Você está na página 1de 29

El Servicio Psicológico y Factores del Desuso en la Pontificia Universidad Javeriana Cali

López Sarria Diana Vanessa 8946255


Narvaéz Chamorro Britney Jinneth 8945891
Naranjo Vélez Juan Esteban 8947575
Sanchez Aragón David 8947617
Vera Rios Zhara Maria 8946892

Segundo semestre
Victor Hugo Charria Ortíz
Investigación en Psicología 1
Pontificia Universidad Javeriana
Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales.
Psicología
Cali Valle del Cauca, 2019-1
Tabla de contenido

1. Introducción
1.1 Fundamento Conceptual 1
1.2 Pregunta Problema 2
1.3 Objetivos 2
1.3.1 Objetivo General 2
1.3.1 Objetivos Específicos 3
1.4 Justificación 3
1.5 Referente Conceptual 6
1.5.1 Subjetivos 9
1.5.2 Sociales 12
1.5.3 Limitantes Externos 18
1.6 Referencias 20
1.7 Anexos 24
1.7.1 Foto grupo de trabajo 24
1.7.2 Consentimiento Informado 25
1.7.3 Encuesta SERU 26
Introducción

Fundamento conceptual

El ingreso a la universidad marca el comienzo de una etapa con múltiples desafíos para los

jóvenes. Junto con una mayor autonomía, deben asumir mayores responsabilidades frente a

exigencias académicas y expectativas familiares que se tienden a convertir en una fuente de

presión importante, libertades y oportunidades. Estas fuentes implican controlar mejor sus

impulsos respecto a conductas de riesgo como el consumo de alcohol y de drogas que se

incrementa en esta etapa, u otras tareas del ciclo vital como el desarrollo de su sexualidad y

relaciones de pareja; además de la necesidad de adaptarse e integrarse a un nuevo grupo social.

En esta investigación se pretende identificar las principales razones, clasificándolas en

factores que influyen en los estudiantes universitarios de la Pontificia Universidad Javeriana Cali

(PUJ), respecto al desuso del servicio psicológico, servicio brindado por bienestar universitario.

El servicio psicológico es una herramienta ofrecida a los estudiantes por las universidades

alrededor del mundo, esto para entender mejor el contexto estudiantil, sus necesidades y

problemas, ya sean relacionados con el ámbito estudiantil o con cuestiones más personales

(Amedome, Bedi y Kemetse, 2018).

Esta investigación se abordara desde el aspecto psicológico para en primer lugar,

comprender las subjetividades del estudiante y los posibles prejuicios que estos tengan en cuanto

al servicio psicológico procurando establecer qué hace que el estudiante se abstenga de utilizar

dicho servicio. El prejuicio se define como “una antipatía basada en una generalización inflexible

y errónea, que puede ser sentida o expresada, dirigida hacia un grupo como totalidad o hacia un

individuo por ser miembro de un grupo” ( Allport, 1954, como se citó en Ungaretti, J, Müller y

M, Etchezahar, E., 2016 ,p. 9). En segundo lugar, una brecha importante se evidencia en el
factor económico, dado que este no sólo es una variable influyente en su desempeño académico

sino también se constituye como un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos en la salud

mental. Ortiz, López y Borges (2007) citados por López, M, Kuhne, W, Pérez, P, Gallero, P y

Matus O. (2010). Cabe mencionar también que la variable género hace una diferencia

significativa; los trastornos ansiosos y depresivos se darían más entre las mujeres y los trastornos

asociados al consumo de sustancias psicoactivas ocurrirían mayormente en los hombres. Así

también, las mujeres tendrían más facilidad que los hombres para acercarse a servicios

psicológicos a pedir ayuda, como lo planteó, Krause (2005) citado por López, M, et al. (2010).

De manera que, por medio de esta investigación se pretende brindar un criterio y sustento

teórico que permita comprender al estudiante en el entorno académico, para así generar

estrategias que impulsen al estudiante a utilizar el servicio psicológico, de esta forma

paulatinamente por medio de las consultas psicológicas generar planes de acción adecuados a las

necesidades de cada estudiante, como afirman Pérez, E y Gómez M. (2018). Evidenciar las

preocupaciones de los estudiantes que acuden a consulta psicológica, permite realizar procesos

de intervención con estudiantes cuya vulnerabilidad pone en riesgo el desarrollo adecuado de su

proyecto académico, permite no sólo cualificar una práctica profesional sino que puede

constituirse en una veta para en un futuro evidenciar y formalizar puntos de inflexión, en los

cuales el proceso de acompañamiento psicológico sea un dispositivo de contención y

seguimiento de las diferentes problemáticas de los jóvenes como un aporte a la discusión para la

permanencia universitaria.

Cabe resaltar que, el ofrecer un servicio de atención psicológica a los universitarios cobra

relevancia para prevenir que diversas variables de riesgo (baja autoestima, falta de apoyo

familiar, soledad, dificultades económicas, entre otros) al sumarse a estresores propios de la


etapa desencadenen trastornos psicológicos que les interfieran, no solo en su rendimiento

académico sino en el desenvolvimiento que tendrán en su vida en general. López, M, et al.

(2010). De esta forma se evidencia la importancia de la generación de planes que permitan

mitigar los diversos prejuicios que el estudiante pueda tener con respecto al servicio psicológico,

para que estos lo utilicen y más allá de la prestación del servicio lo identifiquen como una ayuda

para desenvolverse óptimamente en las cuestiones académicas y la vida en general.

Pregunta problema

¿Cuáles son los principales factores del desuso del servicio psicológico por parte de la

comunidad estudiantil entre los 18 y 25 años en la Universidad Javeriana Cali en el periodo

2019-2?

Palabras clave: Estudiante, psicología, investigación, rendimiento académico, factores.

Objetivos

Objetivo General.

Establecer los principales factores del desuso del servicio psicológico en la Pontificia

Universidad Javeriana Cali en los estudiantes con edades entre los 18 y 25 años.

Objetivos Específicos

● Analizar los principales factores del desuso psicológico.

● Detectar la influencia del sexo en el desuso del servicio psicológico.

● Jerarquizar los factores en cuanto a frecuencia de aparición.

● Distinguir el peso de los aspectos académicos en el desuso del servicio psicológico.

Justificación
El Centro de Bienestar Universitario de la PUJ y su rama de servicio psicológico, pretende

brindar, a toda su comunidad educativa, un servicio de escucha de manera individual y

confidencial por un profesional en psicología, en donde se favorezca la expresión de

sentimientos y emociones, de manera que pueda comprender mejor su situación y posteriormente

identificar e implementar alternativas de solución (Pontificia Universidad Javeriana Cali, s.f.).

Esta herramienta toma un papel importante a la hora de actuar directamente sobre el bienestar

mental de una comunidad estudiantil; según la American Psychological Association (s.f.) su

funcionamiento adecuado o la falta del mismo puede causar un impacto significativo en la

colectividad en la que esté enfocado; las repercusiones asociadas a esto pueden ser la

permanencia en la entidad educativa o el desempeño académico del estudiante.

Adicionalmente, Hinderbaker (2013) encontró una diferencia estadística significativa entre

los reportes de los estudiantes que reciben atención psicológica y aquellos que no, en temas tales

como: ansiedad, depresión, relaciones, familia y victimización. Por otro lado, según Auerbach et

al. (2018) en las universidades alrededor del mundo se ha venido presentando un alza en la tasa

de enfermedades mentales de sus estudiantes, asimismo, Stebleton, Soria y Huesman (2014)

encontraron que de una población de 12000 estudiantes universitarios en Estados Unidos, el 15%

manifestó necesitar un servicio de consejería psicológica más no acudió a este por razones que

no se explicitan.

Teniendo en cuenta las desventajas que puede tener el desuso del servicio psicológico, se

considera imperativo el abordaje de nuestra temática como base para futuros cambios a nivel

institucional; llevándolo a un contexto macro, se podría hablar de posibles repercusiones en todo

el Sistema de Educación Superior como se mencionó anteriormente, teniendo como enfoque

principal el estudiante en su respectiva Institución de Educación Superior. Se estaría hablando


entonces, de plantear ciertas bases para, en un futuro, lograr un posible cambio de políticas

públicas que garanticen una mayor cobertura del servicio psicológico en el ámbito universitario.

De acuerdo con esto, la investigación se ve en la capacidad de realizar un impacto social

dentro de la comunidad estudiantil Javeriana; con esto se refiere, mediante la resolución de la

pregunta problema, a la oportunidad de tener una mejor comprensión del fenómeno psicológico

estudiantil. Se presenta entonces la posibilidad de un uso posterior de la información obtenida en

este estudio en futuros trabajos, de manera que se puedan plantear herramientas y proponer

ajustes para hacer llegar el servicio psicológico Javeriano a la mayor cantidad de estudiantes, así

mejorando su calidad de vida universitaria académica y personal. Puntualmente aquellos

estudiantes que no asisten al servicio psicológico, los cuales como se vió anteriormente pueden

llegar a ser una población considerable dentro de la entidad donde se encuentre.

Además de esto, con la investigación, se presenta la oportunidad de abordar tangencialmente

la problemática de deserción estudiantil. Esta, si bien su reducción presentaría un beneficio

económico directo para la universidad, también supondría una mejora en la calidad de vida a

largo plazo de los estudiantes; según Javed, Javed y Khan (2016) la educación se ha vuelto uno

de los indicadores más claros en cuanto a posibilidad de adquirir un empleo, estatus social e

ingreso económico, y es un fuerte indicador de actitudes tal como el bienestar del individuo.

Por otro lado, se estaría aplicando el artículo No.1 de la ley 1090 de 2006 en donde se

estipula que los conocimientos en la labor de psicología se deben aplicar: “De manera

responsable en favor de los individuos, los grupos y las organizaciones, en los distintos ámbitos

de la vida individual y social, al aporte de conocimientos, técnicas y procedimientos para crear

condiciones que contribuyan al bienestar de los individuos y al desarrollo de la comunidad, de


los grupos y las organizaciones para una mejor calidad de vida.” (Congreso de La República de

Colombia, 2006).

En cuanto al desarrollo de la disciplina, se evidencia un panorama crítico para el servicio

psicológico; Brunner, Wallace, Reynmann, Sellers y McCabe (2014) identifica un incremento en

la búsqueda por parte de los estudiantes al servicio psicológico, así como un aumento en la

severidad de estos trastornos que se les presentan a los psicólogos, Prince (2015) concuerda con

estas afirmaciones y añade que el servicio psicológico está siempre cambiante, enfrentándose a

nuevas problemáticas y en busca de reinventarse a sí mismo. Teniendo en cuenta esto, se

identificó la posibilidad de avanzar metodológicamente el acercamiento y difusión que hacen

estos centros a nivel de la PUJ, siguiendo con la tendencia de avanzar e innovar para realizar una

labor satisfactoria como consejeros o psicólogos.

Para esta investigación, se estaría utilizando el cuestionario SERU, aplicado por Stebleton,

Soria y Huesman (2014). Este es de carácter estructurado con preguntas cerradas, la cual posee

alrededor de 600 ítems de respuesta, en donde cada individuo responde un cantidad de preguntas

núcleo las cuales son iguales para todo el mundo. Adicionalmente se le es asignado al azar 1 de 4

módulos de preguntas suplementarias. Las preguntas núcleo se enfocan en: uso del tiempo,

evaluación de su curso, clima y satisfacción en el campus; por otro lado los módulos

suplementarios incluyen: compromiso académico, compromiso cívico, conocimiento y

habilidades globales, y vida y desarrollo estudiantil. La entrevista contiene 8 factores principales

cada uno con 2 subfactores extraídos de un analizador de factores proveniente de una muestra al

azar. Esto con cumplir con los aspectos técnicos de la investigación.

Finalmente con esta investigación se busca dar atención y desarrollar una temática que se

considera, con base a las fuentes consultadas, que hace falta desarrollar. Se investiga y se explica
el porqué del uso del servicio psicológico, más no se desarrolla suficientemente en una materia

que se considera igualmente importante: ¿Por qué los estudiantes no atienden al servicio

psicológico? Con base a esto, se cumpliría el objeto de la ciencia y el método científico según el

cual: “es deber de la ciencia el generar teoría y explicar los fenómenos naturales, promover la

comprensión y desarrollar predicciones” (Kerlinger y Howard, 2002). Completando así el

panorama científico, disciplinar, social, de políticas públicas en nuestra investigación.

Referente conceptual

Los estudiantes que ingresan a la universidad se ven expuestos a múltiples factores que

ponen en desequilibrio su salud mental, Por ello muchas instituciones de nivel superior se ven

en la necesidad de prestar servicios de ayuda psicológica que permitan al estudiante abordar

estos temas de la mejor manera, según Sharkin (2004) mencionado por la American College

Health Association (2010) varias investigaciones han llamado la atención sobre el aumento de

problemas de la salud mental y cómo el servicio psicológico ha provocado un impacto positivo

en los estudiantes que asisten, sin embargo se conoce que hay quienes sufren de problemas y no

asisten a este tipo de ayudas.

El servicio psicológico se crea con el fin de servir a la comunidad universitaria, en el caso

de la Pontificia Universidad Javeriana Cali, el Centro de Bienestar, ofrece más que una ayuda

psicoterapéutica. Le brinda a la comunidad una posibilidad de tener una salud integral y así

mismo la posibilidad de mejorar en el ámbito de aprender, sentir comodidad con el entorno (la

universidad), conocer metodologías para el estudio y por ende el mejoramiento del rendimiento

académico. Según la directora del Centro de Bienestar de la PUJ , Carreño (2019), se hace un

acompañamiento psicológico de cinco sesiones, profundizando en la estructuración del yo,


centrándose en el aquí y en el ahora, es decir, los problemas presentes del sujeto que provocan un

estado negativo en la persona.

A lo largo de diferentes estudios se ha demostrado que la prevalencia de problemas

psicológicos en las personas nunca es nula, la presencia de trastornos que afectan la integridad de

las personas es seguro en algún número de la población. En el caso de la población universitaria,

es necesario reconocer nuevos aspectos a la hora de consultar sobre la presencia de trastornos

psicológicos, puesto que al entrar al ritmo de la vida universitaria, los estudiantes tienen nuevos

retos, nuevas formas de ver las cosas que en etapas anteriores no se veían. López, Kuhne, Pérez,

Gallero, Matus (2010), mencionados por Baader et al. (2014) muestran que en este sentido el

estudiante adquiere mayor autonomía y es de vital importancia que este presente un manejo total

de esta. La adquisición de nuevas responsabilidades en el ámbito académico ponen en

situaciones de estrés a la persona, sin dejar a un lado la idea de que se entra a una etapa donde se

evidencia el desarrollo de su sexualidad, las relaciones de pareja y su identidad personal. Además

se ven expuestos a situaciones estresoras psicosociales, como lo es el alejamiento de su familia,

las exigencias académicas, las expectativas sobre el futuro y la necesidad de adaptarse a un

nuevo contexto, contexto que exige cada vez más y más Cova et al.(2007) mencionados por

Baader et al. (2014).

De este modo, viéndose expuestos a estas nuevas situaciones, puede presentarse una

alteración en su salud mental de cualquier tipo, según un estudio que se realizó con el fin de

conocer la prevalencia de trastornos mentales en una universidad de Medellín se encontró que

“el 70,6% de la población estudiada reportó haber presentado algún trastorno mental alguna vez

en la vida, con mayor prevalencia los de estado de ánimo, seguido de los de ansiedad y los

asociados al uso de sustancias no alcohólicas” Hurtado et al (2011).


Keller (2002), Martín (2006), Rondón, Otálora y Salamanca (2009) mencionados por

Moreno, Rozo y Cantor (2012) clasifican las formas de este abandono al servicio psicológico

como: “Inasistencia a la primera cita, inasistencia a posteriores citas del proceso, abandono

definitivo durante el proceso de evaluación, antes de finalizar el proceso de intervención”. En

este caso se hará énfasis en la inasistencia a la primera cita, que equivale al hecho de no

presentarse al servicio o por diferentes causas que se irán mencionando a lo largo del desarrollo.

Durante el transcurso del tiempo se han venido encontrando ciertas investigaciones las

cuales han arrojado diversas razones por la que los estudiantes universitarios no asisten al

servicio psicológico, se considera entonces que estas razones se pueden clasificar por factores de

la siguiente manera:

Factor 1: Subjetivos

Como posibles factores del desuso del servicio psicológico en los estudiantes universitarios

se encuentran los factores subjetivos en donde se evidencia el prejuicio negativo hacia el

servicio en cuestión de su eficiencia, la mayoría de los estudiantes que presentan problemas de

salud mental se pueden sentir más cómodos consultando a un profesional de la salud más que un

profesional de la salud mental (American college health association, 2010).

Según Jo y Almao (2001) mencionado por Rondón, Otálora y Salamanca (2009) las

creencias culturales sobre la enfermedad a tratar y sobre el rol del psicólogo, así mismo la falta

de información sobre el desarrollo del tratamiento que se practicará, son determinantes a la hora

de tomar la decisión de abandonar un tratamiento terapéutico. De acuerdo a lo anterior también

se puede evidenciar que las personas en este caso los estudiantes, tienen prejuicios sobre la labor

del psicólogo y la efectividad de la ayuda terapéutica en este tipo de centros de ayuda


psicológica, entonces prefieren no hacer uso de estos, y de cierta forma acudir a un profesional

de la salud, por ejemplo un médico.

Así mismo en un estudio realizado en la ciudad de México por Covarrubias (2013) también

se pudo evidenciar el prejuicio que forman los estudiantes sobre el servicio psicológico; se

podría decir entonces que estos prejuicios tienen su origen con respecto a la imagen que se le ha

dado a la carrera de psicología en general. Esto se mostraba en este estudio que tenía como fin la

búsqueda de conocer cuál era la imagen social que se tenía sobre la carrera de psicología, desde

las perspectivas de los mismos estudiantes de psicología, a partir de la pregunta: ¿Qué imagen

social supones que se tiene de psicología o del psicólogo en nuestra sociedad? De este modo

señalan que en algún momento de su carrera se encontraron en situaciones donde escuchaban a

personas decir que, los psicólogos están locos y que solo los que están locos asisten a un

psicólogo, entre muchos de los testimonios presentados por los estudiantes, también se encontró

que las personas creían que la psicología sólo es psicoanálisis, y que los psicólogos pueden saber

cómo es una persona solo con verla. En este caso como también se señala según Covarrubias

(2013), se evidencia la formulación de prejuicios por falta de información, las personas no

conocen en qué consiste la labor de un psicólogo. Conociendo esto, se puede llegar a creer que

una de las posibles razones por las cuales las personas prefieren no hacer uso del servicio

psicológico, son los prejuicios que se generan sobre la psicología en general y por ende sobre el

rol del psicólogo, cabe resaltar que estos son prejuicios que no se encuentran muy ajenos a la

sociedad actual y que la creencia de que asistir a un psicólogo significa estar loco, está vigente en

una variedad de personas.

Por otro lado también se encontró que, en ciertas investigaciones las personas dudan sobre

la confidencialidad de su caso, como se menciona en la investigación realizada por Gulliver,


Griffiths, y Christensen (2010) cuyos objetivos buscaban reconocer las barreras percibidas por

los jóvenes sobre la salud mental, Mojtabai (2001) mencionado por Gulliver et al (2010)

apuntaba que las personas dudan sobre la confidencialidad de su caso, además tienen la

sensación de que van a ser descubiertos por otras personas y también sienten que pueden

solucionar o manejar el problema de manera individual, sin dejar a un lado que llevan la creencia

de que el tratamiento no los ayudará. Estos fueron los pensamientos más comunes, que alejaron a

las personas de la posibilidad de recibir ayuda psicológica frente a sus problemas.

Y como si fuera poco, se encontró que en los jóvenes, hay quienes no suelen identificar sus

problemas de salud mental y pueden no acudir a un lugar de ayuda por falta de información sobre

estos y por el contrario, los jóvenes que sí conocen lo que les está pasando, se dejan llevar por la

vergüenza, mostrando su preferencia por la autosuficiencia. Así, los jóvenes creen que los

problemas los pueden asumir solos, en este sentido, se halló que esa autosuficiencia se puede ver

reforzada, por las experiencias pasadas que fueron positivas, donde todos sus problemas se

solucionaron, sin necesidad de acudir a un profesional y al final todo terminó de la mejor manera.

Cabe resaltar que, de estos jóvenes que presentan algún problema con su salud mental, algunos

suelen preferir contar sus problemas a familiares o a personas cercanas como amigos y

compañeros, personas que les inspiran más confianza. En ese estudio se analizaron 22 estudios

que buscaban reconocer las barrera de los jóvenes a la hora de buscar ayuda psicológica, en

promedio, los estudios se llevaron a cabo en poblaciones con edades de 17 a 20 años, y durante

esa revisión se encontró que los 22 estudios arrojaron resultados similares con respecto a las

variables de: Actitudes públicas, percibidas y auto estigmatizantes ante la enfermedad mental,

confidencialidad y confianza, dificultad para identificar los síntomas de la enfermedad mental,

falta de accesibilidad, autosuficiencia, preocupación por las características del proveedor,


conocimiento sobre servicios de salud mental, miedo o estrés sobre el acto de buscar ayuda o la

fuente de ayuda en sí. Dando como conclusión que hay una grave falta de información acerca de

los problemas mentales de las personas, y que aún hay muchos aspectos que reforzar dentro del

marco de los servicios de la salud mental. Gulliver et al (2010).

De este modo se ve reflejada la importancia que toma la idea de brindar información a la hora

de ofrecer servicios, ya que muchos de los jóvenes por desconocimiento, pueden llegar a tomar

decisiones tales como no asistir a lugares donde se les ofrece la oportunidad de ser atendidos por

profesionales en los temas de salud mental. Y con respecto a la confidencialidad, se refleja el hecho

de trabajar más en esos prejuicios impartidos en la sociedad, prejuicios que ponen en duda uno de

los principios propuestos por la Organización mundial de la Salud, donde se establece que: “Se

respetará el derecho que tienen todas las personas a las cuales son aplicables los presentes

Principios a que se trate confidencialmente la información que les concierne”, dicho principio

debería caracterizar a los profesionales que se encuentran a disposición de la sociedad que los

necesita.

Con respecto al centro de bienestar de la PUJ, se manifiesta la presencia de la confidencialidad

en el servicio: Aquí es completamente confidencial, los estudiantes al principio llenan un

consentimiento informado en el que les contamos que el nombre, el documento de identidad o

cédula y sus datos demográficos lo vamos a saber estadísticamente es decir que el director de

carrera sabrá que de su carrera el estudiante que acudió al centro es por ejemplo de la carrera de

psicología y ya, no que acudió al centro de bienestar eso es completamente confidencial (M.

Carreño, comunicación personal, 12 de abril de 2014).

También se encontró nuevamente el caso de la confidencialidad, según Kamunyu, Ndungo y

Wango (2016), los estudiantes argumentan que los consejeros suelen hacer públicos ciertos casos
que luego son usados como ejemplos por los profesores en sus clases, y por ello expresan miedo a

ser etiquetados de forma negativa por otros.

Por otro lado, los jóvenes cuentan con la ayuda de organismos como se explica en la funciones

de la consejería de (Colombia Joven, 2019). Dentro de las funciones se encuentra el desarrollo

efectivo de los derechos de los jóvenes, donde debe haber presencia de la confidencialidad como

lo menciona anteriormente la Organización Mundial de la Salud.

Factor 2: Sociales

Dentro de los factores sociales se muestra la influencia de la edad, sexo y carrera al

momento de usar el servicio psicológico que se puede evidenciar en la investigación realizada

por López, Kuhne, Pérez, Gallero y Matus, publicada en el 2010 en la revista iberoamericana de

psicología, se tenía como objetivo conocer las características de los estudiantes universitarios

(edad, género, carrera que está estudiando, motivos de consulta y diagnóstico) que recibieron

atención psicológica en el departamento de promoción de la salud de una institución de

educación superior de la región metropolitana en Chile, entre octubre de 2007 y enero 2009 ,

tambíen se tenía como objetivo conocer las características que rodean el proceso terapéutico

(duración, asistencia, interconsultas, y tipos de término), para que así se puedan plantear nuevas

propuestas, ajustar el plan de consulta psicológica con el fin de obtener un mejor servicio que

será brindando a los estudiantes de la institución de educación superior el cual se está trabajando.

La anterior investigación presenta un estudio con una metodología cuantitativa con un

diseño no experimental, de carácter descriptivo y transversal, se utilizó una muestra de 431

estudiantes universitarios en edades comprendidas entre los 18 y 22 años que recibieron

atención psicológica en el departamento de promoción de la salud de una institución de

educación superior de la región metropolitana en Chile, entre octubre de 2007 y enero 2009, en
la investigación se encontró una serie de resultados que se consideraron que fueron útiles para

ajustar el plan de servicio psicológico en la institución de educación superior, se encontró que la

cantidad de mujeres que consultan era el doble de varones, lo que se puede llegar a decir que, a

los hombres se les dificulta más solicitar el servicio de consulta psicológica que a las mujeres,

también se encontró que la edad más frecuente por la cual los estudiantes usan el servicio es a

los 22 años, que la carrera por la cual reciben más consultas es la de psicología entonces se hace

un análisis y se llega a la conclusión de que estos estudiantes pertenecientes a esta carrera, tienen

una mayor conciencia de la importancia que puede llegar a tener este servicio en su estabilidad

emocional, que les permita estar en mejores condiciones en un futuro para atender y recibir a sus

próximos pacientes, por los motivos de consulta se encontró que los estudiantes con depresión

son los que más acuden a este servicio con un 15, 78% de consultas.

Cabe aclarar que no se hará una mayor profundización en lo anterior y los motivos de

consulta que se abordaron en este artículo ya que este no es el tema principal del proyecto, el

tema es saber por qué los estudiantes no usan el servicio psicológico, y se considera que en el

artículo se mencionan variables que influyen en los estudiantes al momento de usar este

servicio. Continuando con el artículo se mencionara las características que rodean el proceso

terapéutico; con respecto a la duración de este proceso se encontró que era ilimitado, es decir,

este proceso se podía dividir en 11 sesiones o más dependiendo de lo que considerara el

psicólogo, se encontró entonces que el promedio de sesiones asistidas por los estudiantes es de

7,8 y el 84,21% y terminan dentro de las primeras diez sesiones, en los tipos de término los

cuales se encuentra: Deserción, cierre del paciente, cierre del terapeuta y derivación. Se

encuentra de los 431 estudiantes que consultaron el servicio psicológico hasta enero de 2009,

378 concluyeron su proceso (87,7%) y 53 continuaron en el 2009, de los 378 que cerraron su
proceso se encuentra por deserción un 67,46%, es decir que este porcentaje de estudiantes tomó

la decisión de dejar de asistir a la consulta psicológica sin un aviso previo, se encuentra que el

20,37% se ubican en el grupo alta, es decir que este porcentaje de estudiantes logró terminar

satisfactoriamente su terapia, el 5,82% de los estudiantes se ubica en el grupo del cierre del

paciente, es decir que estos estudiantes así no hayan culminado su proceso terapéutico

decidieron terminarlo independientemente de la opinión del psicólogo que los estaba tratando, el

3,97% de los estudiantes se ubican en el grupo de cierre del terapeuta, es decir que el psicólogo

toma la decisión de que el alumno ya no va continuar más en su proceso terapéutico debido a la

falta de compromiso con la asistencia, la puntualidad, entre otros motivos por los cuales el

terapeuta decide que el alumno no continuará más. Sin embargo en la investigación encontraron

una parte significativa en la que los terapeutas toman la decisión de que alumno no va a

continuar más porque consideran que este, estudiante, ya ha logrado cumplir la mayoría de sus

objetivos entonces se puede decir que su motivo de consulta se encuentra casi resuelto y el

estudiante deja de asistir cuando el terapeuta está próximo en darle de alta, así como se

mencionaba en la investigación se considera que, probablemente el estudiante en muchas

ocasiones deserta ó abandona el proceso porque considera que se siente bien entonces ya no tiene

la necesidad de ayuda, esto puede ser considerado otra forma de deserción.

“Algunas deserciones entonces no corresponden a fracasos terapéuticos y ameritarían una

clasificación distinta, por ejemplo “deserción por bienestar recobrado” o “deserción por logro de

metas” (López et al.,2010, p.8). Por último se encontró que un 2,38% de los pacientes, son

derivados a otros profesionales para resolver sus inquietudes ya que estas también necesitan el

apoyo de ser atendidas por otros profesionales como un psiquiatra, en las interconsultas se

encontró que 17,4% de los estudiantes son promovidos donde un psiquiatra.


Con el fin de mejorar el servicio, ajustar el plan, en el artículo concluyeron que para

disminuir la inasistencia en los estudiantes, se tomó la decisión de que los procesos terapéuticos

durarán como un máximo 12 sesiones, también se implementó talleres grupales, con una

duración de 8 sesiones esto último para disminuir la lista de espera y dar mayor acceso a la

atención psicológica, además abordar los temas más frecuentes que se encontraron en los

consultantes como la depresión, por último el trabajo conjunto con otros servicios, las

interconsultas y derivaciones son importantes para aquellos estudiantes que necesitan además de

consulta psicológica, necesitan el apoyo de otros profesionales para poder ayudarlo como el

psiquiatra que brindan tratamiento farmacológico en los casos que se requieran.

Muchos estudiantes en medio de su proceso terapéutico deciden no continuar con la terapia

independientemente de la opinión del psicólogo (en la cual este puede considerar que el

estudiante todavía necesita atención). Un motivo frecuente por el cual deciden no continuar es la

falta de tiempo para destinarle a la terapia, esto es conocido como cierre del paciente ( López et

al., 2010). De acuerdo a lo anterior se puede decir que muchos estudiantes deciden abandonar la

consulta debido a que consideran que no les queda tiempo suficiente para dedicarle a la terapia,

que puede ser, por muchos motivos como por ejemplo los académicos, en donde la gran cantidad

de trabajos hace que prefieran dedicarse a su estudio que usar su tiempo para asistir a consulta

psicológica.

Ahora bien, se considera que la buena relación que el estudiante tenga con el psicólogo, y el

ser atendido por el mismo profesional (psicólogo) también tiene una influencia al momento de

asistir al servicio lo anterior es evidente en la investigación realizada por Giraldo, Ramírez, y

Zapata (2018), en donde se tenía como objetivo describir la relación entre psicólogos y

estudiantes usuarios que accedieron a los servicios del programa educativo de prevención de
adicciones de la universidad de Antioquia en Medellín y su influencia en la percepción de la

calidad del mismo con el fin de avanzar a modos más eficaces de acompañar a los estudiantes

hacia un camino de adecuados hábitos de vida. La investigación tuvo un enfoque cualitativo; la

población fueron estudiantes mayores 18 años que tuvieron interés de participar en la

investigación y que accedieron al programa de prevención de adicciones. Se aplicaron dos tipos

entrevistas una semiestructurada que consistió en la primera etapa de recolección de

información; fue aplicada a cinco participantes y se identificaron aspectos generales de servicio;

esta entrevista se convirtió en una guía de preguntas en la que se listaron temas claves respecto a

la calidad; y otra de profundidad en la que se aplicó a un segundo grupo tres estudiantes de la

primera entrevista que fueron escogidos por la riqueza de información que proporcionaron en la

primera entrevista y un estudiante nuevo.

Con las entrevistas realizadas a los estudiantes, se encontró que la calidad del servicio

está influenciado por la relación que tienen los psicólogos y estudiantes en donde se presente el

buen trato, la amabilidad, la buena comunicación, ayuda a que exista una relación empática y

agradable en la que el estudiante se sienta bien y pueda sentir confianza con el psicólogo para

que así se generen buenos resultados en los que el estudiante logre superar sus problemas y

pueda recuperar su bienestar mental, de acuerdo a lo anterior se puede decir que que la buena

relación que el psicólogo tenga con el estudiante influye en la asistencia al servicio.

Los estudiantes resaltaron la importancia de que los servicios ofrecidos (como el servicio

de consulta individual) desde el programa se mantengan con el mismo profesional ya que esto

afianza lazos que permiten mejorar la calidad de vida y detectar los logros alcanzados, avances o

retrocesos, de acuerdo a lo anterior se puede decir que los estudiantes manifiestan que al ser

atendidos en la sesiones estas se mantengan con el mismo profesional. Con respecto al centro de
bienestar de la PUJ la psicóloga entrevistada manifestaba que muchos estudiantes tienen la

misma preferencia “el estudiante dice yo ya le conté mis problemas a usted, yo no quiero

contarle mis problemas a nadie más” (M.Carreño, comunicación personal, 12 de abril de 2014),

teniendo en cuenta lo anterior se puede decir que, el ser atendido por el mismo profesional

durante las sesiones que se trabajen con el estudiante influye en el momento de asistir al servicio

psicológico.

Continuando con la investigación también se encontró que los estudiantes sienten

satisfacción por el servicio de asistencia individual ya que sienten que los psicólogos por los que

han sido tratados han ayudado en la superación de sus problemas, por lo que se puede decir que

los resultados obtenidos en la investigación cumplieron con lo que los investigadores pretendían

lograr con el estudio y con las opiniones que aportaron los estudiantes entrevistados, generar un

servicio de calidad que se encargue principalmente del bienestar mental de los estudiantes.

Cabe destacar también que en la investigación realizada por Doménech y Gómez (2011)

cuando mencionan a Covington (1992), este nombra razones importantes que pueden ubicarse en

los factores sociales los cuales son del tema de la apariencia y vergüenza social el explica que los

estudiantes prefieren mantener un perfil bajo, es decir, evitar que las personas externas se

percaten de lo que está sucediendo con ellos, esto es para mantener una autoestima y aparentar

ser fuerte, el cual es más evidente en los hombres, como se mencionaba en anteriores

investigaciones, a comparación de las mujeres, ellos tienen menor tasa de asistencia al servicio

psicológico, esto trae todo un análisis, en resumen, los hombres son tomados en la sociedad

como los fuertes.

Por último se considera que en el estudio realizado por Kamunyu, Ndungo y Wango

(2016) también se pueden resaltar razones por las que los estudiantes no hacen uso de estos
servicios y que se pueden ubicar en los factores sociales, estos autores mencionan el caso de un

estudio realizado en Kenya, en poblaciones universitarias, donde se encontró que el sexo de la

persona que los va a atender juega un papel importante a la hora de buscar servicio psicología, en

el caso de la población masculina se halló que estos no buscaban servicios de asesoramiento con

personas del sexo masculino para no mostrarse débiles a la hora de solucionar sus problemas, así

mismo hubo una muestra de que los estudiantes presentan desconfianza social, desconfían de los

servicios que les puede brindar un consejero y por ende proponen que ellos tienen sus propios

métodos para resolver sus problemas.

Factor 3: Limitantes externos

Dentro de los factores limitantes externos, se pueden evidenciar en la investigación de

Kamunyu, Ndungo, y Wango (2016) que la falta de soluciones inmediatas, hacen que el

estudiante se vea obligado a buscar nuevas alternativas para resolver sus problemas, también se

encontró que la ubicación del centro de consejería, hace que los estudiantes prefieran no ir,

puesto que no les cabe la idea de imaginar que sus amigos o compañeros los miren ingresar a

este tipo de lugares.

A partir de esto, en comparación con los estudios que se analizaron anteriormente, las

razones por las que los universitarios no asisten a los servicios psicológicos que brindan las

universidades, van encaminados a las creencias, a los prejuicios y a la perspectiva de cada

estudiante y el rol que desempeñan en la sociedad. Muchos se guían por las creencias que

dividen a cada género, el simple hecho de decir lo que debe hacer un hombre o del mismo modo

determinar lo que es exclusivo en una mujer, hacer exclusiva la idea de que un hombre debe ser

fuerte con sus sentimientos, con sus problemas, con sus dificultades, marca de alguna manera la

perspectiva y las decisiones que se tomaran en cualquier aspecto de la vida diaria, en este caso se
ha evidenciado que genera un efecto a la hora de asistir o no al servicio psicológico, se refleja el

miedo a ser juzgados, y no solo por las personas ajenas al caso, sino miedo a ser juzgados por los

mismos consejeros del servicio psicológico.

Como se ha evidenciado anteriormente, son muchos los factores que los estudiantes tienen en

cuenta a la hora de elegir no tomar un asesoramiento, cabe resaltar que también los horarios

académicos ajustados que tienen muchos de los estudiantes con problemas psicológicos hacen que

muchos de estos tengan poco o quizás nada de tiempo para permanecer o asistir a este tipo de

ayudas Kamunyu, Ndungo y Wango (2016). Aunque se busque mejorar el rendimiento académico

de los estudiantes desde al ámbito psicológico, se da una contrariedad ya que estos por sus cargas

académicas no pueden asistir a un espacio de ayuda psicológica, viéndolo de esa forma, las

instituciones de educación deben buscar la forma para que esos espacios se den, ya que esto de

alguna manera afecta a la institución y a la comunidad estudiantil.

Cabe aclarar por último que, en parte el mal uso del servicio psicológico no es solo por parte

voluntaria, según la Defensoría del Pueblo (2011) mencionada por Durán, Guáqueta y Torres

(2011), las instituciones para servicio de ayudas son pocas, así mismo los programas son escasos.

También es mencionada la organización Save the Children (2009), donde expresan que hace falta

una mejor asignación de los recursos que son destinados para las necesidades de niños, niñas y

adolescentes. En este artículo se resalta la importancia de los derechos humanos, en especial el los

niños, niñas y adolescentes, donde la atención psicológica de estos es de vital importancia. Es

decir, dentro de los derechos, se debe brindar un servicio psicológico pero ha sido complicado

implementarlo públicamente porque no hay recursos, ya sea por mal uso de estos,

direccionamiento a otras dependencias y hasta casos de corrupción que interfieren con la

distribución adecuada del erario público.


Teniendo en cuenta el desuso servicio del psicológico por parte de los jóvenes, cabe resaltar

que hay ciertas organizaciones como el Ministerio de Salud y Protecciòn Social (MinSalud) (2011)

el cual tiene como una de sus funciones orientar y buscar la calidad de los servicios de salud,

mejorando el acceso y optimizando los recursos encaminados a este. Así entonces se da a entender

que este organismo debe cubrir las necesidades en cuanto a salud y bienestar de las personas,

teniendo en cuenta la definición de bienestar dada por la Organización Mundial de la salud (OMS)

(2013). Esta expresa que la salud mental hace parte del bienestar de la persona, donde esta pueda

ser capaz de estar consciente de la realidad, por otro lado, la salud la define como un estado

completo de bienestar donde se incluye lo mental. Pero esto la mayoría de veces se queda en

palabras, es decir, no se cumple porque se encuentran deficiencias o fallas, como lo mencionan

anteriormente Durán, Guáqueta y Torres (2011), la defensoría del pueblo (2011) y la organización

Save the Children (2009) indican que los programas y los recursos para las necesidades de niños,

niñas y adolescentes son escasos.

Referencias
Amedome, S., Bedi, I. y Kemetse, G. (2018). Exploring Students’ Assessment of Psychological
Services in Technical Universities in Ghana for Improved Quality Education. Journal of
Education, Society and Behavioural Science, 25(2), 1-9.
American College Health Association. (2010). Considerations for integration of counseling and
health services on college and university campuses. Recuperado de:
https://www.acha.org/documents/resources/guidelines/ACHA_Considerations_for_Integr
ation_of_Counseling_White_Paper_Mar2010.pdf.
American Psychological Association (s.f.). Campus Mental Health. Washington D.C.:
American Psychological Association. Recuperado de:
https://www.apa.org/advocacy/higher-education/mental-health/
Auerbach, R., Alonso, J., Cuijpers, P., Ebert, D., Hasking, P., Nock, M.,...Vilagut, G. (2018)
Supplemental Material for WHO World Mental Health Surveys International College
Student Project: Prevalence and Distribution of Mental Disorders. Journal of Abnormal
Psychology, 127(7), 623-638.
Baader, T. Rojas, C. Molina, J.L. Gotelli, M. Alamo, C. Fierro, C. y Dittus, P. (2014).
Diagnóstico de la prevalencia de trastornos de la salud mental en estudiantes
universitarios y los factores de riesgo emocionales asociados. Revista chilena de neuro-
psiquiatría, 52(3), 167-176. Recuperado de: https://dx.doi.org/10.4067/S0717-
92272014000300004
Brunner, J., Wallace, D., Reymann, L., Sellers, J. y McCabe, A. (2014) College Counseling
Today: Contemporary Students and How Counseling Centers Meet Their Needs. Journal
of College Student Psychotherapy, 28(4), 257-324, doi:10.1080/87568225.2014.948770
Congreso de la República de Colombia (2006). Ley 1090 del 6 de septiembre de 2006 por la cual
se reglamenta el ejercicio profesional psicológico, se dicta el código deontologico y
bioetico. Bogotá D.C.: Congreso de la República de Colombia.
Colombia Joven. (2019). Colombia joven pasa de ser dirección a consejería presidencial según el
decreto 179 de 2019. Bogotá D.C: Colombia joven. Recuperado de:
http://www.colombiajoven.gov.co.
Covarrubias, P. (2013). Imagen social e identidad de la psicología desde la perspectiva de sus
estudiantes. Revista Iberoamericana de educación superior, 4(10), 113-133. Recuperado
de: http://www.scielo.org.mx/pdf/ries/v4n10/v4n10a6.pdf
Doménech, F. y Gómez, A. (2011). Relación entre las necesidades psicológicas del estudiante,
los enfoques de aprendizaje, las estrategias de evitación y el rendimiento. Electronic
Journal of Research in Educational Psychology. 9 (2), 463-469. Recuperado de
https://www.redalyc.org/pdf/2931/293122840001.pdf
Durán, E., Guáqueta, C. y Torres, A. (2011). Restablecimiento de derechos de niños, niñas y
adolescentes en el sistema nacional de bienestar familiar. Revista Latinoamericana de
ciencias sociales, niñez y juventud. 2 (9), 549-559. Recuperado de
http://revistaumanizales.cinde.org.co/rlcsnj/index.php/Revista-
Latinoamericana/article/view/458/249
Gulliver, A., Griffiths, K. y Christensen, H. (2010). Perceived barriers and facilitators to mental
health help-seeking in young people: a systematic review. BioMed Central psychiatry.
Recuperado de: https://rdcu.be/bsRO7
Giraldo, I., Ramírez, E., y Zapata, I. (2018). Relación entre psicólogos y estudiantes usuarios en
el 2014 factor determinante en los servicios de prevención de adicciones de la Universidad
de Antioquia. Facultad nacional de salud pública. 36 (3), 44-52. Recuperado de
https://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/fnsp/article/view/330805/20791623
Hurtado, H., Sánchez, V., Bedoya, L., Londoño, N., Juárez, F., Marín, C., Muñiz, O., Agudelo,
D. y Gómez, Y. (2011). Prevalencia de trastornos mentales en usuarios de consulta
psicológica en una universidad colombiana. Revista de psicología Universidad de
Antioquia, 3(1), 79-71. Recuperado de:
http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/psicologia/article/view/10613
Hinderaker, D. (2013). College Student Mental Health and Use of Counseling Center Services.
Recuperado de: https://sophia.stkate.edu/msw_papers/190
Javed, S., Javed, S. y Khan, A. (2016). Effect of Education on Quality of Life and Well Being.
The International Journal of Indian Psychology, 3(58), 1-10.
Kamunyu, R. Ndungo, C. y Wango, G. (2016) Reasons why university students do not seek
counselling services in Kenya. Journal of Education and Practice, 7(15), 142-145.
Kerlinger, F. y Howard, L. (2002) Investigación del Comportamiento. En: F. Kerlinger y L.
Howard. (Eds.), La ciencia y el enfoque científico. (pp.3-20) México, D.F.: Editorial
McGraw-Hill.
López, M., Kuhne, W., Pérez, P., Gallero, P. y Matus O. (2010). Características de consultantes
y proceso terapéutico de universitarios en un servicio de psicoterapia. Revista
iberoamericana de psicología: Ciencia y tecnología. 3 (1), 99-107. Recuperado de
https://revistas.iberoamericana.edu.co/index.php/ripsicologia/article/download/196/164
Ministerio de Salud y Protección social. Institucional. Recuperado de:
https://www.minsalud.gov.co.
Moreno, J, Rozo, M y Cantor, M. (2012). Permanencia y abandono terapéutico en un centro de
servicios psicológicos. Psychologia: avances de la disciplina. 6 (2), 23-34. Recuperado
de: http://www.scielo.org.co/pdf/psych/v6n2/v6n2a03.pdf
Organización Mundial de la Salud. (2013). Salud mental: un estado de bienestar. Organización
mundial de la salud. Recuperado de: https://www.who.int.
Pérez, E y Gómez, M. (2018). Abordaje de los motivos de consulta psicológica de estudiantes
universitarios como factor asociado a la permanencia. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/323674897_Abordaje_de_los_motivos_de_con
sulta_psicologica_de_estudiantes_universitarios_como_factor_asociado_a_la_permanenc
ia_Universidad_de_Antioquia_Medellin-Colombia
Pontificia Universidad Javeriana (s.f.). Consulta Psicoterapeutica. Santiago de Cali:
Pontificia Universidad Javeriana Cali. Recuperado de:
https://www.javerianacali.edu.co/consulta-psicoterapeutica
Pontificia Universidad Javeriana (2013). Estatuto General. Santiago de Cali: Pontificia
Universidad Javeriana Cali.
Prince, J. (2015). University student counseling and mental health in the United States: Trends
and challenges. Mental Health and Prevention 3, 5-10.
Rondón, A., Otálora, I. y Salamanca, Y. (2009). Factores que influyen la deserción terapéutica de
los consultantes de un centro universitario de atención psicológica. International journal
of psychological research, 2 (2), 137-147. Recuperado de
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5134715
Stebleton, M., Soria, K. and Huesman, R. (2014). First-Generation Students' Sense of Belonging,
Mental Health, and Use of Counseling Services at Public Research Universities. Journal
of College Counseling, 17(1), pp.6-20. doi: 10.1002/j.2161-1882.2014.00044.x
Ungaretti, J, Müller, M y Etchezahar, E. (2016). El estudio psicológico del prejuicio: Aportes del
autoritarismo y la dominancia social. Revista internacional de investigación en ciencias
sociales. 12 (1). Recuperado de http://scielo.iics.una.py/pdf/riics/v12n1/v12n1a07.pdf
Apéndice A: Fotografía Grupo de Trabajo con Experto
Apéndice B: Consentimiento Informado

CONSENTIMIENTO INFORMADO
INVESTIGACIÓN: “El Servicio Psicológico y Factores del Desuso en la Pontificia Universidad Javeriana Cali.”

El Grupo de Investigación, en la clase Investigación en Psicología I, a cargo del profesor Victor Hugo Charria Ortiz
está realizando un estudio con el objetivo de encontrar las principales razones del desuso del servicio psicológico
y clasificarlo por factores en la Universidad Javeriana Cali, con el fin de conocer los diferentes factores para, que a
futuro la institución pueda proponer e implementar programas de intervención para el mejoramiento del entorno de
servicio psicológico, en el bienestar centro universitario y la salud mental de los estudiantes. La investigación está
a cargo de los estudiantes Juan Esteban Naranjo, Diana Lopez, Britney Narvaez, Zhara Vera y David Sanchez

En esta investigación, se aplicará el cuestionario de SERU, el cual hace parte de la Batería de Instrumentos para la
Evaluación de Factores de Riesgo Psicosocial, de la Universidad de California en estados Unidos. La duración
máxima para diligenciar es de 30 minutos. Con este consentimiento informado, queremos que conozca que: la
participación en esta investigación es absolutamente voluntaria. Esto quiere decir, que el estudiante, si así lo desea,
puede negarse a participar. Asimismo, no se requerirán datos que lo identifiquen con las respuestas que usted
proporciona, pues su participación será anónima, de igual manera, la información será confidencial y por lo tanto
solo será utilizada por los investigadores, y será entregada por medio de un informe por áreas y a modo general a la
institución, sin especificar nombres de los participantes.

El beneficio que podrá recibir será proporcionar su punto de vista sobre los temas que aborda el cuestionario y
participar de las intervenciones que se llegaran a realizar posteriormente por parte de la institución de acuerdo con
los resultados de la investigación.

Debe quedar claro que el estudiante no recibirá ningún beneficio económico por su participación en este estudio;
ésta será una contribución para el desarrollo de la ciencia y el conocimiento, y el mejoramiento de las condiciones
del servicio psicológico a futuro en caso que se realicen intervenciones. Sólo con la contribución solidaria de los
estudiantes como usted, será posible para los investigadores entender mejor la relación en los diferentes razones
del desuso del servicio psicológico estudiantil asociados a su respectivo factor, y aportar para favorecer el bienestar
psicológico dentro de la institución.

DECLARACIÓN DEL CONSENTIMIENTO INFORMADO


Después de haber leído comprensivamente toda la información contenida en este documento y de haber recibido explicaciones
en el documento anexo; habiendo dispuesto de tiempo suficiente para tomar una decisión, consciente y voluntariamente,
yo__________________________________, acepto participar en esta investigación. Además, expresamente autorizo a los
investigadores para utilizar la información codificada en futuras investigaciones y publicaciones. En constancia, firmo este
documento de Consentimiento Informado a los _____ días, del mes de_______, del año ________.

Firma del participante:_______________________________________________________________


Nombre del estudiante ______________________________________________________________

Firma del investigador:______________________________________________________________


Nombre del investigador ____________________________________________________________

Firma del testigo: __________________________________________________________________


Nombre del testigo: ________________________________________________________________
Apéndice C: Pagina 1 de 20, encuesta SERU, servicio psicológico