Você está na página 1de 57

CAPITULO 2.

LA PROBLEMATICA AMBIENTAL A NIVEL MUNDIAL

OBJETIVO

Al terminar el capítulo II, deberá:

• Conocer los principales problemas ambientales a nivel mundial.


• Determinar problemas ambientales globales y problemas ambientales locales.

A. INTRODUCCIÓN

Con el fin de conocer las implicaciones ambientales que ha generado la actividad humana a
nivel mundial, a lo largo de la historia, se presenta el siguiente capítulo sobre: La problemática
ambiental a nivel mundial.

A continuación se presenta la lista de algunos de los desastres ambientales más graves


sucedidos en los siglos XIX y XX:

• Derrame de mercurio en Minamata (Japón).


• Accidente nuclear en Chernobyl (Rusia).
• Derrame de petróleo por el accidente del buque Exxon Valdez en Alaska (EU).
• Las muertes y enfermedades pulmonares por el smog de Londres (Inglaterra).
• La continua destrucción de la selva amazónica.
• Las pruebas nucleares.
• La destrucción de la capa de ozono.
• El efecto invernadero.
• La lluvia ácida.

Los anteriores son algunos de los desastres ambientales más importantes que han ocurrido en
el mundo.

Para entender por que se deben considerar problemas y desastres ambientales, se debe hacer
un análisis de las diferentes formas de contaminación generada por el ser humano.

B. CONTAMINACIÓN POR RESIDUOS.

1. Generalidades.

Uno de los principales problemas ambientales del hombre moderno es la alta generación de
basuras de todo tipo, originadas por la minería, industria, el consumo y el aprovechamiento.

Esta alta cantidad de residuos se han vuelto un grave problema ambiental, ya que la mala
disposición de los mismos genera:

• Malos olores.
• Daños en los suelo.
• Daño al paisaje.
• Fuentes de parásitos, moscas y ratas.
• Peligros graves para la salud.

2. Marco conceptual.

1
Residuo: Es material generado en procesos de producción y consumo, el cual no tiene valor, ni
importancia productiva ni económica.

Un residuo generado hoy, puede ser materia prima para un nuevo proceso productivo, si existe:

-Tecnología de recuperación.
- Circunstancias económicas que favorezcan la comercialización de tales productos.

El esquema siguiente se muestra el flujo de generación de residuos:

Insumos
Productos
Naturales

R. Naturales Industria Subproductos

Energía Residuos

Consumidores Residuos de Consumo

3. El Flujo de generación de Residuos

La forma en que son generados los residuos se puede explicar de la siguiente manera:

• Del medio ambiente se obtienen los Recursos Naturales (Minerales, agua, suelo,
madera, vegetales, etc), los cuales son utilizados como materia prima en todos los
procesos productivos.

• Esta explotación y extracción (Minería, agricultura, ganadería, pesca, explotación


forestal), genera residuos de producción: Rp (Estériles y colas en minería por ejemplo).

• La industria utiliza la materia prima explotada para generar bienes (Metales, materiales
de construcción, artículos de madera, alimentos procesados, acero, etc.), y produce a
su vez también residuos de producción: Rp (Residuos industriales).

• Algunos de los residuos industriales pueden ser reciclados: R´p, sin embargo los
demás son arrojados: Rpa.

• Los consumidores generan residuos de consumo: Rc, algunos de los cuales pueden
ser reciclados: R´c, y los demás son desechados Rca.

Así:

Rp: Residuos de producción.


R´p: Residuos de producción reciclados.
Rpa: Residuos de producción arrojados.
Rc: Residuos de consumo.
R´c: Residuos de consumo reciclados.
Rca: Residuos de consumo arrojados

Materia Prima = Rpa + Rca = Bienes + Rp - R´p - R´c.

Los residuos son:

2
• Rp.
• Rc.

En la medida que se:

 Disminuya la explotación de recursos naturales.


 De mayor reciclaje y reutilización.

Disminuyen ambos valores y el problema de la generación de residuos se hace menos grave.

4. Los Residuos Sólidos Urbanos: RSU

Son los residuos generados por actividades normales en viviendas, instituciones, centros
comerciales y centro educativos, así como por limpieza de zonas verdes y mercados, se
componen de:

• Papeles.
• Desechos orgánicos.
• Vidrio.
• Cartones
• Cenizas.
• Metales.
• Plásticos.
• Textiles.
• Otros.

Se caracterizan por su heterogeneidad, y su composición varía de acuerdo a:

• Nivel de vida de la población.


• Estación ó época del año.
• Número de habitantes.
• Hábitos de la población.
• Clima.
• Día de la semana

5. Efectos de los Residuos Sólidos Urbanos sobre el medio ambiente:

• Olores por descomposición.


• Criaderos de animales parásitos.
• Contaminación de suelo, subsuelo y aguas subterráneas.
• Contaminación de aguas superficiales.
• Posibles focos de incendios.
• Paisaje deteriorado

6. Residuos Industriales

Son los residuos generados en actividades extractivas (Minería, agricultura, ganadería), y en


las actividades productivas, pueden ser sólidos, líquidos y lodos, se componen de

3
• Residuos vegetales.
• Rocas y minerales
• Residuos animales.
• Cenizas.
• Lodos de plantas de tratamiento.
• Escorias.
• Químicos sólidos.

Los residuos industriales se pueden clasificar en dos grandes grupos:

Residuos Peligrosos y Tóxicos: residuos químicos y lodos de tratamiento. Requieren un


manejo especial por su alta peligrosidad al medio ambiente.
Residuos Inertes: escorias, estériles de minería. No requieren un manejo especial.

Dependiendo del tipo de residuo industrial, algunos de sus efectos sobre el medio ambiente
son:

• Incorporación de elementos tóxicos a las cadenas alimenticias.


• Degradación severa de ecosistemas.
• Contaminación de suelos y aguas.
• Contaminación de alimentos.
• Posibles efectos cancerigenos y mutagénicos.

Se requiere de una gestión muy adecuada para evitar los efectos e impactos generados por la
mala disposición de los residuos al medio ambiente.

Una de las características de muchos residuos industriales son su posible reciclado.

Los residuos peligrosos se caracterizan porque al presentar cierta cantidad, concentración,


propiedades físicas y químicas, así como características infecciosas, pueden causar o
contribuir significativamente a riesgo de muerte o incapacidad de las persona que entran en
contacto con tales sustancias, así mismo poseen una amenaza potencial a la salud y medio
ambiente cuando son mal manejados, transportados o dispuestos.

Los residuos son peligrosos cuando son:

• Inflamables.
• Corrosivos ( pH menores a 2 y mayores a 12,5).
• Reactivos - explosivos.
• Tóxicos

Fuentes de los residuos peligrosos:

• Industria petroquímica.
• Industria metálica.
• Refinación y beneficio de metales.
• Químicos, pesticidas y explosivos.
• Industria electrónica.
• Baterías.
• Farmacéuticas.
• Textiles.
• Refinerías de petróleo.
• Maquinaria especial.
• Plásticos

4
C. LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE.

1. Generalidades.

La Contaminación del aire es la presencia en la atmósfera interior o exterior de uno o más


gases o partículas contaminantes en cantidades características o persistencia que las hace
perjudiciales para la vida humana vegetal animal o para los bienes o que interfieran
excesivamente con el goce de la vida y la propiedad.

Consiste en gases y sólidos finos generados por:

• Ciudades.
• Industria.
• Minería.
• Energía.
• Transporte.

La causa principal es la combustión incompleta de hidrocarburos:

H+C+O Calor + SO2 + H20

Los hidrocarburos (HCO), al tener impurezas, genera en la combustión:

• CO.
• SOx.
• Nox.
• Cenizas finas.
• Hidrocarburos no quemados.

Sin embargo también existen procesos naturales que contaminan el aire:

• Incendios forestales naturales.


• Descomposición de materia orgánica.
• Tormentas de polvo.
• Erupciones volcánicas.

La composición química natural del aire es:

• 78 % Nitrógeno.
• 20 % Oxígeno.
• 0.9 % Argón.
• 0.03 % CO2.
• Trazas de neón, helio, metano, criptón, hidrógeno, xenón, nitratos y ozono.

Sin embargo en las zonas donde hay fuentes de contaminación, estos valores cambian y
aparecen otras sustancias químicas o materiales que causan el problema de contaminación
atmosférica.

Existen dos grupos de contaminantes atmosféricos:

5
Contaminantes primarios: sustancias emitidas directamente por los focos:

• Material particulado o polvo.


• SO2, H2S.
• Compuestos orgánicos.
• NO, NH3
• CO, CO2.
• Compuestos halogenados.
• Compuestos radioactivos.

Contaminantes secundarios: sustancias que resultan de reacciones fotoquímicas entre los


contaminantes primarios, y con el vapor de agua de la atmósfera:

• SO3, H2SO4, MSO4 (M: catión).


• Cetonas, aldehídos, ácidos.
• NO2, MNO3 (M: cation).

2. Emisión de contaminantes atmosféricos. Tipos de focos.

Se entienden por emisión de contaminantes el lanzamiento (emisión primaria) o como


consecuencia de su formación a través de reacciones que se producen en la atmósfera,
(Emisión secundaria).

Dentro de las emisiones primarias los focos que las producen pueden clasificarse de diferentes
formas, así tendremos: fuentes naturales, tales como volcanes, incendios forestales, partículas
procedentes de emisiones gaseosas naturales, polvo del suelo y otros; fuentes de origen
antropogénicos (de origen humanos).

Los focos contaminantes antropogénicos, derivados de las actividades humanas los podemos
clasificar en:

Focos fijos:

• Industriales
• Combustiones e instalaciones fijas.

Focos móviles:

• Vehículos automóviles
• TransportesAviación
• Navegación marina

Focos compuestos:

• Aglomeraciones industriales
• Áreas urbanas

A su vez los focos contaminantes se pueden clasificar por su forma en: puntuales, lineales y
planos, en función de la extensión que ocupan. Al primer tipo corresponderían las chimeneas
aisladas, al segundo las carreteras y autopistas y al tercero las aglomeraciones industriales y
áreas urbanas.

La capacidad contaminante de un foco depende del volumen o cantidad de contaminantes


emitidos, y de las características del mismo.

6
En el cuadro siguiente se muestra la proporción entre las emisiones directas naturales y
antropogénicas para los distintos contaminantes:

FOCOS DE EMISION
CONTAMINANTE
ANTOPOGENICOS NATURALES
Aerosoles 11.3 88.7
SOx 42.9 57.1
CO 9.4 90.6
NO 11.3 88.7
HC 15.5 84.5

Del cuadro anterior deducimos la gran importancia que en cuanto a emisiones globales tienen
las fuentes naturales de emisión de contaminantes en relación con los antropogénicos, excepto
en el caso de las emisiones de SO2 en que casi se igualan. No obstante hay que tener en
cuenta que los focos entropogénicos están concentrados por lo general en áreas urbanas o sus
proximidades, por lo que la contribución de contaminación atmosférica local es dominante.

Refiriéndonos a las emisiones antropogénicas veremos a las emisiones antropogénicas


veremos a continuación los contaminantes emitidos por los tres focos fundamentales:

• Vehículos
• Calefacciónes domésticas
• Industrias

En los núcleos urbanos la participación de cada fuente en la contaminación total es


completamente diferente. Los automóviles pueden incidir entre un 35 y un 50 por ciento; las
calefacciones domésticas entre un 20 y un 30 por ciento y las industrias entre un 15 y un 20 por
100.

3. Contaminantes emitidos por los vehículos.

Los vehículos con motor de explosión (gasolina) emiten monóxido de carbono (CO),
hidrocarburos (HC), óxidos de nitrógeno (NOX) y compuesto de plomo, siendo el principal
contaminante el CO.

Los motores de combustión (diesel) emiten principalmente partículas sólidas, constituidas por
hollín, cuya presencia en los gases de escape provoca el llamado humo negro, partículas
liquidas de combustible y compuestos gaseosos constituidos por monóxido de carbono,
anhídrido, sulfuroso, óxidos de nitrógeno y CO2. Dado que los motores diesel realizan la
combustión con exceso de aire, el contenido del CO es casi inapreciable. Los compuestos de
azufre provienen exclusivamente del contenido de azufre en el combustible consumido para los
vehículos de la CEE en circulación urbana.

Las emisiones de contaminantes por los vehículos es función en principio del consumo de
combustible. Estas emisiones son muy importantes en los núcleos urbanos densamente
poblados causando problemas importantes de contaminación. Atmosférica.

5. Contaminación urbana del aire.

Las emisiones industriales y de l transporte son dispersadas en las ciudades por el movimiento
constante de las mases de aire; sin embargo en las ciudades:

7
• Hay aporte elevado.
• Condiciones climáticas especiales.

Hace que se concentre la contaminación en ciertos sitios, principalmente en áreas industriales


y en los centro de las grandes urbes formando el smog ( Mezcla de humo y niebla).

6. Contaminantes emitidos por la industria.

La evaluación de las emisiones de contaminantes de origen industrial es difícil de realizar y


sobre todo de cuantificar debido a que en los mismos influye gran cantidad de parámetros entre
los que podemos citar:

• Tipología de los procesos industriales


• Tecnologías usadas
• Materias primas empleadas

Estos parámetros industriales a su vez en el campo industrial una significación amplia y


compleja debido a la diversidad de contaminantes emitidos.

Las actividades industriales que pueden contaminar la atmósfera son muchas, siendo los
principales focos de contaminantes los relacionados con las industrias básicas.

Entre los sectores más contaminantes podemos destacar:

La siderurgia integral. Emite todo tipo de contaminantes y en cantidades importantes, los


principales contaminantes emitidos son: partículas, SOX, CO, NOX, fluoruro, humos rojos
(óxidos de hierro) y otros.

Centrales térmicas. Emiten sobre todo partículas, SO2, NOX, Las que más contaminan la
atmósfera son las que utilizan combustibles sólidos Carbones, y dentro de ellas las que
emplean lignitos, debido a su alto contenido en azufre (s) y cenizas.

Las centrales térmicas que emplean combustibles líquidos (fuel-oil), emiten fundamentalmente
SO2 Y NOX Y HC.

Refinerías de petróleo. Emiten fundamentalmente, SO2 y HC, además de CO, NOX,


amoníaco, humos y partículas.

Industrias del cemento. Emiten polvos y NOX.

Industria química. Emite ácido sulfúrico, ácido nítrico, ácido clorhídrico, ácido fosfórico y otros.

Los problemas de contaminación atmosférica de origen industrial se presentan según se han


dicho, por el elevado volumen de las emisiones y por la variedad de contaminantes,
produciendo efectos sinérgicos ocasionados por presencia simultánea de varios contaminantes
de varios contaminantes en zonas densamente industrializadas.

7. Análisis y evaluación de la calidad del aire. Inmisiones.

Los elementos e interrelaciones que intervienen en la realización de análisis de la calidad de


aire con el objeto de evaluar el grado de contaminación atmosférica, se pueden poner de
manifiesto de forma simplificada observando las figuras de la sección anterior.

En los esquemas anteriores vemos que la emisión de los contaminantes desde los focos y las
interacciones atmosféricas, determinan la concentración de contaminantes en el aire siendo los
efectos que producen estas concentraciones sobre los receptores los que determinan los

8
criterios de calidad del aire. Así podemos decir que calidad del aire es admisible o no, en
función de los efectos que produzcan sobre los receptores las concentraciones de
contaminantes presentes en el aire.

La calidad del aire se evalúa a través de los valores de inmisión. Se denomina inmisión de un
contaminante a la concentración media

Del mismo presente en el aire ambiente durante un tiempo determinado. Se expresa en


microorganismos de contaminante por metro cubico de aire (mg/Nm3) medido en condiciones
normales de presión y temperatura.

Cuando los contaminantes emitidos por los diversos focos entran en la atmósfera se produce
una serie de fenómenos que afectan al grado de contaminación atmosférica alcanzando.

En primer lugar los contaminantes se diluyen con el aire por lo que sus concentraciones
disminuyen. Por otra parte el viento actúa como transporte de los contaminantes produciendo
una agitación y mezcla entre ellos y el aire.

Algunos de los contaminantes pueden sufrir reacciones químicas durante el transporte


apareciendo los contaminantes secundarios. La calidad del aire que respira un receptor
colocado a sotavento del lugar donde se emiten los contaminantes dependerá de la cantidad de
contaminantes primarios emitidos y de los fenómenos de dispersión y reacciones químicas que
tienen lugar en la atmósfera durante su transporte por el viento.

Un receptor es cualquier objeto que se ve afectado negativamente por la calidad del aire al que
ésta expuesto. Los receptores incluyen a los seres humanos, la flora y los materiales

8. Meteorología y calidad del aire

Veremos ahora como influyen la capacidad dispersante de la atmósfera en la calidad del aire
para una emisión de contaminantes dada.

La variación espacial y temporal de la calidad del aire en una zona determinada es el resultado
de la distribución espacial de la fuente emisora, de la meteorología de la zona y de su
topografía.

La importancia de la meteorología en los fenómenos de contaminación atmosférica puede ser


fácilmente reconocida observando como varia la calidad del aire de una zona determinada de
unos días a otros aunque las emisiones prácticamente permanezcan constantes. Las variables
más significativas, que condicionan la diferencia de calidad del aire entre los días con las
variables condiciones meteorológicas.

• El transporte convectivo horizontal que depende de las velocidades y direcciones del


viento.

• El transporte convectivo vertical, cuyas variables principales son la estabilidad


atmosférica e inversiones térmicas.

9. Inversiones térmicas

Se dice que existe una inversión térmica cuando el gradiente térmico vertical aumenta con la
altura.

Las inversiones se producen como consecuencia del enfriamiento nocturno de la corteza


terrestre por irradiación de calor hacia el espacio. En estas condiciones de aire se va enfriando
progresivamente desde el suelo hacia arriba produciendo en esta zona una fuerte estabilidad
atmosférica impidiendo la difusión vertical de contaminantes.

9
El tope de la capa de inversión se encuentra a la altura a partir de la cual, las temperaturas
decrecen con la altura.

Muy frecuentemente, la inversión desaparecer gradualmente durante la manana, cuando la


radiación solar calienta el suelo y las capas de aire próximas al, apareciendo entonces estados
transitorios cuya anchura va cambiando progresivamente, la más cercana al suelo y la superior
son inestables, y la intermedia estable.

Esta situación de rotura inferior de la inversión puede contribuir a crear fuertes concentraciones
de contaminantes junto al suelo, ya que los contaminantes atrapados en la zona inestable
inferior están sometidos a una fuerte agitación debido a la inestabilidad, en un estrato muy
estrecho debido a la limitación y a la difusión impuesta por la capa estable intermedia.

Estas situaciones suelen producirse en las grandes ciudades tras las noches rasas en el
invierno, seguido de un día soleado. El resultado es una fuerte contaminación a primeras horas
de la mañana.

Efectos de la contaminación atmosférica.

Dependiendo del tipo y concentración de los contaminantes atmosféricos, los siguientes son
algunos de los efectos e impactos ambientales:

• Enfermedades respiratorias.
• Disminución de la visibilidad.
• Contaminación de aguas.
• Alteración del clima.
• Daño en vegetación y fauna.
• Perturbación generalizada de ecosistemas.

Sistema de vigilancia de la calidad del aire

Resumiendo lo expuesto anteriormente, podemos decir que la calidad del aire que llega a los
receptores depende de la cuantía y tipos de contaminantes emitidos a la atmósfera y de las
condiciones meteorológicas en que emiten.

La emisión de contaminantes a al atmósfera a ido aumentando con la expansión demográfica


mundial y con el progreso de la industria, esto ha dado lugar a que en determinadas áreas y
momentos el aumento de las emisiones de contaminantes al superar la capacidad de
autodepuración de la atmósfera, ha provocado concentraciones a nivel del suelo que han ido
acompanadas de aumentos espectaculares de la mortalidad y morbilidad de los habitantes de
la zona afectada.

Para tratar de evitar estos episodios de fuerte contaminación y conocer su evolución en el


tiempo, se dispone en las zonas donde se prevé se van a producir de un adecuado sistema de
vigilancia de la calidad del aire.

El termino "Vigilancia de la calidad del aire" designa el procedimiento empleado para evaluar
las concentraciones de contaminantes atmosféricos.

La obtención de los datos necesarios para realizar esta evaluación se puede obtener por dos
métodos o sistemas distintos y complementarlos.

Montaje de una red de estaciones de vigilancia del aire, que nos informa de las
concentraciones medias de contaminantes presentes en la zona muestrada durante un tiempo
determinado. La representatividad de los datos depende de la ubicación de las estaciones y de
los procedimientos de muestreo y análisis escogidos.

10
El otro método para determinar el grado de contaminación atmosférica es la aplicación de
técnicas de medición biológica (bioindicadores).

Los líquidos parecen ser indicadores biológicos muy adecuados, ya que resultan
significativamente dañados por la contaminación atmosférica, cuando la mayoría de los
vegetales superiores, si es que son afectados no muestran alteraciones visibles aún cuando
hayan sufrido daños ostensibles.

La forma de utilizar este sistema es el de elaborar diagramas que muestren las respuestas en
relación con la concentración del contaminante y el tiempo de exposición.

D. LA CONTAMINACIÓN POR OLORES.

1. Generalidades.

De nuestros cincos sentidos, quizás el del olor, sea uno de los más relegados al ostracismo
dentro de nuestra sociedad. En este mundo de sensaciones virtuales, de cemento y hormigón,
de desprecio al contacto físico, de alejamiento de la Naturaleza, no queda lugar para una de las
sensaciones más placenteras con las
que se puede encontrar el ser humano. La intensa fragancia de una flor, las emanaciones de la
tierra húmeda tras la lluvia, el aroma salino de una suave brisa en el mar, el apetitoso olor que
envuelve a nuestros platos favoritos, o el de la persona amada después de una ducha, son
olores que disfrutamos y recordamos con placer. Sensaciones que llegan a nuestro
pensamientos y que alegran y enriquecen nuestras vidas. ¿Quién podría vivir son oler?, ¿qué
vida podríamos llevar

En estos momentos, cuando hablamos de olores, normalmente hablamos de malos olores,


hedorores. Ya lo dijo Hamlet, "algo huele a podrido en Dinamarca". Y es que los malos olores
son los que invaden nuestra actual vida en sociedad.

Los olores a los que nos acostumbramos a diario son el de la papelera que invade a la ciudad
durante los días nubosos, el de los comedores y las cafeterías con el olor pegajoso de la grasa
en suspensión, el del humo de las fábricas y los coches que llena el aire que respiramos con
olores nauseabundos en nuestros desplazamientos, el del compañero de clase dispuesto a
reducir el consumo de jabón y agua al mínimo en su casa, o el de la basura del vecino, que se
empeña en sacarla a las cinco de la tarde a la escalera, llena de restos orgánicos en
descomposición, en pleno verano, a cuarenta grados,...

Pero, ¿dónde podemos ir para rehuirlos?. No es tan fácil como huir de la luz de la ciudad, tanto
de día como de noche, pues basta encerrarte en tu habitación y bajar la persiana. Para huir de
un olor, nos tenemos que encontrar con otro, que sea capaz de hacernos olvidar el primero.
Además que no siempre el primero es mejor que el segundo. Los olores al igual que tantas
otras cosas son algo indescriptible, y ¿cómo sabemos si un olor nos gusta o nos deja de gustar
? ¿por qué tenemos fobia a algunos olores y a otros no? . Para cada olor nos encargamos de
almacenar mucha información asociada. Los olores nos evocan recuerdos, pasajes y vivencias
por sí solos. Cada olor lleva consigo la historia de su percepción, lo excepcional del hecho, el
instante. Algunos olores, por comunes, nos hacen perder la perspectiva de su frugalidad, de su
atemporalidad. Cada olor es una sensación, un recuerdo, algo más.

El olor, mejor dicho, el olfato, sea quizás uno de los sentidos del hombre que más se han
atrofiado con el paso del tiempo y la evolución. Uno de los sentidos que habitualmente se
encuentran en modo OFF, sin transmitirnos sensaciones, y que en un instante, percibe algo,
esa extraña sensación, aparte de la propiamente sensitiva, algo la que nos lleva a ese otro
punto paralelo, con el mismo olor, en otro lugar.

2. La nariz y el olfato

11
La nariz es la principal entrada de aire en nuestro sistema respiratorio, y también es un
importante órgano de los sentidos. Por ejemplo, te permite identificar olores como el humo, un
signo de peligro. Dentro de la nariz hay un epitelo olfativo, que consiste en un cúmulo de
células nerviosas, recubiertas de receptores sensibles a las moléculas olorosas que hay en el
aire. En la nariz tenemos por lo menos 10 millones de receptores de unos veinte tipos distintos,
y cada tipo percibe una gama distinta de olores. Cuando los receptores detectan un olor
transmiten señales nerviosas a través del nervio olfativo hasta el cerebro y éste se encarga de
analizar la señal e identificar el olor.

La misma forma en que una persona con un oído entrenado puede distinguir los distintos
instrumentos de una orquesta, hay personas que pueden identificar ciertos olores y se dice que
tienen un olfato bien entrenado. De hecho, cuando identificas a alguien por el olor no lo haces
porque tengas una buena nariz, sino que es tu cerebro el que está entrenado para reconocer
los olores.

3. Contaminación producida por olores

Entendemos por olor las emanaciones de ciertas substancias percibidas por el olfato y que
producen una impresión particular en le mismo. Es pues a través del sentido del olfato por el
que detectamos la presencia en el aire de sustancias volátiles olorosas.

Es la emanación de sustancias líquidas o gaseosas las cuales son captadas por el olfato,
pueden ser agradables o desagradables.

Las sustancias olorosas se consideran contaminantes cuando producen malestar e incluso


pueden causar afecciones respiratorias.

En la especie humana el olfato es un sentido relativamente poco desarrollado y se ha


demostrado que en el hombre, cualquier olor puede ser reconstruido a partir de los siete olores
primarios siguientes:

• Alcanfor
• Almizcle
• Olor floral (rosa)
• Mentolado
• Eter
• Olor agrio (vinagre)
• Olor fétido (huevo podrido)

Correspondiendo a cada molécula de olor primario, una mucosa olfativa especializada. Por otra
parte se ha demostrado igualmente la existencia de diferencias olfativas entre el hombre y la
mujer,

Los olores, con un carácter totalmente subjetivo, los podemos clasificar en buenos y malos,
siendo estos últimos aquellos que causan molestia o malestar a quien los huele.

Las sustancias olorosas contaminantes son compuestos químicos orgánicos o minerales que
se presentan generalmente en forma gaseosa y algunas veces en forma de aerosoles. La
principal característica de estos contaminantes es que son causantes de olores, es decir es
detectada su presencia en el aire por el sentido olfativo a muy bajas concentraciones, que muy
a menudo no se pueden descubrir por los métodos de análisis habituales.

12
Los focos de emisión de olores son muy numerosos siendo la mayor fuente de malos olores las
grandes aglomeraciones urbanas a través de las calefacciónes domésticas, los vehículos
automóviles, los incineradores de residuos sólidos y los vertederos de basuras.

Existen igualmente determinadas industrias que o bien por las materias primas que utilizan, por
los procesos de producción o por los productos finales que obtienen son importantes focos de
olores debido a sus emisiones de gases y sustancias olorosas.

En el cuadro adjunto se muestra una relación de las actividades industriales productoras de


malos olores y el origen de los mismos.

Otros focos de malos olores son las cloacas, zonas de aguas estancadas y ríos con muy
elevada carga orgánica (en situación de anoxia) siendo práctica común no exigir ningún nivel
de emisión de productos olorosos, exigiéndose únicamente la ausencia de malos olores,
imposición que tiene un neto carácter subjetivo.

A pesar de la diversidad de olores y de los problemas planteados existen técnicas de lavado


mediante scrubers, sistemas de combustión catalítica, incineradores térmicos por gas,
absorbedores, adsorción en carbón activo y filtros, ozonizadores adición de agentes
enmascarantes y neutralizantes o bien recurriendo a la dilución hasta obtener una
concentración inferior al umbral oloroso.

4. Fuente de producción de olores:

Orgánicos: Los olores pueden desarrollarse a partir de residuos orgánicos cuando se


almacenan en largos periodos, siendo entre más importantes en climas cálidos. El material
orgánico se produce por descomposición anaeróbica de los residuos fácilmente
descomponibles. Ej.: El sulfato puede ser reducido por sulfuro que después se combina con
hidrógeno para formar ácido sulfúrico.

Aguas residuales: Debido a la cantidad de material orgánico que lleva en su composición, es


decir, el olor en las aguas se produce por su eutroficación.

Combustión de materia: Vehículos, chimeneas. Combustiones espontáneas.

Por polvos y hollín de un proceso industrial de minerales.


Producción de hongos en ambientes húmedos,
Por sustancias químicas volátiles.
Reacciones de elementos químicos con desprendimiento de gas.
Con evaporación de agua en contacto con ciertos cuerpos y materiales que desprenden
partículas.
Por el mismo sistema metabólico del organismo.

Los olores en la naturaleza pueden tener finalidades especiales como de atracción y defensa y
pueden ocasionar diferentes reacciones (estrés, asco, náuseas ) básicamente los olores los
constituyen la impregnación del aire con sustancias que al ser respiradas impresionan el
sentido del olfato.

Se consideran contaminantes aquellos olores desagradables que producen malestar al hombre.


Algunas actividades contaminantes de olores son: curtidoras, mataderos, fábricas de pintura,
transformación de plásticos, refinería, minería, transporte de residuos.

Aparentemente los olores no producen daños graves, pero si provocan irritaciones, molestias,
pérdida de la tranquilidad, es decir, su efecto es más psicológico que físico.

13
E. EL EFECTO INVERNADERO

1. Generalidades

Entre las alteraciones de la atmósfera producidas por las actividades humanas una de las que
preocupa principalmente en la actividad es la causa por las crecientes emisiones de anhídrido
de carbónico (CO2) no es un gas tóxico ni se considera un contaminante como tal, es un
componente natural del aire.

2. El Problema del Efecto Invernadero

El problema surge del hecho de que concentraciones crecientes de CO2 en la atmósfera,


puede causar cambios climáticos al verse afectada la temperatura de la corteza terrestre.

El dióxido de carbono es un elemento que forma parte del ciclo del carbono. Las plantas a
través de la fotosíntesis utilizan la energía solar haciendo reaccionar el CO2 del aire con el
agua para producir hidratos de carbono y oxígeno, según la reacción:
CO2 +H2O + Energía solar ---> ----> Hidratos de Carbono + O2

Cuando las plantas respiran, absorben el oxígeno del aire liberando de nuevo CO2 a la
atmósfera. La reacción es la inversa de la anterior.

El balance total de este ciclo nos llevaría a concentraciones constantes de CO2 en la


atmósfera, pero este ciclo se altera como consecuencia de las actividades humanas, las
alteraciones se manifiestan con la tala de bosques y los incendios forestales, lo que disminuye
las plantas disponibles, o al quemar los combustibles fósiles. La primera y la segunda de estas
actividades disminuyen la capacidad de la naturaleza para eliminar el CO2 atmosférico, y la
segunda y tercera aumentan su cantidad emitida a la atmósfera.

Las concentraciones de CO2 en la atmósfera presentan una tendencia a aumentar


continuamente, al menos desde 1958 en que se han realizado mediciones muy precisas de
evolución.

Se puede observar las variaciones estacionales anuales debidas al ciclo natural de crecimiento
y decaimiento de las plantas (ciclo fotosintético).

14
El efecto de calentamiento de la corteza terrestre se debe a que el CO2 lo mismo que el vapor
de agua, deja pasar (es transparente) la radiación solar recibida del sol, pero absorbe la
radiación infrarroja reflejada por la tierra, lo que puede dar lugar a un calentamiento de las
capas bajas de la atmósfera El efecto es igual que el que producen los tejados de vidrio en un
invernadero, de ahí su nombre.

Según cálculos realizados, se estima que si se duplica la concentración de CO2 en la


atmósfera, las temperaturas en la troposfera inferior aumentaría entre 2 y 3°C. Se ha pensado
que este incremento de la temperatura podría producir un incremento en la fusión de los
casquetes de hielo y de los glaciares. Este hecho podría producir que muchas áreas costeras
quedarán sumergidas por las aguas.

No obstante, si se comparan le evolución de las temperaturas media mundial y el aumento en


la concentración de CO2 en la atmósfera, se aprecia que entre los años 1885 y 1940 la
temperatura media mundial aumentó en 0.6°C, sin embargo desde este año se ha observado
un descenso de unos 0.21°C, en todo el mundo. Esta evolución puede verse en la siguiente
figura.

De lo anterior se desprende que no existe una correlación entre un aumento de la temperatura


en la atmósfera y el aumento en las concentraciones de CO2 en la misma.

Para tratar de explicar esta anomalía se ha indicado que un aumento de la temperatura de la


atmósfera produciría un aumento en la nubosidad con el consiguiente enfriamiento de la tierra.
Por otra parte el aumento en las concentraciones de partículas en la atmósfera produciría una
dispersión de la radiación solar con la consiguiente pérdida de energía captada por tierra.

También es posible que las fluctuaciones de temperatura signifiquen un ciclo natural todavía
desconocido.

Por el momento no puede presentarse ninguna prueba directa que ligue definitivamente los
niveles de CO2 en la atmósfera con los cambios climáticos, debido al gran número de variables
que intervienen en los mismos y cuyos efectos muchas veces se anulan entre sí.

Como resumen del estudio de los efectos macroecológicos que las actividades humanas
pueden causar sobre el medio ambiente, cabe decir que si bien en la mayoría de los casos,
como hemos visto, no está completamente demostrada la relación entre las causas y el efecto,
sí existen indicios suficientes para no descartar las posibilidades de que las actividades
humanas puedan acarrear cambios atmosféricos que alteren gravemente los ecosistemas

15
terrestres, lo que representa un auténtico reto para la humanidad, ya que de su conocimiento y
solución depende la supervivencia del planeta en las actuales condiciones.

F. LA LLUVIA ACIDA

1. Generalidades

Uno de los problemas ambientales causados por la contaminación atmosférica es la Lluvia


Ácida, donde óxidos de azufre, nitrógeno y carbono, se combinan químicamente con el agua
que se encuentra en la atmósfera formando:

• Ácido carbónico.
• Ácido nítrico.
• Ácido sulfúrico.

El cual tiene efectos graves sobre las aguas superficiales y subterráneas, la cobertura vegetal y
los materiales utilizados por el ser humano ( Concreto, Varillas de hierro, cerámicas, etc.).

2. Origen e historia de la lluvia ácida

El término lluvia ácida se utilizó por primera vez en 1853 por el químico británico Robert Angus
Smith para detectar las lluvias que caían en la ciudad de Manchesters, las cuales se
caracterizaban por su acción corrosiva sobre los metales de la decoloración de la ropa tendida,
y por la muerte de distintos vegetales.

En 1961 el sueco Svante Odin quien había instalado aparatos para detectar la acidez del aire y
precipitaciones demostró que dichas lluvias no tenían un origen local sino que provenían de las
masas de aire que corrían hacia el norte después de haberse enriquecido en la atmósfera de
Gran Bretaña o de Europa del Este con óxidos de azufre y nitrógeno.

20 años después en la década de los 80 la atención recayó en la acidificación creciente de los


bosques en Alemania y de importantes zonas de Francia, debido a las consecuencias
negativas de las lluvias ácidas originadas por la emisión de contaminante de azufre y nitrógeno.

3. Dispersión de las lluvias ácidas

Como resultado de la emisión descontrolada a la atmósfera de vapores químicos y sustancias,


con elevadas concentraciones de dióxido de azufre , y óxidos de nitrógeno los cuales al ser
oxidados en el trayecto de su recorrido por la atmósfera, desde el lugar de emisión, se
precipitan y son atrapados por las nubes en forma de ácido nítrico y ácido Sulfúrico.

4. Grado de acidez de la lluvia ácida

El grado de acidez depende de la concentración en iones de H+ , medido en una escala


logarítmica de 0 a 14 ; en el 7 representaría una lluvia neutra, por encima de esta cifra
corresponderían a las lluvias de un pH básica y por debajo de esta cifra se presentarían lluvias
ácidas.

La lluvia recibe el nombre de ácida cuando su pH se encuentra por debajo de 5 y 6. La poca


cantidad de agua que contiene la niebla y el hecho que se formen a poca distancia del suelo,
allí donde las concentraciones de contaminantes son más fuertes explicaría la presencia de la
elevada acidez (pH entre 2 y 3 ).

16
5. Lluvia para todos

Hasta ahora se consideraba la lluvia ácida como un triste patrimonio de las civilizaciones del
norte sin embargo se ha descubierto con mediciones efectuadas de la acidez de las
precipitaciones en la Amazonia, en los bosques del Congo y en las mismas selvas de Australia
han permitido comprobar que su acidez es parecida a las de las lluvias que caen en las
regiones industrializadas aunque en este caso la acidez tiene su origen y efectos distintos.

En efecto está acidez tiene en general, un origen orgánico (Ácido, fórmico y acético) y es
mucho más frágil, puesto que la gran cantidad de microorganismos presentes en estas lluvias
hacen que desaparezca rápidamente. El origen de los ácidos orgánicos se halla en emisiones
de hidrocarburos realizados por la vegetación de los bosques ecuatoriales, que se oxidan
progresivamente en la atmósfera , mientras que la acidez mineral, que se presenta como ácido
nítrico, tiene su origen en la emisión de óxidos de nitrógeno producido por los suelos de los
bosques y las selvas, pero sobre todo la quema anual de las sabanas Africanas.

6. La lluvia Ácida

Las centrales térmicas, la industria, el hogar, el transporte y todas aquellas actividades basadas
en la combustión de materiales fósiles que generan óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre y
otros productos de oxidación que constituyen la base sobre la que se forma la lluvia ácida.

Una vez en la atmósfera, los óxidos de azufre y nitrógeno sufren un proceso de hidrólisis que
los convierte en ácido nítrico y sulfúrico, los cuales caen disueltos en la lluvia, la nieve o la
niebla y se depositan sobre las plantas, los lagos, los ríos, los mares y los suelos, en ocasiones
muy lejanos a su punto de origen.

La producción de SO2 entra en la atmósfera y se combina con el oxígeno produciéndose el


SO3, a la vez se combina con la humedad de la atmósfera formando el ácido sulfúrico y se
precipita en forma de lluvia.

Se estima que las emisiones de bióxido de azufre producidos por la actividad humana alcanza
hoy unos 180 millones de toneladas métricas al año en todo el mundo y están aumentando
cerca del 4% anual. Las emisiones de óxidos de nitrógeno alcanza aproximadamente 75
toneladas métricas el año.

Por razón del consumo de energía fósil el hombre ha cambiado la lluvia benéfica en una literal
lluvia de veneno

7. Dispersión de los contaminantes ácidos

La dispersión de contaminantes ácidos indica que los contaminantes pueden ser transportados
por las corrientes de aire a través de largas distancias desde las zonas de fuerte
industrialización donde se generan los contaminantes a otras áreas donde producen efectos
ecológicos tales como alteraciones de los bosques y sobre los organismos acuáticos.

8. Efectos sobre el agua

Se considera que las lluvias ácidas son las causantes de la muerte y desaparición de gran
número de peces en cientos de lagos en las montañas también hay problemas de acidificación
de las aguas.

La lluvia ácida al caer sobre ríos, mares y lagos disminuye su pH por su alto contenido de
sulfatos y otros metales, la acidificación daña la biodiversidad de los lagos y los ríos
especialmente en agua dulce por su sensibilidad a la acidificación debido a esta complejidad,
los peces son los mas perjudicados debido a la alteración de su ciclo reproductivo.

17
9. Efectos sobre la vegetación

Debido al aumento de emisiones de azufre por causa de la actividad humana y a la altura


alcanzada por estas emisiones hace que los polucionantes sean transportados a largas
distancias. Las precipitaciones ácidas procedentes de masas de aire contaminado dañan
directa e indirectamente la vegetación.

Sean detectado alteraciones y peligro de desaparición de grandes extensiones de bosques.

10. Efectos sobre los suelos

Los suelos que reciben elementos ácidos pierden sus elementos básicos como Magnesio y
Calcio que son elementos nutritivos muy importantes para el crecimiento y desarrollo de los
vegetales la acidificación produce lavado de Aluminio de los suelos, que produce efectos
tóxicos sobre la vida acuática e incluso sobre las raíces.

Los procesos biológicos y bioquímicos son entorpecidos por efectos de las lluvias ácidas.

La modificación del pH del suelo puede impedir el asentamiento de determinadas especies


vegetales o eliminar las ya existentes.

11. Efectos sobre la salud

Afecta al ser humano debido a que este ingresa al cuerpo por las vías respiratorias causando
daños que pueden ser leves o graves.

El impacto de la acidificación en la salud humana es directo como indirecto sean observados


efectos directos, cuando los aerosoles del sulfato ácido entran en contacto con la superficie
sensible de la superficie de las membranas mucosas del tracto respiratorio en los pulmones.

12. Efectos sobre la visibilidad

Los sulfatos pueden ser causantes de la reducción de la visibilidad. La visibilidad depende de


la opacidad del aire, sensibilidad del ojo del observador y posición del objeto con respecto al
sol.

13. Efectos sobre los distintos materiales de construcción

El efecto que las lluvias ácidas tienen sobre los materiales, se debe a que los compuestos de
azufre que llevan a la corrosión son más rápidos en la atmósfera urbana que en la rural,
además parece ser que es un efecto sinérgico entre diversos compuestos (H2S, SO2, NOx,
CL-) las lluvias con un pH bajo produce lixiviación de los materiales de construcción que
contienen areniscas y materiales calcáreos.

14. Acidificación

La acidificación se refiere al incremento gradual de las condiciones acidias en suelos, bosques


y lagos. Tal incremento se produce también en medios urbanos donde contribuya al deterioro
de metales y piedras. La deposición ácida puede ser absorbida aún en zonas delicadas, por la
capacidad natural de amortiguamiento del medio ambiente, sin embargo, la aparición de
condiciones ácidas en un medio puede ocurrir mucho tiempo después del incremento de la
deposición ácida. La principal fuente antropogénica de gases acidificantes primordialmente
SO2 y NOx, es la quema de combustibles fósiles. Otras fuentes son:

• La fundición de minerales metálicos

18
• La producción de ácido sulfúrico
• Procesos industriales
• La quema de biomasa

19
G. LA DESTRUCCIÓN DE LA CAPA DE OZONO

1. Generalidades

La capa de ozono es una región de la estratosfera terrestre que nos protege a modo de
escudo de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta del sol. Después de constatar que
este escudo protector esta desapareciendo, se descubrió que un conjunto de compuestos
químicos, conocido como clorofluoro - Carbonados o CFC, muy utilizados en la industria, eran
los responsables de esta destrucción.

Se trato de la primera constatación en el ámbito mundial de que la humanidad estaba


sobrepasando la capacidad de la tierra para absorber los contaminantes. Los científicos
detectaron el problema y consiguieron, superando las barreras políticas, poner en marcha una
serie de investigaciones a escala mundial para detectar las sustancias culpables de la
reducción acelerada de la capa de ozono.

Después de un periodo de escepticismo las grandes empresas se dieron cuenta de su


responsabilidad en la solución.

Tras unos años de tira y a floja, se consiguió un acuerdo para prohibir el empleo de las
sustancias que causaban el agujero de la capa de ozono. El caso del agujero de la capa de
ozono es también una prueba -de que es posible alcanzar acuerdos internacionales para
detectar los efectos contaminantes provocados por muchas actividades.

2. El ciclo infernal del ozono

Existe un acuerdo general sobre el efecto nocivo de las emisiones producidas por los CFC en
la atmósfera cuyo comportamiento esta perfectamente descrito en las literaturas científicos. Los
CFC , bajo el efecto de las radiaciones solares, liberan moléculas de cloro. El cloro liberado se
une a las moléculas de ozono de la estructura transformándolas en oxígeno gracias a una
reacción catalítica ( Cl + O ---> ClO + O lo que dará Cl+ O ---> Cl + O , con el balance final O +
O ---> 2 O ) . El elemento catalizador, el cloro, es restituido al final de la reacción. Un átomo de
cloro es así capaz de romper hasta un millón de moléculas de ozono.

El ozono es una forma alotrópica del oxígeno, cuya molécula se compone de tres átomos de
oxígeno, a diferencia del oxígeno normal, formando por dos átomos. Se encuentra en
pequeñas cantidades en la atmósfera, concentrándose entre los 20 y 25 Km de altitud. Es
indispensable para la vida, pues interceptan parte de las dañinas radiaciones ultravioletas del
sol.

3. Las UV

La luz solar no está formada únicamente por luz visible, sino también por radiación ultravioleta
(uv).

La parte de radiación UV más cercana a la luz visibles son los llamados UV-A, los rayos que
nos broncean cuando tomamos el sol. La luz solar contiene también ultravioletas de mayor
energía, los llamados UV-B Y UV-C; los UV-C son filtrados por las moléculas de oxígeno que
forman un 21% en la atmósfera, mientras que el filtrado de los UV-B depende de un fenómeno
que se desarrolla en la capa de ozono, a más de 20 Km de altura, que es perturbado por los
clorofluorocarbonos.

. Los efectos de las radiaciones solares

La vida sobre la tierra se ha desarrollado siempre protegida por los fenómenos de absorción de
la radiación ultravioleta del sol.

20
Los UV-B tienen las características necesarias para alterar las moléculas orgánicas que forman
las células vivas. Una reducción de la efectividad de la capa de ozono en la absorción de los
UV-B aumentaría los casos de cáncer de piel, reduciría la afectividad de nuestro sistema
inmunitario y aumentaría los casos de ceguera y cataratas.

En las plantas, la radiación UV-B altera la fotosíntesis reduciendo su crecimiento, el efecto es


mucho mayor en las especies de alto rendimiento, que son las más importantes para nuestra
alimentación.

El fitoplacton, en el que se basa toda la vida marina es especialmente sensible a los UVB.

En general, una disminución importante de la capa de ozono podría causar, además de los
efectos directos sobre nuestra salud, una alteración ecológica tal que pondría en peligro
nuestra capacidad para producir alimentos. Se ha calculado que la destrucción del 1% de la
capa de ozono eleva en un 2% la cantidad de UV-B que alcanza la tierra y hace aumentar entre
un 3 y 6% la incidencia del cáncer de piel en los seres humanos.

5. Presencia y formación del ozono

En la estratosfera, entre los 12 y 25 Km de altura, la radiación UV-B del sol rompe las
moléculas de oxígeno, que se recombinan formando el ozono. El ozono es un compuesto muy
inestable, que reacciona de forma destructiva plantas y con los pulmones seres vivos.

Por ello se emplean en algunas ciudades para la desinfección de las aguas potables. A nivel de
tierra el ozono se forma de la contaminación fotoquímica de las grandes ciudades, en las
descargas eléctricas, en los rayos, en las maquinas fotocopiadoras, etc., y esta considerado
como un contaminante peligroso. En la estratosfera, en cambio, tiene un efecto beneficioso, ya
que no existe vida a tal altitud, y solo la radiación UV-B consigue romper su molécula, que
forma de nuevo oxígeno molecular. En el ciclo de producción y destrucción de ozono
estratosferico, se absorbe un 90% de la radiación UV-B proveniente del sol. La concentración
de ozono en la estratosfera es muy baja, tan solo un a de cada millón de moléculas es de
ozono. Si reuniéramos todo este gas en una capa, esta tendría un gruesor de unos 3mm. De
estas pocas moléculas depende de nuestra supervivencia.

6. Los clorofluorocarburos

Los clorofluorocarburos (CFC) fueron utilizados por primera vez en la industria en los años
cuarenta y, tras ser más considerados durante cuatro décadas como productos inofensivos, se
han revelado como uno de los principales causantes de la destrucción de la capa de ozono. A l
no ser tóxicos ni corrosivos para los seres vivos y permanecer estables mientras se mantiene
sus condiciones habituales de uso, a los CFC se les han encontrado múltiples aplicaciones.
Son malos conductores del calor, por lo que se emplean para " hinchar " las espumas plásticas
aislantes.

Por ser poco reactivos, se usan para dar presiones a los aerosoles. Algunos CFC, debido a las
condiciones en que se pueden licuar y evaporar, se emplean como fluido refrigerante e
instalaciones de aire acondicionado, con el nombre de freones. Se usan también como
disolventes para la limpieza en la construcción aeronáutica, la electrónica y las tintorerías. Los
llamados halones, utilizados en los extintores de incendios son también CFC. Su éxito se debió
a que su fabricación resultaba económica ya que, a no ser considerados productos tóxicos, era
fácil deshacerse de ellos dejándolos escapar a la atmósfera.

7. Las primeras medidas contra los clorofluorocarburos

21
La voz de alarma dada en 1974 se encadeno una serie de estudios científicos y gran cantidad
de debates en Estados Unidos. Los movimientos ecologistas pusieron gran énfasis en los
aerosoles que solo constituían una parte del problema pero que eran la aplicación más
innecesaria y más cotidiana de los CFC. Esta lucha fue secundada por la mayoría de los
consumidores estadounidenses, y finalmente, después de una caída del 60 % de las ventas de
aerosoles, Estados Unidos promulgo, en 1978, una ley prohibiendo el uso de CFC en estos
aparatos.

8. El Ozono

El Ozono es un gas natural que cubre la atmósfera de la tierra con una capa fina. Dicha capa
es de gran importancia para la defensa de la vida ya que actúa como filtro de los rayos solares.
Si no existiese tendríamos quemaduras muy dañosas provocadas por el sol, grandes
problemas en los ojos y daños irreparables en la vida vegetal de nuestro planeta.

9. ¿Cuáles son las causas que reducen la capa de ozono?

Cuando algunas sustancias químicas que empleamos son expulsadas hacia la atmósfera, las
radiaciones solares las alteran y se descomponen en átomos de cloro y bromo.

Estos elementos crean una reacción en cadena que destruye las moléculas de ozono.

Desde hace alguna década este fenómeno se realiza cada vez más frecuentemente haciendo
que la producción natural de ozono en la atmósfera no satisfaga más las necesidades
requeridas..

Como consecuencia, la capa protectora de ozono se hace cada vez más fina, siendo la
protección del hombre y del ambiente mucho más precaria.

10. ¿Está en peligro la capa de ozono?

Con las detecciones atmosféricas se verifica que la capa de ozono se está haciendo más fina;
desde algunos años se nota un "agujero" en la zona de la Antártida.

Últimamente el "agujero" está aumentando su tamaño con su consiguiente amenaza, poniendo


ante un gran riesgo los habitantes de Australia y de Nueva Zelandia.

Algunos creen que la causa de esta capa de ozono cada vez más fina se pueda imputar a la
actividad volcánica y solar, pero la mayor parte de los investigadores reconducen el problema a
sustancias como las cloroflúorcarburos (CFC) contenidas en las neveras, los solventes, las
espumas a rocío y los halones empleados para apagar los incendios

11. ¿Qué cosa son los Halones y cómo funcionan?

Los Halones son sustancias estables con una baja toxicidad, usadas desde comienzos del siglo
para apagar los incendios y eliminar las explosiones.

Actualmente el halon 1211 (un agente líquido) se emplea principalmente en los extintores
portátiles y móviles mediante carro, mientras que el halon 1301 (un agente gaseoso) se emplea
en los sistemas de apagado automático. Estos halons demostraron ser unos extinguientes muy
eficaces, tienen una muy baja toxicidad y son limpios (no dejan residuos).

Normalmente por combustión se entiende la reacción química suficientemente rápida de una


sustancia combustible con el oxígeno que está acompañada por la emisión del calor, de llama,
de gas de combustión, de humo y de luz.

12. ¿Cuánto son dañinos los Halones?

22
La capacidad de destruir el ozono por parte de una sustancia depende de muchos factores,
principalmente del cloro y del bromo, los cuales están contenidos en los halones. Los
investigadores, para poder efectuar las comparaciones entre los distintos componentes,
crearon una escala de medición denominada ODP (o sea la potencialidad de distribución del
ozono).

Los refrigerantes comunes, que se encuentran en las neveras o en los sistemas de


acondicionadores, tienen el valor de 1 unidad como referencia; el halon 1301 tiene un valor
comprendido entre 10 y 16, lo que significa que el halon tiene una potencialidad de destrucción
de la capa de ozono de 10 a 16 veces superior a la capacidad destructiva de los comunes CFC
empleados en las instalaciones de refrigeración.

El empleo mundial de los halones es mucho más bajo que el de los CFC, aunque causa más
daño al ambiente, estimándose que contribuye en la destrucción de la capa del ozono en un 20
%.

13. ¿Quién usa los Halones?

El sector de la electrónica es históricamente el utilizador más grande de los halons. La


protección de los componentes electrónicos vitales, como los locales reservados a la
elaboración de datos, se estima que absorban el 65 % de los halons que se venden.

Este tipo de extinguiente se emplea además en el sector petrolífero, en la producción de


energía eléctrica y en los aviones de pasajeros y comerciales.

14. ¿Cuáles son los comportamientos relativos al empleo de los Halons?

Desde cuando se conocieron los efectos del halon en el ambiente, los consumidores
industriales y los expertos del sector Contra incendio colaboraron para limitar el empleo y la
emisión en la atmósfera.

Históricamente los ensayos de los extinguientes y sistemas automáticos de apagado han sido
las causas primarias de las emisiones de los halons en la atmósfera.

15. ¿Qué otras alternativas existen en vez de los Halons?

Las sustancias extinguientes tradicionales, como el agua, bióxido de carbón, polvos y


espumadores son óptimas alternativas a los halons.

Actualmente se pueden emplear también los extinguientes halógenos denominados CLEAN


AGENT (NAF S-III , FM 200 , FE 13 (PF-23) , Argonite).

16. ¿Se pueden reciclar los Halons?

Diferenciándose de las latitas o los periódicos, una vez que el halon se disipa es imposible de
recuperar.

Si el estinguiente estuviese todavía contenido en bombonas podría recuperarse por medio del
reciclado o eventualmente volviéndolo a utilizar en los usos críticos permitidos por la ley, pero
siendo el mercado de los usuarios críticos muy escaso, la mayor parte de los halons se
destruyen en instalaciones específicas.

H. LA CONTAMINACIÓN DE LAS AGUAS

1. Generalidades

23
Otro de los problemas ambientales graves en Colombia y en el mundo es la contaminación de
las aguas, causada por una serie de procesos humanos, como industria y urbanización.

Siendo el agua un recurso imprescindible para la vida, se debe tener en claro el problema de
contaminación y agotamiento del recurso hídrico.

Para analizar el problema de la contaminación de aguas, se debe tener en claro dos conceptos
básicos:

• Tipos de agua.
• Usos actuales y futuros del agua.

Entre los tipos de agua se tiene:

• Casquetes polares.
• Océanos.
• Aguas superficiales.
• Aguas subterráneas.
• Vapor de agua en la atmósfera.

2. Definición de Contaminación del agua

Se define contaminación del agua como la presencia en el agua de sustancias o formas de


energía, en tal cantidad que disminuyen su uso potencial y afectan la flora y fauna allí
presentes.

El concepto de contaminación hídrica conlleva la incorporación al agua de materias extrañas,


como microorganismos, productos químicos, residuos industriales y de otros tipos, o aguas
residuales. Estas materias deterioran la calidad del agua y la hacen inútil para los usos
pretendidos.

3. Fuentes y control

Las principales fuentes de contaminación acuática pueden clasificarse como urbanas,


industriales y agrícolas.

La contaminación urbana está formada por las aguas residuales de los hogares y los
establecimientos comerciales. Durante muchos años, el principal objetivo de la eliminación de
residuos urbanos fue tan sólo reducir su contenido en materias que demandan oxígeno, sólidos
en suspensión, compuestos inorgánicos disueltos (en especial compuestos de fósforo y
nitrógeno) y bacterias dañinas. En los últimos años, por el contrario, se ha hecho más hincapié
en mejorar los medios de eliminación de los residuos sólidos producidos por los procesos de
depuración. Los principales métodos de tratamiento de las aguas residuales urbanas tienen
tres fases: el tratamiento primario, que incluye la eliminación de arenillas, la filtración, el molido,
la floculación (agregación de los sólidos) y la sedimentación; el tratamiento secundario, que
implica la oxidación de la materia orgánica disuelta por medio de lodo biológicamente activo,
que seguidamente es filtrado; y el tratamiento terciario, en el que se emplean métodos
biológicos avanzados para la eliminación del nitrógeno, y métodos físicos y químicos, tales
como la filtración granular y la adsorción por carbono activado.

La manipulación y eliminación de los residuos sólidos representa entre un 25 y un 50% del


capital y los costes operativos de una planta depuradora.
Las características de las aguas residuales industriales pueden diferir mucho tanto dentro como
entre las empresas. El impacto de los vertidos industriales depende no sólo de sus
características comunes, como la demanda bioquímica de oxígeno, sino también de su
contenido en sustancias orgánicas e inorgánicas específicas. Hay tres opciones (que no son
mutuamente excluyentes) para controlar los vertidos industriales. El control puede tener lugar

24
allí donde se generan dentro de la planta; las aguas pueden tratarse previamente y
descargarse en el sistema de depuración urbana; o pueden depurarse por completo en la
planta y ser reutilizadas o vertidas sin más en corrientes o masas de agua.

La agricultura, la ganadería comercial y las granjas avícolas, son la fuente de muchos


contaminantes orgánicos e inorgánicos de las aguas superficiales y subterráneas. Estos
contaminantes incluyen tanto sedimentos procedentes de la erosión de las tierras de cultivo
como compuestos de fósforo y nitrógeno que, en parte, proceden de los residuos animales y
los fertilizantes comerciales. Los residuos animales tienen un alto contenido en nitrógeno,
fósforo y materia consumidora de oxígeno, y a menudo albergan organismos patógenos. Los
residuos de los criaderos industriales se eliminan en tierra por contención, por lo que el
principal peligro que representan es el de la filtración y las escorrentías. Las medidas de control
pueden incluir el uso de depósitos de sedimentación para líquidos, el tratamiento biológico
limitado en lagunas aeróbicas o anaeróbicas, y toda una serie de métodos adicionales.

4. Contaminación marina

Los vertidos que llegan directamente al mar contienen sustancias tóxicas que los organismos
marinos absorben de forma inmediata. Además forman importantes depósitos en los ríos que
suponen a su vez un desarrollo enorme de nuevos elementos contaminantes y un crecimiento
excesivo de organismos indeseables. Estos depósitos proceden de las estaciones
depuradoras, de los residuos de dragados (especialmente en los puertos y estuarios), de las
graveras, de los áridos, así como de una gran variedad de sustancias tóxicas orgánicas y
químicas.

5. Vertidos de petróleo (mareas negras)

Las descargas accidentales y a gran escala de petróleo líquido son una importante causa de
contaminación de las costas. Los casos más espectaculares de contaminación por crudos
suelen estar a cargo de los superpetroleros empleados para transportarlos, pero hay otros
muchos barcos que vierten también petróleo, y la explotación de las plataformas petrolíferas
marinas supone también una importante aportación de vertidos. Se estima que de cada millón
de toneladas de crudo embarcadas se vierte una tonelada. Entre las mayores mareas negras
registradas hasta el momento se encuentran la producida por el petrolero Amoco Cádiz frente a
las costas francesas en 1978 (1,6 millones de barriles de crudo) y la producida por el pozo
petrolífero Ixtoc I en el golfo de México en 1979 (3,3 millones de barriles).

El vertido de 240.000 barriles por el petrolero Exxon Valdez en el Prince William Sound, en el
golfo de Alaska, en marzo de 1989, produjo, en el plazo de una semana, una marea negra de
6.700 km2, que puso en peligro la vida silvestre y las pesquerías de toda el área. Por el
contrario, los 680.000 barriles vertidos por el Braer frente a la costa de las islas Shetland en
enero de 1993 se dispersaron en pocos días por acción de las olas propias de unas tormentas
excepcionalmente fuertes.

Los vertidos de petróleo acaecidos en el golfo Pérsico en 1983, durante el conflicto Irán-Irak, y
en 1991, durante la Guerra del Golfo, en los que se liberaron hasta 8 millones de barriles de
crudo, produjeron enormes daños en toda la zona, sobre todo por lo que se refiere a la vida
marina.

Dentro del concepto de contaminación del agua, se tiene el concepto de calidad del agua,
definido como su uso potencial, así:

• Agua con calidad potable: agua no contaminada apta para consumo humano.
• Agua no contaminada: agua no contaminada, no apta para el consumo humano, es
pata para limpieza y equipos.
• Agua natural: agua no contaminada, no apta para consumo, no apta para limpieza e
industria, apta para regadío, y hábitat de flora y fauna acuática.

25
• Agua algo contaminada: agua apta únicamente para ciertos microorganismos
acuáticos.
• Agua contaminada: agua sin calidad, no presenta uso.

6. Problemática de la contaminación del agua

Las actividades humanas, las ciudades y ciertos procesos naturales generan vertimientos de
sustancias sólidas, compuestos químicos orgánicos e inorgánicos que alteran las condiciones
normales del agua en ciertos lugares determinaos.

Para determinar si las aguas están contaminadas o no se recurre al concepto de parámetros de


calidad.

Los parámetros de calidad del agua, consiste en la medición de sustancias, compuestos y


formas de energía dentro del agua, y establecer si están por fuera de los límites normales que
debe presentar el agua natural.

Entre estos parámetros se tienen:

• Conductividad: mide la salinidad de las aguas.


• DBO5: Demanda bioquímica de oxígeno, mide la cantidad de oxígeno necesario para
la transformación de la materia orgánica biodegradable. Según la cantidad de DBO
medida, se clasifica la calidad del agua:

DBO menores a 5 mg/lt: aguas no contaminadas.

DBO menores a 10 mg/lt: aguas aptas para riego.

DBO menor a 20 mg/lt: aguas poco contaminadas.

DBO de 20 a 50 mg/lt: aguas contaminadas.

• DQO: Demanda química de oxígeno, mide la oxidabilidad de la materia orgánica para


un proceso químico en lugar de biológico, se mide en mg/lt.
• OD: oxígeno disuelto, mide la cantidad de oxígeno disuelto en el agua, necasario para
la vida acuática, se mide en mg/lt:

OD menor a 5 mg/lt, solo viven algunos insectos, es agua contaminada.

OD de 5 a 7 mg/lt es apta para fauna acuática

OD mayor a 7 mg/lt, agua oxigenada, indicador de agua no contaminada.

• Materia en Suspensión (SS): medida del arrastre de partículas por los cuerpos de
agua. Altas concentraciones de sólidos suspendidos indica: erosión fluvial, actividad
minera o urbanística cercana, construcción de vías, deforestación y erosión superficial
concentradas de suelos. Se expresa en mgr/lt o gr/lt. El material en suspensión:

Impide la absorción de luz solar.

Dificulta la respiración bronquial de los peces.

7. Fuentes de Contaminación de las aguas

Son diversas las fuentes de contaminación del recurso hídrico, siendo las principales:

26
• Vertimientos urbanos: aguas residuales domésticas.
• Vertimientos industriales: aguas residuales industriales.
• Vertimientos mineros: aguas residuales mineras y contaminación por escorrentía.
• Lluvias ácidas.
• Disposición de residuos sólidos en cuerpos de agua.
• Vertimiento de aguas calientes por industrias térmicas.

8. Principales contaminantes

Los principales contaminantes del agua son los siguientes:


Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia orgánica,
cuya descomposición produce la desoxigenación del agua).

Agentes infecciosos.

Nutrientes vegetales que pueden estimular el crecimiento de las plantas acuáticas. Éstas, a su
vez, interfieren con los usos a los que se destina el agua y, al descomponerse, agotan el
oxígeno disuelto y producen olores desagradables.

Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las sustancias
tenso - activas contenidas en los detergentes, y los productos de la descomposición de otros
compuestos orgánicos.

Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.


Minerales inorgánicos y compuestos químicos.

Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por las tormentas y
escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las explotaciones mineras,
las carreteras y los derribos urbanos.

Sustancias radiactivas procedentes de los residuos producidos por la minería y el refinado del
uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y científico de materiales
radiactivos.

El calor también puede ser considerado un contaminante cuando el vertido del agua empleada
para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas hace subir la temperatura del
agua de la que se abastecen.

9. Efectos de la contaminación del agua

Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La
presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una
enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El cadmio presente en los fertilizantes
derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las cosechas; de ser ingerido en cantidad
suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el hígado
y los riñones. Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias
inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plomo.

Los lagos son especialmente vulnerables a la contaminación. Hay un problema, la


eutrofización, que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, lo
que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los fertilizantes químicos arrastrados por
el agua desde los campos de cultivo pueden ser los responsables. El proceso de eutrofización
puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor, y un cúmulo de algas o verdín
desagradable a la vista, así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el
agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el
fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato
de calcio en las aguas duras. Otro problema cada vez más preocupante es la lluvia ácida, que

27
ha dejado muchos lagos del norte y el este de Europa y del noreste de Norteamérica totalmente
desprovistos de vida.

Todas las anteriores fuentes de contaminación presentan una serie de agentes y efectos
contaminantes:

AGENTES CONTAMINANTES EFECTOS AMBIENTALES


- Enfermedades gastrointestinales.

- Bacterias, virus y microorganismos - Irritaciones en la piel.

- Irritaciones de las mucosas.

- Alteraciones de potabilidad

- Materia orgánica. - Alteraciones del color.

- Olores desagradables.

- Contaminación por metales. - Variaciones de sabor.

- No biodegradables.

- Bioacumulativos.

- Tóxicos.

- Detergentes. - Alteración del sabor.

- Alteración del color.

- Alteración del olor.

- Compuestos químicos - Tóxicos.

- Alteraciones de sabor y potabilidad.

- Eutrofización.

10. Eutrofización

Proceso de excesivo crecimiento del plancton y disminución del oxígeno disuelto en el agua; el
crecimiento de la vegetación es de tipo geométrico, invadiendo el cuerpo de agua (lagos,
estanque, río).

Se produce por la presencia de excesivos fertilizantes ricos en Nitrógeno y fósforo, así como
materia orgánica disuelta en aguas estancadas.

28
Esta agua estancadas producen:

• Infecciones de la piel.
• Olores desagradables.
• Alteración de la potabilidad.

11. Contaminación de las aguas subterráneas

Las aguas subterráneas se pueden contaminar por diversas fuentes, afectando las aguas
superficiales y poniendo en grave riesgo aquellas actividades humanas dependientes de la
extracción de aguas subterráneas a través de pozos y bombas.

Los orígenes de la contaminación de aguas subterráneas son:

• Contaminación química por actividades urbanas e industriales, así como el lixiviado de


actividades agrícolas.
• Contaminación por bacterias y virus, por infiltración de aguas superficiales
contaminadas.
• Contaminación por petróleo, a través de fugas de depósitos subterráneos.
• Contaminación por detergentes.
• Contaminación por productos nitrogenados.
• Infiltración de pesticidas.

I. LA URBANIZACIÓN Y LA DESTRUCCIÓN DEL MEDIO

2. Marcos conceptuales de Urbanización y Ciudad

Definición de Urbanización: proceso humano y social de creación de espacios, lugares y


elementos necesarios para la vida humana en las ciudades.

Definición de ciudad: espacio multidimensional, donde se efectúan las relaciones entre los
ecosistemas y el hombre en función de condiciones económicas, sociales, políticas, culturales,
tecnológicas y simbólicas particulares.

La ciudad es gran centro de población organizado como comunidad. La palabra proviene del
vocablo latino civitas, que se refería a una comunidad autogobernada. En la antigua Grecia se
denominaba a este tipo de comunidad independiente con el término ciudad-estado. Estaba
compuesta por el núcleo urbano y los alrededores más inmediatos..

Durante la edad media la ciudad coincidía normalmente con la sede episcopal.

3. Desarrollo histórico

Las ciudades comenzaron a surgir en el neolítico, cuando los grupos de cazadores y


recolectores nómadas adoptaron una vida sedentaria y agrícola. Para protegerse ellos mismos
y sus provisiones de alimentos de los ataques de los nómadas depredadores, construían sus
viviendas dentro de zonas amuralladas o en espacios con defensas naturales, como la
acrópolis de las ciudades de la antigua Grecia. También era un factor importante poder
disponer de agua, motivo por el cual normalmente se establecían a la orilla de un río.

Estos asentamientos estables condujeron a la especialización y división del trabajo. Surgieron


mercados en los que los artesanos podían cambiar sus productos por otros diferentes; una
clase religiosa iba apareciendo y contribuía a la vida intelectual. De este modo las ciudades
fueron el lugar adecuado tanto del desarrollo del comercio y de la industria, como del arte y las
ciencias, y desempeñaron una función esencial en el nacimiento de las grandes civilizaciones.
Entre las ciudades más notables de la antigüedad se encontraban, según el orden de su
desarrollo, Tebas, Menfis, Babilonia, Nínive, Susa, Tiro, Cartago y Jerusalén.

29
Se cree que Alejandría llegó a superar los 500.000 habitantes, y que Roma fue aún mayor.
Constantinopla, capital del Imperio romano de Oriente, sucedió a Roma como la ciudad más
importante de Europa. En el Oriente islámico, durante parte de la edad media, Bagdad,
Damasco y El Cairo contaban con las poblaciones más numerosas; Córdoba fue la mayor
ciudad del Occidente Islámico y, durante un tiempo, de toda Europa. En el Lejano Oriente,
Chang-An (actual Xi'an), la capital de la dinastía Han, era hacia el siglo VI la mayor ciudad del
mundo construida con anchas vías públicas trazadas a cordel.

En la América precolombina la civilización maya y otras construyeron vastas ciudades de


piedra. En América Latina en el siglo VI existía ya la ciudad de Teotihuacán, de 21 km2 con
toda clase de servicios. Hacia el siglo IX se ha localizado la ciudad de Chab Chan (cerca de la
actual Trujillo, en Perú: llegó a tener una población de 200.000 habitantes. La ciudad de Cuzco
se fundó en el siglo XI y a la llegada de los españoles, a comienzos del XVI tenía entre 150.000
y 200.000 habitantes.

Tenochtitlán (el México actual) se fundó en 1325. Capital del Imperio azteca pronto inició una
expansión que la convirtió en la urbe cabeza de una red de ciudades cercanas, con más de
300.000 habitantes en el momento de la llegada de los españoles.
El desarrollo de las ciudades en Europa fue uno de los signos de la desintegración del
feudalismo. A principios del siglo XVI, Europa poseía 6 o 7 ciudades con 100.000 o más
habitantes y a finales de siglo ya eran unas 13 o 14. Aunque aumentó la de las ciudades
durante el siglo XVII, la población de Europa permaneció estacionaria. La mayor urbe del
mundo a finales del siglo XVIII era Edo (la actual Tokio), con 1,4 millones de habitantes,
producto de la civilización comercial del periodo Tokugawa.

4. Ciudades modernas

Una de las tendencias notables de los siglos XIX y XX ha sido el constante crecimiento de las
comunidades urbanas a expensas de las zonas rurales. La proporción de la población urbana
aumenta, no sólo en los países muy industrializados, sino también en los agrícolas. Las causas
principales de este crecimiento han sido: el desarrollo del sistema fabril, las mejoras del
transporte y la mecanización de la agricultura, que redujo la necesidad de mano de obra en el
campo. Muchas ciudades modernas fueron concebidas como centros industriales cercanos a
las fuentes de materias primas. En la Unión Soviética se construyeron más de 350 ciudades de
este tipo.

Una de las características del desarrollo urbano moderno es el crecimiento de las zonas
suburbanas que dependen económicamente del núcleo de la ciudad. Gran parte de esta
creciente población de las ciudades modernas se aloja en el extrarradio. Los habitantes de las
zonas más antiguas de la ciudad van siendo desplazados por la proliferación de comercios e
industrias; las instalaciones de transporte rápido hacen posible que las personas que trabajan
en la ciudad puedan residir en los distritos más apartados.
Tras la II Guerra Mundial, las ciudades de todo el mundo continuaron extendiéndose más allá
de sus límites administrativos. Este fenómeno ha determinado la creación de gran número de
organismos oficiales y semioficiales para atender a los problemas de las zonas metropolitanas.
En América Latina se encuentran algunas de las metrópolis más habitadas del planeta, como
Ciudad de México (10 millones), San Paulo (12 millones), Buenos Aires (10 millones), y algunas
más en torno a los 5 millones de habitantes.

5. Asentamientos humanos y su relación con el medio ambiente

Los asentamientos humanos resultan a partir de una formación socio- cultural, transformando
los ecosistemas, donde tienen su influencia.

Los primeros asentamientos presentaban una producción agrícola incipiente.

La ciudad de Roma presentaba problemas de abastecimiento de agua, vertimientos domésticos


incontrolados, producción de residuos, ruido y desorden urbano.

30
En la época medieval, los problemas eran la destrucción del bosque para ampliar la frontera
agrícola, así como problemas sanitarios y la difusión de las pestes.

Hacia el siglo XIX la revolución industrial generó:

• Hacinamiento en barrios obreros.


• Aumento de la demanda por servicios públicos.
• Contaminación atmosférica por el uso del carbón.
• Graves problemas sanitarios.

En el siglo XX se notaron diversas tendencias ambientales de las ciudades, por un lado las
grandes urbes de los países desarrollados se especializaron en la conformación de sistemas
de comercio, servicios, educación, mientras la población se ha ido desplazando lentamente
hacia las afueras en búsqueda de zonas más limpias, menos agitadas y más verdes.

Esta tendencia muy parcialmente se ha visto en ciudades de los países en vías de desarrollo,
donde las áreas que la circundan se ven afectadas por asentamientos subnormales como
ocurre con las ciudades de Buenos Aires, Sao Paulo, Río de Janeiro, caracas, Ciudad de
México, Santafé de Bogotá, producto de migraciones masivas de familias del campo, en su
búsqueda de mejores niveles de vida, o escapando de la violencia.

Sin embargo la urbanización y conformación de ciudades genera a nivel mundial:

• Toneladas de residuos sólidos urbanos.


• Aguas residuales domésticas.
• Daño a los paisaje circundantes.

• Hacinamiento.
• Contaminación atmosférica.
• Ruido.
• Niveles altos de estrés.
• Ocupación de suelos aptos para agricultura.

J. LA CONTAMINACIÓN POR RUIDO

1. Generalidades

Una de las consecuencias de la aglomeración en las ciudades, de las industrialización y el


desarrollo es la generación de altos niveles de ruido.

Se consideraba hasta mediados del siglo XX que el ruido era un signo de progreso y avance
tecnológico, pero se ha encontrado que el ruido es un problema ambiental y de salud grave,
puesto que causa estrés, daños en la salud, insomnio, fatiga y disminución en la capacidad de
trabajo, hasta llevar a la sordera.

Es necesario pues, conocer el problema ambiental del ruido, sus causas, su propagación y sus
consecuencias.

2. Definición de contaminación por Ruido

Se considera ruido como la transmisión en formas de ondas de presión sonora de energía


mecánica por la vibración de un cuerpo sólido.

Se considera el sonido también como ondas de presión sonora, caracterizadas por tener
armonía, orden, y niveles no dañinos.

31
3. Problemática de la contaminación por ruido

El ruido es generado por:

• Toda actividad física.


• Consecuencia de las perturbaciones elásticas o vibraciones.
• Fuentes múltiples: vehículos, industria, aglomeración de personas, centros
comerciales, discotecas, construcción, actividad minera.

La propagación del sonido y del ruido se hace de la fuente al receptor, a través de un medio
como el aire, el agua o u sólido:

MEDIO TRANSMISOR FUENTE RECEPTOR

En el medio transmisor puede tener barreras naturales o ratifícales que reflectan y difractan las
ondas sonoras afectando la propagación de los ondas de presión.

Es importante analizar los niveles de presión sonora, medidos en decibeles:

• Sonidos y ruidos menores a 60 db: perceptibles, no causan daño


• Ruido entre 80 y 120 db: dañinos, molestos.
• Ruido mayor a 120 db: pueden causar daños permanentes en el sistema auditivo

4. Consecuencias ambientales de la contaminación por ruido

Entre las consecuencias ambientales por el ruido se tienen:

• Molestias.
• Enfermedades auditivas.
• Enfermedades sicológicas.
• Sordera.
• Ahuyentamiento de la fauna.
• Vibraciones y daños en los vidrios.
• Daño en estructuras.
• Afectación generalizada del ecosistema.

K. EL DAÑO AL PAISAJE

1. Generalidades

El paisaje es un recurso natural necesario para el ser humano, puesto que es necesario
para el disfrute y el goce de vivir; sin embargo las actividades humanas al afectar la
cobertura vegetal, los bosques y el suelo se modifican las condiciones y elementos del
paisaje.

La evaluación del impacto paisajístico es uno de los procesos y análisis más importantes
que se hacen al analizar los problemas ambientales generados por el hombre.

2. Marco conceptual de paisaje y el daño al paisaje

♦ Paisaje: percepción visual de los elementos del ecosistema, así como todo el conjunto
de características estéticas que le dan el valor o la calidad a una región.

32
• Daño al paisaje: también conocido como impacto visual, contaminación visual o
impacto paisajístico: se refiere a la modificación negativa de los factores del paisaje
(formas, colores, elementos, procesos naturales, texturas), causada por las acciones
humanas como minería, urbanización, proyectos energéticos, proyectos viales,
agricultura, ganadería, y las obras civiles entre otras.

3. Problemática del daño paisajístico

En la medida en que se fueron modificando los ecosistemas naturales para la creación de


zonas agrícolas, áreas mineras, construcción de ciudades y apertura de vías, se fueron
alterando los elementos que constituyen los ecosistemas y los factores que se observan
como paisaje.

Son diversos los daños al paisaje:

• Modificación de las formas sinuosas y regulares de los ecosistemas.


• Creación de huecos y cortes contrastantes.
• Alteración de los colores naturales, por construcciones y minería.
• Obstrucción a vistas escénicas por presencia de construcciones, torres de energía, y
otros elementos antrópicos.
• Interrupción de los ciclos ecosistémicos, como procesos naturales de los ecosistemas y
paisajes.

A nivel mundial se han venido tomando lentamente medidas que controlen y atenúen los
daños generados por las acciones humanas sobre el paisaje, a través de proyectos de
recuperación ambiental de áreas degradadas, reforestación, construcción de barreras
visuales, eliminación y disminución de vallas y avisos en las vías, y embellecimiento y
ornato a nivel de las ciudades, todo estos con el fin de tener de nuevo imágenes del
entorno agradables para la sociedad.

L. LA PROBLEMÁTICA DE LA DESERTIZACIÓN Y LA EROSIÓN

1. Generalidades

El suelo es un recurso natural clave para sustentar la vida y las actividad humana, ya que
sobre el suelo:

• Crecen las plantas terrestres.


• Se hacen las actividades humanas.
• Se hace la agricultura y la ganadería.
• Se construye.

Sin embargo dada la importancia del recurso suelo, la sociedad durante años ha
descuidado este recurso básico y ha generado sobre la tierra extensas áreas que en otro
tiempo eran cultivables y que hoy son desiertos y suelos degradados.

El suelo constituye un recurso natural no renovable que debe ser conservado y protegido
para evitar su desaparición definitiva, investigaciones hechas por la FAO han demostrado
que para que se forme un centímetro de suelo a partir de una material arenoso es
necesario que transcurran 200 a 400 años, o 3.000 a 12.000 años para que se desarrolle
un suelo apto para cultivo.

La erosión de suelos o de tierras es un fenómeno inevitable pero puede frenarse o


controlarse a través de prácticas adecuadas de uso y manejo por parte del hombre.

A pesar de que la erosión es un proceso natural, las acciones humanas han acelerado el
mismo a través del aumento de la erodabilidad y sensibilidad de los suelos con prácticas

33
agrícolas inadecuadas, deforestación y tala intensiva, actividades mineras sin
responsabilidad ambiental, y la urbanización y construcción de obras de ingeniería que no
han considerado el silo como un recurso imprescindible parta la humanidad.

2. La Erosión del Suelo

El término "Erosión" proviene del verbo latino "Erodere", que significa roer. Se refiere al
desgaste de la superficie terrestre bajo la acción de los agentes erosivos, siendo los
principales el viento y el agua y en las regiones montañosas la nieve y el hielo.

Sumado a los agentes erosivos como fuerzas dinámicas que provocan la erosión, están los
factores erosivos como la vegetación, las rocas, los suelos, la fauna, el relieve, las lluvias y
la acción del hombre, que permiten o no que el suelo esté propenso a los procesos
erosivos.

Las rocas, en efecto, se descomponen bajo la acción de los agentes atmosféricos: la


temperatura y lluvia. Las variaciones de temperatura y humedad provocan en ellas
dilataciones y contracciones, debidas a la alternancia del hielo y el deshielo o las
variaciones en el contenido del Agua. De esta forma determina su desagregación
mecánica.

El agua de lluvia, más o menos cargada de gas carbónico y de otros elementos, disuelve,
al atravesar la atmósfera y la capa superficial del suelo una parte de sus elementos
minerales. Provoca, por tanto, su alteración química. El resultado de estos dos fenómenos,
desagregación mecánica y alteración química es la disgregación de las rocas que se
reducen de tamaño hasta las dimensiones de arenas, limos y arcillas.

La materia orgánica, producto de la descomposición de los vegetales, se mezcla con los


productos que proceden de la descomposición de las rocas. Sobre ellas se egrese la
acción de los microorganismos. Y de esta forma surge el suelo, la capa más externa de la
corteza terrestre situada entre la roca no alterada y la atmósfera.

Pero al formarse, el suelo queda expuesto a la acción a la acción de los agentes


atmosféricos dotados de poder erosivo: el viento y el agua de lluvia. Esta, en particular,
cuando cae y escurre tras su caída, arrastra elementos terrosos y provoca su transporte a
distancias más o menos grandes.

Este fenómeno constituye la primera fase del proceso mediante le cual se forman y
descienden las vertientes y formaciones del terreno, proceso cuyo resultado, a lo largo de
los tiempos geológicos, es la evolución de los relieves.

El proceso erosivo comprende una serie de fenómenos naturales de naturaleza física y


química que desgastan y destruyen continuamente los suelos y rocas de la corteza
terrestre; incluyen el transporte de material pero no la meteorización estática. La mayoría
de los procesos erosivos son resultado de la acción combinada de varios factores, como el
calor, el frío, los gases, el agua, el viento, la gravedad y la vida vegetal y animal. En
algunas regiones predomina alguno de estos factores, como el viento en las zonas áridas.
En función del principal agente causante de la erosión y del tiempo que sus efectos sobre
la superficie terrestres tardan en manifestarse, se habla de erosión geológica o natural y de
erosión acelerada. La primera es debida a la acción de agentes y procesos naturales que
actúan a lo largo de millones de años; mientras que la erosión acelerada es el resultado de
la acción antrópica y sus efectos se dejan sentir en un periodo de tiempo mucho menor.

3. Erosión Geológica

34
Los fenómenos climáticos inician la erosión de los suelos y causan alteraciones en la
superficie de sus estratos. En climas secos, el estrato superior de la roca se expande
debido al calor del sol y acaba resquebrajándose, ya que si la roca está compuesta por
varios minerales, éstos sufren diferentes grados de expansión y la tensión que se genera
conduce a su fragmentación. El viento puede arrastrar diversos fragmentos y acumularlos
en otro lugar, formando dunas o estratos de arena. El material perdido por la roca también
puede ser arrastrado por la arroyada en fenómenos de escorrentía.

En climas húmedos, la lluvia actúa tanto química como mecánicamente en la erosión de las
rocas. El vapor de agua contenido en la atmósfera absorbe dióxido de carbono y lo
transforma en ácido carbónico; al precipitar, en forma de lluvia (lluvia ácida), disuelve
algunos minerales y descompone otros. El duro feldespato del granito se transforma en
arcilla; y determinados minerales del basalto, combinados con oxígeno y agua, forman
óxidos de hierro como la limonita. Las altas temperaturas intensifican este tipo de erosión.
En climas fríos, el hielo rompe las rocas debido al agua que se introduce por sus fisuras y
poros y se expande con las heladas. Las rocas también se agrietan por la acción de las
raíces de las plantas.

El agua de los arroyos y de los ríos es un poderoso agente erosivo; disuelve determinados
minerales y los cantos que transporta la corriente desgastan y arrastran los depósitos y
lechos fluviales. Los ríos helados también erosionan sus valles; el lento movimiento del
glaciar remueve gradualmente todo el material suelto de la superficie por la que se desliza,
dejando algunas partes de roca desnuda cuando el hielo se derrite. Además de movilizar
los materiales sueltos, los glaciares erosionan activamente la roca por la que se desplazan;
los fragmentos de roca inmersos en el fondo y en los lados de la masa de hielo en
movimiento actúan como un abrasivo, al arañar y pulir el lecho rocoso de los lados y del
fondo de los valles.

En la costa, la erosión de acantilados rocosos y playas de arena es el resultado de la


acción del mar, las olas y las corrientes. Ésta es especialmente fuerte durante las
tormentas. En muchos lugares del mundo, la pérdida de terreno debido a la erosión costera
representa un serio problema; de cualquier modo, la acción de las olas es superficial, por lo
que la erosión marina tiende a modelar una característica plataforma plana sobre las rocas
de la costa.

El agua tiene un papel aún más importante en lo que se refiere al transporte de material
erosionado. Desde el momento en el que cualquier lugar reciba más agua (en forma de
lluvia, nieve derretida o hielo) de la que el terreno pueda absorber, el excedente fluirá hacia
niveles más bajos arrastrando el material suelto. Las laderas suaves sufren una erosión
laminar y abarrancamientos, durante los cuales la denominada escorrentía arrastra la fina
capa superior del suelo sin dejar rastros visibles de haber erosionado esa superficie. Este
tipo de erosión puede compensarse con la formación de nuevos suelos. A menudo,
especialmente en zonas áridas con escasa vegetación, los arroyos dejan un rastro de
cárcavas. Parte de los detritos y de los suelos que arrastran los arroyos se depositan en los
valles, pero una gran parte llega hasta el mar a través de los cursos de agua. El río
Mississippi deposita todos los años unos 300 millones de m3 de sedimentos en el golfo de
México.

La erosión esculpe constantemente nuevos relieves en la superficie de la tierra. La forma


de los continentes cambia continuamente, a medida que las olas y las mareas invaden
tierra firme y el limo de los ríos gana terreno al mar. De igual modo que los arroyos y ríos
ahondan sus cauces, las cárcavas se convierten en barrancos y éstos en valles. El Gran
Cañón del Colorado, en Estados Unidos, con más de 2 km de profundidad, es el máximo
ejemplo de un cañón producido por la erosión a lo largo de un millón de años, no sólo por
la acción del viento y las temperaturas extremas, sino también por la del río Colorado,
cortando grandes espesores de roca.

El efecto conjunto del desgaste de montañas y mesetas tiende a nivelar el terreno; existe
una propensión a la reducción del relieve al nivel del mar (nivel de base). Por ejemplo, cada

35
7.000 ó 9.000 años, la cuenca del Mississippi pierde un promedio de 30 cm de altitud. La
tendencia contraria la representan las erupciones volcánicas y movimientos de la corteza
terrestre, que levantan montañas, mesetas y nuevas islas. Gran parte de la geología y de la
geografía (en particular la geomorfología) se ocupa de las fuerzas y resultados de las
formas de erosión sobre la tierra.

Cuando el fenómeno es normal, se establece un equilibrio. La velocidad de desgaste del


suelo es bastante lenta para que su velocidad de descomposición de las rocas compense
las pérdidas sufridas. Gracias a la existencia de vegetación, se produce una erosión lenta
en el curso de la cuál el suelo se mantiene, una erosión que puede calificarse como
"geológica" o "normal".

4. Erosión acelerada

Sin la intervención humana, las pérdidas de suelo debidas a la erosión probablemente se


verían compensadas por la formación de nuevos suelos en la mayor parte de la Tierra. En
terreno sin alterar, los suelos están protegidos por el manto vegetal. Cuando la lluvia cae
sobre una superficie cubierta por hierba u hojas, parte de la humedad se evapora antes de
que el agua llegue a introducirse en la tierra. Los árboles y la hierba hacen de cortavientos
y el entramado de las raíces ayuda a mantener los suelos en el lugar, frente a la acción de
la lluvia y el viento. La agricultura y la explotación forestal, la urbanización, la instalación de
industrias y la construcción de carreteras destruyen parcial o totalmente el dosel protector
de la vegetación, acelerando la erosión de determinados tipos de suelos. Ésta es menos
intensa en zonas con cultivos como el trigo, que cubren uniformemente el terreno, que en
zonas con cultivos como el maíz o el tabaco, que crecen en surcos.

El exceso de pastoreo, que a la larga puede transformar la pradera en desierto, y las


prácticas agrícolas poco cuidadosas, han tenido efectos desastrosos en determinadas
regiones del mundo. Algunos historiadores piensan que la erosión del suelo ha sido un
factor determinante en el conjunto de causas que han provocado algunos desplazamientos
de población, debidos a la sequía, y en la decadencia de algunas civilizaciones. Las ruinas
de pueblos y ciudades encontradas en regiones áridas, como los desiertos de
Mesopotamia, indican que hubo un momento en el que la agricultura fue una actividad
generalizada por toda la zona.

5. Problemática ambiental de la erosión

Ocurre cuando hay una ruptura del equilibrio entre la formación del suelo a partir de la
meteorización de las rocas y la lenta erosión natural, a favor de las acciones erosivas, el
fenómeno se acelera enormemente.

Una acción acelerada puede producirse desde el principio de la descomposición de las


rocas, si éstas son poco resistentes y se desagregan rápidamente en elementos fríos
fácilmente arrastrables, o cuando en fuertes pendientes el efecto de la gravedad provoca el
arrastre inmediato de los productos de descomposición. Pero la erosión acelerada por el
viento y el agua es consecuencia, en la mayoría de los casos, de las actividades humanas
y adquiere toda su amplitud cuando los suelos están deficientemente explotados por el
hombre y cuando se destruye la vegetación.

En estas condiciones la velocidad de desgaste sobrepasa a la velocidad de formación, el


suelo se hace más delgado, después desaparece y el terreno queda arruinado.

Existen diversos tipos de erosión, en función del agente erosivo:

• Erosión hídrica superficial: causado por aguas de escorrentía.


• Erosión hídrica subterránea: causado por el rápido flujo de aguas subterráneas.
• Erosión eólica: causado por acción del viento.
• Erosión glaciar: causado por acción del hielo en movimientos (glaciares)

36
• Erosión fluvial: causada por el movimiento del agua en ríos y quebradas.
• Erosión litoral: causada por el movimiento de las olas.
• Movimientos de masa: causada por la fuerza de gravedad.

La principal erosión acelerada es la de tipo hídrico superficial, causada por el arrastre de


suelo por aguas de escorrentía, aunque también la erosión eólica es uno de los problemas
ambientales graves.

Existen diversas formas de erosión hídrica superficial :

• Erosión laminar: Calvas erosivas.


• Erosión concentrada: surcos, cárcavas y barrancos. Tierras malas: barrancos.

Las tierras malas son en el inicio del proceso de formación del desierto o desertización.

6. Causas de la erosión acelerada

La erosión acelerada es causada por:

• Actividades agrícolas en zonas de fuerte pendiente.


• Deforestación intensiva.
• Mal manejo de aguas de escorrentía en la actividad minera o civil.
• Actividades pecuarias en zonas de fuerte pendiente.
• Falta de construcción de obras de protección de suelos.

7. Consecuencias de la erosión acelerada

Son numerosas las consecuencias de la erosión acelerada, entre las principales e tienen:

a. Degradación de los suelos.


b. Formación de suelos duros, inapropiados para la agricultura.
c. Formación de cárcavas, barrancos y tierras malas (Bad lands).
d. Cambio del régimen hidrológico.
e. Contaminación del aire con emisión de material particulado.
f. Contaminación del agua con sólidos suspendidos arrastrados.

7. Consecuencias de la erosión acelerada

Son numerosas las consecuencias de la erosión acelerada, entre las principales e


tienen:

a. Degradación de los suelos.


b. Formación de suelos duros, inapropiados para la agricultura.
c. Formación de cárcavas, barrancos y tierras malas (Bad lands).
d. Cambio del régimen hidrológico.
e. Contaminación del aire con emisión de material particulado.
f. Contaminación del agua con sólidos suspendidos arrastrados.

8. La Desertización

Término que se aplica a la degradación de las tierras en zonas secas, debida


fundamentalmente al impacto humano. En esta definición, el término tierras incluye el suelo, los
recursos hídricos locales, la superficie de la tierra y la vegetación o las cosechas, mientras que
el término degradación implica una reducción de los recursos potenciales.

37
El término fue acuñado en 1949 por un silvicultor francés que trabajaba en África occidental y lo
empleaba para describir la destrucción gradual de los bosques de las zonas húmedas
adyacentes al desierto del Sahara, hasta que éstos desaparecían y el área se hacía más
desértica. Después, la desertización ha sido identificada como uno de una serie de procesos
que afectan a las tierras secas de todo el mundo. Estos procesos incluyen la erosión por el
agua y el viento, junto con las sedimentaciones producidas por ambos agentes, la disminución
a largo plazo de la diversidad de la vegetación natural y la salinización.

Cabe decir que la desertización fue el primer problema ambiental en ser considerado de
carácter global, reconocimiento que quedó formalizado en la Conferencia sobre Desertización
de las Naciones Unidas (ONU), celebrada en Nairobi en 1977. En esta conferencia se elaboró
un mapa de los desiertos, en el que España fue el único país de Europa Occidental incluido con
un índice muy alto de desertización en todo el sureste español. Desde entonces, se ha puesto
en manos del Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP) la
coordinación de un intento global de combatir el problema. Según las estimaciones de 1992 de
la UNEP, en todo el mundo están afectados cerca de 3.590 millones de ha (35,9 millones de
km2), en su mayor parte en forma de vegetación degradada en tierras empleadas para el
pastoreo.

8.1. Modalidades de la desertización

El llamado sobrepastoreo es el resultado de mantener demasiado ganado en una superficie


dedicada a pastos, y tiene como resultado la pérdida de especies comestibles y el consiguiente
crecimiento de especies no comestibles. Si la excesiva presión de pastoreo continúa, la pérdida
de la cubierta vegetal puede llevar a la erosión del suelo. Otros mecanismos, frecuentemente
aludidos, por los que la mala gestión del hombre produce desertización incluyen: la
sobreexplotación, en la que el suelo se agota por la pérdida de nutrientes y la erosión; la tala
excesiva de vegetación, a menudo para leña; el uso de técnicas agrícolas rudimentarias y
prácticas poco apropiadas, y la mala gestión de los programas de irrigación, que conduce a la
salinización del suelo.
La sobreexplotación se produce por el acortamiento de los periodos que las tierras quedan en
barbecho, es decir, libres de todo cultivo o por el uso de técnicas mecánicas que producen una
pérdida generalizada de suelo. Un caso clásico de sobreexplotación, que condujo a una erosión
eólica a gran escala, tuvo lugar en la tristemente célebre Cuenca de Polvo, en las grandes
llanuras de Estados Unidos, en la década de 1930. Allí se araron praderas semiáridas para el
cultivo de cereales por medio de técnicas de roturación profunda, desarrolladas en las latitudes
más templadas de Europa occidental. Cuando las grandes llanuras se vieron afectadas por la
sequía en 1931, la erosión eólica produjo tormentas de polvo a una escala sin precedentes. Por
los mismos mecanismos se produjo una catástrofe ecológica similar tras la aplicación del
Programa de Tierras Vírgenes, en la década de 1950 en la antigua Unión Soviética.

Los bosques y forestas se talan por diversos motivos, por ejemplo para crear tierras agrícolas y
pastizales, pero el caso más grave de desertización por esta causa es la llamada crisis de la
leña, característica de muchas tierras secas de los países en desarrollo. La recolección de leña
en las inmediaciones de las ciudades del Sahel, la región más afectada, ha tenido como
resultado la desaparición casi total de los árboles alrededor de las principales ciudades. Los
ejemplos incluyen a Ouagadougou (Burkina Faso) y Dakar (Senegal), mientras que el radio de
la zona sin árboles que rodea Jartum, Sudán, es de 90 kilómetros.

La salinización es uno de los ejemplos más claros de desertización inducida por el hombre, y
afecta a casi una quinta parte de todas las tierras de regadío de Australia y Estados Unidos y a
un tercio de las de países como Egipto, Pakistán y Siria. En Irak la proporción es de un 50%. La
excesiva concentración de sales en los suelos irrigados afecta adversamente al rendimiento de
las cosechas y puede llegar a matar las plantas.

8.2. Causas y remedios

Distinguir entre los efectos de una mala gestión de los recursos en las tierras secas y la
elevada variabilidad de la disponibilidad de éstos, característica de ese tipo de zonas, no es

38
fácil en absoluto. Los desiertos y sus límites son dinámicos en escalas temporales apreciables
por el hombre, debido a una pluviosidad muy variable de un día a otro, de una estación a otra, y
por periodos de sequía que pueden durar décadas. Por ello, a veces resulta difícil, en la
práctica, atribuir la desertización a factores humanos o determinar si se ha producido una
genuina degradación natural de los recursos en ciertas regiones, como el Sahel, que padece
una sequía más o menos permanente desde finales de la década de 1960, de tal forma que la
pérdida de cubierta vegetal y suelo se debe, al menos en parte, a factores climáticos naturales.
Este tipo de problemas, junto con la imprecisión de muchas de las estimaciones sobre las
áreas totales afectadas por la desertización, han llevado a algunos expertos a sugerir que el
papel de ésta como problema medioambiental a nivel global ha sido muy exagerado.

También existe controversia acerca de algunos de los intentos que se han hecho por combatir
la desertización. La habitual malinterpretación del problema que se visualiza como el avance de
un frente de dunas de arena, ha dado luz a proyectos de cinturones verdes, en los que se
plantan líneas de árboles para detener el avance del desierto. Por ejemplo, ha habido
propuestas de plantar este tipo de cinturones verdes en todo el contorno del desierto del
Sahara. Si bien las dunas móviles causan auténticos problemas en algunas áreas específicas,
como ocurre en zonas de Arabia Saudí, no constituyen el problema generalizado que se creía
que eran.

En los últimos años se han producido cambios en el enfoque académico e institucional respecto
a los medios para resolver la desertización. Un área en la que el pensamiento convencional ha
sido reevaluado es la del sobrepastoreo. Las ideas sobre la capacidad de sustentación
desarrolladas en medios ambientes menos variables pueden no ser aplicables al entorno
dinámico de las tierras secas, ya que los cambios naturales significan que las áreas de pastos
disponibles se encuentran en un continuo estado de flujo. Más aún, los mecanismos sociales
desarrollados por pueblos dedicados al pastoreo, que llevan muchas generaciones criando
rebaños de ganado en las tierras secas, suelen impedir el sobrepastoreo antes de que se
produzca la degradación.

En general, se ha llegado a esperar demasiado de las soluciones técnicas a los problemas de


desertización y, al tomar conciencia de ello, en los últimos años se han puesto a punto nuevos
enfoques para luchar contra la degradación de las tierras secas. A menudo, las dificultades a
las que se enfrentan las comunidades que viven en áreas secas están relacionadas con el
crecimiento de la población y con factores sociales, económicos y políticos. Hoy en día se hace
hincapié en la participación de las comunidades locales, la reimplantación de estrategias
tradicionales en tiempos de estrés medioambiental, como la sequía, y en los problemas que
derivan de la marginación de la población rural por parte de los gobiernos, que acostumbran a
tener su sede en las ciudades.

La importancia de los factores no físicos a la hora de favorecer el uso no sostenible de los


recursos de las tierras secas queda ilustrado por el caso de las Grandes Llanuras, mencionado
anteriormente, en el que a comienzos de la década de 1970 se reprodujo la erosión eólica a
una escala comparable a la de la década de 1930. A comienzos de la década de 1970, debido
al acicate de las grandes exportaciones a la antigua Unión Soviética y a los incentivos del
gobierno federal, que subvencionaba a los agricultores en función del área cultivada al margen
de que recogieran o no una cosecha, se emprendió la explotación de grandes extensiones de
tierra marginal para el cultivo de trigo. Cuando la sequía llegó a la zona en 1975, volvieron a
verse grandes tormentas de polvo. El acontecimiento aislado más grave se produjo en Nuevo
México en febrero de 1977. El polvo arrancado del suelo ensombreció 400.000 km2 de la
superficie de los estados del centro-sur de Estados Unidos.

9. Degradación del Suelo

Pérdida de calidad y cantidad de suelo. Ésta puede deberse a varios procesos: erosión,
salinización, contaminación, drenaje, acidificación, laterización y pérdida de la estructura del
suelo, o a una combinación de ellos.

39
El proceso de degradación más importante es la pérdida de suelo por acción del agua, el viento
y los movimientos masivos o, más localmente, la acción de los vehículos y el pisoteo de
humanos y animales. Aunque sólo es grave en algunas áreas, sus efectos acumulativos y a
largo plazo ofrecen abundantes motivos para la preocupación. La pérdida de las capas u
horizontes superiores, que contienen materia orgánica y nutrientes, y el adelgazamiento de los
perfiles del suelo reduce el rendimiento de las cosechas en suelos degradados.

La salinización es una concentración anormalmente elevada de sales, por ejemplo de sodio, en


el suelo, debida a la evaporación. Se observa a menudo asociada a la irrigación y conduce a la
muerte de las plantas y a la pérdida de estructura del suelo.

Causas frecuentes de contaminación son los residuos de las granjas y el cieno de las aguas
residuales, que pueden contener concentraciones elevadas de metales pesados. Los suelos
también se han visto contaminados por isótopos radiactivos procedentes de las pruebas
nucleares y, a escala restringida, aunque localmente grave, del accidente producido en la
central nuclear de Chernobil en 1986. La contaminación puede deberse también a otros
residuos químicos o a subproductos de procesos industriales.

La degradación de las turberas se debe al drenaje, que produce pérdida de suelos por
oxidación y erosión eólica.

Algunos suelos son naturalmente ácidos, pero también pueden acidificarse por la acción de la
lluvia ácida o de la deposición en seco de gases y partículas ácidas. La lluvia ácida tiene un pH
inferior a 5,6. La principal causa atmosférica de la acidificación es la creciente presencia en
ésta de óxidos de azufre y nitrógeno emitidos por la quema de combustibles fósiles.

La pérdida de materia orgánica debida a la erosión y a la oxidación degrada el suelo y, en


especial, su valor como soporte para el cultivo. La pérdida de materia orgánica reduce también
la estabilidad de los agregados del suelo que, bajo el impacto de las precipitaciones, pueden
dispersarse. Este proceso puede llevar a la formación de una corteza sobre el suelo que reduce
la infiltración del agua e inhibe la germinación de las semillas.

La perdida de estructura por parte del suelo puede deberse a la pérdida de materia orgánica, a
la compactación producida por la maquinaria agrícola y el cultivo en estaciones húmedas, o a la
dispersión de los materiales en el subsuelo.

M. LA DEFORESTACIÓN A NIVEL MUNDIAL (Documentos de Encarta 97 y del


Movimiento Mundial por los bosques tropicales)

1. Generalidades

Un problema ambiental muy grave en la actualidad en las países tropicales es la destrucción de


los bosques húmedos de Centroamérica y Sudamérica, África y Asia, el siguiente documento
tomado del movimiento mundial por los bosques tropicales aborda la problemática del daño que
le está sucediendo a estas importantes reservas ecológicas.

2. Problemática de la Deforestación

Destrucción a gran escala del bosque por la acción humana. Avanza a un ritmo de unos 17
millones de ha al año (superficie que supera a la de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte
juntas). Entre 1980 y 1990, las tasas anuales de deforestación fueron de un 1,2% en Asia y el
Pacífico, un 0,8% en Latinoamérica y un 0,7% en África. La superficie forestal está, en general,
estabilizada en Europa y América del Norte, aunque la velocidad de transición del bosque
antiguo a otras formas en América del Norte es elevada.

La deforestación no es lo mismo que la degradación forestal, que consiste en una reducción de


la calidad del bosque. Ambos procesos están vinculados y producen diversos problemas.

40
Pueden producir erosión del suelo y desestabilización de las capas freáticas, lo que a su vez
favorece las inundaciones o sequías. Reducen la biodiversidad (diversidad de hábitats,
especies y tipos genéticos), lo que resulta sobre todo significativo en los bosques tropicales,
que albergan buena parte de la biodiversidad del mundo. La cultura y el conocimiento de
muchos pueblos han evolucionado a lo largo de los años, muy ligados a los cuidados del
bosque y van desapareciendo junto con éste, al ser cada vez más restringido el acceso al
bosque y ser mermados sus derechos tradicionales por los gobiernos.

La deforestación afecta al medio de vida de entre 200 y 500 millones de personas que
dependen de los bosques para obtener comida, abrigo y combustible. La deforestación y la
degradación pueden contribuir a los desequilibrios climáticos regionales y globales. Los
bosques desempeñan un papel clave en el almacenamiento del carbono; si se eliminan, el
exceso de dióxido de carbono en la atmósfera puede llevar a un calentamiento global de la
Tierra, con multitud de efectos secundarios problemáticos.

Si hoy la deforestación se considera un problema, antiguamente se pensaba que contribuía al


desarrollo nacional. El capital forestal fue liquidado y reemplazado por otras formas de capital
para generar alimentos, materias primas, energía o infraestructuras.

En las regiones templadas la agricultura se ha basado en la eliminación de los bosques


aprovechando la fertilidad de sus suelos. La mayor parte de las áreas boscosas de Inglaterra
habían quedado deforestadas en 1350. En la Europa continental y en América del Norte, la
deforestación se aceleró durante los siglos XVIII y XIX, con el fin de despejar tierras y
dedicarlas a cultivos alimentarios para abastecer a las ciudades industriales y hacer frente a las
necesidades de combustible y de materiales de construcción. Desde entonces, la creciente
productividad agrícola ha permitido que buena parte de las tierras agrícolas de las zonas
templadas reviertan al bosque. Tras el mínimo de un 5%, alcanzado en 1900, la superficie
forestal del Reino Unido supone hoy un 10% de su superficie total.

Los procesos de deforestación son, por lo general, más destructivos en los trópicos. La mayor
parte de los suelos forestales tropicales son mucho menos fértiles que los de las regiones
templadas y resultan fácilmente erosionables al proceso de lixiviación, causado por la elevada
pluviosidad que impide la acumulación de nutrientes en el suelo. No obstante, las políticas
coloniales se basaban en el supuesto, equivocado, de que un bosque exuberante significaba
suelos fértiles. Pretendían conquistar los bosques, sobre todo para destinarlos a los cultivos
comerciales y la agricultura, y han dejado un legado de suelos exhaustos.

La deforestación tropical aumentó rápidamente a partir de 1950, con la ayuda de maquinaria


pesada. Desde entonces, el crecimiento de las poblaciones humanas ha llevado también a la
destrucción de zonas forestales por la vía más difícil, a mano. Las tasas anuales de
deforestación en 52 países tropicales prácticamente se duplicaron entre 1981 y 1990.

3. Modalidades de deforestación

La agricultura de tala y quema, un tipo de agricultura itinerante muy practicada por los
pequeños agricultores de las regiones tropicales, fue la responsable del 45% de la
deforestación en África y Asia en 1980. Tras unos pocos años de cultivo, muchos suelos sólo
pueden sustentar praderas y matorral, por lo que los agricultores tienen que trasladarse a otros
bosques que acondicionan para el cultivo, en este caso mediante la tala de la cubierta vegetal y
el fuego.

Las explotaciones madereras constituyen una causa importante de deforestación en el sureste


de Asia, África central y, hasta cerca de 1990, África occidental. La tala suele dañar más
árboles de los que derriba. Los productores madereros del noroeste de América del Norte y
Siberia, a menudo, reponen la cubierta arbórea por medio de plantaciones, o dejan que el área
se regenere naturalmente por el proceso de sucesión, aunque, mientras se restablece la
comunidad vegetal, se produce la erosión y degradación del suelo.

41
La deforestación para fines agrícolas en suelos no fértiles sólo produce beneficios a corto
plazo. No obstante, cuando está bien planificada, puede producir beneficios sostenibles, como
algunas plantaciones de caucho y palma de aceite, que conservan cierta estructura forestal
favorable para el suelo y la mejora de la conservación del agua.

La deforestación para plantaciones de árboles ha sido significativa en el Sureste asiático y


Sudamérica. Los silvicultores de todo el mundo han talado bosques naturales para abrir hueco
a plantaciones más rentables en la producción maderera, pero hoy son más conscientes del
coste social y ambiental que esta actitud representa. Las plantaciones, dado que a menudo
contienen tan sólo una especie de árbol, todos ellos de la misma edad, no reproducen el
ecosistema del bosque original, que suele caracterizarse por la variedad de su flora y fauna en
todas las fases de desarrollo.

En los bosques de coníferas del Norte y en los bosques templados de la Columbia Británica,
donde se talan cerca de 2.200 km2 de bosque al año (aproximadamente un 1% del total del
bosque comercialmente viable de la provincia), se ha exigido a las empresas madereras desde
1987, que replanten toda la tierra deforestada en el plazo de cinco años; también se están
haciendo esfuerzos por mantener la diversidad original de especies arbóreas, aunque los
ecosistemas animales y vegetales secundarios se ven necesariamente afectados. Dado que la
replantación en la Columbia Británica sólo se abordó a una escala significativa a partir de
mediados de la década de 1960, el gobierno provincial afirma que la tala de bosques antiguos
seguirá siendo necesaria durante al menos 50 años más, hasta que los nuevos plantones y
retoños estén en condiciones de reemplazarlos.

Esta situación, que se reproduce a grandes rasgos en otros lugares de América del Norte y
Europa, significa que el área de bosque permanece más o menos estable, aunque la
proporción de bosques antiguos disminuya de día en día. La preocupación generalizada por la
pérdida de estos bosques ha conducido a muchas confrontaciones, como la de Clayoquot
Sound en la isla de Vancouver en 1993, en la que fueron detenidos más de 700 manifestantes
mientras intentaban impedir la tala de árboles en áreas vírgenes de bosque templado.

La deforestación para pastos fue una importante causa de deforestación en los bosques
brasileños y centroamericanos en las décadas de 1970 y 1980, impulsada por programas
gubernamentales para crear grandes ranchos. La quema regular de bosques para mantener los
pastos es común en el África seca.

La deforestación para obtener leña constituye un problema en las áreas más secas de África, el
Himalaya y los Andes.

La deforestación para asentamientos, explotaciones mineras y petrolíferas es localmente


significativa, en especial los programas de reasentamiento puestos en práctica, hasta hace
poco, en Indonesia y Brasil, donde los habitantes de zonas superpobladas fueron reasentados
por sus respectivos gobiernos en superficies ocupadas por bosques.

La construcción de carreteras y presas ha tenido, como resultado directo, la deforestación.


A menudo actúan secuencialmente varios agentes de la deforestación. La construcción de
carreteras incentiva la explotación maderera, que abre al bosque a la explotación agrícola y a la
recolección de leña. Alrededor de la mitad de los bosques tropicales talados acaban siendo
dedicados a la agricultura.

4. Causas básicas de la deforestación

La deforestación y la degradación de los bosques se producen como respuesta a los


indicadores políticos, de mercado e institucionales. Éstos tienden a empujar a la gente hacia el
bosque, en momentos de dificultades económicas o sociales con el señuelo de los beneficios
(de la explotación o la deforestación). Muchas políticas infravaloran, a todos los efectos, los
bosques, imponiendo costes muy bajos a su explotación, o sobrevaloran los beneficios de la
deforestación para otros usos, lo que se manifiesta en los subsidios concedidos para bajar los

42
precios de los alimentos. Por contraste, no ofrecen incentivos a largo plazo para cuidar los
bosques. La falta de seguridad en lo que se refiere a la propiedad de los bosques y a los
derechos de uso de éstos favorece una conducta explotadora. Ciertas políticas exigen incluso
la deforestación como muestra de que el propietario ha 'mejorado' la tierra. La deuda comercial
y oficial de muchos países en vías de desarrollo con los países industrializados impone a los
primeros la deforestación para obtener divisas a cambio.

Si bien éstas son las causas fundamentales de la deforestación, se ven exacerbadas por el
crecimiento de la población, la creciente demanda de productos forestales y una tecnología
inapropiada.

5. Las causas ocultas de la deforestación y la degradación de los bosques

Los bosques constituyen uno de los ecosistemas más valiosos del mundo. Contienen más del
sesenta por ciento de la biodiversidad del planeta que, además de su valor intrínseco, tiene
otros múltiples valores sociales y económicos: desde las importantes funciones ecológicas del
bosque en términos de protección del suelo y de las cuencas, hasta el valor económico
pecuniario y no pecuniario de los numerosos productos que pueden extraerse del bosque. Para
muchos indígenas y pueblos que dependen de él, el bosque constituye su sustento; los
abastece de plantas comestibles y medicinales, de carne de animales silvestres, frutas, miel,
refugio, fuego y varios otros productos, y en torno a el origen sus valores culturales y
espirituales. A escala mundial, los bosques desempeñan un papel crucial en la regulación del
clima y constituyen uno de los principales sumideros de carbono del planeta. Su supervivencia,
pues, impide el aumento del efecto invernadero.

Los bosques ya han desaparecido en muchas partes del mundo, y los índices de deforestación
mundial llegaron hasta 15 millones de hectáreas por año solamente para los bosques tropicales
durante la década del 80. En la mayor parte del mundo la deforestación se aceleró durante la
década del 90. En este sentido, conviene destacar que los índices de deforestación tienden a
oscurecerse por la ambigüedad que existe en torno a la definición del bosque. La última
definición de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), formalmente el
principal órgano responsable de los bosques dentro del sistema de las Naciones Unidas, es tan
amplia que de hecho la mayor parte de las superficies urbanas verdes pueden ser
consideradas grandes ecosistemas de bosques. Es así que pocas veces se tiene en cuenta la
sustitución de valiosos ecosistemas de bosques primarios por plantaciones de monocultivos -en
muchos casos de una especie arbórea foránea como el eucalipto o el pino- o por bosques
biológicamente pobres.

Gran parte de Europa, por ejemplo, perdió la mayoría de sus bosques primarios durante el siglo
XIX. Sin embargo, los últimos informes de la FAO establecen con entusiasmo que hay un
aumento de los bosques boreales y templados en esta región. Pero una parte sustancial de
este "bosque" tiene una producción biológicamente pobre y carece de sotobosque, de
biodiversidad edáfica original y de la mayoría de especies originales de aves, mamíferos y
reptiles. En realidad se acercan más a plantaciones de monocultivos que a bosques
verdaderos.

6. Causas Directas de la Deforestación

Entre las causas directas más importantes de la deforestación figuran la tala, la conversión del
bosque a la agricultura y a la cría de ganado, la urbanización y la construcción de
infraestructura, la minería y la explotación de petróleo, la lluvia ácida y los incendios. No
obstante, ha habido una tendencia a hacer hincapié en los pequeños agricultores migratorios o
en la "pobreza" como causa principal de la pérdida de bosques. La tendencia general de estos
agricultores es la de asentarse a lo largo de caminos que atraviesen el bosque, talar una
parcela de tierra y utilizarla para la plantación de cultivos de subsistencia o de cultivos
comerciales.

En los bosques tropicales, ese tipo de prácticas terminan por provocar una rápida degradación
del suelo ya que en gran medida es demasiado pobre como para resistir las prácticas agrícolas.

43
Por consiguiente, a los pocos años el agricultor se ve forzado a talar otra parcela del bosque.
La tierra agrícola degradada a menudo es utilizada algunos años más para la cría de ganado,
lo cual equivale a firmar su sentencia de muerte ya que el ganado elimina los últimos rastros de
fertilidad que podían quedar. El resultado es una parcela de tierra totalmente degradada que
durante muchos años no podrá recuperar su biomasa original.

Es un gran error creer que tales prácticas agrícolas insustentables sólo ocurren en los países
tropicales. Muchas partes de América del Norte y Europa Occidental se han deforestado debido
a la agricultura insustentable, provocando una severa degradación del suelo y en mucho casos
el abandono de la zona por los agricultores.

En otros países, las prácticas forestales de corte a tala rasa han sido la causa principal de la
pérdida forestal. A principios de los 90, Canadá y Malasia fueron ejemplos famosos de países
en los que las compañías madereras talaron sin piedad miles y miles de preciosos bosques
primarios. Aquí tampoco puede pasarse por alto la perspectiva histórica. Países como Irlanda y
Escocia estuvieron prácticamente cubiertos de bosques, pero durante el imperio británico
fueron casi totalmente talados para abastecer de madera a los aserraderos ingleses.
Actualmente, la explotación forestal todavía sigue siendo la amenaza directa más importante
para los bosques de regiones como el Escudo de la Guyana, África Central, Siberia Oriental y
la Columbia Británica.

7. Las Causas Ocultas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques

Durante las últimas décadas, la crisis forestal ha motivado el surgimiento de varias iniciativas
internacionales, regionales y nacionales encaminadas a la preservación de los bosques, si bien
muchas de ellas lograron escaso éxito. En general hay coincidencia en que el fracaso se debe
a que estas estrategias se centraron demasiado en las causas más próximas de la
deforestación, y desconocieron las causas subyacentes de la deforestación y la degradación de
los bosques, que son múltiples y están interrelacionadas. En algunos casos tienen que ver con
grandes fenómenos económicos internacionales, tales como estrategias macroeconómicas que
ofrecen fuertes incentivos para la obtención de ganancias a corto plazo en lugar de buscar la
sustentabilidad a largo plazo.

También son importantes las estructuras sociales profundamente arraigadas que provocan
desigualdad en la tenencia de la tierra así como discriminación de los pueblos indígenas, de los
agricultores de subsistencia y de los pobres en general. En otros casos incluyen factores
políticos tales como la falta de democracia participativa, la influencia de los militares y la
explotación de zonas rurales por élites urbanas. El consumismo desmedido de los
consumidores de los países de ingresos elevados constituye otra de las principales causas
ocultas de la deforestación, mientras que en algunas regiones la industrialización no controlada
es un factor clave en la degradación de los bosques, afectados por la lluvia ácida provocada
por la contaminación generalizada.

Debido a su complejidad, es imposible mencionar incluso la mayoría de las causas


subyacentes más importantes de la deforestación en este contexto. Sin embargo, pueden darse
varios ejemplos para demostrar cómo estas causas pueden parecer sumamente diversas a
primera vista, y sin embargo están estrechamente interrelacionadas entre sí.

8. Las Fuerzas que Actúan detrás de la Agricultura Insustentable

Según la FAO, el noventa por ciento de la deforestación es provocado por prácticas de


agricultura insustentable, mientras que la tala y la plantación de árboles para explotación
forestal desempeñan un papel más importante en la degradación de los bosques. Por más
controvertidas que sean estas cifras, en todo caso puede decirse que la agricultura
insustentable es sin dudas una de las principales causas directas de la deforestación y la
degradación de los bosques en muchos países del mundo.

44
Un enfoque simplista del problema podría llevar a culpar a la "ignorancia" de los agricultores
involucrados en este proceso, el cual, sin duda, es mucho más complejo. Son pocos los que
realmente deciden voluntariamente abandonar su tierra natal, adentrarse en el bosque, talarlo y
convertirlo en tierra agrícola. Se ven empujados a todo esto por las fuerzas nacionales e
internacionales que actúan en función de intereses distintos a los suyos. En algunos países, los
bosques sirven de válvulas de escape para evitar los levantamientos sociales. La concentración
del poder y la tierra en pocas manos da origen a grandes masas de desposeídos que pueden
llegar a protagonizar situaciones de enfrentamiento y explosión social, por lo que, para evitarlo,
se les ofrece la posibilidad de acceder gratuitamente a parcelas de tierra bosque adentro.

Este acceso se hace posible a través de proyectos viales promovidos por el gobierno,
construidos ya sea para talar y "desarrollar" los bosques o como resultado de las actividades de
compañías dedicadas a la explotación forestal, la minería, la energía u otras.
Este ejemplo deja claramente expuesto que la deforestación sólo puede ocurrir porque hay una
serie de políticas estatales -sociales y económicas- que indirectamente la promueven.
Son los pobres los que hacen funcionar las sierras o prenden fuego al bosque, pero es
principalmente el gobierno y las empresas los que están detrás de tales acciones.

9. Las Consecuencias de Largo Alcance de la Globalización

En otros casos, los bosques se talan para abrir paso a la agricultura moderna o la cría de
ganado a gran escala con destino al mercado de exportación. Por ejemplo, los bosques han
sido convertidos a la ganadería en América Central, a la producción de soja en Brasil y a la
fabricación de madera para pasta en Indonesia. En el primer caso, el proceso se originó en el
crecimiento explosivo de un mercado de comida rápida -hamburguesas- en Estados Unidos.

Ese mercado exige grandes cantidades de carne barata de baja calidad que podría ser
producida en países cercanos a la zona tropical. El resultado fue la deforestación generalizada
de América Central. La producción subvencionada y altamente "tecnificada" de carne en
Europa exige un abastecimiento siempre creciente de cereales para alimentar al ganado.

La soja es uno de los principales insumos de esa producción, y en Brasil -así como en muchos
otros países del Sur- se han talado enormes superficies en los bosques para asegurar la
sustentabilidad económica de ese sector a través del abastecimiento de cereal barato. Una
situación similar ocurre con el papel: el aumento constante del consumo de papel,
particularmente en los países de altos ingresos, depende de la disponibilidad de madera o
pasta de madera barata con las que alimentar la industria papelera. Es así que se talan los
bosques de Indonesia -y de muchas otras partes del mundo- para dar lugar a las plantaciones
de eucalipto destinadas a abastecer ese mercado con crecientes cantidades de materia prima
barata.

En los casos anteriores, resulta claro que la producción de hamburguesas en Estados Unidos,
o de carne en Europa y de papel en los países de ingresos elevados, constituye una causa
subyacente de la deforestación de América Central, Brasil e Indonesia.

10. Modelos de Producción y Consumo

Entre las numerosas causas subyacentes de la deforestación, una de las menos comprendidas
es la relación entre la deforestación y los modelos de producción y consumo, tanto de
productos agrícolas como en general. Es necesario destacar que muy pocas veces la
producción de alimentos para los pobres es causa de deforestación, ya que las mayores
superficies de bosques convertidas a otros usos actualmente están dedicadas a la producción
de cultivos comerciales y a la cría de ganado.

Estos productos, que van desde café y carne a coca y soja, en muchos casos son producidos
casi exclusivamente para los mercados exportadores de los países de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es absurdo defender la producción de estos
bienes -cuyo destino es el de satisfacer los desmedidos modelos de consumo de los países del

45
Norte- con el argumento de la seguridad alimentaria, como lo hacen algunos gobiernos e
instituciones internacionales (incluida la propia FAO).

Los modelos de producción y consumo en general desempeñan un papel importante en la


deforestación, ya que son la respuesta a la pregunta de por qué tantos si no la mayoría de los
países tienden a centrar su producción en el abastecimiento de los mercados de exportación.
En la mayoría de los casos se estimula la producción para la exportación para reparar la muy a
menudo seriamente alterada balanza comercial, y/o para pagar deudas que en parte son
causadas por este desequilibrio de la balanza comercial. Según la actual ideología del libre
comercio, el remedio estándar de instituciones internacionales como el Fondo Monetario
Internacional (FMI) para estos problemas es aumentar la exportación, en lugar de disminuir las
importaciones.

Mientras tanto, es la importación de bienes suntuarios para la parte más rica de la sociedad y la
importación de armas, lo que tiende a conformar la causa estructural de los desequilibrios de la
balanza comercial y la balanza de pagos, tanto en los países industrializados como en los de
bajos ingresos. Una de las principales causas profundas de la deforestación es el no
reconocimiento de esta relación entre modelos de consumo y problemas macroeconómicos por
parte de fuerzas macroeconómicas como las instituciones de Bretton Woods.

11. Un Problema Mundial con muchos Actores

La deforestación y la degradación de los bosques ocurre tanto en los países del Norte como del
Sur y las causas subyacentes también se originan en ambos, si bien con diversos grados de
responsabilidad. Los países industrializados no sólo redujeron o degradaron sus propios
bosques en el pasado, sino que muchos lo siguen haciendo en el presente, ya sea a través de
la tala a gran escala -como en muchas zonas de Canadá, Estados Unidos o Australia- o la
simplificación -y por lo tanto degradación- de los bosques reduciéndolos a unas pocas especies
de valor comercial a costa de la biodiversidad -como ocurre en Suecia, Francia o Finlandia.

Al mismo tiempo, los problemas resultantes del modelo de industrialización -tales como la lluvia
ácida- tienen un fuerte impacto en la degradación de los bosques. Algo similar ocurre en el Sur,
donde algunos bosques están siendo cortados a tala rasa -en gran parte para la agricultura
insustentable orientada a la exportación, para la plantación de monocultivos de árboles y
palmas oleaginosas o para la ganadería- o están siendo degradados como resultado de la
actividad maderera selectiva de las especies más comerciales -como la caoba.

Algunas causas subyacentes se originan dentro del país -sea del Norte o del Sur- mientras que
otras pueden estar fuera de los límites nacionales. En esta situación, la mayor responsabilidad
generalmente la tiene el Norte. Las políticas macroeconómicas impuestas al Sur a través de
una serie de mecanismos figuran entre las principales causas profundas de la deforestación.
Uno de los resultados más obvios de tales políticas ha sido la creciente incorporación de
exportaciones agrícolas de países del Sur a mercados de países del Norte, generalmente a
costa de los bosques. Las mismas políticas macroeconómicas han desembocado en la
concentración de la riqueza en el Norte que, sumado a los poderosos incentivos al consumo
desmedido, dieron como resultado modelos de consumo insustentables con fuertes
repercusiones en especial -aunque no exclusivamente- en los bosques del Sur.

Los gobiernos y élites del Sur también tienen la responsabilidad de algunas de las causas
subyacentes de la deforestación. Las políticas gubernamentales con respecto a los derechos
de los pueblos indígenas -particularmente las que afectan sus derechos sobre sus territorios-
han sido la causa estructural de muchos procesos de deforestación que no hubieran ocurrido
de haber reconocido esos derechos. Las políticas gubernamentales sobre los derechos a la
tenencia de la tierra en general provocaron la concentración de las mejores tierras agrícolas en
unas pocas manos y la consiguiente migración de los campesinos pobres a los bosques, lo que
provocó una deforestación en gran escala.

No obstante, en la mayoría de los casos las políticas gubernamentales están vinculadas a


actores externos como las instituciones multilaterales, los organismos de "cooperación" y las

46
trasnacionales, y por lo tanto la responsabilidad es compartida. Es bien sabido que la
construcción de caminos dentro del bosque constituye una de las principales causas
subyacentes de la deforestación. Una vez que el camino está construido, abre el bosque a los
aserraderos, los campesinos sin tierra, las compañías mineras y muchos otros actores,
provocando una deforestación inmediata y generalizada. La construcción de caminos es una de
las actividades promovidas y financiadas por instituciones multilaterales como el Banco Mundial
y otros bancos multilaterales regionales, y permite a los gobiernos cumplir con las políticas del
FMI de aumento de las exportaciones.

La construcción de caminos también está vinculada a los intereses de las trasnacionales, que
por lo tanto pueden acceder a los recursos naturales e incorporarlos al mercado mundial.

12. El Papel de los Militares

La importación de armas constituye una carga importante para la situación socioeconómica y


por lo tanto ecológica de muchos países. Cada dólar gastado en armas es un dólar menos
destinado a la educación, el cuidado de la salud, el desarrollo de tecnología sustentable y el
desarrollo sustentable en general, y un dólar que se suma al lado negativo de la balanza de
pagos.

Por otra parte, la exportación de armas constituye un gran negocio para muchos países,
especialmente del Norte. Naturalmente, la guerra y la violencia en sí mismas representan una
importante carga directa e indirecta para los bosques. En algunos casos, los militares tienen
intereses directos en las concesiones para la explotación forestal o la producción de cultivos
comerciales como la coca. La influencia de los militares en las políticas gubernamentales de
muchos países es más profunda, y sin embargo está más escondida.

En muchos casos, hay consideraciones estratégicas detrás de la colonización de las zonas de


bosques. Para los militares, el carácter inaccesible de los bosques constituye un problema
estratégico. Los caminos son una ventaja estratégica. Los pueblos indígenas y otros grupos
aislados de la sociedad conforman una amenaza estratégica. La tala del bosque y el estímulo a
la emigración de gente del centro del país a estas zonas aisladas sirve a un fin estratégico.

La explotación petrolera y la minería dentro del país es estratégicamente importante, aun


cuando haya que atraer a compañías extranjeras con condiciones por las cuales las ganancias
básicamente se van del país. Y, más indirectamente, es en parte el continuo dominio de las
ideologías estratégicas de la Guerra Fría la causa de que algunas instituciones
macroeconómicas mundiales estén tan despiadadamente orientadas al libre mercado.

A pesar de estas relaciones obvias y menos obvias, parece haber un fuerte tabú sobre la
influencia de los militares en la deforestación y en otros problemas sociales y ecológicos. No
hay cifras claras y se ha investigado muy poco al respecto.

13. Mirando hacia Adelante

La comunidad internacional -por lo menos dentro del marco del Foro Intergubernamental sobre
los Bosques de la Comisión para el Desarrollo Sustentable- ha reconocido la necesidad de
identificar las causas subyacentes de la deforestación con el objetivo de encontrar soluciones y
salvar a los bosques del planeta que aún permanecen en pie. Las organizaciones no
gubernamentales que participan en ese Foro han ofrecido sus servicios para trabajar en
colaboración con gobiernos y organismos internacionales y llevar a cabo un proceso de
identificación de las grandes causas subyacentes de la deforestación en todas las regiones del
mundo y elaborar soluciones para resolverlas. Esa oferta ha sido aceptada y el proceso ya ha
comenzado.

No obstante, es importante ser conscientes de que la deforestación y la degradación de los


bosques no son temas "técnicos". Los bosques no están desapareciendo porque la gente y sus
gobiernos sean ignorantes o porque no haya planes de gestión adecuados. Los bosques están

47
desapareciendo porque una serie de políticas nacionales e internacionales interconectadas
preparan el terreno para que ello suceda.

Es por lo tanto a ese nivel que deben encontrarse las soluciones. Además, si bien es necesario
identificar las causas subyacentes y elaborar cambios en esas políticas para contener la
deforestación, es crucial llegar a la sociedad organizada para asegurar que esos cambios
realmente se apliquen, de forma tal que tanto la humanidad en su conjunto como la gente que
vive en las zonas de bosques se beneficien por igual. Este es obviamente un desafío muy
grande y difícil, pero un esfuerzo necesario que vale la pena ya que abre cierta esperanza para
el futuro.

14. Esfuerzos por controlar la deforestación

Los enfoques tradicionales para hacer frente a los problemas forestales han puesto el énfasis
en las leyes y reglamentos, pero su cumplimiento, a menudo, no se exige con la fuerza
suficiente y los grupos más poderosos consiguen rehuirlos. En los países pobres, se ha
centrado la atención en los programas de ayuda, en especial en el Programa Internacional para
los Bosques Tropicales. Éstos han resultado insuficientes para reducir la deforestación. No han
abordado sus causas fundamentales. Actualmente están surgiendo propuestas voluntarias,
basadas en el mercado, como la certificación forestal y el etiquetado de la madera, para
favorecer a aquellos productos que provienen de una gestión sostenible de los bosques.

En nuestros días, existe acuerdo en que, dado que la deforestación es el resultado de muchas
acciones directas activadas por muchas causas fundamentales, la acción en un único frente
difícilmente podrá resolver el problema. Son necesarios muchos esfuerzos para implantar una
gestión forestal sostenible, equilibrando objetivos ambientales, sociales y económicos. Ciertos
procedimientos y políticas nacionales son críticos.

Dado que la deforestación puede generar tanto beneficios como costes, es importante estimar
las ganancias y pérdidas en cada caso. Las Naciones Unidas han recomendado que cada
nación preserve al menos un 12% de sus ecosistemas representativos. Varios países están
evaluando los beneficios que ofrecen los bosques, definiendo una Propiedad Forestal
Permanente (PFE) y unos estándares para su uso. La PFE es la extensión y localización de la
superficie forestal que cada nación decide que necesita, ahora y de cara al futuro, tanto para su
protección como para su producción y se planifica la conversión futura de los bosques
remanentes para otros usos

N. LA EXTINCIÓN DE LAS ESPECIES

48
1. Generalidades
Hace poco más de cinco décadas que los naturalistas comenzaron a emplear el concepto de
"la extinción" y éste empezó a hacerse cada vez más popular para designar un fenómeno que
la actividad humana estaba provocando en todo el planeta: la desaparición de especies de la
flora y la fauna silvestres.
Especies amenazadas, especies de plantas y animales en peligro de desaparición en un futuro
inmediato. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos
Naturales (UICN), se consideran siete categorías de estado de conservación de las especies,
que hoy constituyen un patrón internacional: (Ex) extinguida, (E) en peligro, (V) vulnerable, (R)
rara, (I) indeterminada, (K) insuficientemente conocida y (NA) no amenazada.
De las especies que habitan en América Latina destacan: el delfín de la Plata, los ciervos de los
Andes meridionales, la nutria de Chile, el pingüino de Humboldt, el flamenco de los Andes,
entre otros.
2. Problemática de la Extinción

En términos biológicos, se considera a la extinción como un fenómeno completamente natural


resultado de un proceso en el que una especie se origina a partir de otra -la que se extingue-,
lo cual ocurre generalmente en el lapso de varios miles o varios cientos de miles de años.
También desaparecieron aquellas especies que no lograron adaptarse a los cambios que
ocurren en su hábitat, lo cual aconteció de forma natural y, en la mayoría de los casos, en
largos periodos de tiempo. Es así como dos terceras partes o más de las especies animales
que han existido en el planeta se han extinguido. A diferencia de las extinciones que ocurrieron
en el pasado de forma natural, las actuales están sucediendo a un ritmo acelerado y no
obedecen a una incapacidad natural de adaptación de las especies, ni son el resultado de un
proceso evolutivo, sino que se debe a la actividad que el hombre lleva a cabo.
La extinción es en realidad un proceso normal en el curso de la evolución. A lo largo de todo el
tiempo geológico, el número de especies que se han extinguido es mayor que el de las que
existen en la actualidad. Su lenta desaparición fue consecuencia de cambios climáticos y de la
incapacidad para adaptarse a situaciones como la competitividad y depredación; de hecho,
antes de que el ser humano interviniera en todos los ecosistemas, la tasa de extinción natural
de los mamíferos era de la pérdida de una especie cada dos siglos.
Sin embargo, desde el siglo XVII, se sabe que se han extinguido al menos 60 especies de
mamíferos y que este proceso se ha acelerado debido al impacto sobre los ecosistemas
naturales de la explosión demográfica y de los avances tecnológicos. Hoy en día, los cambios
que sufre el medio ambiente son más rápidos que la capacidad de la mayoría de las especies
para adaptarse a ellos mediante selección natural. Según datos actualizados en 1996, de la
'lista roja' de la UICN, una cuarta parte de las especies de los mamíferos del mundo está
amenazada de desaparición si no cambian las causas de esta extinción.
No se sabe con certeza cuántas especies se extinguen en el mundo, pero algunos
especialistas sitúan la cifra hasta en 17,000 por año, es decir, casi dos por hora. Si este ritmo
de pérdida continúa, se estima que para inicio del próximo siglo se habrán extinguido entre 15 y
25% de todas las especies de seres vivos del planeta, lo cual nos plantea un inquietante futuro.
La extinción de una especie no es un evento aislado, sino que genera una "reacción en
cadena" por lo que habrá procesos esenciales para la vida que se verán afectados. Un ejemplo
podría ser la estabilidad climática, la cual depende en gran medida de la presencia de bosques
y selvas sanos que mantengan los patrones de lluvia, regulen las temperaturas, absorban el
exceso de bióxido de carbono de la atmósfera y ayuden a la producción de oxígeno.
El total de especies vivientes del planeta, se ha estimado entre cinco y treinta millones, de los
cuales hemos descrito menos de dos millones, y de esos dos millones menos del 1 % han sido
estudiadas a fondo para determinar su aplicación en beneficio de la humanidad. Esto nos
demuestra que existe un potencial insospechado entre las que nos faltan por estudiar y
descubrir.
Al igual que en todo el mundo, la pérdida de la diversidad biológica se presenta en México, y
dada la enorme riqueza de fauna con que se cuenta, la magnitud del problema es muy
significativa.
Especies extintas: Engloban a todos aquellos animales o plantas que han desaparecido
regional o mundialmente a causa de alguna actividad humana.
Especies en peligro de extinción: Se definen como "aquellas cuya área de distribución o
tamaño poblacional ha disminuido drásticamente poniendo en riesgo su viabilidad biológica".

49
Se consideran dentro de esta categoría aquellas especies con menos de mil ejemplares
existentes.
Especies amenazadas: Comprende a todas aquellas especies que podrían llegar a
encontrarse en peligro de extinción en el mediano plazo, si los factores causales de su
disminución siguen operando, generalmente, su número oscila entre los 1,000 y 5,000
ejemplares.
Especies raras: Son las que de manera natural son escasas y que por lo tanto son altamente
susceptibles a la disminución que directa o indirectamente provoca el hombre en su
poblaciones.

3. Causas de las Extinciones

Las especies se extinguen o se ven amenazadas por diversas razones, aunque la causa
primera es la destrucción del hábitat. El drenaje de zonas húmedas, la conversión de áreas de
matorrales en tierras de pasto, la tala de los bosques (especialmente en los trópicos, donde los
bosques tropicales desaparecerán hacia el año 2000 si se mantiene el ritmo de destrucción
actual), la urbanización y la suburbanización, y la construcción de carreteras y presas, han
reducido notablemente los hábitats disponibles. Al producirse la fragmentación de los hábitats
en 'islas', la población animal se agrupa en áreas más pequeñas, lo que supone una
destrucción mayor del hábitat. En éstas, las especies pierden el contacto con otras poblaciones
del mismo tipo, lo que limita su diversidad genética y reduce su capacidad de adaptación a las
variaciones del medio ambiente. Estas poblaciones pequeñas son muy vulnerables a la
extinción, y para algunas especies estos hábitats fragmentados son demasiado reducidos para
que una población sea viable.
Desde el siglo XVII, la causa de que muchas especies se hayan extinguido o estén
amenazadas ha sido la explotación de animales para la alimentación y elaboración de otros
productos. Por ejemplo, la aniquilación de ballenas de gran tamaño para obtener aceite y carne
las ha conducido al borde de la extinción; los rinocerontes africanos, sacrificados para obtener
sus cuernos, también están amenazados. El gran alce gigante se extinguió en el siglo XIX a
consecuencia de una caza excesiva, y el periquito de Carolina desapareció como especie
debido tanto a su caza como a la destrucción de su hábitat.
La introducción de enfermedades, parásitos y depredadores frente a los que la flora y la fauna
nativa carecen de defensas ha provocado el exterminio o reducción importante de algunas
especies. Por ejemplo, la propagación accidental de una plaga eliminó los castaños de los
bosques caducifolios de Norteamérica. También el control de los depredadores e insectos tiene
efectos adversos. El control excesivo de los perros de las praderas ha extinguido casi por
completo a uno de sus depredadores naturales, el hurón de pies negros.
La contaminación atmosférica, del agua y del suelo son causas importantes de extinción, así
como la introducción de especies exóticas, la sobreexplotación directa de las especies y la
intensa agricultura. Los productos químicos tóxicos, sobre todo los hidrocarburos clorados,
como el dicloro-difenil-tricloroetano (DDT) y los bifenilos policlorados (PCB), se han
concentrado en las cadenas tróficas, afectando más a aquellas especies situadas al final de la
cadena. Así, tanto el DDT como los PCB interfieren con el metabolismo del calcio de las aves,
lo que origina el reblandecimiento de las cáscaras de los huevos y malformaciones en las crías.
La contaminación y el aumento de la temperatura del agua han provocado la desaparición de
especies endémicas de peces de varios hábitats.

4. Esfuerzos Dirigidos a la Conservación de las Especies


Se han efectuado algunos esfuerzos privados y gubernamentales dirigidos a salvar especies en
vía de extinción. Una propuesta inmediata es la protección de especies a través de la
legislación. Además, son importantes los esfuerzos que se realizan a través de los convenios
internacionales, de las publicaciones de 'listas rojas' o catálogos de las especies amenazadas,
de diferentes proyectos como ARTEMIS (creación de un banco de semillas para plantas en
peligro), ZEPAS (Zonas de Especial Protección para las Aves); así como los acuerdos que se
obtienen en los diferentes congresos y cumbres, tanto a nivel internacional como nacional.

Los esfuerzos internacionales se concretan en el Convenio sobre Comercio Internacional de


Especies Amenazadas de la Flora y Fauna Salvaje, ratificado por 51 países. Su propósito es
reducir la explotación de éstas mediante la regulación y restricción de su comercio. Sin
embargo, en algunos países la eficacia de estas leyes depende de la aplicación y apoyo que

50
reciben de la población y de los tribunales. Debido a que su aplicación no es totalmente
estricta, a la negligencia de algunos segmentos de la sociedad que consienten el comercio con
especies amenazadas, y a que las actividades de cazadores furtivos y traficantes sin
escrúpulos facilitan este comercio, el futuro de muchas especies, a pesar de su protección
legal, es incierto.

Los esfuerzos dirigidos a la conservación de especies también incluyen la repoblación de la


naturaleza con animales en edad de procrear, bien para restablecer su número (como en el
caso del halcón peregrino) o para aumentar la población natural (como en el caso de la grulla
cantora). Gracias a la reproducción en cautividad, por ejemplo, el número de ejemplares de
cóndor de California se ha elevado de 27 en 1987 a unos 52 en 1992. Otro proyecto implica la
determinación de los hábitats críticos que se deben conservar para las especies amenazadas.
Su protección puede llevarse a cabo mediante el establecimiento de reservas, aunque su valor
está limitado por el efecto isla. Las objeciones planteadas por algunos grupos con intereses
particulares hacen que la conservación de zonas para las especies amenazadas sea también
difícil.

5. Biodiversidad

Contracción de la expresión 'diversidad biológica' expresa la variedad o diversidad del mundo


biológico. En su sentido más amplio, biodiversidad es casi sinónimo de 'vida sobre la Tierra'. El
término se acuñó en 1985 y se ha utilizado mucho en los años noventa, tanto en los medios de
comunicación como en círculos científicos y de las administraciones públicas.
Se ha hecho habitual, en parte por comodidad, considerar tres niveles jerárquicos de
biodiversidad que afectan de manera especial al hombre: genes, especies y ecosistemas. Pero
es importante ser consciente de que ésta no es sino una de las varias formas de evaluar la
biodiversidad y que no hay una definición exacta del término ni, por tanto, acuerdo universal
sobre el modo de medir la biodiversidad. El mundo biológico puede considerarse organizado en
una serie de niveles de organización de complejidad creciente; ocupan un extremo las
moléculas más importantes para la vida y el otro las comunidades de especies que viven dentro
de los ecosistemas. Se encuentran manifestaciones de diversidad biológica a todos los niveles.
Como la biodiversidad abarca una gama amplia de conceptos y puede considerarse a distintos
niveles y escalas, no es posible reducirla a una medida única. En la práctica, la diversidad de
especies es un aspecto central para evaluar la diversidad a los demás niveles y constituye el
punto de referencia constante de todos los estudios de biodiversidad.

6. Diversidad de Especies
Por muchas razones, la especie es la moneda básica de la biología y el centro de buena parte
de las investigaciones realizadas por ecologistas y conservacionistas. El número de especies
se puede contar en cualquier lugar en que se tomen muestras, en particular si la atención se
concentra en organismos conocidos (como mamíferos o aves); también es posible estimar este
número en una región o un país (aunque el error aumenta con la extensión del territorio). Esta
medida, llamada riqueza de especies, constituye una posible medida de la biodiversidad del
lugar y una base de comparación entre zonas. Es la medida general más inmediata y, en
muchos aspectos, más útil de la biodiversidad.
La riqueza de especies varía geográficamente: las áreas más cálidas tienden a mantener más
especies que las más frías, y las más húmedas son más ricas que las más secas; las zonas
con menores variaciones estacionales suelen ser más ricas que aquellas con estaciones muy
marcadas; por último, las zonas con topografía y clima variados mantienen más especies que
las uniformes.
Pese a la importancia que tiene la especie, no hay todavía una definición inequívoca de este
término. Se han usado criterios distintos para clasificar las especies en grupos de organismos
diferentes (así, las especies de bacterias y las de aves se definen de manera muy distinta) y,
con frecuencia, cada taxónomo aplica criterios distintos a un mismo grupo de organismos y, por
tanto, identifica un número de especies diferente. No obstante, no deben exagerarse estas
diferencias; a muchos efectos, hay un acuerdo suficiente sobre el número de especies presente
en grupos bien estudiados, como mamíferos, aves, reptiles o anfibios.
El número o riqueza de especies, aunque es un concepto práctico y sencillo de evaluar, sigue
constituyendo una medida incompleta de la diversidad y presenta limitaciones cuando se trata
de comparar la diversidad entre lugares, áreas o países.

51
7. Especies Endémicas

Cualquier área contribuye a la diversidad mundial, tanto por el número de especies presentes
en ella como por la proporción de especies únicas de esa zona. Estas especies únicas se
llaman endémicas. Se dice que una especie es endémica de una zona determinada si su área
de distribución está enteramente confinada a esa zona (el término deriva de la medicina, que
considera endémicas a las enfermedades limitadas a cierto territorio y epidémicas a las muy
extendidas).
Así, las islas suelen tener menos especies que las zonas continentales de superficie
equivalente, pero también suelen albergar más especies que no se encuentran en ningún otro
lugar. En otras palabras: a igualdad de otras circunstancias, tienen menor riqueza de especies,
pero mayor proporción de especies endémicas. Evaluar la importancia relativa de estos dos
factores y, por tanto, comparar la importancia de la biodiversidad de las áreas isleñas y
continentales no es cosa sencilla.
Las áreas ricas en especies endémicas pueden ser lugares de especiación activa o de refugio
de especies muy antiguas; sea cual sea su interés teórico, es importante para la gestión
práctica de la biodiversidad identificar estas áreas discretas con proporciones elevadas de
endemismos. Por definición, las especies endémicas de un lugar determinado no se
encuentran en ningún otro. Cuanto menor es el área de endemismo, mayor es el riesgo de que
las especies endémicas sufran cambios de población de origen determinista o aleatorio.
Aunque todas pueden ser vulnerables a un mismo episodio de modificación del hábitat, por el
mismo motivo pueden también beneficiarse de una misma medida conservacionista. Es
deseable identificar estas oportunidades de emprender acciones de conservación rentables.
Los endemismos pueden también definirse en términos de límites nacionales. Esto tiene una
importancia enorme para la conservación de la diversidad biológica, porque, casi sin excepción,
las acciones de conservación y gestión se aplican y mantienen a escala de política nacional.
Esto es así con independencia del origen del asesoramiento científico o el apoyo financiero de
las medidas adoptadas.

8. Otros Aspectos de la Diversidad de Especies

Además de la riqueza de especies y las especies endémicas, una posible medida de la


biodiversidad la daría la magnitud de las diferencias entre especies. Una forma de evaluar este
aspecto se basa en el contenido informativo del sistema de clasificación o taxonómico. Las
especies similares se agrupan en géneros, los géneros similares en familias, las familias en
órdenes y así sucesivamente hasta el nivel más elevado, que es el reino.
Esta organización taxonómica es un intento de representar las verdaderas relaciones entre
organismos, es decir, de reflejar la historia de la evolución, pues se considera que las especies
agrupadas en un mismo género están más estrechamente relacionadas que las pertenecientes
a géneros distintos, y lo mismo para los demás niveles taxonómicos. Ciertos taxones
superiores tienen miles de especies (o millones en el caso de los escarabajos, que forman el
orden de los Coleópteros), mientras que otros sólo tienen una.
Las especies muy distintas (clasificadas en familias u órdenes diferentes) contribuyen por
definición más a la biodiversidad que las similares (clasificadas dentro de un mismo género).
Por tanto, según esta medida mejorada de la biodiversidad, si hay que elegir entre conservar
uno de dos lugares con igual número de especies, sería mejor elegir el que alberga mayor
número de especies esencialmente distintas frente al que mantiene especies más afines.
Algunos científicos llevan este argumento más lejos y sugieren que la diversidad se mide mejor
a niveles taxonómicos superiores (género o familia, por ejemplo) que al de especie.
La importancia ecológica de la especie puede ser también considerable, pues algunas especies
clave desempeñan una importante función en el mantenimiento de la diversidad de una
comunidad de otras especies. Estas especies clave agrupan los organismos
descomponedores, los depredadores de nivel más alto, los polinizadores, entre otros. En
general, los árboles grandes aumentan la biodiversidad local porque proporcionan numerosos
recursos naturales para otras especies (aves nidificadoras, epifitos, parásitos, herbívoros que
se alimentan de frutos, y muchos otros organismos). Pero todavía no hay forma de cuantificar
esta clase de función de sostenimiento ni de comparar su magnitud para distintos grupos.
9. Diversidad Genética

Las diferencias entre organismos individuales tienen dos causas: las variaciones del material

52
genético que todos los organismos poseen y que pasa de generación en generación y las
variaciones debidas a la influencia que el medio ambiente ejerce sobre cada individuo. La
variación heredable es la materia prima de la evolución y la selección natural y, por tanto,
constituye en última instancia el fundamento de toda la biodiversidad observable actualmente.
Depende en lo esencial de las variaciones que experimenta la secuencia de los cuatro pares de
bases que forman los ácidos nucleicos, entre ellos el ácido desoxirribonucleico o ADN, base del
código genético en la inmensa mayoría de los organismos. Los individuos adquieren nuevas
variaciones genéticas por mutación de genes y cromosomas; en organismos que se
reproducen sexualmente, estos cambios se difunden a la población por recombinación del
material genético durante la división celular que antecede a la reproducción sexual.
Las poblaciones que forman una especie comparten una reserva de diversidad genética,
aunque la herencia de algunas de tales poblaciones puede diferir sustancialmente de la de
otras, en especial cuando se trata de poblaciones alejadas de especies muy extendidas. Si se
extinguen poblaciones que albergan una proporción considerable de esta variación genética,
aunque persista la especie, la selección natural cuenta con un espectro de variedad genética
menor sobre el que actuar, y las oportunidades de cambio evolutivo pueden verse
relativamente mermadas. La pérdida de diversidad genética dentro de una especie se llama
erosión genética, y muchos científicos se muestran cada vez más preocupados por la
necesidad de neutralizar este fenómeno.
La diversidad genética es particularmente importante para la productividad y el desarrollo
agrícolas. Durante siglos, la agricultura se ha basado en un número reducido de especies
vegetales y animales, pero, sobre todo en el caso de las plantas, se ha desarrollado un número
extraordinariamente elevado de variedades locales. Esta diversidad de recursos genéticos
vegetales tiene en muchos casos ventajas prácticas reales; si un agricultor de subsistencia, por
ejemplo, planta cierto número de variedades de una especie, quedará en cierto modo
asegurado frente al riesgo de perder toda la cosecha, pues es poco común que las condiciones
climatológicas adversas o los parásitos afecten por igual a todas ellas. A medida que los
hábitats naturales se han visto desplazados por otros usos del suelo, con la consiguiente
destrucción de formas silvestres de plantas cultivadas que podrían ser necesarias con fines de
selección, y a medida que los modernos sistemas de cultivo intensivo se han ido concentrando
en un número muy reducido de variedades comerciales, se hace más urgente la necesidad de
identificar y conservar los recursos genéticos vegetales y animales. Aunque, en este ámbito
particular, es posible localizar y medir aspectos de diversidad genética, no hay forma práctica
de responder a la pregunta general de cuál es la diversidad genética presente en una zona
determinada, y mucho menos a escala global; por tanto, la pregunta no tiene sentido a este
nivel.

10. Diversidad de los Ecosistemas


Éste es sin duda el peor definido de todos los aspectos cubiertos por el término biodiversidad.
Evaluar la diversidad de ecosistemas, es decir, la diversidad a escala de hábitat o comunidad,
sigue siendo un asunto problemático. No hay una forma única de clasificar ecosistemas y
hábitats. Las unidades principales que actualmente se reconocen representan distintas partes
de un continuo natural muy variable.
La diversidad de los ecosistemas puede evaluarse en términos de distribución mundial o
continental de tipos de ecosistemas definidos con carácter general, o bien en términos de
diversidad de especies dentro de los ecosistemas. Hay varios esquemas de clasificación
mundial, que hacen mayor o menor hincapié en el clima, la vegetación, la biogeografía, la
vegetación potencial o la vegetación modificada por el hombre. Estos esquemas pueden
aportar una visión general de la diversidad mundial de tipos de ecosistemas, pero proporcionan
relativamente poca información sobre diversidad comparativa dentro de los ecosistemas y entre
ellos. La diversidad de ecosistemas suele evaluarse en términos de diversidad de especies.
Esto puede abarcar la evaluación de su abundancia relativa; desde este punto de vista, un
sistema formado por especies presentes con una abundancia más uniforme se considera más
diverso que otro con valores de abundancia extremos.

11.¿Cuál es la Magnitud de la Biodiversidad?

En esta sección se aborda la biodiversidad en términos de riqueza de especies. El número de


especies que pueblan la Tierra es enorme, pero se desconoce incluso con un margen de un

53
orden de magnitud. Hasta la fecha se han descrito cerca de 1,7 millones de especies. En este
contexto, descripción significa que se han descubierto ejemplares, se han recogido muestras,
se han llevado a un museo, se han identificado como especies nuevas y, por último, se han
descrito y nombrado con carácter formal en una publicación científica. Las estimaciones del
número total de especies que podría haber en el mundo se basan sobre todo en el número de
especies hasta la fecha desconocidas que se han descubierto en zonas tropicales muestreadas
meticulosamente y en la proporción que representan dentro del conjunto de muestras recogido.
Estas estimaciones oscilan entre 5 y casi 100 millones de especies. Se ha propuesto un valor
de aproximadamente 12,5 millones como estimación conservadora útil.
Sin duda, la mayor parte de las especies que viven en la Tierra continúan siendo desconocidas.
El grupo mejor inventariado es, con diferencia, el de los animales vertebrados. En las últimas
décadas se han descrito cerca de 200 nuevas especies de peces, frente a sólo una veintena de
mamíferos y entre una y cinco especies de aves. Algunas de estas especies son realmente
nuevas, pero muchas descripciones nuevas son consecuencia de la división en varias especies
de lo que se tenía por una especie única. Pese a la idea generalizada de que no queda por
descubrir ningún mamífero de gran tamaño, hace poco se han encontrado en Vietnam del
Norte tres especies nuevas que responden a esta descripción.
Cada año se describen miles de insectos nuevos. De hecho, hay base para suponer que, con
excepción de mamíferos y aves, el único factor que limita el número de especies nuevas
descritas es el número de taxonomistas activos y el ritmo con el que son capaces de estudiar
ejemplares nuevos.
Hay muchas más especies descritas de insectos que de cualquier otro grupo. Aunque
recientemente se ha sugerido que los nematodos, hongos, microorganismos y coleópteros
engloban un número de especies muy superior al que antes se creía, según algunas
estimaciones de la riqueza global de especies la mayor parte de la vida terrestre estaría
formada por insectos.
12. ¿Qué está Ocurriendo con la Biodiversidad?

Es ahora motivo común de inquietud el hecho de que las actividades humanas han reducido la
biodiversidad a escala mundial, nacional y regional y que esta tendencia continúa. Esto se
manifiesta en la pérdida de poblaciones vegetales y animales, en la extinción y el agotamiento
de especies y en la simplificación de comunidades y ecosistemas. Hay dos formas de evaluar
el agotamiento de la biodiversidad: la investigación y la observación directas y la elaboración de
hipótesis de lo que puede ocurrir sobre la base de lo que actualmente se sabe.

El análisis de restos animales (sobre todo huesos y conchas de moluscos) y de datos históricos
revela que desde el comienzo del siglo XVII se han extinguido unas 600 especies. Desde
luego, esto no constituye el cuadro completo, pues muchas especies se han extinguido sin que
la humanidad tenga conocimiento de ello. Cerca de las tres cuartas partes de estas extinciones
conocidas han ocurrido en islas, como consecuencia de la ocupación por colonos; las causas
han sido la sobreexplotación, la destrucción de hábitats y el impacto causado por la
introducción de animales. Las extinciones registradas han aumentado mucho desde principios
del siglo XIX hasta mediados del XX, y han disminuido desde entonces. Este descenso
aparente puede ser consecuencia de las iniciativas de conservación adoptadas en el curso de
las últimas décadas, o bien reflejar el hecho de que pueden pasar muchos años entre la última
vez que se ve una especie y el momento en que puede registrarse como extinguida con cierta
seguridad. De hecho, se han redescubierto varias especies que se consideraban extinguidas.
Cerca de 6.000 especies animales se consideran amenazadas de extinción porque está
disminuyendo el número de individuos que las forman, porque se están destruyendo sus
hábitats a consecuencia de la sobreexplotación o porque, sencillamente, se ha limitado mucho
su área de distribución. Aunque es un número considerable, el estado de conservación de la
mayor parte de las especies sigue sin evaluar. Se han estudiado las aproximadamente 9.700
especies de aves que hay en el mundo, pero sólo cerca de la mitad de los 4.630 mamíferos y
proporciones pequeñas de otros vertebrados. Se ha examinado un número relativamente
reducido de las más de 250.000 especies de plantas superiores y, aunque se dispone de cierta
información sobre mariposas, libélulas y moluscos, en términos reales no se ha evaluado, ni
probablemente se evaluará jamás, ni una sola de los muchos millones de especies de
invertebrados que viven en la Tierra.
Observaciones de campo han confirmado que hay una relación entre el tamaño de un área y el
número de especies que contiene. Una generalización sugiere que si una mancha de hábitat se

54
reduce hasta la décima parte de su superficie original, es probable que pierda la mitad de las
especies que tenía. Puede utilizarse esta relación entre área y especies para predecir las tasas
de extinción. Como la mayor parte de las especies viven en las selvas tropicales húmedas,
suscita especial inquietud la influencia que la tala y la modificación de estos hábitats pueda
ejercer sobre la extinción de especies. Aunque no cuentan con mucho apoyo, si se toman como
punto de partida las estimaciones más elevadas de riqueza de especies de los trópicos
húmedos, la relación entre especies y área sugiere que las tasas mundiales de extinción
podrían ser extremadamente altas. Los medios de comunicación han prestado mucha atención
a estas tasas de extinción elevadas, pero es importante tener en cuenta el fundamento en que
se basan.
Numerosos individuos, organizaciones y países han trabajado en las últimas décadas para
identificar poblaciones, especies y hábitats amenazados de extinción o degradación y para
invertir estas tendencias. Los objetivos comunes son gestionar más eficazmente el mundo
natural para mitigar la influencia de las actividades humanas y, al mismo tiempo, mejorar las
opciones de desarrollo de los pueblos desfavorecidos. Muchos conservacionistas esperan que
la historia demuestre que el año 1992 ha constituido un punto de inflexión. En junio de ese año
se presentó a la firma el Convenio sobre Diversidad Biológica en la Conferencia de las
Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro. El Convenio
entró en vigor a finales de 1993, y a principios de 1995 lo habían firmado más de cien países;
esto significa que están de acuerdo con sus fines y que harán todo lo posible por cumplir con
sus disposiciones.
Los objetivos generales del Convenio son: conservar la diversidad biológica, utilizar una
biodiversidad sostenible a largo plazo y compartir lealmente las ventajas del uso de los
recursos genéticos (en selección vegetal y biotecnología, por ejemplo). Las dificultades son
muchas e imponentes, pero el Convenio constituye el único marco mundial amplio para
planificar y emprender las acciones necesarias. En él se declara explícitamente que, aun
cuando los países tienen la responsabilidad de la biodiversidad dentro de sus fronteras, la
planificación eficaz exige tener en cuenta el contexto mundial y que los países en desarrollo
necesitarán el apoyo de todos los demás.
O. EL PROBLEMA DEL HAMBRE Y LA CALIDAD DE VIDA EN EL MUNDO

1. Generalidades
Hambruna (del latín, fames, hambre), escasez grave de alimentos, que por lo general afecta a
una amplia extensión de territorio y a gran número de personas. Sus causas naturales incluyen
la sequía, las inundaciones, los terremotos, las plagas de insectos y las enfermedades de las
plantas. Las causas humanas incluyen la guerra, los conflictos civiles, los asedios y la
destrucción deliberada de cosechas.
El hambre crónica y la malnutrición generalizadas pueden ser resultado de la pobreza, la
distribución ineficiente de los alimentos o de un crecimiento desproporcionado de la población
respecto a la capacidad de sustentación o de abastecimiento de los habitantes de una
determinada zona.
Las consecuencias inmediatas del hambre son la pérdida de peso en los adultos y la aparición
de problemas de desarrollo en los niños. La malnutrición, sobre todo la debida a la falta de
alimentos energéticos y proteínas, aumenta entre la población afectada y crece la tasa de
mortalidad; los niños y los ancianos son los más afectados. Estas muertes se deben en parte al
hambre, pero también a la pérdida de capacidad para combatir las infecciones.
En el pasado, las epidemias de tifus y peste produjeron elevadas tasas de mortalidad como
consecuencia del hambre. En tiempos más recientes, la diarrea, el sarampión y la tuberculosis
han tenido efectos dramáticos en áreas afectadas por el hambre.
A gran escala, una de las consecuencias sociológicas más dramáticas del hambre es la
migración de las poblaciones. Por ejemplo, alrededor de 1,6 millones de personas emigraron de
Irlanda en la década de 1840, sobre todo a Estados Unidos, tras una hambruna debida al
fracaso de las cosechas de patata. Las migraciones modernas se han producido
frecuentemente, desde el campo a las ciudades. La población de Nouakchott, capital de
Mauritania, se cuadruplicó en menos de 20 años, en gran medida debido a la hambruna
padecida en la región africana del Sahel.
O. EL PROBLEMA DEL HAMBRE Y LA CALIDAD DE VIDA EN EL MUNDO

2. Historia

55
La escasez grave de alimentos se ha producido de cuando en cuando en áreas aisladas desde
la más remota antigüedad. Los registros históricos, no obstante, sólo abarcan unos pocos miles
de años, y las estimaciones sobre la extensión de las hambrunas han sido muy aproximadas.
Esto se aplica incluso a las que se han producido ya en el siglo XX.
No obstante, la naturaleza catastrófica de las grandes hambrunas está fuera de toda duda. La
mayoría de los investigadores listan alrededor de 400 en el registro histórico. Distintos pueblos
de Asia se han visto diezmados repetidas veces por el hambre tras un periodo de sequía. Así,
se estima que en India murieron 10 millones de personas en 1769 -1770, y un número similar
murió en la hambruna que se produjo en el norte de China en 1877 -1878.
La guerra ha sido otra causa importante de hambrunas en estas áreas; se estima que en 1943
murieron de 3 a 5 millones de personas en la provincia china de Henan debido al hambre
producida tras la guerra.
En el siglo XX, la región subsahariana del Sahel, en África, se ha visto afectada por el hambre
en varias ocasiones. Norteamérica y Sudamérica se han visto relativamente libres de
hambrunas a gran escala. Europa sólo las ha sufrido de vez en cuando, aunque durante la II
Guerra Mundial se produjeron cientos de miles de muertes atribuibles al hambre.
3. Efectos

El cuerpo humano puede adaptarse bien a una reducción en la ingesta de nutrientes. Reducir
ésta a la mitad reduce el peso corporal en un 25%, pero es posible subsistir en estas
condiciones durante cierto tiempo sin mayores consecuencias. Toda ulterior reducción, no
obstante, puede ser peligrosa. La inanición es uno de los resultados posibles; son también
graves las enfermedades que atacan con mayor éxito al organismo infraalimentado.
Los efectos a largo plazo son también graves. Por lo general, los adultos suelen recuperarse de
la inanición, pero los niños pueden sufrir daños físicos y mentales irreversibles si sufren
desnutrición durante un período vulnerable de desarrollo rápido.
4. Organizaciones de Auxilio

Las organizaciones de auxilio a las víctimas del hambre tienen un origen relativamente
reciente. La Cruz Roja Internacional, fundada en Suiza en 1864, organiza campañas de auxilio,
tanto en el interior de cada país como entre los distintos países. Los organismos privados y
religiosos también han intentado contribuir a esta lucha, y muchos países han aportado ayudas
unilaterales y bilaterales, especialmente Norteamérica y Europa occidental.
Tras la II Guerra Mundial, se hizo evidente el fracaso de las medidas para paliar el hambre. La
creación de la Administración de las Naciones Unidas para el auxilio y la rehabilitación vino
seguida de la creación, en 1945, de la Organización de alimentos y agricultura (FAO) de las
Naciones Unidas (ONU). Otros organismos de la ONU ayudan a la FAO en su lucha por
prevenir los desastres causados por un abastecimiento inadecuado de alimentos.
5. Perspectivas

Las predicciones hechas en el pasado acerca de las condiciones crónicas que acabarían
produciendo hambrunas no han sido siempre acertadas. Durante las décadas de 1930 y 1940,
se predijo que, en nuestros días, China estaría acosada por el hambre. En las décadas de 1950
y 1960 se dijo que el subcontinente Indio era una región que estaba perdiendo la capacidad de
alimentar a su creciente población. De hecho, China ha tenido un éxito increíble a la hora de
dar de comer a su población; la atención prestada a la equitatividad, la agricultura y el control
de la natalidad ha reducido la amenaza del hambre.
En India, la llamada revolución verde, caracterizada por la introducción de variedades de
cultivos de alto rendimiento, junto con un mayor uso de fertilizantes y la irrigación, ha
aumentado enormemente la producción de alimentos, y aunque la malnutrición sigue siendo
importante, se dice que el país es ya autosuficiente en la producción de cereales.
África puede ser el continente del hambre durante las próximas décadas, y las grandes
hambrunas de las décadas de 1970 y 1980 se han producido allí. Los factores que han
contribuido a ello han sido la falta de lluvia, la desertización, la pobreza de los suelos, las
condiciones inadecuadas para el uso de técnicas agrícolas avanzadas, el crecimiento rápido de
la población y la falta de atención adecuada por parte de algunos gobiernos a la producción de
alimentos. En África, las hambrunas han sido más severas en países afectados por guerras
recientes o la agitación civil, como Chad, el sur de Sudán, Etiopía, Mozambique y Somalia.

56
A comienzos de la década de 1990 el mundo producía alimentos más que suficientes para los
5.300 millones de habitantes del planeta, y se creía que se podía cultivar lo suficiente para
hacer frente a las necesidades de víveres mundiales durante la primera parte del siglo XXI.
Para eliminar el hambre y paliar la malnutrición, no obstante, es necesario prestar atención no
sólo a la producción de alimentos, sino también a la distribución y consumo de los mismos, así
como a la planificación familiar. Muchos países están creando sistemas de supervisión de la
nutrición diseñados para prevenir las hambrunas antes de que se produzcan; por medio de
tales iniciativas y una intervención a tiempo de los gobiernos podrían prevenirse en el futuro
muchas muertes por inanición.

57