

 Sensación de dolor y cansancio

Cuando aparecen ampollas y otros síntomas del herpes genital, se denomina brote. El
primer brote (también denominado “primer episodio” o “herpes inicial”) suele aparecer 2 a
20 días después de contraer la infección, aunque a veces el primer brote tarda años en
aparecer.
El primer brote de herpes dura entre 2 y 4 semanas. Si bien las ampollas desaparecen, el
virus permanece en el organismo y puede volver a provocar llagas. Son muy comunes los
rebrotes, en especial durante el primer año. Es posible que notes algunas señales de
advertencia unas horas o días antes de que aparezca el brote, como picazón, ardor u
hormigueo en el área genital.

Los brotes de herpes no son algo placentero, pero el primero es el peor. Los rebrotes
suelen ser más cortos y menos dolorosos. La mayoría de las personas con herpes
padecen menos brotes a medida que pasa el tiempo y algunas dejan de tener brotes.

Los síntomas del herpes pueden ser más dolorosos y persistentes en personas que tienen
alguna enfermedad que afecte su sistema inmunitario, con leucemia o VIH.

Síntomas del herpes oral

Por lo general, el herpes oral es menos doloroso que el genital y no provoca tanto
malestar. El herpes oral se caracteriza por la aparición de llagas en los labios o alrededor
de la boca, llamadas úlceras bucales o herpes febril. También pueden aparecer llagas
dentro de tu boca, pero esto solo suele ocurrir las primeras veces que se presentan los
síntomas.

Las llagas duran algunas semanas y después desaparecen por sí solas. Pueden volver a
aparecer semanas, meses o años después. Las llagas son molestas, pero suelen ser
inofensivas tanto para los niños como para los adultos; no obstante, pueden resultar muy
peligrosas para los recién nacidos.

https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/enfermedades-de-transmision-
sexual-ets/herpes/cuales-son-los-sintomas-del-herpes

Diferencias en la ubicación de los síntomas

Las llagas aparecen cuando la infección ingresa al cuerpo. Puedes propagar la infección
cuando tocas una llaga y después te frotas o te rascas otra zona del cuerpo, incluidos los
ojos.

Los hombres y las mujeres pueden tener llagas en las siguientes partes del cuerpo:

 Glúteos y muslos

 Ano

 Boca
 Uretra (el conducto que permite drenar la orina de la vejiga al exterior del cuerpo)

Las mujeres también pueden tener llagas en las siguientes partes del cuerpo o dentro de
ellas:

 Zona vaginal

 Genitales externos

 Cuello uterino

Los hombres también pueden tener llagas en las siguientes partes del cuerpo o dentro de
ellas:

 Pene

 Escroto

Etapas de infección

Una vez que se haya infectado con el virus, pasará por diferentes etapas de
infección.

Etapa primaria

Esta etapa por lo general comienza de 2 a 8 días después de la infección. La


infección suele causar grupos de ampollas pequeñas y dolorosas. El líquido de las
ampollas puede ser transparente o turbio. La zona debajo de las ampollas se pone
roja. Las ampollas se abren y se convierten en llagas abiertas. Puede que nunca
note las ampollas o que estas sean dolorosas. Puede sentir dolor al orinar durante
esta etapa. Puede tener fiebre, sentir dolor y tener otros síntomas parecidos a la
gripe.
Si bien la mayoría de las personas tiene dolores durante la etapa primaria de
infección, algunas no presentan ningún síntoma. Es posible que ni siquiera sepan
que están infectadas.

Etapa latente

Durante esta etapa, no hay ampollas, úlceras ni otros síntomas. El virus viaja desde
su piel a los nervios cercanos a la columna vertebral.

Etapa de replicación

En la etapa de replicación, el virus comienza a multiplicarse en las terminaciones


nerviosas. Si estas terminaciones nerviosas están en zonas del cuerpo que
producen fluidos corporales o están en contacto con ellos, el virus puede entrar en
esos fluidos. Por ejemplo, saliva, semen o fluidos vaginales. No hay síntomas
durante esta etapa, pero el virus puede propagarse durante este tiempo.

Recurrencias

Muchas personas tienen ampollas y llagas que reaparecen después de que el


primer ataque de herpes haya desaparecido. Esto se llama ‘recurrencia’. Por lo
general, los síntomas no son tan graves como lo fueron durante el primer ataque.

Estar estresado, enfermo o cansado puede dar inicio a una recurrencia. Estar bajo
el sol o tener el período menstrual también pueden causar una recurrencia. Puede
saber cuándo va a haber una recurrencia porque puede sentir comezón, hormigueo
o dolor en los lugares donde se infectó por primera vez.
¿Cómo se transmite el herpes?

El contacto directo de piel con piel puede transmitir el herpes. Esto incluye
tocar, besar y el contacto sexual (ya sea vaginal, anal y oral). Las partes húmedas
de la boca, la garganta, el ano, el pene, la vulva, la vagina y los ojos se infectan muy
fácilmente. Es suficiente que haya contacto directo por un período de tiempo breve
para que el virus se transmita.

La transmisión del virus puede ocurrir incluso en ausencia de síntomas, de


modo que un/a compañero/a sexual sin lesiones obvias de herpes genital, puede
transmitir la enfermedad. La transmisión sin síntomas de la infección
puede contribuir más al contagio del herpes genital que las llagas activas, llegando
al 80 % de los casos.

La piel puede infectarse si está cortada, irritada, quemada, o con otras lesiones. El
herpes puede pasarse de una persona a otra, o de una parte del propio cuerpo a
otra. Si una persona tiene lesiones bucales puede transmitir el virus durante el sexo
oral y causar herpes genital.

Usar condones cuando tienes llagas no evita del todo la transmisión de la


enfermedad, ya que el condón puede no cubrir las llagas del cuerpo. El virus
también puede propagarse de la piel a lugares que el condón no cubre .

Las reapariciones son frecuentes

El herpes genital es diferente según la persona. Los signos y síntomas pueden reaparecer
de vez en cuando durante años. Algunas personas tienen muchos episodios por año. No
obstante, en muchas personas los brotes son menos frecuentes a medida que pasa el
tiempo.

Durante una reaparición, poco antes de que surjan las llagas, puedes sentir lo siguiente:

 Ardor, hormigueo y picazón donde la infección ingresó por primera vez al cuerpo

 Dolor en la parte inferior de la espalda, en los glúteos y en las piernas

Sin embargo, por lo general, las reapariciones son menos dolorosas que el brote original
y, a menudo, las llagas se curan con mayor rapidez.
Complicaciones

Las complicaciones asociadas con el herpes genital comprenden:

 Otras infecciones de transmisión sexual. Las llagas genitales aumentan el riesgo


de transmisión o contagio de otras infecciones de transmisión sexual, incluso el sida.

 Infección del recién nacido. Los bebés nacidos de madres infectadas pueden estar
expuestos al virus durante el parto. Esto puede provocar daño cerebral, ceguera o
muerte del recién nacido.

 Problemas en la vejiga. En algunos casos, las llagas asociadas con el herpes


genital pueden provocar inflamación alrededor del tubo que transporta la orina desde
la vejiga al exterior (uretra). La inflamación puede cerrar la uretra durante varios
días, lo que requiere la inserción de una sonda para drenar la vejiga.

 Meningitis. En raras ocasiones, la infección por el virus herpes simple produce la


inflamación de las membranas y el líquido cefalorraquídeo que rodean el cerebro y
la médula espinal.

 Inflamación rectal (proctitis). El herpes genital puede provocar una inflamación del
revestimiento rectal, en especial en hombres que tienen relaciones sexuales con
hombres.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/genital-herpes/symptoms-
causes/syc-20356161

Si Estoy embarazada. ¿Cómo podría el herpes genital afectar a mi bebé?


Si está embarazada y tiene herpes genital, es muy importante que vaya a sus citas
de atención médica prenatales. Dígale a su médico si alguna vez ha tenido síntomas
o se le ha diagnosticado esta infección. También, dígale si alguna vez ha estado
expuesta al herpes genital. Algunas investigaciones parecen indicar que esta

infección podría llevar al aborto espontáneo o hacer más probable que el bebé
nazca demasiado temprano.
Usted le puede pasar la infección por herpes a su bebé en gestación antes del
nacimiento, pero es más frecuente la transmisión a los bebés durante el parto. Esto
puede producir una infección potencialmente mortal en su bebé (llamada herpes
neonatal). Es importante que evite contraer el herpes durante el embarazo. Si está
embarazada y tiene herpes genital, es posible que le ofrezcan medicamentos para
tratarlo hacia el final del embarazo. Estos medicamentos pueden reducir su riesgo
de tener signos o síntomas de herpes genital al momento del parto, cuando su
médico debe examinarla atentamente para detectar si tiene llagas de herpes. Si
tiene síntomas de herpes durante el parto, por lo general se realiza una cesárea.

¿Cuáles son las expectativas?

Una vez infectado, el virus permanece en su cuerpo para el resto de la vida. Algunas

personas nunca vuelven a tener otro episodio en su vida y otras tienen frecuentes

brotes durante el año. Las infecciones tienden a aparecer después de la relación

sexual, exposición solar, y después de situaciones de stress. En individuos con un

sistema inmune normal, el herpes genital permanece como dormido, pero la

amenaza está ahí siempre.

https://www.cdc.gov/std/spanish/herpes/stdfact-herpes-s.htm
Cuándo consultar al médico

Si sospechas que tienes herpes genital —o cualquier otra infección de transmisión


sexual— consulta con tu médico.

Factores de riesgo

El riesgo de infectarte con herpes genital puede aumentar si:

 Eres mujer. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener
herpes genital. El virus se transmite sexualmente con mayor facilidad de hombres a
mujeres que de mujeres a hombres.

 Tienes múltiples parejas sexuales. Cada pareja sexual adicional aumenta tu


riesgo de exposición al virus que provoca el herpes genital.

Diagnóstico

El médico generalmente puede diagnosticar herpes genital mediante una


exploración física y los resultados de ciertos análisis de laboratorio:

 Cultivo viral. Esta prueba implica tomar una muestra de tejido o hacer un
raspado de las llagas para examinar en el laboratorio.

 Prueba de reacción en cadena de la polimerasa. Esta prueba se utiliza para


copiar el ADN a partir de una muestra de sangre, tejido de una llaga o líquido
cefalorraquídeo. Luego, se analiza el ADN para establecer la presencia del
virus del herpes simple y determinar qué tipo de virus del herpes simple tienes.

 Análisis de sangre. Esta prueba analiza, en una muestra de sangre, la


presencia de anticuerpos contra el virus del herpes simple para detectar una
infección previa por herpes.
¿Cuál es el tratamiento recomendado?

Hay otras enfermedades que tienen síntomas y signos parecidos al herpes genital,
por lo que es importante acudir al médico para que realice pruebas de diagnóstico
e inicie el tratamiento lo antes posible. Actualmente ningún tratamiento puede curar
el herpes genital, pero existen medicamentos antivirales que puede:

 Ayudar a sanar las llagas más rápidamente durante un brote inicial

 Disminuir la gravedad y la duración de los síntomas en brotes recurrentes

 Reducir la frecuencia de la recurrencia

 Minimizar la posibilidad de transmitir el virus del herpes a otros

Los medicamentos antivirales usados para el herpes genital son:

 Aciclovir (Zovirax)

 Valaciclovir (Valtrex)

Cuya eficacia y seguridad se ha demostrado en herpes genital agudo y como


supresor de recidivas. Así mismo, se ha demostrado su utilidad en la reducción del
riesgo de transmisión de este virus. Estos medicamentos tomados en cápsulas o
pastillas son más efectivos que en cremas.

El Aciclovir oral no cura la infección, pero reduce la duración y severidad de los


síntomas en la infección primaria y también reduce la extensión de ataques
secundarios. También reduce el riesgo de contagio. Puede usarse en el primer
episodio y repetidamente. Para un máximo beneficio durante los brotes, la terapia
debe comenzar tan pronto como aparecen los primeros síntomas (anteriores a la
úlcera) o en cuanto se notan las ampollas.

El Aciclovir tópico es también efectivo, pero debe ser aplicado más de 5 veces al
día. Durante las primeras 24 horas es conveniente aplicar la pomada cada hora, lo
que reducirá mucho el tiempo de curación.

Los baños calientes pueden aliviar el dolor asociado a las lesiones genitales.
También se recomienda una limpieza muy suave con agua y jabón. Si aparecen las
lesiones de la infección secundaria en la piel, puede ser necesario un antibiótico
tópico como Neomicina, Polimixina B y Bacitracina en pomada. A veces también
pueden necesitarse antibióticos orales.
Si las recurrencias no son muy frecuentes y la persona está familiarizada con los
síntomas y signos iniciales de las recurrencias (picor, hormigueo, dolor de espalda y
a lo largo de la parte posterior de la pierna) el tratamiento puede usarse para parar
o suprimir estos episodios (tratamiento episódico). Sin embargo, si las recurrencias
son frecuentes, graves o afectan a la vida de la persona, puede ser necesario tomar
la medicación a diario durante un período de tiempo para prevenir las recurrencias,
constituyendo un tratamiento de mantenimiento.

La resistencia al Aciclovir en el herpes se nota enseguida. Si los síntomas no


mejoran rápidamente con Aciclovir, está indicada una nueva evaluación de su
médico.

prevención

La prevención es muy difícil desde el momento en que el virus puede contagiarse


incluso a partir de personas infectadas que no presentan síntomas. Sin embargo,
evitando el contacto directo con una lesión abierta rebajamos el riesgo de infección.
Las personas con herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen las
lesiones activas. Las personas con herpes genital conocido, pero sin síntomas
clínicos presentes deben informar a su pareja de que tienen la enfermedad. Esto
permitirá a ambos usar barreras protectoras (preservativos) para prevenir el
contagio.

El preservativo es la mejor protección frente al herpes genital cuando se es


sexualmente activo. El uso sistemático y correcto de un preservativo ayuda a evitar
el contagio.

Los preservativos se controlan para asegurar que ese virus no puede pasar través
del material del cual están hechos.

Las mujeres embarazadas infectadas con el herpes simple deben hacerse cultivos
semanales del cérvix y genitales externos para prevenir posibles nuevos brotes. Si
los cultivos son positivos, las lesiones activas están presentes y, por ello, se
recomienda hacer una cesárea que evite la infección del recién nacido.
Estrategias de afrontamiento y apoyo

El hallazgo de que tienes herpes genital puede provocar vergüenza, bochorno y


enojo, entre otras emociones. Puedes sospechar de tu pareja o sentir resentimiento
hacia él/ella si crees que te «transmitió» la infección. O puedes temer el rechazo de
tu pareja actual o de parejas futuras.

Lo que sientes es normal. A continuación, te damos algunas formas saludables de


enfrentar el herpes genital:

 Comunícate con tu pareja. Sé abierto y sincero sobre tus sentimientos. Confía


en tu pareja y cree lo que él o ella te diga. No eches culpas. El herpes genital
puede permanecer inactivo en tu organismo durante años, por lo que con
frecuencia es difícil determinar cuándo te infectaste.

 Infórmate. Habla con tu médico o un consejero para aprender a vivir con la


afección y minimizar las probabilidades de infectar a otros. Conoce tus
opciones de tratamiento y cómo controlar los brotes.

 Únete a un grupo de apoyo. Busca un grupo en tu área o en línea para poder


hablar sobre tus sentimientos y aprender de las experiencias de otros

Impacto psicosocial
Se encontraron escasos artículos que abordaran la temática psicosocial en
pacientes con Herpes Genital. Sin embargo, los estudios analizados evidencian un
impacto significativo en los pacientes que padecen la enfermedad; las secuelas en
las dimensiones sociales y psicológicas pueden ser debido a las recurrencias,
localizaciones de las lesiones, ausencia de tratamientos que curen la enfermedad,
cronicidad y el desconocimiento de las causas de las recurrencias. Los pacientes
con Herpes Genital pueden experimentar sentimientos de depresión, ira, culpa,
angustia, autocrítica, disminución del interés sexual y disminución de la autoestima.
Conclusión
El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ITS), causada por el virus del
herpes simple del tipo 1 (HSV-1) y del tipo 2 (HSV-2). Los tipos HSV-1 y HSV-2 causan
los mismos síntomas, ambos son contagiosos y se tratan con el mismo medicamento.
El herpes genital se propaga a través de:

 Sexo vaginal, oral u anal. El virus del herpes suele propagarse a través del
contacto directo con llagas abiertas. No obstante, una persona sin síntomas ni
llagas también puede contagiar herpes genital.
 Contacto con los genitales
 En el parto, de una madre a su bebé
 Lactancia materna, en caso de que el bebé tenga contacto con una llaga
abierta

Los primeros signos del herpes genital suelen aparecer después de dos a 12 días de
haber tenido relaciones sexuales con una persona que tiene herpes. Los síntomas
pueden durar de dos a cuatro semanas. Existen otros síntomas precoces del herpes
genital:

 Sensación de presión en el abdomen


 Síntomas parecidos a los de la gripe, tales como la fiebre
 Picazón o sensación de ardor en la zona genital o anal
 Dolor en las piernas, las nalgas o en los genitales
 Inflamación de gánglios
 Flujo vaginal atípico

Una vez infectado, el virus permanece en su cuerpo para el resto de la vida. Algunas
personas nunca vuelven a tener otro episodio en su vida y otras tienen frecuentes
brotes durante el año. Las infecciones tienden a aparecer después de la relación
sexual, exposición solar, y después de situaciones de stress. En individuos con un
sistema inmune normal, el herpes genital permanece como dormido, pero la
amenaza está ahí siempre.
El herpes genital no se puede curar. Los medicamentos antivirales (Aciclovir y otros
medicamentos relacionados) pueden aliviar el dolor y la molestia y ayudar a que el brote
desaparezca más rápidamente. También pueden reducir la cantidad de brotes.
La mejor manera de prevenir el herpes genital o cualquier ITS es evitar el sexo vaginal,
oral o anal.

 Usar preservativos. Cuando se mantienen relaciones sexuales, los


preservativos son la mejor alternativa para prevenir una ITS. Debido a que los
hombres no necesitan eyacular (terminar) para transmitir o contagiarse con
algunas ITS, asegúrate de que se ponga un condón antes de que el pene entre
en contacto con la vagina, la boca o el ano.
 Hacerse la prueba. Asegúrate de que tanto tú como tu pareja se hagan la
prueba para descartar cualquier ITS. Compartan los resultados de las pruebas
antes de mantener relaciones sexuales.
 Practicar la monogamia. Practicar sexo con la misma persona puede reducir
el riesgo de contraer una ITS. Después de haberse hecho una prueba de
detección de ITS, sean fieles. Esto significa que tendrán exclusividad mutua
para las relaciones sexuales.
 Limitar la cantidad de parejas sexuales. El riesgo de contraer una ITS
aumenta en proporción con la cantidad de parejas sexuales que tienes.
 No realizarse duchas vaginales. Las duchas vaginales eliminan algunas de
las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina, cuya función es
protegerte de las infecciones. Esto puede aumentar el riesgo de contraer una
ITS.
 No consumir alcohol o drogas en exceso. Tomar demasiado alcohol o usar
drogas aumenta las posibilidades de que tengas un comportamiento riesgoso y
puede ponerte en riesgo de abuso sexual y de una potencial exposición a las
ITS.