Você está na página 1de 1

Tras la separación, los padres divorciados se encuentran ante situaciones que no

siempre son capaces de manejar adecuadamente, por esta razón es deseable tener en
cuenta estas recomendaciones:
• No debes hablar mal o criticar a la ex pareja o ex suegros. Hay que evitar
comentarios negativos hacia las personas cercanas al niño/s.
• Hay que evitar situaciones en las que el niño tenga que elegir o decantarse por
uno de los padres en detrimento del otro.
• No compartas información sobre el proceso judicial con tus hijos. Temas como
la manutención, citas en el juzgado… son para para los padres, no es una
información destinada a los hijos.
• Hay que hacer todo lo posible para no interferir, directa o indirectamente, en el
régimen de visitas acordado. Es especialmente importante no utilizar los
acuerdos de visitas contra el otro progenitor.
• No hay que discutir con la ex pareja delante de los hijos.
• Es mejor no interrogar a los niños después de una visita con el otro (padre o
madre). Si el niño se niega a responder a preguntas sobre lo que hizo con el otro
padre hay que respetar su negativa. El niño no debe ser utilizado como un espía
para recoger información sobre la vida de la ex pareja.
• Todos los niños de forma natural quieren a su padres, sin importar sus defectos
o carencias. Es muy importante no limitar, restringir o interferir en la relación
del niño con el otro progenitor.
• Cuidado con utilizar a los niños como mensajeros. Si no puede hablar
directamente a su ex-pareja, utilice otros medios para trasmitirle necesidades o
malestares. El correo electrónico suele ser eficaz y menos dañino que utilizar al
hijo. Cuidado con ver al hijo como un arma arrojadiza. No castigues a tu pareja
por medio de información o buscando que sea el hijo quien trasmita una
necesidad.
• Cuidado con ver en un hijo a un amigo o confidente, no lo es. No equivoques los
roles.
• Que tu hijo siga con sus rutinas diarias de siempre.