Você está na página 1de 3

Rotula de suspensión

Una rótula en mal estado gasta también todas las otras piezas con las que está conectada: con
este artículo te mostraremos los principales síntomas de una rotula de suspensión en mal
estado.

¿Qué son las rotulas de suspensión?


Las rótulas, parte de la suspensión delantera de muchos automóviles, sostienen el peso
del vehículo y conectan las barras tensoras, resortes, amortiguadores, tijeretas y otras partes
de la suspensión a las ruedas. Están compuestas por una varilla con una bola en su extremo,
que va introducida en un alojamiento cilíndrico, generalmente cubierto de manera parcial por un
cobertor de goma, diseñado para retener la grasa que lubrica la articulación.

Con el tiempo, los componentes comienzan a desgastarse y se aflojan por conducir muchas
veces sobre carreteras en muy mal estado, como las de Costa Rica, y debido a la rotura de
otras partes de la suspensión conectadas a las rótulas. El automóvil puede presentar varias
señales de que las rótulas han comenzado a fallar, a continuación, vamos a repasar algunos de
los principales síntomas.

Ruido
La primera señal de que las rótulas de un vehículo han comenzado a fallar, es un golpeteo
metálico que proviene de la parte delantera. El sonido es como de alguien que martilla sobre
una placa de metal. Este ruido puede ir aumentando con el tiempo y puede o no oírse todo el
tiempo. Además, puede aumentar cuando se realiza un giro, en especial uno cerrado, y al
pasar sobre huecos y protuberancias en la carretera.

Acompañando el ruido que describimos anteriormente, otra señal de rótulas de suspensión en


mal estado es un fuerte chirrido que suena como si el vehículo estuviera tocando el pavimento.

Estos sonidos pueden provenir de ambas rótulas o de un solo lado y puede estar acompañado
de un golpeteo.

Desgaste de la llanta
Mientras el vehículo esta levantado, aprovechá para para revisar las llantas, podes usar un
foco o extensión de luz para mejorar la visibilidad. Si observas surcos en las bandas de
rodamiento (parte de la llanta que toca el suelo) de las llantas o un desgaste irregular, uno o
más componentes de la suspensión están fallando, incluyendo las rótulas. Este método para
determinar el estado de las rótulas no es un cien por ciento seguro como para determinar que
el problema sean específicamente las rotulas, pero puede indicar de forma temprana un
problema con el sistema de suspensión o alguno de sus componentes.

Revisión de las ruedas


Este procedimiento requiere de un área segura y equipo adecuado, por lo que se debe realizar
de forma muy cuidadosa. Con la misma “gata” del carro se levantan cada una de las llantas
delanteras del automóvil. Se Coloca una mano en la parte inferior de la llanta y la otra en la
parte superior. Agitá la llanta e intentá escuchar un golpeteo, si lo lográs escuchar entonces
sabrás que esa rotula de suspensión está comenzando a fallar.

Inspección física de las rótulas


Al igual que el procedimiento anterior, este requiere de equipo aun as especializado, por lo que
es recomendable realizarse únicamente por un profesional calificado. Una vez que el vehículo
esta elevado o en una fosa se ubican las rótulas. Se mueve el cobertor de hule usando una
herramienta tipo palanca; si se mueve libremente junto con la articulación, entonces la rótula
debe ser reemplazada, por otra parte, si el cobertor está seco y duro y se mueve libremente,
pero sin la articulación, entonces es el cobertor el que ya no sirve, en muchas ocasiones esto
igualmente implica el reemplazo de la rótula pues si el cobertor no es cambiable entrarían
impurezas, como polvo, que al mezclarse con la grasa, produce una abrasión equivalente a
“lijar” la rótula constantemente.

Es muy importante considerar que, debido al estado de nuestras carreteras, es muy probable
que las rótulas no alcancen su vida promedio, que son unos 100,000 kilómetros, por lo que se
hacemos hincapié en una revisión constante.

Fig. 01: Rotula de un auto.


Fig. 02: Rotula dañada.

Fig. 03: Sistema de dirección asistida hidráulica.