Você está na página 1de 9

Teoria de la Ventaja Absoluta de Adam Smith

Autor: Gabriela Veletanga


Teoría de la ventaja absoluta de Adam Smith

Esta teoría fue anunciada por Adam Smith (1723-1790); postuló que bajo libre cambio, cada
nación debe especializarse en producir esas mercancías que podrían ser lo más eficientemente
posible. Algunos de éstos serían exportados a la paga para las importaciones de las
mercancías que se podrían producir más eficientemente a otra parte.
Trata de que cada país se especializa en producir mercancías para las que tenga ventaja
absoluta, medida ésta por el menor coste medio de la producción en términos de trabajo con
respecto a los demás países. De este modo, al seguir este principio todos los países saldrían
ganando con el comercio y se lograría la misma eficiencia a nivel internacional.
Las razones que lo llevaron a trabajar sobre este análisis a Adam Smith fueron tres:

1.- El dinero sólo era una técnica para realizar cálculos que no tenía en cuenta las relaciones
productivas sino los intereses de las autoridades.

2.- La riqueza de una nación no se mide por la cantidad de oro acumulado, sino por la magnitud
de su capacidad productiva en períodos y condiciones determinadas.

3.- El trabajo es el patrón único de medida que tiene la propiedad de invariable frente al tiempo
y la distribución y con el cual todos los bienes pueden comprarse y la riqueza se puede
cuantificar en términos reales.

Su idea principal fue la de que para que exista comercio entre dos países, uno de ellos debe
tener una ventaja absoluta en la producción de alguno de los bienes que se comercian.
Que un país tenga ventaja absoluta en la producción de un bien, significa que ese país puede
producir una unidad de ese bien con una menor cantidad de trabajo que la usada por el otro
país para producir el mismo bien.
Los países exportan aquellos viene, cuya producción requieren menos trabajo que otros
países, e importan aquellos bienes en cuya producción requieren más trabajo que otras
naciones.
De ahí que, desde esta perspectiva, el libre comercio internacional es mutuamente beneficioso
para los países participantes.

Ventaja comparativa
Javier Sánchez Galán
Lectura: 2 min
La ventaja comparativa es la capacidad de una persona, empresa o país para producir un bien
utilizando relativamente menos recursos que otro.

El concepto de ventaja comparativa es uno de los fundamentos básicos del comercio


internacional. Asume como decisivos los costes relativos de producción y no los absolutos. En
otras palabras, los países producen bienes que les supone un coste relativo más bajo respecto
al resto del mundo.

El modelo de la ventaja comparativa fue desarrollado por el economista David Ricardo como
respuesta y mejora de la teoría de la ventaja absoluta de Adam Smith. Según el punto de vista
aportado por Ricardo en el siglo XIX, los países se especializan en la producción y exportación
de aquellos bienes que pueden fabricar con costes relativamente más bajos.

Teoría de la ventaja comparativa


Cada país en cuestión se especializará en aquello en lo que sea más eficiente. A la misma vez,
importará el resto de productos en los que son más ineficaces en términos de producción.
Aunque un país no tenga ventaja absoluta al producir algún bien, podrá especializarse en
aquellas mercancías en las que encuentre una ventaja comparativa mayor y poder participar
finalmente en el mercado internacional. En este sentido, puede potenciar su comercio exterior.

Se trata entonces de la idea básica de que los países eligen especializarse para poder
comerciar en actividades donde tiene cierta ventaja. Es decir, en lugar de producir lo que hacen
mejor de forma absoluta, producen lo que hacen mejor de forma relativa. Por lo tanto, la
diferencia con la teoría de la ventaja absoluta radica en que no se produce lo que al país le
cuesta menos, sino aquel con menores costes comparativos.

Según la teoría de la ventaja comparativa, dicha ventaja procederá del coste de oportunidad al
que se enfrente en la producción de cada bien. En otras palabras y aplicando un ejemplo
sencillo, para producir plátanos debe sacrificar menos dejando de lado la producción de
manzanas. Formalmente, el país produce un bien y lo exporta porque tiene un coste relativo
menor al de otro país ya que prescinde de la producción de menor cantidad de bien.

Siguiendo este patrón de conducta el comercio tiene lugar. En consecuencia, hay países
importadores y exportadores que funcionan bajo la idea de eficiencia. Un esquema muy simple
pero que se convirtió rápidamente en uno de los pilares fundamentales en el estudio del
comercio internaciona.

David Ricardo y la ventaja comparativa


2 agosto, 2012 Manu BorderaEconomía y empresa
David Ricardo y la ventaja comparativa

Una de las teorías económicas que defienden el comercio internacional y los beneficios que
aporta a los países es la teoría de la ventaja comparativa, desarrollada por David Ricardo. Esta
teoría viene a decir que los países generan mayor riqueza cuando se especializan en producir
aquello en lo que son más productivos y comercializan con ello. Incluso si un país es mas
productivo en todos sus productos que otro país, le interesaría producir siempre aquel en el que
es más productivo comparativamente.

Teoria de la ventaja comparativa


David Ricardo. 1772-19823
Al menos yo, suelo oír frases como que el comercio entre países no es beneficioso, que
debemos consumir productos de aquí, no importar productos, etc. Pero con la teoría
comparativa podemos ver que esto no es correcto y que los desajustes o efectos perjudiciales
que se producen en el comercio internacional vienen de las trabas, aranceles y «canalladas»
que se aplican al libre comercio, aunque esto es un tema a parte en el que no vamos a entrar.

La ventaja comparativa o coste de oportunidad


Para ir comprendiendo esta teoría, pensemos en algo que nos ocurre muy a menudo, cuando
contratamos un servicio de limpieza a domicilio, que nos cuiden a los niños, etc. para poder ir a
trabajar es por que somos más productivos (generamos más riqueza) contratando esto y
trabajando en lo nuestro, que dedicándonos a estas labores. Es el coste de oportunidad, me
interesa más gastar 1 hora de mi tiempo en trabajar y cobrar (8€) y contratar a alguien para que
lo haga (6€) que no ir a trabajar y hacer yo esa labor.

David Ricardo explica la teoría desde un caso muy sencillo con pocos elementos (aunque la
teoría se puede explicar con muchos más elementos) para un fácil entendimiento, pongamos
en la siguiente situación:

Un mundo donde solo se producen pantalones y camisetas


2 países, A y B, además con los mismos habitantes
3 habitantes en cada país
El país A produce 1 camiseta en 1 hora y B en 3 horas
El país A produce 1 pantalón en 2 horas y B en 4 horas
Pais A Pais B
1 camiseta 1 hora 3 horas
1 pantalón 2 horas 4 horas
En un primer vistazo podemos pensar, que si tienen el mismo número de habitantes, el país A
es más productivo y genera más riqueza y que B no va a poder competir contra este y estaría
en una posición de desventaja si deciden comerciar entre si, esto es porque pensamos en
costes absolutos; hay que hacerlo desde el punto de vista de los costes relativos.

Los costes relativos


Para A, el coste relativo (o de oportunidad) de producir 1 camisetas es 1/2 = 0,5. Es decir, por
hacer 1 camiseta renuncia a hacer 0,5 pantalones, ya que el tiempo necesario es 1 hora y en
una hora puede hacer o 1 camiseta o 0,5 pantalones.

Para A, el coste relativo de producir 1 pantalón es 2/1=2. Para hacer 1 pantalón, renuncia a
hacer 2 camisetas
Para B, el coste relativo de 1 camiseta es 3/4 = 0,75 y el coste relativo de 1 pantalón es 4/3 =
1,3

Costes relativos País A País B


1 camiseta 0,5 0,75
1 pantalón 2 1,3
Cada país debe producir aquello que tenga menor coste de oportunidad (renuncie a menos)
frente a otro país. Nos quedaríamos que A produce las camisetas y B los pantalones. Con esa
producción, intercambian entre ellos a través del comercio internacional.

¿Es beneficioso que haya comercio internacional?


Pais A

Si no comerciase, tener 1 camiseta (1h) y 1 pantalón (2h) , le cuesta 3 horas.

Si aplicaran la ventaja comparativa y comerciase, tener 1 camiseta le cuesta 1 hora porque lo


fabrican ellos y 1 pantalón lo comparían por 1,5h(*), en total el coste es de 2,5 horas

(*) Pongamos que 1h = 1€. Los precios de comercialización, para que funcionen y sean
atractivos, siempre serán de un valor intermedio entre el de los 2 países para que resulte
interesante al otro país

País A Precio internacional País B


1 camiseta 1 2€ 3
1 pantalón 2 3€ 4
Como A solo fabrica camisetas, para poder comprar en el mercado internacional 1 pantalón
(3€), debe vender 1,5 unidades de camisetas a 2€, que le cuestan fabricar 1,5horas.

Pais B

Si no aplica comercio internacional, tener 1 camiseta (3h) y 1 pantalón (4h) le cuesta en total 7
horas.

Si aplica comercio internacional y se dedica a fabricar pantalones, tener 1 pantalón le cuesta 4h


fabricada por ellos y 1 camiseta la compra en el mercado internacional por 2€, que es lo que
gana vendiendo 0,66 unidades de pantalón y le cuesta fabricar 2,6horas, en total 6,6 horas le
cuesta tener 1 unidad de cada.

En ambos casos, los países ganan porque le cuesta menos horas de trabajo.
La teoría se explica planteando una situación muy sencilla y simple, pero en caso de introducir
más elementos, variables y hacerla compleja (entonces la explicación matemática es también
mucho más compleja), sigue dando como resultado que el comercio internacional favorece a
los países.
Qué es la Ventaja Competitiva Michael Porter?
Por Daniela Rodríguez - On Sep 11, 2017
whatsapp
La ventaja competitiva de Michael Porter establece que existen tres maneras principales de
posicionarse en el mercado por encima de los competidores: por los precios más bajos, por
diferenciación y por enfoque.

Michael Porter es un economista estadounidense, profesor e investigador en la Universidad de


Harvard. Porter ha publicado una serie de obras enmarcadas en el ámbito de estrategia de
negocios, consideradas muy influyentes en los modelos corporativos actuales.

ventaja competitiva porter


En 1985 publicó el libro Ventaja competitiva, dedicado especialmente a altos ejecutivos, pero
que ha sido influencia importante en muchas personas en distintos niveles empresariales,
interesadas en conocer las formas más eficientes de ser exitosos en el ámbito empresarial.

Porter establece que toda empresa debe tener una estrategia clara, debido a que sólo a través
de ésta será posible superar a la competencia.

Según Porter, parte fundamental de la estrategia es establecer cuál es la ventaja competitiva


de una empresa, ventaja que será sostenible durante la vida de dicha empresa y le permitirá
enfrentarse a los competidores del sector.

Otra idea fundamental del pensamiento de Porter es la noción de la cadena de valor, que se
genera como consecuencia de agregar valor a cada una de las actividades que forman parte de
una empresa.

El concepto de ventaja competitiva de Michael Porter implicó un cambio en la estructuración de


las estrategias corporativas e incentivó a muchos empresarios, grandes a y pequeños, a poner
en práctica estas ideas que presentó de forma simplificada

Tipos de ventaja competitiva según Porter


Por bajos precios
Este tipo de ventaja competitiva tiene que ver con la posibilidad que tiene una empresa de
ofrecer un producto o servicio al precio más bajo del mercado.

Una empresa podrá ofrecer precios más bajos que sus competidores si es capaz de producir
estos productos o servicios a un bajo costo.

Esta noción se basa en lo siguiente: si a un consumidor se le presentan dos productos que


sean sustitutos, y uno es más económico que otro, dicho consumidor tenderá a escoger el
producto menos costoso.
En el liderazgo por bajos precios no se considera necesariamente que el producto fabricado
sea de mejor o peor calidad que los de la competencia.

Se refiere exclusivamente al posicionamiento generado por ofrecer productos o servicios a


precios inferiores a los de las empresas competidoras.

Entre los factores que pueden incidir en generar un liderazgo por bajos costos destacan las
economías de escala.

Este término que se refiere al bajo costo de producción que puede alcanzar una empresa
cuando su nivel de producción es alto: a mayor nivel producción, menor costo. Cualquier
empresa de producción a gran escala es un ejemplo de una economía de escala.

Otro factor que puede influir en la generación de una ventaja competitiva por precios bajos
puede ser la ubicación de industrias productivas en espacios geográficos que impliquen menor
inversión en aspectos como mano de obra, pago de servicios o de mantenimiento del espacio
físico.

Por diferenciación
En el caso de la ventaja competitiva por diferenciación, una empresa ofrece un producto o
servicio, que es percibido por el público como superior a los productos o servicios sustitutos
ofrecidos por otras empresas del mercado.

Aunque en todos los procesos de producción siempre se buscará generar productos o


servicios de la forma más productiva posible (es decir, generar la mayor calidad invirtiendo la
menor cantidad de recursos), en la ventaja competitiva por diferenciación no se da más
importancia a ofrecer un precio menor que el que ofrecen las empresas competidoras.

La diferenciación puede basarse en distintos aspectos que responden a cuáles son los
beneficios que una empresa puede ofrecer, que agreguen valor al producto o servicio, y que
sean tan relevantes para el consumidor que éste pueda estar dispuesto a invertir más dinero
por recibir lo que él considerará un mejor producto que el que puede ofrecer la competencia.

Bajo esta perspectiva, la innovación juega un papel primordial, debido a que se trata de ofrecer
una o varias características realmente destacables para que el producto o servicio sea muy
valioso para el consumidor.

Uno de los ejemplos más característicos de la ventaja competitiva por diferenciación es la


empresa Apple, que constantemente ofrece productos que ofrecen cierta innovación y, aunque
su oferta no incluye precios más bajos que sus competidores, es una de las industrias de
productos tecnológicos con mayores ventas.

Por enfoque
Esta ventaja competitiva está relacionada con la dedicación absoluta a comprender por
completo las características y necesidades del público o target al cual una empresa ofrece
cierto producto o servicio.

Dado que enfocarse en un target específico implicará una dedicación prácticamente absoluta a
ese público, esta ventaja competitiva surge generalmente en mercados pequeños. El énfasis
está en generar una experiencia lo más personalizada posible.

El enfoque puede generarse aplicando una perspectiva de precios bajos o de diferenciación. En


cualquier caso, el fin último es que el consumidor se sienta atendido de forma directa y
personal.

Generalmente, las industrias muy grandes que se dedican a manejar mercados bastante
amplios no tienen este tipo de ventaja competitiva.

Empresas más pequeñas, con mayor posibilidad de acercamiento personalizado a los clientes,
pueden tener la capacidad de enfocarse efectivamente en sus clientes.

Detractores de la visión de Porter


En 2014, la economista Rita Gunther McGrath publicó un libro llamado El fin de la ventaja
competitiva.

En esta obra plantea que, dadas las condiciones actuales de la sociedad, el concepto de
ventaja competitiva ya no es el más acertado, y plantea otro tipo de ventaja: la ventaja
transitoria.

Esta visión se basa en el hecho de que los consumidores en la actualidad no son tan fáciles de
estudiar y predecir como en épocas pasadas, y esto implica que las ventajas competitivas que
puedan identificarse no se mantienen en el tiempo, debido a la amplia variabilidad del
comportamiento del consumidor.

La visión detrás del modelo de ventaja transitoria indica que una empresa tendrá mejores
resultados si trabaja sobre varias ventajas al mismo tiempo, y estas ventajas serán transitorias
porque podrán variar, siempre sujetas al movimiento del mercado.
Modelo de gravedad

El modelo de gravedad del comercio ha sido un instrumento ampliamente conocido para


predecir los flujos comerciales. Este nos habla que el comercio entre dos países cualesquiera
es proporcional al producto interno bruto de dichos países y es inversamente proporcional a la
distancia que existe entre estos, es decir que dado el tamaño de las economías, mientras más
distancia existe entre un país y otro el valor del comercio disminuirá (Krugman, 2006:13).

Este modelo es análogo con la ley de Newton, como se sabe la atracción de la gravedad entre
dos objetos cualesquiera es proporcional al producto de sus masas y disminuye con la
distancia (Krugman, 2006: 46).

Economistas han planteado la siguiente ecuación con bastante precisión para establecer el
volumen del comercio entre dos países:

Tij=A*Yi*Yj/Dij

En donde, A es una constante, Yi es el Pib del país i, Yj es el Pib del país j y Dij es la distancia
que existe entre los países.

Un ejemplo claro para entender este concepto es preguntarse por qué Estados Unidos
comercia más con Canadá y México que con Europa. La respuesta es sencilla, y es que estos
países están mucho más cerca de Estados Unidos, por lo tanto existe mayor comercio por sus
cortas distancias. Además de estos países ser vecinos, estos forman parte del acuerdo
comercial Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCN), en donde los países no están
sujetos a barreras comerciales, lo que facilita el comercio entre estos países. En cambio,
hablando de Europa la distancia es mayor, lo que implica también mayores costes de
transporte, y por ende menores flujos comerciales.

Sin embargo, es importante mencionar que en la práctica la distancia también puede capturar
otras características de los países que los lleva a comerciar más. Por ejemplo, países cercanos
tienden a tener afinidad cultural o idioma más parecidos.

Según Paul Krugman (2006), todos los modelos de la gravedad muestran efectos negativos de
la distancia sobre el comercio internacional. No obstante, es preciso señalar que más
conveniente resulta realizar intercambios comerciales entre regiones de un mismo país que
entre ciertas provincias de un país con otro país (Krugman, 2005:15).

Asimismo, hay que tomar en cuenta que desde gran parte del siglo XX el uso de los medios de
comunicación, información y transporte han eliminado las distancias lo que ha permitido
incrementar nuevas formas de comercio internacional (Krugman, 2006:17).

Por un lado, el internet ha facilitado la comunicación entre personas que se hallan a distancias
considerables unas de otras, la mayoría de veces no incurre costos y es espontáneo.
Simultáneamente, ha permitido posibilidades de contacto personal entre los administradores,
clientes, y así sucesivamente de carácter informal.

Por otro lado, las mayores exigencias del comercio en cuanto a velocidad han dado lugar al
aumento de la participación del transporte aéreo versus el marítimo, ya que sin duda los
aviones han permitido un acceso más fácil al comercio internacional, porque nos permiten
transportar cualquier bien a cualquier parte del mundo de una manera más rápida.

En conclusión, esto demuestra que en la actualidad y desde que se dio la era de la


globalización el modelo de la gravedad ha ido perdiendo su credibilidad. Queda demostrado
que gracias a la tecnología se ha logrado acortar distancias entre países, lo que ha disminuido
los costes de transporte y ha incrementado el comercio a nivel mundial.