Você está na página 1de 3

UNIVERSIDAD: UNIVERSIDAD DE HUÁNUCO

CURSO: DERECHO DE OBLIGAIONES


NOMBRE: GRISEL LEONID MARTÍN BARRIOS ROMERO
CÓDIGO DE ALUMNO: 1201521029
TAREA: Nº 3

VALORACIÓN EQUITATIVA DEL RESARCIMIENTO

La demanda de daños tiene como objetivo compensar al perjudicado por los


daños y perjuicios sufridos, con un monto indemnizatorio que revierta su
situación patrimonial o moral, bajo dos contextos.

Hechos ilícitos: Donde hay que demostrar:

 La existencia del hecho ilícito.


 La responsabilidad del agente.
 El agraviado (a).
 Y existencia de un daño cierto.

Aquí, el monto indemnizatorio además de cumplir una función resarcitoria, sin


duda podría tener una función punitiva o una función disuasiva o incluso una
función conminatoria.

Incumplimiento de obligaciones: Que son como consecuencia de las


vicisitudes de un contrato, en donde habrá que accionar una pretensión principal
y subordinante.

 Por cumplimiento, más daños moratorios.


 Por incumplimiento, más daños compensatorios.

Es necesario precisar que en materia de responsabilidad civil no hay un caso


modelo, habida cuenta de que la multiplicidad de supuestos indemnizatorios es
tan variada. Empero, hay un elemento necesario para la valoración del daño:

La prueba:

Es el instrumento que permitirá acreditar el daño y perjuicio, carga probatoria


que será ofrecido por quien lo invoque (el demandante), en aplicación estricta de
lo dispuesto por el artículo 196 del Código Procesal Civil: “quien alega un hecho
debe probarlo” y el artículo 1331 del Código Civil: “La prueba de los daños y
perjuicios y de su cuantía también corresponde al perjudicado”, y es que, en
cuestiones indemnizatorias, es precisamente la existencia de esos daños y
perjuicios, requisito indispensable para poder pensar en una eventual
indemnización.

 Los daños: constituyen un menoscabo sufrido en el patrimonio actual de


la víctima.
 Los perjuicios: constituyen un eventual o probable menoscabo al
patrimonio futuro de la víctima y, por tanto, cuando hablamos de
perjuicios, hablamos fundamentalmente de una especulación,
especulación que necesitará evidente asidero legal y probatorio.

En base a esta distinción, resulta más fácil probar un daño, que un perjuicio. En
tal sentido, el supuesto óptimo en materia probatoria, es que la víctima pruebe
haber sufrido un daño y, además, pruebe el monto exacto del daño sufrido.

Los medios de prueba:

Para demostrar el perjuicio como ya lo habíamos señalado: “no existe ninguna


limitación en cuanto a los medios de prueba, pudiendo valerse incluso de la
prueba de presunciones1”.

El monto de daños estimado:

Aquí dejamos de lado el hecho de haber probado el daño alegado. Ya que lo


litigioso parte por señalar el monto preciso que ha ocasionado el daño.

También es importante señalar que la estimación provisional en cuanto al monto


de los daños no aplica un tope máximo al fijar la cuantía de los perjuicios, ya que
es completamente licito fijar el quantum en base a lo ya señalado.

Sin embargo, no es amparable La agravación de los daños por el acreedor,


ello implica que el deudor ya no responda de los daños debido a la propia
conducta del acreedor, por buscar incrementar el daño.

Modos de evaluar el daño:

A. Convencional: Cuando las partes lo determinan de mutuo acuerdo., ya


sea por convenio o transacción.
B. Legal: Cuando la propia ley fija la cuantía de los daños.

Es aquí donde es aplicable la tarifa legal efectiva y la legal laboral:

1 “Se basa en la aptitud que tienen para que el juzgador deduzca lógicamente de ellos el hecho
desconocido que motiva su investigación (…) tal poder indicativo se fundamenta, por su parte, en la
lógica auxiliada por la experiencia humana y en los conocimientos técnicos o científicos
especializados.” DE SANTOS. Op. cit., p. 676
 La tasa de interés legal se aplica cuando exista la obligación de pagar
interés y no se hubiese pactado la tasa (Artículo 1245° del Código
Civil).
 La tasa de interés legal laboral se aplica a las obligaciones derivadas
del atraso en el pago de sueldos y salarios y tiene la característica que
los intereses no se capitalizan.

C. Judicial: Cuando se deja al juez la fijación del monto.


D. Arbitral: Son todos los cálculos que hacen los peritos arbitrales por
convenio entre las partes o cuando l ley así lo ordene.

La fecha de evaluación de daños:

La jurisprudencia señala que el daño debe ser evaluado a la fecha de la


sentencia o la más próxima a ella. Ya que resulta lógico tener en cuenta las
variaciones de precio, las oscilaciones monetarias, que con posterioridad al daño
ocurran. A esto es lo que llamamos liquidación.

Sin embargo, tiene algunas excepciones:

 En el supuesto caso de bienes fungibles, las que se evalúan a la fecha


del incumplimiento, sin embargo, dicho valor debe ser satisfecho tomando
en cuenta la depreciación monetaria producida hasta el momento de la
liquidación
 En el supuesto de que antes de la fecha de la sentencia el valor del daño
hubiese sido mayor que es el que se toma en cuenta.

La sentencia de daños

Por decisión judicial se declara, si procede, el derecho de indemnización de


daños y perjuicios, condenado al demandado y fijando las bases para la
liquidación definitiva.

En el caso de no haber probado la existencia de daños, no es dable una condena


a pagar indemnización.