Você está na página 1de 2

El perdón, mi libertad.

Para empezar… Antes de la célula busca piedras y una vez lleguen los invitados
pídeles que la pongan en sus zapatos durante la enseñanza, o se sienten sobre
una de estas.

Introducción
¿Alguna vez has recorrido un largo trayecto bajo el ardiente sol con un pesado
equipaje? … el grupo comparte aquella situación.
¿Caminado con una piedra en el calzado, o unos zapatos rotos? el grupo
comparte aquella experiencia.

Precisamente esta es la falta de perdón , un largo viaje con una pesada carga, una
piedra en el calzado.
Todos en el transcurso de la vida hemos herido y nos han herido pero Jesús
quiere que experimentemos la libertad del perdón en nuestro corazón.

La falta de perdón consume tus pensamientos ,tus fuerzas , tu corazón.


Tal vez de una manera justificada has sentido dolor por una herida que causo una
persona en ti y posiblemente tienes el derecho de sentirte asi, pero perdonar es
renunciar a este derecho y otorgar el perdón.

Desarrollo del tema

¿Por qué perdonar?

Porque primero fui perdonado. Al aceptar a Jesús como amo, dueño y Señor de
nuestra vida aceptamos que somos deudores de su amor, no merecemos su
perdón, y es un acto de gracia, un regalo no merecido. Ese perdón no merecido es
el que Dios quiere que tengas con el prójimo sin importar la circunstancia.
Mateo 18:23-35

¿A quienes debo perdonar?¿y cuantas veces debo hacerlo?

A todas las personas en todo momento. Mateo 18:21-22. Pudo ser un amigo al
que entragaste tiempo, esfuerzo, corazón, y parte de tu vida, incluso dinero ¡o
mucho mas!; Jesús quiere que seas libre y los perdones.

A tus padres. 1Samuel 16:8-11. Para Isaí, el padre del rey David, su hijo ,en ese
momento un simple pastor de ovejas ,no era una opción para ser rey;
posiblemente nunca hayas recibido esa aprobación de tus padres, y ellos no ven
algo bueno en ti. Es momento de perdonar.
Tus hermanos. Génesis 37:28. Sin lugar a dudas una herida muy profunda puede
nacer de aquellos con los que creciste, tus hermanos, pero ten como José un
corazón perdonador. Génesis 45:4-5

A ti mismo. Exodo 2:11-15. Moisés huyó al desierto y estuvo allí 40 años después
de matar a un egipcio por defender a un hebreo . Huyo de su propósito, y olvidó
quién era hasta que Dios le buscó y le recordó su proposito en la zarsa ardiente.
Perdónate tras tu error y sal de ese desierto, perdónate y sirve al Señor.

A Dios. Acaso Dios hizo algo por lo cual tenemos que perdonarlo? ¡Por supuesto
que no! Pero tal vez en tu corazón puedes tener resentimiento hacia El por un
familiar que partió, una enfermedad que no se va, o un desierto financiero, etc;
pero al igual que Job despues de perder sus hijos y toda una fortuna debes
reconocer que Dios es bueno en todo tiempo y su amor por ti es para siempre.
Job 42:1-6

Ten en cuenta…

_El perdón no es una emoción, es una decisión.


_Tal vez al perdonar ,la persona que decides perdonar no cambie, no acepte su
error, no enmende el daño hecho.
_Jesús fué herido, humillado, traicionado pero nunca dejo llenar su corazón con
falta de perdón.
_El perdón no es olvidar sino recordar sin dolor.

Conclusión
Perdonar trae libertad y es un mandato de Dios tras recibir su perdón.
Si has cometido un error que te pesa, perdonate! Es momento de amarte y
regalarte a ti mismo ese regalo precioso, no podras perdonar a otros si primero no
lo haces contigo.
Si has decidido perdonar mantén ese corazón libre, pues el enemigo querra
robarte ese tesoro, deja el pasado atrás y sigue corriendo la carrera en Cristo
Jesús sin esas pesadas maletas que te anclan al pasado.

Retos
Toma un tiempo a solas con Dios y en oración habla de esa herida y finalmente
decide perdonar. Si crees que es necesario hablar con esa persona hazlo pero
guiado por el Espiritu Santo. Tal vez las cosas aparentemente no cambien ¡pero
se libre¡ ¡se como Jesús!