Você está na página 1de 10

Otto von Gierke

Teorías políticas de la Edad Media

Estudio preliminar de Benigno Pendas.


Traducción de Piedad García-Escudero

[Colección: Clásicos Políticos, 1995, LXXIV, 293 págs.]

1. Este libro es la traducción caste- Mittelalters» y que Maitland tradujo en


•o
con el título mencionado más arriba1.
Q.
llana de la edición inglesa que, con el
título Political Theories ofthe Mtddle Esta edición española contiene la
Age, el constitucionalista británico Introducción que Maitland redactó
Frederic William Maitland había rea- como presentación de su edición de E
lizado, en 1900, de una parte peque- 1900 (págs. 3-47), además de un
ña de la obra de Otto von Gierke Das amplio y laborioso estudio preliminar
deutsche Genossenschafsrecht. La de Benigno Pendas (págs. IX-
obra, integrada por cuatro volúme- LXXIV). La excelente traducción de
nes, comenzó a publicarse en 1868, Piedad García-Escudero se ha hecho
apareciendo el cuarto y último volu- del inglés y del alemán, evitando los
men en 1913. Las páginas que desplazamientos semánticos que se 1
Maitland tradujo en la edición ingle- hubieran producido con toda seguri- o
sa de 1900 y que se traducen ahora al dad si sólo se hubiera manejado el o
*u
castellano corresponden al tercer texto inglés. El texto castellano resul-
volumen, publicado en 1881 con el 8
tante es de esta manera preciso y de (A
título de Die Staats-und Korpora- lectura agradable. .2
tionslehre des Altertwns und des 1
(A
Mittelalters, y concretamente al epí- 2. Los dos estudios introductorios, •s
grafe 11 del capítulo 2, que ocupa las tanto el de Benigno Pendas como el i
páginas 502-644 de este tercer volu- de Frederic William Maitland, per- i:
men. Este epígrafe lleva por título miten al lector acercarse al texto de -8
«Die publicistischen Lehren des s
Gierke desde el contexto general de

1 El primer volumen del Das deutsche deutschen Kórperschaftsbegriff; y el cuarto,


Genossenschaftsrecht, publicado en 1868, publicado en 1913, Die Staats- und
llevaba por título Rechtsgeschichte der Korporationslehre der Neuzeit. La editorial 249
deutschen Genossenschaft; el segundo volu- Akademische Druck - und Verlagsanstalt ha
men, publicado en 1873, Geschichte der reeditado la obra en 1954.
su ubicación y significación en la (págs. 9-12). Con la misma finalidad
historia de la Teoría del Derecho y de facilitar la comprensión del lector
del Estado alemán. Maitland destaca inglés, Maitland hace observar que
las peculiaridades de la teoría del las ideas sobre derecho y soberanía
derecho de Gierke sobre el trasfondo enseñadas a los ingleses por John
del propio derecho inglés, con la Austin son consideradas por Gierke
finalidad de que el lector inglés como una etapa superada, pues para
tuviera una comprensión más fácil éste último la soberanía no es un
de las controversias extranjeras atributo de una parte del Estado,
sobre la naturaleza y el origen de la sino de la Gesamtperson, de toda la
personalidad de las corporaciones y comunidad organizada. Para Gierke
del Estado. Por eso hace una detalla- es tan imposible hacer al Estado
da narración de la recepción del lógicamente anterior al Derecho
derecho romano en Alemania y del como hacer al Derecho lógicamente
conflicto entre romanistas y germa- anterior al Estado, puesto que cada
nistas, resaltando una diferencia uno existe en, para y por el otro. Y
importante que Gierke ve en ese pro- sugiere Maitland que la escasa fami-
ceso. Gierke piensa que, en teoría, lo liaridad y la oscuridad que presenta
recibido en Alemania fue el Derecho para un inglés la idea alemana de
codificado por Justiniano, pero, en Rechtsstaat pueda deberse a la
la práctica, fue el sistema elaborado ausencia de experiencia práctica en
-o
a> durante largo tiempo por los comen- Inglaterra de un Polizeistaat (págs.
"O
o taristas italianos; e insiste a menudo 44-45).
-o
en la importancia de esa diferencia. El estudio preliminar de
La generación de comentaristas ita- Benigno Pendas también ofrece las
-o
lianos que siguió a la de los glosado- coordenadas biográficas e intelec-
res quería obtener resultados acepta- tuales de Gierke necesarias para
o
o. bles en la práctica, estando dispues- abordar el texto sobre «las ideas
tos a acomodar el Derecho romano políticas de la Edad Media». En su
a la vida medieval. Y Gierke dice exposición sobre la teoría del
que, sobre todo en la doctrina de las Derecho de Gierke, Pendas destaca
•8 corporaciones, hay muchos elemen-
.£ la crítica al positivismo jurídico
O tos que no provienen del Derecho desde la idea gierkeana del derecho
romano y muchos que pueden ser social (pág. XXIII). Pendas sitúa a
calificados de germánicos; y que esto Gierke dentro del sociologismo jurí-
sin duda facilitó la recepción, pues el dico por su preocupación por lo
Derecho romano había andado la social, su antiindividualismo, noto-
25O mitad del camino, yendo al encuen- rio aunque no exagerado, y la pro-
tro de los hechos que iba a regir pia configuración del derecho como
servidor de profunda necesidad de la mento de carácter ético-espiritual,
sociedad (pág. XXIII). Señala sin perjuicio de tomar en considera-
Pendas además otra corriente doctri- ción una base física. Y llama la aten-
nal que confluye en Gierke: la que ción Pendas sobre el hecho de que
busca el renacimiento del derecho esta concepción del organismo
natural a través del derecho justo de moral se refleja en el estudio siste-
R. Stammler: la recuperación de la mático de la teoría gierkeana del
axiología jurídica como objeto váli- Estado: primero, el Estado, como la
do del conocimiento científico. comunidad más amplia y elevada de
Pendas se suma a la valoración que cuantas existen en la vida común de
de Gierke hace W. Wolf (en: Rudolf los hombres por encima de las exis-
von Ihering. Otto von Gierke, trad. tencias individuales. Y luego, dentro •o
o.
esp. de Truyol, s. f.), quien señala del análisis de los elementos del
que el significado último de la obra Estado, se refleja en el mayor interés
de Gierke es precisamente lograr un que despierta en Gierke el pueblo,
«derecho alemán, social y justo». pues su ideal político consiste preci-
a>
Pendas considera que este objetivo samente en restaurar la identifica-
es el que aclara la oposición de ción entre pueblo y Estado; a través
Gierke a los romanistas y su alinea- de esta identificación se lograría E
.5!
ción con los germanistas. Gierke establecer un derecho natural del
aspira según ello a refutar la opinión pueblo (pág. LIV). Según Pendas, en
común acerca de la recepción (del su teoría organicista Gierke es deu-
Derecho romano), a demostrar la dor directo (y políticamente un epí-
o
validez de un derecho privado ale- gono tardío) de los contrarrevolu-
mán parangonable al Derecho roma- cionarios franceses De Bonald y De I
no y a descubrir la acción de las Maistre, de Adam Müller y sobre
ideas germánicas en el derecho todo de Lorenz von Stein (pág. L). 8
moderno (pág. XXV). Lo que signi- En su apartado sobre «Gierke y 8
fica un derecho germánico, social y las ideas políticas de la Edad Media»
1 (A

corporativo lo explica el autor del (págs. LXII-LXXII), el autor del -s


estudio preliminar en las págs. estudio preliminar destaca el que es
XXVI-XLVI. realmente el núcleo del planteamien-
A la exposición de la teoría del to de Gierke: la historia de las ideas -8
Estado de Gierke le dedica Benigno políticas de la Edad Media es, al
Pendas las págs. XLVI-LXII de su mismo tiempo, la historia de las teo-
estudio preliminar y en ellas explica rías genuinamente medievales y la
sobre todo el enfoque organicista de historia de los elementos «antiguo-
Gierke. Según Pendas, el organicis- modernos», que dan lugar precisa-
251
mo estatal de Gierke tiene un funda- mente a la crisis del Medioevo, enla-
zando directamente con las concep- viduales concretos. Sus autores están
ciones modernas. convencidos además de que es posi-
ble identificar ciertas concepciones
3. Los dos estudios introductorios políticas de la Edad Media que se
nos llevan al convencimiento de que pueden plasmar en principios como
la obra de Gierke Das deutsche «la supremacía del derecho», «la
Genossenschaftsrecht es una obra autoridad de la comunidad» o «la
importante y especialmente relevante relación contractual entre gobernan-
por varios motivos. En primer lugar, tes y gobernados». Una tercera apro-
y con carácter esencial, porque es una ximación al pensamiento de la Edad
obra que nos permite observar desde Media en nuestro siglo podría ser la
la primera fila el importante debate de Walter Ullman. Insistiendo tam-
entre germanistas y romanistas en el bién en el punto de vista holístico que
siglo pasado con las múltiples impli- tiene el pensamiento medieval, y aún
caciones que ese debate tuvo. Pero es matizando que más que ideas políti-
una obra, además, y por lo que res- cas en la Edad Media hay ideas sobre
pecta al conocimiento de las teorías el gobierno, es decir, sobre el ejercicio
políticas medievales, pionera. Las de la gubernatio, cree Ullman que
abundantes fuentes que maneja todo el pensamiento medieval se
Gierke —160 publicistas, legistas y puede entender como girando en
"O
canonistas de los siglos XI al XV, que torno a la tensión entre una concep-
a> quedan referidos al comienzo de ción ascendente y una concepción
-o
o «Teorías políticas de la Edad descendente de la autoridad política
-o
Media»— hacen de su obra un buen (Principies of Government and
camino para investigar el pensamien- Politics in the Middle Ages, 1961 y
to medieval y un libro de referencia
eds. posteriores, A History of
básico. Poco después de la publica-
o Political Thought: The Middle Ages,
Q_ ción de la edición inglesa de la F. W.
1965 y eds. posteriores).
Maitland comenzó la publicación de
En estas tres líneas de investi-
otra obra básica de referencia para el
gación del pensamiento medieval los
estudio del pensamiento político de la
temas tienen prioridad sobre los
i Edad Media, A History of Mediaeval
Political Theory in the West, de los
autores y son reconducidos hacia la
o formulación de los conceptos, de los
I hermanos R. W. Carlyle y A. J.
Carlyle, en seis volúmenes (1903-
principios o de los tipos de pensa-
miento que los animan. En el caso de
1936, reimpresa en 1970). El enfoque
Gierke el rasgo distintivo de las teo-
de esta obra es también esencialmen-
rías publicistas medievales es el
252 te temático, prestándole asimismo
«reconocimiento categórico en todo
menos atención a los pensadores indi-
grupo de un derecho originario y
activo de la colectividad», aunque época conciliar actuaron, les gustara
haya discrepancias sobre la naturale- o no, en favor del crecimiento y
za y extensión de este derecho (pág. triunfo de los elementos antiguo-
150). Todo su análisis se centra y modernos. Finalmente, en el siglo
gira en torno a este concepto de XV, el humanismo rompió también
Genossenschaft, de origen específi- con las formas de la Edad Media y,
camente germánico. Y el método de con la nueva recepción de la anti-
análisis con que estudia este concep- güedad clásica, parece amenazar
to y su evolución —y el resto de las incluso las conquistas medievales
ideas medievales que aborda— es indispensables para el mundo
sumamente peculiar: lo que hace moderno. Surge una tendencia hacia
Gierke es mostrar cómo estas ideas la antigüedad, la cual, ya adopte •o
originariamente medievales —ger- apariencia absolutista con Eneas O.

mánicas— no fructifican plenamen- Sylvio o republicana con Patricio de


te, es decir, va mostrando cómo y Siena, de hecho desplaza por com-
por qué se van viendo afectadas por pleto, durante un tiempo, a las -O
E
o>
el Derecho romano o por las ideas nociones germánicas de Estado y de
políticas de Antigüedad, proceso que Derecho» (pág. 71).
conduce finalmente a que lo genui- Como ejemplo de este método _Q

namente medieval-germánico se vea de análisis con que Gierke aborda las


0>
alterado o reinterpretado, en defini- ideas políticas medievales se puede
tiva anulado. Las corrientes de pen- mencionar su exposición sobre la
samiento que, según Gierke, acaban idea de representación y sobre la idea
anulando lo específicamente medie- de la soberanía. Según Gierke, la idea
val son: «la tendencia partidaria del medieval de representación no llegó
absolutismo papal, en apariencia tan a dar todo lo que contenía en sí por-
genuinamente medieval. Después le que interfirieron en su desarrollo
prestan continuos servicios la juris- otros planteamientos no medievales .2
prudencia romanista y los argumen- estrictamente —no propiamente ger- 1(A
tos en favor del absolutismo impe- mánicos—, como el concepto de per-
rial que aquélla aporta bajo los sona jurídica suministrada por la -s
Hohenstaufen. Nuevas fuerzas le teoría de la corporación de civilistas
brinda la filosofía aristotélico-esco-
lástica, de suerte que el mismo
y canonistas. Él cree que incluso la
idea de una entidad orgánica y unita-
J
Tomás de Aquino colaborará ria podía provocar —pese a su carác-
inconscientemente en la obra de ter compuesto— que el concepto
disolución y reconstrucción... artificial de persona ficta se transfor-
Posteriormente, desde las más diver- mara en el concepto de la personali-
253
sas posiciones, los autores de la dad colectiva real, si se concebía esta
personalidad como sustancia interna subjetividad jurídica del Estado de
y permanente del organismo. Pero una forma puramente mecanicista
esto es precisamente lo que no llegó a (pág. 210). Es ciertamente una vieja
ocurrir y Gierke se lamenta de ello. cuestión entre los medievalistas la de
Gierke observa que los publicistas si se puede hablar en las teorías
medievales apenas emplean directa- medievales de gobernantes sobera-
mente el concepto de personalidad al nos o no. Gierke obviamente cree
construir el cuerpo social, y cuando que no, posición que mantuvieron
utilizan ese concepto de personalidad también el propio Maitland (The
es de manera indirecta al aceptar sus Constitutional History of England,
consecuencias, apoyándose por com- 1908, 13.a reimpr. Cambridge 1963,
pleto en la teoría de la corporación p. 297) o Cari Schmitt (Der Nomos
de civilistas y canonistas. La conse- der Erde im Vólkerrecht des Jus
cuencia que señala Gierke en este Publicwn Europaeum, Colonia 1950,
proceso es que el concepto de perso- pág. 96 y ss.), mientras que Walter
nalidad se redujo al ámbito del dere- Ullman (Die Machtstellung des
cho civil y que la teoría política no Papsttums im Mittelalter, Graz/Wien
pudo construir jurídicamente al 1960, pág. 665) o George de Lagarde
Estado como un todo orgánico, sien- (La naissance de l'esprit laique au
do arrastrada a una construcción déclin du moyen age, Louvain/París
o mecanicista del Estado sobre una 1956, vol. 1, p. 152) mantienen la
base iusnaturalista (págs. 204-205). tesis contraria. Aunque no es este el
-o momento para decidir sobre esta
o Por esto afirma también Gierke que
-o
la teoría medieval no pudo (lamenta- cuestión, si cabría decir al menos
blemente) llegar a la idea de la sobe- que, si bien las fuentes francesas
"O
O ranía del Estado, al producirse una bajomedievales hablan de souverai-
división de la personalidad unitaria neté, no es éste todavía el concepto de
o del Estado en dos sujetos de poder soberanía moderno, pues era un atri-
a. distintos —gobernante y asamblea buto de la justicia y se predicaba no
del pueblo—, reclamando cada uno sólo del rey sino también de otros
para sí el derecho más elevado y gobernantes cuando emitían juicios
•8 pleno. En esa idea de la soberanía del sin posibilidad de una instancia ulte-
4)
ü Estado que no pudo ser encuentra rior. El summum imperium del
I Gierke, por el contrario, ya implan-
tados los gérmenes de los posteriores
Derecho romano sería traducido en
Francia por soberanía en el siglo XVI.
sistemas iunaturalistas de la sobera- Sobre el método de análisis de
nía del gobernante o de la soberanía Gierke y el germanismo que trasluce
254 popular o de la soberanía comparti- su obra podría arrojarse algo más de
da, que intentarían construir la luz si se tienen en cuenta al menos
dos elementos del contexto históri- Pero este tipo histórico podía servir
co-intelectual en el que Gierke reali- asimismo para encarnar la unidad
za su obra. En primer lugar, cabe entre trabajo y capital frente a una
decir que el intento de Gierke al sociedad capitalista que avanzaba
estudiar la historia de la «corpora- hacia una competencia sin límites. El
ción» alemana es una reacción fren- concepto de Genossenschaft de
te a la afirmación de la escisión con- Beseler apuntaba hacia esa vida cor-
ceptual —que se correspondía con el porativa y hacia el fomento de los
desarrollo social y económico— círculos pequeños que hicieran fren-
entre Estado y sociedad civil, que en te al aislamiento del individuo que
Alemania había elaborado de una producen tanto la economía liberal
manera más completa Hegel en las como las instituciones burocráticas O)
-o
o.
primeras décadas del siglo XIX. generadoras de igualación. Y es este
Frente a esta diferenciación y con- concepto de Genossenschaft y su
traposición entre Estado y sociedad, evolución el que traza Gierke en su
algunos académicos buscaron una voluminosa obra. Los esquemas _Q

salida a ese dualismo volviendo al interpretativos de Gierke no son


lenguaje jurídico de la Sociedad civil y Estado, sino
Genossenschaft. Gierke es uno de Genossenschaft y Herrschaft. Gierke

ellos, siguiendo los pasos de su se sitúa en una conceptualización
maestro Georg Beseler, a quien por previa a la escisión entre Estado y
cierto dedica el primer volumen de sociedad, su esquema interpretativo
su Das deutsche Genossenschafts- básico es la pequeña asociación, la
recht. Beseler había retomado el familia (Das deutsche Genossens- 8
concepto de un tipo de asociación o chaftsrecht, 1868, vol. 1, p. 14). .2
corporación con Gesamteigentwn, Con esta idea de corporación,
en la que varias personas podían Gierke contrapone el sentido corpo- 8
tener derechos sobre la misma pro- rativo germánico al espíritu conspi-
piedad (Die Lehre von Erbver- rativo románico; en los que en el
tragen, Góttingen 1835, vol. 1, pág. germano hay un sentido por lo -8
87). Y este tipo histórico de corpo- común y una capacidad para la £
ración se podía convertir en los años autoadministración, mientras que en S
u
anteriores a la Revolución de 1848 el espíritu romano hay un someti- s
en un modelo del que se podía deri- miento fanático bajo una unidad -a
var una determinada concepción de invisible y una... rígida centraliza- S
la participación política, asimilando ción (Das deutsche Genossens-
la posición de los ciudadanos a la chaftsrecht, vol. 1, pág. 881 y s.).
posición de los propietarios indivi- El segungo elemento del con-
255
duales en ese tipo de corporación. texto histérico-intelectual desde el
que se entiende la obra de Gierke, y siones formales. Gerber y Laband
que analiza Pendas en su estudio expulsaron de la ciencia del Estado o
preliminar, es su oposición al «cam- ciencia política toda consideración
bio de paradigma» en la ciencia ale- histórica, sociológica o filosófica.
mana de los años setenta, pues así Esto quería decir que el Estado ya no
puede denominarse realmente en el era visto ya como un sistema políti-
campo del Derecho a la irrupción co-moral, sino como una construc-
del positivismo jurídico. Los impor- ción de la sociedad civil, como un
tantes cambios acaecidos en Willensverband, al que se entiende
Alemania entre 1886/71 no se limi- con el concepto de persona jurídica.
taron al ámbito político-constitucio- Se borra toda teoría orgánica del
nal. También en el campo de la cien- Estado, desaparece la jerarquización
cia se introdujo un cambio impor- orgánica de los distintos grupos de
tante en cuanto a su propio concep- personas en distintos niveles, se pier-
to. Se hace dominante ahora una de la vinculación entre Estado y pue-
idea de ciencia más rígida, enemiga blo. Lo que importa en el concepto
de toda mezcla con la filosofía y con de persona jurídica con el que se
la política; en el terreno del Derecho opera es la voluntad unitaria, la
y del Estado el resultado es el positi- acción de ese Estado.
vismo jurídico. Durante el segundo Hubo naturalmente oposición
-o tercio del siglo XIX, sin embargo, al positivismo por parte de viejos
0)

-•
había prevalecido en este campo una liberales como Bluntschli o Gneist.
o
-o ciencia política o una ciencia del Y también por parte de Gierke. Éste
uu
_o Estado liberal, es decir, una ciencia critica a los positivistas el desplaza-
o
general de la vida pública conforma- miento de lo social y del pueblo, el
da por los valores políticos del libe- desplazamiento de los aspectos his-
o
ralismo, incluyendo por tanto consi- tóricos y políticos, el ocultamiento
Q_ deraciones y valoraciones de tipo de las auténticas decisiones tras una
filosófico, sociológico o histórico. El lógica aparente. Gierke considera el
«cambio de paradigma» de los años Estado como una persona real, vin-
setenta, el positivismo jurídico, llevó culado a otras personas-miembros,
1 a cultivar en vez de una ciencia polí- a otras asociaciones públicas y al
O
tica o ciencia del Estado suprajurídi- pueblo, y piensa que al Estado lo
ca una pura ciencia jurídica. Lo constituye no el ordeno y mando,
único que interesaba ya eran las ins- sino la asociación/corporación libre,
tituciones jurídicas y los principios el pueblo organizado. La crítica de
jurídicos para poder construir un Gierke, sin embargo, quedó como
256 sistema, donde lo primario no es el un fenómeno marginal, aunque
contenido material sino las conclu- hacia 1900 surgieron nuevos enfo-
ques en torno a una teoría general aspectos corporativos y colectivos en
del Estado2. detrimento del reconocimiento del
Para terminar este comentario individualismo, cuyo surgimiento
suscitado por el libro de Gierke y los sitúa el propio Black en torno al
dos estudios introductorios puede 1100. Si bien Black reconoce que el
que ayude a comprender la significa- discurso corporativo/comunitario
ción y ubicación de la obra de era el dominante, esto no significaba
Gierke la crítica que le han hecho que la gente se viera a si mismo en
algunos nuevos historiadores del términos colectivistas en oposición a
pensamiento medieval. Es el caso de individualistas: según él, la poesía, la
Antony Black (Guilds and Civil escultura y la actividad económica
Society in European Political testimonian lo contrario (Political O5
•o
Thought from Twelfth Century to Thought in Europe 1250-1450, Q.

the Present, 1984). Black, aun reco- 1992, p. 5).


nociendo la relevancia de su obra, le
critica a Gierke que exagera los Joaquín ABEUÁN -O

O
'o.

i
i
.2

s
1
ai

-8
j
-8

2 Es el caso de Georg Jellinek. El propio Hugo tema de la relación entre la personalidad de 2 5 7


Preuss, el principal autor de la constitución de los miembros y la personalidad colectiva con
Weimar y discípulo de Gierke, desarrollaría el vistas al autogobierno.