Você está na página 1de 18

TRANSFERENCIA DE MASA ENTRE FASES

La transferencia de materia entre fases es importante en la mayor parte de los procesos


en los que están incluidas dos fases. Cuando una fase es pura, la transferencia de
materia en la fase pura no se considera. Por ejemplo, cuando un líquido puro se evapora
transformándose en un gas, solo es necesario calcular la transferencia de materia en la
fase gaseosa, es decir, la transferencia de materia en la fase de líquido puro no se
incluye.

En ocasiones, la transferencia de masa en una de las dos fases puede despreciarse,


incluso cuando no están involucrados los componentes puros. Éste sería el caso en que
la resistencia a la transferencia de masa es más elevada en una fase que en la otra. La
compresión de la naturaleza y magnitud de estas resistencias es una de las claves para
realizar cálculos fiables de transferencia de materia entre fases liquida y gaseosa.

Principios de transferencia de masa: Sistemas diluidos

Cuando se transfiere material de una fase a otra, a través de una interfase que las separa,
la resistencia a la transferencia de masa de una interfase a otra causa un gradiente de
concentraciones como el que aparece en la Figura 5.26 para una interfase gas-líquido.

Las concentraciones del material que se difunde en las dos fases inmediatamente
adyacentes a la interfase son por lo general desiguales, incluso si se expresan en las
mismas unidades, pero también se supone por lo general que están relacionadas entre sí
por las leyes del equilibrio termodinámico. Por consiguiente, se supone que se alcanza
el equilibrio termodinámico en la interfase gas-líquido casi inmediatamente que entran
en contacto el gas y el líquido.

Para los sistemas en los que las concentraciones de soluto en las fases líquida y gaseosa
son diluidas, la velocidad de transferencia se puede expresar por medio de ecuaciones
en las que la velocidad de transferencia de masa es proporcional a la diferencia que
existe entre la concentración masiva y la concentración en la interfase gas-líquido. Así:

𝑁𝐴 = 𝑘 ′ 𝐺 (𝑝 − 𝑝𝑖 ) = 𝑘 ′ 𝐿 (𝑐𝑖 − 𝑐) (5.248)

Donde 𝑁𝐴 = velocidad de transferencia de masa, 𝑘 ′ 𝐺 = coeficiente de transferencia de


masa en la fase gaseosa, 𝑘 ′ 𝐿 = coeficiente de transferencia de masa en la fase líquida,
𝑝 = presión parcial del soluto en el gas, 𝑝𝑖 = presión parcial del soluto en la interfase,
𝑐 = concentracion del soluto en el líquido y 𝑐𝑖 = concentración del soluto en el líquido
de la interfase.

FIG. 5.26: Gradientes de concentración cerca de la interfase gas-líquido

Por definición, los coeficientes de transferencia de masa 𝑘 ′ 𝐺 y 𝑘 ′ 𝐿 son iguales a las


razones de los flujos másicos molares 𝑁𝐴 respecto a las fuerzas impulsoras de las
concentraciones (𝑝 − 𝑝𝑖 ) y (𝑐𝑖 − 𝑐), respectivamente. Una expresión alternativa para la
velocidad de transferencia en los sistemas diluidos está dada por:

𝑁𝐴 = 𝑘𝐺 (𝑦 − 𝑦𝑖 ) = 𝑘𝐿 (𝑥𝑖 − 𝑥) (5.249)

Donde 𝑁𝐴 = velocidad de transferencia de masa, 𝑘𝐺 = coeficiente de transferencia de


masa en la fase gaseosa, 𝑘𝐿 = coeficiente de transferencia de masa en la fase líquida,
𝑦 = fracción molar del soluto en la fase gaseosa, 𝑦𝑖 = fracción molar del soluto en el
gas en la interfase, 𝑥 = fracción molar del soluto en el líquido y 𝑥𝑖 = fracción molar
del soluto en el líquido en la interfase.

Los coeficientes de transferencia de masa, definimos por las ecuaciones (5.248) y


(5.249), se relacionan entre sí como:

𝑘𝐺 = 𝑘 ′ 𝐺 𝑃𝑇 (5.250)

𝑘𝐿 = 𝑘 ′ 𝐿 𝜌̅𝐿 (5.251)

Donde 𝑃𝑇 = es la presión total del sistema utilizada durante las determinaciones


experimentales de los valores de 𝑘 ′ 𝐺 y 𝜌̅𝐿 = densidad molar promedio de la fase
liquida. El coeficiente 𝑘𝐺 es relativamente independiente de la presión total del sistema.
Las ecuaciones anteriores se pueden emplear para calcular las concentraciones en la
interfase, correspondientes a cualquier conjunto de valores x c y, siempre y cuando se
conozca la razón de los coeficientes individuales. Por tanto:

(𝑦 − 𝑦𝑖 )/(𝑥𝑖 − 𝑥) = 𝑘𝐿 /𝑘𝐺 = 𝑘 ′ 𝐿 𝜌̅𝐿 /𝑘 ′ 𝐺 𝑃𝑇 = 𝐿𝑀 𝐻𝐺 /𝐺𝑀 𝐻𝐿 (5.252)

Donde 𝐿𝑀 = velocidad másica molar del líquido, 𝐺𝑀 = velocidad másica molar del gas,
𝐻𝐿 = altura de una unidad de transferencia basada en la resistencia de la fase líquida y
𝐻𝐺 = altura de una unidad de transferencia basada en la resistencia en la fase gaseosa.

La ecuación (5.252) se puede resolver gráficamente si se representan las composiciones


de equilibrio liquido-vapor y sobre este diagrama se coloca un punto que representa las
concentraciones masivas x e y una construcción de este tipo se representa en la siguiente
figura:

FIG. 5.27: Identificación de las concentraciones en un punto, en una torre de absorción a


contracorriente

La velocidad de transferencia de masa se puede definir por medio de la ecuación

𝑁𝐴 = 𝑘𝐺 (𝑦 − 𝑦 ° ) = 𝑘𝐺 (𝑦 − 𝑦𝑖 ) = 𝑘𝐿 (𝑥𝑖 − 𝑥) = 𝑘𝐿 (𝑥 ° − 𝑥) (5.253)

Donde 𝑘𝐺 representa el coeficiente global de transferencia de materia en la fase gaseosa,


𝑘𝐿 es el coeficiente global de transferencia de materia en la fase líquida, 𝑦 ° =
composición del vapor de equilibrio con 𝑥, y 𝑥 ° = composición del líquido en equilibrio
con un vapor de composición 𝑦. Esta ecuación se puede reordenar para obtener la
expresión:
1 1 𝑦−𝑦 ° 1 1 𝑦𝑖 −𝑦 ° 1 1 𝑦𝑖 −𝑦 °
= ( )= + ( )= + ( ) (5.254)
𝐾𝐺 𝑘𝐺 𝑦−𝑦𝑖 𝑘𝐺 𝑘𝐺 𝑦−𝑦𝑖 𝑘𝐺 𝑘𝐿 𝑥𝑖 −𝑥

A la vista de la ecuación (5.254). la comparación del ultimo termino entre paréntesis


con el diagrama de la figura 5.27 de muestra que este término es igual a la pendiente de
la cuerda que une lo puntos (𝑥, 𝑦 ° ) y (𝑥𝑖 , 𝑦𝑖 ). Si la curva de equilibrio es una línea recta,
entonces este término es la pendiente m. Por tanto:

1/𝐾𝐺 = (1/𝑘𝐺 + 𝑚/𝑘𝐿 ) (5.255)

Cuando es válida la ley de Henry (𝑝𝐴 = 𝐻𝑋𝐴 𝑜 𝑝𝐴 = 𝐻′𝐶𝐴 ), la pendiente m se puede


obtener de la relación

𝑚 = 𝐻/𝑝𝑇 = 𝐻′𝜌̅𝐿 /𝑝𝑇 (5.256)

Donde m se define en términos de las fracciones molares de las fuerzas impulsoras


compatible con las ecuaciones (5.249) hasta (5.255), es decir, con l definiciones de 𝑘𝐿 ,
𝑘𝐺 y 𝐾𝐺 . Si se desea calcular la velocidad de transferencia a partir de la diferencia
global de concentraciones, basada en la composición masiva del líquido (𝑥 ° − 𝑥), el
coeficiente global adecuado 𝐾𝐿 está relacionado con los coeficientes individuales por
ecuación

1/𝐾𝐿 = (1/𝑘𝐿 + 1/𝑚𝑘𝐺 ) (5.257)

La conversión de estas ecuaciones en 𝑘′𝐺 y 𝑘′𝐿 se puede realizar fácilmente por


sustitución directa de las ecuaciones (5.250) y (5.251).

La comparación de las ecuaciones (5.255) y (5.257) demuestra que para un sistema en el


cual la línea de equilibrio es recta, los coeficientes globales de transferencia de materia
están relacionados entre sí por la ecuación

𝐾𝐿 = 𝑚𝐾𝐺 (5.258)

En la mayor parte de los equipos de separación como, por ejemplo, en las torres de rocío
o de relleno, el área de la interfase que es eficaz para la transferencia de materia no se
puede determinar de forma precisa. Por otra parte, el cálculo de los coeficientes globales
a partir de los coeficientes volumétricos individuales se hace por medio de las
ecuaciones
1/𝐾𝐺 𝑎 = (1/𝑘𝐺 𝑎 + 𝑚/𝑘𝐿 𝑎) (5.259)

1/𝐾𝐿 𝑎 = (1/𝑘𝐿 𝑎 + 1/𝑚𝑘𝐺 𝑎) (5.260)


Debido a las amplias variaciones en el equilibrio, la variación de los valores de m de un
sistema a otro puede tener un efecto importante en el coeficiente global y en la selección
del equipo a utilizar.

Principio de transferencia de masa: Sistema concentrados. Cuando las


concentraciones del soluto en las fases líquida y/o gaseosa son grandes, las ecuaciones
obtenidas anteriormente para los sistemas diluidos ya no son válidas. Las ecuaciones
correctas a emplear para los sistemas concentrados son las siguientes:

𝑁𝐴 = 𝑘̂𝐺 (𝑦 − 𝑦𝑖 )/𝑦𝐵𝑀 = 𝑘̂𝑙 (𝑥𝑖 − 𝑥)/𝑥𝐵𝑀


̂𝐺 (𝑦 − 𝑦 0 )/𝑦 0 = 𝐾
=𝐾 ̂𝑙 (𝑥 0 − 𝑥)/𝑥 0 𝐵𝑀 (5.261)
𝐵𝑀

Donde (𝑁𝐵 = 0)

(1−𝑦)−(1−𝑦 )
𝑦𝐵𝑀 = 𝑙𝑛[(1−𝑦)/(1−𝑦𝑖 )] (5.262)
𝑖

(1−𝑦)−(1− 𝑦 0 )
𝑦 0 𝐵𝑀 = 𝑙𝑛[(1−𝑦)/(1− 𝑦0 )] (5.263)

(1−𝑥)−(1−𝑥 )
𝑥𝐵𝑀 = 𝑙𝑛[(1−𝑥)/(1− 𝑖𝑥 )] (5.264)
𝑖

(1−𝑥)−(1−𝑥 0 )
𝑥 0 𝐵𝑀 = 𝑙𝑛[(1−𝑥)/(1− 𝑥0 )] (5.265)

Donde 𝑘̂𝐺 𝑦 𝑘̂𝑙 son los coeficientes de transferencia de materia en la fase gaseosa y
̂𝐺 y 𝐾
líquida, respectivamente, para sistemas concentrados, y 𝐾 ̂𝑙 son los coeficientes
globales de transferencia de materia para la fase gaseosa y líquida, respectivamente, en
sistema concentrados.

Los factores 𝑦𝐵𝑀 y 𝑥𝐵𝑀 provienen del hecho de que en la difusión de un soluto a través
de una capa secundaria estacionaria de un fluido insoluble, la resistencia a la difusión
varían en forma proporcional a la concentración del fluido estacionario insoluble y se
aproxima a cero.

Los factores 𝑦 0 𝐵𝑀 y 𝑥 0 𝐵𝑀 no pueden justificarse en base a la teoría de transferencia de


materia, dado que están basados en resistencias globales.
En los sistemas diluidos, la media logarítmica de las concentraciones del gas insoluble y
el líquido no volátil se aproxima a la unidad.

La sustitución de las Ecuaciones (5.262) a (5.265) en la ecuación (5.261) conduce a la


siguiente fórmula simplificada:

𝑁𝐴 = 𝑘̂𝐺 𝑙𝑛[(1 − 𝑦𝑖 )/(1 − y)]

= 𝑘̂𝐺 𝑙𝑛[(1 − 𝑦 0 )/(1 − y)]

= 𝑘̂𝑙 𝑙𝑛[(1 − x)/(1 − 𝑥𝑖 )]

= 𝑘̂𝑙 𝑙𝑛[(1 − x)/(1 − 𝑥 0 )] (5.267)


La ecuación para calcular las composiciones del gas y el líquido en la interfase para
sistemas concentrados es

(𝑦 − 𝑦𝑖 )(𝑥 − 𝑥𝑖 )= 𝑘̂𝑙 𝑦𝐵𝑀 /𝑘̂𝐺 𝑥𝐵𝑀

=𝐿𝑀 𝐻𝐺 𝑦𝐵𝑀 /𝐺𝑀 𝐻𝐿 𝑥𝐵𝑀 (5.267)

Cuando 𝑘̂𝐺 y 𝑘̂𝐿 están dados, la ecuación debe resolver por el método de prueba y error,
ya que 𝑥𝐵𝑀 contiene 𝑥𝑖 e 𝑦𝐵𝑀 contiene 𝑦𝑖 .

Los coeficientes globales de transferencia de materia en la fase gaseosa y liquida para


los sistemas concentrados se calculan por medio de las siguientes ecuaciones:

1 𝑦 1 𝑋 1 𝑦𝑖− 𝑦0
̂𝐺
= 𝑦0𝐵𝑀 ̂
+ 𝑦0𝐵𝑀 ̂
( 𝑥 −𝑥 ) (5.268)
𝑘 𝑘
𝐵𝑀 𝐺 𝐵𝑀 𝑘𝐿 𝑖

1 𝑋𝐵𝑀 1 𝑦𝐵𝑀 1 𝑥 0 −𝑥𝑖


= + ( ) (5.269)
̂𝑘𝐿 𝑋0 𝐵𝑀 𝑘
̂𝐿 0 ̂
𝑋 𝐵𝑀 𝑘𝐺 𝑦− 𝑦𝑖

Cuando la curva de equilibrio es una línea recta, los términos entre paréntesis se pueden
reemplazar por la pendiente m. En este caso, los coeficientes globales de transferencia
de materia para los sistemas concentrados están relacionados entre sí por la ecuación

𝑘̂𝐿 = 𝑚𝑘̂𝐺 (𝑋 0 𝐵𝑀 /𝑦 0 𝐵𝑀 )
(5.270)

Estas ecuaciones se reducen a sus equivalentes para los sistemas diluidos a medida que
las concentraciones de inertes se aproximan a la unidad.

HTU (altura equivalente de una unidad de transferencia). La cantidad obtenida al


dividir cada coeficiente por la velocidad de flujo de la fase a la que se aplica es más
constante que el propio coeficiente en sí mismo, esta cantidad obtenida se conoce como
altura equivalente de una unidad de transferencia, expresa en términos de la unidad de
longitud, la altura del equipo requerido para realizar una separación de dificultad
normal.

Se pueden aplicar las siguientes relaciones entre los coeficientes de transferencia y los
valores de HTU:

𝐻𝐺 = 𝐺𝑀 /𝐾𝐺 𝑎𝑦𝐵𝑀 = 𝐺𝑀 /𝑘̂𝐺 𝑎 (5.271)

𝐻𝑂𝐺 = 𝐺𝑀 /𝐾𝐺 𝑎𝑦 0 𝐵𝑀 = 𝐺𝑀 /𝑘̂𝐺 𝑎 (5.272)

𝐻𝐿 = 𝐿𝑀 /𝐾𝐿 𝑎𝑥𝐵𝑀 = 𝐿𝑀 /𝑘̂𝐿 𝑎 (5.273)

𝐻𝑂𝐿 = 𝐿𝑀 /𝐾𝐿 𝑎𝑥 0 𝐵𝑀 = 𝐿𝑀 /𝑘̂𝐿 𝑎 (5.274)


Las ecuaciones que expresan la suma de las resistencias individuales en términos de
HTU aplicables a sistemas diluidos o concentrados son

𝑦 𝑚𝐺𝑀 𝑥𝐵𝑀
𝐻𝑂𝐺 = 𝑦0𝐵𝑀 𝐻𝐺 + 𝐻𝐿 (5.275)
𝐵𝑀 𝐿𝑀 𝑦0 𝐵𝑀

𝑥 𝐿 𝑦𝐵𝑀
𝐻𝑂𝐿 = 𝑥0𝐵𝑀 𝐻𝐿 + 𝑚𝐺𝑀 𝑥0 𝐵𝑀
𝐻𝐺 (5.276)
𝐵𝑀 𝑀

Estas ecuaciones, son válidas cuando la pendiente m de la curva de equilibrio es


constante.

NTU (número de unidades de transferencia). Para la difusión a contracorriente


equimolar, como por ejemplo, en la destilación de una mezcla binaria, el número de
unidades totales de transferencia en la fase gaseosa 𝑁𝑂𝐺 que se requiere para cambiar la
composición de la fase corriente de vapor desde 𝑦1 hasta 𝑦2 es

𝑦 𝑑𝑦
𝑁𝑂𝐺 = ∫𝑦 1 𝑦− 𝑦0 (5.277)
2

Cuando la difusión es en un solo sentido, como en la absorción de un componente


soluble a partir de un gas insoluble.

𝑦1 𝑦°𝐵𝑀 𝑑𝑦
𝑁𝑂𝐺 = ∫𝑦2 (5.278)
(1−𝑦)(𝑦−𝑦°)

Por lo tanto, la altura total del relleno necesaria es

ℎ𝑇 = 𝐻𝑂𝐺 𝑁𝑂𝐺 (5.279)


Cuando se conoce 𝐻𝑂𝐺 varia ampliamente dentro de la torre, este término debe
colocarse dentro de la integral en las Ecuaciones (5.277) y (5.278) para el cálculo
preciso de ℎ𝑇 . Por ejemplo, la ecuación para el diseño de la atorre de relleno, el término
del coeficiente global de la transferencia de materia en la fase gaseosa, se expresaría
como sigue:

𝑦1 𝐺𝑀 𝑦°𝐵𝑀 𝑑𝑦
ℎ𝑇 = ∫𝑦2 [𝐾 ] (1−𝑦)(𝑦−𝑦°) (5.280)
𝐺 𝑎𝑦°𝐵𝑀

Donde el primer término dentro de la integral es el que corresponde al HTU.

Definiciones de los coeficientes de transferencia de masa 𝑘̂𝐺 𝑦 𝑘̂𝐿 Los coeficientes de


transferencia de materia se definen como la razón del flujo másico molal 𝑁𝐴 respecto a
la fuerza impulsora de la concentración. Por ejemplo, las velocidades de transferencia
de materia en la fase gaseosa se pueden definir como

𝑁𝐴 = 𝑘𝐺 (𝑦 − 𝑦𝑖 )= 𝑘′𝐺 (𝑝 − 𝑝𝑖 )= 𝑘̂𝐺 (𝑦 − 𝑦𝑖 )/ 𝑦𝐵𝑀 (5.281)

Donde las unidades (SI) de 𝑘𝐺 son kmol/[(s.𝑚2 )(Fracción molar)], las unidades de
𝑘𝐺 son kmol/[(s.𝑚2 (kPA)] y las de kmol/ (s. 𝑚2 ). Estos coeficientes están relacionados
entre sí como sigue:

𝑘̂𝐺 = 𝑘𝐺 𝑦𝐵𝑀 = 𝑘′𝐺 𝑝𝑟 𝑦𝐵𝑀 (5.282)

Donde 𝑝𝑇 es la presión total del sistema (se supone valida la ley de Dalton para las
presiones parciales).

De modo similar, las velocidades de transferencia de materia en la fase líquida se


pueden definir por las relaciones.

𝑁𝐴 = 𝑘𝐿 (𝑥𝑖 − 𝑥)= 𝑘′𝐿 (𝑐𝑖 − 𝑐)= 𝑘̂𝐿 (𝑥𝑖 − 𝑥)/ 𝑥𝐵𝑀 (5.283)

Donde las unidades (SI) de 𝑘𝐿 son kmol/ [(s. 𝑚2 ).(Fracción molar)], las unidades de 𝑘′𝐿
son kmol/ [(s. 𝑚2 ).(Kmol/ [(s. 𝑚3 ) o metros por segundo y las de 𝑘𝐿 son kmol/ (s. 𝑚2 ).
Estos coeficientes están relacionados como sigue:

𝑘̂𝐿 = 𝑘𝐿 𝑥𝐵𝑀 = 𝑘′𝐿 𝑝𝐿 𝑥𝐵𝑀 (5.284)

Donde 𝑝𝐿 es la densidad molar de la fase liquida, en unidades (SI), es decir, 𝑘𝑚𝑜𝑙/𝑚3 .


Teorías simplificadas sobre transferencia de materia. Los coeficientes de
transferencia de materia se pueden calcular a partir de principios básicos. Las teorías de
la película de la penetración, y de la renovación superficial son intentos de extender
estos cálculos teóricos a situaciones más complejas. Son útiles para proporcionar una
imagen física para las variaciones en el coeficiente de transferencia de materia

Para el caso especial de la difusión unidireccional en régimen estacionario de un


componente a través de una película de gas inerte, en un sistema de gas ideal, la
velocidad de transferencia de materia se obtiene como

𝐷𝐴𝐵 𝑝𝑇 (𝑦−𝑦𝑖 ) 𝐷𝐴𝐵 𝑝𝑇 1−𝑦𝑖


𝑁𝐴 = = 𝑅𝑇𝛿 𝑙𝑛 𝑙𝑛 (5.285)
𝑅𝑇𝛿𝐺 𝑌𝐵𝑀 𝐺 1−𝑦

Donde 𝐷𝐴𝐵 = coeficiente de difusión o difusividad 𝛿𝐺 = espesor afectivo de la capa


estacionaria de gas, que ofrecería una resistencia a la difusión molecular igual a la
resistencia observada experimentalmente, y R= constante de los gases.

El espesor de la película 𝛿𝐺 depende básicamente de la hidrodinámica del sistema, y por


consiguiente, de los números de Reynolds y de Schmidt. Por tanto, se han desarrollado
varias correlaciones para las diferentes geometrías, en términos de las siguientes
variables adimensionales:

𝑁𝑠ℎ = 𝑘̂𝐺 𝑅𝑇𝑑/𝐷𝐴𝐵 𝑝𝑇 = 𝑓(𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐 ) (5.286)

Donde 𝑁𝑠ℎ es el número de Sherwood; 𝑁𝑅𝑒 (=Gd/𝜇𝐺 ) es el número de Reynolds, basado


en la longitud características adecuada d, para la geometría del sistema particular, y 𝑁𝑆𝑐
es el número de Schmidt.

La relación del número de Sherwood para los coeficientes de transferencia de materia


en fase gaseosa, representada por el modelo de difusión en película Ecuación (5.286), se
puede reordenar como sigue:

𝑁𝑠ℎ = (𝑘̂𝐺 /𝐺𝑀 )𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐 = 𝑁𝑆𝑡 𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐 = 𝑓(𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐 ) (5.287)

Donde 𝑁𝑆𝑡 = 𝑘̂𝐺 /𝐺𝑀 =𝑘 ′ 𝐺 𝑃𝐵𝑀 /𝐺𝑀 se conoce como número de Stanton. Esta ecuación se
puede expresar en las formas funcionales alternativas

𝑁𝑆𝑡 = 𝑘̂𝐺 /𝐺𝑀 = 𝑔(𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐 ) (5.288)

𝑗𝐷 =𝑁𝑆𝑡 . 𝑁𝑆𝑐 2/3 (5.289)


Donde j es el factor de Chilton- Colburn para transferencia de materia (que se discute
posteriormente).

TRANSFERENCIA DE CALOR Y MATERIA

Lo importante a observar aquí es que el coeficiente de transferencia de materia en la


fase gaseosa 𝐾𝐺 depende básicamente de las propiedades de transporte de fluido (𝑁𝑆𝑐 )
y de la hidrodinámica del sistema particular correspondiente (𝑁𝑅𝑐 ). También es
importante reconocer que se pueden obtener correlaciones especificas exclusivamente
en conjunción con las suposiciones del investigador, relacionadas con el valor numérico
del área efectiva de la interface del relleno, a.

En el modelo de película estacionaria analizado anteriormente se supone un régimen


estacionario en el cual el flujo local a través de un elemento de área es constante; es
decir, no hay acumulación de las especies que se difunden dentro de la película. Higbie
[Trans. Am. Inst. Chem. Eng., 31, 365 (1935)] señaló que a menudo los contactores
industriales operan por medio de contactos breves y repetidos entre las fases, en los que
los tiempos de contacto son demasiado cortos para lograr el régimen estacionario. Por
ejemplo. Higbie amplió la teoría de que en una torre de relleno el líquido fluye a través
de cada pieza de relleno en forma laminar y luego se vuelve a mezclar en los puntos de
discontinuidad existentes entre los elementos del relleno, con lo que en la parte superior
de cada elemento de relleno se forma una superficie fresca de líquido, que a medida
desciende absorbe gas a una velocidad decreciente, hasta que se mezcla en la siguiente
discontinuidad. Esto constituye la base de la teoría de la penetración.

Si la velocidad de la corriente que fluye es uniforme en una región muy profunda del
líquido (espesor total,𝛿𝑇 ≫ √𝐷𝑡), el coeficiente de transferencia y materia promedio en
el tiempo, de acuerdo con la teoría de la penetración, está dado por

𝐾`𝐿 = 2√𝐷𝐿 /𝜋𝑡


(5.290)

Donde 𝐾`𝐿 = coeficiente de transferencia de materia en la fase liquida, 𝐷𝐿 = coeficiente


de difusión en la fase liquida y 𝑡 = tiempo de contacto.

En la práctica, l tiempo de contacto 𝑡 no se conoce, salvo en casos especiales, en los


que la hidrodinámica está claramente definida. Esto esta hasta cierto punto similar al
caso de la película estacionaria, en lo que la cantidad es conocida es el espesor de la
capa estacionaria 𝛿 (en la teoría de la película, el coeficiente de transferencia de materia
en la fase liquida esta dado por 𝐾`𝐿 = 𝐷𝐿 / 𝛿 ).

La teoría de la penetración predice que 𝐾`𝐿 debe variar en forma proporcional a la raíz
cuadrada de la difusividad molecular, en comparación con la teoría de la película en la
que se predice una dependencia de la primera potencia de 𝐷. Varios investigadores que
las potencias experimentales de 𝐷 varían entre 0,5 y 0,75 y la analogía de Chilton-
Colburn sugiere un exponente de 2/3.

A menudo se utiliza la teoría de la penetración analizar la absorción con reacción


química, porque no establece suposición alguna sobre la profundidad de penetración de
las diferentes especies reaccionantes y da resultados mas precisos, cuando los
coeficientes de difusión de las especies reactivas no son iguales.
Sin embargo, cuando el proceso con reacción es muy complejo, es más difícil utilizar la
teoría de penetración que la de la película y por lo general se prefiere este último
proceso.

Danckwerts [Ind. End. Chem., 42, 1460 (1951) ] propuso una ampliación a la teoría de
la penetración conocida como teoría de la renovación superficial, que permite que el
movimiento turbulento en el liquido atraiga masa de liquido fresco en forma continua
desde el interior a la superficie, donde están expuestas al gas, durante periodos de
tiempo finitos, antes de ser reemplazadas. En su desarrollo, Danckwerts supone que
cada elemento de fluido tiene las mismas oportunidades de ser reemplazado, con
independencia de cual sea su edad. El modelo de Danckwerts conduce a

𝐾`𝐿 = √𝐷𝑠

Donde 𝑠 = velocidad fraccionaria de renovación superficial.

Nótese que tanto en la teoría de la penetración como en la de la renovación superficial


se predice una dependencia de la raíz cuadrada de 𝐷. Además, debe reconocerse que los
valores de la velocidad de renovación superficial 𝑠, por lo general, no se conocen, lo
que presenta el mismo problema que 𝛿 y 𝑡 en los modelos de película y de penetración.
Para calcular la velocidad de transferencia de materia se necesita el área interfacial
además del coeficiente de transferencia de materia. Para geometrías sencillas de
determinación del área interfacial es muy fácil. Para lechos rellenos de partículas 𝑎, el
área interfacial por unidad de volumen se puede calcular como se indica en la Tabla
5.27-A. Para lechos rellenos en destilación, absorción, etc., en la Tabla 5.28 el área
interfacial por unidad de volumen está incluida con el coeficiente de transferencia de
materia en las correlaciones para HTU.En sistemas agitados liquido-liquido, el área
interfacial puede estimarse a partir de la fracción de ocupación de la fase dispersa y las
correlaciones del tamaño medio de gotas, Godfrey, Obi, Reeve [Chem, Engr, Prog,
85,61 (Dec,1989)] resumen estas correlaciones. Para muchos sistemas,𝑑𝑔𝑜𝑡𝑎 /𝑑𝑖𝑚𝑝 =
−0,6 3
(𝑐𝑜𝑛𝑠𝑡𝑎𝑛𝑡𝑒)𝑁𝑊𝑒 , donde 𝑁𝑊𝑒 = 𝜌𝑐 𝑁 2 𝑑𝑖𝑚𝑝 /𝜎.

̂𝑮 y 𝒌
Efectos de la presión total sobre 𝒌 ̂ 𝑳 ∙ La influencia de la presión total del sistema
total del sistema en la velocidad de transferencia de materia de un gas a un líquido o
solido es la misma que la calculada en base a la teoría de la película estacionaria que se
definió en la Ecuación (5.285) ,donde

𝑘̂𝐺 = 𝐷𝐴𝐵 𝑝𝑇 /𝑟𝑡𝛿𝐺 (5.292)

Como se sabe, la cantidad 𝐷𝐴𝐵 𝑝𝑇 es relativamente independiente de la presión, por lo


que los coeficientes de velocidad 𝑘̂𝐺 , 𝑘𝐺 𝛾𝐵𝑀 y 𝑘´𝐺 𝑝𝑇 𝛾𝐵𝑀 (= 𝑘´𝐺 𝑃𝐵𝑀 ) no dependen de
la presión total del sistema, sujeto a las limitaciones que se analizan posteriormente.

Los investigadores que trabajan en rellenos para torres suelen reportar valores de 𝑘´𝐺 𝑎
medidos a concentraciones muy bajas del gas de entrada, para que 𝛾𝐵𝑀= 1 , T y a una
presión total cercana a 100 kPa (1atm) . Por consiguiente, el coeficiente correcto de
velocidad, que se utiliza en el diseño de las columnas de relleno y que incluye el uso de
la fuerza impulsora (y - 𝑦𝑖 ) /𝛾𝐵𝑀 , se obtiene al multiplicar los valores dados de 𝑘´𝐺 𝑎
por el valor de la 𝑃𝑇 utilizaba en la unidad real de prueba (por ejemplo, 100 kPa) y no
por la presión total del sistema a diseñar.

Desde otro punto de vista se pueden corregir los valores reportados de 𝑘´𝐺 𝑎 en kmol /[(s
.𝑚3 ) (kPal], válidos para una presión de 101,3 kPa (1atm ), para alguna otra presión,
dividiendo los valores que aparecen en la literatura de 𝑘´𝐺 𝑎 por la presión de diseño y
multiplicando el resultado por 101,3 kPa, es decir, (𝑘´𝐺 𝑎 a la presión de diseño 𝑝𝑇 ) =
(𝑘´𝐺 𝑎 a 1 atm) x 101,3/𝑝𝑇 ).
Un método para evitar confusión en este punto es convertir los valores
experimentalmente medidos de 𝑘´𝐺 𝑎 en valores de 𝑘´𝐺 𝑎 de inmediato, antes de
comenzar los cálculos de diseño.

Un diseño basado en el coeficiente de velocidad 𝑘̂𝐺 𝑎 y la fuerza impulsora (𝑦 −


𝑦𝑖)/𝑦𝐵𝑀 será independiente de la presión total del sistema, con las siguientes
limitaciones: se debe tomar con precaución que 𝑘̂𝐺 𝑎 es independiente de la presión
total en los sistemas que presentan aspectos significativamente no ideales en la fase
vapor, en los sistemas que operan cerca del punto crítico, o para presiones totales
mayores que, aproximadamente, 3.040 a 4.050 kPa (30 a 40 atm). El efecto de la
viscosidad para presiones inferiores a 5.060 kPa (50 atm).

Para el coeficiente de transferencia de materia en fase líquida 𝑘̂𝐿 , el efecto de la presión


total del sistema se puede ignorar para efectos prácticos.

̂𝑮 y 𝒌
Efectos de la temperatura sobre 𝒌 ̂ 𝑳 . La relación del número de Stanton para la
transferencia de materia en fase gaseosa en lechos rellenos,

̂
𝑘
𝑁𝑆𝑡 = 𝐺 𝐺 = 𝑔(𝑁𝑅𝑒 , 𝑁𝑆𝑐 ) (5.293)
𝑀

Indica que para una geometría determinada de un sistema, el coeficiente de velocidad


𝑘̂𝐺 solo depende del número de Reynolds y Schmidt. Ya que este último para un gas es
independiente de la temperatura, el principal efecto de esta variable para 𝑘̂𝐺 proviene de
los cambios de viscosidad del gas, debidos a los cambios de temperatura. Para los
intervalos de temperatura que normalmente se encuentran, estos efectos son pequeños
debido a las potencias fraccionarias que tienen estos términos en el número de
Reynolds, Por lo tanto se puede concluir que para todos los propósitos prácticos 𝑘̂𝐺 es
independiente de la temperatura y la presión, en los intervalos normales de estas
variables.

Es importante reconocer que los efectos de la temperatura sobre los coeficientes de


difusión y la viscosidad en la fase líquida pueden ser muy grandes y, por tanto, deben
considerarse con cuidado al utilizar los datos de 𝑘̂𝐿 o 𝐻𝐿 . Para líquidos, el coeficiente
de transferencia de materia 𝑘̂𝐿 está correlacionado en términos de las variables de
diseño por relaciones de la forma
̂
𝑘
𝑁𝑆𝑡 = 𝐿 𝐿 = 𝑓(𝑁𝑅𝑒 , 𝑁𝑆𝑐 ) (5.294)
𝑀

Una relación general para 𝐻𝐿 que se puede utilizar como base para aplicarla a las
correcciones de temperatura es la siguiente:

𝑎 1/2
𝐻𝐿 = 𝑏𝑁𝑅𝑒 𝑁𝑆𝑐

Donde 𝑏 es una constante de proporcionalidad y el exponente 𝑎 puede variar entre 0,2 y


0,5 para los diferentes sistemas y tipos de relleno. Los coeficientes de difusión en fase
líquida pueden corregirse a partir de una temperatura base 𝑇1 a otra 𝑇2 empleando la
relación de Einstein, como recomienda Wilke.

𝑇1 𝜇1
𝐷2 = 𝐷1 ( )( )
𝑇2 𝜇2

La relación de Einstein se puede reordenar para obtener la siguiente ecuación, en la que


se relacionan los números de Schmidt a dos temperaturas:

𝑇1 𝜌1 𝜇1
𝑁𝑆𝑐2 = 𝑁𝑆𝑐2 ( ) ( ) ( )2
𝑇2 𝜌2 𝜇2

Y sustituyendo se demuestra que una geometría determinada, el efecto de la


temperatura sobre 𝐻𝐿 se puede estimar como:
1 𝜇2
𝐻𝐿2 = 𝐻𝐿1 (𝑇1 /𝑇2 )2 (𝜌1 /𝜌2 )1/2 ( )1−𝑎
𝜇2

Ecuación para igual velocidades de flujo:

𝐻𝐿2 (𝑘̂𝐿 𝑎)1


=
𝐻𝐿1 (𝑘̂𝐿 𝑎)2

̂𝑮 y 𝒌
Efectos de las concentraciones elevadas de soluto sobre 𝒌 ̂𝑳:

Como se analizó antes, el modelo de la película estacionaria indica que 𝑘̂𝐺 debe ser muy
independiente de 𝑦𝐵𝑀 .Los datos de Vivian y Behrman para la absorción de amoníaco a
partir de un gas inerte sugieren que la tendencia calculada mediante el modelo de la
película es correcta. Esto indica también que el coeficiente de velocidad más adecuado
̂ 𝑮 y el término adecuado para la fuerza impulsora es de la forma (𝑦 −
a utilizar es 𝒌
𝑦𝑖 )/𝑦𝐵𝑀 .

El empleo del coeficiente de velocidad 𝒌 ̂ 𝑳 y de la fuerza impulsora (𝑥 − 𝑥𝑖 )/𝑥𝐵𝑀 se


considera adecuado, aunque aún no se haya demostrado experimentalmente. Para
muchos casos prácticos, las concentraciones del soluto en la fase líquida son bajas, lo
que hace que esta suposición carezca de importancia.

̂𝑮 y 𝒌
Influencia de las reacciones químicas sobre 𝒌 ̂𝑳
Cuando tiene lugar una reacción química, la velocidad de transferencia viene influida
por la reacción química, así como también por el proceso puramente físico de difusión y
convección en el interior de las dos fases. Puesto que esta situación es frecuente en la
absorción de gases, ésta centrará la discusión.

FIG. 5.28. Factor de correlación de la


película líquida (Tabla 5.28-G) para
operación a elevado porcentaje de
inundación. [Cornell y otros, Chem.
Eng. Prog., 56(8), 68 (1960).]

Deben considerarse, por tanto, los


efectos del equilibrio químico y la
cinética de reacción sobre la velocidad
de absorción, además de considerar los
efectos de la solubilidad del gas,
difusividad y la hidrodinámica del
sistema.

El valor de 𝑘̂𝐿 en presencia de una reacción química suele ser mayor al valor del
coeficiente cuando sólo ocurre absorción física, 𝑘𝐿−0 . Esto ha conducido a la
presentación de datos sobre efectos de las relaciones químicas en términos de <factor de
relación> o el <factor de mejoramiento> definido como:

𝑘̂𝐿
∅= ≥1
𝑘𝐿−0

Donde 𝑘̂𝐿 = coeficiente de transferencia de materia con relación y, 𝑘𝐿−0 = coeficiente de


transferencia de materia para la absorción puramente física.

Área interfacial efectiva de transferencia de materia. Es la columna de relleno con


un área de sección transversal constante S, el cambio diferencial del flujo de soluto por
unidad de tiempo está dado por:

−𝑑(𝐺𝑀 𝑆𝑦 ) = 𝑁𝐴 𝑎 𝑑 𝑉 = 𝑁𝐴 𝑎 𝑆 𝑑ℎ

Donde 𝑎 = área efectiva de la interfase para la transferencia de materia por unidad de


volumen de relleno y 𝑉 = volumen del relleno.

El área efectiva de la interfase depende de varios factores, entre ellos están: 1) la forma
de dimensiones de relleno; 2) el área material del relleno; 3) la velocidad másica del
líquido, y; 4) para columnas de pequeño diámetro, el diámetro de la misma.
Coeficientes volumétricos de transferencia de materia ̂𝑮𝒂 y
𝒌 ̂ 𝑳 𝒂. Estos
𝒌
coeficientes individuales incluyen al empleo de técnicas experimentales difíciles y, en
consecuencia, dichos datos no son abundantes. A menudo se informa de datos
experimentales basados en los coeficientes volumétricos globales, que por lo general se
definen como:

𝑛𝐴
𝑘̂𝐺 𝑎 =
ℎ𝑇 𝑆𝑝𝑇 ∆𝑦1𝑜𝑚

𝑛𝐴
𝑘̂𝐿 𝑎 =
ℎ𝑇 𝑆𝑝𝑇 ∆𝑥1𝑜 𝑚

Donde; 𝑘̂𝐺 𝑎 = coeficiente global volumétrico de transferencia de materia en la fase


gaseosa; 𝑘̂𝐿 𝑎 = coeficiente global volumétrico de transferencia de materia en la fase
líquida; 𝑛𝐴 = velocidad global de transferencia del soluto A; ℎ𝑇 = profundidad total de
relleno de la columna; S = área de sección transversal de la columna; 𝑝𝑇 = presión total
del sistema utilizada durante el experimento; y ∆𝑦1𝑜 𝑚 y ∆𝑥1𝑜 𝑚 , se definen como:

(𝑦 − 𝑦 𝑜 )1 − (𝑦 − 𝑦 𝑜 )2
∆𝑦1𝑜 𝑚 =
(𝑦 − 𝑦 𝑜 )1
ln [ ]
(𝑦 − 𝑦 𝑜 )2

(𝑥 𝑜 − 𝑥)2 − (𝑥 𝑜 − 𝑥)1
∆𝑥1𝑜 𝑚 =
(𝑥 𝑜 − 𝑥)2
ln [ 𝑜 ]
(𝑥 − 𝑥)1

Donde los subíndices 1 y 2 se refieren al fondo y a la parte superior de la columna,


respectivamente.

Analogía de Chilton-Colburn. Cuando un fluido se desplaza sobre una superficie


líquida o sólida, el movimiento turbulento que causa transferencia de materia también
ocasiona transferencia de calor y fricción de fluido, debido a la transferencia de energía
térmica y de momento, respectivamente. Esta similitud entre los mecanismos de
transferencia de materia, calor y momento fue puesta en la analogía de Reynolds, en la
que se establece que las siguientes razones adimensionales para gases son iguales:

𝑘̂𝐺 ℎ′ 𝑓
= =
𝐺𝑀 𝐶𝑝 𝐺 2
Donde ℎ′ = coeficiente de transferencia de calor, 𝐶𝑝 = calor específico, 𝐺= velocidad
másica y 𝑓= factor de fricción.