Você está na página 1de 1

156 El undécimo sé, si a la guerra llevo Nunca, Loddfáfnir, tuyos serán

a mi tropa de viejos amigos: estos conjuros,


tras mi escudo les canto 57 y ellos con fuerza aunque has de saberlos,
bien en la lucha entran, debes ganarlos,
bien de la lucha salen, te urge obtenerlos.
bien me regresan de ella.
163 El decimoctavo sé, aquel que jamás
157 El duodécimo sé, si veo al ahorcado a doncella diré ni a casada
que arriba en el árbol se mece: -es siempre mejor que sepa uno solo,
de manera yo grabo y las runas tiño y aquí los conjuros se aCában-,
que el muerto se anima SlnO a aquella tan sé)lo que me eche el brazo
y me tiene que hablar 58. y también a mi hermana.

158 El decimotercero sé, si al nuevo guerrero


echarle las aguas debo: 59
•••
no caerá él si a la guerra fuere, 164 Ya ahora en la sala de Har
lo respetan a él las espadas. los dichos de Har se cantaron
para todo provecho del hombre,
159 El decimocuarto sé, si yo entre los hombres para poco provecho del ogro.
decir de los dioses debo: j Salud al que elijo! j Salud al que supo!
de los ases y elfos yo doy toda cuenta. ¡Quien algo aprendió, que lo goce!
¡No hace otro tanto el necio! ¡Salud a los que esto oyeron!

160 El decimoquinto sé, que el enano Tioclrórir 60


a las puertas de Déllíng 6l cantó:
con la fuerza a los ases, con gloria a los elfos,
lo cantó a Hroptatyr 62 con la ciencia.

161 El decimosexto sé, si cauta mozuela


quiero que gusto me dé:
su mente y su amor para mí se los vuelvo
a la niña de blancos brazos.
162 El decimoséptimo sé, la niña mocita
que no se me vaya.
57 Acaso una .referencia al bardituJ del que cuenta Tácito
(Germania, IlI).
58 ef.
nota 44.
59 Las del bautismo pagano.
60 Nada sabemos de este enano.
6l "El reluciente», el padre de Día. Las puertas de Délling
podría ser un kelllling para designar el amanecer.
62 Odín.

60 61