Você está na página 1de 1

LA VISIÓN DE LA ADIVINA

(Vóluspá)

1 ¡Silencio a los dioses, a todos, pido,


a los grandes o humildes hijos de Héimdal! 1

Quieres, oh Válfocl z, que yo bien cuente


mis primeros recuerdos de antiguos dichos.

2 Gigantes recuerdo en remotos tiempos;


de ellos un día yo misma nací,
los anchos mundos, los nuev~ 3, recuerdo,
bajo tierra tapado el árbol glorioso 4.

1 Los hijos de Héimdal: los hombres. Del dios Héimclal


descienden, según El Cuento de Rig, los tres estamentos socia-
les de los siervos, los hombres libres y los señores.
2 «El padre de los caídos por ,n-mas», Odín.
3 En ninguna parte se hallan clarameme precisados cuáles
son estos nueve mundos que componen la geografía mitológica
escandinava, pero he aquÍ los que con más frecuencia se cilan
y su localización sobre un trazado coIlcepmal básico, que con-
vendrá tener presente_ El mundo habitado por los hombres es
el Mídgard, «el recinto centra!»; una empalizada lo rodea y
defiende del Útgard, «el espacio exterior», poblado por mons-
truos, brujas y gigantes_ En la parte norte de éste se encuen-
tran el Niflheim, «el mundo de las tiniebbs», donde viven los
llamados gigantes de la escarcha, y también el Hel, el paraje
subterráneo al que van los muertos. En la parte sur está el
Múspel o Múspelheim, el mundo del fuego, habitado por Surt
y sus gigantes. Al este -donde más comúnmente se sitúa todo

23