Você está na página 1de 3

Carlos Shamash Ramírez Hincapié

Ing.Mecatrónica

“E pluribus unum”

Esta frase, proveniente del latín, tiene como traducción “De muchos, uno”. El significado más
generalizado de esta frase fue conocido, gracias a un poema de Publio Virgilio Marón, (aunque él
no ha sido el creador de la frase y se desconoce quién fue) Moretum, un poema perteneciente al
Apéndice Virgiliana, en el cual escribió al final de su verso “color est e pluribus unus” que describe
la combinación de colores en uno, para concluir que de todos los ingredientes que usaba en su
poema, se creaba esa combinación con toda su diversidad.

Teniendo en cuenta que las traducciones provenientes de idiomas antiguos tienen distintas
significaciones, también se puede encontrar una concepción diferente a esta frase, que dice
“entre muchos, solo hay uno”, es decir, de muchos miembros, sólo uno es el escogido entre todos
por ser el más importante. No obstante, en su acepción global, queda totalmente descartada
gracias al significado dado por los Estados Unidos en el lema usado en su escudo por tener trece
letras al igual que sus colonias, al querer mostrar que se integraron estas trece colonias británicas
y lograron converger con sus culturas y diferencias para crear un sólo país independiente; este
lema fue elegido por el Primer Comité del Sello de los Estados Unidos en 1776, pero hoy en día
el lema tiene un sentido más abierto dado a que la diversidad de los Estados Unidos de
Norteamérica ha estado en considerable aumento como consecuencia de la gran cantidad de
inmigrantes que buscan mejores oportunidades de vida; esto abre el paso a que distintas
culturas, y pensamientos ideológicos, logren unirse y crear una nueva sociedad más globalizada.

De acuerdo al sentido dado por Virgilio en su poema, se puede hacer un símil con la tecnología
moderna; puesto que todos los elementos tecnológicos que se utilizan en la cotidianidad, están
formados por muchos componentes que no siempre son visibles, y que, aunque puede que no
tengan mucho sentido si se separan y agrupan por separado, pero al hacer la unión de todos
puede formarse, una unidad que combina sus funciones de una manera especial. Cómo se puede
observar en una laptop, que a pesar de ser sólo un artefacto, no lo sería sin toda una integración
avanzada de piezas que con sus características específicas, al igual que su corazón, el procesador,
que a su vez está conformado por millones de transistores que son entrelazados entre sí, para
llegar a crear una máquina tan útil en el día a día.
La ingeniería y en general la ciencia, en sus avances tecnológicos, busca la creación de máquinas
que automaticen procesos y tareas, para facilitar la vida del ser humano, pero llevan mucho
tiempo queriendo imitar un humano con la creación de un robot. Pero, para lograr crear robots
con capacidades humanas diferentes, es necesario que puedan cambiar su forma de pensar, algo
que no se puede adoctrinar con un programa o un simple algoritmo, porque quitaría toda idea
de “inteligencia artificial”, y esto empieza a chocar en los límites de la ciencia, ya que tenemos
una idea de inteligencia creada por un ser humano pero que debe aprender y pensar por sí sola;
esto, expertos lo van logrando poco a poco, para lograr que miles y miles de circuitos a simple
vista, sin vida, puedan concebir el pensamiento al igual que un ser humano.

Algo que nos lleva directamente a pensar en la criatura descrita por Mary Shelley en su libro
“Frankenstein o el moderno Prometeo” en 1818, en el que su protagonista, Víctor Frankenstein,
un científico inspirado por alquimistas y en busca de la vida a partir de materia inanimada, desafía
a la naturaleza y decide crear un ser que sea capaz de vivir y pensar sin haber sido procreado por
una mujer, para demostrar que son aún más inútiles que lo que esa sociedad machista tiene
como pensamiento. A partir de cadáveres de más personas, toma muchas piezas de ellos y crea
una criatura que tiene la capacidad de pensar y decidir, gracias a él, de forma totalmente artificial;
“E pluribus unum”, de muchas partes y cadáveres sin vida, nace una criatura con vida.

A pesar de ser su creación, Víctor solo puede pensar que es un monstruo que no merece siquiera
un nombre, mucho menos estudio. Trayendo en su vida consecuencias atroces como la muerte
de mucha gente que lo rodea y que en un momento podría cambiar al recibir la petición de la
criatura por una compañera, que él decide denegar al querer seguir teniendo esos pensamientos
machistas, que no le dejaron crear una persona que no tuviera quien le ordenara y pudiese
pensar libremente.

Por tanto, es posible establecer una relación entre “E pluribus unum” y “Frankenstein y el
moderno Prometeo”
Lista de referencias

“E pluribus unum”. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 20 de febrero de 2019 de


https://es.wikipedia.org/wiki/E_pluribus_unum

“El instrumento científico y político en Frankenstein, de Mary Shelley” (2012) de MARTÍN


YUCHAK. Accesible en https://docs.google.com/document/d/1T-m2i-
HVigswdGny5yCcS_BgnoMj08n49zQzLoHS1GE/edit?hl=en_US

"Frankenstein cumple 200 años" [2016] de MARIO MENDOZA. Accesible en


https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16642456

"E Pluribus Unum" (2016) de BARACK OBAMA. Accesible


en https://www.youtube.com/watch?v=0eKUlWnhNIA

“Mary Shelley”. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 20 de febrero de 2019 de


https://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Shelley

“Frankenstein o el eterno Prometeo”. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 20 de febrero


de 2019 de https://es.wikipedia.org/wiki/Frankenstein_o_el_moderno_Prometeo

Shelley, M. W., Shelley, M. W., & Hincapié, J. F. (2019). Frankenstein o el moderno


prometeo.