Você está na página 1de 28

1.1.

ANATOMIA DE ESTOMAGO, HIGADO Y PANCREAS


1.1 Estómago
Es la porción expandida del tubo digestivo que se encuentra entre el esófago y
el intestino delgado. Esta especializado en la acumulación de los alimentos
ingeridos, a los que prepara química y mecánicamente para su digestión y
posterior paso al duodeno. Mezcla los alimentos y sirve de depósito; su función
principal es la digestión enzimática. El jugo gástrico convierte gradualmente los
alimentos en una mezcla semilíquida; el quimo, que pasa con rapidez hacia el
duodeno.
El estómago es capaz de una expansión considerable, pudiendo alojar entre 2 y
3 litros de comida.

1.1.1 Situación, partes y anatomía de superficie del estómago


El tamaño, la forma y la posición del estómago pueden variar mucho entre
personas con distintos biotipos, y cambian incluso en un mismo individuo como
resultado de los movimientos del diafragma durante la respiración, del contenido
del estómago y de la posición que adopte la persona. En posición supina, el
estómago suele encontrarse en los cuadrantes superiores derecho e izquierdo, o
en las regiones epigástrica, umbilical y del hipocondrio y flanco izquierdos. En
posición erecta, el estómago se mueve hacia abajo. En los individuos asténicos
(delgados y poco musculosos), el cuerpo del estómago puede extenderse hasta la
pelvis. El estómago tiene cuatro porciones:

1.1.1.1 El cardias
Es la porción que rodea el orificio del cardias, la abertura superior o entrada del
estómago. En posición supina, el orificio del cardias suele encontrarse posterior al
sexto cartílago costal izquierdo, a 2-4 cm del plano medio, a nivel de la vértebra
T11.

1.1.1.2 El fundus gástrico


Es la porción superior dilatada del estómago, que se relaciona con la cúpula
izquierda del diafragma y está limitada inferiormente por el plano horizontal del
orificio del cardias. La incisura del cardias se encuentra situada entre el esófago y
el fundus. El fundus puede estar dilatado por la presencia de gas, líquido,
alimentos o cualquier combinación de ellos. En posición supina, el fundus suele
situarse posterior a la sexta costilla izquierda, en el plano de la LMC.

1.1.1.3 El cuerpo.
La porción principal del estómago, se encuentra entre el fundus y el antro
pilórico.

1.1.1.4 La porción pilórica del estómago


Es la región de salida del estómago, en forma de embudo; su parte ancha, el
antro pilórico, termina en el canal (conducto) pilórico, su parte más estrecha. El
píloro (del griego, guardián de la puerta) es la región esfinteriana, distal, de la
porción pilórica. Es un engrosamiento de la capa circular de músculo liso, que
controla la evacuación del contenido gástrico a través del orificio pilórico (abertura
inferior o salida del estómago) en el duodeno. El estómago se vacía
intermitentemente cuando la presión intragástrica supera la resistencia del píloro.
En condiciones normales, el píloro presenta una contracción tónica, excepto
cuando expulsa el quimo (masa semilíquida).

1.1.2 Curvaturas del estomago


1.1.2.1 La curvatura menor
Forma el borde cóncavo, más corto, del estómago; la incisura angular es la
parte más inferior de la curvatura y señala la unión del cuerpo y la porción pilórica
del estómago. La incisura angular se encuentra justo a la izquierda de la línea
media.

1.1.2.2 La curvatura mayor


Forma el borde convexo, más largo, del estómago. Pasa inferiormente hacia la
izquierda desde la unión del 5. o espacio intercostal y la LMC, y luego se curva
hacia la derecha, pasando profunda al cartílago izquierdo 9. o o 10. o mientras
prosigue medialmente hasta alcanzar el antro pilórico.
1.1.3 Interior del estómago
La lisa superficie de la mucosa gástrica tiene un color marrón rojizo en vida,
excepto en la región pilórica, que es rosa. En el individuo vivo está cubierta por
una película mucosa continua que protege su superficie del ácido gástrico que
secretan las glándulas del estómago. Cuando la mucosa gástrica se contrae, es
lanzada al interior de los llamados pliegues gástricos longitudinales. Estos
pliegues son más marcados hacia la porción pilórica y a lo largo de la curvatura
mayor. Durante la deglución se forma transitoriamente un canal gástrico entre los
pliegues gástricos longitudinales a lo largo de la curvatura menor. Esto puede
observarse tanto radiográfica como endoscópicamente. El canal gástrico se forma
debido a la firme fijación de la mucosa gástrica a la capa mucosa, que en esta
zona carece de la capa oblicua. Cuando la mayor parte del estómago está vacía,
la saliva y pequeñas cantidades de alimentos masticados y otros líquidos pasan a
través del canal gástrico hacia el canal pilórico. Los pliegues gástricos se reducen
y desaparecen a medida que el estómago se distiende (se llena).

1.1.4 Vasos y nervios del estómago.


La abundante vascularización arterial del estómago se origina en el tronco
celíaco y sus ramas. La mayor parte de la irrigación procede de anastomosis
formadas a lo largo de la curvatura menor por las arterias gástricas derecha e
izquierda, y a lo largo de la curvatura mayor por las arterias gastroomentales
(gastroepiploicas) derecha e izquierda. El fundus y la porción superior del cuerpo
del estómago reciben sangre de las arterias gástricas cortas y de la arteria
gástrica posterior. Las venas gástricas presentan una posición y un trayecto
paralelos a los de las arterias. Las venas gástricas izquierda y derecha drenan
directamente en la vena porta hepática. Las venas gástricas cortas y las venas
gastroomentales (gastroepiploicas) izquierdas drenan en la vena esplénica, que
luego se une a la vena mesentérica superior (VMS) para formar la vena porta
hepática. La vena gastroomental derecha desemboca en la VMS. La vena
prepilórica asciende sobre el píloro hacia la vena gástrica derecha.
1.2 Higado
Este órgano pesa unos 1500 gr. y supone un 2,5% del peso corporal en el
adulto. El hígado almacena glucógeno (sustancia de reserva energética) y secreta
la bilis (un líquido amarillo amarronado o verde que colabora en la emulsión de la
grasa). La bilis sale del hígado a través de los conductos biliares los conductos
hepáticos derecho e izquierdo que se unen para formar el conducto hepático
común, este se une al conducto cístico para formar el conducto colédoco. El
hígado produce bilis, pero entre comidas se acumula y almacena en la vesícula
biliar.

1.2.1 Anatomía de superficie, caras, reflexiones peritoneales y relaciones


del hígado
El hígado se localiza en el cuadrante superior derecho del abdomen, protegido
por la caja torácica y el diafragma. El hígado normal se sitúa por debajo de las
costillas 7 y 11 del lado derecho. Ocupa la mayor parte del hipocondrio derecho y
el epigastrio superior. Y se extiende hasta el hipocondrio izquierdo. El hígado tiene
dos caras una diafragmática y una cara visceral.

1.2.1.1 La Cara Diafragmática


Es lisa, convexa y en forma de cúpula. La cara diafragmática del hígado está
cubierta por el peritoneo visceral, excepto posteriormente, en el aérea desnuda del
hígado, donde se encuentra en contacto directo con el diafragma. El aérea
desnuda está delimitada por la reflexión del peritoneo desde el diafragma hasta las
hojas anterior y posterior del ligamento coronario.

1.2.1.2 La Cara Visceral


Es plana o cóncava, se halla cubierta por peritoneo, a diferencia de la cara
diafragmática, la visceral presenta numerosas fisuras e impresiones por el
contacto con otros órganos. Dos fisuras unidas sagitalmente por la porta hepática
(la vena porta hepática, la arteria hepática propia y los vasos linfáticos) transverso,
forman la letra H sobre la cara visceral.
1.2.2 Lóbulos anatómicos del hígado
El hígado se divide en dos lóbulos anatómicos y dos lóbulos accesorios. El
ligamento falciforme y la fisura sagital izquierda separan el lóbulo derecho del
lóbulo izquierdo. En la cara visceral el lóbulo cuadrado (anterior y posterior) está
separado por la porta hepática y el lóbulo caudado (posterior y superior) no se
llama así porque sea caudal, sino porque emite una cola en forma de proceso
papilar alargado.

1.2.3 Subdivisiones funcionales del hígado


Cada porción hepática (lóbulos portales) tiene sus propias ramas primarias de
la arteria hepática propia y de la vena porta hepática y su propio drenaje biliar. El
lóbulo caudado podría considerarse una tercera porción, su vascularización es
independiente de la bifurcación de la triada portal (arteria hepática propia, vena
porta hepática y conducto colédoco) y es drenado por una o dos pequeñas venas
hepáticas, que desembocan en la VCI, distalmente a las venas hepáticas
principales.

1.2.4 Vasos sanguíneos del hígado


El hígado recibe sangre por una fuente dominante venosa y una fuente menor
arterial. Por la vena porta hepática, corta y ancha se forma por las venas
mesentérica superior y esplénica; circula el 75% al 80% de la sangre que llega al
hígado, la sangre portal contiene cerca de un 40% más oxigeno que la sangre que
regresa al corazón y es la que riega el parénquima hepático (hepatocitos).
La sangre arterial hepática propia, supone solo el 20% a 25% de la sangre que
recibe el hígado, se distribuye inicialmente por las estructuras extra
parenquimatosas, en particular por los conductos biliares intrahepáticos.
La arteria hepática común da como rama terminal la arteria gastroduodenal y su
rama la arteria pancreaticoduodenal superior para irrigar al duodeno proximal.
Entre los segmentos se encuentran las venas hepáticas derecha, intermedia
(media) e izquierda, el cual drenan dichos segmentos.
Las venas hepáticas, formadas por la unión de las venas colectoras que a su
vez drenan en las venas centrales del parénquima hepático, abocan en la VCI
justo inferior al diafragma.
Los nervios del hígado proceden el plexo hepático, el mayor de os derivados del
plexo celiaco. Está constituido por fibras simpáticas procedentes del plexo celiaco
y por fibras parasimpáticas precedentes de los troncos vágales anterior y
posterior.

1.2.5 Conductos biliares y vesícula biliar


Los conductos biliares transportan la bilis desde el hígado al duodeno. La bilis
emulsiona la grasa de manera que puede absorberse en la Porción distal del
intestino.
Cuando se observa un corte de tejido hepático normal pueden observarse un
patrón tradicionalmente descritos como los lobulillos hepáticos hexagonales. Cada
lobulillo posee una vena central que discurre por su centro y de la que salen
radicalmente sinusoides y placas de hepatocitos, que se dirigen hacia un
perímetro extrapolado a partir de las triadas portales interlobulillares (ramas
terminales de la vena porta hepática y arteria hepática propia, y ramas iniciales de
los conductos biliares)
Los hepatocitos secretan bilis en los conductillos biliares que se forman entre
ellos. Los conductillos drenan en los pequeños conductos biliares interlobulillares y
luego en conductos biliares colectores de mayor tamaño de la triada portal
intrahepática, que confluyen para formar los conductos hepáticos.
Los conductos hepáticos derecho e izquierdo se unen para formar el conducto
hepático común, al que se le une a la derecha el conducto cístico para formar el
conducto colédoco (transporta la bilis hacia el duodeno)

1.2.6 Conducto colédoco


Llamado conducto biliar común se forma en el borde libre del omento menor
por la unión del conducto cístico y el conducto hepático común.
La longitud del conducto oscila entre 5 cm y 15 cm, dependiendo del punto en el
que el conducto cístico se une al conducto hepático común.
En el lado izquierdo de la porción descendente del duodeno, el conducto
colédoco entra en contacto con el conducto pancreático principal. Los dos
conductos discurren oblicuamente a través de la pared de esta porción del
duodeno, donde se unen para formar la ampolla hepatopancreática.
El extremo distal de la ampolla desemboca en el duodeno a través de la papila
duodenal mayor.

1.2.7 Vesícula biliar


Tiene una forma de pera y puede contener hasta 50 ml de bilis. Tiene una
longitud de 7-10 cm, se encuentra en la fosa de la vesícula biliar en la cara
visceral del hígado.
Tiene tres porciones:

 El fondo: es ancho y romo proyectado desde el borde inferior del hígado en


el extremo del 9 cartílago costal.
 El cuerpo: porción principal, que está en contacto con la cara visceral del
hígado, el colon transverso y la porción superior del duodeno.
 El cuello: es estrecho, ahusado, en forma en S y se une al conducto cístico
opuesto al fondo y se dirige a la porta hepática.

1.2.8 Conducto cístico


De 3-4 cm de longitud, conecta el cuello de la vesícula biliar con el conducto
hepático común. L mucosa del cuello forma un espiral y crea un pliegue, el pliegue
espiral (válvula espiral). El pliegue espiral mantiene abierto el conducto cístico, de
modo que la bilis puede desviarse al interior de la vesícula biliar cuando el extremo
distal del conducto colédoco está cerrado por el esfínter del conducto colédoco o
el esfínter de la ampolla, o puede pasar al duodeno cuando se contrae la vesícula
biliar.

1.2.9 Vena porta hepática


La vena porta hepática (7-8 cm) es la conducción principal del sistema venoso
porta. Se forma anterior a la VCI y posterior al cuello del páncreas, por la unión de
la VMS y la vena esplénica.
1.3 Páncreas
Es una glándula digestiva accesoria alargada que se sitúa retroperitonealmente,
cubriendo y cruzando de forma transversal los cuerpos de las vértebras L1 y L2 (el
nivel del plano transpilórico) en la pared posterior del abdomen. Se halla posterior
al estómago, entre el duodeno a la derecha y el bazo a la izquierda. El mesocolon
transverso se inserta a lo largo de su borde anterior.

1.3.1 Porciones del páncreas


1.3.1.1 La cabeza del páncreas
Es la porción ensanchada de la glándula, está abrazada por la curva en forma
de C del duodeno, justo inferior al plano transpilórico. La cabeza del páncreas
descansa posteriormente sobre la VCI, la arteria y la vena renales derechas, y la
vena renal izquierda. En su camino hacia su desembocadura en la porción
descendente del duodeno, el conducto colédoco descansa en un surco sobre la
cara posterosuperior de la cabeza o está incluido en su parénquima.

1.3.1.2 El cuello del páncreas


Es corto (1,5-2 cm) y oculta los vasos mesentéricos superiores, que forman un
surco en su cara posterior. La cara anterior del cuello, cubierta por peritoneo, es
adyacente al píloro del estómago. La VMS se une a la vena esplénica
posteriormente al cuello, para formar la vena porta hepática.

1.3.1.3 El cuerpo del páncreas


Se continúa desde el cuello y se sitúa a la izquierda de la AMS y la VMS,
pasando sobre la aorta y la vértebra L2, continuando justo por encima del plano
transpilórico, posterior a la bolsa omental.

1.3.1.4 La cola del páncreas


Se sitúa anterior al riñón izquierdo, donde se relaciona estrechamente con el
hilio del bazo y la flexura cólica izquierda. La cola es relativamente móvil y pasa
entre las hojas del ligamento esplenorrenal junto con los vasos esplénicos.
1.3.2 El conducto pancreático principal
Empieza en la cola del páncreas y discurre a lo largo del parénquima de la
glándula hasta la cabeza, donde gira inferiormente y se relaciona estrechamente
con el conducto colédoco.

 La ampolla hepatopancreática (de Vater): corta y dilatada, que


desemboca en la porción descendente del duodeno en el vértice de la
papila duodenal mayor. Como mínimo en el 25 % de los casos, los dos
conductos desembocan en el duodeno por separado.
 El esfínter del conducto pancreático: se encuentra alrededor de la
porción terminal del conducto pancreático
 El esfínter del conducto colédoco: se encuentra alrededor de la
terminación de éste.
 El esfínter de la ampolla esfínter hepatopancreático o de Oddi: alrededor
de la ampolla hepatopancreática son esfínteres de músculo liso que
controlan el flujo de bilis y de jugo pancreático hacia la ampolla, e
impiden el reflujo del contenido del duodeno hacia la ampolla.
 El conducto pancreático accesorio: desemboca en el duodeno, en el
vértice de la papila duodenal menor. En general, el conducto accesorio
comunica con el conducto pancreático principal, pero algunas veces es
más pequeño que el accesorio y ambos pueden no estar conectados. En
estos casos, el conducto accesorio transporta la mayor parte del jugo
pancreático.

1.3.3 La irrigación arterial del páncreas


La irrigación del cuello y la cabeza deriva principalmente de las ramas
pancreatoduodenales inferiores de la AMS y de las ramas pancreatoduodenales
superiores ramas de las arterias gastroduodenales. El cuerpo y la cola del
páncreas están irrigados por las arterias esplénicas y pancreáticas.
1.3.4 El drenaje venoso del páncreas
Tiene lugar a través de las venas pancreáticas correspondientes, tributarias de
las ramas esplénica y mesentérica superior de la vena porta hepática; la mayoría
de ellas desemboca en la vena esplénica.

1.3.5 Los nervios del páncreas


Proceden de los nervios vagos y esplácnicos abdominopélvicos que pasan a
través del diafragma. Las fibras nerviosas parasimpáticas y simpáticas pasan a lo
largo de las arterias del plexo celíaco y el plexo mesentérico superior y llegan al
páncreas.
2 FISIOLOGIA DE ESTOMAGO, HIGADO Y PANCREAS
2.1 Fisiología del estomago
Posterior a la deglución de los alimentos, el bolo alimenticio entra al estómago,
se une al jugo gástrico y a la pepsina y por la motilidad visceral avanza hasta el
píloro, lugar en el que finalmente pasa al duodeno por el esfínter pilórico.

2.1.1 Ácido clorhídrico


El jugo gástrico es una sustancia compuesta por: cationes (Na+, K+, Mg2+,
H+), aniones (ácido fosfórico, ácido sulfúrico y cloro), moco, lipasas y factor
intrínseco; producida en gran parte por células oxínticas (parietales) y células
productoras de moco.

2.1.2 Producción de ácido clorhídrico


El proceso por el cual se produce el ácido clorhídrico, importante para crear un
PH apto para la acción de la pepsina, para la degradación de proteínas y para
destruir bacterias, consiste en:

 La bomba H/K ATPasa realiza el intercambio de H intracelular por K


extracelular, posterior a una estimulación.
 La anhidrasa carbónica, enzima rica en las células parietales, realiza la
deshidrogenación del ácido carbónico, para
formar bicarbonato e hidrogeniones
 El bicarbonato intracelular es intercambiado por cloro extracelular

2.1.3 Activación de las células parietales en su función de producción


de la sustancia ácida

2.1.3.1 Humoral
En este mecanismo, se incluye la participación de: la acetilcolina, la gastrina y
la histamina.
La acetilcolina es liberada por neuronas colinérgicas pos ganglionares, activa
los receptores muscarínicos M2 y la acumulación de calcio lo que produce como
resultado la liberación de la sustancia ácida.
La gastrina es liberada por vía extrínseca en el torrente sanguíneo, activa los
receptores de gastrina y produce la liberación de la sustancia ácida.
La histamina es liberada por células cebadas presentes en la mucosa del
estómago, activa los receptores H2 y produce la formación de AMP.

2.1.4 Formas de estimulación.


2.1.4.1 Nervioso
El estómago recibe una innervación simpática por parte del plexo celiaco y una
innervación parasimpática por el nervio vago.
El nervio vago estimula la formación de gastrina y de acetil colina, y la liberación
de pepsina.

2.1.4.2 Motilidad gástrica


La motilidad gástrica es estimulada por el nervio vago, que desde que el
alimento está en el esófago produce una onda que es remitida al arco relejo del
estómago, que actúa localmente, produciendo la relajación del fondo y la parte
superior del cuerpo, para regular la influencia del alimento sobre la presión
estomacal. La contracción del píloro, antro y duodeno es articulada. El píloro se
contrae parcialmente para evitar que las masas solidas pasen directamente al
duodeno, y el duodeno tiene una mayor compresión que el píloro para evitar la
regurgitación de los alimentos.

2.1.5 Influencias en la motilidad y en la producción de la sustancia


ácida por el estómago
 Cefálica: la percepción sensorial de los alimentos (olor, apariencia)
condiciona la secreción ácida, por la activación del hipotálamo y de la
corteza cerebral adyacente.
 Gástricas: la presencia de productos de la digestión -especialmente
proteico- activa fibras receptoras que se dirigen al plexo de Meissner,
donde se activa el arco reflejo local liberando gastrina.
 Intestinales: la presencia de ciertos alimentos en el intestino delgado
regula la actividad estomacal. Por ello cuando se reseca o se extirpa una
parte del intestino delgado aumenta la formación de la sustancia ácida.

El estómago está formado por glándulas productoras de moco ubicadas en el


píloro y en la cavidad cardiaca que secretan moco, compuesto de mucina-
glucoproteínas de 4 unidades articuladas por puentes disulfuro. La formación de
moco es estimulada por las prostaglandinas por ello, en presencia de inhibidores
de las prostaglandinas como: etanol, vinagre, antiinflamatorios, hay irritación de la
mucosa gástrica. El moco está impregnado por bicarbonato, sistema buffer que
provee un pH entre 6 y 7, constituyendo una barrera para evadir daños tisulares
por el contenido acidófilo del jugo gástrico.

2.2 Fisiología del hígado


El hígado no es simplemente uno de los órganos más grandes del cuerpo.
Así como tiene un tamaño muy grande, también la cantidad de funciones que
realiza para nuestro organismo es inmensa. Esto hace que sea un órgano
totalmente vital, cuyo funcionamiento defectuoso causa serios daños para nuestra
salud. Funciona como una planta procesadora, justo como las máquinas de las
grandes fábricas. Desde él, se transforman y se liberan componentes para ser
utilizados por los diferentes órganos del cuerpo. Las funciones generales del
hígado son:

 Almacenamiento, metabolismo y transporte de sustancias.


 Funciona como glándula endocrina.
 Funciona como glándula exocrina.
 Detoxificación y excreción.
 Protección inmunológica y coagulación.

2.2.1 Almacenamiento
El hígado es capaz de almacenar sustancias importantes para el
funcionamiento adecuado de nuestro organismo como, por ejemplo: colesterol,
triglicéridos, vitaminas, hierro, etc. También actúa como un importante reservorio
de sangre, pudiendo almacenar hasta un 10% del volumen total. Cuando se da
una producción excesiva de sangre, o sea, cuando el volumen sanguíneo
aumenta, el hígado almacena hasta 1 litro y medio de sangre. Posteriormente,
utiliza esta sangre almacenada para ser utilizada por todo el organismo cuando no
se da una producción suficiente.

2.2.2 Funciones metabólicas


Las funciones metabólicas del hígado son realizadas por unas células llamadas
“hepatocitos” que componen a este órgano. La palabra “metabolismo” se refiere a
la transformación de componentes de nuestro organismo en otras sustancias
necesarias para diferentes funciones corporales. El hígado se encarga del
metabolismo de sustancias muy importantes, como lo son: carbohidratos, lípidos o
grasas y proteínas.
La función de metabolismo de carbohidratos del hígado permite principalmente
controlar las concentraciones de glucosa en la sangre. Por ello, cuando los niveles
de glucosa son muy altos, el hígado se encarga de remover este exceso y
almacenarlo para ser utilizado cuando las concentraciones de glucosa disminuyen
por debajo de los valores normales. Para ello realiza diferentes y complejos
procesos, entre los cuales podemos mencionar: glucogénesis, glucólisis,
glucogenólisis y gluconeogénesis.
El metabolismo de lípidos se puede llevar a cabo en diferentes partes de
nuestro cuerpo, sin embargo, éste proceso es mucho más rápido en el hígado. El
metabolismo de lípidos comprende la creación de grasas importantes como los
triglicéridos y colesterol, cuando nuestras reservas son muy bajas y también la
degradación de los mismos componentes cuando consumimos muchas grasas y
nuestras reservas son excesivas.
Una función muy importante del hígado es el metabolismo de proteínas, ya que
si este proceso no se realiza durante unos pocos días puede llegar a producir la
muerte. Esto se debe a que las proteínas son componentes muy importantes para
todas las funciones de nuestro cuerpo.
2.2.3 Funciones secretoras y excretoras
El hígado se encarga de formas y de secretar o eliminar la bilis. La bilis es una
sustancia que ayuda a facilitar el proceso de digestión, convirtiendo las grasas en
pequeñas gotitas, lo que hace que puedan ser eliminados de forma más fácil. El
hígado forma la bilis y después la manda hacia la vesícula biliar, donde se
almacena hasta que el intestino delgado la necesita para la digestión.

2.2.4 Detoxificación y excreción


El hígado desintoxica y elimina todas las sustancias dañinas para nuestro
cuerpo, tanto las que nuestro propio organismo produce como las que vienen de
fármacos que consumimos. Este proceso se realiza mediante la filtración de la
sangre, tal y como se hace con un colador, pero de una forma mucho más
compleja. Además, el hígado también se encarga de la formación de urea, un
componente importante de la orina.

2.2.5 Protección inmunológica y coagulación


Al mismo tiempo que la sangre se filtra para desintoxicar el organismo, un tipo
de células llamadas macrófagos, que se encuentran en el hígado, destruyen a los
virus, bacterias y parásitos que podrían dañar a nuestro cuerpo. De esta manera,
el hígado también actúa como una barrera protectora contra sustancias dañinas.
Además, en el hígado también se sintetizan proteínas importantes para formar
coágulos y evitar hemorragias.

2.3 Fisiología del páncreas


El páncreas tiene dos funciones, una exocrina y otra endocrina

2.3.1 Función exocrina.


La función exocrina consiste en la secreción del jugo pancreático al duodeno
para la digestión de los alimentos que han salido del estómago, la función que
debe estar regulada para la coincidencia con la salida del material gástrico al
duodeno. El mecanismo regulador se pone en marcha cuando las células se
encuentran en la mucosa intestinal, son estimuladas por el contenido ácido del
estómago. Estas células secretan dos hormonas que pasan por la sangre y llegan
al páncreas y hacen que sigan secretando iones bicarbonato y enzimas que
intervienen en la digestión. Estas enzimas son: amilasa, lipasa, tripsina,
quimiotripsina, dos son secretadas en sus formas inactivas (tripsinógeno y
quimiotripsinógeno, que se activan en el contacto con el jugo intestinal),
carboxipeptidasas y nucleasas. Estas enzimas intervienen en la digestión de
glúcidos (amilasa), lípidos (lipasa), proteínas (tripsina y quimiotripsina) y ácidos
nucleicos (carboxipeptidasas y nucleasas).

2.3.2 Función endocrina


La función endocrina tiene lugar en los islotes de Langhergans en los que se
producen la insulina, el glucagón y la somatostatina, que tiene como función
regular la glucemia de la sangre. La insulina es la respuesta a la hiperglucemia,
las células beta, como el resultado del consumo de alimentos ricos en
carbohidratos. Sus dos acciones principales son:

 Estimular la captación de la glucosa en varios tipos de células.


 Disminuir el nivel de glucosa sanguínea.
 La reducción de nivel de glucosa se logra cuando la insulina estimula la
conversión de glucosa en los hepatocitos y miocitos, y también en la
síntesis de lípidos en el tejido adiposo.

Las acciones del glucagón son contrarias a las de la insulina. El glucagón


aumenta el nivel de glucosa. La liberación del glucagón es inhibida por la
hiperglucemia. La somatostatina es una neurohormona peptídica y
neurotransmisor o neuromodulador, son secretadas por las células delta, su
nombre proviene de su primera acción descubierta como hormona hipofisiotrópica
hipotalámica, que inhibe la liberación de la hormona del crecimiento.
Somatostatina inhibe la liberación de otras hormonas, como la insulina, el
glucagón e incluso la propia somatostatina. La secreción de insulina y glucagón es
influenciada por la actividad del sistema nervioso autónomo. Las actividades
secretoras de las células alfa y beta pancreáticas son moduladas por la
estimulación simpática.
3 PLAN EDUCACIONAL
3.1 Valores normales de IMC
El índice de masa corporal (IMC), es un parámetro que se utiliza para clasificar
el estado nutricional de una persona; si tiene obesidad, sobrepeso o se encuentra
en los valores normales. Se calcula con la siguiente fórmula (kg/m2).
El sobrepeso se define como un incremento del peso corporal en relación con la
estatura. La obesidad representa un porcentaje anormalmente elevado de grasa
corporal.
La clasificación de estado nutricional según los valores de IMC es la siguiente:

3.2 Valores normales de glucosa


El nivel de glucosa en sangre o glucemia es la cantidad de glucosa (azúcar),
que circula por el torrente sanguíneo. La cantidad de glucosa en sangre cambia en
el transcurso del día: sube o baja según lo que uno coma y beba.
Los 2 momentos más valiosos para comprobar los niveles de glucosa en sangre
son:

3.2.1 Glucosa preprandial o en ayunas (sin comer alimentos).


La glucosa alterada en ayunas suele denominarse prediabetes. Esto ocurre
cuando los niveles de azúcar en sangre son elevados, pero no tanto como en la
diabetes.
3.2.2 Glucosa postprandial (2 horas después de comer)
La glucemia postprandial es más importante incluso que la de en ayunas, ya
que llevar un control de su medición sirve para saber si existe hiperglucemia.
Se utiliza el término de normoglucemia cuando los niveles de glucosa se
encuentran en el nivel o franja ideal la mayor parte del tiempo.
La Asociación Americana de la Diabetes sugiere los siguientes niveles para
adultos con diabetes:

 Glucosa plasmática preprandial (antes de comer): 80–130 mg/dl


 Glucosa plasmática posprandial (1-2 horas después del inicio de la comida):
Menos de 180 mg/dl

Para personas que NO tienen diabetes los niveles de glucosa en sangre


normales serían:

 Glucosa plasmática preprandial (antes de comer): 70–110 mg/dl


 Glucosa plasmática posprandial (1-2 horas después del inicio de la comida):
Menos de 140 mg/dl

3.3 Obesidad y sobrepeso


3.3.1 Obesidad
3.3.1.1 Datos y cifras, según la Organización Mundial de la Salud
 Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo.
 En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían
sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.
 En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían
sobrepeso, y el 13% eran obesas.
 La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la
obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.
 En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o
eran obesos.
 En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19
años) con sobrepeso u obesidad.
 La obesidad puede prevenirse.

3.3.1.2 Adultos
En el caso de los adultos, la OMS define el sobrepeso y la obesidad de la
manera siguiente:

 Sobrepeso: IMC igual o superior a 25.


 Obesidad: IMC igual o superior a 30.

3.3.1.3 Causas
La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio
energético entre calorías consumidas y gastadas. A nivel mundial ha ocurrido lo
siguiente:

 Un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son


ricos en grasa.
 Un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más
sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y
la creciente urbanización.

3.3.1.4 Consecuencias
Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no
transmisibles, como las siguientes:

 Las enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los


accidentes cerebrovasculares), que fueron la principal causa de muertes en
2012.
 La diabetes
 Los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una
enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante).
 Algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula
biliar, riñones y colon).
El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el
aumento del IMC.

3.3.1.5 Tratamiento del sobrepeso y obesidad


El sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles
vinculadas, pueden prevenirse en su mayoría. Son fundamentales unos entornos y
comunidades favorables que permitan influir en las elecciones de las personas, de
modo que la opción más sencilla (la más accesible, disponible y asequible) sea la
más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica, y en
consecuencia prevenir el sobrepeso y la obesidad.
En el plano individual, las personas pueden optar por:
 Limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de
azúcares.
 Aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres,
cereales integrales y frutos secos
 Realizar una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes
y 150 minutos semanales para los adultos).

La responsabilidad individual solo puede tener pleno efecto si las personas


tienen acceso a un modo de vida sano. Por consiguiente, en el plano social, es
importante ayudar a las personas a seguir las recomendaciones mencionadas,
mediante la ejecución sostenida de políticas demográficas y basadas en pruebas
científicas que permitan que la actividad física periódica y las opciones
alimentarias más saludables estén disponibles y sean asequibles y fácilmente
accesibles para todos, en particular para las personas más pobres.

3.3.2 DIABETES
3.3.2.1 Datos y cifras

 El número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en


1980 a 422 millones en 2014.
 La prevalencia mundial de la diabetes* en adultos (mayores de 18 años) ha
aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014.

 La prevalencia de la diabetes ha aumentado con mayor rapidez en los


países de ingresos medianos y bajos.

 La diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto


de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros
inferiores.

 Se estima que en 2015 la diabetes fue la causa directa de 1,6 millones de


muertes. Otros 2,2 millones de muertes fueron atribuibles a la
hiperglucemia en 2012.

 Aproximadamente la mitad de las muertes atribuibles a la hiperglucemia


tienen lugar antes de los 70 años de edad. Según proyecciones de la OMS,
la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

 La dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso


corporal normal y la evitación del consumo de tabaco previenen la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no


produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina
que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El
efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la
sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas,
especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

3.3.2.2 Diabetes de tipo 1


La diabetes de tipo 1 (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio
en la infancia) se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere
la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la
diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.
Sus síntomas consisten, entre otros, en excreción excesiva de orina (poliuria),
sed (polidipsia), hambre constante (polifagia), pérdida de peso, trastornos visuales
y cansancio. Estos síntomas pueden aparecer de forma súbita.
3.3.2.3 Diabetes de tipo 2
La diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en la
edad adulta) se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa
la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal
excesivo y a la inactividad física.
Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero a
menudo menos intensos. En consecuencia, la enfermedad puede diagnosticarse
solo cuando ya tiene varios años de evolución y han aparecido complicaciones.
Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la
actualidad también se está manifestando en niños.

3.3.2.4 Diabetes gestacional


La diabetes gestacional se caracteriza por hiperglucemia (aumento del azúcar
en la sangre) que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser
superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una
diabetes. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir
complicaciones durante el embarazo y el parto. Además, tanto ellas como sus
hijos corren mayor riesgo de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.
Suele diagnosticarse mediante las pruebas prenatales, más que porque el
paciente refiera síntomas.

3.3.2.5 Consecuencias
Con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, ojos,
riñones y nervios.

 Los adultos con diabetes tienen un riesgo 2 a 3 veces mayor de infarto de


miocardio y accidente cerebrovascular.
 Las neuropatías de los pies combinada con la reducción del flujo sanguíneo
incrementan el riesgo de úlceras de los pies, infección y, en última
instancia, amputación.
 La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la
consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que
se va acumulando a lo largo del tiempo. El 2,6% de los casos mundiales de
ceguera es consecuencia de la diabetes.
 La diabetes se encuentra entre las principales causas de insuficiencia renal.

3.3.2.6 Diagnóstico y tratamiento


El diagnóstico se puede establecer tempranamente con análisis de sangre
relativamente baratos.
El tratamiento de la diabetes consiste en una dieta saludable y actividad física,
junto con la reducción de la glucemia y de otros factores de riesgo conocidos que
dañan los vasos sanguíneos. Para evitar las complicaciones también es
importante dejar de fumar.
Entre las intervenciones que son factibles y económicas en los países en
desarrollo se encuentran:
 El control de la glucemia, en particular en las personas que padecen
diabetes de tipo 1. Los pacientes con diabetes de tipo 1 necesitan insulina y
los pacientes con diabetes de tipo 2 pueden tratarse con medicamentos
orales, aunque también pueden necesitar insulina.
 El control de la tensión arterial.

3.4 Prevención de enfermedades


La prevención de las enfermedades busca contribuir al bienestar y a la
sustentabilidad de las personas y de un país. Para prevenir la obesidad y la
diabetes se podría crear programas que incentiven a las personas a hacerse
exámenes y a prevenir el sobrepeso y con ello disminuir el riesgo de sufrir
obesidad estos programas podrían impulsarse por medio de los centros de salud y
promotores de los mismos. Esto en cuanto al sistema de salud nos referimos, pero
hablando de cómo una persona podría evitar sufrir estás enfermedades se deben
tomar en cuenta dos factores muy marcados “la dieta y la práctica de ejercicio".
Podemos decir que la dieta es un factor decisivo, pues los alimentos que
ingerimos afecta directamente al organismo. Puede que estos alimentos sean de
beneficio y aporten las vitaminas, proteínas, grasas e hidratos de carbono que son
esenciales para el funcionamiento corporal adecuado o, por el contrario, lo afecten
de tal forma que lo lleven a un padecimiento.
Para prevenir el sobrepeso, la posterior obesidad y o tal vez diabetes todos
deberíamos de:

 Mantener una alimentación equilibrada: consumir frutas y verduras,


suficiente agua y menos alimentos ricos en grasas o hidratos de carbono,
aunque no definitivamente, solamente consumirlos en porciones pequeñas
y con menos frecuencia que los otros.
 Tener un horario: para desayunar, almorzar, etc., y así lograr un buen
funcionamiento en todos los órganos implicados en la digestión y absorción
de los alimentos.
 Combinar alimentos: frutas, verduras, cereales etc…
 Tomar suficiente agua.
 Evitar alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y sal.
 Al consumir grasas se deberíamos de optar por un tipo más saludable como
aceite oliva, aguacate u otra fuente natural e incluir frutas y verduras en la
dieta, evitar azúcares refinados y bebidas azucaradas.

La práctica de ejercicio es otro de los factores que muchas veces llevan a las
personas a padecer estas complicaciones de salud. El ejercicio debe ir de acuerdo
con la dieta o con las necesidades de cada individuo.
De esta forma se podría reducir la aparición de la obesidad, una enfermedad
que afecta a niños, jóvenes y adultos; mujeres y hombres; no importando nivel
socioeconómico o cualquier otro estereotipo.

3.5 Factores de riesgo.


La posibilidad de que se desarrollen enfermedades por problemas a nivel
digestivo depende de una combinación de factores, como los genes y el estilo de
vida. Existen factores que no pueden ser cambiados, como los familiares, la edad
y el origen étnico, sin embargo, comportamientos electivos como la alimentación y
la actividad física determinan la probabilidad de desarrollar enfermedades crónicas
como la diabetes y la obesidad
3.5.1 Obesidad
La obesidad es un factor de riesgo que, junto a la hipertensión arterial, la
diabetes y los triglicéridos altos en sangre pueden provocar accidentes
cerebrovasculares, enfermedades del corazón e insuficiencia renal.
Si la persona tiene un desequilibrio en la ingesta de alimentos corre el riesgo de
sufrir enfermedades como:
 Problemas óseos y articulares, el mayor peso ejerce presión sobre los
huesos y articulaciones. Esto puede llevar a osteoartritis, una enfermedad
que causa rigidez y dolor articular.
 Dejar de respirar durante el sueño (apnea del sueño). Esto puede causar
fatiga o somnolencia diurna, mala atención y problemas en el trabajo.
 Cálculos biliares y problemas del hígado.
 Algunos tipos de cáncer.

3.5.2 Diabetes
Las situaciones que aumentan el riesgo de padecer diabetes mellitus pueden
ser de carácter genético, sin embargo, los problemas que indican una incidencia
mayor en esta enfermedad suelen desencadenarse por los malos hábitos, la
alimentación inadecuada y la falta de actividad física. Los factores más frecuentes
de la diabetes tipo 2 (tipo de diabetes más común) son:

 Tiene sobrepeso u obesidad: una persona tiene mayor probabilidad de


desarrollar diabetes tipo 2 si no se mantiene físicamente activa el exceso de
peso causa resistencia a la insulina y es frecuente en personas con
diabetes tipo 2.
 Tiene más de 45 años de edad
 Tiene antecedentes familiares de diabetes: ciertos genes pueden hacer que
una persona sea más propensa a tener diabetes.
 Tienen un nivel bajo de colesterol bueno o un nivel alto de triglicéridos
 Tiene antecedentes de enfermedades del corazón o accidentes
cardiovasculares
 Tiene depresión
3.6 Cuidados personales
3.6.1 Diabetes
Usted debe tener buen control de su nivel de azúcar en la sangre. Aprenda las
medidas básicas para manejar la diabetes para permanecer lo más saludable
posible. Hacer esto le ayuda a mantener alejadas las complicaciones de la
diabetes.

 Revisarse el azúcar en la sangre: Es posible que se le solicite revisar su


azúcar en la sangre con un dispositivo llamado glucómetro. Esto le dirá a
usted y a su médico qué tan bien están funcionando la dieta, el ejercicio,
y los medicamentos.
 Llevar una dieta sana: Los alimentos con azúcar y carbohidratos pueden
elevar demasiado su azúcar en la sangre, así como también el alcohol y
otras bebidas con azúcar. Coma alimentos saludables y frescos como
sea posible. No coma demasiada comida a la vez. Esto le ayudará a
mantener su azúcar en la sangre en un buen rango.
 Ser físicamente activo: El ejercicio regular es bueno porque reduce el
azúcar en la sangre. Además, el ejercicio mejora el flujo sanguíneo,
disminuye la presión arterial y ayuda a quemar grasa extra para que se
pueda mantener un peso adecuado.
 Medicamentos: Si la dieta y el ejercicio no son suficientes, usted puede
necesitar tomar medicamentos los cuales ayudarán a mantener su
azúcar en la sangre en un rango saludable. Es posible que los
medicamentos para la diabetes no sean seguros en una mujer
embarazada.
 Prevenir problemas de diabetes a largo plazo: Las personas con diabetes
tienen una alta probabilidad de tener presión arterial alta y colesterol alto.
Es posible que le pidan que tome medicamentos para prevenir o tratar
estas afecciones.
 Visite al médico regularmente: Si usted padece diabetes, debe acudir a
su proveedor cada 3 meses, o con la frecuencia que le indiquen.
3.6.2 Obesidad
El abordaje de la obesidad debe hacerse de forma multidisciplinar incluyendo
una buena alimentación, la práctica de ejercicio físico, el apoyo psicológico y
el tratamiento farmacológico.

 Alimentación: El primer paso es cambiar los hábitos de alimentación. Las


personas con obesidad tienen que comer de forma más saludable, reducir la
ingesta calórica y adecuarla al gasto que hacen.
 Ejercicio físico: El sedentarismo está asociado con la obesidad. Junto con
los cambios en el plan de alimentación las personas obesas tienen
que ponerse en movimiento y buscar a un profesional que les ayude a diseñar
un plan de ejercicios que se adapte a sus necesidades y características.
 Apoyo psicológico: Acudir a un psicólogo puede ayudar a conseguir el
objetivo de superar esta enfermedad crónica. Por un lado, les ayudará a
lidiar con la ansiedad que va ligada en la mayoría de los casos a la
obesidad; por otro, el tratamiento psicológico es crucial para ayudarle a
afrontar la enfermedad y conseguir los objetivos de pérdida de peso
4 ELABORACIÓN DE MAQUETA
Consiste en un modelo anatómico que se dirige desde la cabeza hacia el plano
transverso axial simulando el proceso de digestión. Será realizada de la siguiente
manera:

4.1 Cabeza y miembros superiores


La extremidad superior derecha se moverá por medio de una palanca para
simular la ingesta de comida en nuestro modelo, para la cual estaremos utilizando
una bisagra para simular dicho movimiento.
La estructura del modelo será hecha con una base de madera y cubierta por
foamy moldeable y la silueta del modelo anatómico se realizará con duroport y
será pintada con temperas simulando el color de la piel.
La maqueta ya finalizada será colocada sobre una mesa para su exposición
ante el público y tener una mejor interacción entre los expositores y los
espectadores.

4.2 Vísceras
Las vísceras se harán con duroport y las personas podrán interactuar con ellas
puesto que se podrán abrir por la mitad para apreciar su interior. Estarán cubiertas
por dentro y por fuera de foamy moldeable para simular su textura real y poder
tener una similitud más real.
El alimento podrá atravesar el tubo digestivo hasta llegar al estómago donde los
espectadores podrán observar el proceso de la digestión en el cuerpo humano. El
esófago será elaborado con una sonda para que el bolo alimenticio se deslice y
sea visible al llegar al estómago.
Juntamente se tendrá una demostración de órganos reales individuales de
porcino, estos estarán en un están suspendido dentro de gelatina.