Você está na página 1de 4

PRODUCCION ORGANICA DE MINI BELLES EN AGRÍCOLA SAVANNAH

Hace varios años, la empresa SAVANNAH encontró un nicho de mercado en la


producción de pimientos mini, la producción es orgánica, este tipo de cultivo marca
la diferencia entre una buena y una mala temporada, ya que el diferencial de precios
respecto de la producción convencional generalmente duplica su valor.
El cultivo que ha adquirido mucha importancia para la empresa ya que es muy
demando por los consumidores estadounidenses. La empresa ha comprendido que
no bastaba un solo cultivo para competir en el mercado internacional y que la oferta
de una combinación de cultivos tiene como resultado un mejor precio.
El rendimiento de este cultivo oscila en un promedio de 7 Kg/m2 manejados bajo
malla sombra. Lo que ha hecho atractivo este cultivo es su buen precio y estabilidad
de este. La superficie destinada a su cultivo va aumentando paulatinamente debido
al mayor consumo como snack en EE. UU. y otros países. La producción de los
pimientos mini alcanza ya una superficie de 42 hectáreas en invernadero y malla
sombre campos certificados como orgánicos.
El trasplante se realiza de forma manual a los 35 – 40 días después de la siembra,
se realiza cuando las plántulas tienen de 12 a 15 cm de alto, y entre cuatro a cinco
hojas. Los mini bell, suelen sembrarse los 3 colores (rojos, naranjas y amarillos) y
son empacados en una proporción de un 33 % para cada color.
La densidad de plantación es fundamental para obtener buenos rendimientos. La
planta tiene tendencias vegetativas, por lo que hay que considerarlo en el manejo y
nutrición. Se siembra a una distancia de 30 cm entre plantas a una sola hilera, de
esta manera se tiene una mayor eficiencia en el control de plagas y enfermedades.
Se poda a la primera bifurcación y posteriormente se tienden la rafia para conducir
la planta, no se utiliza acolchado debido a que incrementa la temperatura del suelo
y la fauna microbiológica se ve afectada.
El manejo de plagas y enfermedades se realiza de manera integrada, utilizando
únicamente productos orgánicos, muchos de los productos son elaborados por la
empresa. Una de las principales plagas es el picudo del chile (Anthonomus eugenii
Cano), se presenta cuando comienza la fructificación, esta plaga es capaz de causar
daños hasta el 100% en las fructificaciones. para esto se aplica un control raleo de
flores, aplicación de hongos entomopatógenos como Beauveria bessiana, Bacillus
subtilis. Entre estas otras prácticas que se realizan es quitar los frutos caídos y
eliminar los botones florales y frutos pequeños en planta con cuadrillas (del
saneamiento). Cuando se encuentra un picudo por surco se procede al control
manual, ya que es muy difícil su control mediante el control con productos orgánicos.
Las feromonas no se utilizan para el control de esta plaga ya que se ha notado que
resulta contraproducente debido a que atrae a más picudos al invernadero. Otro
método de control es el uso de barreras físicas, como la puerta doble para la entrada
al invernadero o malla sombra.
Para el control de nematodos se realizan aplicaciones vía riego de diferentes
extractos tales como; extracto de ajo a razón de 5 L en 200 L de agua y extracto de
higuerilla en las mismas proporciones.
La programación de riegos es con base en el uso de tensiómetros, estos deben ser
instalados donde la planta absorbe el agua, a la misma distancia de los goteos, la
profundidad a la cual se colocan es a 15, 30 y 60 cm. Una lectura por debajo de
10 CBar (o kPa) es una indicación de un suelo mojado, y por encima de 50 significa
que el suelo está seco, de esta manera los encargados del área de producción
determinan cuando se debe regar, además se evita la presencia de enfermedades
de raíz por el exceso de agua y no hay lixiviación de sales por debajo del sistema
de raíces.
Para el manejo de la fertilización es de manera orgánica, está basada en técnicas
nada nuevas, pero poco difundidas y normadas, como es el uso de microorganismos
benéficos, los más utilizados como biofertilizantes son: Rizobacterias y hongos
formadores de micorrizas, los cuales son elaborados por la propia empresa.
Después del último corte, se eliminan las socas y las hospederas alternantes para
tratar de interrumpir su ciclo biológico otra vez. En algunas ocasiones la cama de
siembra no se elimina ya que se pretende cuidar al máximo la microflora del suelo.
Posteriormente el producto es trasladado en camiones con sistema de refrigeración
a Nogales, Sonora sitio en donde se ubica la comercializadora que también es parte
de la misma empresa, es importante mencionar que no toda la producción entra
como orgánico y que parte de lo que se produce debe ser vendido como si fuese
manejado de manera convencional, debido a que el mercado estadounidense no se
sature de producto orgánico y provoque una baja en los precios.

ANALISIS FODA

Para complementar el análisis de la producción hortofrutícola del noroeste y su


competitividad en el mercado, se elaboró la matriz FODA (fortalezas, oportunidades,
debilidades y amenazas), que sintetiza las principales características de la región.
Cabe señalar que las mismas condiciones imperan para la generalidad de las
empresas agrícolas del noroeste.
Otra característica de la agricultura del noroeste es que está integrada al mercado
internacional (específicamente el estadounidense), lo cual provoca dependencia
tanto hacia atrás (por el abastecimiento de insumos que, en su mayoría, son de
origen o importados de Estados Unidos), como hacia delante, en el mercado, con
gran concentración en el ya citado. Esta circunstancia puede generar problemas, ya
que 90% de las exportaciones son destinadas a un mercado donde los detallistas y
las grandes cadenas de supermercados controlan la mayor parte de la
comercialización.

FODA
Fortalezas
 Se cuenta con canales revestidos.
 Maquinaria agrícola propia y en constante renovación.
 Cercanía con los proveedores de maquinaria.
 Infraestructura para la producción agrícola (Casas sombra) de menor
inversión, pero con altos rendimientos.
 Uso de drones para el monitoreo de plagas y enfermedades.
Oportunidades
 Evaluación de tecnologías de vanguardia por parte de las empresas,
desarrolladas por empresas del mismo sector agrícola.
Debilidades
 Alta inversión inicial para la adquisición de maquinaria.
Amenazas
 Posicionamiento de la inversión extranjera.
Conclusión
Los productores de Sinaloa y Sonora se han visto en la necesidad de adoptar
tecnología de punta y realizar modificaciones en el proceso productivo, así como en
el uso de insumos de alta calidad, en la organización para la toma de decisiones a
fin de continuar su participación en el mercado internacional, en el cumplimiento de
los más altos estándares de calidad y sanidad. Además de la realización de
transformaciones que les permitan controlar cada una de las fases, desde la
preparación de la tierra hasta el manejo poscosecha, empaque y embarque de los
productos al mercado de exportación, integrándose verticalmente en estas etapas,
lo cual ha posibilitado su permanencia a lo largo de los años en uno de los mercados
más competitivos y exigentes del mundo, el estadounidense.
A pesar de que los productores han logrado una reducción sustancial de los costos
de producción, han mantenido la calidad y sanidad y, ahora, la inocuidad de sus
productos, han fracasado en el intento de lograr una mayor participación dentro de
la cadena de comercialización que favorezca la obtención de mayores ingresos en
esta etapa.
La infraestructura para producción agrícola en Sinaloa y Sonora se lleva a cabo
mayormente en casas sombras y en menor medida en invernadero debido a que el
rendimiento es muy similar en ambos, además de que se requiere menor inversión.
Las temperaturas en verano superan los 35° C en ambos estados, en el invernadero
la temperatura se incrementa mucho más que en las casas sombras, siendo este
uno de los principales factores decisivos para que las mallas sombras ocupen la
mayor superficie agrícola cultivada.
La aplicación de estas innovaciones tecnológicas ha tenido un impacto positivo en
la comercialización del producto, por su mejor posicionamiento en el mercado y
mejor precio. Las empresas que han implantado innovaciones tendientes al
cumplimiento de la conformidad, como la certificación de residuos, inocuidad
alimentaria o productos orgánicos tienen mejores condiciones para negociar
precios.