Você está na página 1de 2

Del servicio de utilidad pública: “Se requiere con suma urgencia

toneladas y toneladas de oxígeno para el Gran Santiago. Por favor


dirigirse a la Intendencia de la Región Metropolitana”

Así de crítica y preocupante es la situación de nuestra ciudad, de ahí que


consideramos que es un tema obligado en las salas de clases y tenga o no que ver con
la parte del programa que se está viendo en la sala. Se debe hablar... y ahora.

De seguir la tónica de la situación actual, las generaciones futuras habitarán en un


cenicero gigantesco...Santiago. ¿Son efectivos los planes de descontaminación presentados
por los gobiernos en los últimos 15 años?, ¿Son transparentes o reales los informes sobre
los índices de contaminación que se dan a conocer a la población? ¿Son medidas todas las
partículas contaminantes que lanzamos al aire todos los santiaguinos? Preguntas lo
suficientemente fuertes como para discutir sobre ello.
Como todos los años, en esta época resurge el debate sobre la contaminación
atmosférica. Este año, debido a condiciones meteorológicas desfavorables ha sido más
duro, hablándose incluso de un fracaso total del sistema predictivo. ¿Qué se debe hacer para
reducir la contaminación atmosférica? La respuesta es simple: reducir las emisiones
contaminantes en la cuenca de Santiago, ya que ni su geografía ni su meteorología se
pueden modificar.

Mucho se habla de las fuentes contaminantes y los simples mortales vivimos


culpando a las industrias por este caos atmosférico. Sin embargo, la principal fuente de
contaminación de santiago son los automóviles... catalíticos y no catalíticos.

El transporte sigue siendo el sector más contaminante de la región, al ser responsable de la


emisión de un 48% del material particulado respirable (PM10), de un 84% de los óxidos de
nitrógeno (NOx) y de un 91% del monóxido de carbono (CO).

¡Bájate del auto Perico! Es el llamado de urgencia de una organización ambientalista.


¿Podemos bajarnos del auto? Como en todo lo que tiene que ver con este tema, la respuesta
no es simple. Los principales problemas del transporte de la región lo constituyen primero
que nada la cantidad de vehículos, la concentración horaria y espacial de los viajes, y la
mala calidad del servicio de transporte público, que fomenta la posesión y uso del
automóvil particular. Un millón 600 mil autos particulares son los responsables del 53% de
la contaminación de nuestra capital, que en conjunto contaminan 17 veces más que todas
las micros , y seis veces más que todas las industrias, hoteles, edificios, y panaderías de
Santiago juntas. Cabe destacar que la mayoría de los automóviles transportan a una sola
persona, lo que en cifras estadísticas corresponde sólo a un 20% de la fuerza laboral de la
ciudad. ¿Comodidad o Inconciencia? Lo cierto es que no se puede pretender que la población
deje sus autos cuando la calidad del transporte público deja mucho que desear y tampoco se
ofrecen alternativas de energías más limpias.

Pero además del transporte, existe una fuente contaminante que no está dentro de las
mediciones. .. Los grupos electrógenos, que no son otra cosa que motores diésel que usan
algunas industrias para generar electricidad.
Debido al racionamiento energético de 1998, el Gobierno promovió su compra, entregando
facilidades de pago y eliminando la obligatoriedad de registro.
Según un estudio encargado a fines de 2005 por la Conama RM, hoy llegarían a más de 10
mil. "Pero pueden ser muchas más, porque no hay registros", explica la autoridad.
En otras palabras, nuevamente el gobierno, para tapar su ineficiencia en el manejo del tema
energético, olvida la prioridad de los temas ambientales que día a día afectan a nuestra
ciudad.

El tema de la descontaminación de Santiago, tiene que ver con la forma en que cada
uno de nosotros nos relacionamos con nuestra ciudad y con compromiso afectivo que ella
nos genere… No puede ser que actuemos (simples mortales y/o empresarios) en función de
“bonos de descontaminación”… ¿necesitamos acaso un bono para no fumar en el cine?
¿gracias a un bono no le tiro el humo del cigarrillo en la cara a un niño?. Cada uno debe
hacerse responsable de su actuar y de la forma en que se relaciona con el medio ambiente…
No se puede esperar que los gobiernos de turno tomen medidas eficaces para que podamos
respirar, debemos hacerlo solos ¡ y ahora!. Lamentablemente los gobiernos difícilmente
harán algo de verdad eficiente, económicamente no les convine… otra vez los grupos de
poder ganan la batalla.