Você está na página 1de 38

ÍNDICE

Contenido
Antecedentes ............................................................................................................ 4
Introducción ............................................................................................................ 5
Planteamiento del problema ..................................................................................... 6
Justificación .......................................................................................................... 7
Fundamentos teóricos............................................................................................... 8
Argumentación ..................................................................................................... 8
Respuestas Posibles............................................................................................... 8
OBJETIVOS ............................................................................................................ 9
Generales ............................................................................................................. 9
Específicos ............................................................................................................ 9
LA DISCRIMINACION EN LA HISTORIA....................................................... 10
DISCRIMINACION ACTUAL .............................................................................. 11
MANIFESTACIONES DE DISCRIMINACIÓN ARBITRARIA EN LA ESCUELA:
........................................................................................................................... 14
Diversos estilos y ritmos de aprendizaje: ............................................................. 15
Apariencia física: ................................................................................................ 16
Orientación sexual e identidad de género: ........................................................... 17
Condición socioeconómica: ................................................................................. 17
Tipo de familia: .................................................................................................. 18
Embarazo y maternidad: .................................................................................... 19
Estilos juveniles: ................................................................................................. 19
Sexo: .................................................................................................................. 20
Pueblos originarios: ............................................................................................ 21
Discapacidad: ..................................................................................................... 21
Enfermedad: ...................................................................................................... 22
Inmigrantes: ....................................................................................................... 23
Religión o creencia: ............................................................................................ 23
Combatir la Discriminación: ............................................................................... 24
Enuncio cuatro objetivos fundamentales: ............................................................ 24
La educación intercultural tiene dos grandes objetivos: ....................................... 26
MARCO CONCEPTUAL ....................................................................................... 28
CONSIDERANDO ............................................................................................. 31
Metodología ........................................................................................................... 33
CONOGRAMA...................................................................................................... 34
PRESUPUESTO .................................................................................................... 35
BIBLIOGRAFIA ................................................................................................... 36
ANEXOS ............................................................................................................... 37
Antecedentes

En Guatemala, las niñas sufren una doble discriminación por género y edad; ellas

constituyen el 26 por ciento del total de la población y su precaria situación pasa

prácticamente desapercibida desde la primera infancia y especialmente durante la

adolescencia, las niñas se enfrentan a múltiples barreras para ejercer sus derechos.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Niña, las y los

integrantes de la Mesa solicitaron de urgencia que el Congreso de la República apruebe

la Ley 4746 para elevar la edad de matrimonio a 18 años para hombres y mujeres, un

aspecto de suma importancia para proteger a las niñas de diversas formas de violencias,

como la trata de personas y la explotación sexual. Para poder explicar los antecedentes

del problema de la discriminación en la sociedad guatemalteca es necesario remontarse

a los orígenes de la diversidad étnica, racial y cultural que existe en el territorio

guatemalteco:

De los primeros pobladores de Mesoamerica se produjo con sucesivas oleadas

migratorias, de pueblos nómadas por el estrecho de Bering, de esa cuenta los indígenas

guatemaltecos pertenecen a dos corrientes poblacionales distintas con raíces asiáticas en

el caso de los Mayas y Xinkas. En el caso del pueblo Garífuna procede del Caribe y se

asentó en Guatemala hace menos de 200 años sus raíces son africanas, arawak y caribe.

y las instituciones que en aquel entonces regían la vida de los pueblos indígenas.

4
Introducción

La discriminación es una situación en la que una persona o grupo es tratada de forma

desfavorable a causa de prejuicios, generalmente por pertenecer a una categoría social

distinta; debe distinguirse de la discriminación positiva (que supone diferenciación y

reconocimiento). Entre esas categorías se encuentran la raza, la orientación sexual, la

religión, el rango socioeconómico, la edad y la discapacidad.

La discriminación afecta a muy amplios sectores de la sociedad, que de manera señalada

incluyen a las mujeres, niños, adultos mayores, indígenas, personas con discapacidad,

migrantes y grupos susceptibles de ser discriminados por motivos religiosos o por

preferencias sexuales diversas.

Al hablar de la discriminación en nuestro país, cuesta trabajo porque no se sabe en

qué momento nos discriminan o discriminamos. En este artículo hablaremos de la

discriminación que se presenta en la escuela, que sin darnos cuenta va en aumento. La

Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño declara que todos los niños

y niñas tienen los mismos derechos, sin distinción alguna por motivos de raza, color, sexo,

idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o social, posición

económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Sin embargo, la discriminación es una realidad cotidiana para millones de niños y

niñas de todo el mundo. Los niños y niñas que padecen discriminación pueden verse privados

del acceso a los servicios y cuidados básicos. Pueden verse privados del derecho a recibir

una educación o atención médica elemental.

5
Planteamiento del problema
La violencia contra las niñas y los niños es el uso intencional de fuerza física o poder

contra un niño o niña por parte de un individuo o un grupo, que da como resultado un daño

real o potencial a la salud, supervivencia, desarrollo o dignidad. Incluye todas las formas de

maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, abandono, trato negligente, explotación

comercial o de otro tipo, que tienen lugar en el contexto de una relación de responsabilidad,

confianza o poder.

La violencia contra las niñas y los niños incluye también el trabajo infantil y la

participación de niños y niñas en los conflictos armados. Es un problema social, cultural y

político, complejo y profundamente arraigado, que obstaculiza el desarrollo en igualdad al

impedir el derecho que toda persona tiene a vivir en un entorno seguro y libre de violencia.

La principal barrera para el logro de la educación de calidad es la existencia de la

violencia de género dentro y alrededor de las escuelas, actos de violencia sexual, física o

psicológica infligidos a niños dentro y alrededor de las escuelas debido a los estereotipos y a

los roles de género. La violencia de género en las escuelas, desde los abusos físicos y

psíquicos hasta el acoso escolar, es una violación de los derechos humanos y del derecho a

la educación y limita la participación y el acceso de las niñas a una educación segura y de

calidad, incrementando las tasas de abandono y fracaso escolar.

6
Justificación

La discriminación es una realidad cotidiana para millones de niños y niñas de todo

el mundo. Los niños y niñas que padecen discriminación pueden verse privados del acceso

a los servicios y cuidados básicos, privados del derecho a recibir una educación de calidad

o atención medica elemental.

La discriminación suele estar presente en los jardines Infantiles, por esto es

importante evitar que los niños y niñas no discriminen a sus demás compañeros, ya sea por

raza, situación económica, obesidad, apariencia física (discapacidad), etc. Es bueno que

desde pequeños se les enseñe a respetar a los demás, sin importar la condición en la que se

encuentra la otra persona.

Los niños y niñas que padecen discriminación pueden verse privados del acceso a los

servicios y cuidados básicos, privados del derecho a recibir una educación de calidad o

atención medica elemental. La discriminación también puede resultar en violencia y

explotación.

La discriminación suele estar presente en los jardines Infantiles, por esto es

importante evitar que los niños y niñas no discriminen a sus demás compañeros, ya sea por

raza, situación económica, obesidad, apariencia física (discapacidad), etc. Es bueno que

desde pequeños se les enseñe a respetar a los demás, sin importar la condición en la que se

encuentra la otra persona.

7
Fundamentos teóricos

Argumentación
La aceptación del término ha comenzado a crear argumentos de reconocimiento en

torno al fenómeno. La discriminación en un sentido lato puede ser entendida como la

vulneración del principio de igualdad, presente ya en la Constitución norteamericana de 1787

o la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789, como sustrato de esa

semejanza inherente a todas las personas emanada de la dignidad humana. Sin embargo, este

punto de vista ha sido criticado por parecer muy general. El siglo XX se ha caracterizado,

entre otras cosas, por albergar las formas más cruentas de discriminación, y ahora en los

albores del siglo XXI la discriminación es considerada como una de las violaciones más

flagrantes de los derechos humanos.

Respuestas Posibles
Esta violencia tiene su nombre: la discriminación, que es ante todo un fenómeno

social, una situación de exclusión, de no reconocimiento, pero también, es el resultado de la

indiferencia moral hacia el otro, que, en su grado extremo, es más bien, el odio al otro, al que

es diferente, al desconocido, al marginal, al que viene de otra parte, etc.

8
OBJETIVOS
Generales

a) Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas
en todo el mundo.
b) Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los
ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos
de explotación.
Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y
forzado y la mutilación genital femenina.
c) Reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico no
remunerado mediante la prestación de servicios públicos, la provisión de
infraestructura y la formulación de políticas de protección social, así como la
promoción de la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según
proceda en cada país.

Específicos

a) Emprender reformas que otorguen a la mujer el derecho en condiciones de


igualdad a los recursos económicos, así como el acceso a la propiedad y al control
de la tierra y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos
naturales, de conformidad con las leyes nacionales.
b) Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la
información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de la
mujer.

c) Adoptar y fortalecer políticas firmes y promulgar leyes rigurosas para promover


la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas a
todos los niveles.

9
Determinación del Marco Teórico

LA DISCRIMINACION EN LA HISTORIA

El siglo XX se ha caracterizado, entre otras cosas, por albergar las formas más

cruentas de discriminación, y ahora en los albores del siglo XXI la discriminación es

considerada como una de las violaciones más flagrantes de los derechos humanos. Esto no

es casual, la complejidad de nuestro medio social y la violencia que se agudiza cada día más,

ha dado lugar a la discriminación que, en su sentido más elemental, no es más que el daño

ejercido sobre las personas por parte de otros seres humanos.

Viendo los hechos y manifestaciones violentas que se suscitan a diario en nuestra

sociedad, parece ser que se cumple aquella sentencia de Heráclito cuando afirmaba que “la

violencia es padre y rey de todo”. Jean Paul Sartre decía que la violencia “hace sociedad”,

pero se trata una sociedad que es el antagonismo de la sociedad fundada en la razón y en el

amor, pues es una sociedad desesperada que busca por medios violentos lo que debería

alcanzar a través de la convicción, del diálogo o de la negociación.

La violencia es, históricamente, un fenómeno humano, una situación difusa que se

encuentra vinculada a casi todos los aspectos de las relaciones humanas. Sólo el hombre es

quien puede ejercer violencia contra sí mismo y contra los otros. Sólo él es capaz de

destruirse, de eliminarse, incluso, de justificar la violencia que ejerce en contra de los demás.

Muchas veces el hombre para afirmarse a sí recurre a la violencia negando al otro,

excluyéndolo, y por lo tanto, violentándolo. Unas veces amparándose en la legalidad, en la

10
costumbre y en la moral, otras utilizando instrumentos que multiplican la potencialidad de

dominio.

DISCRIMINACION ACTUAL

En el horizonte actual vemos día a día como se deja aparecer la violencia al desnudo,

como se ha escapado de las manos del hombre, cuando la justicia se confunde con la

venganza, el orden con la represión, cuando se utiliza la violencia “legitima” para erradicar

la otra violencia, dando como resultado una atmósfera densa de violencia donde casi siempre

los afectados son los desprotegidos, los marginados y los excluidos. Ya no es posible

diferenciar una violencia de otra, ésta se ha convertido en polimorfa. El hombre al sentirse

prisionero de un sistema que utiliza la violencia para su legitimidad, para su funcionamiento,

en algún momento se enfrentará a una situación temible donde la violencia podría explotar

irremediablemente.

Dentro de la complejidad de nuestra situación actual y en la esfera de la violencia, se

presenta una violencia que opera ciegamente, que pervierte la condición humana y el ámbito

de la interrelación entre los hombres, es una forma de decadencia social que hasta hoy se le

ha dado la categoría de amenazante, pero también es una indigencia del corazón humano que

se ha convertido en una hostilidad e indiferencia tajante frente a los demás hombres, que en

su caso extremo, es la búsqueda de la negación del otro, desde la antecámara de la vejación

y de la marginación. Violencia que deliberadamente causa daño tanto físico, psicológico,

moral al otro.

11
Esta violencia tiene su nombre: la discriminación, que es ante todo un fenómeno

social, una situación de exclusión, de no reconocimiento, pero también, es el resultado de la

indiferencia moral hacia el otro, que, en su grado extremo, es más bien, el odio al otro, al que

es diferente, al desconocido, al marginal, al que viene de otra parte, etc.

El asunto de la discriminación, en tanto fenómeno social dinámico, es un tema de

gran complejidad que merece ser analizado de forma holística, su naturaleza, manifestaciones

y proyección hacen indispensable abordarlo ampliamente, ya que su ominosa presencia

genera una problemática particularmente complicada, lacerante y de honda repercusión en el

tejido social.

Desde el punto de vista semántico, el diccionario de la lengua de la Real Academia

Española, define a la discriminación como acción y efecto de discriminar; respecto del último

término expresa que discriminar es, en una primera acepción, seleccionar excluyendo; en

tanto que en un segundo significado se entiende como: dar trato de inferioridad a una

persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.

La aceptación del término ha comenzado a crear argumentos de reconocimiento en

torno al fenómeno. La discriminación en un sentido lato puede ser entendida como la

vulneración del principio de igualdad, presente ya en la Constitución norteamericana de 1787

o la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789, como sustrato de esa

semejanza inherente a todas las personas emanada de la dignidad humana. Sin embargo, este

punto de vista ha sido criticado por parecer muy general.

12
Por otra parte, podemos considerar que la discriminación en sentido estricto, se

materializa cuando a la vulneración del principio de igualdad se suma un elemento de corte

negativo empleado en perjuicio de ciertos grupos humanos, ya sea porque esté basado en

alguna peculiaridad de una persona que la distingue de otras, con la intención de causar un

tratamiento arbitrario.

Partiendo de las nociones anteriores, puede decirse que la discriminación es un

proceso sistemático que se convierte en un comportamiento sostenido, continuo y común

entre los seres humanos, que comprende el repudio a determinados grupos de personas,

motivado por el valor negativo que se le ha asignado a sus diferencias culturales, lo que

imposibilita ser considerados como personas y sujetos de derecho, afectando su dignidad

humana.

El hecho discriminatorio surge durante la interacción entre distintos grupos sociales

y obedece al rechazo de los demás, basado en el prejuicio que se focaliza hacia cierta

particularidad del otro. La discriminación contra una persona o grupo tiende a una

diferenciación injusta porque se mezcla con actos violentos y arbitrariedad, a veces

constantes en el tiempo; así, un ser humano puede enfrentar tratos discriminatorios por ser

pobre, por no tener educación formal, por tener algún tipo de discapacidad, o por su

orientación sexual. Cuando alguien se ubica dentro de estas hipótesis, se convierte en una

amenaza social, que en automático anula sus valores e identidad, se le vitupera en razón de

la apariencia física y es factor de riesgo en la conformación social ideal.

13
Las actitudes discriminatorias son aprendidas. Esta afirmación es particularmente

relevante y es corroborada por diversas evidencias, las que muestran un escenario en el que

niños, niñas y adolescentes van incorporando opiniones y actitudes de discriminación hacia

los grupos sociales que tradicionalmente son marginados y excluidos.

Entre los ámbitos discriminatorios se encuentra la discriminación escolar que es una

problemática que día a día se va extiendo en la mayoría de las escuelas. Según datos de la

Unicef6, del año 2011, el 42.2% de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país declara

haberse sentido discriminado alguna vez en su escuela o liceo, cifra que aumentó

significativamente en relación a la medición anterior, efectuada el año 2004, sobre los

mismos ámbitos. Los estudiantes de establecimientos municipalizados y los niños/as

menores de 14 años son quienes manifiestan mayores niveles de prejuicios en todos los

temas, a excepción del tema indígena y, a su vez, son los que se sienten más discriminados.

La discriminación escolar es otra forma de violencia escolar. Esta actitud está

incorporada en la sociedad y es institucionalizada por los sistemas de enseñanza, que busca

una homogeneidad escolar, desconociendo la diversidad. Las motivaciones pueden ser de

diversa índole, pero siempre están ligadas con la intolerancia por las diferencias.

MANIFESTACIONES DE DISCRIMINACIÓN ARBITRARIA EN LA ESCUELA:

Existen diversos grupos que son víctimas habituales de la discriminación; sin

embargo, es importante destacar que no son las características diversas de las personas las

14
que la generan, sino las actitudes hostiles que se producen ante esta diversidad. En el ámbito

escolar, las manifestaciones de discriminación se producen principalmente ante las

diferencias por:

Diversos estilos y ritmos de aprendizaje:

Las personas aprenden de muchas maneras y con distintos ritmos y, por lo tanto,

requieren de diversos apoyos y condiciones del entorno. Sin embargo, los estudiantes con

Necesidades Educativas Especiales, así como aquellos que, aún sin presentar discapacidad

permanente o transitoria, aprenden más lento o más rápido, suelen ser discriminados en el

espacio escolar tanto por sus compañeros como por los docentes y demás miembros de la

comunidad educativa, y en ocasiones son marginados de las actividades sociales de sus

compañeros.

Cuando no se logran implementar estrategias adecuadas para los distintos ritmos y

estilos de aprendizaje en la escuela, muchos niños van quedando rezagados o se aburren, por

lo que son rotulados y estigmatizados como “tontos”, “nerd”, “desordenados”,

“hiperkinéticos” o “flojos”, y son considerados un problema al interior del aula.

La discriminación arbitraria también se expresa cuando las y los docentes presentan

bajas expectativas sobre las posibilidades de aprendizaje de los estudiantes, lo que impone

barreras a su proceso formativo, que difícilmente podrán superar en la etapa adulta.

15
Apariencia física:

La apariencia física es un motivo importante de preocupación para los adolescentes,

por lo que suele ser también motivo de burlas y discriminación. Muchas de las formas de

discriminación arbitraria y violencia escolar se manifiestan a través de sobrenombres

peyorativos que aluden a alguna característica física que destaque; apelativos como

“narigón”, “guatón”, “cabezón”, “negro”, “chancho”, suelen ser considerados como bromas

inofensivas por los estudiantes y aceptadas (a veces promovidas) por parte de los adultos,

aun cuando se trata de expresiones que dañan significativamente su autoestima y dignidad,

resaltando una característica con la que probablemente no se sientan cómodos o a gusto.

Este tipo de discriminación también se refiere a su forma de vestir o expresarse, lo

que en ocasiones está relacionado con la condición socioeconómica: expresiones como

“flaite”, “picante”, “pelolais”, “cuico”, encierran una variedad de significados que

profundizan la discriminación; de este modo, “el flaite” es asociado a características de

pobreza, delincuencia y peligrosidad, en tanto que “la pelolais” se relaciona con ser

superficial, arribista y con baja capacidad intelectual.

Al igual que las demás manifestaciones de discriminación arbitraria, esta también

aplica sobre los adultos de la comunidad educativa, dado que, por ejemplo, existen ciertas

expectativas sobre la manera en que debe vestirse un profesor: las manifestaciones de

excentricidad en este aspecto suelen ser motivo de sospecha y duda sobre sus capacidades

profesionales y/o personales.

16
Orientación sexual e identidad de género:

Los y las adolescentes homosexuales, lesbianas, bisexuales o transexuales (LGTB)

son víctimas habituales de la discriminación arbitraria, no sólo en el espacio escolar, sino

muchas veces también en sus familias. Las expresiones de “maricón”, “mariquita”,

“camiona” y tantas otras, acompañan su desarrollo; un aspecto central, es que este tipo de

discriminación se ejerce en contra de personas que, de manera percibida o real, son

consideradas homosexuales o que tienen una orientación sexual o identidad de género

diversa, es decir, no necesariamente son homosexuales, sino que basta que lo parezcan, ya

sea por su comportamiento, gustos o apariencia personal.

Se trata de un grupo particularmente vulnerable, dado que estos estudiantes, por lo

general, no cuentan en su entorno con personas adultas para protegerse. Lo mismo les sucede

con compañeros/as de su edad, aunque, producto de los cambios culturales, encuentran cada

vez más comprensión en sus pares etarios.

Condición socioeconómica:

Los estudiantes considerados pobres suelen ser discriminados en el espacio escolar;

el barrio o población de la que provienen, el tipo de ropa que usan, las dificultades para

adquirir materiales escolares e, incluso, ser beneficiarios de algún tipo de subsidio estatal,

suelen ser motivos de segregación, traducido en las ya conocidas “bromas” y también en la

marginación de ciertas actividades.

17
Este tipo de discriminación arbitraria también se manifiesta en relación a las

características familiares de los estudiantes, como el tipo de trabajo que desempeñan los

padres y/o madres o la apariencia personal o forma de vestir de éstos; ello puede reflejarse

en expresiones de bajas expectativas por parte de los docentes (“que más se puede esperar de

este niño si tiene esa familia”…), lo que altera severamente su proceso formativo. Del mismo

modo, se suelen sostener estereotipos altamente estigmatizadores al asociar pobreza con

delincuencia, falta de higiene o despreocupación, características que pueden manifestarse

transversalmente en todas las clases sociales.

Pero no solo se proyecta al interior de las escuelas, ya que la condición

socioeconómica también suele ser un factor de discriminación arbitraria según el

establecimiento de donde provenga el estudiante, produciéndose un proceso de doble

discriminación, dentro y fuera de éste.

Tipo de familia:

Existen diversos tipos de familias, tanto en relación a su estructura como a su

funcionamiento. Aquellos estudiantes que no viven con ambos padres suelen ser

discriminados, bajo la creencia de que ese tipo de familia está capacitada para ejercer de

mejor manera la crianza. De este modo, niños, niñas y adolescentes que son criados por

madres o padres solos, por la familia extensa (abuelos, tíos), cuando conviven con padres o

madres del mismo sexo, con familiares homosexuales, o cuando tienen hermanos de diversos

progenitores, son habitualmente etiquetados de manera negativa.

18
Embarazo y maternidad:

Las adolescentes madres o embarazadas muchas veces son excluidas del sistema

escolar, ya sea directa o indirectamente. Se produce una discriminación directa cuando se les

niegan las facilidades para rendir pruebas o ponerse al día con las asignaturas, cuando se

entorpece su tiempo de amamantamiento, cuando se les excluye de determinadas actividades

o cuando no se respetan los tiempos establecidos por los médicos tratantes, lo que obstaculiza

su permanencia en el sistema. De manera indirecta, la discriminación arbitraria se produce a

través de rumores y comentarios, como “son un mal ejemplo para sus compañeros y

compañeras”, “el establecimiento podría enviar un mensaje equivocado de permisividad” o

que “el establecimiento puede ser desprestigiado”. Es así como muchas veces estas

adolescentes van quedando aisladas de sus amigas y compañeros.

Estilos juveniles:

La búsqueda de la identidad personal es una preocupación central durante el período

adolescente, la que se traduce en una tensión constante entre diferenciarse como sujetos

únicos y particulares, y asemejarse a otros que se identifican como iguales. El “grupo” tiene

especial relevancia en esta etapa; el sentido de identidad grupal se traduce en diversos estilos

juveniles, con determinadas características, manifestadas en elementos materiales (formas de

vestir, cortes de pelo, gustos musicales, lugares de reunión) e inmateriales (convicciones,

estereotipos, expresiones propias del lenguaje), que los y las adolescentes consideran

representativos de su identidad.

19
Los grupos juveniles manifiestan distintos grados de ideologización, algunos estilos

se traducen solo en una mirada estética y otros desarrollan formas particulares de entender el

mundo y desenvolverse socialmente; de allí que algunos estilos resultan en modas pasajeras

y otros se sostienen y reproducen en el tiempo.

Sexo:

Hombres y mujeres son diferentes, pero tienen el mismo potencial para aprender y

requieren de las mismas oportunidades para lograrlo. Sin embargo, y aunque no siempre de

manera consciente, las estudiantes suele ser discriminadas arbitrariamente por razones de

género12. Las expectativas y niveles de exigencia por parte de los docentes varía según se

trate de hombres o mujeres (se les exige más a los varones en asignaturas científicas y

matemáticas, y a las niñas en aquellas humanistas), lo que les resta oportunidades de

aprendizaje, en especial, a las mujeres.

En este mismo sentido, la discriminación arbitraria se manifiesta en relación a las

expectativas sobre las conductas esperadas para cada sexo: de una niña o adolescente se

espera que cumpla con una serie de características asociadas a lo femenino (ser suave,

ordenada, tranquila, responsable, emotiva, etc.) y, cuando no cumple con estas expectativas

es discriminada por “problemática” o “ahombrada”.

20
Lo mismo sucede respecto de los hombres: de ellos se espera que cumplan con una

serie de conductas asociadas a lo masculino (que juegue fútbol, que sea bueno para pelear)

o, de lo contrario serán etiquetados y, consecuentemente, discriminados como “llorones”,

“cobardes” o “afeminados”.

Pueblos originarios:

Los estudiantes pertenecientes a alguna etnia indígena son frecuentemente

discriminados, no solo por sus compañeros sino también por los docentes y demás miembros

de la comunidad educativa. Esta segregación se manifiesta a través de bromas e insultos,

apelando de manera peyorativa a su condición indígena (utilizando términos como

“indiecitos” en el sentido de un insulto, por ejemplo), así como también a través de la

negación y desvalorización de sus costumbres y lenguas originarias. Esta discriminación trae

como consecuencia un deterioro progresivo de su patrimonio cultural y lingüístico,

determinando el que muchos estudiantes opten por negar u ocultar su condición de indígenas,

dañando su autoestima y, por tanto, su identidad.

Discapacidad:

Existen diversos tipos de discapacidad (física, psíquica, mental y sensorial)13; niños

y niñas, al presentar cualquiera de ellas, son víctimas habituales de actos discriminatorios,

aunque no siempre con una intencionalidad negativa. Al igual que otros grupos excluidos

21
arbitrariamente los estudiantes que presentan alguna discapacidad son objeto de “bromas” y

apodos peyorativos que apelan a su condición (“cojo”, “cuatro ojos”, “mongólico”, “enano”,

etc.), lo que refleja la tendencia de nuestra sociedad a centrarse en la carencia y no en los

recursos y capacidades diferentes que cada persona desarrolla. Estos estudiantes suelen ser

marginados de los juegos y eventos sociales de sus compañeros bajo la idea de que la

diferencia les impediría compartir las mismas actividades. En otro sentido, pueden tener un

trato diferente de forma positiva, pero dañina también. El ejemplo más frecuente es la

sobreprotección a la cual se les somete, lo que entraña sentimientos de lástima y poca

confianza en sus capacidades.

Los adultos también pueden cometer actos de discriminación respecto de los

estudiantes que presentan discapacidad, ya sea marginándolos de ciertas actividades,

implementando estrategias homogeneizadoras que no contemplan sus recursos de

aprendizaje o asumiendo roles sobreprotectores que les impiden desarrollar procesos de

autonomía.

Enfermedad:

Enfermedades como el VIH, la esquizofrenia o la epilepsia, por mencionar algunas,

son estigmatizadas, fundamentalmente, debido a la ignorancia respecto de sus características.

A los y las estudiantes que viven con alguna de estas enfermedades se les condiciona el

ingreso, permanencia o promoción en establecimientos educacionales, bajo la premisa de que

se trataría de niños enfermizos, portadores de contagio para los otros miembros de la

comunidad educativa o, simplemente, peligrosos.

22
Inmigrantes:

Los inmigrantes reciben un trato diferenciado y solo algunos de ellos son

discriminados, bajo el estereotipo de tratarse de nacionalidades “inferiores” a la nuestra. No

sucede lo mismo respecto de estudiantes europeos o estadounidenses, quienes, por lo general,

tienden a ser valorados precisamente por sus diferencias (como el manejo de otro idioma).

Los estudios14 dan cuenta de que niños y adolescentes ecuatorianos, peruanos, bolivianos y

haitianos, son quienes más sufren de la discriminación por parte de sus compañeros y de la

comunidad educativa en general, lo que se traduce en la negación de ingreso o permanencia

en el sistema escolar, bromas, burlas y exclusión, entre otros. Acciones como la negación de

matrícula se tratan de justificar en la falta de regularización de la residencia de sus familias

en el país, porque impediría el ingreso a los niños chilenos o porque son niños, niñas y

adolescentes que no manejan símbolos y códigos de la cultura nacional.

Religión o creencia:

Este tipo de discriminación arbitraria se ejerce sobre aquellos miembros de la

comunidad educativa (estudiantes y sus familias, docentes, asistentes de la educación, etc.)

que profesan una religión distinta a la dominante en la escuela, o ante aquellos que son

agnósticos o no creyentes. Se les atribuyen características valóricas que son generalizaciones

estereotipadas: “los evangélicos son fanáticos”, “los ateos son personas sin valores”, “los

musulmanes son peligrosos”, etc., con las cuales no solo se excluye al estudiante, sino que

se pierde la oportunidad de conocer y valorar el pensamiento diverso, así como las distintas

formas de concebir el mundo y la espiritualidad.

23
Combatir la Discriminación:

Combatir la discriminación en la escuela exige una estrategia articulada que

comprometa a los distintos actores de la comunidad escolar, señaladamente a directivos y

docentes, que abarque los diferentes ámbitos, prácticas y relaciones que ocurren en el espacio

escolar y que se sustente en una plataforma pedagógica consistente: una estrategia integral,

pues, de educación para la no discriminación.

La discriminación, como hemos visto, se sostiene en una triada de desprecio,

negación de derechos y exclusión. Esto nos permite, por oposición, delinear los propósitos

esenciales de la educación para la no discriminación.

Enuncio cuatro objetivos fundamentales:

 Contribuir a la construcción de sujetos de derecho. Una persona discriminada es

una persona sin derechos y, por lo tanto, alguien a quien se le debe restituir su

condición ciudadana, inmerecidamente cercenada. Por ello, la educación para la no

discriminación debe promover el conocimiento de los derechos, su ejercicio, su

defensa y el dominio de las herramientas y mecanismos que permiten protegerlos.

 Desarticular las bases socioculturales y simbólicas de la discriminación. Una

tarea fundamental es combatir desde su raíz los prejuicios, estereotipos y estigmas

24
que naturalizan, invisibilizan y le confieren legitimidad social al maltrato del que son

objeto determinadas personas y colectivos sociales.

 Promover identidades libremente elegidas, plurales y no confrontadas. Otra tarea

pedagógica fundamental es no sólo combatir prejuicios específicos, sino las

estructuras mismas que dan lugar a los prejuicios, lo que supone reformular los

esquemas maniqueos que subyacen a nuestra forma de ver el mundo y lo que en él

ocurre, y que son fuente inevitable de intolerancia. Tarea ésta que se traduce en tres

exigencias educativas cruciales: cultivar la autonomía moral como medio para resistir

las presiones del entorno; desarrollar el juicio crítico como medio para superar

interpretaciones maniqueas de la realidad y de las personas; y promover el desarrollo

de la autoestima como recurso para afirmar la propia valía y resistir toda tentativa de

sobajamiento y degradación por parte de otros.

 Contribuir a la construcción de nuevos referentes para la interacción social. No

se trata sólo de evidenciar las sinrazones de los prejuicios, sino de ofrecer

herramientas conceptuales y prácticas que permitan reconstruir la convivencia social

sobre nuevas bases. Si la discriminación se expresa, entre otras cosas, como

intolerancia hacia determinadas diferencias que son calificadas de inadmisibles, se

debe favorecer el desarrollo de dos competencias clave: uno, la empatía como vía

para estar en condiciones de ver a los otros como personas con derechos, de

comprenderlos y considerarlos como iguales y, por lo tanto, como legítimos

interlocutores; y dos, el respeto, la disposición a aceptar y a convivir con cualquier

forma de ser, pensar y actuar que elijan para sí mismos los demás ciudadanos en el
25
marco del Estado democrático de derecho; en otras palabras, la capacidad de

reconocer y valorar todas las expresiones de la diversidad humana que sean

compatibles con los derechos humanos y la legalidad democrática. (Jauregui, 2011)

La educación intercultural tiene dos grandes objetivos:

1. Lograr una real igualdad de oportunidades educativas para todos los estudiantes,

independientemente de sus diferencias culturales o de cualquier otro orden (propósito que

tiene que ver con la genuina universalización del derecho a la educación); y

2. promover el éxito escolar de todo el alumnado, definido en términos de desarrollo de

competencias para la vida y de competencias para desenvolverse en contextos de diversidad

cultural (lo que tiene que ver con el propósito de atender adecuadamente lo diverso, tratando

de dar a cada cual lo que realmente necesita, sin descuidar aquello que se considera común a

todos). (Diaz, 2013)

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño declara que todos

los niños y niñas tienen los mismos derechos, sin distinción alguna por motivos de raza, color,

sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o social,

posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Sin embargo, la discriminación es una realidad cotidiana para millones de niños y

niñas de todo el mundo. Los niños y niñas que padecen discriminación pueden verse privados

26
del acceso a los servicios y cuidados básicos. Pueden verse privados del derecho a recibir

una educación o atención médica elemental. La discriminación también puede resultar en

violencia y explotación. Muchos de los niños y niñas que son explotados mediante las peores

formas de trabajo infantil, por ejemplo, provienen de minorías o grupos socialmente

excluidos. (Unicef, 2010)

27
La apariencia física es un motivo
importante de preocupación para los
adolescentes, por lo que suele ser
también motivo de burlas y dis-
criminación
MARCO CONCEPTUAL Apariencia física
característica física que destaque;
apelativos como “narigón”, “guatón”,
“cabezón”, “negro”, “chancho”,

Los y las adolescentes homosexuales,


lesbianas, bisexuales o transexuales son
víctimas habituales de la discriminación
arbitraria.
Orientación sexual e
identidad de género:
Las expresiones de “maricón”,
“mariquita”, “camiona” y tantas otras,

DESCRIMINACIÓN
Los estudiantes considerados pobres
INFANTIL suelen ser discriminados en el espacio
Condición socioeconómica: escolar; el barrio o población de la que
provienen,.

son víctimas habituales de actos


discriminatorios, aunque no siempre con
una intencionalidad negativa.

Discapacidad
los estudiantes que presentan alguna
discapacidad son objeto de “bromas” y
apodos peyorativos que apelan a su
condición (“cojo”, “cuatro ojos”,
“mongólico”, “enano”, etc.).

e ejerce sobre aquellos miembros de la


comunidad educativa (estudiantes y sus
Religión o creencia familias, docentes, asistentes de la 28
educación, etc.)
Los pueblos indígenas, según el Relator citado, venía dada por la “omisión en las leyes de

los enunciados favorables al pleno disfrute, por los pueblos indígenas, de sus derechos humanos y

a la aún insuficiente adecuación de la legislación nacional a los principios establecidos en los

Acuerdos de paz”. Esta situación a la fecha de elaboración de este informe persiste.

En ese sentido Guatemala, como miembro de la comunidad internacional, es parte en varios

instrumentos internacionales en materia de discriminación, los cuales, al haber sido ratificados por

Guatemala, son leyes vigentes en el país.

No obstante, esta situación, hasta el momento son pocas las leyes nacionales que permitirían la

implementación de dichos instrumentos internacionales y por consiguiente puedan servir de

fundamento legal para dirigir acciones encaminadas a combatir la discriminación. (Hora, 2015)

A continuación, se listan los instrumentos internacionales en materia de discriminación, que

Guatemala es parte:

1. Declaración Universal de Derechos Humanos; Adoptada y proclamada por la Resolución

de la Asamblea General del 10 de diciembre de 1948, no hay fecha de vigencia en

Guatemala;

2. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; Vigente en

Guatemala: 08 de agosto de 1988;

29
3. Convención Internacional sobre Eliminación de todas las Formas de Discriminación

Racial; Ratificado por Guatemala el 18 de enero de 1983;

4. Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Entró en vigor en Guatemala: 06 de septiembre de 1982 y su protocolo facultativo Firmado

por Guatemala el 07 de septiembre de 2000; vigente en Guatemala a partir del 08 de agosto

de 2002;

COMPROMISOS INTERNACIONALES

Declaración Universal de Derechos Humanos (1948)

Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados

como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración,

sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra

índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del

país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país

independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a

cualquier otra limitación de soberanía. (Unesco, 2015)

30
DECRETO NUMERO 27-2003EL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE

GUATEMALACONSIDERANDO: Que es deber del Estado garantizar y mantener a los

habitantes de la Nación en el pleno goce de sus derechos y de sus libertades, siendo su

obligación proteger la salud física, mental y moral de la niñez y la adolescencia, así como

regular la conducta de adolescentes que violan la ley penal.

CONSIDERANDO: Que el Decreto Número 78- 79 del Congreso de la República,

Código de Menores, ha dejado de responder a las necesidades de regulación jurídica en materia

de la niñez y la adolescencia, y que es necesaria una transformación profunda de la ley para

proveer a los distintos órganos del Estado ya la sociedad en su conjunto de un cuerpo jurídico que

oriente adecuadamente el comportamiento y acciones en favor de tan importante sector social,

conforme lo establece la Constitución Política de la República y los tratados, convenios,

pactos internacionales en materia de derechos humanos aceptados y ratificados por

Guatemala.

CONSIDERANDO: Que es necesario promover el desarrollo integral de la

niñez y adolescencia guatemalteca, especialmente de aquellos con sus necesidades parciales

o totalmente insatisfechas, así como adecuar nuestra realidad jurídica al desarrollo de la

doctrina y normativa internacional sobre la materia.

CONSIDERANDO: Que nuestro país suscribió el 26 de enero de 1990 la Convención

sobre los Derechos del Niño, la cual fue aprobada por el Congreso de la República ello de

mayo del mismo año, y que dicho instrumento internacional proclama la necesidad de educar a

la niñez y adolescencia en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, e igualdad, para

31
que como sujetos de derechos se les permita ser protagonistas de su propio desarrollo, para el

fortalecimiento del estado de derecho, la justicia, la paz y la democracia.

POR TANTO: En ejercicio de las atribuciones que le confiere el artículo 171 literal a) de

la Constitución Política de la República de Guatemala (Infile, 2003)

32
Metodología

Esta investigación se clasifica dentro del enfoque cuantitativo por cuanto estudia un problema real

y además, se pueden medir y cuantificar los resultados. Sobre este tema Sampieri (2006) manifiesta

que “para obtener tales resultados el investigador recolecta datos numéricos de los objetos,

fenómenos o participantes, que estudia y analiza mediante procedimientos estadísticos” (p. 5).

Como lo evidencia la cita, en esta investigación se recolectaron datos que luego fueron

representados numéricamente. Para la realización de esta investigación se contemplaron cuatro

variables, a las cuales se les asigno una definición conceptual operacional e instrumental. Las

cuatro variables se definieron de acuerdo con las dimensiones teóricas y los puntos de vista que

manifiesta el problema objeto de estudio. Estas variables fundamentaron el proceso metodológico,

en el análisis e interpretación de los datos, por cuanto fueron la guía que direccionaron todo el

proceso de la investigación, para tal efecto su definición se sustentó en la revisión teórica de

situaciones propiamente relacionadas con los objetivos que persigue la investigación. A

continuación, se definen las variables del estudio, según la secuencia de los objetivos específicos

planteados.

33
CONOGRAMA

34
PRESUPUESTO

35
BIBLIOGRAFIA

Diaz, E. R. (03 de Abril de 2013). mediodediscriminacion.blogspot.com. Obtenido de


mediodediscriminacion.blogspot.com: http://escuela-
mediodediscriminacion.blogspot.com/2014/10/marco-teorico.html
Hora, D. L. (13 de octubre de 2015). Desde la mirada indígena, el país luce más pobre,
excluyente y discriminador. Obtenido de blogspot.com:
http://discriminacionracialenguate.blogspot.com/
Infile, L. (18 de Julio de 2003). Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia .
Obtenido de leyes.infile.com:
https://leyes.infile.com/index.php?id=182&id_publicacion=25736
Intenacional, P. (14 de 03 de 2001). Violencia y discriminación. Obtenido de Plan
Intenacional: https://plan-international.es/por-ser-nina/campana/violencia-y-
discriminacion-0
Jauregui, C. (23 de Marzo de 2011). Por qué hay discriminación en la escuela. Obtenido
de blogspot.com/: http://mariacristinajauregui.blogspot.com/2011/03/por-que-hay-
discriminacion-en-la.html
Unesco. (03 de Septiembre de 2015). La UNESCO y la Declaración Universal de
Derechos Humanos. Obtenido de WWW.UNESCO.ORG:
https://es.unesco.org/udhr
Unicef. (23 de Septiembre de 2010). unicef.org. Obtenido de unicef.org:
https://www.unicef.org/spanish/protection/index_discrimination.html

36
ANEXOS

37
38