Você está na página 1de 71

Un Vistazo a la Doctrina Bíblica, W. T.

Purkiser
por W. T. Purkiser
Casa Nazarena de Publicaciones . P.O. Box 527 Kansas City, Missouri, 64141, E.U.A.
Esta obra fue publicada en inglés con el título de Adventures in Bible Doctrine. Fue vertida al
castellano por la Dra. Lucía C. G. de Costa, bajo los auspicios de la División de Publicaciones Latinas.
Librería Nazarena . 3a. Avenida 18-08, Zona 1, Guatemala, Guatemala Librería Nazarena . Donato
Alvarez Núm. 884, Buenos Aires, Argentina Librería "El Faro Nazareno" . Apartado 2502 Managua,
Nicaragua
IMPRESO EN E.U.A. - PRINTED IN U.S.A. 7/73
Dedicado a los bereanos, antiguos y modernos "... pues recibieron la palabra con toda solicitud,
escudriñando cada día las Escrituras, para ver si estas cosas eran así."
(Hechos 17:11)
INDICE
Capítulo 1 - ¿Por Qué Estudiar la Doctrina?
Capítulo 2 - El Dios Viviente
Capítulo 3 - Nuestro Señor Jesucristo
Capítulo 4 - El Espíritu Santo
Capítulo 5 - La Biblia
Capítulo 6 - El Aprieto del Hombre
Capítulo 7 - El Significado de la Cruz
Capítulo 8 - Libertad de Elección del Hombre
Capítulo 9 - Volviendo a Dios
Capítulo 10 - La Primera Obra de Gracia
Capítulo 11 - Significado y Alcance de la Santificación
Capítulo 12 - La Segunda Venida de Cristo
Capítulo 13 - La Doctrina de los Acontecimientos Postreros
Capítulo 14 - El Bautismo Cristiano
Capítulo 15 - El Sacramento de la Santa Cena
Capítulo 16 - El Poder Sanador de Dios
Capítulo 1 - ¿Por Qué Estudiar la Doctrina?
Este es un libro para aquellos que deseen hacer un estudio personal de las más importantes doctrinas de
la Biblia. Está basado sobre la convicción de que la única autoridad verdadera en materia de creencia
cristiana es la Palabra de Dios. Trata de lo que denominamos "teología bíblica."
¿Qué es la Teología
Para muchos, "teología" es un término repulsivo. Parece que implica seco como polvo,
amontonamiento sobre amontonamiento de abstracciones quisquillosas. Una señora dijo que lo que
más le agradaba de la Biblia ¡era que arrojaba tanta luz sobre la teología!
Pero, la teología es tan necesaria a la fe cristiana como el esqueleto a un cuerpo vivo. La teología es
simplemente el estudio sistemático de la verdad acerca de Dios, según se encuentra en las Sagradas
Escrituras.
La teología bíblica está vinculada a la Biblia como la botánica al crecimiento de las flores. Uno puede
disfrutar de ellas sin saber mucho de botánica. Pero, cuando cualquier plaga invade el jardín o la huerta
buscamos al botánico o al horticultor. O bien, si queremos decir a otros cómo cultivar plantas, les
describimos lo que debe hacerse en armonía con los principios de la botánica y la horticultura. En otras
palabras, la doctrina es a la Biblia lo que la ciencia a la naturaleza. El quehacer de la ciencia es
observar, clasificar, interpretar y recoger en una armazón coherente, los datos a veces en antagonismo,
que nos llegan del estudio de la naturaleza.
La Biblia provee la mayor fuente de informes o hechos que son unificados e interpretados por la
teología. Es la función de la doctrina proveer el marco de significado dentro del cual son comprendidas
e interpretadas las declaraciones escriturales particulares.
Una antigua definición del término "teología" aclara esta afinidad: "Teología es la exposición de las
realidades de las Escrituras en su propio orden y relación con los principios o verdades generales
implicados en los mismos hechos; y es una exposición tal que compenetra y armoniza el todo".
Por lo tanto, la doctrina depende de los hechos y verdades iniciales expuestos en la Biblia. Su validez
debe ser continuamente probada volviéndose a los hechos y verdades fundamentales sobre las cuales se
apoya. Su tarea consiste en reconciliar las contradicciones aparentes y coordinar el cuerpo entero de la
verdad en un todo coherente.
¿Por qué estudiar las Escrituras
Un estudio como el que nos ocupa tiene una doble urgencia en nuestra época.
Primero, hay una verdadera hambre espiritual en la tierra; "no hambre de pan, ni sed de agua, sino de
oír la palabra de Jehová" (Amós 8:11). La ignorancia de la Biblia no es cosa completamente nueva.
Pero está más esparcida hoy que por muchos, muchos años.
Segundo, se multiplican las falsas enseñanzas y se difunden como cizaña en un campo de
trigomayormente por causa de la ignorancia básica de las verdades bíblicas. No es que los cultos
semicristianos de nuestros días no hagan uso interpretativo de las Escrituras; lo hacen. Pero, sin
excepción, toman unos pocos textos "de prueba" fuera de sus contextos y pasan por alto todo aquello
que serviría para interpretar esos textos aislados en armonía completa de la verdad cristiana.
Pasa con nosotros exactamente lo mismo que con aquellos a quienes Pedro les escribió: "Sino,
santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con
mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" (I
Pedro 3:15).
El presente esquema de doctrina que vamos a considerar ha sido tomado de los "Artículos de Fe" de la
Constitución de la Iglesia del Nazareno, impresos en el Manual de esa organización. Pueden seguirse
los rastros de la fraseología de muchos de estos artículos hasta algunos de los históricos credos del
cristianismo; y por esa causa, tienen un interés mucho más amplio que aquellos que podrían ser de esa
denominación en particular.
Nuestra labor consistirá en tratar de comprender la verdad expuesta en cada uno de esos artículos y
entonces, hacer como los bereanos cuando escudriñaban las Escrituras para ver "si estas cosas eran así"
(Hechos 17:11).
Como muchas de las verdades examinadas son compartidas por todos los cristianos no se procurarán
todas las evidencias bíblicas de cada punto. Sin embargo, se tendrá especial cuidado con creencias que
han sido disputadas o que han llegado a ser controversiales en términos de reciente discusión.
Qué creemos acerca de la Iglesia
Aunque no existe un Artículo de Fe que trate con la doctrina de la iglesia en sí, en el preámbulo de
nuestra constitución tenemos declarada una importante verdad:
A fin de que mantengamos nuestra herencia dada de Dios, la fe una vez dada a los santos, y
especialmente la doctrina y experiencia de la santificación, como segunda obra de gracia, y también
para que cooperemos eficazmente con los otros ramales de la Iglesia de Jesucristo en adelantar el reino
de Dios entre los hombres, nosotros los ministros y laicos de la Iglesia del Nazareno de acuerdo con los
principios de la legislación constitucional establecida entre nosotros, por la presente, ordenamos,
adoptamos y publicamos como la ley fundamental o constitución de la Iglesia del Nazareno, los
Artículos de Fe, las Reglas Generales y los Artículos de Organización y Gobierno que aquí siguen.
Una declaración más completa sobre nuestras creencias acerca de la iglesia, sigue a los quince
Artículos de Fe. Hace distinción entre la iglesia universal y las iglesias locales e identifica a la Iglesia
del Nazareno dentro de la familia de los grupos denominacionales. El primero de los tres párrafos en la
división de la constitución, titulado: "La Iglesia," reza así:
I. LA IGLESIA GENERAL
La Iglesia de Dios se compone de todas las personas espiritualmente regeneradas, cuyos nombres están
escritos en el cielo.
II. LAS IGLESIAS PARTICULARES
Las iglesias particulares han de componerse de tales personas regeneradas que providencialmente y
bajo la dirección del Espíritu Santo, lleguen a asociarse para tener santa comunión y un mismo
ministerio.
III. LA IGLESIA DEL NAZARENO
La Iglesia del Nazareno se compone de aquellas personas que voluntariamente se han asociado de
acuerdo con las doctrinas y gobierno de dicha iglesia, y que buscan la santa comunión cristiana, la
conversión de pecadores, la entera santificación de los creyentes, su edificación en la santidad, y la
simplicidad y poder espiritual manifestado en la primera iglesia del Nuevo Testamento, junto con la
predicación del evangelio a toda criatura.
¿Qué distinción hace el Nuevo Testamento entre la iglesia y las iglesias Hay una iglesia universal
compuesta por todos los creyentes regenerados. En este sentido, hay una sola iglesia.
FUENTES BIBLICAS
Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió
Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre
que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y
las puertas del Hades no prevalecerán contra ella (Mateo 16:16-18).
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a
sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa
y sin mancha (Efesios 5:25-27).
A la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los
espíritus de los justos hechos perfectos (Hebreos 12:23).
Pero el Nuevo Testamento también usa frecuentemente el término "iglesia" para designar una reunión
de creyentes congregados en un lugar cualquiera para adorar a Dios y servirlo. En ese sentido, hay
muchas iglesias.
FUENTES BIBLICAS
Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano (Mateo
18:17).
Y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermnos a la gracia del Señor, y pasó por Siria
y Cilicia, confirmando a las iglesias (Hechos 15:40-41).
Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí
de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir sino vosotros solos
(Filipenses 4:15).
Algunos se han preguntado si el Nuevo Testamento autoriza la organización de iglesias, aduciendo que
la iglesia es un organismo ("la" iglesia) más bien que grupos organizados (muchas iglesias).
Si bien el Nuevo Testamento carece de detalles en cuanto a la organización de la iglesia, que hubo tal
organización se infiere de pasajes tales como: a) Hechos 15:6-29, donde se nos cuenta del concilio
realizado para resolver un asunto de doctrina; b) Hechos 20:17, cuando Pablo convoca a los hermanos
de la iglesia en Éfeso; y c) III Juan 10, donde se señala que Diótrefes, un "cabecilla" de la iglesia
primitiva, había "expulsado a algunos de la iglesia".
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué pasaje bíblico cree usted que apoya mejor la idea de una iglesia universal ¿y de congregaciones
particulares
2. ¿Cuál es el propósito fundamental para la organización de una iglesia local
3. ¿Por qué piensa usted (si así lo siente) que es providencial que no haya ningún tipo de gobierno de la
iglesia local bosquejado en las Escrituras
4. ¿Sobre qué base pueden unirse todas las verdaderas iglesias de Cristo sin tener necesariamente una
unidad de normas o estructuras de organización

Capítulo 2 - El Dios Viviente


La doctrina cristiana comienza donde empieza la Biblia: "En el principio creó Dios..." (Génesis 1:1).
Lo que una persona cree en cuanto a Dios determina el curso de toda su religión. Por eso, el primer
Artículo de Fe dice:
I. EL DIOS TRINO
Creemos en un solo Dios eternalmente existente e infinito, el Soberano del Universo. Que El sólo es
Dios, creador y administrador, santo en naturaleza, atributos y propósitos. Que El, como Dios, es trino
en su ser esencial, revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo.
¿Por qué creemos en la existencia de Dios Esta pregunta puede ser respondida en varias maneras.
1. Una de ellas sería indicando que el universo en que vivimos no da evidencias de haber existido
eternamente ni de ser su propia causa. Cada evento requiere una causa adecuada que lo explique. Todo
lo que llamamos "naturaleza" parece estar ligado en una interconexión de causa y efecto. Tan sólo es
razonable creer que antes y detrás en el tiempo y el espacio hay una suprema Causa Primera.
El doctor Edwin Conklin, notable profesor de biología, declaró que suponer que un universo como éste
pudiera acaecer "por casualidad" es tan desatinado como imaginar que un diccionario completo podría
ser el resultado de la explosión en una imprenta. En vez de ser objetivo y científico, el ateísmo
dogmático (negación de la existencia de Dios) es un ejemplo de credulidad patética, "fe" en que la ley o
la casualidad puedan dar origen a un universo ordenado y coherente.
2. Otra manera de contestar a la pregunta por qué creemos en la existencia de Dios es considerar la
mayoría de los ejemplos de adaptación o designio que encontramos en el mundo en el cual vivimos.
Sus partes se ajustan o se complementan entre sí en una manera difícil de explicar si la "ley" ciega o la
fuerza impersonal es la fuente de su estructura o patrón.
Cuando los medios están adaptados a fines-cuando la "llave" corresponde a la "cerradura"-la más
simple explicación es que detrás de este acomodo hay un designio inteligente.
3. La creencia en Dios llega a ser aún más razonable cuando uno se torna del reino de la naturaleza sub-
humana al carácter moral y racional de la humanidad. En cualquier escala de valores el orden más
elevado de seres vivientes es el que llamamos humano. El hombre está dotado de capacidades que van
mucho más allá de las que poseen las formas más inferiores de vida. No sólo es consciente-conocedor
de sus circunstancias-sino que es auto-consciente, es decir, es consciente de su conciencia. Tiene
capacidad para considerar o valorar alternativas, y de elegir entre ellas. Aprecia sus propias
experiencias no sólo en términos de agradable o desagradable, sino de bien y mal, justo o injusto. Tiene
el poder del pensamiento abstracto, de la imaginación creadora, de inventiva e ingenio.
Negar la realidad de Dios implicaría significar que los átomos y las moléculas-en ninguno de los cuales
existen las características de lo que llamamos "vida"-han llegado en alguna manera que nos sería
imposible de explicar, no sólo a ser la fuente de organismos vivos sino aún de las mentes humanas. Y
estas últimas están tan por encima de los organismos como están los cielos de la tierra. Lo más bajo
habría producido lo más elevado. En alguna manera, la materia "habría creado" la mente. El caos,
habría producido el orden. Teorías como las expuestas demandan efectivamente una cantidad
inmensamente mayor de "fe" que la necesaria para creer en Dios.
4. Creer en Dios es también la mejor explicación para lo que realmente experimentan multitudes de la
mejor gente del mundo. Hombres y mujeres, cuya palabra sería válida en cualquier tribunal de la tierra
y cuya honestidad es aceptada por vecinos y amigos, estas personas, humildes, pero firmemente son
testigos de haber tenido un encuentro con Dios que ha cambiado el curso total de sus vidas y que ha
sido para ellos la experiencia más memorable. Más aún, es un continuo dominio de nuevas realidades
mientras "andan con Dios."
Por supuesto que no toda la gente tiene experiencias así. Pero, el testimonio "negativo" de quienes no
conocen personalmente la realidad de Dios no puede cancelar el positivo de aquellos que sí lo conocen,
como tampoco podría el testimonio de un ciego que no ve los árboles de un huerto, probar que quienes
los ven están equivocados.
"Experimentar" a Dios tiene algunos requisitos morales: el abandono de todo lo malo; la humildad, la
oración, la orientación hacia la verdad del evangelio y la fe que acepta la oferta del perdón y vida
nueva. No todos están dispuestos a responder afirmativamente al evangelio cuando lo oyen. "Pero sin
fe es imposible agradar a Dios porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6).
Pero ha habido muchedumbres, en toda época, clima y en todos los niveles de vida posible, que han
testificado, y lo siguen haciendo, que Dios es tan real para ellos como su propia existencia. Es posible
que no puedan describir con exactitud sus experiencias en cada detalle como podrían hacerlo otros; y
que no tengan "todas las respuestas" a los interrogantes acerca del significado de su fe. Quizás algunas
veces tengan que contestar como lo hiciera aquel hombre en el templo: "Si es pecador, no lo sé" (Juan
9:25). En otras palabras, "No entiendo todos los misterios de su naturaleza". Pero, todos responden
como el hombre que había nacido ciego: "Pero una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo".
No hay que suponer que la existencia de Dios pueda probarse a alguien que esté resuelto a no creer. Los
asuntos de fe no pueden ser demostrados como los teoremas de matemáticas. Pero, aun cuando la fe va
más allá del campo de la razón, no es irrazonable; y, en este punto tanto como en otros, deberíamos
estar listos para "dar razón de nuestra esperanza".
EL PROBLEMA DEL MAL
Firmemente asentados contra la fe en Dios encontramos la dura realidad del mal y el sufrimiento en el
mundo. No hay nada que sea empleado más frecuentemente como argumento contra la fe en la
existencia de Dios.
El "problema del mal" no se resuelve negando su realidad. Tampoco tiene respuestas fáciles y exactas.
Aunque nuestro discernimiento jamás pueda contender plenamente con la existencia del mal y el
sufrimiento en un mundo creado por un Dios bueno y santo, su fuerza, como argumento en contra de la
fe en Dios puede disminuirse al reconocer que el problema del mal abarca dos áreas completamente
distintas. Una, sería la de los males que hace la gente y la otra, la de los males que sufre-en otras
palabras, "males morales" y "males naturales".
El mal moral incluiría los pecados, crímenes y vicios que la gente adopta por su propia elección. El mal
natural abarca enfermedades, desastres y el quebrantamiento de la vida humana por las fuerzas de la
naturaleza tales como terremotos, tornados, sequías, inundaciones y accidentes.
Es verdad que los males morales y los naturales están íntimamente ligados. El mal moral hecho por un
hombre puede resultar en el mal natural de otro hombre-como, por ejemplo, cuando un conductor ebrio
se lanza sobre el automóvil de una familia cristiana y mutila o mata a sus componentes.
Además, tenemos la enseñanza de la Biblia que el reino de la naturaleza es "maldito" por causa del
pecado. Lea los capítulos 2 y 3 de Génesis y note el contraste entre el estado ideal del huerto de Edén y
la existencia de Adán y su familia después de la entrada del pecado en el escenario humano. El medio
ambiente acomodado a las necesidades de una raza que viviera en armonía con la voluntad de Dios
sería muy distinto del que es necesario para una raza en rebeldía contra el Altísimo.
Los filósofos han luchado durante largo tiempo y con poco éxito con la totalidad del problema del mal.
Pero la fe cristiana hace una suprema contribución al asunto. Esta adición consiste en el reconocimiento
de que Dios no es un espectador impasible y carente de responsabilidad ante los sufrimientos humanos
y el pecado. Con un amor que está más allá del poder de la comprensión humana, El envió a su Hijo
único para sufrir y morir por la redención del hombre de todos los males de los que éste es responsable
y por fin, redimir y restituir la totalidad de la naturaleza (Hechos 3:21; Romanos 8:19-23; II Pedro
3:10-13; Apocalipsis 21:1-22:5). La historia que comienza en un huerto "en el principio," terminará en
un paraíso de gloria venidera (Apocalipsis 22:1-5).
Se pueden dar razones para la creencia de que Dios existe. Para saber de qué clase es ese Dios,
debemos volvernos al Libro que nos llega como su Palabra. Con toda corrección se ha dicho que la
Biblia jamás trata de "probar" la existencia de Dios, como tampoco un autor procuraría comprobar la
suya en un volumen que él hubiera escrito. Cuando la Biblia nos habla acerca de Dios y la naturaleza es
siempre para decir que "los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus
manos" (Salmos 19:1). La sabiduría y el poder de Dios están demostrados en su obra creadora.
Saber que Dios existe es de tremenda importancia. Pero más aún es saber quién es Dios. Para esto
tenemos que saber lo que El nos ha dicho acerca de Sí en la Biblia. En el capítulo IV de esta obra,
consideraremos qué clase de libro es la Biblia. Mas antes que hagamos tal cosa es imprescindible saber
qué es lo que dice sobre su Autor divino.
El artículo 1, a continuación, resume las enseñanzas de la Biblia sobre Dios en una serie de siete
declaraciones comprensivas:
1. Dios es uno
2. Dios es eterno
3. Dios es infinito
4. Dios es soberano
5. Dios ha creado el universo y lo controla
6. Dios es santo en naturaleza, atributos y propósito
7. Dios es trino en su ser esencial
1. Dios es Uno
Que Dios es "uno" es la proclama de lo que se reconoce como "monoteísmo". Es la creencia en que
sólo existe un único Ser divino. Esta se opone al "politeísmo," que cree en muchos dioses. Con
excepción del mahometismo, que salió del judaísmo-aunque sumamente apartado de su fuente de
origen-prácticamente, todas las religiones de la tierra, a no ser la judío-cristiana, son politeístas en
algún grado.
FUENTES BIBLICAS
Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de
toda tu alma, y con todas tus fuerzas (Deuteronomio 6:4-5).
Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se
dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo (I Timoteo 2:5-6).
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has
enviado (Juan 17:3).
Véase también Isaías 43:10-11; 44:6-8; Marcos 12:29; 1 Corintios 8:4-6; Gálatas 3:20; Efesios 4:4-6;
1 Timoteo 1:17; Santiago 2:19.
Hay pasajes en los que se llama "dioses" en un sentido de aplicación, a hombres de rango elevado o de
poder (Éxodo 22:28; Salmos 82:1-2; Juan 10:34-36; I Corintios 8:4-6). Pero esto no está en oposición
al sólido monoteísmo de la Biblia. La enseñanza del Nuevo Testamento que Jesús y el Espíritu Santo
son de la naturaleza de la Deidad es la fuente de esa verdad que proclama sólo el cristianismo:-que
Dios es uno en su ser esencial, pero trino en persona y manifestación.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cuál de las referencias escriturales presentadas en esta sección le parece que aclaran mejor la
realidad de que hay un solo Dios
2. ¿Cuáles son las consecuencias prácticas del monoteísmo, en oposición, por ejemplo, a las del
politeísmo
3. ¿Conoce usted alguna religión que tenga muchos dioses ¿Cómo se comparan sus ideales morales con
los de la Biblia
4. Si los "dioses" de un hombre son aquellas cosas que él valoriza más en la vida, ¿qué diría usted de la
"idolatría práctica" de la sociedad moderna
2. Dios es Eterno
Uno de los axiomas fundamentales de la mente humana es la convicción de que si algo existe ahora,
siempre existió. Para nosotros, es inconcebible que algo surja de la nada.
El ateísmo y varias formas de naturalismo filosófico sostienen que la materia, el espacio, la fuerza, el
tiempo, el movimiento, la ley y aun la casualidad-una o varias combinaciones de éstas-son las
realidades que siempre han existido.
Ya hemos señalado la cantidad de "fe" necesaria para aceptar la noción de que lo más elevado pueda
surgir de lo más bajo, lo personal de lo impersonal. Pero existe también la dificultad de relacionar el
tiempo con la eternidad. Porque si no hay un comienzo para el universo que ahora conocemos, no
podemos explicar por qué la totalidad del curso de los sucesos no podrían haberse agotado hace ya
mucho tiempo.
Toda mente racional tiene que reconocer que algo existe eternamente. La única controversia que puede
levantarse tiene que ver con la racionalidad del principio o poder que se cree eterno. Cuando lo
expresamos en estos términos, la creencia bíblica en Dios como la Inteligencia y Voluntad eterna,
personal, suprema, se nos presenta como la única fe adecuada y lógicamente satisfactoria.
Lo que la razón busca, la Escritura lo proporciona. La Biblia no sólo dice que hay un solo Dios sino
también que El no tiene principio ni fin.
FUENTES BIBLICAS
Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres
Dios (Salmos 90:2).
Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los
siglos de los siglos. Amén (I Timoteo 1:17).
Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el
Todopoderoso (Apocalipsis 1:8).
Véase también Génesis 21:33; Deuteronomio 33:27; Isaías 44:6; 48:12-13; 57:15; Romanos 1:20;
Hebreos 1:10-12; Apocalipsis 1:11, 17-18.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Puede concebir la posibilidad de que algo surja de la nada ¿Qué significa tal cosa en términos de la
creencia en un Dios eterno
2. ¿Cómo compararía usted, materia, fuerza, tiempo, espacio, movimiento, casualidad o ley con el Dios
de la Biblia, como explicación adecuada del universo en que nos encontramos
3. Dios es Infinito
Así como "eternidad" es una de esas ideas que encontramos al mismo tiempo necesarias y sumamente
difíciles para el pensamiento, lo es también la idea de lo infinito. Literalmente significa "sin límites o
linderos". En este sentido es una idea negativa ya que toda nuestra experiencia diaria tiene que ver con
realidades que están atadas y limitadas o en otras palabras, que son finitas.
Que Dios es infinito es una verdad generalmente relacionada con su poder, sabiduría y amor.
a) El Poder de Dios no Tiene Límites.
FUENTES BIBLICAS
"¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo
extendido, no hay nada que sea difícil para ti" (Jeremías 31:17).
"Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres, esto es imposible; mas para Dios todo es posible"
(Mateo 19:26).
Véase también Génesis 17:1; Salmos 62:11; 115:3; Efesios 3:20-21; Apocalipsis 1:8; 4:11.
El hecho de que haya "imposibilidades morales" y "racionales" no limita la omnipotencia de Dios. "Es
imposible que Dios mienta" (Hebreos 6:18) y, razonablemente podemos agregar, que haga cualquier
cosa contraria a su naturaleza. El no podría trazar un círculo cuadrado o decretar que dos más dos
fueran otra cosa que cuatro cuando estas expresiones son entendidas en su significación normal. Pero,
sólo una mentalidad perversa podría discurrir que ésas son limitaciones al poder de Dios.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Aceptaría como definición de omnipotencia que es "el poder para hacer cualquier cosa posible"
2. ¿Hay alguna importante conclusión práctica que pudiera sacarse de la enseñanza de las Escrituras
acerca del poder infinito de Dios ¿Está usted de acuerdo con el precepto "los recursos de Dios son
equivalentes a sus propósitos"
b) La Sabiduría Divina no Tiene Límites
FUENTES BIBLICAS
Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y su entendimiento es infinito (Salmos 147:5).
¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus
juicios e inescrutables sus caminos! (Romanos 11:33).
Véase también Salmos 104:24; 139:26; Proverbios 3:19; Isaías 40:28; Hechos 15:18; Romanos 8:29;
Efesios 1:4-5; 1 Timoteo 1:17; I Pedro 1:2.
En estas Escrituras encontramos varias declaraciones concernientes a la inteligencia, el conocimiento,
la sabiduría y la presciencia de Dios.
Nos es particularmente difícil comprender la idea del conocimiento del futuro. Algunos han llegado a la
conclusión de que tanto como "omnipotencia" significa poder para hacer cualquier cosa posible,
"presciencia" quiere decir capacidad para conocer todo lo susceptible de ser conocido. El que haya
algunos actos imposibles por definición no limita la omnipotencia de Dios. En la misma manera, hay
algunos eventos dentro de la prerrogativa de la libre agencia humana que son, por esta razón, no
conocibles por adelantado; pero tal cosa no limita la presciencia general de Dios ni niega su
omnisciencia.
Otros han llegado a la conclusión de que Dios está más allá y sobre el curso del tiempo y por lo tanto,
el futuro, tanto como el presente y el pasado son partes de su eterno "ahora". Lo importante es
conservar claro nuestro sentido de relación personal con Dios, quien permanece con nosotros en las
pruebas y aflicciones de la vida.
PARA SU CONSIDERACION
1. Elija el versículo o versículos que en su opinión describen mejor la omnisciencia de Dios.
2. ¿Qué aplicaciones prácticas puede notar con respecto a esta línea particular de enseñanza de verdad
bíblica.
3. ¿Le ayuda a usted o le obstaculiza a comprender las operaciones de Dios en su vida, la creencia de
que el futuro es un libro abierto para El.
c) El Amor y la Bondad de Dios no Tienen Límites.
FUENTES BIBLICAS
Jehová se manifestó a mí, hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te
prolongué mi misericordia (Jeremías 31:3).
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en
él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16).
En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,
para que vivamos por él. En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en
que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados (I Juan 4:9-10).
Véase también Éxodo 33:19; 34:6; Salmos 27:13; 31:15; 52:1; Zacarías 9:16; Romanos 2:4; 5:8;
8:35, 39; II Corintios 13:14; Efesios 3:19; Tito 3:4.
Hay demasiados versículos sobre este tema para dar aquí una lista completa. No hay duda de que usted
está pensando en algunos que le gustaría agregar. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento nos
dicen que Dios nos ama. La nota que el Nuevo Testamento añade es cuánto nos ama.
PARA SU CONSIDERACION
1. De memoria o con la ayuda de una concordancia, vea cuántas citas bíblicas puede agregar a la lista
de textos que describen la bondad y el amor de Dios.
2. Haga un resumen de lo que a usted le parezca la enseñanza de las Escrituras acerca de Dios, como
ser infinito.
4. Dios es Soberano
Esta declaración significa que la voluntad de Dios es decisiva. Sus propósitos jamás pueden ser
derrotados. En su poder u omnipotencia infinito está implicado que no hay potencia terrenal o humana
que pueda triunfar en contra de El.
FUENTES BIBLICAS
Cantad a Dios, cantad; porque Dios es el rey de toda la tierra; cantad con inteligencia (Salmos 47:6-7).
Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los
siglos de los siglos. Amén. (I Timoteo 1:17).
Véase también Salmos 10:16; 29:10; Isaías 6:5; 43:15; Daniel 4:31; Zacarías 14:16-1 7; I Timoteo
6:15; Apocalipsis 15:3; 17:14; 19:16.
Es sumamente importante ver con claridad qué significa la soberanía de Dios siendo que está tan
vinculada en las doctrinas teológicas de la elección y la predestinación.
Las figuras bíblicas del lenguaje que describen la soberanía de Dios están sacadas de los imperios
orientales cuyos reyes eran monarcas absolutos. Ninguna voluntad en el reino podía levantarse en
contra de la determinación del rey. Sin embargo, el potentado humano trataba con súbditos que a
menudo eran rebeldes y se resistían a su designio.
La soberanía no era considerada, en ningún sentido, lo mismo que el manejo de títeres mediante una
cuerda, o de robots sujetos al control absoluto de su inventor.
Volveremos a este asunto al considerar el Artículo VII. Por el momento, es suficiente notar que el Dios
soberano quiere que el hombre tenga responsabilidad y libertad, y que la predestinación es la provisión
eterna de Dios para la salvación de aquellos que con arrepentimiento y fe reciben a Cristo como su
Salvador. En igual manera, la elección es la decisión hecha por Dios de salvar a los que se arrepienten y
creen.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Por qué hoy hay tantos cristianos que parecen considerar a Dios como una especie de "presidente
honorario del universo"
2. ¿Qué garantiza la soberanía de Dios en cuanto a los resultados finales de los asuntos humanos
3. Elija el versículo o versículos que le parezcan el mejor resumen del dominio soberano de Dios sobre
la historia. ¿Hasta qué punto podemos decir que la historia es "su historia"
5. Dios Creó y Gobierna al Universo
La creación y la providencia son los dos temas incluidos en esta declaración acerca de Dios.
A través de las Escrituras, desde Génesis hasta Apocalipsis, la realidad de la creación se manifiesta o se
da por sentada. En el uso bíblico del término, "crear" es algo que sólo Dios puede hacer. Significa
causar, darle realidad a algo que antes no existía.
La doctrina bíblica de la creación refuta el panteísmo-que es la aseveración de que Dios y el universo
son lo mismo, y de que "Dios es todo y todo es Dios". La doctrina bíblica de la providencia o
administración refuta el deísmo-que es la idea de que Dios creó el universo como un orden auto-
subsistente, de poderes y leyes, y lo abandonó a su propio designio sin que El tuviera interés o le diera
dirección: algo así como cuando un relojero hace un reloj, le da cuerda y lo deja funcionar por sí solo.
a. Creación
La primera declaración que la Biblia hace en cuanto a Dios es que El es el creador de los cielos y la
tierra y todo lo que está en ambos. Ecos de esta primera y sublime verdad se escuchan por toda la
Biblia, que en otros lugares la da por sentado.
FUENTES BIBLICAS
En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas
estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y creó Dios
los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su
género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y creó Dios al hombre a su
imagen, a la imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó (Génesis 1:1, 2, 21, 27).
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con
Dios. Todas las cosas por él fueron hechas y sin él, nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él
estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (Juan 1: 1-4).
Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se
ve fue hecho de lo que no se veía (Hebreos 11:3).
Véase también Salmos 8:3-9; 33:6; 89:11-12; Isaías 40:28; 44:24; 45:11, 18; Zacarías 12:1; Hechos
14:15; 17:24-28; Efesios 3:9; Colosenses 1:16-1 7; Hebreos 1:10-12; Apocalipsis 4:11; 10:6.
El hecho de la creación es inequívocamente claro. La Biblia no detalla el modo o método de creación.
Una lectura cuidadosa de Génesis 1 mostrará el empleo de dos clases de verbos. Uno es "crear" o
"creó" (bara [heb] vrs. 1, 21, 27). Este término bíblico jamás se emplea a no ser en lo concerniente a
Dios y siempre implica darle realidad o causar algo que antes no existía.
En la otra clase de verbos de Génesis 1, tenemos "sea," "hecho," "dio a luz," términos que implican
actos formativos o procesos en los que a la materia ya existente se le dan nuevas formas. La tierra y las
aguas reciben orden de "producir" distintos géneros de vida (vrs. 11-12, 20, 24).
La creación y los actos o procesos formativos descritos en Génesis 1 ocurrieron en un marco de
tiempo-compuesto por seis períodos diarios, cada uno con tarde y mañana. Como tan concluyentemente
ha demostrado el doctor H. Orton Wiley en su monumental teología cristiana de tres tomos (en inglés),
los "días" de Génesis 1, con toda probabilidad no fueron períodos de veinticuatro horas, como
pensamos actualmente en cuanto al término "día". La palabra hebrea "yom" (traducida "día"), en su
origen significó simplemente un período definido de tiempo con principio y fin. A menudo se usaba en
las Escrituras para representar una extensa medida de tiempo, traducida en diversas versiones como
tiempo, vida, hoy, edad, perpetuamente, continuamente y para siempre.
El doctor Wiley escribe: "Con un empleo tan flexible del término original, es imposible dogmatizar o
exigir restricción exacta a uno solo de esos significados.[1]
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿De qué sistemas religiosos de nuestros días ha oído usted, que son panteístas, que niegan la realidad
del mal, de la enfermedad o el dolor porque "todo es Dios, y Dios es bueno"
2. Vea si puede hallar la línea divisoria entre las teorías sobre el origen de la tierra, que encajan en el
marco bíblico y aquellas que no lo hacen.
3. ¿Existe alguna explicación más satisfactoria del comienzo de las cosas que la que puede ser
comprendida en las palabras, "En el principio creó Dios los cielos y la tierra"
b. La Providencia
La enseñanza bíblica acerca de la manera providencial en que Dios controla su universo está
íntimamente relacionada con las verdades acerca de su soberanía y su obra redentora en Cristo. Las
Escrituras, no consideran, en parte alguna, a Dios como un "Señor ausente," según lo hacían los
antiguos deístas. El no sólo creó sino que sostiene y gobierna su universo.
Se denomina panteísmo a la teoría que identifica a Dios con el universo. El panteísmo sostiene lo que
se llama "la calidad de inmanente"-o "interioridad"-de Dios. La doctrina que presenta a Dios y el
universo completamente separados se conoce como deísmo. Este pone énfasis sobre "la trascendencia"
o "apartamiento" o "Inteligencia suprema de Dios".
El teísmo es la filosofía que enseña que la creación es la obra mecánica de Dios y que El continúa
sosteniéndola "por la palabra de su poder" (Hebreos 1:3). Combina la "inmanencia" y la
"trascendencia" de Dios. El Altísimo no está identificado con su creación; pero el universo entero no
podría continuar su existencia y funcionamiento sin el vigorizante control de Dios.
FUENTES BIBLICAS
La sentencia es por decreto de los vigilantes, y por dicho de los santos la resolución, para que conozcan
los vivientes que el Altísimo gobierna el reino de los hombres, y que a quien él quiere lo da, y
constituye sobre él al más bajo de los hombres (Daniel 4: 17).
¿No se venden dos pajarillos por un cuarto Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Pues
aun vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos
pajarillos (Mateo 10:29-31).
Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos, como algunos de vuestros propios poetas han dicho:
Porque linaje suyo somos (Hechos 17:28).
Véase también Salmos 59:13; 66:5-7; 139:1-12; Isaías 66:1; Jeremías 23:24; Daniel 4:25, 32;
Goloseases 1:17; Hebreos 1:3.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cuál de estos versículos expresa con mayor plenitud la noción conocida como teísmo según fue
definida anteriormente
2. ¿Qué conclusiones prácticas puede usted sacar del hecho de la realidad que Dios está siempre
presente y activo en todas partes de su universo ¿Qué efectos concomitantes tiene este concepto en el
asunto de milagros y respuestas a la oración.
6. Dios es Santo
De principio a fin la Biblia enseña que Dios es santo. La santidad y el amor describen "todas las
perfecciones de Dios manifestadas en su gobierno moral".[2] De la misma manera que el Nuevo
Testamento define la naturaleza de Dios como amor (I Juan 4:8, 16) -lo que significa más
inmensamente que el mero decir "Dios es amor"-el Antiguo Testamento dice que Dios es "el Santo,"
expresión que en hebreo significa literalmente, "Dios es santo," (Salmos 71:22; 78:41; Isaías 1:5;
10:20; 40:25). El Dios de la Biblia es el Dios de amor santo.
FUENTES BIBLICAS
Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová
vuestro Dios (Levítico 19:2).
Y escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de
David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre (Apocalipsis 3:7).
Véase también Éxodo 15:11; Salmos 47:8; 93:5; Isaías 6:1-8; Hebreos 12:14; I Pedro 1:14-16;
Apocalipsis 4:8; 15:4.
La santidad atribuida a Dios incluye tres elementos:
(1) Su majestad exaltada, la solemne trascendencia del Todopoderoso. (2) Su radiante esplendor, su
gloria, tan resplandeciente que los ojos mortales no podrían contemplarla en su plenitud. (3) Su pureza
inmaculada que no puede tolerar el mal (Habacuc 1:13) y que ama la justicia y la verdad. Fue el tercer
elemento, el que en la visión de Isaías en el templo le hizo clamar en su inmundicia para que Dios
quitara su culpa y limpiara su pecado.
La santidad de Dios es la fuente de la santidad de las cosas y los hombres. Cuando se dice que los días,
montañas, vestiduras y sacerdotes del Antiguo Testamento son santos, quiere decir, en su primera
acepción que habían sido apartados de los usos cotidianos para ser usados en los oficios divinos.
Cuando la santidad se relaciona a los hombres, significa separación de lo que corrompe y pureza
impartida de la naturaleza divina (II Pedro 1:4).
PARA SU CONSIDERACION
1. Elija y memorice el versículo que a su parecer declara mejor la santidad de Dios.
2. En términos prácticos, ¿qué significa la santidad de Dios para la vida cristiana ¿Puede usted definir
la palabra "santidad" de modo tal que incluya la santidad de Dios y la aplicación de este vocablo a la
vida humana
7. Dios es Trino
La doctrina cristiana de la Trinidad es nuestro esfuerzo humano para mantener en equilibrio tres
verdades bíblicas: (1) la unidad o indivisibilidad de Dios (2) la deidad de Jesucristo y (3) la
personalidad y deidad del Espíritu Santo. Ya han sido presentadas las evidencias bíblicas a favor de la
declaración de que hay un solo Dios. Las enseñanzas escriturales acerca de la deidad de Cristo y la
personalidad y deidad del Espíritu Santo serán tratadas en los Artículos II y III. En este lugar,
consideraremos solamente el significado de la comprensión trinitaria de Dios.
Ninguna comparación terrenal o humana es completamente satisfactoria para ayudarnos a entender la
"triplicidad" y la "unidad" de Dios. Muchos cultos[3] en la actualidad ridiculizan la verdad de que Dios
es trino y uno, o tres en uno.
Debemos evitar la tendencia a difamar lo que no podemos comprender con facilidad, particularmente
cuando se trata de Dios. Nunca debemos medir la verdad divina por nuestro limitado entendimiento.
Como lo expresaban los eclesiásticos, medioevales, "un Dios que pudiera ser completamente
comprendido por los hombres, en absoluto dejaría de ser Dios".
Tampoco debemos descartar artículos de fe sin considerar sus alternativas. Una doctrina debe juzgarse
no sólo por lo que afirma sino por lo que sucede cuando se niega. Si desconocemos el histórico
concepto cristiano del Dios Trino, quedamos relegados a alguna forma del unitarismo o el politeísmo.
El primero niega la divinidad de Jesús y la personalidad del Espíritu Santo. El politeísmo, en este
contexto, insistiría en las diferencias entre Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, hasta el punto de
manifestar tres Dioses. Para los que toman las Escrituras en todo su valor, la alternativa, unitarismo o
politeísmo, es inaceptable.
El criterio de los unitarios es predicado en nuestros días no sólo por los modernistas o liberales sino
también por algunos cultos populares que incluyen la Ciencia Cristiana, Unidad, Pensamiento Nuevo,
Testigos de Jehová y la Iglesia Radial de Dios, de Herbert W. Armstrong. Históricamente, la doctrina
unitaria siempre ha conducido al humanismo, porque quienes rechazan la plena deidad de Jesucristo y
la personalidad del Espíritu Santo tienden a perder su sentido de la realidad de Dios.
Si bien no hay una analogía completamente satisfactoria para el concepto de Tres en Uno, hay algunas
que pueden servir de ayuda. Hay muchos ejemplos de multiplicidad en la unidad en nuestras vidas
cotidianas.
El ser humano es una unidad de cuerpo, alma y espíritu.
El sol que nos alumbra es una trinidad de luz, calor y fuerza.
Un hombre puede ser a la vez, padre, hijo y hermano o esposo. El hecho de que es un hijo, o hermano,
no le impide el ser a la vez esposo y padre.
Un gobierno tiene tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial, sin embargo no son tres gobiernos sino
uno.
Podemos pensar en la "triplicidad" y unidad de Dios como podemos hacerlo con la de un cubo. Este
cuerpo es uno. Sin embargo, tiene longitud, anchura y espesor. Cada una de estas cualidades es esencial
para su estado. Quitadle una, y ya no tenemos cubo. Sin embargo, todas son diferentes; la longitud no
es la anchura y a su vez, ninguna de ellas es el espesor. Ninguna de las tres dimensiones es una tercera
parte del cubo. Cada una es en un sentido real, el todo, puesto que las tres se compenetran
absolutamente.
Para la mente liberal que dice: "Sí, pero uno más uno más uno es igual a tres, no a uno," la única
respuesta apropiada sería: "Sí, pero uno por uno por uno equivale a uno y no a tres". Las cosas
separables pueden sumarse. Las referentes a las dimensiones del cubo sólo pueden multiplicarse.
¡Medítelo!
O suponga que sólo hubiera tres miembros de la especie "hombre". Siga imaginando que estuvieran tan
unidos al compartir y vivir juntos, que pensaran, quisieran y sintieran lo mismo. Sin embargo, cada uno
seguiría siendo completamente humano, completo en sí mismo y con todo, interdependiente uno de los
otros. Tendríamos entonces tres personas en una de las especies o naturaleza, hombre. Este, para el
caso, sería tres y al mismo tiempo, uno.
Ya se ha dicho bastante para indicar también que el pensamiento cristiano acerca de Dios debe evitar el
ser arrastrado hacia una forma de "modalismo"-es decir, que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son
sólo tres manifestaciones o vinculaciones del mismo Dios. La teología ha tratado de impedir esto,
hablando de "Personas" de la Deidad. Dios es uno en naturaleza y esencia, pero "trino" en persona o
subsistencia. "El Hijo es eternamente engendrado por el Padre y el Espíritu Santo eternamente procede
del Padre y del Hijo" es la descripción teológica de estas relaciones.
También debería recordarse que la objeción más generalizada en contra de la doctrina de la Trinidad
(excepto la que proviene de la dificultad de entenderla completamente), es de hecho, una parte esencial
de la doctrina misma-particularmente, la subordinación del Hijo al Padre.
Jesús de Nazaret, "el unigénito Hijo engendrado" de Dios, vivió en obediencia a la voluntad del Padre,
oró a El y efectuó sus milagros por el poder del Espíritu Santo. Empero aun en su subordinación, El
dijo: "Yo y el Padre uno somos" (Juan 10:30) y la frase le da el mayor énfasis posible a la unidad.
Mientras que los que profesaban ser sus seguidores no siempre entendían a Jesús, sus enemigos
comprendieron perfectamente su sentido cuando trataron de apedrearlo, porque como ellos decían, se
había hecho "igual a Dios" (Juan 5:18).
Además, recordemos que nuestra capacidad de comprender no es prueba válida de la verdad ni
tampoco es el límite para una fe activa. Si así fuera, la mayoría de nosotros sería honestamente incapaz
de creer en la vida, el amor, la electricidad, la curvatura del espacio, la gravitación, la velocidad de la
luz o la fórmula "E = MC2". Pero, cuando elegimos inteligentemente aceptar la Biblia como la fuente
de la verdad acerca de Dios, tenemos el derecho y el deber de aceptar sus verdades en la forma que nos
resulte más coherente. Por lo tanto, sinceramente podemos aceptar la verdad del Artículo 1: "... Dios es
trino en su ser esencial, revelado como Padre, Hijo y Espíritu Santo".
PARA SU CONSIDERACION
1. Vea si puede pensar en otras ilustraciones sacadas de la experiencia que puedan describirse
válidamente con "tres" y con "uno".
2. Resuma en sus propias palabras, las consecuencias de rechazar la histórica doctrina cristiana del
Dios Trino.

[1] Teología Cristiana, tomo I (en inglés), pág. 456. Los estudiantes que tengan interés en las implicaciones de la doctrina
bíblica de la creación, por algunas de las teorías de las corrientes científicas sobre el origen del universo, pueden leer toda la
discusión del doctor Wiley en el tomo I, páginas 441-472.

[2] Ibid., I, 367

[3] Ramas heterodoxas de la iglesia.

Capítulo 3 - Nuestro Señor Jesucristo


El punto de partida de la doctrina cristiana es la creencia en Dios. Su credo distintivo es la fe en
Jesucristo como la perfecta y conclusiva revelación de Dios al hombre. De modo que el Artículo II de
fe reza así:
II. JESUCRISTO
Creemos en Jesucristo, la segunda persona de la Trinidad; que El, eternalmente es uno con el Padre;
que se encarnó por la obra del Espíritu y que nació de la Virgen Maria, de manera que dos naturalezas
enteras y perfectas, es decir, la deidad y la humanidad, fueron unidas en una Persona, verdadero Dios y
verdadero Hombre, el Dios-hombre.
Creemos que Jesucristo murió por nuestros pecados y que verdaderamente se levantó de la muerte y
tomó otra vez su cuerpo, junto con todo lo perteneciente a la perfección de la naturaleza humana, con lo
cual El ascendió al cielo desde donde intercede por nosotros.
El cristianismo comparte la creencia en un solo Dios con el judaísmo, mahometismo y varias otras
formas de teísmo filosófico. Pero la verdad cabal expresada en la cristología bíblica (Cristo más logía,
es decir, el estudio sistemático o discurso razonado sobre Cristo) es la marca característica del
cristianismo fundamental.
Hasta cierto punto, la verdad acerca de Dios puede derivarse de la observación y la razón. Pero la
verdad sobre Cristo-y algo más importante aún, el conocimiento personal del Señor resucitado-sólo
viene mediante la Biblia, el libro del cual El es el Personaje central.
El Artículo II incluye las siguientes verdades acerca del "Autor y Consumador de la Fe" (Hebreos
12:2):
1. La deidad de Jesús
2. El hecho de la Encarnación
3. El nacimiento virginal
4. El sacrificio expiatorio de Cristo
5. La resurrección corporal de Cristo
6. La ascensión de Cristo
7. La intercesión celestial de Cristo
1. La Deidad de Cristo
Nunca se llegarán a comprender las enseñanzas del Nuevo Testamento acerca de Cristo hasta que se
entiendan perfectamente dos hechos: Que Jesús de Nazaret es verdaderamente el Hijo encarnado de
Dios, Dios manifestado en carne humana; y que en todas las cosas que impliquen humanidad, Jesús de
Nazaret fue verdadera y completamente humano.
Al tratar sobre la naturaleza de Cristo la palabra que debemos emplear es "deidad". Algunas veces se
usa la palabra "divinidad," pero a menudo ésta se encuentra acoplada a pretensiones paralelas acerca de
la "divinidad del hombre" o "la chispa de divinidad en todas las almas". Por tanto, el vocablo
"divinidad" es demasiado débil para hablar de la naturaleza de Cristo. El mundo pagano tiene muchas
divinidades. El título de divinidad dado a Jesucristo hubiera levantado pocas objeciones en el mundo
del Nuevo Testamento, porque donde hay muchos dioses siempre existe sitio para uno más. Pero la
confesión cristiana de que "Jesús es el Señor" no era una pretensión a ser divino sino a la plena deidad
en el sentido más exacto de la palabra.
FUENTES BIBLICAS
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su
nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y
la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en
juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto (Isaías 9:6-
7).
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y aquel Verbo fue hecho
carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia
y de verdad (Juan 1:1, 14).
Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino
(Hebreos 1:8).
Y me dijo: Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed yo le daré gratuitamente
de la fuente del agua de la vida (Apocalipsis 21:6).
Véase también Miqueas 5:2; Mateo 1:23; Juan 3:13; 5:17-18; 8:58; 10:30-33; 12:45; 14:6-9; 20:28;
Hechos 7:59; 20:28; II Corintios 4:4; 5:19; Filipenses 2:6-11; Colosenses 1:15-17; Génesis 1:1;
Hebreos 1:1-3; I Juan 4:9; 5:20; Apocalipsis 1:8; 2:8.
Además de las muchas declaraciones del Nuevo Testamento sobre la deidad de Cristo, tenemos el
hecho de que sus escritores hablan de El empleando versículos del Antiguo Testamento que se referían
al único y verdadero Dios. El nombre personal del Señor en el Antiguo Testamento hebreo es Yahweh,
que algunas veces, aunque equivocadamente, es traducido "Jehová".[1] Yahweh era tan sagrado, que
por muchas centurias antes del tiempo del Nuevo Testamento los judíos jamás lo mencionaban. En su
lugar se referían a Dios como "el Señor".
Cuando las Escrituras hebreas fueron traducidas al griego, alrededor de dos siglos antes de la era
cristiana, cuyo resultado fue la versión conocida como "la Septuaginta," y que fue usada casi
exclusivamente por la Iglesia del Nuevo Testamento como su Biblia, los traductores emplearon las
palabras griegas ho kurios ("el Señor") para interpretar Yahweh. De esta manera cuando los cristianos
del Nuevo Testamento adoraban a Cristo como "Señor," le estaban atribuyendo "el nombre que es sobre
todo nombre" (Filipenses 2:9), es decir, el nombre del mismo Dios.
Un ejemplo del empleo de "el Señor" al hablar de Jesús (usando una frase del Antiguo Testamento en
que se hacía referencia a Dios), la encontramos en Hechos 2:21, "Y todo aquel que invocare el nombre
del Señor será salvo". La totalidad del contexto nos muestra que Pedro está aludiendo a Cristo; pero
esas palabras están tomadas del original hebreo, Joel 2:32, donde se lee "Yahweh." El apóstol Pablo
también aplica el mismo versículo a Jesús en Romanos 11:13.
También leemos en Isaías 40:3 "Preparad camino a Yahweh." Estas palabras están aplicadas al Señor
Jesús en Mateo 3:3. En Romanos 10:11, también se destina a Jesús un pasaje del Antiguo Testamento
que se refiere al Dios verdadero y viviente.
El empleo de nombres o títulos de Cristo y el Espíritu Santo en la fórmula trinitaria bautismal en Mateo
28:19 ("del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo") y en la bendición de II Corintios 13:14 ("La gracia
del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros")
también da testimonio a la deidad de nuestro Salvador.
Tito 2:13 y II Pedro 1:1 son dos versículos importantes cuyo significado había sido oscurecido en
algunas versiones antiguas, pero claro como el cristal en el original griego y en traducciones recientes,
"nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo." El énfasis no está sobre Dios y Cristo, sino en Cristo como
Dios.
Algunas cualidades y poderes atribuidos a Cristo que pertenecen sólo a la deidad:
el tener vida en sí mismo (Juan 5:26)
el ser eterno (1 Juan 1:2)
el estar en todas partes a la vez (Mateo 18:20; 28:20)
el tener todo conocimiento (Juan 2:24-25; 16:30; 21: 17; Colosenses 2:3; Apocalipsis 2:23)
el ser Todopoderoso (Mateo 28:18; Juan 1:3; I Corintios 1:24; Filipenses 3:21)
el ser inmutable (Hebreos 13:8)
sostener y conservar todas las cosas (Colosenses 1:16; Hebreos 1:3)
el perdonar pecados (Marcos 2:5-10; Lucas 5:20-24; 7:47-49; Hechos 5:31)
dar el Espíritu Santo (Lucas 24:40; Juan 16:7; 20:22; Hechos 2:33)
dar paz (Juan 14:27), luz (Juan 8:12) y vida eterna (Juan 17:2)
recibir adoración (Hechos 7:59-60; Apocalipsis 5:12-13)
PARA SU CONSIDERACION
1. Según su criterio, ¿qué diferencia habría si Jesucristo fuera menos que completamente Dios ¿Está de
acuerdo en que "un Cristo que no fuera Dios en absoluto sería como un puente derrumbado en el otro
extremo"
2. De acuerdo con su Criterio, ¿qué texto o textos manifiestan mejor la deidad de Cristo
2. La Realidad de la Encarnación
La humanidad de Cristo es discutida con menos frecuencia que su deidad, pero su importancia no es
menor. El significado total de la fe cristiana se apoya en la certeza de que Jesús de Nazaret, el Hijo
eterno de Dios, llegó a ser el Hijo del Hombre para poder revelar a Dios y redimir al ser humano.
"Encarnación" es el término teológico aplicado a esta realidad central de la fe. Como la doctrina de la
Trinidad reconoce tres personas divinas con una naturaleza, la doctrina de la Encarnación confiesa dos
naturalezas en una Persona.
Jesús no era una persona humana en quien residía una segunda personalidad. Este fue el error al que se
llamó gnosticismo en la historia de la doctrina cristiana. Jesús de Nazaret fue completamente la única
Persona en quien estaban perfectamente unidas las dos naturalezas de lo humano y lo divino-tan
perfectamente combinadas que lo divino no anulaba lo humano, ni esto último oscurecía lo divino.
La razón tiene sus dificultades con la doctrina de la Encarnación igual que con la de la Trinidad. Sin
embargo, los problemas se nos van simplificando al reconocer que Dios creó al hombre a su propia
imagen. En su estado original y puro lo humano difiere de lo divino como un grano de arena es
diferente del sol; no como el mal se distingue del bien o la luz de las tinieblas.
FUENTES BIBLICAS
Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito
del Padre), lleno de gracia y de verdad (Juan 1:14).
Porque lo que era imposible por la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en
semejanza de carne de pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se
cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu (Romanos 8:3-
4).
Haya pues en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual siendo en forma de Dios,
no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma
de siervo, hecho semejante a los hombres, y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Filipenses 2: 5-8).
Véase también Mateo 1:1; Juan 1:1, 10; Romanos 1:3-4; II Corintios 8:9; Gálatas 4:4; 1 Timoteo 2:5-
6; 3:16; Hebreos 2:9-12, 16-18; 4.15-16.
Russell Maltby, abogado y predicador local, (un lego que predica el evangelio siempre que tiene la
oportunidad y con frecuencia) era un eficaz evangelista personal. Conversaba con cierto hombre que le
dijo: "Bueno, todavía no sé si es o no es verdad que Dios haya descendido a la tierra por nosotros los
hombres y por nuestra salvación; pero sí sé que es el pensamiento más precioso que alguna vez haya
entrado en la mente humana."
"Entonces," le contestó el señor Maltby, "¿no está usted preparado para creer que Dios también puede
haberlo pensado"
Está relacionado con la Encarnación lo que los teólogos llaman "kenosis," derivado del griego de
Filipenses 2:5-8, y que significa "despojamiento". Al hacerse hombre, la segunda Persona de la
Trinidad se despojó de todos sus atributos y poderes divinos que le hubiesen impedido entrar
plenamente en la experiencia humana. Supo el cabal significado de sentirse débil, de aprender y crecer
como todos los niños, hambriento y cansado, experimentar desilusiones, sufrir dolor físico. Carlos
Wesley escribió: "Se despojó de todo, menos del amor."
Fue por causa de este auto-despojamiento que Jesús pudo ser tentado en todo conforme a nuestra
semejanza, pero sin pecado (Hebreos 4:15-16). Esto significa que la única clase de tentación por la cual
Jesús no pasó es aquella que se produce en nosotros por causa de nuestros pecados del pasado. Sin
embargo, porque El no se rindió, sus tentaciones fueron en inmensidad, mucho más allá de lo que
podemos imaginar. Un hombre bueno sufrirá profundamente en asuntos en los que uno malo accederá
sin pensarlo dos veces. Porque siempre nos hemos rendido antes que la tentación alcanzara su mayor
fuerza, jamás hemos sentido la plenitud de su presión como le ocurrió al Señor.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué es necesario para ser un verdadero mediador ¿Cómo podría Cristo traer juntos a Dios y al
hombre a menos que en alguna manera participara de la naturaleza de ambos
2. ¿Qué ayuda práctica podemos extraer del hecho que Cristo "anduvo por el camino antes que
nosotros" ¿Podemos depender de su comprensión y conmiseración
3. ¿Qué debería ser entendido por la declaración de que Dios se compadece de nosotros, en tanto que
Cristo se compenetra de nuestras pruebas y aflicciones
3. El Nacimiento Virginal
Es absolutamente singular el método por el cual los evangelios describen cómo acaeció la Encarnación.
Se ha supuesto equivocadamente que las antiguas religiones del Cercano Oriente tenían en sus
creencias, paralelos al Nacimiento Virginal. Pero los "hombres teantrópicos" (dioses hombres o
semidioses) de los cultos orientales eran el producto imaginario de dioses que tomaban la forma
humana y que cohabitaban con mujeres. Tales leyendas están tan lejos del casto y restringido relato de
la concepción y nacimiento de Cristo como las tinieblas están del mediodía.
FUENTES BIBLICAS
El nacimiento de Cristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se
halló que había concebido del Espíritu Santo. Y José su marido como era justo, y no quería infamarla,
quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y
le dijo: "José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado,
del Espíritu Santo es. Y dará a luz un Hijo, y llamarás su nombre Jesús ('el Salvador') porque El salvará
a su pueblo de sus pecados."
Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He
aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios
con nosotros.
Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.
Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESUS (Mateo 1:18-
25).
Véase también Lucas 1:26-38.
Estos dos pasajes de Mateo y Lucas son los que más extensamente tratan con el Nacimiento Virginal en
el Nuevo Testamento, aunque hay insinuaciones en Pablo al referirse a Jesús como "nacido de mujer"
(Gálatas 4:4) y cuando Juan alude a Jesús como "el Hijo unigénito" (1:18; 3:16). Además, hay antiguos
manuscritos del Nuevo Testamento que citan a Juan 1:13, como refiriéndose no a hombre, sino a Cristo,
quien "no fue engendrado de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios".
Es evidente que Mateo relata la historia de la concepción y nacimiento de Jesús desde el punto de vista
de José. Presenta su genealogía como padre legal de Cristo, retrocediendo hasta Abraham (Mateo 1:1-
16). Por otra parte, Lucas se refiere a los acontecimientos desde la posición de María. Hace mucho que
fueron notadas las diferencias en las genealogías de Mateo y Lucas (compárese Mateo 1:13-16, con
Lucas 3:23-27). La mejor explicación parece ser que "hijo de Elí," Lucas 3:23, debería ser traducido
"yerno de Elí," nombrando a éste como padre de María. Mateo nos da así los antepasados legales hasta
Abraham, mientras Lucas nos proporciona los nombres de los ascendientes humanos de Jesús hasta
Adán (Lucas 3: 38).
El Nacimiento Virginal ha sido considerado por algunos como "algo que no es esencial para la
salvación"-y una doctrina que puede ser abandonada sin menoscabo. Por supuesto, hay muchos
evidentemente convertidos por la fe en Cristo sin tener la más ligera noción de la manera cómo nació.
Pero la doctrina del Nacimiento Virginal es otro caso donde es importante la consideración de las
alternativas. Si hay algo que los evangelios manifiestan con absoluta claridad, es el hecho de que Jesús
no era hijo natural de José. Si El no fue concebido en la forma relatada por Mateo y Lucas, su
nacimiento, es entonces, el resultado de un acto inmoral y de padre desconocido. Pocos estarían listos a
aceptar la idea de que Dios introduciría a su Hijo eterno en el mundo por medio de un acto condenado
por la ley y la conciencia de la gente buena en todas partes.
De por medio en la doctrina del Nacimiento Virginal está también la validez del Nuevo Testamento. Si
éste contiene un error en este punto, ¿qué confianza podemos abrigar en sus demás enseñanzas
PARA SU CONSIDERACION
1. Si la doctrina del nacimiento virginal de Jesucristo no es esencial para la salvación ¿por qué debe ser
enseñada
2. ¿Cómo respondería al argumento de que otros escritos del Nuevo Testamento no hablan del
nacimiento virginal, o al alegato de que tal cosa sería contraria a los principios de la ciencia
4. La Muerte Propiciatoria de Cristo
El advenimiento de Cristo tuvo un doble propósito. El apareció para revelar, como no podían hacerlo
las palabras, el conocimiento de Dios (Mateo 11:27; Juan 1:18; 14:9; Hebreos 1:1). Pero también vino
para redimir por el poder de su muerte expiatoria a aquellos que durante mucho tiempo habían estado
cautivos en el pecado.
El entendimiento del modo en que la propiciación de Jesús reconcilia a los hombres con Dios es
materia del Artículo VI que trata precisamente sobre la propiciación. Aquí, sólo es necesario notar la
afirmación bíblica del hecho. Una discusión más completa será hallada en el Capítulo 7.
FUENTES BIBLICAS
Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por
muchos (Marcos 10: 45).
Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos
murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y
resucitó por ellos (II Corintios 5:14-15).
Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de
Dios en El (II Corintios 5:21).
Véase también Isaías 53:3-11; Romanos 5:6, 8; 1 Corintios 15:3; Gálatas 1:4; 3:13; Efesios 5:2, 25; 1
Tesalonicenses 5:9-10; Hebreos 2:9.
PARA SU CONSIDERACION
Trace un círculo en la lista que está arriba alrededor de las dos referencias que le parezcan resumir
mejor el poder salvador de Cristo.
5. La Resurrección Corporal de Cristo
Sin la crónica sobre la resurrección de Jesús de la tumba, no tendríamos evangelio. La muerte de Cristo
hubiera sido el fin de su enseñanza y del pequeño grupo que El había reunido. La resurrección es el
sello de su filiación con el Padre y la prueba de la aceptación por Dios de la muerte propiciatoria de
Jesús.
Porque la resurrección es vital para la doctrina cristiana, ha sido probada como ningún otro hecho en la
historia antigua y está aseverada una y otra vez a través de todo el Nuevo Testamento.
FUENTES BIBLICAS
No está aquí, pues ha resucitado como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor... E id pronto
y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea;
allí le veréis. He aquí, os lo he dicho (Mateo 28:6-7).
Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien
mataron colgándolo en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase (Hechos
10:39-40).
Y el que vivo y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las
llaves de la muerte y del Hades (Apocalipsis 1:18).
Véase también Mateo 28:1-20; Marcos 16:1-19; Lucas 24:1-53; Juan 20:1-21, 25; Hechos 1:3-9; 2:24
-32; Romanos 1:4; 4:24-25; 8:11; 1 Corintios 15:1-20; Hebreos 7:25.
La evidencia del hecho de la resurrección corporal de Jesús es terminante. Apareció un total de por lo
menos diez veces a más de quinientas dieciocho personas en diversidad de condiciones. Sus discípulos,
que nunca esperaron volver a verle en la tierra, cambiaron de la más profunda desesperación al regocijo
de la victoria. Nada pudo haber realizado tal cosa excepto la convicción de que Jesús verdaderamente
había resucitado de entre los muertos. Pero sobre todo, nosotros, en nuestra época, podemos
experimentar todavía, el poder regenerador y santificador de su resurrección en nuestras vidas (Gálatas
2:20; Filipenses 3:10).
PARA SU CONSIDERACION
1. En su opinión, ¿cuál es la mayor "prueba" de la resurrección de Jesucristo
2. ¿Qué cree usted que está incluido en la frase "el poder de su resurrección"
6. La Ascensión de Cristo
El relato de la resurrección es seguido por la historia del retorno de nuestro Señor al Padre. Ninguna
parte de la historia inspirada puede ser dejada a un lado sin perjudicar el total.
El Señor resucitado apareció a sus discípulos por lo menos en diez ocasiones distintas durante un
período de cuarenta días después de su primera Pascua. Entonces regresó al cielo y la prueba de su
ascensión fue la venida del Espíritu Santo en el primer Pentecostés cristiano.
FUENTES BIBLICAS
No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas
moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me
fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomare a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros
también estéis (Juan 14:1-3)
¿Quién es el que condenará Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además
está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros (Romanos 8:34).
Sí, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra
de Dios (Colosenses 3:1-3).
Véase también Juan 16:7-1 7; Marcos 16:19; Lucas 24:50-53; Hechos 1:3-11; 2:33; 7:55-56; 10:41;
Efesios 1:20; 4:8-10; 1 Timoteo 3:16; Apocalipsis 5:1-10.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cómo apoyan y fortalecen estos versículos lo que ya hemos leído acerca de la deidad y el señorío
de Jesús
2. ¿De qué manera la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés es prueba de la ascensión de
Jesucristo
7. La Intercesión Celestial de Cristo
Decir que Cristo está "dedicado a interceder por nosotros," es referirse a un aspecto importante de lo
que se llama el ministerio intercesor de nuestro Señor Jesucristo. Más de treinta años después de la
Ascensión, el apóstol Pablo escribió: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los
hombres, Jesucristo, hombre" (I Timoteo 2:5). El oficio de mediador requiere que Cristo sea al mismo
tiempo Profeta y Sacerdote. El Profeta es el representante de Dios ante el hombre. El Sacerdote
representa al hombre ante Dios.
FUENTES BIBLICAS
Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo
sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo (Hebreos 2:17).
Véase también Hebreos 3:1; 4:14; 7:25; I Juan 2:1-2.
La Epístola a los Hebreos, en particular, le dedica mucha atención al sacerdocio del Señor que resucitó
y ascendió. Recalca su naturaleza divina y humana y nos dice acerca de ambos, su capacidad para
entendernos y ayudarnos en nuestra época de prueba y su ministerio como nuestro Abogado o
Representante ante el Padre.
PARA SU CONSIDERACION
1. En su opinión, ¿cuál es el significado práctico de la intercesión de Cristo por nosotros ante el trono
de Dios
2. ¿Hay alguna vinculación entre esto y el hecho de que se nos diga que oremos en el nombre de Jesús
(Juan 14:13-14; 15-16).

[1] "Jehová" no es un nombre bíblico. Fue acuñado por Galatinus, en el siglo XVI, agregándole las vocales de Adonai,
término hebreo que significa "Señor," a las consonantes JHVH de Yahweh.

Capítulo 4 - El Espíritu Santo


Durante un largo período en la historia del pensamiento cristiano, la doctrina sobre el Espíritu Santo
fue tema descuidado. Sólo en el lapso de los últimos setenta y cinco años, la teología del Espíritu ha
ocupado realmente su debido lugar. El Artículo III de nuestro Manual se ocupa del asunto.
III. EL ESPIRITU SANTO
3. Creemos en el Espíritu Santo, la Tercera Persona de la Divina Trinidad, que está siempre presente y
eficazmente activo en la Iglesia de Cristo y juntamente con ella, convenciendo al mundo de pecado,
regenerando a los que se arrepienten y creen, santificando a los creyentes y guiando a toda verdad
según Jesucristo.
Esta declaración es una combinación muy cuidadosa y sucinta de términos. Cada frase sugiere una
verdad importante. El artículo puede ser analizado de la siguiente manera:
1. La personalidad del Espíritu Santo
2. La deidad del Espíritu Santo
3. El lugar del Espíritu Santo en la iglesia
4. La obra del Espíritu Santo en el mundo
5. El Espíritu Santo y la regeneración
6. El Espíritu Santo y la santificación
7. El Espíritu Santo como maestro
1. La Personalidad del Espíritu Santo
Debido a uno de esos accidentes del idioma encontramos que el término "Espíritu" (en griego) es
neutro. Por esa causa, es fácil caer en el error de pensar en el Espíritu Santo como si fuera una cosa, un
poder, una fuerza o una influencia.
Tanto en el hebreo bíblico (ruach) como en el Nuevo Testamento griego (pneuma), la palabra que se
traduce "Espíritu" se emplea para referirse al Espíritu de Dios y al espíritu del hombre. En ambos
idiomas el término significa "viento, aire o respiración". Si sólo tuviéramos el Antiguo Testamento y la
derivación de las palabras para guiarnos, perderíamos completamente la verdad de que el Espíritu
Santo es una Persona divina igual que Dios el Padre y Jesucristo el Hijo.
Debe aclararse bien que la palabra "persona" no significa cuerpo físico. Se refiere a un ser con
conciencia racional, voluntad o propósito y sentimiento. El Nuevo Testamento nos demuestra en una
docena de maneras que el Espíritu Santo es una Persona divina.
FUENTES BIBLICAS
Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; al Espíritu de
verdad, el cual el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce; pero vosotros le conocéis,
porque mora con vosotros, y estará en vosotros (Juan 14: 16-17).
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios (Romanos 8:14).
Véase también Mateo 4:1; 10:20; 28:19; Juan 14:26; 15:26; 16:7-8; 13-15; Hechos 5:3-4; 8:29;
10:19; 13.4; 16:6; 20:23; 11 Corintios 13:14; Efesios 4:30; Apocalipsis 2:7, 11, 29; 14:13.
Nótese en particular el empleo de los pronombres personales "él," "a él," cuando se hace referencia al
Espíritu Santo. También préstese atención a la cantidad de veces en las que se dice que El guía, habla,
dice, enseña, glorifica, es contristado, prohíbe, testifica y en general actúa y es tratado como una
Persona.
PARA SU CONSIDERACION
1. En sus propias palabras haga un resumen de las evidencias bíblicas sobre la personalidad del Espíritu
Santo.
2. ¿Qué pérdida para la doctrina cristiana puede usted ver, cuando el Espíritu Santo es considerado
meramente como una cosa o poder.
2. La Deidad del Espíritu Santo
El Nuevo Testamento no sólo revela que el Espíritu Santo es una Persona, sino también que se trata de
una Persona divina. Tal como Cristo es Dios, también el Espíritu Santo es Dios. El es la "Tercera
Persona" de la "Trina Deidad".
FUENTES BIBLICAS
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y
del Espíritu Santo (Mateo 28:19).
Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios,
pero el Señor es el mismo... Y hay diversidad de operaciones, pero Dios que hace todas las cosas en
todos, es el mismo (I Corintios 12:4-6).
Véase también Mateo 12:31-32; Juan 14:15-17, 23; Hechos 5:3-4; 1 Corintios 3:16; 6:19-20; II
Corintios 3:17-18; 13:14; Apocalipsis 2:7, 11, 17, 29; 3:6, 13, 22.
Note la igualdad del Padre, Hijo y Espíritu Santo en las fórmulas y bendiciones bautismales. Cuando el
Consolador mora, su presencia significa también la morada del Padre y del Hijo. Mentir al Espíritu
Santo es mentir a Dios. El cuerpo que es templo del Espíritu Santo, lo es de Dios. El Señor y el Espíritu
son uno. Los mensajes del Cristo divino a las siete iglesias de Asia son mensajes del Espíritu Santo.
PARA SU CONSIDERACION
1. Vea que el material de esta sección se ajusta a las declaraciones acerca de la Trinidad que
encontramos en el Artículo I.
2. Resuma en sus propias palabras la evidencia en los pasajes de las Escrituras citados que demuestran
que el Espíritu Santo es divino.
3. El Lugar del Espíritu Santo en la Iglesia
A menudo se ha denominado a la iglesia, "la comunidad del Espíritu". Es la presencia del Espíritu
Santo lo que hace de una sociedad humana, una representación genuina del cuerpo de Cristo (1
Corintios 12:12-20).
Cuando los seguidores de Alejandro Campbell se apropiaron del título "Iglesia de Cristo" no se
detuvieron a pensar en que todos los creyentes que en verdad han nacido otra vez son miembros de la
Iglesia Universal de Cristo a la que hace referencia el Artículo III. Es la presencia y obra del Espíritu
Santo en cualquier asamblea de seguidores de Cristo lo que los transforma en la Iglesia del Señor,
completamente aparte de toda afiliación denominacional o sectaria.
El Libro de los Hechos es la gran fuente para el estudio del Espíritu Santo en la iglesia. La llegada del
Espíritu Santo el primer día de Pentecostés cristiano fue el evento que unió a los discípulos en la gran
confraternidad que es la iglesia cristiana. Dado que contiene cincuenta y cinco referencias al Espíritu
Santo (más que cualquier otro libro de la Biblia), bien podría llamársele con más exactitud "Los
Hechos del Espíritu Santo" más que "Los Hechos de los Apóstoles."
El Espíritu Santo es la fuente de poder en la iglesia y el lazo que une su membresía con un vínculo más
íntimo que el parentesco de carne y sangre.
FUENTES BIBLICAS
Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el
temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo (Hechos 9:31).
Porque por medio de El, los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. Así que
ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de
Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo
Jesucristo mismo (Efesios 2:18-22).
Véase también Hechos 1:8; 2:38-39; 4:23-33; 13:1-3; 15:22-29; Romanos 15:16; I Corintios 12:3-31;
Efesios 4:1-6, 30-32; 1 Pedro 1:22-23.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué puede esperarse en una iglesia cuando se honra al Espíritu Santo y se siguen sus direcciones
2. Si el Espíritu Santo se retirase de la iglesia a la que usted concurre, ¿cuánto tiempo continuarían
ustedes sus actividades antes que fuera notada su ausencia
4. La Obra del Espíritu Santo en el Mundo
El Espíritu Santo es el portador de lo que los teólogos llaman "gracia preventiva". Esta es la medida de
la ayuda divina que llega a nuestros corazones antes que acudamos a Dios otra vez. Hasta cierto punto,
esta gracia controla la depravación a la que todos estamos sujetos por ser descendientes de Adán. Todo
lo que pueda encontrarse de decencia y bondad genuina en una sociedad corrompida-y puede ser
mucho-debe atribuirse a la influencia del Espíritu Santo, influencia de la cual sus receptores pueden
pasar completamente inadvertidos. El Espíritu Santo es la "conciencia cósmica" del hombre.
FUENTES BIBLICAS
Porque yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuere, el Consolador no
vendría a nosotros; mas si me fuere os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado,
de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no
me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado (Juan 16:7-11).
Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven, y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida
gratuitamente (Apocalipsis 22:17).
Véase también Isaías 61:1-3; Lucas 4:18-19; Juan 6:44; Romanos 8:14, 26; 1 Corintios 2:12; I Juan
4:2.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cómo es transmitida la Palabra de Dios desde el predicador o el testigo a las almas necesitadas
2. ¿Qué quiere expresarse al decir que el Espíritu Santo "convence" al mundo de su pecado, su
necesidad de justicia y de la certidumbre del juicio
3. ¿Cómo fortalece el Espíritu el testimonio de aquellos que han acudido a Cristo y quienes a su vez,
invitan a otros a hacer lo mismo
5. El Espíritu Santo y la Regeneración
Los que se arrepienten (los que se vuelven de sus pecados al Salvador), y creen (dependen sólo en
Cristo para su salvación) son "regenerados". Esta palabra significa literalmente "volver a nacer" o
"nacidos de nuevo". Es el cambio interior que el Espíritu Santo obra en aquellos que reciben a Cristo y
creen en su nombre (Juan 1:11-12).
FUENTES BIBLICAS
Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a
Jesús de noche y le dijo: Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede
hacer estas señales que tú haces si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te
digo que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un
hombre nacer siendo viejo ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede
entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu,
espíritu es (Juan 3:1-6).
Mas vosotros, no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en
vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él (Romanos 8:9).
Véase también Juan 14:17; 1 Corintios 3:16; Tito 3:4-7.
Volveremos a este tema cuando tratemos el Artículo IX. Aquí es de suma importancia notar la
continuidad de la obra del Espíritu Santo. Todo aspecto en la vida espiritual del individuo y de la iglesia
es obra de El, y solamente de El.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué demuestra la conversación entre Jesús y Nicodemo acerca de las personas que todavía
necesitan "nacer de nuevo"
2. ¿En qué sentido es verdad que todas las personas convertidas "tienen" el Espíritu Santo Juan 14:17;
Romanos 8:9.
6. El Espíritu Santo y la Santificación
Los artículos V y X tratan con mayor amplitud el asunto de la santificación del creyente. Aquí
meramente notaremos que la santificación es la obra del Espíritu Santo en el corazón, no el resultado de
los esfuerzos propios, lucha o crecimiento del cristiano.
FUENTES BIBLICAS
Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a
nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones (Hechos
15:8-9).
Pero nosotros debemos siempre dar gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor,
de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu
y la fe en la verdad (II Tesalonicenses 2:13)
Véase también Juan 14:16; 17:17; Romanos 15:16; Efesios 4:30-32; I Pedro 1.2.
Veríamos con mucha más claridad que la santificación, en la plenitud del sentido de ese término del
Nuevo Testamento, es la obra del Espíritu Santo, si tuviéramos ante nosotros el original griego. Hagios,
hagiadzo, y hagiasmos son los términos griegos que siempre se traducen, y correctamente, en nuestro
idioma por santo, santificado, santidad. También es muy exacta la versión con mayúscula de la palabra
"espíritu" de Romanos 1:4, donde habla del "Espíritu de santidad," según también la traducción de
Romanos 8:11, en nuestro Nuevo Testamento en castellano.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué evidencia ve usted de que la santificación, en el sentido pleno del término del Nuevo
Testamento, es la obra del Espíritu Santo (Note que hay un sentido ilimitado en el cual la palabra
"santificar" es empleada algunas veces como el equivalente de apartar, consagrar, tal como leemos en
Juan 17:19; Mateo 23:19; I Corintios 7:14).
2. ¿Cuál es la alternativa a la posición de que el Espíritu Santo es el Agente de nuestra santificación
7. El Espíritu Santo como Maestro
Fue Jesús quien habló más acerca del Espíritu Santo como Maestro y Guía. Nada en su evangelio
tendría mucho sentido si el Espíritu de verdad no iluminara nuestras mentes y las capacitara para captar
esa verdad. El inspiró la Biblia (véase el Artículo IV) y nos ayuda a entenderla y sacar provecho de
ella.
FUENTES BIBLICAS
Porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir (Lucas 12:12).
Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia
cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir (Juan 16:13).
Véase también Lucas 2:26; Juan 14:26; Romanos 8:14; 1 Corintios 2:9-14; I Juan 2:20, 27; 5:7.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué debería significar en la vida diaria, la verdad que el Espíritu Santo es el maestro y guía del
cristiano ¿Qué implica en la lectura y estudio de la Biblia
2. ¿De qué maneras en su propia experiencia, le enseña y dirige el Espíritu Santo

Capítulo 5 - La Biblia
Segundo en importancia al Dios Uno y Trino, es el hecho de los medios por los cuales El mismo se ha
dado a conocer a los que creó a su propia imagen. Que hubiese tal revelación de Sí mismo es
infinitamente probable. No habría sido normal que Dios hubiese creado seres tales como nosotros-con
profundos anhelos espirituales y bajo el riesgo de ser presas de las tinieblas y las fuerzas del mal que
amenazan nuestra felicidad-sin proporcionarnos alguna clase de dirección y algún conocimiento de lo
que necesitamos para vivir felices y bien.
Si bien es cierto que "los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento denuncia la obra de sus
manos" (Salmos 19:1), con todo, la creación está limitada en lo que puede revelar acerca de su Creador.
La existencia del universo casi asegura que Dios existe. El esplendor de la creación da testimonio de la
sabiduría y poder de su Hacedor. Pero, por sí misma, no puede decirnos mucho acerca de quién o qué
es El.
El Artículo IV trata del Libro en el cual Dios el Creador se revela a Sí mismo como el Dios Redentor y
Padre.
IV. LAS SAGRADAS ESCRITURAS
Creemos en la inspiración plenaria de las Sagradas Escrituras por las cuales entendemos los sesenta y
seis libros del Antiguo y Nuevo Testamentos, dados por la inspiración divina, revelando infaliblemente
la voluntad de Dios respecto a nosotros en todo lo necesario para nuestra salvación: de manera que
ninguna cosa que no contengan ellos ha de imponerse como artículo de fe.
En el Artículo IV tenemos dos temas principales:
1. La inspiración de las Escrituras
2. La función de las Escrituras
1. Inspiración de las Escrituras
Se entiende por "inspiración" los procesos espirituales por los cuales Dios dio a conocer su voluntad a
los hombres de su elección y de tal modo los guió al escribir, que sus escritos expresaran las verdades
necesarias para la salvación y la conducta recta de la vida. "Plenaria" significa "amplia, completa,
terminante".
FUENTES BIBLICAS
La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al
sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; el precepto de Jehová es
puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de
Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces
más que miel, y que la que destila del panal. Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos,
hay grande galardón (Salmos 19:7-11).
Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la
salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar,
redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto,
enteramente preparado para toda buena obra (II Timoteo 3:15-17).
Véase también Éxodo 20:1; Salmos 119; Lucas 24:44-47; 1 Corintios 2:7-15; I Pedro 1:10-12, 25; 11
Pedro 1:19-21.
Los teólogos a menudo indican que las Escrituras "se autentican a sí mismas". Su verdad tiene una
manera de apoderarse de nuestras mentes con convicción. Hay sabiduría en las palabras: "La Biblia es
inspirada porque me inspira a mí". Ningún otro libro tiene el mismo poder, como veremos al tratar de la
función de las Escrituras.
Las teorías acerca del método exacto de la inspiración son menos importantes que el hecho de su plena
autoridad. En muchas de esas teorías podemos encontrar valores intrínsecos y la aceptación de una no
implica que tengamos que rechazar las otras. Cualesquiera que sea la hipótesis que aceptamos:
intuición, endoso verbal o dinámica, el requisito es que sea reconocida la unión de lo humano y lo
divino y que la verdad de la Biblia salga con autoridad en cualquier buena traducción.
La razón por la cual el Artículo IV agrega: "por los cuales entendemos los sesenta y seis libros del
Antiguo y Nuevo Testamentos," es que la Iglesia Católico-Romana incluye los libros apócrifos entre
los inspirados. Los apócrifos fueron escritos después de haberse terminado de escribir el Antiguo
Testamento hebreo; fueron colocados en las Escrituras cuando el hebreo fue traducido al griego en
Alejandría, Egipto, durante la segunda centuria antes de Cristo. Casi sin excepción las iglesias
protestantes han rechazado la inspiración de esos libros. Son de valor por la información histórica que
proporcionan acerca de los acontecimientos entre Malaquías y Mateo. Pero aun una lectura superficial
revela un distinto nivel de escrituras.
En nuestros tiempos hay muchas traducciones nuevas de la Biblia. Aunque no todas tienen el mismo
valor, el cotejo entre distintos términos puede ayudar a impartir nueva luz en los significados de los
originales hebreo y griego. Cuando hay grupos que estudian juntos, vale la pena que algunos usen
distintas versiones junto con la tradicional (que en el caso de los de habla hispana es la de Cipriano de
Valera).
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué es esencial en nuestra creencia acerca de la inspiración de la Biblia
2. Vea si puede encontrar una definición de la palabra "plenaria" que tenga sentido cuando se use en
relación con la inspiración de las Escrituras.
3. ¿Puede dar algunos ejemplos que usted haya encontrado en los que traducciones más recientes
aclaren mejor el texto que nuestra versión tradicional de Cipriano de Valera
2. Función de las Escrituras
El propósito de la Biblia es hacernos conocer la voluntad de Dios en todas las cosas necesarias para
nuestra salvación. De modo que es la única fuente segura de la verdad cristiana.
FUENTES BIBLICAS
Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad (Juan 17:17).
Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor
fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo renacidos, no de
simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre (I
Pedro 1: 22-23).
Véase también Salmos 102:18; Juan 15:3; Romanos 4:23-25; 1 Corintios 9:10; 10:11.
El poder espiritual de la Biblia descansa sobre dos piedras fundamentales. Una es la misma verdad que
comunica. Es fuente de luz en nuestro sendero (Salmos 119: 105).
El otro manantial de poder de la Biblia es que el Espíritu que la inspiró también nos capacita para
entenderla (I Corintios 2:12-14) y usa sus verdades para conducirnos al arrepentimiento, la fe, y a una
dimensión espiritual de vida.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué significa para usted la declaración-"infaliblemente revela la voluntad de Dios con respecto a
nosotros en todo lo necesario para nuestra salvación"
2. ¿Qué otras fuentes de verdad religiosa proponen los hombres ¿Son de confianza si no están en
armonía con las enseñanzas de la Biblia

Capítulo 6 - El Aprieto del Hombre


Si el hombre no está efectivamente perdido sin Dios, realmente no tiene necesidad de un Salvador. Un
maestro o un sistema filosófico serían suficientes. No podemos verdaderamente entender la salvación si
no comprendemos la naturaleza del pecado.
La Biblia, y también la larga experiencia de los siglos, muestran claramente la naturaleza de la
enfermedad moral que afecta a toda la humanidad. Los pecados, crímenes y vicios que han arruinado la
vida humana desde los albores de la historia, son elocuentes testimonios de la realidad de que algo está
fundamentalmente mal dentro de nosotros, tanto en lo que somos, como en lo que hemos hecho. El
Artículo V trata sobre este problema básico de la perversidad humana.
V. EL PECADO ORIGINAL O LA DEPRAVACION
Creemos que el pecado original, o sea la depravación, es aquella corrupción de la naturaleza de toda la
prole de Adán, razón por la cual todo ser humano está muy apartado de la justicia original, o sea del
estado de pureza de nuestros primeros padres al tiempo de su creación; que es adverso a Dios, sin vida
espiritual, e inclinado al mal y esto de continuo; y que esta depravación continúa existiendo en la nueva
vida del regenerado, hasta ser erradicada o desarraigada por el bautismo con el Espíritu Santo.
Este artículo puede dividirse en varias declaraciones:
1. El pecado es corrupción
2. El pecado es universal
3. El pecado es muerte espiritual
4. El pecado es aversión a Dios e inclinación al mal
5. El remedio decisivo para el pecado es el bautismo del Espíritu Santo.
Cada una de estas declaraciones está arraigada en las Escrituras y debe ser estudiada cuidadosamente.
Es importante recordar que la palabra "pecado" realiza una doble obligación en la Biblia y en la
teología, es decir, que se le usa con dos funciones:
a) Se emplea la palabra "pecado" para referirse a un acto malo y las decisiones de las que emanó ese
acto malo. En este sentido, generalmente está en plural. Los hombres son culpables de muchos
"pecados". "Todos pecaron" (Romanos 3:23) y "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para
perdonar nuestros pecados" (I Juan 1:9).
b) "Pecado," no sólo describe lo que hacemos en desobediencia o rebelión en contra del Señor, sino que
también se aplica a las tendencias y disposiciones que nos inclinan a desobedecer y rebelarnos. No sólo
somos "pecadores por elección" como lo escribiera un himnólogo sino también "extranjeros por
nacimiento" (nacidos en el pecado). Todo lo que hacemos es el reflejo de lo que somos. Detrás de
nuestras acciones hay una disposición o naturaleza. "Pecaminoso," no sólo se refiere a la conducta sino
también al carácter.
Es este segundo significado, el pecado como disposición, tendencia, naturaleza, o carácter al que se
refieren los términos "pecado original" y "depravación".
1. El Pecado Es Corrupción
Dios no creó al hombre en una condición pecaminosa. El Artículo V habla de "justicia original o estado
de pureza de nuestros primeros padres en la época de su creación".
FUENTES BIBLICAS
Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la
ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comiereis, ciertamente morirás (Génesis
2:16-17).
Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte
pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron (Romanos 5:12).
Véase también Génesis 1:26-27, 31; 2:7; 3:1-21; 5:1, 3; Job 14:1-4; Isaías 1:5-6; Salmos 51:5;
Efesios 4:20-24.
Por estos versículos vemos con claridad que todos los descendientes de Adán y Eva han quedado
privados de la santidad original en la que fueron creados nuestros primeros padres. El resultado de esta
"privación" es que todos hemos nacido con una corrupción de la naturaleza moral que nos inclina al
mal.
Los teólogos han tratado en muchas maneras de describir la "caída de la humanidad". Está conceptuada
como una exagerada centralización del yo en la cual el ego es el único centro de referencia. Se le
considera como una "torcedura" o "deformación" de la naturaleza moral. Es la corrupción de una rama
cortada de la vida de la vid (Juan 15:1-2). Es un mal positivo resultante de la pérdida de una correcta
vinculación con Dios-como aparecen las tinieblas por la ausencia de la luz, la ceguera por la ausencia
de la vista y la pobreza por el despilfarro de los bienes.
PARA SU CONSIDERACION
1. En sus propias palabras, exprese: ¿Qué enseña la Biblia en cuanto al carácter o naturaleza del
hombre aparte de la gracia redentora de Dios
2. ¿Cómo podría aplicarse con corrección la terminología "pecado original" a tal condición o naturaleza
2. El Pecado es Universal
La enfermedad afecta a todos sin excepción y los síntomas arruinan todas las vidas. Este también es el
claro testimonio de las Escrituras.
FUENTES BIBLICAS
Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá (Jeremías 17:9).
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda
maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros
(1 Juan 1:9-10).
Véase también 1 Reyes 8:46; Proverbios 20:9 Eclesiastés 7:20; 8:11; 9:3; Mateo 15:19-20; Juan 3:6;
Romanos 1:28-32; 3:9-18, 23; Efesios 2:2-3; 4:17-19.
Jamás se ha hecho una descripción más realista de la naturaleza humana sin Dios que la presentada en
los versículos citados. Aunque muchos teólogos en la primera parte del siglo XX eran muy optimistas
en cuanto a las posibilidades del progreso humano, dos guerras mundiales, la amenaza de una tercera,
la matanza de seis millones de judíos y el martirio de millares de cristianos bajo el comunismo ateo,
todo esto se ha combinado para cambiar la totalidad del pensamiento. Ahora, es demasiado evidente
que el corazón del hombre no redimido es "engañoso sobre todas las cosas y desesperadamente malo."
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cuál sería la aplicación práctica de versículos como los mencionados ante la pretensión de que el
hombre tiene dentro de sí la chispa divina que sólo necesita ser avivada para transformarse en una
llama de vida espiritual.
2. ¿Qué evidencias podría usted agregar para demostrar que "todos pecaron" y que la naturaleza moral
del hombre es corrompida desde su nacimiento
3. El Pecado es Muerte Espiritual
La muerte física fue el resultado del pecado. La naturaleza misma del pecado es muerte espiritual
(Génesis 2:16-17; 3:1-8). La muerte, en la Biblia, siempre significa una separación violenta,
terminante. La muerte física consiste en la separación del espíritu y alma del cuerpo. La muerte
espiritual es la separación del alma de Dios. "La muerte segunda" (Apocalipsis 2:14) es la separación
eterna de la Fuente de luz y vida en Dios. "Muerte" al pecado y al mundo es el apartamiento de ellos
(Romanos 6:6-7; Gálatas 6:14).
FUENTES BIBLICAS
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor
nuestro (Romanos 6:23).
Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados (1 Corintios 15:22).
¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria Ya que el aguijón de la muerte es el
pecado, y el poder del pecado, la ley (1 Corintios 15:55-57).
Véase también Romanos 5:12; 8:6, 7, 13; Gálatas 6:7-8; Efesios 2:1, 4-5; Colosenses 2:13;
Apocalipsis 20:14-15.
Los teólogos a menudo describen la depravación como "total". Esto no quiere decir que todos los
hombres sean tan malos como pueden serlo. Significa que cada parte de la personalidad humana no
redimida está contaminada con el pecado y "muerta" en lo que toca a la verdadera justicia.
PARA SU CONSIDERACION
1. Díganos en sus propias palabras, ¿qué entiende por depravación total
2. ¿Tienen las ideas expresadas en estos versículos alguna vinculación con la declaración de Jesús "os
es necesario nacer otra vez" (Juan 3:3-7).
3. Discuta la declaración: "el pecado tiene hedor de muerte."
4. El Pecado es Enemistad Contra a Dios
La inclinación al mal y el aborrecimiento a Dios son las evidencias de la naturaleza humana caída.
Estas ideas ya han sido manifestadas en los textos de las secciones 1-3. El pecado es anarquía. Es la
inclinación moral sobre la cual es más fácil descender que ascender.
FUENTES BIBLICAS
Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría,
hechicería, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios,
borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he
dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios (Gálatas 5: 19-21).
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley (1 Juan
3:4).
Véase también Isaías 1:2-4; Romanos 5:1, 10; 7:14-25; Colosenses 1 :21-22.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Conoce usted alguna secta o culto religioso de nuestros días que niegue que las personas no
regeneradas son pecaminosas y que enseñe la bondad innata del alma ¿Cuál de estas referencias
bíblicas usaría usted para refutar esa idea
2. ¿Hay alguna explicación para el estado de la moral de la sociedad y el curso de la historia, aparte de
la verdad expresada en estas referencias escriturales
5. El Remedio Final Para el Pecado
El "pecado original" continúa en su curso hacia abajo en la experiencia del convertido cristiano al
adoptar lo que la Biblia llama "la carne," "deseo carnal," "el viejo hombre," o "raíz de amargura". En
esta forma existe (pero no domina) en el corazón del creyente no santificado hasta que es "erradicado"
(o desarraigado) por el bautismo del Espíritu Santo.
Un examen más amplio de este punto, y que será reservado hasta entonces, se hará en el capítulo X. Sin
embargo, este es el único lugar en los Artículos de Fe donde encontramos el término "erradicar". Se ha
aducido la objeción de que la mencionada palabra no es bíblica. Eso es verdad; no aparece en la Biblia.
Las expresiones escriturales son "crucificar," "destruir," "mortificar" (matar) y "librar de"-pero tienen el
mismo significado.
FUENTES BIBLICAS
Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en
semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia
de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu
(Romanos 8:2-4).
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien, no sea que alguno
deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos
sean contaminados; no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida
vendió su primogenitura. Porque ya sabéis, que aún después, deseando heredar la bendición, fue
desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas (Hebreos
12: 14-17).
Véase también Romanos 6:6-7; 8:6-9; I Corintios 3:1-3: Gálatas 5:17, 24; Efesios 4:20-24;
Colosenses 3:5-11.
PARA SU CONSIDERACION
1. Note la variedad de términos en estas páginas para referirse al pecado interior. ¿Puede usted agregar
otros usados frecuentemente
2. ¿Qué sugiere esta verdad respecto a la necesidad de una experiencia de santidad
Capítulo 7 - El Significado de la Cruz
Los Artículos de Fe pasan de la necesidad del hombre a la provisión de Dios. Esto último se ha
resumido en el término "propiciación," palabra que literalmente significa que hay o ha habido
"reconciliación" donde antes hubo una situación de enemistad, así como la base sobre la cual es posible
esa reconciliación:
VI. LA PROPICIACION
Creemos que Jesucristo, por sus sufrimientos, al verter su preciosa sangre y por su muerte meritoria en
la cruz, hizo una propiciación plena; que esta propiciación es la única base de la salvación, y que es
suficiente para todo individuo de la raza de Adán. La propiciación es benignamente eficaz para la
salvación de los irresponsables y para los niños en su inocencia, pero para los que llegan a la edad de
responsabilidad, solamente es eficaz para su salvación cuando se arrepienten y creen.
Encontramos que la Biblia, enseña con suma claridad que la muerte y la resurrección de Jesucristo
constituyen el fundamento de nuestra salvación. Esta verdad constituye casi el tema entero del Nuevo
Testamento. Del hecho estamos seguros, aunque no nos sea posible explicar totalmente cómo sucedió.
El Artículo VI hace cuatro declaraciones acerca de la muerte expiatoria de Cristo:
1. La propiciación es esencial
2. La propiciación es universal
3. La propiciación protege a aquellos que no son moralmente responsables
4. La propiciación es condicional
1. La Propiciación es Esencial
La demanda cristiana es completamente absoluta:
Solamente mediante Cristo y su muerte en la cruz hay reconciliación entre Dios y el hombre. El pecado
humano debe ser expulsado por algunos medios antes que el hombre pueda ser reconciliado con su
Hacedor. Las demandas de la ley quebrantada de Dios deben ser satisfechas.
El perdón siempre es costoso. No es posible encogerse de hombros y hacer a un lado el mal y decir:
"No tiene importancia". Dios mismo decidió pagar el costo de nuestro perdón demostrando de esta
manera su amor y gracia.
FUENTES BIBLICAS
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en
él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16).
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6).
Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no
con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin
mancha y sin contaminación (I Pedro 1:18-19).
Véase también Hechos 4:12; Romanos 5:8; I Corintios 1:18; 15:3; Tito 2:11-14; I Juan 4:9.
PARA SU CONSIDERACION
¿Existe alguna alternativa al camino de la cruz Si no la hay, ¿cuán importante es predicar a Cristo, y a
éste, crucificado
2. La Propiciación es Universal
Algunos han pretendido que Cristo murió por la salvación de un cierto número de personas a quienes
llaman "los escogidos". A todos los demás se ha abandonado a que mueran en sus pecados sin
posibilidad de salvación.
Para refutar esa idea, el Artículo VI afirma que la muerte de Cristo en la cruz es "suficiente para cada
individuo de la raza humana". "Los elegidos" son todos aquellos que reciben a Cristo como su Salvador
y permanecen en El.
FUENTES BIBLICAS
El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado
del mundo (Juan 1:29).
Así que, como por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera
por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida (Romanos 5:18).
Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de
honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por
todos (Hebreos 2:9).
Véase también Juan 3:15-1 7; 11 Corintios 5:14-15, 21; Gálatas 4:4-5; 1 Timoteo 2:6; Tito 2:11-14; I
Juan 2:2; Apocalipsis 5:9.
Por cuanto la propiciación es condicional tanto como universal, el hecho de que Cristo murió por todos
no significa que todos serán salvos. El arrepentimiento y la fe son necesarios para recibir los beneficios
provistos por la cruz (véanse los Artículos VIII y IX).
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿En qué palabras o frases encuentra usted que todos están incluidos bajo la provisión de la muerte
expiatoria de Cristo
2. ¿Cómo refutan estos pasajes bíblicos la declaración de que Dios ha predestinado a algunos para la
vida eterna y a otros para la condenación eterna
3. La Propiciación Cubre a las Personas que no son Moralmente Responsables
Las Sagradas Escrituras no declaran directamente que "la expiación es eficaz por gracia para la
salvación de los irresponsables y niños en la edad de inocencia," pero esta doctrina está implicada en lo
que dice la Biblia acerca de la aplicación universal de los méritos de la muerte de Cristo.
Los niños pequeños y las personas incapaces de reconocer lo bueno y lo malo están cubiertos por la
misericordia y la gracia de Dios. Por ejemplo, la actitud de Jesús hacia los pequeños (Mateo 18:3;
19:14) hace completamente imposible la doctrina de la condenación de los niños, que apoyan algunos
teólogos.
4. La Propiciación es Condicional
El valor de la muerte expiatoria de Cristo para aquellos que han llegado a la edad de la elección
responsable depende de que esas personas acepten a Cristo como Salvador y Señor personal.
La expiación y sus beneficios concomitantes nos incluyen a todos. Nadie está excluido por algún
decreto de Dios. Sin embargo, el que una persona sea o no sea salva depende de cómo responda a la
invitación del evangelio en obediencia y fe.
FUENTES BIBLICAS
A todos los sedientos: venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid,
comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro
trabajo en lo que no sacia Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con
grosura (Isaías 55:1-2).
Diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el
evangelio (Marcos 1:15).
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por
obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2:8-9).
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con
él, y él conmigo (Apocalipsis 3:20).
Véase también Isaías 55:6-8; Mateo 11:28-30; Lucas 24:47; Juan 1:11-13; Juan 3:16-19, 36; 5:24;
Hechos 16:30-31; Romanos 1:16; 5:1.
El arrepentimiento y la fe son en efecto dos partes de un acto (véase Artículo VIII). El arrepentimiento
es volverse del pecado y confianza en sí mismo; y la fe consiste en dirigirse al Salvador dependiendo
de su gracia salvadora. El Nuevo Testamento griego emplea el mismo término para lo que en nuestras
versiones se traduce por incredulidad y desobediencia (apeithaea, apeitheo: Juan 3:36; Hechos 14:2;
17:5; 19:9; Romanos 10:21; 11:30-32; Efesios 2:2; 5:6).
PARA SU CONSIDERACION
1. En sus propias palabras haga un resumen sobre la extensión y significado de la propiciación de
Cristo.
2. ¿Qué versículo o versículos le parece que expresan mejor el sentido y valor de la cruz en la
experiencia cristiana
Capítulo 8 - Libertad de Elección del Hombre
¿Por qué algunas personas se arrepienten y creen, mientras otras no lo hacen Contrariamente a todos
los criterios que limitan la salvación a los que fueron electos por Dios desde antes de la fundación del
mundo, el Artículo VII afirma la realidad de la decisión responsable del hombre.
VII. EL LIBRE ALBEDRIO
Creemos que la creación del hombre a la imagen de Dios, incluyó la capacidad de escoger entre el bien
y el mal y que por ello, fue hecho responsable; que por la caída de Adán llegó a ser depravado, de tal
modo, que no puede, por sus propias fuerzas naturales y obras, tornarse y prepararse para la fe y la
oración a Dios; pero la gracia de Dios por Jesucristo se concede gratuitamente a todos los hombres,
capacitando a todos los que quieren tornarse del pecado a la justicia, a creer en Jesucristo para perdón y
limpieza del pecado, y a seguir las buenas obras agradables y aceptables a su vista.
Creemos que el hombre, aunque posea la experiencia de la regeneración y de la entera santificación,
puede caer de la gracia y apostatar y, a menos que se arrepienta de su pecado, se perderá eternalmente y
sin esperanza.
Estos son los asuntos importantes tratados en este artículo:
1. La naturaleza de la libertad humana
2. Efectos limitantes del pecado original
3. Gracia previsora o preveniente
4. Salvación condicional
1. La Naturaleza de la Libertad Humana
De principio a fin, la Biblia da por sentado que los seres humanos son libres para hacer decisiones
responsables. El hombre no es una máquina o un autómata, sino una criatura capaz de hacer decisiones
en asuntos de bien o de mal.
FUENTES BIBLICAS
A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la
muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando
a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de
tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que
les había de dar (Deuteronomio 30:19-20).
Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la
presencia del Señor tiempos de refrigerio (Hechos 3:19).
Véase también Génesis 1:27; 2:7, 16-17; 3:1-6; Josué 24:15; 1 Reyes 18:21; Mateo 23:37; Hechos
2:28; Romanos 1:20-21; Hebreos 11:24-26.
Todos los mandatos, amonestaciones y exhortaciones de la Biblia dan por sentado que el hombre tiene
la capacidad para responder; los seres humanos pueden obedecer o desobedecer, pero, cualquier cosa
que hagan es el resultado de decisiones hechas por ellos mismos-y de las que son responsables.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Habrá algún sentido en el cual una persona sería moralmente responsable por lo que no pudo
cambiar o evitar
2. Haga una lista de palabras claves en los pasajes de la Escritura que indiquen la libertad de la gente
para elegir a favor o en contra de Dios.
2. Los Efectos Limitadores del Pecado Original
Aunque en la naturaleza humana caída permanece cierta medida de libertad respecto a asuntos de
conciencia y de la ley moral, los efectos del pecado imposibilitan a la persona a guardar perfectamente
la ley de Dios o a salvarse a sí misma.
FUENTES BIBLICAS
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede
entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,
espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo (Juan 3:5-7).
Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos
salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por misericordia, por el lavamiento
de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros
abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser
herederos conforme a la esperanza de la vida eterna (Tito 3:4-7).
Véase también Mateo 5:20; Hechos 13:39; Romanos 3:19-20, 28; Gálatas 2:16; 3:10-11; Efesios 2:8-
9; II Timoteo 1:9; Santiago 2:10.
Sólo la fe que responde a la gracia de Dios nos capacita para recibir a Cristo como Salvador personal.
La capacidad para esta fe es uno de los dones de la "gracia preventiva".
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué significa "gracia" en una declaración tal como "somos salvos por gracia" ¿Cómo se vincula con
lo que merecemos
2. ¿Qué versículo o versículos muestran mejor que una persona no puede "levantarse por sí misma" en
lo concerniente a la salvación
3. Gracia Preventiva o Preveniente
La expresión "gracia preventiva" simplemente se refiere a la gracia (ayuda amante de Dios hacia los
indignos) que nos es dada antes que acudamos a Cristo. En oposición a los que sostienen que la gracia
de Dios sólo ayuda a aquellos que El "ha elegido," el Artículo VIII declara que la gracia de Dios hace
que todos los hombres puedan ser salvos. La conciencia y la convicción del Espíritu Santo son parte de
la "gracia anticipada."
FUENTES BIBLICAS
Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no
creen en mí (Juan 16: 8-9).
Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito
suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos (II Timoteo 1:9).
Véase también Hechos 11:18; 16:14; 1 Corintios 1:9, 23-29; II Tesalonicenses 2:13-14; Hebreos 9:15.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué es lo que específicamente hace el Espíritu Santo para preparar los corazones de la gente con el
fin de que reciban a Cristo
2. ¿Cómo llama Dios a los seres humanos para que sean salvos ¿Qué significa la "gracia preventiva"
para los cristianos que testifican a otros acerca de Cristo
4. La Salvación Condicional
El segundo párrafo del Artículo VII se opone directamente a la enseñanza de "la seguridad eterna" o
"perseverancia incondicional". Los que obedecen a Dios no carecen de seguridad "...ovejas... no
perecerán" (Juan 10: 27-28). Pero en el mismo texto, dijo Jesús: "me siguen" (v. 27). No hay promesa
de salvación final para las ovejas descarriadas o los "santos" que viven en pecado (I Juan 2:4; 3:6-9;
5:18) a menos que personalmente se arrepientan y vuelvan al Señor.
FUENTES BIBLICAS
Y tú, hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo: La justicia del justo no lo librará el día que se rebelare;
y la impiedad del impío no le será estorbo el día que se volviere de su impiedad; y el justo no podrá
vivir por su justicia el día que pecare. Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás, y él confiado en su
justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que
hizo. Cuando el justo se apartare de su justicia, e hiciere iniquidad, morirá por ello (Ezequiel 33:12-13,
18).
Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú, por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino
teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad
y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo,
si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado (Romanos 11:20-22).
Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no
queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego
que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres
testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo
de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al
Espíritu de gracia (Hebreos 10:26-29).
Véase también Isaías 59:13; Ezequiel 18:24, 26; Mateo 7:21-23; 24:13; Juan 15:1-6; Romanos 2:7; 1
Corintios 3:16-17; 9:27; 10:12; 15:1-2; II Corintios 6:1; Gálatas 2:16-18; 5:1, 4; Colosenses 1:21-
23; 1 Timoteo 1:18-19; 5:11-12; Hebreos 6:4-6; Santiago 1:14-16; 5:19-20; II Pedro 1:10-11; 2:20-
22; 3:17; I Juan 2:24; 5:12; Apocalipsis 3:5; 22:19.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Hay algún teólogo que tenga el derecho de anular el "si" condicional de las declaraciones que
conciernen a la relación continua del hombre con Dios
2. ¿No es parte importante de la verdadera seguridad evitar la presunción de una seguridad automática
para la cual no necesitamos hacer nada
3. ¿Qué peligros hay en el estado de una persona que ha caído, y está caída, de la gracia (Note que
Hebreos 6:4-6 y 10:26-29 tratan de la apostasía que es el paso siguiente y final en la caída después que
se ha retrocedido).
Fíjese que "vida eterna" es un don de tiempo presente, continuo y que tiene una referencia primaria a la
calidad de vida y relación con Dios, no sólo a la duración (Juan 17:3; I Juan 5:12). La fe, como
condición para la salvación final, se encuentra siempre en tiempo presente (Juan 3:15, 36; 5:24; 6:54-
todos son verbos en tiempo presente que indican acción continua). La fe es una actitud continua, no un
acto de una vez para siempre. Lo genuino de la fe de una persona está demostrado por la cualidad de su
vida (Santiago 2:17-26). Lo que se creyó una vez, más tarde puede ser rechazado.
El argumento "una vez hijo, siempre hijo" se derrumba cuando se ve que aquellos que nacieron hijos de
ira (Efesios 2:2-3) pueden llegar a ser hijos de Dios (Juan 1: 11-12). La analogía del nacimiento físico
se deshace en el reino espiritual. Según I Juan 3:6-9, ninguno que haya caído de la gracia (definiéndose
así al que vive consciente y deliberadamente en pecado), puede ser considerado hijo de Dios.

Capítulo 9 - Volviendo a Dios


Hay pocas palabras bíblicas que en la actualidad sean tan mal interpretadas como "arrepentimiento,"
porque para la mayoría ese término significa "tristeza por el pecado"-es decir, asunto de sentimientos.
Pero la declaración bíblica es que "la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para
salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte" (II Corintios
7:10).
El arrepentimiento es una decisión que resulta en acción. La convicción que conduce a ésta puede
producir tristeza; la decisión puede venir en una crisis emocional; pero el arrepentimiento mismo es
una elección hecha en respuesta al llamamiento de Dios mediante su Espíritu.
VIII. EL ARREPENTIMIENTO
Creemos que el arrepentimiento, que es un cambio sincero y completo de la mente respecto del pecado,
con el reconocimiento de culpa personal y la separación voluntaria del pecado, se exige de todos los
que por acción o propósito, han llegado a ser pecadores contra Dios. El Espíritu de Dios da a todos los
que quieran arrepentirse, la ayuda benigna de la contrición de corazón y esperanza de misericordia,
para que crean en el perdón y logren la vida espiritual.
Podemos presentar las verdades esenciales del Artículo VIII en la siguiente manera:
1. El arrepentimiento es abandono del pecado.
2. El arrepentimiento es esencial para el perdón.
3. El arrepentimiento depende de la ayuda del Espíritu Santo.
4. El arrepentimiento y la fe van juntos.
1. El Arrepentimiento es Abandono del Pecado
El arrepentimiento implica una decisión en el presente y un propósito para el futuro; pero su principal
obra tiene que ver con los pecados del pasado. Nos arrepentimos de los pecados que hemos hecho y
abandonamos las prácticas pecaminosas que hemos seguido.
FUENTES BIBLICAS
El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia
(Proverbios 28:13).
No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento (Lucas 5:32).
Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres
en todo lugar, que se arrepientan (Hechos 17:30).
Véase también Jeremías 31:19; Ezequiel 14:6; 18:30; Hechos 8:22; I Juan 1:9; Apocalipsis 2:22;
9:20-21.
El arrepentimiento puede comenzar con un solo pecado o una clase de pecados. Pero no es completo
sino hasta que abarca el principio mismo del pecado-rebelión contra Dios y su voluntad para la vida.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué actitud hacia el pecado implica el arrepentimiento
2. ¿Ve usted alguna evidencia de que la confesión sin el abandono del pecado es sólo "la ostentación de
nuestro pecado ante el rostro de Dios"
2. El Arrepentimiento es Esencial para Obtener el Perdón
Hay varias referencias en el Nuevo Testamento que colocan a la fe como la primera condición para el
perdón de los pecados (Juan 3:16, 36; 11:25; Hechos 13:38-39; 16:31; Romanos 5:1; Efesios 2:8). Pero
ellas no niegan la necesidad del arrepentimiento. La fe y el arrepentimiento son dos lados del mismo
hecho (Véase Sección 4). Exactamente como uno no puede volverse del norte sin dar cara al sur,
tampoco puede volverse de sus pecados sin ponerse frente al Salvador. El arrepentimiento es darle la
espalda al pecado; la fe es voltear el rostro hacia el Salvador. Cuando cada una de ellas es genuina,
ambas acciones son inseparables.
FUENTES BIBLICAS
Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha
acercado (Mateo 4:17).
El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con
nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (II Pedro 3:9).
Véase también Mateo 3:2; Lucas 13:3, 5; 24:47; Hechos 2:38, 3:19; 5:31; 17:30.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Es posible recibir la salvación por la fe sin arrepentirse del pecado ¿Por qué no
2. ¿Qué hay en el pecado y en la salvación que hace que el arrepentimiento sea necesario
3. El Arrepentimiento Depende de la Ayuda del Espíritu Santo
No hay referencias escriturales específicas que traten sobre este tema; pero toda la enseñanza acerca del
Espíritu Santo en el Nuevo Testamento lo implica. Todo lo que tenemos en la vida espiritual nos viene
por el Espíritu Santo. El dolor del corazón que coincide con la respuesta en fe obediente al llamado de
Dios es la obra del Espíritu Santo en el interior del ser humano.
FUENTES BIBLICAS
Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento (Mateo 3:8). ¿O menosprecias las riquezas de su
benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento
(Romanos 2:4).
Véase también Juan 16:7-11; Hechos 26:20; Romanos 8:9; Apocalipsis 2:5.
PARA SU CONSIDERACION
¿Es en algún sentido el arrepentimiento una forma de "buenas obras" que nos ganan cierto derecho al
favor de Dios ¿Por qué es esto una imposibilidad
4. El Arrepentimiento y la Fe van Juntos
Ha habido mucha discusión en cuanto a si hay condiciones del perdón y cuáles son. Hay quienes dicen
que la única condición es la fe; otros añaden el arrepentimiento y la confesión. Como se indica en la
Sección 2, la fe nunca opera sola. Es otra modalidad del cambio total de mente en cuanto al pecado; eso
es el verdadero arrepentimiento bíblico.
FUENTES BIBLICAS
Testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor
Jesucristo (Hechos 20: 21).
Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no
echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios (Hebreos 6:1).
Véase también Mateo 21:32; Marcos 1:15; II Timoteo 2:25-26.
Ni la fe ni el arrepentimiento son en manera alguna obras meritorias. Constituyen simplemente la
obediencia al llamado de la gracia divina, obediencia hecha posible por la ayuda del Espíritu Santo. La
salvación es un don recibido-ya sea como algunos han pretendido, otorgada "sin el conocimiento o
consentimiento" de la persona, o sea que la mano de fe se alargó para recibirla. La salvación es en
cualquier sentido, "del Señor". Nuestra parte es tomar lo que El da; en ninguna manera "se merece o
gana" el don.
PARA SU CONSIDERACION
1. En sus propias palabras, describa la relación recíproca entre el arrepentimiento y la fe y también
entre el primero y la gracia salvadora de Dios.
2. ¿Cómo contestaría a la noción de los calvinistas extremistas de que la necesidad de alguna respuesta
humana introduce un elemento de "obras" o "méritos" para la salvación

Capítulo 10 - La Primera Obra de Gracia


La fe obediente en arrepentimiento y confesión de pecados conduce a lo que, usando diversos nombres,
la Biblia llama perdón, conversión, justificación, salvación inicial, reconciliación, regeneración, nuevo
nacimiento, o llegar a ser "nueva criatura" o cristiano. En un sentido muy real, los cristianos no son
hechos "sino nacidos."
IX. LA JUSTIFICACION, LA REGENERACION Y LA ADOPCION
Creemos que la justificación es aquel acto benigno y judicial de Dios, por el cual El concede pleno
perdón de toda culpa, la remisión completa de la pena de los pecados cometidos, y la aceptación como
justos de los que con fe reciben a Jesucristo como su Señor y Salvador.
Creemos que la regeneración o el renacimiento, es aquella obra benigna de Dios, por la cual la
naturaleza moral del creyente arrepentido se vivifica espiritualmente y recibe una vida distintivamente
espiritual, capaz de fe, amor y obediencia.
Creemos que la adopción es aquel acto benigno de Dios, por el cual el creyente justificado y
regenerado, se constituye en hijo de Dios.
Creemos que la justificación, la regeneración y la adopción, son simultáneas en la experiencia de los
que buscan a Dios, y se obtienen por el requisito de la fe, precedida por el arrepentimiento; y el Espíritu
Santo testifica a esta obra y estado de gracia.
En el Artículo IX deben considerarse estos cuatro puntos principales:
1. La naturaleza de la justificación
2. El significado del nuevo nacimiento
3. La adopción
4. El testimonio del Espíritu
1. La Naturaleza de la Justificación
En el corazón de la idea de la justificación está el perdón. La justificación trata con los pecados del
pasado. Es el perdón total de Dios, y hace ambos, quita la culpa y cancela el castigo por los pecados
cometidos. El castigo por el pecado es la muerte espiritual ahora, y finalmente, "la muerte segunda,"
separación eterna de Dios. Es quitado cuando se recibe el perdón. En algunos casos, el pecado deja
consecuencias que tienen que sufrirse toda la vida-y en estos casos la gracia de Dios ayuda al cristiano
a hacerlo. Ejemplos de esta clase de consecuencias del pecado son las confusiones sociales (como el
divorcio y las segundas nupcias) y las enfermedades físicas derivadas de los abusos corporales.
FUENTES BIBLICAS
Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, y que de
todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel
que cree (Hechos 13:38-39).
Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros
también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley,
por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado (Gálatas 2:16).
Véase también Lucas 18:13-14; Romanos 3:26-28; 5:1, 9, 18; Gálatas 3:24; Santiago 2:20-26.
PARA SU CONSIDERACION
1. Cuando la palabra "obras" en Santiago se considera debidamente como la obediencia del amor, ¿cree
usted que hay alguna contradicción entre lo que él enseña y lo que Pablo escribe
2. Según estos pasajes, ¿cuál es el fundamento de la justificación
2. Significado del Nuevo Nacimiento
La "regeneración" es la parte interior de la conversión. La justificación es perdón y ocurre en la mente
de Dios. La regeneración es el aspecto experimental, psicológico de la conversión y resulta en la
renovación de los sentimientos de una persona y la infusión en ella de la vida resucitada de Cristo. Por
la regeneración, la justicia imputada de la justificación se transforma en justicia actualmente impartida
por la gracia divina.
Algunas iglesias describen la vida cristiana como un perdón perpetuo para pecados constantes. Sin
embargo, el Nuevo Testamento enseña claramente que una persona realmente "nacida del Espíritu" es
capaz de tener fe, amor y obediencia al grado de no cometer pecado voluntario y consciente.
FUENTES BIBLICAS
A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron; mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su
nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de
voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios (Juan 1:11-13).
Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Y sabéis
que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Todo aquel que permanece en él,
no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace
justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde
el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es
nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar,
porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel
que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios (I Juan 3:4-10).
Véase también Juan 3:1-7; 5:14; Romanos 6:1-4; Gálatas 2:17-18; 4:19; Tito 3:4-8; Hebreos 10:26-
27; Santiago 1:18; I Pedro 1:22-23; I Juan 2:1-4; 5:1, 18.
El hecho de que los creyentes sigan siendo humanos y estén sujetos a errores, falta de memoria, errores
de juicio y debilidades corporales y mentales no anula las promesas divinas de una vida de victoria.
Pero si bien Dios no hace concesiones para el pecado en la vida cristiana, El sí hace provisión para el
mal por si acaso el creyente llegara a rendirse a la tentación (1 Juan 2:1-2). Pero esa rendición nunca es
necesaria (1 Corintios 10:13). La oración: "Perdónanos nuestras deudas" (Mateo 6:12), o "pecados"
(Lucas 11:4), debe considerarse a la luz de Mateo 6:14 y 18:21-35. Nuestro perdón solamente es válido
conforme nosotros perdonamos a los demás.
La mejor interpretación de Romanos 7:14-24 es verlo como una página de la experiencia de Pablo antes
de su conversión. Seguramente no debe interpretarse de tal modo que contradiga a Romanos 6:15-23 y
8:2-4.
Pero si un cristiano cometiera pecado, inmediatamente debe confesarlo y recibir el perdón prometido.
Negar o excusar el pecado sólo sirve para arrastrar su culpabilidad al subconsciente donde contamina y
envenena la completa vida espiritual.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cuál es la respuesta de estos versículos a la aseveración de que el cristiano necesariamente debe
"pecar todos los días, en palabra, pensamiento y hechos"
2. ¿Es correcto definir el término "pecado" de modo tal que nulifique el efecto de la palabra de Dios
3. La Verdad Adicional de la Adopción
"Adopción" es un término que se encuentra en el Nuevo Testamento solamente en los escritos de Pablo.
Proviene de la costumbre y la ley romanas. Un hijo o hija de una familia podía pasar a serlo de otra
como si realmente fuera de ella. La persona así adoptada tenía los mismos derechos y responsabilidades
que el hijo engendrado.
Algunos se han preguntado por qué la idea de adopción tuvo que ser usada en adición a la del nuevo
nacimiento. La adopción agrega dos elementos muy importantes a la experiencia cristiana: el
conocimiento de ser hijo de Dios y la seguridad de la herencia de Cristo. Es innegable que han nacido
millones de huérfanos en el mundo. Pero muchos de ellos ignoran quiénes fueron sus padres y por lo
tanto, no tienen esperanza de recibir herencia alguna.
FUENTES BIBLICAS
Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido
el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro
espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos
con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados
(Romanos 8:15-17).
Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.
Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la
ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y
por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba,
Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo
(Gálatas 4:3-7).
Véase también II Corintios 6:17-18; Efesios 1:3-6.
Note la unión de las ideas de seguridad y herencia con la de adopción-particularmente en los pasajes de
Romanos y Gálatas. Los cristianos son hijos de Dios en dos maneras: por ser "nacidos de nuevo" y por
haber sido adoptados.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Cuál es el valor práctico de la idea de la adopción en la vida cristiana
2. ¿Qué está implicado en ser "heredero" y "coheredero"
4. El Testimonio del Espíritu
La justificación, la regeneración y la adopción son distintas dimensiones de la misma obra de gracia
divina. Todas éstas ocurren en el corazón de una persona cuando, en arrepentimiento y fe acepta la
oferta de salvación de Dios. El "testimonio del Espíritu" es la seguridad de que le ha sido otorgado el
perdón prometido y que ha comenzado la vida nueva. En sí mismo, no es una emoción, aunque como
resultado pueda producir gran gozo.
FUENTES BIBLICAS
El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios... y si hijos, también
herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para
que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8: 16-17).
Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por
el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran
sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe,
purificando los corazones de mala conciencia; y lavados los cuerpos con agua pura (Hebreos 10:19-22).
Véase también Romanos 8:23; 1 Corintios 2:12; II Corintios 1:20-22; 5:5; Gálatas 4:6; Efesios 1:13-
14; Hebreos 10:35; I Juan 3:24; 4:13; 5:6-13.
En I Juan se recalca el aspecto de "sabemos" de la seguridad cristiana. Se ha dicho que el Evangelio de
Juan fue escrito para que sus lectores pudieran tener vida eterna (Juan 20:31); mientras que la Primera
Epístola de Juan fue escrita para que quienes la leyeran pudieran saber que la tienen (I Juan 5:13).
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Puede usted pensar en algunas clases de experiencias a las cuales pueda compararse el testimonio
del Espíritu
2. ¿Cómo se vincula el testimonio del Espíritu con los sentimientos ¿Cuál es la causa y cuál el efecto

Capítulo 11 - Significado y Alcance de la


Santificación
En su empleo más amplio, la "santificación" incluye todo lo que Dios hace en nosotros mediante su
Espíritu al librarnos del poder y presencia del pecado original. Por lo tanto es apropiado, como se ha
hecho algunas veces, referirse al nuevo nacimiento como "santificación inicial".
Pero, normalmente, cuando hablamos de la santificación dentro de la estructura de la vida cristiana, nos
referimos a "la entera santificación." Esta es una frase que proviene casi directamente de I
Tesalonicenses 5:23-24.
X. LA ENTERA SANTIFICACION
Creemos que la entera santificación es aquel acto de Dios, subsecuente a la regeneración, por el cual
los creyentes son hechos libres de pecado original, o depravación, y son transformados a un estado de
entera devoción a Dios, y a la obediencia de amor hecho perfecto.
Se obra por el bautismo con el Espíritu Santo, y encierra en una sola experiencia la limpieza del
corazón de pecado, y la presencia real y permanente del Espíritu Santo, dando al creyente el poder
necesario para llevar una vida santa y servicial.
La entera santificación se provee por la sangre de Jesús se obra instantáneamente por la fe, precedida
por la entera consagración; y el Espíritu Santo da testimonio a esta obra y estado de gracia.
Esta experiencia se conoce también por varias expresiones representando sus diferentes frases, tales
como "La Perfección Cristiana," "El Amor Perfecto," "La Pureza de Corazón," "El Bautismo del
Espíritu Santo," "La Plenitud de la Bendición" y "La Santidad Cristiana."
Una nota adicional se da en las "Reglas Especiales" a las que se llama la atención por medio de un
asterisco al final del Artículo X y que dice así:
CRECIMIENTO EN LA GRACIA
Hay una distinción marcada entre un corazón perfecto y un carácter perfecto. El primero se obtiene
instantáneamente- es el resultado de la entera santificación; pero el segundo es el resultado del
crecimiento en la gracia.
Nuestra misión al mundo no es solamente la de propagar la santidad bíblica como una doctrina, sino
también que seamos "ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe,
en limpieza." Nuestro pueblo debe dar atención cuidadosa al desarrollo de la santidad en el temor del
Señor y al cultivo de las virtudes cristianas en el corazón, y su manifestación en la vida diaria.
El Artículo X y lo mencionado sobre el "Crecimiento en la Gracia" nos llaman la atención a los
siguientes asuntos:
1. La entera santificación sigue a la regeneración.
2. La santificación es la obra del Espíritu Santo.
3. La santificación produce limpieza de pecado.
4. La santificación es poder tanto como limpieza.
5. Las condiciones son consagración y fe.
6. La santificación se describe con varios términos.
7. La pureza debe conducir a la madurez.
1. La Entera Santificación Sigue a la Regeneración
Algunas veces se llama a la entera santificación la "segunda obra de gracia," o "la segunda bendición".
La verdad que imparten estos términos es que sigue a la conversión. Sólo aquellos que son cristianos en
el sentido bíblico pueden ser santificados.
FUENTES BIBLICAS
Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son; santifícalos en
tu verdad; tu palabra es verdad. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de
creer en mí por la palabra de ellos (Juan 17:9, 17, 20).
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en
sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo,
sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea
la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:1-2).
Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea
guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual
también lo hará (1 Tesalonicenses 5:23-24).
Véase también Isaías 6:1-6; 35:8-10; Juan 14:15-17; Hechos 1:8; 8:14-1 7; 19:1-2; Romanos 6:19; II
Corintios 7:1; 1 Tesalonicenses 1:1-4; 5:3, 7-8; Hebreos 6:1-2; 12:14-1 7; 13:12-13; I Pedro 1:14-16;
I Juan 1:7; 3:1-3.
Estas selecciones bíblicas son claras en lo que concierne al estado espiritual de las personas a las que
son dirigidas o acerca de quienes fueron escritas. (Note que, según Isaías 1:1, el profeta ya había sido
llamado y también profetizado durante el reinado de Uzías. Fue la muerte del mencionado rey lo que
fechó su visión de la santidad de Dios en el templo). Si la plenitud del Espíritu, santificación y
limpieza, están disponibles sólo para los que ya son cristianos, entonces, es una obra "subsecuente a la
regeneración".
Vemos que los creyentes necesitan una experiencia posterior, en pasajes tales como Lucas 24:49; 1
Corintios 3:1-3; Gálatas 5:17; Efesios 4:20-24; Santiago 4:1-8, tanto como en muchas exhortaciones y
mandatos, oraciones y ruegos que aparecen en las cartas del Nuevo Testamento-todas dirigidas a
creyentes.
PARA SU CONSIDERACION
1. Haga un resumen de la evidencia de que estos versículos bíblicos indican que la entera santificación
es "subsecuente a" o sigue a la regeneración.
2. Cuando se llega a la interpretación del contenido de las epístolas del Nuevo Testamento, ¿qué
importancia tiene el hecho de que sean todas dirigidas a cristianos
2. La Santificación es la Obra del Espíritu
Como hemos visto, la obra del Espíritu Santo comienza con nosotros antes de convertirnos. En la
regeneración somos "nacidos del Espíritu," "tenemos" el Espíritu y somos guiados por El como
cristianos (Romanos 8:9, 14-17). La entera santificación es el subsecuente bautismo del Espíritu o el
ser "llenos del Espíritu" (Efesios 5:18).
FUENTES BIBLICAS
Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no
soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador
está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que
nunca se apagará (Mateo 3:11-12).
Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor,
de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el
Espíritu y la fe en la verdad, a la cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de
nuestro Señor Jesucristo (H Tesalonicenses 2:13-14).
Véase también Marcos 1:8; Juan 1 7:7-11; Hechos 1:5; 2:1-4; Romanos 15:16; Efesios 5:18, 25-27; 1
Pedro 1:1-2.
Repase nuevamente Juan 14:15-17 y note lo que Jesús les dice a sus discípulos acerca de "conocer" al
Espíritu y de que estaba con ellos, en relación con la promesa más completa de que el Espíritu Santo
sería "en" ellos, para permanecer con ellos para siempre. Aunque estas palabras tienen un lado histórico
o dispensacional, todo el conjunto muestra que también representan la experiencia cristiana personal.
Nótese también que el versículo 23, al compararlo con el 17, muestra que "con" y "en" no deben ser
tomados como que significan un contraste espacial entre "fuera de" y "dentro de". Más bien describen
distintas relaciones con el Espíritu Santo. El mismo Espíritu que es fuente de nuestra vida también ha
de volverse el Manantial de pureza y poder.
PARA SU CONSIDERACION
1. Recordando que el Espíritu Santo es la fuente de toda vida y gracia espiritual, ¿en qué sentido
especial puede ser considerado el Autor de la santificación
2. Según la promesa de Jesús, ¿cuál sería la misión especial del Consolador en las vidas de sus
discípulos
3. La Santificación Resulta en la Limpieza de Pecado
Por definición, santificación quiere decir apartar para los propósitos divinos y liberación del pecado.
Ahora dedicaremos nuestra atención a probar que la entera santificación implica la limpieza completa
del corazón.
FUENTES BIBLICAS
Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve (Salmos 51:7).
Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a
nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones (Hechos
15:8-9).
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a
sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa
y sin mancha (Efesios 5:25-27).
Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de
Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado (I Juan 1:7).
Véase también Salmos 24:3-4; Mateo 5:8, 48; Romanos 6:6-7; 8:2-4, 6-9; II Corintios 7:1; Gálatas
5:17, 24; 1 Timoteo 1:5; Tito 2:11-14; Hebreos 13:12; Santiago 4:8; I Pedro 1:14-16; I Juan 1:9; 3:3.
La verdad que corre en común a través de todos estos versículos es la posibilidad de un corazón limpio.
Solamente si el pecado fuera identificado con la humanidad o con el cuerpo físico, la pureza de corazón
sería inherentemente imposible en esta vida. Tanto Adán y Eva, cuando al principio fueron creados,
como Jesús durante toda su vida terrenal, eran completamente humanos y tenían cuerpos físicos
normales; y sin embargo, no tenían mancha de pecado interior. El pecado es parte de la condición del
hombre, pero no de su naturaleza. Es una enfermedad, una fiebre, una desviación o torcedura de la
naturaleza moral. La enfermedad puede ser curada; la fiebre disminuida; lo torcido o desviado,
enderezado sin destruir la personalidad humana. El pecado es un intruso en la naturaleza del hombre;
una "obra del diablo" que Jesús vino a destruir (I Juan 3:4-8).
Nótese también que la limpieza "es provista por la sangre de Jesús". La cruz que asegura nuestra
justificación (Juan 3:16; Romanos 5:9) también nos santifica (Efesios 5:25-27; Hebreos 13:12; I Juan
1:7).
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Es concebible que el Espíritu Santo pueda llenar un corazón y no cure su pecaminosidad interior
2. Guiándose por Romanos 8:6-7, ¿cuál diría usted que es la marca distintiva de la mente carnal ¿Cuál
es la diferencia entre ésta y la humanidad
4. La Santificación es Poder Tanto como Limpieza
La entera santificación, realizada por el bautismo del Espíritu Santo, además de obrar la pureza interior,
le imparte al creyente poder para dar testimonio, para servir, para orar y en general para una vida santa.
El Libro de los Hechos es la principal fuente del Nuevo Testamento para que entendamos qué es el
poder del Espíritu.
FUENTES BIBLICAS
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8).
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (II
Timoteo 1:7).
Véase también Lucas 24:49; Romanos 15:13; 18-19; Hechos 4:31-33; 1 Corintios 2:45; 11 Corintios
4:7.
Note las diversas maneras en que se manifiesta el poder del Espíritu. A menudo, nosotros tendemos a
identificar el poder del Espíritu con lo espectacular. Pero el poder del espíritu es poder para ser y
soportar, más que para hacer obras que maravillen a los que nos miran.
PARA SU CONSIDERACION
1. Escoja y memorice el versículo que a su parecer declare mejor la promesa del poder del Espíritu y lo
que ese poder ha de lograr.
2. ¿Hasta qué grado varían los resultados del poder en las distintas circunstancias
5. Las Condiciones son Consagración y Fe
La entera santificación es obrada en nosotros cuando consagramos nuestro ser redimido y la recibimos
por la fe, de la misma manera que la regeneración requiere las condiciones del arrepentimiento y la fe.
El arrepentimiento, como ya hemos visto, es volverse de los pecados del pasado. La consagración
consiste en rendir a Dios la personalidad redimida, revivida de entre los muertos, rendida por completo
al propósito divino. Los pecadores son llamados al arrepentimiento. Sólo los cristianos pueden
consagrarse.
FUENTES BIBLICAS
Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad; sino presentaos
vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como
instrumentos de justicia (Romanos 6:13).
Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros
miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros
miembros para servir a la justicia (Romanos 6:19).
Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros
por la voluntad de Dios (II Corintios 8:5).
Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe
recibiésemos la promesa del Espíritu (Gálatas 3:14).
Véase también Hechos 6:5; 15:8-9; 26:16-18; Romanos 12:1-2; 13:11-14; II Corintios 8:5;
Colosenses 3:1-11; 1 Tesalonicenses 3:10; II Tesalonicenses 2:13.
Así como el Espíritu Santo da testimonio al creyente de su adopción como hijo de Dios, también hay
un testimonio del Espíritu a la entera santificación. No es un "don del Espíritu" (1 Corintios 12:4-7, 28-
31), aunque la capacidad de hablar lenguas extranjeras sin haberlas aprendido acompañó al bautismo
del Espíritu Santo en el Pentecostés de Jerusalén (Hechos 2:6-11) y fue repetido en Cesárea (Hechos
10) y Éfeso (Hechos 19). Cuando las llamadas "lenguas extrañas" aparecen en el Nuevo Testamento (I
Corintios 14) no se menciona para nada al Espíritu Santo. La mención en I Corintios 14:15 se refiere al
espíritu humano, no al Espíritu Santo, tal como se puede ver por el uso de la e minúscula.
El testimonio del Espíritu a la entera santificación es una seguridad interior de que el sacrificio ofrecido
ha sido sellado (Efesios 1:13, 4:30), que es lo que Dios ha prometido. El ha hecho la obra. Esto se
confirma con mayor amplitud con el desarrollo de los frutos del Espíritu (Gálatas 5:22-23). La mayor
parte de las referencias del capítulo IX, sección 4, tiene que ver con la seguridad de la entera
santificación de la misma manera que aseveró la justificación.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué es lo que hay en estos versículos que específicamente muestra que sólo un cristiano puede
hacer la clase de consagración que conduce a la fe para la entera santificación
2. ¿Cómo puede saber un creyente que está santificado
3. ¿Qué paralelos puede usted encontrar entre el lado humano de la conversión y la parte del hombre en
la entera santificación
6. La Santificación Descrita por Varios Términos
"Santificación" y "santidad" son términos traducidos directamente del hebreo y del griego.
En adición a "santificación" y "santidad" la Biblia describe la experiencia cristiana más profunda en
maneras que dan origen a otros nombres.
a) Perfección Cristiana
FUENTES BIBLICAS
Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto (Mateo 5:48).
Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por
vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere
(Colosenses 4:12).
Véase también Lucas 6:40; Efesios 4:11-13; Filipenses 3:12, 15; Hebreos 6:1-3, 10-14; 13:20-21.
b) Amor Perfecto
FUENTES BIBLICAS
En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues
como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa
fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en
el amor (1 Juan 4:17-18).
Cuando la palabra "perfección" tiene que ver con seres humanos siempre debe ser calificada con el
adjetivo "cristiana" o "evangélica" para asegurarse que no se trata de alguna excelencia humanamente
conquistada. La perfección cristiana es una vinculación de unión con un Cristo perfecto (Hebreos 2:11).
El amor perfecto es tal que no admite rivales y sin embargo, es capaz de crecimiento.
c) Pureza de Corazón
FUENTES BIBLICAS
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios (Mateo 5:8).
Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y
de fe no fingida (I Timoteo 1:5).
Véase también Hechos 15:8-9; II Corintios 7:1; Santiago 4:8; 1 Juan 1:7.
d) El Bautismo del Espíritu Santo
FUENTES BIBLICAS
Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro
de no muchos días (Hechos 1:5).
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les
daba que hablasen (Hechos 2:4).
Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas
vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo (Hechos 11:16).
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu (Efesios 5:18).
Véase también Mateo 3:11-12; Marcos 1:8; Lucas 3:16-17; Juan 1:33; Romanos 6:4-7.
e) La Plenitud de la Bendición
FUENTES BIBLICAS
Y sé que cuando vaya a vosotros, llegaré con abundancia de la bendición del evangelio de Cristo
(Romanos 15:29).
f) Santidad Cristiana
FUENTES BIBLICAS
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la
santificación, y como fin, la vida eterna (Romanos 6:22).
Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no
desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo (I Tesalonicenses 4:7-8).
Véase también Romanos 6:19; Efesios 4:20-24; Hebreos 12:9-10, 14-17.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué demuestra la diversidad de términos en cuanto a la extensión y diferentes aspectos de esta
gracia de la santificación
2. A la luz de lo que usted ha leído, vea si puede escribir una definición de la entera santificación que
incluya los puntos esenciales de la obra.
7. La Pureza Debe Conducir a la Madurez.
La nota agregada a las "Reglas Especiales" del Artículo X hace hincapié en las diferencias entre la
experiencia que es obra de un momento y el largo proceso que dura toda la vida del crecimiento en la
gracia. La pureza de corazón es el resultado del poder de purificación del Espíritu Santo (Hechos 15:8-
9; I Juan 1:7); la madurez de carácter es el resultado del crecimiento en la gracia.
FUENTES BIBLICAS
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre,
templanza; contra tales cosas no hay ley (Gálatas 5:22-23).
Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y
maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de
Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón
perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes,
llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar
emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo
en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por
todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su
crecimiento para ir edificándose en amor (Efesios 4:11-16).
Véase también Juan 16:13-15; Hechos 2:46-47; II Corintios 7:1; Efesios 6:10-20; 1 Pedro 5:10; II
Pedro 1:4-11; 3:18; 1 Juan 1:7.
Note las diversas maneras en que estas escrituras señalan la necesidad del crecimiento en la gracia de la
santidad. Crecemos mediante la devoción personal, la participación en la vida y obra de la iglesia, el
testimonio, y al vivir victoriosamente a través de las pruebas y los sufrimientos.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué sucede cuando los cristianos asumen la actitud de que "ya lo tienen todo" o que han "llegado"
al límite máximo de la vida espiritual
2. ¿Qué dice la Escritura en cuanto a cuál es el límite ascendente del crecimiento cristiano ¿Cree usted
que alguno de nosotros llegará a lograrlo

Capítulo 12 - La Segunda Venida de Cristo


Los Artículos XI y XII tratan con lo que los teólogos denominan "escatología"-la doctrina de las "cosas
postreras," la finalización de la historia de esta tierra. El Artículo XI se refiere a la segunda venida de
Cristo.
XI. LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
Creemos que el Señor Jesucristo vendrá otra vez; que nosotros, los que vivimos y quedamos para la
venida del Señor, no precederemos a los que durmieron en Cristo Jesús, sino que, si permanecemos en
El, seremos arrebatados juntamente con los santos resucitados para encontrar al Señor en el aire, y así
estaremos siempre con el Señor.
Puede verse que el Artículo XI da lugar a las diferentes teorías acerca de los detalles de la venida de
Cristo. No presenta un itinerario de los eventos del tiempo del fin. Pero sigue la línea del énfasis
principal del Nuevo Testamento sobre la aparición personal de Cristo en busca de los suyos.
FUENTES BIBLICAS
Los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo Este mismo Jesús,
que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo (Hechos 1:11).
Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis
como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también
traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que
nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que
durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios,
descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los
que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en
el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras
(1 Tesalonicenses 4:13-18).
El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús
(Apocalipsis 22:20).
Véase también Lucas 17:20-37; 21:19-36; Juan 14:1-3; 1 Corintios 1:7-8; 15:22-26, 51-58; Filipenses
3:20-21; 1 Tesalonicenses 1:9-10; 2:19; 3:12-13; 5:1-10, 23; II Tesalonicenses 1:3-10; 2:1-13; II
Timoteo 3:1-5; Hebreos 9:27-28; Santiago 5:8; II Pedro 3:1-14; 1 Juan 3:1-3; Apocalipsis 11:15.
Notemos esto: los escritores del Nuevo Testamento tenían un interés profundo en que aquellos a
quienes se dirigían pudieran vivir siempre listos para el retorno del Señor. Jesús mismo había dicho:
"Negociad entre tanto que vengo" (Lucas 19:13) y "Por tanto, también vosotros estad preparados;
porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis" (Mateo 24:44). No podemos estar
debidamente "ocupados" a menos que estemos planeando nuestras vidas como si fuéramos a vivir en el
tiempo normal de una existencia humana sobre esta tierra, como si el Señor nunca volviera. Pero, por
otra parte, debemos vivir constantemente listos para la vuelta de nuestro Señor.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Ve usted en éstos (o en otros) versículos bíblicos algo que demuestre que la venida del Señor puede
ocurrir en cualquier tiempo
2. ¿Cuál es el valor práctico de esta línea de verdad bíblica

Capítulo 13 - La Doctrina de los Acontecimientos


Postreros
Esta doctrina bíblica se encuentra también en el área de la escatología, o doctrina de "las últimas cosas"
(véase el Capítulo XII). La palabra "escatología" viene de éscaton, "los últimos días" o "las últimas
cosas" y logos, "estudio o discurso acerca de algún asunto." La segunda venida de Cristo, la
resurrección, el juicio y el destino eterno, están incluidos en la escatología.
XII. LA RESURRECCION, EL JUICIO Y EL DESTINO
Creemos en la resurrección de los muertos, que los cuerpos tanto de los justos como de los injustos,
serán resucitados y unidos con sus espíritus-"los que hicieron bien saldrán a resurrección de vida, mas
los que hicieron mal, a resurrección de condenación."
Creemos en el juicio futuro en el cual todo hombre comparecerá delante de Dios para ser juzgado
según sus hechos en esta vida.
Creemos que a todos los que logran salvarse por creer en Jesucristo nuestro Señor y seguirle
obedientemente, se les asegura una vida gloriosa y eterna; y que los finalmente impenitentes sufrirán
eternalmente en el infierno.
Los diversos asuntos incluidos en este artículo son:
1. La vida consciente después de la muerte
2. La resurrección de los muertos
3. El juicio final
4. El cielo
5. El infierno
1. La Vida Consciente Después de la Muerte
Algunos han enseñado la doctrina que se conoce con el nombre de "el sueño del alma". Al leer lo que
dicen las Escrituras acerca de que el cuerpo "duerme" en el polvo de la tierra, han llegado a la
conclusión de que eso significa que no hay existencia consciente del alma o del espíritu del hombre
entre la muerte y la resurrección. Los siguientes pasajes bíblicos nos demuestran que esta deducción es
equivocada.
FUENTES BIBLICAS
Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:43).
Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en
beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho,
teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más
necesario por causa de vosotros. (Filipenses 1:21-24).
Véase también Isaías 14:4-11; Mateo 22:31-33; Lucas 16:19-31; II Corintios 5:1-8; I Tesalonicenses
4:14; 5:9-10.
Tanto Lázaro como el rico estaban conscientes después de la muerte. Pablo expresó la convicción de
que en la vida o en la muerte, él estaría seguro de la presencia de Cristo.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué luz arroja sobre este asunto la promesa que Jesús le hizo al ladrón moribundo
2. ¿Cómo interpretaría usted las declaraciones de que los muertos hablan al rey de Babilonia cuando él
es arrojado entre ellos y que Dios es Dios de vivos y al mismo tiempo lo es también de Abraham, Isaac
y Jacob
2. La Resurrección de los Muertos
La resurrección de los muertos se menciona en el Antiguo Testamento y es claramente enseñada en el
Nuevo Testamento. Cuando morimos, el presente cuerpo físico vuelve al polvo del cual fuimos
originalmente creados. Semejante a una semilla, y por el poder de Dios, nuestro cuerpo será
transformado en un cuerpo que al mismo tiempo será distinto y sin embargo que tendrá continuidad con
el actual organismo físico.
FUENTES BIBLICAS
Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! Porque tu
rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos (Isaías 26:19).
No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;
y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección
de condenación (Juan 5:28-29).
Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los
muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en
vosotros (Romanos 8:11).
Véase también Job 19:25-27; Ezequiel 37:1-14; Daniel 12:2-3; Mateo 22:23-33; Lucas 14:14; Juan
11:23-27; Hechos 17:30-32; 1 Corintios 15:20-24; 15:35-58; Filipenses 3:9-12, 20-21; 1
Tesalonicenses 4:13-18; Hebreos 6:1-2; 11:35; Apocalipsis 20:5-6.
La Biblia reconoce un estado intermedio en el cual el alma viviente y consciente es separada del cuerpo
después de la muerte física. Sin embargo, también enseña que el estado eterno no es una inmortalidad
indefinida, separada del cuerpo. La resurrección asegura la continuidad de lo temporal y lo eterno.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué luz sobre la resurrección arrojan los relatos de las apariciones de Cristo a sus discípulos
después de la primera Pascua de Resurrección (Mateo 28; Marcos 16; Lucas 24; Juan 20-21; Hechos
1:1-11).
2. ¿Qué está implicado en la comparación que Pablo hace entre la "semilla" y la planta resultante, en I
Corintios 15
3. El Juicio Final
Después de la resurrección general, todos serán llamados ante el juicio de Dios para dar cuenta de sus
hechos en esta vida. Algunos hacen distinción entre "el tribunal de Cristo" y el juicio final. Otros
consideran ambos eventos como simultáneos.
FUENTES BIBLICAS
Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres
en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con
justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos
(Hechos 17:30-31).
Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno
reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo (II Corintios 5:10).
Véase también Mateo 25:31-46; Juan 5:21-27; Hechos 10:39-42; Romanos 2:5-12; 1 Corintios 4:5; II
Timoteo 4:1-8; Hebreos 9:27-28; 1 Pedro 4:3-5; Apocalipsis 11:18; 20:11-13.
Si se considera Lucas 16:19-26 en conexión con Hechos 13:46, pareciera demostrar que la gente sella
su propio destino para el cielo o el infierno aun antes del juicio final. Esto es por su respuesta al
evangelio de Cristo y la clase de vida que llevan. Sin embargo, la justicia final y precisa no será
confrontada hasta que haya concluido todo el curso de la historia. Ni el alcance total del bien y el mal
resultantes de cualquier vida llegará a conocerse hasta la eternidad.
PARA SU CONSIDERACION
1. Según los textos de la Biblia que usted ha leído aquí, ¿quiénes estarán en el juicio final
2. Si la gente sella su destino aceptando o rechazando a Cristo, ¿cuál piensa usted que será el propósito
de las escenas del juicio descritas
4. El Cielo
El cielo es el destino eterno de los redimidos-"vida eterna y gloriosa". Nuestra curiosidad nos incita a
hacer muchas preguntas acerca del futuro, preguntas que la Palabra de Dios no responde. Pero se nos
dice bastante para hacernos confiar en que "todo valdrá la pena".
FUENTES BIBLICAS
Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para
siempre (Salmos 16:11).
Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que
vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo (Juan
17:24).
Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no
nos conoce, porque no le conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado
lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le
veremos tal como él es (I Juan 3:1-2).
Véase también Salmos 23:6; 73:23-26; Daniel 12:3; Mateo 5:8, 11, 12; 10:41-42; 25:34-40, 46; Juan
14:1-3; Romanos 8:18, 23-25; II Timoteo 4:7-8; I Pedro 1:3-9; 5:4; Apocalipsis 7:9-17; 14:13; 21:1-
7, 10-27.
PARA SU CONSIDERACION
1. Haga una lista de los términos principales empleados para describir el estado eterno de los
redimidos.
2. ¿Está bien decir que puesto que el lenguaje que se emplea para describir el cielo es superlativo, la
realidad tendrá que ser por lo menos tan buena como lo que se dice y probablemente mejor
5. El Infierno
Lo opuesto al cielo es el infierno. Así como hay tanto que no sabemos acerca del destino de los
redimidos, así también es mucho lo que no podemos entender por completo acerca del destino de los
que mueran sin arrepentirse. Pero se nos dice lo suficiente como para que nos sirva de amonestación
inequívoca contra la incredulidad y el pecado que conducen a la destrucción.
La palabra "infierno" se emplea para traducir tres términos bíblicos:
a) Sheol en el Antiguo Testamento-término general que se refiere al mundo de los muertos. Se traduce
por "sepulcro" o "infierno" en ocasiones casi iguales. Frecuentemente no se refiere al infierno eterno
como destino final (véase Salmos 16:10).
b) Hades en el Nuevo Testamento-aproximadamente tiene el significado de Sheol en el Antiguo
Testamento.
c)Gehenna en el Nuevo Testamento; empleada casi exclusivamente por Jesús; describe el estado final
de los rebeldes.
FUENTES BIBLICAS
Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición,
y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la
vida, y pocos son los que la hallan (Mateo 7:13-14).
¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno (Mateo 23:33).
Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras
y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte
segunda (Apocalipsis 21:8).
Véase también Daniel 12:2; Mateo 5:21-22, 29-30; 10:28; 18:7-9; 25:41-46; Marcos 9:43-48;
Romanos 2:5-9; II Tesalonicenses 1:7-9; II Pedro 2:4-11; Apocalipsis 4:9-11; 20:10-15.
PARA SU CONSIDERACION
1. Haga una lista de las palabras que describen la condición eterna de los perdidos.
2. ¿Es correcto decir que puesto que se usa un lenguaje superlativo para referirse al infierno, la realidad
será por lo menos como sus palabras lo indican y probablemente peor

Capítulo 14 - El Bautismo Cristiano


Los Artículos XIII y XIV tratan con los dos sacramentos observados por las iglesias protestantes. Los
católico-romanos agregan otros cinco; pero los evangélicos ven el bautismo y la Santa Cena enseñados
claramente como sacramentos en la Biblia. Un sacramento es una acción simbólica ordenada a su
pueblo por Cristo. Es el signo o señal física exterior de una realidad espiritual.
XIII. EL BAUTISMO
Creemos que el bautismo cristiano es un sacramento que significa la aceptación de los beneficios de la
propiciación de Jesucristo, y que ha de ser administrado a los creyentes, como declaración de su fe en
Jesucristo como su Salvador, y con pleno propósito de obediencia en santidad y justicia.
Siendo el bautismo el símbolo del nuevo pacto, se puede bautizar a los párvulos, a petición de sus
padres, o tutores, quienes asegurarán para ellos la enseñanza cristiana necesaria.
El bautismo puede ser administrado por aspersión, afusión, o inmersión, según la preferencia del
candidato.
En esta declaración encontramos tres aspectos subordinados:
1. El bautismo es una señal exterior de una gracia interna.
2. El bautismo de los niños es permisible.
3. El reconocimiento de las maneras de bautismo.
1. El Bautismo es una Señal Exterior de una Gracia Interna
Algunos han creído que el bautismo del agua es esencial para la salvación y que el individuo no es
salvo hasta que no se bautice por inmersión. Esta posición generalmente se apoya en tres pasajes de la
Biblia: Marcos 16:15-16; Hechos 2:38 y 22:16.
Pero hay un gran número de declaraciones bíblicas que serían declaradas falsas si se mantuviera esta
posición, incluyendo Mateo 11:28-30; Juan 1:11-12; 3:16, 36; Hechos 16:30-31; Romanos 10:8-10, 13;
Efesios 2:8-9; I Juan 1:9. Todas ellas reconocen que la salvación es previa a la ceremonia que la
testifica.
FUENTES BIBLICAS
Ahora, pues, ¿por qué te detienes Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre
(Hechos 22:16).
El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino
como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo (I Pedro
3:21).
Véase también Mateo 3:11-15; 28:19-20; Hechos 2: 41; 8:12; Romanos 6:3-4; 1 Corintios 1:13-17;
Gálatas 3:26-29; Efesios 4:5; Colosenses 2:10-12; Hebreos 6:2.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Puede expresar en sus propias palabras qué lugar e importancia tiene el bautismo en la fe cristiana
2. ¿Es posible que el hecho y el significado del bautismo sean más importantes "que el modo" o
método de aplicarlo
2. El Bautismo de los Niños es Permisible
Existen dos fuertes corrientes del pensamiento en cuanto al bautismo de los niños. Muchos sostienen
que el bautismo debe administrarse solamente a las personas que han recibido a Cristo como su
Salvador. Otros afirman que el bautismo en la fe cristiana ocupa el lugar de la circuncisión en el
Antiguo Testamento y como tal puede administrarse a los niños de padres creyentes.
Quienes abogan por el bautismo de los niños reconocen que éstos deben convertirse así como los
adolescentes judíos, que, aunque circuncidados, debían llegar a ser "hijos de la ley" al llegar a los trece
años. Algunos que son bautizados cuando eran niños reciben otra vez el bautismo al ser mayores; pero
esto por lo general, no se considera necesario.
No hay referencias bíblicas que directamente ilustren el asunto del bautismo infantil, aunque muchas lo
hacen indirectamente. La Iglesia del Nazareno deja la decisión a los familiares y, como una alternativa,
si la desean, provee una ceremonia de dedicación.
3. Reconocimiento de las Maneras de Bautismo
El modo del bautismo es la manera en la cual se administra. Son tres las que han sido ampliamente
reconocidas: la inmersión, en la cual el candidato es totalmente sumergido; la aspersión en la que se
rocía agua sobre la cabeza de la persona, y el derramamiento (o afusión) en el que una pequeña
cantidad de agua se derrama sobre la cabeza del candidato.
Son muchos los que se apegan a cada una de estas tres formas diciendo que esa es la única válida;
aunque los adherentes de la aspersión y afusión están más dispuestos a admitir la validez de la
inmersión, que quienes enseñan esta última, pues generalmente no admiten la validez de ninguna otra
manera.
En favor de la inmersión está el hecho de que la raíz bapto del griego y de la que se deriva la palabra
bautizar, significa "sumergir". También se emplea como argumento a favor de la inmersión la
comparación del bautismo con la muerte y resurrección de Cristo que encontramos en Romanos 6:3-5.
Los proponentes de la aspersión y de la afusión se remontan a ciertos eventos y pasajes como Ezequiel
36:25, el tamaño de las tinajas usadas por los judíos en el rito de la purificación (Juan 2:6), rito
identificado con el bautismo en Juan 3:25-26, el bautismo inmediato del carcelero de Filipos,
aparentemente realizado en su propia casa (Hechos 16:33) y el hecho de que cuando se habla del
bautismo del Espíritu Santo, a veces se habla de "derramarse" (Hechos 1:5; 2:17, 33; 10:45).
En este asunto, como en el del bautismo de los niños, la Iglesia del Nazareno deja la decisión al
candidato.

Capítulo 15 - El Sacramento de la Santa Cena


El sacramento de la Cena del Señor o Santa Cena, es diversamente llamado "Comunión" o "Eucaristía."
Como en el caso del bautismo no tiene una contraparte exacta en el Antiguo Testamento, aunque una
vinculación ha sido vista entre la cena de la Pascua y el uso de pan y vino por Melquisedec (Génesis
14:18-20).
Las mayores diferencias en los círculos denominacionales en cuanto a la Cena del Señor, tienen que ver
con la frecuencia de su observancia, el empleo de vino fermentado o no fermentado, de pan leudado o
sin levadura y las personas a quienes se permite participar (la "comunión cerrada" la comparten sólo los
miembros de cierto grupo particular).
XIV LA CENA DEL SEÑOR
Creemos que la Cena Conmemorativa y de Comunión instituida por nuestro Señor y Salvador
Jesucristo, es esencialmente un sacramento del Nuevo Testamento, que declara su muerte expiatoria,
por cuyos méritos los creyentes tienen vida y salvación, y promesa de toda las bendiciones espirituales
en Cristo. Es propiamente para aquellos que están preparados para la reverente apreciación de su
significado, y por ella anuncian la muerte del Señor hasta que El venga otra vez. Siendo la fiesta de
comunión, sólo aquellos que tienen fe en Cristo y amor para con los santos, deben ser llamados a
participar de ella.
FUENTES BIBLICAS
Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es
dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa,
diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama (Lucas 22:19-20).
Véase también Mateo 26:26-30; Marcos 14:22-26; 1 Corintios 10:16; 11:23 -32.
La Iglesia del Nazareno declara sólo que la Cena del Señor será administrada por lo menos
trimestralmente, que sólo será empleado vino sin fermentar y que todos los que profesan ser cristianos
deben ser invitados a participar. Nuestro Manual ofrece un plan sencillo de ritual para el servicio de
comunión. Cualquier otro detalle queda a la discreción del pastor y de la congregación local.
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Qué significa la expresión: "la Cena del Señor apunta en dos direcciones"
2. ¿Cuál piensa usted que es la mejor manera en que un creyente puede preparar su corazón para la
Comunión

Capítulo 16 - El Poder Sanador de Dios


La Iglesia del Nazareno reconoce la sanidad divina como una auténtica parte de la provisión total de
Dios para las necesidades humanas. Afirmamos que si bien el primer propósito de la propiciación de
Cristo es perdonar los pecados y la limpieza del corazón (Juan 3:16; Efesios 5:25-27; Romanos 5:9;
Hebreos 13:12), también está incluida en el sacrificio vicario la sanidad del cuerpo, aunque no en la
misma manera ilimitada.
XV. LA SANIDAD DIVINA
Creemos en la doctrina bíblica de la sanidad divina y amonestamos a nuestro pueblo a que se esfuerce
en ofrecer la oración de fe para la sanidad de los enfermos. Los medios y agencias providenciales no
han de ser rehusados cuando sean necesarios.
FUENTES BIBLICAS
Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste (Salmos 30:2).
Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino,
y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo (Mateo 4:23).
¿Está alguno entre vosotros afligido Haga oración. ¿Está alguno alegre Cante alabanzas. ¿Está alguno
enfermo entre vosotros Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el
nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido
pecados, le serán perdonados (Santiago 5:13-15).
Véase también Éxodo 15:26; 23:25; Deuteronomio 7:15; Salmos 103:3; 107:20; Isaías 19:22; 53:5;
57:18-19; Jeremías 30:17; Mateo 8:16-1 7; 14:36; Lucas 5:17; 10:8-10; 13:11-1 7; Hechos 10:34-38;
1 Corintios 12:7-11, 28-31; II Corintios 12:7-10; Apocalipsis22:2.
Los evangelios, en particular, están llenos de casos en los que Jesús sanó a los enfermos. De los treinta
y seis milagros de Cristo descritos en detalle, veintiséis son de sanidades físicas. El libro de Los
Hechos tiene nueve casos de sanidad individual y habla siete veces de sanidades múltiples.
En vista de las referencias en I Corintios 12:9, 28, 30, es dudoso que haya un "don" de sanidad
generalizado que pueda ofrecerse a todo el que acuda. La palabra en plural "dones" parece intencional e
indicaría que Dios concede dones peculiares de sanidad a individuos en particular.
Parece justo decir que Dios intenta que su pueblo tenga salud y plenitud, aunque El puede permitir
enfermedad o debilidad física. En este último caso tenemos su promesa de gracia suficiente (Romanos
8:28; II Corintios 12:7-10).
PARA SU CONSIDERACION
1. ¿Puede usted pensar en otras áreas de la vida en las cuales Dios permite lo que no era su intención
2. ¿Qué demuestra el testimonio de Pablo en II Corintios 12 en el caso en que el creyente no reciba la
sanidad por la cual ora
Para Lectura Adicional
Para los que deseen seguir el estudio de la doctrina cristiana en forma mucho más amplia que la que
ofrece este libro, presentamos una serie de libros que serán de ayuda.
Burtner, Robert W.; and Chiles, Robert E. eds. A Compend of Wesley's Theology, New York: Abingdon
Press, 1954.
Clarke, Adam. Christian Theology, New York: T. Mason and G. Lane, 1840.
Harrison, Everett F., ed. Baker's Dictionary of Theology. Gran Rapids, Mich.: Baker Book House,
1960.
Jessop, Harry E. Studies in Christian Essentials. Kansas City: Beacon Hill Press, n.d.
Purkiser, W. T. Creencias Para la Vida. Kansas City: Nazarene Publishing House, 1959.
Purkiser W. T., ed. Exploring Our Christian Faith, Kansas City: Beacon Hill Press, 1960.
Purkiser, W. T.; Taylor, Willard H.; and Taylor, Richard, 5. Biblical Theology. Kansas City: Beacon Hill
Press of Kansas City, 1972.
Wiley H. Orton. Christian Theology, 3. vol. Kansas City: Beacon Hill Press, 1963.
Wiley H. Orton; and Culbertson, Paul T. Introducción a la Teología Cristiana. Kansas City: Beacon
Hill Press, 1955.
Wynkoop, Mildred Bangs. Bases Teológicas de Arminio y Wesley. Kansas City: Beacon Hill Press of
Kansas City, 1973.

Fuente URL: http://wesley.nnu.edu/espanol/un-vistazo-a-la-doctrina-biblica-w-t-purkiser/